Miércoles 12 de junio de 2013, Valparaíso DECLARACION PÚBLICA SOBRE LA TOMA DE GIMPERT Y RUBÉN CASTRO: El siguiente documento surge de la necesidad

de establecer acuerdos entre las partes en pos de una salida favorable al conflicto generado tras la decisión de trabajo social de ocupar estos edificios. La asamblea de Trabajo Social y bases movilizadas adherentes, la Mesa Ejecutiva FEPUCV 2013 y los Trabajadores del Sindicato Nº 1 señalamos: 1.- Validamos las distintas formas de movilización en cuanto sean acordadas de forma democrática. A pesar de las diferencias y matices, entendemos que se debe impulsar en conjunto las acciones y estrategias necesarias para lograr nuestros objetivos. 2.- Queremos evitar el desalojo violento de la ocupación del Edificio Monseñor Gimpert y Rubén Castro, en cuanto se pone en riesgo la integridad física de los y las estudiantes. En consecuencia creemos que esta amenaza representa la nula capacidad política de la autoridad universitaria de abordar el problema, siendo esto un símbolo del fracaso de nuestro sentido de comunidad al no poder resolver de forma satisfactoria los conflictos, los cuales por lo demás son conocidos desde muchos años por rectoría. 3.- Queremos ser enfáticos en que la toma de los edificios se efectuó de manera pacífica y consensuada por la asamblea de Trabajo Social, asimismo comunicamos que dicho procedimiento giró en torno al diálogo, respetando en todo momento la integridad física tanto de funcionarios como de estudiantes que en ese momento se encontraban en dichas dependencias. En esta línea, rechazamos las recientes acusaciones de Rectoría que señalan que nuestro accionar habría tenido un carácter violento, perjudicando a terceras personas. 4.- Señalamos que el contexto de ocupación de los espacios obedece a la necesidad de frenar la política de rectoría para llevar a toda costa las clases, generando presiones directas a las unidades académicas, las cuales influyen en las relaciones profesorestudiante, trabajadores-estudiantes y entre los propios alumnos. Esta acción representa un fuerte llamado de atención en cuanto al no respeto de las decisiones democráticas que los estudiantes han acordado en sus instancias de representación. No puede ser que rectoría ponga como antagonistas a las distintas partes de la comunidad universitaria. 5.- Fruto de las reflexiones y discusiones en la ocupación del espacio, es que nace la necesidad de generar un trabajo bipartito entre estudiantes y trabajadores que sea permanente en el tiempo, entendiendo que las paupérrimas instancias de participación internas de la PUCV, ligadas a la normativa vigente, impiden la integración de la Comunidad Universitaria en las decisiones que atañen la cotidianeidad de la misma, pero que son tomadas de manera unilateral por la cúpula de poder universitaria. Para aquello se manifiestan las voluntades políticas de avanzar en esta instancia. 6.- La asamblea de estudiantes movilizados entregaremos de forma simbólica y efectiva las llaves de los edificios ocupados a los dirigentes del sindicato Nº1, haciendo énfasis en que se cumplieron los objetivos de esta acción, los cuales fueron rechazar el

deliberado incumplimiento del paro indefinido de actividades académicas votado democráticamente el 28 de mayo por el Consejo General de Estudiantes y la necesidad de impulsar una radicalización de la movilización al interior de la PUCV, como a nivel nacional, ante las nulas respuestas a nuestras demandas por parte de las autoridades universitarias. 7.- La Mesa Ejecutiva de la Federación de Estudiantes se presenta como mediador y facilitador de este acuerdo, no obstante en su calidad de representante de las 52 carreras confederadas, tiene la obligación de velar por las resoluciones y consensos de las distintas asambleas por medio de la instancia máxima de representación estudiantil como lo es el Consejo General de Estudiantes (C.G.E).

Firman, Asamblea de Trabajo Social y de bases adherentes movilizadas Sindicato Nº 1 de Trabajadores de la PUCV

Mesa Ejecutiva FEPUCV 2013