You are on page 1of 2

Miércoles 29 de abril del 2009

Sr.
Juan Carlos Eguren Neuenschwander
Congresista de la República por Arequipa (PPC)
Presente.-

Aprovecho la presente para saludarlo y hacerle conocer la enorme preocupación y molestia


que el proyecto de ley que propone crear el "Colegio profesional de historiadores del Perú"
(Proyecto de Ley N. 904/2006 – CR) presentado en la Comisión de Educación, Ciencia,
Tecnología, Cultura, Patrimonio Cultural, Juventud y Deporte del Congreso de la República
está despertando en la comunidad académica de las Ciencias Sociales y Ciencias Humanas
en el Perú y en los investigadores peruanistas de diversas partes del mundo.

Desde el punto que no hemos sido consultados por la comisión ni por la Asociación de
Historiadores de la Región Sur - Arequipa (AHIRSA), la cual no tiene mayor
representatividad en la comunidad histórica nacional por sus aportes ni publicaciones, hasta
el hecho que la conceptualización que se hace de la profesión y de la ciencia histórica están
mal definidas en el texto y son incongruentes con una profesión moderna e
interdisciplinaria y que dicho sea de paso se encuentra en constante crisis debido a la
desidia de las autoridades y del Estado en cuanto a políticas de conservación, promoción y
difusión de material histórico. El Congreso de la República, a través de su Fondo Editorial,
su Archivo y del Museo de la Inquisición, es una grata excepción.

Le aseguro que la aprobación de dicha ley sería un despropósito, como ocurrió con el
Colegio de Arqueólogos hace unos años, el cual no dio mayor aportes al desarrollo de la
ciencia y que actualmente no tiene mayor importancia en la profesión arqueológica.
Debilitaría los lazos que se tejen desde hace muchos años con otras ciencias afines como el
Derecho (usted más que nadie conoce los aportes de la Historia al Derecho y visceversa, y
sabe bastante bien que dos de nuestros historiadores más importantes, Jorge Basadre y Raúl
Porras Barrenechea no fueron historiadores sino abogados), la Psicología, la Antropología,
la Arqueología, la Geografía, la Arqueología, la Literatura, y un largo etc.; así como
iniciaría un tedioso debate sobre qué criterios usar para definir conceptos tan subjetivos
como los que se mencionan en el artículo 4: "Son atribuciones del Colegio de Historiadores
del Perú: a) velar por el correcto ejercicio de la profesión de sus miembros, dentro de
criterios éticos, de libertad, legalidad y de interés público". Le planteo la pregunta: en una
profesión liberal que está regida por la libertad de expresión y el análisis de los diferentes
aspectos del pasado de la sociedad desde un punto de vista científico social y humanista,
¿quién o quiénes son los que definirán qué es el "correcto ejercicio de la profesión" o qué
es el "interés público"? En una sociedad plural e inclusiva como la que tratamos de
construir esos conceptos convertidos en ley son una atadura y un claro retroceso que
afectará a la ciencia histórica en comparación con sus pares de la región y del mundo.

Asimismo, quisiera alertar sobre las maniobras de la AHIRSA, la que pretende que la sede
del supuesto colegio sea en Arequipa, lo que trasluce un claro conflicto de intereses, pues lo
correcto habría sido proponer que el colegio no se haga en Lima para descentralizar
institucionalmente la profesión, pero proponer que sea en la misma ciudad de la cual
proviene la Asociación (no tengo nada contra la Ciudad Blanca, he ido más de una veintena
de veces pues mi padre y toda mi familia paterna proviene de allí) es de mal gusto y delata
el poco sentido ético de la propuesta. Más aun si a esto le agregamos que la AHIRSA
pretende, segun el proyecto de ley propuesto por usted y aprobado por la Comisión,
controlar tres de los ocho puestos en la Comisión evaluadora según la Primera Disposición
Transitoria (p. 8). ¿Con qué criterios la AHIRSA debe tener el triple de representantes que
otros grupos? ¿En qué se basa esta inequidad? Hay un clarísimo conflicto de intereses de un
pequeño grupo que está tratando de aprovecharse a través del llamado de defensa de la
profesión en general. Aparte, no todos los investigadores están asociados a una
organización, existen muchos historiadores que trabajan de modo independiente, lo que es
una constante en las Ciencias Sociales.

Como le menciono, el proyecto de ley no toca los temas de fondo, no deja claro qué
criterios ni cómo sus propuestas llegarían a buen recaudo. Redactado así y bajo esas
condiciones, dejo constancia que me opongo rotundamente como ciudadano peruano e
historiador profesional a la creación de un "Colegio profesional de historiadores del Perú".
Espero que se revise el proyecto de ley y se llame a un debate abierto para recoger
opiniones sobre el tema. Historiadores de diversas universidades estamos preparando una
carta abierta en rechazo a esta medida, y esta misma carta que le estoy enviando será
enviada a los principales medios de comunicación.

Atentamente y gracias por su tiempo.

P.D. Le dejo varios enlaces de artículos escritos por historiadores profesionales que
muestran el claro rechazo al Proyecto de Ley.

http://www.reporterodelahistoria.com/2009/04/antonio-zapata-se-pronuncia-sobre-el.html
http://www.reporterodelahistoria.com/2009/04/sobre-el-colegio-de-historiadores.html
http://historiaglobalonline.com/2009/04/carta-abierta-sobre-la-creacion-del-colegio-de-
historiadores-del-peru/
http://labitacoradehobsbawm.blogspot.com/2009/04/colegio-de-historiadores.html
http://clioperu.blogspot.com/2009/04/sobre-la-creacion-del-colegio-de.html
http://amautacuna.blogspot.com/2009/04/colegio-de-historiadores-del-peru.html

Jorge Luis Valdez Morgan


DNI: 40087220

--
Jorge Luis Valdez Morgan
Historiador - Departamento de Humanidades
Pontificia Universidad Católica del Perú
Cel: 992726060
E-mail: valdez.jl@pucp.edu.pe / jlvm1978@gmail.com