LA MEDICINA BASADA EN LA EVIDENCIA (MBE) DESMITIFICA LOS EFECTOS SECUNDARIOS DE LOS ANTIGUOS ANTICONCEPTIVOS ORALES Y DEMUESTRA LOS EFECTOS

BENEFICIOSOS DE LOS ACTUALES DE BAJA DOSIS
• • Los datos actuales sugieren que los anticonceptivos orales incrementan la densidad ósea y mejoran el acné. Esta Guía Práctica en Anticoncepción Oral Basada en la Evidencia va a despejar las dudas existentes en la anticoncepción hormonal oral.

Saludpress. Madrid, 6 de junio de 2003.- La medicina basada en la evidencia demuestra que los efectos beneficiosos de los anticonceptivos se mantienen en aquellos con baja dosis y que presentan un mayor perfil de seguridad. Además, gracias a la MBE los profesionales pueden analizar materiales complicados, de manera que se tomen las mejores decisiones clínicas posibles para los pacientes. Así lo ha asegurado el doctor Rafael Sánchez Borrego, Director Médico de la Clínica Diatros de Barcelona y uno de los autores de la Guía Práctica en Anticoncepción Oral Basada en la Evidencia. "Asimismo, -señala este especialista- permite comprender las limitaciones de un estudio, reconocer los sesgos, extraer información y sacar las conclusiones más apropiadas ". Según el doctor Oscar Martínez, también autor de esta Guía y Adjunto del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Gregorio Marañón, "con la MBE se han racionalizado todas las publicaciones y opiniones extrayendo aquellas mejor fundamentadas y planteando de una forma científica las diversas facetas del tratamiento anticonceptivo". Todo ello queda reflejado en esta Guía Práctica en Anticoncepción Oral, que es considerada como una valiosa herramienta para todos los profesionales interesados en la salud de la mujer, dentro del marco de la anticoncepción al abordar aspectos tan relevantes como los beneficios contraceptivos y no contraceptivos, las interacciones de los anticonceptivos orales, el uso de anticonceptivos orales en mujeres con patologías asociadas –cáncer, SIDA, diabetes, hepatitis, asma, etc..., anticoncepción postcoital de emergencia así como la nota informativa de la Agencia Española del Medicamento sobre el uso de anticonceptivos orales. “El objetivo fundamental de la elaboración de esta Guía–explica el doctor Rafael Sánchez Borrego-, ha sido intentar recoger las máximas evidencias actuales sobre

anticonceptivos hormonales orales que ayuden a tomar las decisiones más acertadas para resolver los problemas que se nos presentan en la práctica médica diaria. Con esta Guía basada en la evidencia se va a conseguir despejar todas las dudas existentes en la anticoncepción hormonal oral." Perspectiva de la anticoncepción En la actualidad, se dispone de numerosos anticonceptivos con escasos efectos secundarios. Los datos actuales sugieren que los anticonceptivos orales incrementan la densidad ósea y mejoran el acné. "Para poder reducir los posibles efectos secundarios -dolor mamario, cefalea, irritabilidad- es muy importante conocer la dosis de hormonas por píldora, porque no siempre el cambio en el componente gestagénico redunda en una disminución de estos efectos", subraya el doctor Martínez. El ginecólogo estima que un anticonceptivo con la dosis justa es aquel que presenta un equilibrio en su composición, combinando un gestágeno con baja dosis de estrógeno (etinilestradiol). La experiencia clínica ha demostrado que la combinación de levonorgestrel -el gestágeno más utilizado y estudiado en anticoncepción con amplios estudios clínicos y con más de 3.000 millones de ciclos de experiencia en todo el mundo- y etinilestradiol a dosis baja, ofrece una buena eficacia anticonceptiva con un buen perfil de seguridad. El anticonceptivo de las nuevas usuarias En la actualidad, la combinación de dosis justa y equilibrada de estrógeno y gestágeno, consigue un control adecuado del ciclo, reduciendo el "spotting" (manchado) y el sangrado intermenstrual, que en muchas ocasiones provoca la desconfianza del método anticonceptivo y su posterior abandono por parte de la usuaria. Como resultado de esta combinación, recientemente se ha introducido en el mercado español un nuevo anticonceptivo monofásico conocido como Loette®, especialmente indicado para nuevas usuarias, y en el que se recupera el levonorgestrel, gestágeno de segunda generación que ya se utilizaba anteriormente. Este anticonceptivo se compone de 20 microgramos de etinilestradiol y 100 microgramos de levonorgestrel y además no modifica la masa corporal, uno de los aspectos que más preocupa a las usuarias. La baja dosis de etinilestradiol ha demostrado una baja incidencia de los efectos secundarios que, hasta la fecha, aparecían asociados a las dosis de estrógenos.
* Esta información está disponible en la página Web: www.plannermedia.com/saludpress.htm