ECOLOGÍA HISTÓRICA DE LA SUBCUENCA DEL RIO CARCARAÑÁ Maria del Carmen Corigliano.

Departamento de Ciencias Naturales, Universidad Nacional de Río Cuarto, Córdoba, Argentina. 2009. Historical ecology of the Carcarañá river subasin. Abstract. A historiography searching about territorial shifts in Carcarañá subasin highlands, (Cordoba, Argentina), during different periods of argentine history is achieved. Attention is recalled to the events that drive ecological consequences over river ecology such us changes on land and water uses, exotic introductions, urbanizations and infrastructure constructions. Actual problems emerging from these processes and hazardous activities against environmental quality are point up. Historical river reconstructions allow hypothesis generations derived from fluvial ecology theoretical frameworks. Key words: social changes, ecological changes, fluvial ecology. Resumen. Se realiza un examen historiográfico de los cambios territoriales ocurridos en la región de la Subcuenca Carcarañá, en la provincia de Córdoba, Argentina, durante las diferentes etapas de la historia argentina. Se destacan aquellos eventos que tuvieron clara consecuencia ecológica sobre los ríos como el cambio en el uso de la tierra y el agua, la introducción de exóticos, los procesos de urbanización y la construcción de infraestructuras. Se señalan lo problemas actuales, emergentes de estos procesos, y las actividades amenazantes para la calidad ambiental del medio ambiente fluvial y ribereño. La reconstrucción de los ríos históricos permite generar hipótesis de trabajos derivadas del marco teórico de la ecología fluvial. Palabras claves: cambios sociales, cambios ecológicos, ecología fluvial

Introducción El origen de los actuales problemas ecológicos se encuentra en el pasado, por ello la ecohistoria o historia ecológica puede contribuir a desarrollar una completa comprensión de las causas y consecuencias de las crisis ambientales (Chewrif, 1988). Es provechoso desarrollar la perspectiva historia de los cambios ambientales, cuando se estudian problemas ecológicos, porque el material histórico permite comprender el impacto humano sobre los ecosistemas. Explorar procesos históricos lleva a comprender los hechos que produjeron las condiciones actuales, ya que, a cambios sociales se correspondieron cambios ecológicos: extinción local de las poblaciones, dispersión, antropocoria, invasiones, microevoluciones forzadas por la fragmentación del hábitat y cambios en los atributos estructurales y funcionales de los ecosistemas (White, 1967). El objetivo de este trabajo es realizar una examen historiográfico de los eventos que han tenido efectos ecológicos en la subcuenca Carcarañá, en la provincia de Córdoba, y enfatizar aquellos relacionados con el cambio en el uso de la tierra y el agua que tuvieron consecuencias ecológicas en los ríos Ctalamochita (Tercero) y Chocancharava (Cuarto). Se sigue la división de la historia argentina en las cuatro etapas propuestas por Romero (1997), eras indígena, colonial, criolla y aluvial (Figura 1) y se 1

aplican para su interpretación los principios fundamentales de la teoría ecológica fluvial, derivados a partir del Concepto del Continuo en Ríos (RCC, Vanotte et al., 1980).

Figura 1. Historia ecológica de la subcuenca Carcarañá. Se destacan los principales cambios durantes las eras de la historia argentina

ERA INDIGENA (6000 A.C.-1528) Los asentamientos, al momento del encuentro con los españoles datan en su mayor parte de 1000 años D.C. y los estudios arqueológicos (Rex Gonzales y Pérez, 1985) y etnohistóricos (Caminos de Faya, 1984; Bixio y Berberian, 1984) proveen de la información necesaria para conocer las relaciones con el medio ambiente. El área serrana estaba habitada por pueblos sedentarios, agroalfareros, genéricamente 2

los Comechingones, que fueron por esa forma de vida rápidamente destruidos por las encomiendas. La agricultura aborigen consistía especialmente en maíz, quínoa, zapallos y maní y tal vez papas y patatas. Domesticaron además la llama y usaron el fuego y el hacha (Parodi, 1966). Los pueblos de la llanura, los pampas o querandíes, eran nómadas y cazadores. Cazaban con arcos y flechas y boleadoras y también hacían uso del fuego. Las presas eran, para el cronista español, avestruces, quirquinchos, francolines, perdices, ovejas del Perú, venados y liebres; lo que traducido en términos de fauna americana significaban ñandúes, tinamiformes varias, guanacos, ciervos de las pampas y liebres patagónicas. Ambos pueblos recogían frutos del algarrobo y del chañar y luego de un proceso de aculturación, asimilaron elementos traídos por los españoles, en especial el caballo y la lanza (Murray, 1991; Viñas, 1982). Los pueblos indígenas precolombinos que eran simples cazadores y recolectores presentaron menos grados de artificialización de la naturaleza que los grupos culturales que formaron las civilizaciones más complejas y desarrolladas como Incas, Mayas y Aztecas. Se puede afirmar que las relaciones hombre-naturaleza fueron mucho más armónicas en las culturas precolombinas que luego de los procesos de aculturación (Gligo y Morello, 1980). La relación de los aborígenes con los ríos era estrecha. Estos constituían la principal fuente de aprovechamiento de agua y se reporta que se dedicaban a las pesquerías, se menciona el dorado, aunque no se sabe cuan importantes serían los peces en su dieta ni qué artefactos culturales usarían para la pesca. (Bixio y Berberian, 1984; Canals Frau, 1986; Parodi, 1966). Luego del encuentro con el español el impacto no tardó en sentirse debido a los malos tratos y exceso de trabajo (Bischoff, 1979). En 1620 ya no quedaban Comechingones en las sierras; en 1773 fueron censados los últimos, un total de 892 (Vetulo, 1947). ERA COLONIAL (1528-1810) En 1536 Pedro de Mendoza introdujo los caballos y las vacas. Estos constituyeron la base del ganado cimarrón, que se reprodujo libremente en la pampa y dio origen a las vaquerías durante los siglos XVII y XVIII. La cabra desplazó a la llama en las sierras. A la par de la práctica de las vaquerías también se compraba ganado flaco y se lo vendía gordo. La crianza e invernada de mulas fue otra de las actividades preponderante en la región, pues en las postas del Camino Real se abastecía de mulas. El poblamiento colonial del territorio fue realizado a la vera de este camino. Cruz Alta, Saladillo, Fraile Muerto, Paso

3

del Ferreyra eran los puestos a la vera del Tercero, los primeros poblados de los siglos XVII y XVIII (Pereira Pinto, 1982). Ferrero (1978) cita a viajeros de la época que describen que al borde del Tercero el Camino Real corría a través de espesos bosques ribereños. "Hacia el este de Fraile Muerto, remontando el Tercero aparecían bosques ribereños que se extendían hacia el norte en dirección a Córdoba"; " El viajero se complace con la vista de arboladas y bosques, que se van haciendo mas densos cuanto mas se aproxima a las sierras de Córdoba" 1; "El viajero de Fraile Muerto a Córdoba corre en su casi totalidad a través de bosques y monte" .2 En el período de la conquista y colonia, se destacó su característica fundamental: la aculturación a toda costa y la ocupación del territorio con sus consecuencias en la alteración de los ecosistemas (Gligo y Morello, 1980). En la época colonial Córdoba exportaba cueros y miel y se autoabastecía de alimentos y tejidos de lana y algodón En la capital había fábricas de ladrillos, quemaderos de cal y carbón, lo que conlleva desmonte para obtener la madera. A la inversa en el sur, fue época de forestaciones. En efecto, al dividirse las primeras mercedes en propiedades menores, a la par del poblamiento urbano y rural se introdujeron álamos, manzanos, higueras, nogales y durazneros en las estancias, las postas y los poblados (Pereira Pinto, 1982; Barrionuevo Imposti, 1986). Hasta 1885 en la región del Chocancharava no se habían talado árboles ya que no existían hornos de ladrillos y toda la construcción era de adobe. En esa fecha se quemó el primer horno en la villa de la Concepción y comenzó la tala para madera con destino a las fábricas de cajones del litoral (Bustamante, 1986). El principal impacto sobre el ecosistema natural, en esta época, lo constituyó el ganado cimarrón. En la provincia de Buenos Aires durante las sequías el hacinamiento del ganado en ríos y aguadas contaminaba las aguas. El efecto del pisoteo, pastoreo y deyecciones cambió la composición del suelo y las asociaciones de hierbas y pastos; hubo una sustitución de pastos duros y altos por blandos y bajos (Brailovsky, 1982ª, 1982b; Ossona, 1988).
1) 2)

Ferrero, 1978., pág.27 ,citando a Parish, W. Buenos Aires y las Provincias del Río de la Plata. Ferrero, 1978.. pág 27, citando a Seymour, R. 1947. Un poblador de las pampas. Editorial y Distribuidora del Plata

4

Estas diferencias de uso del hábitat terrestre debieron tener consecuencias en el acuático. El cambio en la carga de materia orgánica y en la composición química de las escorrentías y aguas de arroyadas, que derramaban a los ríos, producirián los primeros cambios antrópicos en la biología y ecología fluvial. Cambios antrópicos porque son consecuencia de la introducción del ganado bovino y equino por el europeo. Pero en realidad son impactos del ganado. La acción directa de la población humana aún no era notable porque la densidad de la población era muy baja. Hacia fines del siglo XVIII las provincias de San Luis y Córdoba juntas sumaban 45.000 personas (Ascuy Ameghino, 1988). ERA CRIOLLA (18l0-1880) Emancipadas las provincias Unidas en 1810, en 1833 una expedición al desierto, orientada por Rosas, apaciguó a los ranqueles con quienes mantuvo relaciones estables hasta 1835 (Paez, 1970). En 1869 Mansilla extendió la frontera sur desde el río Cuarto hasta el Quinto "donde había agua inagotable, leña, montes inmensos" y una tal cantidad de aves acuáticas a la vera de las lagunas, para hacer “un acopio de huevos”, mientras acampaban (Mansilla, 1965). Entre estas fronteras se encontraban las grandes estancias donde se practicaba ganadería de tipo pastoril, de vacuno en las criollas y de ovejas en las inglesas, territorio de base para el desarrollo del proyecto político de la generación del 80 (Rapopport, 1988). Hacia 1864 existía una incipiente agricultura precapitalista, en especial en la zona del Tercero. En 1868 en Fraile Muerto se cambia la ganadería por la agricultura. Esto constituyó un avance significativo del trigo, si se tiene en cuenta que en las postas, hasta esa época, se comía carne y algunas verduras pero no había pan (Ferrero, 1978; Barrionuevo Imposti, 1986). En 1867 con la fundación de Villa María llegó el Ferrocarril Central Argentino, que uniría Rosario con Córdoba, arribando a ésta en 1870 (Calvo,1989). Las evaluaciones que realizan diferentes autores con respecto a la influencia del ferrocarril en la colonización agrícola y en el desarrollo económico y en la población son muy disímiles (Scalabrini Ortiz, 1940; Bosque, 1980; García Heras, 1988). Desde el punto de vista ecológico y social, el avance del ferrocarril involucró la formación de nuevas poblaciones siguiendo sus trazados, mientras que desaparecían las que quedaban lejos. La zona del bosque del espinal fue desmontada entre 1867-1875, los años del riel, para ser incorporada primero a la ganadería y luego a la agricultura. Si bien las máquinas del ferrocarril usaban en un principio carbón de Cardiff, el maderamen de la construcción de traviesas, vagones y calzadas era de origen forestal local, importándose de Inglaterra todo lo que era de hierro (Scalabrini Ortiz, 1940). Además todo el sistema de alambrado del país dependió de dos o tres árboles nativos, ñandubay (Prosopis affinis),

5

quebrachos (Schinopsis lorentzii Schinopsis balansae), y algarrobos (Prosopis alba y P. nigra), (Morello y Matteucci, 2000). Según Olivier (1982), el avance del ferrocarril en los países coloniales o dependientes ha provocado estragos. Completado el ciclo del riel la madera llegó a ser tan escasa que en la zona pampeana algunos hornos de ladrillos debieron recurrir al cardo como combustible (Brailovsky, 1982) La marcha hacia el oeste produjo desmonte de algarrobos, chañares, espinillos, molles; aun en 1887 en las colonias del monte se explotaba madera (Ferrero, 1978). Una crónica de viaje describe que en 1879 Villa María “era una reciente villa con tres hoteles de madera y numerosos ranchos, rodeada por espesos bosques y bañados permanentes” (Calvo, 1989). También Río Cuarto en esa época estaba “rodeada de bosque y la villa separada del río por un gran pantano” (Barrionuevo Imposti, 1986) ERA ALUVIAL (1880Colonización agrícola Caracterizan la primera parte de esta etapa, hasta el año 1914, un ciclo signado por la trilogía inmigración, colonización, agricultura. Las etapas de la colonización agraria en el país comprenden una primera oficial, que va de Caseros a 1861, con escaso éxito en Córdoba; la segunda mixta, de 1866 a 1898; la tercera privada, de 1868 a 1914, fue la que se correspondió con la nacional en la provincia de Córdoba (Machino, 1988). En 1894 existían 145 colonias agrícolas en la provincia y se cultivaban con cereal 29.300 ha. En los últimos años la colonización fue realizada por arrendamiento ya que la inflación había encarecido el valor de las tierras. Esta es la etapa de la gran inmigración que se había iniciado 30 años antes pero que alcanzó su carácter aluvional durante las presidencias de Roca y Juárez Celman (Figura 2).

Figura 2: Desarrollo poblacional en los departamentos de la subcuenca Carcarañá en la provincia de Córdoba según censos nacionales desde 1869.

6

La transformación territorial se realizó más lentamente en Córdoba que en las provincias litorales. La colonización agrícola procedió de este hacia oeste cuando se habían agotado las posibilidades de obtener tierras en la provincia de San Fe. Entre 1880 y 1886 140 colonias agrícolas se instalaron en la provincia, mientras, siguiendo la cronología del Ferrocarril (Tabla 1) se fundan pueblos.

Tabla 1.- Cronología del ferrocarril en la Subcuenca Carcarañá
Años 1866-1870 1866 1867 1879 1873-1875 1873 1875 1891 1891 1902 1903 1904 1910 1913 1917 Ferrocarriles Central Argentino F.C.C.A. F.C.C.A. F.C.C.A. F.C.C.A. Ferrocarril Andino Ferrocarril Gran Sur F.C.C.A. Ferrocarril Provincia de Santa Fe (Ferrocarril Francés) F.C.C.A. F.C.C.A. F.C.C.A. La Carlota -Arias-Venado Tuerto Río Cuarto a La Carlota Río Cuarto a Firmat por Corral de Bustos Villa María a San Francisco Córdoba-Casilda por Dalmacio Velez Ramal Córdoba a Río Cuarto Ramal Villa María-Saire por Noethinger Ramales Rosario-Córdoba. Rosario a Tortugas Tortugas a Villa María Villa María a Córdoba Villa María a Río Cuarto Río Cuarto a Villa Mercedes

Tabla 2.- Censos Poblacionales en los Departamentos de la Subcuenca Carcarañá en la Provincia de Córdoba.
Departamento/ Año Calamochita Tercero Arriba Gral. S. Martín Unión Marcos Juárez Juárez Celman Río Cuarto Totales
1

