Entendiendo la problemática en las telecomunicaciones

Como consecuencia de la revolución industrial, los avances tecnológicos se han desarrollado a un paso mas acelerado que las legislaciones que los regulan. Así los legisladores han pretendido crear regulaciones en un tema que les es ajeno. Por esta razón tanto las leyes como la jurisprudencia se han desarrollado por el camino, quedando siempre un sinnúmero de vacíos legales. De tal manera que debemos establecer cual es la problemática jurídica existente en la actualidad, en el mundo de las nuevas tecnologías. Es importante hacer primero claridad sobre que entes tienen jurisdicción y competencia sobre los medios de comunicación y las telecomunicaciones. Una vez establecida dicha jurisdicción, hay que determinar que medio es el que esta en conflicto para, asi, poder aplicar las normas pertinentes. Es decir, si es la radio el medio en conflicto, deberán aplicarse las normas dispuestas para ello. Esto a simple vista parece fácil pero la complejidad comienza cuando convergen las tecnologías y se hace difícil distinguirlas; es casi imposible, por ejemplo, cuando una compañía telefónica ofrece servicios de Internet o de televisión satelital, establecer que normas son las aplicables. Teniendo como base la jurisdicción y el tipo de normas aplicables al medio, hay que tener en cuenta la estructura del mercado de esta industria, es decir, el medio económico al que pertenece, para que de esa forma los involucrados entiendan claramente el problema y le puedan dar una solución eficaz al mismo. Una vez analizadas todas las variables mencionadas anteriormente es imprescindible hacer un estudio sobre la concentración en los medios de comunicación y las nuevas tecnologías, ya que este será el tema de mayor importancia durante este siglo. La concentración en nuestro país se ve cada día mas densa tanto que se podría predecir que unos años serán muy pocas las empresas prestadoras de dichos servicios. Esto es de máxima importancia que tanto los abogados como los legisladores deben saber qué sucede cuando dicha industria queda en manos de unos pocos, que por su influencia o poderío económico (monopolios), eventualmente vulneran la tan anhelada democracia tecnológica y la libre competencia. En Colombia debemos estudiar lo que ha sucedido en legislaciones como la Norte Americana, que aunque es casuística y en cada proceso se analizan las circunstancias propias del caso, siempre tienen en cuenta un análisis de las tendencias del mercado y de los avances propios de cada tecnología, antes de tomar decisiones. Ya que entienden que cada decisión puede afectar el mercado de una u otra manera. Nuestro país clama por una base legal que ocupe los vacíos legales en estos temas, sobre todo en este momento que esta por entrar en vigencia el TLC. Los países de primer mundo han cometido errores en varios de sus planteamientos, seria absurdo no aprender y caer en ellos simplemente por querer copiar ciertos modelos, sin un análisis previo.