Obesidad infantil, Un problema de gran peso

INTRODUCCION La obesidad infantil se ha convertido en uno de los mayores problemas de salud a nivel mundial, y su aumento a pasos agigantados nos muestra la urgencia de dar una solución eficaz a este problema, ya que en la actualidad se pueden observar con mayor continuidad las consecuencias provocadas por esta terrible enfermedad Desarrollo: Actualmente la obesidad infantil es considerada la enfermedad epidémica no transmisible más grande en el mundo. La Organización Mundial de la Salud calcula que unos veintidós millones de niños menores de cinco años padecen sobrepeso. La obesidad infantil se está convirtiendo en una pandemia cuyo origen — la comida basura— debe combatirse. “Según la Comisión Internacional contra la Obesidad, más del 25% de los niños de 10 años de diversas naciones padecen obesidad o sobrepeso”, señala The New York Times. Encabezan la lista Malta (33%), Italia (29%) y Estados Unidos (27%). Y en Chile, México y Perú están afectados la cuarta parte de los menores de 4 a 10 años. Incluso en nuestro país Bolivia, según la información proporcionada por el Programa Nacional de Enfermedades no Transmisibles del Ministerio de Salud, uno de cada cuatro niños tiene sobrepeso u obesidad, esto significa el 25 por ciento de la población infantil. Las regiones que registran los mayores casos son: La Paz, Santa Cruz y Cochabamba. -¿Cuál es la causa de tanto sobrepeso infantil en el mundo? Entre las causas más frecuentes de la obesidad infantil, afirma , la nutricionista María Renée Zuna, figura la influencia de los padres. “Está comprobado que cuando los dos padres son obesos el 70% de los hijos también lo van a ser. Cuando sólo uno de los progenitores es obeso, el 50% de los hijos padecen el problema y cuando ni el papá, ni la mamá, son obesos, sólo el 10% de los hijos tiene la probabilidad de serlo”. Si bien algunas alteraciones metabólicas pueden ser hereditarias, lo real es que los malos hábitos alimenticios se transmiten de generación en generación. Según la revista ¡Despertad!, La Clínica Mayo, de Estados Unidos, afirma lo siguiente respecto a las causas: “Aunque hay algunos factores genéticos y hormonales que contribuyen a la obesidad infantil, en muchos casos el exceso de peso se debe a que los niños comen demasiado y hacen muy poco ejercicio”. A continuación se mencionan dos ejemplos del cambio experimentado en los hábitos alimenticios:

este tipo de alimentos contienen muchas grasas y azúcares y se ofrecen en raciones tentadoramente grandes. por término medio. desde el punto de vista social. el 30% de los niños y el 40% de las niñas que nacieron en este país en el año 2000 corren el riesgo de padecer alguna vez en su vida diabetes de tipo 2 relacionada con la obesidad. beber un solo refresco de 600 mililitros al día puede ocasionar un aumento de peso de unos 12 kilos en un año. advierte María Renée Zuna. cuando los padres trabajan tienen menos tiempo y energía para cocinar. Ellos son quienes asumen la responsabilidad de elegir los alimentos que van a ser incluidos en la dieta diaria de la familia y. En segundo lugar. profesor de Pediatría y Medicina de la Universidad de Colorado. “A menos que se contrarreste esta tendencia. El doctor James Hill. Por otro lado. hasta el punto de que muchos padecen ansiedad o incluso depresión. los niños con problemas de obesidad pueden sufrir insultos en la escuela. -¿Cuáles son las consecuencias que desencadena el sobrepeso? Entre las más importantes tenemos: la diabetes. y por todo el mundo se han multiplicado los restaurantes que la preparan. pero según el Instituto de Medicina de Estados Unidos. Anteriormente. un estudio efectuado por la Universidad de Glasgow (Escocia) descubrió que. la presión arterial elevada y las enfermedades cardíacas. -¿Cómo podemos prevenir o combatir la obesidad infantil? “Si queremos prevenir o combatir la obesidad infantil. entonces cada vez se recurre más a la comida rápida. “El mejor ejemplo parte de los propios padres. advierte la doctora Rebecca Din-Dzietham. los refrescos han reemplazado a la leche y al agua como bebida favorita. Un estudio reveló que casi una tercera parte de los estadounidenses de 4 a 19 años de edad ingieren comida rápida todos los días. dijo respecto a ese estudio: “La naturaleza cada vez más sedentaria de los niños del Reino Unido no es algo excepcional. Por lo general. Se están observando situaciones similares en la mayoría de los países del mundo”. lo que les provoca sin duda una baja autoestima. deben asumir ese rol tomando en cuenta información .Primero. por lo tanto. el remedio comienza en casa”. estos trastornos se consideraban casi exclusivos de los adultos. un niño de tres años realiza alguna actividad que implique ejercicio “de moderado a vigoroso” durante solo veinte minutos al día. de la Escuela de Medicina Morehouse de la ciudad de Atlanta (Georgia. Estados Unidos). podríamos vernos ante una explosión de nuevos casos de enfermedades cardiovasculares en jóvenes y en adultos”. Las encuestas muestran una tendencia preocupante entre la población infantil: el aumento de las tasas de obesidad está conduciendo a un aumento de las tasas de presión arterial. Respecto a la falta de actividad física. Según el libro Overcoming Childhood Obesity (Cómo superar la obesidad infantil).

respecto a la excesiva comida chatarra que están permitiendo consumir a sus hijos. También es necesario que exista plena concientización por parte de los padres. por lo tanto debería implementarse políticas por parte de los gobiernos para prevenir y combatir este terrible problema. los niños que padecen obesidad infantil son parte de familias en las que el padre o la madre también la sufren.especializada”. En la mayoría de los casos. . para así crear buenos hábitos alimenticios a base de alimentos bajos en grasas y azúcares. Conclusión: La obesidad infantil es una enfermedad que amenaza la salud mundial. el primer paso hacia la solución de este problema comienza en casa con un cambio en los hábitos. Por eso.