NOCIONES EXPERIENCIA Y CONOCIMIENTO A PRIORI

Todo nuestro conocimiento comienza en la experiencia, pero no todo él procede de ella, el conocimiento resulta de lo dado a la experiencia y lo puesto por el sujeto, de lo que precede a la experiencia y lo que procede de la experiencia. Para Kant, lo puro es lo no mezclado con lo empírico, lo que precede a la experiencia pasada y futura. En el “Enquiry concerning understanding” señala que la casualidad procede de la asociación repetida de los fenómenos, el humo y el fuego, engendra la creencia de que el futuro será semejante al pasado, pero esta creencia que se basa en la asociación repetida de fenómenos del pasado no puede justificar un conocimiento como científico, universal y necesario. Los juicios científicos son sintéticos a priori, universales y necesarios, racionales y empíricos La causa es un concepto puro del entendimiento, una categoría que se aplica a través de la intuición sensible, empírica que presupone las intuiciones puras del espacio y tiempo o las formas a priori de la sensibilidad, siendo el conocimiento intelectual discursivo ya que lo que no es intuido no puede ser pensado, pues el entendimiento no puede intuir ni la sensibilidad pensar. La experiencia se refiere a lo empírico, dado que las formas a priori son vacías y se llenan de los datos que suministra la experiencia; y a aquellas condiciones de posibilidad del conocimiento de los objetos empíricos, ya que la materia de las impresiones es caótica y desorganizada sin las condiciones de posibilidad del conocimiento, las formas a priori que constituyen la experiencia, pues esta es en el idealismo de Kant lo puesto por lo sujeto. Si no hay ideas innatas, existen formas a priori, de sensibilidad y categorías que posibilitan el conocimiento intelectual de los objetos intuidos
sensiblemente primero por el espacio y el tiempo. No cabe la intuición intelectual en el entendimiento humano, sino que media la intuición sensible en el conocimiento de los objetos de la experiencia; los objetos de la experiencia se rigen por la facultad de conocer. La crítica del empirismo a los conceptos de la metafísica, en cuanto no se extraen de la experiencia no es válida para Kant. Las ideas trascendentales no se pueden aplicar a los objetos de la experiencia, pero las categorías se deducen del hilo conductor, de la forma lógica de los juicios, pues hay tantas formas de juzgar como cuantas hay de pensar. Según Kant, la causa es una categoría, por eso no puede ser extraída de la experiencia. Entonces, el conocimiento resulta de lo que la experiencia suministra, lo empírico, pero también las condiciones a priori que el sujeto impone a los objetos para convertirlos en fenómenos, pues a priori nada conozco del objeto empírico y señala Kant que entiende por conocimiento a priori el que precede a toda experiencia, pasada y futura, es decir, las intuiciones puras. No es una regla que se extraiga de la repetición asociada de los fenómenos, sino un conocimiento que precede a toda experiencia. El empirismo piensa que todos los conceptos metafísicos son producidos por la imaginación, Kant piensa que no, que los conceptos de la razón no son aplicables a los objetos empíricos, y las categorías son aplicables a los objetos empíricos previamente intuidos, pero siendo puros preceden a toda experiencia, pasada y futura, y producen enunciados de universalidad estricta, no generacionales. En Kant la casualidad no es la probabilidad de que el futuro sea semejante al pasado, es la universalidad y necesidad que impone la razón a la experiencia, pues la relación de conexión necesaria no se extrae de la experiencia, sino que es absoluta, independiente de toda experiencia.

METAFÍSICA Y CIENCIA En la crítica de la razón pura se refiere a la metafísica natural la que se plantea pregunta que no se pueden responder (origen del mundo, existencia de Dios, etc), cuya crítica desarrollará en la dialéctica trascendental, en los paralogismos, antinomias y en las críticas a las pruebas de la existencia de Dios. La naturaleza castiga a la razón con la tendencia a preguntarse esto así que la experiencia no puede seguirnos. Las ideas de la razón no pueden aplicarse a los objetos de la experiencia. La razón sintetiza los juicios de relación en raciocinios. De ahí las ideas de una síntesis de todos los objetos del pensamiento que da lugar a ideas de alma, mundo y Dios. La metafísica no es ciencia porque esta está constituida por la experiencia y la razón, las condiciones del conocimiento son: lo que procede de la experiencia y lo que la precede. Esto indica que en el conocimiento intervienen objetos y formas a priori, por lo que los juicios científicos contienen experiencia que posibilita el avance del conocimiento y razón que indica que son juicios racionales en los que el predicado no se puede negar sin contradicción. Como cuando se refiere a la revolución científica que se dan cuenta que la universalidad y necesidad no proceden de la experiencia y así los juicios sintéticos a priori son aquellos en los que no se puede negar el predicado sin contradicción ni deducirse por análisis del sujeto, son extensivos y empíricos, y universales y necesarios. Estos juicios no se dan en metafísica, esta en el racionalismo ha tratado de basarse en un conocimiento aislado de la experiencia, Descartes a partir de la existencia de res cogitans deducía de la idea de Dios su existencia y se apoyaba en la veracidad divina para justificar la existencia de los cuerpos. Pero para Kant la reina de las ciencias ha caído en la plebeya experiencia, pero frente a Hume que dice que todos los conceptos de la metafísica son ficciones de la imaginación debido a que no proceden de la experiencia, de impresión o idea conocida, Kant piensa que el origen de los conceptos metafísicos salvo el de las ideas innatas es a priori, peor una cosa es la aplicación de conceptos puros a los objetos de la experiencia y otra que las ideas de la razón se basen en la tendencia natural de la razón a sintetizar conceptos puros del entendimiento. La metafísica, en relación a lo que Kant denomina tarea positiva de la Crítica, se refiere al conocimiento de los fenómenos y a la deducción de las formas a priori del entendimiento como condiciones de posibilidad del conocimiento intelectual de los 1

objetos de la experiencia mediante la intuición empírica (objetos dados por la intuición y pensados mediante las categorías). Kant dice que la cosa en si es incognoscible ya que suprimidas las formas a priori de la sensibilidad y del entendimiento es imposible conocer el objeto empírico, peor a la vez es imposible pretender conocer la razón aislada de la experiencia, `por eso las ideas regulativas son ficciones, el origen de la validez de los conceptos puros, es la aplicabilidad o no a los objetos de la experiencia por eso en los objetos de la razón hay ideas pero no objeto adecuado. Los conceptos del entendimiento son vacíos, puros, categorías con origen no empírico pero aplicables a objetos empíricos mediante intuición sensible posibilitando el conocimiento intelectual del fenómeno, pero no son ficciones, son a priori por lo que la validez de las categorías deriva de la posibilidad de conocer intelectualmente los objetos de la experiencia mientras que las ideas de la razón no sintetizan objeto posible de conocimiento.

TEORÍAS CRÍTICA DE LA METAFÍSICA TRADICIONAL Kant no entiende por posibilidad de la metafísica las demostraciones de la existencia de Dios. En la última parte de la Crítica señala que el argumento ontológico no es válido, no puede probarse la existencia real de Dios de la esencia, de la idea e incluso critica la validez argumentativa de las vías tomistas. Para Kant la casualidad es una categoría, porque sistematiza los argumentos a posteriori de la existencia de Dios mediante un argumento cosmológico y el físico-teológico que infiere la existencia de un fundamento para la realidad a través de la contingencia del mundo y la teología. Por lo que se refiere a los paralogismos, critica que se pueda probar la sustancialidad e identidad del alma, y respecto al mundo establece antinomias. La argumentación de Kant parte de las bases de su teoría del conocimiento: si no es posible acudir a la experiencia, entonces no hay ciencia. La sola razón de la que procediesen ideas innatas, no permite acceder al conocimiento del yo. Ya se entienda como que tal idea me represente un ser que posee en acto todas las perfecciones en grado sumo, un ser perfecto. Para Kant, la metafísica es una tendencia inevitable de la razón a plantear preguntas, pero “la experiencia no puede seguirnos”. Por eso dice que la metafísica se atasca continuamente y es una liza de disputas sin fin. En la Crítica planteaba cómo son posibles las ciencias fisicomatemáticas y si es posible la metafísica como ciencia. La metafísica se convierte en una teoría del conocimiento. Como solo es posible conocer los objetos de la experiencia, en el idealismo kantiano solo son cognoscibles: los fenómenos; las formas a priori que posibilitan el conocimiento de los objetos empíricos: elementos trascendentales por los que se rigen los objetos empíricos. Los objetos empíricos son en sí mismos incognoscibles. El conocimiento del alma o de Dios escapa a las posibilidades del conocimiento, porque el límite del conocimiento es la aplicabilidad de las formas a priori de la sensibilidad y del entendimiento a los objetos de la experiencia. La experiencia no es la única fuente del conocimiento, pero las categorías se aplican a los objetos de la experiencia. No es posible un conocimiento intelectual que no se lleve a cabo si no es por la aplicación de las categorías a los objetos de la experiencia, pues aunque la experiencia no es la única 2

fuente del conocimiento y el conocimiento resulta de lo dado a la experiencia y lo puesto por el sujeto, si bien la sola experiencia no es la única fuente del conocimiento, “el conocimiento comienza con la experiencia”. Las ideas de la razón, no pueden aplicarse a los objetos de la experiencia, por lo tanto, la razón aislada de la experiencia pretende conocer objetos suprasensibles, pero como las formas son vacías y se llenan de los datos que suministra la experiencia, queda claro que: las ideas de la razón no se pueden aplicar a objetos de la experiencia, pretenden traspasar los límites de conocimiento posible y adjudicarse un territorio propio, se trata de la ilusión trascendental. La razón produce así ideas trascendentales, que se refieren a la síntesis de los fenómenos. Los conceptos del entendimiento son principios inmanentes, permiten conocer intelectualmente objetos empíricos. Los conceptos de la razón se asocian al pensar, pretenden traspasar los límites del conocimiento posible, no se aplican a los objetos empíricos. Por tanto, se trata de ficciones de la razón, pero que la razón produce inevitablemente, traspasando los límites del conocimiento posible. Kant rechaza que la invalidez de los conceptos de la metafísica proceda de que los conceptos sena, como quería Hume, ficciones de la imaginación. Es cierto que todo objeto que no sea empírico es incognoscible, y que incluso cuando se pretende hablar de la cosa en sí, aislada de la aplicación de formas a priori que posibilitan el conocimiento de los objetos empíricos, se entra en un error porque para el entendimiento empírico, humano, la cosa en sí es incognoscible. No cabe decir, que conceptos metafísicos como causa o yo son ficciones de la imaginación. Kant pensaba, con Hume, que la experiencia era el origen del conocimiento, y en eso era empirista. Pero no era empirista en cuanto que la existencia no era la única fuente del conocimiento, como tanto los conceptos del entendimiento como los de la razón eran puros, a priori, entonces, la validez de un concepto metafísico no procedía de que no se extrajera de la experiencia, por ejemplo, el concepto de causa se podía aplicar al conocimiento del fenómeno, mientras que un concepto de la razón no era aplicable, ya que la idea de Dios procedía de la síntesis de los conceptos de yo y mundo, que a su vez sintetizaban las percepciones y los fenómenos en una idea de totalidad de las condiciones de pensamiento en general en el ideal de la razón pura o la idea de absoluto. En ese caso, la razón por su propia naturaleza tendía a traspasar los límites de todo conocimiento posible y adjudicarse un territorio propio en la síntesis de todos los objetos del pensamiento en general

3

TEORÍA DEL CONOCIMIENTO DE KANT La teoría del conocimiento de Kant es la respuesta a la primera de las preguntas que el autor se plantea cuando propone su investigación filosófica. ¿Qué puedo conocer? El tema se aborda en dos momentos: ¿es posible el conocimiento? y ¿qué condiciones intervienen en él? Que el conocimiento es posible no se discute porque ya ha sido probado por el conocimiento científico que ha producido Newton. Respecto a la materia de ese conocimiento, Kant está de acuerdo con los empiristas en que la experiencia es el contenido y el comienzo de todo conocimiento. Y al tratar las condiciones que hacen posible el conocimiento, Kant recurre a la razón y afirmará: aunque todo conocimiento procede de la experiencia, no todo procede de ella. Todo conocimiento válido se expresa en juicios y Kant habla en su crítica de las clases de juicios que tenemos cuando conocemos: los juicios analíticos cuyo predicado está contenido en el sujeto, no añaden conocimiento, son explicativos y su negación es una contradicción; y los juicios sintéticos cuyo predicado no está contenido en el sujeto, aportan conocimiento, son informativos. Además los juicios pueden ser “a priori” si no se necesita la experiencia para confirmar su verdad y “a posteriori” si es necesaria. Los unos serán universales y necesarios y los otros contingentes. Pero Kant aporta una tercera clase de juicios, “los juicios sintéticos a priori” (éstos aumentan el conocimiento, son universales y necesarios. Si la ciencia puede conocer algo a priori, debe ser porque el ser humano tiene en sus facultades algo anterior a la experiencia. Es necesario que “algo” sea dado al sujeto, y la facultad que recibe esas afecciones, impresiones, sensaciones o representaciones es la sensibilidad, que es la facultad de ser afectado por los objetos. Solo conocemos de los objetos las formas o las condiciones de su darse a nuestra experiencia, la manera de conocerlos. Estas formas “a priori” que están en el sujeto son el espacio y el tiempo, Kant las llama intuiciones puras de la sensibilidad, puras porque no tienen contenido empírico, y formas porque son la manera en que se recibe el contenido de las sensaciones caóticas. El espacio y el tiempo son condiciones subjetivas a priori que hacen posible la experiencia, en términos kantianos se dice condiciones trascendentales del conocimiento.

4

EL ESPACIO es la forma de la sensibilidad externa, por ella conocemos lo externo a nosotros, el mundo. Es impensable un objeto inespacial. EL TIEMPO es la forma de la sensibilidad interna, nuestras percepciones internas las percibimos en una sucesión temporal. Está ligado al movimiento, al cambio. La Sensibilidad recibe una materia que es recibida y trabajada por las formas “a priori” del sujeto, el resultado serán los “fenómenos”, lo que el sujeto puede conocer y que el objeto le ofrece. Lo contrario de fenómeno es el “noúmeno”, lo que no podemos conocer porque es incognoscible por mis facultades. Los juicios sintéticos “a priori” de la matemática son posibles gracias a las intuiciones puras del espacio y el tiempo. El entendimiento es la facultad de pensar los objetos. Y para pensar, el entendimiento necesita conceptos, de lo que hay dos clases: empíricos y puros. Los empíricos son formados a partir de la materia que le pasa la sensibilidad, estructurada y ordenada con las “formas a priori” del entendimiento, que tiene el sujeto son los conceptos puros o categorías, son las leyes del pensamiento; los puros son estructuras vacías que se llenarán con intuiciones de la sensibilidad. Las categorías están sacadas de la tabla de los juicios, son doce y corresponden a las doce formas de hacer un juicio. Kant las llama condiciones trascendentales del conocimiento de fenómenos. Los fenómenos deben conformarse necesariamente a la forma de conocer el entendimiento y como la estructura del ser humano es siempre la misma, es posible la objetividad y los juicios con validez universal que harán posible la ciencia. La razón conecta entre sí los juicios prevenientes del entendimiento y elabora inferencias lógicas. La razón intenta reducir la inmensa variedad de los conocimientos del entendimiento al menor número de principios con el fin de producir la suprema unidad de los mismos. Así, la razón llega unos conceptos muy especiales, los a priori de la razón: ALMA. Unificación de los fenómenos de la experiencia interna. Sujeto absoluto de todos lo que ocurre en la conciencia. MUNDO. Unificación de los fenómenos de la experiencia externa. DIOS. Idea de un ser necesario, condición primera de la posibilidad de todo lo pensable. La metafísica racionalista afirmaba que la razón podía alcanzar conocimiento válido sobre el alma, el mundo y dios. Kant dice que de esas ideas no tenemos fenómenos, y cuando la razón las piensa con los esquemas del entendimiento, lo que produce no es conocimiento sino errores, es decir, paralogismos o antinomias. Las ideas de la razón son puros entes pensados, de ellos podemos tener pensamiento pero no conocimiento, como de las ideas no tenemos intuiciones empíricas, no tendremos nunca conocimiento científico. Solo podemos hacer de esas ideas un uso regulativo, pensarlas como ideales, estímulos para el pensamiento, ayuda al científico para orientar su trabajo acerca de la naturaleza de las cosas y plantear campos no científicos como el ámbito de la Razón Práctica en el que serán dadas como postulados.

5

CONTEXTUALIZACIÓN La época de la ilustración posee ciertas características: Tiene sus raíces en el S.XVII, los pensadores se ven obligados a iluminar la sociedad que esta sumergida en las tinieblas de la ignorancia, esta confianza en la razón no les identifica con los racionalistas ya que se preguntan por la capacidad de la razón: critica contra los prejuicios en el conocimiento y la autoridad ajena a la razón, capacidad analítica en la que la razón puede analizar lo empírico, autocrítica en la que delimita las facultades de sensibilidad, entendimiento y razón, y secularizadora en la que reduce la fe a lo racional. Por lo tanto la religión es deísmo, religión racional no revelada. Condicionamientos políticos: se da un proceso contra el antiguo régimen, la monarquía absoluta, frente a las arbitrariedades del poder absoluto la clase burguesa lleva a cabo la revolución. Condicionamientos sociales: la mayor parte de la estructura social seguía siendo feudal. La proyección ideológica del conflicto entre la vieja y nueva sociedad e la ilustración, según Locke los hombres nacen libres e iguales con unos derechos que le son naturales y que deben ser respetados. Condicionamientos filosóficos: -la naturaleza, Rousseau se plantea la cuestión del estado de naturaleza y de crear una sociedad democrática. –razón, es el fundamento del progreso. –religión, se defiende el deísmo. –libertad, libertad de negocios, de precios y despido libre. La vida de Kant transcurre en Prusia Oriental a lo largo de la Ilustración, durante los reinados de Federico Guillermo I, Federico II, Federico Guillermo II y Federico Guillermo III. Kant se enfrenta a Federico Guillermo III en 1789 debido a que el libro de Kant ‘’la 6

religión dentro de los limites dentro de la mera razón’’ fue entendido como un atentado contra el cristianismo, finalmente se le prohíbe enseñar esta materia y este acepta la prohibición. Fue educado en el rigorismo pietista de los hermanos de la vida en común y sus ideales liberales le impulsaron a defender la revolución francesa y la independencia americana. La lectura de Hume le despertó del sueño dogmático, el empirismo le lleva a hacer una critica a la metafísica y de este determino que el conocimiento quedara circunscrito al ámbito de la experiencia junto a las formas priori. Sus obras son: ‘’ historia general de la naturaleza y teoría del cielo’’, ‘’ los sueños de un visionario aclarados por los sueños de la metafísica’’, ‘’ el único argumento posible para la demostración de la existencia de Dios’’, ‘’ la religión dentro de los límites de la mera razón’’ y ‘’metafísica de las costumbres’’

7