INFLUENZA PORCINA.JULIÁN CASTRO MARRERO M.V.

La influenza porcina es una enfermedad viral de curso respiratorio que afecta a la especie suina. . En la actualidad, hay cuatro subtipos principales del virus de la influenza tipo A aislados de cerdos: H1N1, H1N2, H3N2 y H3N1. Sin embargo, la mayoría de los virus de la influenza aislados recientemente de cerdos han sido H1N1. Este agente causal tiene la capacidad de variar o mutar, lo cual permite la aparición de nuevas cepas. Asunto importante en lo que respecta a la inmunidad, ya que al enfrentar el animal un nuevo subtipo o variante, la memoria anamnestica existente por contacto natural con el virus o por vacunación, no da la respuesta necesaria para conferir protección. El virus de la influenza porcina clásico (virus de la influenza H1N1 tipo A) fue aislado por primera vez de un cerdo en 1930. El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos informó que el virus actuante en la actualidad es una combinación, no identificada antes, de virus comunes de cerdos, aves y humanos. Esta epidemia registrada inicialmente en México, se ha extendido a Estados Unidos, Canadá, España y Reino Unido y existen sospechas de presencia en Colombia, Brasil, Perú, Nueva Zelanda, Italia, Alemania e Israel. Los signos de la influenza porcina son: la aparición súbita de fiebre, depresión, tos (gruñido), secreciones de la nariz y los ojos, estornudos, dificultad para respirar, enrojecimiento o inflamación de ojos y pérdida del interés en la comida. La influenza porcina H1N1 es común entre las poblaciones de cerdos de todo el mundo y un 25 por ciento de los animales presentan evidencia de anticuerpos de la infección, comportamiento endémico de la enfermedad, que se hace mas presente en las épocas de frió.
1 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA

Los virus de la influenza porcina se transmiten principalmente por la vía aérea, aerosoles, mediante el contacto directo entre cerdos y también mediante materiales y equipos contaminados que se utilizan para atender los cerdos sean infectados o sanos. Este agente causal suele no infectar a los seres humanos, sin embargo, se pueden presentar infecciones por estos virus en las personas y se han documentado casos de propagación de los virus de la influenza porcina de persona a persona. Por lo general, estos casos son mas frecuentes en personas que tienen exposición directa a los cerdos, como es el riesgo laboral de criadores, obreros de granjas y trabajadores de mataderos entre otros. Esta transmisión, directa, es igual a la de la influenza estacional en las personas, es decir principalmente de persona a persona cuando las personas infectadas por el virus de la influenza tosen o estornudan. Las personas pueden infectarse en forma indirecta, al tocar algún objeto que este contaminado por el virus de la influenza y luego llevarse las manos a la boca o la nariz. El agente causal de la influenza porcina no se transmite por la vía de la ingestión de alimentos. El humano no contrae influenza porcina por comer carne de cerdo, sus productos y subproductos. No hay riesgos si se come carne de cerdo y sus derivados que han sido manipulados y cocinados de manera adecuada. Si se cocina la carne de cerdo a una temperatura interna de aproximadamente 71° C (160° F), se eliminan los virus de la influenza porcina. Los síntomas de la influenza porcina en las personas son similares a las afecciones gripales y entre estos se incluyen fiebre, letargo, falta de apetito y tos. Algunas personas con influenza porcina han reportado también secreciones nasales, dolor de garganta, náuseas, vómitos y diarrea.

2 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA

El diagnóstico de la enfermedad es llevado a cabo en laboratorio a partir de secreciones nasales y pulmones de enfermos recientes, y se realiza por las pruebas siguientes: PCR, ELISA de captura de antígeno, inmunofluorescencia directa e inoculación en huevos embrionados de pollo. Así mismo mediante la utilización de suero sanguíneo o serologia por los test de: inmunofluorescencia indirecta, ELISA e IHA. Existen vacunas que se administran a los cerdos para la prevención de la influenza porcina. La vacunación es muy efectiva y se recomienda en zonas o épocas de alta prevalencia Sin embargo, no hay una vacuna para proteger a las personas contra la influenza porcina. En los cerdos el tratamiento es solamente paliativo de los síntomas (prescripción de antipiréticos y antibióticos para controlar infecciones secundarias). Para tratar a las personas con infecciones por influenza porcina existen cuatro medicamentos antivirales diferentes que están autorizados en los Estados Unidos para el tratamiento de la influenza: amantadina, rimantadina, oseltamivir y zanamivir. Aunque la mayoría de los virus de la influenza porcina han sido sensibles a los cuatro tipos de medicamentos, los siete virus más recientes de la influenza porcina asilados de personas son resistentes a la amantadina y la rimantadina. En la actualidad recomiendan el uso de oseltamivir o zanamivir para la prevención y el tratamiento de la infección por los virus de la influenza porcina. Para las medidas sanitarias de prevención y control a colocar en práctica, se deben considerar: la situación epidemiológica del área geográfica en cuestión, la actuación en diferentes niveles de organización y distintas situaciones o fases del comportamiento de la enfermedad. En un área o país, como Venezuela, donde no se han detectado casos y existen riesgos sanitarios por su ubicación geográfica y el mantener flujo de personas por tráfico común con zonas donde existe la presencia de la enfermedad. Es
3 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA

recomendable colocar un sistema de alerta, con énfasis en la vigilancia epidemiológica, apoyada en los hospitales, centros ambulatorios y clínicas privadas para detectar cualquier caso sospechoso. Así como la utilización de la divulgación y educación sanitaria para instruir a los habitantes sobre las características de la enfermedad y como actuar en ocasión de sospecha de la misma. Son los puertos, aeropuertos y puestos fronterizos puntos críticos y asiento para la citada vigilancia, en función de inspección de las personas que ingresan al país, sobre todo de origen desde los países afectados por la enfermedad. Para optimizar el uso de los recursos existentes es conveniente crear un comité interinstitucional entre los organismos de salud, agricultura, defensa, transporte, universidades y organismos de cooperación internacional. Organización esta que debe elaborar o disponer de un plan de contingencia para actuar en la oportunidad de que la enfermedad se haga presente. Debe mantenerse una coordinación con las líneas áreas para que cooperen en la vigilancia epidemiológica, manteniendo informada la tripulación para crear la capacidad de detectar la sospecha de un caso, informar a las autoridades, disponer de material como mascarillas o tapabocas, poder realizar aislamiento por sospecha de la presencia de la dolencia y en los vuelos procedentes de naciones que registren la ocurrencia distribuir y velar por el llenado de un formulario que permita la ubicación del pasajero de ser necesario a posteriori. Se debe mantener un acopio de los medicamentos antivirales recomendados para su utilización en caso de necesidad e instrucción nacional para los organismos competentes sobre su utilización. Para la población en general las recomendaciones están orientadas a: lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón o alcohol gel, evitar los lugares cerrados y con alta
4 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA

afluencia de personas, usar pañuelos desechables y botarlos en papeleras, no estornudar o soplarse la nariz sin cubrirse con un pañuelo, evitar saludos con contacto de manos o mejillas y mantenerse informado del curso de la situación sanitaria. En particular a los viajeros las advertencias son encaminadas a: evitar las visitas a los lugares afectados y si es necesaria la visita seguir las recomendaciones de las autoridades sanitarias del país de destino. Con el objeto de evaluar la situación sanitaria que se está registrando oficialmente con respecto a la ocurrencia de influenza porcina, veamos como el organismo internacional de referencia evalúa la dinámica de una amenaza sanitaria, como epidemias y pandemias de alerta y respuesta La organización Mundial de la Salud utiliza seis fases de alerta pandémica como sistema para informar al mundo sobre la gravedad de una amenaza sanitaria y respecto a la necesidad de aplicar medidas mas intensas. Las fases son descritas, resumidamente, de la siguiente manera: En la Fase 1, ningún virus de los que circulan entre los animales ha causado infecciones en personas. En la fase 2 el virus de la influenza que circula entre los animales silvestres o domesticados se sabe que han causado infección en los seres humanos, y por lo tanto es considerado un potencial amenaza de una pandemia. En la fase 3, Esporádicos casos o pequeños focos de enfermedad en humanos, pero no tienen suficiente capacidad de transmisión de persona a persona., pero no ha dado lugar a casos humanos suficientes para mantener la transmisión a nivel de brotes en la comunidad.

5 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA

Fase 4 se caracteriza por la transmisión de persona a persona capaz de causar brotes a nivel comunitario e incremento significativo en el riesgo de pandemia. La capacidad de causar brotes de enfermedades sostenidas en una comunidad representa un importante cambio al alza en el riesgo para una pandemia. Cualquier país que sospeche o ha verificado ese caso debe consultar con urgencia con la OMS a fin de que la situación puede ser evaluada en conjunto y tomar una decisión, por el país afectado, si la aplicación de una rápida operación de contención de la pandemia se justifica. La Fase 4 indica un aumento significativo en el riesgo de una pandemia. Fase 5 se caracteriza: El virus se transmite de persona a persona en al menos dos países de una región de la OMS. La pandemia es inminente y el tiempo para finalizar la organización, comunicación y ejecución de las medidas de mitigación es corto. Fase 6, la fase de pandemia, se caracteriza por brotes de la comunidad en al menos otro país en otra región de la OMS, además de los criterios definidos en la Fase 5. Designación de esta fase, indicará que una pandemia mundial está en marcha. Referencias consultadas: Center for Disease Control and Prevention.Influenza: pigs, people and public healt. Organización mundial de la Salud. Epidemias y Pandemias de alerta y respuesta. Etapas de Alerta Pandémica. Reynaga, j. Influenza Porcina un problema de salud publica mundial. Taylor, D.J. Swuine Influenza. Pig Disease. 7th. Edition.

6 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA

7 JULIÁN CASTRO MARRERO M.V. INFLUENZA PORCINA