Cruzat, Héctor

¿Medicamentos para todos o para los que pagan? – Junio 2013

¿MEDICAMENTOS PARA TODOS O PARA LOS QUE PAGAN?
Héctor Cruzat Egresado de Licenciatura en Historia
1

“La clase marginada es el enemigo en casa que ocupa el, lugar de la amenaza externa como el fármaco que restablecerá la cordura colectiva; válvula de seguridad para aliviar las tenciones originadas en la inseguridad industrial”. Bauman Zygmunt

El sábado 11 de agosto del año 2012 asistí al primer Seminario organizado por la Revista de Bioética Altus, creada por alumnos de la Universidad Finis Terrae y que pertenece al Instituto. En él se presentaron connotados doctores y académicos relacionados con el estudio de la bioética en Chile. El primer panel dio inicio con el tema de los medicamentos, con la equidad y el derecho al acceso de éstos. Luego la temática derivó hacia la seguridad y la bioequivalencia en la experiencia del Colegio de Químicos Farmacéuticos de Chile , finalizando el seminario con los derechos y los deberes de los pacientes respecto al uso de los medicamentos. Durante su desarrollo, me sentí incómodo, agobiado por tantas

teorizaciones y datos que cifraban nuestra realidad. La ponencia que más me atrajo fue la realizada por el Dr. Francisco Javier León, el cual trató la equidad y el
Imagen: http://3.bp.blogspot.com/6hL3DbPpxOU/Tf3vAf5eHeI/AAAAAAAAYNU/okItzy44W6M/s320/dinero%2Bmedicamento%2Brem edio.jpg
1

1

Cruzat, Héctor

¿Medicamentos para todos o para los que pagan? – Junio 2013

derecho al acceso de los medicamentos. Argumentaba que, desde que nacemos en un “estado civilizado”, poseemos exclusivos derechos que nos garantizan una vida justa y digna. Aquello se encuentra expresado en el consenso casi universal sobre los Derechos Humanos, respetados por la gran mayoría de los países en cada una de sus constituciones nacionales2. En esto se argumenta el deber que tiene el Estado de garantizar a la sociedad el acceso a la salud y a la educación. Así pues, el Estado, sin discriminación alguna, “sobre todo de quienes viven en situación de pobreza y pobreza extrema, así como las personas que por circunstancias determinadas conforman grupos vulnerables3, debiera garantizarse el acceso a los servicios de salud. Con esto me estoy refiriendo a los tratamientos médicos y el acceso a los medicamentos. Asimismo, se puede sostener que es permanente la exigencia para que se incrementen los recursos que el Estado dispone para el sector de salud, porque es obligación de éste cumplir y hacer cumplir los preceptos constitucionales referidos a los Derechos Humanos4. De esta manera, se le obliga al Estado incentivar y alentar a la ciencia para que disponga de mejores alternativas terapéuticas, para que se logre disminuir las enfermedades, asegurando la calidad de vida de las personas. Según el Médico cirujano especialista en farmacología, doctor en medicina máster en ética en salud y bioética clínica, Pedro P. Álvarez Falconí, en ese contexto, nos dice que debe ser tomado en cuenta que depende de los médicos el prescribir el mejor recurso terapéutico disponible para el paciente, pero no disponible solamente en el petitorio de medicamentos esenciales o genéricos. Sin embargo, aquí surge un dilema, ya que de acuerdo con el principio bioético de beneficencia, el médico debe prescribir lo mejor que conoce y de manera racional. Pero a veces lo mejor no siempre figura en el petitorio de los medicamentos

Álvarez Falconí, Pedro. "Derechos Humanos en Política de medicamentos: perfiles fundamentales." Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública N° 4, Vol. 26. 2009: pág. 566. 3 Sepúlveda Jaime, “Políticas que promueven el acceso a los medicamentos en América latina. Informe sobre Bolivia, Ecuador y Perú, Edit. Lima, Perú, 2006, Pág. 28 4 Álvarez Falconí, Pedro – Óp. Cit. pág. 571.

2

2

Cruzat, Héctor

¿Medicamentos para todos o para los que pagan? – Junio 2013

esenciales, porque pueden haber medicamentos innovadores que sean más eficaces que los genéricos5. El problema radica que en Chile el gasto en medicamentos es de un 87,3% por parte de privados y solo un 12,7%6 desde el sector público. Si sumamos a esto que el índice de pobreza en Chile es de un 15,1%7, las directrices establecidas por el consenso universal de los DD.HH. solo cubren a un sector de la sociedad chilena. Cuando bajo el mandato de Patricio Aylwin, Eduardo Frei-Ruiz Tagle, Ricardo Lagos Escobar, Michelle Bachelet y Sebastián Piñera escuchamos la consigna de salud efectiva y segura para los chilenos de escasos recursos, ese 15,1% de pobres está amparado con tan sólo el 12,7% de gastos en medicamentos. Es una verdad indignante, porque aquellos presidentes, junto con sus directivas, se han preocupado de resguardar a empresas como también a instituciones públicas, donde siempre falta el dinero. Los actuales directivos cobran sus sueldos millonarios, mientras que quienes fueron despedidos de funciones directivas son indemnizados, también con sumas millonarias, por un trabajo irresponsable y descuidado8 y, por si esto fuera poco, hablan que en las zonas rurales existen hospitales públicos, cuando en realidad son postas adornadas con conteiner después del terremoto. Entonces, ¿es posible que aquella persona atendida en la salud pública, al interior de un conteiner modificado pueda acceder a un tratamiento de salud de buena calidad? ¿O a medicamentos que resultan ser extremadamente costosos? Según el Dr. Antonio Romero Gómez, Director de Relaciones para la Integración y Cooperación del Sistema Económico Latinoamericano y del Caribe (SELA), en los países desarrollados, a través de los sistemas de seguridad social,

Ibíd. pág. 570. Sepúlveda, Jaime. Óp. Cit. pág. 126 7 Resumen resultados encuesta Casen, disponible en http://www.emol.com/noticias/nacional/2010/07/13/424510/ultima-encuesta-casen-nivel-depobreza-en-chile-sube-de-137-a-151.html 8 Bauman Zygmunt, Trabajo, consumismo y nuevos pobres, Edit. Gedisa, Barcelona España, 1999, pg. 216
6

5

3

Cruzat, Héctor

¿Medicamentos para todos o para los que pagan? – Junio 2013

se garantiza el acceso de estos bienes esenciales a la mayoría de la población. El problema fundamental que confrontan dichos países es el del financiamiento farmacéutico, dado el peso preponderante que han alcanzado estos productos en los servicios de atención de salud9, por lo tanto si en algunos sectores de Chanco, Quirigue, Quella, Cauquenes o Punta Peuco encontraran recursos naturales valiosos, les aseguro que los mejores hospitales con los mejores medicamentos y la mejor implementación se encontraría allí. En definitiva, comparto la idea del Dr. Antonio Romero, del Dr. Francisco León y de Pedro Álvarez Falconí cuando éstos indican que el complejo entramado legal del acuerdo sobre las medidas de propiedad intelectual relacionadas con el comercio neoliberal, obligatorio para todos los países miembros de la OMC, responden esencialmente a intereses privados, por lo demás muy poderosos, especialmente dentro de las corporaciones farmacéuticas transnacionales10. Estas se encuentra representadas en Chile, en mi opinión, a través de las farmacias Cruz Verde, Ahumada, Salcobrand y la camuflada Doctor Simi: franquicias las cuales están lucrando descaradamente con la venta de los medicamentos, incluso por medios totalmente reprochables como lo es la colusión de precios, beneficiando a su vez a las empresas farmacéuticas transnacionales. Esto funciona igual que en una feria de animales, cuando los pequeños agricultores tienden a comprar, hay un supuesto agricultor que representa a las cadenas internacionales de mercado como Santa Isabel, Líder y Jumbo, el cual llega con tres camiones inmensos, y por medio de sus compras eleva en forma directa los precios, en palabras más simples, va a depender de ellos que los precios suban o bajen, y va depender de estos, que aquel pequeño y marginal agricultor tenga acceso a unas supuestas pastillas para el Alzheimer o el mal de Parkinson, esperadas estas hace meses o años.

9

Romero G. Antonio y Henríquez R, Ruth – Medicamentos, salud, empresa transnacionales: una perspectiva para los países en desarrollo. PNUD Informe sobre el desarrollo humano, 2000, pág. 12. 10 Ibíd. pág. 18.

4

Cruzat, Héctor

¿Medicamentos para todos o para los que pagan? – Junio 2013

Les hago recordar a todas las instituciones, corporaciones, partidos políticos y mafias privadas, a través de las palabras del político, inventor, intelectual, revolucionario y publicista estadounidense de origen inglés, quien fue el promotor del liberalismo y de la democracia durante el siglo XVIII, Thomas Paine;

“Cuando en algún país del mundo pueda decirse mis pobres son felices y no hay entre ellos ignorancia ni dolores; las cárceles están libres de presos y mis calles de mendigos, los ancianos no sufren necesidad, los impuestos no resultan

opresivos...., cuando puedan decirse estas cosas, solo entonces un país podrá jactarse de su constitución y su gobierno.” _________________________________________________________________

Bibliografía •

Álvarez Falconí, Pedro. "Derechos Humanos en Política de medicamentos: perfiles fundamentales." Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública N° 4, Vol. 26. 2009: Romero G. Antonio y Henríquez R, Ruth – Medicamentos, salud, empresa transnacionales: una perspectiva para los países en desarrollo. PNUD Informe sobre el desarrollo humano, 2000, Bauman Zygmunt, Trabajo, consumismo y nuevos pobres, Edit. Gedisa, Barcelona España, 1999 Baudrillard Jean, “La sociedad de consumo, sus mitos, sus estructuras”, Edit. Siglo, Madrid España, 2009. Sepúlveda Jaime, “Políticas que promueven el acceso a los medicamentos en América latina. Informe sobre Bolivia, Ecuador y Perú, Edit. Lima, Perú, 2006,

• • • •

5