LUZ SOBRE EL TÍBET

LUZ  SOBRE  EL  TÍBET     J.

 VAN  RIJCKENBORG  

 

  LUZ  SOBRE  EL  TÍBET       Por     J.  VAN  RIJCKENBORGH                                              

  I  -­‐LUZ  SOBRE  EL  TÍBET   La  invasión  del  Tíbet  por  una  armada  china  en  el  curso  del  año  1950,  nos  incita  a   hablar  de  esta  región  misteriosa  y  especialmente  de  los  acontecimientos  que  van  a   producirse  en  este  país,  en  un  futuro  próximo.  Las  relaciones  entre  el  Tíbet  y  el   resto  del  mundo,  así  como  la  posición  que  deberá  asumir  en  el  curso  de  la   evolución  futura,  van  a  absorber  enteramente  nuestra  atención.   Pasaremos  por  alto  a  la  China,  su  estado  actual,  su  poder  o  su  futuro.  Los  motivos   de  orden  político  que  han  impulsado  a  la  China  a  invadir  el  Tíbet,  y  que  se   encuentran  escondidos  tras  las  apariencias  exteriores,  no  serán  tampoco  evocadas.   Nuestro  propósito  es  esencialmente  sacar  a  la  luz  la  vía  que  lleva  a  un  fin  fatal,   que  va  a  clausurar  el  inmenso  drama  del  mundo,  un  fin  que  nadie  puede  detener.   He  aquí  las  consecuencias  de  este  acontecimiento:  -­‐  El  velo  del  profundo  misterio   que  envuelve  al  Tíbet  desde  hace  siglos  será  levantado;  -­‐  Un  poder  inmenso,  de  un   carácter  muy  particular,  será  establecido;  -­‐  Numerosos  acontecimientos  extraños   van  a  producirse,  y  el  mundo  entero  tomará  conocimiento  de  ellos,  y  sufrirá  de   diversas  maneras,  las  consecuencias.   En  la  interacción  de  los  hechos  dialécticos,  todas  las  razas,  naciones  e   individuos  se  encuentran  levantados  unos  contra  otros.  Sin  embargo,  si  ello  se   considera  según  los  motivos  del  antagonismo  mutuo  y  de  la  instigación  recíproca,   las  consecuencias  son  muy  frecuentemente  diferentes  de  lo  que  se  esperaba.  Esta   diferencia  es  debida  al  hecho  de  que  los  motivos  y  las  actividades  políticas  solo   constituyen  aspectos  totalmente  indirectos  y  secundarios  de  las  grandes  directivas   según  las  cuales  la  historia  del  mundo  está  en  camino  de  realizarse.  Detrás  de   estos  acontecimientos  actúan  fuerzas  totalmente  contrarias.  La  batalla  que  se   muestra,  y  sus  motivaciones,  escapan  sin  embargo  a  la  humanidad  media.   En  correlación  con  la  revolución  mundial  cuyos  aspectos  evolucionan  según  las  vías   cósmica,  atmosférica  y  espiritual  y  sobre  la  cual  atraemos  la  atención  del  lector   ya  hace  años,  conviene  facilitar  una  explicación  sobre  lo  que  realmente  es  el   Tíbet,  sobre  lo  que  pasa  allí,  y  consecuentemente,  sobre  lo  que  promete  aportar  el   futuro.   A  manera  de  introducción,  citamos  algunos  datos  generales,  que  quizás  conocéis,   pero  que  no  es  inútil  recordar  aquí:   TÍBET-­‐:  Es  el  nombre  de  un  vasto  país  montañoso  del  Asia  central  situado  entre  el   grado  27  y  39  de  latitud  norte.  Esta  situación  privilegiada  es  especialmente   notable,  pues  el  Tíbet,  como  luego  explicaremos,  en  razón  de  su  situación   geológica,  está  en  situación  de  controlar  al  mundo  entero,  y  esto  más  aún  por  que   la  zona  situada  entre  los  grados  20  y  50  de  latitud  Norte  es  la  menos  poblada  del   mundo.   El  "TECHO  DEL  MUNDO"  está  bordeado  por  todos  los  lados  por  cadenas  de  altas   montañas,  de  las  cuales  la  más  conocida  es  el  Himalaya,  que  lo  delimita  al  Sur.   Su  población  pertenece  a  la  raza  mongola,  una  de  las  más  antiguas  del  globo.  Por   ello  posee  una  disposición  religiosa  natural,  así  como  una  fuerte  inclinación  a  la   magia  religiosa,  a  través  de  la  cual  habla  aún  la  antigua  Atlántida.   Este  estado  ha  servido  de  base  para  el  desarrollo  del  lamaísmo,  que  es  una   deformación  

2     dialéctica  completa  del  budismo  original.  El  lamaísmo  está  implantado  en  el  Tíbet   en  miles  de  monasterios.  Un  tercio  de  la  población  masculina  tibetana  pertenece  al   estado  eclesiástico,  a  la  cabeza  del  cual  está  simbólicamente  colocado  el  Dalaï   Lama.   El  termino  "lama"  quiere  decir  "sacerdote";  el  lamaísmo  es  pues  una  reglamentación   del  sacerdocio.  La  orden  más  importante  es  la  de  los  "bonetes  amarillos";   constituye  una  jerarquía  oficial  que  comanda  enteramente  la  vida  política  exterior   del  país  y  mucho  más  allá.  Los  "bonetes  amarillos"  viven  en  estado  de  celibato;   están  sometidos  a  una  ley  jerárquica  muy  severa,  y,  lo  que  constituye  una  de  sus   características  exteriores,  practican  una  vida  estrictamente  basada  sobre  la   oración  mágica.   Los  arciprestes,  o  superiores  de  los  monasterios,  forman,  de  hecho,  un  orden   aparte.  La  muerte  no  debilita  en  absoluto  su  poder  ni  su  influencia,  puesto  que  se   reencarnan  inmediatamente.  Su  reencarnación  es  anunciada  con  anterioridad;  los   padres  y  el  lugar  de  residencia  son  designados,  siendo  tomadas  todas  las   precauciones  para  excluir  errores.  Esto  explica  porque  los  superiores  de  los   monasterios  son  aún  niños.  La  ventaja  de  este  procedimiento,  perpetuando  su  poder,   es  evidente.   La  orden  de  los  arciprestes  posee  un  Consejo  que  ejerce  el  poder  real,  estando  a   su  cabeza  un  duunvirato:   -­‐el  Dalaï  Lama  en  Lhassa,   -­‐el  Tashi  Lama  en  Tashi-­‐Lhumpo.  El  Dalaï  Lama  y  el  Tashi  Lama  deben  llevar  una   vida  contemplativa  y  meditativa.  Son   considerados  como  semidioses,  siendo  reverenciados  y  adorados  como  tales.  Son  los   representantes  directos  de  la  jerarquía  lamaística.   De  estos  dos  jefes,  el  Tashi  Lama  es  el  más  poderoso  y  el  más  misterioso.  El  Dalaï   Lama  aparece  frecuentemente  en  publico,  atrayendo  la  atención  sobre  él.  El  Tashi   Lama  vive  retirado  y  actúa  en  secreto:  él  es  el  verdadero  gran  maestro  del  "Techo   del  mundo".   El  lector  atento  habrá  notado  sin  duda  que  existe  una  fuerte  similitud  entre  el   lamaísmo  y  el  catolicismo  romano;  en  efecto,  no  hay  diferencia  entre  la  verdadera   naturaleza  de  estos  dos  sistemas  jerárquicos;  por  una  parte,  el  Tashi  Lama,   rodeado  de  su  Consejo  de  superiores,  y  por  otra,  el  Papa,  asistido  por  su  Consejo   de  cardenales.  Sus  objetivos  son  parecidos  y  numerosos  de  sus  métodos  son   similares  en  cuanto  a  su  carácter  y  a  su  aplicación.   La  única  diferencia  esencial  reside  en  la  manera  como  es  concebido  el   desplegamiento  más  elevado  del  poder.   Para  este  efecto,  el  lamaísmo  aplica  el  método  de  la  concentración,  es  decir:   concentrar  el  poder  sobre  un  punto.  Por  esta  razón,  el  "Techo  del  mundo"  puede  ser   llamado  la  fuerza  más  considerable  entre  las  potencias  dialécticas.   El  catolicismo  romano  aplica  el  método  de  la  penetración:  una  ostentación   permanente  del  poder  por  la  conquista  de  las  almas.  

Antaño,  no  reinaba  la  paz  entre  estas  dos  jerarquías;  por  ello  fue  proyectada  una   invasión  de  misioneros  al  Ticket,  pero  esto  fue  un  fracaso.  Ni  la  misión  católica   romana,  ni  los  misioneros  protestantes  han  tenido  jamás  la  posibilidad  de  ejercer   allí  la  menor  influencia,  pues  la  entrada  al  Ticket  era  prohibida  a  la  casi   totalidad  de  los  misioneros,  y  en  algunos  casos  de  excepción  en  el  que  llegaban  a   penetrar  allí,  su  paso  era  un  fracaso.   En  el  presente  la  paz  parece  reinar,  si  se  considera  que  durante  la  "semana   internacional  de  oración"  organizada  por  la  iglesia  de  Roma,  que  dicho  sea  de   paso,  es  un  método  copiado  a  sus  colegas  orientales,  no  se  ha  dicho  ni  pío  del   lamaísmo.   Se  puede  añadir,  para  ser  completos,  que  existe  aún  un  cierto  numero  de  jerarquías   3     competitivas  menos  importantes,  tales  como  el  Islam,  el  Hinduismo,  la  Iglesia   Anglicana  y  numerosos  grupos  menores  resultantes  de  la  dislocación  del   Protestantismo.   Una  manera  del  Status  Quo  es  mantenida  entre  las  dos  jerarquías  más  poderosas,   Roma  ha  hecho  lo  que  era  necesario  para  impedir  al  Occidente  que  conociera  el   verdadero  rostro  del  Ticket,  de  manera  que  el  mundo  occidental  ignore  el  carácter   profundo  del  "Techo  del  Mundo".  De  esta  manera,  el  punto  de  vista  occidental  y  la   interpretación  del  cristianismo  han  podido  salvaguardar  su  influencia.  Por  otra   parte,  Tashi-­‐Lhumpo  solo  está  orientado  hacia  el  poder  real;  luego  la  necesidad  de   permanecer  desconocido  es  cultivado  allí  con  toda  consciencia.  Por  ello  la  actitud   de  Roma  a  este  respecto,  debe  ser  considerada  finalmente,  como  muy  ventajosa  para   Tashi-­‐Lhumpo.   El  lector  debe  comprender  que  la  posición  que  nosotros  tomamos  al  respecto  del   lamaísmo  no  afecta  de  ninguna  manera  a  los  tibetanos  en  tanto  que  seres  humanos.   En  virtud  de  nuestra  misión,  condenamos  solamente  el  sistema  de  magia  natural   religiosa  utilizada  por  el  lamaísmo.  En  virtud  de  su  inclinación  natural   pronunciada  por  la  religión,  los  tibetanos  se  han  vuelto  las  propias  victimas  de   su  sistema.   Idénticamente,  cuando  tomamos  posición  con  respecto  al  catolicismo  romano,  no  se   trata  para  nosotros  más  que  de  un  sistema  mágico  religioso  y  no  de  las  personas   sometidas  a  esta  religión   Antes  de  concluir  este  capítulo,  debemos  de  restablecer  toda  la  verdad  sobre  el   Tíbet.   Existe  un  cristianismo  verdadero,  universal,  que  no  puede  ser  comparado  al   cristianismo  de  la  iglesia  oficial  y  no  ofrece  nada  en  común  con  él.  Este  último   solo  es  una  sustitución  occidental  que  violenta  a  la  verdad,  en  relación  al   cristianismo  Universal,  y  encerrando  esta  verdad  en  un  corsé  de  motivos  e   intenciones  puramente  terrestres.  Se  observa  un  estado  similar  en  lo  que  concierne   al  lamaísmo;  a  partir  del  Budismo  Universal  original,  se  ha  efectuado  una   deformación  oriental  de  magia  natural,  llamada  injustamente  budismo  del  norte.   Además  existe  en  el  Tíbet,  otra  Fraternidad,  una  Fraternidad  que  ejerce  sus   actividades  en  bien  de  otros  puntos  del  mundo  en  el  nombre  de  la  Unidad,  de  la   Libertad  y  del  Amor.  Esta  Fraternidad  solo  reconocía  una  única  jerarquía:  la   Jerarquía  Divina  del  Reino  Primordial  que  no  es  de  este  mundo.  Ella  solo  tiene  un  

objetivo:  el  de  liberar  a  la  humanidad  caída,  a  toda,  de  la  desilusión  y  de  la   decepción  que  la  retienen  unida  a  este  mundo,  en  la  pena  y  el  sufrimiento  y   reconducirla  hacia  el  Reino  Primordial,  el  Reino  Inmutable.  Esta  es  la  verdadera   Fraternidad,  según  Juan.  Un  conjunto  de  testimonios  que  resonaban  y  resuenan  aún   en  los  oídos  de  la  humanidad  errante:  "Preparar  los  Caminos  del  Señor  pues  el   Reino  de  los  Cielos  está  próximo".   Allí  donde  este  grupo  aparecía  y  continua  apareciendo,  en  la  parte  oriental  del   Tíbet,  ha  sido  rodeado  y  velado  por  un  gran  numero  de  leyendas,  de  mitos  y  de   fábulas,  de  contra-­‐verdades  y  semi-­‐verdades  que  conviene  rechazar  completamente.   Aún  en  el  presente,  una  falange  de  está  Fraternidad  de  Testigos  está  activa  en  el   Este.   Con  el  fin  de  descartar  toda  especulación  sobre  las  actividades  presentes  de  esta   Fraternidad,  desearíamos  señalaros  un  hecho  apuntado  en  el  pasado  y  confirmado  por   todos  los  Escritos  Universales:   En  la  pagoda  de  PI-­‐YUN-­‐TI,  cerca  de  Pekín  existe  una  sala  que  contiene  las   estatuas  de  500  Lohans.   Un  Lohan  es  un  hombre  al  servicio  activo  de  la  Vida  Universal,  un  Servidor  en  el   sentido  sublime.  Más  o  menos  un  siglo  antes  de  nuestra  era  cristiana,  una  centena   da  Lohans  que,  por  supuesto,  no  habían  todos  alcanzado  el  mismo  grado  de   desarrollo,  se  reagruparon  en  alguna  parte  de  la  China.  Se  habían  escapado  de  su   patria  de  origen,  las  Indias,  a  causa  de  las  terribles  persecuciones  a  las  que  los   Budistas  los  habían  expuesto.  Fueron  obligados  a  huir,  pues  se  habían   4       comprometido  a:  -­‐No  vengarse,   -­‐no  dejarse  arrastrar  en  ningún  conflicto,  -­‐y  continuar  su  acción  en  tanto  que  su   obra  no  estuviera  acabada.  Ellos  eran  los  sucesores  de  un  gran  número  de  Lohans   difuntos  y,  como  tales,  discípulos  de   Tathagata,  el  Perfecto.  Como  a  todos  los  Lohans,  se  les  llamaba:  "Aquellos-­‐con-­‐la-­‐ Voz-­‐Dulce",  en  virtud  de  su  actitud  para  cantar  y  recitar  "Mantrams"  de  una  manera   correcta,  mágica  y  eficaz.   Recitar  o  cantar  un  "mántram"  no  es  un  acto  de  oración.  Un  "mántram"  es  una  frase   mágica  y  si  se  trata  de  un  "mántram"  original,  divino,  el  ritmo  desarrollado  por   el  canto  se  combina  con  la  ley  primordial  de  las  causas  divinas,  enteramente  en   armonía  con  la  calidad,  la  voluntad  y  los  actos  del  cantante,  el  Lohan  que  está  en   este  mundo,  pero  ya  no  es  de  este  mundo.   Los  mantrams,  cantados  por  los  Lohans,  irradiaban  a  través  de  las  esferas  como   dulces  cánticos,  como  una  manifestación  de  glorioso  poder  divino,  como  una   respuesta  de  amor  a  sus  sanguinarios  enemigos,  para  la  bendición  de  toda  la   humanidad,  para  aquellos  que  buscaban  el  camino  de  regreso  hacia  la  Patria   original.   Así  pues,  por  un  acto  mágico,  predicaban  la  Única  Buena  Ley.  No  luchaban,  no  se   vengaban  y  trabajaban  en  tanto  que  su  tarea  no  estuviera  realizada.  Cantaban  las   estrofas  de  los  verdaderos  Dioses.   El  lamaísmo  se  ha  apoderado  de  esta  magia  de  los  Lohans  que  fue  y  sigue  siendo  

utilizada  en  la  inmensa  obra  de  salvación  de  la  humanidad  caída,  para   metamorfosearla  en  una  irrisoria  imitación,  bajo  la  forma  de  magia  natural,  con  la   finalidad  de  encadenar  al  mundo  y  a  la  humanidad.       5    

II-­‐  EL  DOMINIO  MÁGICO  DEL  TIBET  SOBRE  LA  HUMANIDAD   La  manifestación  de  nuestro  orden  natural  dialéctico  es  séptuple:  así  pues  hay   siete  estados  de  agregación,  siete  grados  de  manifestación  en  el  campo  dialéctico.   Los  sólidos  pueden  ser  cambiados  en  líquidos,  los  líquidos  en  gas,  los  gases  en   éter  químico,  el  éter  químico  en  éter  vital,  el  éter  vital  en  éter  luz  y  este   último,  al  fin,  en  éter  reflector.   El  éter  reflector  es  una  sustancia  pura,  primordial,  una  sustancia  cósmica  madre.   Todos  los  niveles  de  manifestación  situados  por  debajo,  hacia  los  sólidos  de   nuestro  campo  de  vida  material  inmediato,  son  mezclas  de  éter  reflector,  afectados   por  las  actividades  de  nuestro  estado  de  conciencia.  El  estado  y  la  actividad  de   la  conciencia  humana  determina  así  el  séptuple  proceso  de  transformación  fuerza-­‐ materia,  de  la  materia  primordial  en  formas  concretas,  y  de  todos  los  niveles   intermedios.   La  conciencia  humana,  con  su  aparato  sensorial,  su  alma,  los  sentimientos   experimentados  por  el  corazón  y  la  voluntad,  se  encuentra  incorporada  bajo  una   forma  dada  en  un  mundo  sometido  al  tiempo  y  al  espacio,  es  colocada  en  un  estado   de  presión.  Ella  no  ve  lo  que  se  encuentra  ante  sus  ojos  y  solo  actúa  en  función   de  lo  que  es  perceptible  a  su  vista  limitada.  Está  encadenada  a  la  manifestación   séptuple  del  mundo  dialéctico.   Tomemos  el  caso  de  un  hombre  angustiado  en  este  mundo,  que  sufre,  no  por  dolor   corporal  ni  a  causa  de  la  lucha  por  la  vida  de  cada  día,  ni  a  causa  del   individualismo  extremo  que  impulsa  a  sus  semejantes  a  detestarse  y  a  perjudicarse,   sino  a  consecuencia  del  hecho  de  que  no  ignora  el  ser  un  extranjero  aquí  abajo,  o   dicho  de  otra  manera  alguien  que  no  pertenece  a  este  mundo,  y  que  consecuentemente   sufre  la  maldición  de  la  búsqueda  experimental.  Este  estado  ya  constituye  una   gracia  por  si  mismo.  El  sufrimiento  es  debido  al  hecho  de  que  algo  se  estaba   despertando  en  su  conciencia,  totalmente  extraño  al  séptuple  proceso  dialéctico.   Por  otra  parte  comienza  a  darse  cuenta  de  que  el  "yo",  en  tanto  que  ser  separado,   no  puede  separarse  de  este  proceso  alquímico  natural  y  que  no  se  sabe  nada  sobre   el  medio  practico  de  liberarse  de  ello.  Así  pues  se  encuentra  arrastrado  en  la   reacción  en  cadena  de  consecuencias  infinitas  de  causas  y  de  efectos  de  la   transmutación  dialéctica.   No  estando  el  hombre  en  medida  utilizar  de  la  justa  manera  el  éter  reflector   primordial,  cuando  piensa,  es  por  clichés,  y  lo  mismo  en  relación  a  su  querer,  sus   aspiraciones  y  sus  acciones;  todo  ello,  son  actividades  clichés.  Ellas  funcionan   en  efecto,  de  una  manera  totalmente  automática,  según  el  tipo  de  hombre  al  que   pertenecemos;  actúan  siguiendo  la  impulsión  natural  de  la  sangre,  conforme  a   nuestro  tipo  racial,  nacional  o  familiar.  Desde  que  nos  resistimos  a  esta   impulsión,  y  con  plena  consciencia  e  intencionadamente,  actuamos  diferentemente,   entonces  violentamos  el  sistema  alquímico  séptuple  al  que  estamos  unidos,  el  cual,   en  estas  condiciones,  se  deteriora.  Una  contra  naturaleza,  un  campo  de  tensión  de   las  contra-­‐fuerzas  se  va  a  elaborar  y  nuestra  forma  de   6  

existencia  va  a  derrumbarse.  Así  es  como  una  vida  concluye  por  la  muerte,  y  como   la  muerte,  a  su  vez,  se  vuelve  vida.   Así  pues,  por  nuestra  resistencia,  nos  encadenamos  a  la  rueda  y  la  mantenemos  en   rotación.  Si  el  lector  comprende  la  situación,  que  también  es  la  suya,  puede   hacerse  esta  pregunta:   "¿Que  hacen  entonces  los  Lohans  de  la  Fraternidad  de  Juan?"  Cantan  los  dulces   cánticos  de  TATHÂGATA  y,  gracias  a  estos  cánticos  mántricos,  emiten   una  radiación,  un  poder  de  amor,  percibido  por  los  buscadores,  y  "los  extranjeros   de  este  mundo",  que  aún  son  receptivos.  Esta  radiación  penetra  -­‐a  través  del  amor   aural  que  es  el  portador  de  nuestra  herencia  kármica-­‐  en  el  campo  de  respiración,   y  a  continuación,  de  tiempo  en  tiempo,  vibra  a  través  de  la  personalidad.  Por  la   gracia  de  esta  Proyección  Universal  de  la  Luz  que  nada  deteriora  el  proceso   séptuple  de  la  naturaleza,  la  Escuela  Espiritual  será  finalmente  descubierta  por   este  tipo  de  hombre.   Desde  que  un  buscador  ha  encontrado  el  camino  de  la  Escuela  Espiritual,  después  de   un  periodo  durante  el  cual  se  sentía  extranjero,  entiende  y  percibe  los  cantos  de   los  Lohans  de  una  manera  diferente.  En  la  medida  en  que  comprende  las  enseñanzas   exteriores  de  la  Escuela  y  que  está  dispuesto  a  aprovecharlas,  es  confrontado  con   un  nuevo  proceso,  un  segundo  contacto  con  la  Gnosis  que  se  establece  en  su  sangre.   ¿Como  es  ello  posible  en  el  seno  del  proceso  alquímico  natural,  tan  parecido  a  una   prisión?  Si  esta  pregunta  surge  en  vosotros,  pensar  en  lo  que  hemos  dicho  a   propósito  de  los  cantos  mántricos  de  los  Lohans:   Un  mántram  no  es  una  oración,  es  una  invocación  mágica,  cuyo  ritmo  está  conforme  a   la  Ley  original  de  las  causas  Divinas.  Está  enteramente  basado  sobre  la  calidad,   la  voluntad  y  los  actos  del  cantante  que,  viviendo  en  este  mundo,  ya  no  es  del   mundo.  Así  es  como  el  campo  de  radiación  de  la  Escuela  Espiritual  es  mantenido  por   los  Lohans.  Al  lado  de  un  estado  dialéctico  lo  más  puro  posible,  encontramos  en   este  campo  otro  estado  que  no  puede  apenas  ser  explicado  por  la  naturaleza   ordinaria,  de  un  nivel  vibratorio  cuyo  contacto  no  es  perjudicial  para  el  proceso   natural.   Cuando  un  candidato  entra  en  la  Escuela  Espiritual  y  demuestra  una  justa   comprensión,  cuando  está  dispuesto  a  realizar  un  acto  de  auto  liberación  (pues   esta  es  la  condición  preliminar)  comienza  a  respirar  en  el  campo  de  poder  así   preparado,  y  haciendo  esto,  sintoniza  su  estado  sanguíneo  con  el  campo  de  poder,   que,  a  su  vez,  transformará  los  órganos  que  engendra  la  sangre  y  el  sistema  de   secreción  interna.   Consecuentemente,  la  Orden  de  los  Lohans,  por  su  actividad  mágica,  ha  contactado   con  la  Ley  Primordial  de  las  Causas  Divinas.  Ha  hecho  uso  de  la  sustancia  original   pura  del  éter  reflector,  y,  en  virtud  de  su  actividad  mental  mágica,  ha  sido   enteramente  impregnado  del  conocimiento  de  lo  que  deseamos  hacer  en  tanto  que   seres  cautivos  de  la  naturaleza.  Y  durante  nuestra  permanencia  en  la  Escuela   Espiritual,  la  Orden  da  la  impulsión  para  una  nueva  reacción  en  cadena,  una  nueva   serie  de  conexiones  de  fuerzas  y  un  nuevo  paso  séptuple  hacia  lo  alto.  A  condición   que  mostremos  la  comprensión  correcta  y  que  estemos  dispuestos  a  ello,  este  nuevo   paso  séptuple  tomará  forma  de  realidad  en  nuestra  sangre  y  se  expresará  en  cada   fibra  de  nuestra  personalidad.   Desde  el  comienzo  del  aprendizaje,  el  candidato  se  encuentra  pues  en  medida,  por   el  Acto  de  Gracia  de  la  Fraternidad  Divina  y  siempre  que  adquiera  la  comprensión  

suficiente,  de  participar  "en  el  nuevo  trayecto  del  éter,  aunque  éste,  por  el   momento,  solo  alcance  un  grado  elemental.  Sin  embargo,  este  nuevo  grado  constituye   una  base  indispensable  para  el  desarrollo  futuro  del  candidato.  En  ausencia  de  tal   base,  la  conexión  con  la  Escuela  Espiritual  solo  presenta  una  ventaja,  el  de  abrir   un  vinculo  profundo  en  el  ser  aural,  a  continuación  de  lo  cual,  en  una  encarnación   7       posterior,  el  microcosmos  guardará  el  recuerdo  de  la  experiencia  adquirida   anteriormente.  ¿Que  le  ocurre  a  un  hombre,  cuando  el  eslabón  de  la  sangre   nuevamente  impregnada,  se  encuentra  unida  a  la  Orden  de  los  Lohans?  La   consecuencia  de  ello  es:  "volverse  Dios",  pues  el  candidato  va  a  neutralizar  sus   impulsiones  dialécticas  y  a  tratar  de  llevar  la  rueda  de  la  vida  a  un  punto   muerto,  de  manera  que  después  de  haber  alcanzado  un  cierto  perfeccionamiento  de  la   manifestación  de  la  sangre,  el  nuevo  fuego  de  la  serpiente  y  el  nuevo  fuego  de  la   conciencia  pueden  nacer.  Los  cantos  de  los  Lohans,  la  fuerza-­‐vibración  divina  de   los  "Exaltados",  acarrean  entonces  el  nacimiento  de  un  nuevo  "YO",  el  Cristo   interior  en  el  candidato,  con  todas  las  consecuencias   inherentes  a  la  Transfiguración.  Cuando  nos  es  dado  observar  todo  esto  y  estamos   en  condiciones  de  comprender  aunque  sea   un  poco,  la  grandeza  y  la  exaltación  de  esta  obra  de  liberación  y  de  concebir  una   parcela  del  amor  inconmensurable  que  se  propaga  y  conduce  esta  obra,  podemos   preguntarnos  de  nuevo:  ¿Que  hace  entonces  el  efecto  mágico-­‐lamaístico,  con  su   grosera  imitación  de  los  dulces  cantos  de  los  Lohans?   Tratemos  de  comprender  la  respuesta,  pues  ella  es  extremadamente  importante  para   la  cosecha  que  debe  ser  entrojada.   Ahora  vamos  a  ocuparnos  exclusivamente  de  la  magia  terrestre,  de  la  magia  natural.   Y  estos  son  los  objetivos,  brevemente  resumidos:   -­‐mantener  la  naturaleza  terrestre  no  divina  y  -­‐cultivar  esta  naturaleza.  ¿Porque   la  magia  natural  tiende  hacia  estos  objetivos  determinados  con  todos  los  medios  de   los  que  dispone?  Para  que  exista  y  se  propague  fuera  de  los  grados  séptuples  de   conexión,  los  siete  estados  reunidos  de  la  transmutación  de  la  fuerza  en  materia   de  esta  naturaleza  dialéctica.   Un  hombre  que  se  vuelve  un  criminal  está  obligado  a  proseguir  sus  actividades   criminales,  con  el  fin  de  escapar  a  las  consecuencias.  Esto  es  una  reacción  en   cadena:  Un  acto  vuelve  necesario  el  siguiente.  Cuando  un  hombre  vive  en  la   ignorancia  y,  completamente  inconsciente,  es  atado  a  la  rueda  de  la  no  santidad,   es  posible  otorgar  el  perdón,  la  compasión  y  el  amor  compasivo.   Pero  cuando  un  hombre  ha  adquirido  la  ciencia  mágica,  cuando  ha  profundizado  en  el   proceso  alquímico  séptuple  natural  y  cuando  sabe  como  llegar  hasta  el  fondo  de  sus   secretos  y  después  utiliza  este  saber  para  el  mantenimiento  de  la  naturaleza,   entonces  tal  hombre  se  carga  de  una  inmensa  responsabilidad,  pues  viola,   compromete  y  sabotea  los  esfuerzos  de  redención  de  la  Fraternidad  Divina,  cuyo   destino  es  llevar  de  vuelta  a  la  humanidad  caída  a  la  Patria  Perdida,  el  Reino  de   Dios.   Además  tal  hombre  se  carga  de  una  culpabilidad  considerable,  puesto  que  la  esencia   de  la  "dialéctica",  el  carácter  del  mundo  en  el  que  se  desarrolla  nuestra  

existencia,  significa:  auto-­‐  afirmación  a  expensas  de  otros.  Este  es  el  destino  de   este  orden  mundial.  Por  esta  razón,  el  mago  natural  se  aferra  espasmódicamente  a   su  objetivo.  Dado  que  la  realización  de  sus  miras  deriva  de  la  autoafirmación,   arrastra  a  millones  de  hombres  en  su  obra  impía.   ¡Escuchar  pues!:  Una  fraternidad  altamente  "dialéctica"  se  ha  concentrado  en  la   meseta  tibetana.   Esta  fraternidad  posee  miles  de  monasterios  servidos  por  una  multitud  de   sacerdotes  que  celebran  y  realizan  sus  ritos  mágicos.  Ella  actúa  conforme  a  un   plan  poderoso  y  ejerce  su  influencia  hasta  en  los  más  recónditos  lugares  del   planeta.  Ella  está  perfectamente  al  corriente  de  lo  que  pasa  en  el  mundo;  nada   escapa  a  su  vigilancia.   En  el  corazón  de  esta  poderosa  actividad,  se  denota  sin  embargo  un  punto  débil   8   fundamental,  a  saber  que  ella  no  puede  nada  contra  la  obra  de  amor  de  la   Fraternidad  de  Juan,  contra  los  cantos  mántricos  de  la  Orden  de  los  Lohans.   Cualquiera  que  se  encuentre  en  la  Luz  de  esta  Fraternidad  es  inatacable.  Aquel  que   desea  encontrar  la  Luz  sigue  el  camino  de  la  Victoria.  La  Fraternidad  de  Juan  se   excluye  del  barullo  del  mundo:   -­‐pues  ella  no  se  venga,  -­‐no  entra  en  ninguna  lucha,  -­‐y  su  tarea  no  finalizará  en   tanto  que  el  último  hombre  que  pueda  ser  salvado,  no  se   encuentre  realmente  a  salvo.   Todo  esto,  lo  escribimos  no  para  despertar  en  vosotros  una  sensación  de  alarma,   sino,  de  pie  en  la  fortaleza  irradiante  del  Cristo,  deseamos  explicaros  estas   cosas,  con  el  fin  de  que  podáis,  por  una  reacción  positiva,  experimentar  pronto  la   libertad,  cuando  respiréis  en  el  medio  del  poderoso  campo  de  los  Lohans,  habiendo   comprendido  y  encontrándoos  dispuestos.   III   EL  METODO  LAMAISTICO  DE  DOMINACIÓN  DEL  MUNDO   Vamos  a  daros  ahora  otras  indicaciones  en  cuanto  al  método  de  dominación  del   mundo,  aplicado  por  la  fraternidad  lamaística  del  Ticket.  Para  este  efecto,  es   bueno  tratar  primeramente  de  hacerse  una  idea  de  lo  que  es  esta  fraternidad.  Sin   embargo,  no  es  necesario  para  esto  irse  al  Ticket,  pues,  aplicando  la  ley  de   analogía,  podemos  con  seguridad  obtener  una  vista  del  conjunto  perfectamente   exacta.   Conocemos  igualmente  fraternidades  de  religión  natural  en  Occidente,  que  disponen   de  miles  de  focos  y  de  otros  tantos  sacerdotes,  celebrando  y  realizando  ritos   mágicos.  La  imagen  general  que  obtenemos  según  su  comportamiento  hace  descubrir   toda  la  gradación  dialéctica  de  las  magias:  blanca,  gris  y  negra.   Lo  que  caracteriza  a  un  hombre  de  esta  naturaleza  es  que  en  virtud  de  su   existencia,  sirve  a  este  mundo  y  está  obligado  a  servirlo,  sea  en  el  lado  del   bien,  sea  en  el  lado  del  mal,  o  en  una  confusa  mezcla  de  estos  dos  aspectos.   Estudiando  atentamente  al  ser  humano,  descubrimos  que,  sea  el  que  sea  el  lugar  en   el  que  se  encuentre  el  punto  principal  en  este  ser,  esta  mezcla  de  bueno  y  de  malo   está  siempre  presente,  aunque  pueda  estar  profundamente  escondida.  Esto  es  una  

necesidad  fundamental,  biológica,  una  ley  de  la  naturaleza  que  Pablo  expresó  con   estas  palabras:  "El  bien  que  yo  deseo  hacer,  no  lo  hago,  pero  el  mal  que  no  deseo,   lo  hago".  La  lucha  por  el  bien,  en  este  mundo,  resulta  de  la  resistencia  natural   al  mal;  esta  es  una  de  las  realidades  más  crueles  de  la  "dialéctica".  Aunque  las   gentes  intentan  esconder  este  hecho  detrás  de  frases  y  palabras,  nadie  puede  ser   bueno  sin  mal  y  viceversa;  incluso  la  criatura  más  criminal  tiene  inclinaciones  y   cualidades  que  tienden  hacia  el  bien.  Cualquiera  que,  considerando  todo  esto   superficialmente,  lo  negara,  debería  pensar  en  las  palabras  del  Cristo:  "Que  aquel   de  entre  vosotros  que  esté  libre  de  pecado  le  lance  la  piedra  el  primero".   El  humanitarismo  mismo,  no  está  exento  de  uno  de  los  elementos  más  determinantes   del  egoísmo:  el  egocentrismo.  Este  traza  toda  la  vía,  del  blanco  al  negro.  Vamos  a   demostrároslo.   9   Existe  en  el  Ticket,  un  grupo  que,  aunque  totalmente  anclado  a  la  tierra,  invocan   el  nombre  de  Shamballa.  Este  es  un  error  capital,  exactamente  como  en  Occidente,   en  el  que  un  gran  numero  de  comunidades  religiosas  naturales,  invocan  el  del   Cristo.   Este  grupo  tibetano  de  Shamballa  da  de  tiempo  en  tiempo,  unas  conferencias  que  se   pueden  asimilar  a  las  reuniones  de  oración  que  duran  varios  días.  Tales  practicas   se  ejercen  igualmente  en  Occidente.  En  el  curso  de  estos  reencuentros,   pensamientos  de  amor  y  de  bondad  "dialécticos",  diversamente  matizados,  son   irradiados  sobre  el  mundo  entero.  Pero  todo  ello  no  tiene  más  valor  que  un  intento   de  vaciar  con  un  cubo  toda  el  agua  del  océano;  pues  la  inmensa  masa  de  los   sacerdotes  lamaísticos  juegan  allí  simultáneamente  toda  su  gama  de  actividades   "dialécticas"  y  ello  por  intermediación  de  criaturas  que,  animadas  de  honorables   intenciones,  creen  hacer  bien.  Solo,  un  grupo  restringido  conoce  el  objetivo  real   de  esta  puesta  en  escena  y  no  ignora  a  los  autores  de  ello.   El  conjunto  de  la  vida  dialéctica  es  una  existencia  SHAM,  una  ilusión,  una   irrealidad.  En  esta  vida  SHAM  existen  diversas  gamas  de  ilusiones.  Las  influencias   que  recibís  corresponden  exactamente  a  vuestro  estado  de  ilusión  particular.   Suponiendo  que  seáis  del  tipo  humanista,  no  seríais  tocados,  en  este  caso,  por  las   palabras  y  las  impulsiones  que  se  dirigieran  a  otro  tipo  humano.  Inmediatamente   manifestaríais  una  resistencia.  Este  es  el  caso  para  todos  los  tipos  de  hombres,   sin  excepción,  tales  como:  religiosos,  ocultos,  materialistas,  científicos,  etc...   Se  puede  decir  con  certeza  que,  cuando  una  u  otra  de  estas  poderosas  fraternidades   mundiales  desea  ejercer  su  influencia  y  su  poder  sobre  el  mundo  y  el  genero  humano   de  forma  completa,  debe  estar  en  condiciones  de  influenciar  con  éxito,  todas  las   formas  de  ilusión.  Estaréis  pues  en  medida  de  deducir  fácilmente  que  todos  los   esfuerzos  desplegados  en  este  mundo  y  este  coro  de  voces  y  de  tendencias   aparentemente  discordantes,  tomadas  en  su  sentido  más  profundo,  derivan  de  un   origen  común,  pues  todas  las  impulsiones  se  refieren  a  este  mundo,  a  este  cosmos,   a  esta  naturaleza,  a  este  hombre,  a  nuestro  yo;  ellas  chocan  con  todas  las   posibilidades  que  se  encuentran  allí  contenidas  y  que  deben  ser  liberadas  por  la   evolución;  además,  ellas  sugieren  que  gracias  a  la  buena  voluntad  y  al  esfuerzo   positivo  de  todos,  gracias  a  un  duro  trabajo  y  a  una  cierta  dosis  de  auto-­‐ sacrificio,  y  gracias  al  amor  mutuo,  o  con  la  ayuda  de  Nuestro  Señor  bienamado,   todas  las  cosas  pueden  ordenarse  en  un  lapso  de  tiempo  muy  breve.  ¡Con  la  única   condición  de  que  cooperemos  convenientemente  y  nos  tendamos  la  mano  unos  a  otros,   todo  ira  bien!   Cantos  de  este  tipo,  que  ciertamente  no  provienen  de  los  Lohans,  concurren  en  

