You are on page 1of 3

La Opera de pseudo- Mésué, es uno de los libros de base de los farmacéuticos (junto con el Antidotarium Nicolai).

Muchos inventarios hacen alusión a la presencia de un Eben Mesué. Este Mesué no tiene que ver con Yuhannah ibn Masawaih, médico persa del s. IX que vivía en Bagdad. Este libro se trata de una colección de compilaciones organizada según el modelo del Canon de Avicena. La primera parte o Canons universels es un tratado de materia médica. Le sigue un Antidotaire, más desarrollado que el de Nicolás (unas 571 fórmulas). Un desarrollo sobre la terapéutica, titulado Grabadin medicinarum particularium trata las enfermedades a capite ad calcem. La obra se termina por lo general con el De gradibus de al Kindi y a veces por indicaciones de metrología útiles para los boticarios. Las fórmulas de este libro se vuelven a encontrar en los libros de terapéutica posteriores y muchos medicamentos aparecen con la expresión secundum Mesue. Liber aggregatus in simplicis medicinibus, de autor desconocido que no puede ser Ibn Sarabiyun. Llamado Pseudo – Serapión. Es un compendio de simples y figura en algunas farmacias catalanas y menorquinas, pero es desconocido en Provenza, el Languedoc, Sicilia e Italia. LA FARMACOLOGÍA MEDIEVAL Desde el s. XIV hasta comienzos del XIX, la formulación y el empleo de los medicamentos tienen como base la doctrina del humorismo hipocrático. Esta doctrina sirve de marco intelectual a la medicina árabe y después a la medicina occidental. Se fundamenta filosóficamente en la división del mundo de un modo cuaternario.

PROPIEDADES TERCIARIAS El vocabulario se convierte en más farmacológico. seco y húmedo. FORMA SPECIFICA . La mayoría de estos medicamentos son solutivos. fundada en conocimientos empíricos y más sutiles de los simples. Las propiedades evocadas conciernen a los órganos o a efectos muy preciso. las drogas no se clasifican según la doctrina humoral sino según sus propiedades elementales y su grado. Las hace derivar de las cualidades primarias. se habían dado cuenta de las limitaciones de la doctrina humoral. un medicamento cálido en segundo grado podría cambiarse por otro cálido en el mismo grado. Muchas propiedades terapéuticas no se podían explicar sólo con las nociones de frío. La jerga es humorista. para no ponen en falta la doctrina humoral y conservar su coherencia. Los autores de la Antigüedad y sobre todo Galeno.Desde el s. calificándolas prudentemente de secundarias y terciarias. la prescripción hace alusión a la experiencia. Según la teoría. pero este razonamiento no se correspondía con la práctica. cálido. Este dualismo muestra la ambigüedad entre teoría y práctica. En las obras de medicina. facilitan la evacuación de los humores. Galeno emplea el término de propiedades específicas. XIII las propiedades específicas constituyen cada vez más el fundamento de la farmacoterapia. Los modos de clasificación adoptados hasta entonces se vuelven insuficientes.

. De qualitate compositionis. sin embargo dejaba de ser el dogma farmacológico universal. La utilización de determinados medicamentos encontraba su justificación en su forma specifica. que hacía derivar las propiedades secundarias de la primarias. La vieja doctrina hipocrático – galénica no había sido totalmente rechazada. sed est perfectio quam acquisivit materiam secundum aptitudinem que fuit ei acquisita ex complexione. El médico ya no necesitaba razonar en términos humorísticos para detener una hemorragia. Libre V. Tractatus specialis. sicut in magnete virtus atractiva. Avicena las convierte en esenciales e independientes: Forma specifica non est qualitates prime quas habet materia. Avicena. Canon.Al contrario que Galeno. neque est complexio que generatur ex eis.