Universidades se sienten inconformes

LOS RECURSOS APROBADOS responden a la cifra que las universidades públicas habían solicitado, sin embargo, su aplicación no compensará los presupuestos de funcionamiento. Con dineros manejados por Colciencias y el Icetex, la U siente que se violará su autonomía. Ana María Chica Agudelo - Medellín | Publicado el 22 de octubre de 2009 Los 156.000 millones de pesos aprobados en el Presupuesto Nacional para las universidades es muy similar a lo solicitado por el Sistema Universitario Estatal, sin embargo la forma de entregarla "no es la que nosotros reclamábamos, ni la que las universidades públicas necesitan". Así lo manifestó Alberto Uribe Correa, rector de la Universidad de Antioquia, al conocer que el presupuesto aprobado por el Congreso de la República se entregará en su mayoría a dos órganos estatales: el Icetex y Colciencias. No habrá un peso adicional para funcionamiento, por lo que las reacciones a la modificación realizada por los ministerios de Hacienda y Educación a los recursos solicitados y su destinación no se hicieron esperar. La concentración de los dineros generó descontento en las 32 universidades públicas, al considerar que se está vulnerando la autonomía universitaria. Por Constitución son las universidades las llamadas a administrar esos recursos y "no en una centralización del gobierno", expresó Ángela González, gerente financiera de la Universidad Nacional. De lo que se había solicitado, 158.000 millones "plenamente identificados y justificados", se esperaba la entrega directa a la base presupuestal de las universidades. Para Colciencias e Icetex, son 100.000 millones, el resto del dinero se entrega por unos rubros que la gerente cuestionó. Uno de 42.000 millones de un descuento que les hacía el Estado a las universidades destinado al Icfes, no son nuevos según la funcionaria, porque ese presupuesto ya está en las instituciones. Cerca de 18.000 millones anunciados no son más que una deuda que tiene el gobierno por efecto del 10 por ciento de descuento en las matrículas para las personas que hacen uso del voto. Los recursos para investigación, explicó, se deben invertir en esto, no pagando servicios públicos.

Las convocatorias vía concurso por las que se accede a los dineros para investigación, dijo, "tienen amarrado un tema de contrapartida lo que termina haciendo que incurran en más gastos". Frente a los 70.000 millones que se van para el Icetex, el desconcertado rector de la Nacional, Moisés Wasserman sostuvo: "Esto pasa de ser un sofisma de distracción a ser un planteamiento cínico del Ministerio de Educación, porque todo el mundo sabe que la matrícula de los estudiantes de la universidad pública no es alta, así que la participación de nuestros estudiantes por estos recursos es mínima". Del fondo concursable por aumento de cobertura, no se tiene claro cómo y con qué criterios se repartirá garantizando la equidad regional. En este segundo episodio, como lo llamó el rector de la Tecnológica de Pereira, Luis Enrique Arango, "estaremos atentos a los criterios de distribución que se vayan a utilizar y de allí entraría a depender si la solución es satisfactoria o no desde el punto de vista individual". Para Uribe Correa, "se está partiendo de que las universidades no hacen buen uso de esos recursos". Wassserman consideró que por la forma en que salió aprobado el presupuesto para las universidades, no habrá ni un peso adicional para su funcionamiento. "Lo que se aprobó fue para otras cosas y manejado por otras instituciones que no son las universidades y eso no mejora el problema sino que lo acentúa", recalcó. Como los presupuestos de funcionamiento finalmente no se están compensando y el pedido del sistema no fue atendido, se está contemplando incluso la posibilidad de demandar el presupuesto. "Si no nos responden", dijo Wasserman, "realmente la única iniciativa que nos queda es ir a una corte muy alta, como la Corte Constitucional, para que le explique al Gobierno Nacional cuál es el espíritu de la ley". Como no se dio una solución de fondo a la situación, en 2011 las universidades tendrán los mismos problemas y desde ahora no saben cómo van a pagar la nómina. Para los rectores, a pesar de la aprobación, la discusión continuará.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful