FORMULACION DE UN PROGRAMA PREVENTIVO DE OBESIDAD INFANTIL DIRIGIDO A ESTUDIANTES DE 6 A 12 AÑOS DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS EN CONVENIO CON LA UDES CUCUTA

KELLY YULEIDY MARQUEZ MACIAS 07141010 JESSICA TATIANA HERNANDEZ CONTRERAS 07141036 MARIA FERNANDA TORRES CARDOZO 05142018

UNIVERSIDAD DE SANTANDER FACULTAD DE SALUD FISIOTERAPIA CÚCUTA 2012

FORMULACION DE UN PROGRAMA PREVENTIVO DE OBESIDAD INFANTIL DIRIGIDO A LOS INFANTES DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS EN CONVENIO CON LA UDES CUCUTA

KELLY YULEIDY MARQUEZ MACIAS 07141010 JESSICA TATIANA HERNANDEZ CONTRERAS 07141036 MARIA FERNANDA TORRES CARDOZO 05142018

Trabajo de Grado para optar al título de Fisioterapeutas

Asesormetodológico Lic. Jael Contreras Rangel

Asesora científica Fta. Luz Marina González

UNIVERSIDAD DE SANTANDER FACULTAD DE SALUD FISIOTERAPIA 2012 CONTENIDO INTRODUCCION

1. PROBLEMA 1.1. 1.2. 1.3. 1.4. 1.5. 1.6. 1.6.1. 1.6.2. TITULO IDENTIFICACIÓN DEL PROBLEMA PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA FORMULACION DEL PROBLEMA JUSTIFICACION OBJETIVOS Objetivo general Objetivos específicos

GLOSARIO

Carbohidratos. Los carbohidratos, comúnmente llamados azúcares, son iomoléculas que forman parte de la dieta diaria, estos hidratos de carbono pueden clasificarse en simples que son aquellos azúcares que se absorben en forma rápida, de los cuales se pueden obtener energía en forma casi instantánea, dentro de este grupo puedes encontrar los dulces, azúcar o sacarosa, miel, mermeladas, amasados de pastelería, etc. y complejos que son aquellos azúcares de absorción lenta, que necesitan de un mayor tiempo de digestión, por lo que actúan como energía de reserva, dentro de este grupo se pueden encontrar las verduras, cereales integrales, legumbres, pastas, frutas. Colesterol. El colesterol es una sustancia cerosa, de tipo grasosa, que existe naturalmente en todas las partes del cuerpo. El cuerpo necesita determinada cantidad de colesterol para funcionar adecuadamente. Pero el exceso de colesterol en la sangre puede adherirse a las paredes arteriales. Ejercicio físico. Es la actividad física recreativa, que se realiza en momentos de ocio o de tiempo libre, es decir fuera del trabajo o actividad laboral. Es una afición que obtiene una vivencia placentera, comunicativa, creativa y social de nuestras prácticas corporales. Gasto energético. Es la cantidad absoluta de calorías que quema nuestro organismo a diario debido a diferentes actividades. El gasto metabólico basal es lo mínimo que se necesita para vivir pero el componente más variable del gasto energético, es decir, lo que puede incrementar notablemente la cantidad de calorías que necesitamos al día para alcanzar un equilibrio calórico, es la actividad física. Grasas. Son compuestos orgánicos que constituyen la mayor fuente de energía de los organismos. Las grasas proveen 9 calorías por gramo, más del doble que los carbohidratos o por las proteínas. Hábitos alimenticios. Se pueden definir como los hábitos adquiridos a lo largo de la vida que influyen en nuestra alimentación. Llevar una dieta equilibrada, variada y suficiente acompañada de la práctica de ejercicio físico es la fórmula perfecta para estar sanos. Una dieta variada debe incluir alimentos de todos los grupos y en cantidades suficientes para cubrir nuestras necesidades energéticas y nutritivas. Con esta guía aprenderemos lo que es una dieta sana y la importancia de hacer ejercicio físico.

INTRODUCCION

El tema abordado en la presente investigación es el de la obesidad y el sobrepeso en la población infantil de 6 a 12 años, de 4 colegios privados en convenio con la UDES Cúcuta.

La obesidad infantil es el resultado de la interacción de factores genéticos y ambientales. Por lo tanto, es difícil discernir en cada caso particular la importancia relativa de uno u otros factores. Entre los factores genéticos se encuentra la predisposición, que se manifiesta a través de la respuesta metabólica del organismo. Ejemplos: menor gasto energético, menor efecto de los alimentos sobre la termogénesis y alto cociente respiratorio entre otros. Algunos de los factores ambientales son los malos hábitos alimentarios y el sedentarismo, entre otros.

1. PROBLEMA 1.1. TITULO FORMULACIÓN DE UN PROGRAMA PREVENTIVO DE OBESIDAD INFANTIL DIRIGIDO A ESTUDIANTES DE 6 A 12 AÑOS DE LAS INSTITUCIONES EDUCATIVAS EN CONVENIO CON LA UDES CÚCUTA. 1.2. IDENTIFICACIÓN DEL PROBLEMA

La prevalencia de la obesidad en la infancia y la adolescencia está aumentando de manera alarmante durante los últimos treinta años en los países desarrollados e incluso, de forma incipiente, en los países considerados en vía de desarrollo. La Organización Mundial de la Salud considera la obesidad como uno de los problemas de salud pública más importante en el mundo por las graves consecuencias para la salud a corto y largo plazo. En la ciudad de San José de Cúcuta, las instituciones de educación privadas muestran un gran número de estudiantes en edad escolar con sobrepeso y obesidad que deben ser estudiados para determinar los diferentes factores de riesgo a que están expuestos y poder iniciar programas de prevención. El sobrepeso y la obesidad infantil y adolescente aumentan el riesgo de padecer obesidad en la edad adulta, así como la prevalencia de factores de riesgo cardiovascular clásicos, como el perfil lipídico aterogénico, la hipertensión arterial, la intolerancia a la glucosa y la diabetes tipo 2. Teniendo en cuenta que en los resultados de los estudios en los cuales nos basamos; en el Colegio María Reina 98 alumnos correspondientes al 23% están en riesgo de sobrepeso, 59 alumnos equivalentes al 14% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Cardenal Sancha 48 alumnos correspondientes al 21% están en riesgo de sobrepeso, 53 alumnos equivalentes al 24% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Domingo Sabio 37 alumnos correspondientes al 17% están en riesgo de sobrepeso, 71 alumnos equivalentes al 33% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Padre Luis Variara 55 alumnos correspondientes al 20% están en riesgo de sobrepeso, 58 alumnos equivalentes al 21% se encuentran en sobrepeso. Por todo ello, el problema del sobrepeso y la obesidad trasciende el ámbito científico. 1.3. PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA La obesidad y el sobrepeso son una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Existen múltiples causas, entre ellas: genéticas, metabólicas, psicológicas, socioculturales, neuroendocrinas y medicamentosas. La obesidad no es un problema que sufren solamente los adultos, el aumento tan dramático de casos entre niños se ha convertido en una perturbadora epidemia nacional e internacional y en una preocupación de salud pública que merece toda la atención posible. La obesidad es una enfermedad crónica con repercusiones negativas para la salud y existe una asociación clara y directa entre la obesidad y la morbimortalidad. La obesidad infantil es un trastorno nutricional muy frecuente y de prevalencia creciente en Colombia. Su impacto actual y futuro puede ocasionar consecuencias muy negativas para el desarrollo y la calidad de vida de estas

personas; además repercute en la adaptación social y el desarrollo psicológico del niño. Los niños con problemas de sobrepeso y obesidad presentan problemas físicos como diabetes tipo 2, enfermedad que anteriormente sufrían solo los adultos. Presentan también enfermedades cardiovasculares, derrames cerebrales, también se dan muchos casos de problemas ortopédicos, enfermedades del hígado, asma y ciertos tipos de cáncer.1 Los niños con sobrepeso podrían experimentar más discriminación que los niños con problemas físicos. Los estudios demuestran que la obesidad puede dañar la salud mental de los niños que con frecuencia sufran las burlas de otros; podrían desarrollar una autoestima baja y sufrir problemas de aprendizaje y depresión. En la actualidad la obesidad infantil constituye un problema creciente de salud pública a nivel mundial. El sobrepeso en niños y adolescentes, se asocia a un conjunto de alteraciones metabólicas conocido como “Síndrome Metabólico” (SM), cuya presencia se relaciona con un aumento significativo de riesgo de diabetes, enfermedad coronaria y cerebro-vascular transformándose en un factor de riesgo importante de morbi-mortalidad en la vida adulta. “Las consecuencias del sobrepeso y la obesidad en niños representan un mayor riesgo aterogénico y de enfermedad cardiovascular en el adulto. Estas enfermedades frecuentemente derivan en múltiples complicaciones como son: hipertensión arterial, dislipemia e hiperinsulinismo; también estrías, infecciones, asma, apnea del sueño, pseudotumorcerebri, litiasis biliar, síndrome de ovario poliquístico, pubertad adelantada, proteinuria por glomeruloesclerosis focal, esteatohepatitis, lipomastia, pseudohipogenitalismo, alteraciones de la imagen corporal y manifestaciones psicológicas. El síndrome metabólico se observa en el 30% de obesos en edad prepuberal aunque con menos expresividad.”2 A todos estos trastornos físicos hay que sumarles los problemas psicológicos provocados por la discriminación social y las dificultades para relacionarse con los demás que sufre una persona cuya figura desborda los límites de la silueta saludable. Además en la infancia el problema puede ser aún mayor por la angustia que provoca en el niño la cruel discriminación de los compañeros del colegio y amigos. Por ello, los especialistas coinciden en la importancia de prevenir y tratar la obesidad infantil. “La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal
1

RAHMAN Zamani, MD, MPH Proporcionada por California ChildcareHealthProgram. Hoja de hechos para familia-sobrepeso y obesidad. Disponible en: http://www.ucsfchildcarehealth.org/pdfs/factsheets/OverweightObesitySP013006.pdf 2 CARDENAS, Salvador, Como prevenir la obesidad infantil. On-line.2007. Disponible en la web: http//www.esperanzaparalafamilia.com

o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. Se caracteriza por la acumulación excesiva de grasa corporal especialmente en el tejido adiposo y se percibe como un aumento del peso corporal (más del 20% del peso ideal según la talla y sexo de la persona). Este es el problema nutricional más frecuente en el mundo durante la infancia, Cuando este problema hace un incremento moderado hablamos de sobrepeso y por encima de determinados valores en relación con el promedio para la edad, sexo y talla del niño se considera obesidad infantil.”3 En 2010, alrededor de 43 millones de niños menores de cinco años de edad tenían sobrepeso. Si bien el sobrepeso y la obesidad tiempo atrás eran considerados un problema propio de los países de ingresos altos, actualmente ambos trastornos están aumentando en los países de ingresos bajos y medianos, en particular en los entornos urbanos. En los países en desarrollo están viviendo cerca de 35 millones de niños con sobrepeso, mientras que en los países desarrollados esa cifra es de 8 millones. Los hábitos alimenticios de las familias se transmiten de padres a hijos y están influidos por varios factores entre los que destacan: el lugar geográfico, el clima, la vegetación, la disponibilidad de la región, costumbres y experiencias, por supuesto que también tienen que ver la capacidad de adquisición, la forma de selección y preparación de los alimentos y la forma de consumirlos (horarios, compañía). El adecuado equilibrio entre la calidad y la cantidad de los alimentos es esencial para el crecimiento y desarrollo. Sin embargo, podemos observar cómo han aumentado considerablemente las enfermedades y síntomas relacionados con la malnutrición por exceso en nuestra población. Por esto es indispensable intervenir con un enfoque preventivo y promocional en éstas áreas. Los niños son susceptibles de consumir alimentos que tienen exceso de calorías y también de preferir ver televisión a correr por el campo o consumir vegetales. Estos malos hábitos afectan los aparatos y sistemas del organismo y desencadena un sin fin de síntomas que “van deteriorando las condiciones del organismo a desarrollar males crónico-degenerativos, como padecimientos cardiacos, diabetes, hipertensión o insuficiencia renal, los cuales podrían evitarse o postergarse con buenos hábitos alimentarios. Los niños pasan más tiempo fuera del hogar, y la provisión y supervisión de los alimentos que reciben en esas horas se hará más difícil. Por otra parte, los requerimientos nutricionales del niño variarán de la mano del incremento de las actividades no sólo físicas, sino también intelectuales que propone la nueva etapa escolar.

3

GUILLERMO MELENDEZ. Factores asociados con obesidad y sobrepeso en el ambiente escolar. 1ra Edición, Editorial Medica Panamericana, Alberto Alcocer, 2007. P65.

El aumento del porcentaje graso corporal se debe principalmente a un desbalance de factores ambientales en el cual predomina un estilo de vida sedentario con mantenimiento de un alto ingreso calórico. Los estilos de vida sedentarios son los que predominan en casi todas las zonas urbanas en el mundo entero. Es decir, el sedentarismo constituye uno de los grandes factores de riesgo que explican las proporciones epidémicas actuales de las enfermedades no transmisibles (ENT). Se sabe que la prevalencia del sedentarismo va en aumento como consecuencia de los avances en los paises, ya que disminuyen las instalaciones para realizar Actividad Física (AF), hay menos espacios libres, aumenta la delincuencia e inseguridad en las ciudades, lo que a su vez provoca que los niños prefieran quedarse en casa a ver televisión (TV) o entretenidos en juegos electrónicos. En consecuencia, el sedentarismo es un factor asociado con una peor calidad de vida y un incremento de la mortalidad general. Pero, a pesar de su sencillez intuitiva, no se ha consensuado un concepto unánime de sedentarismo. A pesar de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda en sus lineamientos un entorno adecuado para la actividad física, no ha habido interés de los gobernantes por esta política, lo que además se relaciona con la falta de financiación, evidente en la ausencia de un rubro específico para el fomento de la actividad física, desligado del deporte, de los gimnasios o el alto rendimiento. Habitualmente el término de actividades sedentarias se suele utilizar en relación a las actividades de OCIO, es decir, el tiempo libre “no escolar” de niños y niñas donde no tienen ninguna obligación académica (“deberes”), y por tanto durante el cual pueden decidir qué hacer. No se suele utilizar para referirse a las actividades escolares, como las clases, hacer deberes, estudiar, leer o actividades académicas extraescolares (inglés, informática, etc.). Sin embargo, no debe olvidarse que todo el tiempo que los niños y niñas pasan realizando todas estas actividades, y que conllevan una gran parte de su tiempo diario, se gasta poca energía. Por ello, es muy importante no sumar a todo ese tiempo actividades sedentarias de ocio, que producen poco gasto energético, para no sobrepasar un cierto límite en el que el organismo infantil puede verse seriamente afectado por la falta de actividad física. El sedentarismo se asocia con más de dos millones de defunciones al año en el mundo , ya que es un factor que predispone a enfermedades como la obesidad, la diabetes y los problemas cardiovasculares, entre otros . Se calcula que en estados Unidos la inactividad física y un régimen alimentario deficiente representan por lo menos el 14 % de las muertes anuales. El análisis de los datos en Australia, Canadá, Estados Unidos, Suiza y el estado de São Paulo (Brasil), indican que la inactividad física es responsable del 2 al 6 % de los gastos totales en salud. En Estados Unidos, ésto equivale anualmente a 76 mil millones de dólares en gastos de asistencia sanitaria, potencialmente evitables. En Colombia no existen, hasta el momento, datos unificados ni actualizados sobre la incidencia y la prevalencia del sedentarismo, ni hay estudios epidemiológicos o

de salud pública en todo el territorio nacional. No es fácil definir el término salud ya que cada persona tiene una percepción y vivencia personal de ella, dependiendo de lo que cada uno considera normal, del nivel socioeconómico, religión, forma de vida y cultura, la cual aporta el patrón que define la forma de estar o de ser sano. Según la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud), la salud se puede definir como "el estado de completo bienestar físico, mental y social y no sólo la ausencia de enfermedades". Los beneficios para la salud que se asocian con la práctica de los deportes y ejercicios aeróbicos con regularidad han sido ampliamente documentados por más de 30 años. No obstante, durante el último decenio han surgido nuevos datos científicos según los cuales la actividad física no tiene que ser vigorosa para aportar beneficios de salud. De hecho, 30 minutos diarios de ejercicio físico de intensidad moderada cada día o durante casi todos los días de la semana proporcionan beneficios de salud importantes. Esta modesta cantidad de actividad física, al ser frecuente, puede reducir o eliminar el riesgo de sufrir enfermedades. Además, los escolares que suelen ser activos tienen mejor rendimiento académico y un sentido de responsabilidad personal y social más acentuado que los que son más sedentarios. La condición física deja de ser un elemento central y el protagonismo se inclina hacia la actividad física, aunque dentro de un conjunto más amplio de factores. La actividad física posee un doble impacto en la salud, uno directo y otro indirecto, a través de la condición física. Esto quiere decir que la realización de actividad física influye en la salud, exista o no mejora de la condición física, y que esta última repercute en la salud no por sí misma, sino por influencia del aumento de actividad física. La OMS incluye la reducción de la prevalencia de sobrepeso obesidad, así como aumentar la proporción de individuos que realizan actividad física moderada de forma regular. El deporte y las actividades físicas individuales o por equipos constituyen instrumentos y vías de acceso importantes para alcanzar y abordar a los jóvenes. Son varios los impactos positivos que pueden lograrse. El deporte fomenta la conciencia y el estado físicos de los niños y adolescentes a través de la experiencia individual de sus propios cuerpos y la actividad física. Normalmente, la actividad deportiva, que requiere momentos de gran esfuerzo y tensión que alternan con pausas de “merecida” relajación, da a los individuos una experiencia positiva que acrecienta su felicidad general y su sensación de bienestar. Además de tales efectos beneficiosos sobre la salud general, esto tiene sobre todo un impacto positivo en la seguridad y confianza en sí mismo de los adolescentes.

El deporte mejora la condición física por lo que los niños y adolecentes tienen una mayor percepción de sus propios cuerpos, conocen sus fuerzas y los límites de su rendimiento físico y aprenden a valorar sus propios cuerpos. En general, el deporte ayuda a superar temores y tensiones y a resolver conflictos. La experiencia de saberse capaz de hacer algo bien y de tener una actividad recreativa sensata puede ayudar a los jóvenes. Diferentes trabajos han establecido la necesidad de que durante la infancia y la adolescencia se consolide un estilo de vida activo, puesto que los patrones de actividad física habitual adquiridos en estas edades determinan, en gran medida, la adopción de conductas relacionadas con la práctica de actividad física saludable y el mantenimiento de una condición física adecuada. La salud, durante la edad adulta, se ve condicionada por la actividad física durante la infancia. El organismo humano como consecuencia del entrenamiento físico regular, presenta en sus diferentes aparatos y sistemas modificaciones morfológicas y funcionales que denominamos adaptaciones, las cuales van a permitir por una parte prevenir ó retrasar la aparición de determinadas enfermedades y por otra parte mejorar la capacidad de realizar un esfuerzo físico. El Deporte dentro de la Educación Formal En muchos países se presta poca atención al deporte escolar, desaprovechando su impacto positivo en la promoción del bienestar general, la cohesión del grupo y el desarrollo individual. Es importante abandonar la actitud imperante de que los deportes hay que enseñarlos con disciplina y ejercicios, y que también en las escuelas cobre vigencia el principio de disfrutar la actividad física. La educación física también ofrece la oportunidad de contar a los jóvenes acerca de actividades extraescolares (torneos o grandes encuentros) o de integrar eventos informativos. Los recreos pueden utilizarse para realizar actividades físicas y juegos en los que los alumnos aprenden que el deporte es diversión y no sólo rendimiento. Por todo lo anterior y teniendo en cuenta el desarrollo que se va alcanzando en el mundo del deporte, la cultura física y los ejercicios físicos terapéuticos, a lo que se suman las enormes ventajas que los mismos ofrecen; es que se decide planificar, seleccionar, y aplicar ejercicios físicos terapéuticos. Parece ser que la actividad física está adquiriendo más importancia que la condición física en la promoción de la salud y que una perspectiva holística de promoción ofrece grandes posibilidades para la educación física escolar. Conocedores de la importancia y trascendencia de esta patología y teniendo en cuenta que en los resultados de los estudios en los cuales nos basamos; en el Colegio María Reina 98 alumnos correspondientes al 23% están en riesgo de sobrepeso, 59 alumnos equivalentes al 14% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Cardenal Sancha 48 alumnos correspondientes al 21% están en riesgo de sobrepeso, 53 alumnos equivalentes al 24% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Domingo Sabio 37 alumnos correspondientes al 17% están en riesgo de

sobrepeso, 71 alumnos equivalentes al 33% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Padre Luis Variara 55 alumnos correspondientes al 20% están en riesgo de sobrepeso, 58 alumnos equivalentes al 21% se encuentran en sobrepeso se hizo necesario realizar el presente proyecto con el fin de formular un programa preventivo de obesidad infantil dirigido a estudiantes de 6 a 12 años de las instituciones educativas en convenio con la UDES Cúcuta. 1.4. FORMULACION DEL PROBLEMA ¿Cuáles son los contenidos a incluir en un programa de prevención de obesidad y sobrepeso dirigido a los estudiantes de 6 a 12 años de las instituciones educativas en convenio con la UDES Cúcuta? 1.5. JUSTIFICACION Este trabajo es de suma importancia ya que debido a los resultados obtenidos sobre el sobrepeso y obesidad en infantes de 6 a 12 años en las instituciones educativas en convenio con la UDES Cúcuta siendo estos en el Colegio María Reina 98 alumnos correspondientes al 23% están en riesgo de sobrepeso, 59 alumnos equivalentes al 14% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Cardenal Sancha 48 alumnos correspondientes al 21% están en riesgo de sobrepeso, 53 alumnos equivalentes al 24% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Domingo Sabio 37 alumnos correspondientes al 17% están en riesgo de sobrepeso, 71 alumnos equivalentes al 33% se encuentran en sobrepeso. En el Colegio Padre Luis Variara 55 alumnos correspondientes al 20% están en riesgo de sobrepeso, 58 alumnos equivalentes al 21% se encuentran en sobrepeso, gracias a esto se podrá plantear un programa de prevención con alternativas para disminuir los casos de riesgo de sobrepeso y riesgo de obesidad en estas instituciones. Por lo tanto serán beneficiadas las instituciones educativas en convenio con la UDES Cúcuta ya que se pudo plantear una prevención secundaria y dar ciertas recomendaciones para que se puedan disminuir los casos actuales y los que están más propensos a padecer estas dos patologías, que se han vuelto tan comunes en la actualidad y llevando consigo otras, que van deteriorando los diferentes sistemas del ser humano a largo plazo. Este trabajo se realiza en base a los resultados obtenidos en la prevalencia que genera en nuestras mentes el hecho de saber que vivimos en una cultura del día a día, donde lo menos preocupante es lo que comemos, en razón a que nos interesa ser cada día más productivos y en ocasiones comemos lo primero que vemos y sea más rápido, sin importar que tan saludable sea. Por todos los problemas de salud que genera la obesidad es muy importante que el personal de salud especialmente nosotros como fisioterapeutas participemos en el control y seguimiento de los niños con obesidad, así como desarrollando acciones de prevención de esta enfermedad. Este proyecto se realiza con el fin de evitar problemas de obesidad y sobrepeso en los infantes de 6 a 12 años de las instituciones en convenio de la UDES Cúcuta

y con esto poder disminuir los riesgos que con lleva el sobrepeso y la obesidad junto con sus patologías asociadas. 1.6. OBJETIVOS 1.6.1. Objetivo general: formulación de un programa preventivo de obesidad y sobrepeso infantil dirigido a los estudiantes de las instituciones educativas en convenio con la UDES Cúcuta. 1.6.2. Objetivos específicos: Identificar las categorías de la obesidad y sobrepeso mediante los resultados obtenidos en el estudio de prevalencia. Diseñar un programa preventivo de obesidad y sobrepeso dirigido a los niños de 6 a 12 años de las instituciones en convenio con la UDES Cúcuta mediante manuales educativos terapéuticos.