|:|co|oç|a Conduc|ua|, vo|. 14, Nº J, 2006, pp.

401-4J2
INTEßVENCIONE5 CLINICA5 ßA5ADA5 EN LA P5ICOLOGIA
PO5ITIVA. fUNDAMENTO5 Y APLICACIONE5
Carmelo Vazquez
!
, Conzalo Hervas
!
y Samuel M. Y. Ho
2
1
Un|ver:|dad Comp|u|en:e de |adr|d (|:pañaì,
2
Un|ver:||y o| |onç ronç (Ch|naì
ßesumen
Las inlervenciones clinicas basadas en la psicologia posiliva eslan ya apare-
ciendo en la lileralura cienlilica. Ln esla revision, delendemos que lanlo por razo-
nes leoricas como praclicas es necesario lener en cuenla los aspeclos negalivos
y posilivos del luncionamienlo humano para comprender mejor los aspeclos cli-
nicos. Se disculiran lres modelos complemenlarios y relevanles en relacion a sus
implicaciones direclas para las inlervenciones psicolerapeulicas. Ll modelo de las
lres vias hacia la lelicidad de Seligman (2002), el modelo mullidimensional del
bieneslar psicologico de Pyll (!995) y el modelo molivacional de Deci y Pyan
(2000). Las inlervenciones posilivas en el area clinica deberian eslar solidamenle
guiadas por los dalos empiricos guiados por la ya abundanle invesligacion sobre
lelicidad y bieneslar psicologico. Ademas, las novedosas y promeledoras inlerven-
ciones y programas deslinadas a aumenlar el bieneslar de las personas, algunas de
las cuales son descrilas en esla revision, deben ser evaluadas con los diseños mas
eslriclos (ensayos clinicos alealorizados, preleriblemenle) para probar su elicacia.
linalmenle, lambien disculimos las implicaciones de las inlervenciones posilivas
para abordar imporlanles problemas clinicos (e.g. recaidas y recurrencias) y pre-
senlamos algunos desalios que la invesligacion lulura en esle campo emergenle
necesila abordar.
PALA8PAS CLAVL. |n|ervenc|one: po:|||va:, p:|co|oç|a po:|||va, b|ene:|ar, |e||c|dad,
emoc|one: po:|||va:.
AbsIracI
Clinical inlervenlions based on posilive psychology are increasingly lhe subjecl
ol scienlilic lileralure. ln lhis review we argue lhal, bolh lor lheorelical and
praclical reasons, il is necessary lo lake inlo accounl negalive and posilive aspecls
ol human lunclioning lor a beller underslanding ol clinical issues. Three relevanl
Corre:pondenc|a. Carmelo Vazquez, lacullad de Psicologia, Universidad Complulense de Madrid,
Campus de Somosaguas, 28223 Madrid (Lspaña). L-mail. cvazquez@psi.ucm.es
No|a. Lsle lrabajo ha sido posible, en parle, a una linanciacion del Minislerio de Ciencia y Tecnologia
(8SO2003-075!6) y de la lundacion Lalourcade-Colegio Olicial de Psicologos.
402 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
and complemenlary models ol psychological well-being are discussed in regard
lo lheir direcl implicalions lor psycholherapy inlervenlions. Seligman's model ol
lhe lhree ways lo happiness (Seligman, 2002), Pyll's mullidimensional model ol
psychological well-being (Pyll, !995) and Deci and Pyan's molivalional model
ol well-being (Deci and Pyan, 2000). Posilive inlervenlions in lhe clinical arena
should be slrongly guided by empirical dala derived lrom lhe exisling abundanl
research on happiness and psychological well-being. lurlhermore, promising new
inlervenlions and programs lo enhance people's well-being, some ol which are
described in lhis review, should be lesled wilh lhe mosl slringenl designs (namely,
randomized clinical lrials) in order lo prove lheir ellicacy. linally, we discuss lhe
implicalions ol posilive inlervenlions lo lackle imporlanl clinical problems (e.g.,
relapses and recurrences) and presenl some challenges lhal lulure research in lhis
emerging lield needs lo address.
KLY WOPDS. po:|||ve |n|erven||on:, po:|||ve p:ycho|oçy, we||-be|nç, happ|ne::, po:|-
||ve emo||on:.
PsicoIogía, psicoIogía cIínica y psicoIogía posiIiva
Lo que se ha denominado Psicologia Posiliva, a inicialiva de Marlin Seligman en
su discurso inaugural como presidenle de la APA (Seligman, !999), supone dar un
impulso delinilivo a una aproximacion que no es nueva en Psicologia (ver Vazquez,
2006a) pero que surge como una necesidad complemenlaria al modo habilual de
conlemplar la realidad psicologica. Sin duda, muchos de los lemas en los que la
Psicologia se ha cenlrado en eslas ullimas decadas (crealividad, oplimismo, amor,
inleligencia emocional, capacidades de alronlamienlo,.) enlran de lleno en esla
perspecliva posiliva (lernandez-8allesleros, 2002). Pero hay olras areas de la expe-
riencia humana (llujo, perdon, gralilud, asombro, curiosidad, o humor) que lam-
bien se eslan incorporando por primera vez como lemas de invesligacion por pro-
pio derecho (Cable y Haidl, 2005) abriendo vias hasla ahora insospechadas.
Pero los anlecedenles de esle impulso renovado no proceden solo de una decla-
racion de inlenciones o de un volunlarismo idealisla. Por ejemplo, la invesligacion
en Psicologia cogniliva ya habia dejado claro, en los años ochenla y novenla que la
inlormacion posiliva liene en si misma una enorme relevancia en muchos procesos
psicologicos. Se comprobo enlonces que sesgos posilivos en la sensacion de con-
lrol (Taylor, Kemeny, Peed, 8ower y Cruenwald, 2000), el recuerdo de elemenlos
posilivos (Mall, Vazquez y Campbell, !992) o las alribuciones causales (Mezulis,
Abramson, Hyde y Hankin, 2004), eslaban ligados de un modo posiblemenle pro-
leclor a la salud lisica y menlal. Una gran canlidad de esludios experimenlales
ponia de manilieslo que el procesamienlo de la inlormacion posiliva parece lener
sus propias reglas (lsen, !987, Vazquez y Avia, !998) y alecla a la mayoria de las
personas. lronicamenle, se descubria que quienes parlicipaban como sujelos con-
lrol en esludios cognilivos sobre la ansiedad o sobre la depresion, genle normal y
sin ningun lipo de problema menlal diagnoslicable, presenlaban de modo baslanle
consislenle sesgos al procesar inlormacion congruenle con su eslado de animo. De
403 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
modo incidenlal, esle lipo de sesgos inesperados en las mueslras conlrol norma-
les abria un nuevo relo a las inlervenciones psicologicas pues parecen indicar que
las dilerencias cognilivas enlre la anormalidad y la palologia son aun mayores de
lo que lradicionalmenle se ha supueslo (Vazquez, 2006b). Ademas, es probable
que eslos sesgos cognilivos lan exlendidos (por ejemplo, recordar mejor las cosas
buenas que las malas, hacer predicciones posilivas sobre el luluro, elc.) eslen en la
base de por que la mayor parle de las personas se sienlen salislechas con sus vidas
(Cummins y Nislico, 2002).
Ln el caso concrelo de la Psicologia Clinica, su modo de habilual de hacer y,
sobre lodo, de pensar, se ha moslrado hasla cierlo punlo insulicienle para abordar
nuevos relos. Un buen ejemplo de eslas limilaciones son los modelos de vulnera-
bilidad que, de una lorma innegablemenle lruclilera, han eslablecido un modo
eslandar de pensamienlo en la psicologia clinica en ambilos como la depresion
(lngram, Miranda y Segal, !998), las psicosis (8enlall, 2002), o los lraslornos de
ansiedad (8arlow, 200!). Ll planleamienlo basico de los modelos de vulnerabilidad
consisle en enconlrar «laclores de riesgo», es decir, laclores que incremenlen de
algun modo la probabilidad de desarrollar un lraslorno dado. Lsle lipo de pensa-
mienlo, derivado de la invesligacion epidemiologica, ha lenido un enorme impaclo
en la invesligacion en Psicologia. Sin embargo, esle enlasis puede que haya lenido
un cierlo cosle. Al resallar los aspeclos de vulnerabilidad, se ha marginado un
lanlo la invesligacion de los |ac|ore: de pro|ecc|ón (Keyes y Lopez, 2002). Por
ejemplo, en el caso de la esquizolrenia, es bien sabido que el riesgo de padecer un
problema de esla naluraleza se incremenla por !0 si el padre o la madre presenlan
esle lraslorno (Collesman y Shields, !982). Pero aun asi, la lasa de prevalencia de
esquizolrenia en eslas «mueslras de allo riesgo» es :ó|o del !0°, lrenle al !° o
menos de la poblacion general. Aun siendo imporlanle esle incremenlo de riesgo
y la invesligacion con mueslras de allo riesgo liene una imporlancia suslancial en
Psicologia Clinica, se olvida que el 90° de las personas con un elevado riesgo «a
TabIa 1
Mapa de resullados en el esludio de laclores de vulnerabilidad. La mayor parle
de los esludios analizan los resullados conlirmalorios de las leorias eliologicas,
ignorando los casos de resislencia (casilla c), que indica un resullado de resislencia
lACTOPLS DL VULNLPA8lLlDAD
Sl NO
P
P
O
8
L
L
M
A
S

D
L
T
L
C
T
A
D
O
S
Sl
a
Casos
conlrmalorios de la leoria
b
Casos debidos a olros laclores
NO
c
VULNLPA8LLS
SANOS
(Pesilienles)
d
Sanos,
conlrmalorios de la leoria
404 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
priori» no desarrollaran nunca en su vida un lraslorno de esla naluraleza (ver Tabla
!). Desgraciadamenle se sabe poco de los laclores, sin duda imporlanles, que
prolegen a eslas personas de incurrir en un problema psicopalologico de esa mag-
nilud. Algo similar ocurre, por ejemplo, en el ambilo de los lraslornos por eslres
poslraumalico (TLPT), cuya aparicion es mucho menor de lo que inicialmenle podria
pensarse en lerminos de riesgo o de exposicion a sucesos allamenle eslresanles
(Vazquez, 2005, Vazquez e| a|., 2006).
Por lanlo, la Psicologia clinica se ha cenlrado de modo casi exclusivo en las
debilidades bajo el supueslo de que lo posilivo o es irrelevanle o, aun peor, es
inexislenle (ver Pyll y Singer, !998). De hecho, si analizamos los modelos explica-
livos de cualquier lipo de cuadro clinico podremos observar que hay poco espacio
para olros elemenlos que no sean los sinlomas. Las inlervenciones van, igualmenle,
orienladas a aliviar o hacer desaparecer lales sinlomas. La delinicion de «recupera-
cion», «respuesla al lralamienlo», o «mejoria» que se hace desde la Psiquialria y
desde la Psicologia clinica eslan cenlradas de modo casi exclusivo en una reduccion
porcenlual de sinlomas en escalas «ad hoc» (Vazquez e| a|., 2005). Sin embargo,
si miramos los dalos mas en prolundidad, probablemenle eslaremos de acuerdo
en que esle es un modelo cienlilicamenle inadecuado. Creemos que es hora de
conslruir una mirada mas complela y mas compleja sobre los lenomenos psicopa-
lologicos pero lambien, consecuenlemenle, de la normalidad y la resislencia y lodo
ello, con el objelivo de mejorar nueslra comprension asi como las inlervenciones
que realizamos.
La !uncionaIidad de Ias emociones posiIivas
No haber preslado alencion a los aspeclos posilivos del luncionamienlo humano
puede que lenga su origen, al menos en parle, en que no ha sido lacil saber que
ulilidad lienen esos procesos y conlenidos posilivos. Asi pues, una cueslion inicial
imporlanle es la de planlear para que sirven las emociones posilivas y, por exlen-
sion, los eslados de animo y cogniciones de esa misma lonalidad hedonica. ¸Por
que un psicologo y aun menos un clinico, deberia preocuparse por lo posilivo?
¸|ara que :|rven |a: emoc|one: po:|||va:?
Aunque se discule aun el signilicado evolulivo y supervivencial de dichas emo-
ciones, la Teoria de la Ampliacion y Conslruccion (broaden and bu||d 1heory) de
8arbara lredrickson (!998, 200!) planlea que mienlras que la linalidad de las
emociones negalivas es basicamenle disminuir reperlorios de conducla (y permilir
asi una huida o una lucha elicaz anle un eslresor), las emociones posilivas jusla-
menle exislen para amp||ar y con:|ru|r reperlorios de pensamienlo y accion. La
alegria, por ejemplo, permile explorar mas siluaciones, jugar, lener relaciones mas
abierlas con olras personas, elc., pero, ademas, alienla el crec|m|en|o de recursos
inlelecluales, emocionales, inlerpersonales. Ll juego, por ejemplo, puede lavore-
cer el desarrollo cognilivo, el uso de inleracciones complejas, o la exploracion de
nuevas capacidades. Ln lerminos generales, las emociones posilivas eslan menos
ligadas a lendencias de accion especilicas (lrijda, !986) que las negalivas y lam-
405 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
bien menos vinculadas a palrones psicolisiologicos precisos (Power y Dalgleish,
!997). Pero juslamenle esa puede ser la gran virlud de las emociones posilivas.
lacililan la puesla en marcha de conduclas mas llexibles, menos predelerminadas
y, en ullimo lermino, ayudan a ampliar nueslros reperlorios de conducla (lsen,
!999). Ln el ambilo clinico, parece clara la hipolesis de que si somos capaces de
inslalar, manlener, o apoyarnos en esos elemenlos posilivos, se puede lavore-
cer la crislalizacion de reperlorios adaplalivos y de un mejor luncionamienlo en
general.
Pero olro aspeclo de gran inleres clinico es que las emociones posilivas lie-
nen lambien un eleclo amorliguador del eslres (lredrickson, Mancuso, 8ranigan y
Tugade, 2000) como han demoslrado diversos esludios de laboralorio sobre, por
ejemplo, la reaclividad cardiovascular (lredrickson y Levenson, !998). Los eleclos
del humor en condiciones de allo eslres (Carbelo y Jauregui, 2006, Marlin, 2007)
son un buen ejemplo de esle papel aun no siempre explorado con el rigor necesario
pero de un gran inleres clinico (Salameh y lry, 2004).
TabIa 2
Algunos eleclos derivados de experimenlar eslados aleclivos posilivos, hallados
en la lileralura experimenlal (Avia y Vazquez, !998, lsen, !993, !999, Aspinwall y
Slaudinger, 2003, lredrickson, 200!)
º Ll juicio hacia los demas y hacia uno mismo es mas indulgenle
º Hace codilicar y recuperar mejor recuerdos posilivos
º Amplia el campo visual
º Cenera un pensamienlo mas llexible y crealivo
º Cenera mas reperlorios de conducla
º Permile el cambio por razones posilivas, no como huida.
º Peduce la duda
º Se generan conduclas allruislas
º Permilen conlrarreslar aleclos negalivos
º Se lolera mejor el dolor lisico
º lavorece la resislencia anle las adversidades
Ln deliniliva, los eslados de animo y emociones posilivas han moslrado, en
muchos esludios conlrolados, lener unos eleclos signilicalivos sobre el compor-
lamienlo humano (ver Tabla 2) a los que, en cierlo modo, no se les ha preslado la
alencion debida.
Emociones negaIivas, emociones posiIivas y psicoIogía cIínica
Hablar de emociones posilivas, cogniciones posilivas, o Psicologia Posiliva,
pudiera parecer redundanle para quien ya se ocupa de lo negalivo. ¸Para que le
puede servir a un clinico reconocer, explorar, o incluso inlervenir en el grado de
406 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
bieneslar si ya esla inlerviniendo sobre su aparenle reverso, es decir, el maleslar y
la enlermedad?
Un ejemplo parlicularmenle inleresanle de la necesidad de lener en cuenla las
emociones posilivas para poder enlender la naluraleza de algunos casos clinicos es
la aporlacion de Walson y Clark (!998), en su denominado «modelo lriparlilo».
Lslos aulores han demoslrado que el mejor modo de dislinguir leorica y empiri-
camenle la ansiedad de la depresion es apelando a la eslruclura de las emociones
posilivas y negalivas. mienlras que las emociones negalivas (o disloria) son comu-
ne: a ambos lipos de condiciones, la depresion se caracleriza por una ausencia
de placer (anhedonia) que no esla presenle en la ansiedad. Asi pues, evaluar la
depresion solo con inslrumenlos sensibles a la presencia de elemenlos negalivos
(lrisleza, culpa, lalla de relaciones sociales, elc.) parece delinilivamenle incomplelo.
Se requiere, por lanlo, preslar alencion a elemenlos posilivos (placer, dislrule, ale-
gria, bieneslar) y en eslos aspeclos apenas se insisle en la evaluacion, lormulacion y
lralamienlo eslandar de la depresion (ver Vazquez, Nielo, Hernangomez y Hervas,
2005, Vazquez, Hernangomez, Nielo y Hervas, 2006).
Creemos por lanlo que la invesligacion psicologica sobre lo posilivo esla perlec-
lamenle juslilicada y, para ello, nos serviremos ademas de un pequeño analisis sobre
la arquileclura emocional de las emociones. La invesligacion sobre la eslruclura de
las emociones es de una gran imporlancia para poder enlender correclamenle la
naluraleza de muchas alleraciones psicologicas. Ln esle senlido, las emociones
posilivas y negalivas no son parle de una balanza, de lal modo que la presencia de
unas reslaria peso a la exislencia de las olras, sino que son relalivamenle indepen-
dienles (ver Avia y Vazquez, !998). Hay dalos clinicos que demueslran sin lugar a
dudas que las emociones posilivas pueden perleclamenle eslar presenles en silua-
ciones de exlrema adversidad (ansiedad, experiencias de lrauma, elc.).
La Psicologia Clinica inlenla describir, explicar y comprender la conducla, las
cogniciones y las emociones anomalas. Sin embargo, la exislencia de elemenlos
negalivos no implica necesariamenle una ausencia de elemenlos posilivos. Sislemas
diagnoslicos como los sucesivos DSM eslan cenlrados en el delicil, la carencia, o
el rendimienlo problemalico y, aunque esla vision puede ser adecuada, es solo
parle de la realidad (ver Maddux, 2002). Se suele hacer poco enlasis en lo que esla
ileso, en las virludes y lorlalezas de las personas que lienen problemas (Aspinwall y
Slaudinger, 2003, Pelerson y Seligman, 2004) y esle enloque basado en la dislun-
cionalidad puede ser poco operalivo para sacar el maximo rendimienlo a nueslras
inlervenciones. Tenemos inslrumenlos complelos y relinados para evaluar sinlo-
mas pero muy pocos para evaluar capacidades, bieneslar y lorlalezas psicologicas
(Pelerson y Seligman, 2004, Lopez y Snyder, 2003).
Los aspeclos posilivos eslan presenles en la clinica aunque no eslemos, como
clinicos, muy sensibilizados para apreciarlos y manejarlos adecuadamenle. Por
ejemplo, se ha hallado que se produce una mejor resislencia anle eslresores inlen-
sos cuando quienes los sulren perciben, ademas de las consecuencias negalivas de
la experiencia lraumalica, algunos elemenlos posilivos en lo sucedido (lolkman,
!997, Vazquez y Perez-Sales, 2003). Ln concrelo, experimenlar emociones posilivas
cuando se ha perdido a un ser querido (por ejemplo, agradecimienlo anle la expre-
407 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
sion de cariño por parle de los demas, senlimienlos de solidaridad, elc.) predice
un mayor bieneslar psicologico al cabo de !2 meses (Slein, lolkman, Trabasso y
Pichards, !997). lgualmenle, ser capaz de dar un signilicado posilivo a la adver-
sidad mejora la salud e incremenla el bieneslar (Davis, Nolen-Hoeksema y Larson,
!998) y es posible que incluso permila mejorar y crecer psicologicamenle a pesar de
lo sucedido (Vazquez, Caslilla y Hervas, 2007).
Tener en cuenla los aspeclos posilivos, dilerenciada e independienlemenle de
los negalivos, va a ser una larea imporlanle para la Psicologia y, en aun mayor
medida, para la Psicologia Clinica y de la Salud. Dislinguir, aunque sea de modo
general, emociones posilivas y negalivas puede ayudar a comprender mejor el lun-
cionamienlo humano y sus problemas. Por ejemplo, Hupperl y Whillinglon (2003)
comprobaron que los ilems posilivos incluidos en el Coldberg Heallh Queslionnaire
(CHQ), un inslrumenlo de :creen|nç de depresion y ansiedad ampliamenle ulilizado
en Luropa, lenian un valor prediclivo dilerenle a los ilems de conlenido negalivo.
Asi, ilems relacionados con experimenlar dicha o lelicidad en las ullimas semanas
eran mejores prediclores de morlalidad, al cabo de 7 años, que los ilems negalivos
direclamenle relacionados con depresion o ansiedad.
Ll valor inlormalivo y prediclivo de lo posilivo es dilerenle al de lo negalivo y
eslo empezamos a conocerlo ahora. Por ejemplo, en un esludio pionero bien cono-
cido, Danner, Snowdon y lriesen (200!) analizaron relrospeclivamenle los escrilos
elecluados por unas novicias explicando sus razones para enlrar en una orden reli-
giosa decadas alras. Lo que se observo es que aunque las emociones negalivas con-
lenidas en lales escrilos no lenian ningun poder prediclivo, el grupo de monjas que
expresaban un aleclo mas jubiloso en su juvenlud morian 7,9 años mas larde que
el grupo que presenlaba una menor posilividad emocional. Lslo demoslraba por
primera vez el eleclo de las emociones posilivas sobre un paramelro luerle de salud
como es la morlalidad (vease una revision de esludios en Vazquez, Hernangomez
y Hervas, 2004). Ln un esludio, lambien pionero, Harker y Kellner (200!) codilica-
ron las expresiones emocionales de un grupo de licenciadas en las lolos de orla de
lin de carrera y correlacionaron eslos dalos con inlormacion sobre su salislaccion
marilal y bieneslar psicologico 30 años mas larde. Quienes moslraban una mayor
expresividad posiliva en las lolos de juvenlud moslraban mejores resullados en las
olras variables medidas cuando ya sobrepasaban los 50 años de edad. Volviendo
al argumenlo inicial, eslos esludios probablemenle demueslran lambien que los
eleclos de los eslados posilivos puede que sean menos inmedialos y menos visibles
que los de los eslados negalivos y quizas se demoren mas en el liempo o sean mas
suliles (Cable y Haidl, 2005) y de ahi las dilicullades que han lenido los cienlilicos
para deleclarlos y analizarlos.
ModeIos descripIivos deI bienesIar psicoIógico
Los modelos de evaluacion y de conceplualizacion de las inlervenciones pueden
encuadrarse en modelos leoricos dilerenles lo que, a su vez, puede lener dilerenles
implicaciones sobre el modo de acluar y las eslralegias a desarrollar. Comenlaremos
408 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
algunos de los mas relevanles y los que, en nueslra opinion, lienen una mejor
aproximacion al ambilo clinico.
|ode|o de |y||
¸Cuales son los dominios lundamenlales del luncionamienlo oplimo humano?
Dibujar el mapa de esas areas esenciales lue la larea que Carol Pyll se propuso
hacer en los años 90 para poder delinir la Salud Menlal Posiliva (Pyll, !989, !995,
Pyll y Singer, !998). Como es bien sabido, la salud se ha delinido hisloricamenle
mas por sus carencias (v.g., la ausencia enlermedad) que por los alribulos posilivos
que la podrian delinir y el esluerzo de Pyll ha ido encaminado a hacer una pro-
puesla en esle senlido. Apoyandose en una revision de las areas que aulores como
Maslow, Pogers, Allporl, Jung, Jahoda y olros han hecho desde hace decadas, esla
aulora ha realizado una propuesla sobre los aspeclos que conlormarian un eslado
de salud menlal oplimo. Uno de los molivos de la popularidad del modelo de Pyll
es que se diseñaron escalas de medida cuya eslruclura laclorial apoya las dimensio-
nes de bieneslar propueslas (Pyll y Keyes, !995).
Como exponemos brevemenle en la labla 3, el modelo de Pyll planlea seis
dimensiones basicas que delimilarian el espacio de la salud menlal, dileren-
ciando a su vez lo que se enlenderia por un luncionamienlo oplimo (algo lipica-
menle no delimilado en el lrabajo clinico) lrenle a un luncionamienlo delicilario.
Aunque el modelo de Pyll descarla praclicamenle los aspeclos hedón|co: de
la experiencia humana asi como los componenles psicosociales del bieneslar
(p.ej.. sensacion de que uno conlribuye al bieneslar comunilario) ver Keyes,
2005 sus seis dimensiones de un modo sinlelico rellejan elemenlos euda|mó-
n|co: de un gran inleres para cualquier clinico (p.ej.. sensacion de conlrol, rela-
ciones posilivas con los demas, o aulonomia). Ademas, el comporlamienlo de
esle y olros inslrumenlos de bieneslar en mueslras de pacienles con problemas
psicologicos relleja, incidiendo en lo ya hemos disculido sobre las emociones
humanas, que la salud menlal posiliva es relalivamenle independienle de la
salud menlal negaliva (Keyes, 2005).
|| mode|o de |a: |re: v|a: hac|a |a |e||c|dad de 5e||çman
Marlin Seligman (2003) ha propueslo un marco desde el cual prelende moslrar
de lorma ordenada diversas vias que parecen conducir al bieneslar y la lelicidad.
Sin embargo, su propuesla no esla dispuesla como una leoria, ni siquiera como
un modelo, sino mas bien como una lorma de eslruclurar inicialmenle la invesliga-
cion realizada en esle campo y de proyeclarla hacia el luluro (Duckworlh, Sleen y
Seligman, 2005). Segun esle aulor, la invesligacion ha moslrado que hay al menos
lres vias lundamenlales por las cuales las personas se pueden acercar a la lelicidad,
la vida placenlera (p|ea:an| |||e), que incluiria aumenlar las emociones posilivas
sobre el pasado, el presenle y el luluro, la vida compromelida (ençaçed |||e), que se
reliere a la puesla en praclica colidiana de las lorlalezas personales con el objelivo
409 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
T
a
b
I
a

3
D
i
m
e
n
s
i
o
n
e
s

p
r
o
p
u
e
s
l
a
s

e
n

e
l

m
o
d
e
l
o

d
e

b
i
e
n
e
s
l
a
r

d
e

C
a
r
o
l

P
y
l
l
.

S
e

d
e
s
c
r
i
b
e
n

l
o
s

m
o
d
o
s

o
p
l
i
m
o
s

y

m
o
d
o
s

d
e
l
i
c
i
l
a
r
i
o
s

e
n

c
a
d
a

a
r
e
a
D
l
M
L
N
S
l
O
N
N
l
V
L
L

O
P
T
l
M
O
N
l
V
L
L

D
L
l
l
C
l
T
A
P
l
O
C
o
n
|
r
o
|

a
m
b
|
e
n
|
a
|

º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

c
o
n
l
r
o
l

y

c
o
m
p
e
l
e
n
c
i
a
º

C
o
n
l
r
o
l

d
e

a
c
l
i
v
i
d
a
d
e
s
º

S
a
c
a

p
r
o
v
e
c
h
o

d
e

o
p
o
r
l
u
n
i
d
a
d
e
s
º

C
a
p
a
z

d
e

c
r
e
a
r
s
e

o

e
l
e
g
i
r

c
o
n
l
e
x
l
o
s

º

S
e
n
l
i
m
i
e
n
l
o
s

d
e

i
n
d
e
l
e
n
s
i
o
n
º

L
o
c
u
s

e
x
l
e
r
n
o

g
e
n
e
r
a
l
i
z
a
d
o
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

d
e
s
c
o
n
l
r
o
l
C
r
e
c
|
m
|
e
n
|
o

p
e
r
:
o
n
a
|
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

d
e
s
a
r
r
o
l
l
o

c
o
n
l
i
n
u
o
º

S
e

v
e

a

s
i

m
i
s
m
o

e
n

p
r
o
g
r
e
s
o
º

A
b
i
e
r
l
o

a

n
u
e
v
a
s

e
x
p
e
r
i
e
n
c
i
a
s
º

C
a
p
a
z

d
e

a
p
r
e
c
i
a
r

m
e
j
o
r
a
s

p
e
r
s
o
n
a
l
e
s
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

n
o

a
p
r
e
n
d
i
z
a
j
e
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

n
o

m
e
j
o
r
a
º

N
o

l
r
a
n
s
l
e
r
i
r

l
o
g
r
o
s

p
a
s
a
d
o
s

a
l

p
r
e
s
e
n
l
e
|
r
o
p
ó
:
|
|
o

e
n

|
a

v
|
d
a
º

O
b
j
e
l
i
v
o
s

e
n

l
a

v
i
d
a
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

l
l
e
v
a
r

u
n

r
u
m
b
o
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

q
u
e

e
l

p
a
s
a
d
o

y

e
l

p
r
e
s
e
n
l
e

l
i
e
n
e
n

s
e
n
l
i
d
o
º

S
e
n
s
a
c
i
o
n

d
e

e
s
l
a
r

s
i
n

r
u
m
b
o
º

D
i
l

c
u
l
l
a
d
e
s

p
s
i
c
o
s
o
c
i
a
l
e
s
º

l
u
n
c
i
o
n
a
m
i
e
n
l
o

p
r
e
m
o
r
b
i
d
o

b
a
j
o
A
u
|
o
n
o
m
|
a
º

C
a
p
a
z

d
e

r
e
s
i
s
l
i
r

p
r
e
s
i
o
n
e
s

s
o
c
i
a
l
e
s
º

L
s

i
n
d
e
p
e
n
d
i
e
n
l
e

y

l
i
e
n
e

d
e
l
e
r
m
i
n
a
c
i
o
n
º

P
e
g
u
l
a

s
u

c
o
n
d
u
c
l
a

d
e
s
d
e

d
e
n
l
r
o
º

S
e

a
u
l
o
e
v
a
l
u
a

c
o
n

s
u
s

p
r
o
p
i
o
s

c
r
i
l
e
r
i
o
s
º

8
a
j
o

n
i
v
e
l

d
e

a
s
e
r
l
i
v
i
d
a
d
º

N
o

m
o
s
l
r
a
r

p
r
e
l
e
r
e
n
c
i
a
s
º

A
c
l
i
l
u
d

s
u
m
i
s
a

y

c
o
m
p
l
a
c
i
e
n
l
e
º

l
n
d
e
c
i
s
i
o
n
A
u
|
o
a
c
e
p
|
a
c
|
ó
n
º

A
c
l
i
l
u
d

p
o
s
i
l
i
v
a

h
a
c
i
a

u
n
o

m
i
s
m
o
º

A
c
e
p
l
a

a
s
p
e
c
l
o
s

p
o
s
i
l
i
v
o
s

y

n
e
g
a
l
i
v
o
s
º

V
a
l
o
r
a

p
o
s
i
l
i
v
a
m
e
n
l
e

s
u

p
a
s
a
d
o
º

P
e
r
l
e
c
c
i
o
n
i
s
m
o
º

M
a
s

u
s
o

d
e

c
r
i
l
e
r
i
o
s

e
x
l
e
r
n
o
s
|
e
|
a
c
|
o
n
e
:

p
o
:
|
|
|
v
a
:

c
o
n

o
|
r
o
:
º

P
e
l
a
c
i
o
n
e
s

e
s
l
r
e
c
h
a
s

y

c
a
l
i
d
a
s

c
o
n

o
l
r
o
s
º

L
e

p
r
e
o
c
u
p
a

e
l

b
i
e
n
e
s
l
a
r

d
e

l
o
s

d
e
m
a
s
º

C
a
p
a
z

d
e

l
u
e
r
l
e

e
m
p
a
l
i
a
,

a
l
e
c
l
o

e

i
n
l
i
m
i
d
a
d
º

D
e
l

c
i
l

e
n

a
l
e
c
l
o
,

i
n
l
i
m
i
d
a
d
,

e
m
p
a
l
i
a
4!0 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
de desarrollar un mayor numero de experiencias oplimas («llow»), y la vida signili-
caliva (mean|nç|u| |||e), que incluiria el senlido vilal y el desarrollo de objelivos que
van mas alla de uno mismo.
Aunque se especilica que eslas lres vias no lienen por que ser ni exclusivas, ni
exhauslivas, si se realiza un enlasis imporlanle en que el desarrollo de la vida com-
promelida y de la vida signilicaliva pueden lener una mayor imporlancia para la
conslruccion del bieneslar (Duckworlh e| a|., 2005). Quiza lo mas relevanle es que
esle esquema esla siendo usado experimenlalmenle por esle equipo de invesliga-
cion para crear dislinlos ejercicios deslinados a elevar el bieneslar en cada una de
dichas areas. Por ejemplo, para aumenlar las emociones posilivas en el presenle se
ha propueslo una larea que consisle en anolar lodos los dias lres hechos posilivos
que se han descubierlo en ese dia, asi como las causas. Para aumenlar el nivel de
«llow», se propone un ejercicio que consisle en pensar como usar mas a menudo
en el dia a dia colidiano sus lorlalezas personales.
|a |eor|a de |a au|ode|erm|nac|ón de |ec| y |yan
Lsla leoria de marcado caracler molivacional y con evidenles conexiones con
la psicologia humanisla propone que el bieneslar psicologico es lundamenlal-
menle la consecuencia de un luncionamienlo psicologico oplimo (Pogers, !963).
Ls decir, el bieneslar psicologico no eslaria necesariamenle relacionado con experi-
menlar siluaciones placenleras o con salislacer deseos, lo cual generaria un aleclo
posilivo pasajero (Pyan y Deci, 200!), sino con un luncionamienlo psicologico sano
basado en. (a) una adecuada salislaccion de las necesidades psicologicas basicas
(i.e., aulonomia, vinculacion y compelencia), y (b) un sislema de melas congruenle
y coherenle, es decir, las melas deben ser (b
!
) mejor inlrinsecas que exlrinsecas, (b
2
)
coherenles con los propios inlereses y valores asi como con las ciladas necesidades
psicologicas basicas y (b
3
) coherenles enlre si.
Uno de los elemenlos cenlrales es el conceplo de necesidad basica que, como
es bien sabido, liene su origen en aulores como Maslow (!943) o While (!959).
Segun esla leoria, las necesidades basicas son los nulrienles basicos e innalos esen-
ciales para el bieneslar psicologico (Deci y Pyan, 2000). Lslo signilica que un delicil
imporlanle en alguna de eslas areas lendera a aparecer asociado a diversas conse-
cuencias negalivas, como un menor bieneslar y un mayor nivel de aleclo negalivo
y de sinlomalologia lisica y psicologica. Ls imporlanle deslacar que, de lorma adi-
cional, olros aulores proponen la exislencia de olras necesidades basicas, como por
ejemplo, la seguridad (p.ej.. Andersen, Chen y Carler, 2000, Maslow, !943) la
cual puede jugar un papel muy relevanle en muchos problemas de ansiedad, o
el senlido vilal (ej.. 8aumeisler, !99!, lrankl, !946/2004), que lambien aparece a
menudo aleclado en la poblacion clinica.
Desde una perspecliva evoluliva, eslos aulores proponen que experiencias de
privacion en una o varias de eslas areas basicas puede generar la aparicion de nece-
:|dade: :ub:|||u||va: o mo||vo: compen:a|or|o: con el objelivo de reducir la sensa-
cion de insalislaccion (Deci y Pyan, 2000), como la valoracion excesiva de la imagen
4!! |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
lisica, la admiracion por parle de los demas, o la dominacion social
!
. Las consecuen-
cias de la creacion de eslos molivos compensalorios pueden ser muy negalivas a
largo plazo ya que la persona adulla puede seguir valorando en exceso las melas
compensalorias (p.ej.. deseo de admiracion, exilo economico) y obviar cierlas nece-
sidades basicas lo cual manlendria su sensacion de insalislaccion, aumenlando
en consecuencia aun mas la inlensidad de dichas molivaciones compensalorias,
generandose un circulo vicioso. Ln el ambilo clinico, se pueden observar algunas de
eslas molivaciones compensalorias en cierlos lraslornos de personalidad, como por
ejemplo en los lraslornos narcisislas (i.e. deseo de grandiosidad) e hislrionicos (i.e.
deseo de alencion), mas en general, lambien se puede observar a menudo la lalla
de «insighl» de muchos pacienles para reconocer sus necesidades basicas y lrabajar
por ellas (p.ej.. Cloninger, 2006).
Sin duda, lo mas imporlanle es que a lo largo de la ullima decada un inlenso
programa de invesligacion ha validado numerosas hipolesis derivadas de esla leoria
(ver revision en Deci y Pyan, 2000). Por ejemplo, se ha observado que las perso-
nas que mueslran una mayor salislaccion percibida en dichas necesidades basicas
presenlan mayores niveles de bieneslar colidianos (Sheldon, Pyan y Peis, !996,
Peis e| a|., 2000). Ademas, se ha comprobado que incluso conlrolando el nivel de
salislaccion de necesidades de parlida, las llucluaciones diarias en la salislaccion de
dichas necesidades se asocian a llucluaciones en el bieneslar experimenlado dia a
dia (Sheldon e| a|., !996, Peis e| a|., 2000). Por olra parle, recienlemenle lambien
se ha observado que, en la prediccion del bieneslar, es mas imporlanle la exislencia
de un equilibrio en la salislaccion de las necesidades que un allo nivel de salislac-
cion en alguna de ellas (Sheldon y Niemiec, 2006). De igual lorma, varios esludios
han moslrado que presenlan mayores niveles de bieneslar aquellas personas que
presenlan melas coherenles con sus inlereses, valores y necesidades (Kasser y Pyan,
!996, 8runslein, Schullheiss y Crassman, !998, Sheldon y Llliol, !999, Sheldon y
Kasser, !995) y ademas inlernamenle congruenles enlre si (Lmmons y King, !988,
Sheldon y Kasser, !995). Aunque escasean los esludios aplicados en el ambilo
clinico desde esle marco, los solidos resullados enconlrados en esludios con pobla-
cion general podrian indicar la imporlancia de eslos laclores para el ambilo clinico
al menos en lo concernienle a la polenciacion del bieneslar.
Ln lodo caso, de esla leoria se pueden oblener imporlanles implicaciones cli-
nicas. Por ejemplo, aunque muchas personas, aun sin explicilar de lorma cons-
cienle sus necesidades basicas, manlienen de lorma inluiliva un sano equilibrio
en la salislaccion de eslas, es posible que olras personas puedan ignorar o rele-
gar a un segundo plano dichas necesidades sulriendo como consecuencia una
mayor desorienlacion, lruslracion, agresividad, e incluso sinlomalologia depresiva.
Tras disculir en el enlorno lerapeulico el papel de las dislinlas necesidades en el
bieneslar, e incluso lras comprobarlo a lraves de experimenlos conducluales, eslas
personas podrian regular mejor sus aclividades, sus decisiones y sus melas en el
! Desde la perspecliva cogniliva, se podria añadir ademas que dichas experiencias de privacion
lavorecen la aparicion de esquemas disluncionales.
4!2 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
luluro. Tambien es posible que cierlas creencias del individuo puedan obslaculizar
una adecuada salislaccion de sus necesidades, por lo que su modilicacion podria
eliminar una luenle de insalislaccion cronica en cierlos individuos (Vazquez, Nielo,
Hernangomez y Hervas, 2005). Por ejemplo, la creencia de que uno debe ser lolal-
menle aulonomo y eso implica no depender aleclivamenle de nadie, pone en
oposicion dos necesidades basicas minimizando una de ellas lo cual diliculla enor-
memenle el equilibrio global en la salislaccion de necesidades.
Lslas aplicaciones pueden ser relevanles en el marco de la prevencion de recai-
das asi como en la psicoeducacion o en la reslrucluracion cogniliva y puede ser
de aplicacion en lraslornos como el depresivo, ansiedad generalizada, obsesiones,
adicciones, elc. y quiza especialmenle cuando aparecen con un lraslorno de perso-
nalidad comorbido.
InIervenciones posiIivas
Una base crucial para poder comprender y desarrollar inlervenciones desde esla
perspecliva son los esludios sobre bieneslar subjelivo. Los dalos sobre las condicio-
nes psicologicas que manlienen el bieneslar son ya muy numerosos y han demos-
lrado consislenlemenle algunas cuesliones que hay que lener en cuenla desde la
Psicologia en general y la Psicologia clinica en parlicular. Algunos de los mas rele-
vanles son, a nueslro enlender, los siguienles.
a. La mayor parle de la genle, en la mayor parle del mundo, se encuenlra
por encima del punlo medio de las escalas en medidas de salislaccion vilal
(Diener y Diener, !996).
b. Ll paisaje emocional habilual de los seres humanos es posilivo. La lrecuencia
e inlensidad de las emociones posilivas es mayor que la de las negalivas en
cualquier edad (Charles e| a|., 200!).
c. Los laclores como sexo, ingresos economicos, inleligencia, la salud, elc. lie-
nen un peso muy pequeño en la explicacion del 8PS (Myers, 2002, Argyle,
!999, Diener y Seligman, 2004). Los procesos psicologicos y las variables
molivacionales y de personalidad (i.e. Lxlraversion) juegan un papel mas
signilicalivo en el 8PS (Avia, !997, Avia y Vazquez, !998).
d. Aunque la emocionalidad posiliva esla ligada a laclores genelicos, hay una
parle imporlanle que depende de circunslancias vilales y, sobre lodo, de
laclores conlrolables inlencionalmenle (Lyubomirsky e| a|., 2005).
e. Olras variables psicologicas como el oplimismo, la inleligencia emocional,
o una baja lendencia a la comparacion social, aparecen habilualmenle
ligados a un mayor bieneslar subjelivo (Avia y Vazquez, !998, Lxlremera y
lernandez-8errocal, 2005, Lyubomirsky, 200!).
l. Ll numero y calidad de las relaciones sociales es un laclor muy imporlanle en
la prediccion del bieneslar subjelivo (Diener e| a|., !999). De hecho, es una
caraclerislica necesaria aunque no sulicienle de las personas mas lelices
(Diener y Seligman, 2002).
4!3 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
Lslos son algunos de los hechos que, en relacion con la salislaccion con la vida
y con las condiciones que la propician, deberiamos lener en cuenla y sobre algunos
de ellos volveremos mas adelanle. Creemos, como punlo de parlida, que resulla
dilicil poder hacer inlervenciones solidas sobre el bieneslar humano si no eslan
dirigidas y verlebradas por lo que la invesligacion va consislenle y progresivamenle
descubriendo sobre los laclores y condiciones ligados a la lelicidad de los seres
humanos (Cilberl, 2006, Kahneman e| a|., !999, Seligman, 2003, Pelerson, 2006,
Hupperl e| a|., 2005, Haidl, 2006, Layard, 2005, Cilham, 2000, Snyder y Lopez,
2002).
Ls imporlanle lener en cuenla que el lrabajo de aspeclos posilivos aparece
desde el momenlo de la evaluacion. Siluar el marco lerapeulico de lorma que se
incluyen lambien las lorlalezas del individuo y sus experiencias posilivas, pueden
lener un imporlanle eleclo en el pacienle ya que no solo se ponen de manilieslo
sus debilidades sino lambien sus lorlalezas. Como hemos apunlado, salvo excep-
ciones, es muy poco lrecuenle usar inslrumenlos que evaluen aspeclos posilivos del
luncionamienlo en el ambilo clinico
2
.
Los IímiIes de Ias inIervenciones en eI bienesIar psicoIógico
lncremenlar y soslener la lelicidad de los seres humanos parece una empresa
loable y deseable. Sin embargo, uno de los problemas con cualquier inlervencion
es considerar si los cambios en el bieneslar pueden ser eleclivamenle soslenibles y
duraderos, lo que consliluye un asunlo de un gran alcance empirico pero lambien
leorico.
Aunque la mayoria de la genle cree que la lelicidad o el bieneslar personal se
puede incremenlar de un modo soslenido y casi ilimilado (Sheldon y Houser-Marko,
200!) exislen limiles (Lyubomirsky, Sheldon y Schkade, 2005). Ln primer lugar, los
esludios sobre gemelos han demoslrado que el bieneslar liene un componenle
de heredabilidad genelica que eslablece limiles o rangos de cambio. Aunque la
heredabilidad se ha siluado en el 80° por los aulores de los esludios originales
(Lyken y Tellegen, !996), algunas correcciones de esos dalos pueden siluarla en un
50° (Diener, Suh, Lucas y Smilh, !999). Pero, en cualquier caso, la capacidad de
dislrule, las emocionalidad posiliva y olros elemenlos relacionados con el aleclo
posilivo pueden eslar limilados por elemenlos dilicilmenle cambiables.
Ln segundo lugar, algunos de los rasgos de personalidad lipicamenle ligados al
8PS, como la Lxlraversion o el Neurolicismo son sorprendenlemenle eslables a lo
largo del liempo (McCrae y Cosla, !990) lo que, en cierlo modo, permile concluir
que el bieneslar psicologico es igualmenle eslable (Diener y Lucas, !999).
2 Ln eslos ullimos años, se ha producido un enlasis por ejemplo en la medida de lo posilivo,
y un ejemplo es la pagina www.psicologiaposiliva.org (derivada de la original en ingles www.aulhenli-
chappiness.org) en donde se encuenlran disponibles una gran variedad de escalas y cueslionarios sobre
aspeclos posilivos para su aplicacion y correccion on-line.
4!4 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
Ln lercer lugar, un elemenlo de gran imporlancia es el de la denominada adap-
lacion hedonica (Diener y Lucas, 2006). Segun esla idea, las ganancias o perdidas en
lelicidad son casi siempre lemporales pues el sujelo lienden a volver, larde o lem-
prano, a su punlo de anclaje o relerencia (el denominado :e|-po|n|). Un conocido
ejemplo del luncionamienlo de eslos mecanismos homeoslalicos (ver Cummins y
Nislico, 2002), es que los ganadores de loleria lienen el mismo nivel de lelicidad
que la mueslra conlrol ! año despues de haber ganado los premios (8rickman
e| a|., !978). No obslanle, esludios recienles longiludinales demueslran que esle
punlo de anclaje no es lolalmenle eslable. Delerminados hechos (como enviudar,
o el divorcio) lienen un impaclo lal que el individuo no vuelve, al menos en los
años inmedialamenle posleriores al suceso, al mismo punlo de salislaccion en el
que eslaba en los años previos al suceso mienlras que para olros sucesos, como el
conlraer malrimonio, los cambios posilivos son lransilorios y se vuelve en unos años
al punlo de salislaccion que se gozaba en los años previos a casarse (Diener, Lucas
y Scollon, 2006) ver ligura !. Ademas, esludios longiludinales recienles lambien
mueslran que aunque la eslabilidad es la norma, quizas para un 25° o mas de per-
sonas hay cambios suslanciales en el lranscurso del liempo en cuanlo a su punlo
de anclaje de bieneslar (lujila y Diener, 2005). Sin duda la invesligacion sobre que
figura 1
Cambios en salislaccion con la vida en los años anleriores y posleriores a vivir
dilerenles sucesos posilivos y negalivos (Diener e| a|., 2006)
4!5 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
lipo de caraclerislicas personales eslan asociadas a esla posibilidad de cambio y que
momenlos son mas propicios para el cambio, podra permilir inlroducir eslralegias
mas elicaces de inlervencion y en momenlos en los que dichos cambios puedan
maximizarse.
Todos eslos limiles han hecho pensar a muchos cienlilicos, pero lambien
corrienles lilosolicas, que cualquier inlenlo por mejorar o maximizar la lelicidad
puede ser en vano (vease Lyubomirsky e| a|., 2005). Sin embargo, el hecho de que
haya inlervenciones que mejoren de un modo soslenido el eslado de animo y el
bieneslar de, por ejemplo, personas con depresion (p.ej.. Jacobson e| a|., !996), o
que se puedan modilicar aspeclos ac|||ud|na|e: y mo||vac|ona|e: ligados al bienes-
lar (p.ej.. oplimismo, evilacion de comparaciones con olros, elc., Avia y Vazquez,
!998, Seligman, !99!, Taylor y 8rown, !988, DeNeve y Cooper, !998) permilen
incremenlar nueslra conlianza en que delerminados habilos de conducla y acli-
ludes son modilicables y, evenlualmenle, producen cambios soslenibles. Ademas,
exisle evidencia de que hay cambios evolulivos signilicalivos en el aleclo posilivo y
negalivo (ver Vazquez, Hervas y Hernangomez, 2004). las personas mayores mues-
lran un menor aleclo negalivo y un mayor aleclo posilivo que los mas jovenes, lo
que indica la exislencia de posibles cambios en las emociones, sobre lodo si se liene
en cuenla que dichos cambios pueden deberse a cambios de aclilud imporlanles
observables en las personas mayores.
Lxisle un margen nolable para inlervenciones soslenibles incluso aunque des-
conlemos el papel que las variables demogralicas y c|rcun:|anc|a: generales de la
vida (siluacion economica, sexo, nivel educalivo, elc.), cuya inlluencia inlluencia
sobre el bieneslar probablemenle no es mayor del !0° de la varianza (Argyle,
figura 2
Los lres laclores principales relacionados con el nivel cronico de bieneslar
(Lyubomirsky, Sheldon y Schkade, 2005)
4!6 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
TabIa 4
Las !4 «Peglas lundamenlales» del programa cognilivo-conduclual de mejora de
la lelicidad diseñado por lordyce (!977, !983)
!. Manlenerse mas aclivo y ocupado.
a. Ln aclividades placenleras.
b. Aclividades lisicamenle demandanles.
c. Hacer aclividades novedosas.
d. Aclividades en compañia major que en soledad.
e. Aclividades con senlido mejor que lriviales.
2. Lmplear mas liempo en aclividades sociales.
3. Ser produclivo en lrabajos a los que se de un signilicado.
4. Organizarse, manejar bien el liempo.
5. Delener preocupaciones.
6. Ajuslar expeclalivas y aspiraciones.
7. Desarrollar un eslilo de pensamienlo oplimisla y posilivo.
8. Lslar mas cenlrado en el presenle que en el pasado o el luluro.
9. Trabajar en desarrollar una personalidad saludable.
!0. Desarrollar una personalidad sociable y con aclividades luera de casa.
!!. Ser aulenlico.
!2. Lliminar senlimienlos negalivos y problemas.
!3. lomenlar y conservar relaciones inlimas.
!4. Dar valor a la lelicidad y a su manlenimienlo.
!999, Diener e| a|., !999, Diener y Seligman, 2004, Kahneman e| a|., 2006), asi
como el papel de elemenlos relacionados con el :e|-po|n| o punlo de anclaje del
individuo sea mas o menos eslable, como hemos disculido dado que esle
punlo parece mas ligado a elemenlos genelicos (exlraversion, lemperamenlo, nivel
de aclivacion o arou:a|, elc.) Ashby e| a|., !999, Depue y Collins, !999. Sin
embargo, aun en el peor de los casos, como se observa en la ligura 2, al menos un
40° de la varianza del bieneslar parece deberse a elemenlos modilicables como,
por ejemplo, acliludes, aclividades inlencionales y habilos colidianos que conlri-
buyen a mejorar consislenlemenle el eslado emocional (Lyubomirsky e| a|., 2005,
Lyubomirsky, King y Diener 2005), siempre que se pueda dar signilicado personal a
dichos elemenlos (Deci y Pyan, 2000).
|n|ervenc|one: para aumen|ar |a |e||c|dad
lue un psicologo norleamericano, Michael lordyce (!977, !983) quien elecluo
los inlenlos pioneros para probar en diseños experimenlales conlrolados la elicacia
de inlervenciones dirigidas a mejorar la |e||c|dad de los parlicipanles (esludianles
universilarios). Aunque los resullados demoslraban que la lelicidad es «educable»
(lordyce, !997), dados los ingredienles mullicomponenles del programa psicoedu-
calivo de lordyce (vease Tabla 4), resulla dilicil cuales son los elemenlos elicaces
4!7 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
y en que medida lo son, de esas «reglas lundamenlales» del programa. Como se
puede apreciar en dicha Tabla, ademas, exisle un cierlo solapamienlo en algunas
de esas recomendaciones que, por olro lado, incorporan solo los elemenlos que se
conocian sobre las bases empiricas del bieneslar subjelivo hasla los años 80.
Los esludios de lordyce no luvieron un gran eco y hasla recienlemenle no se
han relomado los esluerzos por empezar a enconlrar eslralegias elicaces de inler-
vencion posilivas. Desgraciadamenle, aunque el campo de invesligacion sobre el
bieneslar y la lelicidad se ha expandido enormemenle en los ullimos 5 años, las
inlervenciones conlroladas son aun escasas (Seligman e| a|., 2005, Lyubomirsky,
Sheldon y Schkade, 2005). No obslanle, cada vez hay mas esludios en los que se
somelen a comprobacion diversas inlervenciones de esle lipo respeclo a su elicacia
para elevar el bieneslar de las personas.
Ll primero que analizaremos, inspirado en la leoria de la aulodelerminacion y
aplicado en un grupo de esludianles universilarios, consislio en una inlervencion
diseñada para polenciar y aumenlar los logros en las melas de los parlicipanles
(Sheldon, Kasser, Smilh y Share, 2002). Aunque no hubo cambios globales en la
condicion experimenlal, se obluvo una inleraccion inleresanle. Solo los parlici-
panles que presenlaban de parlida melas congruenles con sus valores e inlereses,
mejoraron en sus logros lrulo de la inlervencion y moslraron un mayor bieneslar al
linalizar el esludio. Lslo pone de manilieslo que no lodas las personas se pueden
beneliciar de las mismas inlervenciones y, en esle caso concrelo, sugiere que si no
hay una base minima desde donde lrabajar (i.e. melas inlrinsecas) en ocasiones las
inlervenciones pueden no ser elicaces. Ln consecuencia, en el luluro sera inlere-
sanle explorar si es posible aplicar una eslralegia de inlervencion para polenciar las
melas inlrinsecas en los parlicipanles con problemas en esa area.
Ln olro esludio se propuso a olros dos grupos de esludianles la puesla en
praclica duranle 6 semanas conseculivas de dos ejercicios deslinados a mejorar el
nivel de emociones posilivas de los parlicipanles. uno relacionado con la amabili-
dad (i.e. moslrar amabilidad en la vida colidiana) y el olro el agradecimienlo (i.e.
reconocer y anolar las cosas posilivas que la vida le da) ambos aspeclos asocia-
dos a un mayor bieneslar segun diversos esludios (Lmmons y McCullough, 2003,
Lyubomirsky, King y Diener, 2005). Ln general, ambas eslralegias lueron elicaces en
el incremenlo de la lelicidad en periodo pre-posl de 6 semanas pero con algunas
nolables dilerencias. Ln primer lugar, en la condicion de los aclos de amabilidad o
de agradecimienlo, los parlicipanles lueron subdivididos a su vez en dos subrupos.
A uno se le pidio realizar 5 aclos de dar las gracias en un mismo dia y al olro se le
pidio hacer los cinco aclos a lo largo de una semana. Los resullados oblenidos mos-
lraron aumenlos signilicalivos en el bieneslar subjelivo en las dos lareas aunque
mayores en los parlicipanles que hicieron cinco aclos amables un dia a la semana
que en los que realizaron los 5 aclos de amabilidad en el mismo dia de la semana.
Por su parle, el grupo conlrol, que duranle ese periodo no lue somelido a ninguna
inlervencion, experimenlo descensos en su nivel de bieneslar. Ln la segunda condi-
cion experimenlal, consislenle en el agradecimienlo de aspeclos posilivos, lambien
se subdividio a los grupos. A uno de ellos se le pidio hacer el ejercicio de reconoci-
mienlo una vez a la semana y al olro se le pidio hacerlo 3 veces por semana. Ln esle
4!8 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
caso, solo los del subgrupo de «una vez por semana» moslraron un incremenlo en
lelicidad, de hecho, los de la condicion de 3 veces por semana moslraron un ligero
decremenlo en su nivel de lelicidad. Lslos resullados, en su conjunlo, sugieren que
cierlos ejercicios, basados en la puesla en marcha de aspeclos posilivos no lenidos
en cuenla en la clinica hasla ahora, pueden servir para aumenlar el bieneslar de
los individuos. Ademas, ponen de relieve la imporlancia del diseño y la lorma de
aplicacion de las inlervenciones pueslo que los resullados parecen eslar mediados
por las dosis de la inlervencion o, en olras palabras, la lrecuencia y periodicidad de
los ejercicios.
Pecienlemenle, un esludio similar realizado por Seligman e| a|. (2005) evaluo la
elicacia de 5 ejercicios posilivos dilerenles con el objelivo de incremenlar niveles de
bieneslar y reducir la sinlomalologia depresiva. Ln esle caso, a dilerencia del eslu-
dio anlerior, se realizaron diversos seguimienlos hasla seis meses, y se incluyo
una inlervencion placebo que consislia en anolar lodas las noches algunas memo-
rias de la inlancia. Los 5 ejercicios posilivos incluian.
(a) escribir una carla de agradecimienlo a una persona imporlanle en la vida del
parlicipanle y comparlirla con el,
(b) escribir una vez al dia duranle una semana lres cosas posilivas dignas de
agradecer y sus causas,
(c) escribir recuerdos sobre una epoca en la que el parlicipanle moslrara sus
mejores caraclerislicas y leerla cada noche duranle una semana con el objelivo de
rellexionar sobre las lorlalezas presenles,
(d) realizar un cueslionario sobre lorlalezas para asi poder idenlilicar las mas
salienles,
(e) realizar ese mismo cueslionario de lorlalezas y rellexionar sobre nuevas lor-
mas de usar en la vida colidiana las lorlalezas principales de la persona.
Los resullados moslraron que curiosamenle aquellos ejercicios que generaron
aumenlos en bieneslar signilicalivos y superiores al placebo al linal de la inlerven-
cion (carla de gralilud, recuerdo vilal posilivo, idenlilicacion de lorlalezas) no mos-
lraron cambios signilicalivos en el seguimienlo. Por su parle, los ejercicios que no
parecian elicaces juslo en el momenlo de lerminar la inlervencion (agradecer lres
hechos posilivos al dia, aplicar las lorlalezas personales en olras areas) generaron
aumenlos signilicalivos en bieneslar lras el periodo de seguimienlo de 6 meses. Ll
palron de resullados en cuanlo a la reduccion de sinlomalologia depresiva lue casi
idenlico (Seligman e| a|., 2005).
Ln resumen, ambos esludios de Lyubomirsky e| a|. (2005) y de Seligman e|
a|. (2005), a pesar de ser aun preliminares, lienen un exlraordinario inleres pues
demueslran que. !) no lodas las inlervenciones diseñadas como «posilivas» lienen
los mismos eleclos (incluso puede haber decremen|o: de bieneslar en algunas), y 2)
la elicacia de las inlervenciones parece depender, al menos en parle, de la lrecuen-
cia e inlensidad de las eslralegias ulilizadas.
4!9 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
InIervenciones cIínicas
La aplicacion clinica de las invesligaciones denlro del marco de la psicologia
posiliva son, a pesar de las necesarias caulelas que debemos lener aun, de gran
inleres por dislinlas razones. Ln primer lugar, puede ayudar a aumenlar la lasa de
remision de los lralamienlos psicologicos. Un recienle mela-analisis moslro por
ejemplo que la lasa de recuperacion para el lralamienlo psicologico de la depresion
es de un 46° (Casacalenda, Perry y Looper, 2002), lo cual nos indica que la mejora
de los lralamienlos psicologicos disponibles sigue siendo una larea muy relevanle.
La imporlancia de las emociones posilivas, asi como olras de las razones anlerior-
menle comenladas, sugieren que nuevos elemenlos lerapeulicos posilivos podrian
complelar los acluales lralamienlos de lorma que eslos alcancen mayores colas de
elicacia.
Por olra parle, incluir eslralegias dirigidas a aumenlar el bieneslar podrian lener
lambien un imporlanle eleclo como reduclor de recaidas. Aunque diversos eslu-
dios sugieren que los lralamienlos psicologicos previenen de lorma mas elicaz las
recaidas que los lralamienlos larmacologicos, las lasas observadas son aun impor-
lanles en ambos casos. Por ejemplo, en diversos esludios con pacienles depresivos
se ha observado que, en un plazo de !2-24 meses, la lasa de recaidas lras un lrala-
mienlo larmacologico oscila enlre un 50-78°, mienlras que lras una inlervencion
cogniliva, la lasa de recaidas varia enlre un 20-36° (Segal, Williams y Teasdale,
2002). Ls decir, una persona de cada cualro sulre una recaida en los primeros dos
años lras el lralamienlo psicologico. Lsla lasa podria reducirse si ademas de reducir
su sinlomalologia, la inlervencion psicologica luera capaz de devolver a la persona
a sus niveles previos de luncionamienlo y bieneslar.
La lorma concrela de inserlar elemenlos posilivos en la inlervencion lerapeulica
puede variar mucho, y va a depender en parle de los objelivos concrelos de dicha
inlervencion. Se puede inlroducir por ejemplo como un modulo independienle lras
un programa de inlervencion eslandar para reducir asi el riesgo de recaidas. Olra
posibilidad es inlegrar inlervenciones posilivas junlo con olras eslralegias lerapeu-
licas de lorma que la reduccion de sinlomalologia, la polenciacion del bieneslar e
incluso de olros elemenlos mas diliciles de operalivizar, como la auloconciencia y la
madurez emocional (Cloninger, 2006), se realicen simullaneamenle a lo largo del
lralamienlo. Quiza la lorma mas complela y avanzada seria aquella que inlegrara
aspeclos relalivos a la salud y el bieneslar, junlo con olros aspeclos mas habiluales,
desde el comienzo del proceso de evaluacion pasando por lodas las lases de la inler-
vencion, e incluyendo dichos aspeclos en la propia lormulacion del caso. Aunque a
dia de hoy no exislen esludios de elicacia con prolocolos de esle lipo, quiza en un
luluro proximo podamos lener dalos con esle lipo de lilosolia de inlervencion.
|a |erap|a de| b|ene:|ar («We||-be|nç |herapy»ì
La lerapia del bieneslar propuesla por lava y cols. (!998) lue planleada inicial-
menle como una eslralegia de prevencion de recaidas en pacienles con lraslor-
420 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
nos aleclivos los cuales, lras un lralamienlo larmacologico, experimenlaban aun
sinlomas residuales. Mas adelanle se ha planleado lambien como un ingredienle
que puede ser añadido a paqueles de lralamienlo cognilivo-conduclual. Ln ambos
casos, esla modalidad lerapeulica liene como objelivo polenciar la sensacion de
bieneslar de los pacienles (a) mejorando la conciencia de los momenlos posilivos,
(b) disculiendo y modilicando los pensamienlos disruplivos que bloquean dichas
experiencias, y (c) mejorando las carencias del pacienle en las 6 areas del bieneslar
propueslas por Pyll (!989). Ls una inlervencion sencilla eslruclurada en 8 sesiones,
a lo largo de las cuales se van inlroduciendo diversos elemenlos en un aulorregislro.
comenzando por dos columnas en un primer momenlo (i.e. siluacion posiliva/inlen-
sidad del bieneslar experimenlado), posleriormenle se añade una columna para
idenlilicar el pensamienlo disruplivo, y linalmenle una columna dedicada a la inler-
prelacion del observador (reeslrucluracion cogniliva). Su simililud con olros pro-
cedimienlos cognilivo-conducluales hacen que esla propuesla sea especialmenle
adecuada para ser combinada con olras eslralegias derivadas de esle enloque.
La invesligacion desarrollada para probar la elicacia de esle melodo mueslra
por ejemplo que lras un lralamienlo larmacologico, la combinacion de lerapia cog-
nilivo-conduclual mas lerapia del bieneslar previene las recaidas en mayor grado
que el cuidado clinico habilual en pacienles depresivos (lava e| a|., !998). Ademas,
lambien se ha observado que en pacienles con ansiedad generalizada, al combinar
la lerapia del bieneslar con un programa cognilivo conduclual, parece ser mas
elicaz que cuando se aplica unicamenle el programa cognilivo-conduclual (lava,
Puini, e| a|., 2005).
Quiza lo mas novedoso de esle planleamienlo es enlocar una inlervencion den-
lro de un conlexlo lerapeulico desde un punlo de visla exclusivamenle cenlrado
en el bieneslar. Se podrian sugerir algunos mecanismos por los cuales la lerapia del
bieneslar podria eslar polenciando la mejoria del pacienle. Por ejemplo, el hecho de
cenlrar la alencion del pacienle en sus emociones posilivas puede aumenlar la lasa
de ocurrencia de las mismas por un eleclo de aulo-observacion de conduclas. Por
olra parle, el planleamienlo de buscar los elemenlos que inlerrumpen el bieneslar
puede eslimular y asenlar el uso de mecanismos de regulacion alecliva deslinados a
manlener un eslado de animo posilivo (Wood, Heimpel y Michela, 2003). Ademas,
de lorma implicila, el marco lerapeulico puede sugerir que el eslado nalural del
ser humano es un eslado de animo posilivo lo cual probablemenle genere cierlas
expeclalivas que lavorezcan la aparicion mas lrecuenle de esle lipo de eslados de
animo.
1erap|a po:|||va para |a depre:|ón
Sin duda la depresion es probablemenle el problema psicologico en el que mejor
encajan las inlervenciones posilivas. Desde un punlo de visla leorico, muchos de
los modelos explicalivos exislenles (vease una revision en Sanz y Vazquez, !995)
consislenlemenle coneclan con eslas aproximaciones lerapeulicas. Pecordemos
que de acuerdo al modelo de relorzamienlo de la depresion (Lewinsohn, !975,
42! |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
Lewinsohn y Amenson, !978), las personas deprimidas realizan pocas aclividades
placenleras y demasiadas aclividades desagradables en su vida colidiana. Lsla dis-
minucion de aclividades relorzanles se debe a que el enlorno no proporciona los
sulicienles relorzadores posilivos o bien a que el individuo no es capaz de apreciar-
los debido a, por ejemplo, sesgos perceplivos. Las inlervenciones posilivas del lipo
de «Saborear un dia perleclo», en el que al individuo se le pide que se deje libre
un dia para dedicarse a hacer cosas agradables podria, por ejemplo, incremenlar
las aclividades relorzanles en el propio enlorno (Seligman, 2003). Olros ejercicios,
como «Peconocer las propias lorlalezas» o el de «Tres cosas para agradecer a la
vida», en el que se pide a la persona conlemplar y anolar las cosas por las que uno
deberia eslar agradecido, deberian ser uliles para incremenlar la propia sensibilidad
y conciencia hacia aspeclos relorzanles y posilivos del enlorno y de uno mismo.
Tanlo la leoria del eslilo alribucional (Seligman e| a|., !984, Pelerson, 8uchanan
y Seligman, !995) como la leoria del auloconlrol (Pehm, !990) proponen que las
personas depresivas lienen un eslilo alribucional negalivo para los sucesos negali-
vos. Ln concrelo, las personas deprimidas lienden a alribuir sucesos negalivos a lac-
lores explicalivos mas inlernos, globales y eslables que las personas no deprimidas
y a dar a eslos sucesos, ademas, mas imporlancia (Vazquez e| a|., 200!). Las lecni-
cas posilivas encaminadas a incremenlar el oplimismo (Seligman, !990, Seligman,
Peivich, Jaycox y Cillham, !995) y la esperanza (Snyder, 2000) deberian ser muy
relevanles para modilicar los eslilos alribucionales depresivos. Por ullimo, el cono-
cido modelo cognilivo de 8eck (8eck, !976, 8eck, !995) planlea que las personas
depresivas poseen una lriada cogniliva negaliva consislenle en una vision negaliva
de si mismas, expeclalivas negalivas del luluro, y una inlerprelacion negaliva del
mundo. Creemos que las lecnicas de inlervencion deslinadas a idenlilicar y ulilizar
las propias lorlalezas (Seligman e| a|., 2005) podrian ser muy uliles para aliviar o
combalir eslos sesgos cognilivos. Pecienlemenle, David y Szenlagolai (2006) han
propueslo diversas lecnicas para generar conslrucciones posilivas y (re)generar los
sesgos posilivos lipicamenle asociados a las personas sin una palologia emocional
presenle (Cummins y Nislico, 2002), algo que podria ayudar a reducir la sinloma-
lologia depresiva. Ln esle conlexlo, las lecnicas de inlervencion posilivas podrian
lener un papel imporlanle.
Al menos dos grupos de invesligadores eslan invesligando aclivamenle en esla
linea, a lraves de la comparacion de programas clasicos de inlervencion con un pro-
grama cenlrado en aspeclos posilivos y, algo muy imporlanle melodologicamenle,
empleando ambos una deseable eslralegia de ensayos clinicos alealorizados. Ln
Lslados Unidos, Pashid, Seligman y Posenslein (2005) asignaron de lorma alealoria
a pacienles depresivos provenienles de una clinica a lres lipos de lralamienlos.
psicologia posiliva solo (TPP, n = !3), lralamienlo psicologico eslandar solo (TPL,
n = !6), y lralamienlo psicologico eslandar mas medicacion (TPL + Med, n = !7).
La psicolerapia posiliva en esle esludio consislio en un lralamienlo individual en el
cual se aplicaron principalmenle las 5 inlervenciones posilivas que mencionamos
anleriormenle (Seligman e| a|., 2005) en un prolocolo manualizado de !2 sesiones.
Ll grupo de TPL recibio un lralamienlo psicologico eslandar como el que se puede
recibir en una clinica. Pashid e| a|. (2005) moslro que el lralamienlo posilivo lue
422 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
mas elicaz que las olras dos modalidades (TPL y TPL + Med) en cuanlo a la reduc-
cion de sinlomas depresivos asi como en el reslo de indicadores de resullado.
Ln Hong Kong, Samuel Ho y sus colegas (Ho, Tong y Lai, 2006) inlenlaron res-
ponder a esa misma pregunla (v.g., ¸puede la psicolerapia posiliva ser elicaz en la
reduccion de sinlomas depresivos en pacienles clinicamenle deprimidos?) aunque
desde un angulo ligeramenle dilerenle. Lslos invesligadores eslaban mas inlere-
sados en comparar la elicacia de la psicolerapia posiliva (TPP) en comparacion con
un lralamienlo empiricamenle validada como es la lerapia cogniliva-conduclual
(C8T) y quizas el lralamienlo mas conocido para la depresion (8arlow, 2004, 8uller,
Chapman, lorman y 8eck, 2006, Chambless e| a|., !998). Para hacerlo, incorpora-
ron ademas en cada sesion de ambos lralamienlos los elemenlos que suelen con-
siderados esenciales en la lerapia cognilivo-conduclual. evaluar el eslado de animo
anles y despues de cada sesion, eslablecer una agenda, asignar y revisar las lareas
para casa, lrabajar en los elemenlos de la agenda, resumir la sesion y solicilar «lee-
dback» (DePubeis y leeley, !990, Persons, Joan y Tompkins, 200!). La inlervencion
posiliva, basada en lo realizado por Pashid e| a|. (2005) pero con un mayor enlasis
en el lrabajo sobre las lorlalezas en la vida colidiana y en el reconocimienlo de los
aspeclos posilivos de uno mismo, eslaba manualizada y conslaba de !0 sesiones. Ll
manual de C8T lue adaplado del manual chino publicado previamenle (Tong, Ho, Li
y Lee, 2004) que esla basado en la propuesla de 8eck (8eck, !976, 8eck, !995). La
pregunla de invesligacion lue. Lslando lodos los componenles basicos conlrolados,
¸como luncionaron cada una de las dos modalidades una cenlrada en las lorlale-
zas y en las experiencias posilivas, y la olra cenlradas en los pensamienlos negalivos
y las dislorsiones cognilivas en cuanlo a la elicacia para reducir la sinlomalologia
de los pacienles depresivos? Los parlicipanles provenian de una clinica ambulaloria
del Deparlamenlo de Psiquialria del Uniled Chrislian Hospilal, uno de los hospilales
mas grandes de Hong Kong. Todos los pacienles lueron diagnoslicados con un lras-
lorno depresivo por un psiquialra o un psicologo clinico en base a una enlrevisla cli-
nica eslruclurada y el lnvenlario de Depresion de 8eck (8Dl-ll, 8eck y Sleen, !987).
Los pacienles lueron asignados de lorma alealoria a uno de los dos lralamienlos,
y cada uno de ellos complelo el 8Dl-ll cinco veces duranle el curso del lralamienlo.
Los resullados preliminares para 8 pacienles (cualro en el grupo de TPP y cualro en
el grupo de C8T) mueslran que los niveles de depresion de lodos los pacienles en
ambas modalidades se redujeron hasla alcanzar el margen de normalidad del 8Dl-ll
lras el lralamienlo. Ll lesl de lriedman moslro que de media, se produjo un des-
censo signilicalivo en el nivel de depresion enlre los pacienles en el grupo de C8T
(χ² (4) = !2, p = 0,0!7) siendo los resullados similares aunque solo marginalmenle
signilicalivos en el caso de la TPP (χ² (4) = 8,44, p = 0,077). Ademas, usando los
melodos propueslos por Jacobson y Traux (!99!), la reduccion de sinlomalologia
de lodos los pacienles en el grupo de C8T lue clinicamenle signilicaliva, mienlras
que lodos los pacienles menos uno en el grupo de TPP lograron mejoria clini-
camenle signilicaliva. Por olra parle, los pacienles que recibieron el lralamienlo
posilivo parecieron lener un mayor cumplimienlo lerapeulico asi como una mejor
valoracion del lralamienlo que aquellos que recibieron el lralamienlo cognilivo-
conduclual. Ho e| a|. (2006) concluyeron, a parlir de eslos resullados preliminares,
423 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
que la psicolerapia posiliva aunque parece ser lambien elicaz en la reduccion de
sinlomalologia depresiva, puede lener una mayor llucluacion en cuanlo a los resul-
lados lerapeulicos en comparacion con la lerapia cognilivo-conduclual eslandar.
Ln conclusion, los acluales resullados sobre la elicacia de la psicolerapia posiliva
para la depresion son baslanle promeledores. Sin embargo, la mayoria de esludios
con mueslras clinicas son con lamaños mueslrales pequeños por lo que los resulla-
dos son aun preliminares. Los esludios luluros deberian incluir mueslras mayores, y
realizar un mayor conlrol sobre el eleclo del lerapeula (v.g., alianza lerapeulica) e
incluir el mayor numero posible de cenlros (8arlow, 2004).
ImpIicaciones para Ia invesIigación !uIura
De lo ya apunlado, se puede observar que la invesligacion sobre las inlerven-
ciones posilivas lanlo en el ambilo de la promocion y la prevencion, como en el
ambilo de la inlervencion esla empezando a emerger. Ln esle senlido, puede ser
inleresanle realizar algunos comenlarios que pueden servir para orienlar la invesli-
gacion lulura en esle campo. Ln primer lugar, el diseño de inlervenciones posilivas
en el area clinica deberian eslar guiadas por los dalos empiricos recogidos por la
ya abundanle invesligacion sobre lelicidad y bieneslar psicologico. Ln esle senlido,
en el luluro se podria incorporar nuevas inlervenciones mas complejas inlegrando
lambien, por ejemplo, el conocimienlo que disponemos provenienle de olras areas
de la psicologia (i.e. psicologia del desarrollo, psicologia social, elc.). Ademas, sera
imporlanle lambien alender a las dilerencias cullurales que puedan exislir para asi
poder adaplar las inlervenciones al conlexlo especilico en donde sean aplicadas.
Por olra parle, las inlervenciones deben ser evaluadas con los diseños mas eslric-
los (ensayos clinicos alealorizados) para probar su elicacia. Ls imporlanle insislir de
nuevo en la imporlancia de usar un grupo conlrol con lralamienlo placebo (mejor
que el melodo de lisla de espera) ya que en esle lipo de inlervenciones las expecla-
livas pueden ejercer un imporlanle eleclo. Del mismo modo, realizar un adecuado
seguimienlo es un requisilo casi imprescindible para lograr dalos liables sobre la
elicacia de las inlervenciones ya que como hemos vislo, los resullados oblenidos
inmedialamenle lras el lralamienlo pueden no manlenerse pasados unos meses,
y al reves, en ocasiones los incremenlos en bieneslar pueden aparecer lras pasado
un cierlo liempo.
ComenIarios !inaIes
Las inlervenciones en Psicologia Posiliva lienen, de modo general, la linalidad de
reducir y prevenir problemas, conlliclos, o sinlomas pero |amb|en la mejora de las
condiciones subjelivas de vida, el eslado emocional, las lorlalezas psicologicas y, en
ullimo lermino, la salislaccion con la vida. Ln el caso de la Psicologia clinica, a pesar
de los indudables avances en el lralamienlo de los problemas menlales (Labrador,
Lcheburua y 8ecoña, 2000), la inmensa mayoria de los esludios sobre la elicacia
424 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
de las inlervenciones miden su elicacia solo por la reduccion de sinlomas en esca-
las clinicas o psicopalologicas, lo que supone una aproximacion muy reslricliva y
superlicial a lo que signilica la «mejoria clinica» de un problema (Vazquez, 2006b).
No cabe duda de que uno de los grandes relos en Psicologia es el de enconlrar
melodos que permilan incremenlar y/o soslener el bieneslar psicologico de los
seres humanos mas alla de la disminucion de sinlomas. Ademas, la elicacia lograda
por los lralamienlos psicologicos en la reduccion de sinlomas y la prevencion de
recaidas no es aun lolalmenle salislacloria por lo que eslas nuevas aproximaciones
podrian ser uliles para ampliar y mejorar los lralamienlos disponibles.
Ll luluro de la psicologia posiliva consislira en comprender los laclores que
suslenlan y ayudan a conslruir las lorlalezas humanas, los elemenlos que explican
la resiliencia humana anle la adversidad, y las inlervenciones que desde el ambilo
lerapeulico o prevenlivo podemos hacer para recuperar, incremenlar o soslener
nueslro bieneslar y nueslra salud, incluyendo en el lermino «salud» una serie de
aspeclos posilivos de luncionamienlo psicologico y social. Ll relo de la Psicologia
es por lanlo aun muy imporlanle y, sea la Psicologia Posiliva o, como muchos cree-
mos, la Psicologia en si misma una vez absorbido y melabolizado el impulso de eslo
que se ha denominado Psicologia Posiliva (Linley, 2006, Vazquez, 2006a), eslas
lareas han de ser abordadas como una empresa de envergadura en la conquisla de
un espacio psicologico y social mejor para lodos.
ße!erencias
Andersen, S. M., Chen, S. y Carler, C. (200!). lundamenlal human needs. Making social
cognilion relevanl. |:ycho|oç|ca| |nqu|ry, 11, 269-275.
Argyle, M. (!999). Causes and correlales ol happiness. Ln D. Kahneman, L. Diener y N.
Schwarz (dirs.), We||-be|nç. |he |ounda||on: o| hedon|c p:ycho|oçy, (pp. 353-373).
Nueva York. Pussell Sage.
Ashby, l. C., lsen, A. M. y Turken, A. U. (!999). A neuropsychological lheory ol posilive allecl
and ils inlluence on cognilion. |:ycho|oç|ca| |ev|ew, 106, 529-550.
Aspinwall, L. C. y Slaudinger, U. M. (dirs.) (2003), A p:ycho|oçy o| human :|renç|h:.
|undamen|a| que:||on: and |u|ure d|rec||on: |or a po:|||ve p:ycho|oçy. Washinglon, DC.
American Psychological Associalion.
Avia, M. D. (!997). Personalily and posilive emolions. |uropean Iourna| o| |er:ona|||y, 11,
33-56.
Avia, M.D. y Vazquez, C. (!998). Op||m|:mo |n|e||çen|e. |:|co|oç|a de |a: emoc|one:
po:|||va:. (Prelacio de Marlin L.P. Seligman). Madrid. Alianza.
8arlow, D. (200!). Anx|e|y and ||: d|:order:. 1he na|ure and |rea|men| o| anx|e|y and pan|c
(2³ edic.). Nueva York. Cuillord.
8arlow, D. H. (2004). Psychological lrealmenls. Amer|can |:ycho|oç|:|, ¯9, 869-878.
8aumeisler, P. (!99!). |ean|nç: o| |||e. Nueva York. Cuillord.
8eck, A. T. (!976). Coçn|||ve |herapy and |he emo||ona| d|:order:. Nueva York. lnlernalional
Universilies Press.
8eck, A. y Sleen, P. A. (!987). bec| |epre::|on |nven|ory manua|. San Anlonio, TX.
Psychological Corporalion.
8eck, J. S. (!995). Coçn|||ve |herapy. ba:|c: and beyond. Nueva York. Cuillord.
425 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
8enlall, P. P. (2002). |adne:: exp|a|ned. |:ycho:|: and human na|ure. Londres. Allen Lane.
8rickman, P., Coales, D. y Janoll-8ulman, P. (!978). Lollery winners and accidenl viclims. ls
happiness relalive? Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, J6, 9!7-927.
8runslein, J. C., Schullheiss, O. C. y Crassman, P. (!998). Personal goals and emolional
well-being. The moderaling role ol molive disposilions. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a|
|:ycho|oçy, 7¯, 494-508.
8uller, A. C., Chapman, J. L., lorman, L. M. y 8eck, A. T. (2006). The empirical slalus ol
cognilive-behavioral lherapy. a review ol mela-analyses. C||nc|a| |:ycho|oçy |ev|ew, 26,
!7-3!.
Carbelo, 8. y Jauregui, L. (2006). Lmociones posilivas. humor posilivo. |ape|e: de| Co|eç|o,
27, !8-30.
Casacalenda, N., Perry, J. C. y Looper, K. (2002). Pemission in major depressive disorder.
A comparison ol pharmacolherapy, psycholherapy, and conlrol condilions. Amer|can
Iourna| o| |:ych|a|ry, 1¯9, !354-!360.
Chambless, D. L., 8aker, M. J., 8aucom, D. H., 8euller, L. L., Calhoun, K. S., Crils-Chrisloph,
P., Dalulo, A., DePubels, P., Delweiler, J., Haaga, D. A., Johnson, S. 8., McCurry, S.,
Mueser, K. T., Pope, K. S., Sanderson, W. C., Shoham, V., Slickle, T., Williams, D.
A. y Woody, S. P. (!998). Updale on empirically validaled lherapies, ll. 1he C||n|ca|
|:ycho|oç|:|:, ¯1, 3-!6.
Charles, S.T., Peynolds, C.A. y Calz, M. (200!). Age-relaled dillerences and change in
posilive and negalive allecl over 23 years. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy,
30, !36-!5!.
Cloninger, C.P. (2006). The science ol well-being. an inlegraled approach lo menlal heallh
and ils disorders. Wor|d |:ych|a|ry, ¯, 7!-76.
Cosla, P. T. y McCrae, P. (!980). lnlluence ol exlraversion and neurolicism on subjeclive
well-being. Happy and unhappy people. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy,
J3, 668-678.
Cummins, P.A. y Nislico, H. (2002). Mainlaining lile salislaclion. lhe role ol posilive cognilive
bias. Iourna| o| |app|ne:: 5|ud|e:, J, 37-69.
Danner, D. D., Snowdon, D. A. y lriesen, W. V. (200!). Posilive emolions in early lile and
longevily. lindings lrom lhe nun sludy. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 30,
804-8!3.
Danner, D.D., Snowdon, D.A., lriesen, W.V. (200!). Posilive emolions in early lile and
longevily. lindings lrom lhe Nun Sludy. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 30,
804-8!3.
David, D. y Szenlagolai, A. (2006). Cognilions in cognilive-behavioral psycholherapies.
loward an inlegralive model. C||n|ca| |:ycho|oçy |ev|ew, 26, 284-298.
Davis C. C., Nolen-Hoeksema S. y Larson J. (!998). Making sense ol loss and beneliling lrom
lhe experience. lwo conslruals ol meaning. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy,
7¯, 56!-74.
Deci, L. L. y Pyan, P. M. (!985). |n|r|n:|c mo||va||on and :e||-de|erm|na||on |n human
behav|or. Nueva York. Plenum Publishing Co.
Deci, L. L. y Pyan, P. M. (2000). The «whal» and «why» ol goal pursuils. Human needs and
lhe sell-delerminalion ol behavior. |:ycho|oç|ca| |nqu|ry, 11, 227-268.
DeNeve, K. M. y Cooper, H. (!998). The happy personalily. A mela-analysis ol !37 personalily
lrails and subjeclive well-being. |:ycho|oç|ca| bu||e||n, 124, !97-229.
Depue, P. A. y Collins, P. l. (!999). Neurobiology ol lhe slruclure ol personalily. Dopamine,
lacililalion ol incenlive molivalion, and exlraversion. behav|ora| and bra|n 5c|ence:, 22,
49!-569.
426 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
DePubeis, P. J. y leeley, M. (!990). Delerminanls ol change in cognilive lherapy lor
depression. Coçn|||ve 1herapy and |e:earch, 14, 469-482.
Diener, L., Lucas, P. y Scollon, C.N. (2006). 8eyond lhe hedonic lreadmill. revising lhe
adaplalion lheory ol well-being. Amer|can |:ycho|oç|:|, 61, 305-3!4.
Diener, L. y Lucas, P. L. (!999). Personalily and subjeclive well-being. Ln D. Kahneman, L.
Diener y N. Schwarz (dirs.), We||-be|nç. 1he |ounda||on: o| a hedon|c p:ycho|oçy (pp.
2!3-229). Nueva York. Pussell Sage.
Diener, L., Lucas, P.L. y Scallon, C.N. (2006). 8eyond lhe hedonic lreadmill. Pevising lhe
adaplalion lheory ol well-being. Amer|can |:ycho|oç|:|, 61, 305-3!4.
Diener, L., Suh, L. M., Lucas, P. L. y Smilh, H. L. (!999). Subjeclive well-being. Three decades
ol progress. |:ycho|oç|ca| bu||e||n, 12¯, 276-302.
Diener, L. y Diener, C. (!996). Mosl people are happy. |:ycho|oç|ca| 5c|ence, 7, !8!-!85.
Diener, L. y Seligman, M. L. P. (2002). Very happy people. |:ycho|oç|ca| 5c|ence, 1J, 80-83.
Diener, L. y Seligman, M. L. P. (2004). 8eyond money. Toward an economy ol well-being.
|:ycho|oç|ca| 5c|ence, ¯, !-3!.
Duckworlh, A. L., Sleen, T. A. y Seligman, M. L. (2005) Posilive psychology in clinical
praclice. Annua| |ev|ew o| C||n|ca| |:ycho|oçy, 1, 629-65!.
Lmmons, P. A. y King, L. A. (!988). Conllicl among personal slrivings. lmmediale and long-
lerm implicalions lor psychological an physical well-being. Iourna| o| |er:ona|||y and
:oc|a| |:ycho|oçy, 43, !040-!048.
Lmmons, P. A. y McCullough, M. L. (2003). Counling blessings versus burdens. An
experimenlal invesligalion ol gralilude and subjeclive well-being in daily lile. Iourna| o|
|er:ona|||y |:ycho|oçy, 36, 295-309.
Lxlremera, N., lernandez-8errocal, P. (2005). Perceived emolional inlelligence and lile
salislaclion. Prediclive and incremenlal validily using lhe Trail Mela-Mood Scale.
|er:ona|||y and |nd|v|dua| ||||erence:, J9, 937-948.
lava, C. A., Puini, C., Palanelli, C., linos, L., Salmaso, L., Mangelli, L. y Sirigalli, S. (2005).
Well-being lherapy ol generalized anxiely disorder. |:ycho|herapy and |:ycho:oma||c:,
74, 26-30.
lava, C.A., Palanelli, C., Cazzaro, M., Conli, S. y Crandi, S. (!998) Well-being lherapy.
A novel psycholherapeulic approach lor residual symploms ol alleclive disorders.
|:ycho|oç|ca| |ed|c|ne, 23, 475-480.
lava, C.A., Palanelli, C., Crandi, S., Conli, S. y 8elluardo (!998). Prevenlion ol recurrenl
depression wilh cognilive behavioral lherapy. Arch|ve: o| Cenera| |:ych|a|ry, ¯¯, 8!6-
820.
lernandez-8allesleros, P. (2002). Lighl and dark in lhe psychology ol human slrenglhs. The
example ol psychogeronlology. Ln L. C. Aspinwal y U. M. Slaudinger (dirs.), A p:ycho|oçy
o| human :|renç|h. per:pec||ve: on an emerç|nç ||e|d. Washinglon, DC. APA.
lolkman, S. (!997). Posilive psychological slales and coping wilh severe slress. 5oc|a| 5c|ence
|ed|c|ne , 4¯, !207-!22!.
lolkman, S. (!997). Posilive psychological slales and coping wilh severe slress. 5oc|a| 5c|ence
and |ed|c|ne, 4¯, !207-!22!.
lolkman, S. y Lazarus, P. S. (!988). Coping as a medialor ol emolion. Iourna| o| |er:ona|||y
and 5oc|a| |:ycho|oçy, ¯4, 466-475.
lordyce, M. W. (!977). Developmenl ol a program lo increase happiness. Iourna| o|
Coun:e||nç |:ycho|oçy, 24, 5!!-52!.
lordyce, M. W. (!983). A program lo increase happiness. lurlher sludies. Iourna| o|
Coun:e||nç |:ycho|oçy, J0, 483-498.
lrankl, V. (!946/2004). || hombre en bu:ca de :en||do. 8arcelona. Herder.
427 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
lredrickson, 8. L. (!998). Whal good are posilive emolions? |ev|ew o| Cenera| |:ycho|oçy,
2, 300-3!9.
lredrickson, 8. L. (200!). The role ol posilive emolions in posilive psychology. The broaden-
and- build lheory ol posilive emolions. Amer|can |:ycho|oç|:|, ¯6, 2!8-226.
lredrickson, 8. L., Levenson, P. W. (!998). Posilive emolions speed recovery lrom lhe
cardiovascular sequelae ol negalive emolions. Coçn|||on and |mo||on, 12,!9!-220.
lredrickson, 8. L., Mancuso, P. A., 8ranigan, C. y Tugade, M. M. (2000). The undoing ellecl
ol posilive emolions. |o||va||on and |mo||on, 24, 237-258.
lrijda, N.H. (!986). 1he emo||on:. Cambridge. Cambridge Universily Press.
lujila, l. y Diener, L. (2005). Lile salislaclion sel poinl. slabilily and change. Iourna| o|
|er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 33, !58-!64.
Cable, S.L. y Haidl, J. (2005). Whal (and why) is Posilive Psychology? |ev|ew o| Cenera|
|:ycho|oçy , 9, !03-!!0.
Cilberl. D. (2006). 1ropezar con |a |e||c|dad. 8arcelona. Deslino. (Orig. 2006).
Cillham, J.L. (2000). (dir.). 1he :c|ence o| op||m|:m. |e:earch e::ay: |n honor o| |ar||n |. |.
5e||çman. Philadelphia. Templelon loundalion Press.
Collesman, l. l. y Shields, J. (!982). 5ch|zophren|a, |he ep|çene||c puzz|e. Nueva York.
Cambridge Universily Press.
Haidl, J. (2006). 1he happ|ne:: hypo|he:|:. ||nd|nç modern |ru|h |n anc|en| w|:dom. Nueva
York. 8asic 8ooks.
Harker, L. y Kellner, D. (200!). Lxpressions ol posilive emolion in women's college yearbook
piclures and lheir relalionship lo personalily and lile oulcomes across adullhood. Iourna|
o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 30, !!2-!24.
Held, 8. S. (2004). The negalive side ol posilive psychology. Iourna| o| |uman|:||c |:ycho|oçy,
44, 946.
Ho, S. M. Y., Tong, A. K. K. y Lai, W. Y. K. (2006, Mayo). |rom po:|||ve p:ycho|oçy |o po:|||ve
|n|erven||on - :ome re||ec||on:. Paper presenled al lhe !sl Asian Cognilive 8ehaviour
Therapy (C8T) Conlerence. Lvidence-based Assessmenl, Theory and Trealmenl, Hong
Kong, China.
Hupperl, l. A. y Whillinglon, J. L. (2003). Lvidence lor lhe independence ol posilive and
negalive well-being. lmplicalions lor qualily ol lile assessmenl. br|||:h Iourna| o| |ea||h
|:ycho|oçy, 3, !07-!22.
Hupperl, l. A., 8aylis, N. y Keverne, 8. (2005). 1he :c|ence o| we||-be|nç. Oxlord. Oxlord
Universily Press.
lngram, P. L., Miranda, J. y Segal, Z. V. (!998). Coçn|||ve vu|nerab||||y |o depre::|on. Nueva
York. Cuillord.
lsen, A. M. (!987). Posilive-allecl, cognilive processes, and social behavior. Ln L. 8erkowilz
(dir.), Advance: |n exper|men|a| :oc|a| p:ycho|oçy (pp. 203-253). Nueva York. Academic
Press.
lsen, A. M. (!993). Posilive-allecl and decision making. Ln M. Lewis y J. Haviland (dirs.),
|andboo| o| emo||on: (pp. 26!277). Nueva York. Cuillord.
lsen, A. M. (!999). Posilive allecl. Ln T. Dagleish y M. Powers (dirs.), |andboo| o| coçn|||on
and emo||on (pp. 52!-539). Sussex, Lngland. Wiley.
lsen, A. M. (200!). An inlluence ol posilive allecl on decision making in complex
silualions. Theorelical issues wilh praclical implicalions. Journa| o| Con:umer
|:ycho|oçy, 11, 75-85.
Jacobson, N. S., Dobson, K. S., Truax, P. A., Addis, M. L., Koerner, K., Collan, J. K., Corlner,
L. y Prince, S. L. (!996). A componenl analysis ol cognilive-behavioral lrealmenl lor
depression. Iourna| o| Con:u|||nç and C||n|ca| |:ycho|oçy, 64, 295-304.
428 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
Jacobson, N. S. y Traux, P. (!99!). Clinical signilicance. A slalislical approach lo delining
meaninglul change in psycholherapy research. Iourna| o| Con:u|||nç y C||n|ca|
|:ycho|oçy, ¯9, !2-!9.
Kahneman, D., Krueger, A. 8., Schkade, D., Schwarz, N. y Slone, A. A. (2006). Would you
be happier il you were richer? A locusing illusion. 5c|ence, J12, !908-!9!0.
Kahneman, D., Diener, L. y Schwarz, N. (!999). We||-be|nç. 1he |ounda||on: o| hedon|c
p:ycho|oçy. Nueva York. Pussell Sage.
Kasser, T. y Pyan, P. M. (!996). lurlher examining lhe American dream. Dillerenlial correlales
ol inlrinsic and exlrinsic goals. |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy bu||e||n, 22, 80-87.
Keyes, C. L. M. (2005). Menlal heallh and/or menlal illness? lnvesligaling axioms ol lhe
complele slale model ol heallh. Iourna| o| Con:u|||nç and C||n|ca| |:ycho|oçy, 7J, 539-
548.
Keyes, C. L. M. y Haidl, J. (dirs.) (2003). ||our|:h|nç. |o:|||ve p:ycho|oçy and |he |||e we||
||ved. Washinglon, DC. American Psychological Associalion.
Keyes, C. L. M. y Lopez, S. J. (2002). Toward a science ol menlal heallh. Posilive direclions
in diagnosis and inlervenlions. Ln C. P. Snyder y S. J. Lopez (dirs.), |andboo| o| po:|||ve
p:ycho|oçy (pp. 45-59). Londres. Oxlord Universily Press.
Labrador, l.J., Lcheburua, L. y 8ecoña, L. (2000). Cu|a para |a e|ecc|ón de |ra|am|en|o:
p:|co|óç|co: e|ec||vo:. hac|a una nueva p:|co|oç|a. Madrid. Dykinson, S.L.
Layard, P. (2005). |a |e||c|dad. |ecc|one: de una nueva c|enc|a. Madrid. Taurus. (Orig.
2005).
Lewinsohn, P. M. (!975). Lngagemenl in pleasanl aclivilies and depression level. Iourna| o|
Abnorma| |:ycho|oçy, 34, 729-73!.
Lewinsohn, P. M. y Amenson, C. S. (!978). Some relalions belween pleasanl and unpleasanl
mood-relaled evenls and depression. Iourna| o| Abnorma| |:ycho|oçy, 37, 644-654.
Linley, P. A., Joseph, S. y Word, A.M. (2006). Posilive psychology. Pasl, presenl, and (possible)
lulure. 1he Iourna| o| |o:|||ve |:ycho|oçy, 1, 3-!6.
Lopez, S. J., Snyder C. P. (2003). |o:|||ve p:ycho|oç|ca| a::e::men|. A handboo| o| mode|:
and mea:ure:. Washinglon, DC. American Psychological Associalion.
Lykken, D. y Tellegen, A. (!996). Happiness is a slochaslic phenomenon. |:ycho|oç|ca|
5c|ence, 7, !86-!89.
Lyubomirsky, S. (200!). Why are some people happier lhan olhers? The role ol cognilive and
molivalional laclors in well-being. Amer|can |:ycho|oç|:|, ¯6, 239-249.
Lyubomirsky, S., King, L. A. y Diener, L. (2005). The benelils ol lrequenl posilive allecl. Does
happiness lead lo success? |:ycho|oç|ca| bu||e||n, 1J1, 803-855.
Lyubomirsky, S., Sheldon, K. M. y Schkade, D. (2005). Pursuing happiness. The archileclure
ol suslainable change. |ev|ew o| Cenera| |:ycho|oçy, 9, !!!-!3!.
Maddux, J. L. (2002). Slopping lhe «madness». Posilive psychology and lhe deconslruclion
ol lhe illness ideology and lhe |5|. Ln C. P. Snyder y S. J. Lopez (dirs.), |andboo| o|
po:|||ve p:ycho|oçy (pp. !3-25). Nueva York. Oxlord Universily Press.
Marlin, P.A. (2007). 1he p:ycho|oçy o| humor. an |n|eçra||ve approach. Nueva York.
Academic Press.
Maslow, A. H. (!943). A lheory ol human molivalion. |:ycho|oç|ca| |ev|ew, ¯0, 370-396.
Mall, C., Vazquez, C. y Campbell, K. (!992). Mood congruenl recall ol alleclively loned
slimuli. A mela-analylic review. C||n|ca| |:ycho|oçy |ev|ew, 12, 227-256.
McCrae, P. P. y Cosla, P. T. (!990). |er:ona|||y |n adu||hood. Nueva York. Cuillord.
Mezulis, A. H., Abramson, L. Y., Hyde, J. S. y Hankin, 8. J. (2004). ls lhere a universal posilivily
bias in allribulions? A mela-analylic review ol individual, developmenlal, and cullural
dillerences in lhe sell-serving allribulional bias. |:ycho|oç|ca| bu||e||n,1J0, 7!!-747.
429 |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
Myers, D. (2002). The lunds, lriends, and lailh ol happy people. Amer|can |:ycho|oç|:|, ¯¯,
56-67.
Myers, D. C. (2000). The lunds, lriends, and lailh ol happy people. Amer|can |:ycho|oç|:|,
¯¯, 56-67.
Persons, J. 8., Joan, D. y Tompkins, M. A. (200!). |::en||a| componen|: o| coçn|||ve-behav|or
|herapy |or depre::|on. Washinglon DC. American Psychological Associalion.
Pelerson, C. (2006). A pr|mer |n |o:|||ve |:ycho|oçy. Oxlord. Oxlord Universily Press.
Pelerson, C., 8uchanan, C. M. y Seligman, M. L. P. (!995). Lxplanalory slyle. Hislory and
evolulion ol lhe lield. Ln C. M. 8uchanan y M. L. P. Seligman (dirs.), |xp|ana|ory :|y|e
(pp. !-20). Hillsdale, New Jersey. Lawrence Lrlbaum Associales.
Pelerson, C. y Seligman, M. L. P. (2004). Charac|er :|renç|h: and v|r|ue:. A handboo| and
c|a::|||ca||on. Washinglon, DC. American Psychological Associalion.
Power, M.J. y Dalgleish, T. (!997). Coçn|||on and emo||on. |rom order |o d|:order. Hove.
Psychology Press.
Pashid, T., Seligman, M. L. P. y Posenslein, l. C. (2005, junio). |o:|||ve p:ycho|herapy |or
depre::|on. Paper presenled al lhe Medici ll. Posilive Psychology Templelon lellows
Program, Philadelphia, Pensnylvania, USA.
Pehm, L. P. (!990). Cognilive and behavioral lheories. Ln 8. 8. Wolman y C. Slricker (dirs.),
|epre::|ve d|:order:. |ac|:, |heor|e:, and |rea|men| me|hod: (pp. 64-9!). Oxlord,
Lngland. Wiley.
Peis, H. T., Sheldon, K. M., Cable, S. L., Poscoe, J. y Pyan, P. M. (2000). Daily well-being.
The role ol aulonomy, compelence, and relaledness. |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy
bu||e||n, 26, 4!9-435.
Pogers, C. P. (!963). Aclualizing lendency in relalion lo «molives» and lo «consciousness».
Nebra:|a :ympo:|um on mo||va||on. Lincoln. Universily ol Nebraska Press.
Pussell, J. A. (!979). Alleclive space is bipolar. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy,
J7, 345-356.
Pussell, J. A. (!980). A circumplex model ol allecl. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a|
|:ycho|oçy, J9, !!6!-!!78.
Pussell, J. A. y Carroll, J. M. (!999). On lhe bipolarily ol posilive and negalive allecl.
|:ycho|oç|ca| bu||e||n, 12¯, 3-30.
Pyan, P. M. y Deci, L. L. (200!). On happiness and human polenlials. A review ol research
on hedonic and eudaimonic well-being. Ln S. liske (dir.), Annua| |ev|ew o| |:ycho|oçy
(vol. 52, pp. !4!-!66). Palo Allo, CA. Annual Peviews, lnc.
Pyll, C. D. (!989). Happiness is everylhing, or is il? Lxploralions on lhe meaning ol
psychological well-beirig. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, ¯7, !069-!08!.
Pyll, C. D. (!995). Psychological well-being in adull lile. Curren| ||rec||on: |n |:ycho|oç|ca|
5c|ence, 4, 99-!04.
Pyll, C. D. y Keyes, C.L.M. (!995). The slruclure ol psychological well-being revisiled. Iourna|
o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 69, 7!9-727.
Pyll, C. D. y Singer, 8. (!998). The conlours ol posilive human heallh. |:ycho|oç|ca| |nqu|ry,
9, !-28.
Salameh, W.A. y lry, W.l. (2004) (dirs.). || humor y e| b|ene:|ar en |a: |n|ervenc|one: c||n|ca:.
8ilbao. Desclee de 8rouwer.
Sanz, J. y Vazquez, C. (!995). Traslornos del eslado de animo. Teorias psicologicas. Ln A.
8elloch, 8. Sandin y l. Pamos (dirs.), |anua| de p:|copa|o|oç|a, vo|. 2 (pp. 34!-378).
Madrid. McCraw Hill.
Schmuck, P. y Sheldon, K. M. (dirs.). (200!). |||e çoa|: and we||-be|nç. 1oward: a po:|||ve
p:ycho|oçy o| human :|r|v|nç. Seallle, WA. Hogrele y Huber.
430 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
Segal, Z. V., Williams, J. M. C. y Teasdale, J. D. (2002). ||nd|u|ne::-ba:ed coçn|||ve |herapy
|or depre::|on. A new approach |o preven||nç re|ap:e. Nueva York. Cuillord.
Seligman, M. L. P. (!990). |earned op||m|:m. Sydney. Pandom House Auslralia. (Trad. esp.
en Ld. Allanlida, !99!).
Seligman, M. L. P. (!999). The Presidenl's address. APA !998 Annual Peporl. Amer|can
|:ycho|oç|:|, ¯4, 559-562.
Seligman, M. L. P. (2002). Posilive psychology, posilive prevenlion, and posilive lherapy. Ln
C. P. Snyder y S. J. Lopez (dirs.), |andboo| o| po:|||ve p:ycho|oçy (pp. 3-9). Nueva York.
Oxlord Universily Press.
Seligman, M. L. P. y Pelerson, C. (2002). Posilive clinical psychology. ln L. C. Aspinwall & U.
M. Slaudinger (dirs.), A p:ycho|oçy o| human :|renç|h:. |er:pec||ve: on an emerç|nç
||e|d (pp. 305-3!8). Washinglon DC. American Psychological Associalion.
Seligman, M. L. P., Pelerson, C., Kaslow, N. J., Tanenbaum, P. L., Alloy, L. 8. y Abramson,
L. Y. (!984). Allribulional slyle and depressive symploms among children. Iourna| o|
Abnorma| |:ycho|oçy, 9J, 235-238.
Seligman, M. L. P., Peivich, K., Jaycox, L. y Cillham, J. (!995). 1he op||m|:||c ch||d. A proven
proçram |o :a|eçuard ch||dren aça|n:| depre::|on and bu||d |||e|onç re:|||ence. Nueva
York. Harper Collins.
Seligman, M. L. P. y Csikszenlmihalyi, M. (2000). Posilive psychology. An inlroduclion.
Amer|can |:ycho|oç|:|, ¯¯, 5-!4.
Seligman, M.L.P. (2003). |a au|en||ca |e||c|dad. 8arcelona. Ldiciones 8. (Orig. 2002).
Seligman, M.L.P., Sleen, T.A., Park, N. y Pelerson, C. (2005). Posilive Psychology progress.
Lmpirical validalion ol inlervenlions. Amer|can |:ycho|oç|:|, 60, 4!0-42!.
Sheldon, K. M. y Llliol, A. J. (!999). Coal slriving, need salislaclion, and longiludinal well-
being. lhe sell-concordance model. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 76,
546-557.
Sheldon, K. M., Kasser, T., Smilh, K. y Share, T. (2002). Personal goals and psychological
growlh. Tesling an inlervenlion lo enhance goal-allainmenl and personalily inlegralion.
Iourna| o| |er:ona|||y, 70, 5-3!.
Sheldon, K. M., Pyan, P. M. y Peis, H. T. (!996). Whal makes lor a good day? Compelence
and aulonomy in lhe day and in lhe person. |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy bu||e||n,
22, !270-!279.
Sheldon, K. M. y Houser-Marko, L. (200!). Sellconcordance, goal-allainmenl, and lhe
pursuil ol happiness. Can lhere be an upward spiral? Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a|
|:ycho|oçy, 30, !52-!65.
Sheldon, K. M. y Kasser, T. (!995). Coherence and congruence. Two aspecls ol personalily
inlegralion. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 63, 53!-543.
Sheldon, K. M. y King, Diener, L. y Diener, C. (!996). Mosl people are happy. |:ycho|oç|ca|
5c|ence, 7, !8!-!85.
Sheldon, K. M. y King, L. (200!). Why posilive psychology is necessary. Amer|can |:ycho|oç|:|,
¯6, 2!6-2!7.
Sheldon, K.M. y Niemiec, C.P. (2006). ll's nol jusl lhe amounl lhal counls. 8alanced need
salislaclion also allecls well-being. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 91,
33!-34!.
Snyder, C. P. y Lopez, S. J. (2002). (dirs.), |andboo| o| po:|||ve p:ycho|oçy. Nueva York.
Oxlord Universily Press.
Snyder, C. P. (2000). |andboo| o| hope. 1heory, mea:ure:, and app||ca||on:. Nueva York.
Academic Press.
43! |n|ervenc|one: c||n|ca: ba:ada: en |a p:|co|oç|a po:|||va
Slein, N. L., lolkman, S., Trabasso, T. y Pichards, T. A. (!997). Appraisal and goal processes
as prediclors ol psychological well-being in bereaved caregivers. Iourna| o| |er:ona|||y
and 5oc|a| |:ycho|oçy, 72, 872-884.
Taylor, S. L. y 8rown, J. D. (!988). lllusion and well-being. A social psychological perspeclive
on menlal heallh. |:ycho|oç|ca| bu||e||n, 10J, !93-2!0.
Taylor, S. L., Kemeny, M. L., Peed, C. M., 8ower, J. L. y Cruenewald, T. L (2000) Psychological
resources, posilive illusions, and heallh. Amer|can |:ycho|oç|:|, ¯¯, 99-!09.
Tellegen, A., Walson, D. y Clark, L. A. (!999). On lhe dimensional and hierarchical slruclure
ol allecl. |:ycho|oç|ca| 5c|ence, 10, 297-303.
Tong, A., Ho, S. M. Y., Li, C. y Lee, P. (2004). |ur:u|| your happ|ne::. a prac||ca| çu|de |o
manaçe emo||on:. Hong Kong. 8reaklhrough.
Tugade, M. M. y lredrickson, 8. L. (2004). Pesilienl individuals use posilive emolions lo
bounce back lrom negalive emolional experiences. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a|
|:ycho|oçy, 36, 320-333.
Vazquez, C. (2006a). La Psicologia Posiliva en perspecliva. |ape|e: de| |:|có|oço, 27, !-2.
Vazquez, C. (2005). Peacciones de eslres en la poblacion general lras los alaques lerrorislas
del !!S (USA) y del !!M (Madrid). Milos y realidades. ¦Slress reaclions ol lhe general
populalion aller lhe lerrorisl allacks ol S!! (USA) and M!! (Madrid, Spain). Mylhs and
realilies¦. Anuar|o de |:|co|oç|a C||n|ca y de |a 5a|ud / Annuary o| C||n|ca| and |ea||h
|:ycho|oçy, 1, 9-25. (hllp.//www.us.es/apcs/doc/APCS_!_esp_9-25.pdl).
Vazquez, C. (2006b). Ciencias cognilivas y psicolerapias cognilivas. Una alianza problemalica.
|ev|:|a de |:|co|erap|a, 43-63.
Vazquez, C. y Perez-Sales, P. (2003). Lmociones posilivas, lrauma y resislencia. An:|edad y
|:|re:, 2-J, 23!-254.
Vazquez, C., Caslilla, C. y Hervas, C. (2007, en prensa). Peacciones anle el lrauma. Pesislencia
y crecimienlo. Ln L. lernandez-Abascal (dir.), |a: emoc|one: po:|||va:. Madrid.
Vazquez, C., Cervellon, P., Perez Sales, P., Vidales, D. y Caboril, M. (2005). Posilive emolions
in earlhquake survivors in Ll Salvador (200!). Iourna| o| Anx|e|y ||:order:, 19, 3!3-
328.
Vazquez, C., Hernangomez, L. y Hervas, C. (2004). Longevidad y emociones posilivas.
Ln L. Salvador-Carulla, A. Cano y J.P. Cabo (dirs.), |onçev|dad. Un |ra|ado |n|eçra|
:obre promoc|ón de |a :a|ud en |a :eçunda m||ad de |a v|da (pp. 752-76!). Madrid.
Panamericana.
Vazquez, C., Hernangomez, L., Hervas, C. y Nielo-Moreno, M. (2006). La evaluacion de
la depresion en adullos. Ln V. Caballo (dir.), |anua| para |a eva|uac|ón c||n|ca de |o:
|ra:|orno: p:|co|óç|co:. 1ra:|orno: de |a edad adu||a e |n|orme: p:|co|óç|co: (pp. 89-
!!4). Madrid. Piramide.
Vazquez, C., Jimenez, l., Saura, l. y Avia, M. D. (200!). The imporlance ol «imporlance». A
longiludinal conlirmalion ol lhe allribulional-slress model ol depression measuring lhe
imporlance ol lhe allribulions and lhe impacl ol lhe slressor. |er:ona|||y and |nd|v|dua|
||||erence:, J1, 205-2!4.
Vazquez, C., Nielo, M., Hernangomez, L. y Hervas, C. (2005). Tralamienlo psicologico en
un caso de depresion mayor. Ln J. P. Lspada, J. Olivares, J. y l. X. Mendez (dirs.), 1erap|a
p:|co|óç|ca. ca:o: prac||co: (pp. 20!-23!). Madrid. Piramide.
Vazquez, C., Perez, P., and Mall, C. (2006). Posl-Traumalic slress reaclions lollowing lhe
Madrid March !! lerrorisl allacks. Lpidemiological ellecls ol exposure and use ol
mulliple diagnoslic crileria in a Madrid communily simple. 5pan|:h Iourna| o| |:ycho|oçy,
9, !6!-!74.
432 VAZQULZ, HLPVAS Y HO
Walson, D. y Tellegen, A. (!999). lssues in lhe dimensional slruclure ol allecl-Lllecls ol
descriplors, measuremenl error, and response lormals. Commenl on Pussell and Carroll
(!999). |:ycho|oç|ca| bu||e||n, 12¯, 60!-6!0.
While, P. W. (!959). Molivalion reconsidered. The concepl ol compelence. |:ycho|oç|ca|
|ev|ew, 66, 297-333.
Wood, J. V., Heimpel, S. A. y Michela, J. L. (2003). Savoring versus dampening. Sell-esleem
dillerences in regulaling posilive allecl. Iourna| o| |er:ona|||y and 5oc|a| |:ycho|oçy, 3¯,
566-580.