1869 9.193 5.226 6.673 5.0411 10.995 37.632

1895 10.647 8.575 10.129 16.771 15.873 7.923 24.431 94.349

1914 12.260 26.200 32.560 55.363 50.695 35.192 64.851 277.121

1947 26.689 67.462 60.920 91.412 90.461 38.743 125.694 501.481

1960 27.600 71.286 76.167 87.395 84.545 38.715 144.777 530.485

1970 28.936 78.577 83.780 86.662 89.775 42.515 169.510 579.755

19803 38.960 92.572 93.590 90.590 94.364 45.565 191.006 646.939

19913 38.804 103.719 105.161 96.317 97.595 51.490 217.876 710.962

20013 45.418 107.460 116.107 100.247 99.761 55.348 229.728 754.069

En 1869 el departamento Unión incluía al de Marcos Juárez. 2 El Departamento Río Cuarto incluía a los de Juárez Celman y Roca. 3 Fuente: INDEC. Censo Nacional de Población y Vivienda 1980, 1991 y Censo Nacional de Población, Hogares y Viviendas 2001.

Hacia 1914 se puede dar por concluido el ciclo de la colonización. Se habían construido 818 Km de ferrocarril y comenzado el crecimiento y desarrollo de la planta urbana de las principales ciudades 7

ribereñas. Estas se convertirán en centros departamentales y su población continuará en expansión en las próximas décadas (Tabla 2). Sobre las márgenes de los ríos Tercero y Cuarto se encuentran en la actualidad las ciudades del interior de mayor densidad después de la capital (Tabla 3).

Tabla 3.- Población de las principales localidades sobre los ríos Chocancharava y Ctalamochita de la subcuenca Carcarañá, en la Provincia de Córdoba
Localidad Río Cuarto Villa María Villa Nueva Río Tercero Almafuerte Bell Ville Marcos Juárez Leones Almafuerte Santa Rosa de Calamuchita Canals Embalse Arias Monte Maíz Cruz Alta Monte Buey V.. del Dique – V. Rumipal Alejandro Roca James Craik Isla Verde Inriville Ballesteros San Basilio San Agustín Elena Las Acequias Villa Ascasubi (53) La Paz (54) Marull Villa Reducción La Cruz Pampayasta Sur - Norte Alpa Corral Chaján Los Reartes Ascochinga Los Cisnes Villa Yacanto Monte Leña Las Albahacas Los Molinos Departamento Río Cuarto Gral. San Martín Gral. San Martín Tercero Arriba Tercero Arriba Unión Marcos Juárez Marcos Juárez Tercero Arriba Calamuchita Unión Calamuchita Marcos Juárez Unión Marcos Juárez Marcos Juárez Calamuchita Juárez Celman Tercero Arriba Marcos Juárez Marcos Juárez Unión Río Cuarto Calamuchita Río Cuarto Río Cuarto Tercero Arriba San Javier San Justo Juárez Celman Calamuchita Tercero Arriba Río Cuarto Río Cuarto Calamuchita Colón Juárez Celman Calamuchita Unión Río Cuarto Calamuchita 1.991 134.355 64.630 13.890 42.657 9.274 29.793 22.433 9.442 9.274 7.718 7.558 6.450 6.356 6.439 6.713 4.910 3.918 4.023 3.920 4.126 3.815 3.310 2.510 2.284 2.670 1.984 1.781 1.465 1.404 1.442 1.290 807 344 484 213 458 487 322 255 183 150 2.001 144.021 72.162 16.481 44.715 10.534 32.066 24.226 9.971 10.534 9.504 8.343 7.415 6.928 6.920 6.862 5.497 4.751 4.724 4.560 4.245 3.778 3.649 2.882 2.870 2.815 2.116 2.081 1.783 1.765 1.467 1.420 1.114 701 634 521 470 469 370 332 292 268

8

Chucul Saladillo Amboy Paso del Durazno La Gilda Villa Quillinzo Lutti Totales

Río Cuarto Marcos Juárez Calamuchita Río Cuarto Río Cuarto Calamuchita Calamuchita

