COLA DE CABALLO ~ LA PLANTA VERSÁTIL Nombre científico: Equisetum arvense L.

Otros Nombres: Carricilio, Cola de rata, Equiseto, Cua de cavall, Yunquillo, Pinillo, Limpiaplata, cienudillos, candalillo, Horssetail (inglés) La cola de caballo es una de las especies vegetales más antiguas de la Tierra. Durante la era paleozoica, hace más de 400 millones de años, esta planta llegó a alcanzar alturas enormes y formar bosques enteros. La cola de caballo es una planta con una distribución muy cosmopolita, podemos encontrarla tanto en Europa como en América del Norte y Asia. Sus lugares preferidos son las zonas húmedas y suelos arenosos, por lo que las orillas de los ríos, pantanos, lagos o pequeños cursos de agua serán el entorno ideal para su desarrollo y proliferación. Es una de las especies más diuréticas que existe. Por este motivo se utiliza habitualmente en dietas de adelgazamiento, pues ayuda a eliminar toxinas que de otra manera se acumularían en nuestro organismo. Pero esta, a pesar de ser su característica más conocida, no es la única. La cola de caballo se conoce desde hace siglos, aunque no siempre ha sido por sus propiedades medicinales, que serán descubiertas mucho tiempo después. Al principio, el uso del Equisetum se limitaba a la utilización de sus cenizas para limpiar y abrillantar la vajilla de peltre, efecto que se conseguía gracias a su alto contenido en ácido silícico. Posteriormente, en la Antigua Grecia los médicos griegos serán los primeros que empezarán a utilizarla como planta medicinal para sanar y curar heridas. Galeno, uno de los padres de la medicina, la utilizaba hervida como diurético, para reforzar huesos, tendones doloridos y las articulaciones, ya que las altas concentraciones del ácido silícico que contiene son fundamentales en el proceso de regeneración de los tejidos. Dioscórides la calificó de diurética y para cortar las hemorragias internas. En la actualidad, podemos decir que la cola de caballo es una de las plantas medicinales más consumidas en el mundo, posee una gran variedad de acciones farmacológicas, aunque la más conocida sea su función diurética asociada al tratamiento de la obesidad, pero también como antirreumática, astringente, antianémica, remineralizante y hemostática (capacidad para detener una hemorragia).

La cola de caballo se utiliza para la "retención de líquidos” (edema), los cálculos en el riñon y en la vejiga, para las infecciones del tracto urinario, la incapacidad para controlar la orina (incontinencia) y para trastornos generales de los riñones y de la vejiga. Entre sus cualidades también destaca su alto poder para cortar hemorragias debido a que contiene mucho ácido péctico y gálico, que sirven para detener la sangre. Hay que tener en cuenta que es un buen aliado para los huesos debido a su alto contenido en silicio que ayuda a la regeneración y fortalecimiento de los mismos en lesiones. Por lo que es un buen remedio para la osteoporosis, tendinitis, fracturas… Este alto contenido en silicio también favorece el crecimiento del cabello y las uñas, que se vuelven más fuertes y de mejor calidad. Pero no sólo sus usos son internos, pues se puede utilizar de forma externa como emplasto para alteraciones de la piel como eccemas, úlceras… Por su poder antiinflamatorio se usa para aliviar la conjuntivitis y la limpieza de zonas íntimas. Todas estas cualidades y funciones hacen que a partir de ahora tengamos en cuenta la existencia de esta especie tan completa y útil. Y que sea una planta a tener en cuenta a la hora de elegir con cuál quedarnos. Usos Externo: Se puede usar, en forma de compresas mojadas con la infusión, recomendado para las heridas sangrantes, lastimaduras de piel (eccemas), herpes, llagas de la mucosa bucal y úlceras varicosas. Interno: Se maceran 2-3 cucharaditas en agua y posteriormente se hierve diez minutos con un vaso de agua. Tomar tres tazas al día. Se emplea con frecuencia debido a sus propiedades fortificantes para pulmones, corazón y riñones.

beber la infusión como agua de tiempo .Restauradora de tejidos pulmonares tras afecciones tales como la tuberculosis o bronquitis. Se puede comprar también la cola de caballo en hierba y poner a hervir. Se puede preparar un té de cola de caballo con 3 a 5 grs. El líquido colado se puede beber dos o tres veces al día. de la hierba en una taza de agua hirbiendo. Dejar reposar 15 minutos más.