El  peón  caminero.

 Cogiendo  olas  

2,4,147  7jun.13  

Re-comenzar

Valladolid.   Hoy   el   cuerpo   me   pide   escribir,   escribiros,   escribirme.   Una   especie   de   carta   para   mi   mismo   que   tal   vez   le   aproveche   a   alguien   más,   a   alguno   más.   Y   ahora   que   lo   pienso   puede  que  no  sea  el  cuerpo  y  sea  la  mente  quién  lo  pide  o  tal  vez   algo  más  interno.     Tal  vez  sea  sin  más  una  reacción  propia  a  mi  última  crónica   “Re-­‐inventarse”.   Ahora   reconozco   que   estaba   incompleta   y   que   rezumaba   enfado,   frustración   e   ira.   Visto   desde   un   poco   de   distancia  voy  hoy  a  cambiar  el  concepto  por  el  de  “RECOMENZAR”.   No   se   trata   de   re-­‐comenzar   de   nuevo   en   nuestra   actividad   profesional.   No   me   refiero   a   eso.   Bueno,   allá   el   que   quiera   o   pueda.   Me   refiero   más   bien   a   comenzar   de   nuevo   como   oportunidad  personal,  guardando  en  el  interior  toda  la  experiencia   vivida.   Re-­‐comenzar   implica   libertad,   re-­‐inventarse   implica   obligación.   Distinguir   entonces   entre   profesión   y   vida.   Distinguir   entonces  entre:  los  conocimientos  profesionales  y  la  oportunidad   de   aplicarlos,   y   nuestro   propio   planteamiento   vital.   Estos   momentos   de   crisis   económicas   generalizadas,   como   los   de   crisis   personales,   nos   obligan   a   entrar   en   el   cuarto   de   reflexión   y   averiguar   en   qué   y   cómo   queremos   emplear   nuestra   vida   futura.   Y   entiendo  que  hay  que  planteárselo  sin  red,  sin  base,  sin  prejuicio   alguno.  Planteárselo  de  nuevo  como  si  tuviéramos  18  años.     Decir   que   la   vida   es   un   camino   es   banal.   Pero   de   por   si   entender  la  vida  como  un  camino  conlleva  muchas  consecuencias   vitales   de   planteamiento.   Piénsese   en   ello   con   calma:   camino,   caminante,   caminero,   viajero,   turista,   peregrino,   extranjero,   paseante,   vagabundo,   viajante,…   Una   relación   de   ideas   que  
Jesús  Bezanilla  

Página

8  

El  Peon  caminero.  Cogiendo  olas  

reflexionadas   dan   muchas   variantes   y   pistas   vitales.   Por   mucho   que  seamos  sedentarios  con  casa  propia  (mas  bien  del  banco)  no   se  invalida  el  planteamiento  anterior.  Como  para  muchos  en  los  18   años  la  vida  se  plantea  abierta  en  canal,  aunque  ahora  muchos  ya   no  somos  del  todo  libres  individualmente  (siendo  eso  una  decisión   personal  que  alguno  puede  ver  replanteada  también).       Hoy   y   ahora,   a   la   vez   que   escribo   escucho   en   alto   volumen   y   en   soledad   a   Albinoni,   me   levanto   para   ver   viejos   libros   que   compré  hace  mucho.  Libros  que  me  han  transportado  a  otra  etapa   de   comienzo.   Una   luz   desde   el   pasado   que   parece   decirme:   “recuerda  que  esto  te  gustaba  y  no  lo  escogiste,  recuerda”.   Y   al   hojearlos   en   el   apacible   vaivén   de   la   música   de   Albinoni   (recuerdo   escuchar   música   con   los   cascos   en   alto   volumen   en   las   noches   en   la   soledad   del   aislamiento)   un   sentimiento  de  libertad  me  invade.  Es  el  sentimiento  de  la  libertad   de   poder   recomenzar.   No,   mejor,   es   el   sentimiento   de   poder   comenzar   de   nuevo.   De   saber   que   de   nuevo,   temprano   o   tarde,   tocará   decidir   futuros   pasos.   Todo   son   épocas   y   todos   somos   individuos  distintos.     Para   empezar   dibujaré   una   linterna   japonesa   de   1920,   que   aparece   en   un   libro   que   compré   en   Londres   allá   por   1990   en   un   mes  el  que  estuve  estudiando  inglés.  El  libro  me  encontró  en  una   gran  librería  un  sábado  .  Me  encontró  por  segunda  vez  pues  ya  se   lo   había   visto   a   un   profesor   de   la   universidad.   Japanese   style.   Ha   sido   todo   un   aldabonazo   en   mi   memoria   y   en   mi   subconsciente   más  interior  y  profundo.  Un  legado  de  paz  que  ha  llegado  desde  el   pasado.   Bonito   símbolo   que   sea   una   linterna.   Y   muy   curioso   que   está  en  la  página  63:  el  año  de  mi  nacimiento.       Aquí   va   para   empezar   mi   declaración   de   principio:   me   declaro  místico  trascendentalista.  Lo  he  sido  desde  hace  mucho  y   creo   recordar   que   todo   comenzó   con   Seneca.   Y   de   un   paso   vino   otro  paso  y  se  llegó  al  olvido  por  el  aluvión  que  supone  abrirse  al   mundo.   Esa   misma   tentación   que   el   demonio   planteo   a   Jesús.  
Jesus  Bezanilla  

