Atrayendo el Éxito Por el Dr. H. Spencer Lewis, F. R. C.

La generalidad de los seres humanos comienza desde muy temprano en la vida una prosecución extraña. Aún el adolescente que apenas comienza a percibir cómo va desenvolviéndose su personalidad se siente desasosegado por ese extraño deseo de investigar, más, quizás, que por los cambios mentales y fisiológicos que experimenta. De ahí en adelante, el individuo se da cuenta, en los momentos de retrospección e introspección, de un anhelo incumplido, de un deseo insatisfecho. Creo que sería muy desafortunado para el progreso de la civilización si como por arte de magia de la misteriosa Ley Cósmica, cada uno de nosotros viera de improvisto que sus oraciones hallaran respuesta, sus anhelos se cumplieron y se terminó el afán de investigar. No sólo se acabaría el estímulo que nos impele a adquirir cosas grandes y mejores, sino aún la búsqueda de conocimientos y la insistencia para resolver los misterios de la vida. La civilización se suspendería y comenzaríamos a retroceder. El que nace artista, o el que logra llegar a serlo adquiriendo fama, nunca se siente verdaderamente satisfecho con su arte. Conozco a muchos que admiten con franqueza no haber cincelado un objeto, pintado un cuadro, grabado o creado algo de su propia invención con lo cual se sintieran por completo satisfechos. Admiten que a menudo ha sido la necesidad lo que ha puesto punto final a alguna de sus obras. Si un artista estudia y a la vez trabaja para ayudarse económicamente, muchas veces se ve forzado a suspender un cuadro de pintura, digamos, únicamente porque se presenta un comprador decidido; y también llega el momento en que se ve precisado a dar el último toque en la obra que ejecuta aún cuando sabe que no la ha terminado por completo. Podría continuar por días, semanas y meses, especialmente si pudiera trabajar en algo más por un corto tiempo para volver a su cuadro de pintura una semana o un mes después y encontrar muchas cosas que pudiera mejorar. Así le sucede al inventor y siempre acontece esto al músico. Lo mismo pasa con el verdadero negociante que trata de desarrollar una ética cultural en su sistema comercial, que procura mejorar su mercancía, sus ventas, su propaganda y el servicio que debe rendir a su clientela. Nunca está enteramente conforme con lo que produce, con el trabajo, apariencia y durabilidad del artículo que vende, con el servicio que da al comprador o con su actuación en general. Un individuo que se siente completamente ufano, que no encuentra crítica en su interior, por lo regular va al fracaso. Si ha logrado algún éxito en el pasado, el fracaso puede estar ya escrito en el futuro. En el momento mismo que se cree a la mera sombra del triunfo o a unos cuantos pasos de obtenerlo es cuándo más lejos de éste se encuentra. Es la sensación o posibilidad de ser capaz de rendir un

de lograr algo y de obtener algunas de las comodidades que ofrece la vida. que los faraones y gobernantes mandaban traer multitudes haciendo que se les pusieran cadenas y se les ciñeran largas piezas de cuero atadas a enormes peñascos.servicio mejor. En nuestros tiempos modernos tenemos el mismo deseo de alcanzar triunfo. de individuos que alquilaran esclavos para edificar mausoleos. Y vemos que los que están alcanzando éxito o atrayéndolo son los que laboran fustigados principalmente por el amor. Tenemos el mismo anhelo de que se nos otorgue reconocimiento. de poder y logro. de la ciencia y la belleza. la enorme y necesaria fuerza humana mediante el uso liberal del látigo. cada una por un grupo de esclavos cuyos cuerpos desnudos mostraban huellas ensangrentadas de los azotes. la gloria de un prestigio que era entonces una influencia poderosa en todo el mundo. Puede que hubiera estructuras particulares. Pero no es este un cuadro exacto. porque puede verse que las piedras cortadas en las canteras de Egipto por aquellos esclavos estaban unidas con cemento sin que hubiera una desportilladura en las orilla. desde la extraña Torre Inclinada de Pisa que no obstante su inclinación no se cae nunca. ruinosas. que azotaran a sus esclavos. no sólo en Egipto sino en Roma y Grecia. eso no fue hecho por esclavos sino por fieles adoradores del arte en el que trabajaban. y tampoco los diseños pintados sudando sangre por el excesivo calor y la tortura de las antorchas flameantes podrían haber hecho jamás un trabajo tan bello ejecutado bajo el látigo. hombres que no tenían inspiración ni amor en esa empresa. del arte. de la religión. o algo personal. Se nos dice en las antiguas narraciones históricas que en la construcción de la Gran Pirámide de Egipto y de los fastuosos templos se obtenía. poder nacional e internacional. tumbas. . hasta los magníficos templos del saber. poder individual. y quizá las muchas estructuras en ruinas que aún se ven por toda Europa. Aquellos trabajadores laboraban por la gloria de Egipto. Pero las cosas duraderas en todo el mundo hechas por los hombres. a falta de maquinaria. lo que ha apresurado al hombre al verdadero progreso o hacia la perfección. poder de clase. el imperativo de la inspiración y el impulso constante del deseo intenso de superarse. y tantas otras. De este modo eran transportadas miles de piedras a un mismo tiempo. edificadas en fecha muy posterior a las Pirámides pero que hoy difícilmente pueden reconocerse. y que arriba de cada piedra iba un capataz que azotaba con un gran látigo a los centenares de esclavos para obligarlos a arrastrarlas. Necesidad de cada Época Hoy en día sucede lo mismo. la gloria de un imperio. fueron construidas por hombres que trabajaron bajo el azote.

buscan algo que necesitan agregar a su vida o apartar de ella. de alcanzar la meta que se han señalado en la vida. una vieja torre sobre la colina que dominaba los Baños Romanos. Cuando hablo con algunos de ellos en mi oficina. a excepción. Puede que ni siquiera tengan un automóvil regular y. y que no hacen intentos por poseer los últimos objetos de moda de que disfrutan los vecinos. No se puede medir el éxito por igual para cada individuo. Pero buscan algo. Hombres que vigilaban si a la distancia veían aproximarse un ejército aun en tiempos de paz. No es el aumento de la riqueza el verdadero impulso sino el deseo de lograr. Tal vez no buscan riqueza. no buscan riqueza ni las comodidades y lujos modernos. pero pueden estar poseídos del fuego de una ambición que no pueden calmar aún si se deposita a su nombre en cualquier banco una fuerte suma.No se puede reducir el éxito en la vida a un solo elemento. Sus ojos siempre atalayando el horizonte. una hornilla . e ir todavía más lejos. Hay algunos que no buscan dinero especialmente. la gran pista. hasta que las hemos adquirido. Ni aún podemos comprender la vida misma hasta que hemos bebido de su copa el sabor amargo. Aquello de que carecemos es a menudo lo más tentador. especialmente de las materiales. pues es cosa entera y exclusivamente personal. aun cuando todo lo que hacen puede ayudarles a aumentar lo que tienen. escuchando lo que se les diga pero a la vez pendientes de captar cualquier sonido extraño como el trotar de corceles. están inquietos y vigilantes. como las que he visto al Sur de Francia. No es una búsqueda de dinero porque muy pronto se da uno cuenta que eso está lejos de su mente. sin embargo. Tampoco va acompañado todo triunfo de riqueza. No se puede decir que la pena o el sufrimiento tienen su fórmula o que la riqueza sigue una norma. Pero con frecuencia aquello que parece evadirnos es lo que quisiéramos poseer. que no cuentan con las comodidades modernas. Conozco hombres que viven en casas mediocres arrendadas. ni reducir la felicidad a una fase nada más de expresión emocional. Escuchan algo. y los edificios de abajo. y rara vez entendemos la verdadera naturaleza de las cosas. Hay también otros que no tienen riqueza sino únicamente están a cubierto de las necesidades. de una pequeña radio. me recuerdan a los centinelas de épocas pasadas que durante largos intervalos de tres y hasta cuatro horas permanecían en una atalaya. El triunfo para una persona posiblemente no lo es en el mismo grado para otra. pero albergan una sensación de seguridad de que siempre tendrán que comer y un lugar dónde descansar y dormir. Buscan éxito en algo Si se pudieran ver como en una asamblea a todos los hombres y mujeres tan solo de los Estados Unidos de América que permanecen sentados a solas en un cuarto ante una mesa de trabajo. posiblemente.