176 183 168 80 21 426.165

236 175 168 92 70 42 10 467.049

El último tramo del proceso colonizador corresponde con el trazado, en 1914 del ferrocarril que une Córdoba con Río Cuarto, en el este. Este sector, originalmente espinal y ecotono de bosque serrano, luego desmontado, quedó incorporado a la producción manicera (Ferrero, 1978; Moreyra de Alba, 1985) Industrialización En las ciudades comienza el proceso de industrialización. Las industrias, ya desde la anterior etapa, estaban fuertemente ligadas a la producción agrícola- ganadera: molinos harineros, frigoríficos, curtiembres, oleaginosas. A partir de 1936 en Río Tercero se establecen petroquímicas y en Villa María, lácteas (Weill, 1988; Club de Ciencias Bernardo Houssay, 1980). Emprendimientos hidráulicos Aparte de los muchos motivos políticos que afectaron el tardío desarrollo de la colonización agraria en Córdoba, este retardo también se debió a que desde el gobierno se tenía la errónea convicción de que en Córdoba no se podía hacer agricultura sin riego. Es por ello que en 1886 ya se empiezan a estudiar los ríos para realizar los emprendimientos hidráulicos necesarios, no sólo para riego, sino también para energía y atenuación de crecientes. Algunos se concretaron en la cuenca del Carcarañá, como los diques en el Ctalamochita, pero otros aún siguen en discusión, como los proyectados para el Chocancharava (Mazza, 1961). Ya antes de 1930 se había construido sobre el río Carcarañá, en Santa Fe, tres usinas escalonadas que aportaban energía a Rosario. El efecto de estos diques fue que los peces nadadores de río abierto procedentes del Paraná no entraron hasta los ríos Ctalamochita y Chocancharava. Ello provocó las quejas de los cordobeses quienes pidieron la destrucción de los diques. El gobierno de Santa Fe y las empresas constructoras se comprometieron a crear una estación hidrobiológica que repoblaría los ríos trasladando peces desde el Paraná al Carcarañá Ese fue el origen de la estación Hidrobiológica de Rosario (Marini y López, 1961) y luego la de Embalse de Río Tercero. En Córdoba desde 1935 hasta 1987 se han construido un total de 5 diques en serie en el Río Ctalamochita, mas un azud nivelador en Villa María y dos en Río Cuarto. La Tabla 4 resume la 9

cronología de los cambios en el uso de la tierra y del agua en la subcuenca Carcarañá en este último periodo. A partir de ella es posible determinar los problemas relevantes a estudiar relacionados con los cursos de agua y sus sistemas ribereños.

TABLA 4.- Cronología de eventos e Carcarañá,desde 1930. 1930. 1936 1962 1966 1980 1983 1987. 2005. Desde 1930

intervenciones con probables impactos

sobre la Subcuenca

DIQUES Construcción de tres diques escalonados sobre el curso del río Carcaraña en Vicente López, Carcaraña y Andino, Departamento Iriondo, Provincia de Santa Fe. Embalse del Río Tercero, Central Nº 1 Fitz Simon, en el río Ctalamochita (ex Tercero) , Departamento Calamuchita, Córdoba. Azud nivelador en el río Ctalamochita, en Villa María, Dpto San Martin, Cordoba. Embalse Nº 2, Central Nº2, Cassaffousth, Dpto. Calamuchita 1967. Embalse compensador sistema río Ctalamochita. Central Piedras Moras, Dpto. Tercero Arriba, Córdoba. Embalse Cerro Pelado en el Río Grande, Calamuchita. Embalse Arroyo Corto, en el río Grande, Calamuchita. Azudes niveladores en el río Chocnacharava, en Río cuarto, Departamento Rio Cuarto, Córdoba CANALES Y ACUEDUCTOS Canal derivador al río Ctalamochita, frente a Bell Ville, Departamento Unión. Lleva excesos de agua de los arroyos Acequión y Algodón. Canal Arroyo San Antonio, Arroyo Tortugas y Canal Litín – Tortugas, al río Ctalamochita. Acueducto Villa María –San Francisco. Acueducto de 18 Km para abastecimiento de agua a Río Cuarto. Encauzamiento del río Chocancharava (ex Cuarto) en los Bañados del Saladillo entre laguna La Tosca y Puente Salvay. Canales de desagüe al río Carcaraña, en General Roca INTRODUCCION DE EXÓTICOS Introducción de la trucha arco iris en el Río Grande. Introducción del pejerrey en el lago de embalse en construcción. Inauguración de la Estación de Piscicultura de Embalse . Siembre y resiembra de ríos tributarios con trucha arco iris y de lagunas y embalses con pejerrey. INVASIONES Corbicula largillierti (Bibalvia; Molusca) Limnoperna fortunei (Bibalvia; Molusca)

1930.1938.-

Desde 1980

1947.1979

EMISION DE EFLUENTES Con la creación de la fábrica militar Río Tercero comienza el desarrollo industrial químico en la región. Existen en la actualidad 11 industrias sobre las márgenes del río Ctalamochita. Dejan de operar las plantas depuradoras de líquidos cloacales de Río Cuarto y Villa María, .las respectivas cloacas máximas descargan a los ríos sin tratamientos. CONSTRUCCION DE CAMINOS Construcción de la actual red vial pavimentada y puentes sobre el río Ctalamochita y sobre el río Chocancharava. DEFORESTACION y continúa hasta la actualidad

Desde 1930 Desde 1967

10

Desde 1930 Desde 1960 Desde 1970 Desde 1930 Actual

ARIDOS su extracción es industrial acompañando el desarrollo de la industria de la construcción

FORESTACIONES se realizan forestaciones de coníferas en el piso de pastos de altura de la cuenca superior del río Ctalamochita. se iniciaron forestaciones de coníferas en el piso del Bosque Serrano, en la cuenca superior del río Chocancharava RESTAURACIONES Y MEJORAMIENTOS Parquizaciones en el radio urbano y periurbano de las ciudades ribereñas. ACTIVIDADES AMENAZANTES TRAMOS URBANOS Descarga de residuos sólidos domiciliarios. Descargas de residuos industriales TRAMOS RURALES Contaminación difusa Agroquimicos

Consecuencias Ecológicas El estudio de la ecología histórica de la cuenca del río Carcarañá en la provincia de Córdoba sitúa los cambios que el proceso de colonización territorial operó en el ambiente fluvial, en diferentes épocas históricas. Se reconocen intervenciones o actividades humanas que actúan dcomo factores señalados como causantes de la disminución de la biodiversidad, el aumento de la erosión y el empeoramiento de la calidad del agua: 1. Desmonte sin mantener el corredor marginal de bosque de ribera: se ha comprobado que la integridad del bosque de ribera permite mantener la calidad del agua, al actuar el cinturón vegetal como filtro de nutrientes y retención de sedimentos, durante las escorrentías y otras funciones que permiten la conservación del recurso hídrico, (Lowrence et al, 1985; Sweeney et al. 2004). 2. Construcción de embalses sin medidas de atenuación de impactos:los embalses actúan alterando la estructura morfológica del canal fluvial, cambian los hábitats en los tramos regulados, la fisicoquímica del agua y perturban el movimiento de peces y la deriva de invertebrados (Ward and Stanford, 1979). 3. Introducción de exóticos: se ha comprobado que la introducción de salmónidos, como la trucha arco iris, desplaza a la fauna de peces autóctonos y, además, produce cambios, en la 11

comunidad de macroinvertebrados, hacia el predominio de especies de menor tamaño y excavadoras (Molineri, 2008; Buria 2007). 4. Urbanización y pavimentación: impermeabilizan los suelos y producen aumento en la intensidad de las crecientes durante las tormentas. Además, las descargas de efluentes pluviales, cloacales e industriales sin procesos de depuración reducen la salud fluvial y la integridad ecológica de los ríos (Paul y Meyer, 2001). 5. Contaminación difusa:. los agroquímicos en los cultivos y la materia orgánica procedentes de criaderos de animales originan contaminación difusa que puede producir mas deterioro de la calidad del agua que la contaminación puntual (Carpenter et al, 1998). La calidad del agua, el recurso hídrico, la diversidad ambiental, la calidad paisajística y ecológica de los sistemas fluviales y ribereños de la cuenca están amenazados (Corigliano, et al., 1994; Corigliano, 1994; Boccolini et al., 2006) y son necesarias medidas correctivas de protección y mejoramiento, si interesa conservar los ríos de la cuenca para el uso y disfrute de las generaciones futuras. Según la teoría del Concepto del Río Continuo (Vanotte et al, 1980), profundizada y comprobada por pruebas y observaciones en modelos empíricos, la estructura y función de los ecosistemas fluviales está determinada en parte por la composición de los sistemas ribereños. En la teoría original (Figura 2) Los arroyos de primer orden transcurren entre bosques cuyo dosel produce sombra sobre el arroyo y la caída de hojarasca determina entrada de materia orgánica particulada gruesa con el consecuente predominio de los procesos heterótrofos y del grupo funcional alimenticio de los desmenuzadores Sucesivamente rio abajo el ensanchamiento del canal causa la iluminaci{on de los ríos, fotosíntesis y autotrofia y materia orgánica particulada fina y ultrafina.. Los arroyos de primer orden de las cabeceras de los ríos en Córdoba se encuentran originariamente en el piso de los pastizales de altura, sin dosel ribereño sobre el curso y los ríos son autótrofos, con predominio de colectores. Pero la introducción de pináceas en zonas de pastizales de altura ha homologado la situación actual a las condiciones locales en las que se desarrolló el modelo del RCC y por lo tanto afectado la composición de los gremios alimenticios bentónicos. En los arroyos de orden medio en la subcuenca Carcarañá, en el río Ctalamochita se han construido embalses y en la zona de llanura de ambos ríos, la agricultura intensiva, las industrias y las ciudades producen contaminación puntual y difusa que altera la química y biología del agua. Los cambios en los sistemas ribereños han afectado las condiciones originales de las variables relevantes en la estructura y fusión del ecosistema fluvial (Figura 3 Tabla 5). 12

Tabla 5. Hipótesis sobre los cambios observables y predecibles en el Concepto del Río Continuo RCC (Vanotte et al., 1980) y en los ríos Ctalamochita (Tercero) y Chocancharava (Cuarto) históricos y contemporáneos según condiciones del uso de la tierra y el agua (Figura 3).
Nª Orden 1- 3 Variables P/R Ribera Canopia MOP GF Perifiton Fitoplancton Zooplancton Peces P/R Ribera Canopia MOP GF Perifiton Fitoplancton Zooplancton Peces P/R Ribera Canopia MOP GF Perifiton Fitoplancton Zooplancton Peces RCC <1 Bosque Cerrada G> F>U C>D>R>P + + + Autóctonos >1 Bosque Abierta F>G>U C>R>D +++ + + Autóctonos <1 Bosque abierta F C – +++ +++ Autóctonos Ríos Históricos >1 Pastizales Abierta F>G>U C>R>D>P +++ + + Autóctonos >1 Bosque Abierta F>G>U C>R>D +++ + + Autóctonos <1 Bosque abierta F C – +++ +++ Autóctonos Ríos contemporáneos <1 Pináceas introducidas Cerrada G>F>U C>D>R>P + + + Autóctonos e Introducidos >1 Bosque degradado Abierta F>G>U CF >>CR> R > D +++ + + <Autóctonos e Introducidos Tramos regularizados <1 Relictos, exóticos abierta F C – +++ +++ < Autóctonos

4 -6

≥7

P: Produción; R: Respiración, MOP: Materia Orgánica Particulada, G: Gruesa, F: Fina U: Ultrafina., GF: Grupos funcionales alimenticios de los invertebrados bentónicos, C: Colectores, CF: Filtradotes, CR: Recolectores R: Raspadores, D: Desmenuzadores, +: poco desarrollado; +++: muy desarrollado; - sin desarrollo.

Conclusiones La ecohistoria permite comprender que el estado actual del los ecosistemas es producto no solo de la historicidad propia de los procesos ecológicos, caracterizados por sucesiones temporales propias de un sistema dinámico, sino también de procesos históricos relacionados con la intervención del hombre sobre el territorio. Su conocimiento facilita alcanzar objetivos de educación ambiental así como ampliar la perspectiva de la investigación ecológica, generando hipótesis de trabajo y en los aspectos técnicos, orienta la planificación territorial con fundamentos de sustentabilidad. El conocimiento de los cambios producidos por el hombre permite poner en evidencia los problemas mas importantes que afectan al ecosistema fluvial y qué impactos deben ser mitigados a los efectos de la conservación del recurso y de los bienes y servicios que ofrecen los ríos.

13

Figura 3. El concepto del continuo en ríos (RCC; River continuum Concept) aplicado a la subcuenca Carcarañá. Izquierda el modelo original de Vanotte et al,/!980) centro condiciones prístinas según condiciones locales, derecha estado actual del uso de la tierra y el agua. Distribución de grupos funcionales según condiciones locales y cambios a partir del RCC.

14

Agradecimientos. Este trabajo ha sido realizado con subsidios de la Secretaria de Ciencia y Técnica de la Universidad Nacional de Río Cuarto.

Referencias ASCUY AMEGHINO, E. 1988 Economía y sociedad colonial en el ámbito rural bonaerense. En Rapopport, M. (ed). 1988 Economía e historia. Librería Editorial Tesis, Bs.As. págs. 7-65.} BARRIONUEVO IMPOSTI, V. 1986 Historia de Río Cuarto. Tomo I, Tipenc, Bs.As. BISCHOFF, E. U. 1979. Historia de Córdoba. Plus Ultra, Bs. As., BIXIO B. y E. BERBERIAN. 1984. Etnohistoria de la región de potrero de Garay (Pcia de Córdoba, Argentina). Comechingonia 2(3): 11-46. BOSQUE, R. R. 1980. La edad del riel. En Primera Historia Integral. CEAL, Bs. As. BURIA, L; R ALBARIÑO; V DÍAZ VILLANUEVA; B MODENUTTI y E BALSEIRO. 2007 Impact of exotic rainbow trout on the benthic macroinvertebrate community from Andean-Patagonian headwater streams. Archiv für Hydrobiologie. 168:145-154. BRAILOVSKI, A. E. 1982a. Política ambiental de la generación del ochenta. En Tres Estudios Argentinos. Ed. Sudamericana, Bs.As. BRAILOVSKY, A. E. 1982b. Biografía de la Pampa. Todo es Historia 184: 8-24. BUSTAMANTE, J. 1986. Nace un imperio. Cronicon, Río Cuarto. CALVO, B. 1989. Historia de Villa María y de sus barrios. Poder legislativo. Cámara de Senadores, Córdoba. CAMINOS DE FAYA, S. 1984. Etnohistoria del área de influencia del Río Tercero, Provincia de Córdoba (Rep. Argentina). Comechingonia 2 (3): 63-81. CANALS FRAU, S. 1986. Las poblaciones indígenas de la Argentina. Hyspamérica, Bs.As. CARPENTER S. R., N. F. CARACO, D. L. CORRELL, R. W. HOWARTH, A. N. SHARPLEY y V. H. SMITH. 1998. Nonpoint pollution of surface waters with phosphorus and nitrogen. Ecological Applications 8:3, 559-568 CHEWRIF, A. H. 1988. History and ecological education. The American Biology Teacher, 50 (1): 33-38. CLUB DE CIENCIAS BERNARDO HOUSSAY, 1980. Queremos hacerte conocer, Río Tercero. Maccio Hnos., Río Cuarto. CORIGLIANO, M. DEL C. 1994. El efecto de los embalses sobre la fauna planctónica y bentónica del río Ctalamochita (Tercero), (Córdoba, Argentina). Rev. UNRC 14 (1): 23-38. CORIGLIANO, M. DEL C.; DE FABRICIUS, A. L. M.; LUQUE, M. E. y GARI, N. 1994. Patrones de distribución de variables fisicoquímicas y biológicas en el río Choncacharava (Cuarto) (Córdoba, Argentina). Rev. UNRC, 14(2): p. 177194. BOCCOLINI, M., A.M OBERTO y M. C CORIGLIANO. 2006. Calidad ambiental en un río urbano de llanura. Biología Acuática 22: 59-69. 1

FERRERO ,R. A. 1978 La colonización agraria en Córdoba. Junta Provincial de Historia de Córdoba, Córdoba. GARCÍA HERAS, R. 1988 Los ferrocarriles argentinos y la coordinación de la política de transportes en la Argentina durante la década de 1930. En Rapopport, M. (ed). 1988 Economía e historia. Librería Editorial Tesis, Bs.As. . págs. 300-329. GLIGO N. y J. MORELLO 1980 Notas sobre la historia ecológica de América Latina. Estudios internacionales 13 (49):112–148. L0WRENCE, R., R. LEONARD, J. SHERIDAN.1985 Managing riparian ecosystems to control nonpoint pollution 1985l Journal of soil and water conservation 40(1): 87-91. MACHINO,I. 1988 El fomento de la colonización agraria por parte del estado y su influencia en la formación de ciudades en la provincia de Córdoba. Comechingonia 5(6): 63-78. MANSILLA, L. Una excursión a los indios ranqueles. 1965. Colección Austral. Ed. Espasa-Calpe. Bs. As. Primera edición 1870, Bs As. MARINI, T y R. B. LOPEZ. 1961. Recursos acuáticos vivos. En Evaluación de los recursos Naturales de la Argentina. Tomo VII. Volumen I y II. Consejo Federal de Inversiones, Buenos Aires. MAZZA, G . 1961. Recursos Hidráulicos Superficiales. En Evaluación de los Recursos Naturales de la Argentina. Tomo IV. Volumen I. Consejo Federal de Inversiones, Buenos Aires. MOLINERI C. 2008 Impact of rainbow trout on aquatic invertebrate communities in subtropical mountain streams of northwest Argentina. Ecología Austral 18:101-11. MORELLO J. y S. D. MATTEUCCI 2000 Singularidades territoriales y problemas ambientales de un país asimétrico y terminal.( Revista Realidad Económica 169: 70-96. MOREYRA DE ALBA, B. 1885 El proceso colonizador en la región sudeste de la provincia de Córdoba (1880- 1914). Comechingonia 2(3): 107-137. MURRAY, L. A. 1991. Las paradojas de la conquista. Clarín Cultura y Nación del 24/1/91, Bs.As. OLIVIER, S. R. 1986 Ecología y subdesarrollo en América Latina. Siglo XXI, México, OSSONA, J. L. 1988. La evolución de las economías regionales en el siglo XIX. En Rapopport, M. (ed). Economía e historia. Librería Editorial Tesis, Bs.As PAEZ, J. 1970. La conquista del desierto. En La Historia Popular. CEAL, Bs.As. PARODI, L. R. 1966. La agricultura aborigen argentina. Eudeba, Bs.As PAUL, M.J. y J.L. MEYER 2001 Streams in the urban landscape. Annual Review of Ecology and Systemetic 2: 333-365. PEREIRA PINTO, J. C. 1982 Historia política, económica y social de la República Argentina (1536-1914). AZ Editora, Bs. As. RAPOPPORT, M. 1988 El modelo agroexportador argentino 1880-1914. En Rapopport, M. (ed). 1988 Economía e historia. Librería Editorial Tesis, Bs.As, págs: 162-217. RAPOPPORT, M. (ed). 1988 Economía e historia. Librería Editorial Tesis, Bs.As. REX GONZALES A. y J.A. PÉREZ. 1985. Historia Argentina. Argentina Indígena, vísperas de la conquista. Paidós, Bs.As, ROMERO, J. L. 1997 Breve Historia de la Argentina, Fondo de cultura Económica, BS As, 2

SCALABRINI ORTIZ, R. 1940. Historia de los ferrocarriles Argentinos. Plus Ultra, Bs. As. SWEENEY B. W., T. L. BOTT, J. K. JACKSON, L. A. KAPLAN, J. D. NEWBOLD, L. J. STANDLEY, W. C. HESSION and R. J. HORWITZ 2004 Riparian deforestation, stream narrowing, and loss of stream ecosystem services. PNAS 101(39): 14132–14137. SEYMOUR, R. 1947. Un poblador de las pampas. Editorial y Distribuidora del Plata,. Bs. As. VANOTTE, R. L., G. W. MINSHALL, K. W. CUMMINS, J. R. SEDELL, AND C. E. CUSHING. 1980.The river continuum concept. Can. J. Fish. Aquat. Sci. 37: 130-137. WARD, J.V. and J. STANFORD 1979 The Ecology of Regulated Rivers, Plennum Press, New York. VETULO, A. 1947 Reseña general histórico geográfica y económica del departamento de Río Cuarto (Pcia. de Córdoba). Tomo I. Instituto Agrario Argentino, Bs. As. VIÑAS, D. 1982 Indios, ejércitos y frontera. Siglo XXI, Bs.As WHITE, L., Jr. 1967 The historic roots of our ecological crisis. Science 155:1202-1207. WEILL, F. J. 1988 La industrialización argentina en los años 40. En, Rapopport, M. (ed). Economía e historia. Librería Editorial Tesis, Bs.As. págs. 330-379.

3