Las imágenes como documentos históricos

Presentado por: Geidy Duran Antes de realizar un análisis de los cuatro capítulos del libro Visto y no visto de Peter Burke es fundamental realizar una pequeña investigación acerca de dos temas fundamentales con imágenes altamente simbólicas y con muchos vestigios que permiten identificar o mejor analizar el porque de nuestro comportamiento, el porque de nuestra historia y como esta permeado nuestra visión de mundo gracias a que estas tendencias fueron fundamentales para su época. En este sentido cabe mencionar que se estudiara entonces en primera instancia el Barroco Español, el cual es definido como aquella expresión artística del período que transcurre desde el siglo XVII al XVIII, aquella que jugó un papel importante en los conflictos religiosos de este periodo y que es imperante frente a la tendencia protestante de construir edificios utilizados especialmente para el culto religioso de una manera sobria, pero legitimadora de poder y estatus, un estilo donde la la iglesia católica usó para sus fines litúrgicos la grandiosidad y la complejidad barrocas. Aunque cabe resaltar que el estilo barroco también hace parte del análisis de otros fines como lo social y lo político de la época. Del Barroco Español se dice que “¿Como llega la Iglesia del XVII a los fíeles? Por un lado debe atacar a la Reforma pero por otro debe preservar a los católicos y reafirmarlos en la fe para que no caigan en la herejía. El método de la Iglesia es el de la persuasión mediante la imagen o la palabra en los sermones. Así el único acceso que tienen los creyentes a la palabra de Dios son los sermones, los ritos y las imágenes. Las tres cosas tienen el mismo fin, el de asegurar a los fieles en el seno de una Iglesia más popular” 1 y es ahí donde el Barroco entra a ser imperante puesto que la iglesia empieza a utilizar imágenes para su conveniencia, basa su estilo en
1

VALDEARCOS, Enrique V. El http://clio.rediris.es/n33/n33/arte/17Baresp.pdf

Barroco

Español.

Extraído

de

imágenes sugestivas “propone al fiel que se imagine la imagen real, lo que hay detrás del símbolo. Así Por la imagen se penetra en el pueblo, se llega al fiel de una forma más rápida y didáctica” siempre buscando que los fieles tengan representaciones claras de la fe católica y que no haya ninguna duda que todo aquel que vaya en oposición a las leyes y mandatos de la iglesia se considera hereje y por fuera de las leyes de Dios. Para el Barroco Español importa entonces la ratificación de las leyes de la iglesia y poner a la fe como la principal institución primaria que e hará cargo de homogenizar nuestro pensamiento, todo esto a través de las imágenes, las esculturas, los retratos, la música, la literatura y demás formas de expresión artística. Por otra parte encontramos otro estilo donde las imágenes se constituyen en un eje fundamental para entender la época y es el Barroco Indiano similar al Español por la legitimación de la iglesia pero difiere del primero en muchos aspectos puesto que “constituyó sobre todo un modelo comunicativo a través de cuyos códigos el Estado imperial exhibía su poder bajo formas sociales altamente ritualizadas. El código culto, alegórico y ornamental del Barroco expresado en la fisonomía misma de la ciudad virreinal o a través de certámenes, ceremonias religiosas, «alta» literatura, poesía devota o cortesana, constituyó así durante el periodo de estabilización virreinal el lenguaje oficial del Imperio, un «Barroco de Estado» al servicio de una determinada estructura de dominación” 2 Pero también con una estructura discursiva mas criolla. Hablar de estas dos expresiones artísticas es fundamental para entender el uso de las imágenes o mejor como las imágenes han sido utilizadas con diferentes fines, por un lado con fines religiosos y por otro como alegoría al estado, al poder, pero también al servicio de la sociedad quien es al que menor medida utiliza las imágenes para representarse. Y en este sentido es fundamental decir que las imágenes han sido importantes para realizar análisis histórico, como lo señala Peter Burke Visto y no visto: el uso de la imagen como documento histórico de Editorial Crítica, Barcelona (2001). Las imágenes son un recorrido didáctico una fuente documental y guía que tiene el mismo nivel que
2

http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/viaje-al-silencio-exploraciones-del-discurso-barroco-0/html/e5b96feb-bf21-4bd2-be1c-9389af0cb0ba_53.html

el registro escrito, la imagen forma parte del contexto social que la ha gestado, y que necesariamente este contexto debe ser integrado en todo análisis que necesite. Es decir las imágenes necesitan también de un estudio semiótico serio que deje entrever además de su significado su intencionalidad. Puesto que según el texto “las imágenes no son creadas al menos en su mayoría, pensando en los futuros historiadores. Sus creadores tienen sus propias 3 preocupaciones, sus propios mensajes” Como por ejemplo la intencionalidad que decíamos al inicio de este escrito que tenían expresiones como el Barroco Español que torna preponderante ante nuestros ojos las imágenes católicas, obviamente con el objetivo de ratificarla como un poder divino, dador pero también castigador. También señala que en muchas religiones las imágenes presentan un papel primordial a la hora de producir la experiencia de lo sagrado y es ahí cuando expresan y refuerzan la idea de lo sobrenatural, recursos de miedo utilizados en distintas épocas de la historia. Aquí volvemos a la ratificación de la imagen más allá del uso de representación de la realidad. Mas bien se constituye como un lenguaje de las formas y que se basa en examinar cuidadosamente pequeños detalles que sirven para dar cuenta de aspectos sociales y políticos preponderantes, pequeños formas simbólicas que se quedan en el subconsciente del receptor quien empieza a formar cierta opinión frente a la imagen que le es representada, muchas veces llegando a la legitimación de la misma y a volverla totémica y homogénea.

3

Burke, Peter. Visto y no visto. El uso de la imagen como documento histórico.