Cuando se hace referencia a modelos de identificación automática, es muy factible que se mencione a la tecnología RFID, la cual ha venido causando

mucho revuelo en los últimos días. La RFID es un desarrollo que se basa en dos segmentos principales: una etiqueta y un dispositivo de escaneo. El dispositivo de escaneo, por su parte, tiene como tarea recoger la información presente en las etiquetas en aquellas situaciones que éstas entran en su rango de acción. El rango de acción de un dispositivo de escaneo RFID es más amplio que el de otros mecanismos, tales como los códigos de barras. Así, mientras que un mecanismo lector de códigos de barras debe entrar en contacto con una etiqueta o estar muy cerca de ella, un escáner RFID es capaz de leer rótulos sin necesidad de entrar en contacto físico o visual con dichos rótulos. Con esta capacidad de alcance no es sorpresa el revuelo que esta clase de mecanismo genera en estos tiempos modernos, al punto en que un número importante de expertos piensa que muy pronto borrará del mapa a los códigos de barras. Aparte de esto, no está de más decir que una etiqueta RFID tiene un espacio para guardar datos, el cual es más amplia que la de otros mecanismos. La tecnología RFID ha estado siendo usada en varios espacios, en especial en aquellos en los que existe la obligación de localizar rápidamente a un número considerable de productos. De la misma manera, este método de identificación es empleado para el rastreo de productos terminados en movimiento, en un lugar en cuestión, en lo cual un escáner encuentra a una etiqueta y recoge su información, identificando el tipo de mercancía y dando con su localización. Como todo esto se hace con mucha rapidez, el manejo de productos y de carga termina siendo más simple y más fidedigno. La RFID puede ser aplicada de tantas formas que ya algunos la emplean para así rastrear a sus mascotas, mediante el uso diminutos rótulos que pueden usarse en un collar o hasta debajo de la piel de un animal. Con este enfoque se propone hacer saber al legítimo dueño de un animal, cuando éste último sale de su “zona autorizada”, imposibilitando cuestiones como el extravío, el robo y el secuestro de mascotas. La tecnología RFID cada vez facilita la producción de etiquetas más pequeñas, sin embargo más poderosas, al punto en que ya algunos humanos -sin ser obligados-, han optado por implantarlas debajo de su piel, para así facilitar su identificación en casos extremos. La Tecnología RFID, desde su aparición, ha generado muchas expectativas, puesto que es ideal en la identificación de objetos, animales e incluso de

ya que con ella su ubicación es mucho más simple. en el presente. . dicha tecnología también es ampliamente usada para ubicar productos.individuos. Adicionalmente. la RFID es crucial en un número importante de sitios. Por tal razón.