el metal fundiéndose en la hornilla. no importándoles nada que no sea la flameante antorcha que está ante ellos. el triunfo que no me traerá sino una expresión de agradecimiento de las multitudes que aguardan.. este gran ejército de millares de seres jóvenes y viejos de ambos sexos. vivir y esforzarse. en el frío o en que sus amigos y parientes les esperan. Estamos cosechando las recompensas de los que obtuvieron victoria en siglos pasados . Podría preguntársele esto a una viejecita de rostro marchito. de obtener en retorno una compensación que le haga sentirse satisfecho y le capacite para hacer frente a las necesidades de la vida y disfrutar de sus bendiciones. en aquel pequeño cuarto.. que el triunfo consistiría para ellos en la solución de lo que están tratando de producir. trata de alcanzar algo que no materializará jamás. pueda decir conscientemente “Estoy laborando con Dios. algún invento o artefacto. dar conferencias y ver el mundo. Punto de Vista .” Eso es lo que significa el éxito bajo el punto de vista de tal o cual persona.. ¿Ropa nueva. como la que estaba en Paris trabajando el radio: ¿Tras de toda la educación que usted ha tenido y todas las brillantes posibilidades que le esperan. quiero alcanzar el triunfo. Estoy más muerta que viva.. o el voltear de una rueda o engranaje. podrá conseguir el verdadero éxito. estoy acabando la que ya tengo.” ¿Qué le sostiene la existencia? “Mi deseo.” ¿La rejuvenece? “No. pues eso es un deseo legítimo. Pero El también creó hombres y mujeres para que fuesen canales e instrumentos en otras formas de trabajo creativo. puede que sea encomiable y propio según el juicio de los hombres. su sola ambición o inspiración de la vida está allí. A Dios demos gracias de que ha habido en el pasado millares de seres que han laborado por ese triunfo. y hasta que un individuo. pero no ante Dios o la Mente Cósmica. se contemplaría un ejército de hombres y mujeres en profunda concentración que no reparan en la hora. de enseñar.. he envejecido diez años en los últimos dos que han transcurrido. Yo creo que una de las frases más hermosas que se han escrito es aquella que dice: “Dios no podía estar en todas partes e hizo a las Madres”. entonces? “No.improvisada o una pieza de maquinaria. hasta entonces. y por Dios como uno de Sus instrumentos”. El hombre o mujer que egoístamente busca hoy el éxito. trabajando en alguna patente. en cualquier sendero de la vida. mi ambición. la está apresurando. Pero debe haber algo más que eso.. Ni siquiera una corteza de pan”. repito. si se pudiera ver a todas estas personas reunidas. gozando sus frutos. Y ellos le dirán. Ese tubo contiene radio que destruye las células de mi cuerpo. No digo que nadie esté justificado al trabajar. Si su deseo llega hasta allí. quiere decir que disfruta más al estar aquí sentada? ¿Le da esto algo para comer? Y ella contestaría “No.” ¿Impedirá su muerte? “No. servir.

¿por qué tengo que trabajar en algo que ni siquiera es útil a la humanidad? El puede salir y hacer bien por donde va. salvar vidas y sentir que es uno de los instrumentos de Dios. El hombre se apartó de allí. El éxito de cada uno depende en hacer lo que le corresponde y hacerlo bien. pues ya no quiso ver más. este trabajador que acababa de cerrar la tapa de la alcantarilla tras de la labor cotidiana. en el cumplimiento de alguna misión Cósmica. con un maletín de doctor en la mano. No se puede decir cuál trabajo sea más importante. si la que alumbra en la esquina de la calle en el gran fanal de cuatro o cinco mil vatios o la pequeña luz que está al extremo del instrumento que usa el cirujano para guiarse al hacer una incisión. que uno que estuviera familiarizado con el trabajo eventualmente llegaría a tener un empleo mejor. por otro. Entonces. Pasaba la mayoría del tiempo debajo de la tierra abriendo las alcantarillas de las calles y bajando a inspeccionar las grandes tuberías para limpiarlas si estaban llenas o arreglarles algún desperfecto. y con una sonrisa que animaba su semblante se apresuraba a llegar al pórtico. Vio que subía por la vereda de la casa un hombre bien vestido. por un lado. se encaminó a la esquina de la casa y se asomó por una gran ventana que daba al salón de recibo. Sólo salía de allí para comer y quizá una o dos veces cada mañana para respirar un poco de aire fresco. Unos hombres construían los caños y otros tenían que conservarlos en estado de limpieza. El éxito en la vida depende. Y ahora me preguntaba: “¿Por qué un hombre puede vivir así y yo tengo que vivir de este modo?” “¿Se resiente de no tener el hogar que el otro tiene?” “Oh. como tampoco podría decirse cuál luz sirve más. poner su maletín en un estante como si fuera el lugar usual. se encontró cerca de una magnífica residencia. sentarse frente a su escritorio y desdoblar el periódico. quitarse el sombrero. Usaba sus ropas más viejas y al terminar el trabajo se iba a su casa donde le esperaban su esposa e hijos. Se sentía mortificado. Pero a los que . no.Uno de los que hacen el servicio de limpieza en las cañerías de la ciudad vino a verme hace poco. de su contribución a las necesidades de la nación o de la parte en que reside y. pero que tal trabajo debía hacerse a pesar de que pareciera insignificante. él podría hacer más para proteger la salud de la gente al desempeñar su trabajo en debida forma que lo que el doctor hiciera. que ese trabajo o alguno similar era por de pronto su misión en la vida. Por la placa que vio a la puerta supo que era la casa de un doctor. mientras yo sé que sólo soy uno de los instrumentos más bajos en el mundo. Alguien tenía que hacerlo. ayudar a los enfermos y salvar vidas. Le expliqué que en cuanto a curar enfermedades. al salir de una alcantarilla. Después de algunos momentos entraron sus dos hijas y lo besaron al rodearlo con sus brazos. Vio entrar al hombre. pero lo estuvo más aún cuando una tarde. pero.

Católicos Romanos o Rosacruces.. La igualdad no significa ir por ahí diciendo: “Soy tan bueno como cualquier otro.. con las necesidades y requerimientos del universo. esas normas artificiales que imponen que la mujer es de sexo más débil.. perdidos.” sino decir sencillamente: “Soy como los demás. Tampoco Dios nos hizo buenos a unos y malos a otros. dándose cuenta de que es uno entre la multitud de Dios y que El no separó a los hombres en razas o nacionalidades . Desde el momento en que comience a entonarse con esta actitud universal y no contemple sus penas. pues el mundo no está listo todavía para eso. necesidades y privaciones como cosa personal e individual. No se apreste a formar una hermandad universal. sino en beneficio de toda la civilización. Ante todo.. .. y todos somos hermanos y hermanas. hágase universal en su manera de pensar. Usted puede traer a sí ese espacio abierto. estaremos. Puede que usted tenga complejo de superioridad o complejo de inferioridad. con mis buenos y malos puntos. ¿Muestran ahora las mujeres alguna debilidad en los negocios y en el mundo profesional. de esa actitud mental. hasta que resueltamente salgan al frente con valentía y determinación.nada hacen y sólo acechan oportunidades podemos asegurarles que no las encontrarán. de la evolución y de las condiciones que han sobrevenido al hombre desde que fue creado.. Hay un lugar para cada uno en el universo y no tenemos que ir a buscarlo alrededor del mundo para poder hallarlo. Ambos preparan la caída. Igualdad es lo único que hay ante Dios y la Naturaleza y hasta que nos posesionemos de tal cosa. porque puede suceder lo que no deseamos si no nos compenetramos de ello.” “Soy un hermano. y los de su familia. Pero por su propio bien póngase en una posición en la que comience a darse cuenta de que todos los seres humanos son iguales.. gradualmente irá colocándose en el lugar debido. Universalidad Si usted se pone en entonamiento con las leyes y principios universales. Dios no hizo Bautistas. Eso es efecto del clima. Presbiterianos. Ni aún nacemos con desigualdades sexuales. quebrantos. Judíos. desde el instante que cambie su actitud haciéndose universal. comenzará a atraer el éxito.. entretanto. surgiendo ahora un nuevo problema. dispuestos a prestar servicio no sólo por sus inmediatos intereses o necesidades. Gentiles. Esas son cosas que han acontecido o que hemos creado. y ambos son igualmente malos.” diciéndolo con sinceridad. o en los colegios y universidades? ¡Ni siquiera tratándose del pugilato! La idea tan extendida de que el hombre posee libertades que la mujer no tiene llegó a tales extremos que la mujer acaparó todas las libertades del hombre.

con copyright 1959 por la Suprema Gran Logia de AMORC – Todos los derechos reservados. pero las leyes de que hablo también son de sentido común. Usted sabe. que hace abrirse las amapolas por la mañana y cerrarse por la noche. sino una ley universal. el piso y el banco. Esto no es algo que sólo consta en las Sagradas Escrituras o algo puramente filosófico. credo o doctrina teológica. Estas leyes no son religiosas sino Divinas porque Dios las inventó. en la revista El Rosacruz correspondiente al mes Mayo de 1959. la misma ley que hace crecer los árboles. Las lámparas eléctricas son cosas Divinas. son Divinos porque Dios los hizo. Copyright Este artículo fue publicado por el Consejo Supremo de la Orden Rosacruz AMORC. y yo también. que en este mundo hay ahora un Imperio Invisible compuesto de hombres y mujeres que van acercándose rápidamente al éxito que desean siguiendo una ley definida.. leyes universales. Mientras más pronto se armonice usted con estas leyes más pronto cambiará su vida y entrará en completa armonía. la misma ley que hace crecer la hierba. lo mismo que el sonido de la voz.Desde ese momento abrirá las puertas para que fluya la inspiración Cósmica.- .. No es cuestión de religión. Es lo que millares de personas han comprobado como verdadero.