“UN FALLO QUE RATIFICA CON SENSATEZ LO QUE VENIMOS ANUNCIANDO

"

La Diputada Paula María Bertol hizo referencia hoy a la primera sentencia definitiva contra la reforma del Consejo de la Magistratura que declaró inconstitucional la nueva composición y la forma de elegir a sus miembros. “Tal como anticipamos en el dictamen de minoría del PRO, la mencionada reforma del Consejo de la Magistratura se propone echar por tierra la idea de un Poder Judicial independiente”, expresó Bertol en sintonía con lo dictaminado ayer por la Jueza Servini de Cubría. “El punto de partida para el análisis de cualquier reforma del Poder Judicial consiste en examinar si las medidas propuestas apuntan a fortalecer el principio esencial de la división de poderes y eso es algo que claramente no se cumple con los cambios que se pretenden introducir en el Consejo de la Magistratura con la elección del voto popular de todos sus miembros”, explicó. “Celebramos un fallo que sale en tiempo y forma para intentar poner fin a un asunto que ha ensombrecido a nuestra Constitución y ha enfrentando a tantos argentinos”, siguió. “La sentencia no es otra cosa que la interpretación de la ley que es justamente lo que reclamábamos una y otra vez en el recinto desde nuestras bancas. El oficialismo debería reconocer su embestida contra la Constitución y pedir perdón”. Bertol aclaró que la sentencia descarta la posibilidad de elección popular tanto de los jueces y los abogados como para los académicos y científicos, ya que no sólo les impide elegir entre sus pares a quienes los van a representar, sino que además en el último caso, “se elimina cualquier sustento cualitativo que pudiera haber en el proceso de selección respecto a la calidad o excelencia educativa y profesional del candidato por ese estamento” . “En definitiva nos alegra que la Jueza de primera instancia ratifique con sensatez aquello que venimos anunciando desde que se empezó a mencionar en el Congreso la posibilidad de implementar esta reforma. La introducción de la política y el Poder Ejecutivo dentro del Poder Judicial va de la mano de la desnaturalización de las instituciones que venimos viviendo en este último tiempo y no es otra cosa que corrupción”, concluyó.

REFORMAS QUE NO SON TALES El fallo de Servini de Cubría no debería sorprender a nadie. La propuesta de reforma al Consejo de la Magistratura recibió fuertes críticas no solo en el seno de la oposición y el Poder Judicial, sino también en el ámbito universitario y en las más diversas organizaciones de la sociedad civil. Hubo un amplio consenso académico con respecto a su inconstitucionalidad y se presentaron sólidos argumentos en tal sentido. En el plano internacional también hubo preocupación. La relatora especial de las Naciones Unidas, la brasileña Gabriela Knaul, intervino señalando que de aprobarse la reforma “se pondría en tela de juicio la separación de los poderes en Argentina”. Lo que generó su exhorto fue una enérgica nota de protesta del Canciller Héctor Timerman.

Desde nuestro bloque político reclamamos desde un primer momento un debate parlamentario serio y profundo. ¿Cómo iban a someter a los jueces a hacer campaña política para que los voten? ¿Con qué independencia iban estos a emitir sus fallos después? Pero el oficialismo prefirió instalar mediáticamente el tema y apeló a los ideales más hondos de los argentinos. La Presidenta llamó a democratizar al Poder Judicial con el pretexto que la administración de la justicia no estaba cerca de la gente y una vez más generó falsas expectativas en la ciudadanía. Los cambios propuestos no fueron en ese sentido. Al margen de la sucesión de medidas cautelares conocidas en los últimos días que buscan dejar sin efecto la convocatoria a elecciones de consejeros, la importancia de fallo conocido ayer es que fue la primera sentencia de fondo contra la reforma del Consejo de la Magistratura, El fallo de la Jueza María Servini de Cubría es muy claro y se apega a la letra de la Constitución Nacional. El pronunciamiento afirma, en primer lugar, que la elección de los representantes de la Magistratura debe ser realizada por cada estamento integrante del Consejo. De modo que jueces, abogados, científicos y académicos deben ser elegidos por sí mismos tal como lo dispone el Art. 114 de la CN, y su interpretación realizada en el seno de la Convención Reformadora del 94. En segundo lugar, el fallo dice que la pretendida modificación de la integración del Consejo, altera el equilibrio señalado en el mismo artículo de la Constitución Nacional, el cual es necesario para descartar un predominio y control entre los estamentos que la integran, garantizando un funcionamiento armónico. En tercer lugar, el fallo aclara que la elección popular y partidaria contradice normas electorales específicas que regulan la materia y la reglamentación que organiza el funcionamiento del Poder Judicial. Teniendo en cuenta los tres cuestionamientos anteriores, la Jueza concluye que la ley sancionada compromete la independencia que debe regir la actuación del Poder Judicial y de sus integrantes. Sabemos que la independencia por sí no resulta un valor suficiente para garantizar la vigencia del estado de derecho, pero sí creemos que es imprescindible para el buen funcionamiento del Poder Judicial. Asegurada esa independencia de los poderes de turno, tenemos que seguir trabajando para realizar todas aquellas reformas que sí creemos que faltan para lograr una justicia eficiente a favor de la gente.