SANANDO NUESTRA TIERRA...

16/03/08
La Palabra de Dios nos enseña que la única manera de que los cristianos
 ESPIRITUALIDAD BÍBLICA 
podemos CORRER la carrera dada por Dios, es conectándonos con Su poder: el Espíritu Santo. Aprendemos que cuando no estamos llenos del Espíritu Santo, la carne nos gobierna y podemos quedar anulados completamente de lo que Dios requiere de nosotros (Gálatas 5:19-21). “Así ha dicho Jehová: Maldito el varón [o la persona] que confía en el hombre, y pone carne por su brazo [confianza, esperanza], y su corazón se aparta de Jehová. Será como la retama en el desierto, y no verá cuando viene el bien, sino que morará en los sequedales en el desierto, en tierra despoblada y deshabitada.” (Jeremías 17:5-6). Con todo, Dios siempre ofrece a Sus hijos e hijas al menos una salida o la oportunidad de no quedar en la condición de maldición o postergación espiritual: “Bendito el varón que confía en Jehová, y cuya confianza es Jehová. Porque será como el árbol plantado junto a las aguas, que junto a la corriente echará sus raíces, y no verá cuando viene el calor, sino que su hoja estará verde; y en el año de sequía no se fatigará, ni dejará de dar fruto.” (Jeremías 17:7-8). “Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo; echando toda vuestra ansiedad sobre él, porque él tiene cuidado de vosotros. Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo. Mas el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que hayáis padecido un poco de tiempo, él mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y establezca. A Él sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén.” (1ra Pedro 5:6-11). Por tanto, ¿en qué consiste la espiritualidad bíblica?… Consiste en el que el creyente esté lleno del Espíritu Santo. Cuando el Espíritu Santo comienza a morar en el creyente, empieza un conflicto interior entre el Espíritu Santo y nuestra vieja naturaleza pecadora. Nuestra voluntad, nuestra libertad de escoger, es el árbitro en el conflicto, y decidimos momento a momento quién dominará nuestra alma. Así que la plenitud del Espíritu es algo que escogemos. El mandato es que seamos llenos (Efesios 5:18), y elegimos cada día si obedecemos este mandato o no. También podemos entristecer o apagar el Espíritu Santo con nuestro pecado o apatía (Efesios 4:30; 1 Tesalonicenses 5.19). Lo recuperamos decidiendo confesar nuestros pecados y esto resulta en que seamos limpiados de toda iniquidad (1 Juan 1:9; Proverbios 1:23). Ser lleno del Espíritu no es una mera meta en la vida cristiana, sino que es el medio para arribar a una meta. El Espíritu Santo no es dado sin razón; nos es dado para poder vivir, y llevar mucho fruto (Juan 15:4-5). Carlos Terán Centro de Entrenamiento Ministerial (C.E.M) Ekklesía – Cochabamba

¡DIOS PUEDE CAMBIAR SIEMPRE!...  Dios te ama y tiene un plan para ti.
 (Juan. 3:16; Juan 10:10). La Biblia enseña que tu eres pecador(a). (Romanos 3:23; Romanos 6:23). Jesús es el único camino a Dios. (Romanos 5:8; 1ra Corintios 15:3-6; Juan. 14:6; Hechos 4:12). Individualmente TÚ debes RECIBIR a Jesús, para nacer espiritualmente. (Efesios 2:8-9; Juan. 3:1-8; Apocalipsis 3:20; Romanos 10:8-13).

TU

VIDA

HOY

Y

PARA

 

Donde tú estés, en éste momento, ora a Dios haciendo tuyas las siguientes palabras con sincera actitud de arrepentimiento y creyéndolas de todo corazón: “Señor Jesús. Reconozco que soy pecador(a) y necesito Tu perdón. Creo que Tú tomaste mi lugar sobre aquella cruz. Quiero ser la persona que Tú quieres que sea. Ven ahora a mi vida como mi Señor y mi Salvador. Gracias Señor. Amén” (Ahora comienza a leer el evangelio de Juan un capítulo diario, y busca una

iglesia evangélica crecer…) donde puedas .