Página

9  

El  peón  caminero.  Cogiendo  olas  

Todo   tiene   su   época   y   su   momento.   Reconozco   mis   traiciones   internas.   Esto   forma   parte   de   este   cuarto   de   reflexión.   No   cuestiono   mis   decisiones,   sólo   quiero   averiguar   si   continúan   vigentes  y  válidas.  Así  lo  veo  yo.       No  me  reconozco  español;  no  digo  que  no  lo  sea.  Pero  no   me  siento  español,  hablo  de  cultura.  Mis  lecturas  en  mi  etapa  de   formación   como   individuo   me   llevaron   por   derroteros   franceses,   ingleses,   americanos.   Solo   durante   una   muy   breve   etapa   la   vida   me   arrastró   en   su   corriente   el   sentirme   español.   No   tanto   orgulloso   de   decirlo   como   contento   de   no   ocultarlo.   Asi   que   por   ello   nunca   me   he   sentido   atado   a   la   tierra   como   raigambre   necesaria   de   sustento,   nunca   he   tenido   tampoco   esa   responsabilidad.     Las   casualidades   de   la   vida,   esas   casualidades   qué   nos   hacen   decidir   ¿son   realmente   casualidades?   No   creo   en   las   casualidades.  Soy  trascendentalista.  Y  en  eso  me  ratifica  Jung  con   su  sincronicidad.  Todo  estriba  en  que  no  sabemos  la  causa  última.   Esta   humildad   que   deviene   con   el   tiempo,   supera   la   frustración   de   edades   anteriores   y   sobretodo   más   jóvenes.   Algo   así   como   “los   caminos   del   señor   son   inescrutables”.   Pero   con   eso   y   con   todo,   las   circunstancias  nos  fuerzan  a  decidir.     Así   somos   todos   de   paradójicos,   que   en   plena   batalla   pedimos   tiempo   muerto   para   pensar,   y   sin   embargo   cuando   tenemos   todo   el   tiempo   del   mundo   no   nos   paramos   a   pensar.   El   tigre  de  nuestra  mente  nos  obliga  a  complicarnos  continuamente.   Intentamos   simplificar   y   en   cuanto   tenemos   un   cierto   éxito   la   mente   se   encarga   de   llenar   los   vacios   temporales   conseguidos   con   nuevas  ocupaciones.  Tenemos  un  cuerpo  mental  inmenso  y  nos  ha   hecho   creer   que   somos   nosotros.   Creemos   que   somos   nuestra   profesión   o   nuestros   estudios.   Es   una   libertad   que   hay   que   reclamar.    

Jesús  Bezanilla  

Página

10  

El  Peon  caminero.  Cogiendo  olas  

Es   una   pregunta   típica   de   estas   etapas   de   decisiones   vitales   laborales:   ¿vivir   para   trabajar   o   trabajar   para   vivir?   Todo   ha   estado   peleando   en   nuestra   contra   hasta   ahora   y   dentro   de   ese   vivir   se   han   incluido   cuestiones   que   no   deberían   de   estar   ahí.   Hemos   de   cambiar   los   verbos   para   entender   la   pregunta.   ¿qué   sucede  si  cambiamos  trabajar  por  ingresar  dinero?  ¿qué  sucede  si   no   asumimos   vivir   como   tener?   Los   verbos   tiene   también   otra   acepción  que  el  que  sabe  leer  entenderá  pero  que  ahora  no  viene   a  cuento.   Esa   es   la   pregunta   del   libro   de   Fromm   ¿ser   o   tener?   Y   es   una   pregunta   que   ciertamente   tiene   su   cosa.   Es   cierto   que   llegados   a   una   edad   ya   no   necesitamos   tanta   materia   a   nuestro   alrededor  que  den  sustento  vital  a  nuestros  sueños  (siempre  que   sean   nuestros   claro).   Pero   por   otro   lado   tenemos   ciertas   condiciones  de  contorno,  nuestra  propia  familia,  que  nos  obligan  a   ciertas  “necesidades”,  y  ahí  también  toca  trabajar.     No  estoy  hablando  de  vocación,  remuneración  o  prestigio,   pero  bastante  hay  también  de  eso.  Vocación  entendiendo  que  uno   se   gana   la   vida   haciendo   lo   que   le   gusta.   Remuneración   entendiendo  que  uno  se  gana  bien  la  vida.  Prestigio  entendiendo   que   uno   tiene   status   social   por   hacer   el   trabajo   que   hace.   En   estas   tres   cosas   cada   uno   se   maneja   como   puede   y   la   situación   actual   hace   que   ya   no   haya   interferencias   de   enmascaramiento   entre   ellas.     Me   refiero   a   algo   mas   profundo   en   inherente   a   nuestra   infraestructura  propia,  a  nuestro  propio  soporte,  a  nuestra  propia   base.   Con   la   edad   lo   normal   es   que   uno   asuma   que   uno   ingresa   dinero  para  vivir.  Siendo  este  vivir  un  concepto  mas  amplio  y  mas   profundo   que   cada   uno   definimos   según   nuestros   criterios   y   apetencias.   Como   norma   general   poco   tiene   que   ver   ya   con   el   tener   y   tiene   mas   que   ver   con   el   hacer   o   incluso   el   saber.   Es   por   eso  que  a  determinadas  edades  se  comienza  a  pintar,  a  escribir,  a   tocar   un   instrumento   o   a   participar   en   “cosas   atípicas”.   Quede  

Página

11  

Jesus  Bezanilla  

El  peón  caminero.  Cogiendo  olas  

claro   que   no   hablo   de   intentar   dar   al   reloj   hacia   atrás   manteniendo  el  cuerpo  “joven”  aunque  de  todo  hay.     Así   que,   puestos   a   decidir,   llega   un   momento   en   esta   crisis   existencial  en  el  que  uno  llega  a  plantearse:  si  tengo  que  volver  a   comenzar  de  cero  ¿por  qué  no  comenzar  desde  dónde  a  mi  guste?   Y  aquí  es  donde  sale  el  niño  que  llevamos  dentro,  o  salen  nuestros   recuerdos,  o  viene  la  pregunta  al  corazón  que  decían  Shakespeare   y  tantos  otros.     Y   tras   la   pregunta   de   ¿en   qué   puedo   recomenzar   mi   vida   profesional?   Uno   se   pregunta   ¿en   qué   quiero   desarrollar   el   resto   del   tiempo   de   mi   vida?   Para   los   hombres   esta   larga   crisis   económica   supone   una   nueva   crisis   de   los   40.   Puede   que   en   realidad  en  mi  caso  sea  la  crisis  de  los  50,  aunque  muy  influida  por   la  crisis  económica.     Para   terminar   entonces,   a   modo   de   conclusión,   dejemos   eso  de  re-­‐inventarnos  como  nos  sugiere  el  sistema  en  su  conjunto,   y  centrémonos  mas  en  re-­‐comenzar  nuestra  propia  vida.  No  es  un   borrón  y  cuenta  nueva  sino  más  bien  un  cruce  de  caminos.    
Aprovecha  el  día.   No  dejes  que  termine  sin  haber  crecido  un  poco,   sin  haber  sido  feliz,  sin  haber  alimentado  tus  sueños.   No  te  dejes  vencer  por  el  desaliento.   …   No  abandones  tus  ansias  de  hacer  de  tu  vida  algo  extraordinario   ...   Somos  seres  humanos  llenos  de  pasión,     La  vida  es  desierto  y  es  oasis,  nos  derriba,  nos  lastima,   nos  convierte  en  protagonistas  de  nuestra  propia  historia.   Aunque  el  viento  sople  en  contra,  la  poderosa  obra  continúa.   Y  tú  puedes  aportar  una  estrofa...   No  dejes  nunca  de  soñar,   porque  sólo  en  sueños  puede  ser  libre  el  hombre.   …   No  traiciones  tus  creencias,  todos  merecemos  ser  aceptados.   No  podemos  remar  en  contra  de  nosotros  mismos,  
Jesús  Bezanilla  

Página

12  

El  Peon  caminero.  Cogiendo  olas  

eso  transforma  la  vida  en  un  infierno.   Disfruta  del  pánico  que  provoca  tener  la  vida  por  delante.   Vívela  intensamente,  sin  mediocridades.   Piensa  que  en  ti  está  el  futuro,  y  encara  la  tarea  con  orgullo  y  sin   miedo.   …   La  sociedad  de  hoy  somos  nosotros,  los  "Poetas  Vivos".   No  permitas  que  la  vida  te  pase  a  ti,  sin  que  tú  la  vivas...  

Página
Jesus  Bezanilla  

13  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful