Rev.int.med.cienc.act.fís.deporte- vol.

11 - número 41 - marzo 2011 - ISSN: 1577-0354 Martínez-López, E.J.; Redecillas Peiró, M.T. y Moral García, J.E. (2011). Grasa corporal mediante bioimpedancia eléctrica en periodo escolar y no escolar. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. 10 (41) pp. 77-94. Http://cdeporte.rediris.es/revista/revista41/artgrasa204.htm

ORIGINAL GRASA CORPORAL MEDIANTE BIOIMPEDANCIA ELÉCTRICA EN PERIODO ESCOLAR Y NO ESCOLAR BODY FAT WITH ELECTRICAL BIOIMPEDANCE IN THE TEACHING AND NON-TEACHING PERIODS
Martínez-López, E.J.1; Redecillas Peiró, M.T.2 y Moral García, J.E.3
Profesor Titular de Universidad. Departamento de Didáctica de la Expresión Musical, Plástica y Corporal (Universidad de Jaén, España. http://www4.ujaen.es/~emilioml/ emilioml@ujaen.es 2 Diplomada en Enfermería. Máster en Investigación y Docencia en Ciencias de la Actividad Física y Salud. Hospital San Agustín – Linares (Jaén). mayteredecillas@yahoo.es 3 Lcdo. en Ciencias de la Actividad Física. Máster en Investigación y Docencia en Ciencias de la Actividad Física y Salud. josevilches68@hotmail.com
1

Código UNESCO: 2402.04 Composición del cuerpo Clasificación del Consejo de Europa: 9. Cineantropometría Recibido 10 de octubre de 2009 Aceptado 17 de mayo de 2010 RESUMEN Se pretende conocer si existen cambios en la cantidad de grasa corporal de los adolescentes durante el tiempo escolar y no escolar. Participaron 145 adolescentes de educación secundaria. El 54,5% fueron varones y el resto mujeres, con un peso medio de 59,67 ± 13,46 kg. y 60,53 ± 12,64 kg. respectivamente. Se realizaron medidas de bioimpedancia eléctrica en tres momentos diferentes (junio-septiembre-diciembre), utilizando para la obtención de resultados finales la ecuación de ajuste de Deurenberg et al. (1991). La variabilidad de grasa corporal fue tratada con análisis de varianza (ANOVA). Se encontró que existen diferencias estadísticamente significativas en la cantidad de grasa corporal de los participantes entre junio y septiembre, y junio y diciembre (p<0.001) pero no entre septiembre y diciembre, con un aumento del 4,72% durante el periodo vacacional, y de sólo un 0,41% durante el periodo escolar.

77

3%).80. but not between September and December. y de hecho sólo una tercera parte de la propensión hacia la obesidad actual podría ser explicada por 78 . grasa corporal. with a body fat increase of 4. 2002).1%) y Canadá (15. El anterior índice expresa una tendencia creciente originada mucho antes. Según se desprende de los datos de estudios epidemiológicos relacionados con la salud y la nutrición.5% male his weight was 13.PALABRAS CLAVE: Actividad física. INTRODUCCIÓN La prevalencia de sobrepeso y obesidad en los países desarrollados ha aumentado de forma alarmante. The results were obtained with Deurenberg et al. y en países europeos como Malta (18. Lees and Booth. September and December of 2007.41% during the teaching period. VanLandeghem. 2001). EEUU (18.3%). KEY WORDS: Physical activity. 2005).89 ± 0. 54.53 ± 12.. ya que en 1995 la prevalencia de obesidad en edades juveniles se había doblado respecto a las últimas tres décadas (Torgan.7%). and June and December (p<0. los mayores índices de sobrepeso calculados a partir del índice de masa corporal (IMC) en adolescentes de entre 13 y 15 años se alcanzan en Groenlandia (20.64 kg.9%. 2004. body fat.1% en chicos y chicas respectivamente. and the female weight was 60.’s (1991) equation. Santos. juvenile obesity. bioimpedancia eléctrica.5 y 11. durante el año 2000 la media de prevalencia de obesidad en la población juvenil adolescente de Estados Unidos se situaba en el 10. Italia (13. obesidad juvenil. 2004. España (15. Aunque en España la máxima preocupación ocupa las edades de entre 6-12 años..1%). sobrepeso escolar. 145 teenagers of two public high schools taken part in the research. Grecia (14. situó a los jóvenes adolescentes españoles en el quinto puesto de mayor prevalencia de obesidad (Mulvihill et al. Measurements of the electrical bio impedance were made at three different dates at June. 2003).001). Katzmarzyk. 2004). Variance analysis (ANOVA) was used for body fat variability. Statistically significant differences in the sample’s body fat were found to exist between June and September. duplicándose esta tasa (22%) respecto al sobrepeso (Ogden et al.1% (Serra y Aranceta. Hoy día.7%). 2002. se considera a la inactividad física como uno de los factores de riesgo más importantes para incrementar el sobrepeso juvenil (McManus.1%) y Portugal (12. con una tasa de sobrepeso de 21. con índices de obesidad del 16. electric bioimpedance. un estudio llevado a cabo por la OMS en 35 países en 2002. ABSTRACT This paper study objectives are the changes at the body fat of teenagers between the teaching and non-teaching period.16%). school overweight. A nivel mundial.72% during the non-teaching period and 0. 2000.

y que la frecuencia de la actividad física (AF) semanal baja con el avance de la edad de los sujetos. Un estudio llevado a cabo por Greenleaf y Weiller (2005). 2005). Por otra parte. 2003. Levin. pretendimos conocer la variabilidad de masa grasa de los adolescentes en dos periodos diferentes: el periodo escolar y las vacaciones de verano. 2005. 2004).. ya que la probabilidad de que un individuo obeso de 6 años llegue a la edad adulta con obesidad supera el 50% (Downey et al. favorecer las actitudes sedentarias en el niño (Nader.. etc. por tanto la actuación del individuo goza de mayor libertad. Los resultados en los últimos años revelan que menos de la mitad de los adolescentes son físicamente activos. Roberts et al. falta de formación específica del docente (Irwin et al. 2005). 2004). Martínez-López et al. 2003) y déficit de las actitudes adecuadas en los educadores físicos hacia el alumnado obeso (Stelzer. que el excesivo incremento de peso en el adolescente es un riesgo para el aumento de la obesidad en la futura madurez (Whitaker et al. así como las mismas obligaciones y recomendaciones a la hora de hacer por ejemplo deberes. 1992... 2007). (2004).. 1993). diferentes investigadores han llegado a responsabilizar a la escuela de la obesidad infantil y juvenil. inadecuado diseño y dirección de los programas de intervención docente (Campbell et al. Se ha comprobado también. y durante el tiempo lectivo reciben la misma influencia. escaso apoyo administrativo y ratios elevados (McBride. manteniendo su AF durante mayor tiempo (Malina. Ante este panorama. 1997). ni reciben una influencia común. 2003.7% de los docentes no se implicaba lo suficiente en el problema de la obesidad. aunque expuesta a múltiples variables medioambientales que no sabemos cómo pueden contribuir a provocar cambios positivos o negativos en su grasa corporal. durante el periodo vacacional de verano los jóvenes no están sujetos a la obligatoriedad de un horario fijo diario. el niño activo físicamente tiene una mayor probabilidad de serlo también en la madurez. A estas edades la educación es obligatoria. A partir de las consideraciones anteriores. La comparación de los dos periodos anteriores permitiría conocer si realmente durante el tiempo escolar la grasa corporal del niño aumenta. Los motivos esgrimidos hacen referencia a la excesiva permisión hacia el acceso a la bollería industrial y bebidas azucaradas (James et al. 1996). 2005. y en consecuencia a la influencia escolar podría atribuírsele parte de la responsabilidad de esta epidemia. 2005). concluyó que el 86. Esta afirmación pone en entredicho el papel de la escuela en la atención hacia los problemas del niño obeso. y Chan et al. siendo la reducción más importante en las mujeres (King y Coles. y en el punto de mira la acción docente de los profesores de Educación Física. A su vez. 2009a).. todos los individuos están sometidos a una misma disciplina horaria. Brug et al. Blasi. 79 ...los factores genéticos (Speiser et al. y más actualmente.. actividad física extraescolar.

durante el periodo vacacional de verano..46 kg. 80 . El experimento se realizó durante el curso 2007/08. Más recientemente. se muestran los puntos de corte empleados para diferenciar los individuos con sobrepeso en función del género y edad. se realizó una clasificación tipológica simple de los participantes.. El índice de masa corporal (IMC) promedio de los alumnos valorados fue de 22. Para clasificar al alumnado con peso normal y sobrepeso se utilizó el IMC.2% de ectomorfos. Los criterios de la International Obesity Taskforce (Cole et al.53 ± 12. Los estudiantes fueron clasificados también por normopeso (60. El 54. según la percepción del profesor observador. 2000). La selección de los participantes se realizó al azar entre seis centros educativos ubicados en una población de 80. siendo su uso muy adecuado tanto para el uso clínico como para uso de estudios en escolares. y los que llevaron a cabo cambio u abandono del centro escolar.000 habitantes perteneciente a la Comunidad Autónoma de Andalucía.67 ± 13.. 2002) para el establecimiento de la prevalencia de obesidad en niños y adolescentes. en la Tabla 1. como medio para estimar la masa libre de grasa.. diferenciando exclusivamente los sujetos normopeso ≤ ( P 84) de los sobrepeso ≥ ( P 85). El valor potencial de las medidas de BIA segmentaria.80 años. (2002). ya quedó demostrada en el estudio de Fuller et al.89 ± 0. y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (Consenso SEEDO. Más concretamente. el Centers of Disease Control and Prevention (Ogden et al. no invasivo y barato.86 ± 4. y 60. es un método rápido. como valor de estimación de la composición corporal en niños. (2008) concluyeron que BIA. y 15. 55. MÉTODO Participantes Participaron 145 adolescentes de educación secundaria. respectivamente.7%) y sobrepeso (39. indoloro.02 ± 8. encontrando un 29% de endomorfos. con una edad media de 13. establecen el percentil 85 (P85) como punto de corte para clasificar a los jóvenes con sobrepeso. así como en función de su morfología.8% de mesomorfos. Wright et al.3%). a disciplinas que incluyeran cursos de repaso de actividades académicas o escolares con la consiguiente supeditación a horario similar establecido. En este estudio. 2005). con un peso medio de 59.5% fueron varones y el resto mujeres.64 kg. 2004. utilizando para ello los valores de referencia de IMC de la población infantil y juvenil española a partir del Estudio EnKid (1998/2000) en Serra y Aranceta..61%. Fueron apartados del estudio aquellos individuos que manifestaron haber estado sometidos.Se planteó como objetivo principal obtener medidas de grasa corporal mediante bioimpedancia eléctrica (BIA) durante los periodos de vacaciones de verano y escolar.30 kg/m2. y una masa grasa corporal media del 29. 2000 y Aranceta et al.

Fuente: Índice de masa corporal de la población infantil y juvenil española. Endomorfo Mesomorfo Ectomorfo Fig. El contenido de grasa y masa libre de grasa se obtuvo mediante 81 .9 13 – 13. ambas medidas se realizaron con el individuo descalzo y ropa ligera.1 22.6 23.9 15 – 15. Para la clasificación del alumnado según su morfología corporal (Sheldon. Estudio EnKid 1998-2000.9 24.9 14 – 14.9 IMC (P85) 23.1 23.5 25. 1.Sexo Varones Mujeres Edad 13 – 13. 2004). al profesorado colaborador se le instruyó convenientemente y se les mostró una serie de dibujos de hombres y mujeres que presentaban diferente morfología con objeto de que seleccionaran el que a su juicio se correspondía con cada adolescente (Fig. Puntos de corte para clasificación de población juvenil española con sobrepeso a partir del percentil 85.9 14 – 14. Aparatos El IMC es una medida que necesita del peso y la talla para llevar a cabo su cálculo. 1). Datos suavizados (Serra y Aranceta.clase III. 1940).6 Tabla 1. y tallímetro portátil SECA 214. se utilizó báscula ASIMED tipo B . Clasificación de la morfología establecida por Sheldon (1940) (elaboración propia).9 15 – 15.

Todas las medidas se llevaron a cabo en dos Centros Educativos. las medidas se llevaron a cabo en el mismo día de la tercera semana de junio (medida I) septiembre (medida II) y diciembre (medida III).medidas de BIA. e impedancia eléctrica.4.). La ecuación es la siguiente: MM= 0. se realizaron valoraciones periódicas de comprobación cada 20 medidas. donde se habilitaron dos salas con una camilla y el equipo de medición. Se utilizó el analizador corporal tetrapolar de multifrecuencias DualSysten – SanoCare Human Systen. Para el ajuste de las medidas de BIA al grupo de sujetos. justo con el comienzo del periodo vacacional de verano. femenino = 2.1 a 50kHz).56 Sexo – 6. y trascurridos los tres primeros meses escolares respectivamente. los cuales pueden tener valores de resistencia fuera de la curva normal. o dieta del adolescente durante los siguientes periodos vacacional y escolar.48. P: peso (kg.). Las pruebas se aplicaron en el siguiente orden: peso. encontrándose en todos los casos dentro de la tolerancia del fabricante de la resistencia de un 1% en el valor = +/. DualSysten incluye un rango de medida entre 20 y 200 omhnios. suficientemente amplio para medir personas muy obesas. 82 . incluso enfermos de todo tipo.97.. T: talla (cm. además ha demostrado una precisión de la impedancia muy alta. EEE: error estándar de estimación.. muy delgadas. Procedimiento Cada individuo fue medido en tres ocasiones separadas por tres meses. Aunque la comprobación de la precisión del analizador se produce mediante autocalibrado. La medida III tuvo carácter de control y fue decisiva para comprobar que el posible incremento de grasa corporal durante el periodo vacacional de verano (II-I) no fue debido a otros factores como por ejemplo la maduración del individuo.580 T + 0.2% a 1kHz y 0. En nuestra primera y segunda comunicación a padres/madres (junio y septiembre) no informamos de la subsiguiente fase de medición debido a razones de método en la investigación.97 (Deurenberg et al. Edad: años. con un coeficiente de correlación del 0. de actividad física. R: resistencia (ohms).360 P + 5. comienzo escolar de septiembre. Todos los procedimientos estaban de acuerdo con la Declaración de Helsinki (2008). talla. se ha utilizado una ecuación de regresión específica para poblaciones inferiores a 15 años.75 puntos de impedancias. Sexo: masculino = 1. Se contó con la autorización del Centro Escolar y el consentimiento informado a los padres y/o tutores legales de los menores.). la razón principal era evitar posibles modificaciones de comportamiento en los niños. donde MM: masa magra (kg. 1991). y EEE = 1.68 kg. con corriente < 1Ma y 7 frecuencias fijas de 1kHz hasta 150 kHz. por ejemplo cambios de rutinas sedentarias.406 x 104 x T2 (m) / R + 0. con un error de medida casi despreciable (0. Para evitar la contaminación de los dos periodos comparados. Con R2 = 0. es decir.

miembros extendidos. no hacer deporte 12 horas antes. Se utilizaron cuatro electrodos de superficie. el sujeto debía desprenderse de todo objeto metálico. que se colocaron en la mano y pie izquierdos y con la siguiente ubicación: un electrodo a nivel de las articulaciones metacarpofalángicas. y ectomorfo) y el género. Fig. o no ingerir alcohol las 24 horas previas. III sin precisar los cambios entre las diferentes medidas en el tiempo. II. II = septiembre.En la aplicación de BIA se estableció un protocolo que incluyó la necesidad de atender a varios requisitos previos a la prueba.II. La preparación del joven en el momento del análisis partía de la posición decúbito supino sobre una camilla de superficie no metálica. Posición del cuerpo y ubicación de electrodos en la pruebas de bioimpedancia eléctrica (elaboración propia). Se fijó cada una de las variables independientes. así mismo. La duración media de cada prueba BIA fue de 2 minutos (Fig. y palmas de las manos sobre la cama y cerca del cuerpo. y no los efectos intersujetos como por ejemplo edad * sexo ya que este análisis utiliza el promedio de I. morfología percibida (endomorfo. la edad (13. como no beber grandes cantidades de agua.14 y 15 años). III). Variables dependientes y análisis estadístico Se utilizó como variables dependientes las medidas de BIA (I = junio. y III = diciembre) utilizando como variables independientes la tipología corporal (normopeso y sobrepeso). y fueron excluidos los alumnos/as que se encontraban en proceso de medicación. cuerpo relajado. mesomorfo. 2). considerando prioritario ofrecer información de las interacciones relacionadas con la variable tiempo (I. 2. el tercero a nivel de las articulaciones metatarsofalángicas y el cuarto entre los maléolos lateral y medial del tobillo. El análisis de medidas repetidas se realizó mediante el 83 . el segundo entre las apófisis estiloides cubital y radial.

de las tres medidas repetidas expresó un efecto principal con diferencias significativas en I.05. 3.41% durante el siguiente periodo escolar. De una forma más detallada.154) = 7. 3).Modelo Lineal General.Variabilidad de grasa corporal de los adolescentes en los tres momentos temporales. III) F(2.20%. Más detalladamente. y junio y diciembre (p<0.001) pero no entre septiembre y diciembre (Fig.60) en los sujetos normopeso. En los sujetos sobrepeso no se halló ninguna diferencia significativa entre medidas I. Quedó de manifiesto que los adolescentes normopeso incrementan en mayor medida (6.001. mediante la ecuación de Deurenberg et al. 84 . p<0.. y de sólo un 0. Resultados generales.276) = 12.72% durante el periodo vacacional. reduciéndose este hasta el -0.9%) su porcentaje graso a lo largo del periodo vacacional. Se encontró un aumento de la GC del 4. El criterio de rechazo fue establecido en p<0.200). II. II. utilizando como ajuste del intervalo de confianza en el análisis post hoc la prueba de diferencias mínimas significativas (DMS). Fig. se encontraron diferencias entre junio y septiembre (p<0.03. F(2. RESULTADOS El análisis de los resultados de BIA. se encontró que existen diferencias estadísticamente significativas en la grasa corporal de los participantes entre junio y septiembre. aún sin ser estadísticamente significativo (p=0. media cuadrática del error (MCE) = 9.11% al final del periodo escolar siguiente. II y III ni respecto a la edad ni al sexo. reveló un efecto de interacción de la variable Tiempo (I.71 MCE (7. incrementaron la GC sólo un 3. Este aumento estival de GC es superior al que sufren los estudiantes con sobrepeso. los cuales. 4).77..001) pero no entre septiembre y diciembre (Fig. La variabilidad de grasa corporal fue tratada con análisis de varianza (ANOVA). El análisis de varianza por Tipología. III.01) y junio y diciembre (p<0.

03 puntos de GC. 5.66) y II (p<0. 4.40% en chicos y chicas respectivamente.Variabilidad de grasa corporal durante los tres momentos temporales en los alumnos de 13 años normopeso.45 y -0. En términos porcentuales.102) = 5.47%) con un aumento neto de 2. Con respecto al sexo.37) (p<0.Fig. y no entre los periodos de interés (vacacional y escolar) (Tabla 2).64) y I (23.14% durante el periodo escolar.Variabilidad de grasa corporal del alumnado normopeso en los tres momentos temporales.24) con diferencias entre II-I y III-I (Tabla 2).32 ± 7. en los individuos de 14 años se encontró un efecto principal Tiempo F(2.64 (MCE = 12. En la anterior edad. se comprobó que el aumento de grasa durante el periodo vacacional fue más acelerado (7.57) con diferencias significativas entre II (25.17 y 5. F(2. las diferencias solo fueron estadísticamente significativas entre junio y diciembre.86 ± 6. Fig. y de sólo un 0..80 MCE = 4. y más concretamente en los alumnos de 13 años normopeso (n=37).9%).05). 5).01) y entre III (23. También se halló una interacción Tiempo * Tipología F(2.81. desapareciendo casi en su totalidad (-6.58 (MCE = 4. con un 5.70) = 6.31 ± 6.90) = 6. Con respecto a la edad.12%) durante el siguiente periodo escolar (Fig. 85 .. aunque hubo un aumento más acelerado de la GC durante el verano. se obtuvieron los mayores incrementos de grasa corporal durante el periodo vacacional (7.

75) = 21. En la Tabla 2 se incluyen los valores promedios generales de grasa corporal con BIA y desviación estándar a partir de la ecuación de Deurenberg et al. así como el diferencial de grasa corporal en cada periodo.08 (p>0. Se encontró que estos aumentaron un 6. (1991).001) su grasa corporal durante el verano. tipología. Fig.85 (MCE = 7. No se hallaron diferencias significativas en los sujetos endomorfos ni ectomorfos. 6). 86 .53) entre el periodo junio y septiembre.El análisis de varianza tras segmentar la muestra en función de la morfología autopercibida. y sólo un 1. edad y morfología. pero no entre septiembre y diciembre (Tabla 2).05) durante el posterior periodo escolar (Fig.49% (p<0.. expresó diferencias significativas en los mesomorfos F(1. 6.Variabilidad de grasa corporal durante los tres momentos temporales en los alumnos mesomorfos. los resultados diferenciados por género.

13 .001.36 II-I 1.42 24.90 7.80** 1.38 35.55 34.00 8.91 25..93 1. Valores promedio de grasa corporal y desviación estándar a partir de bioimpedancia eléctrica.42 8.16 35.49 35. y en mayor medida a los adolescentes normopeso.66 7.26 III-I 1.38*** 1.43 DT 8.72*** 1.12 0.78*** 2.26 1. (1991) JUNIO (I) SEPTIEMBRE (II) DICIEMBRE (III) VARIABILIDAD DE GRASA CORPORAL MEDIA Grasa corporal (n=145) Chicos (n=78) Chicas (n=67) Normopeso (n=86) Sobrepeso P85 (n=56) 13 años (n=55) 14 años (n=50) 15 años (n=37) Endomorfos (n=42) Mesomorfos (n=76) Ectomorfos (n=21) 28.65 27.72 27.22 6. **p<0.05 35.51 .87 10.08*** 1.82 5.40 7.58 MEDIA 29. edad y morfología percibida.30 2.85 6.85 2.22 35.37** 1.13 33. DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES Los resultados de bioimpedancia eléctrica obtenidos en el presente estudio expresaron un aumento acumulado de grasa corporal de los escolares de 1.60 8.60 7.13 8.03 11. Resultados generales y diferenciados por género.0.75** 1.97 23.61 7.21 0.85 0.75 8.83 8.67 7. y a los adolescentes clasificados como mesomorfos.81 6.77** 2.01 25. de los cuales.05.73 35.69 DT 9.90 27.70 0.% Grasa corporal (BIA) (ecuación de Deurenberg et al.23 27. se comprobó que este hecho afecta por igual a chicos y chicas.0.32 0.50 7.03* 1.61 8.59 7.12 33.01 unid/mes del periodo escolar.38 unidades) se adquirieron durante el periodo vacacional de verano.61 26.62 0.11 0.51 7.51*** 1.21 MEDIA 29.99 2.01.47 0.83 7.96 7. 87 .73 7.92 8.54 7.91 25.77 0. Aunque la gran cantidad de criterios utilizados para definir la obesidad juvenil hacen muy difícil la comparación de los diferentes estudios (Murray.06 23. *p<0.45 9.15 III-II 0. Así mismo. ***p<0.64 1. que alcanzaron un incremento de GC durante el periodo vacacional de 0.64 22.11 . tipología (normopeso. casi la totalidad (1.20 27.18 6.30 .0.86 27.89 Tabla 2.27 36.54 DT 9.45 24.77 25.93 36.51 puntos porcentuales entre los meses de junio y diciembre.72 24.58 unidades de grasa/mes frente a las -0.3 35.42 6.0.03 0. sobrepeso).57 24.

2004) estableció que los niveles promedio de AF durante el tiempo libre en sujetos de 11 a 15 años. 2006). consideramos que la principal diferencia que separa el periodo vacacional del resto del año está determinada por la escuela y todos los condicionantes que conlleva. durante la adolescencia se producen importantes cambios corporales como aumentos considerables de grasa en unos o materia magra en otros. Nuestras estimaciones de grasa corporal mediante BIA.020 unidades de IMC/mes a 0. sería necesario atender a variables relacionadas con las diferencias estacionales. Además. sobre todo la regulación de la actividad física escolar y extraescolar. Wang. y se llevó a cabo no con adolescentes sino con niños de primera infancia. Aunque no abundan los estudios llevados a cabo sobre el papel de la Educación Física en la promoción de la AF en el niño. tanto en EEUU como en Europa. pasando de 0. aunque la diferencia de edad de las muestras implican múltiples variables físicas y psicológicas que estarían por estudiar..2007. actividad física. parece que esta repercute de forma importante y positiva en la cantidad total de AF emprendida por los niños (Edwards & Tsouros. Una experiencia llevada a cabo en periodo escolar (Roberts et al. Es probable que estos niveles de práctica disminuyan sustancialmente durante el periodo vacacional de verano. Esto genera imprecisión en la interpretación del IMC que las medidas de BIA solventan ya que la estimación del índice de carne magro y grasa se ajustan al tamaño del cuerpo del individuo (Wright et al. sin embargo no siempre se modifica la altura. No obstante. 2002).. indican una práctica de AF moderada de una hora o más durante 3. alimentación etc. donde el aumento de grasa corporal de los participantes fue mayor durante las vacaciones de verano. salud y bienestar. han puesto de relieve que los sujetos con sobrepeso y características endomorfas se regulan mejor durante el verano que los adolescentes con normopeso. utilizaron como medida de comparación exclusivamente el IMC. aumentó dos veces más rápido que durante el periodo escolar. hay también grandes diferencias ya que Hippel et al. También es necesario considerar la inclinación de las respuestas que el alumnado con sobrepeso realiza respecto a cuestiones relacionadas con su imagen corporal. Este resultado es divergente con las conclusiones de Hippel et al. los resultados expuestos anteriormente corroboraron los obtenidos por Hippel et al. ya que en las primeras edades la masa libre de grasa constituye el 85% del peso del cuerpo y varía considerablemente en la maduración (Maynard et al. 2008).076 durante las vacaciones de verano. El profesor de EF debe conocer que los valores de variabilidad de grasa mediante BIA pueden además servir como medio de predicción de la 88 .8 días a la semana. (2007).. En cualquier caso. o sedentarismo. de hecho. aunque el objetivo principal del anterior estudio coincide con el presente. 2001). y menos aún en niños con sobrepeso. variaciones en el metabolismo derivadas de la temperatura ambiental. y podrían ser clave para encontrar una explicación. Para alcanzar una explicación de este hecho. que pueden afectar al deseo y oportunidades para la actividad física (AF) al aire libre.

Por una parte. 1993. incluyendo además la obligatoriedad de las administraciones para facilitar la accesibilidad a las opciones saludables en todos los individuos. 2003. Whitaker et al. 2005. 2005. así como una correlación negativa respecto a la cantidad de masa grasa. sexo. Además. la existencia de una gran variación tanto interindividual como respecto a variables como peso o talla. 2003. Sin embargo. Aunque en este caso se ha empleado formula de Deurenberg et al (1991) por su buen ajuste a las edades de los participantes. 1999). Blasi. Campbell et al. Finalmente. Houtkooper et al. Además. se pueden obtener un menor porcentaje de adolescentes con obesidad que cuando se compara con otras medidas como pliegues cutáneos (Hannon et al. 1996). la realización de ejercicio físico. Brug et al.. sin embargo son muy variadas las formulas de uso común en investigaciones (Cordain et al. las mediciones de masa grasa determinadas por los diferentes aparatos de 89 . debido a la incosistencia de los índices segmentarios. los resultados finales de BIA pueden estar mediatizados en buena medida por el tipo de ecuación utilizada. 2005... no es suficiente para perder peso (Lawton. parece prioritario modificar el estilo de vida de estas personas cuanto antes (Hopper et al. con pérdidas de peso de entre 5 y 10% durante un periodo de 4-6 meses. Levin.. La Conferencia Ministerial Europea para el estudio de la obesidad (2006). 2009b).. La adquisición más acelerada de grasa corporal de los adolescentes durante el periodo vacacional es un hallazgo que podría liberar a la influencia escolar de ser en buena medida responsable... etc… (Fuller et al. Martínez-López et al. 2007) de esta epidemia. aunque consideramos que estos resultados pueden contribuir en buena medida a hacer justicia y a reforzar positivamente el trabajo realizado desde la Educación Física hacia la prevención y tratamiento del niño obeso. 2005. Rennie et al. y la dificultad de colocar los electrodos en el sitio más adecuado (Cornish et al... Stelzer. sobre todo con aspectos relacionados con la fiabilidad de la medida. 1997). James et al. Por otra parte. 2006). que pueda ser utilizada independientemente de la edad. en el estilo de vida. García Lanzuela et al. 2003. si se considera que el proceso de degeneración cardiovascular comienza temprano en la vida del individuo y está en relación directa con la obesidad. utilizando un aparto portátil. 2004. hay que ser cautos al interpretar los datos. Schaefer et al. (2005) encontraron una correlación muy elevada y positiva entre la actividad física y la grasa corporal mediante BIA.. al no existir una ecuación de uso universal. Irwin et al. de forma exclusiva.cantidad de actividad física en el niño. 1994. hay que añadir que aunque está ampliamente aceptado que el bajo nivel de actividad física juega un papel importante en la patogénesis de la obesidad. tal y como han defendido varios autores (McBride. 2007. Sin embargo. reconoció como una norma.. ya que estos podrían ser sólo representativos de los segmentos particulares aunque expresan valores para la composición de todo el cuerpo. Nader. la dieta y la AF.. 2002). algunos autores coinciden en que en el método BIA. 1993. 1988. origen étnico o estado nutricional del sujeto investigado. siendo más recomendable en jóvenes adolescentes una acción simultánea de dieta y ejercicio.

impedaciometría bioeléctrica. además de ser una técnica simple. Además. 2005. Podríamos afirmar que la escuela no solo ayuda a combatir el complejo problema de la obesidad juvenil. y los clasificados en función de la morfología percibida. etc. utilizar muestras mayores y representativas de poblaciones. también son muchos los autores que recomiendan el uso BIA para evaluar la GC en estudios epidemiológicos. obteniendo una mayor regulación los adolescentes con sobrepeso y los clasificados como endomorfos. Por ejemplo. prejuicios sociales percibidos. Parker et al. estudios de meta análisis y revisión de acciones programadas por la administración y la educación física en los países desarrollados para combatir la obesidad. pliegues cutáneos. considerando que esta última tiene una alta precisión. rápida y con gran aceptabilidad en niños (Tyrrell. A pesar de estas limitaciones anteriores. sino que en buena medida este problema sería aún mayor si no fuera por esta. 2001. con la ventaja de no estar sujeta al error del examinador. cintura-cadera…. Este acumulo de grasa corporal afecta principalmente a los individuos con peso normal y con características mesomorfas. y no tanto a los resultados de IMC (peso/talla2). demostrando su potencial en la estimación de grasa corporal en estudios con jóvenes y adolescentes. Durante el periodo escolar se produce una desaceleración del incremento de grasa corporal en los adolescentes respecto al periodo no escolar. Las vacaciones de verano son un periodo de riesgo serio en los adolescentes que contribuye al aumento del sobrepeso. el análisis con impedanciómetro han adquirido una relevancia progresiva. tipo de dieta. iniciar estudios longitudinales y comparativos con nuevas fórmulas de ajuste en bioimpedancia. 2003. y medidas adicionales como IMC. podrían ser válidas tan solo para la población en que fueron obtenidas. utilización del tiempo libre. en periodos escolar y no escolar. no encontrándose diferencias en este periodo entre los miembros se ambos géneros y edades. Sin embargo. debido a que los elevados índices de mortalidad están asociados a la proporción de GC del individuo. obtener información. 2006). Hannon et al.. 90 . imagen corporal. y finalmente. así como en los normopeso y sobrepeso.. relacionada con los comportamientos de los adolescentes. Meredith & Welk. quedan aún por investigar muchos aspectos que podrían contribuir a aproximarnos a la solución real. et al. En conclusión. satisfacción de vida.

euro. Optimizing electrode sites for segmental bioimpedance measurements. Fewtrell M.. (1999). Hannon J. 91 . Childhood Education.. 7 (28). Sex and age specific prediction formulas for estimating body composition from bioelectrical impedance: a cross-validation study.. International Journal of Obesity (26). (2000). Copenhagen.org/content/2/1/22 [consulta: 16/09/2009].M. Wong. Leenen R. M. (2005). Ratliffe T. Thomas B.REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS Blasi. 11–12. Lam.J... (2002).. Seidell J. (http://www. 178-181. Cornish B. Williams D. Y.htm Greenleaf.. 344-358 Http://cdeporte. S. Agreement in Body Fat Estimates Between a Hand-Held Bioelectrical Impedance Analyzer and Skinfold Thicknesses in African American and Caucasian Adolescents. Brug. 4. & Summerbell... M. M.(1991).L. Leung. (2005).. Kelly. O’Meara. S. Dewit O. 2 Available at: http://www. 241 – 250.The solid facts.. (2005).H.int/InformationSources/Publications/Catalogue/20061115 _1 [Consultado: 11/04/2008] Fuller N. WHO Regional Office for Europe.C.. 519–528. Flegal K.J..J.. Perceptions of Youth Obesity among Physical Educators. Tifner. International Journal of Behavioral Nutrition and Physical Activity.C.M.ijbnpa. A randomized controlled trial ofan individualized motivational intervention on smoking cessationfor parents of sick children: A pilot study. Research Quarterly for Exercise and Sport (77).. The Cochrane Library (19).. Physilogical Measurement (20). Bellizzi M. D. T. Oenema. Dietz W. Ward L. y GilLacruz. J.es/revista/revista28/artgenero70. 684–691. F... Jacobs A. Elia M. G. Von Hippel P. (2004). Edwards P. Establishing a standard definition for child overweight and obesity worldwide: international survey. Deurenberg P. Interventions for preventing obesity in children (review).. American Social Review (69).. Cole T. A burger and fries: The increasing Dilemma of Childhood Obesity. & Wells J.E.. 2.. 613-635. Tsouros A. Campbell.J. Applied Nursing Research (18). International Journal of Obesity (15).. Gallizo Llorens.S. 1240–1243. C..C. 407-423. Downey D. Salili. Promoting physical activity and active living in urban environments: the role of local governments. 79 (5): 321-323.C. (2005).rediris. S. S.P.Botelho. evidence and intervention mapping to improve behaviour nutrition and physical activity interventions. E. K.C. C.A. & Weiller. I.C. Are schools the great equalizer? School and non-school sources of inequality in cognitive skills.. R. (2007).H.T. 17-25. Sedentarismo y percepción de la salud: Diferencias de género en una muestra aragonesa. Matute Bravo. & Ferreira.. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol. S. K.K. Broh B.H. (2006).B.. The assessment of whole-body composition. British Medical Journal (320). Segmental bioelectrical impedance analysis in children aged 8 – 12... García Lanzuela. Weststrate J. (2003). A. Social Psychology of Education (8).. (2006). Theory. Chan.who. Vander Kooy K. Waters. For Parents Particularly.

3. K. Munoz. (1996). Wisemandle W. Zagalaz Sánchez. Available at: http://www. Pediatrics (107).. 1–10. (2003). Maynard L.. Influencia de la escuela.L. & Booth.K. 92 . Research Quarterly for Exercise and Sport (67) . Martínez-López. S. Howell W. M.L.C.. 133-147.J. J.. D. Thomas P. 88-100. (2007). (2005).188-196. (2009b).. Cachón. actitudes sedentarias y de actividad física.com/medicalnews.G. Schools are obesity zones because of marketing pressures. Rodríguez.W. The Effects of a Family Fitness Program on the Physical Activity and Nutrition behaviors of Third-Grade Children. Malina R. Rowland N. Sedentary death syndrome. T. frequencies and type of physical exercise practiced by the adolescents.T. (2004). British Medical Journal (52) 328:337.S... 696-703.. Levin A. 44-59. Ottawa. James J. J..K.Hippel P. Canadian Journal of Applied Physiology (29). Recreation & Dance (74).F. C. Guo S. Valoración y autoconcepto del alumnado con sobrepeso. Childhood body composition in relation to body mass index. The American Journal of Clinical Nutrition (64).J. (2004).B. Preventing childhood obesity by reducing consumption of carbonated drinks: duster randomised controlled trial.. Siervogel R. Revista internacional de ciencias del deporte. (2004). (2001).. Houtkooper L. Lawton. (1993). 2. Chumlea W. King A.php?newsid=87166 [consulta: 09/01/2009].. Going S.. Hopper. The health of Canada’s youth: views and behaviours of 11.B. Perspective: Sedentary death syndrome-Where to from here?. Health and Welfare Canada.. Symons. Lara. 4. Downey. McBride. Why bioelectrical impedance analysis should be used for estimating adiposity. and Blundell. Roche A. S. 409-416. Special attention to the obese pupil... Characteristic.. The Effect of School on Overweight in Childhood: Gain in Body Mass Index During the School Year and During Summer Vacation. 447-460.. The TCQ-PE: An adptación of the Teacher concerns Questionnaire instrument to a physical education setting. The dilemmas of obesity: How can physical educators help? Journal of Physical Education. McManus A. & Kerr. C. Lohman. 4..M. Burley. Lees. Martínez-López.Suppl. (1993).. Wales. & Nhuyen P. (2000). Journal of Public Health (97). C. European Journal of Physical Education (5). (2009a). Journal of Teaching in Physical Education (12). Canadian Journal of Applied Physiology (29) 4. V. Gruber B... Cavan D. J. Kerr D.W. International Journal of Obesity (17). (1996).C. (2007). (17)... Powell B. 13 and 15 year-olds from 11 countries. Romero Granados.. Research Quarterly for Exercise and Sport (76).J. Dietary fat and appetite control in obese subjects: Weak effects on satiety. E.. Physical activity in children: Meaning and measurement. R. 344–350.. 440-443. Katzmarzyk. F. 436-449.M.J. Coles B. 33-39.M. (1992). Lozano Fernández L. A. I.E. C. 1992. P. Journal of Sport and Health Research (1).D..L. Tracking of physical activity and physical fi tness across the lifespan. D.. E.M. Irwin.H. 130-139.J.A.medicalnewstoday..

(1994).. 1999-2000. Varietes of human phisique.pdf [consulta: 20/02/2009]. Frequency and intensity of activity of third-grade children in physical education. Pitsiladis.. 2004:120–129. Prevalence and trends in overweight among US children and adolescents.). Estudio Enkid. Body image. Parker L. Murray R.Meredith. Physical activity. Fitnessgram/activitygram test administration manual (3rd ed.. (2005). 1728-1732. The Journal of School Health (77).B. Reilly J.1871–1887.J.int/Document/e82923..who. Serra L. Pediatrics Research (35). (1940).D. Tucker. Response to "Parents' Perceptions of Curricular Issues Affecting Children's Weight in Elementary Schools". Slater C. Mulvihill C.. Zieger A. & Welk. Sheldon. F. S.. Estudio EnKid (1998-2000). 4. Masson. (2004). Nader P.. Aranceta... 2.J. M. Masson.L. (Health Policy for Children and Adolescents. Serra. Validity of six field and laboratory methods for measurement of body composition in boys. Barcelona. Ogden C. Scharer K. 3. J.. weight control and body weight.4 http://www. Perez C.es/revista/revista19/artobesidadl0. 5 (19). (2005).int/Document/e82923. Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine (157)..L. Obesidad infantil y juvenil.. Saavedra P. Anhalt H. Tynjälä J. Obesidad infantil y juvenil..who. Journal of Physical Education. New York: Harpers Brothers.. No.. En Serra L.http://www. (2004). P. 617624. Aranceta J. Camacho-Hubner. M. Resultados del estudio EnKid (19982000). 185190.W.)... 852–858. Journal of Clinical Endocrinology & Metabolism (90). W. WHO Regional Office for Europe. Champaign. A. Németh A. 223. (2003). (2004).D. Eliakim A. & Komkov A.. Aranceta.W. Obesity Research (11). B. Wells J. 93 . G. 26 – 31.pdf [consulta: 04/01/2008].C.. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y el Deporte vol.4 . Journal Of the American Medical Association (288). Carroll M. M. In: Young people´s health in context.. 2004:90–97. Santos Muñoz. La Educación Física escolar ante el problema de la obesidad y el sobrepeso. Johnson C. WHO Regional Office for Europe. Flegal K. (2008).. C..rediris. 5.M. Roberts C. Stelzer J. (Health Policy for Children and Adolescents. (2002). L. (Eds. Ribas L. Copenhagen.. Copenhagen. Freemark M. In: Young people´s health in context. Murnan J. Rudolf. Promoting Healthy Lifestyles: Prescriptions for Physical Educators.. Stevens.S. No. (2001). Georgi M. (2005). Health Behaviour in School-aged Children (HBSC) study international report from the 2001/2002 survey.. 179-199 http://cdeporte.htm Schaefer F. Consensus statement: childhood obesity.euro.euro. S. Vol.. IL: Human Kinetics. & Vereecken C.Barcelona.C. Health Behaviour in Schoolaged Children (HBSC) study international report from the 2001/2002 survey. Speiser. J. Epidemiología de la obesidad infantil y juvenil en España. (2005). Recreation & Dance (76). Usefulness of bioelectrical impedance and skinfold measurements in predicting fat-free mass derived from total body potassium in children. (2003).. Chiarelli....

nih.C.S. Ward S. R. Tyrrell V. (2003).. A comparison of international referentes for the assessment of child and adolescent overweight and obesity in different populations. J.int. European Journal of Clinical Nutrition (62).G.med. 869-873..gov/news/WordonHealth/jun2002/childhoodobesity. Richards G.278. (2002). Development of bioelectrical impedance-derived indices of fat and fatfree mass for assessment of nutritional status in childhood. International Journal of Obesity (25). & Cutreld W. 973–982.. Wang. This brief was written consultant to NGA. C.H. (2001). K.M. (2008). (1997). Sherriff A.S. Y. McColl J. Wright. Robinson E.cienc.vol. Wang.. Health Resourdes and Services Administration. VanLandeghem.J. Whitaker.. (2002).F. Childhood obesity on the rise.Torgan.. Rev..D. Hofman P. Maternal and Child Health Bureau.& Dietz. W.htm [Consulta: 10/02/2009].. European Journal Clinical Nutrition (56).. New England Journal of Medicine (337)..act. J. 11 .. Preventing Obesity in Youth through School-Based Efforts. M. Wright C. http://www.deporte. 273 .R.A.fís. and prepared under a cooperative agreement with the U. K. Predicting obesity in young adulthood from childhood and parental obesity. Seidel..J. Departmen of Health and Human Services. Gillies G.número 41 .. NGA Center for best practices.ISSN: 1577-0354 94 . and Ness A. Pepe. Reilly J. 210-217.C.Q. Foot-to-foot bioelectrical impedance analysis: a valuable tool for the measurement of body composition in children.marzo 2011 .H.S.