mantener  la  ilusión  y  son  emitidos  permanentemente  en  una  gama  de  tonos  cuyo   volumen  no  cesa  de  aumentar,  pues  un  gran  terror  y  un  miedo  por  la  vida  animan  a   aquellos  que  se  mantienen  en  segundo  plano  y  llevan  las  riendas  de  este  juego  de   títeres.  Los  tiempos  en  efecto  están  revueltos,  y  este  periodo  de  la  vida  del   mundo  camina  hacia  su  fin.  Mientras  que  la  noche  cósmica  comienza  a  extenderse   sobre  el  mundo  y  la  humanidad,  nuestra  esfera  de  vida  colectiva  e  individual  se   encuentra  envenenada  por  el  aflujo  de  estos  cantos  mágicos  naturales.  Todo  el   genero  humano  es  subyugado  sin  saberlo,  por  este  sutil  y  demoníaco  veneno.   Quisiéramos  recordaros  una  vez  más,  lo  que  ya  hemos  dicho  con  respecto  a  la   reacción  en  cadena  en  el  seno  del  proceso  de  revelación  alquímico  de  la   naturaleza,  proceso  en  el  cual  estamos  engranados,  en  el  cual  participamos   automáticamente  por  el  intermedio  de  nuestra  corporeidad.  Tomada  por  la  ilusión  y   nacida  de  la  ilusión,  nuestra  alma  piensa  por  clichés  o  se  entrega  a   especulaciones  excesivas.  La  misma  observación  se  aplica  a  nuestro  querer,  a   nuestras  aspiraciones  y  a  nuestros  actos.  La  reacción  en  cadena  que  comienza  en  el   éter  reflector  y  acaba  en  el  éter  químico,  engendra  el  movimiento  continuo  de  todo   lo  que  había  sido  puesto  en  acción  en  el  éter  reflector,  hasta  las  formas  en   cuestión;  todo  ello,  lo  repetimos,  se  efectúa  de  manera  automática.  Las   10             facultades  de  nuestro  aparato  sensorial  están  plenamente  sintonizadas  a  ello.   Nuestro  sistema  nervioso  en  su  mayor  parte,  a  fin  de  impedir  toda  desviación,   funciona  también,  automáticamente,  pues,  como  sabéis,  el  sistema  nervioso   simpático  escapa  al  control  de  nuestra  voluntad.  Por  último,  las  secreciones   internas  constituyen  por  su  parte,  un  sistema  de  antenas  que  no  solo  reciben   impresiones,  sino  también  fuerzas  y  mezclas.   En  la  vida  ordinaria,  ciertas  fabricas  producen  artículos  semi-­‐fabricados,   utilizados  por  otras  fabricas  que  entregan  artículos  terminados.  Ahora  bien,  en   nuestro  proceso  individual  séptuple,  alquímico,  de  revelación  y  de  transmutación   de  la  fuerza  en  materia,  la  humanidad  vive  casi  exclusivamente  de  productos  semi   terminados;  dicho  de  otra  manera,  vive  por  medio  de  mezclas  de  éteres,  preparados   según  recetas  perfectamente  elaboradas.  Existen  alimentos  para  cada  categoría  de   ilusión.  Científicamente  preparados  de  antemano,  es  suficiente  con  tragarlos.   Ya  hemos  mencionado  que  el  ser  "dialéctico"  ordinario  es  incapaz  de  controlar  por   si  mismo,  el  proceso  alquímico  séptuple,  pues  una  ley  de  la  naturaleza  no  se  lo   permite.  Si  fuera  posible,  cada  uno  crearía  su  propio  mundo  y  su  propia  esfera  de   vida,  en  el  sentido  absoluto  del  termino;  y  el  cosmos  desaparecería  en  una   violenta  deflagración.  Pero  por  medio  de  ejercicios  ocultos,  se  vuelve  posible   desarrollar  una  hipercapacidad  con  la  ayuda  de  la  cual  este  control  podría,  en   parte,  tomar  forma.  Tal  posibilidad  es  explotada  por  la  fraternidad  lamaística  con   la  finalidad  de  mantener  al  genero  humano  y  al  mundo  en  los  límites  del  esquema  de   revelación  dialéctico,  para  estar  en  condiciones  de  conservar  intacta,  su  propia   existencia.   ¿De  que  manera  se  realiza  esto?  ¡La  vida  dialéctica  comporta  una  inclinación   natural  a  cometer  automáticamente  el  suicidio!.  Una  disposición  tan  esencialmente   contraria  a  la  naturaleza  requiere  fatalmente  un  proceso  de  disolución  natural  y   de  destrucción.  Toda  ilusión  entraña,  al  cabo  de  cierto  tiempo  la  explosión.  Por   ello  la  caída  humana,  en  un  estado  contrario  a  la  naturaleza,  constituía  desde  el   origen,  un  estado  transitorio,  un  trayecto  en  forma  de  espiral  descendente  que   conducía  irremediablemente  y  de  nuevo,  hacia  la  libertad  y  la  resurrección   futuras,  provistas  de  una  suma  necesaria  de  experiencias  útiles.  Bajo  el  efecto  de  

esta  magia,  nuestra  existencia  en  el  campo  de  vida  natural  se  ha  vuelto  una  triste   y  sombría  prisión.   Por  esta  magia,  el  Ticket  trata  pues  de  alimentar  la  ilusión  del  hombre,   manteniéndolo  en  un  estado  de  sufrimiento  y  de  miseria  y  aportándole,  a  manera  de   consolación,  los  aspectos  seductores  de  una  pseudo  cultura.  El  conjunto  de  la   humanidad,  con  sus  infinitos  matices,  sufre  esta  magia.   Los  pensamientos  son  fuerzas  que  revisten  una  forma;  como  tales,  son  productos   semi  terminados,  compuestos  etéricos  de  toda  naturaleza.   Cuando  los  pensamientos  encuentran  su  expresión  en  un  libro  o  en  una  exposición,   volviéndose  a  continuación  objetos  susceptibles  de  acaparar  vuestra  atención,   entráis  en  contacto  con  los  productos  semi  terminados  de  su  autor  y  vuestros   pensamientos  se  encuentran  sintonizados  para  asimilarlos.  Cuando  existe  una  cierta   conformidad  entre  vuestra  manera  de  pensar  y  la  del  escritor,  absorbéis  el   producto  semi  terminado;  penetra  entonces  en  vuestro  campo  respiratorio,  en   vuestra  aura,  y  ejerce  su  influencia  sobre  vuestro  sistema  vital;  este  se   encuentra  entonces  sintonizado  como  un  diapasón  sobre  una  longitud  de  onda   determinada,  la  onda  de  los  pensamientos  transmitidos,  y  vuestra  sangre  es  unida  a   ello.  El  autor  de  estos  pensamientos  ya  no  tiene  necesidad,  desde  entonces,  de   escribir  un  libro  o  un  artículo;  ya  no  tiene  necesidad  de  dirigirse  a  un   auditorio,  con  el  fin  de  influenciaros.  Le  bastará  con  emitir,  de  vez  en  cuando,   pensamientos  exactamente  sintonizados  con  vuestro  tipo  receptivo,  conforme  a   vuestra  ilusión.  Permanecéis  así  encadenados  a  la  rotación  de  la  rueda.   La  razón  por  la  que  os  hablamos  de  la  temible  imitación  lamaística  del  método  de   salvación   11   de  los  Lohans,  ¿se  os  presenta  ahora  con  la  suficiente  claridad?  ¿habéis   comprendido  el  hecho  de  que  la  Ciencia  Sagrada  de  la  Obra  Divina  de  Amor  realizada   por  los  Lohans  en  un  auto  sacrificio  permanente  por  la  liberación  de  la  humanidad,   es  imitada  por  el  lamaísmo  con  el  fin  de  oprimir  a  esta  misma  humanidad?   A  partir  de  su  poderoso  foco  situado  en  el  TECHO  del  MUNDO,  la  más  formidable   fabrica  de  productos  semi  terminados  imaginable,  la  fraternidad  lamaística,  día   tras  día  y  noche  tras  noche,  emite  haces  irradiantes  de  pensamientos  sobre  el   conjunto  de  la  humanidad.  Todos  estos  haces  encadenan  a  la  humanidad  a  la  rueda  y   al  reforzamiento  del  proceso  "séptuple  dialéctico"  del  mantenimiento  del  orden   natural  no  divino.  Los  lamas  tibetanos  están  obligados  a  contribuir  a  ello,  pues   estas  fuerzas  tienen  su  origen  en  la  misma  cadena  séptuple  y  en  la  misma  escala   alquímica  séptuple.   Quizás  sabéis  como,  en  palabras,  por  la  literatura,  el  arte  o  la  ciencia,  la   psique  de  cada  uno  es  vaciada  en  uno  de  estos  moldes  innumerables;  pero  todos   tienen  una  particularidad  común:  son,  de  hora  en  hora,  cada  vez  más  estrechamente   atornillados  a  la  rueda  de  la  ilusión.  ¡Pero  lo  que  quizás  ignoráis  aún,  es  que   todas  estas  fuerzas  exteriores  son  manifestaciones  de  la  magia  soberana  del  TECHO   del  MUNDO!   después  de  haber  expuesto  claramente  los  "medios",  vamos  a  explicar  ahora  lo  que   esta  magia  es  capaz  de  realizar.   Al  final  de  este  capítulo,  el  lector  estará  en  medida  de  comprender  que  los   pensamientos  constituidos  de  mezclas  de  éteres,  como  productos  semi  terminados  

destinados  a  objetivos  precisos,  pueden  no  únicamente  ser  emitidos  o  irradiados,   sino  que  realizan  necesaria  y  forzosamente  una  acción  en  la  existencia  de  sus   mismos  creadores.  Así  la  intoxicación  mental  permanente,  impuesta  a  la  humanidad,   produce  una  formidable  auto  intoxicación  entre  estos  magos.  Dicho  de  otra  manera:   el  destino  de  estar  encadenado,  infligido  a  la  humanidad,  se  vuelve  ipso  facto  el   destino  de  la  fraternidad  lamaística.  Toda  esta  inmensa  miseria  del  genero  humano   así  creada,  alcanza  de  regreso,  a  aquellos  que  la  provocan  ...  y  esto  porque  no  es   posible  hacer  marcha  atrás  en  este  camino  fatal.  El  temor  y  el  instinto  de   autodefensa  obligan  a  la  fraternidad  lamaística  a  continuar  su  obra,  a  esforzarse   en  crear  una  cultura,  a  elevar  a  la  humanidad,  a  conducir  al  mundo  a  un  nivel   superior,  a  dar  al  genero  humano  una  "evolución  más  marcada".  Por  ello  dicha   fraternidad  debe,  por  medio  de  una  actividad  poderosa  e  incesante,  esforzarse  en   ganar  la  batalla  contra  una  más  alta  comprensión  que  permitiría  a  los  hombres   atravesar  el  secreto  de  sus  intenciones.  Esta  es  también  la  razón  por  la  cual  esta   fraternidad  desea  algo  imposible  que  se  opone  a  la  ley  de  la  naturaleza:  quiere   que  la  humanidad,  que  pertenece  a  esta  naturaleza,  alcance  el  plano  súper  humano.   La  fraternidad  lamaística  prosigue,  con  este  fin,  un  destino  tal  como  lo  describe   Nietzsche,  en  su  "Zaratustra"  y,  finalmente,  en  el  paroxismo  del  furor  se  verá   obligada  a  exclamar  con  desesperación:  "¡Oh  Cristo,  la  Victoria,  pese  a  todo,  es   Tuya!"   Se  vuelve  así  totalmente  claro  que  toda  la  humanidad  se  encuentra  en  peligro   permanente  a  causa  del  curso  del  destino,  que  se  origina  de  este  espasmo  de  auto   defensa  organizada.   12   IV  EL  METODO  LAMAISTICO  DE  DOMINACIÓN  DEL  MUNDO  (continuación)   Las  reflexiones  precedentes  nos  harán  comprender  mejor  que  las  aplicaciones  de  la   magia,  en  la  vida  dialéctica,  solo  son  posibles  en  el  marco  del  esquema  de   manifestación  terrestre  séptuple.  Como  hemos  dicho  justamente,  el  mago  puede   actuar  por  medio  de:   -­‐los  sólidos,  -­‐los  líquidos,  -­‐los  gases,  -­‐el  éter  químico,  -­‐el  éter  vital,   -­‐el  éter  luz  y   -­‐el  éter  reflector.  El  éter  reflector  es  la  materia  primera  más  importante,  pues   contiene  todas  las  posibilidades  de  manifestación  de  la  forma.  Así  todos  los   elementos  de  densidad  más  acentuada,  son  mezclas  de  sustancia  original.   La  sustancia  original  es  extremadamente  tenue.  Se  sitúa  en  el  límite  de  la   percepción   13   humana.  Se  habla  del  éter  reflector  pues  esta  sustancia  posee  entre  otras,  la   facultad  de  retener  y  de  reflejar  las  ideas.  Esta  cualidad  es  utilizada  por  la   fraternidad  lamaística  para  asegurar  su  dominio  sobre  la  humanidad.   Los  cuatro  éteres  tienen  características  muy  definidas,  a  lo  largo  de  las  cuales   se  desplazan.  Ahora  bien,  a  ciertas  horas,  y  bajo  ciertas  constelaciones   planetarias,  las  corrientes  en  cuestión  se  desplazan  vigorosamente  de  Este  a   Oeste.  Además,  ciertas  horas  y  la  influencia  de  las  constelaciones   correspondientes,  revelan  ser  más  propicias  que  otras  para  gravar  las  ideas  en  el   éter  reflector.  Durante  estos  momentos  especialmente  favorables  a  efecto  de  la  

conducción,  unas  corrientes  de  ideas  de  todo  tipo  se  propagan  a  gran  velocidad  a   partir  del  TECHO  del  MUNDO.  Así  el  éter  reflector  es  impregnado  de  ciertas  ideas   y,  contaminado  de  este  modo,  expande  una  atmósfera  determinada  prácticamente  a   través  del  mundo  entero.   Los  diferentes  centros  del  cerebro  del  hombre,  principalmente  la  glándula  pineal,   son  sensibles  a  la  influencia  de  este  éter  reflector.  Así  pues  puede  decirse  con   certeza  que  todas  las  ideas  con  las  que  el  éter  reflector  está  impregnado,  son   "fotografiadas"  por  el  cerebro  de  los  hombres  sensibles  a  este  genero  de   fenómenos.   Si  poseéis  alguna  noción  en  cuanto  al  funcionamiento  de  la  televisión,  no   ignorareis  que  las  imágenes  están  compuestas  de  algunos  segmentos  o  de  un  gran   número  de  segmentos,  imágenes  de  una  textura  fina  o  grosera,  pueden  ser   transmitidas  a  distancia.  De  la  misma  manera,  las  imágenes  transmitidas  hacia  el   cerebro  humano,  por  el  canal  del  éter  reflector,  pueden  ser  distinguidas  y   clasificadas  en  imágenes  de  elevada  vibración  por  los  cerebros  cultivados,  y  a  una   velocidad  más  lenta  por  los  cerebros  menos  refinados  e  incultos.  Estas  imágenes   pueden  ser  transmitidas  directamente  a  los  sentidos,  a  la  inclinación  y  a  los   instintos  del  hombre,  pero  también  pueden  presentar  un  carácter  religioso,  oculto   ,  humano  o  más  general.   Cuando  el  espíritu  humano  es  tocado  por  este  genero  de  impresión,  ello  se   transmite,  en  la  mayoría  de  los  casos,  a  nuestra  conciencia.  Si  la  impresión  se   armoniza  con  el  tipo  de  nuestra  ilusión,  respondemos  a  ello  con  pensamientos   reflejados.  Dicho  de  otra  manera,  proyectamos  alternativamente  hacia  el  éter   reflector,  nuestras  reacciones  a  la  impulsión  recibida;  así  pues,  cuando  la   corriente  regresa  hacia  sus  emisores  de  origen,  es  posible  verificar,  por  medios   técnicos  ocultos,  cual  ha  sido  el  resultado  de  la  radiación  emitida.   Una  vez  establecido  el  contacto  de  la  manera  descrita,  el  proceso  de  influencia   continua.  Se  dice  a  veces  de  una  persona  tal  "que  se  ha  calentado"  con  respecto  a   una  idea;  Ahora  bien,  este  "calentamiento"  se  produce  de  verdad  pues,  cuando  el   pensamiento  impregna  nuestro  cerebro  y  alcanza  nuestra  conciencia,  toca  al  mismo   tiempo  nuestra  sangre  y  engendra  con  ello  un  cierto  calor.  Es  necesario  ver  en   ello,  la  actividad  del  éter  reflector  que,  manifestándose  en  la  sangre,  hace  del   hombre  una  fuente  independiente  de  calor.  Es  igualmente  el  éter  luz  el  que  vuelve   posible  el  funcionamiento  ordinario  de  los  órganos  de  los  sentidos,  tales  como:  la   vista,  el  oído,  el  gusto,  el  olfato  y  el  tacto.  El  ojo  es,  también,  conservado  por   las  fuerzas  del  éter  luz.   Ahora  podéis  comprender  lo  que  ocurre.  Cuando,  después  de  los  resultados,  se   vuelve  claro  que  la  primera  actividad  en  el  éter  reflector  ha  sido  coronado  por  el   éxito  y  que  muchas  de  las  marionetas  han  sido  contaminadas  por  la  idea   transmitida,  la  fraternidad  lamaística  prosigue  su  obra.  Por  medio  de  rituales   sabiamente  elaborados,  es  establecida  una  unión  por  las  ondas  del  éter  luz.  Estos   ritos  son  repetidos  diariamente,  en  varias  ocasiones,  en  miles  de  monasterios  y   templos.  Este  éter  luz  es  producido  por  medio  de  danzas  mágicas,  de  música,  de   mantrams,  de  incienso  y  de  concentración.  Desde  que  la  corriente  "pasa",  es   dirigida  de  Este  a  Oeste,  de  la  misma  manera  que  anteriormente.  Esta  corriente  va   dirigida  de  manera  natural  a  los  que  ya  recibieron  la  primera   14   acometida,  según  la  ley  de  atracción  de  las  fuerzas  iguales.  Simultáneamente,  la   primera  actividad  mental  es  repetida  con  una  gran  energía,  pues  la  repetición,  la   repetición  incesante,  una  continuación  ininterrumpida  del  bombardeo  es  una  de  las  

armas  más  poderosas  del  ocultismo.   Podemos,  ahora,  ver  con  precisión  lo  que  es  esto.  Si  el  hombre  fuera  dejado  a  sus   propios  dispositivos,  en  tanto  que  ser  que  forma  parte  de  una  masa,  como  una   bestia  en  un  rebaño,  entonces  la  impulsión  mental  desaparecería  rápidamente.  Pero   siendo  la  impulsión  incansablemente  repetida  y  acompañada  por  un  flujo  de  éter  luz   inyectado  con  un  resultado  tal  que  ciertos  hombres  literalmente  "se  calientan"  ,   se  ve  la  consecuencia  de  la  impulsión  que  sufren.  Dicho  de  otra  manera:  por  medio   de  la  proyección  de  la  idea  y  de  la  inyección  de  éter  luz,  todo  el  sistema  cabeza-­‐   corazón  (la  parte  más  importante  de  nuestra  corporeidad,  aparte  de  nuestra   conciencia)  se  encuentra  aprisionada.   Toda  la  idea  completa  de  los  emisores  circula  en  lo  sucesivo  en  la  sangre  y  si  la   calienta,  está  última  se  vuelve  inmediatamente  móvil  y  muy  activa.  "Calentarse  con   respecto  a  una  idea  significa  que  el  pensamiento  ha  sido  aferrado  por  la  idea".   "Tener  el  corazón  caliente  en  la  labor  implica  que  el  corazón  está  en  el  mismo   estado".  La  consecuencia  de  estos  dos  estados  es  que  toda  la  percepción  del  hombre   y  el  funcionamiento  de  sus  sentidos  son  instintivamente  sintonizados  con  la  idea   transmitida,  pues  el  éter  luz  produce  y  alimenta  nuestro  sentido  de  la  vista,  no   únicamente  fisiológicamente,  si  no  también  psicológicamente.  Ser  sensible  a  las   impulsiones  mágicas  del  éter  luz  significa  en  verdad,  que  nuestras  manos  y   nuestros  pies  son  atados,  que  nuestra  vista  es  desviada  de  la  realidad  y   sintonizada  enteramente  con  las  intenciones  del  objetivo  que  nos  es  impuesto  por   la  fuerza  de  la  que  sufrimos  la  influencia.   Somos  entonces  degradados  hasta  volvernos  lo  que  se  nos  pide;  henos  aquí  como   animales  humanos  dirigidos  como  perros  policías.   Cuando  un  hombre  es  alcanzado  por  la  inyección  de  éter  luz  causada  primeramente   por  la  magia  del  templo,  el  proceso  se  desarrolla  a  una  velocidad  supersónica.  En   esos  casos,  las  impulsiones  del  éter  vital  y  del  éter  químico  generalmente  ya  no   son  necesarias.  Consejos  y  directivas  son  suficientes.  Estos  son  suministrados  al   hombre  por  unas  criaturas  de  segundo  plano,  apareciendo  en  tanto  que  autoridades,   portavoces,  escritores,  o  trabajando  en  sus  parroquias.  El  equipo  cerebro   sensorial  mágicamente  condicionado  del  hombre,  reaccionará  entonces  siguiendo  las   directivas  y  los  consejos  recibidos,  creyendo  que  lo  hace  según  su  propia  voluntad   y  sus  propias  impulsiones.  En  realidad,  realiza  como  un  autómata,  todo  lo  que  es   exigido  de  él,  desde  el  TECHO  del  MUNDO.   El  éter  vital  controla  la  propagación  de  la  especie  y  supervisa  las  energías  de  la   propagación.  sabéis  que  la  teología  y  la  filosofía  de  la  moral  indican  al  hombre   como  debe  vivir  y  trabajar  en  vista  de  la  propagación  de  la  especie.  Ahora  bien,   si  podéis  observar  las  cosas  más  profundamente,  y  no  desde  el  único  punto  de  vista   biológico,  comprenderéis,  después  de  lo  que  precede,  que  cuando  nuestra  vista  es   paralizada  por  inyecciones  de  éter  vital,  basta  con  tener  alguna  pobre  autoridad   conforme  a  nuestro  estado  visionario  artificialmente  despertado,  a  fin  de  que  sea   "dinamizado"  y  "mantenido"  como  conviene  al  proceso  de  adherencia.  Trabajamos   desde  entonces  en  la  extensión  y  la  propagación  de  lo  que  pensamos  que  son   nuestras  ideas,  nuestras  sensaciones  y  nuestras  aprensiones,  o  bien  designamos  a   otro  para  hacerlo.  Un  instinto  de  propagación  se  extiende  sobre  nosotros,   despertado  y  alimentado  por  el  flujo  de  éter  vital,  atraído  por  nuestras  propias   reacciones.  Este  instinto  de  propagación  es  un  instinto  de  conservación  y,  desde   el  punto  de  vista  psicológico,  se  demuestra  esencialmente  sexual,  conservador,   primitivo  y  tenaz.   Nos  volvemos  literalmente  esclavos  y,  desde  abajo,  propagamos  exactamente  lo  que   nos  ha  

15         sido  ordenado  propagar  a  consecuencia  de  la  actividad  primaria,  que  proviene  del   exterior,  que  nos  ha  tocado.  La  cadena  es  cerrada.  Para  asegurarse  una  mayor   seguridad,  la  autoridad  se  mantiene  los  ojos  abiertos  y  vigila  el  estado  del  éter   químico,  lo  que  les  permite  sacar  de  los  alimentos  y  de  decidir  la  calidad  de  los   alimentos  que  nos  son  necesarios  en  un  momento  dado.  Gracias  al  tipo  de  alimento   prescrito  por  la  autoridad  y  al  uso  de  narcóticos,  el  estado  existencial  del   hombre  se  encuentra  confinado  en  un  estrecho  circulo.  Pues,  en  realidad,  el  valor   del  alimento  está  determinado  no  por  su  origen  (es  decir  de  un  reino  cualquiera  de   la  naturaleza),  sino  en  función  de  los  éteres  químicos  respectivos,  presentes  en   las  mezclas  sin  número,  así  como  en  los  diferentes  aceites  etéricos.   Desde  ese  momento,  la  fraternidad  lamaística  solo  tiene  una  preocupación:  velar   porque  el  éter  químico  suspendido  por  encima  de  nuestras  regiones  sea  de  una   calidad  especifica.  Los  animales,  las  plantas  y  los  frutos  que  contienen  este  éter   nos  sirven  de  alimento  o  son  absorbidos  por  nuestro  organismo  de  una  u  otra   manera,  el  éxito  descontado  por  la  precitada  fraternidad  se  encuentra  así   asegurado.   sabéis  que  algunas  naciones  crecen,  mientras  que  otras  diezman  rápidamente.  La   causa  de  este  fenómeno  reside  en  la  estrategia  oculta  que  lleva  al  estado  deseado   el  campo  de  éter  vital  por  encima  del  país  en  cuestión.   Conviene  ser  concisos  a  pesar  de  todo  lo  que  podríamos  aún  deciros.  Precisemos  por   lo  tanto  la  razón  del  celibato  impuesto  a  los  sacerdotes  subordinados  al  orden  de   los  "bonetes  amarillos"  y  a  otras  ordenes  religiosas  del  mismo  tipo,  que  ejercen   su  actividad  en  este  mundo.  Contrariamente  a  lo  que  podríamos  suponer,  no  son  los   motivos  de  castidad,  ni  los  de  un  desarrollo  más  elaborado  los  que  predominan.   Cuando  las  funciones  del  éter  vital  son  suprimidas  forzadamente,  un  impulso   aumentado  del  instinto  de  procreación  se  despierta,  pero  que  se  manifiesta  de  una   manera  inesperada.  La  histeria  fanática  de  un  celo  convertido  crea  un  estado  que   puede  incitar  a  las  entidades  consideradas  a  cometer  cualquier  cosa.  El  frenesí  de   la  persecución  religiosa  ha  sido  desencadenado  de  esa  manera  y  repetidamente  ha   hecho  manar  la  sangre  a  mares.  Esta  es  la  razón  por  la  que  han  sido  inyectadas   concentraciones  de  éter  vital  a  los  voluntarios  del  celibato  forzado.  Sin  esta   condición  los  resultados  esperados  no  hubieran  sido  posibles.  Siendo   peligrosamente  contagioso  un  frenesí  tal,  un  solo  fanático  está  en  condiciones  de   arrastrar  a  todo  un  grupo  de  exaltados  a  acciones  desconsideradas;  este  es  un   proceso  en  el  que  la  sexualidad  juega  un  gran  papel.   Acabamos  de  daros  un  resumen  general  de  la  funesta  imitación  que  hace  el  lamaísmo   de  la  obra  de  salvación  asegurada  por  los  Lohans.  Quisiéramos  concluir  diciéndoos   que  la  crisis  que  sacude  nuestra  época  y  el  curso  natural  de  las  cosas  en  los   reinos  terrestres  van  a  engendrar  una  resistencia  contra  la  magia  de  los  lamas  que   está  en  vías  de  alcanzar  el  punto  culminante  de  su  poder.   Esto  anuncia  el  comienzo  de  su  declive  y  de  su  proceso  de  desintegración.   16   V   CONCLUSIONES  Y  REFLEXIONES   La  humanidad  se  encuentra  al  alba  de  una  era  totalmente  nueva  del  desarrollo  de  la  

revolución  cósmica,  espiritual  y  atmosférica  en  la  cual  ya  hace  algunos  años  que   entramos.   Las  exposiciones  que  preceden  han  permitido  darse  cuenta  de  la  influencia  que   posee  el  Tíbet,  en  tanto  que  catalizador  de  las  fuerzas  ligadas  a  la  tierra,  y   cuan  encadenadas  mantienen  estas  fuerzas  al  mundo  y  a  la  humanidad  en  la  tristeza   y  la  pena.  Ahora  bien,  con  la  evolución  de  las  cosas,  esta  plaza  fuerte  es   atacada,  a  consecuencia  de  lo  cual  la  concentración  de  las  fuerzas  que  nos   dificultan  es  reducida  a  la  nada  en  el  curso  de  un  proceso  que  tendrá  importantes   y  numerosas   17   consecuencias.  Es  evidente  que  la  fraternidad  lamaística  intentará  reagrupar  las   fuerzas  dispersas,  tentativa   que  acarreará  ineluctablemente  una  producción  intensiva  de  fuerzas  etéricas.  La   esfera  química  del  mundo  material  está  poblada  por  diferentes  formas  de  vida;  es   lo   mismo  en  lo  que  concierne  al  mundo  del  más  allá.  Esta  lucha  formidable  por  la   existencia  adoptará  cada  vez  más  el  carácter  de  un  campo  de  auto  defensa.  La   fraternidad  lamaística,  por  medio  de  la  magia,  tratará  de  aumentar   artificialmente,  hasta  un  calor  febril,  la  tensión  tempestuosa  de  los  nervios  que   ha  predominado  en  el  mundo  durante  tanto  tiempo,  con  la  finalidad  de  incitar  a  la   humanidad  a  acciones  abyectas  que  serán  a  continuación  amargamente  lamentadas.   Si  esta  tentativa  fracasa,  tal  como  esperamos  y  creemos,  se  desarrollará  en  el   seno  de  la  fraternidad  lamaística  un  estado  de  crisis  que  provocará  actos   desesperados.  Estos  se  manifestarán  por  fenómenos  ígneos  violentos  en  la   atmósfera,  resultando  de  el  formidable  forzamiento  de  la  voluntad  de  los  magos  que   imponen  sus  imperativos  a  la  humanidad.   Os  hemos  explicado  de  que  manera  las  ideas  pueden  ser  injertadas  en  el  éter   reflector;  quisiéramos,  ahora,  deciros  como  el  trabajo  es  efectuado  por  la   fraternidad  lamaística.   Nosotros  también  gravamos  sin  cesar,  pero  sin  ningún  forzamiento,  nuestros   pensamientos  en  el  éter  reflector.  Sin  embargo  nuestra  actividad  (casi  siempre   descontrolada)  del  pensamiento  no  tiene  una  influencia  tan  fuerte  como  la   anteriormente  descrita.  Los  magos  lamas  realizan  su  obra  por  medio  de  la   concentración  consciente  de  la  voluntad.  Las  ideas  a  transmitir  son  incorporadas   al  éter  todo  lo  solidamente  posible  con  la  ayuda  de  la  voluntad  y  dirigidas  hacia   el  objetivo  asignado.  La  voluntad  es  un  fuego  devorador.  la  voluntad  es  la  fuerza   mágica  más  notable  que  existe  en  el  hombre.  la  voluntad  de  un  hombre  es  su   capacidad  más  poderosa,  sobretodo  para  obrar  en  el  éter  reflector,  lo  que  la   vuelve  peligrosa  en  el  sentido  de  que  arriesga  a  escapar  de  nuestro  control.   ¿No  es  este  el  caso  más  frecuente  para  nosotros?  ¡Cuanto  perjuicio,  causado  muy   frecuentemente  por  falta  de  control  de  si  mismo!   Pero  si  es  verdad  que  la  voluntad  y  su  magia  están  sometidas  a  leyes  muy   definidas,  no  están  menos  limitadas  por  leyes  naturales.  Así  el  éter  reflector,   siendo  un  fuego  cósmico,  puede  ser  forzado  por  la  magia  de  la  voluntad.  la   consecuencia  de  ello  será  una  reacción  en  cadena  de  diversos  fenómenos  ígneos  en   la  atmósfera,  descritos  en  los  mitos  como  el  ataque  de  millares  de  salamandras,   entidades  que  moran  en  el  éter  reflector  y  en  el  éter  luz.  

Este  fuego  modifica  a  su  vez  la  composición  de  la  atmósfera,  exigiendo  por  parte   de  la  humanidad  reacciones  muy  particulares.  Los  cambios  cósmicos  serán   perturbados.  El  interior  de  la  tierra  vomitará  fuego  y  llamas  y  surgirán  muchos   otros  acontecimientos,  que  no  pueden  ser  mencionados  en  el  marco  de  esta   exposición.   ¡Todo  lo  que  acaba  de  ser  dicho  puede  hacer  plantearse  muchas  preguntas!  ¿Como  es   posible  que  la  fraternidad  lamaística,  haciendo  prueba  de  una  inteligencia  tal,,   se  permita  llevar  las  cosas  tan  lejos?  Sin  duda,  esta  fraternidad  conoce  mejor  que   cualquiera,  las  consecuencias  de  la  violación  de  las  leyes  naturales.   ¿Que  es  lo  que  puede  provocar  en  estos  magos  un  pánico  tal?  Seguramente  no  temen  a   los  Lohans,  puesto  que  este  grupo  de  servidores  de  Dios  no  se  venga  y  no  busca   ningún  conflicto.   ¡No!  La  fraternidad  de  los  lamas  está  llena  de  un  temor  mortal,  a  causa  de  otra   fraternidad  de  magia  muy  poderosa,  que,  según  la  realización  de  los  destinos  del   Universo  es  guiada  en  sus  actividades  por  una  actitud  y  un  objetivo  muy  diferente.   Es  igualmente  una  fraternidad  de  naturaleza  dialéctica  pura,  pero  que,  expandiendo   la  idea  de  una  paz  absoluta,  opone  un  contraste  total  en  relación  a  las   impulsiones  lamaísticas  de  miedo,  caos  y  pensamientos  belicosos.  Mientras   18   que  las  impulsiones  grabadas  en  el  éter  por  la  fraternidad  lamaística  se  desplazan   de  Este  a  Oeste,  la  otra  fraternidad  dirige  sus  flujos  de  poder  siguiendo  el  eje   Norte-­‐Sur,  con  resultados  totalmente  contrarios.   Recalquemos  con  fuerza,  que  esta  fraternidad  que  ha  desenterrado  el  hacha  de   guerra  contra  su  enemigo  lamaístico,  no  presenta  ningún  carácter  común  con  la   Orden  de  los  Lohans.  Su  aparición  es  la  consecuencia  de  una  ley  natural  que   gobierna  los  dominios  de  vida  terrestres;  toda  acción  entraña  una  reacción;  una   fuerza  que  se  concentra  desencadena  una  contra  fuerza.   Nuestro  propósito  no  es  desarrollar  aquí  en  detalle  lo  que  se  debe  pensar  de  esta   misteriosa  contra  fuerza  tan  temida  de  los  lamas,  ya  que  esta  exposición  solo   tiene  un  objetivo:  lanzar  un  poco  de  luz  sobre  la  realidad  enloquecida  del  Ticket   de  los  lamas  contribuyendo  así  a  la  urgente  y  necesaria  comprensión  de  las  razones   profundas  que  dificultan  el  despertar  y  la  auto  liberación  del  genero  humano,   enredándolo  en  los  lazos  de  las  tinieblas,  de  la  tristeza  y  del  agotamiento.   Aquellos  que  en  una  cierta  medida,  se  dan  perfecta  cuenta  de  la  influencia   profundamente  trágica  de  todo  esto,  y  que,  conscientes  cada  vez  más  de  su   responsabilidad,  desean  sacudirse  el  yugo  de  esta  nefasta  influencia,  a  fin  de   poder  contribuir  a  la  obra  inmensa  de  la  liberación  del  genero  humano,  aquellos   muestran  el  camino  de  la  Liberación,  la  única  Vía  que  lleva  a  la  liberación  real   del  hombre.  Esta  Vía  permanece  abierta  y  acogedora  para  todos  aquellos  que  desean   tomar  la  mano  que  les  tiende  la  Fraternidad  Universal  del  Reino  Inmutable.   19    

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful