“Knapp 30 sigue Ultor.


Cuento escrito por Alfredo Juillet Frascara. Comenzado 30 Abril 2012. Terminado 8 de julio. Edición 31 de julio. 125.043 palabras Época: año de la Era Común 4.241. Personajes: Rey King Knapp 33, Reina Manulea, 2 princesas: Girardot y Nademi. Muere el Rey Knapp 33, tras un largo gobierno, le sigue su esposa reina Manulea por dos años, y luego su hija, reina Girardot, gobernante del reino Knapiano durante esta narración. Posteriormente se casa y tiene un hijo, el príncipe Agustino.

CAPITULOS DE LA OBRA.
1.- Organizando el equipo de filmación. 2.- En Nibisarr, 2° planeta de la estrella Serpago. 3.- Las memorias del Dr. Farthon Climbor. 4.- Traición en Draco. 5.- Knapp. 6.- El viaje de Ramato 7.- En Oxiborion 8.- De vuelta a la selva. 9.- En la constelación de la Cuchara. 10.Spoon II planeta 2. 11.Constancia. Spoon II planeta 2 “Madre”. 12.El astro V de la Cuchara. 13.De Cuchara V planeta 2, hacia Knapp en Delta Swastica. 14.Luchas programadas. 15.El zoológico de Ultor 16.El viaje desde Knapp a Spoon V- 2 17.Cuerpo nuevo. 18.Cuchara VI planeta 4. 19.La ciudad de Purete, continente Pallium. 20.El planeta de los dinosaurios. 21.Spoon VI planeta 4. 22.El retorno a Knapp. 23.Viaje final a Spoon VI planeta 4.

CAPITULO 1 ORGANIZANDO EL EQUIPO DE FILMACION.
“Sonmar dijo : “ Son los reptilianos el susto del diablo de los negros desde el cinturón de Orión a las praderas de Renca. Las personas de raza negra pensando en ello erizan sus cabellos en las noches de lluvia, la molestia realmente es sólo cuando ponen los hombros firmes ante la golpiza! Los Reptilianos son esos belicistas, que cuando no tienen con quién luchar, luchan entre sí!”- Dijo Gretchen, recordando para Ultor. “Estuve leyendo acerca de su reino en la constelación de Draco”.- Dijo Ultor. El doctor Farthon Climbor dio una chupada a su pipa y entre el humo expelido pronunció:”- Ellos tienen inteligencia para hacer mal. Gustan de esclavizar a otras razas por el resto de su vida y siendo un esclavo, pedirás la muerte todos los días. Sabiendo esto, aún quieres ir a filmar allá?” “Es mi deseo muy firme. Creo que una película holográfica sobre ellos no se ha hecho antes, y en medio de todo puedo poner una pareja romántica- eso siempre le gusta a las mujeres.”- Comentó Ultor, recostado en su sofá preferido. (Estaban en la sala mayor de la mansión que arrendara en las montañas cercanas a Oredloro). “Y si te atrapan desprevenido? Tú y tu equipo de filmación terminarán en alguna sala de reproducciones evolutivas! “- Dijo el doctor Farthon, suspirando. “Deberé tener cuidado! Para eso me haré acompañar de Gretchen.”- Sonrió Ultor, mirando a su hermosa pareja. “Ah, siempre tan romántico! Bien, te he buscado gente para completar la tripulación del navío. No podemos llevarnos menos de veinte personas- y el traslado de Branas ya lo tengo arreglado también, pero te costarán tres millones de sopes.”- Dijo ella, sonriente. “Tanto? Nuestro navío es pequeño! Apenas se notará en las bahías de carga de algún carguero espacial!”- Comentó Ultor, viendo cómo sus dineros se ponían en retirada con cada nuevo filme que quería comenzar. “No tanto! Incluye los pasajes de todos los que quieren estar allí dentro! Y en eso podemos engañar al sistema, verdad?”- Se rió Gretchen, recordando que el navío Flier de Ultor, de última generación, tenía el sistema de desviar cuanta superficie quisiera hacia otra dimensión, usando espacio extra sin tener que alargar el navío. Ultor sonrió, a pesar de su preocupación- en verdad, su navío parecía un pequeño aparato aéreo del tipo Flier- con capacidad aparente para unas siete personas, pero sin embargo, por dentro, y gracias al deflector dimensional, podía decirse que era del tamaño de un navío grande de espacio profundo… Lástima, eso sí, que no tenía la capacidad de dar saltos de “Brana”, quizás por ese mismo motivo… “Bueno, contamos o no con el dinero?”- Preguntó Gretchen. “Contamos! Tengo el dinero suficiente, sólo que esperaba gastar menos.”- Y Ultor se encogió de hombros, como disculpándose por su tacañería… El doctor Farthon le tocó el brazo, diciendo:”- No se preocupe! Ya se recuperará cuando venda su película! Recuerde que no ha perdido dinero hasta ahora, y también está ganando dinero todos los días con los porcentajes…” “En eso confío! Si me tomo un año en desarrollar esta película, ciertamente que al volver tendré algún dinero esperándome.”- Dijo Ultor, agitando una mano en el aire. Gretchen, que le conocía bien, se dio cuenta de que ya no quería seguir conversando de ello, y le tomó de la mano, diciendo:” Vamos a mirar equipos! Quizás eso te dé alguna idea!”

Ultor le siguió hasta el aparato de holografías, en donde fueron viendo las últimas novedades en captadores de imágenes; ella le veía ahora muy entusiasmado, y se sintió feliz de verle contento… “Compraremos tres nuevas máquinas! Estoy seguro de que le darán más lustre a mi película- el zoom es algo importante.” – Dijo Ultor, tras elegir lo deseado; pronto un Flier aparcó al lado de su vehículo, y un hombre sintético vestido de naranja y verde le entregó el pedido, diciendo:” Aquí está su compra, Señor. Tiene una garantía de 20 años.” “Está bien.”- Dijo Ultor, insertando su tarjeta de crédito en la pequeña máquina que le presentó el hombre, y el monto ascendía a 80.300 sopes. Ya esa tarde la ocupó divirtiéndose con Gretchen, tomando fotos y películas en la cima de un cerro, a 390 kilómetros de Oredloro; el doctor Farthon se veía sentado en una silla de excursiones, tomando su perenne taza de té y mirando el atardecer. Se sentía bien en la compañía de Ultor y su pareja; si bien ya no le pagaban un sueldo (porque no estaba haciendo nada a favor de Ultor), a la vez podía disfrutar de comida y techo gratis, más el uso indiscriminado de cualquier máquina que hubiera en el Flier, y habían muchas. Su mayor deleite era pasar en la Enfermería, estudiando microbios bajo el poderoso microscopio electrónico- viendo pasar la vida en el vidrio de muestras, y probando diferentes medios en los que esos microbios sobrevivían. Podía sacarles fotografías y compararlas luego en las enciclopedias médicas, para aprender más de ellas- había toda una colección que había juntado, en las cuales hasta el virus del cólera lo tenía archivado en una botellita de cristal… Más tarde, Gretchen movió el Flier hacia la ciudad, en donde visitaron una Agencia, para contratar personal técnico. “Aquí dicen que tienen buenos ingenieros en filmación; no queremos arriesgarnos con estudiantes en práctica.”- Comentó Gretchen, recordando todos los problemas que habían tenido que solucionar anteriormente por dicho motivo. Ultor puso rostro preocupado. Ya sabía que financiar un filme era caro y un apostar a ganador; si se perdía, no eran un par de nueces… “Tenemos a los mejores ingenieros y técnicos fílmicos aquí! No pudieron haber elegido mejor! Tomen asiento.”- Dijo el encargado de la atención a clientes y mostró un cuadro holográfico, diciendo:” Aquí tenemos quince películas de mucho éxito, que ya deben haber visto, o al menos escuchado de ellas! Como ven en los repartos, los nombres en rojo son los recomendados por nosotros!” Y se veía plagado de rojo en los Créditos finales de esas quince películas. El agente prosiguió diciendo.” Y aquí tenemos, lamentablemente, las otras quince películas que no han recibido buena acogida ni del público ni de la crítica de arte! Verán sólo tres nombres de nuestros recomendados en esta quince películas! Y por supuesto, no son ellos los que las han hecho atraer poco público!” Ultor pensó, entonces, que si llenaba de buenos técnicos igualmente podía si fallaba en el guión, la edición o los actores. El encargado, como adivinándole el pensamiento, agregó.” Además de camarógrafo, técnicos en iluminación, tenemos también libretistas y asesores que les obligarán, por decirlo de algún 3 Modo, a hacer de vuestro film un verdadero éxito.” “Nos parece todo bien.”- Dijo Ultor, y Gretchen preguntó: “Queremos filmar una película de aventuras muy lejos de aquí.” “Qué tan lejos de Oredloro?”- Inquirió el encargado, frunciendo el ceño- no le gustaban esas películas rodadas en campamentos rodeados de animales salvajes- sus recomendados podían desaparecer en el transcurso de esas peligrosas filmaciones… “Orión.”- dijo Gretchen, con cara angelical, y el Encargado se pasó su mano opr los cabellos, diciendo:” Ah, es bastante lejos! No sé si habrán suficientes técnicos que quieran alejarse tanto!”

“les pagaremos bien.”- Comentó Ultor, sintiendo un apretón de manos de parte de Gretchen, quien siempre así le avisaba que se estaban portando muy generoso con sus ofertas… Carraspeó el encargado, y dijo:” Tengo varios candidatos pero no los suficientes. Tendré que comunicarme con ellos a fin de entrevistarles, previamente y ver si están dispuestos a trabajar en las estrellas de la constelación de Orión!” “Entonces, esperaremos.”- Dijo Ultor, pero Gretchen presionó, diciendo. “Si no nos tiene una respuesta rápida, iremos a buscar a otra agencia.” Esto provocó enrojecimiento en la cara del Encargado, quien aseguró que a más tardar tendría la respuesta al día siguiente. Ya fuera de la Agencia, Ultor dijo:” no sería mala la idea de hallar a nuestros futuros colaboradores en alguna Academia de Artes cinematográficas, no? Y más económico.” Ella rió, besándole, y dijo: “Ya no es tu ´primera película, querido! Ahora te debes a tu público y no querrás perder la buena reputación que te has ganado con tus obras anteriores.” Ultor la tomó de la mano, diciendo: “Tienes razón. Estoy siendo muy impaciente. Pero es que siento estar perdiendo el tiempo.” “No te preocupes. Pondré avisos y entrevistaremos personalmente a nuestro futuro equipo! Yo te ayudaré.”-. Prometió Gretchen, quien ese mismo día puso un aviso para captar personal calificado. Al día siguiente, Gutiérrez, el encargado de la agencia de personal entendido en cinematografía, les llamó, diciendo:”- Ya tengo a doce postulantes! Son todos probados profesionales! Eso sí, las entrevistas deben ser hechas en nuestras oficinas, les evitaremos trámites engorrosos y haremos, llegado el caso de los acuerdos positivos, los correspondientes Contratos de trabajo. Están conformes con esto?” “Conforme; iremos allá.”- Respondió Ultor y Gretchen dijo:” Te veo cansado. Déjame ir yo y arreglar este asunto. Te prometo volver lo antes posible.” “Perfecto! Pero te estaré llamando por celular.”- dijo Ultor, levemente aliviado- detestaba ver que algo fallara, y eso se evitaba si se atendían las cosas en persona. Gretchen vio a los técnicos y a dos ingenieros en sonido. Les clarificó que el viaje iba a ser largo y no menor a cinco años. “Pero eso es demasiado!”- Dijo un tipo alto y de gafas. “Si es así, deberán Uds. estar pensando pagar altos sueldos por este verdadero sacrificio.” 4 “Mire, caballero, nuestros sueldos son ya altos y todo depende de la calidad de cada cual si es que va a recibir más o menos; en fin, que dependerá del resultado final del film, porque si es exitoso, su venta será alta y suficiente para darle a todos sus participantes algún incentivo extra. De no ser así, no podremos regalar aquello que no habremos recibido. Le parece lógico lo que le digo?”Preguntó Gretchen. Refunfuñó el hombre y se quedó en silencio. Otros pidieron más datos, y del grupo solo quedaron cuatro técnicos y dos ingenieros, que aceptaron trabajar con las condiciones expuestas por Gretchen. Esa misma tarde, Ultor les invitó a una cena en un restaurante de comidas abundantes, y converso con ellos largo rato, dándose cuenta de que eran buenas personas. “A mí no me importa que sean cinco o diez años fuera de aquí.”- Dijo el ingeniero Marsten, sirviéndose un trago de cerveza- “No tengo familia que mantener ni deudas que pagar- vivir aquí o allá no me causa ningún problema.” Marsten era alto y obeso, y se notaba su gusto por la buena mesa porque a la hora de comer, devoraba. Los demás parecían estar contentos de tener un trabajo bien remunerado y eran todas sonrisas. Sus nombres eran: Ingeniero Loll Marsten y Director de cine el Sr. Narbe, técnicos Sres. Hackel, Schilf, Fehlen, y Anstreben.

“Y cuando partiremos?”- Pregunto Narbe, quien era un hombre de treinta y cinco años, de rostro anguloso. “Tan pronto como completemos el equipo técnico y el grupo de actores. Creo yo que en quince días más.”- Replico Gretchen, sonriente. “Ah! Y Ud. es actriz?”- Le preguntó Marsten. “Por ahora no. Pero llegado el caso, si no es que hallemos a alguien más capacitado, lo seré.”Replicó ella, girando su cabeza hacia Ultor, quien aclaró:” Queremos figuras conocidas por el público! Ella, Gretchen es mi prometida-. No hay problemas con su actuación- tiene conocimientos de teatro, pero no es conocida.” Gretchen continuó buscando personal y contrató a seis artistas ya en declinación, cuatro damas de carácter y cuatro actrices de segundo orden. “No es lo mejor! Pero he hablado con nuestro Director: él dice que puede hacer de cualquier palurdo, y de cualquiera campesina, una persona fascinante, gracias a los sistemas de clonación fílmica.”- Dijo Gretchen a Ultor, quien movió su cabeza, dubitativo- había visto arruinar más de una película por culpa de malos actores. El doctor Farthon Climbor esperó a que Ultor estuviese de humor, y le dijo.” He estado viendo muchas proyecciones sobre los Serpentoides. Tendremos mucha suerte si salimos de allí con vida.” 5 “Iremos de turistas. Nada nos pasará.” “Y cree Ud. que no verán las máquinas de filmar? Nos acusarán de espías.”- Comentó Farthon. “Quizás! Llevaremos todo dentro del Flier- filmaremos vigilantes de las autoridades. Volaremos de regreso a la primera indicación de peligro.” – Dijo Ultor, desdeñando los presentimientos del Doctor Farthon con un ademán de su mano derecha. Y luego un escándalo reventó a los medios de comunicación, cuando miembros de una elite de actores y actrices teniendo sexo junto a personajes de la política. Gretchen visitó a uno o dos de las actrices en persona, para ofrecerles la oportunidad de escapar por un tiempo: no contándoles que el viaje era realmente largo en el tiempo. La persona que más empatizó con Gretchen era la joven Allia, quien abrió las puertas de su casa y de su corazón de pura desesperación y vergüenza ante las noticias de que ellos daban los medios de comunicación. “Oh, cómo me gustaría poder eliminar mi participación de esa reunión!”- Decía Allia, caminando arriba y abajo del corredor. “Le estoy ofreciendo a Ud. y al resto de sus amigos un escape fácil de los malos momentos que deben estar viviendo. Una película se va a producir con tomas de otro mundo! A vuestro regreso, es un hecho que lo doy por escrito, de que nadie va a recordar vuestra participación en esa orgía de la que están hablando.” – Le dijo Gretchen y Allia se detuvo en su pasear y preguntó agudamente: “ Y cuánto dinero estás ofreciendo?” “Ningún sopes menos de lo que ya hallas ganado, como promedio, en tus últimas tres películas! Así de generoso es nuestro Productor, el Sr. Ultor.”- Gretchen anunció. La Srta. Allia se comunicó con sus compañeros y amigos de trabajo y fue así como Ultor se consiguió un grupo de trabajo de lujo para su película y dio un gran banquete, en el cual estuvieron no sólo los actores sino que también el cuerpo técnico. Al amanecer del día después, Gretchen le dijo a Ultor:”- Querido, tendremos que partir pronto, o esta gente, siendo como son los artistas, emprenderán el vuelo hacia otros proyectos. Si están ahora con nosotros es por el golpe emocional de verse comprometidos con un gran escándalo. 6 “Tengo todo en orden! Y el Editor?”- Preguntó Ultor preocupándose. “El Señor Orgen está listo para el viaje! Partiremos mañana en la tarde- esta gente está desesperada por el acoso periodístico.”- Opinó Gretchen, dándole un beso.

Sabiendo ya de la partida, Ultor se dispuso a salir, diciendo:” Compraré algunas cosas antes! Iré solo.” “Como quieras, querido!”- Sonrió ella, comenzando a comunicarse con los equipos, para citarles de inmediato- debía tenerlos a todos antes del nuevo día. Ultor compró ropa y armas, que podrían serle necesarias; iba caminando por una vereda, cuando un hombre se acercó, diciendo:” Ud. es el Productor de cine Ultor! He visto su película.” Era un tipo robusto, vestido ordinariamente. Ultor apretó las bolsas con sus manos, temiendo ser robado. “Soy Herman! Asiduo cliente de cada holografoteca de la ciudad! Casualmente me hallo sin trabajo- puedo pintar fondos de escenario y otra cosa que se requiera- si Ud. me pudiera dar trabajo , se lo agradecería.”- Dijo el hombre, y su tono de voz convenció a Ultor de inmediato, por lo que dijo:” Estoy por filmar una película lejos de aquí- un proyecto de años. Si le interesa, podría darle algún trabajo de asistente.”- Opinó Ultor. “Sería genial! Le ayudo con sus bolsas?”- Dijo Herman, pero Ultor desconfiaba aún de tipos de la calle, y rehusó ese servicio. Al llegar al Flier, presentó al hombre y Gretchen dijo, tras oír su explicación: “Está bien, Herman! Tengo mucho trabajo que hacer, y creo que parte de él es sencillo de hacer por ti.” Y le dejó frente al hológrafo, llamando al resto de gente faltante… Esa noche, treinta y dos personas conversaban en el comedor, bebiendo y disfrutando de excelente comida gratis; Gretchen dijo: “Estamos contentos de tenerles aquí! Una gran aventura está comenzando y si nuestro trabajo fílmico se da en buena forma, estoy segura de que al final tendremos una película que les hará más famosos!” Una actriz rió, diciendo:” Ya somos famosos, pero de la peor manera, con escándalos.” “Oh, cállate, Riena! No nos recuerdes nuestra fatalidad!”- dijo una joven rubia, semi tapándose el rostro con una mano. Herman preguntó a Ultor: y de qué tema se tratará su película?” “Debemos construir un tema y desarrollarlo 7 Buscando romance y aventura. Creo que buscar a una persona perdida hace mucho sería un buen tema. Y en el camino, el encuentro con una mujer maravillosa.” “Ay, qué romántico! Quiero ser esa mujer: deme ese papel!”- Pidió Roxana, una bella mujer de veinticuatro años. “Ah! Siempre queriendo los mejores roles!”- Se alarmó Riena. Ultor miró en su e-tableta; allí estaban los veinticinco nombres de los participantes en esa descubierta orgía, aunque a bordo sólo habían llegado doce. Y éstos son sus nombres: Actrices: Riena, Roxana, Dawna, Tonmi. Los actores eran: Girdingo, Ninibo, Abdul, Magano. El masajista era Mogobengo, el camarógrafo se llamaba Kuturrengo, el editor fílmico era Orgen y a última hora arribaron dieciséis otras personas de menor rango. De pronto, los comensales empezaron a caer rendidos por la droga que mezclara Gretchen en los últimos tragos (que incluían también algunas frutas). Sólo ella, Ultor y el doctor Farthon Climbor estaban despiertos. “Bien! Ahora llevaré a todos ellos a las cámaras de hibernación! El viaje se les hará muy corto, de esa manera.”- Aseguró Gretchen, tomando al primer hombre que encontró a su paso. El Doctor Farthon miró a los cuerpos caídos de diferentes maneras, diciendo:” Claro: veinticuatro meses con ellos alrededor nuestro significaría un gasto enorme de comida y agua.” 8 Los tripulantes no se inmutaron mayormente por ello, debido a que era corriente poner en criogenización a los pasajeros en viajes largos.

Gretchen se dedicó de lleno a esa labor y en menos de una hora ya estaban todos debidamente dispuestos en sus capsulas, en una sala iluminada por luces anaranjadas. “Ahora, a esperar el fin del viaje!”- Se alegró Gretchen, tomando del brazo a Ultor. El carguero iba ya saliendo de las orbitas planetarias del astro Swastica, y recién al estar a 1.2 millones de kilómetros de la última órbita, el capitán hizo sonar las alarmas, indicando que se iba a producir el Salto de Branas. “Es preferible sentarse, amigos!”- Dijo Ultor a la tripulación, a través de los parlantes. Gretchen le sonrió, dándole ánimo: sabía que no siempre los Saltos se daban como se habían calculado y esto era vox populi entre todos los viajeros espaciales. Ultor, tendido en la cama, vio a Gretchen salir del cuarto de baño con su pequeño traje de dormir. Ella le miró sonriente y dijo: “Creo que ahora que nos llevan en un carguero, la mayor parte de los trabajos se los llevan los que nos portan en sus bodegas.” Ultor abrazó su delgada cintura, diciendo:” Mucho mejor para mí: te tengo más tiempo conmigo!” “Adulador!”- Sonrió Gretchen, besándole. El Salto entre Branas fue felizmente efectuado y el capitán del navío carguero espacial ofreció una cena a sus pasajeros. Ultor, el doctor Farthon Climbor y la bella Gretchen asistieron con sus mejores galas; aparte de ellos, ocho oficiales y treinta y seis pasajeros. También estuvieron sentados a la mesa. El capitán del carguero, Shallier, dijo:”- Bienvenidos a mi mesa! Celebramos un salto entre Branas muy bien calculado y mejor ejecutado! Estaremos en dos meses más en Kocab y quince días después de esa parada, en Thuban.” Y su rostro rebosaba satisfacción, y la misma expresión tenían sus subalternos: el Dr. Farthon dijo:” Vamos a la región de los reptilianos, cree Ud. que nos dejarán filmar en sus tierras?” El capitán Shallier miró a sus oficiales y replicó:”- Por supuesto que no! Ellos ven el mundo de modo muy diferente a nosotros los mamíferos! Son totalmente prácticos en todo y miran con desconfianza lo que no es completamente práctico! Así es que verían sus ganas de filmar como una labor de espionaje en su contra! Muy peligroso tener esa idea en la cabeza, si es que van a los territorios Draconianos!” Esto cayó como un balde de agua fría sobre Ultor, quien ya tenía embarcada sus tripulación en tamaña empresa, pero no comentó nada, por el momento. Ya de regreso a su vehículo Flier, Ultor dijo:”- Todo mi empeño se verá problematizado con lo que anunció el capitán Shallier!” El doctor Farthon se escabulló hacia su cabina, pensando en el dinero que estaba a punto de perder su benefactor Ultor… 10 Gretchen nada dijo al respecto durante tres días, pero al cuarto día apareció frente a Ultor ,diciendo- Tengo la solución! Cuando los draconianos serpentoides quieran revisar el Flier, hallarán sólo lo que nosotros queramos mostrar!” “Ah, si? Y qué les impedirá ver lo que nosotros no queramos?”- Inquirió Ultor, dudoso del plan. “El mismo sistema que guarda espacio, en el condensador dimensional! Será fácil ver una pequeña e inofensiva nave de tres pequeñas secciones! Pareceremos una cápsula de salvamento, por lo pequeño que se verá el interior!”- Afirmó Gretchen. Ultor se rascó su cabeza, pensando en que era obviamente posible, pero sólo para alguien versado en las ciencias que habían creado su Flier, y por ello abrazó generosamente a Gretchen, diciendo.” Debes haber tenido que estudiar mucho estos sistemas!” Ella sonrió, guiñando un ojo, diciendo:”- Bastante! Pero sabes que aprendo rápido! Vamos a ver tu pequeño Flier, ahora?”—Y Ultor la siguió, incrédulo aún de lo que se había realizado.. pero cuando no vio la amplitud anterior, ni los numerosos pasillos que llevaban a cámaras y niveles… se convenció de que su filme tenía aún probabilidades de ser ejecutado…

“Quedaron todos ocultos, pero creo que debemos dejar visible a dos técnicos y al Dr. Farthon. Menos que eso ya no sería lógico.” “Totalmente de acuerdo, querida!”- Dijo Ultor, sonriendo… Ya no tenía problemas! Y se dedicó planificar sin película con el escritor Tellon y los dos Editores- ambos tenían muchas ideas, y el escrito fue creciendo hasta tener un volumen de dos megabytes. El Director Narbe, cuando vio ese guión, se sonrió, diciendo:”- Y el ingenuo de mí que tiene que llevar esto a la realidad fílmica! Espero mucha colaboración de todos, por supuesto!” “Tendrá que esperar a que revivan de sus cápsulas!”- Sonrió el Editor Orgen. Dos meses, y llegan a la estrella Kocab de la Osa menor, a 84 años luz de la Tierra, que es un sistema planetario con siete planetas. Se sorprendieron de saber que una flota bastante grande proveniente del Sistema Solar cumplía una visita que ya llevaba cinco meses de duración. El capitán Shallier dijo a sus pasajeros: “Estaremos aquí por unos diez días luego seguiremos el viaje. A quienes bajan acá, mi agradecimiento por favorecernos en haberles traído, y ya saben que estamos a sus órdenes, en caso de no gustarles el planeta y querer irse a otro lugar.” Ultor despertó a todos sus ayudantes y les pagó parte de lo prometido. “Tenemos diez días de espera, asi es que están libres para turistear por la ciudad.”- Informó Ultor. Así fue cómo el grupo comenzó a hacerse conocido, ya que tomaron contacto con la comunidad artística , la cual de inmediato les abrió las puertas , invitándoles a recepciones y luego a participar en representaciones, a tal punto que cuando llegó la hora de partir de Kocab 2, la mayoría lo rechazó. El titular elegido por los artistas para dialogar con Ultor fue Girdingo, quien dijo:”- Estamos muy agradecidos de Ud. pero acá hemos tenido una recepción maravillosa, el público no es exigente y los sueldos doblan lo que ganábamos en Knapp. Por ello nos quedamos acá.” Ultor ya se lo venía venir, porque todos los días los noticieros hablaban muy bien de “los artistas llegados de Knapp.” “Hay que pensar en que les he pagado y Uds. no han trabajado ni un día en la película que voy a producir… con o sin Uds.”- Repuso Ultor, a lo que Girdingo prometió devolverle el dinero en “dos o tres días”, pero al cuarto día aún no pagaban y ya el carguero partía hacia las estrellas, llevándose a Ultor muy enfadado con esos artistas sin palabra y peor: estafadores. El doctor Farthon se sentaba ahora en la cabina de mandos, mirando cómo ser iba desenvolviendo el viaje a través del monitor conectado a los visores del Carguero, que ahora viajaba libre de la mayor cantidad de peso de carga, debido a que sólo dos naves ocupaban sus bahías. Hundía su mole oscura en la negrura sin fondo del espacio. El capitán Shallier llamó a Ultor a su cabina; allí estaba sentado en un destartalado sillón, bebiendo café caliente de una antigua mamadera de astronauta, y le invitó a probarla, echando algo del oscuro brebaje en un tazón. “Ya está edulcorado.”- Avisó, pasando la taza. “Gracias, Imagino que todo va bien en este tramo del viaje?”- Preguntó Ultor, deseoso de saber pronto lo que el capitán Shallier iba a contarle, pero éste le mostró una pantalla en que se veía un sistema planetario, diciendo:”- Le he llamado por varias razones. Aquí tenemos nosotros un mapa de la estrella Kocab en la Osa menor, con su cortejo de planetas: verá que son siete, con el segundo de ellos terraformado. Ya vió su atmósfera, totalmente libre de residuos venenosos, verdad? Y el sistema de gobierno es una república única planetaria, y a su cabeza hay un presidente elegido por períodos no renovables de diez años. Su población, como puede ver ahora en la pantalla, es de veinticinco millones de seres humanos, originarios del Sistema Solar. La flota, aparte de sus visitas terráqueas, es de cinco mil navíos y tres estaciones espaciales en órbita. La Fauna, que Ud. probablemente no vió, está formada por cuadrúpedos y los conocidos árboles y plantas que crecen en la mayoría de los planetas con atmósfera de oxígeno. Exportan molibdeno,

cobre y aluminio, y la lástima fue que no logramos embarcar ni un gramo, pero quizás al regreso nos pagarán por hacerlo- generalmente en dirección a la Tierra de Sol.” Ultor, que había leído también lo que decía el capitán Shallier tan generosamente, dijo:” Eso es interesante, pero más me interesaría saber sobre el planeta al que me dirijo.” “Ah, por supuesto! La estrella es Serpago, la hermana de Draco y veamos… ahí están los datos.”Dijo el capitán Shallier, poniendo un detallado informe en pantalla, con fotos de los planetas y su astro incluido. Ultor leyó que habían cinco planetas, y que el gobierno se reducía a una monarquía hereditaria, la población estimada era de cuarenta y dos millones, cifra muy dudosa ya que los reptilianos no daban esa información a nadie; la flora y fauna era diferente y primitiva, igualmente la fauna consistía en saurios de temible aspecto; la mayor exportación era de mineral de hierro, ignorándose si podrían en el futuro exportar otra cosa que eso. El capitán Shallier le dijo” Ya que su tripulación se redujo a la mitad, aún piensa ir a filmar entre los serpentoides?”, y le miraba con ojos escrutadores. 14 “Sin actores ya tendría que ser un documental.”_ Afirmó Ultor, extrañado de la preocupación del Capitán Shallier. “Ah, claro! Le aconsejo, Sr. Ultor, que se comporte como un turista desinteresado, y será bienvenido entre los serpentoides.”- Dijo el capitán, dando una chupada a su vieja mamadera. “Cuánto nos falta por llegar?”- Inquirió Ultor. “Catorce días para llegar a Draco. Ud. quiere visitar 10 Draco; le recomiendo pasar unos días antes de iniciar su viaje a la estrella Serpago, porque así no levantará sospechas. Recuerde! Esos serpentoides ven enemigos por todas partes.”- Aseguró Shallier, dejando su metálica mamadera sobre su escritorio de vidrio negro. “Bien, ya me ha avisado.”- murmuró Ultor, suspirando, y se retiró de allí sin decir más. Ya en la tranquilidad de su nave, pidió a Gretchen la proyección del viaje en curso, y ella prontamente tenía en holografía un mapa de estrellas a proa del carguero en movimiento. “Vamos directo hacia Thuban, querido!”- Dijo a Ultor, quien se quedó observando nombres y figuras en ese mapa a colores. Gretchen dijo:”- Thuban, o Alfa Dragón (Draconia) es una más de las estrellas en la constelación del Dragón. Es una gigante caliente de tipo espectral, trescientas veces más luminosa que Knapp! Tiene otra estrella menor en órbita suya- es Serpago. En esa tiene su órbita el planeta Nibisarr, el planeta natal de los serpentoides.” “Ya lo decía yo! Esa tremenda estrella debe haber calcinado ya hace mucho a sus pobres planetas!”- Dijo Ultor, indicando con el dedo. “Cierto, pero hay muchos restos orbitando Thuban- algunos grandes asteroides giran eternamente a su rededor.”- Indicó Gretchen. “Y de Thuban a Serpago, cuánto nos demoraremos en llegar?”- Preguntó el doctor Farthon, llegando a sentarse en una butaca y a mirar en ese maravilloso plano en el cual brillaban mil estrellas diferentes. 16 “Dos semanas a Warp 6.”- Dijo Gretchen. “Pasarán volando.”- Ironizó Ultor. Quince días después, quedaban a la órbita de Serpago, siendo escoltados a una Base espacial de erizados cañones LASER. El capitán Shallier llamó por intercomunicador de cable a Ultor, diciendo:”- No se presente todavía: vienen a pedir documentos del carguero solamente. Luego le avisaré cuando le toque a Ud.”

“Muy bien, esperaré.”- Dijo Ultor. “No se asuste al verles por primera vez.”- Recomendó el capitán Shallier, terminando la comunicación. “Por qué me diría eso el capitán Shallier, querida? He visto a muchos serpentoides en pantalla.”Comentó Ultor, y Gretchen se encogió de hombros. Tres horas después, el capitán le llamó a su despacho y le dijo:”- Estamos de buenas! El oficial revisor era conocido mío: no habrá de revisar su Flier… es más: se rió cuando les mostré su Flier por circuito cerrado de video: lo encontró insignificante.” “Ah, sí? Qué bien.”- Repuso Ultor, viendo la burla en los ojos del capitán Shallier… “Podrá abandonar el carguero cuando quiera! Pero no olvide: está en su terreno y si le conminan a detenerse en su camino, hágalo! Estos draconianos son de gatillo fácil.”- Comunicó el capitán Shallier. Ultor regresó al Flier para comunicarle esas noticias a Gretchen, quien dijo.-“Despertaré y daré instrucciones a la tripulación antes de abandonar las bodegas del carguero.” 18 “Perfecto.”- Aprobó Ultor, yéndose a los lavabos; se sentía transpirado por el nerviosismo, y tomó una ducha sónica. Al volver a la cabina, el doctor se hallaba otra vez sentado en una butaca mirando al planeta que se veía en el monitor. “Y ése es Draco?”- Preguntó, indicando la superficie azulina y cubierta de nubes. “Draco II o más bien, Nibisarr, pues así llaman los serpentoides al segundo planeta de Serpago.”Aclaró Ultor. “Ah, Nibisarr. Parece tener atmósfera respirable.”- Opinó el doctor Farthon Climbor, fijándose en las muchas capas de nubes. “Sí, tiene mucho aire.”- Dijo Gretchen, llegando a la sala. “Ya están avisados de lo que tienen que hacer si nos tuvieran que revisar?”- Preguntó Ultor. “Completamente de acuerdo- les va la vida en eso.”-. Opinó Gretchen, sentándose a los mandos. “Entonces, nos vamos?”- Preguntó el Dr. Farthon Climbor, abrochándose el cinturón de seguridad. “Me comunicaré con el capitán Shallier, para que abra el portalón de la esclusa- saldrá mucho aire al vacío.”- Comentó Gretchen, comenzando a hablar por el intercomunicador radial. En menos de veinte minutos ya volaban fuera del carguero , al lado del cual el Flier parecía comparativamente una mosca al lado de un Sauriopelta… “Descenderemos, porque eso se espera de nosotros los turistas.”- Afirmó Gretchen, al mando del Flier, y así describió una corta curva, para posarse en el espacio-puerto más importante. Por radio le indicaron el lugar destinado a los Fliers, y así pronto se posaban en una superficie pedregosa, en que contados otros Fliers ya estaban ahí. Ultor abrió la esclusa de salida y una bocanada de aire con sabor a sal y azufre invadió sus pulmones, haciéndole toser . Más, pronto se acostumbró y Grechen llego a su lado, tomándole de un brazo. “Que sientes, querido: mareo o náuseas? “Sólo un momentáneo mareo, pero ya pasó. Este aire tiene un olor penetrante y la boca queda como probando sal.”- Comentó Ultor. “La composición del aire es diferente, pero no peligrosa, a no ser de que seas alérgico.”- Informó Gretchen, quien ya tenía analizada la atmósfera y su composición química en el planeta Nibisarr.

CAPITULO 2 EN NIBISARR, SEGUNDO PLANETA DE LA ESTRELLA SERPAGO.
“Estamos en la ciudad llamada Dugu, centro neurálgico del reino serpentoide.”- dijo el Dr. Farthon Climbor, fijándose en el mapa holográfico. “Cierto; acá tiene su asiento el gobierno del rey Suka, y es de esperar que sean todo lo civilizados que esperamos.”- Dijo Ultor. Un viento levantó el polvo de la cancha de aterrizaje, llenando todo de polvo. “No viene nadie a recibirnos?”- Se preguntó el Dr. Farthon Climbor, haciendo una mueca de extrañeza. Ultor encendió el aparato holográfico para ver el trazado de las calles y dijo:” Esta pista está comunicada con la ciudad a través de una larga carretera. Se supone que aún usan vehículos con ruedas.” “Qué contratiempo! Acaso tendremos que caminar?”- Inquirió el doctor Climbor, pero pronto Gretchen se pudo comunicar con una Agencia de turismo, y el espantoso rostro de un draconiano apareció holográficamente, hablando en un idioma de chirridos.- Gretchen giró un dial y la traducción a una voz humana fue instantánea. “Centro de Turismo Draco aquí. Quién llama?” “Turistas recién llegados al planeta. Solicitamos un medio de transporte para visitar la ciudad.”Dijo Gretchen. “Cuántos turistas tiene su grupo?”- Preguntó el saurio. “Seis personas.”- Replicó Gretchen, mirando a Ultor. “Un vehículo les irá a buscar. Indíqueme las características de su espacio nave.”- Pidió el hombresaurio. Gretchen se las dio y pronto llegó un vehículo aéreo para diez personas, piloteado por un saurio sapiens. “Chirr- hassh. Ash.”- Dijo, abriendo la puerta para que se subieran. Gretchen , que podía hablar ese idioma, contestó en la afirmativa, y subió acompañada de Ultor y cuatro tripulantes, quedando el resto a bordo, junto al doctor Farthon Climbor, quien les representaba ante la tripulación. El vehículo les llevó por esa larga carretera, pero a cuatro metros del suelo. Pronto empezaban a mostrarse las construcciones a los costados- edificios de poca altura, con superficies rugosas. Traducido, el conductor preguntó:”- Y ya saben adónde hospedarse?” “Pensábamos quedarnos en el Flier, y visitar lugares turísticos durante el día.”- Dijo Gretchen, produciendo los chirridos correspondientes al idioma Draconiano. “Como gusten! Aquí hallarán más libertades que en los mundos de los mamíferos!”- Y silbó entre dientes tal como hace una cobra, por lo que Gretchen guiñó un ojo a Ultor, diciendo:” Ese silbido es el equivalente a nuestra risa sarcástica.” “Entiendo.”- Murmuró Ultor, quien dudaba mucho de la sinceridad serpentoide. Ya en el centro de la ciudad, el conductor les dejó en la oficina del centro de turismo Draco, y bajaron. Ahora estaban en medio de los saurios inteligentes, que caminaban por las aceras en grupos de no más de treinta personas por vez; no igual que en las ciudades conocidas anteriormente por Ultor, en que la gente caminaba sin control, llenando todos los espacios si era necesario…

Ya dentro de la oficina, dos saurios vestidos de cuero les ofrecieron asiento. Medían más de dos metros y medio de altura, y sus ojos verde amarillentos turbaban por lo fijo que miraban. 24 Uno de los saurios se fijó un aparato al cuello y una voz humana fue traduciendo sus chirridos, carraspeos y silbidos. “Soy Missaum! Bienvenidos a nuestro servicio turístico. Tenemos una oferta por ahora, que incluye paseos autorizados para visitar museos, edificios históricos, lugares naturales y charlas. Eso si., deberán contarnos que es lo que les interesa ver preferentemente, para modificar nuestras visitas.” Gretchen miro a Ultor y éste se encogió de hombros, diciendo: Todo y nada en particular. Denos el tour corriente.” El otro saurio gruño diciendo. Turistas sin pretensiones! Me gusta.” Missaum dijo:”- Bien, comenzaremos de inmediato, si es que aceptan la taifa: treinta sopecs por dis.” “Ah, es barato!”- Dijo Ultor. “por persona. Uds. son seis, serán ciento ochenta sopecs en total.”- Dijo el saurio más ronco. “Aún es barato.”- Murmuro Ultor al oído de Gretchen, pero esta le aclaro de inmediato su error, diciendo:”- Un sopec vale el doble de nuestra moneda el sopes.” Ultor frunció el ceño, diciendo:” Mañana vendremos sin ellos.” Uno de los saurios emitió esos silbidos correspondiendo a una risa, y Gretchen sonrió ante la tacañería del hombre… Visitaron un museo- era un edificio chato, con dos torres que se elevaban veinte metros sobre sus tres pisos de altura- esas torres median tres metros de grosor, por lo que debían ser tomas de aire o chimeneas. Dentro se exponían armas antiguas, dioramas con saurios draconianos haciendo fuego y labrando la tierra. Muchos cacharros de greda cocida en estantes, estatuillas y tablillas escritas o dibujadas. La variedad de objetos en greda rivalizaba con los artículos hechos en piedra, punzones, vasijas, botellas, platos de diversa forma y tamaño. Nada había allí en exhibición que saliera de la edad de piedra de los Draconianos. 26 Ya de regreso en el Flier, Ultor encontró al doctor Farthon Climbor muy interesado en la cultura Draconiana, pero dejo el hológrafo y dijo:” Y , cómo les fue en su paseo turístico?” “Bien, creo que los muchachos de la tripulación se aburrieron de lo lindo.” Respondió Ultor, riéndose. Gretchen les reunió a cenar y mientras comían, dijo:” Cierto es que no estamos filmando, por falta de actores y del permiso oficial. Por ello, creo que con personal no ejecutando acciones en la nave, podríamos igualmente tener personajes para la película. Quien se atreve?” Nadie quiso hablar en ese momento, pero al agregar ella:” Y le pagaremos otro sueldo extra”, ya todos rieron y aceptaron el trabajo. El director Herman dijo: Gracias por darme la oportunidad de usar mis nuevos conocimientos como director. Les aseguro que el chip de implante no se desperdiciará en mí.” “Bien, empezaremos con algunas tomas sencillas, en que se vean los saurio draconianos nítidamente. Así iremos avanzando.” Opinó Ultor, y al día siguiente Gretchen movió el Flier de lugar, posándolo cerca del mar superior- una aldea de draconianos estaba por allí cerca, y algunos de sus miembros pescaban cerca de la costa. “No se ven guardias; creo que podemos filmar a gusto.”- Opino Hackel.

Filmaron con teleobjetivos a los draconianos en sus actividades hasta guardar dos horas de filmación. Gretchen toco el brazo a Hackel el camarógrafo, diciendo.”- Ya tenemos suficiente con esta locación.” Se bañaron en el mar, que por cierto era de aguas gélidas, por su proximidad a los hielos polares. Al atardecer regresaron a su lugar en el campo de aterrizaje. En donde solo dos otras naves reposaban . Gretchen dijo: Deberíamos pensar en visitarles. Quizás quieran ayudarnos. Necesitamos una mujer.” Ultor movió la cabeza en forma dubitativa, pero la siguió por el pedregoso suelo hasta llegar a la más próxima de las naves. Antes de llegar a la entrada, se encendieron luces y un sonido grave dio la alarma. Poco después, se abría la esclusa y un hombre miro hacia abajo, y viéndoles, dijo.” Que desean, forasteros?” “hablar contigo, anciano.”- Repuso Gretchen, en interlingua El hombre dejo caer una escalerilla, diciendo: Suba por allí- la rampa está dañada.” Dentro de la nave que media cien metros de longitud, el anciano les llevo a a una sala con tapices y algunos sillones, apernados al translucido suelo y dijo:” Tomad asiento y conversemos.” “Somos del planeta Knapp y estamos de paso. Nuestro interés es filmar una película con fondos de este planeta y otro con draconianos. Es algo que no se ha hecho y que puede dar lustre a nuestra película, haciéndola única.”- Dijo Ultor. 28 El hombre rio cascadamente y dijo:”- Y saben por qué no hay películas con estos draconianos alrededor? Porque los draconianos saben todo lo que pasa. Aquel que trasgrede sus leyes es dejado en paz hasta el final- con lo logrado, los draconianos conforman sus juicios.” “Y qué haces aquí?”- Preguntó Gretchen. “Ah, ésa es una larga historia! Pero se las contaré, ya que parecen con mucho tiempo disponible, no? Mi nombre es Gardán.” Ultor se acomodó en el sillón de buena confección y se aprontó a escuchar el relato con paciencia. “Partí de Nuevo marte hace ya largos veinte años, y mi interés era hallar una sociedad no humana y estudiar sus modos de vida. Con mi tripulación y esta vieja nave en que ahora estamos, viajamos a Zeta Retícula, para ver y aprender del modo de vida de los enanos cabezones que , se decía, provenían de allí y espiaban a placer en el Sistema Solar.” Gretchen comentó:”- Los grises y sus amos.” “Claro. Ellos espían y roban energías, sangre y material genético.”- Afirmó Gardan. Un ruido llegado de otra sala le hizo decir:”- Mi hija debe estar buscando algo; se aburre, pero aquí está segura.” Una mujer joven llegó hasta ellos, mirando alternativamente al anciano y a la pareja de recién llegados. “Converso con vecinos del campo de aterrizaje, Zatia.” “Ah, del Flier pequeño? “- Preguntó ella, con gesto irónico. Tenía cabellos negros y rizados, y una buena figura. “Precisamente de ese Flier. Soy Ultor y ella es Gretchen.”- Dijo Ultor; la hija de Gardán se acercó a Gretchen y la olió, para luego decir:”- Tu mujer, verdad? Parece auténtica.” “Hija! Qué clase de preguntas son ésas? Ten más respeto con las visitas!”- Le reconvino Gardán, sonriendo a Ultor para disculparse. “Bah, como sea! No es de mi incumbencia, de todos modos!”- Dijo Zatia, y Gardán se dirigió a Ultor, diciendo:”- Perdonen a mi hija Zatia! Se ha criado tan solitaria y no sabe las delicadezas en uso entre la gente civilizada!” “Bah, chocheas, viejo ermitaño!”- Le espetó Zatia, dándole una mirada final a Ultor y retirándose.

“Ven? Debo regresar ya a nuestra propia sociedad. Ella no se merece seguir viviendo en soledad, pues veo que ya le ha afectado en su relación con los demás.”- Dijo el anciano Gardán, moviendo su cabeza negativamente. “Le deseo buena suerte en eso. Pero, no hay más gente acá? Cómo piensa devolverse a los mundos de los hombres sin una tripulación?”- Preguntó Gretchen. “Ah, por supuesto que debo contratar personas entendidas! Pero no las he hallado en este planeta! Los Dracos se ríen de mí, diciendo que no pierda las esperanzas! Pero, no saben que he enviado a por ellos en las últimas naves que han zarpado últimamente. Unos pocos meses más y ya estaré de regreso en el Sistema Solar.”- Comentó Gardan, con tono seguro. “Claro. Bien! Díganos si necesitan algo acá, para ayudarles.”- Dijo Ultor, viendo pasar por el pasillo la silueta de Zatia, quien lanzó una carcajada. “Ayuda? No, gracias. Tengo de todo.”- Respondió Gardán, avergonzado del comportamiento de su hija Zatia. Una vez fuera de esa nave, Gretchen y Ultor se dirigieron a la siguiente y nave, pero en ésta o no había nadie, o no les abrieron la esclusa. “En verdad Gardán está varado en Nubisarre.”- Comentó Gretchen. En el Flier, Ultor dijo:” Suficiente de estar acá! Nos iremos al sur, mañana mismo.” Gretchen tomó nota de lo que había hacia el sur, y dijo.”- Podemos visitar la ciudad de Gargai. Hay algunas fechas religiosas importantes próximamente, procesiones que podríamos filmar.” “Entonces, proa a Gargai!”- Dijo Ultor, bostezando, y se fue a acostar, cansado del largo día. A las 04.15 horas, tiempo local, Gretchen escuchó ruidos fuera de la nave y acudió a la puerta de la esclusa, viendo a Zatia de pie en la semi oscuridad. 31 “Qué sucede?”- Preguntó Gretchen, llegando al pie de la escalera. Zatia la tomó de la mano, diciendo:” Mi padre está muy enfermo. Ayúdele.” Y Gretchen cerró la esclusa del Flier y la siguió a la carrera. Dentro de la larga nave, su dueño agonizaba. Gretchen se dio vuelta de que el corazón del anciano latía irregularmente, fallando sus válvulas, y por ello giró su cabeza hacia Zatia, que miraba expectante, y le dijo”. Nada que pueda hacer yo. Lo siento. No hay tiempo, y dudo que en los hospitales de los Serpentoides hallan válvulas para corazones humanos disponibles.” “Y no tiene un doctor a bordo?”- Preguntó Zatia, desesperada. “No tenemos válvulas para corazón en la nave, lo siento.”- Repitió Gretchen, comprendiendo la desesperación de Zatia; minutos después, el viejo Gardán exhaló su último suspiro y falleció. Ultor fue despertado por Gretchen, quien le informó de lo sucedido y él recomendó congelar el cuerpo de Gardán para ver modo de revivirlo después. Zatia aceptó la idea de inmediato, abatida por ese suceso que era esperable de predecir pero que ella, por ser su hija, no había querido advertir. Ultor dijo a Gretchen:” No sería ético dejar a esta muchacha acá sola en este pedregal, esperando a una tripulación mercenaria que posiblemente no llegue nunca.” Ella suspiró, respondiendo:”- Ah, el eterno romántico a la defensa de personas desvalidas!” Ultor enrojeció y dijo:” Creo que no ves que es una humana en un mundo de saurios silbantes!” Gretchen le tocó el cabello, diciendo:” No tienes para qué enojarte por mis frases, querido! Si deseas ayudar, te apoyaré!” “Eso es lo que estoy deseando! Es una nave de mucho valor, y debe tener muchos secretos. Me gustaría saber si pudiéramos investigarlos.”- Comentó Ultor, y ella se rió, removiendo sus cabellosluego se puso seria y dijo.” Por supuesto que podemos remolcar esa nave con los tripulantes que ya tenemos. Por supuesto yo deberé trasladarme a la nave TF 630, que está hecha en Nueva Marte hace ya treinta y dos años!”

“Nave TF 360! Veré en los datos de qué se trata esa nave.”- Avisó Ultor, dirigiéndose hacia el aparato holográfico. Gretchen llamó a la tripulación del Flier, diciéndoles luego:”- Vayan aceptando la idea de , al menos la mitad de Uds., deberá irse a trabajar conmigo en la nave de nuestra amiga recientemente quedada huérfana!” Loll Marsten se cruzó de brazos, diciendo:” 33 “y qué tal si no aceptamos? Y qué pasó con la filmación y nuestros prometidos pagos especiales?”“Nada ha sido dejado de considerarse! Yo misma estaré al mando de la nave TF 630 y don Ultor lo estará acá en el Flier.”- Aclaró Gretchen, y no hubo más discusión, por lo que se fue a conversar con Zatia, y ésta le dijo:”- Es decir, Uds. me ayudarán a salir de Nibisarr! Cuándo será eso?” “Tan pronto terminemos con la película que vinimos a filmar. Cuando se hallan terminado las tomas, regresaremos al planeta Knapp.” “Brana Dos? Imposible! Debo llegar al sistema solar, pues allí enterraré los restos de mi padre!”Dijo Zatia, con firmeza. Gretchen movió la cabeza, respondiendo:” Está bien! Te dejaremos en un mundo con seres humanos! Antes de llegar aquí estuvimos en Kocab de la Osa menor. Allí hay una civilización humana intergaláctica: no tendrás problemas en agenciarte tripulantes en ese lugar!” Zatia se puso triste, porque aparte de la nave, no contaba con gran cosa de dinero, así es que no siguió hablando del futuro sino que del presente, y dijo:”- Está bien, agradezco la ayuda. Y si puedo contribuir con algo en la película, cuenten conmigo: lo hago para apresurar la partida.” Gretchen intuyó la falta de dinero, y agregó:”- Te pagaremos por tu participación: nos falta la heroína y tú eres bien parecida. Creo que pronto te daré el libreto, para que leas lo que tendrás que hacer. Tranquila! No necesitarás gran experiencia, porque tenemos dos buenos editores, que harían de un mulo un rozagante unicornio!”- Y ambas sonrieron al imaginarse aquello. Pero manejar la nave era la mitad del problema. Gretchen halló muchas fallas en el sistema de propulsión, debidas al desgaste y al nulo reemplazo de partes. En el grupo de tripulantes, el más útil fue Loll Marsten y de ser el menos interesado en trabajar en la nave TF 630, termino por entusiasmarse con los arreglos al punto de acompañar a Gretchen en la compra de repuestos. Estos se hallaban disponibles solo en lugares autorizados por el gobierno de Su majestad el rey Suka: eran escasos y caros. “Habrá que hacer modificaciones y no saldrá barato.”- Dijo Gretchen a Zatia, después de hacer evaluaciones y presupuestos. “No tengo más de treinta y seis mil Sopecs! (Un sopec equivalía a dos sopes knapianos)Confidenció la mujer, extendiendo sus brazos en ademán de impotencia. “Bien poco tienes! Veré si Ultor quiere prestar lo que falte, aunque no sé cómo irás a pagarle!”Dijo Gretchen, mirándola fijo: calculaba que tendría que terminar vendiendo esa antigualla- pero no en Nibisarr: los draconianos no compraban nada a los extranjeros y menos navíos espaciales en desuso. Dos meses estuvieron trabajando: la rutina fue impuesta por Ultor, ya que en un comienzo se trabajaba de firme y sin descansos, lo que iba provocando roces y mal genio generales. “Descansarán cada cuarto día. Es una orden! Y tú, Gretchen, pasarás el cuarto día bailando conmigo!”- Pidió Ultor, a lo que la bella Gretchen accedió con una sonrisa divertida. Y efectivamente bailaban, pues en uno de los pocos lugares de esparcimiento, al que mayormente iban humanos de paso, la música y el licor duraban hasta la madrugada. “Es hermoso esto: música y amor!”- Decía Gretchen, pero Ultor se guardaba bien de expresar su malestar por la presencia de algunos saurios, que ni bailaban ni bebían, se sentaban por allí a mirar fijamente a los turistas, cual si fueran sus futuras presas.

Al salir una noche, tras una velada de bailes, otra pareja quiso compartir un taxi _Flier con ellosera una rubia de Cicinatti, (adonde fuera que quedara eso), y un hombrecillo de poca estatura, de tez amarillenta y cabellos negros lustrosos. “Vamos, que no hay mucha locomoción disponible a esta hora! Compartamos el vehículo!”- Pidió esa mujer, sonriente; Ultor aceptó, y la mujer de Cicinatti habló gárrulamente:”_ Ah, este es un lugar horrible! Menos mal que partimos dentro de dos días! Adonde se están alojando Uds.?”Preguntó la rubia. “Vivimos en un Flier particular, en un aparcadero de las afueras de la ciudad.”- Dijo Gretchen, simplemente. El hombre miró hacia fuera- se veían las azuladas luces de la ciudad – como les gustaban a los saurios. Pensaba en Tokio… en su familia que esperaba su regreso… escuchaba a la rubia hablando de lo feo que era vivir en Dugu, del mal olor a aceita que exhalaban los Draconianos… “Ay, y esos ojos! Los han visto? Se sientan en los rincones oscuros, a mirarnos como si fuéramos pollos listos para caer en la olla! “- Y reía la rubia, pero en sus ojos no había humor, sino que miedo. Y no era de extrañar; no hacía mucho que habían hallado a una pareja de turistas sin sus extremidades en una playa… Descendió el Flier taxi hasta posarse sobre la terraza del mejor hotel disponible en Dugu: Ultor se escandalizó al opir las tarifas que allí cobraban por pernoctar y dijo:”- No sé, pero estos draconianos parecieran no querer turistas mamíferos en su planeta! Vaya que precios!” Gretchen asintió con la cabeza, pues escuchaba las noticias del reino Draconiano por radio emisiones y en ellas el resentimiento serpentoide de haberse ido quedando atrás, de tener menos nacimientos y por ende menos población que los humanos, esos mamíferos que podían tener camadas todos los años! Un saurio femenino, una draconiana, tenía un hijo (o hija) cada tres años y solo si estaban en la edad fértil. La edad fértil duraba cinco años por hembra. Luego el resultado era un magro incremento de la natalidad. Se sabían los saurios inteligentes, fuera de toda competición- de ahí el encono y la rubia que se sentía en la civilización sauria – nunca podrían poblar el Universo. “Por eso es que no nos aman. Más bien, nos odian y desprecian.”- Comento Ultor al escuchar las opiniones de Gretchen. “La nave TF 630 está lista para partir. Tú decides cuándo irnos.”- Avisó Gretchen. 38 “Ah, sí? Hablaré con Zatia: quizás tenga que aclararle que ya su nave comenzara a ser mia, en parte: o me paga las reparaciones o seremos codueños.” “Por supuesto, y no valdrá ‘sólo tu palabra y la de ella: hazla firmar un documento. Ya sé: quieres saber cuánto has invertido en reparaciones y horas hombre de trabajo?”- Preguntó Gretchen. “Dime tú.”“Trescientos cuarenta mil sopes.”- Dijo Gretchen. “Bien: haz el documento mientras le hablo!”- Pidió Ultor, y hallo a la joven sentada en una butaca, en la cabina de mandos. “Hola. Feliz de poder zarpar?”- Pregunto Ultor. Allí hacía calor; hacia poco que se habían probado algunos sistemas de la nave, que caldeaban el ambiente más que suficiente. “Claro! Siempre será mejor otro lugar. Nibisarr es un lugar lúgubre.”- Respondió ella, estirando sus piernas – eran blancas y largas, y a la vista , pues vestía ella una blusa, pantalones cortos y sandalias. La sorprendió mirándole con ojos muy abiertos- sospechaba de que le hablaría de dinero? “Bien, Srta. Zatia, he gastado mucho dinero en la refacción de su nave, y mis hombres cobran por trabajar. Todo ello sumado dan un monto de trescientos cincuenta mil sopes.”- Dijo Ultor.

“Sopes o Sopecs?”- Preguntó Zatia. “Sopes, como dije. Si no tienes el dinero ahora, no importa: firmarás un Pagaré, y parte de tu nave…” “La TF- 360? “. Preguntó Zatia, con una mueca irónica. “Claro. La nave TF- 360 . Si pagas te olvidas de mí y la deuda. Y si no pagas, ya buscaremos cómo sacarle dinero a la TF- 360.”- Comentó Ultor. “Claro.”- Dijo Zatia, y como si hubiera estado escuchando la conversación, Gretchen apareció por allí con el libreto electrónico y ella firmó de inmediato. Sabía que no iba a poder salir de esa deuda-. Pero no quería pensar en el futuro. Una llamada por celular despertó a Ultor a las dieciocho horas; miró el aparato al lado de la consola en la cual había estado leyendo apuntes del guión de la película y respondió a la llamada. “Aló, Ultor?”- Dijo una voz femenina. “Sí, quién habla?”- Preguntó éste. “Soy Mary Ann! La del taxi Flier! Podrías venir a mi hotel? Pasó algo…. Pero no puedo decirlo por este medio.”- Pidió la rubia. Ultor dudó unos instantes… qué sucedería con ella? Qué le pasaría a su pareja? “Bien, iré de inmediato. Qué…?” “Suite veinte cuarenta y seis.” Interrumpió Mary Ann, colgando. Ultor llamó a Gretchen , quien estaba en los preparativos del despegue doble. “Qué te pasa? Estás pálido!”- Dijo Gretchen al verle. “Me ha llamado la turista rubia, la del taxi –Flier.”- Anunció Ultor. “Y, qué quiere?”- Preguntó Gretchen, sorprendida. “Alto está pasando en su hotel, y quiere que vaya de inmediato.”- Afirmó Ultor. “Está bien, yo iré contigo.”- Aseguró Gretchen. “No, prefiero que sigas en lo que estás haciendo: en este caso, no veo el peligro.”- Dijo Ultor, y pidiendo un Taxi Flier por radio, pronto iba volando hacia el centro de la ciudad; la torre del Hotel “Insigne Bishuan” se destacaba sobre los demás por su gran altura y el Flier se depositó suavemente en la rampa de la terraza, en donde Ultor pagó el viaje y bajó por el ascensor hacia el piso de la rubia, que era el #2046, en donde vió parada en el corredor a Mary Ann, quien le hizo pasar de inmediato y cerró la puerta. “Hola. Y qué pasó aquí?- Preguntó Ultor, al ver que ella no decía nada… indicó la joven con el dedo hacia otra pieza de la hermosa suite, y en una gran cama dorada se veía el moreno cuerpo de un hombre. A un lado del rostro se veían restos de vómito verdoso. Ultor no tuvo necesidad de preguntar si estaba muerto, pues el hombre tenía el rostro muy pálido. Le tomó el pulso en la muñeca izquierda, y no se sentía latido alguno. Revisó su cuerpo. Tenía puesta una bata, pero ésta estaba abierta y dejaba ver sus genitales, pequeños como la mayoría de la gente de esa estatura. Posó su mano en el pecho; parecía ir enfriándose cada vez más. En la mesita de noche había un costoso reloj de hombre, y Ultor lo tomó, admirado de su hermosura. En eso entró Mary Ann; viéndole mirar el reloj, dijo:”- Fue la última compra que él hizo! Le costó trescientos ochenta mil sopecs.” “Está muerto. Un ataque al corazón, supongo.”- Dijo Ultor. “Se quejó de dolor de pecho y mareos; después vomitó y se quedó tieso.”- Aclaró ella , de pie ante la cama. “Sudaba mucho?” “Creo que sí.”- Se enrojeció ella, y Ultor se imaginó que ella algo había tenido que hacer con ese sudor varonil… “Entonces fue un ataque cardíaco, eso se produce cuando la sangre no llega a alguna parte del corazón y produce la muerte de una parte de ese músculo cardíaco.”- Dijo Ultor.

“Y por qué pasa eso?”- Preguntó Mary Ann. “Se tapa alguna arteria con un coágulo.”- Dijo Ultor, sacándola de allí y echando ese reloj en su bolsillo. Había un salón antes del dormitorio, y Mary Ann se sentó en un sofá, diciendo:”- No sé qué me pasa. Siento mucho frío.” Y Ultor vió que tiritaba; buscó en el bar y vertió licor en dos vasos; le pasó uno a ella y bebió del otro, diciendo: “Mary Ann, te recomiendo beber un poco. Te sentirás mejor después que lo hayas hecho.” Ella lagrimeaba mientras bebía, y dijo luego:”- Increíble! Vengo a los confines del Universo, y quedó varada sin mi acompañante.” Ultor se bebió el trago de licor y se sintió optimista: no veía grandes problemas en todo eso y lo dijo:”- Tú no eres responsable de que muriera. El tipo….” “Chan Yu.”- Corrigió Mary Ann. “Eso: Chan Yu ya tenía sus añitos y debería haberse chequeado con un médico antes de partir con una mujer joven en luna de miel.”- Aseguró Ultor. Mary Ann sonrió, diciendo:” No soy su esposa. Y Chan se preocupaba mucho de no tener el colesterol alto: nada de carne, huevos, quesos, mantequilla, aceites, riñones ni sesos… yo como de todo eso y no tengo colesterol alto!” Ultor fue a buscar el frasco de licor y le sirvió un poco más; también él se dio una buena ración, ya que era de calidad. Mary Ann había abierto su bata, y se veían unos pechos redondos y turgentes, resguardados por un par de sostenes muy blancos. “Y qué haremos ahora?”- Preguntó Mary Ann, preocupada. 43 “Llamaré a la Administración del Hotel y dar cuenta de lo que ha sucedido acá. La policía sauria tomará los datos y este caso se acabará de ese modo.”- Aseguró Ultor, aunque dudaba si fuera tan fácil todo en el reino de los draconianos… Mary Ann comenzó a llorar, agitándose su lindo par de pechos; Ultor la consoló, abrazándola cariñosamente. “Por qué lloras? No temas.”- Dijo, sintiéndose fuera de lugar, ya que la mujer podría ser de mayor experiencia en la vida que él. “Él me decía que pasara lo que pasara, no dijera nunca que estaba con él, y en este caso, seré noticia interplanetaria! Y Chan no quería eso.” Ultor la seguía abrazando y Mary Ann comenzó a llorar en su hombro. “Entonces, quieres irte y dejar aquí tirado el cuerpo?” Ella asintió, moviendo su cabeza; el cabello rozaba el rostro de Ultor, quien comenzó a decirle palabras de consuelo mientras le besaba el cuello; de pronto Mary Ann se sacó la bata, se bebió el resto del licor en su vaso y poniéndose de pie, dijo:” Me ayudarás tú a salir de esto?” Ultor la siguió, para abrazarla, y dijo:”- Te ayudaré en todo lo que sea necesario!” Ella le abrazó y le besó- pronto estaban muy entusiasmados con la nueva experiencia y los quejidos duraron un buen rato. Después, ella tomó un baño mientras Ultor la admiraba desde la cortina. “Nos iremos a nuestro Flier y de ahí nadie te sacará, pues nos iremos lejos. Te parece bien?”- Dijo Ultor, aún enrojecido de rostro. Mary Ann sonrió bajo el agua, diciendo:”- Claro! Por mientras, toma lo que quieras de las pertenencias de Chan! El ya no necesitará más de nada!” Ultor agregó en su mente:” Ni de ti!”- Pero calló y aprovechó la ocasión para ver en los muebles y maletas de lo que había sido del hombre pequeño: había mucho dinero y perfumes, la ropa, por supuesto, no le quedaba.

Tomó los perfumes y los introdujo en un maletín; el dinero lo dejó sobre la cama. Mary Ann salió del cuarto de baño tapada con una toalla rosada, y un paño rojo cubriendo sus cabellos rubios. “Ah, dinero!”- Murmuró al ver lo que había sobre la cama, pero comenzó a vestirse sin darles otra mirada; se puso ropas elegantes, quizás sus mejores, sin darse prisa. Ultor le besó el cuello, y ella le acarició la cabeza, diciendo: “Me gustas!”” “Y tú a mí!”- Replicó Ultor, enardecido ante esa mujer de cuerpo fenomenal. “Eso está bien!”- Rió Mary Ann por lo bajo… Ultor trataba de no mirar el bulto que era el cadáver de Chan, tapado con la colcha de cama, imaginándose que podía volver a la vida y ver en lo que terminaba su aventura en tierras lejanas… “Coge el dinero: llévalo tú.”- Pidió Mary Ann, terminando de vestirse; se fue al tocador para arreglarse un poco más el rostro y la cabellera, diciendo:”- Y qué pasará con tu mujer? Porque eres pareja de ella, verdad?” Ultor se encogió de hombros, y respondió:”- No hay problema! Es una Sintética: le diré que desconecte su software romántico.” Mary Ann le sonrió desde el espejo del tocador, y asintió con la cabeza, diciendo:” Yo te enseñaré a no preferir sintéticas!” Ultor le besó en el cálido cuello y le dijo:”- Ya me has enseñado!” “Cierto. Pero aún no has visto todo!”- Sonrió Mary Ann, tomándole la mano… Poco después salieron de allí, tomando un taxi Flier en la azotea, el cual les llevó al estacionamiento pedregoso en que reposaba el Flier plateado de Ultor. Al entrar en la nave, Gretchen les salió al paso, diciendo:”- Y cómo les fue?” “El hombre murió de una ataque al corazón y Mary Ann ha preferido venirse con nosotros, para evitar mala publicidad.”- Dijo Ultor. “Ah, qué bien.”- Comentó Gretchen, agradecida de que no hubieran habido complicaciones. “Gretchen: desconecta tu software romántico.” Pidió Ultor. “Desconectado!”- Respondió ella, tras ejecutar la desconexión en forma interna. “Bien. Vamos a despegar luego a fin de evitarnos más problemas.”- Dijo Ultor. “Correcto. Toma el mando del Flier y sígueme- iré piloteando la nave TF 360 tal como habíamos acordado.”- Dijo Gretchen, saliendo de allí. Diez minutos más tarde, ambas naves se elevaron en el aire, saliendo de la atmósfera en minutos. Gretchen calculó una órbita que les llevara lejos de Nibisarr, lejos también de las rutas obligatorias de tránsito. “Iremos bien..”- Dijo Gretchen por radio emisión. “Espero que no nos sigan naves de batalla draconianas!”- Comentó Ultor, en respuesta. “No te preocupes! Si nos siguen y no podemos alejarnos, entregaré esta nave! Tú seguirás adelante, y no creo que les interese un pequeño Flier piloteado por un loco!”- Dijo Gretchen, cortando la emisión. Aceleró Gretchen su navío a Warp 7; en verdad era algo que no se acostumbraba a hacer dentro de un sistema planetario, pero había detectado llamadas de alerta en la Flota Draconiana y no quería darles ninguna oportunidad de que les alcanzaran. Afortunadamente para ellos, ese día había un gran desfile espacial en honor al natalicio del rey Suka, el cual estaba observando a sus fuerzas de navíos espaciales desde la Estación orbital número Dos. Y por ello, la seguridad del sistema planetario en ese día y hora se había debilitado. En minutos ya los planetas del temido reino Draconiano habían quedado atrás, y Gretchen aceleraba aún más en ruta hacia Kocab en la Constelación de la Osa Menor. “Dos meses y medio de demora en llegar allá!”- Dijo Ultor a Mary Ann, quien miraba la pantalla con sus ojos verdes muy asombrada.

“Ah, no aceptaré pasar tanto tiempo acá! Quizás puedas hibernarme durante el viaje.”- Dijo ella, sacudiendo su cabellera hacia los lados. “Como desees. Creo que me sentiré solo, si lo haces.”- Murmuró él en su oído. “Ah, tontito! Después tendremos mucho tiempo para vernos.”- Se rió ella, segura de su gran atractivo sobre los hombres. 47 Gretchen radió otro mensaje: “Ya estamos en curso, no hay necesidad de más aceleramientos ni cambios de órbita!” “Entendido, entonces comenzaré a hibernar a los pasajeros y personal innecesario durante el vuelo.”- Dijo Ultor. “No tienes tripulantes no esenciales, pero sí a la pasajera que puede ser congelada cuando quieras.”- Respondió Gretchen, terminando con la comunicación. Ultor se dio vueltas hacia la rubia, quien le cerró un ojo , diciendo:” La tontita está celosa de mí.” Ultor se la llevó a su cabina a conversar, dejando al Dr. Farthon a cargo; no que él supiera algo de pilotear el Flier, pero sí era capaz de apretar la consola en el punto rojo que haría resonar la alarma a través del navío, en caso de problemas. Horas después, un agotado Ultor regresó a la Sala de mandos, relevando al Doctor Climbor, quien sonreía en forma cómplice. “Y, la hibernará? A la dama, quiero decir.”- Preguntó el ufólogo. “Creo que podrá resistir un par de días más a bordo; la verdad es que ella comenzó a pedir ser hibernada de antes que Gretchen hablara de ello por radio.”- Informó Ultor, mirando la nave TF 360 que iba adelante. “Y su película? Ahora tiene a dos bellezas para hacer de actrices!”- Dijo el Doctor Farthon, lo cual motivó a Ultor para hacerle alguna toma fotográfica a Mary Ann cuando salió de su cabina. Esta, al saber de lo que se trataba, se prestó gustosa a caminar, modelar y decir algunas frases del guión… Luego vieron lo grabado en holografía, y Ultor se entusiasmó, diciendo:”- Eres una actriz nata! Una original! Que no habías actuado antes en alguna película, Mary Ann?” 49 Ella se tomó su tiempo para contestar, y luego dijo:”- Actué en el colegio y en cuatro o cinco cortos de propaganda cuando tenía yo quince años de edad. Y de ahí hasta ahora, nada de actuaciones.” “Ah, pero lo haces muy bien! Estoy seguro de que podrás seguir con el primer papel hasta el final de la película! “. Afirmó Ultor sinceramente, y era que si bien Mary Ann era hermosa, también era su amada y la miraba con los ojos de la pasión. “No sé, tengo que pensarlo! “- Dijo Mary Ann, pero al escuchar lo que le pagarían, aceptó de inmediato. Ultor estuvo durante cinco días filmando escenas con ella de protagonista, y disfrutando de su compañía sin oírla mencionar los capullos de hibernación… TF 360. Se lo comunicó a Mary Ann, y ella dijo.”- Manda a buscarlo! Total, ya vamos en camino, y su presencia allá es seguramente superflua.” Gretchen aceptó la idea, con la condición de reemplazarlo con alguien que estuviera en el Flier, y Ultor le envió de inmediato un reemplazante, usando la pequeña nave auxiliar con que llegó Loll Marsten. Ya con el actor, el director Herman comenzó a trabajar de firme, usando una bodega para las escenas en exteriores. “Verá, Sr. Ultor, no importa que ahora ni veamos los bosques ni nubes a lo lejos; todo eso se proveerá con holografías incrustadas; un juego de niños con la tecnología actual.”- Dijo Herman el pintor.

“Me alegro de oír aquello, y de que te hayas educado en esto! Pensé que sólo estarías ensayando.” Comentó Ultor, quien se alegraba de que el hombre se tomara en serio ese trabajo, pues posiblemente apuraría la producción en todo lo que pudiera ser posible. En quince días de viaje a toda velocidad llegaron a Kocab II, ya que la velocidad era semejante al carguero espacial que les había llevado a Serpago, por ello la rubia Mary Ann no necesitó hibernarse, además de que se entretuvo en los días de filmaciones y lectura del guión. Ultor bajó doce kilos de peso gracias a su concurso. Al llegar a Kocab 2, Gretchen bajó la nave TF 360 en un campo de aterrizaje para espacio naves grandes, debido a los cien metros de longitud de la nave de Zatia. 51. Ultor aparcó a su lado; un funcionario de Aduanas tomó nota de la carga (que no existía) y dijo:” Pueden permanecer aquí todo el tiempo que quieran, pero pagando la tarifa.” “Y el Flier, paga?”- Preguntó Ultor. “No, es sólo para las naves de más de cincuenta metros de largo, pero le recomiendo entrarla a las bodegas de la nave mayor, siempre es mejor prevenir que curar.”- Sonrió el funcionario, alejándose en su vehículo de dos ruedas con el dinero pagado por Ultor, que permitía quedarse allí por más de un mes de tiempo. Ultor tuvo ya a sus tripulantes en pie y salidos de las cápsulas de hibernación, pagándoles un suelo a cada cual, a fin de que pudieran refrescarse en la ciudad del tiempo perdido en las cápsulas. La ciudad era Ciatren, pues habían aterrizado en el continente Pabilsag. Dos taxi Fliers se los llevaron al centro comercial y en la naves quedaron mary ann, Gretchen, el Dr. Farthon, Ultor y Zatia. “Estamos como al comienzo! Pocos pero buenos!”. Bromeó Ultor, mirando a Gretchen, quien dijo:” El Editor me ha pedido que arrendemos algún lugar pacífico y espacioso a fin de editar el filme.” Ultoro, quien ya sabía el modus operandi de los editores de películas, a pesar de creer en aquello de Cum Hoc Ergo Propter Hoc (con esto, a causa de esto), apeló a la buena voluntad de Gretchen, diciendo:” Busca algún lugar tranquilo y acogedor para que él trabaje a conciencia!” “Está bien!”- Dijo Grechen, aunque sólo le arrendó una enorme bodega-cum-apartamento en la dársena- hacía frío, había ocasionales pitazos de buques…. Pero curiosamente fue del agrado del Editor Narbe, quien se trasladó con todo su equipo para laborar en el filme. En la ciudad de Ciatren el cine y el arte eran vistos con poca deferencia y por ende, la presencia de los artistas allí pasó desapercibida. Gretchen lo notó y dijo a Ultor:”- No creo necesario repetir que esta ciudad no tiene interés en la premiere de tu película!” “Ah, qué aburridos son ¡Visten de gris y sus mujeres se visten sin ninguna gracia! – Reclamó Mary Ann de inmediato. Ya había visitado tiendas para damas y se había llevado una desilusión. “Esperaré a llegar a Knapp! Acá ven a los Draconianos con recelo y temor: una película con ellos presentes sólo produciría un rechazo y aversión inmediatos! Sin embargo, en Knapp serán novedad.”- Comentó Ultor, apretando la cintura de avispa de la bella Mary Ann. Los actores descansaban de día y salían al atardecer, llegando de madrugada o no llegando-. Así, pronto acabaron con los dineros ganados y comenzaron a pedir más préstamos, cosa que molestó bastante a Ultor. “No es posible darles más dinero! Bien pueden parar de divertirse y quedarse en las naves, que tienen comodidades bastante grandes.”- Reclamaba Ultor, paseándose a través de los corredores. El tono de requerimientos varios fue subiendo de nivel y Gretchen recomendó:”- Podrías anticiparles dinero a cuenta de sus sueldos! No tienes para qué darles todo lo que están pidiendo.”-

“Ah, claro, y luego los tendría ocupados en la promoción del filme. Les daré, entonces, pequeñas cantidades semanales y tú, Gretchen, apura al Editor!”- Pidió Ultor, de mal humor. Pero peor humor tuvieron sus subalternos, que comenzaron a buscar trabajos en Ciatren y así poder seguir disfrutando de las noches bohemias, en las cuales y por ser extranjeros, tenían mucha aceptación. El Editor Narbe se tomó seis meses en terminar su trabajo; meses que no pasaron en vano para los empleados de Ultor, quienes se adaptaron a recibir poco sueldo anticipado y mejores sueldos en sus actuales trabajos en la ciudad. “El trabajo no desmerece a nadie!” Decía Herman, que en ocasiones trabajaba como pintor de muros en la ciudad. Ultor poco salía de sus naves, y Mary Ann había optado por hibernarse en las cámaras del Flier, aburrida de esa vida sedentaria. 54 Gretchen esperó un momento propicio para darle una mala noticia. “Zatia está tramitando la venta de la nave TF 360.”- Le dijo a Ultor, quien se interesó en el tema, preguntando:”- Ah, si? Y cuánto está pidiendo por ella?”- Y es que veía a esa nave como una oportunidad futura de dedicarse al cabotaje. “Ciento cincuenta millones de sopes.” “No cree que será mucho por esa anticuada nave?”- Se preguntó Ultor, viendo que le sería imposible hacerse con ella, debido a su escuálida fortuna. “Te debe un millón de sopes, y dijo que te los pagará cuando logre vender esa nave.”- Afirmó Gretchen. “Así deberá ser!”- Opinó Ultor, de mal humor. Quizás Zatia podría haberse convertido en su amante y así haber logrado retener la TF 360 en su poder. Pero ya era demasiado tarde para ello. Dos Ciatrenianos le terminaron pagando ocho millones y medio de sopes al contado y luego de recibirlos, Zatia se presentó ante Ultor y le entregó un sobre con el dinero que le debía. “Aquí le traigo su dinero, Ultor, y le doy mis gracias por todo.”- Dijo ella. “Ah! Y en cuánto vendiste tu nave?”- preguntó Ultor, mientras contaba los billetes. “En ocho millones y medio de sopes. Acá no se iba a conseguir más: la nave es antigua y para el tráfico que tiene Kocab, fue una oportunidad que me la compraran.”- Afirmó Zatia. “Qué bien, entonces. Y, seguirás en Kocab??”“No. Tomaré pasaje en un navío de línea y me regreso a Knapp.”- Dijo Zatia, moviéndose inquietaUltor lo notó y se dijo que la mujer ya quería terminar la entrevista. “Bien, te deseo suerte. Adiós.”- Le dijo y ella murmuró un “Hasta la vista!” y salió fuera de la cabina de mandos. “Querías esa nave?”- Preguntó Gretchen, mirándole fijamente. “había pensado en ocuparla como navío de carga. Sabes, entre los planetas de la Swastica.”Comentó Ultor. “Ya se vendió, quizás puedas comprar otro más tarde.”- Avisó Gretchen, con voz conciliadora. “Un negocio que no se logró hacer! Ahora apuremos al Editor.”- Reaccionó Ultor, poniéndose de pie. Narbe seguía en su frío galpón trabajando con tres ayudantes; al ver a Ultor acercándosele, dijo:” Ya queda poco, Sr. Productor! Un poco más de paciencia, por favor”. 57 Claro. Tiene algo listo para ver?”- Preguntó Ultor, y el editor le pasó una pastilla de memoria, diciendo:”- Esto es lo que habíamos avanzado hace ya tres días, pero se podrá hacer una idea; no tienen ni principio ni fin porque en eso estamos trabajando ahora.”- Comentó Narbe. “Ah bien, iré a ver esto en mi nave.”- Dijo Ultor, algo tranquilizado al ver que allí se estaba trabajando.

Al llegar al Flier, vio al Dr. Farthon revisando correspondencia y en ella muchas fotos de luces objetos alargados. “Qué está haciendo, Doctor?”- Le preguntó, curioso. “Son mensajes recibidos desde el Club Filocosmico de Ciatrn! Como ellos saben que soy director Honorario y secretario ad vitam del Club, me están enviando noticias, y una invitación a sus sesiones, le gustaría participar? Le aseguro que será interesante.”- dijo el Dr. Climbor. “Mm! Claro! Por supuesto; de qué hablarán?”- Preguntó Ultor. “De aparatos voladores no identificados! Siempre se ha tratado este tema entre nosotros; antes era un asunto privativo de la Tierra en el sistema solar, pero hoy en día ya extendido el horizonte a millones de veces, aun podemos hablar de OVNIS que por lo visto, no desaparecerán.”- Informó el doctor Farthon Climbor. Ultor sonrió, diciendo.”- Y quien espiaba a los terrestres?” “Los grises. Hay muchas teorías sobre ese espiar. El más probable fue el de vigilar por orden superior.”. Dijo el Dr. Farthon. “Otra raza- superior, que modificó a la raza humana para perfeccionarla. Pero curiosamente, no pudieron evitar la belicosidad del humano y tras muchos intentos, terminaron con dos soluciones parciales: inventaron el meme de la religión y sus sacerdotes; con una ideología basada en un ser omnipotente que ve todo el Universo sin problemas y que vigila 59 Al ser humano para ayudarle y premiarle si le obedece, y para castigarle si se rehúsa a obedecer. Pero por supuesto, necesitábase la fuerza externa apoyando la religión y a sus sacerdotes: unos seres mitad máquinas y mitad seres vivos- incapaces de conversar normalmente. No se pudo nunca llegar a algo concreto con ellos, pero se ubicó a sus creadores y de rebote, el origen del homo sapiens.” Ultor asistió a la reunión indicada<, en una sala alargada, unas cien personas estaban reunidas, mirando hacia un escenario en el cual dos escritorios daban refugio a ocho personas. Una de ellas carraspeó por el micrófono que tenía delante y dijo:-“ Sesión 40.232. Presentes el directorio completo, con el Presidente Sircosis, se da por iniciada la reunión. El sr. Secretario dará la lectura del acta anterior del Club Filocósmico sede Kocab 2.” El Secretario, de nombre Jovasquez, se apresuró a leer en su lector de palabras portátil y dijo:” Reunión 40.231. Ausentes a la reunión los Sres. Tesorero y Segundo Director. El Sr. Presidente en ejercicio abre la sesión del día a las 20.32 horas del mes pluvial del año planetario 12002. El Sr Subtesorero don Gredio cobra la mensualidad a los socios presentes<, todos pagan los diez sopes de rigor. El Sr. Director Dullio Veinder informa de siete avistamientos en el mes próximo pasado, tres de ellos sobre la ciudad de Pabilsag, una sobre un navío carguero volando sobre la costa de Kaimanur y tres abducciones efectuadas al mismo tiempo en las cercanías de la ciudad de Rabuti. Hasta el momento no se ha sabido de su regreso, pero si se da la tónica de las anteriores abducciones, su vuelta será durante estos días.” Ultor miraba extrañado lo que se 61 Le estaba diciendo, debido a que tales sucesos no habían ocurrido nunca en su planeta natal. El secretario Jovasquez agregó:”- Tras fijar la fecha de la siguiente reunión, se dio paso a la exposición de don Anaras Vingolbundio, ex abducido.: “Socios y amigos del Club Filocósmico: han oído la cuenta de la sesión anterior. Señor subtesorero, cobre a los socios la cooperación de este mes y mientras lo hace, debo contarles que hemos recibido a tres nuevos socios, para los cuales pido un voto de aplauso, aprovechando de que se encuentran presentes.”

Tras el aplauso , agrego:” Tenemos a un director ejecutivo del Club Filocósmico aquí presente, y es uno de los más afamados ufólogos que existen: Don Farthon Climbor!” Y todos aplaudían, por lo que Farthon saludó de pie, mientras el presidente Sircosis decía: “Por favor, Dr. Farthon Climbor, háganos el honor de integrarse a la mesa directiva!” Así hizo Climbor, tras decirle a Ultor:”- No se vaya! Cuando esto termine, acérquese a la mesa del directorio!”- a lo que asintió Ultor con amabilidad. Tras cobrar la cuota mensual, el presidente Sircosis dijo:”- ahondaremos en los casos ya mencionados en la sesión anterior por el Sr. Secretario Jovasquez.” Otro de los allí sentados ante la audiencia hablo por el micrófono, ayudándose con proyecciones holográficas en la pantalla que se encendió detrás y por arriba de los directivos del Club Filocósmico. “Hola . Soy Nicker Orben, charlista. Tenemos los tres avistamientos sobre la ciudad de Pabilsag: el primero fue el día dos de Nubario, en que paso esta bola luminosa en la noche, de norte a sur. Nuestro radar indico una velocidad de doce mil kilómetros por hora. Hay tres filmaciones de doce segundos cada una.” (Y se vieron en la holografía posterior). “En el día ocho de Nubario, los otros dos avistamientos: dos objetos luminosos , que venían del sur oeste, giraron con rumbo al sur sur oeste al hallarse sobre las luces de la ciudad- usándola, aparentemente, como faro luminoso. Muy inteligente, aunque no muy experto.” Ultor vio que el Dr. Farthon hablaba con el presidente Sircosis ,quien asintió con la cabeza al final. El charlista continuo diciendo:”- Siguiente avistamiento: sobre un carguero planetario en ruta a ciudad Lambert, a través o por sobre la costa norte de Rabuti. El carguero viajaba a trescientos ochenta kilómetros de altura, velocidad de siete mil kilómetros por hora; el objeto luminoso les siguió a la misma velocidad durante setenta kilómetros aproximadamente, luego girando al nor este 63 Se alejó a diecisiete mil kilómetros por hora, según lo denotó el radar de a bordo. Un murmullo de asombro recorrió la sala- esa velocidad estaba prohibida desde hacía mucho por el gobierno de Kocab 2. Un nuevo plano se presentó en pantalla, y el charlista Orben dijo:”- Qué hay en esa dirección a la que se dirigía ese vehículo extraño? Lakanu . La ciudad más reguarnecida de la nación y sede de la central espacial.” Otro murmullo recorrió la sala- esta vez parecía de alarma. “Pregunte a las FF.AA. sobre esto, pero aún me dan una respuesta vaga: dijeron que lo estaban estudiando!”- El charlista Orben hizo una pausa para que su auditorio captara la ironia y prosiguió:” abducciones de Rabuti. Los abducidos eran una pareja joven y un amigo, era de noche y acampaban al aire libre; una fogata les mantenía con calor y entonces.. no se supo más de ellos. Que cómo se supo que habían sido abducidos? Otros excursionistas que pernoctaban por esa zona avisaron haber visto una gran luz pasar a poca altura por el lugar.” Y en la pantalla se vio, recreado el incidente basándose en los reportes, como se había alejado esa nave luminosa. “Ahora, responderé preguntas de Uds.”- -dijo el charlista Orben, dirigiéndose a la sala repleta de socios. Un joven preguntó:” Y ya sabe Ud. qué raza es la que nos está espiando?” Orben respondió:”- Según estudios , son los Cefalópodos de ……… (ver). Hasta ahora no se ha podido establecer contacto y el Presidente….. está consiguiendo los fondos para enviar parte de la flota espacial a hacerles una visita y pedir explicaciones.”Alguien preguntó, a continuación, si le declararían la guerra a los Cefalópodos sapiens, y el charlista Orben respondió que todo era posible, dando así término a su exposición ufológica.

El presidente Sircosis y los demás socios (incluido Ultor, quien ya se había sumado al ambiente enigmático y especial que destilaba el tema, aplaudieron con ganas. “Socios!-. _-Dijo el presidente Sircosis. “ Nuestra visita de hoy ha aceptado recordar algunos muy antiguos casos de OVNIS y abducciones ocurridas en su su planeta natal, la Tierra. Escuchemos ahora con atención.” Y bajo una tormenta de aplausos, la voz de Farthon Climbor se elevó cual un rayo por sobre los aplausos –gracias a los parlantes- y dijo:”- Amigos del Club Filocósmico! Ciertamente Uds. me conocen de oídas! Ahora que estoy entre Uds., les informaré de qué ha sido mi vida hasta hoy, y los resultados que tuvimos allá en la lejana Tierra, en relación a aquellos seres que por tantos siglos fueron nuestros vigilantes. Por ejemplo, el 24 de abril de 1964, un granjero llamado Gary Wilcox supuestamente mantuvo una conversación de dos horas con un par de pequeños hombres sin rostro que bajaron desde un platillo volante en un campo cerca de Newark Valley. Nueva York. Entre otras cosas, le dijeron que la Tierra no tardaría en estar donde Marte está ahora. Muchos libros sobre platillos voladores han seguido la premisa de que la Tierra se sembró originalmente por los seres del espacio exterior. El hombre siempre ha asumido que los protohumanos que nos observaron con frecuencia venían desde otro planeta o incluso desde más allá de nuestro sistema solar o el lejano espacio-tiempo. Las teorías de un ingeniero llamado Max H. Flindt dicen que el hombre es un híbrido de la unión de antiguos astronautas y algunas especies terrenales del hombre-mono que existían, de acuerdo con los últimos hallazgos antropológicos, hace dos millones de años. Los científicos más ortodoxos han luchado durante los últimos cien años para encontrar un sistema comprobable de la evolución para explicar la aparición del hombre. El punto de vista comúnmente aceptado es que el hombre era un simple animal durante miles de años, y de alguna manera desarrolló repentinamente la inteligencia y la conciencia y se desarrolló rápidamente a partir de un animal peludo de baja estatura hasta llegar a su estado actual: exaltado entre los animales sin pelo. En realidad, hay sólo tres teorías principales sobre el origen del hombre: 1. La teoría religiosa: el hombre fue creado por una inteligencia superior a través de la manipulación de la materia física y energía. 2. La teoría emigratoria: el hombre emigró a la Tierra desde otro planeta, o fue sembrado aquí por alguna otra raza, y se cruzó en la Tierra con animales nativos lo cual produjo la cepa actual de Homo sapiens. 3. La teoría de la evolución: una serie de sustancias químicas al azar y la acción de bacterias produjeron un cambio genético que ahorro millones de años de lenta evolución a través de una mutación repentina. Por otra parte, queridos socios del club Filocósmico, miles de millones de personas han creído y siguen creyendo en la creación sobrenatural. Unos pocos millones aceptan la teoría de la evolución de Darwin, y sólo unos pocos miles están incluso dispuestos a considerar la idea de semillas. La verdad puede ser una combinación de los tres, De los tres, la evolución es en realidad el más débil y el más difícil de soportar. La evolución explica adecuadamente el desarrollo de las especies vivas, el proceso de selección natural, y las otras cosas, pero no proporciona una explicación racional y demostrable para el proceso de la creación misma. Los científicos tienen claro que es posible que cayera un rayo sobre charcos con productos químicos y la vida fue creada de ese modo. Pero si tal proceso del rayo fuera cierto, debería ser extensible en el tiempo y aun continuar, y debería ser fácil de reproducir en laboratorios. El hecho de que no es un proceso continuo (nuevas especies que no están apareciendo constantemente) y que no hemos logrado duplicar debilita el concepto... Los japoneses tienen mitos y leyendas que afirman que sus islas fueron pobladas por primera vez por los seres que descendieron del cielo. Estas historias son parte de la cultura japonesa. Los esquimales creen que fueron llevados a morir de alguna manera al círculo polar ártico en tiempos remotos. Los nativos del desierto del Sahara tiene el folclore de la gente de piel azul del cielo, que

tuvo un impacto emocional tal que ciertas tribus todavía tiñen su piel de azul, en la emulación de estos seres cósmicos. En las montañas BayanKara-Ula de China hubo una tribu de gente diminuta que fue muerta por los residentes en la zona, aduciendo que eran genios caídos del cielo. Los jeroglíficos se han encontrado en esa región (en la frontera de China y el Tíbet) por los arqueólogos rusos. Traducidos por lingüistas, estos registros describen cómo los miembros de la tribu Dropa vinieron a la Tierra en algún tipo de máquina voladora. Los discos de piedra que llevan estas inscripciones han sido datados en unos doce mil años. Antiguas tumbas también se han encontrado que contienen pequeños cuerpos humanos con cráneos y esqueletos. Hay una asombrosa cantidad de evidencia histórica y arqueológica para apoyar la noción de creaciones en serie, mientras que los evolucionistas se ven obligados a recurrir a unos pocos fragmentos de fósiles y a una montaña de conjeturas. El concepto de la creación sobrenatural es totalmente dependiente de los textos religiosos y el testimonio de los extraterrestres. La historia de Adán y Eva se puede encontrar en los antiguos escritos de los griegos, sirios, egipcios, hebreos, abisinios, y muchos otros pueblos antiguos. Al igual que los cuentos del diluvio y el Arca, el Jardín de Edén es un mito universal. A diferencia de las historias del diluvio, parece ser en gran parte alegórica. Los arqueólogos que excavan en el Medio Oriente han encontrado artefactos que indican que el hombre de Neandertal, de Cromañón, y todos los hombres modernos existieron durante el mismo período. Esto no sólo derriba la teoría de la evolución, pero sugiere que el hombre moderno - una criatura con una conciencia y una conciencia-fue separado y distinto del hombre primitivo. Si nos las arreglamos para montar una historia más precisa de la Tierra, podemos encontrar que el hombre moderno es el descendiente de los sobrevivientes de una civilización anterior que existió hace miles, incluso millones, de años atrás, y que él no tiene ninguna relación directa con la biología de otros animales, en absoluto. No debemos ignorar la posibilidad de que la Tierra fue originalmente colonizada por seres de otro mundo en el espacio. Los historiadores y los arqueólogos están preocupados por el hecho de que la humanidad parece haber aparecido de repente en este planeta en algún momento entre treinta y setenta mil años. El proceso de creación se explica en cierta medida en los textos religiosos y el ocultismo. Se nos dice que el primer hombre, Adán, fue un ser andrógino directamente relacionado con la super mente del universo. Era un temporal Metamorfosis de la energía, un ultra-terrestre, que quedó atrapado en una forma física. Una vez que este descenso se produjo se le dio a un compañero para que se pudiera reproducir, La tierra ya estaba habitada por dos formas de vida distintas. Había animales primitivos, que podría haber incluido hombres de las cavernas, así como las bestias. Tal vez los hombres de las cavernas eran un experimento anterior, que estaba fallando. También hubo miles, sino millones, de seres no físicos del mundo de las frecuencias más altas, que ocuparon la tierra, compartiendo el mismo espacio en el planeta. Estos seres podrían haber estado libres de la inteligencia superior (ángeles caídos), o pueden haber estado bajo el control de una inteligencia menor. En cualquier caso, la Tierra era el patio de recreo personal. La propiedad. Ahora, de repente, un grupo (o grupos) de extraterrestres llegaron desde un plano superior, a la Tierra. Se les prohibió hacer ciertas cosas. Ni siquiera podemos adivinar qué eran esas cosas. “ Farthon tuvo un ataque de tos, y el presidente Sircosis se le acercó con un vaso de agua, y luego de un rato, Farthon declaró que no podía seguir con su charla y que le disculparon. Los aplausos fueron para él, en tributo a su esfuerzo, ya que a su edad charlar durante media hora ya era una hazaña. Aún tuvo tiempo para decir, por el micrófono:” Y eso es todo por hoy, caballeros y damas! Les agradezco haber prestado atención a estos recuerdos de un planeta lejano!”

Los socios abandonaron sus sillas y Ultor se acercó dificultosamente a los escritorios dispuestos sobre el escenario, ya que muchos otros pugnaban por intercambiar algunas palabras con los directores y sus invitados. “Doctor! Buena su charla- muy interesante!” – Manifestó Ultor, acercándose. “Oh, gracias! Sólo fueron viejos recuerdos!”- Comentó el doctor, y luego de media hora en ese escenario, el presidente del Club Filocósmico de Ciatren les invitó a una cena a llevarse a efecto en su propia casa; el doctor Farthon respondió:-- Sólo si mi empleador me lo permite!” “Claro que sí! Quizás tenga otra opción de oír de los Vigilantes locales.”- Afirmó Ultor con una sonrisa de comprensión. Acompañaron al presidente Sircosis y a parte del directorio hasta la calle y trasladándose unos setecientos metros de la sede del Club Filocósmico de Ciatren gracias a una acera rodante, entraron al edificio en que Sircosis tenía su apartamento. Allí vio Ultor a varios asistentes sintético-transparentes, sirviendo atentamente a los invitados del presidente Sircosis. “Ah, estos Ciatrenienses gustan de la buena mesa! Ya lo verá!”- Dijo el doctor Climbor a Ultor. En efecto, la cena fue opípara, con muy buen licor, ninguna botella con menos de quince años de guarda. Ya a la una de la madrugada, el doctor Climbor y Ultor regresaron al Flier en un taxi voladorambos bastante mareados, por lo que se despidieron para irse a dormir de inmediato- Ultor vio la blanca figura de Mari Ann en su lecho, pero no se sintió capaz de despertarla, razón por la cual esa noche no tuvieron romance. Claro, desechó la idea de despertarla ya que no estaba en condiciones de ejecutar proezas sexuales después de tanto comer y beber… En la sala de mandos, Gretchen observaba el interior de la nave ZT 360, ya de propiedad del industrial Fuad Lambor; había instalado un sistema electrónico de guía, audio y visión que le habría permitido maniobrarla desde el Flier, pero que no había sido ocupado antes por la venta efectuada por su dueña, Zita. El encargado de su cuidado, por mientras sus nuevos dueños no afinaran sus planes de uso, era un antiguo astronauta que, siendo ya de noche, abandonaba el cuidado y se evadía a casa de una amiga, la cual le esperaba con los brazos abiertos. Así, para Gretchen, le era fácil activar mecanismos, cerrar compuertas y en fin, hacerse con el control total sin peligros de falla. Como su deber era procurar la felicidad de Ultor, no trepidó su mano en comenzar a calentar motores de la ZT 360 y a poco, llevarla arriba para ponerla en órbita excéntrica y errática alrededor del planeta, cosa que haría difícil su ubicación por alguien fuera de ella. Al amanecer, visitó al Editor Narbe, el que recién estaba aseándose y le dijo:”- Cree Ud. que le faltan muchos días aún para dar por terminada la edición del filme?” Narbe se rió, diciendo:” He descubierto que ya está lista su película! Había pensado introducirle algunas modificaciones , pero ante su insistencia…” “Y la de mi jefe, el Sr. Ultor!”- Le recordó Gretchen, interrumpiéndole. Tosió Narbe y dijo:”Ciertamente! Le daré su película ahora.. Supongo que partiremos pronto de aquí?”- Y caminó hacia la planta baja, seguido por Gretchen, quien decía:”- Partiremos cuando Ultor lo decida!” Narbe le pasó una caja conteniendo algunas píldoras de memoria, diciendo:”- Son seis copias, ninguna igual a la otra. No tienen títulos iniciales ni los nombres del reparto, pero eso es fácil de hacer. Lo haré en la nave.” “Muy bien, Sr. Narbe, le recomiendo llevar sus cosas al Flier, porque este galpón lo devolveremos a su dueño.” “Entendido.”- Dijo Nerba, el cual ya sabía localizar al Flier.

Gretchen vio los filmes en la máquina holográfica del navío, y le gustó una de las versiones más que las otras. “Ya terminaron el filme, Ultor! Aquí tengo el producto final.”- Dijo Gretchen a Ultor, cuando éste logró dejar atrás su pesado sueño, y se desperezó estirándose como de costumbre, mientras decía:” Fabuloso! Veámoslo de inmediato!” Así fue como Gretchen puso la píldora de memoria en el aparato reproductor de holografías, y así vieron la película, con ruidos y música ambiental muy bien compaginados, con una muy nítida imagen. El asunto era que tres exploradores humanos lograban traspasar los controles restrictivos de los Serpentoides y de cómo el varón que había llevado a su mujer enamorada a esa expedición, se alejaba de ella producto de sus afanes fílmicos y así ella fijaba más su atención en el otro varón de la expedición, al que ultimadamente confería sus favores sentimentales. Tres o cuatro escenas eróticas matizaban la trama, sobre todo para contrarrestar el ambiente lúgubre en el reino de los Serpentoides y sus habitantes gigantescos. Cuando terminó la película, Ultor aplaudió, exclamando:”- Un verdadero triunfo! Eso es lo que vamos a tener! Prepara todo: nos vamos de aquí!” Gretchen sonrió, y luego de hacer todos los preparativos, elevó el Flier, dirigiéndose a la órbita alrededor del planeta. Allí contrataron los servicios de un carguero (El Fatesal) que partía hacia el planeta Knapp de la Segunda Brana. 69 “Fabuloso! Llegaremos en tres meses allá! Y no te preocupes de contratar nuevo personal: el capitán del carguero me ha dicho que nos llevará directo al planeta <Knapp; para bajar a su superficie no necesito de nadie más.”- Afirmó Gretchen. “Me parece genial y muy afortunado.”- Afirmó Ultor, quien estaba muy excitado ahora que ya tenía en su poder la nueva película. Esta vez regresaron a Knapp los técnicos de filmación, incluido el director Herman, el editor Narbe, técnicos Hackel, Shilf, Fehlen, Anstreben y Mary Ann, quien no gustaba de los Kocabianos, aparte del Dr. Farthon Climbor y su smuchos obsequios recibidos por la comunidad del Club Filocósmico. Gretchen también pagó por llevar a la nave de Zatia, para gran alarma de Ultor, quien temía se les acusara de robo, pero Gretchen desechó esos temores, diciendo: Tienen los papeles o documentos aun en trámite y Zatia ya partió de este planeta. La única que actualmente podría activar alarmas es ella y como ves, ya no es posible que lo haga.” Ultor se dijo que era un modo extraño de hacerse de las cosas, y en el fondo rechazo ese modo. Comprendía lo que había hecho Gretchen y era por su culpa, ya que había demostrado claramente su desazón al no poder comprar la nave ZT 360. La nave carguera se alejó del planeta según los protocolos y en seis días ya estaban entrando a la Brana 2, tras el salto entre Branas que tanta energía consume. Luego enfilaron hacia el planeta Knapp, con todos sus tripulantes en funciones. No así los pasajeros que llevaba la nave, que estaban criogenizados. Entre ellos iban Ultor y los demás de su Flier, excepto Gretchen quien, por su constitución, quedo a cargo de ambas naves, a las cuales reviso y perfecciono dentro de lo posible. A los tres meses de iniciado el largo viaje, el carguero “Fateral” del capitán Oskit se quedaba en órbita knappiana, para entregar carga y pasajeros; Gretchen en la ZT 360 y Ulton piloteando el _Flier aterrizaron en la ciudad de Rixiaberg por ser la más proclive al arte y lo extra Knapiano. “Ah, el dulce aroma del hogar!”- Expresó Ultor, al abrirse las compuertas del Flier y entrar el aire de su planeta natal.

Gretchen subió al Flier, diciendo: Bien, ya estamos de regreso! Recomenzare con los necesarios contactos, promocionando tu nuevo filme. Ya has pensado en su título? Porque será lo primero que me preguntarán.” Ultor eligió uno de los títulos que tenía en su cabeza y dijo:”- Traición en Draco! Qué te parece?” “Buen título! El mundo Draco y la traición de los enamorados. Veremos qué dicen los distribuidores! Ya tengo listo el inicio y el final del filme, con todos los que participaron en él, esto es, los títulos y el reparto de actores y técnicos.”- Avisó ella. “Perfecto. La propaganda es muy importante. Pero ya tú sabes cómo es eso. Haz la magia nuevamente.”- Pidió Ultor, abrazando el talle de Mary Ann, quien se había aproximado a ellos. 71 “Debes despedir al equipo técnico: los de la película solamente! Los otros quieren seguir a bordo.”“Perfectamente, págales y yá!”- Ultor hizo un ademán con su mano. “No tan rápido! Debes pagarles tú, y decirles lo mucho que han cooperado, y esto es muy importante ya que lo que digas será repetido en el mundo filmográfico. El futuro está allí esperando a que lo moldees. Déjalos ir sin decir una palabra y ya serás el tipo frío y capitalista, en vez del creador que todos desean que fueras.”- Le endilgó Gretchen, y Ultor comprendió que ella tenía muy bien estudiado el asunto, y por supuesto que se dirigió a la sección de carga, y allí les dirigió la palabra:”- Amigos! Hemos llegado al final de nuestro trabajo y hoy es el día de pago!” Algunos rieron, pues esperaban su último sueldo y hasta ahí el Director no había dicho nada nuevo. “Si nuestro film es exitoso, acuérdense de venir a pedirme una gratificación! – Avisó, y todos sonreían; el contacto simpático había ocurrido… Cuando se hubieron ido, Gretchen le felicitó por su esfuerzo y Mary Ann le apretó su mano, diciendo:” Todos esperamos que triunfes con este film, querido!” Ultor se dedicó a instruirse en la nave ZT 360, para olvidarse de la película. Mary Ann comenzó a ausentarse, yendo a comprar a los centros comerciales y también a pasear por la ciudad. “Debieras ir a bailar y divertirte con Mary Ann! O la perderás.” – Gretchen le advirtió en una noche en que él se hallaba solo en la nave ZT 360. 73 Él dejo lo que estaba haciendo, suspiro y dijo:”- Ah, el eterno problema! Si no te ocupas de tu pareja como es debido, te quedaras solo!” Ella se sentó cerca, comentando:” Tú estás nervioso por el filme, y ella no comparte esa gran tensión como tú. Diviértete, ya que el filme está siendo bien recibido por los distribuidores: pronto daremos luz verde a la propaganda intensa! Y de ahí a la premiere!” 74 Ultor comprendió que había tomado la ruta equivocada en relación a Mary Ann y desde ese día la estuvo acompañando constantemente- desbaratando los avances de varios conocidos casuales que ella había tenido ya en sus paseos en solitario. Por su parte, Mary Ann le veía ahora con mejores ojos, y a pesar de la diferencia de edades- la apariencia de Ultor parecía ser ahora la de un hombre de cuarenta y cinco años de edad, pero en realidad tenía cerca de los ochenta años. Semanas después se llevó a efecto la premiere: fue un éxito de crítica; la aparición mesurada de los Draconianos llenaba de asombro a quienes les habían estado mirando desde siempre como una raza de antropófagos. Peremulter, el gerente de distribución, estaba feliz y dio orden de iniciar las proyecciones en cadena, y al venderse lo hicieron con mucha ganancia. Un rio de oro comenzó a fluir y todos los involucrados comenzaron a ver sus cuentas bancarias elevándose en montos pocas veces antes

vistas…. Ultor esperó dos meses para dar los prometidos aguinaldos y Gretchen dio una cena en un buen Restaurante para entregarlos personalmente. Ese día las Agencias noticiosas también asistieron a la ceremonia y todo redundó en mejor propaganda para el filme “TRAICION EN DRACO.” Mary Ann recibió un departamento de lujo en una torre de apartamentos en Rixiaberg y prodigó a Ultor un seremil de caricias, en gratitud por ese regalo de selección. Gretchen dijo:” No te olvides de darle algo al doctor Climbor! Te ha sido fiel durante todo este tiempo.” “Y qué podría darle a él? Parece tenerlo todo y no ambicionar nada.”- Comentó Ultor, mirando las noticias en el aparato holográfico. “Me ha comentado su deseo de irse a vivir en una alejada cabaña. Quiere escribir sus Memorias.”Dijo Gretchen. “Sus memorias puede escribirlas en cualquier parte más civilizada! Acá en Knapp los lugares aislados están en peligro, por las fieras salvajes: la ley ampara a las fieras en este reino.”- Recordó Ultor. “Será como dices, pero el doctor quiere lo que acabo de mencionar.”- Exclamó Gretchen, y Ultor se encogió de hombros, diciendo:” Busca alguna cabaña alejada y de su gusto, y cómprasela! Espero que escribo su libro a gusto allí.”El doctor Farthon estaba durmiendo en la Enfermería, y fue despertado por Gretchen, quien le dijo:”- Doctor, despierte! Le tengo buenas noticias!” “Eh, qué pasa?”- Preguntó el doctor, desperezándose. Miró en rededor: no estaba en su cama sino que en el dispensario! “Ud. me dijo que deseaba un lugar tranquilo para escribir sus Memorias! Ultor me ha autorizado para comprarle una cabaña adonde Ud. indique.”- Le avisó Gretchen. “Ah, muy bien! Quizás cerca de Oredloro, allí el aire es muy sano.”- Comentó el doctor, sentándose en el borde de esa camilla. “Contactaré a corredores de propiedades del sector rural y ya veremos lo que se elija.”- Prometió Gretchen , dejándole solo… 76

CAPITULO 3. LAS MEMORIAS DEL DOCTOR FARTHON CLIMBOR.
En el año 4.118 E.C. llegué a Knapp con mis ayudantes Cupertino, Lager y Mober, personas sin educación especial pero muy empeñosos. Me comuniqué de inmediato con el Club Filocósmico local, que me facilitó una conversación con el Chambelán de la reina Girardot, para demostrarle las virtudes del Desfasador Dimensional. La reina Girardot me recibió en una audiencia y preguntó si se podría retroceder en el tiempo para visitar a su querido padre, el rey….. Le aseguré que ese viaje en el tiempo era posible ya que el Desfasador sale de esta dimensión y entra en otra tangencialmente, para regresar de nuevo al tejido de este Universo pero en otro punto. Lo que hace el Desfasador, además de salirse de esta dimensión por fracciones de segundo, es el arte de calcular regresos programados. Con todo esto que le expliqué a la reina Girardot, me comisionó para un viaje al pasado con ella a ver a su padre en una fecha en que este se hallaba en salud, y ella se hallaba también viva pero en otro lugar.

A pesar de no hablar de pagos, yo necesitaba dinero en esa época, y había hecho ya contratos con la gente del Club Filocósmico para dar charlas sobre paleo ufología. Esto quedó pendiente hasta mi término de viaje con la reina. Para probar el Desfasador con tiempo, envié a mi ayudante Cupertino , el cual en vez de llegar al palacio del rey Knapp XXXIII, cayó a las aguas del mar, en un punto bastante retirado de la orilla, y por tanto tardó horas en llegar de regreso, pero sin embargo su viaje desafortunado me ayudó a calibrar mejor el viaje. Al día siguiente, la reina Girardot nos hizo llegar calculadoras muy sofisticadas que además eran comunicadoras a distancia. Mis ayudantes pasaban hambre y decidí vender esos aparatos para pagarles sus sueldos. El día del viaje la reina Girardot llegó con pocos guardias a la bodega en que yo tenía el Desfasador y viéndola tan deseosa de hacer el viaje, le cobré un millón de sopes, que postergó su entrega para su regreso del viaje dimensional. Molesto por su actitud, la envié con mi ayudante Mober, mientras ella se hacía acompañar por un androide tipo femenino de su preferencia. Como su regreso sería en varias horas más tarde, me ausenté de esa bodega en que parte del equipo estaba alojado , dejando a cargo a mi ayudante Lager. Me dirigí a un Restaurante en donde me entretuve más de la cuenta, pues al regresar Lager me indicó que había enviado la cápsula de recuperación con Cupertino para guiar a la reina de regreso a nuestra bodega, pero que aun no estaban de vuelta. Con gran desazón revisé los mecanismos y me dí cuenta del error de mi ayudante, ya que había puesto la hora de reactivación de regreso para dentro de cien horas en vez de diez, lo cual significaban cuatro días y cuatro horas. Después de imaginarme uno y mil incidentes, me fui a dormir, pero Lager me tenía otra de sus sorpresas, ya que se auto envió a la época en que la reina visitaba a su padre, usando de nuevo el Desfasador y con el objeto de calmarla al explicar lo que estaba pasando. Esto, por supuesto, lo supe en detalle después, por el momento el Jefe de la Guardia real, un tipo rudo y de ademanes groseros, me retuvo en la bodega , diciéndome claramente que dudaba de mi palabra y que si la reina Girardot no volvía en la máquina cuando yo le estaba indicando, me daría la muerte. En esos cuatro días me comí tres panes y dos tarros de frijoles y nada más, ya que ese militar no me quiso traer comida de ningún tipo. Al volver la máquina vi a una reina Girardot enfurecida que se retiró de inmediato con su androide y los militares mencionados. Dí cumplimiento a algunas charlas ufológicas, pero decidí irme de Knapp, en previsión de alguna venganza oficial, pues me supe vigilado y perseguido todos los días que siguieron al regreso de la reina Girardot. Con el dinero que me pagaron por mis charlas pagué pasajes hacia la estrella Aurea 7, y del pago real tuve que olvidarme completamente. Aurea 7 tiene un planeta apto para la vida humana pero desgraciadamente su gente vive en constante temor por culpa de una especie de insectos gigantes que la evolución ha hecho parecer a los hombres en lo que respecta a sus extremidades- y pare de contar, pues en todo lo demás son como escorpiones. Estudios que se han hecho dan por resultado una característica que esos seres poseen, y que deriva en el modo que tienen de reproducirse y que es de la siguiente forma: luego de insertar un organismo depositario del embrión, éste 79 Crece en el pecho de su huésped absorbiendo la sangre y las particularidades hereditarias del huésped, con lo cual modifica en parte su ADN y por tanto el nuevo ser, al nacer, tendrá características tanto originales como del ser que le nutrió en el período de incubación, que para sorpresa de algunos, no toma más allá de seis horas y en ocasiones mucho menos.

En Aurea 7 ,como decía, aterrizamos en su espacio puerto en la ciudad de…… y de allí a un hotel de mala muerte, debido al poquísimo dinero con que llegamos. Afortunadamente logré contactarme con varios clubes de aficionados a la Astronomía y lo extraño, y comencé a dar charlas que me dejaron en buen pie económicamente, pero lo que mejoraba por un lado se descomponía por el otro, ya que se produjo un ataque de seres quitinosos con terribles consecuencias para la población humana. En la batalla, que no se imaginen Uds. estrategia alguna, pues esos animales, aunque astutos, no poseen la luz de la inteligencia, así es que sus victorias se producen más bien por el peso del número de sus legiones. Escapé de la debacle caminando, recorrí un lago por su orilla junto a otros desgraciados, y alcanzamos el mar tras muchos sacrificios. Para nuestro asombro, después hallamos una nave aérea caída en la playa, y nos refugiamos en su espacioso interior después de haber estado durmiendo por muchas noches a la intemperie. Luego de algún tiempo, recorrí la nave, llamándome la atención un ovoide que estaba depositado en una sala; cuando observaba su interior, que era de unos tres metros de circunferencia, la cápsula se cerró con ominoso chasquido y probablemente su sistema incorporado estudió mi composición orgánica, luego la debe haber comparado con alguna base de datos y decidió, correctamente, que yo pertenecía a alguna raza de homínidos que tienen su origen en el planeta Tierra de Sol- y allá me fue a dejar, en la ciudad de Chicago, quizás con algún sistema de nanotecnología. No hice yo más que ver abrirse la cápsula y salir de ella, cuando se volvió a cerrar, se tornó traslúcida y desapareció tal como si no hubiera existido nunca: me vi, de ese modo, nuevamente sin dinero y para colmo, sin los tres ayudantes antes mencionados: Cupertino, Mober y Lager, a quienes había mantenido por doce largos años. En Aurea 7 habíame yo dedicado, también, al estudio de su flora y fauna, y decidí escribir un libro sobre ese tema y tratar de venderlo en forma de charla holográfica. Como gente generosa del Club Filocósmico de Chicago conocían de mi buena reputación, no dudaron en cooperar con mi proyecto y al cabo de algunos meses ya me veía yo libre de apuros económicos, merced a la venta de esas píldoras de memoria con mis charlas sobre ese tema. Estuve muchos años en el Sistema Solar, recopilando historias extrañas que luego aderezaba para entregar en mis charlas y píldoras de holografías. Pero algo me impulsaba a salir de la comodidad y emprendí un viaje 81 De regreso al planeta Knapp. Esto ocurrió en el año 4.221 y llevando a otros ayudantes, los cuales respondían a los nombres de Moe, Curly y Joe, nombres muy corrientes en el sistema solar, de adonde eran como yo, oriundos. En la sociedad Knappiana tuve la fortuna de conocer a un hombre valiente y generoso de nombre Claimbers, con el cual nació una amistad desinteresada. Yo me preocupé, al llegar, de empezar a dar mis consabidas charlas, que algunos medios de comunicación dieron en llamas “las paleo charlas”, pues realmente el grueso de mis “noticias” tenían ya de siglos de sucedidas, pero no por eso habían perdido el misterio y la intriga. En el curso de esas charlas contraté al Sr. Claimbers, quien resultó ser un buen asistente. Lástima que luego enfermé, y ya sin poder seguirle pagando, el Sr. Claimbers se alejó, diciendo que se embarcaría en un viaje por algunos meses. Tras cierto tiempo, en que mis ayudantes cuidaron de mi persona, gracias a sus sueldos ganados ahora en trabajos menores, me repuse y conocí a un fotógrafo, el Sr. Beedix, quien me incluyó como del personal científico, en una expedición de tipo arqueológico que hizo con rumbo al continente Zvei, que es en Knapp casi un terreno virgen en que los animales salvajes están en completa libertad de acción.

En el curso de esa expedición comprendí que me había equivocado con el Sr. Beedix, al que catalogaba yo de profesional, pues dio en llamarme la atención por todo, a hacer comentarios despectivos en mi calidad de científico, y en fin que le abandoné apenas pude, para integrarme a otra expedición similar, a cargo del Sr. Ultor, quien se comportó correctamente conmigo, dándome toda su confianza, al punto de confiarme su maravillosa nave espacial. Bien, pero mis comienzos siempre han sido de la mano con el Club Filocósmico, del cual sólo tengo buenos recuerdos, ya que su socios siempre han llegado de la mejor sociedad en que ha sido fundada.. Una de mis primeras charlas fue con el tema del coronel Corso, quien sabía mucho acerca de los Vigilantes del planeta Tierra, y rompió el silencio antes de morir, contando lo que sabía y creando así una certeza sobre el tema. En otra ocasión participé en una excursión ufológica con rumbo al Brasil, un país de la era pre- gobierno Mundial, a estudiar el caso Varginha, en que unos muchachos habían visto a un ser muy extraño en el bosque aledaño a su pueblo, que les impactó mucho por lo feo: era pequeño, con protuberancias craneales, grandes ojos rojos y que aparentemente tenía cualidades telepáticas, pues las niñas que le vieron se sentían impulsadas a ayudarle, cosa que finalmente no hicieron- después se supo la captura de ese ejemplar y de otros, caídos al bosque desde alguna nave aérea, y que murieron poco después, aparte de un soldado de los que ayudaron a capturarles, víctima de un envenenamiento generalizado. Mi hijo Riner Climbor también es ufólogo, quien viajó al Domo Áureo en Venus y en el transcurso de sus investigaciones con su novia Laura Vara, quien le siguió , siendo ella también una Ufóloga. Viajaron luego a Mercurio, planeta muy inhóspito opero que al igual en Venus, el hombre vive y trabaja bajo cúpulas de resistente material. Laura viajó al planeta Marte contratada con un buen sueldo. Allí conoció al presidente del gobierno en Marte y tras un fogoso romance, se casó, pero al poco tiempo el Presidente, quien ya tenía sus años a cuestas, falleció. Por ley, ella quedó instalada con las mismas funciones que el finado y hasta que se cumpliera el período de gobierno por el cual él había sido elegido. Al tiempo de esos hechos, es abducida por una facción que veía en ella detrimento para sus ganancias comerciales. Mi hijo Riner fue al rescate, logrando hallarla y ocultándose con ella en una cueva, de la cual fueron rescatados por ciertos gambusinos que acertaron a pasar por ese lugar en el transcurso de sus búsquedas. Riner es experto en el tema de los paleo OVNIS y la proyección astral en las personas y los animales, Parapsicología, desapariciones misteriosas, criaturas extrañas y brujerías. El programa SETI de la Tierra trató por muchos años de hallar una señal inteligente proveniente desde las estrellas cercanas. El problema de esos años sin la técnica actual, era hallarse ante un universo fósil, ya que la luz emitida por eso astros llegaba (y aún llega, por supuesto) a la Tierra con una demora de viaje de 10.000 millones de años, y a veces algo menor. Es decir, mirando al espacio y escuchando por radio telescopio, si hubieran llegado señales, habrían sido producto de civilizaciones largamente ya extintas. Una de las cosas innegables fueron las intervenciones divinas en la historia del hombre, partiendo por la modificación genética hecha por los Niburianos, que aceleraron el proceso evolutivo en al menos seis millones de años. Quizás por ello la raza humana de la Tierra tuvo tantos problemas para convivir pacíficamente entre sus propios miembros. Otras intervenciones se fueron sucediendo a medida que la raza asentaba un pie tras otro en lo que se ha dado en llamar sentido de cooperación y ética humanas. Hoy, en que el humano terrestre se ha extendido por el universo en un sentido muy limitado pero a la vez importante, es cuando se han hallado otras razas que igualmente tienen en su historial procesos conflictivos, aunque hay que admitirlo, en menor grado que el terrestre.”

Fin de las memorias del Doctor Farthon Climbor. 84

CAPITULO 4 TRAICION EN DRACO
Ultor consigue un nuevo éxito con la entrega de su película “Traición en Draco”, y contento con los resultados tuvo conversaciones con los distribuidores, que le recomendaron parar en su edición de filmes al menos por dos años. “Y por qué? Estoy en buena racha!”- Se maravilló Ultor de ver que se le estaba pidiendo detener su marcha triunfal por los senderos del éxito. El gerente Mecobar de la distribuidora de películas holográficas en Oredloro, le dijo:” Hágame caso! La gente es muy veleidosa! Quizás algunos envidiosos de su éxito quieran que su carrera termine y así sus próximas películas tendrán a esos maledicentes tratando de perjudicarle con sus malos comentarios! Espere un tiempo, a que la misma gente, su público, comience a echar en menos sus obras!” A la salida de esa oficina, Gretchen le dijo.” No te pongas triste! Podemos empezar a trabajar en otra película y cuando la tengamos hecha, la guardamos.” “No me parece muy comercial tu idea. Gastar en algo que no dará frutos inmediatos!”- Opinó Ultor, subiendo a bordo del Flier. “Es lo mejor proseguir ahora mismo, o empezarás a perder tu grupo técnico! No digo a tus actores, que quedaron en Kocab! Con la tecnología actual, prácticamente no los necesitamos más que para mostrarlos en la premiere!”- Se rio Gretchen, elevando el Flier y saliendo de Oredloro para dirigirse a la costa de Oxiborion, en donde algunos del antiguo equipo vivían sus vidas. “Aquí hallaremos el equipo técnico de filmación, y en sus playas a los actores y actrices! Tú relájate y disfruta del buen aire y la calidez del ambiente!”- Recomendó Gretchen. Y así hizo Ultor, dejándole todo el peso a ella, quien era capaz de eso y mucho más. El equipo lo consolidó en cinco días de visitar Agencias de empleos y comunicarse con los anteriores técnicos disponibles, el Editor fue esta vez don Ramón Vernales, quien pidió una cantidad fija de dinero, diciendo:”- Soy un artista profesional; no puede Ud. endilgarme un sueldo mensual como a cualquiera!” Gretchen aceptó, pues la cantidad que el Editor deseaba coincidía casi con lo que ella pagaría por los tres meses que duraría la filmación. Las chicas jóvenes desfilaron ante Ultor y el editor, además de estar presentes el Director y por sobre todo, el camarógrafo, quien era muy locuaz y que dijo.”- No basta un rostro bonito y una buena figura de mujer u hombre; hay que considerar el ángel, atracción física, gestos delicados y cautivantes en la mujer, varonil y a la vez ingenuo del hombre. Una voz sugerente, en fin, sólo pruebas fílmicas mostrarán todo eso.” Por dichos motivos se tomaron “castings” o pruebas de actuación a todas las que lo merecieron, que fue un treinta por ciento del total, y de allí saldrían las actrices para la nueva película. Gretchen dijo, a los cuarenta y cinco días de iniciadas sus actividades: “Todo listo para comenzar, Ultor. Tengo ya listas las provisiones, he arrendado quince Sintéticos y dos médicos jóvenes que cobraran un sueldo bastante módico por mes de trabajo.” “Me alegro. Y esos sintéticos, son masculinos todos?” “Ocho masculinos y siete con formas femeninas.”

“Ah, quiero verlos mañana en mi oficina.”- Opinó Ultor. “Son clase AB Standard de la Easy People Company; y si quieres usar alguna en forma privada… tendrás que pagar un veinte por ciento de arriendo de la que elijas, al final del término del arriendo.”- Dijo Gretchen, a quien por supuesto la fidelidad de Ultor le importaba un pepino. 87 “Así lo haré, si es necesario! Mary Ann ya se cansó de mí- me critica a menudo y me da vuelta la espalda. Creo que sería mejor dejarla acá en su apartamento.”- Opinó Ultor, mirando el buen “físico” de Gretchen, quien le cerró un ojo y no dijo nada más. Pasado el tiempo predicho, los ocho hombres y siete mujeres sintéticos entraron en la oficina de Ultor precedidos por Gretchen, quien les presentó, diciendo:” Ya han visto al jefe Ultor de pasada y en holografías. Aquí está el gran productor en persona, quien me ha pedido que Uds. vengan acá, para tener una charla con él a solas.” Ultor no ofreció asiento, pues ellos no lo necesitaban, y dijo:”- Bienvenidos a mi nave, en donde estaremos juntos por algún tiempo. Mi asistente y amiga Gretchen ha hecho bien contratando vuestros servicios y la aventura ya está por comenzar: iremos al continente de los dinosaurios y filmaremos una película para entrega futura. Sé que Uds. vienen a ayudar en lo que sea necesario, no específicamente en el rol de actores, pero si se da el caso, actores serán.” Miró nuevamente a esa gente salida de una fábrica y se maravilló de hallar en todos ellos detalles individualizadores que hacían los productos de la Compañía Easy People, un ejemplo de perfección técnica: habían hombres de distinto tono de piel, ojos y tamaños; la perfección griega había dado paso a pequeñas disimilitudes en los dos hemisferios corporales, tal y como pasa con los cuerpos orgánicos. En las mujeres sintéticas se daba el mismo caso: ojos, cabello y piel de distintos tonos y lo mismo en tamaños. No pidió Ultor nombres, porque sabía que le darían los números de serie de cada cual eso no le interesaba. 88 En cambio, preguntó al más alto de los “varones” por sus conocimientos sobre el continente Zvei, y éste dijo:” Es el mayor continente del planeta Knapp, y contiene la mayor cantidad de dinosaurios del planeta, por ley se impide cazar dinosaurios ni establecer colonias de humanos allí.” “Entendido. Te llamaré Claudius.”- Dijo Ultor. “Mi nombre de a bordo es Claudius.”- Dijo el hombre sintético rápidamente. Al segundo en la línea, robusto y fuerte, le dijo:” Te veo ya laborando en los motores! Te llamaré Oscar.”“Mi nombre es Oscar.”- Dijo el hombre sintético, con voz ronca. Al resto de los hombres les dio los siguientes apelativos: Winkel, Flasche, -Zugel, Folgen, Larche, Fett. Y pasó a decir:” Gretchen, puedes llevare a estos caballeros a sus labores. Proseguiré con las damas aquí presentes.” 89 Gretchen así lo hizo, saliendo de la sala con los ocho varones y cerró la puerta, para dar mayor privacidad a la entrevista. Gretchen miró detenidamente a las mujeres S que tenía adelante. Según la costumbre de las personas sintéticas, todas ellas miraban a su interlocutor principal sin desviar la vista, aunque sólo dos de ellas sonreían, mientras las demás miraban seriamente. Le habló a una de éstas, que tenía la piel tostada, ojos y cabellos oscuros, diciendo:”- Eres muy bella, cuál fue tu último trabajo?” La “joven” dijo:” Estuve en la última feria de la “Holografía joven”, con muchos stands participando en la venta de píldoras de memoria con música generalmente bailable. Me tocó

cantar varias veces y el tema más recurrente y favorito fue “Corazón irrompible”. Quiere escucharlo?”- Preguntó ella, con un registro de voz muy atrayente. “Oigamos, por favor.”- Accedió Ultor, echándose hacia atrás en su sillón ergonométrico. La mujer Sintética comenzó a cantar con mucho ritmo y pronto Ultor estuvo contento de tenerla a bordo. Cuando terminó su canto, él le dijo:” Muy bien! Te pondré un nombre: a no ser de que prefieras alguno en especial.” “Diana! Es mi nombre favorito. Lo usé en mi último trabajo.”- Dijo ella, sonriendo. “Diana será tu nombre aquí también.”- Autorizó Ultor, y pasó a la segunda e-persona, que era alta y bien formada, rubia y de ojos verdes. “Ah, pareces del tipo atlético! Cuéntanos de tu último trabajo.”- Pidió Ultor. 90 “Fui la Secretaria auxiliar del Ministro de la guerra, Lord Pear. No puedo contar lo que vi y supe, ya que hay una cláusula impidiéndolo.”- Avisó ella, y movió sus manos de largos dedos blancos. “Claro, entiendo tu proceder. Pero al menos dinos qué hacías sin contarnos los secretos.”- Arguyó Ultor de nuevo. “Estuve en una oficina ayudando a la clasificación de documentos y esto duraba día y noche sin parar, debido a la gran cantidad de información que se recibía. Tres compañeras laboraban en lo mismo y al cuarto día nos reemplazaban durante dos horas con otro trío de personas. En ese lapso de tiempo nos lavábamos en duchas de agua corriente caliente y luego fría; nos daban ropa limpia y calzado nuevo que ponernos y a las dos horas regresábamos a ese mismo trabajo.”- Dijo la rubia, con su voz agradable. Ultor sonrió, y dijo:”- Y por cuánto tiempo laboraste allí?” “Dos años y cuatro meses; el trabajo se terminó cuando nos reemplazaron por modelos más modernos.”- Dijo la bella Sintética. “Dime cómo quieres que te llamemos.”- Ofreció Ultor, para no presionar nombres sobre ella. “Clara. Es un anagrama de mi código serial.”- Sonrió la rubia. “Clara, me parece bien, y lo acepto.”- Dijo Ultor, poniéndose de pie y caminando hacia la siguiente en la fila. Ella era de estatura media y de grandes ojos, cabellos castaños y sensuales labios. “Tú debes haber trabajado como artista en algunas películas!”- Dijo Ultor, posando una mano en el hombro de la mujer, que sonrió al decir: “Cierto! He trabajado en películas porno, pero ya me removieron esos órganos sexuales y los nuevos están limpios de toda infección. “- Dijo ella, con voz de tonos cambiantes,, que en su conjunto eran muy agradables al oído. “Me alegro de escuchar tal cosa! Verán: yo tuve un lindo romance con Gretchen, quien es, como Uds. saben, una persona sintética. A ver, qué me puedes decir de eso?” La mujer Sintética repuso:”- Está socialmente aceptado que un hombre o mujer naturales pueda tener una pareja sintética. Hay una ley aceptando esos matrimonios en otros mundos, sólo que aquí en el reino Knapiano la pareja tiene una limitación!” “Ah, eso es nuevo para mí! Puedes tú explicarme en qué consiste?”- Pidió Ultor. “La restricción es que si el natural muere, su pareja sintética no hereda absolutamente nada del difunto. “- Explicó ella. “Bien! Y cómo quieres llamarte?—Preguntó Ultor. “Esmeralda.”- Dijo la joven de inmediato. 92 “Esmeralda es un bello nombre.”- Dijo Ultor, oliendo el cabello de la mujer S, que le recordaba el olor a flores. En ese momento se abrió de improviso la puerta y entró Mary Ann: viéndolo tan cerca de esas damas, preguntó: “Qué pasa aquí?” “Ah, Mary Ann! Te presento a este grupo de personas sintéticas que vienen a asistirnos en el viaje.”- Dijo Ultor, acercándose a la recién llegada.

“Ah, droides! Bien, veo que no tienes cosa más importantes que hacer, y podrás acompañarme a elegir algo de ropa!”- Afirmó Mary Ann, tomándole de un brazo y llevándoselo fuera de esa oficina. Gretchen se topó con ellos en el corredor, y Ultor dijo:” Las Asistentes quedaron en mi oficina: ponlas a trabajar!” “Claro!”- Dijo Gretchen, mirando a Mary Ann significativamente… No entendía cómo los hombres, físicamente superiores a las mujeres, con mayor profundidad de comprensión, se dejaban manipular por ellas… Ultor la acompañó a un desfile de modas – bellas mujeres modelando vestidos de temporada, en donde Mary Ann decía:”- Estás a gusto, amor? Quiero que me compres muchos vestidos hoy!”- Y sabía que le tenía en sus redes para aceptarle todos sus caprichos… 93 Después de ese desfile, Mary Ann pretextó un viaje a su modista, y así Ultor se dirigió al apartamento de ella, en parte arrepentido en parte por el gasto en que había incurrido por ser blando de corazón; Mary Ann regresó tarde, y diciendo:” Ah, la modista tomó tantas medidas que me dejó mareada! Me voy a dormir.” Y se acostó en su cama, sin invitarle a hacer lo mismo… Ultor se enojó consigo mismo, por haber pensado en que la mujer iba a darle sus favores esa noche, y se dirigió al Flier de inmediato, dejándola dormir tranquila. Al entrar al Flier, Gretchen le preguntó:”- Y cómo te fue con Mary Ann?” “Un desastre! Me hizo comprar mucha ropa, que estoy seguro no usará más de dos veces en total!”- Afirmó Ultor, dejándose caer en uno de los sillones de la cámara de comandos. “Estamos listos para partir! Tengo a todos a bordo, vas a llevar a tu mujer, o no?”- Preguntó Gretchen. “No desearía llevarla; y si compró tanta ropa, no creo que quiera dejarla acá para andar entre dinosaurios.”- Comentó Ultor. “Bien. Partiremos.”- Dijo Gretchen, y Ultor se encogió de hombros, dejando que ella precipitara las acciones… Ya en vuelo, Gretchen revisó , a través del aparato de holografías, cuánto y cómo se habían hecho las compras, y descubrió que todavía no habían sido despachadas ni tampoco recibidas conforme por nadie… pensando en el malestar que había demostrado al hablar de lo mucho gastado- y eran realmente un millón doscientos mil Sopes. “El Sr. Ultor no desea ya finiquitar la compra. Se ha arrepentido. “- Dijo ella a los confeccionistas; de los siete involucrados, sólo uno insistió en enviar esas ropas al departamento de Mary Ann, y el monto no superaba los ciento setenta mil Sopes. Gretchen guardó silencio sobre lo hecho: tal como habían otras cosas que no comentaba con Ultor, a quien sabía débil para aceptar los problemas que se le presentan a los poderosos en dinero. Enfilo vuelo al lugar elegido: un lago, en donde los animales van diariamente a beber, bañarse y alimentarse (en el caso de los temidos carnosauros). Es de día y busca un buen lugar , protegido por una formación de rocas en tres de sus lados: en el desprotegido pondrá una barrera resguardada con algún guardia- a elegir entre los Electro hombres. Descendió y había ya dado órdenes al grupo de Asistentes sintéticos: debían bajarse de la nave, revisar las rocas, por si algún animal ponzoñoso o dinosaurio pudiera tener su cubil en ese lugar; otros se posicionaron frente al lugar desprotegido y por radio emisiones se mantenían en comunicación con Gretchen, quien aún estaba atenta a los controles del Flier, por si hubiera que levarse en forma urgente. 94 Ultor llegó a la Sala de mandos y preguntó:” Ya llegamos?”

“Sí, Ultor. Hay un equipo allá afuera que está asegurando el área, así es que espera un poco más para salir, si eso es lo que quieres!”- Dijo Gretchen, con su sonrisa conquistadora. El corazón de Ultor se aceleró y la tomó de los hombros, para besarla… ella le dio un beso perfumado y él aspiró ese “aliento” con deleite. “Creo que este viaje servirá para reafirmar mi primera impresión.” Susurró él en su oído. Gretchen maniobró las puertas de entrada a la cabina de mandos, a fin de no tener que sufrir interrupciones, desconectó la radio comunicación con sus unidades en terreno… Se puso de pie y abrazó a Ultor, quien la amó en ese lugar por largo rato. “Ah, eres única!”- Dijo Ultor, cuando ella le pidió proseguir con el desembarco. “Claro, querido! Y no creas que me interpondré si deseas los amores de las nuevas Asistentes: yo deseo tu felicidad por sobre todo.”- Dijo Gretchen, restableciendo el antiguo vínculo romántico. Ultor se sentía seguro con esa devoción incondicional, y sonreía de seguido tras ese episodio. Bajó al terreno cuando le dijeron que era seguro hacerlo- aspiró el aire de media tarde, y vió a las jóvenes Sintéticas allá cerca de las rocas, y a los varones sintéticos mirando a la llanura. El lugar en que estaba posado el Flier era en altura, pues a sus espaldas la visión de montañas enriquecía el panorama, y cuando vio bajar al Editor ramón vernales seguido del camarógrafo Hackel se dirigió a ellos, diciendo:” Qué les parece el entorno? Montañas, llanuras y nos falta por ver las aguas del lago.” “Ah, creo que hay un bosque por allí que nos dificulta la visión! Por qué nos situamos lejos del lago?”- Preguntó el camarógrafo Hackel. “Es por los grandes dinosaurios, obviamente! Hay manadas de animales que van allá a abrevar!”Comentó Ultor. “Mi trabajo será al final, pero es bueno guiar la mano del camarógrafo!”- Dijo el editor Vernales cuando Hackel se alejó de ellos, y agregó:”- Las pasadas veces he tenido que sudar sangre para empalmar las escenas… Ya sé que Ud. me dirá que hay ahora muchos elementos técnicos que ayudan en esto… pero le digo, esos elementos no hacen magia!” Ultor asintió, diciendo:”- Por supuesto, Uds. deben trabajar en equipo. Con una Prima donna entre medio, todo será difícil!” 97 Los actores, que más parecían ser un grupo de veraneantes, se alejaron hacia el bosque, diciendo:” Queremos ver el lago!” “Tengan mucho cuidado!”- Les dijo Ultor, y uno de los jóvenes replicó con una frase, pero todo lo que entendió él fue “… abuelo!”, y eso le mantuvo enfurecido hasta que Gretchen bajó de la nave y preguntó:”- Por qué esa cara de enojo, Ultor? Te duele algo?” Ultor agitó su mano derecha en dirección al bosque que se veía hacia el Oeste, y dijo:”- Los actores se fueron por allí a ver el lago, y uno de ellos me dijo “abuelo”, cuando les recomendé prudencia! Creo que es una falta de respeto, que me hace menoscabo! Ahora soy el viejo tonto del grupo?”Preguntó finalmente. Gretchen se dio cuenta de que había que poner orden en esa gente y dijo:”- Yo le arreglaré cuando regrese!” Ultor se sobó el mentón, diciendo:”-No vaya a ser que sirva para más burlas!” Gretchen le abrazó, apretando sus pechos contra Ultor, causándole una onda de placer… y para distraerlo, le invitó a llegar hasta el bosque, siendo acompañados por cuatro hombres sintéticos armados. Ultor ya conocía las plantas, insectos y roedores del continente Zvei, y más bien se trató de inspirar para mejorar el guión: esta vez no llevaban escritores y él quería tomar ese lugar; por eso fue que dijo:”- He pensado en agregar una escena de lucha antigua, al comienzo de la película, a fin de interesar de entrada al cliente.”

“Me parece bien. Y qué sigue, tras eso?”- Sonrió Gretchen, a quien imaginación no le faltaba pues podía suplirla uniendo argumentos de sus cientos de historias existentes en su Base de Datos. 98 “Creo que un romance sería ideal: eso dio buenos resultados en mi último filme.”- Dijo Ultor, sonriente, y como ya entraban en el bosque, Gretchen hizo desplegar sus subalternos hacia los costados. “Ah, qué buen aroma hay acá! Pinos y helechos!”- Comentó Ultor, sentándose en el suelo y apoyando su espalda contra un árbol. Los pequeños ruidos del bosque les llegaban por doquier: la brisa contra las hojas y el ruido de algún insecto volador, rumores lejanos. “A cuánta distancia estamos del lago?”- Preguntó él. “A dos mil cien metros, querido. Este bosque se extiende por mil metros en esa dirección, pues luego sigue un sector pedregoso con muchos arbustos, antes de llegar a la ribera.”- Explicó ella. “Entonces, volverán al anochecer! Lo que es yo, esperaré aquí el atardecer, buscando setas para la cena.”- Dijo él, poniéndose de pie. Gretchen agregó la orden de buscar setas al grupo de cuatro Asistentes vigilantes, los cuales comenzaron de inmediato a buscar los especímenes comestibles según dibujos del Banco de datos. Mientras recogía, Ultor dijo:” Me pregunto qué edad tendrá ahora la reina Girardot.” Gretchen repuso:”- Tiene ciento cuarenta y tres años, habiendo nacido en el año 4.080 E.C. y su hijo Agustino , nacido el cuatro mil ciento veintiocho de la Era Común, ya tiene noventa y cinco años.” Ultor sonrió : ellos podían darse el gusto de vivir varios siglos ya que disponían de todos los medios, y cirujanos para intercambiar órganos con donantes anónimos, bancos de órganos estatales, drogas milagrosas y medicamentos ad aeternum. 100 Uno de los asistentes desplegados avió de la presencia de un animal viniendo desde el NordOeste: un Syntarsus de tres metros diez centímetros de largo. “Viene un herbívoro bastante grande, Ultor. Preferible es comenzar a regresar a la nave.”- Dijo ella, tomándole de la mano. Pronto vieron al animal salir de entre los árboles y helechos. Medía tres metros desde la punta de la cabeza hasta el extremo de una cola robusta. Tenía dos patas y otras dos en calidad de pequeños brazos de delicada factura- envueltas, por supuesto, en fuertes escamas. Sus ojillos se movían agudos buscando algo que comer, pero siendo carroñero, al divisar la figura de los seis bípedos, no intentó acercarse, devolviéndose prontamente al boscaje. “Era un individuo solitario, probablemente un explorador; siempre cazan en grupo.”- Avisó Gretchen, indicando (por radio) a sus asistentes que no perdieran la vigilancia sobre la linde del bosque. Ultor intuyó el peligro al oír esa frase y apuró el paso al máximo sin demostrar temor, pero por supuesto que Gretchen se dio cuenta de su nerviosismo, y de ahí en adelante ya no soltó más la mano izquierda del hombre. Al llegar al Flier sin problemas, Ultor recién recordó a la partida de artistas, y dijo:”- Creo que será mejor enviar a un par de Sintéticos a guiar y apurar el regreso de los actores. No vaya a ser que se produzca una desgracia.” Gretchen envió a dos de los Sintéticos del grupo, quienes partieron de inmediato, pues estaba oscureciendo. Eran Claudius y Oscar, los cuales demoraron escasos veinte minutos en llegar 102

Al bosque y gracias a los lentes incorporados de visión nocturna (rayos infrarrojos) continuaron casi a la misma velocidad, tardando casi una hora en atravesar el boscaje, que ya para ojos humanos, estaba sumido en la oscuridad. Claudius salió primero del bosque y vio ante si a una manada de Syntarsus, que ya le tenían ubicado por el ruido de sus agiles pisadas. Tras él llegó Oscar, poniéndose a su lado y ambos a la vez sacaron sus pistolas LASER, disparando rayos rasantes en contra de los primeros de la manada, con lo cual todos huyeron despavoridos. En el lugar en que se habían hallado los Syntarsus había un cuerpo a medio comer. “Fue uno de los actores.”- Dijo Clara, tocando la ropa que aún estaba cubriendo una parte del cadáver. En la nave Flier, Gretchen escuchó el reporte y dijo:-“Dejen esos restos ahí- ya nada podemos hacer por ellos. Busquen al resto del grupo.” Y ambos hombres sintéticos buscaron huellas en el suelo y prosiguieron la búsqueda, hallando rastros de lucha y carreras en dirección a la ribera, y hacia allá se dirigieron rápidamente, hallando más huellas. Clara disparó su pistola LASER al cielo y desde el lago escucharon voces. De inmediato ambos hombres sintéticos se introdujeron en las aguas, encontrando a los sobrevivientes con el agua hasta el cuello. Regie dijo:”- Huimos al lago al ver a esa manada de carnívoros! No sabemos nada del resto del grupo!” “Salgamos a la orilla! Ya espantamos a los Syntarsus con nuestros rayos LASER!”- Dijo Claudius. Avisados de tal modo, los humanos llegaron a la orilla exhaustos y ateridos de frio. Avisado de todo esto, Gretchen movió raudamente el Flier, depositándolo a escasos diez metros de ellos; se abrió la esclusa y bajaron Gretchen, Ultor y el editor Ramón Vernales a la carrera, ayudando a subir al resto de empapados artistas. Todo era llanto y lamento; las mujeres venían histéricas y estornudando, y Gretchen las acompañó en todo momento, curando heridas, lavándolas y dejándolas en sus cabinas arropadas y ya más calmadas: todas ellas clamaban por volver a casa y no seguir en esa tierra de bestias feroces. Ultor recibía también los restos humanos de los desgraciados que habían sido muertos por los Syntarsus, e internamente se lamentaba por no haberles proveído de guardias armados; su disculpa por no haberlo hecho fue que les vio tan seguros de sí mismos que no se le ocurrió respaldarles en su viaje auto programado. Los restos quedaron en bolsas y en uno de las cámaras de frío, para entregarlos a sus familias, al regreso a Oredloro y Oxiborion. 104 Al terminar el día, y con los guardias vigilantes, Ultor se fue a acostar; allí llegó Gretchen, sentándose sobre una silla y diciendo:” Mal comienzo hemos tenido: los actores salieron por su cuenta y riesgo, a nadie pidieron autorización y ahora lloran por volver a la civilización.” “Qué haremos?”- Ultor sentía frío en todo su cuerpo, porque veía que su proyecto tambaleaba al borde del abismo que su propia falta de liderazgo había creado. “No le haremos caso! Prohibiré la entrada a la cabina de mandos; desconectaré los servicios de comunicaciones a distancia, y diré que el Flier está en reparaciones e imposibilitado de regresar por el momento.”- Dijo Gretchen con voz firme. “Solucionado el caso! Ven aquí!”- Pidió Ultor, abriendo sus brazos a la mujer sintética. Al instante, ella se abrazó a él, pero internamente dio órdenes a los seres sintéticos para llevar a cabo todo lo antes mencionado y en la cabina de mandos quedó de guardia Winkel… pero esa noche nadie pretendió llamar a nadie fuera de la nave, debido al shock emocional y los calmantes recibidos al ser tratados en la enfermería. Al dormirse Ultor, Gretchen fue hasta el depósito de congelaciones y con dos asistentes llevó los restos humanos fuera de la nave, y enterraron éstos bajo unas piedras, porque Gretchen no

deseaba dar explicaciones de muertos a las autoridades Reales para no dar pábulo a nuevas leyes prohibiendo los vuelos a lugares peligrosos dentro del planeta Knapp. 106 Al amanecer, varios de los artistas quisieron comunicarse con sus parientes en el continente occidental, pero no lo pudieron hacer por las “reparaciones” en curso. “Cómo puede ser que no nos podamos comunicar, Sr. Ultor? Justo ahora que ha ocurrido esta tragedia se nos dice que los aparatos de comunicación han fallado? “- Preguntó Atoilo, que era uno de los actores. Tras él habían varias mujeres, que comenzaron casi a gritar por la misma causa; sin alterarse, Ultor explicó:”- Es una simple falla que se arreglará dentro de unas pocas horas! No nos pongamos histéricos!” “Cree Ud. que no es para ponerse histérico, con todo lo que ha pasado?”- Preguntó, en forma beligerante, la bella Gestia. “Tengamos paciencia! Todo se arreglará.”- Dijo Ultor, con ánimo conciliador. “Quiero que me lleven de regreso a Oxiborion! No quiero seguir ni un minuto más aquí!”- Gritó otra actriz, de nombre Oratima. Gretchen llegó al lugar, diciendo:”- Señorita, Ud. tiene un Contrato firmado ante Notario, en que se obliga a trabajar por la Empresa fílmica de don Ultor por mientras no se termine la película!” A esto siguieron reclamos varios, por lo que Gretchen tomó a Ultor del brazo y se lo llevó fuera de la Sala Comedor, que era en donde habían estado. Ya en el corredor, ella dijo:”- Se les pasará pronto, pero hay que darles tiempo a que se recobren de lo sucedido.” “Los vi muy enardecidos para tener que calmarse pronto!”- Dijo Ultor. “Yo los calmaré pronto: les diré que habrá un bono de mil Sopes por persona. Eso les reconfortará.”- Dijo ella, entrando a la Sala de mandos, en cuya puerta Winkel estaba de guardia. 106 “Ah, todo se vé tan complicado!”- Se quejó Ultor. “Los muertos fueron los actores Podurano y Sabander, y de las mujeres sólo falleció Verfugar.”Comunicó Gretchen. “Ah, sus familiares querrán sus restos al llegar nosotros de regreso!- Dijo Ultor, agregando:”- Los tenemos en una cámara frigorífica, no?” “Ya no, querido! Los enterré cerca de las rocas- es mejor así.”- Dijo Gretchen, sentándose ante una pantalla. “Pero, y los parientes? Querrán recuperar sus cuerpos para enterrarles en algún cementerio!”Profirió Ultor, aproblemado. “No te preocupes! Nadie va a pedir nada! Filmaremos y nos iremos de viaje. A nuestro regreso, nadie se acordará de nosotros.”- Opinó Gretchen, mirándole fijamente. Ultor se dio cuenta de que ella no pretendía volver pronto a Oxiborion y comenzó a meditar el caso con mayor calma… los dos años de plazo que le pidieran los distribuidores, bien podrían ser cuatro o hasta seis años. Le renació la energía y dijo:” Tal vez esta desgracia me haya dado una idea. En vez de la batalla virtual, por qué no hacer la película basada en una expedición atacada por dinosaurios feroces?” “Y repetir tus temas anteriores? No me parece bien! Y mira lo que he creado en holografías: escenas virtuales de la guerra con que comenzará tu película!”- Anunció Gretchen, sonriendo. En la superficie del aparato holográfico se proyectaron huestes a pie y a lomos de dinosaurio atacándose con saña: las escenas cambiaban de ángulo y era muy entretenido verlas. “Le agregaré música dramática y ya verás qué buen efecto dará en tu público! Les va a encantar!”Comentó Gretchen, cuando finalizó la proyección. Ultor quedó convencido de ello y dijo:” Ya tienes bastante experiencia en esto! Podrás hacer el encabezado y los créditos al final del filme!”

“Será fácil!”- Rió ella, besándole: le gustaba verle animoso, y luego le llevó al lago, trasladando el Flier lo más cerca que le fue posible; una manada de Driosáuridos abrevaban a cosa de dos kilómetros; no habría problemas si se mantenía la apropiada vigilancia, y Gretchen encargó a dos Asistentes con la tarea de dar la alarma si venía algún animal peligroso. Ultor lavó sus pies en las límpidas aguas del lago; caminando por los guijarros veía arabescos formados por la luz del astro sobre las piedras, ya que brillaba en su posición pre meridiano y no se veían nubes. “Ah! Un día perfecto para algunas tomas!”- Dijo el director Nilian Bouk, bajando del Flier con el camarógrafo Hackel y algunos ayudantes con las máquinas de filmar. Estas eran potentes lentes y captadores de ruidos, capaces de grabar a los distantes dinosaurios como si estuvieran a cuatro metros de distancia. Ultor había trabajado ya en el Libreto, y el Director Nilian Bouk se le acercó, preguntando: “ Y qué va a pasar con los actores? Les escuché decir que ni por todo el oro del mundo seguirían trabajando para Ud.!” 108 Ultor frunció el ceño, pues había pensado que Gretchen les había convencido con el ofrecimiento del bono en dinero, y dijo:”-Hablaré con ellos de inmediato!” “Hágalo Ud., Don Ultor! Mire que el tiempo corre y pronto será tarde; tengo otros compromisos más adelante, y si he venido ha sido porque es agradable trabajar con Ud., pero no en forma indefinida.”- Dijo el Director Bouk, con expresión seria. Ultor visitó a los actores en sus propias cabinas: ninguna mujer quería seguir en el proyecto, y sólo el actor Leregio estaba dispuesto a seguir. “Ud. no da seguridades! Más encima, no podemos comunicarnos con nadie!”- Reclamó Oratima, una rubia de ojos azules. “Cuánto lo siento, pero eso se va a solucionar! Todo lo que les pido es salir y actuar un par de semanas, y ya se habrán ganado su dinero! Qué les cuesta? Los que fallecieron no estaban trabajando y nadie les mandó alejarse tanto!”- Se enfadó Ultor, enrojeciendo. Gretchen apareció en ese mismo momento y dijo:” Por favor, Ultor! Te hace mal alterarte! Déjame a mí convencer a esta gente!”- Y le alejó de allí. Al volver, las artistas no abrieron las puertas de sus cabinas, pero los actores la escucharon de pie en el corredor. Gretchen dijo:” Económicamente les ofrecí dinero, difícil de ganar en tan poco tiempo lejos de aquí. Les ofrecí dinero y ahora les ofrezco el viaje de retorno encima del dinero, pero siempre y cuando trabajen desde hoy. Convenzan a las mujeres, o les prometo que al oscurecer andarán deambulando por el sector a oscuras y sin nadie que les ayude.” Un silencio de sorpresa siguió a estas palabras, y el actor Atoilo dice:”- Cómo va Ud. a amenazarnos con dejarnos aquí? Sería criminal!” “Necesitamos terminar la película que ni siquiera ha comenzado. O la hacen Uds. o nos iremos a buscar nuevos actores.”- Afirmó Gretchen. Las actrices eran las que más reclamaban; Gretchen llamó a los hombres sintéticos, quienes hicieron salir a todos fuera de la nave, allí el director Nilian Bouk les volvió a pedir que actuaran, diciendo:”- Todos lamentamos esas muertes, pero fueron causadas por la imprudencia de Uds. mismos! Ahora tenemos estos guardianes ( y mostraba a los guardias Sintéticos) que nos estarán protegiendo a cada momento. Y no se olviden: al final de este trabajo tendrán miles de Sopes en sus cuentas bancarias!” “Y buena comida.”- Aseveró Gretchen, viendo algunas sonrisas entre los hombres. A continuación, el director Nilian Bouk empezó a decir de qué se trataba el filme (ambientado en tiempos pasados) y las guerras que se iban a proyectar al principio y final de la película, con las mujeres y sus problemas que por motivos de la guerra sufrieran en casa.

“En casa! Es decir, sólo los hombres se verán avanzando en contra del enemigo. Construiremos una aldea virtual y allí Uds. despedirán a los guerreros, y luego, al final, los recibirán tras la guerra! Peligro para Uds. no habrá en momento alguno!”- Aseveró Bouk. Esto fue, por cierto, un alivio saberlo por parte de las jóvenes, y ante el prospecto de quedarse varadas allí y sin dinero, o laborar y tenerlo todo, hacía fácil la elección. “Si es así, acepto! Pero, al primer indicio de que me han engañado, pediré que me devuelvan a la civilización.”- Exigió Regie, y como ella era una de las más cotizadas del grupo, las demás siguieron su ejemplo a regañadientes. Nilian Bouk proveyó de ropajes adecuados y no muy lejos de la nave comenzaron a rodar. Eran escenas sencillas de vida hogareña; las frases por pronunciar estaban escritas en tableros electrónicos y aunque la mayor parte del trabajo del primer día fue posteriormente eliminado por el Editor, sirvió para dar inicio a las filmaciones y confianza a los actores. Esa noche, dentro del Flier y en el comedor, Ultor proveyó de buen vino y excelente comida para todos provocando así algo como optimismo en esos actores- él, por supuesto, no se presentó, a fin de no interferir en el proceso. Gretchen le dijo, más tarde y en la cabina que ambos compartían: “Tienes que ser como el ´poder en las sombras”, el titiritero! Contribuiré a que te miren con más respeto! Sólo por esta vez, querido! Sé que eres de buen carácter y sociable, pero esos atributos son mriados como signos de debilidad por ciertas personas y entre estos actores hay de ellos.” “Comprendo. Si va en beneficio de la película, seré como tú dices.”- Afirmó Ultor. 111 Las filmaciones se fueron sucediendo sin pausa, y al cabo de un mes, Gretchen dijo a Ultor:” Ya tenemos la mayor parte de la película lista! Hay dos mujeres enfermas! Podríamos devolverlas a la ciudad.” Ultor enarcó las cejas, diciendo:”- No! Por ningún motivo! Van a hablar de nosotros, que estaremos trabajando aquí todavía! Trata de mejorarlas tú.” “Por supuesto.”- Dijo Gretchen, aunque sabía que ya lo había intentado y sin mayor éxito. Al día siguiente, Nilian Bouk proveyó de antiguas armas a los actores y Gretchen movió el Flier más cerca de las montañas. “Haremos uso de los Asistentes Sintéticos en las siguientes tomas.”- Dijo Nilian Bouk a Ultor, quien estaba de pie sobre lo alto de la rampa de bajada del Flier. “Como los enemigos? Algo escuché de eso.”- Pronunció Ultor, ya que tenía acceso virtual a todos los compartimentos de la nave y le servía para prevenir contratiempos. “Claro! Es una pequeña escaramuza, por supuesto! Y no tema por sus hombres sintéticos! Las espadas son de espuma blanda.”- Aseguró el director Nilian Bouk. Ultor vio la escena desde cierta distancia: los enemigos atacaban viniendo desde lo alto del cerro, y los valientes knapianos los recibían al pie del mismo. 112 Varias veces se filmó la misma escena de la bajada, lucha y posterior derrota de los enemigos, que estaban disfrazados aquí de seres peludos y con largas colas crinosas… Gretchen le dijo, mientras observaba:”- Los hombres salvajes son diferentes a los homo sapiens: para terminar su evolución les faltaban cientos de miles de años y de ahí su aspecto de primate.” Ultor asintió; sabía que, gracias a la técnica editorial, se podrían agregar decenas de otros seres, en ambos bandos, para dar más volumen a las escenas. Regresó a la nave, porque el calor ya era excesivo para su gusto. En el comedor vio a las actrices, quienes se habían alejado de su compañía después de las amenazas proferidas por Gretchen, seguras de que él había sido el promotor.

Pero acertó a pasar por allí la Sintética Diana, la cual notó el vacío que le estaban prodigando esas mujeres a Ultor, y se sentó frente a él en la mesa, mientras él consumía un plato de almuerzo. “Señor Ultor! Veo que está más quemado por los rayos de la (estrella) Delta! Estaba supervisando la filmación de hoy?”- Preguntó ella, con su voz armoniosa. Ultor sonrió, diciendo:”- Ay, cómo estás, Diana? Sí, debía ver algo de lo que se está haciendo, para tener una mejor idea de cómo vamos avanzando! Y tú, qué haces por ahora?”- Retrucó Ultor, aliviado de no seguir comiendo solo. “Gracias a tí, poco y nada! Verás, todo el trabajo ha sido hecho por los varones Sintéticos y nosotras en la nave haciendo mantención, control de plagas, recambio de plantas y hortalizas en la Sala de Hidropónicos y en la elaboración de la carne sintética.”- Repuso ella, llenando su copa de nuevo. “Es bastante trabajo, según comprendo! Ya hemos avanzado bastante con mi película: qué sabes de ello?”- Preguntó Ultor, y en ese momento pasó por allí Gretchen, quien se acercó y dijo:” Ah, les veo muy conversadores! Me alegra, porque Ultor últimamente ha estado muy callado.” “Todo marcha bien?”- Le preguntó Ultor, ya que Gretchen no comía en el Casino. “”Todo normal, querido! Bien, voy a ver mis ayudantes en la cocina.”- Dijo Gretchen y salió de allí. “Es muy eficiente.”- Comentó Ultor, y Diana le tomó su mano, diciendo:”- Yo también lo soy! Dame la oportunidad de servirte.” “Claro; vayamos a mi oficina. Tengo mis escritos, y quisiera que los leyeras y me dieras tu opinión.”- Dijo Ultor, poniéndose de pie. Caminaron por los pasillos y pronto entraban en la oficina de Ultor; en un aparato portátil de escritura tenía él el guión de su película. Diana se sentó en una silla, y leyó rápidamente el contenido, mientras Ultor se sentaba tras su escritorio. “Está bueno, pero yo le haría ciertos cambios.”- Opinó ella, siete minutos después. “Ah, sí? Cómo lo harías tú?”- Se interesó Ultor. 114 “El comienzo es muy movido: todas las acciones de masas quedan explicadas en veinte minutos de escenas individuales, de parejas o grupos (en algunos casos) de no más de cinco personas.” “Y eso es malo?” “Menos minutos sería mejor: quince minutos a lo máximo; luego esas peleas entre ocho contrincantes las hallo buenas para intercalarlas. Y el final, con las mujeres recibiendo o cuerpos ensangrentados o noticias de fallecimiento, no me gustan.”- Sonrió Diana. “Y cómo terminaríamos la película?”- Le preguntó Ultor. “Dando una respuesta lógica a la guerra! Quiénes y por qué peleaban? Qué se hizo tras la guerra? Los héroes recibieron recompensas por su bravura? Los territorios del enemigo fueron ocupados?”- Preguntó Diana. “Ah, pero ahí se parecería mucho a una historia verídica! Mi opción es sólo entretener!”- Comentó Ultor. “Entretener? Educar es mejor, no?”- Dijo Diana, poniéndose de pie y acercándose a Ultor. “Hay muchas películas educativas del gobierno! Es algo lógico: tienen la obligación de educar!”Dijo Ultor, mientras ella movía su asiento giratorio y le tomaba la cabeza, diciendo:”- Quizás tu época de entretenedor ya pasó y ahora viene la cordura. Educar entretenidamente: estoy segura de que hay pasajes de la historia de Knapp que tú podrías mostrar magistralmente en tus obras.”Dijo Diana, posando sus labios en los de Ultor- fue un beso suave pero remecedor- para ambos. El software de Diana no tenía experiencias propias, pero sí miles de datos en su memoria. Ella dijo:” Siento miles de sensaciones al besarte. Creo que nuevas conexiones entre datos se han producido, enriqueciendo mi acervo.”

Ultor se puso en pie y abrazó ese cuerpo grácil y de cintura estrecha pero de bien formados pechos y generosas caderas. La respiración de ambos se hizo más rápida y pronto él decía:” No te mereces mi amor en una oficina! Vayamos a mi cabina!” “Está bien!”- Susurró ella en su oído. Dos horas de pasión más tarde, ella se apoyó en un codo en la cama y dijo.”- Has sido magnífico. He recibido placer de un hombre por primera vez en mi vida.” “Me alegro de haberte hecho feliz.”- Dijo Ultor, acariciándola. “Pero debo regresar a mis labores. Si quieres verme de nuevo, estaré en la Sala de Hidropónicos.”. Aseveró Diana, y tras un baño sónico, se despidió y salió fuera de la cabina. Un monitor se encendió en la consola de su escritorio, cerca de su cama, y Gretchen mostró su rostro allí, diciendo:”- Vamos a despegar, querido. Un Patagosaurio viene tras de los actores.” “Están en peligro?”- Se asombró Ultor. “Sí, pero llegarán en un par de minutos. Envié a cuatro Asistentes para ayudarles a llegar más pronto.”- Avisó Gretchen, cortando la comunicación. Ultor se vistió y se apersonó en la cabina de mandos, justo cuando la nave se estaba elevando sobre el terreno. 116 “Y los actores, ya están dentro?”“Todos.” “Y el Patagosaurio?” “Justo debajo nuestro, pero no te preocupes! Nos elevamos justo antes de que pudiera embestir a la nave.”- Sonrió Gretchen desde el puesto de pilotaje. Se sintieron ruidos y gritos por el pasillo, y Ultor enarcó una ceja. Ella dijo:”- No te preocupes: tengo guardias que no dejarán a nadie llegar aquí.” “Y qué quieren ahora, volver apresuradamente a Oredloro?”- Se mofó Ultor, sentándose de nuevo en una de las butacas. “Exactamente! Y creo que ahora es posible. En conversaciones con el Editor Ramón Vernales, me ha dicho que no habrá problemas en reeditar partes de la película usando tecnología; ya sabes, copias de los actores que pueden imitarles a la perfección, pero ejecutando nuevas acciones.”Informó Gretchen. “Me parece bien, sólo que el asunto de las muertes puede traer consecuencias.”- Comentó Ultor, quien no se confiaba en los secretos que pudieran guardar las actrices, una vez se vieran de regreso en la ciudad de Oredloro. “Les haremos firmar un documento en que sólo se les pagará bonos a futuro siempre que mantengan su boca cerrada al respecto.”- Dijo Gretchen. Ultor pensó en que ahora estaba metido en un lío, y tan bien que había parecido ir yendo todo… “Creo que tienes razón! No podemos raptar a esta gente para que no hable.”- Opinó Ultor y dos días después pagó a los actores y actrices, mientras y previamente Gretchen les explicaba las obligaciones, deberes y les hacía firmar con sus huellas dactilares los nuevos acuerdos. Por supuesto, la nave que regresó a Oredloro fue el Flier y ya dejados en tierra, se elevó nuevamente , para viajar a Rixiaberg y posarse en un común y corriente aparcadero de Flier particulares de pequeño tamaño. El Editor Ramón Vernales le dijo:”- Señor Ultor! Quisiera un buen lugar para trabajar editando, ahora que don Nilian Bouk ha terminado las filmaciones! “ “Claro, no hay problema. Hable con Gretchen.”- Dijo Ultor, así es que Vernales ubicó a la mujer sintética en un corredor, y le dijo”- Dama! El Sr. Ultor me dice que es Ud. la que deberá buscar un buen lugar para que yo y mi equipo trabajemos.” Gretchen replicó:” Perfecto, le ubicaré prontamente! Dígame, primero que nada, qué es exactamente lo que va a necesitar!”

“Equipo! Un estudio de edición en arriendo! He oído que los hay en esta ciudad y muy avanzados!” 118 Gretchen dedicó dos días en ubicar al Editor y sus ayudantes en un buen estudio de edición, con un costo de treinta y siete mil Sopes por veinte días- que era el plazo aproximado que Vernales aseguró era indispensable. “Si hay algunos ajustes no terminados para esa fecha, los haré en el Flier con mi equipo.”- Aseguró Vernales. Así, Gretchen, Ultor y los asistentes sintéticos fueron los únicos habitantes del Flier de ahí en adelante. Gretchen esperó seis días para decirle a Ultor:” Querido, tu romance con la bella Diana debe aclararse en ciertos aspectos.” Ultor estaba leyendo noticias en una pantalla, pero levantó la cabeza para mirarla, viendo que estaba cerca de la puerta de entrada, y dijo:” Qué, no me vas a decir que estás celosa?” “De ninguna manera! Pero está el incómodo asunto del arriendo. Dentro de veinticuatro horas deberemos decidir si seguimos arrendando a los sintéticos que tenemos actualmente en la nave.” Ultor se temía eso, pero había estado tratando de obviar ese asunto. Ahora estaba forzado a tomar decisiones. “Devolver a Diana ahora sería un desastre para mí. El resto de los Sintéticos femeninos me alegran la vida con su presencia.”- Dijo Ultor. “Lo he notado. Perfecto! Dejaremos a las chicas y devolveremos a los ocho varones!”- Comentó Gretchen, retirándose de su presencia. Ultor había estado tentado de preguntar por precios de compra, pero sus finanzas, siendo buenas, no daban para tanto. 119 Diana apareció en el dintel de la entrada a esa sala y sonrió al verle; corrió ágilmente hacia él y besándole, dijo:”- Ah, querido mío! Veo que me quieres a tu lado! Gretchen nos ha dicho que las mujeres sintéticas nos quedaremos por algún tiempo más en tu Flier!” Ultor abrazó ese talle, y dijo:” Obviamente lo hago por ti! Ahora tendremos que hacer dinero con la película, y a ver si te puedo comprar.” “Sería lindo! Pero, ahora disfrutemos de nuestra compañía! Qué leías acá?”- Preguntó Diana, aunque ya había leído todo lo que mostraba ese monitor. “Es un mensaje del Editor Vernales! Ya tiene a su gente laborando: la música será de marco Stretenfeld, fotografía de Vosker y montaje del ayudante estrella que encontró hace poco, el Rixiabergiano Pedro Escalante; vestuario de nuestra propia producción, que él ha venido en llamar Yantiyate! El hombre rebosa en imaginación, por supuesto. La distribuidora no sale acá, ´pero he estado conversando con los representante de Mechile- ellos aseguran más de cien salas de proyección holográficas de última generación- ahora todo depende de que nuestro producto final sea de calidad para merecerse el éxito.” “Lo será! Trabajaré de extra!”- Se rió Diana y agregó:”- En uno de los combates aparezco por varios minutos! Quieres ver lo que hice?” “Ah, tienes algo grabado por allí?”- Preguntó Ultor, tocándole su cabeza. “No está solamente en mi memoria! Ven, que te mostraré!”- Y tomándole de una mano, le llevó a una bodega de carga y demostró el arte de blandir una espada en combate, aunque en vez de esa arma, utilizó un caño de plástico. Su cuerpo generoso, desprovisto del uniforme verde, estaba ahora cubierto sólo por un pequeño calzón y un brassiere o sostén, que la hacía aparecer muy apetecible y a la vez, peligrosa. 120

Después de quince minutos de saltos y ataques a la carrera y giros en el aire, dejó ese tubo en el suelo y preguntó:”- Te gustó? Algo así fue lo que tuve que hacer en tu película.” Ultor la abrazó y ella le puso sus brazos al cuello, diciendo:”- Tu película es pura entretención! No me hiciste caso de hacer un filme histórico!” “Para la próxima vez será! Y tú serás la estrella principal!”- Aseguró Ultor, y se besaron largamente. Gretchen movió el Flier hacia Oredloro para devolver a los hombres sintéticos arrendados y durante los minutos de espera (para la revisión), Ultor preguntó por el valor de cada una de las mujeres sintéticas que estaba arrendando. El encargado (un hombre sintético) dijo:” Todas ellas son clase AB modelo Standard (corriente). El valor asignado es de tres millones y medio de sopes por cada una, y eso incluye la revisión y puesta a punto antes de la entrega.”- Y miró a Ultor por si daba indicios de compra, pero Ultor se encogió de hombros, diciendo:” Es mucho dinero!” El Vendedor dijo: “Comparado con ejemplares de algunos de nuestros competidores, puede ser, pero en la calidad y duración está la gran diferencia! Otros modelos requieren mantención cada seis meses, los nuestros cada quince años! La resistencia a golpes y caídas es de tres veces mayor! Y para qué mencionar el software y el hardware! Con decirle a Ud. que viene directamente de nuestra casa matriz en el planeta Marte de la Brana Uno!” Ultor comprendía todo aquello, y se dijo que al menos seguiría tomando en arriendo a Diana por un largo tiempo más: Sintética o no, era muy interesante, entretenida y una amante perfecta. Ya de regreso en su oficina, Gretchen le dijo:” El Editor Vernales debe ser vigilado! Le he visto ausentarse del trabajo por numerosas veces!” “Ah, qué lástima! Le llamaré de inmediato!”- Dijo Ultor, y usando el aparato holográfico prontamente tenía ante sí la silueta de Vernales el Editor. “Sí, dígame?”- Preguntó éste, con una cámara en la mano. “Le llamaba para preguntarle cómo va la edición de mi película!”- Dijo Ultor. “Muy bien! He sacado fuera algunas escenas y puesto otras mejoradas en el sistema de clonación animada: no se preocupe. Terminaré la película a tiempo. Si no me hallan acá, es porque estoy laborando en exteriores: hay panorámicas al oeste de Rixiaberg muy parecidos a los que Ud. vio en el continente Zvei.”- Aclaró Vernales. Ultor ya no tenía más que decirle y menos aclarar el asunto de las ausencias- podía dar con todo en la autoestima de Vernales y hacer que éste se desquitara haciendo un mal trabajo. 122 Cuando se terminó la conexión con Vernales, Gretchen sonrió socarronamente y dijo:” Le creíste todo, verdad?” “No tengo por qué no hacerlo! El tipo estaba en su puesto y con una cámara en la mano! Todo lo que dijo me pareció plausible, o a tí no?”- Replicó Ultor. “A ti te podrá engañar, pero no a mí, que tengo tres aparatos espías en su estudio! El hombre trabajó rudo una semana y de ahí ha estado ganduleando por bares y restaurantes.”- Dijo Gretchen. “Le daré esos días de plazo que pidió, y nada más.”- Aseveró Ultor, pensando que a sus sesenta y ocho años no se le podía pedir mucho al Editor. “Está bien! Esperaremos a que realmente haga bien su trabajo: faltan sólo diez días.”- Comentó Gretchen, y Ultor vio entrar a Diana a la oficina con una bandeja: le traía café nativo y un trozo de torta. “Ya basta de tratar de negocios! Ahora a que disfrutes de esta torta!”- Dijo Diana, poniendo sobre el cristal del escritorio esa bandeja. “Gracias! Hablábamos de Vernales, quien parece no darse mucha prisa.”- Dijo Ultor.

“Ah, tú sabes o deberías saber, cómo son los artistas! Si les exiges horarios, se taíman y no hacen nada! “- Arguyó Diana. Gretchen salió de allí sin decir más; por su parte estaba contenta de que Ultor se sintiera feliz. Ahora trabajaba en el filme por los mismos motivos y por supuesto que siendo Sintética, podía trabajar sin parar día y noche por igual. 123 Halló a Clara en la Sala de Máquinas y le dijo:”- Iré a ver cómo va esa película! Ultor le creyó al editor Ramón Vernales , pero yo sé que el tipo no está trabajando como se debe en la película Iré a ver lo que hace ahora mismo.” “Irás sola?” “Contigo. Estos motores se cuidarán solos; no iremos a ninguna parte mientras esa película no se termine.”- Avisó Gretchen y por radio llamó a las demás mujeres sintéticas que llegaron prontamente ante ella. Allí estaban Esmeralda, Leonela, Dorotea, Camila y por supuesto, Clara y Menma. “Iré fuera del Flier en misión especial. Uds. Se quedan acá, protegen la nave y si hay que elevarse en ella, me avisan por radio.”- Dijo Gretchen. “Don Ultor estará bien protegido. No permitiremos la entrada a nadie.”- Comentó Dorotea, quien era una mujer alta y de gestos decididos. “Así sea. Y ahora, Clara, es hora de irse.”- Avisó Gretchen y llevando un bolso cada una, salieron de la nave. Diana dijo a Ultor:”- Gretchen y Clara salen del Flier: irán a espiar a Vernales. Quieren saber si realmente está trabajando y si tiene algo avanzado.” Ultor enrojeció de ira: Gretchen se estaba tomando demasiadas atribuciones y, por otra parte, ir a ver era algo que le tocaba a él. “Increíble! Le preguntaré, a su regreso, cómo le fue. No quiero que piense que puede pasar por sobre mí.”- Dijo Ultor, abrazándola y Diana le susurró al oído:”- Espero que esa nueva película te de mucho dinero, para que me compres.” “Lo dará, querida! “- Dijo Ultor, sonriendo. Pero por supuesto, no estaba seguro de ello… 124 Gretchen sabía muy bien adonde estaba el laboratorio y taller del Editor Ramón Vernales, y por ello se dirigió raudamente a ese edificio; habían tres entradas: dos de ellas eran portones metálicos y la tercera era para sólo personas. Fue por esa puerta que entraron, tras hallar el código de seguridad- cosa fácil para ellas, que con un par de cables y el decodificador que trajeron desde el Flier. Un corredor corto daba acceso al taller, en que se veían variados proyectore y una larga mesa de edición, con pantallas y otros aparatos. “Veamos qué hay en esos aparatos!2- Pidió Gretchen, y en media hora dilucidaron la incógnita. “Es un timador! Casi no ha hecho nada útil! Ha ensamblado torpemente las imágenes- le falta muchísimo trecho por recorrer!”- Expresó Gretchen, al llegar al final de la revisión de imágenes. “Qué harás? Llamar a Ultor?”- Preguntó Clara, aún sorprendida del actuar del Editor. “Claro que no! Sé que teme la reacción de Vernales!” “Y cuál será esa reacción?”- Enarcó sus cejas la bella Clara. “No hacer el trabajo! Bien, sacaremos copia de todo y trabajaré yo en esto.”- Afirmó Gretchen, comenzando a usar un aparato que había traído, mientras Clara revisaba hasta el último rincón, para memorizar lo que después fuera necesario. Salieron como habían entrado, sin problemas, y Gretchen dijo:” Este Señor de seguro que ya no vuelve por acá! Es un dejado.” Al entrar al Flier, Ultor fue informado y Gretchen se presentó ante él, diciendo:” Fui al laboratorio de Ramón Vernales! El tipo no tiene nada hecho!”

“Qué horror!”- Se lamentó Ultor. “Pero me traje copia de todo lo que le entregamos! Haré una o dos versiones, y si él entrega la suya, pues tendremos tres versione y no se habrá perdido nada!” “Correcto! Pero qué contratiempo!”-. Comentó Ultor, mirando a Clara, Gretchen y Diana, que le acompañaba de antes. “Si no lo entrega con la calidad convenida, le haremos un juicio legal! No se saldrá con la suya!”Dijo Gretchen. “Cálmate! Te puede hacer mal.”- Dijo Ultor, que no estaba tan alterado. “Está bien! Iré a comenzar mi edición! Me ayudaré con Clara.”- Afirmó Gretchen, retirándose de la oficina. Clara dijo:”- Verdaderamente dudo de que ese Editor logre sacar algo bueno de lo que le ví en su laboratorio.” Y siguió a Gretchen. Ultor se abrió de brazos, diciendo: “ Es alguien verdaderamente preocupado del filme! Y ya he visto que es una buena editora de películas!” “Entonces no tendrás problemas, amor!”- Dijo Diana, apretando su cabeza en el pecho generoso de Ultor. Éste salió a distraerse con ella, y se le pasó la angustia cenando en un Restaurante de lujo, con ella conversando amablemente. “Rixiaberg es tan diferente a otras ciudades! Aquí se respira más alegría y libertad!”- Comentó Diana. 126 Ultor asintió; no dudaba de que Diana sabría el por qué: la ciudad había sido fundada y poblada por humanos de la Tierra, que hasta habían combatido al rey de Knapp, pero a la postre se habían integrado al reino pero nunca del todo. De pronto, alguien en un rincón del comedor dio un grito; era una mujer, que se trataba de separar de la mano de un hombre; los ojos de esa joven recorrieron las mesas a fin de hallar apoyo. Y Ultor reaccionó, corriendo hacia allá y separándola del hombre; éste se veía alto, fuerte y decidido y dijo:” No te metas en lo que no te importa!”- Y le dio un golpe de puño hacia el pecho, pero Ultor se retiró un tanto y el impacto fue menor. Diana golpeó al hombre con una silla, lanzándole al suelo; como éste se parara rápidamente, ella le dio una patada de costado, lanzándolo nuevamente al suelo. En ese momento Ultor ya había reaccionado y le dio al hombre un golpe en la cabeza, que le partió la cara- todos vieron que debajo de la tez pálida ahora aparecían las verdes escamas de un saurópodos! Era el pandemónium: todos gritaban y las mujeres lo hacían con histeria. El hombre se tocó el rostro y al palpar las escamas, se cubrió ese lado con la palma de su mano, y corrió fuera del Restaurante, empujando a varios mozos que miraban atónitos la escena. Ultor se ocupaba ahora de esa joven salvada del saurio, y ésta entre sollozos, pidió salir de allí. “Por favor, sáqueme de aquí! Él es muy poderoso y la policía me devolverá a sus manos!”- Dijo esa joven. “Saquémosla de aquí!”- Pidió Ultor la ayuda de la bella Diana, quien se puso al otro costado, dejando a la joven en el medio, y así abandonaron el lugar sin que nadie se interpusiera. Ya en la calle, se alejaron usando la acera rodante. “Gracias! Ahora me siento más segura! Pueden dejarme hasta aquí.”- Pidió ella. Ultor sacudió su cabeza, diciendo:”- Aún no has llegado a tu casa! Te acompañaremos!” La joven le miró indecisa, porque no quería involucrar a sus salvadores en sus problemas, pero pensó que quizás así le pagaría el favor al hombre- y aceptó. Dio una nueva mirada a Diana, y comprendió que debía ser una persona sintética: alta, esbelta, de un cutis liso cual de loza, ojos maravillosos.. un conjunto de propiedades difíciles de ver en una sola persona- y sobre todo,

acompañando a un hombre ya viejo. Observó a Ultor: se veía de estatura media, gordo y panzón… su rostro lucía de unos cincuenta y cinco años, pero la joven habría asegurado que tenía el doble de esa edad- la medicina ya lograba esos éxitos contra la vejez, siempre y cuando la persona interesada tuviera mucho dinero para pagar el programa… “Cómo te llamas?”- Preguntó Ultor. 128 “Glómula.”- Dijo ella, agregando:” Y Uds.?” Diana replicó:”- Yo soy Diana y él es mi amor: Ultor el cineasta. Has oído hablar de él? Es un gran productor. Hizo esa película famosa, “Traición en Draco”, recuerdas?” Glómula le miró estupefacta y dijo.” Pero claro! Ya me parecía conocido su rostro! Esa película la he visto una docena de veces… ya que conocí a ese hombre que luego me di cuenta que era un Draconiano!” “Y cómo no le denunciaste como a un impostor? En el reino Knapp aún no se tiene nada en contra de los Dracos, pero se les exige se muestren tal cual son! Y tu amigo obviamente que no quería mostrarse tal cual es!”- Aseveró Diana. Glómula saltó fuera de la acera rodante, indicando a un edificio: “Vivo allí, con mi madre!” Diana se habría marchado de inmediato, pero notó a Ultor muy interesado en conocer más de la chica y su tema, por lo que dijo.” Pasemos, querido! Aun no es muy tarde para regresar a nuestro hogar!” Ultor entró al apartamento, notando que los muebles eran pocos y de menor valor. La madre de Glómula ya tenía sus años pero al revés de él, no se había hecho ningún tratamiento rejuvenecedor y se notaba que en cualquier día perdería su vida. “Buenas noches! Son amigos de mi hija?”- Preguntó la dama, exponiendo lo obvio. Glómula dijo:” Sí, madre! Les traje a tomar el té (nativo) y para conversar de cine.” “Ah, esta niña! Tiene todo el día para conversar, pero espera la noche para hacerlo! Pasen al comedor: les prepararé algo.” Glómula los ubicó en la mesa de seis sillas y dijo:” Madre gusta de esperarme en pie y se empeña en darme alguna bebida caliente!” “Ah, muchas madres se comportan así!”- Comentó Diana, revisando estadísticas de comportamiento en su base de datos…. “Sí. Permiso, la irá a ayudar.” Dijo Glómula y caminó hacia la cocina. Ultor estiró sus piernas, diciendo:” Quién lo iba a pensar? Hallar Draconianos en nuestro camino! Su reino está muy lejos: en la Brana Uno.” “Ciertamente algo les atrae de aquí.”- Dijo Diana, agregando en voz más baja.: “ Y no s´pe qué le vio a esta joven, que la quería retener!” Volvió Glómula de la cocina con pastelillos y su madre con una bandeja en que ya humeaban varias tazas pequeñas conteniendo té. Como de costumbre, Diana no probó bocado y así Glómula confirmó su teoría de que era una persona sintética, aunque su madre, que no comprendía de esas sutilezas, decía:”- Ah, pero cómo no va a probar los pastelillos! O está cuidando la figura y sigue alguna dieta?” 130 Ultor le salió al camino, diciendo:” Déjela Ud., Señora! Ella está convaleciente de una afección al estómago y sólo debe comer alimentos muy especiales!” “Ah, claro!”- Dijo la anciana, y se retiró a su dormitorio. “No le haga caso a mi madre! Ella gusta de ver comer a todo el que entra a esta casa!”- Dijo Glómula, probando el té. “Y trajo a ese hombre acá, también?”- Preguntó Ultor, comiéndose un pastelillo.

“No, por favor! Si le había conocido hacía poco tiempo en la oficina! Era un cliente, y me invitó a cenar un par de veces… me gustaba por lo caballero.”- Opinó Glómula. “Pst! Vaya caballero que hallaste! Te tenía del brazo sin dejarte ir!”- Le reprochó Diana, quien todavía no sabía qué buscaba Ultor quedándose allí. “Sí. A veces uno ve caras y no ve corazones.”- Dijo Glómula. “Bien! Le dejaremos nuestra dirección por mientras estamos en Rixiaberg. Tengo un Flier en el que estamos viajando. Espero pueda visitarnos antes de que nos vayamos.”- Invitó Ultor, y ella recibió la tarjeta, diciendo:” Estaré encantada de irles a ver.” Se retiraron de allí y Diana dijo:”- Es bastante confiada! Es de esperar que no vuelva a aceptar invitaciones de desconocidos!” “Eso!”- Sonrió Ultor- por un momento había pensado en tener un romance con esa chica, pero luego se había dado cuenta de lo difícil que sería hacerlo, por aquello de la diferencia de edades… Gretchen escuchó los comentarios y dijo:” Hay muchos peligros acechando en los más aparentes tranquilos lugares. Para la siguiente vez, te harás acompañar por dos asistentes: Clara y Esmeralda.” “Buena idea! Los Dracos son muy fuertes y peligrosos, pero no sé cómo han logrado adoptar una estatura de ser humano.” Dijo Ultor, ya que los Dracos miden un promedio de cuatro metros de alto. “La ingeniería genética ha avanzado mucho en los últimos años y ellos no tienen restricciones morales- su rey- no está interesado en restringir a la ciencia en ningún aspecto.”- Dijo Gretchen, quien estaba al día en noticias del Reino Draco. Ultor se fue a dormir, con Diana de acompañante, y Gretchen se mantuvo en la Sala de mandos. Dos días después, le dijo a Ultor:”- He terminado la primera edición de lo filmado en el continente Zvei. Puedo decir que ha sido un trabajo agotador que ha valido la pena.” “Ah, y luego dicen que Uds. no se agotan ni se cansan!”- Comentó Ultor, que a esa hora tomaba su desayuno en el comedor. “Es un decir, por supuesto! El uso de nuestro cerebro positrónico produce calor, que hay que disipar usando energía. A eso me refería al decir agotador; pero lo importante ahora es que tú veas el filme y me digas qué cambios te gustaría hacerle!”- Afirmó ella. 132 Ultor se sentó ante un aparato holográfico a ver el filme. Mientras lo hacía, llegó la Srta. Glómula al Flier, y la atendió Gretchen. “Pasa, y espera en una salita. Le iré a buscar.”- Dijo Gretchen, y así Glómula se sentó en un diván cerca del corredor principal. Gretchen pidió a Clara: “No la dejes salir hasta que Ultor la vea; cierra la esclusa.” “Es decir, deberá esperar a que él vea la película?”- Interrogó Clara. “Así es. Esta mujer de seguro le trae un problema que resolver y si le interrumpo ahora, ya no verá el filme como es, sino que como recuerdo de un recuerdo. Es muy importante para todos que permanezca tranquilo viendo la holografía.”- Dijo Gretchen, yéndose a reunir con Gretchen y Diana, que juntos veían el desarrollo de la película. Varias veces Ultor exclamó asombrado ante las escenas, en otras se le vio emocionarse y en no pocas se rió de buena gana. Al finalizar la película, aplaudió y dijo a Gretchen:” Debo felicitarte enormemente! Has hecho un trabajo excelente! Estoy seguro que esta película, tal como está, hallará eco en las multitudes y terminaremos ganando sacos de dinero.” “Y podrías comprarme.”- Se rió Diana, quien deseaba seguir en el Flier lo más posible. “Tienes visita: la Srta. Glómula.”- Avisó Gretchen: habían pasado ya dos horas de su llegada. “Ah, qué bien! Nos viene a visitar.”- Dijo Ultor, alegrándose visiblemente. 133

“No tan así, es lo que temo. Habla de tener un problema urgente, y no me cabe duda de que tratará de endilgártelo a ti.” – Afirmó Gretchen. “Ah, no! Mi Ultor no está de solucionador de problemas ajenos, verdad, amor?”- Dijo Diana, quien por supuesto temía que la mujer se transformara en su rival de amores… “Iré a verla.”- Dijo Ultor, y cuando entró en la salita indicada por Gretchen, la vio llorando. “Qué te pasa, Glómula? A qué viene tu gran pena?”- Dijo él, acercándose; notó que vestía un traje color amarillo claro, zapatos del mismo color y tenía un bolso oscuro en sus rodillas. “Oh, he esperado tanto aquí, y mi madre está secuestrada!”- Se quejó ella, con lágrimas corriendo por sus mejillas. Ultor miró a Gretchen, enarcando una ceja. “Llegó hace dos horas, querido. La hice esperar aquí para mayor comodidad! Tú estabas muy ocupado!”- Aclaró Gretchen. “Y cómo sucedió eso?”- Preguntó Ultor a la bella joven. “Salí a comprar y al volver hallé la puerta de calle abierta y todo lo nuestro esparcido por el suelo y mi madre estaba ausente… y dejaron este mensaje clavado con un cuchillo en la mesa del comedor.”- Aclaró Glómula, pasándole un papel a Ultor. Éste decía así: “ Glómula: no hables sobre lo que viste en ese Restaurante o no verás nunca más a tu madre.” 134 Ultor comprendió que el mensaje no hablaba de devolverla. “Temo que nunca más la volveré a ver!”- Y lloraba la atribulada mujer. “Diste cuenta a la policía?”- Preguntó Ultor. “No! Temo que si lo hago, ya nunca más volveré a ver a mi madre. Adónde se la habrán llevado, Ultor? Y todo es por mi culpa!” “No, qué va a ser tu culpa! A cualquiera le puede suceder!”- Ultor minimizó lo ocurrido, agregando:”- Tú no debes salir de acá! Iré con Gretchen a revisar tus piezas- probablemente hallaremos alguna pista que nos ayude a ubicarles!” “Te estaría muy agradecido de ello, pero crees que sea posible?”- Preguntó Glómula con voz vacilante. “Es muy posible. Quédate aquí.”- Pidió Ultor y salió del Flier con Gretchen, Clara y Diana. “Ya volverán! Tú cálmate un poco… quieres dormir por mientras vuelven?”- Le preguntó Esmeralda a la natural. “Quizás recostarme un rato, por mientras regresan!”- Pidió Glómula, y así fue llevada a una cabina con cama de gravedad cero, en donde quedó flotando. Diana la miró sonriente- Glómula era una mujer débil y llorona… no se podía comparar con ella. Ultor, mientras tanto, viajaba en un Flier taxi hacia la torre de departamentos de Glómula, con Gretchen diciendo:”- No sabemos si estaban siguiendo a Glómula y no sabemos si están vigilando su casa, ni sabemos qué quieren hacer los Dracos infiltrados en Rixiaberg.” “No somos el gobierno! Ellos tienen el deber de resguardar la tranquilidad y seguridad del Reino. Nosotros sólo trataremos de recuperar a una anciana para devolvérsela a su hija; nada más espero de nosotros.”- Afirmó Ultor. Ya en el departamento, Gretchen y Diana usaron sus privilegiadas vistas para ver lo que ningún ojo humano podía ver: huellas de calor en muebles y puertas; Clara se quedó de guardia fuera del apartamento, con una pistola LASER bajo un manto, lista para defender a los que estaban dentro. “Huellas de calor humano- por todos lados. Si eran Dracos los que hicieron este destrozo, sus pieles de carne los ocultan de ser captados.” Dijo Gretchen a Ultor. “Entonces? Nada para saber de la dama y sus captores?”- Preguntó él, y en ese momento escucharon el sonido de rasgar el aire que producía el LASER al ser disparado- Gretchen sacó su pistola y salió al corredor justo para ver caer a Clara al suelo, ´pero también a otras dos personas

que caían , a seis pasos de ella, empuñando armas que aparentemente habían dado con ella en el suelo… Una humareda negra salía del pecho de Clara, pero líquidos verdes salían de los pechos de esos dos “hombres” caídos en el corredor, y un rostro de mujer miró lo sucedido, y prontamente se devolvió a su apartamento, cerrando la puerta. Gretchen entró a Clara al apartamento y luego arrojó agua en el agujero que lucía ahora en su pecho: no se movía. 136 Ultor y Diana también arrastraron a los dos Dracos disfrazados al apartamento y dentro de él fueron examinados completamente. “Estas armas son del reino de Draco! No se parecen en nada a nuestras armas, pero su resultado es similar!”- Acotó Ultor, quedándose con los dos tubos negros. “En sus ropas no llevan objeto alguno.”- Dijo Gretchen, tras revisarles todo. Ultor fue a la cocina y usando un gran cuchillo, cortó lonjas de piel de la cara de uno de ellos y tirando con fuerza, despellejó toda esa cabeza. “La fea cara del saurio inteligente!”- Dijo, tras terminar su labor. Gretchen comenzó a pelar el otro rostro, cuando sintieron golpes en la puerta. “Abran en nombre de la Ley!”- Dijo alguien, allá afuera. Ultor autorizó abrir la puerta, y entonces entró un policía, vestido de verde, con su pistola de servicio en la mano. “Que alguien me explique qué está pasando aquí!”- Dijo, al ver los tres cuerpos tirados en el suelo. “Vea, oficial! Hay dos Dracos que dañaron a mi persona artificial sólo por el hecho de estar resguardándome!”- Dijo Ultor, apuntando a las feas cabezas de los saurios inteligentes. “Saurios! Quién les sacó la careta?”“Nosotros! Como ve, es carne! Algún sistema muy avanzado de bioquímica orgánica, supongo. Como sabe Ud., deberían presentarse como lo que son. Nadie les ha prohibido venir, pero esto me parece una conspiración.” 137 El policía no dejaba de apuntarles con su pistola LASER, pero parecía dudar. Luego dijo:”- Entiendo. Es notorio que estos Saurios inteligentes se disfrazaron de gente para perpetrar alguna acción maligna.” “Así es, oficial! Somos testigos de que aquí no se ha matado más que en legítima defensa de la nación.”- Apuntó Gretchen. El policía suspiró, diciendo:” Váyanse de aquí! He llamado por refuerzos policiales y no veo el motivo de involucrarles más en esto.” “Gracias, oficial.”. Dijo Ultor, y vio cómo Gretchen y Diana portaban a Clara- o lo que quedaba de ella, fuera del apartamento y hacia la azotea- allí habían taxi Flier y Ultor les dijo: “Llévensela a nuestro navío. Yo estaré acá- quiero ver qué hace el policía con esos cuerpos.” “Volveré.”- Dijo Gretchen, mientras el taxi Flier se elevaba en el aire. Ultor bajó en el ascensor y miró desde una esquina del corredor al departamento de Glómula- la puerta aún estaba abierta y no se veía mucho desde allí. Se aproximó lentamente y miró dentrolos dos cuerpos estaban cubiertos por ropa de cama y del policía no se veía gran cosa, pero un golpe de algo cayendo le dijo que aún estaba allí presente. Se devolvió a esa esquina, y vio llegar, por el ascensor, a cuatro hombres de civil, que entraron de prisa al departamento y cerraron la puerta. Ultor miraba a ese lugar muy intrigado- si un policía llama para que le envíen refuerzos, qué significaba la llegada de gente de civil? Simple y claro: el policía no era un policía de verdad! 138

Quince minutos más tarde, uno de los hombres salió y después de mirar hacia ambos lados del pasillo y no viendo a nadie, hizo una señal a los otros dos, que salieron cargando dos bultos, tomaron el ascensor y se fueron. En ese momento llegó Gretchen. “Se lo llevan en el ascensor y no son policías”- Le dijo Ultor. Gretchen comprendió de qué se trataba y avisó que le trataría de seguir, lanzándose por las escaleras. Ultor tuvo que esperar por el siguiente ascensor y éste se detuvo varias veces antes de llegar a la planta baja, pues otras personas también lo estaban ocupando. Salió del edificio y no vio ni a Gretchen ni al misterioso grupo, y coligió que de algún modo, Gretchen se las había arreglado para seguirles. No esperó a más, y se devolvió al Flier plateado, usando las vías movibles. Allí halló a Diana trabajando sobre el cuerpo de Clara. “Y, cómo está?”- Preguntó Ultor. “No responde. Lástima, porque el tiro fundió su centro de memoria. Traté de repararla con algunas partes sueltas que vienen con nuestro equipo, pero esto es un grave daño. Sólo en la fábrica podrían repararla, aunque por supuesto no será otra vez Clara.”- Dijo Diana. Ultor levantó sus brazos y dijo:” El fin de una compañera! Avisa a la Compañía para que vengan a retirarla y por supuesto, no la queremos de vuelta.” “Perfecto. Gretchen se comunicó con nosotros por radio y está tomando conocimiento de la dirección en que los Dracos se han llevado a esos muertos suyos.”- Informó Diana. “Díganle que se cuide- no vaya a ser que siga a Clara en su trayecto.”- Pidió Ultor. Media hora después, Gretchen llegaba a la nave, saludando a Ultor:” Hola! Creo que ya podemos desenredar la madeja!” “Espero que no te hallan visto!”- Se preocupó Ultor. 140 “Me vieron! Pero no pudieron seguirme: soy muy rápida para ellos!”- Sonrió Gretchen. “Qué haremos con estos conocimientos?”- Preguntó Ultor, y en ese momento entró a la sala de mandos la joven Glómula, preguntando:”- Y ya saben quién tiene a mi madre?” “Ciertamente que sí.”- Respondió Gretchen. “Acabo de dejarles en su cubil.” “Avisaremos a la policía!”- Pidió Glómula, moviendo sus manos nerviosamente. “No nos conviene: el policía al que le entregamos los posibles raptores de tu madre, se llevó a éstos a un lugar privado! La policía está infiltrada!”- Aseveró Ultor, pero por supuesto, no estaba totalmente seguro de ello…un policía falso es muy fácil de crear, y bien podría ser que usaran uniformes para que nadie los cuestionara. “Está bien! Qué harán?”- Preguntó la joven. “Iremos allá y trataremos de averiguar adónde se halla tu madre.” – Dijo Ultor. “”Necesitamos armarnos y hacerles una visita a esos señores. Gretchen, elije a quienes irán con nosotros.” – Pidió Ultor. “Exijo que me incluyan!”- Pidió Glómula. “Perfecto: contaba con que lo pidieras… sabes usar un arma?”- Preguntó Ultor. “No sé, pero si me enseñan, creo que podré ser útil.”- Afirmó ella, cosa que no permitió Gretchen, diciendo:” Un arma LASER es muy peligrosa en manos inexpertas! Puedes cortar a tus amigos o a aparatos eléctricos que producirán mayores desastres… irás para avisarnos de peligros, nada más.” Glómula aceptó de inmediato: quería salvar a su madre más que a nadie en su vida… Gretchen maniobró el Flier y lo estacionó a trescientos metros de la construcción; este era un terreno de empresas comerciales, grandes bodegas en un bonito entorno. Casi todas con amplios patios para la carga y descarga, aunque todo le lugar ahora parecía de poco movimiento, quizás debido a los vaivenes de la economía del reino.

Gretchen y Diana corrieron acercándose a la reja, por un costado del lugar, y con cuatro tiros de LASER lograron hacer un hueco en ella, lanzándose dentro, listas para mayores acciones: Ultor tomó de una mano a Glómula y corrió tras ellas, se juntaron en un muro de la edificación. 142 Gretchen miró hacia arriba, indicando un tubo de desagüe y dijo:”- Treparé por allí y abriré alguna puerta.” Antes de que Ultor pudiera reclamar de tal acción tan arriesgada, ella ya iba avanzando a cuatro metros de altura. Diana le puso una mano en el brazo de Ultor, diciendo:” No te preocupes: estamos comunicándonos por radio! Te iremos diciendo cómo va el avance!” “No! Sube tras ella! “- Ordenó Ultor, y Diana le obedeció de inmediato, anulando la orden previa que la había dado Gretchen: proteger a Ultor. “No podríamos subir también nosotros?”- Preguntó Glómula, con muchos deseos de hacerlo. “No llegaríamos arriba tan fácilmente. Esperaremos aquí.”- Dijo Ultor, y ella le miró con desesperación, pensando en que él era viejo y por eso pensaba de esa manera. A los quince minutos llegó Diana a la carrera, diciendo:” Síganme! Podremos entrar por una ventana del sótano!” Ultor se maravilló de ello, pues esperaba entrar por alguna puerta, y la siguieron; pronto bajaban a ese lugar, ayudados por ambas mujeres sintéticas. El sótano era amplio y brillaba muy tenues algunas luces verdes; tanques llenos de algún líquido llenaban la sala. Ultor miró en ellos y vio que relucían grasientas presas de indefinibles contornos. Diana le dijo:” Con restos orgánicos.” Gretchen terminó de mirar en esos tanques, de los cuales salían tubos que llegaban al techo. “Se deshacen en estos tanques con la ayuda de bacterias y elementos químicos, y el material sube por los tubos- hallaremos el resto en el piso superior.”- Susurró ella, tomando a Ultor de la mano, pues éste parecía anclado al piso y es que ya se imaginaba el final de la madre de Glómula. 143 Subieron a través de una escalera de concreto, y en la planta baja desembocaron en un recinto en que se llenaban receptáculos de metal a través de una máquina de funcionamiento muy silencioso. “Es el alimento de los Dracos. Estos no han tenido nunca escrúpulos.”- Dijo Gretchen, y es que si bien comprendía que los seres vivos mataran para comer, no aceptaba que un ser inteligente pudiera justificase el comerse a otro ser inteligente. Hallaron a varios saurios durmiendo en esterillas estiradas en el piso, bajo una atmósfera cargada de gases similares a su atmósfera natural, y Ultor recordó de inmediato sentimientos de náuseas que ese aire le provocaba. Glómula se apretaba las narices con un pañuelo para no toser. Gretchen les guió a un pasillo y abrió una ventana, diciendo: “Así entrará un poco de aire limpio. Qué quieres hacer con ellos parecen drogados o ahítos de comida.” Duermen como los cocodrilos; lo entiendo. Matarlos en el sueño me parece inhumano, pero…”Ultor iba a decir “Porque comen humanos”, pero cambió la frase al decir: “…tampoco ellos son merecedores de consideraciones generosas.” Diana dijo: “Te contradices, ya que si eres justo, no debes buscar faltas en otros para justificar tu injusticia.” “Mátenlos a todos! No soy tonta: creo que en esos tanques hay restos humanos!”- Dijo la joven Glómula, con una extraña voz ronca. 144 Ultor le pasó su pistola LASER, diciendo:” Date el gusto, pues tú tienes un gran motivo!” Glómula entró a la anterior sala y Ultor vio brillar los fogonazos que daba el arma, y el posterior olor acre de la carne chamuscada llegó a sus narices. Gretchen la ayudó en la tarea, fijándose bien

en cercenar cabezas y partir cráneos, pues bien sabía que heridas menores eran dables de curar por la avanzada ciencia médica de los Dracos. Diana le dijo a Ultor:”- Hay tesoros en el edificio; algo que quieras llevarte? Porque más tarde esto será nuevamente un nido de Dracos!” “Mi gran tesoro ha sido mi venganza!”- Exclamó Glómula, entregando el arma a Ultor; el que la recibió de inmediato, notando que la pistola se había recalentado. Diana revisó someramente ese primer piso; Gretchen el resto; volvieron con algunos objetos de valor, que pusieron frente a Ultor. Este se agachó para tomar o coger una cámara de extraño aspecto, cuando un rayo LASER pasó por donde segundos antes había estado su cabeza. “Cuidado!”- Dijo Diana, girando hacia donde había venido el disparo- vio a un hombre agazapado cerca de la entrada a los ascensores, y le disparó, pero el tal se escabulló, poniéndolo en marcha. “Mejor nos vamos de aquí!”- Opinó Ultor, pero Gretchen dijo:”- Hay que destruir esos obscenos ya que tienen cuerpos humanos dentro!” Pero la llegada de un furgón con más personas al edificio les hizo correr hacia la abertura y así llegaron al Flier. “Hay que partir de inmediato!”- Opinó Ultor, y Gretchen alejó el Flier de inmediato, confundiéndolo con otros muchos en un estacionamiento público. “Aquí no nos pueden ubicar.”- Aseguró Diana, tras establecer posibilidades matemáticas. Ultor se sentía cansado y dijo.” Estaré en mi oficina.” Pero se dirigió a su cabina, en donde pronto flotaba, profundamente dormido. Glómula se quedó en el comedor, conversando con Gretchen, la cual decía:” Tu madre probablemente fue inmolada por esa raza de seres, pero tú debes mantener la cabeza fría.” “Es fácil decirlo estando fuera del problema.” Comentó Glómula, moviendo su cabeza. “Pero puedo comprender cómo te sientes. Hay suficientes ejemplos en mi base de datos . Un alivio sería para ti vengarte aún más?”- Preguntó Gretchen. “Rompiendo esos estanques! Esa es una aberración y debe ser destruida!”- Pidió Glómula. • “Lo será! He enviado aviso a la Policía y al gobierno de Rixiaberg: espero que no todos estén infiltrados o comprados por los Draconianos!”- Afirmó Gretchen- una sensación de alivio llegó hasta Glómula. Estaba segura ahora de que esos estanques serían vaciados de su macabro contenido y sus hechores castigados. Gretchen la dejó descansando en un camarote, flotando en una cama anti gravedad: para ella era una novedad a la cual aún no se habituaba- su valor era alto y en su casa no las había habido pero su mente estaba ocupada, tratando de mitigar, en lo posible, el dolor de haber perdido a su madre. “Duermen. Han tenido un día muy emocionante.”- Comentó Gretchen a las ayudantes sentadas en la larga mesa del comedor. 146 Allí estaban Diana, Esmeralda, Leonela, Dorotea, Camila, Menma… el asiento que ocupara Clara a la mesa estaba desocupado. “Nuestro Señor descansa. Hemos hecho feliz a su corazón. Ahora exigiré al Editor la entrega de su trabajo. Y si es inferior al mío, no se le pagará un solo Sope.”- Dijo Gretchen, segura de poder convencer a Ultor de ello. Diana no lo creyó así, y dijo:” No lo hará! Es apegado a su palabra y pagará.” Gretchen lo reconsideró y por tanto, al siguiente amanecer ya estaba haciendo sonar el llamador de la puerta del editor Vernales. Cuando abrieron la puerta, se vio a un joven de cabellos ensortijados diciendo:”- Sí, quién toca a esta temprana hora?” “De parte de Don Ultor! Vengo por el filme que tu patrón debe entregar ya.”- Aseguró Gretchen.

“Se lo diré.”- Dijo ese hombre, e iba a cerrar la puerta, pero Diana se lo impidió, sujetándola- el hombre, al no poder ganar en fuerza, dio un puntapié pero Gretchen le tomó el tobillo y le botó al suelo. Increíblemente, tratándose de un hombre, éste se puso a gritar alocadamente- el editor bajó corriendo las escaleras, mal vestido con una bata, y le atendió con muestras de cariño, arrojando miradas de odio a las dos mujeres sintéticas y terminó diciendo. “Uds. dos son las culpables de este ataque! Salgan de aquí de inmediato, o llamaré a la Policía!” Gretchen dijo a Diana: Cuida de que ninguno salga de aquí: iré a buscar ese filme!” 147 “Aún no está terminado!”- Gritó Vernales, interponiéndose en su camino; Gretchen le dio un empellón, lanzándole contra el muro, allí quedó el Editor, sobándose un hombro. Gretchen revisó el taller de Vernales, pero hallando una caja fuerte, debió volver a buscarle, diciendo: “Sube y abre esa caja fuerte! Dame la película de Ultor!” Vernales se rio, pero en su rostro no había un átomo de humor, sino que irradiaba el odio. “No te daré nada, mecanismo inútil!”_ Dijo, escupiendo en su dirección. Gretchen le dobló un brazo hacia atrás, amenazando. Si no me das esas píldoras de memoria, quedarás inválido para el resto de tu vida!” Desde el suelo (pues aún no se ponía en pié) el joven dijo:” Ramón: no te puede hacer daño! Recuerda la ley robótica!” Y ésta decía que ninguna entidad artificial podía causarle dolor a un ser humano. “AH! Pero yo no estoy obligada a esa ley tan antigua! Quieres averiguarlo? “- Preguntó Gretchen, torciendo aún más esa extremidad. Bufaba Vernales bajo la presión… pero estaba seguro de que le soltarían! Gretchen presionó otro tanto, y el brazo crujió, rompiéndose. Vernales dio un grito de dolor, secundado por ese joven… “Ves? Y ahora le quebraré otro brazo a tu protector!”- Avisó Gretchen, cogiendo efectivamente el otro brazo al Editor, quien ahora babeaba de dolor… el joven trató de sorprender a Gretchen con otra patada desde el suelo, pero _diana le golpeó en la cabeza, aturdiéndole. “Asesinas! Le han matado! Les daré lo que piden, pero váyanse de aquí!”- Pidió Vernales, con acento adolorido. 148 Gretchen tomó el trabajo (no finalizado) del Editor Vernales y toda otra filmación relacionada con lo filmado por Kalber; descubrió algunos intentos de hacer pequeños documentales usando filmación de esa película y las requisó por igual. El joven y el Editor ahora estaban sentados en el laboratorio, mascullando venganzas entre los ocasionales alaridos de dolor de Vernales; y Gretchen les dijo, antes de irse: “cuidado! Si hablan de lo sucedido aquí, volveré a terminar de quebrarles todos sus huesos!” “Y mi paga?”- Exigió Vernales. “Tu labor no está terminada!”- Exclamó Diana. “Porque Uds. se la llevan! Puedo terminarla… en unas semanas más!!- Dijo Ramón Vernales. Gretchen se le acercó, diciendo:”- Se te acabó tu tiempo hace ya veintiún días! Y no cumpliste! Ahora, recuérdalo!”- Y se fue, seguida de Diana. Ramón Vernales fue hasta su aparato de comunicaciones y llamó a la Policía. “Aló? Tengo que denunciar un asalto! Me quebraron un brazo y se llevaron documentos y todos mis ahorros!”- Dijo Vernales, agregando su dirección y datos que se le pidieron… pensaba vengarse de Gretchen, hundir la reputación de Ultor y a la vez cobrar tanto dinero que le dejaría de limosnero en la calle, pues iba a pedir todo lo que más pudiera en reparaciones.

Gretchen no lo iba a permitir: no había dejado más huellas que un brazo quebrado… y dijo a Ultor, esa misma mañana:”- Iremos a vender tu filme adonde nos paguen mejor: Aurea II.” 149 “Ay, pero yo no quiero ir a Aurea 2! “- Exclamó Glómula, quien también estaba presente. “Ves? Quizás sea mejor quedarse acá y esperar un tiempo- insistiendo, creo que los distribuidores acortarán su placo de recepción.”- Opinó Ultor. Gretchen no dijo nada más- pero movió de lugar al Flier, para no ser detectados fácilmente- ahora estaban en un Estacionamiento de ínfima categoría (un patio de piedras sin alumbrado) y allí dijo a Glómula:”- Quisieras oírme de irte algo, muchacha? Es para tu propia conveniencia.” Glómula le sonrió, pensando en algún premio o regalo, y en una cabina desocupada, se sentaron a conversar. • Te acompañamos a rescatar a tu madre, y aunque no la llegamos a individualizar, sí la vengamos de sus captores: aparte de los que diste muerte, la Policía allanó ese lugar y recuperó esos restos, los que esperan ser cremados.”- Recordó Ultor. “Ser cremados? Quizás dando mi muestra de ADN pueda mi madre ser encontrada! Ayúdame una vez más: haré lo que me pidas a cambio!”- Avisó Glómula. “Está bien! Le diré a mis Asistentes que lo hagan! Llamaré a Gretchen.”- Afirmó Ultor, y cuando ésta llegó allí y se enteró de lo que deseaba Ultor, dijo: “Haré las pruebas del ADN comunicándome con la Policía- lo cual no deja de tener sus riesgos.” “Me harás tú el examen?”- Preguntó Glómula. 150 “Por cierto que no! Ellos no confían en nadie. Pero te acompañaré en todos los pasos del camino y tú me vas a hacer un servicio.”- Sonrió Gretchen, llevándosela de enfrente de Ultor. “Y en qué consistirá tal cosa? Dímelo, porque ya me has puesto nerviosa.”- Dijo Glómula. “Deberás aceptar los requerimientos que te haga o te pueda hacer mi Señor! Y por supuesto, el viaje de negocios a Aurea 2 está incluido – puede que, a la postre, te quede gustando.”. Y Gretchen sonrió al decirlo. A Glómula no le estaba gustando el cariz que estaba tomando el asunto, pero no se negó de inmediato, por temor a los métodos rudos que empleaba la mujer sintética, y por ello dijo:”- No sé: es tan viejo! Digo, para mí, que tengo veintidós años!” Gretchen le puso una mano sobre el cabello, diciendo persuasivamente: “Te comprendo, porque vienes saliendo del cascarón! Haz de saber que todos los hombres son muy parecidos entre sí, y la diferencia entre unos y otros es la diferencia con que a la larga te toman! El viejo partirá empeñoso y varonil, pero terminará deseándote de vez en cuando nada más. El joven te deseará por más largo tiempo, pero igualmente irá perdiendo su gran interés en ti, debido al aburrimiento de tener siempre a la misma mujer , habiendo tantas disponibles!” “Ah, entiendo! Pero dame más tiempo para decidirme!”- Pidió Glómula, pretendiendo escapar a la primera oportunidad. “Bien, tenemos ese acuerdo! En el futuro, mi amo estará muy feliz contigo, si aceptas mi ofrecimiento.”- Dijo Gretchen, no queriendo asustarla más con lo que le haría si no cooperaba con sus planes… Ultor recibió la edición de Vernales con estas palabras de la bella sintética Gretchen:” Pasé a ver a Vernales y tras discutir con él, logré que me pasara lo que tuviera listo del filme.” Ultor se asombró de ello, y preguntó:”Por qué motivo no completó su trabajo? Su nombre no podrá figurar en el reparto!” “Tuvo un accidente en uno de sus brazos, querido! Pero Gretchen te tiene una sorpresa!”- Dijo Diana, tomándole del brazo.

“Ah, sí? Ella confeccionó una edición que me dejó muy conforme.”- Agradeció Ultor a Gretchen con una sonrisa. “Pero la sorpresa es que ya estamos en viaje a Aurea 2! Allá la pasaremos muy bien… y te aseguro que nuestra luna de miel durará los tres meses del viaje. Eso, por supuesto, si así lo quieres.”- Dijo Diana y lucía tan esplendorosa con su falda corta y gran escote en su blusa, que Ultor atinó a decir:”- Tienes toda la razón, Diana! Será una linda luna de miel!” 152 Esto fue sabido por Glómula, quien dijo:” No tendré que aceptarle nada! Y , averiguaste si mi ADN etá entre los hallados en las tinajas de los saurópodos de Draconis?”- Y sus ojos brillaban de entusiasmo. “Envié tu ADN con un mensaje; aún no se recibe la respuesta! Pero si la recibes, ten muy en claro que me deberás un favor.” Aseguró Gretchen, sonriente. “No hay problema! Cualquier favor me parecerá pequeño, después de haberme salvado del que originalmente pedías de mí!”- Digo Glómula. “Ves que no era difícil lo que se te pedía? Y tú, tan aproblemada que lucías!”- Se burló Gretchen, quien no trepidaría en pedirle ESE favor de nuevo, si Ultor lo quería así. Glómula se dirigió a la esclusa, y trató de abrirla, pero el cerrojo se trabó e hizo sonar la alarma; Menma llegó allí desde Hidropónicos y al ver a Glómula mirando azorada, le dijo:” Quieres morirte? Cómo se te ocurre tratar de abrir la compuerta?” “Es que quería respirar el aire de afuera! Llevo dos días sin salir!”- Se quejó Glómula, claro es que su idea era huir de la nave antes de que Gretchen le diera el resultado y ella tuviera que acostarse con Ultor! “No puedes! Vamos viajando por el espacio! No se te ocurra abrir de nuevo la esclusa sin preguntar si puedes!”- Le reconvino Menma, y más tarde reportó a Ultor en privado, diciéndole:”Trató de abrir la esclusa! Menos mal que el sistema de seguridad funcionó! O ahora estaría contando otro cuento!” “Muerta.”- Dijo Ultor, meditando sobre el efecto que le causaba personalmente la noticia: Glómula abriendo una esclusa! Obviamente ignoraba estar en vuelo – y si no se avisaba, no era raro que una persona ahora no se diera cuenta, pues Gretchen habíase perfeccionado como piloto. Además de haberle hecho mejoras de todo tipo al Flier dimensional. Gretchen le avisó por el Intercomm : “Supiste que la joven quiso huir al espacio exterior?” “Me avisaron de ello.”- Replicó Ultor en forma lacónica: quería más información y no tener que estar dándola. “Pues bien, parece no estar a gusto. A propósito, va hacia tu oficina. Si la recibes, corta sus reclamos con esta información: el ADN suyo fue hallado en trozos humanos de la guarida Draco. Si te pregunta por el lugar específico, dile que en el Cementerio de Rixiaberg, Sitio E 13, ya reposa su madre.” “Alguien toca a la puerta, voy a cortar.”- Avisó Ultor. “Suerte!”- Se rió Gretchen… sabía que esa chica nunca había querido pagar el precio de la información que iba a recibir de manos de la misma persona a la que iba a tener que satisfacer! Ultor abrió la puerta y vio, efectivamente, a Glómula, la cual tenía las cejas fruncidas. “Puedo pasar? Hay algo que debo preguntarle.”- Dijo ella. “Claro; adelante.”- Invitó Ultor, y una vocecita le dijo: “Menos sonrisas!” Y por ello, endureció el gesto. “Nadie me preguntó si quería viajar fuera del planeta. Esto es penado por la Ley. Se llama secuestro.”- Y le miraba con ojos radiantes. “Calmada! Será un viaje de negocios- sólo tendrás que posar como artista del reparto, si llega el caso.” Comentó Ultor.

154 Ella se sentó en una de las sillas, y cruzó sus piernas, diciendo:” Ah, sí? Pero se da el caso de que yo no tengo nada que ver con su película!” Gretchen escuchaba desde la Sala de Mandos; movió su cabeza lado a lado, y dijo a Diana:”- Ah, me imaginé que Ultor podía manejar una conversación, pero escucho que es la chica natural la que lo está manejando a él! Toma el control, que iré al rescate.” “Anda tranquila.”- Se rió Diana. Gretchen pulsó el timbre de la oficina de Ultor, y aunque podía dar con la clase y abrir por sí misma, prefirió interrumpir de ese modo. Ultor le hizo una seña a Glómula y abrió la puerta. “Hola! Ah! Estás ocupado?”- preguntó, en tono casual. “Sí; es Glómula. Estábamos…”- Decía Ultor, pero Gretchen pasó por su lado, diciendo:”- Pero si es Glómula! Qué gusto! Justo también quería hablar con ella.” “Era una conversación privada. Más bien, un serio reclamo: me tienen secuestrada y eso es un delito que lleva a la cárcel! Así es que, por qué no dan media vuelta y me regresan a Rixiaberg?”Dijo Glómula con voz chillona. Gretchen esperó a que Ultor se sentara en su silla, para decir:”- Tengo noticias de tu ADN: tú querías saber si restos de tu madre se hallaban en esos contenedores?” “Por supuesto: para eso te dí mi ADN! Ya recibiste el informe de laboratorio de criminalística de Rixiaberg?”- Preguntó Glómula, perdida su pedantería de hacía veinte segundos antes. “Así es! Y los resultados son positivos! Sé que están dejando los restos separados unos de otros, a fin de realizar sepultaciones individuales.”- Avisó Gretchen. 155 “Ah, yo quiero estar allí, cuando entierren a mi madre!”- Se contentó Glómula, moviéndose en el asiento, y mostrando sus curvas naturales, que interesaron de inmediato a Ultor. “No es posible! Pero otra pregunta: tienes tú adónde enterrarla? Mausoleo familiar? O quieres cremarla y conservar sus cenizas o lanzarlas en algún lugar?”- Preguntó Gretchen, suponiendo – y bien- que no tenía tal cosa ni deseos de incinerar… “Yo… no, no hay mausoleo, tampoco quisiera incinerarla- me parece tan cruel… un cuerpo por años querido por todos y arrojarlo a las llamas…” “Bien. He aquí un trato: aún estamos al alcance radial con la civilización en Knapp. Puedes quedarnos debiendo el entierro compramos un lindo nicho para ella, y tú nos lo pagas como puedas, más adelante.”- Ofreció Gretchen. La cara de Glómula ardía de vergüenza (por no disponer de dinero suficiente) y de la emoción de ver que a su madre (al menos) podría darle un eterno descanso en un lugar digno. “Acepto! Que sea un nicho- a qué un sepulcro familiar? Ya sólo quedo yo con el apellido familiar, y a mí me dará lo mismo adónde me entierren… quizás en un osario!”- Aclaró Glómula, tragando saliva. _”Bien. Entonces me debes dos pagos: el entierro de tu madre, y las averiguaciones y comunicaciones que se han hecho. Es así?”- Preguntó Gretchen, con un leve tono agresivo. “Positivo. Es así, gracias.”- Dijo Glómula, poniéndose de pie. “Ya te vas? No vas a seguir con tu conversación con Ultor, o es muy privado? Porque si es así, yo me retiro y lo que venía a preguntar, lo haré en otro momento.”- Dijo Gretchen. Vaciló Glómula, mirando a Ultor por un par de segundos, y luego dijo:”- No! Si le estaba preguntando sobre el viaje… pero eso ahora está resuelto, no? No se puede devolver la nave de su ruta, y yo tengo una deuda que pagar- espero pagarla trabajando en lo que sea, en esta nave.” Gretchen sonrió y abrió la puerta, por donde Glómula se retiró con una triste sonrisa- después de todo, iba a trabajar para pagar el entierro de su madre, y si eso significaba un trabajo de un año, pues lo cumpliría, para salir a flote.

157 “Y qué te decía? “- Preguntó Gretchen a Ultor, quien se volvía a sentar. “Que nos devolviéramos a Rixiaberg o nos iba a acusar de secuestro.”- Dijo Ultor, enrojeciendo: se daba cuenta de que Gretchen había tomado las mesas y ahora nuevamente tenían a la situación general tomada de los cuernos. “Me imaginé que sería mucho para ti, y sabes por qué me lo imaginé? Porque ha tenido una vida de pobre, y esa categoría social ya no levanta la palma de la mano para robarle a un jubilado, sino que revienta un Cajero automático para hacerse de casa y vehículo nuevos! Saben exigir y ponerse tercos cuando hay un cómo. Pero a esta joven le he hecho ofertas que las he cumplido y que ella ahora está en obligación de pagarnos con sus servicios. Dime: te gusta cómo pareja?”- Gretchen preguntó finalmente. “Eh, sí. Claro, porque es joven y parece inteligente.”- Dijo Ultor, pensando en su relación con Diana… Gretchen calculó el derrotero que llevaba su pensamiento, y dijo:” Ah! Porque hice un trato bien amplio con ella, y eso incluía relacionarse contigo.” “En serio? Vaya! Me tomas por sorpresa! Eso sí, sería una relación mercenaria!”- Se espantó Ultor, quien aún tenía ideas románticas en su cabeza. Gretchen se le acercó, y Ultor apretó su cuerpo contra el suyo, diciendo:” Eres una mujer fantástica!” “Eso lo sé, pero te faltó decir Sintética. Según algunos científicos, nosotros no existimos como personas.”- Aclaró Gretchen, deshaciéndose del abrazo y agregando:”- La tendrás toda tuya esta misma noche! Recuerda darte un baño sónico antes!”158 Cuando cerró la puerta de esa oficina por fuera, Ultor aún se reía. Pero ella no lo hacía: se dirigió a la cabina de la joven Glómula, pero aunque tocó el llamador varias veces, nadie abrió la puerta . Preocupada, Gretchen tecleó la clave maestra y la puerta se deslizó hacia un lado en forma silenciosa. Allí no había nadie. Se comunicó radialmente con la computadora central, la que indicó la presencia de la natural en la Sala de hidropónicos. Allí estaba también Esmeralda. “Gretchen! Qué te trae por aquí?”- Dijo esta última. “Busco a Glómula. Pero allá la veo, cerca de los berros!”. Dijo Gretchen en respuesta, y se acercó a Glómula, quien en una bandeja tenía ya algunos vegetales para comer. “Ah, me gusta lo natural! Y acá hay profusión y variedad.”- Comentó la joven Glómula. “Así es! Y podría haber más, por supuesto, pero como tenemos sólo a dos mamíferos a bordo, lo que hay es suficiente y de sobra.”- Afirmó Gretchen. Glómula sonrió y caminó fuera, a la cocina. Gretchen la siguió por el pasillo, diciendo: “Vamos a ver: me tienes que pagar lo de tu madre con aceptar a Ultor de pareja, y la deuda del entierro con algunas entrevistas como actriz, al llegar a Aurea II.” Se detuvo Glómula en el pasillo, mirándola asombrada y dijo:” Pero si ser su pareja ya no estaba en el listado!” “Ahora lo está! Y no te costará un peso, ya lo verás! Te he puesto tareas fáciles de llevar: no me vas a decir ahora que nunca has tenido relaciones de pareja!”- Le espetó Gretchen. 159 Glómula echó a andar, esta vez ensimismada, y entraron a la cocina. Esta era amplia y con todos los aparatos y utensilios más modernas en el mercado, Mientras picaba la ensalada, Glómula dijo: “No sé si pueda hacerlo. Es el amor el que induce a ello, y no una deuda de dinero o favores.” Se rió Gretchen, diciendo: “ No me hagas reír, que se me puede soltar un tornillo! Puedo darte una enorme lista de mujeres famosas que fueron a la cama con hombres que fácilmente hubieran

podido ser sus abuelos! Todas pagaban por algo: poder, fama, dinero, posición social, inmuebles, objetos costosos, ropa, joyas y perfumes, estadías en cruceros, hoteles… la lista es infinita y los favores siempre se han reducido al acto con que se procrean todos los mamíferos.” Glómula echó aceite y sal sobre el plato en que tenía su picadillo de ensaladas y dijo “Cierto, he oído del mercado sexual. Pero este “mamífero” piensa y se cuestiona!” Gretchen se dijo que la mujer joven tenía un alto concepto del amor y ls relaciones sexuales, y todas las charlas que pudiera escuchar iban irremisiblemente a chocar con las rocas de sus prejuicios. Se decidió a drogarla- levemente, eso sí, pero lo suficiente para que su barrera mental se resquebrajara y cayera al suelo. “No te obligaré a hacerlo en vuestros primeros encuentros! No soy tu verdugo!”- Aclaró Gretchen, viéndola comer. “Claro.”- Dijo Glómula, y ya no quiso seguir hablando. Gretchen se fue a la Enfermería, en donde estaba Dorotea, y le dijo: Tenemos que propiciar un encuentro amoroso entre nuestra pareja de naturales. Alguna pócima del amor.” Dorotea enarcó una ceja, y preguntó:” Quién la está necesitando?” “Glómula. Parece que ha estado esperando a su príncipe azul, aunque ya no es virgen. Rechaza a Ultor por viejo y feo.” Comentó Gretchen, y Dorotea agregó:”- Ah! Creí que sería por su olor corporal, sus cabellos no siempre peinados y su dentadura… sabías que usa dos placas dentales?” Gretchen suspiró, diciendo:” Todas esas pequeñeces no son significativas para una mujer sintética, pero para esta homo sapiens Knapianos son muy importantes! Tendré que encargarme yo de dejarlo bañado, afeitado y perfumado, antes del encuentro.” Dorotea ladeó su cabeza, preguntando: “Y se dejará hacer?” 161 Gretchen chasqueó los dedos en el aire, diciendo: “ Obedecerá como una chica buena! El cebo es esa mujer- hará todo lo que le pida.” Dorotea curioseó entre las recetas y dijo: “Hay mucho adonde elegir- por supuesto, ninguna droga le hará ver a Ultor rozagante y bello, pero con algo de ayuda en el ambiente, puede que resulte algo. Lo otro es dejarla como bovino, pero no creo que a Ultor le gustara tal cosa.” “Claro que no. Ah! Y prepárame un bebestible que lo deje potente: no queremos apilar mucha leña, para que iniciado el fuego se apague con el primer soplo del viento!”- dijo Gretchen, saliendo de allí. Dorotea se sonrió, diciendo:”- Haré una pócima que provocará tal fuego que ni un Diluvio podrá extinguir!” A las veintiuna horas, Gretchen llevó casi de la mano a la joven Glómula hasta la cabina de Ultor, y éste abrió la puerta, usando un traje azul ajustado. Su panza había disminuido bastante, ya que estaba usando un corseé, y se había bañado de dos maneras diferentes; había peinado sus cabellos y lavado y perfumado sus piezas bucales. “Hola, pasen! Adelante.”- Invito él, nervioso. Dentro, se sentaron alrededor de una pequeña mesa, y Gretchen dijo:” Bombones y dulces! Licor suave o bebidas! Esto sí es un banquete exquisito! Yo no necesito comerlos, pero prueben esas deliciosas masas! La cocinara de hoy, Dorotea, hizo todo esto basándose en recetas interbránicas!” Ultor probó un chocolate y ella un caramelo rosa y marrón. 162 “Mm! Delicioso! Felicitaciones para Dorotea!”- Dijo Ultor, mirando codiciosamente a la joven Glómula, que con el vestido que traía se veía más joven y delgada que nunca. “Beban refrescos! Te prepararon el de frambuesa a ti, Ultor! Tiene algo de licor agregado.” “Yo tomaré un refresco, solamente. El licor me marea.”- Opinó Glómula, y Gretchen le sirvió un vaso de bebida- justamente como había pensado previamente, la joven mujer aparecía en escena

con todas sus defensas en alto, casi decidida a defender el castillo sin un ápice de libidinoso alcohol… Pero, si un vaso de vino le hubiera bajado en un diez por ciento sus defensas, esa bebida le dejaba un diez por ciento de defensa activa… Se retiró Gretchen de esa cabina veinte minutos después de su entrada- no quería marcar presencia ni inducir a la bella joven a creer que la “protegería” indefinidamente. Licor y refrescos ya estaban haciendo su poderoso efecto- las miradas se cruzaban, y Ultor sentía sus manos resbalosas de transpiración. Ya casi no escuchaba algunas sílabas pronunciadas en tono más bajo por la joven… Se puso de pie, diciendo: “Música!”- Y el aparato reproductor se inició de inmediato, con un fácil ritmo de baile. “Bailemos? Es para romper el hielo.”- Se excusó Ultor, tomándola de una mano. Ella estaba en peores condiciones que él: Dorotea se había imaginado ver una sacerdotisa casta, pura y virgen esperando la tortura entes que el placer del sexo… y por ello, punzaban las partes femeninas como tambores en la selva, giraban los objetos ante sí, y su cuerpo se arqueaba sin ella pedírselo… El baile empezó todo lo tirante que era de esperar, pero pronto Ultor besaba el cuello y el rostro de Glómula, acariciaba su espalda, mientras ella respiraba profundo a cada tres inspiraciones de aire.. De pronto, ella le aprieta y le comienza a besar apasionadamente, sus atributos femeninos chocaban contra el cuerpo de Ultor, quien se dio cuenta de que el horno ya estaba a punto de hornear cualquier masa de pan, hallulla, torta y panecillo que se le metiera. Volaron a la cama anti-gravitatoria y allí Ultor, despojado y despojando ropa, abrazó y acarició a la generosa Glómula quien ya quería dejar de jugar para luchar en serio. Y eso era algo que temía Ultor- nunca había sido un buen atleta en estas lides, y más bien era un mediocre amateur… con sorpresa descubrió que adonde antes lo impulsaba la brisa dando contra las velas, ahora poseía un motor de diez mil caballos de fuerza, firmes tensores y un verdadero volcán de energía que parecía brotar del aire y metérsele por todos los poros… Era algo muy raro, se decía mientras besaba. —éste obviamente no era él; y había que pensar en Gretchen para hallar la razón del cambio. Gretchen, de seguro, había hecho de las suyas en chocolates, dulces, pastillas, pastelillos, bebidas y licores… se imaginó que el delicioso fuego femenil que le calentaba los huesos ahora, también tendría su origen en alguna matriz y polvos que Dorotea sabiamente mezclaba en su laboratorio… Como fuera, el Paraíso parecía haberse filtrado hasta su cabina, y las redondeces rosadas que ahora eran suyas, le hacían el hombre más feliz del navío. Dos días duró esa luna de miel; Gretchen les visitaba para renovar bebidas, licor y manjares; la pasión del primer día prosiguió en el segundo y al tercero ya amenguaban las fuerzas pero no la intensidad. “Te amo!”. Decía Ultor, y la bella enrojecía de placer- ya no le veía cual un anciano, sino como a un noble señor, amante y solícito con ella. 165 Y se dejaba querer, compartiendo felicidades a ojos cerrados. Al cuarto día, Gretchen le pidió ayuda en la sala de hidropónicos, para plantar nuevas variedades, y en el intervalo Diana visito al reposante Ultor en su cabina. “Me dejaste por la nueva mujer!”- Reclamó Diana. “Comprende que son emociones nuevas. Cosas de la vida.” Se defendió Ultor, mirándola: si bien Glómula era bella, Diana refulgía cual una joya. “Está bien, no diré más, pero espero que me compres y nunca me devuelvas a la Compañía!”Pidió Diana. “Cuando venda mi película, te compraré a ti y a todas las que viajan conmigo! Es una promesa.”Dijo Ultor, y Diana le besó, para luego decir:”- Esperaré por tu amor!” Y se retiró poco antes de

que volviera Gretchen con Glómula- y es que se comunicaban por radio entre sí y así había sido avisada. “Glómula trabaja muy bien en Hidropónicos! Quizás quieras seguir allí por algunos días.” Ofreció Gretchen a la joven. “Claro! Me da algo que hacer… fuera de hacerle el amor a este hombre!”- Se rió Glómula, besándole. Ultor estaba feliz: había conseguido lo que más anhelaba… 166 Días después, ella le dijo:” Echo de menos mi música: usaba un instrumento de cuerdas para cantar- no tendrás por ahí algo así?” Ultor, a quien le gustaba oír música , le mostró el aparato de holografías y dijo:” Eso es todo lo que sé que hay en la nave, pero preguntaré si tenemos algún instrumento musical.” “A quién le preguntarás? A Gretchen? Porque ella parece saberlo todo!”- Comentó Glómula, con gesto sarcástico. “Bueno, es que estoy confiando en ella y es como la Capitana del Flier.”- Se excusó Ultor, y halló a Gretchen en la sala de mandos, en donde antes de decir nada, ella preguntó:” Quieres un instrumento de cuerdas?” “Cómo lo sabes?” “Soy una telépata!”- Se rió Gretchen, agregando:”- Hay un proto formador en funciones y estoy segura de que podrá hacer ese instrumento. Quieres ver los modelos que puede hacer?” “Sería bueno.” “Bien, veamos en el aparato Holográfico.”- Comentó Gretchen, llevándole a un rincón de la sala; allí pudo ver los instrumentos de cuerda factibles de hacerse: eran diecisiete mil diferentes modelos. “Increíble! Conocía los fabricados en Knapp y algunos extranjeros, pero acá hay para armar varias filarmónicas!”- Se maravilló Ultor. “Creo que hay que circunscribirse a los instrumentos de Knapp… el más común y asequible a casi todos es…”- Iba diciendo Gretchen, pero una voz la interrumpió diciendo:” La guitarra!”- Y era nada menos que Glómula, que se había ido acercando silenciosamente. “Exacto! Qué modelo prefieres?”- Dijo Ultor, eligiendo la sección guitarras- decenas de modelos aparecían desperdigados por el aire. “Esa!”- Dijo Glómula, indicando un modelo bastante hermoso- era precisamente la guitarra que ella hubiera preferido tener antes, y no la había podido obtener por falta de dinero… “Hagamos ésa.”- Dijo Ultor a Gretchen, quien respondió: “Perfecto; iré a la máquina , pero por favor, quédense en esta sala, por si hay alguna emergencia.” Y allí quedaron ambos: Glómula curioseó por el lugar, y se fijó en unos indicadores con luces azules, y preguntó qué eran y para qué servían. “Ah! Ese instrumento indica la velocidad y la registra al volver al punto de origen, a fin de que la nave pueda efectuar un mini salto al híper espacio y regresar a la misma fecha en que salió.” “Comprendo- o volveríamos mucho tiempo después! Leí sobre eso- en un comienzo pasaban años en vez de meses al volver al planeta de partida.” – Y -Glómula sonreía al decirlo, ya que era algo de enseñanza básica. Gretchen volvió veinticinco minutos después, portando un estuche color castaño; dentro venía la guitarra reluciendo de nueva, con cuerdas y folletín explicativo de uso. Con manos de delicado gesto, Glómula cogió el instrumento y pulsó sus cuerdas; poco después tocaba algunos simples acordes, diciendo: “Es de muy buena calidad. Gracias!” Ultor la tomó de un brazo y la llevó a la sala de observaciones, para que tocara a gusto.

Esta sala tenía un gran visor en el que tanto se podían ver las estrellas, como también proyectar películas o ver escenas fijas: tenía un panel de control y podía alternativamente usarse con órdenes verbales. Los temas musicales que ella entonaba eran de corte romántico y su voz era agradable al oído. Cantó por largo rato y cuando guardó la guitarra en el estuche, Ultor le dijo:” Me has dado una grata sorpresa! Cantas muy bien y te felicito!” “Gracias. Ha sido un pasatiempo que he tenido desde siempre. Te gustó?”- Y le miraba con coquetería. “Y claro! Verás, te haré una prueba cinematográfica! Te verás magnífica!”- Dijo el enamorado Ultor. Glómula aceptó, pues la entretención era escasa en la nave. Ya que no tenían el camarógrafo, Ultor lo reemplazó y así grabó a la joven Glómula cantando por dos horas seguidas. “Ah! Creo que aburriré a tu público!”- Comentó Glómula, tras terminar de cantar. “No creas! Editaré este filme y ya verás que será entretenido!”- Aseguró Ultor. 169 Gretchen fue la encargada de la edición e intercaló paisajes en la sesión de canto y guitarra, mezclando muy bien las escenas. Dos horas después, Ultor y Glómula veían la holografía en su cabina, y ella se excitó con el logro, diciendo: “pero muy buen trabajo! Digo, el de edición! Parece profesional!” Gretchen sonrió al oír esas frases, allá en la Sala de mandos. Se sentía una calificada editora, y el haber editado música en vivo le había sido extremadamente fácil, tras las ediciones que anteriormente había hecho de las ´películas de Ultor y su grupo. El viaje prosiguió a través del espacio, con pequeños cambios en la filigrana que las estrellas dibujaban alrededor de ellos. Si bien Ultor gozaba del largo viaje, la joven Glómula no lo hacía, ya que para ella todo esto le parecía un abuso. Al fin, la pequeña nave aterrizó en un estacionamiento de Flier: estaban en la ciudad de Ciatren. “Iremos a cenar juntos”- Dijo Ultor. “Juntos… tú y yo? “- Preguntó Glómula, enarcando sus cejas. “Sí! Esta ciudad ya la conozco y te aseguro que la pasaremos bien!” Aseguró Ultor, y haciendo planes frente al aparato holográfico, se hizo un itinerario que no les aburriera. Mientras Glómula tomaba un baño y se arreglaba para salir, Gretchen se aproximó a Ultor diciendo:” Comenzaré los preparativos para vender tus películas.” “Cómo, si es solo una?” “Y la música de tu mujer? Esa no cuenta?” Ultor lo pensó un poco y accedió a la idea, pensando en que quizás se llegara a ganar unos dos mil Sopes con esa película. Salieron del Flier Plateado y en un taxi se fueron a divertir: Casino, cena y baile, en el cual Ultor no era muy ducho y por ende permitió bailar a su pareja con varones que le parecieron muy decentes. De allí, a tomar un par de tragos mirando la ciudad desde un bar elevado y luego al Flier, en un taxi otra vez. Ella se recostó en su cama, diciendo. “Fue maravilloso! Hacía tiempo que no bailaba tanto!” “Me alegro que te gustara!”- Dijo él, apresurándose en desvestirse y apagar la luz- ella se comportó muy animosa esa noche, y Ultor se las vió para cumplir sus deberes… Al día siguiente, sin embargo, Glómula se comportó fría y distante, y Ultor la sorprendió varias veces mirándole con una leve expresión de rechazo. Se decía que era idea o falsa apreciación suya, pero ahí estaba esa expresión de disgusto en la joven, que le preocupó todo el día.

Al llegar la noche, Ultor pensó en pasar el resto de la velada mirando las noticias en el aparato de Holografías, pero Glómula tenía otras ideas… 171 “No saldremos hoy? Ya te aburriste de salir?”- Pregunto Glómula. “No sé… pensaba descansar por hoy… el baile y el licor ya no me atraen como antes.”- Dijo Ultor por decir, ya que realmente nunca le habían atraído esas cosas. “Pero yo quiero salir! Repitamos lo de ayer, ya?”- Pidió ella, abriendo encantadoramente sus ojos, aquel imán que posee el sexo femenino para cautivar al varón. Ultor accedió, pensando en que dándole el gusto, luego podría recibir sus fervorosos favores… Salieron y nuevamente fueron a jugar algo de dinero a la Ruleta, luego ella no quiso ir a cenar, por lo que fueron a bailar, en el mismo local anterior. A poco, Ultor se cansó de bailar y los interesados volvieron a aparecer para solicitar su venia para bailar, pero ella se volvió a él, diciendo: “Permíteme elegir con quien puedo bailar! No quiero que me sigan dando pisotones!” • Haz lo que desees, mi amor!”- Respondió Ultor, y rio, divertido de la situación. Luego la veía bailar muy alegre y noto a un tipo alto de cabellos oscuros que se podía repetir bailes casi sin interrupciones- Ultor se puso celoso y envió a un mozo a traérsela de regreso. La vio hacerle una especie de saludo e indicaba a un costado de la sala, a los servicios higiénicos. Extrañamente, ese hombre la siguió. Ultor quedo estático en su silla- veía a las parejas girar y girar en la pista de baile, y el sonido de la música le mareaba los sentidos.. como en un sueño, camino por el borde de la pista y espero fuera del baño de damas. Veía salir e y entrar alegres muchachas, pero ninguna era Glómula . Vio a una sirviente del lugar y le pidió buscara a una joven y le explico y detallo como vestía. A poco la asistente salió con una joven de vestido levemente parecido al usado por Glómula, diciendo:” Aquí está su Señorita.”- Y se fue. La joven le miraba divertida, y Ultor hizo un gesto con la mano, al decir: Perdone Ud., pero se han equivocado: esperaba hallar aquí a mi pareja pero al parecer se fue.” “Cuánto lo siento. Se parecía a mí?”- Preguntó la joven. Ultor comenzó a caminar hacia su mesa, esperando hallar a Glómula allí, y como no estaba, se sentó, pensando en que andaría por allí. Espero veinte minutos y una sensación helada le sobrevino, junto a un sentido de futilidad. Alguien se detuvo ante su mesa, y esperanzado, levantó la vista. “Y, ya encontró a su pareja?”- Le preguntó la misma joven de antes-. Extraordinariamente, le miraba de forma conmiserativa. “No: me parece que ha abandonado el lugar sin mí. No tengo otra alternativa que irme.”- Dijo Ultor, poniéndose de pie. La joven le tocó el brazo, sin decirle más. A la salida, Ultor tomó un taxi y se dirigió a su Flier, y esperaba hallarla allá- de alguna manera, esperaba que Glómula le pudiera explicar su ausencia de manera plausible. Gretchen le vio subir la rampa y dijo:”- Y tu mujercita? Se enojaron?” “No sé lo que pasó! Simplemente se alejó para bailar con alguien, y cuando mandé a por ella, salió del lugar.”- Dijo Ultor, sin agregar su presunción de que había otro varón involucrado. 173 Gretchen llamó a Diana por radio, diciendo:” Tenemos una emergencia! Ultor volvió solo y se siente derrotado. Necesita a alguien que le levante la moral. Vente a la Sala de mandos.” “Allá voy.”- Dijo Diana, apresurándose en salir de la sala de máquinas, correr por los pasillos y entrar en la sala de mandos, alegre, sonriente y diciendo: “Ultor! Volviste temprano? Tengo una buena cena preparándose para ti. Vamos?” Ultor comprendió que esos seres sintéticos le eran leales y querían apoyarle y aceptó de inmediato. Dorotea, quien gustaba de cocinar, ya había sido avisada y a alta velocidad comenzó,

cinco minutos después, a freír, asar y dorar la cena- por mientras, Gretchen servía vino y lo que en Aurea reemplazaba a las aceitunas. Diana no tocó el tema de Glómula ni antes ni después de la cena; urgió a Ultor a estarse con ella y terminaron en su cabina a puertas cerradas. Gretchen en persona se apostó en la entrada de la nave, esperando a la oveja descarriada… estaba segura de que la mujer regresaría, pues no tenía ni dinero ni lugar en que seguir sola en la ciudad de Ciatren. A las 05 horas bajó un Flier de taxi en la explanada a la salida del Estacionamiento. Con su visión potenciada vio al tipo que traía de regreso a Glómula, y hasta pudo percibir el ruido apagado del beso de adiós que se dieron. Se ocultó a un costado de la entrada y se quedó escuchando el ruido del cascajo al ir caminando esa mujer . Subió Glómula por la rampa y al llegar una mano la tomó de un brazo, sujetándola. “Ah, eres tú! Creí que sería Ultor!- Exclamó la joven. Un olor a licor le llegó a Gretchen desde la boca de la mujer… clavó una uña en la palma de esa mano y analizó el alcohol en la sangre… daba seis coma ocho grados, lo cual equivalía a varios tragos de licor… “Ay! Me has rasguñado!”- Se quejó Glómula, tratando de zafarse de Gretchen, pero ésta no cedió ni un centímetro. “Por qué dejaste botado a Ultor? Sabes que tenemos un acuerdo inquebrantable!”- Profirió Gretchen. “Y a ti qué te importa? “- Se envalentonó Glómula, gracias al alcohol que tenía en su sangre. Gretchen llamó (por radio) a Menma y Esmeralda, y entre las tres llevaron silenciosamente a la joven hasta una bodega de carga, y allí la dejaron sentarse sobre una banca. “Me vas a decir qué hiciste, minuto por minuto, desde que te arrancaste hasta las 05.18 horas , que es cuando te apareciste por acá.”- Dijo Gretchen. “Y si no lo hago, me vas a hacer algo? No puedes. La ley de la robótica no te lo permite! Esto lo sabrá Ultor y te venderá en cualquier cantidad que quieran pagar por ti!”- Profirió Glómula, pero la cabeza caía tras el mentón, producto del cansancio y la ingesta de alcohol. “Llevémosla a Enfermería! Está muerta de borracha.”- Expresó Leonela, apareciendo en escena-. Y así hicieron. Una vez recostada en una de las camillas, Glómula cayó en un sueño soporífero. “Ya no te dirá nada más.”- Opinó Menma, pero Leonela dijo:”- Hay drogas para dejarla totalmente consciente.” “No haremos eso! Quiero que sea ella misma la que me vea al despertar! Eso sí, ahora vamos a escanear y analizar este cuerpo de mamífero hasta en sus más recónditos agujeros!”- Dijo Gretchen, y desnudándola, le revisaron el cuerpo, cabello, vagina y mamas. De su boca se sacaron muestras para el análisis. Éstos tomaron una hora y cincuenta minutos en ser analizados. Gretchen sacó la conclusión fulminantemente rápido, gracias a su cerebro positrónico, y dijo:” Ah, lo que me temía: su cuerpo tiene trazas de penetración varonil: el semen analizado no es de Ultor, y corresponde a un varón de treinta y ocho años, oriundo de este planeta. El alcohol ingerido fue de treinta y seis grados y también hay trazas de una píldora energizante- no desconocida, pues es de las mismas que le hemos dado en ocasiones… probablemente diluidas en ese alcohol por el hombre que la sacó de ese salón de baile.” “Lástima no tener el otro cuerpo, para analizarlo y cotejar elementos. “ Opinó Leonela. “ No lo tenemos… aún.”- Dijo Esmeralda en forma truculenta. “De eso, después. Hay trazas de jabón sin diluir – se debe haber duchado rápidamente antes de volver acá, para eliminar olores corporales.”- Dijo Gretchen. “Ha traicionado la confianza depositada en ella.”- Afirmó Leonela, mirando ese cuerpo yacente.

“Lo ha hecho de una sola vez y con el primer hombre que le gustó en esta ciudad! Qué digo? En una sala de baile! Su honestidad no existe. Pero yo trataré de que siga con Ultor! Me lo debe.”Afirmó Gretchen, saliendo de allí. Menma empujó la camilla fuera de la Enfermería y dejó a Glómula en una cabina dormitorio, flotando cerca del suelo, en una cama anti gravitatoria… A la hora después, Glómula despertó vomitando y ensució el piso y parte de su torso con ese líquido, que expelía un olor amargo y ácido. Se fue al cuarto de baño y se duchó con ondas vibratorias- no quería más agua sobre sí en una noche… luego pretendió salir de la cabina pero la puerta estaba bloqueada – golpeó y gritó, pero nadie vino a abrirle. “Condenadas Sintéticas!” – Dijo, porque recordaba vagamente la “recepción” que le había dado Gretchen… se tendió otra vez en el rectángulo sin gravedad, a seguir durmiendo, pues su cabeza parecía estar girando. 177 Al día siguiente, Ultor despertó y vio a Diana a su lado. “Tú aquí? Dónde está Glómula?”- Preguntó asombrado, pero pronto se recordó de lo sucedido en la madrugada, y agregó:” Ha vuelto Glómula?” “Sí, querido! Pero duerme a esta hora. Te recomiendo que tú también lo hagas. Son las 07.04 horas, aún temprano, y si la vas a ver ahora para pedirle explicaciones, pensará que hace lo que quiere contigo.” Ese razonamiento le pareció poco lógico, pero el cuerpo desnudo de Diana le atrajo a seguir acostado con ella. Por mientras, Gretchen y Leonela tenían a Glómula bañándose con agua caliente , lavaron también su cabello, la secaron y la obligaron a ponerse no su ropa de lujo, sino que un sencillo traje de faena color azul, y sandalias. “ya verán lo que hará Ultor con Uds. cuando le diga yo las humillaciones a que me están sometiendo!”- Vociferaba la mujer. Dorotea entró a la cabina con una jeringa hipodérmica- Glómula vió que ya venía cargada con un líquido amarillento, y gritó de pavor. Pero las Sintéticas la mantuvieron quieta, hasta que esa dosis fuera administrada. “Ahora nos dirá todo lo queramos saber.”- Afirmó Dorotea, dejando la jeringa en el depósito de basura. Gretchen esperó algunos minutos para comenzar el interrogatorio, y luego preguntó:”- Quién es el tipo que tuvo relaciones sexuales contigo?” “Su nombre es Luis.” “Adónde le conociste?” “En la sala de baile, esa primera vez que fui allí con Ultor.” “Quedaron de verse esa vez?” “Sí. Me pasó una nota, y yo hice que Ultor me llevara de nuevo allí: lo tengo en mi oder.”- Afirmo la drogada. “Amas a Luis?” “No puedo decir que le amo, pero me gusta; tiene un cuerpo joven, fuere, varonil y su acto (sexual) fue exquisito.” “mejor o igual a los de Ultor?” “No hay comparación!”- Se rió Glómula. “sinvergüenza!”- Dijo Menma. “Has faltado al trato! No recibirás nada de Ultor.”- Afirmó Gretchen, y ella no respondió, porque no era una pregunta.

“Leonela: ponle un antídoto- hazla recuperarse, y la mantienes aquí hasta que yo avise a Ultor.”Dijo Gretchen, pero temía que Ultor le perdonara a esa mujer, porque la amaba… 179 Por ello, la introdujo en una cápsula de hibernación y cuando Ultor preguntó por ella, Gretchen dijo:” Se fue! No hubo cómo retenerla y creo que es lo mejor para ti: si quieres, te haré escuchar y ver lo que dijo cuándo la tuvimos acá.” “Quiero ver esa grabación! Y no deberías haberla dejado ir!”- Se enfadó Ultor, y cuando vio las grabaciones, tuvo que reconocer que la mujer no le amaba y que al primer hombre que la impresionó, le entregó su sexo de inmediato. Diana ocupó nuevamente el lugar de una pareja en su vida, y sin embargo Ultor se sorprendía a veces, recordando a la joven Glómula. Gretchen negoció la distribución de las dos películas y Gretchen se vio sorprendida cuando la reacción pública a la presentación del documental musical de Glómula fue un éxito. El distribuidor, Sr. Shanadar, le exigió la presencia de la cantante, a fin de potenciar la película. “Es totalmente inaceptable no entregarla al amor de sus admiradores! Y pagaremos bien por sus representaciones! “- Decía el Sr. Shanadar, a través del aparato holográfico, y Gretchen replicó:”Entiendo. Puedo presentarla, pero el valor será de un millón de sopes por la entrevista.” El rostro de Shanadar ni cambió de expresión y dijo:” Un millón de sopes por tres entrevistas filmadas, con sus canciones incluidas: las venderé en forma de píldoras de memoria.” “Está bien! Le llamaré antes de llevársela.”- Dijo Gretchen, y luego de aclarar algunas otras aristas del asunto, terminó la entrevista. Llamó a Menma y Esmeralda por radio, diciéndoles: “Despierten a la Natural, dándole un calmante para los nervios, acuéstenla en una cama antigua y déjenla descansar pero sin salida al pasillo.” “Y qué le decimos de lo que está pasándole?” “Que si nos obedece, será millonaria, pero si se nos opone, volverá a la cápsula de hibernación indefinidamente.”- Aclaró Gretchen. Seis horas más tarde, se presentó ante la joven Glómula, y se sentó en un piso cerca de su cama; ésta estaba atornillada al suelo y se componía de una armazón de plástico imitando ricas maderas. El piso estaba alfombrado, los muros con tapices, dos ventanas daban a un paisaje de árboles y lejanas montañas, dos muebles permitían sentarse ante espejos, y una serie de frascos proveían cremas faciales, colonias, perfumes, peines, cepillos y otros artículos para embellecer a una mujer. “Por qué me hacen esto? Dónde estoy? Por qué me hibernaron?”- Preguntó Glómula en voz bajaque era todo lo que le autorizaba el relajador muscular que se la había administrado. Gretchen replicó:”- Tu actitud rebelde y desvergonzada me obligó a dejarte inerte en una cápsula de hibernación. Estás aún en el Flier: este dormitorio está diseñado para calmar tus nervios. La hibernación ha durado sólo horas, y por ello no te has perdido de gran cosa.” Glómula pensó sobre todo eso, y dijo:”- Tengo derecho a rehacer mi vida. Te guste o no, quiero irme de este Flier y lejos de Ultor.” “Ultor ha sido bueno contigo. Te trajo a Aurea tratándote como a una dama.”- Le recordó Gretchen. 181 Glómula movió su cabeza en la negativa, y dijo:” Me rehúso a seguir siendo su pareja.” Gretchen sonrió, diciendo:”- He entregado la película en que bailas y cantas a una Distribuidora de Holo Filmes.” Glómula se encogió de hombros; no le interesaba aquello- aún. “Te sorprenderás si te digo que ha sido un éxito? Que tienes muchos admiradores por todo el planeta y con el tiempo, quizás, en otros mundos? Si cantas para ellos, ganarás millones de Sopes. Serás una artista famosa, y necesitarás quién te represente y vea por ti los asuntos financieros.

Podrás tener una mansión rodeada de jardines, piscina… o podrás vivir en hoteles lujosos. Piénsalo: todo eso está al cruzar de esa puerta, siempre que aceptes a Ultor como tu pareja secreta, si así lo decides.” Gretchen esperó una respuesta, pero al ver que Glómula parecía anonadada con la noticia, se puso de pie, diciendo:” Descansa y piénsalo: si no aceptas, volverás a la cápsula de hibernación, pero si accedes, tendrás el mundo a tus pies.” Y se retiró, segura del resultado… Dos días después, totalmente recuperada y ya sin trazas de tranquilizantes, Glómula le llamó y dijo:” No me queda otra cosa que aceptar! Olvidaré mis deseos de partir, pero exigiré mi dinero y la administración de éste a mi entero gusto. No viviré en este navío, sino que primero en un hotel, y luego en una casa.” “Veo que hablas de tener y de exigir, pero te recuerdo que el deber de ganarte todo eso en representaciones artísticas.”- Le aclaró Gretchen. Carraspeó Glómula, y dijo :” Cantaré!” “Bien. Dirás que estuviste alejada por ahí, y que has regresado al Flier. Yo daré la noticia de tu futura carrera, mañana. Hay que darle tiempo a Ultor para que capitalice lo sucedido, y además organizaré tu entrada al mundo del espectáculo- has de conocer al gerente de la Compañía Distribuidora , llegar a acuerdos en lugares de aparición. Por mi trabajo te cobraré un siete por ciento de lo que ganes.” “Muy generosa oferta.”- Sonrió Glómula, burlonamente. “Y te cobraré pasaje y entierro de tu madre! Ahí quedaremos a mano, y si Ultor halla a otra mujer para sí, podrás desligarte de tu juramento.”- Ofreció Gretchen, ante lo cual se asombró Glómula, quien se creía totalmente irremplazable, y accedió a lo que se le decía. Esa tarde se presentó ante Ultor con un vestido hermoso, peinada y perfumada. Tal como creyera Gretchen, su presencia cautivaba a Ultor de tal modo que le hacía olvidar- por momentos- su traición, y no fue por disculpas que ella le diera, sino que por su propio apasionamiento que Glómula quedó perdonada. “Fue muy feo lo que hiciste! Yo confiaba en ti, y lo primero que hiciste fue irte con el primer hombre que se te cruzó!”- Dijo Ultor en forma dolida. Ella miró al suelo- estaban en la Sala de Observación, y se veía un costado del Estacionamiento en que estaba posado el Flier- pero no respondía. Así estuvo hasta la noche, en que se acostó con Ultor y si bien no cooperó con sus deseos, al menos se dejó hacer. Esto enardecía y a la vez, enfurecía a Ultor- estuvo allí hasta su propio clímax y cuando vio irse a bañar a su compañera de cuarto, meditaba con alegre sensación de venganza, que podría repetir sus actos sobre una persona que obviamente no le quería. Al día siguiente, ella pidió su guitarra y tocó sus temas y cantó varias de sus propias composiciones que si bien estaban algo lejos de tener mucho sentido lógico, tenían un efecto musical notable, pues Glómula los hacía bellos con su voz. Uno de ellos decía así: “El rojo flota sobre los copos de nieve Es la mariposa verde sobre las nubes Oscuros campos y el río helado Una forma aletea en el cielo Un pájaro blanco. Los pantanos congelados Bajo una hoja fría Es donde caen los copos de nieve Una errante mariposa

La brisa murmura en el ocaso Negra nieve La violeta se aferra Esta flotando sobre el ventarrón La forma se ha erguido.” 184 Gretchen la llevó a conocer los Estudios y al Gerente Shanadar de la Compañía Musimer. Todos y no sólo el gerente quedaron encantados con su alegre presencia: alegre por hallarse lejos de Ultor y sus peticiones. Al regresar al Flier su carácter cambió totalmente: taciturna, se recostó en la cama anti gravitatoria, mientras Ultor le hablaba e intentaba acariciarla y ser aceptado. Esa noche, un joven varón llegó a preguntar por ella-. Venía acompañado de otro hombre que se mantenía callado. “Soy Luis Gallarfo; está la joven Glómula?”- Preguntó a Gretchen, quien se había acercado a la esclusa, al oír los timbres de alarma ultrasonido que tenía por si alguien se acercaba demasiado al vehículo. “Sí; quién eres tú, además de ser Luis?” “Un amigo suyo.” “Bien, pasen.”- Dijo ella, y les llevó a una de las cabinas desocupadas, y cerró la puerta con llave, para luego y desde la cabina de control, sacar el aire de esa cabina durante una hora. Cuando volvió, los dos Naturales estaban muertos. Cogió a Luis y lo cargó al hombro, arrojándole en el reprocesador de materia; su amigo siguió la misma suerte. En el dormitorio de Ultor, éste batallaba de nuevo, pero sin ningún empeño de su contraparte. Ya le exasperaba tal cosa: así no eran los romances, pero se ataba a la esperanza de que ella le amara… “Déjame tranquila! Ya te dejé hacer lo que querías! “. Gruñía la joven Glómula, cuando Ultor trataba de excitarla. Gretchen llevaba un control estricto sobre lo que ocurría en la nave, y veía y escuchaba lo que sucedía en todas las cabinas, pasillos, bodegas, etcétera, de la nave y sus alrededores, a través de cámaras y monitores. Enarcaba sus cejas ante la situación, pero esperaba que la mujer reaccionara positivamente, antes de que tuviera que tomar otras medidas hacia ella. Así se lo dijo a Glómula a la mañana siguiente, en una bodega vacía: “Me parece mal que estés humillando diariamente a Ultor.” “Pero no! Sí le acepto todo! Es que él te dijo algo?”- Se envaró la joven Glómula. “Si me lo dijo, no vayas a recriminarle por ello, o tomaré medidas! Aún no es tarde para volver a esa cápsula.”- Le recordó Gretchen, haciendo brillar sus ojos, cosa que aterrorizó a Glómula, quien de tanto ver a Gretchen con figura de mujer joven y bella, así había relegado al olvido su calidad de máquina. Viendo el efecto aterrorizante que había provocado en Glómula, Gretchen le dijo:” Bueno, espero que cambies. Te estaré viendo.” “Significa esto que tienes cómo ver en esa cabina? Claro! Una cámara en cada rincón! Me lo debí figurar!”- Dijo Glómula, amargamente. “Iremos a ensayos en uno de los estudios de la Compañía Musimer y veré que te comportes como una estrella de la música! De esto depende tu despegue en la carrera a la fama!”- Dijo Gretchen, y la acompañó, guiándola en todo momento. Glómula pronto tuvo su primera filmación promocional y luego las noticias se centraron en su próxima presentación en persona. 186

Ahora, cuando estaba en el Flier, Glómula miraba en el aparato de holografías todo lo relacionado con ella y la música: hasta hablaba excitadamente de ello con Ultor, quien creía que con eso pavimentaría una ruta a su corazón! La presentación personal se hizo en un estadio; ella cantó desde el centro de la cancha, con grupos de bailarines en cuatro lugares diferentes: Norte, sur, Este y Oeste. El presentador, un tipo agradable, indicó que tenía esa película que la había hecho famosa en Aurea, pero que Glómula venía llegando desde el sistema planetario de Knapp, y toda esa fama la había tomado por sorpresa. Glómula tiritaba de nervios y prefirió salir a cantar de inmediato su primera canción: justamente la más famosa, para empezar con el pie derecho: “La mariposa verde”. La gente la aplaudió y gritó de inmediato y mientras cantaba, algunos del público la coreaban y de allí en adelante siguió cantando… ocho canciones y luego el presentador la retiró del escenario diciendo:” Han escuchado Uds. en vivo a la gran cantante Knappiana Glómula! No está acostumbrada a cantar por muchas horas y por ello, rogamos respetar su decisión de terminar con este recital.” A pesar de que esto no le gustó a la mayoría, Glómula se retiró del lugar en una nave Flier de lujo, que la llevó a una recepción en un hotel de lujo : el “Excélsior”, y en donde también estaba Ultor y Gretchen presentes. “Te felicito de corazón.”- Le susurró Ultor en su oído, pero ella ya le sonreía abiertamente a otro varón presente en esa ceremonia… El gerente comercial de la Cía. Distribuidora de Holografías y música, Don Shanadar, la felicitó al hacer el primer brindis. Mientras lo hacía, Glómula no dejaba de coquetearle al hombre que le gustaba. Gretchen averiguó su nombre a través de su radio, usando la red comunicacional que existe entre las personas sintéticas que eran varias allí, pues muchos hombres llevaban a todos lados a sus Asistentes artificiales, pues luego podían ver y escuchar lo ocurrido en casa, debido a que pedían repetir lo visto en el Sistema de videos holográficos sacados de la memoria de ellas. “Rateg, encargado de comercio exterior.” Era el nombre y título o cargo del afortunado que ya comprendía que esa famosa cantante algo quería de él en especial… Glómula agradeció, diciendo:” Agradezco esta linda recepción- homenaje que me están haciendo, e igualmente agradezco la oportunidad para desarrollar mi carrera como cantante. Vengo del planeta Knapp y les digo sinceramente que ésta es la primera vez que aparezco en público.” “Y seguirá apareciendo, hija! Su voz es cautivante y la gente se ha dado cuenta de eso: evoca emociones dichosas y eso no se ve en estos días por acá.”. Dijo el gerente comercial don Shanadar. Tras servirse de bandejas dispuestas para la ocasión, con panecillos, pasteles, frutas, bebidas y licores suaves, se abrió una sala adyacente para bailar. Inmediatamente aparecieron varios pretendientes a bailar: entre ellos Ultor, pero Glómula le dijo:” Ah, no, Ultor! Contigo puedo bailar cualquier día, pero ahora déjame elegir mejor pareja!” Esto por supuesto que humilló bastante a Ultor, y enardeció a Gretchen, pero ninguno de ellos quiso hacer un escándalo, y por tanto dejaron que Glómula bailara con otro hombre; pero después de ese baile, ella comenzó a preferir solamente a Rateg, y se apretaba a él cada vez que el baile lo permitía. “Es una desvergonzada! Mira cómo le provoca!”- Se quejó Ultor a Gretchen, quien dijo:” Déjala! Pero esta vez no podrá escapar!”. Y se fue acercando a la pareja, con gran malestar de Glómula… Una hora después, Ultor interrumpió el baile de ambos, diciendo:” Debemos irnos, Glómula. Dile adiós a tu acompañante!” Glómula obedeció de mala gana y no sin antes indicarle a Rageg en qué lugar iba a estar: en el Flier y en qué lugar estaba el aparcamiento. “Conozco el lugar! Te iré a ver.”- Dijo Rateg, y ella le urgió para que fuera al día siguiente.

Ya de regreso al Flier, Glómula se encerró en un cuarto de baño y se dio una larga ducha. Por mientras, Gretchen cambiaba de aparcadero, para impedir la visita de Rateg. Ultor esperó sentado en una silla a que saliera Glómula de la ducha, y ésta, al verle allí, dijo:” Ah, lo siento! Estoy indispuesta ahora y no quiero nada de sexo!” “Pero si yo no te lo he pedido, Glómula! Estoy aquí para comentarte lo bien que cantaste, la energía alegre que irradiaste al público!”- Afirmó Ultor, lo cual era la mitad de la verdad. “Ah, si? No me había dado cuenta, fíjate! Pero te lo agradezco!” . Y se recostó en la cama anti gravedad, usando su traje de dormir y la bata. Ultor igualmente se tendió a su lado, con su pijama verde oscuro, y se quedó quieto hasta oírla respirar acompasadamente, signo que él ya reconocía como que dormía. Suspiró. La luz tenue de techo y piso permitía ver los objetos y a la vez conciliar el sueño, pero él no podía dormir, con tanta excitación por lo que habíale tocado vivir: los preparativos, el espectáculo, la ceremonia de bienvenida del Gerente de la Compañía distribuidora “Musimer”, el agrado de oírla expresarse, y el desagrado de verla incitar a otro hombre con vistas a iniciar un nuevo romance! Se dijo que con ella estaba perdiendo el tiempo y su prestigio; ante su propia percepción se estaba menoscabando… Estuvo tentado de salir de allí e irse a dormir con Diana, pero se quedó dormido. 190 Cuando se despertó, al aclarar el día, vio a la joven sin bata- se había deslizado al suelo y de cómo el traje de dormir se estiraba allí donde muslos, caderas y pecho presionaban hacia fuera… se excitó viendo eso y su rostro que ahora le parecía angelical- porque Glómula era bella, y él la encontraba aún más bella. Gretchen le observaba a través de cámaras y visores, y se decía que ese hombre estaba sufriendo tormentos por querer sin ser querido… llamó, por radio, a Diana y le dijo:” Tráeme a Ultor a la cabina de mandos! Hay algo que tiene que oír!” Diana así lo hizo, y Ultor la siguió, aún adormilado tras una noche de poco sueño. “Hola! Siéntate, por favor! Diana: tráele un desayuno a Ultor! Lo veo somnoliento.” “De inmediato!”- Dijo Diana, saliendo a cumplir con esa orden. “Gracias! Y qué es lo que querías decirme, que no puede esperar?”- Preguntó Ultor. “Tenemos a esa mujer con ganas de recomenzar sus malos pasos! Viste cómo excitaba a ese hombre en el baile? Parecía una vulgar ramera!”- Dijo Gretchen, arriesgándose a recibir un retopero Ultor bajó la cabeza y dijo:” Ciertamente que demuestra a las claras que yo no le intereso!” Gretchen sonrió burlonamente y dijo:” Qué tiene que ver eso, Ultor? Tú la trajiste, tú la estás encumbrando socialmente y te debe lealtad y amor! Sí, amor! El amor se puede crear con voluntad y dedicación, buscando lo bueno en el otro y evitando ser duro en las falencias!” Ultor suspiró y dijo:” Mis falencias! La peor es que he envejecido y ya no atraigo a nadie! Es una lástima admitirlo, pero así es! Ya me cansé de tratar de que me amen a la fuerza! _Si quiere irse a un hotel, que se vaya. Si quiere acostarse con uno y con otro hombre, que lo haga!” “En serio estás pensando así, ahora?”- Se asombró Gretchen, mirándole fijamente. Quería adivinar si todo eso era verdad, o producto de una mala noche. “Es en serio. La chica me gusta, no lo puedo negar, pero está más allá de mí el poderla conquistar!”- Dijo Ultor, recibiendo la bandeja con el desayuno de parte de la bella _Diana, quien dijo.” Qué lástima verte así, tan derrotado! Quién dijo que los hombres, los verdaderos hombres, eran unos luchadores? Quién dijo que resistían los peores dolores sin rechistar?” Ultor dio un sorbo a la infusión de té nativa, y dijo:” Estás muy llena de ideas terrestres, amiga! Yo no pertenezco a los del Sistema Solar! Sólo soy de la Segunda Brana, planeta Knapp, por más señas.”

Gretchen se rió, y pasó su mano por la cabeza de él, diciendo:”- Nos tienes a nosotras para ser fuertes y defender tus derechos! Quieres ideas para triunfar? Te las podemos dar! Quieres un nuevo ángulo de aproximación? Lo tendrás de nuestra parte! Quieres vengarte de ella? Nosotros podemos vengarte!” Ultor la quedó mirando unos instantes y murmuró:”- Gracias por el aporte! Pero, crees que hay alguna chance (oportunidad) de abrir ese corazón de piedra?” “Infinitos son los caminos que conducen al amor! O al menos, a un buen remedo de él.”- Dijo Gretchen, y esta vez fue Diana la que se rió, al sentir el cinismo de Gretchen. “Bien! Pero será por última vez! Díganme cómo conseguir su atención nuevamente!”- <Pidió en forma por demás patética el gran productor de películas holográficas… 192 “Glómula descansará tres días; luego irá a cantar a otro lugar! Esta vez me aseguraré de que después del canto no vayamos a ningún lugar ni público ni privado, y menos a bailar! Nos retiraremos en este mismo vehículo! Y al tipo que se le acerque, le echaré la zancadilla!”- Avisó Gretchen, logrando sacarle una sonrisa al atribulado Ultor. Diana se llevó a Ultor a otra cabina, en donde logró entusiasmarle lo suficiente como para tener un rato de amor! Luego que se quedara dormido, se fue a reunir con Gretchen en el “puente” o cabina de mando. “Haremos eso que dije después de su presentación! Iremos tú y yo de chaperones.”- Avisó Gretchen. “Y cómo le inducimos a obedecer? Está muy rebelde!”- Se preocupó Diana. “Yo le quitaré sus rebeldías de un solo golpe! Vamos a comenzar por darle medicamentos en sus bebidas y comidas! Que no tenga fuerzas excepto para caminar y hablar! En el día de su representación, le daremos un tonificante que la dejará tan energizada que estará atolondrada todo el tiempo! No va a poder analizar nada muy bien!” “Y afrodisíacos para estos días?”- Preguntó Diana.” “Infaltables! Que el cuerpo le pida lo que su ego rechaza! Total ya ha tenido tantos encuentros con Ultor, que no puede negar que de algún modo conecta con él!”- Pronunció Gretchen. 193 El día de la siguiente representación la joven Glómula llegó a la sala de actuaciones con Ultor, Gretchen y Diana escoltándola; en el Flier, que se estacionó en la azotea del edificio, quedó Esmeralda y el resto de las mujeres sintéticas. “Estás nerviosa? No debes estarlo! Cantas divino!”-. Dijo Ultor, al dejarle sola en el camerino y se fue a ubicar a un costado del escenario. Gretchen y Diana no dejaron sola a la joven hasta que ésta fue presentada al público y se quedaron entre la gente de tramoya. Esta vez era ante un público más selecto- la entrada costaba trescientos sopecs- y le habían dicho que hablara algo acerca de sí y su carrera- así es que Glómula empezó diciendo:” Buenas tardes a todos! Les agradezco su amabilidad por haberme venido a oír cantar sus canciones preferidas. Vengo de un lejano planeta a muchos parsecs de aquí, y Uds. me han abierto sus corazones de tal manera que no puedo más que estarles agradecida y hoy les trataré de retribuir tanta amabilidad cantándoles algunas nuevas composiciones propias.” Esta vez el lugar daba calidad a su interpretación al ser en un lugar cerrado y cantó dieciséis canciones, lo cual dejó conformes a todos los asistentes, que se fueron más fanáticos que antes. Glómula subió al Flier minutos después de sus interpretaciones, y Gretchen se dirigió a un lugar agreste cercano a la ciudad, en donde encendieron una fogata y asaron carne, con música grabada llegando desde el Flier. 194

Gretchen conversaba animadamente con Glómula quien analizaba festivamente su desempeño. Más tarde vieron noticias a través del aparato holográfico y en las relacionadas con ella, la cantante knappiana Glómula: se decía que la representación había sido un verdadero éxito. “Un gran éxito! Ahora vendrá el dinero!”- Se alegró la cantante, bailando alrededor de esa fogata. Siendo Ultor el único hombre, y las personas sintéticas no queriendo hacerlo, Glómula debió contentarse con bailar con él, y luego de producirse ese calor especial que dá el baile, ambos terminaron en el dormitorio de Ultor, con una enardecida Glómula , la cual así producía un contrasentido en sus decisiones de alejar a Ultor de su vida. “Bajaremos los niveles de estimulantes! Si ella no ve varones, se contenta con lo que tiene a la mano!”. Dijo Gretchen, riéndose. Ultor estaba contento con el nuevo sistema y no pensó más en sacarla a divertirse, pues al parecer al ver al primer hombre varonil, sus hormonas se disparaban y ya no se sujetaba más! Gretchen comenzó a ver engrosada la cuenta de la cantante, y saco el dinero que ésta debía a Ultor, y aún era bastante pues la película arrojaba dividendos de día en día. A la mañana siguiente volvieron a la ciudad de Ciatren y Glómula vio las cifras en que se detallaban sus ganancias, diciendo:” Y todavía no me alcanza para vivir en un Hotel?” “Falta poco: primero terminemos de cumplir con el Contrato que tienes firmado con la distribuidora “Musimer”.- Le aseguró Gretchen. 195 “Este Flier me tiene enferma! Si no me arriendas algunas piezas en un Hotel, no cantaré más!”Dijo Glómula, con acento ganador… Gretchen comprendió que la chica tenía fuerza en lo que estaba amenazando, y dijo:” Un poco más de paciencia! Son tres recitales más, en diferentes ciudades, y terminará mi patrocinio.” Entrecerró sus ojos la bella Glómula, diciendo:”- No me mientes? No estabas tan empeñada en tenerme de objeto sexual de tu amo?” Ultor estaba escuchando todo aquello desde el corredor y se mordía los labios de despecho,… por eso era que Glómula se había portado bien con él! Por un simple asunto de dinero. Entró adonde ellas conversaban, diciendo:” Ah, qué mala sorpresa me he llevado, y sin quererlo!” Gretchen sonrió, diciendo:” Es que no te gusta estar con Glómula? Estás arrepentido de haberla tenido?” Estas preguntas no calmaron al hombre, quien mirando a Glómula, le dijo:” Es increíble que con todas las noches juntos que hemos pasado aún no sientas nada por mí!” 196 Glómula sonrió irónicamente y dijo:” El que escucha detrás de la puerta oye lo que no debe! Ahora ya lo sabes: estoy aquí porque tu Sintética me ha chantajeado… y de seguro drogado, para satisfacer tu lujuria!” “Ya ha pagado lo que nos debía?”- Preguntó Ultor a Gretchen, con ojos desorbitados de apasionamiento. “Hasta el último sopes.”- Respondió ella. “Entonces, que se vaya! No quiero amores obligados!”- Dijo Ultor, retirándose a su cabina; Glómula se rio y dijo:” Has escuchado a tu jefe? Soy libre de irme!” “Y te aseguro que te irás! Pero de aquí no sacarás nada. Todo lo he comprado con dinero de Ultor.”- Le espetó Gretchen. “Perfecto! Llama un Flier taxi, que me iré enseguida con lo que tenga a mi haber del dinero!”- Dijo Glómula, muy erguida. “Anda a la rampa! Allí te daré lo tuyo.”- Replicó Gretchen, y la mujer salió del Flier plateado y quedó allí esperando.

Gretchen llegó poco después a su lado, entregándole un bolso con dinero y diciendo:” Dentro de ese bolso hay doscientos cuarenta mil Sopes, que tenía para gastos menores, y un depósito por ochocientos veinte mil sopes a tu cuenta bancaria.” “Ah, revisaré todo, después! No me voy a dejar robar nunca más!”- Casi le gritó Glómula, al irse caminando por la gravilla del Estacionamiento, y sin esperar al vehículo que había solicitado. 197 Gretchen llamó a la Distribuidora “Musimer” diciendo que la cantante Glómula iba, de ahí en adelante, a seguir sin su representación. Ultor, mientras esto ocurría, era consolado por –diana, quien se mostraba muy contenta del definitivo cambio. “Ya no pienses más en ella, amor mío! Ven a mis brazos, que te dará calor!”- Decía Diana, y Ultor veía a la mujer en ella y trataba de obviar el hecho de que no lo era. Gretchen ahora llevaba las finanzas del despreocupado productor de cine y ganaba dinero de las películas producidas. A la vez veía el enriquecimiento de la joven Glómula como cantante de moda: al pasar de los meses la gente del público notó el carácter lascivo de la bella y empezaron los rumores y luego los bandos opuestos: los que la adoraban por su arte todo le perdonaban y los que la veían como un ave de paso, la criticaban por su amoralidad. Gretchen esperó al final de ese año para decir a Ultor: “Crea otra de tus películas! Necesitamos mantener tu prestigio de buen productor!” 198 Ultor se sonrió, mientras miraba las noticias del día en su aparato de Holografías, y dijo:”- Podría ser la historia trágica de un viejo enamorado de una cantante!” “No. Podría ser la historia de un joven astronauta conquistando las barreras del tiempo.”- Dijo Gretchen. Ultor la miró, comentando: “Es un buen título para esa película que tú quieres que yo haga! Tenemos el Titulo, ahora hay que crear la trama.” “Para qué devanarse tanto los sesos? Haz un viaje y luego lo adornas para la película: como hiciste con el reino Draco!”- Opinó Diana, quien estaba también en la sala. “Buena idea! De cuánto dinero disponemos ahora, querida?”- Preguntó Ultor a la diligente Gretchen. “De ocho millones trescientos cuarenta y seis mil sopes.”- Replicó ésta, agregando:”- Hay que saber cuánto más se ha reunido con los dividendos de tus otras películas en Knapp: al menos otro par de millones de sopes.” “Mm! Está bien, veré qué puedo crear… por ahora, hay que volver a contratar personal técnico y no sé si más tripulantes.”- Comentó Ultor. “Tenemos una deuda pendiente y creciente con la Easy People Co… Y seguirá creciendo si mantienes a esas personas en arriendo.”- Dijo Gretchen, mirando a Diana, la cual ya había sido comprada. “Próxima vez que vayamos a Knapp arreglaremos eso.”- Comentó Ultor. 199 Esa tarde Gretchen descendió con el Flier sobre una prolongación rocosa en el borde costero, y allí Ultor trató de concentrarse en su futura película, hasta que tuvo un núcleo de la misma escrita en una libreta. “Contrataremos a los técnicos y a un grupo de actores y actrices. Iremos al azar… hasta llegar a algún planeta habitado por humanos.”- Dijo Ultor. “Y crees hallarlo al azar? “- Dijo Diana, la cual se maravilló de su confianza en el azar, mirando esa libreta de apuntes.

“En Knapp, por supuesto! Iremos en viaje hacia allá, filmando a los actores con algunos parlamentos interesantes.”- Dijo Ultor, recordando al Dr. Farthon y sus charlas. “Quién hará esos parlamentos?”- Se rió Diana, dudando de la capacidad de Ultor. “Contratemos un trio de viejos profesores jubilados! Capaz que nos entretengamos a la vez que trabajamos.”- Opinó Ultor, sonriendo. “Está bien! Daré la noticia al distribuidor de la Cía. Musimer”, para que esté al tanto. Estoy segura de que traer películas ya terminadas desde Knapp es mejor negocio.”- Comentó Gretchen. “”Bien, dejo en tus manos la elección del personal.”- Dijo Ultor y en otra ocasión en que no estuvo presente la bella Diana, agregó:”- Ve que se venga con nosotros algunas damiselas de poca reticencia a la tercera edad.” “Quieres volver a sufrir con las naturales?”- Se maravilló Gretchen. 200 “En lo posible, no.”- Se rió Ultor. “Sería bueno hacerte una revisión física, antes de partir! Desde la cabeza a los pies.”- Informó ella. “Está bien, tómame una hora en algún Instituto de Salud… cuánto me costará?”- Se preocupó él. “Ah, unos pocos miles! No estás tan mal!” – Se rió ella, yéndose al aparato de holografías y empezando a hacer los contactos, aparte de dar el previo aviso al gerente de la Cía. Distribuidora MUSIMER. “Les deseo suerte! La carrera fílmica del Sr. Ultor ha sido impecable hasta hoy, y estoy seguro de que continuara igual con este nuevo proyecto.” “Gracias! Ya tendrá noticias nuestras.”- Le aseguró Gretchen. A través de Agencias de Empleos, consiguió el personal requerido (cinco tripulantes) y dos profesores jubilados de la Universidad de Aurea, don Patrer Sarnis y don Serur Fonseca, biólogo. Esto fue lo más difícil, ya que ambos eran hombres de costumbres arraigadas y querían saber los tiempos del viaje, lugares y sus roles específicos. “No tendrán Uds. que preocuparse de nada! Será un viaje de ida y regreso, sin otras paradas! En Knapp estaremos grabando en el continente Zvei.”- Dijo Gretchen, sin mencionar lo de los dinosaurios existentes allí, para no atemorizarles, pero Serur Fonseca levantó la vista, sobresaltado, aunque no hizo ningún comentario. La lista de actores fue corta pero contundente: cuatro damas y cuatro varones, todos ellos menores de cuarenta años. 201 • “He visto a esos actores en el aparato holográfico: sus carreras o recién comienzan o ya comenzaron sin ningún éxito. No es muy auspicioso tal cosa!”- Comentó Ultor, que en ese momento estaba dentro de un cajón de baños a vapor. “No son malos actores, si eso estás pensando: es que no han tenido la oportunidad de dar todo de sí. Con respecto a las actrices, tuve que elegir entre calidad y pocos remilgos morales, y como tú quieres hembras fáciles pues ahí las tienes.”- Sonrió Gretchen. Ultor enrojeció de ira pero también de vergüenza y comento: “Claro que entiendo tu dilema pero ahora vamos a aderezar es grupo, ya? Consigue dos actores, varón y mujer, famosos aquí en Aurea. Así me aseguro de que vean la película como algo digno de mirar!” Ella jugueteó con su propio cabello- no se tocaban desde que él la había dejado por Diana-. Y dijo:” Al menos te costarán setecientos mil Sopes cada uno. O más.” “Los tengo! Y con ellos a bordo, me aseguro de poder recuperarlos!”- Dijo Ultor, pero internamente le crecía la desesperación de ver que su dinero se iba como el agua. Asintió Gretchen, y volvió a ocuparse en contactar agencias de artistas. Sham Terlask era uno de los famosos artistas, a la sazón de cuarenta y dos años, y conservando su apostura física gracias a

ejercicios y operaciones quirúrgicas. Gretchen tuvo que entrevistarse con él, antes de viajar, y Sham la miro de arriba hacia abajo, diciendo:” Eres hermosa, Sintética!” 202 “Gracias. La serie a la que pertenezco se motivó en la copia levemente modificada de Miss Universo de hace algunos años atrás.” Comunicó ella. “Entiendo el buen gusto de tus fabricantes. Te diré algo: he oído de las películas producidas por tu Ultor.” “Don Ultor.”- Corrigió ella. “Eso, Don Ultor. Son éxitos de ventas. Y yo ando en busca del éxito: te pediré alojamiento y comida y seiscientos treinta mil sopecs de pago. Actuaré como los dioses!”- Se comprometió Sham. Gretchen movió negativamente su cabeza, diciéndole:”- Sopecs, de ninguna manera! Sopes de Knapp, eso sí.”- Aseguró ella. “Ah! Poco va a ser.”- Movió su cabeza Sham, mirando hacia arriba. “Es todo lo que puedo ofrecer, según nuestro estimado de gastos.”- Dijo Gretchen. Sham sopesó el asunto: no tenía ni ofertas de protagonizar películas ni dinero para seguir con su tren de vida, y por eso dijo:” Está bien! Pero llevaré bastante equipaje: venderé mi casa, porque creo que al regreso podré comprarme otra, si es que no me quedo en Knapp!” Gretchen asintió con su cabeza; el Flier podría llevar sus cosas sin ningún problema. Días más tarde, le presentó las listas a Ultor, diciendo:” He aquí los que irán: pero si tienes objeciones, házmelas saber para proceder a hacer los cambios necesarios.” “Veamos! Empezaré por tus damas!- Se rio Ultor, introduciendo la píldora de memoria en el aparato de holografías: allí se veía la persona caminando, hablando y explicando de qué eran capaces y en ello no ahorraban adjetivos calificativos positivos. 203 Aprobó a todas ellas y levantando su mirada hacia Gretchen, quien estaba de pie a su lado, dijo:” Tienes a los dos profesores, y a un actor famoso aunque no triunfador. Y las chicas están bien, pero faltan las actrices famosas y otro actor, por lo menos.” “Y qué tienes en mente? Necesitas más personajes? Deberías saber que un buen actor puede hacer más de un carácter: de viejo, joven, aún de mujer! Así, con un artista tienes a varios a la vezpor el mismo precio!”- Dijo Gretchen, sonriente. “Bien, quiero a dos artistas varones de peso, entiendes? Y lo mismo con las actrices!”- Dijo Ultor, enojándose ; se había dado cuenta de que estaba hablando con una máquina con forma de mujer… “Está bien! Lo haré, pero te costará algo de dinero… bastante dinero.”- Avisó Gretchen, encogiéndose de hombros, si no les gustaba ahorrar… allá él. La nómina completada, Ultor anotó en su Libreta los nombres y ocupaciones, porque la llevaba en un bolsillo, no había problemas de baterías agotadas ni que el objeto se quebrara… La lista es la siguiente: TRIPULACION DEL FLIER. Gretchen, Diana, Esmeralda, Leonela, Dorotea, Camila, Menma, Groseile, Ofnur, Schworge, Eparge y Grosingo. PERSONAS DEL EQUIPO ARTISTICO. Leregio, Manuel, Exul, Custos, Atoilo, Occa, Comito, Armiger, Diligo, Sham, Miniodo, y Gelubde. ACTRICES: Regie, Nelka, Eula, Gelubde, Deionaria, Bluhena y Einklang. Con todos los permisos de zarpe conseguidos, que incluía los pasaportes de los Naturales de Aurea, Gretchen enfiló al cénit en el Flier Plateado, dejando atrás al planeta Aurea 2 2; los actores y actrices se emocionaron, pues excepto Sham, nunca se habían ausentado del planeta.

Ultor miraba todo desde la sala de mandos, pendiente del radar, pero Gretchen , que era el piloto, también poseía esos indicadores ,por lo que su puesto allí era punto menos que prescindible. Dijo:” Creo que restringir paseos de los no tripulantes es lo más indicado. Que les baste con las salas de visión exterior, comedor, cabinas y sus pasillos.” “Eso sí, hay que hibernarles.”- Comentó Gretchen, mientras adelantaba a un convoy de naves cargueras. Eran productos en ruta a los otros planetas habitados de la Constelación Aurea. 205 Los profesores, sentados en la sala de observación, miraban asombrados y por primera vez en sus septuagenarias vidas, como iban dejando atrás el orbitante planeta en que habían desarrollado sus carreras de docentes. Gretchen miró a Ultor- estaba reclinado sobre Diana en ese momento, pero igualmente le dijo:” Eh, radarista! Quieres dejar a esa mujer tranquila por unos minutos y venir a ver esto?” “Al momento!”- Sonrió Ultor, y dejando a Diana en su propio asiento, se acercó a Gretchen, quien le susurró:”- Dime a cuántas mueres quieres que te deje despiertas!” “Ah, el asunto de las criogenizaciones! Claro, que estén todos hibernados- déjame las tres mejores chicas! Elígelas tú.”- Pidió Ultor, volviendo a su asiento. Diana por supuesto que podía oír voces susurradas a doscientos metros de distancia, sin que hubieran ruidos extremos, y allí no los habían, así es que dijo.”- Planeas abandonarme de nuevo?” “No es tan seguro, pues todo depende de si esas naturales me acepten!” “Todas ellas?”- Se inquietó Diana. “Con una bastará!”- Afirmó Ultor. “Y yo, no te basto?”- Le preguntó ella. “Tú eres especial: no me preguntes más, por favor, y sigue actuando tal como ahora.”- Pidió Ultor, y esto produjo un cambio en Diana pues, al contrario de una humana, estaba hecha para obedecer. Así, pretextando que no habían cápsulas de hibernación para todos, y que deberían esperar un mes antes de reemplazar a otras, las actrices Regie, Nelka y Eula se quedaron despiertas y compartiendo con el único varón no hibernado: Ultor. Este sabía que en menos de veinte días todas ellas querrían amar- o así lo había leído en alguna parte. Confiaba en que fuera antes- veía pasar esas lindas caras y se imaginaba ardorosos romances, pero fueron pasando los días y le seguían tratando con respeto- con demasiado respeto como para llegar a un amorío. Diana ser reía de los cumplidos y pequeñas atenciones que Ultor estaba prodigando a las tres mujeres, y éste, al ver que no avanzaba en la dirección deseada, fue a conversar con Gretchen. Ella estaba en la cabina de mandos, y se veían las estrellas moviéndose muy lentamente en los visores. En una máquina holográfica se veía el Flier en el centro y las configuraciones de estrellas representadas a su alrededor. Tal como sucedía en la realidad. “Tengo un problema: me hago el útil y comparto con ellas, pero no consigo ninguna cita.”- Se quejó Ultor. “Has intentado hacer un baile, servir tragos… divertirlas como indudablemente se entretenían en Aurea?”- Preguntó Gretchen. “No. Sólo conversaciones a la hora de las comidas.”- Dijo Ultor. Gretchen se rio y dijo:” Aparte de eso, que no has querido hacer, es obvio que las tres están en simbiosis social: lo que hace una, hacen las otras. Si una te ignora como pareja, las demás lo harán, y será un nuevo lazo en su simbiosis.” “Una cena regada, romperá ese pacto inconsciente?”- Inquirió Ultor.

“Las sacará de la rutina y el alcohol bajará sus defensas; pero hay algo que debes evitar.”Murmuró Gretchen, mirando en el radar un punto luminoso que se suponía no debía estar allí- si es que le daba créditos a la Base de Datos. “Qué debo evitar: El alcohol?”- Inquirió Ultor. 207 “Puedes beber, pero con moderación. No querrás quedarte dormido, verdad?”- Preguntó ella. “Claro que no. Eso era todo.”“Lo que no tienes que hacer es quedarte sin pareja! Si pasas el baile y el licor sin hacerte de una de ellas, ya nunca tendrás a ninguna.”- Afirmó Gretchen. Ultor preparó varias cabinas cerca del comedor- dejó licor y la temperatura adecuada en ellas, y como Gretchen ya había hablado de un baile- celebración. (el paso de la primera quinta parte del viaje) las mujeres aceptaron la invitación sin recelos. Ultor se vistió con ropa juvenil y cortó su cabellera todo lo que se pudo sin hacerle parecer un viejo calvo. “Hola, chicas! Qué vamos a bailar ahora?”- Les preguntó al entrar al comedor. Ellas se miraron entre ellas y se largaron a reír, lo que hizo enrojecer de furia al septuagenario, quien se controló, agregando:”- Me alegro de vuestra alegría! Estamos aquí para divertirnos según la tradición de los viajes cósmicos… no empiecen a burlarse de mí.” Esto le costó decirlo, y una vez dicho, se sintió vulnerable… Nelka se le acercó, tomándole del brazo y diciendo: “No nos burlamos, don Ultor! Quiere que bailemos con Ud.?”- Y sus palabras decían una cosa, pero sus ojos la traicionaban- en ellos se leía la risa. Gretchen apareció, y puso música, que brotaba desde un muro. Sus ojos miraban fijamente a las mujeres, y su porte atlético les dijo que podía tornarse peligrosa para ellas- sabían que era la única verdadera sintética propiedad de Ultor- y también habían oído del celo que ponían los sintéticos en defender a sus amos. Por ello, comenzaron a bailar cada vez con menos deseos de divertirse a costa de Ultor, y empezaron a beber licor con más frecuencia. Tras un baile, Ultor se acercó a la mesa a servirse un poco más de licor, y Gretchen le susurró:”Noto a Eula más temperada que el resto. Ella será tu presa. Bajaré el nivel de las luces, y entonces tú te la llevas de aquí.” “Entiendo. Estoy listo.”- Replicó Ultor, y cuando recomenzó la música, las luces disminuyeron en intensidad y Ultor empezó a murmurarle a Eula en su oreja, y a acariciarla mientras bailaban… ella tenía sus ojos, danzando en sus órbitas y le siguió cuando Ultor la guió a una de sus cabinas. Las otras mujeres miraron a la pareja retirándose del comedor como si no comprendieron lo que estaba sucediendo- y poco después estaban tan ebrias que no podían tenerse en pie. Desde el suelo, Nelka se rio y dijo a Gretchen: “Oye, ponnos inyecciones para terminar con esto!” “Las drogas anti ebriedad no están en nuestro inventario. Creo que van a tener que pasar por todo el proceso.”- Replicó Gretchen, con mirada dura… Regie y Nelka fueron llevadas a una cabina, a pasar el período de descanso (“noche”, en la nave) y pronto ya estaban vomitando. Dos días pasó Ultor con Eula en su cabina, asegurándose que ella pasara de la aceptación aon alcohol a la aceptación por atracción… En el tercer día salieron de allí y a la hora de la cena las otras dos muchachas les miraban ceñudas, pues Eula ya no estaba en comunicación simpática con ellas… Al irse a acostar, Ultor cerró un ojo a Gretchen, quien sonrió, moviendo su cabeza en sentido afirmativo – recibía los elogios y estaba segura de conocer ya muy bien a la raza de los humanos…

Capitulo 5. KNAPP.
Antes de llegar al primer planeta exterior del sistema planetario de Knapp, Ultor envió por los demás integrantes del viaje, quienes en el lapso de un día ya estaban en condiciones de ver el tránsito hacia el planeta Knapp, el más habitado del entorno. “Es hermoso! Nunca me hubiera imaginado ver algo así!”- Se maravillaba Bluhena. 211 Un sistema planetario con mundos con aire y mares es lo más hermoso del todo.”- Comentó Diana, porque si bien las maravillosas vistas de estrellas dobles, quásares , nubes gaseosas y la creación de nuevos estrellas es magnífica, un planeta con opciones de albergar la vida emocionaba a las criaturas humanas por estar viendo el entorno en que podían vivir. Gretchen daba indicaciones a las autoridades para informarles del contenido y razón de su viaje y por supuesto las autoridades se relajaban al saber que era un pequeño Flier oriundo del mismo Knapp, y no lo revisaron, pues dejaban tales opciones generalmente para los cargueros y grandes navíos. En ocho días llegaron al tercer planeta y Gretchen ya sabía lo que tenía que hacer. Bajar directamente al continente Zvei, aunque el lugar exacto había sido dejado a su arbitrio. Descendió entre las montañas y el nacimiento del rio Mendosus, el cual, tras recorrer su sinuoso curso por cinco mil kilómetros, desembocaba en el mar Glauben 213 Una vez abierta la esclusa, los no tripulantes bajaron en tropel en medio de febriles exclamaciones. Tenían la conciencia de haber estado sólo algunos días dentro del Flier y ya ansiaban la libertad que se respiraba allá fuera. Ultor miraba el entorno a través de los visores del Flier, preocupado de que no apareciera algún animal peligroso. Gretchen notó su expresión asustada y dijo:”- He enviado al personal sintético a revisar el entorno. Estoy preparada para pagar a la Easy People Company por el arriendo de sus modelos. Espero tu autorización.” “Ah, y de cuánto es el monto?” “Trescientos mil sopes. Y faltan tres días para el término de ese último pago de arriendo. Si prefieres, las mandamos de regreso y te economizarás algo de dinero.”- Avisó Gretchen. “Devuélvelas!”. Dijo Ultor, y en ese momento vio, un uno de los monitores, la figura de Diana, a la cual había prometido comprar, y agregó:” Y compra a Diana.” Gretchen no le miró, pues estaba interesada más en unos pequeños puntos que habían aparecido en pantalla- el radar no podía decirle qué eran, pero sí la velocidad: doce kilómetros por hora. “Valdrá setecientos ocho mil sopes.”- Comentó ella. “Está bien. No le digas nada aún. Quiero darle yo la bienvenida. Al resto… que vengan a buscarles.”- Dijo Ultor. “Puedo llevarlas yo: tomará veinte minutos. De lo contrario, te costará mil quinientos sopes adicionales.”- Avisó Gretchen. 214 “Perfecto, a economizar se ha dicho! Vete a dejarlas.”- Dijo Ultor, y vio pasar corriendo a Esmeralda, Leonela, Dorotea, Camila, Menma, que se despedían de él, sonrientes, pero Ultor no sentía esa alegría en su corazón pues se había acostumbrado a sus bellas presencias.

El plateado Flier se elevó unos metros del suelo y partió como una saeta en dirección a Oredloro, convirtiéndose en un punto en el horizonte. Suspiró Ultor y el profesor Patrer Sarnis , que andaba por allí cerca, comentó:”- Ah, ese vehículo es una maravilla! Y va muy bien manejado!” “Las máquinas entienden muy bien a las máquinas!”- Dijo Ultor, viendo a Diana aproximándose. El panorama hacia ese lado era montañoso, con cerros verdeando de vegetación, con parches de nieblas entre unos y otros. “Hace bastante calor acá.”- Comentó el profesor Sarnis. “Es así la mayor parte del tiempo: por eso hay profusión de vegetación.”- Respondió Ultor, caminando hacia diana. Cuando estuvieron a diez pasos, ella se detuvo y Ultor también lo hizo. “Por qué no me llamaron? El Flier se ha ido con las demás!”- Se maravilló Diana. “Te dejamos por un tiempo más.”- Dijo Ultor. “Ah! Bien, gracias.”- Exclamó Diana, sonriendo, pero había una expresión de pena en sus ojos. “Te he mandado comprar. Gretchen ha ido a hacerlo.”- Avisó Ultor. “En serio?”. Se acercó Diana, rápidamente. “Así es. No me vas a abrazar?”- Se rio Ultor, y ella así lo hizo, apretando su mejilla contra el rostro del hombre, diciendo:”- Te seré fiel hasta el fin! Gracias.” “Eres mía.”. Murmuró él en su oído. 215 Eula les vio desde lejos y Regie se rio, diciendo:” Veo que tu enamorado sigue con sus maquinitas preferidas.” Eula no comentó nada ,pero más tarde halló a Ultor mirando algunas callampas naciendo cerca de un tronco de árbol y le dijo:”- Me sorprende verte enamorar a una Sintética. No te bastó conmigo?” – Y en sus ojos llameaban de enojo. “No te enojes! Sólo me estaba agradeciendo!”- Le explicó Ultor, pero la joven estaba sintiéndose muy humillada, sobre todo por saberse observada pos sus compañeras de trabajo, y por ello dijo:”-Lo nuestro se acabó! Me iría del filme si no fuera porque no estoy en mi planeta!” Y se alejó, caminando muy erguida; Ultor la quedó mirando y vio cómo se reunía con las demás artistas, y se adentraban aún más en la foresta. Diana se acercó a la carrera y tomándole del brazo, dijo:” Viene una manada de Masosaurios por el valle! Debemos irnos a la montaña!” “Y Gretchen aún no ha regresado!”- Se preocupó él y a gritos trató de reunirles- los dos profesores y Leregio, Mahuelo, Exul y Custos le siguieron- al resto no pudieron seguirles buscando, pues los Masosaurios ya estaban muy cerca. Al paso de los dos profesores, no fue mucho lo que treparon en ese cerro, pero fue lo suficiente para no ser arrollados. Diana dijo:”- No son buenos trepadores! Aquí estamos seguros.” No contaba con los Hemoficterios, que seguían a la manada- eran insectos carnívoros de treinta y cinco centímetros de largo con sus seis patas preparadas para trepar y rasguñar, si era necesario. Sus fauces ,repletas de pequeños y afilados dientes podían dar cuenta de un masosaurio en horas. Sus cientos de kilos de carne, músculos y cartílagos desaparecían , dejando huesos blanqueando a la luz del astro. Estos oscurecían la tierra con sus cuerpos. Diana se abrazó a Ultor, quien dijo:” Creo que éste es mi final.” En ese momento, el plateado Flier bajó del cielo y ella escuchó la voz de Gretchen, llamándola:”Flier Plateado llegando! Respondan, por favor!” A través de la radio, Diana le dijo:”- Estamos en la ladera de una montaña. El resto está en el bosque. Tenemos insectos carnívoros acercándose!”

“Bien, bajaré lo más cerca posible de tu emisión de radio.”- Dijo Gretchen, y como un relámpago plateado, el Flier se detuvo a escasos metros de ellos, arrojando un ventarrón alrededor que provocó esparcir lejos a los primeros insectos en llegar al lugar. Ultor y Diana ayudaron a los dos profesores a subir a bordo, mientras que Leregio, Manuel, Xul y Custos ya trotaban por la rampa hacia arriba. Gretchen tomó nota de ello: eran personas que pensaban sólo en sí mismos; mala compañía en tiempos peligrosos… Los artistas se fueron a sus cabinas, mientras que diana y Ultor se sentaban en sillones de la Sala de mandos. “He filmado ,usando cámaras de la nave. Ya verás qué emocionante fue el rescate!”- Dijo Gretchen. “las artistas están en el bosque.”- Anunció Diana. “Vayamos allá! Pondré el visor ultra violeta: captaremos su calor corporal!”- Anunció Gretchen, maniobrando ágilmente al Flier, y comenzó a sobrevolar el bosque lentamente, para no pasar de largo si es que había alguna persona en el bosque. Una luz roja se encendió en un tablero y Gretchen encendió el altavoz externo, diciendo:”Estamos sobrevolando el bosque! Ubiquen el sonido de mi voz- buscaré un claro para que se acerquen al vehículo!” Y luego de ubicado, se situó allí lanzando una alarma de tres segundos por vez, lo cual convocó a todos los asustados actores; las damas comenzaron a decir que era peligroso el entorno, pero Gretchen les reunió en el comedor, en donde dijo:”- Otra vez veo poca disciplina en un cuerpo de actores: es poco profesional adentrarse en un bosque sin conocer el terreno! No quisiera que esto se volviera a repetir!” “Pero si Uds. se fueron en el Flier! Qué nos íbamos a quedar haciendo allí!”- Se quejó Eula. “De aquí en adelante no hay permisos para alejarse del lugar que les indiquemos!”- Dijo Ultor. Gretchen y Ultor manejaban las cámaras y Diana les asistía; ponía en posición las luces y el boom, que no es otra cosa que otro micrófono que refuerza la voz de los actores de modo que se puede editar a la hora de finalizar las tomas, en algún Estudio. 219 Cuando dejaron de filmar, se sentaron apoyando espaldas contra troncos, y la dama Einklang dijo:” me gusta el ambiente y Uds. los de la cámara también. Pero no me gusta tanto el diálogo. Si son Uds. los creadores del diálogo, me gustaría discutir el tema con Uds.- Y tú no, Sham (Terslak)?” Sham masticó un poco una brizna de pasto, y dijo:”- he venido a actuar y tratar de mejorar cualquier fallo con mi excelente actuación! Sé que un buen actor puede mejorar hasta un parlamento entre caracoles!”- Y reía. No quería meterse en lo que pensaba no era asunto suyo. Pero Ultor había sido criticado en su trabajo, y se explicó:”- Mi trabajo es muy sencillo. Esta película es para jóvenes que aman la acción. Hay mucha acción en el guión.” “Acción y más acción? No hay escenas románticas?”- Se quejó la bella Einklang. “Es una aventura colonial- un navío exploratorio con jóvenes cadetes espaciales, en un ambiente selvático. Uds. dos no se conocen de antes- en el curso de la aventura, terminan amándose.”Explicó Ultor. “Y colorín colorado, esta nueva película se ha terminado.”- Se burló Sham, poniéndose de pie. Suspiró la actriz, diciendo:” Haré como mi compañero de trabajo: actuaré lo mejor posible! Capaz que salgamos con clasificación B.” Gretchen interrumpió el devenir pesimista de las observaciones suyas y dijo:”- La película recién comienza! El guión no es inamovible: puede ser mejorado si eso es posible.” “Claro! Volvamos a repensarlo todo.”- Dijo Sham, a quien le molestaban las confrontaciones entre los del mismo grupo.

Gretchen se fue con Ultor a un salón en que podían acceder al Centro de Datos de la Computadora Central. “Todo el conocimiento humano útil está aquí, y tu guión fílmico puede enriquecerse leyendo y combinando historias.”- Dijo Gretchen. Ultor bostezó, abrazándose de Diana, y replicó:”- Entiendo. Quieres que agregue datos científicos, trastocar historias dentro de mi film?” “Es una idea.”- Sonrió Gretchen, y agregó:” Hallar una civilización perdida no sería una mala idea.” Ultor besó a Diana, riendo, y dijo:”- los filmes históricos tienen éxito sólo en las salas de clases!” Gretchen no iba a darse por vencida tan fácilmente, y dijo:” Pues no existe sólo la historia de Knapp! Hay material a través de todo el Universo conocido. Te sabes la prehistoria e historia de los humanos en la Tierra?” “Claro que sí! Y es bien corta. Un día Jehová creó al primer hombre formando un muñeco de barro, y luego le sacó una costilla, para hacer a la hembra de la especie.”- Dijo Ultor, sonriente, ya que ésa había sido la historia infantil que a falta de otra mejor, había sido creída por los terrestres durante miles de años! “Veo que no sabes nada, o quieres dejar de oír mis consejos!”- Aclaró Gretchen ,agregando:” Hay otra historia, contada por una sociedad contactada por viajeros del espacio, y ocultada durante generaciones ,ya que políticamente perjudicaba a los que siguieron después en sus ambiciones, y dice así: Cuando los dioses eran hombres Trabajaban arduamente encorvados Ellos tiraban de canastas con tierra. Las canastas con tierra de los dioses pesaban mucho El trabajo arduo era pesado y mucha era su tribulación. Mientras los grandes del reino de Anu (Anunaki) Obligaban a los Igigi (Vigilantes) sufrir bajo el trabajo Anu, su padre, su rey, Su consejero, el heroico Enlil, Su chambelán Ninurta Y su jefe de guardias Ennugi Había tomado en su mano un mazo Y habiendo echado suertes ,los dioses se dividieron. Anu se había ido al cielo Enlil había tomado la Tierra como su reino. Los cerrojos y cuerdas del mar Se los habían dado al príncipe Enki Los de Anu se habían ido al cielo Y los de enki habían descendido al Apsu Ociosos estaban aquellos del cielo arriba Tenían a los Igigi laborando duro Estos estaban abriendo canales Canales de irrigación para los Señores, La vida de la tierra Los Señores laboraban duro día y noche Mientras debatían y maldecían, Mientras se quejaban de la excavación. Vamos, enfrentemos a nuestro capataz (Chambelán) Para que él elimine esas duras tareas Que pesan sobre nosotros.

El Señor , el Consejero de nuestros Señores Vamos, levantémosle de adonde está. Enlil, el consejero de los señores Vamos, levantémosle de adonde está! Abrimos su boca Diciéndole a los Señores, sus hermanos. Nosotros (….) los capataces de siempre. El heroico capataz de los Señores … Vayan , levantémosle desde su lugar! Enlil, el heroico consejero de los Señores Vayan, levantémosle desde su lugar! Ahora, anunciemos guerra! Mezclemos batalla y combate!” Los Señores escucharon sus palabras Quemaron sus herramientas Quemaros sus palas Encendieron con fuego sus canastas, Los cogieron mientras iban Hacia el trono del heroico Enlil.” “Ah, basta! Creo recordar… la creación del hombre por una raza de humanos!”- Afirmó Ultor. “No sería bueno mostrar algo así en tu filme? Daría en qué pensar a los mayorcitos.”- Dijo Gretchen. “Lo voy a pensar. Vamos, Diana! Que tengo sueño y me agrada dormirme contigo abrazados.”Dijo Ultor, retirándose. Al amanecer, Ultor despertó cuando Diana decía:” Ha salido el astro en el horizonte! Los artistas duermen, pero los animales ya están despiertos!” Ultor abrió un ojo, diciendo:”- Cuál será la novedad, Diana? Los animales duermen de pie y el amanecer los pone en movimiento rutinariamente.” “Es la época del apareamiento! He leído de ello. Y ahora es la temporada en que hasta el más pacífico gigante de los herbívoros está con la adrenalina haciéndoles bufar y las hormonas haciendo crecer sus deseos sexuales!”- Informó Diana. “Entiendo. Quieres salir a filmar? Dile a Gretchen que se acerque a ellos… los filmaremos desde la nave!”- Pidió Ultor, entrando al cuarto de baño. 223 Gretchen llevó el Flier al lugar, y se filmaron algunos minutos de un rebaño de unos doscientos ejemplares y efectivamente se estaban apareando. “Bajaremos ¡Despierta a los artistas! Veo un altozano, a cien metros! Que se vistan de exploradores! Iré a preparar las cámaras!”- Gritó Ultor, corriendo por el pasillo. Gretchen hizo descender al Flier en ese lugar, que gracias a las piedras, no tenía árboles grandes, sino que arbustos. Cuando bajaron, ya el astro calentaba las rocas y levantaba la humedad que la noche había dejado- el calor era intenso. Los artistas debían acercarse a los animales tangencialmente y comenzar a leer el guión preparado por Ultor, que se les entregó para memorizar. Excel reclamó por la demora en entregar ese guión, pero Gretchen le aseguró:”- Si no se recuerda, mueva los labios! En la edición le pondremos audio.” Varios rieron, porque lo entendieron como un sarcasmo.

El grupo caminó tangencialmente. Los animales eran Otniellos, de cuatro metros de altura, y su habitual pasividad y calma se habían ido y en cambio ahora mostraban rapidez y ferocidad, pues lanzaban sonoros bramidos que alertaban los sentidos. “Miren cómo se aparean esos dos de allá! Y qué tremendo órgano se gasta ese Otniello macho!”Exclamó Armiger, lanzando una risotada que quitó algo de tensión al ambiente. 225 Gretchen, al control del navío, filmaba con la cámara que normalmente servía para apuntar los cañones, tratando de captar la emoción del momento- pensaba que todo era para bien de la producción. Por otra parte y ya en tierra, Ultor y Diana trataban de filmar al grupo de actores, con la manada al fondo de las escenas. Todo se desarrollaba normalmente hasta que entre los Otniellos se escuchó un bramido generalizado y dos de los machos comenzaron a combatir, a pisotones y coletazos, a algo que se hallaba en el suelo. “Qué pasa allá?”- Se alarmó Nelka, dirigiéndose a la cámara. Ultor vio venir a una figura alargada y gruesa, que de pronto elevó su fea cabezota a una altura de un metro ochenta centímetros y viendo al grupo de bípedos, se lanzó como un torbellino, enroscándose en dos o tres personas, y golpeando como un ariete y con su cola, a otras tantas. Ultor creyó hasta escuchar el sonido de huesos rotos y es que estaba a veinte metros de los sucesos. Diana dejó la máquina filmadora entre dos piedras y dijo.” Por favor, deja esa máquina aquí, porque nos vamos!” Obedeció Ultor, y apenas dejada la máquina sobre el pasto, Diana le dio un tirón que le sacó de la ruta de la cola de esa bestia, que se empeñaba en cazar a cuanto bípedo veía. Diana le ayudó bastante a correr a una velocidad vertiginosa, y entrando de sopetón a la nave, ésta se elevó sobre el terreno como una pluma, mientras la puerta de la esclusa se cerraba. Diana le besó, diciendo.” Querido mío, perdona haberte tirado tanto, pero era necesario.” “Debo agradecerte haberme salvado mi vida. Se vive una vez, como ya sabes! Ahora, vamos a ver cómo ayudar a esa gente!”- Y se sentía anonadado por la tragedia. Gretchen maniobraba ya sobre la serpiente, y lanzó un rayo LASER del cañón anti meteoritos. La cabeza del ofidio desapareció después de una humareda; esto y la aparición de la reluciente nave , hizo que los Otniellos se alejaran a varios kilómetros de allí, permitiendo bajar al Flier. Gretchen no quiso dejar bajar a Ultor del vehículo, y Diana se lo rogó, diciendo: “Amor, no vamos a hallar nada bonito allá afuera. Quédate en los controles, por si hay que elevarse de nuevo en forma urgente.” Esta frase implicaba el peligro de volver a ser atacado por una serpiente enorme, y no era tan descabellado el pensarlo, pues las culebras muchas veces andan en pareja. Así es que el Productor vio salir a ambas llevando algunas bolsas negras, en que echar los restos. Diana regresó a los veinte minutos, con las dos cámaras intactas. “No recibí ni un rasguño! No puedo decir lo mismo de los artistas!”- Mencionó ella. “Qué malo es esto! Cuántos muertos viste?”- Preguntó Ultor, sintiendo un golpe en la dirección de la esclusa. Diana escuchó por algunos segundos y dijo:”- Es Gretchen, que ha traído las bolsas… dice que irá al bosque, por el resto de los actores. Ahora yo iré a cerrar esa esclusa.”“No! Si puedo cerrarlas yo desde aquí!”- Comentó Ultor, apretando unos signos en el tablero. “Bien, pero también debo ir a guardar esas bolsas en un cuarto refrigerado. Volveré pronto, no te preocupes.”- Dijo Diana, dándole un beso. Ultor miraba por los visores, tratando de ver a Gretchen volver del bosque, y en eso todavía estaba, cuando regresó Diana, diciendo:” Ya lo hice, amor. Ahora recibí un mensaje de Gretchen: pide que vayamos sobre el bosque, pues ha hallado al resto del grupo, y éstas son las coordenadas.”- Y las mencionó para que Ultor las copiara en el aparato guía y en menos de un minuto sobrevolaban un claro en el bosque.

228 “Allí están! A la derecha- bien! Haz hecho un aterrizaje perfecto. Les iré a ayudar. Tú no te muevas de aquí, amor.”- Dijo Diana, saliendo de la Sala de Control. Ultor contó a los que volvían (exceptuando a Gretchen) y eran quince los sobrevivientes… Pronto estuvieron dentro; Gretchen cerró la esclusa y Diana entró a la Sala de mandos, diciendo:” La mayoría se ha salvado! Pero vienen muy histéricos! Te recomiendo no encontrarte con ellos!” Gretchen apareció a los tres minutos después, diciendo:”- Ya, Ultor! Despeguemos ya!” Ultor así lo hizo, y por mientras ella se sentaba en otro sillón, diciendo. Es imperativo darles un respiro sensorial . Hasta los hombres quieren desistir.” Ultor ya había pasado por todo esto antes, y por eso ya tenía pensado alternativas, y ordenó:”- Se es necesario trabajaremos sin el Flier! Qué se le va a hacer? Hasta ahora, nuestra filmación ha contado con todas las facilidades de la vida moderna! Es hora de ponerles en el mismo pie en que se verían los protagonistas de mi filme.” “Si ésas son tus nuevas ideas, te recomiendo enviar a otros a filmar- y no ir tú. Han asistentes muy competentes que lo podrían hacer día y noche!”- Afirmó Gretchen, quien estaba al tanto de las capacidades de sus semejantes. “Día y noche? Significa… Sintéticos?”- Murmuró Ultor. Pensó que su diversión se terminaba con esta nueva desgracia, y aceptó, diciendo:” Entiendo perfectamente lo que pasa. Pero prefiero humanos filmando: traeremos a un equipo de camarógrafos y a un director.” Gretchen movió su cabeza y como quien enseña a un niño, dijo:” No puedes! Ellos son personas jurídicas, te pueden demandar por el accidente! No quieres más testigos!” “Entonces… iré yo.”- Dijo Ultor, poniéndose de pie. “No temo a nadie!” Gretchen respetó su decisión, y al día siguiente se abrió la esclusa para que todos salieran fuera, a refrescarse con aire puro, y tomar los rayos del astro sobre sus cuerpos. Descargaron alimentos y dos tiendas de campaña. A último momento bajó Ultor y Diana, llevando las cámaras de filmación, y armas al cinto. De inmediato se le acercaron Leregio y los demás, a exigirle la vuelta a la ciudad. “Por ahora no es posible! Envié a la nave a reparaciones!”- Dijo Ultor, mientras Gretchen se elevaba en el aire manejando el Flier y se perdía en la distancia. Un silencio de estupor cayó sobre el grupo y luego todos querían decir algo en contra de lo que les estaba sucediendo. “No puede Ud. dejarnos abandonados en este lugar inhóspito! Si vienen criaturas peligrosas, cómo las va a detener? Con esa pistola LASER?”- Se quejó Leregio. “Tendremos cuidado . Ahora lo que importa es filmar nuestra película y tratar de que sea un éxito! De ese modo todos saldremos beneficiados!”- Opinó Ultor. 231 “Cómo van a salir beneficiados los que murieron ayer?”- Se enervó Regie. “A ellos les lleva Gretchen a enterrar en Oredloro! Serán entregados a sus familiares cuando regresemos a Aurea 2 y a ellos se les pagará indemnizaciones y sueldos.”- Aclaró Diana. “No sé por qué estoy aquí ahora! Esto es una locura!”- Vociferó Custos, un hombre alto de barba marrón. “Vinimos a hacer una película.-“Dijo Ultor, levantado su cámara. Los actores farfullaron su rechazo y se esparcieron por el lugar. “No hay cooperación.”. Dijo Diana. “Empieza a filmar. Inclúyeme a mí sacaré adelante este proyecto o dejaré mis huesos en el intento.”- Gruñó Ultor. “Espero que ésa no sea la motivación central de tu vida.”- Dijo Diana.

Así, Ultor se fue caminando cerca de los artistas, y aunque éstos no intentaban armar las dos carpas o desembalar la mercadería y utensilios el hecho de no marcharse lejos ya decía algo de sus futuras intenciones. Ultor se acercó al profesor Serur Fonseca, y le dijo:” Profesor: sé que Ud. está molesto por lo sucedido. Podría Ud. darme a conocer qué sucedió realmente?” Y ya que Diana les estaba filmando, el profesor respondió:” Fue horrible! Ese ofidio que al menos medía treinta metros de largo, atacó sin ninguna provocación de parte del grupo! Huí, al ver que su mayor intento era acabar con todos nosotros!” “Y luego de entrar al bosque, qué hizo Ud.?”- Preguntó Ultor. “Caminé junto a tres o cuatro personas; el bosque me parecía peligroso, así como todo el entorno, pero pasado algunos minutos, nada nos amenazó. Ya después escuchamos el aviso desde el Flier y fuimos rescatados.”- Dijo el profesor Serur. Otros artistas se acercaron, y pronto daban sus testimonios. A mediodía, Diana cocinó para todos, y así almorzaron. La comida les bajó el estado de excitación, y a media tarde ya la mayoría conversaba con Ultor, sin demostrar enemistad. Desde la nave, Gretchen indicó por radio a Diana, que efectivamente había entregado a los servicios médicos en Oredloro los restos humanos. “Estarán sepultados en el cementerio municipal, y podrán ser retirados si así lo requerimos. La policía no está involucrada en esto, así es que por ese lado no hay problemas.” Dijo Gretchen. 233 Al llegar la noche, con las dos tiendas armadas, los varones ocupando una y otra las actrices, Ultor y Diana filmaban el entorno, las estrellas y los ocasionales bramidos de las bestias lejanas. “Que será de esa manada de esos Otniellos?”- Preguntó el profesor Serur, quien se hallaba fumando su última pipa del día, sentado sobre un tronco de árbol caído. “Se dirigió al Este, al oír nuestra lucha contra el ofidio.”- Repuso Diana, la cual se había sentado cerca, para ser filmada por Ultor. “Ah, bellos animales! Me imagino que en este lindo planeta todo este sector está protegido de cazadores?”- Preguntó el profesor Serur. “Exactamente, pero de un modo indirecto: acá no se construyen nuevas ciudades, el turismo no llega y la vida salvaje, de este modo, se desarrolla casi sin impedimentos.”- Aclaró Diana. Una artista se sentó cerca, y parecía muy sumisa. Ultor le dijo:” Bluhena, estás dispuesta a trabajar hoy?” La joven le miró, preocupada y dijo:” Temo que seamos atacados otra vez.” “No importa! Estaré preparado para seguir filmando! “- Se rio Ultor y la chica se puso de pie, diciendo:”- Idiota!”- Y se fue de allí. Diana miró a Ultor, y alcanzando a la joven Bluhena, la hizo volver, y pedirle perdón a Ultor por su insolencia. Ultor dijo:” No te perdono, pero haz de trabajar en mi película, aunque no quieras!”- Y la llevaron lejos y cuando la iban a soltar, Ultor pidió a Diana que filmara su regreso al campamento. Y así se hizo. Al llegar Ultor al campamento, dijo a Diana: “Me aburrieron estos actores! Pide a Gretchen que venga a buscarnos.” Como por allí aún seguía el profesor Serur, éste le dijo:” Y puedo irme con Ud.? Trabajaré en su filme, pues vine a hacer algo de dinero, y no he renunciado.” “Está bien! Vamos a ver: estará sentado en esta roca, y gritando por ayuda. Cree que podrá hacerlo en una forma convincente?”- Preguntó Ultor, y tomando la cámara y poniéndose en posición.

“Claro que sí! Pondré mi mejor cara de tragedia.”- Informó el profesor Serur, y cuando Gretchen descendió con el Flier, el profesor Serur corrió hacia la rampa, seguido por Diana, quien aparentaba también ser del grupo de exploradores. Una vez dentro, Ultor retrocedió, pues Diana habíase devuelto a buscar su cámara. “Estás filmando esto? “Preguntó Gretchen, descendiendo a tierra en el Flier. “”Los actores se han puesto difíciles pero aún me queda el profesor Serur…” Rio Ultor, viendo venir a Diana. Una vez todos dentro del Flier, Gretchen lo elevó, diciendo:” Tienes que explicarme qué más vas a inventar para tu película.” “Estoy experimentando! Y veo que el film de aventuras reales puede ser el mejor imán para atraer gente a ver mis películas. Iremos después de que oscurezca y les meteremos miedo.” Diana se rió, diciendo:”- Más del que ahora deben tener?” “Diana y yo nos disfrazaremos de hombres primitivos! Correremos por ahí, dando saltos y gruñidos! Gretchen filmará los mejor que pueda!”- Avisó Ultor. “Te parece? “- Le preguntó Gretchen, apuntando al tablero con un dedo.” – Dejaremos la nave sin vigilancia?” “Cierto. Traeremos a los tripulantes Aureanos, ya que es necesario. “- Comentó Ultor y Gretchen asintió con un movimiento de cabeza, agregando:” Iré por la antigua tripulación.” Y se refería a los humanos traídos desde Aurea 2. Pero, cuando les fue a buscar al hotel, todos se habían ido sin dejar detalle de sus nuevas direcciones. No le quedó más que ir a la empresa Easy People Co. Y pedir los modelos anteriormente arrendados. Y no todos estuvieron disponibles: sólo Menma, Leonela y Dorotea estaban asequibles: las otras estaban arrendadas a otros clientes. Con ellas a bordo, regresó raudamente al continente Zvei. “Estoy contento de verles de nuevo.”- Dijo Ultor al verlas. “Y nosotras a Ud.!”- Respondieron a coro y Menma agregó:” Tuvimos la suerte de no alcanzar a ser arrendadas a nadie desde que dejamos este navío.” 236 “Me alegro. Ahora les pondré al tanto: filmando en el continente Zvei o Intemeratus: una serpiente proto Cobra mató a varios actores y al profesor Patrer Sarnis, de la Universidad de Aurea 2. Los restos están enterrados y la policía no metió sus narices en esto, y entonces mi proyecto sigue. Ahora tengo al resto de los actores en tierra. Los filmaré de lejos o cuando no se den cuenta…” “De noche?”- Preguntó Dorotea, pensando en luz fría. “También. Ahora iremos allá y pretenderemos que son atacados por Erectus! Será divertido, Diana, y ve que se pongan disfraces: tú y yo les filmaremos.” Gretchen se rio, diciendo:”- Esto es muy divertido! Y tendré que verlo por los monitores!” “Tú mantendrás el Flier a carta segura distancia del terreno! Nunca se sabe cuándo uno de los carnívoros puede aparecer!”- Avisó Ultor, viendo cómo se iba Diana con las damas por el pasillo… “Quizás debiera ir yo… no es muy seguro allá abajo. Recuerdas los insectos? Algunos salen a recorrer de noche.”- Comentó Gretchen. “Que salgan! Llevaré una pistola LASER!”- Gruñó Ultor, comenzando a pensar que Gretchen se estaba pareciendo mucho a cierta tía gruñona que había tenido en su niñez, y que por culpa de ella muchos buenos momentos se habían esfumado. Así, a poco andar el reloj, el navío bajó y dejando a los disfrazados y a los camarógrafos, se elevó en el nocturno cielo silenciosamente. “Ahora, a ubicar las tiendas!- Susurró Ultor, quien miraba ahora a través de la cámara, que estaba en su modo de visión nocturna. 237

Ubicado el campamento, comenzaron los aullidos y medias palabras con tonos humanos, siendo quienes las emitían con capacidades muy superiores a las de un humano normal, el resultado final era sobresaliente: hasta a Ultor se le erizaba el cabello al escucharlas. Ultor por un lado y Diana por otro, fueron filmando tanto a los atacantes como a los atacados, los gritos de las mujeres eran bastante histéricos como para ser captados por las cámaras sin necesidad del “boom”. Un grupo de hombres se abalanzó al ataque, usando las barras de una tienda (la de varones) que colapsó al suelo,. Este era un final lógico para la toma, y haciendo como que huían, las asistentes se alejaron del lugar. Ultor, de la mano de Diana, escaparon en otra dirección. “Menos mal que tú ves de noche! Yo estoy más ciego que topo al mediodía!”- Aclaró Ultor, tropezándose a menudo con las anfractuosidades del lugar. “Estamos alejándonos del campamento y girando- ya pronto estaremos con las “chicas” y Gretchen bajará viniendo desde el norte- no queremos que los exploradores descubran que todo ha sido una farsa!”- Aclaró Diana con voz alegre. El Flier plateado bajó del cielo nocturno y Ultor subió el primero, luego Diana y después el resto de los “homo Erectus” que tanta algarabía había creado esa noche… En el comedor se sentaron todos y Ultor dijo, riéndose:”- Ve Ud. a estos homo Erectus, profesor Serur?” “Los veo. Me imagino que son de utilería?”- Preguntó Serur Fonseca, quien no les había escuchado ni un ruido proferido por sus bocas hasta entonces. “Tiene razón! Son mis nuevas asistentas! Hemos ido a provocar algunas escenas de terror en el campamento de nuestros actores! Es preciso hacerlo así, ya que de otro modo no quieren actuar.”- Se explicó Ultor, muy entretenido con esto. “Y filmaron de noche? Poco deben haber visto.”- Se rio el profesor Serur. “Usamos visión nocturna.”- Aclaró Gretchen. “Ah! Perfecto. Se pierde algo de color, verdad?”- Preguntó el profesor. “No, porque luego tenemos un software que a cada tono le da un color y así revivimos el día sacando de la noche el original.”- Explicó Diana. “Claro, pues todo ha de ser con máquinas! El ojo humano ve sólo una franja de las ondas del espectro electromagnético, que abarca desde el violeta al rojo y está en la longitud de onda entre cuatrocientos nm y setecientos nm. El infrarrojo o termal, que es ver el calor que irradian los cuerpos y algunos objetos con el calor. Las cámaras de visión nocturna, se basan en amplificar la intensidad, mostrando las distintas temperaturas con colores diferenciados. La cámara infrarroja capta ondas entre 0.75 a 2 micrómetros. “Las nuestras muestran el espectro desde los tres a los quince micrómetros.”- Dijo Gretchen, y Ultor comentó después:”- La luz irradiada por un animal parece la luz de una ampolleta! Me han dicho que es por su composición hidro-carbonosa.” 239 Y agregó:” Chicas! A sacarse los disfraces de homo Erectus y darse un baño!” “A las duchas!”- Rió Leonela, saliendo de allí con las demás; Gretchen se fue a los controles del navío y Diana sacó las píldoras de memoria, para insertarlas en el aparato de holografías. Volvieron Menma, Leonela, Dorotea y Diana, que dio inicio a lo filmado, y las imágenes y el sonido les devolvió a esos minutos pasados en el bosque. Ultor reía cuando escuchaba los gruñidos de sus mujeres sintéticas y en dos ocasiones se vio a sí mismo, a lo lejos, sujetando la segunda cámara de filmación… “Van a tener que sacarme de esa toma!”- Comentó, pero no impidió que siguieran viéndose las escenas sin editar.

Se veían a los homo Erectus fanfarroneando en la penumbra, y los gritos que se escuchaban de las mujeres que helaban la sangre en las venas… El profesor Serur estornudó, diciendo:”- Perdón! Bien, creo que realmente les dieron el susto de sus vidas a esa gente.” Ultor estaba absorto en las imágenes; se veía muy natural y aprobó casi todas las escenas que sacara Diana. Cuando vio las suyas, notó que había la tendencia a bajar la cámara, quizás porque era el único modo que tenía , en esos momentos, para divisar el suelo que pisaba y no caer, con lo cual las escenas no duraban mucho con ese vaivén, excepto la primera toma, de cuando se inició el “ataque”. 240 Al finalizar de verlo todo, dijo:” Creo que la continuidad se ve en la producción de Diana; yo estaba preocupado de ver el suelo con la misma máquina con que tomaba la filmación. Entonces yo, para la próxima ocasión, me quedaré con las vistas fijas y Diana la movible.” “Ah! Pues, puedo editar las tomas, incluyendo las mejores de cada camarógrafo.”- Opinó Gretchen, quien era buena Editora. “Nos faltan las escenas de día claro: los comentarios de los exploradores al día siguiente! Tendría que ir alguien a dejarles algo… Tienen comida, por tanto, tendría que ser botellas con bebidas y estoy seguro de que hablarán cuando beban de las que tengan algo de grado alcohólico!”- Dijo Diana. “Me ofrezco para ir! Al verme, tendrán más respeto! No recomiendo que vayan sus chicas, porque no creerán que Ud. anda lejos.”- Comentó el viejo profesor Serur Fonseca. Pero algunas Sintéticas no querían ir dejar solo al profesor, y así fue cómo Dorotea dijo:” No nos harán nada! Si se portan groseros, les amenazaré.” “Cierto! Lleven pistolas LASER! Y no se dejen quitárselas!”- Opinó Ultor. Al bajar al terreno, Dorotea y Leonela llevaban agua en frascos y Diana portaba una cámara. Gretchen veía todo gracias a una cámara que llevaba Dorotea en su cabello, la cual parecía ser un cintillo para sujetar su peinado. Al llegar a las tiendas, ya todos estaban en pie y comiendo de las viandas que habían dejado Ultor y Diana al empezar la exploración. “Profesor Fonseca! Gusto de verle de nuevo! Qué hace por aquí?”- Le gritó Diligo, quien al verle comenzó a aproximarse. 241 Les traje agua fresca del navío!”- Avisó el profesor, mostrando las botellas que Dorotea y Leonela portaban. Al ver también a Diana, que estaba filmando con su cámara, el tal Diligo comenzó a gritar para que no siguiera filmando. “Déjela, que es parte del trabajo!- Gritaba el anciano; salieron en tropel mujeres y hombres, y se trataron de abalanzar sobre Diana; Leonela hizo una zancadilla a Regie, quien cayó al suelo cuan larga era; ahí se notó que todos iban a capturar a las sintéticas y casi lo logran, pero Leonela desenfundó su pistola LASER e hizo un surco en el suelo ante sí, volatizando el pasto y algunas ramas. Se detuvo la mayoría, pero Regie se había puesto de pie y se abalanzó sobre Leonel, quien le hizo el quite y la volvió a ver en el suelo, esta vez con un golpe en la nuca y una zancadilla. Huyeron las dos asistentes y Diana filmó hasta que se hizo imposible- huyó al último momento, dejando muy atrás al grupo, debido a la rapidez de sus piernas. El Flier bajó a la vista de todos y recogió a las Asistentes… dejando en el terreno al viejo profesor, que había quedado sobrepasado físicamente con lo sucedido. Gretchen llevó la nave a las montañas, y en un lugar plano aterrizó. “Fue peligroso! “- dijo al entrar a la sala de proyecciones. “Se dejaron al profesor Serur Fonseca en el camino!”- Dijo Gretchen.

242 “Lo rescataremos! No le harán nada, por lo viejo!”- Afirmó Ultor, y tras ver las filmaciones, Gretchen dijo:” Puedo cambiar, en forma virtual, las figuras humanas por las de Homo Erectus. Será como un ataque diurno.” “Opino que, si lo logras, esta escena vaya antes del ataque nocturno.”- Opinó Ultor. “Asi es! Lo dice la lógica! Les falló de día, luego viene el ataque nocturno!”- Sonrió Gretchen. “Me voy a descansar!”- Avisó Ultor, yéndose de ahí con Diana de la mano. Gretchen podía editar hasta cierto punto, con las máquinas de a bordo, pero morfear era más difícil de hacer bien y así decidió ir a comprar una máquina mejor, al final de las tomas fílmicas. Ultor se durmió como a las dieciocho horas y Gretchen a las veintiuna horas treinta minutos decidió que no había que despertarlo para ir al rescate del profesor Serur Fonseca, y dijo (por radio) a las demás:”- El Jefe duerme. Han sido dos días de emociones fuertes para él. Vamos a bajar a por el profesor Fonseca. Llevaréis rifles LASER y las pistolas.” “Así de armadas? Esperas disturbios nuevamente?”- Preguntó Diana. “Mas que disturbios, algún ataque de animales! Con los rifles podrán tener alguna oportunidad de alejarlos- eso sí, el huír a toda velocidad es vuestra mejor manera de salvaros! Ahora, como creo que se podrá hacer: el viejo profesor Serur Fonseca va a estar en la tienda de los varones: no podrá salir de ahí sin despertar a alguno, por lo que usaremos una diversión: Leonela, tú imitarás nuevamente a los proto hombres Homo Erectus.”- Dijo Gretchen. 243 “Menma! Tú y Dorotea verán la salida de los hombres de la tienda. Si ven al profesor Serur, traten de cogerlo y correr al punto en que aterrizaré a dejarlas.”- Agregó Gretchen. “Y quieres que yo aúlle?”- Preguntó Diana, con una sonrisa. “No; tú usarás el rifle LASER y comenzarás a dispararlo a los pies de los cazadores, si éstos se acercan mucho al equipo de salvamento del profesor.”- Dijo Gretchen. “Usaré la lógica.”- Avisó Diana, yéndose a buscar el rifle, mientras que el resto se iba a disfrazar de Homo Erectus. Gretchen descendió cerca del campamento de los actores, y no se alejó, sino que subió a los sesenta metros de altura, mirando siempre hacia el terreno bajo la nave, a través de las cámaras exteriores.. El grupo se desperdigó rápidamente, tal como se había programado. Las voces de las Sintéticas se escuchaban por la radio, así es que Gretchen los escuchaba y además, podría comunicarse, llegado el caso necesario. Pronto comenzó el aullido y hablar a media lengua de los “Erectus”; a los gritos infra humanos siguieron los humanos de las actrices, que nuevamente eran presa de la histeria: los hombres salieron en tropel, los más enarbolando toscas armas que habían confeccionado usando las ramas de los árboles. “A ellos! Hagámosle huir!”- Gritaba Leregio, y también otros, que así se daban aliento. Diana filmaba, pero sin abandonar su rifle; estaba sobre las ramas de un árbol y pasaba desapercibida en la noche y los gritos; vio salir de la espesura a Menma y Dorotea, quienes entraron al rescate del profesor Fonseca en la tienda de campaña. Una de ellas salió y el profesor , mientras dentro de la carpa se vieron fuertes luces. “Hallé a alguien, que me atacó! Le he disparado.”- Dijo Dorotea. “Necesitas ayuda?”- Preguntó Gretchen, desde el Flier. “No! Estoy bien!”- Dijo Dorotea, y Diana la vio salir de allí- algunas mujeres la vieron salir, pero al notar su pelambre, entraron despavoridas de nuevo en su tienda. Diana bajó del árbol y se escabulló por entre los matorrales – pronto veía al Flier y a las demás corriendo hacia la rampa.

Poco después todos estaban dentro y preocupado del profesor Fonseca, quien tenía un tobillo hinchado, y de Dorotea, que tenía una profunda herida circular en su espalda. Gretchen midió la perforación como de doce centímetros. “Es delicado. Será mejor llevarla a la Easy People Company, para que la revisen y reparen la herida.”- Comentó Gretchen. “Es obvio. Vayamos allá.”- Ordenó Ultor, y en minutos ya iban volando a través del continente Intemeratus (Zvei) en medio de la noche estrellada. Tres horas más tarde, Gretchen , Menma y Leonela entraban en las oficinas de la Easy People Co. Y entregaban a Dorotea para su reparación. “Estaba en arriendo y sufrió una herida… El arrendador la quiere de vuelta.”- Afirmó Gretchen, dando datos que tenia en su memoria. El funcionario miró la herida, y dijo:” Claro, había que traerla en forma urgente. Déjenla acá, que llamaremos a su arrendador cuando esté reparada totalmente.” El atendedor era un hombre Sintético, en el mesón que atendía las 23 horas del día. 245 De regreso al Flier, Gretchen se lo comunicó a Ultor:”- La repararán pronto. No tenemos que irnos, si no quieres; el estacionamiento acá es gratis para los clientes en espera y está resguardado muy bien.” “Eso! Aprovechemos la gratuidad! Nos quedamos… espero que arreglen pronto a Dorotea.”- Dijo Ultor, bostezando. Diana le tomó de la mano y se lo llevó de regreso a la cama. Gretchen dejó de vigilante a Menma en la cabina de mandos y se fue a editar la película, dejando para después las partes que requerían mayor tecnicidad. Ultor se estiraba en el aire- el aire cálido de la habitación le permitía no taparse y la estanqueidad del mismo no permitía que se resfriara (la renovación de oxígeno se hacía a través de una rejilla alejada de los tubos sustentadores). “Estás contento, ahora? Tenemos al profesor Fonseca nuevamente a bordo.”- Le recordó Diana, orbitando a escasos centímetros de su piel- era maravilloso ver ese cuerpo de mujer, sonrosado y muy bien hecho; era un deleite visual . Le cogió la delgada muñeca y dijo.” Ah, contigo es la felicidad completa! Y tengo confianza en nuestro próximo filme!” Ella le miró fijamente y se abrazó a él, buscando su boca. Fue un beso largo y ardiente… Una hora después, Ultor dormía, mientras Diana cerraba los ojos, pero con su mente totalmente alerta… 246 Gretchen dijo, allá en el salón en que editaba la película: “Creo que habrá que contratar a un editor humano: por más bien que yo haga este trabajo, la gente dirá que es menos válido por venir de un sintético.” Menma comentó:” Nuestro Jefe no se fija en esas nimiedades.” “El no. Pero otros muchos sí, y un éxito de taquilla y ventas proviene de no dejar fuera a nadie! En todo caso, falta mucho rodaje aún para poder decir que el filme está terminado.”- Dijo Gretchen. “Creo que falta diálogo.”- Dijo Diana y agregó:”- Ultor duerme.” “Podríamos contratar a dos nuevos actores y olvidarnos de los rebeldes.”- Dijo Leonela ,quien estaba en la Sala de Motores. “Es lo lógico.”- Comentó Menma, viendo lo editado, que le llegaba por conexión con el Cerebro Central de la nave. Las demás le imitaron y empezaron sus propias ediciones. Todo llegó de regreso al Cerebro Central, y Gretchen miró en ellas por algunos minutos. Luego dijo:”- Bellas creaciones a tener en cuenta! Propondré nuevos artistas a Ultor. Los rebeldes esperan en sus tiendas, aterrados de la oscuridad, como lo estuvieron sus remotos antepasados!”

A mediodía del siguiente día, Ultor recibía la noticia. Dorotea sería entregada dentro seis horas más tarde- trabajaban en ella. “Bueno, no hay apuro, verdad, Diana?” “Ningún apuro, mi amor!”- Respondió ella, tomándole la mano. “Iremos de compras! Ya que estamos aquí.”- Dijo Ultor, y con Diana y Leonela salió del Flier, dejando a Gretchen a cargo. 247 Entraron a un gran edificio en que había cientos de tiendas, y en cada piso del edificio habían diferentes clases de objetos. También había mucha gente paseando, con niños que alegraban el ambiente con sus llamados y exclamaciones de júbilo. “Es agradable estar en este mundo tranquilo.”- Dijo Diana. “Mucho! “ – Ultor corroboró la apreciación, pero ya sabía el motivo. Muchos guardias por todos lados impedían los asaltos, que en otras partes eran el “trabajo” habitual de muchos desadaptados al sistema. Halló una tienda de holografías y de filmaciones; habló con el encargado y éste le recomendó varias máquinas capaces de editar holografías de una manera muy profesional- Diana comprendía de inmediato las instrucciones y Ultor decidía la compra. También compro nuevas ropas y objetos, que se le enviaron urgentes al Flier. “Un buen almuerzo es esencial.”- Dijo <Ultor, y en un buen Restaurant pidió varios exquisitos platos, de los cuales fue comiendo y terminó con tres postres diferentes. “Te vas a enfermar!”- Le avisó Diana y él dijo:”- Pues, buscaremos un software para ti: de medicina! Quizás pueda ocuparte de médico de cabecera, en el futuro!” Rio Diana, pero más tarde pasaron por el local de Easy People Co. En donde tras indicar lo deseado ,k el encargado dijo: ”Será cosa de minutos, Señor! Sólo le costará la suma de trescientos mil Sopes.” 248 “Tanto? No, me arrepiento!”- dijo Ultor, ya que el precio era subido. Salió de ahí con Diana de la mano. “Podrías contratar a un “natural”, amor! Estoy segura de que podrías ofrecer setenta mil sopes por mes, y saldrías ganancioso!” “No! Lo que puedo hacer es comprar un doctor sintético de segunda mano!”- Murmuró Ultor, y tras ubicar un local de venta, entraron en él. Un vendedor apareció a su lado, diciendo:” No se alarme, Señor! Sólo soy un holograma. Y está bienvenido a la Agencia SEGMAN.” Miraba Ultor a ese personaje con desconfianza. Era un ovoide que se desplazaba en el aire, y pocas características podía tener, siendo casi una esfera perfecta. “Quiero ver a algún modelo con forma humana, que me sirva de médico en una nave aérea.”- Dijo Ultor. “Ah, por supuesto! Tenemos muchos modelos de ésos.”- Dijo el Vendedor, feliz de tener a un nuevo cliente si grandes conocimientos, ya que era moda, en los tiempos que corrían, de tener médicos holográficos con capacidad de interactuar con sus pacientes. Le mostró un verdadero arsenal de seres antropomórficos y Ultor miraba precios y figuras, hasta que dio con uno que le complació. Era un modelo que representaba a un hombre maduro, con rasgos definidos y manos bien cuidadas. “Y qué me puede decir de éste?”- Le preguntó Ultor a la Esfera- Vendedor. 249 “Un buen modelo AB 631! Según nuestro registro de datos, ha servido en la flota espacial Aureana. Su precio es de cuatrocientos dos Sopes.”- Dijo la bola vendedora.

“Un precio razonable, dado que la morfología Aureana no se diferencia de la Knappiana.”Comentó Diana, mirando con desconfianza al aparato Sintético. El Vendedor activó el modelo AB 631 , y éste, tras algunos tiritones y movidas de mandíbula, revolvió los ojos y dijo: “Servicio médico de emergencia activado. Detalle la emergencia biológica.” La esfera- vendedor dijo:” Estamos vendiéndote. Explica tus conocimientos al posible comprador.” “El pseudo hombre cum-médico dijo:” Modelo AB 631 presente, construido en Nabarone IV en el año 6341 Era Común. Apto para diagnosticar toda clase de enfermedades y operar de consuno; listas de medicamentos deben de actualizarse cada treinta días calendario. He efectuado treinta y dos operaciones quirúrgicas en cuerpos humanos, he recetado a dos mil seiscientos treinta y un pacientes, todo con un ochenta y tres por ciento de eficacia.” “Ochenta y tres por ciento? No le parece que debería ser de noventa y nueve por ciento? – Opinó Ultor, entrando a preocuparse. “La fisiología humana tiene sus secretos, Señor. No todos los cuerpos reaccionan igual y esto es por culpa de los genes, y si bien actualmente se lucha por perfeccionar los embrios, aún hay vicios que hacen esa lucha algo extensible en el tiempo.”- Dijo el modelo AB 631. “Me lo llevo! Si no sirve de médico, lo usaré para dar explicaciones a mis detractores, si se da ese caso.”- Dijo Ultor, bromeando. “Perfecto. Introduzca su tarjeta en la ranura, para hacer la venta.”- Dijo la Esfera y tras ese corto trámite, la esfera dijo:” Se le hará un refrescamiento de memoria y una puesta al día de conocimientos médicos knapianos básicos.” “Ah! Pero eso me va a costar algo extra?”- Se preocupó Ultor, abonando la cantidad requerida a través del uso de su chip de cuenta bancaria, que ahora estaba inserta en la muñeca derecha y se pasaba simplemente por un lector muy discreto en una esquina de un mesón. “Ni un solo sope, Señor! Es una atención al cliente.”- Replicó la esfera, y se retiró al interior de un taller, junto con la adquisición de Ultor, quien dijo:” Espero no tener que esperar demasiado!” “No lo creo, pero si prefieres, nos vamos y diré que te lo envíen al Flier.”- Dijo Diana, pero Ultor prefirió esperar en la sala de recepción; no tuvo que esperar más de media hora, para ver salir opr el corredor al modelo AB 631 diciendo:”- Todo listo, Señor! He quedado al tanto de infinidad de nuevos casos, de nuevas listas de remedios! Me han lavado y vestido, y espero que guste de mi nueva apariencia.” Regresaron usando las vías movibles y ya en el Flier, encontraron a Dorotea en la sala de mandos y también al profesor Serur Fonseca. “Gusto de verles a bordo nuevamente! Ya estamos listos para partir?”- Preguntó Ultor. “Cuando tú digas! Ya tenemos instalados o almacenadas tus compras! Una gran ayuda es el aparato editor. Creo que me entretendré muchísimo con él, aunque…”- Dijo Gretchen, mirándole dubitativamente. Ultor se puso de manos en jarras y preguntó:”- Qué te aproblema ahora? “ “Los actores! La película no avanzará si estamos a la espera de que esos actores rebeldes quieran laborar.” “Y hay que esperar! Ya querrán trabajar por un pedazo de pan!”- Explicó Ultor. “Por qué mejor no nos olvidamos de ellos, y contratas a dos actores Knapianos? Ellos podrán leer tus guiones, ante la cámara y la película avanzará enormemente.” “No sé. Tendría que pensarlo un poco… dejar a los actores en el bosque me parece grave.”- Dijo Ultor , sobándose la barbilla. El profesor Serur Fonseca interrumpió, diciendo:”- Son muy violentos y están muy enojados. No veo cómo trasladarles.” Ultor miró a Diana, diciendo:” Iremos allí y tú les explicarás que les daremos libre tránsito hasta un hotel, buena paga, y todo por nada.”

Gretchen entrecerró los ojos, preguntando: “Realmente quieres eso? Perderás un buen poco de dinero!” “Qué importa? Compraré su silencio con ello!”- Explicó Ultor. Y se refería a los muertos por accidentes. La nave aceleró hacia Zvei y en contadas horas ya estaban flotando sobre el campamento. “No se vé nada, allá abajo!”- Reclamó Ultor, y es que la niebla lo ocultaba! “Bajaremos a investigar! Iré con tres Sintéticas!”- Avisó Gretchen, aterrizando en la ladera del cerro más cercano… Ultor las vio partir, apertrechados con fusiles LASER y mucha determinación. Gretchen encontró las tiendas vacías, pero sin indicios de violencia, siguiendo las huellas descubrió que se dirigían al sur. 253 “Intentan llegar a la ciudad Lugner! Queda a novecientos treinta kilómetros de distancia.”- Dijo Gretchen. “Dificulto que puedan lograrlo.”- Comentó Diana. “Llegará uno o dos de ellos, a lo sumo.” – Dijo Dorotea, mirando en esa dirección. “Volvamos al Flier! Los ubicaremos desde el aire.”- Opinó Gretchen, agregando:”- Nos llevaremos estas pruebas de que estuvieron aquí; desarmaremos las tiendas y nos llevaremos las estacas.” Y así hicieron: en no más de media hora, ya estaban a borde de la nave y Gretchen informó a Ultor de lo sucedido. Éste dijo:” Bien, no esperaron a más! Creo que fueron los ataques de los Homo Erectus los que les decidieron!” Gretchen sonrió y dijo:” Ojalá sean sus encuentros con animales tan pacíficos! Iremos siguiendo su posible derrotero, desde el aire!” “Es más seguro y rápido! “- Acotó Diana, abrazando a Ultor. Gretchen vio a Ultor asentir con un gesto de cabeza, y de inmediato se sentó a los controles y elevó nuevamente el pequeño Flier, tratando de seguir la senda correcta- lo cual era difícil saber cuál sería si los artistas habían dispuesto su ruta basándose en una brújula o simplemente por instinto – o por la posición del astro al amanecer o al ponerse. 254 “Cuánto crees tú que hallan avanzado?”- Preguntó Ultor a Diana, que repuso:” El paso normal humano da seis kilómetros por hora. Imagino que en medio de un bosque esa velocidad bajará a cinco kilómetros por hora; si pensamos que caminen cinco horas en la mañana y otras cinco horas en la tarde, esto dá un total de sesenta kilómetros de avance por día. En dieciséis días estarían en Lugner.”- Opinó Diana. “Y si partieron hace dos días, están aproximadamente a doce kilómetros de distancia.”- Dijo Gretchen, y efectivamente, a diez kilómetros de distancia les vieron, afortunadamente en un sector de pastizales. Hizo sonar el claxon de alarma, que les alertó- e inmediatamente hicieron señales con sus brazos. Gretchen bajó hasta llegar a los veinte metros del suelo e indicó a Ultor que les hablara por el sistema de alto parlantes. Este dijo:”- Hemos vuelto por Uds. tras reparar la nave. Les llevaremos de regreso a la civilización siempre que lleguemos a un buen acuerdo.” Desde abajo varios gritaron sus respuestas, que a través del sistema de micrófonos exteriores se podían escuchar claramente. Custos dijo:” Al fuego sus acuerdos! Tienen que llevarnos por obligación moral!” Einkland dijo:”- Yo estoy dispuesta a firmar lo que sea! Pero deben transportarme de inmediato!” Atoilo dijo:” He llegado a este planeta a trabajar y lo único que he visto es una desorganización mayúscula! Firmaré, pero no pienso seguir con Uds.!”

Y otros dijeron semejantes cosas. Gretchen descendió y las mujeres sintéticas de inmediato se formaron en rededor de la nave , armadas con rifles LASER. Ultor fue recibiendo a las mujeres en primer lugar, previa firma digital en una tableta electrónica que tenía estipulado un Contrato de Trabajo nuevo y bastante complicado de entender- que eximía de toda culpa y reclamo que pudieran hacer los artistas a futuro. “Lo único que deseo ahora es un buen baño y dormir en una cama!”- Manifestó la actriz Einklang, firmando. Ultor hizo que el nuevo modelo Sintético AB 631 la condujera a una cabina parea que allí satisficiera los deseos expresados. Regie, Nelka, Gelubde, Bluhena y Deionara siguieron firmando e ingresando al Flier; con ellas subieron también Leonela y Dorotea, por asunto de seguridad. El primer actor en presentarse ante Ultor fue Leregio, quien venía con evidente enfado por las situaciones vividas en los días recién pasados. “Es increíble cómo nos han dejado botados en medio de la jungla! Espero que se nos recompense de todas estas atrocidades e investigaré si realmente este Flier estuvo en falla o en alguna acción más importante que trasladarnos a un lugar seguro. Firmaré, porque entiendo este chantaje que se nos está haciendo.” Y firmó, subiendo a grandes trancos por la rampa. El resto firmó sin mediar palabra, excepto Sham, quien dijo:”- Yo no he abandonado la idea de terminar la película. Mi regreso sin pena ni gloria a mi tierra natal no me es aceptable!” “Seguirá trabajando con nosotros, entonces.”- Le aseguró Ultor. 256 La cena les fue servida en sus cuartos, para no tener reuniones sociales en las que Leregio pudiera hacer de las suyas, aunque tras la cena se reunión con los demás, visitando cabinas y levantando la voz. “Debieras haberle puesto un tranquilizante neuro muscular a ese Leregio! Veo por pantalla cómo despotrica en mi contra!”- Dijo Ultor. “Quieres que lo haga? Puedo hacerlo en cualquier momento.”- Se disculpó Gretchen, sentada en la sala de mandos. “y cómo? Tendrá otro motivo para correr a acusarme a la policía de Oredloro, cuando les llevemos!”- Exclamó Ultor, golpeando el brazo de su sillón. Gretchen salió de la habitación sin decir nada más, y a poco vio Ultor que Leregio se llevó la mano al cuello, como si algo le hubiera picado; pero siguió vociferando. Decía:”- Este millonario alocado cree que puede seguir utilizándonos en su película como él quiera, pero está profundamente equivocado! Le exigiré regresar a Aurea 2 no en este misterioso vehículo que me tiene histérico, ya que no se puede transitar más que por donde el ricachón permite, sino que quiero regresar en un navío de pasajeros!” Poco después se iba a su cabina, en donde cayó al suelo presa de un gran “cansancio.” “Ahí tienes a tu Catón, el gran orador! Dormirá treinta y seis horas seguidas, y te aseguro que tendrá tanta dificultad en hilar palabras que ya no pensará más en irse en tu contra.”- Explicó Gretchen a Ultor, quien se rascó su cabeza, diciendo:”- Cómo lo hiciste: con un pequeño dardo emponzoñado?” 257 “Con un insecto artificial; orgánico y aí, con su lanceta emponzoñada.” – Se rió Gretchen. “Vigila al resto- si hay algún otro personaje peligroso, ve modo de neutralizarle: mañana les llevaré a Oredloro.”- Avisó Ultor. Al día siguiente, otros tres estaban en las mismas patéticas condiciones que Leregio y eran : Custos, Atoilo y Occa.

“Iremos a dejarles al hotel “Orbaneja”, el cual es económico en sus precios y les darán dos comidas diarias.”- Informó Gretchen, a quien se le había encargado hallar un hotel de calidad media. Así, Gretchen descendió en el mismo patio de estacionamiento de es inmueble, y dado que se necesitaba quién pagara, Ultor también bajó con ellos. “Y cuánto tiempo vamos a tener que esperar para regresar a nuestro mundo?”- Le preguntó Amiger, un actor grueso y de grandes bigotes. “Del que precise para terminar la película! Ahora demorará más, ya que me he quedado prácticamente con dos actores.”- Dijo Ultor. “Sin contar los que perdió en el ataque de la culebra asesina!”- Le espetó Amiger, con mirada aviesa. “Sin ellos también.”- Aceptó Ultor, pero le había molestado bastante tal indicación. Pagó por un mes de estadía; Regie, Nelka y Gelubde le atajaron a la salida, pidiendo dinero de actuación, pero Ultor les dijo:”- Uds. no han trabajado en mi película, no se han ganado ni un sueldo, y por tanto les dejo aquí con techo y comidas gratis, pero no esperen más de mí excepto el viaje de regreso a vuestro planeta.” “Y cuándo será eso?”- Le espetó Regie. “Cuando suceda.”- Repuso Ultor, yéndose de allí en el Flier. A bordo tenía ahora a Einklang la actriz de cierta notoriedad, y a Sham, el cual había aceptado seguir trabajando. Gretchen fue a la oficina de Ultor en el Flier, y en presencia de Diana, quien estaba flotando junto a él, dijo:”- Será muy conveniente dar gusto a los leales y contratar extras para la película.” “Más actores temperamentales?”- Bufó Ultor, tocando los pechos de Diana, que eran perfectas medias esferas terminadas en pezones color marrón con sus correspondientes aureolas. “No actores, sino militares con experiencia en Safaris! Ya vimos que a los actores les gusta actuar en la comodidad de salones, piezas, parques y lanchas sport! Estos que tendremos que usar serán hembras y machos recios, y no afeminados varoncitos!”- Comentó Gretchen. “Me gusta tu idea. Me imagino que saldrá más económico?”- Preguntó Ultor, acariciando la cintura estrecha de la bella Diana. “Algo menos, pero mucho más rápido. He hallado un paso por el cual muchos animales pasan, según he visto en un documental cinematográfico. Iremos allá si queremos filmar mucho en poco tiempo.”- Dijo Gretchen. “Queremos!”- Exclamó Ultor, besando a Diana; Gretchen salió de allí pensando en qué difícil era tratar de hacer las cosas perfectas con un Natural metido en medio. Tras algunos días, en que Einklang y Sham pudieron salir a comprar sus cosas y departir con los habitantes de Lugner (pues Ultor pagó doscientos mil sopes de adelanto a cada uno) Gretchen dijo:” Tenemos ya a nuestros colaboradores! Llegarán mañana.” 261 Ultor estaba en un baño de vapor, tapado con un paño a la cintura. Se secó la transpiración con una toalla y dijo:” Hace calor aquí! Y tienes referencia de todos ellos?” “Todos ellos” son sólo ocho personas: dos mujeres bastante atléticas y seis ex soldados. Tres de ellos han participado en safaris en el continente Fulgoris ; ninguno ha ido a Intemeratus (Zvei) pero ya sabes que la diferencia es que acá los dinosaurios saben lo peligroso que puede ser el hombre.” “Claro.”- Dijo Ultor, poniéndose de pie y poniéndose bajo una ducha de agua fría, que tonificaba sus músculos. “Las tomas de cerca o primeros planos las puede hacer un Editor contratado. Sé que tú nos miras a todos por igual, pero será mejor tener a un natural al frente, para que no desmerezcan la obra: sabes que la venderemos en Aurea y por ello, el Editor no sabrá cuándo arreglos le hayamos

podido hacer.”- Se rió Gretchen, mientras Ultor era ayudado por Diana a meterse nuevamente en ese cajón al vapor. “Hay que usar a los dos actores famosos: la dama Eingklang y Sham! Ellos serán los verdaderos protagonistas!”- Afirmó Ultor, cerrando los ojos debido al calor. Gretchen contrató a un Director en ciernes, por los mismos motivos: éste era oriundo de Oxiborion y de nombre Lustig: usaba un traje ajustado y era una dama. Lustig llegó el mismo día en que partían al continente Zvei, y se reunió con los dos artistas y los ocho extras. “Gusto en conocerles! Es un honor para mí ver artistas de Aura a mi mesa.”- Dijo Lustige, ya que estaban en el comedor de la nave. “Para mí también es hermoso conocerla, y más, siendo Ud. la Directora que nos ha de guiar.”- Dijo Sham, caballerosamente y levantando su copa en un primer brindis. Bebieron del buen vino de Lugner, y Lustige mostró una tableta en que se veía la primera página del guión de esa película, diciendo:” Me gusta el tema y sé que a Uds. les debe encantar también! Han ensayado los parlamentos necesarios?”- Preguntó con su voz cristalina. “Ciertamente yo me he aprendido de memoria todo ese libreto, y hasta los puntos y comas.”Afirmó Sham, sonriéndole a su compañera de filmación, Einklang. “Ah, sí? Y podría Ud. contarme qué dice su personaje en la página… 90?”- Y Lústige tenía la página abierta en su tableta electrónica. “A ver, dice así:”- Tenemos hambre de conocimientos y nos ha llevado a las estrellas conocernos profundamente porque su luz irradia el llamado de los átomos primigenios.” “Ah, qué bien! Y Ud., Srta. Einklang, puede hacer otro tanto?”- preguntó la nueva Directora de filmación, Lustige. “No estoy tan segura, pero probemos suerte.”- Se rió Einklang, mostrando unos dientes albos y perfectos al hacerlo. “Veamos, en la página treinta y cuatro Ud. comienza diciendo:”- No, por ningún motivo haré tal cosa!”… Y podría Ud. decirme qué más le toca decir en ese trozo del guión?”- Preguntó Lustige. “Claro que sí! Digo: No, por ningún motivo haré tal cosa! Porque el matar animales salvajes nos hace malas personas, que luego tendrán en sus recuerdos base y origen de terribles arrepentimientos! Dadme una fruta, y la comeré: mandadme a buscar agua a la lejana fuente, y la traeré, pero manchar la tierra con sangre animal, eso por ningún motivo lo haré!” La vehemencia urgente que en su expresión y voz Einklang puso en ese momento parecía un llamado a la hermandad universal… y emocionó a la Directora Lustige, quien aplaudió, conjuntamente con Sham, quien dijo:” Bravo, bravo!” 264 “Por memoria y actuación no nos quedamos! Como la acción sucede en la selva, pediré al Productor nos lleva a una buena cabaña, enclavada entre el monte y la llanura- Uds. saben, el clima y el entorno enaltecen o degradan la acción.” Gretchen, quien estaba presente y representando en ese momento a Ultor, quien dormía ya, repuso:” Hacer una cabaña llevará mucho tiempo! Nosotros habíamos ideado un entorno de tiendas de campaña!” Lustige repuso sin alterarse en lo más mínimo:” Ud. sabe que lo barato cuesta caro, a la larga. La película se verá de manera diferente con entornos de lona y postes delgados; nuestros actores declamarán sus parlamentos con piso de tierra y fondos fluctuantes bajo la brisa! Totalmente inaceptable!” Gretchen se dio cuenta de que éste era el primer escollo del proyecto, y se puso de pie, para ir a consultarle a Ultor, razón por la cual dijo:”- Se lo haré saber al Productor.”

“Así es: muy importante.”- Dijo Lustige, y fue en ese mismo momento en que se ganó el respeto – y la voluntad- de los dos actores principales. Al día siguiente, Ultor se enteró de esto en la mañana y calculó cuánto valdría una cabaña amplia. “Tres millones de sopes! Quedaré arruinado!”- Se quejó, al ver los costos en detalle. Esto incluía el traslado de materiales al punto elegido, fuente de energía y extracción del agua. “Se debe estar al menos a trescientos metros de un rio o afluente!”- Se quejó Ultor, leyendo las instrucciones. “Será enorme y podría servir de hotel, llegado el caso.”- Comentó Gretchen. El la miró como viendo a un fantasma, pero Diana se rió, diciendo:”- Se están ahogando en un vaso de agua! Lugner es una ciudad aislada del resto; no tiene más de cien mil habitantes! Deben haber casas grandes en qué rodar esos pasajes de la película! Solo necesitan que esté mirando al campo!” Ultor la abrazó, diciendo:”- Haz dado en el calvo! Vayamos a buscar el lugar!” Diana buscó en avisos particulares puestos en la red comunicacional del aparato de holografías, y pronto ya estaban en contacto con la persona que arrendaba. Este era un hombre de alguna edad, quien les dijo:” Es un terreno de setecientas hectáreas, con una casa patronal de doce piezas, hall de entrada y porche,. Les va a gustar.” Y como la dirección estaba en el mismo aviso, pronto viajaban en el _Flier hacia allá. 266 Gretchen dijo:” Leregio, Custos, Atoilo y Occa ya están en pie. Sería conveniente dejarles en esta casa que vas a arrendar: les servirá de relajo y apoyo en su adaptación al entorno.” “Correcto. Hay bastantes piezas para que se instalen.”- Acotó Ultor. Al llegar al rancho, miraron desde el aire sus contornos y si bien no había un río sí había un canal o arroyo de ocho metros de ancho, el cual llevaba un buen torrente de aguas oscuras, corriendo a velocidad- árboles frondosos orillaban sus riveras y Ultor sintió que habían dado con un lugar excelente para las tomas con escenas pacíficas. Aterrizaron cerca de la casa, que tenía un modelo en forma de trapecio, con el frontis mirando hacia el Este. El mismo hombre que apareciera en el aparato comunicacional holográfico salió a recibirles, y al bajar ellos por la rampa, les dijo: “Hola! Soy Gustaf.” “Lindo lugar el que tiene aquí! Se respira aire puro y mucha tranquilidad.”- Dijo Gretchen. “Ah, por supuesto! Es una delicia este lugar! Lástima que mi tío, Lord Feuer, está con ánimos de irse a vivir a otro lugar y vende todo! Por ahora que no ha hallado comprador, ha decidido arrendarlo! Pero, pasen a ver el edificio! Está muy bien conservado y con el mobiliario intacto!” Ultor tuvo el placer de ver todo lo más posible en una hora de excursión y en esto fue acompañado por Gretchen, quien filmó cuanto vieron, para analizarlo después con el Director y el camarógrafo contratados. 267 Gustaf dijo, finalmente y cuando ya , fuera de la casa, miraban el paisaje hacia el lado Oeste:” Yo permaneceré aquí todo el tiempo, pero no viviré en la mansión propiamente tal, sino que en otra parte, muy cercana! Eso sí, me deberán permitir la entrada de vez en cuando, para ver que no hagan deterioros…son las cláusulas del Contrato.” Ultor le puso una mano en el hombro, diciendo:” Estaremos aquí un mes, nada más: vengo a filmar los interiores de mi película.” Gustaf se sorprendió muchísimo, diciendo:”- Quiere filmar en este lugar? Deberé preguntar a mi tío! El valor, en todo caso, es de treinta mil sopes diarios.”- Y miraba a Ultor, quien se volvió a Gretchen, la cual, entendiendo el gesto, dijo: “Son doscientos setenta mil sopes al mes.” “Entendido: por el precio no hay problemas. Eso sí, usaremos camas, cocina y servicios higiénicos por ese período.”- Dijo Ultor.

“Por supuesto. Tengo empleados disponibles para ello, a siete mil sopes al mes cada uno; hay desde un mínimo de tres a un máximo de siete. Ud. puede elegir cuántos empleados quiere arrendarnos, o no arrendarnos ninguno, pero debo advertirle que si el aseo y la limpieza no están de acuerdo a como se le entregó, nos veremos en la obligación de descontárselo de la garantía del arriendo.”- Ofreció Gustaf. “Ah, tengo que dejar dinero en garantía?”- Se sorprendió ahora Ultor. 268 “Claro que sí: Son doscientos mil sopes, y conste que le estoy dejando en la mínima cantidad sugerida por el Lord Feuer, que es mi tío.”- Afirmó Gustaf. -Bien, entonces me voy, quedando a la espera de un pronto mensaje suyo… el tiempo corre y si se demora en darme la respuesta, tendré que buscarme otro sitio.”- Dijo Ultor, despidiéndose de Gustaf. Ya de regreso en el Flier, Ultor dijo:”- Me gusta ese lugar: espero poder arrendarlo.” “Y lo arrendarás! Ese Gustaf está deseoso de que sea así; lo ví transpirar en todo momento.”- Se rió Gretchen, para quitarle tensión al asunto. Ya en la Sala de Proyecciones, Gretchen mostró lo visitado a los actores y técnicos; encontró que a todos les gustaba, y la más entusiasta fue Einklang, quien dijo:” Oh, es exquisita, creo que me voy a enamorar de ese lugar! Cuándo podremos mudarnos allá?” Ultor respondió a su inquietud, diciendo:” Todo depende de una llamada telefónica del dueño de ese rancho, el Lord Feuer. Tiene que ver si nos arrienda para usar su casa de campo como set, o no.” Einklang suspiró, diciendo luego:” Ah, todo un Lord de dueño! Ya veo por qué me gustaba el lugar y decorados: debe ser una persona de mundo, refinado y elegante.” Sonrió Gretchen, divertida de notar el sentimentalismo romántico de la actriz; recordando, por supuesto, que uno de los requisitos básicos de todo artista es poseer un buen grado de sensibilidad… Esa noche, en la cena, la Directora Lustige dijo:”- Empezaremos los ensayos mañana mismo! Si don Ultor nos tiene o no nos tiene los escenarios listos, ensayaremos de todos modos!” “Yo estoy dispuesto hasta en hacer los ensayos en un corredor!”- Dijo Sham, sonriente. “hay varias bodegas disponibles! Pero si desean, también hay corredores!”- Avisó Gretchen. Al día siguiente, ella llamó a Gustaff repetidas veces, pero no se recibió respuesta; a mediodía buscó otros lugares a través del comunicador electrónico, y halló a dos locaciones más: si bien no con el boato de la casa de campo del Lord Feuer, sí con mucho espacio disponible e iguales vistas a campo abierto. “No habrá más que hacerlo! Cobran significativamente menos, pero con la garantía requerida.” “No hay problema! No creo que hagamos muchos destrozos, verdad?”- Opinó Ultor. “Entonces, ven, que te mostraré los lugares!”- Dijo Gretchen, y en la más próxima máquina comunicadora holográfica, vieron las alternativas- que eran parecidas entre sí, excepto con que el mueblaje era de inferior calidad . “Eso se puede remediar en la edición: se le pueden cambiar colores a los objetos, o se pueden agregar muebles.”- Afirmó Gretchen, quien ya había adquirido muchos de los conocimientos actuales. “Bien, iremos a esa casa…. La de árboles frente a una glorieta! Es un lugar romántico, no crees?”Preguntó Ultor. “A no dudarlo: el director deberá sacarle partido a estas cosas.”- Opinó Gretchen. 270

Visitado el lugar, y con la venia del Director, que recorrió el edificio y los exteriores con el Camarógrafo y algunos actores, Ultor pagó lo necesario para quedarse allí un mes y otro mes como garantía de devolución en las mismas primitivas condiciones. Gretchen pronto tuvo el lugar adecuado para trasladar al personal a su nuevo hábitat y esa noche la algarabía normal en corredores y comedor ya se habían ido. “Ah, qué paz hay ahora! No me había dado cuenta de cuánto la atesoraba!”- Comentó Ultor a la hora de la cena. “Allá quedaron el profesor Serur Fonseca, Leregio, Custos, Atoilo y Occa! Les indiqué lo que sucedía, y dejé a Denma con ellos! Nos mantendrá informados de todo y les ayudará en lo que se necesite.” “En la cocina?”- Dijo Ultor. “También allí! Son muchas personas y les dejé alimentos suficientes como para una semana sin problemas. Luego, por supuesto, llevaremos más.”- Dijo Gretchen. Diana tomó de una mano a Ultor, diciendo:” Y nosotros les visitaremos, verdad? Hay que mostrarse, para retener el control.” “Evidente.”- Afirmó Ultor, besándole. Esa noche ambos fueron a visitar lugares en que se desarrollaban espectáculos de entretención, bailes y alegría; Ultor admiró los nuevos modelos de vestidos femeninos y quedó de comprarles a sus Asistentes de los mejores de ellos. “Son muy hermosos! Veré que tengas varios!”- Decía Ultor, mirando el lindo cuerpo y la linda cara de Diana. 271 Efectivamente, al día siguiente se entretuvo comprando vestidos a las sintéticas de a bordo, y esto que hubiera satisfecho a cualquier mujer biológica, a ellas les daba poco placer, pero comprendiendo el gesto de Ultor, aun siendo éste algo egocéntrico, fingían estar fascinadas… Tras la compra, Ultor redoblo sus paseos por cabarets y lugares de entretención, aunque ahora se abstenía totalmente de bailar. Se había visto en grabaciones holográficas haciéndolo. Que se las vendían a los clientes e esos mismos lugares y de ahí su rechazo verse desmejorado ante la joven belleza con la cual se pasea… En un local de ventas, un par de turistas le detiene por un momento, diciendo:” Pero si Ud. es el productor de cine, Ultor! Qué maravilloso hallarle aquí!” Ultor ciertamente se desconcierta y mira a esos turistas con mayor detenimiento, hallándole efectivamente algunos rasgos típicos de los Aureanos… “Uds. vienen de Aurea 2, pregunta Ultor, sonriente. 274 “Así es! Yo soy Wagor Siss y ella es mi prima Masskeria. Nosotros vimos su película en la ciudad de Regis, en donde ha sido un éxito rotundo!” “Permítame darla la mano… así podré decir que me lo encontré aquí!”- Dijo Masskeria, sonriente. “Gracias! Pero por supuesto, no me merezco tanta admiración! Son los actores quienes realmente sacan adelante lo que yo escribo.”- Se defendió Ultor, a quien no le gustaban los elogios. Otras personas también se plegaron al grupo, y Wagor Iss explicó que eran parte de un grupo de músicos provenientes de Aurea 2, con el fin de participar en unos conciertos de música clásica. Diana dijo:” Son músicos! Quizás pudieran componer algún fondo musical original a tu película!” “Así es! Escuchen, por favor; estoy produciendo otra película y he pensado, siguiendo la indicación de Diana, aquí presente, en que Uds. podrían contribuir con el fondo musical de mi película!” Todos ellos se alegraron y Masskeria dijo:” Yo soy la compositora del grupo! Quizás sería muy bueno ver vuestra película antes de decidirme a hacer el tema! Ya la tiene lista, verdad?”

“No! Aún estamos en eso! Quizás falte un mes entero para poder terminarla de filmar, pero por supuesto , puedo mostrarle algunos pasajes por mientras tanto.”- Aseguró Ultor. “Está bien! Le daré mi tarjeta… mañana estaremos ensayando, pero pasado mañana estaré disponible! “- Dijo ella, y se despidió, pues su grupo se alejó, tan rápido como había llegado. Ultor regresó al Flier, y allí dijo a Gretchen:” He topado con ciertos músicos, y estoy dispuesto a contratarles, ya que tocan música clásica y todos sabemos que pueden hacer arreglos musicales de excelencia para los filmes.” Gretchen se preguntó si entre esos músicos él había visto a alguna dama que le interesara, pero sólo respondió:” Claro que sí! Es buena idea: te dejaron alguna indicación para ubicarles?” “Tengo esta tarjeta.”- Dijo él, mostrándole la que le diera Masskiera . Gretchen memorizó lo allí escrito. “Dijo que pasado mañana estará disponible para ver algo de lo ya filmado! Ve de tener todo preparado para cuando llegue.”- Pidió Ultor. “Entendido. La traeré yo misma: podrías ponerla en la nómina, como Compositor. Eso es, si ella acepta, por supuesto.”- Insinuó Gretchen. “Aceptado.”- Dijo Ultor, yéndose a dormir. Gretchen sonrió: Ultor era un enamorado y aun así, no se le conocían hijos… una natural se los podría dar --- eso sí, la actual era una época de raras uniones para tener hijos, debido al sistema de clonación de los mejores ejemplares… Pensaba en mejorar la apariencia física de Ultor, ya que no era ningún muchacho, y tal cual se le veía ahora, iba en desmedro al ser comparado con otros varones… habían ciertas drogas rejuvenecedoras en lo superficial, pero conociendo a Ultor, éste rehusaría aquello, pues era sólo superficial… Se fue a Enfermería y preparó una inyección que no daría a Ultor nuevos poderes ni arreglaría ningún órgano, pero que le quitaría papada, párpados caídos, abdomen fláccido y le daría algo de crecimiento capilar- todo en forma modesta, pero efectiva: Ultor tenía ya ochenta y dos años y lucía de setenta años: con esta droga, parecería de sesenta años. Buscó a Masskiera en la máquina de comunicaciones, y la llamó: tenía un mensaje diciendo que no se hallaba presente, pero daba la opción de dejar el recado; Gretchen le recordó que la reunión con Ultor el productor sería dentro del segundo día a partir del momento en que llamaba; y le indicó la hora en que pasaría a buscarla: las diez de la mañana. Más que nada, esa llamada la había efectuado para ver de quién se trataba: era una muchacha joven, de cutis muy blanco, y rubia. Su mirada parecía demostrar un carácter soñador pero empeñoso. Le calculó la edad en treinta y cinco años. En la siguiente mañana, visitaron a los artistas en su trabajo; el Director les tenía representando una escena difícil y Ultor prefirió dejarles solos. “Los extras poco aparecen en escena! Podrías enviarlos a explorar -ver dinosaurios en la distancia, quizás contratar a otro Director para las tomas de acción en terreno.”- Opinó Diana, por indicación de Gretchen, quien no quiso aparecer imponiéndole ideas al Productor. “Bueno, sería cosa de hablar con la Directora Lustige. No vaya a ser cosa de que se moleste y deje a medio camino!”. Comentó Ultor. Al atardecer ya, la directora Lustige estuvo de total acuerdo. “Perfecto, don Ultor! Verá , mis actores son tan bueno, que se copian a sí mismos! Y los entiendo, pobres criaturas! Han tenido éxito en el pasado haciéndolo y no quieren innovar! Pero ya estoy haciendo algunos avances, con ellos!”- y se rio mefistofélicamente. “Ah, me quita Ud. un gran peso de encima! Creí que tomaría al nuevo Director como uno afrenta a su cargo.”- Confidenció Ultor algo ingenuamente. “Ah, bien! No; me parece correcto! Por lo demás, nunca me ha gustado andar a campo traviesa con mis dirigidos!”- Sonrió la Directora Lustige.

Gretchen ya entrevistaba a personas para el cargo de Segundo Director y creyó hallarlo en la persona de Ramato, un hombre robusto y de mirada perentoria, autor ya de varios trabajos fílmicos de regular valía. Llegó al anochecer, diciendo: “Soy Ramato! Ud. debe ser el Productor Ultor?”- Y decía así, pues Ultor estaba al pie del Flier, conversando con Diana. “Sí, por supuesto. Le presento a mi novia, la Srta. Diana.” “Mucho gusto. Bien! Aquí estoy! Tengo veinte días disponibles, así es que no tenemos mucho tiempo disponible, así es que no tenemos mucho tiempo para perder! Dígame qué es lo que quiere producir, y yo le diré cómo hacerlo!”- Dijo Ramato. Ultor lo hizo pasar a su oficina y allí le hizo escuchar el libreto que había estado escribiendo. Resumiendo, era así: un grupo de expedicionarios en busca de unas minas de oro antiguas llega al planeta y se adentra en la jungla buscando unas montañas en que se dice abunda el oro. Al final lo encuentran y junto con hallarlo empieza la ambición, y así es cómo una facción se pelea con la otra. Un terremoto cega la mina y los supervivientes regresan a la civilización sin nada. Ramato masculló algo para sí- algunas palabras ininteligibles, se sobó repetidamente su mentón y terminó diciendo:” Ah! Ud. confía en la ausencia de crítica del auditorio por mientras ve su película!” “Por qué me lo dice?”- Se amoscó Ultor. “Obvio! Está hablando de una expedición sin vehículos aéreos ni terrestres? Por qué deben caminar por la selva, cuando la pueden sobrevolar?”- Dijo Ramato. “Porque sería muy fácil! Y la escena tomaría segundos en vez de varias escenas durante los teóricos varios días de la marcha y búsqueda.”- Explicó Ultor, y Ramato meneaba la cabeza en denegación. “No, no! Ud. pone el vehículo.. Hallan la famosa mina a través de sondeo por radar y detección electromagnética y resonancia… bingo, aterrizan, pero aparece una criatura dañina – destroza el vehículo y ya los tiene comiendo de su mano!”- Significó Ramato el éxito de su idea. “Y entonces, podría poner la acción en una época en que ni Flier ni vehículos autopropulsados existieran!”- Dijo Ultor, deseoso de salirse con la suya. Ramato se cruzó de brazos, diciendo:”- No! Porque ahí se está perdiendo Ud. un considerable número de aficionados al cine holográfico! Ya nadie quiere saber de los tiempos del músculo y la bestia! Ahora todos quieren volar en el mejor y más nuevo vehículo, tener a la mejor androide (y miró significativamente a la esplendorosa Diana) y saltar la Brana!” Ultor se sentía menoscabado, y sentía que le estaban quitando el timón de sus proyectos. Aclaró su garganta, y dijo:” Vamos a apostar a porque los seguidores de mi arte harán caso omiso de sus indicaciones: simplemente caminarán por la selva, darán con la mina y se matarán por el oro- que venga el derrumbe y los que se salven, que regresen como puedan a la ciudad más cercana.” Ramato se encogió de hombros y dijo:”- Era mi sugerencia, nada más se hará como Ud. ordena, para eso está poniendo su dinero. Necesito a diez o doce porteadores y a unos cinco o seis hombres fuertes que puedan cargar bultos, caminar por la selva, no hincharse por la picada de mosquitos y terminarlo todo en veinte días! Los tiene ya, o quiere que se los provea yo mismo?” “Tengo cinco disponibles-. Gente ruda y acostumbrada a la vida selvática, pero me asalta una duda: logrará Ud. conservar su salud tal como ellos?”- Replicó Ultor. “Contrate a esos doce porteadores, que yo resistiré la caminata! A la gente le gusta el gore, ver sangre, desmembramientos, lucha! Todo lo que quisieran ver en sus vidas pero sentados en seguridad! Nosotros proveemos esas emociones! Un asistente artificial… no es imputable su muerte, no hay investigaciones y se sigue igual! Vea que estén asegurados: mejor asegúrelos Ud.! Yo sé cómo hacer para cobrar esos Seguros y pagarles a las Compañías de Arriendos sin problemas! “- Dijo Ramato, dando un puñetazo en su palma extendida.

Gretchen se encargó de arrendar lo solicitado y fueron cuatro mujeres Sintéticas y diez hombres sintéticos<, el seguro de la Compañía no cubría daños de accidentes, por lo que se tomaron otros que sí cubrían éstos. Revisó esos contratos el nuevo Director (Ramato) y los halló aceptables, diciendo:”- Estamos listos! Se va a economizar la comida!” “Eso es así. Pero Ud. y los camarógrafos necesitarán alimentos- les dejaré para una quincena.”Aclaró Ultor, haciéndole una seña a Gretchen. 281 “Sólo deme café, azúcar y algo de granos! La carne la proveeré yo- muchos pequeños dinosaurios van a ir a parar a mi asador!”- Afirmó el director Ramato y con Gretchen quedaron de acuerdo en el lugar al que deberían irle a buscar. “Y, don Ultor, no se preocupe por mí! Sé cuidarme muy bien- preocúpese de sus camarógrafos! Ellos puede que quieran más facilidades!” Los camarógrafos eran dos hombres oriundos de Oxiborion, contratados a la rápida por Gretchen, quien les había dicho qué se quería de ellos y que la paga sería muy buena, tomando en cuenta de que estarían en la selva sólo por un mes. “Esto es una verdadera aventura! Que será lo que saldrá de todo esto?”- Se preocupó Ultor. “Lo que sea que filmen, será susceptible de ser editado.”- Sonrió Gretchen, tranquilizándole.

CAPITULO 6 EL VIAJE DE RAMATO.
Una vez que Gretchen le dejara en terreno, el director Ramato hizo formarse en círculo a los asistentes que actuarían como exploradores y dijo:”- Vamos a pretender que estamos buscando unas minas de oro en un planeta desconocido: mirarán a todos lados y andarán nerviosos. Esto cuando les estén filmando! La rutina será levantarse a las seis de la mañana y caminar hasta las dieciséis horas: entonces, levantaremos campamento y descansaremos hasta el siguiente día. Alguna pregunta?” “Somos nosotros tres los únicos naturales aquí?”- Preguntó el camarógrafo Tamxixi. “Así es, y ya verá por qué.”- Dijo Ramato, riéndose. Ordenó cargar los bultos a la espalda, y guiándose con un posicionador global (GPS) , echó a andar el primero hacia el oeste. El paisaje se ensombreció y comenzó a llover; Ramato se volvió a los camarógrafos, diciendo:-“ Ahora es cuando deben Uds. filmarnos marchando hacia el futuro y bajo la lluvia! Tomen sus cámaras y filmen desde los costados!” 283 Tamxixi y Carobaldo así hicieron y así mostraban a una línea de personas con mochilas caminando por la selva- en algunos tramos se divisaban azules las montañas bajo la lluvia, que arreciaba y formaba charcas por doquier- de los arboles caían gotas gruesas arroyos de agua cristalina. Una figura se movía hacia delante; _R-amato dijo: “Es un Kagasaurio! No nos hará nada, si pasamos sin detenernos! Adelante!”- Dijo, y se puso a retaguardia, a los camarógrafos les dijo:” Ahora, a filmar desde acá atrás! Nunca se sabe lo que esos animales van a hacer!” A veinte metros de ellos, el Kagasaurio bufó, levantando su cabezota con aire decidido; dejó la posición en que había estado y cargó contra el grupo; Tamxixi dejo la cámara y salió huyendo, aunque el animal hizo un último giro y pasó de costado, sin dañar a nadie.

“Lo tengo!”- Exclamo Carobaldo poco después, pues efectivamente tenía filmada esa escena dramática. Volvió Tamxixi a recoger su cámara del mojado suelo y cuando Ramato le critico por su torpeza, dijo en su defensa: “No vio a ese dinosaurio como cargaba? Podía atropellarnos como a mondadientes!” “Ha demostrado poco celo profesional- además de huir, boto su cámara! Eso no tiene que ocurrir!”- Pidió Ramato, enojado de tener a un pusilánime en su equipo. Al llegar al reloj a las dieciséis horas, se estableció el campamento cerca de unas rocas caídas desde la montaña. “Esto nos detendrá las espaldas! Ahora, los hombres harán guardia! Pero no todos, ya que se supone que todos somos naturales!”- Aviso Ramato, entrando en su carpa, que había sido instalada en pocos minutos por los mercenarios de Ultor. Dentro, se tendió vestido sobre la hamaca y se concentró en los ruidos del exterior hasta que se quedó profundamente dormido. En la tienda más cercana estaban los dos camarógrafos, calentando sus ropas y calzado con el calor de una estufa portátil, mientras se tapaban con mantas en sus respectivas hamacas. Tamxixi dijo: Menos mal que la cámara no se estropeo! En todo caso, tenemos dos más de reserva!” Carobaldo dijo:” Próxima vez que huyas, llévate la cámara! Quizás puedas regresar filmando y así obtener buenas tomas.” Tamxixi le miro por un momento, pensando en que ironizaba. En la siguiente tienda de campaña, que era de mayor tamaño pernoctaban los cinco mercenarios. Estos eran altos y fuertes, se sacaban solo las botas para dormir y eran de sueño ligero- cualquier ruido ajeno al concierto inicial les semi despertaba, para analizarlo y desecharlo o activar la alarma interna.: sabían que en la selva solo unos pocos segundos separaban la vida de la muerte. Al otro costado de la tienda de Ramato estaba la de los Sintéticos: las dos mujeres sintéticas estaban allí recostadas sobre esterillas , mientras que los hombres vigilaban el entorno del campamento: estaban en comunicación radial y hasta el momento nada había perturbado , amenazante, la vida de nadie. 285 Al día siguiente, Ramato les reunió a todos mientras los naturales tomaban café y se comían un pan, diciendo: “Vamos bien! Hemos avanzado cincuenta y cuatro kilómetros! Nuestro curso nos lleva al Este. Nos toparemos con el rio Lumberto, pero eso será después de varios días. Ahora vamos a protagonizar un pequeño lio amoroso. Uds., Señoritas, serán el objeto de la pelea… una de Uds. se verá caminando después y/ o al final del grupo, y se besaran con uno de estos mocetones. Filmare de cerca la escena... así todos ubicaran al hombre- le pondremos una cinta negra en la cabeza, un cintillo, para que la gente lo identifique claramente- luego, haremos que la misma dama bese a otro varón- eso será en la noche, en la misma noche el primer enamorado entrara a la tienda de la dama, les vera enamorándose y se producirá una pelea. Ella saldrá corriendo hacia el bosque, y los combatientes serán separados por miembros del grupo. A la siguiente mañana, se buscara a la joven traidora y se la hallara muerta, su cuello destrozado por las fauces de una bestia feroz! Hay salsa roja para provocar es ilusión! Seguiremos con la caza del asesino- hallaremos algún animal carnicero de no mucha presencia física y le daremos muerte. Como ven, tendremos asado para los miembros naturales del grupo!”- Más de uno se rio, divertido, y de pronto Ramato indicó a la modela AB 1711, eligiéndola como la mujer en cuestión y a dos mercenarios (naturales) como los enamorados de la misma mujer… “Elijo a dos naturales, porque no quiero dañar a los sintéticos”- Expresó, haciendo patente así su extraño sentido del humor… Los dos elegidos, Oredlorianos de nacimiento, fueron Elocutrix y Zufunftig. El Director Ramato hizo caminar a Elocutrix con AB 1911 de la mano, besarse y demostrarse cariño aun visto desde lejos.

“La primera pareja demuestra tendencia a la ternura, pues el tiempo de la pasión ya paso a través de ellos, ahora es el rio profundo de sentimientos que viaja sereno, día y noche, hacia su final.” Los camarógrafos se ubicaron a los lados de la columna y luego desde atrás, para tomar las escenas de caricias. “Corten! Y muy bien.” – Felicitó Ramato a los dos aficionados. “lo has logrado! Ahora marchemos hasta hallar un lugar apto para clavar las estacas!”- Y se refería, por supuesto, al levantar las carpas para el descanso… Caminaron hasta dar con un lugar abierto hacia la derecha. Un claro de unos doscientos metros , cubierto con vegetación baja, en la que abundaban pozas de agua, e insectos voladores, de las picaduras de las cuales solo los naturales podían quejarse, ya que al resto nada podían hacerles…. Armadas las tiendas, Ramato se tendía en la hamaca y se quedó dormido casi de inmediato, no sin antes poner su reloj para que la alarma le despertara a las veinte horas, en que ya estaría oscuro en el bosque. En la tienda de los mercenarios, la mayoría se sacó sus botas y se pusieron a descansar en las hamacas; pero entre los que no hicieron tal cosa se hallaban Elocutrix y Zufunftig, quienes conversaban. “Vamos a luchar por una mujer! No sería la primera vez que tal hiciera!”- Dijo Elocutrix. “Igual cosa yo! Pero acá se trata de no dar dos golpes y se acabó! Estoy seguro de que el Director nos quiere ver en una lucha larga y aparatosa!”- Dijo Zufunftig. “Exacto! No estaría mal que ensayáramos un poco.” “Aquí? – Preguntó Zufunftig. “No, por supuesto! Acá los muchachos quieren dormir!”- Dijo Elocutrix. “Váyanse a conversar afuera de la tienda!”- Dijo alguien. Salieron y eligiendo un trozo del claro, encendieron una par de antorchas eléctricas y practicaron golpes simulados y caídas hasta ponerse de acuerdo. “Creo que ya con lo practicado tenemos idea de las fuerzas a ejercer! Ninguno será el vendedor: nos separarán, según el libreto.”- Indicó Elocutrix. “Así es! Bien, me iré a recostar por mientras llega mi hora de celoso contrincante!”- Bromeó Zufunftig, entrando en la tienda para dormir un poco. Elocutrix se aproximó a la mujer sintética de guardia, diciendo:” ya me tocó besarte, así es que ahora me toca liarme a puñetazos por tu amor. AB 1911 le miró, sorprendida, y dijo:” Pero si es todo representado con fines fílmicos! O te lo tomas en serio?” “Bromeaba! Sabes que es una broma, verdad?”- Le preguntó a AB 1911, entornando sus ojos. “Claro que sí! Ah, por un momento pensé que te lo habías tomado en serio! Pero, un momento! Veo algo por allí!”- Dijo ella, indicando el pastizal y los arbustos, pero aunque Elocutrix forzó su vista, no percibió nada, debido a la penumbra. “Es pequeño, pero puede ser peligroso! Iré a investigar.”- Dijo AB 1911, caminando hacia allá; Elocutrix la tomó de un brazo, diciendo:” Déjame ir contigo! Quizás sea necesario mi ayuda.” A poco andar, ella se detuvo, diciendo:” Se fue! Debe haberse espantado al ver que le buscábamos.” Elocutrix la tomó de los hombros y trató de besarla, pero AB 1911 le rechazó, diciendo:” Estás bromeando otra vez?” “No! Esos besos tuyos me han hecho interesarme mucho en ti! Déjame besarte de nuevo!” AB 1911 no le siguió rechazando y dejó que la acariciara y besara, porque tenía su sistema romántico desactivado por norma de la Empresa, así es que esperó a que el hombre se calmara, para huir del lugar.

Gracias al reflejo de las antorchas eléctricas fue que Elocutrix pudo entrar de nuevo al campamento, pero aunque trató de ubicar de nuevo a la muchacha sintética, no lo pudo lograr, ya que ella se había situado lejos del campamento, y solo volvió cuando el Director Ramato salió de su tienda, llamando a los protagonistas de la siguiente escena. “Vamos a necesitar más luz, Sr. Director! Las cámaras pueden tomar las escenas en esta penumbra, pero la calidad será pobre!”- Le dijo uno de sus camarógrafos. “Entendido! Asistentes! (Así llamaba a los “varones” Sintéticos): Prended fogatas alrededor del campamento: necesitamos más luz a la “antigua!”- Y dando esa orden, ya sabía que la luz que da el fuego es mejor vista por aquellos que gustan de las películas de aventuras! “A ver? Que aparezca la doncella!”- Pidió el Director Ramato y AB 1911 caminó hasta llegar ante él; vestía un traje vaporoso, que hacía entrever el tesoro que escondía bajo su tela. “Bien! Ahora, Sres. Camarógrafos, vamos a filmar a esta joven saliendo de su tienda para ir a reunirse brevemente con su nuevo amante.”- Ordenó Ramato; AB 1911 entró a la tienda de las mujeres y así esperó Ramato a que los camarógrafos estuvieran en posición para empezar a filmar. Preguntó:” Todo listo?” “Sí, Sr. Director!” Respondieron ambos técnicos. “Señorita AB 1911! Está lista para salir?”- Preguntó Ramato, y ella salió fuera de la tienda, diciendo.” Estoy lista!” Y todos rieron. Ramato sonrió y dijo:” Cuando yo diga “acción”! Ud. esperará veinte segundos para salir de la tienda y caminar sigilosamente hacia los árboles más cercanos. No mire a los camarógrafos. Entendido?” “Perfectamente.”- Dijo AB 1911 entrando nuevamente en la tienda. “Y acción!”- Dijo Ramato, y ambas cámaras comenzaron a filmar desde dos diferentes ángulos de vista. AB1911 salió lentamente de la tienda, miró hacia todos lados y con sigilo, se fue hacia aquellos árboles, hasta desaparecer entre ellos. “Corten! Perfecto. Señorita 1911! Puede Ud. regresar!”- Ordenó Ramato, y ella volvió a la carrera. Ahora también estaban allí Elocutrix y Zufunftig- a todos ellos dijo Ramato:”- Bien, Srta. AB 1911… a ver, la llamaremos Abinit! Bien, Abinit, se irá con Zufunftig al bosque. Alli estarán conversando amorosamente y cuando nos vean aparecer, se besarán- no mucho, porque Ud., Abinit, se lo llevará a su tienda y allí cortamos para la tercera escena. Entendido?” “Totalmente.”- Dijo Abinit, y se dirigieron a ese lugar boscoso- Elocutrix miraba deseoso a Abinit, pero ésta en ningún momento cruzó mirada con él. “Vamos a dirigirnos a ese lugar: enciendan los focos de las cámaras! Asistentes! Claven teas cerca de los enamorados!” Luego que el nuevo escenario estuvo preparado, Ramato dio la orden de inciiar la grabación y se aproximaron a las dos siluetas que se veían entre los árboles. Ramato se dijo que supliría lo que fuera que estaban diciéndose los nuevos enamorados, y dejo que corrieran las cámaras por diez minutos, presencio la escena del beso y entonces se acercó y les dijo:” Lo han hecho muy bien! Ahora nos iremos pero Uds. permanezcan aquí: cuando me oigan gritar “Acción!” pues entonces se me van caminando cual enamorados, y entran en esa tienda. Ahí diré “Corten! “ y veremos qué sigue después. Estamos de acuerdo?” “De acuerdo!”- Sonrió Zufunftig, mirando a Abinit, quien le sonrió. “Ya! Todos a salir de aquí! Asistentes! Pongan otro par de teas ardiendo! Quiero que las siluetas se recorten contra las llamas!” Una vez los camarógrafos se volvieron a ubicar para captarlo todo, Ramato dijo:” Acción!” Unos segundos pasaron, y allí entonces venían ambos “enamorados” abrazados y diciéndose ternezas… entraron en esa tienda y Ramato gritó:” Corten!”

Elocutrix tiritaba como un azogado, pues producto de su pasión mal correspondida, sus nervios parecían ir a estallar; Ramato notó algo raro en él, y creyendo que era frío lo que tenía, envió a un Asistente a pasarle una manta, para que se mantuviera cómodo por mientras él iba a dar instrucciones a Abinit y Zufunftig. Les halló conversando- les interrumpió, diciendo:”- Ahora viene la parte dramática! Tendré una cámara afuera, captando la entrada de la tienda, y la otra justo aquí!”- y mostró una ventana colapsable de la misma tienda. Un camarógrafo entro, abrió ese parche y se posiciono por fuera. Dentro también había una lámpara eléctrica, colgando del travesaño superior, que otorgaba la luz necesaria para una buena captura de imágenes. “Ya, ahora vamos a lo que Uds. vana a hacer cuando yo de la señal de “Acción!”, de estarse arrullando con frases tiernas, vana a pasar a darse algunos besos; pero con la diferencia de la toma con Elocutrix, ahora vamos a llegar más lejos : se van a recostar en la hamaca y se supone que tienen un coito o acto sexual.” “Yo no he tenido nunca un acto sexual, y si lo tengo, al devolverme tendrá que pagar por una limpieza especial y recambios de algunas piezas.”- Afirmó Abinit. 293 Ramato gruñó:” No, mujer! Él va a hacer creer que te penetra, pero no lo hará! Esta es una película para todo espectador, no una pornografía!” “Ah, entonces no va a tener que pagar: los intentos no cuentan.”- Afirmo Abinit. “Estamos totalmente de acuerdo. Pues bien, en ese intervalo de pre coito, entrara Elocutrix, cargado de celos y de deseos de venganza y peleará con Zufunftig; ahí tú te me escapas: sales con tu ropa a medio poner o como sea que salgas, y simplemente ahora corres pero hacia otra tienda. A la que quieras! Allí te quedarás hasta oírme decir “Corten! “ “Me quedaré quieta en otra tienda tal como dice Ud. “- Afirmó Abinit, asintiendo con un movimiento de su cabeza. “Listo! Y recuerda, Zufunftig: Es todo ficción!”- Dijo Ramato, saliendo fuera. El camarógrafo se rio por lo bajo, y luego enfocó los lentes a la perfección: no podía fallar! Afuera, el Director se posicionó fuera del ángulo de la toma (detrás casi de uno de los camarógrafos, que resultó ser Tamxixi) y dijo: “ Elocutrix! Camina hacia esa tienda en donde está tu amada y ve lo que está haciendo ¡Acción!” Elocutrix, con rostro desencajado y andar disparejo, caminó como dentro de un sueño o pesadilla, y abriendo el borde de entrada de la tienda, vio a Zufunftig haciéndole el amor a su amada! Sin dudarlo y dando un rugido de ira, se abalanzo sobre éste, sacándolo de entre las sonrosadas y suaves piernas abiertas de la bella, que dando gritos escapo en palos menores hacia la tienda más cercana, de donde no volvió a salir. Pero la lucha continuaba dentro de la tienda- una furia demencial nacía en la mente de Elocutrix y golpeaba a Zufunftig por donde podía hallar un hueco desprotegido; el camarógrafo Carobaldo se estaba alarmando por el nivel de golpes intercambiados; Zufunftig empujo a su antagonista fuera de la tienda, siguiendo como pudo las instrucciones previas- y salió de la tienda para ver que Elocutrix regresaba con renovados bríos , gritando amenazas; le resistió como pudo, pero pronto ambos estaban en el suelo, luchando como perros. Un grupo de Sintéticos y mercenarios llego (parte de la escena era precisamente que todos se alertaban con los gritos y se acercaban a separar a los contrincantes). Separados los dos hombres, no sin recibir golpes dados por Elocutrix. El Director Ramato gritó:” Corten!” Pero el enloquecido Elocutrix seguía debatiéndose para seguir la pelea; Ramato se le aproximó, cogiendo una rama gruesa del suelo, y con ésta le dio un golpe en la cabeza, acabando con el alocado comportamiento de Elocutrix. Ramato llamo a sus actores y dijo: “Vamos a dejar esto por ahora! Todo, excepto el comportamiento inexplicable de Elocutrix, ha salido bien!”

En una reunión posterior, Ultor fue informado por Diana del asunto previo entre la bella AB 1911 Abinit y Elocutrix el mercenario. “No puedo creerlo! Todo fue producto de sus celos enfermizos! “- Se maravilló Ultor, mirando a Diana, cuando le contó lo sucedido en el campamento. “Claro que sí! Quieres ir a ver cómo quedó el pobre Zufunftig? Está en la Enfermería! Nos avisaron de lo sucedido y Gretchen nos trajo al campamento.” “Increíble! Y dónde estaba yo?”- Preguntó Ultor, poniéndose de pie. “Dormías! Debemos cuidar entre todos tus nervios! Estas son cosas que pasan entre los de tu raza, no?”- preguntó Diana, acariciándole la cara con sus manos. “Bien, veamos al hombre!”- Dijo Ultor, caminando ya hacia la Enfermería. Ahí en una camilla yacía Zufunftig, con un brazo en cabestrillo y su rostro hinchado y con cremas faciales para aliviar el dolor y disminuir la hinchazón. 296 El Doctor AB 631 se acercó a él, diciendo:” Es una pena como dejaron a este hombre! Le he aplicado calmantes, cremas, le entablille un brazo roto, después de dejar los huesos en posición correcta.” “Que salvaje!”- opino Ultor. “Le hemos indicado al paciente que no hable por ahora y por supuesto que estará recuperad en el lapso de diez días, de toda marca en su rostro, percho y brazos, aunque la perfecta soldadura de los huesos era finiquitada entre veinte y treinta días a partir de hoy.”- Dijo el doctor AB 631. “Lo siento mucho, amigo Zufunftig! Le recompensare con vacaciones pagadas en un hotel tranquilo! Descanse ahora, y trate de no pensar mucho: tenga la seguridad de que le vengare apropiadamente de quien le ha hecho esto.” Zufunftig movió levemente la cabeza en asentimiento. Ya fuera de la Enfermería, Ultor preguntó: “Podrías decirme adónde estamos ahora?” “Sobre el campamento- es media mañana, y hay mucha humedad allá abajo- pero la neblina se está disipando.”- Replicó Diana. “Dile a Gretchen que baje cerca del campamento! Tengo que hablar con el director Ramato.”Pidió Ultor, yendo a sentarse a la Cabina de Mandos, en donde Gretchen le dijo:” Estamos aterrizando, querido. He avisado de nuestra llegada a los Sintéticos, para que estén preparados.” “Ah, muy bien! Hablaré con Ramato.”- Dijo Ultor y cuando fue posible, salió del Flier por la esclusa y vio a Ramato acercándose para recibirle. “Buenas tardes! Cómo está el herido?” “Recuperándose! Ha sido un evento muy desafortunado!- Dijo Ultor, agregando:” No entiendo el porqué de esta pelea.” “Yo se lo explicaré: se estaba representando una escena de celos: una mujer de la expedición, representada por Abinit, que así llamamos a AB 1911, tenía de novio a Elocutrix en la obra, pero también recibía a Zufunftig en su tienda! Así, Elocutrix debía descubrirlos, luchar con Zufunftig, ser separados de una lucha aparatosa pero totalmente inofensiva! Y qué pasó? Que Elocutrix se tomó muy en serio su papel, y hubo que reducirlo a la fuerza! Eso es lo que pasó”- Explicó el Director Ramato. Ultor se pasó una mano por el rostro, procesando aquello, y dijo:” Es un tipo sin control! Probablemente sin nunca haber ido a un psicólogo!” “Me imagino que quiere a la Sintética más de lo normal y corriente! Aunque la chica me ha jurado que Elocutrix nunca ha sido su amante, por aquello del reglamento de arriendo de personal artificial.”- Aclaró Ramato, mirando su reloj. Entendió Ultor que el hombre estaba en horas de trabajo y abrevio su estadía, diciendo:” Le recomiendo despedir al energúmeno y usar a otro en su reemplazo”

“Por supuesto, aunque su rostro no aparecerá más en la película, y eso es malo.” – Le dijo Ramato, mirándole fijamente. “Ah, Ud. quiere retenerle? Es asunto suyo- dentro de quince días retornará Zufunftig- qué hará Ud. entonces, con los dos hombres en el mismo grupo?”- Preguntó Ultor. “Le daré un consejo a cada cual, y en ese consejo irá una amenaza. Quizás dé resultado.”- Dijo Ramato, volviendo al trabajo. Ultor se quedó por allí, viendo cómo el grupo se preparaba para seguir la marcha- Elocutrix también participaba, si bien iba entre dos Sintéticos y cojeando visiblemente. En ningún momento levantó su cabeza, aparentemente avergonzado de su anterior proceder. El grupo se perdió entre el boscaje, mientras Ultor se quedaba allí mirando. Diana dijo:” He hablado con AB 1911. Me ha dicho que Elocutrix se interesó por ella en el momento en que se besaban ante las cámaras. Ya de allí la siguió molestando y cuando represento el papel del hombre celoso, perdió el control de si mismo y golpeó a Zufunftig de mala manera.” “Algo así dijo el Director Ramato. Crees tú que se haya curado de ese sentimiento amoroso?”Preguntó Ultor. “No lo creo- le he visto mirando a Abinit AB 1911 con cara lamentosa- inspira compasión verle asi, pero el Director Ramato parece tenerle en cuenta para algún otro papel alocado.”- Comento Diana, abrazándole. “Entiendo. Bien, todo sea por el éxito de mi película.”- Comento Ultor, mirando al cielo azul. Gretchen apareció en lo alto de la rampa, diciendo: “Viene un animal grande! Entren ahora a la nave!” Ultor se apresuró en obedecer y al elevarse ochenta metros vieron llegar a un Alosauro de 11 metros de largo, parado en dos patas con dos brazos pequeños y una gran cabeza con una boca enorme armada de numerosos y afilados dientes, siguiendo el rastro de las pisadas del grupo de Ramato. “Es grande y se mueve muy rápido! Quizás sea mejor avisar a los expedicionarios “- Comentó Ultor. “ya lo hice! Están avisados. Se subirán a los árboles!”- Dijo Gretchen. “Podríamos ayudarles, matando al Alosauro!- Dijo Ultor, viendo desaparecer al animal entre los árboles. “Abinit dice que el director Ramato le ruega al Sr. Ultor no inmiscuirse en esto! Tiene a sus camarógrafos listos para filmarlo todo.”- Dijo Gretchen. “Bueno, si no quiere ayuda, será su problema! Pero quiero verlo todo desde el aire!”- Afirmó Ultor. “Entendido! Allá vamos.”- Dijo Gretchen, moviendo al Flier en esa dirección y a la altura más baja que se lo estaba permitiendo las copas de los árboles. El director Ramato había dispuesto a su gente en las ramas de los árboles, pero a los Sintéticos los dejó en tierra, con la orden de aparentar estar asando un animal en una hornacina de piedras. Así, los camarógrafos podrían grabar sin gran peligro, y gracias a los zoom también podían tomar escenas con acercamientos óptimos. El Alosauro se acercó al lugar y se quedó mirando al grupo un par de segundos; luego se abalanzó a gran velocidad; los Sintéticos ya lo habían advertido y por ello corrieron en diferentes direcciones: el Alosauro eligió a un par de ellos para iniciar la persecución, mientras daba un enorme rugido, mezcla de desafío y rabia de no haber hecho presa de inmediato- su gran estómago vacío lo tenía de muy mal humor! Varias veces estuvo cerca de atrapar a los Asistentes Sintéticos; varias veces éstos pasaron corriendo por el lugar en que se asaba un teórico tozo de carne (que no era tal, sino un trozo de madera muy dura); así los camarógrafos lograban filmar más de ese ataque feroz.

Los Asistentes dejaron de ser perseguidos por ese animal, cuando ése, en su continuó voltear de ojos, descubrió personas en los árboles: con un gruñido, golpeo fuertemente un tronco y cayeron tres hombres al suelo, dos de ellos no alcanzaron a erguirse cuando ya el alosauro se loes estaba comiendo, con gran sonido de huesos rotos. El restante salió corriendo del lugar, y para su fortuna un sintético le tomo de la mano y tirándole, comenzó a alejarlo del lugar: al sonido de ramas rotas en la carrera, el alosauro salió raudo en su siga. Le lugar quedo en silencio por un instante, roto luego por la voz del directo Ramato, diciendo:” ahora, bajen todos y síganme!” Así hicieron los demás; Ramato piso la sangre derramada sin querer y mirando al suelo movió la cabeza: le parecía que aquel primer infortunado en ser devorado había sido uno de los mercenarios. “Ahora, síganme! Ese animal volverá a por más” Y todos le seguían a la carrera… 301 Desde el aire, Ultor poco y nada había logrado ver, así es que se había contentado con escuchar los informes radiales de las personas sintéticas; al oír de las dos muertes, había empalidecido. “Espero que el que escapa se logre salvar!”- Afirmó. “Lo haré! El hombre sintético le está haciendo correr por un arroyo! El Alosauro perderá el rastro muy pronto!”- informó Gretchen. “Cuéntame ahora acerca de quiénes quedan con vida!”- Pidió Ultor. “Los catorce seres sintéticos, el director Ramato, Elocutrix , Firdenganden, Tamxixi y Carobaldo.”Dijo ella. “ya veo. Casi nadie Natural.”- Comentó Ultor, mesándose los cabellos. “Nosotros tenemos acá a Zufunftig, que deberá pasar quince días reponiéndose. En Oredloro hay gente disponible: el profesor Serur Fonseca, Leregio, Custos, Atoilo y Deionara. Puedo mandar un mensaje al hotel, y así ellos nos tendrán que esperar en algún lugar, para ser trasladados al grupo de Ramato- eso, si quieren ganar dinero.”- Dijo Gretchen. “El Sr. Serur Fonseca no durará un día en la jungla!”- Opinó Diana, besando a Ultor, quien dijo:”Pero si quiere venir, que lo haga!” “Entonces, lo traemos?”- Preguntó Gretchen, y él dijo:” No sé si los rebeldes quieran volver al trabajo.” Gretchen hizo una mueca de sarcasmo y replicó:”- Hallarás que te son incondicionales! Es cosa de las drogas que les dí: vendrán. De seguro.” Ultor hizo un gemido de sorpresa y dijo sonriente:”- Diles que si hay algún otro actor nativo que quiera trabajar con ellos, que se apronte! Y avísales que es el director Ramato el que está a cargo de todo.” Diez minutos más tarde, les llegó la respuesta por el aparato de Holografías y comunicaciones varias:” Nadie, excepto Leregio, Custos y Atoilo quieren ir. El doctor Fonseca es quien les responde, y me excluyo, puesto que estoy con un alta de presión alarmante.” “Está bien, iremos por esos pocos bravos!”- Dijo Ultor a Gretchen, para que enviara la respuesta. En un raudo vuelo, Gretchen recogió desde el Flier puerto de Oredloro, a las ya mencionadas personas; Atoilo se presentó ante Ultor en el Puente y dijo:”- Hola, Sr. Ultor. Vinimos de inmediato, pues nos falta dinero. Los demás no quieren saber de Ud., aunque tienen comida y techo gracias a su generosidad. Las mujeres se quejan de no tener dinero para hacer compras.” “Entiendo: les daré algo de dinero, pero no ahora, pues vamos a viajar hacia el lugar de la filmación, en donde les dejare a Uds. bajo el cargo del Director Ramato.”- Avisó Ultor. Gretchen dijo:” Les daremos una alforja con comida y una carpa individual, caja de primeros auxilios, un par de cuchillos de caza, y trajes térmicos para cuando halla mucho frio.”

“Mejor dennos una carpa grande para los tres, y compartiremos la comida.”- Propuso Atoilo de inmediato: no quiso decir que les daba recelo andar en esos parajes en que el dinosaurio era rey, y al estar en compañía se sentían menos vulnerables. Antes del anochecer, el Flier descendió cerca del campamento de Ramato, este le fue a recibir, diciendo: “Bienvenidos otra vez! Veo que se ha preocupado de que no se nos disminuya el número de extras!” “Más bien, quiero que no le falten los medios para llevar a cabo la filmación! Le he traido a tres capacitados actores. Son los Señores Leregio, Custos y Atoilo.” Ramato les vio salir del Flier, con sus mochilas al hombro, y a Gretchen, portando la tienda de mayor tamaño. “Veo que traen su propio Asistente!”- Dijo el Director. “Ah, no! Ella está aquí solo para bajar esa nueva tienda! Tendrán que cargarla otros.”- Dijo Ultor, fijándose en que Ramato tenía el rostro enrojecido al ver a la bella Gretchen. “Déjemela! Hará un buen papel de hermosa mujer en el grupo!”- Pidió Ramato. “No, ella no está en el reparto!”- Repitió Ultor, y ante esto, Ramato se alejó, enojado. “Vayámonos! Se hace tarde.”- Dijo Diana, y subieron, con Gretchen, a bordo del Flier; ése pronto se elevaba en el aire y partía en dirección a la ciudad de Oredloro. En vuelo, Ultor dijo:”- Condenado Ramato! Siempre me está provocando a ira!” “No hagas caso de él: es solo un empleado más!”- Dijo Diana, sentándose en sus rodillas… 304 Abajo, en la jungla, Ramato se acostaba ya en la hamaca de su tienda, enojadísimo con el productor de la película: negarle a él un Asistente! Bien, terminaría lo antes posible esta película! Haría caminar a todos mucho más rápido! El rio Manua nacía con dos brazos saliendo de las montañas nevadas, que luego se unían en un solo brazo que terminaba pasando cerca de la ciudad de Lugner. Viajarían en balsas y las tomas serían magníficas! Estas y otras ideas volaban por su cerebro, hasta que concilio el sueño… Uno de ellos, ya casi en la madrugada, era de él y la hermosa Asistente, besándose apasionadamente. Cuando despertó, recordó el sueño y se levantó de inmediato, decidido a apurar el viaje. Halló a los actores tomando desayuno, servidos por las cuatro Asistentes mujeres (Sintéticas). Elocutrix estaba hablando con los camarógrafos. “Apurarse en tomar desayuno! Ya son las siete horas con cuarenta minutos! Tenemos que llegar al rio Manua hoy día!”- Gritó al grupo y se acomodó su bolsa de viaje a la espalda, mientras los Asistentes comenzaban a desarmar las tiendas de campaña. Un enorme pterodáctilo paso volando por sobre ellos y lanzó un corto graznido desagradable. Ramato notó que volaba en dirección al lejano rio, y en línea recta. Sonrió. Algo le decía que por allá hallaría la mejor toma. Abinit 1913 se le acercó, diciendo: Un gran dinosaurio, verdad? Nos está guiando hacia el rio; toda una profecía, verdad?” Ramato la miro, sorprendido de que esta mujer sintética le estuviera conversando, ya que él no daba familiaridades a nadie. “Justamente era lo que yo estaba pensando. Es que ahora Uds. poseen sistemas para adivinar lo que nosotros pensamos?”- Preguntó Ramato. 305 Abinit sonrió, diciendo:”- Aun estamos en el nivel de la lógica aplicada!” “Eso es reconfortante de saber. Te ha seguido molestando nuestro amigo Elocutrix?” “Ya no, pero me mira mucho.” Dijo Abinit. “Qué bien! Que siga así, o que se atenga a las consecuencias. En marcha!”- Gritó el director Ramato, y la columna comenzó a moverse.

Un grupo de tres hombres sintéticos iba a la vanguardia, alejados unos cien metros del resto, e igual cosa sucedía a retaguardia- las mujeres sintéticas se ubicaron a los costados, pero a solo cincuenta metros de distancia: eran las últimas órdenes dadas por el director, ya que no quería perder más de su gente. El terreno se hacía más boscoso y se veían siluetas de pequeños animales aparecer a lo lejos: eran Dilofosauros y Parapasauros, que se alimentaban mayormente de sabandijas. Tamxixi llevaba la cámara de filmación colgando de su cuello, y esporádicamente filmaba dos o tres minutos, generalmente quedándose rezagado para tomar al último hombre perderse entre la arboleda y luego se apresuraba a entrar entre ellos. Carobaldo no filmaba, pues creía en el azar- ya se presentarían buenas escenas por sí solas- ése era su modo de actuar y nunca le había fallado. 306 Uno de los sintéticos de la vanguardia avisó de animales al frente. Se detuvo el grupo y Ramato corrió a ver de qué se trataba. “Es un grupo de Yunasauros, herbívoros.”- Dijo uno de los hombres Sintéticos. Ramato sonrió: el viento soplaba en su dirección, por lo cual los Yunasauros no podían olerles y detectar su presencia. Llamó a los camarógrafos y dijo:” Uds. van a irse con estos Asistentes y filmarán de costado a esos animales. El grupo avanzara entonces, y probablemente esos animales se irán, preocupados al ver nuestro número.” “Entendido, Señor.”- Dijeron ambos, y partieron hacia delante, guiados cada uno por un Sintético. Por radio, al rato, les llego la noticia de que ya estaban en posición. Ramato dijo al grupo restante:” Bien,, ahora avanzaran Uds. y cuando estén cerca de esos animales, conversen en voz alta. Eso los espantará”. Elocutrix dijo:” Yo quisiera no ir, Sr. Director! Cojeo mucho y no podré huir, en caso necesario.” Ramato gruñó para sí, y dijo:” Esta bien, pero súbase a un árbol. No quiero que, al quedar solo aquí tenga algún percance.” El grupo se adelantó y Ramato con ellos. Los Yunasauros pastaban de unos árboles de hojas delgadas, cuando el grupo les alerto. Dos de ellos volvieron sus cabezas en su dirección, bramando fuerte- el trompeteo se oía al menos a cuatro kilómetros de distancia. “Están alardeando! “- Dijo Ramato, pero el equipo se detuvo; los dos machos giraron alrededor, trompeteando y los hombres debieron retroceder. 307 Al rato, se les unieron los dos camarógrafos y sus guardianes. “Tenemos todo filmado, Sr. Director! Ha sido un momento muy emocionante!”-Dijo Carobaldo; Tamxixi no quiso hablar, pues con el miedo había huido a perderse y el guardián debió buscarle tras el alejamiento de las bestias. “Ha salido todo bien! Nos quedaremos hasta aquí, por hoy.”- Dijo Ramato y se armaron las tiendas. Después de eso, envío a cinco varones sintéticos a buscar una ruta alternativa hacia el rio. Los hombres se alejaron al trote y Carobaldo les filmo hasta perderse ellos entre los matorrales… El director Ramato se fue a su tienda y se acostó allí con un suspiro. Sintió un ruido y vio a Abinit entrar sigilosamente. “Qué haces aquí?”- Pregunto Ramato, levantando su cabeza pare verle mejor. “Vengo a asegurarme de que este bien, y a decirle que los enviados a explorar hallaron una ciénaga a menos de dos kilómetros de aquí. Los Yunasauros están en el borde y si Ud. sigue avanzando mañana, nos veremos en peligro. “Que contratiempo! Y tendremos que dar un rodeo.”- Se quejó Ramato. “Asi es: la línea recta no nos llevara al rio Manua. Digo que regresen los exploradores?”- Pregunto Abinit.

“Ciertamente! Y no te vayas! Quédate en la tienda: será mejor.”- Ordeno Ramato, y poco después conciliaba el sueño. Esa noche despertó dos veces y la vio sentada en una silla, diciéndole:” Fue el bramido de un Heterodontosauro. No hay peligro: está a kilómetro y medio de distancia.” Al amanecer, ella le vio desperezarse antes de ponerse en pie y le dijo:” Buenos días, Sr. Director! El personal artificial ya tiene preparado el desayuno para todos y ha asado un Cryolofosauro para mejorar la dieta.” “Tráeme lo mío para acá! Desayunare aquí en la tienda.”- Aviso Ramato, recordando hacer un plan para ese día- estaba seguro ya de que el arribo al rio Manua se demoraría un o dos días más. Cuando llego su desayuno, ella dijo:”- Elocutrix me dijo una mala palabra!” “Ah, cree que tú y yo tuvimos sexo?”- Preguntó Ramato, sorbiendo algo del brebaje que llamaban eufemísticamente “café.” “Es lo que parece.”- Sonrió Abinit. “Déjamelo a mí! Aclarare el punto cuando salga de esta tienda.”- Aviso Ramato, y se le ocurrió que otra pelea sería mejor para el filme, y dijo: “avísale a los camarógrafos para que se sitúen mirando esta tienda y me sigan enfocando cuando sala. Ah! Y recuerda salir tras mío.” “Entendido.”- Dijo Abinit, yéndose a cumplir su cometido. Ramato flexiono sus brazos y espero a que Abinit regresara. Luego le dijo:” Pase lo que pase, no te metas en nada. Es una orden.” “Qué va a pasar? “- le preguntó ella, y Ramato dijo:”- Lo que sospecho.” Y salió de la tienda, a paso vivo. 309 Vio a Elocutrix mirando en su dirección con ojos aviesos y se fue hacia el, al llegar relativamente cerca, le dijo:” Ahí estás, mal pensado! Ahora conocerás la fuerza de mis puños!” Esto lo dijo con una entonación melodramática, pues ya había detectado a los dos camarógrafos, ambos ocupados en filmarle. “Mira: van a pelear!”- Dijo Leregio a Custos, quien mordía un trozo del Cryolofosauro asado. “Ya verás!”- Grito nuevamente Ramato, golpeando y zarandeando a Elocutrix, pero sin pretender dañarle. Este no se esperaba el ataque y sin embargo pronto desarrollaba toda su fuerza, pues había visto a Abinit salir de la tienda de Ramato, y eso había activado el bichito de los celos. Los hombres naturales, no enterados de que todo era al menos, media verdad y medio espectáculo, les separaron, pero no fue de inmediato, lo que dio tiempo a Elocutrix para golpear a Ramato malamente en un ojo y patearle una pierna. Fue la misma Abinit la que le curo y le vendo la pierna, diciendo: “ Le ha dañado ligamentos! Tendría que descansar por un par de días.” “Y el ojo?”- Le pregunto Ramato, preocupado ya que lo sentía hinchado. “Lo mismo pasará. No le recomiendo ponerse al sol.” Bufó Ramato, diciendo: “ Llama a los camarógrafos! Quiero saber cómo salieron las tomas.” El primero en acercársele fue Carobaldo, diciendo:” Quiere saber cómo salió la escena? Pues, muy bien: todo tan natural! Pero, oiga, ese ojo parece realmente haber quedado azul.” “Así fue! Es que no dije a Elocutrix que la pelea era casi una fase más de la película! Y sabe Ud. por qué no se lo dije?”- Pregunto Ramato. “No tengo idea. Dígamelo Ud.”- Pidió el camarógrafo Carobaldo. “Porque es un roto mal pensado de las mujeres sintéticas! Por eso.”- Explico Ramato, a quien pronto Tamxixi mostraba su filmación, diciendo: “Para que le voy a explicar lo que se grabó, si Ud. mismo puede verlo?” “Tienes razón.” Dijo Ramato, aunque con un ojo poco era lo que percibía. Al terminar de ver aquello- unos quince a veinte minutos- dijo:” Es otra escena de suspenso! Vamos bien.” 311

Pronto dio la orden de partir, y por supuesto, en esto hubo algunos cambios: él fue llevado en parihuelas por dos _sintéticos, y el energúmeno de Elocutrix iba ahora amarrado de las muñecas con una cuerda que llevaba uno de los sintéticos que caminaban al frente del grupo. Abinit caminaba cerca de Ramato, preocupándose de que estuviera cómodo en todo momento. La curva se fue pronunciando y llego la tarde sin ver el rio. “A cuanta distancia estamos del rio?”- Pregunto Ramato. “A treinta y cinco kilómetros, Señor. Pero eso es en la línea recta-. De seguro son cincuenta y cuatro kilómetros en la ruta que debemos llevar.”- Comento Abinit, tras informarse en el centro de comunicaciones virtual que mantenían los sintéticos. Ramato hizo proseguir la marcha y entraron a un sector de rocas y desierto; siendo la época del clima frio, hay lluvias y barro. Acampan en un lugar alto, en que muchas lajas sueltas se van cerro abajo, resbalando cual baldosas enceradas. Al estrepito apareció un Bokelesia de color marrón pálido y se abalanzó sobre la vanguardia, que ocupaba el sector inferior, quizás alertado por el olor a mamífero que exhalaba Elocutrix. Algunos disparos de LASER impidieron que se acercara más- si bien las heridas solo laceraban la piel corácea del Bokelesia, éste sí podía sentir el dolor, por lo que se alejó bramando. Los hombres sintéticos no podían encender fogatas por la falta de material orgánico y los naturales debieron pasar frio dentro de sus tiendas. “Tengo los pies adoloridos de tanto caminar! Y las botas resisten, sin embargo.” Comentó el camarógrafo Tamxixi, quien compartía tienda con Carobaldo. “Ah, este trabajo si que es matador! Y nos falta bastante, según he sabido. La idea de irse rio abajo en balsa era buena, pero el Director no contaba con las ciénagas!”- Opinó _Carobaldo. “Si aparece de nuevo el Productor Ultor, le diré que me saque de aquí! Ya no lo soporto más!”Dijo Tamxixi. Carobaldo reviso las filmaciones, diciendo:” El último ataque de dinosaurios ya nos hace respirar tranquilos! Este viaje ha sido de todo menos aburrido!” Tamxixi bajo la voz para decir:”- Ya no entiendo a estos tipos! Todo lo que hemos filmado podría haberse hecho en un estudio de filmación! Hace mucho tiempo ya que no es necesario arriesgar la vida para producir una película de acción!” Carobaldo gruñó:” Ya sabes lo que la gente piensa de esas películas! Que todo es falso, que no vale como escenas de la vida misma y cien otras opiniones ecologistas!” En la tienda de los actores, Atoilo se tendía en su hamaca, tapándose con dos mantas; en otras hamacas lo hacían Custos y Atoilo; este último mascullo:” Infiernos galopantes! Esta noche nos vamos a congelar!” 313 Cuando la temperatura bajo demasiado (6.0 ° C) Ramato envió un mensaje radial a Ultor, diciendo: “ Necesitamos calefacción: no hemos hallado leña en esta posición.”- Y daba las pertinentes coordenadas. Gretchen escuchó el mensaje y fue a conversar de esto con Ultor. “Pero, qué? No era el tal Ramato autosuficiente? Ahora pide ayuda.”- Dijo. “Debemos auxiliarle! Tenemos estufas para las tiendas- funcionan con pilas radioactivas.”Aseguró Gretchen. “Pues bien, llevémoslas! Ya tienes su locación?”- Preguntó Ultor. “Claro: están en un sector desértico.”- Respondió Gretchen, iniciando el despegue. A gran velocidad, arribaron al lugar cuatro horas más tarde- los Sintéticos descargaron esas estufas y pronto todos los naturales ya calentaban sus cuerpos con aquellas ondas caloríficas.

Visitó Ultor a Ramato, y viéndole herido, se lamentó mucho y dijo:” Le eximo a Ud. del resto del viaje! Mire cómo ha quedado! Enviaré a la cárcel a ese mequetrefe! (Elocutrix)” “No es necesario! Me llevan en parihuelas dos de las personas sintéticas.”- Alegó Ramato. “Entonces le ofrezco una alternativa: detengamos la filmación por mientras Ud. se repone y desliguémonos de Elocutrix! Ese hombre es un salvaje!”. Dijo Ultor, acalorándose. “No tan así! Yo le provoqué para tener una buena escena violenta!”- Dijo Ramato, y mirando a Abinit, agregó: “Y qué dices tú de la proposición de don Ultor?” La mujer sintética se acercó, diciendo: “Debe descansar apropiadamente y hacerse ver por médicos en una Clínica: el color que está tomando su ojo no me gusta nada.” Y Ultor notó derrames en el ojo mencionado. Suspiró Ramato, diciendo:” Sea! Pero deberá traerme de vuelta después de mi recuperación… o mi historial (de Director) se verá afectado!” “Entendido! Es un trato! Gretchen: ve que se embarquen todos en el Flier y pon bajo llave al tal Elocutrix!” Gretchen y Abinit salieron de la tienda, y dos Sintéticos entraron para llevarse al Director Ramato en parihuelas hasta el pequeño Flier.

CAPITULO 7. EN OXIBORION.
Ultor dejó a todos los naturales en el mismo hotel en que ya estaban los artistas Aureanos “rebeldes” (o que no querían trabajar en su película). Estos, apenas supieron que al Director de la película estaba en una Clínica, le visitaron, diciéndole:”- No debe trabajar con ese hombre maligno, ya que por su culpa murieron compañeros nuestros!” Quien así decía era Bluhena, quien había vuelto a vivir en el hotel, puesto que era más económico que en otras partes y con ella habían ido reuniéndose los artistas oriundos de Aurea Dos. 315 Ramato ya había oído de esto antes, y personalmente no le interesaba, pues precisamente estaba en el negocio de las películas por su aptitud para enfrentarse al peligro, del que no siempre se salía incólume. Allí estaban Leregio, Custos, Atoilo, Occa, Armuger, Ditigo, Miniodo. De las mujeres aureanas : Regie, nelka, Gelubde, Denana, Bluhena. Los que no estaban eran Sham y la bella Einklang, pues trabajaban ahora bajo la dirección de la directora Lustige. “Es triste lo que les pasa! Yo hablare con el productor Ultor. Consideren trabajar conmigo en la consecución de esta larga película! No tendrán que ver con el, sino que conmigo! Piensenlo. Hablen con Leregio y los demás: les he hecho trabajar poco, y ahora recibirán el pago por sus esfuerzos!” Los Aureanos callaban- en donde habían pensado en hallar un amigo para boicotear a Ultor, veian a un ser pragmático que les estaba ofreciendo trabajo remunerado! La primera en ceder fue Bluhena, la cual espero a hallarle solo- generalmente sentado ante una mesa del comedor del hotel, rodeado de documentos, y le dijo:”- He decidido trabajar para Ud.! Necesito dinero y por ello acepto su oferta! Tengo estudios de arte escénico en dos Academias de mi país, aunque he trabajado hasta ahora solo en papeles menores.”

Ramato la consideraba un bonito rostro con un buen cuerpo y eso siempre añadía valor a la filmación. “Veré de darle un anticipo! Pero tiene que firmarme un Contrato! Nada de arrepentimientos de última hora, o la veré en Tribunales, y que le conste de que tendrá que devolverme todo el dinero que le haya adelantado!” Ramato gustaba de hablar claro a la hora de hacer Contratos… “No habrá arrepentimiento! Luego de la filmación, el Productor nos tiene ofrecido el viaje de retorno a Aurea II, que es de adonde nos trajo, y no quiero llegar sin haber aparecido en ese filme!”- Afirmo Bluhena, cansada ya de estar en el lado de los rebeldes anónimos. “Pues bien, cuando regrese a filmar, iremos con ganas! Estoy empezando a pensar en algunas escenas en las cuales puede Ud. tener participación destacada. Debe saber que ningún papel es chico, cuando se va escalando a la fama.”- Asevero Ramato, dando por terminada la conversación. Bluhena poco hablo de ello con los demás, que notaron el cambio en su comportamiento: más aún, cuando recibió cuatro mil sopes del director Ramato- se compró ropa nueva, calzado y salía a comer fuera un par de veces. Ramato recibió a otros tres rebeldes en su nómina, y todos ellos le daba la misma cantidad de dinero que había dado a Bluhena, más la admonición de no ir a arrepentirse después. Gretchen era quien le daba el dinero, con la aquiescencia de Ultor, quien había dicho:” Mejor tenerlos bajo nuestro alero que fuera de él! Espero que Ramato les sepa conducir.” La directora Lustige presentó su parte del filme y Ultor quedó muy conforme. “Ud. podrá poner mi trabajo antes de la sección de la jungla, y no habrá problemas de transición ya que durante el transcurso del drama se ha estado mencionando la necesidad de salir a terreno.”- Dijo la Lustige. 317 “Quizás con qué motivo?”- Preguntó Ultor, quien no quería dejar ningún cabo suelto. “Dinero! Ese es siempre el motivo de las expediciones! – Se rio la dama, recibiendo su suculenta paga- igual cosa sucedió con los actores Sham y Einklang, quien dijo: “Cuente conmigo para las correcciones que se deban hacer, que no le cobraré de más por ello!” “Muy agradecido! Y tanto, que a Ud. y a don Sham les estoy dando mejor ubicación en tanto no regresemos a Aurea Dos! Pueden Uds. elegir el hotel de su gusto, que yo lo pagaré.” Ofreció Ultor. Movió su cabeza la actriz, diciendo: No se moleste! Pero prefiero estar entre mis compatriotas! O me hare un cartel de diva… que no me interesa ganar!” “Como guste. Al menos, que sea una suite. “- Sonrió Ultor, quien se sentía cautivado por la personalidad y belleza de esa Aureana. Sham, en cambio, eligió un hotel con acceso a la playa, piscinas y otras facilidades, diciendo Tengo que conservar mi reputación! Y no dar pábulo a mezquinos comentarios a mi regreso a Aurea, que por otra parte, espero que Ud. expedite prontamente.” Y miraba fijamente a Ultor, el cual dijo:” Por mi parte no hay problema! Si esta Ud. apurado en irse, puedo pagarle un pasaje en algún navío de línea de inmediato!” Sham se acarició la barbilla unos instantes, y comentó:”- Y perderme unas vacaciones cortas acá en Oxiborion? No, por ahora seguiré esperando.” “Como guste Ud.”- Dijo Ultor, encogiéndose de hombros. Ya le había ofrecido un regreso rápido, y el actor se había rehusado. 318. Por esos días hubo una huelga de actores, por cuestiones de dinero, y fueron pasando las semanas llenas de comentarios. Gretchen dijo, a la hora de la cena, quince días después de la llegada de Ramato a Oxiborion: “Esta huelga provocará una escasez de nuevas películas! Será conveniente terminar la actual y ofrecérsela a los Distribuidores más importantes!”

“Ah, si? A pesar de que está pensada para la audiencia de Aurea, que no tiene las bestias que por aquí pululan?”- Preguntó Ultor, cortando un trozo de carne de Coelophysis al horno. “Aceptarán lo familiar, a falta de exotismos! Y lo mismo podemos irnos a venderla en Aurea! Simplemente ponemos fuera del radio de distribución a ese sistema planetario!”- Comentó ella. “Perfecto! Entonces, cuándo saldrá Ramato a finalizar su parte del Contrato?” “Mañana mismo! Me ha dicho que se siente lleno de vitalidad. Hay, eso sí, un problema en su personalidad, que nos puede afectar.” “Y cuál es?” “Quiere llevarse también a los actores rebeldes, a los cuales ha dado anticipos entre los cuales está el mercenario Elocutrix y Zufunftig.”- Informó Gretchen, con una delicada sonrisa. Ultor se pasó una mano por el rostro; esto no lo esperaba, aunque comprendía los motivos: evidentemente, a Ramato le gustaba introducir el elemento tensional en su staff. “Que haga lo que crea mejor! Ellos son su responsabilidad, pero también estoy yo involucrado en ello- contrata Seguros de Vida a todos ellos y doble a Zufunftig!”- Pidió Ultor. “Y a Ramato? Porque tiene un affaire amoroso con la bella Abinit: lo autoricé, porque el pago por limpieza final correrá por su cuenta, según dijo.”- Informó Gretchen, y Ultor se concentró en comer su ensalada de repollo, zanahoria, nabos y algo de cebolla y brotes de arveja, bañados en mayonesa y aceite. “Partiremos a las ocho horas.”- Aviso Gretchen, retirándose. Diana acaricio una mano de Ultor, diciendo:” Ultima noche en Oxiborion! No quieres ir a alguna piscina temperada?” “Por supuesto! Llevarás algún hermoso traje de baño?”- Sonrió él, ya que Diana gustaba de impresionarle con aquellos diminutos atuendos, que realzaban su espectacular figura de mujer. “Sabes que sí, mi amor!”- Sonrió ella, besándole. Gretchen, mientras tanto, revisaba la lista de personal a cargo, con las nuevas dadas por Ramato. En total, era así: Tripulación del Flier: Gretchen, Menma, Leonela, Dorotea y Diana, el doctor AB631 y Ultor. Equipo de Filmación: Director Ramato, Camarógrafos Tamxixi y Carobaldo, diez varones sintéticos, cuatro mujeres sintéticas (Abinit entre ellas), mercenarios Elocutrix, Zufunftig, Fireis, Landegon, Molot. Mercenarias: Shula, Difira (todas ellas Knappians) y los actores Aureanos: Leregio, Custos, Atoilo, Occa, Armiger, Ditigo y Miniode. “En total veinte personas sintéticas, 18 naturales.”- Musitó Gretchen. El Dr. Farthon Climbor había pasado a despedirse, feliz con un Contrato para dar charlas a lo ancho y largo del planeta Knapp, lo cual era de su predilección. 320

CAPITULO. 8 DE VUELTA A LA SELVA.
Nuevamente Ramato pidió ser dejado solo con su equipo, si bien con la posibilidad de llamar al Flier en caso de urgencia. “Espero no hacerlo! Y para mayor seguridad, quisiera que me prestara al doctor de a bordo!”Pidió Ramato. Esto no le gusto a Ultor, quien se iba a denegar, pero vio a Gretchen cerrarle un ojo, con leve inclinación de cabeza, y por ello dijo:” Esta bien! Pero vea que no se arriesgue!”

Ramato sonrió, diciendo:”- Lo cuidare como a la niña de mis propios ojos!” Y así, el grupo de filmación se incrementó con otra persona sintética. Ramato vio alejarse al vehículo, y volviéndose al grupo, que le miraba entre los bártulos dejados en tierra, dijo:” ahora estamos en lo nuestro! Camarógrafos! Filmen desde ahora! Exploradores y artistas! Tomen sus mochilas y bártulos y síganme!” Así, Tamxixi y Carobaldo pudieron empezar su trabajo casi desde la hora cero del inicio del viaje. Esta vez habían quedado más cerca del río y sin tanto impedimento del terreno; a mediodía ya estaban viendo el rio Manua pasando a no más de cien metros de distancia. También vieron numerosos Lufengosaurios y Kotasaurios, los cuales hundían sus largas patas en el cieno, desde adonde sacaban plantas acuáticas que masticaban con tranquila paciencia. 321 “Allá veo un lugar desocupado! Iremos allá!”- Dijo Ramato, viendo como los dos camarógrafos tomaban vistas de los Lufengosaurios en el rio Manua. Debieron atravesar un grupo numeroso de árboles- las riberas estaban pletóricas de ellos y de pronto un grupo de Coelophysis atacó a la vanguardia; varios disparos de LASER quebraron la bucólica aparente tranquilidad del lugar, y los Coelophysis se retiraron, dejando a tres de los suyos tirados en el suelo. “Daños menores – rasguños profundos pero sin consecuencias.” Informo luego el doctor AB 631. “Si hubieran sido Naturales, tendríamos problemas.”- Gruñó Ramato, mirando desagradado a los Camarógrafos, quienes no habían atinado a filmar. Por ese motivo, dio una cámara de Holo video extra a Abinit, quien tendría la obligación de filmar todo evento que diera interés a la película. Al llegar cerca de la orilla, pudieron admirar el gran torrente de agua, oscura y bullente, que llevaba hojas, ramas y hasta troncos de árboles en su larga carrera hacia la desembocadura. Abinit se acercó a Ramato, diciendo: “Este es el rio Manua, de dos mil doscientos treinta y dos kilómetros de largo; corre de norte a sur durante mil doscientos kilómetros, luego hace una curva hacia el Oeste y sigue luego un curso ondulante hacia el sur-oeste, desembocando en el Mar Fulgoris.” “Bien, supongo que estamos viéndolo en su curso nor-oeste?” “Así es.” “Nos acercaremos a los Lufengosaurios que ya vimos. Atención a todos! Seguimos la marcha!”Gritó Ramato, dando el ejemplo al caminar río arriba. Tamxixi se acercó a Carobaldo, diciendo: “Otra vez en marcha! Debo haber bajado ya los kilos que gané en la ciudad de Oxiborion!” “Saldremos de todo esto fortalecidos! Ya me veo dando entrevistas a las chicas de la Prensa! Yo pienso en eso que me espera, y así esta marcha se me hace llevadera!”- Respondió Carobaldo. Tamxixi bufó y se fue más adelante, buscando a alguien que compartiera mejor sus críticas. La halló en Bluhena, quien se había detenido para reasegurarse su mochila. “La ayudó?”- Exclamó Tamxixi, dejando su cámara de filmación en el suelo. Ella le miró enfurruñada y dejó que ese hombre acomodara la carga sobre sus espaldas. “Gracias. Y Ud. lleva la cámara a todos lados? Podría tener un Asistente que la portara cuando no hay nada que enfocar!”- Comentó Bluhena, echándose a andar. Tamxixi recogió la cámara, aprovechando de admirar su físico y la siguió, diciendo:” Y a Ud., por ser dama, alguien debería estar cargando con su mochila!” Bluhena le sonrió y preguntó:” Alguien…como Ud.?” “Exactamente! Si gusta, la llevo por un rato?”- Y como Bluhena ya tenía bastante molestia con esa carga, no dudo en sacarse el arnés y ver cómo se las arreglaba Tamxixi para llevarla- éste la tomó con su brazo libre, y siguió andando, a la vez que decía:” No pesa gran cosa!”

Bluhena rió, aliviada de ese peso, y dijo:” Es Ud. muy fuerte! Estoy segura de que la podrá cargar por horas!” Tamxixi asintió, pero a medida que andaba, sentía que esa mochila pesaba más y más. 323 Ramato miró hacia ellos, y gruñó por lo bajo: otro Don Juan metiéndose en problemas! Estuvo a punto de decirles que cada cual llevaba lo suyo, pero lo dejó estar, pensando en que muy pronto ese camarógrafo tendría su brazo agarrotado por el esfuerzo y ésa sería mejor lección. “Dos Sarcosaurios en una hondonada! Al parecer acechan una presa!”- Dijo Zufunftig, aprontando su rifle. Abinit se acercó a Ramato, diciendo: El Sarcosaurio, o lagarto carnívoro, es una especie de dinosaurio terópodo celofísido, y pesa doscientos kilos y mide cuatro metros de largo y un metro sesenta centímetros de alto.” Los Asistentes se detuvieron en su marcha, pero ya era tarde- la pareja de Sarcosaurios les había advertido y más aún, también a los que le seguían- el aroma acido a mamíferos les llego a sus fosas nasales y ambos Sarcosaurios se pusieron en movimiento de inmediato: dando un bramido, el macho giro a la derecha y la hembra a la izquierda. Envolverían a esos pequeños bípedos antes de devorárselos! Ramato grito: A los arboles ahora! Y todos corrieron allá, aunque los Sintéticos intentaron desviar la atención de los Sarcosaurios<, este se aferraron al plan primitivo, siguiendo a los que olían a mamífero… Un Asistente disparo su LASER en abanico,, hiriendo en las patas a la hembra, la cual cayo al suelo; pero pronto estuvo otra vez de pie, esta vez enfurecida y cargo en contra de los Asistentes; dos de ellos fueron alcanzados y lanzados lejos por el aire, al caer, sus estructuras cibernéticas se rompieron y quedaron allí sus cuerpos inmóviles entre la hojarasca. Ramato ya subía a un árbol, ayudado generosamente por Abinit, quien lo protegía en todo momento. Se les unieron los dos camarógrafos y Leregio, quien tosía por el esfuerzo físico. 324 “Ahí vienen los Sarcosaurios!”- Avisó Abinit, tomando un brazo de Ramato, quien a su vez sujetaba la mochila que se había quitado para mejor trepar. Los Sarcosaurios sangraban de las heridas que los Asistentes y mercenarios les hicieran a tiros de LASER; bufaban y golpeaban sus cuerpos contra los árboles, tratando de hallar a los escurridizos bípedos- un desgarrador grito se escuchó y Abinit dijo: “Es un hombre.” Ramato endureció el gesto- ya tenía un mártir en su cuenta. Uno de los Sarcosaurios fue herido otra vez por un Asistente sintético, quien a la vez cortó varias gruesas ramas con ese mismo rayo… en una de ellas estaba Custos; cayo con la rama y pudo levantarse y correr a refugiarse en otro árbol; afortunadamente los Sarcosaurios estaban ahora siendo atacados por todos los Asistentes armados; ya era tanto el dolor, que esos animales prefirieron irse, dejando el campo libre de su presencia. Habían pasado ochenta y dos minutos desde que iniciaran el ataque… Los Asistentes trajeron ante Ramato los dos hombres sintéticos dañados y éste envió un mensaje radial a Ultor pidiéndole viniese a retirar esos cuerpos, quien envió de inmediato señal a los de la Cía Easy People, los cuales usaron uno de sus vehículos para recuperar los cuerpos (gracias a radio señales de las cajas negras con que iban provistos todos sus ejemplares.) Casi todo el ataque había sido filmado y aún con la edición, agregarían al menos una hora de proyección. “Por supuesto nadie aguanta una hora de bramidos y carreras! Pero ahí está el material… para ser usado como se vea mejor!”- Comentó Tamxixi, acercándose a la aún asustada Bluhena.

“Ah, qué terrible susto! Creo que me clavé espinas en mis manos!”- Se quejó ella, y Tamxixi se entretuvo en sacárselas con mucho cuidado, dándole miradas cariñosas a cada rato. Bluhena ya sabia que ese camarógrafo quería algo romántico con ella y todavía le estaba dando vueltas al asunto: en medio de la selva, nadie se fijaría en un romance más! Pero, también había pensado siempre en sí misma como casada con su oficio de actora, pues de lo contrario le esperaba una vida de hogar y la cocina. Esa tarde caminaron hacia un monte bajo y allí armaron sus carpas. El paisaje se oscurecía con la llegada de la noche. “Mañana trabajaremos armando balsas! Todos a ayudar!”- Dijo Ramato a sus hombres: “El que no pueda cortar troncos, ayude a empujarlos y poner en su lugar! Si nos damos prisa, en dos días tendremos cómo irnos rio abajo en balsas!” “Yo no sé nadar!”- Declaró Bluhena, quien temía ahogarse en el río. “Es hora de aprender! Busque a alguien que quiera enseñarle! En poco tiempo ya sabrá nadar lo suficiente como para mantenerse a flote!”- Ordenó Ramato, y quien mejor que Tamxixi? Y su compañero Carobaldo usó una hora de filmación para mostrar los avances- y el buen físico- de la joven Bluhena, a quien pudo tomar de un lado u otro el enamoradizo Tamxixi, mientras daba sus clases… Esa noche se hicieron amantes, a la sombra de un helecho bastante frondoso. Al día siguiente, Tamxixi estaba muy contento y lleno de ideas que contemplaban un futuro con optimismoBluhena no se le separaba y esto lo miraba Ramato con una sonrisa comprensiva: el amor todo lo cambia. 326 Se acercó el grupo al río y se comenzó a cortar y ordenar troncos para construir dos balsas. “Hay que hacer cuerdas! Trajimos muy pocas; pronto!”- Urgía Ramato, y por supuesto todos trabajaban bajo la dirección de los Asistentes Sintéticos, quienes tenían los planos en sus memorias. Vieron pasar doce Jirafatitanes, animales inofensivos, herbívoros, que arrancaban las hojas a los helechos, dejándolos mondos. Un Pokipleurons se dejó ver entre los árboles, alejándose rápidamente – era otro vegetariano, el cual provocó risas, ya que a modo de despedida produjo un bramido ululante que terminó en lo que pareció un enorme pedo. “Muchas ensaladas provocan esos gases!”- Explicaba el doctor AB 631. Bluhena aprovechó de descansar sus pies en el agua, y fue ella la que avisó de un objeto que viajaba por sobre el curso de agua. “Miren eso!”- Gritaba, y los más cercanos al lugar vieron lo que parecía un cristal negro de varias facetas, con una forma lanceolada, ir por sobre las aguas a mayor velocidad que la corrientepronto se había ido y solo les quedo en la memoria el recuerdo de su paso. Informado de esto, Ramato se encogió de hombros y dijo:” Algún artefacto espía, por supuesto! Quien lo manda en patrullar estas soledades, no se me ocurre!” Si hubiera andado por allí el viejo doctor Farthon Climbor, habría dicho que era un Vigilante haciendo su visita anual al rio Manua. Dos días después, las balsas fueron echadas al rio y por supuesto, amarradas a la orilla. Ramato caminaba por las cubiertas y probaba su firmeza. Se hicieron rectángulos en los centros, para armar allí cabañas con techo de palmas y un mástil- se pusieron los remos de guía o timones, y se rellenaron las ranuras con barro y ramas. Dos días más, para que las cuerdas y los troncos se ajustaran y la balsa mostrara su flotabilidad- la balsa casi iba sumergida, pero los cajones con tierra y la cabaña iban sobre el agua, y allí se mantenían los Naturales; los Sintéticos hacían el trabajo de timoneles y de pertigueros, pues con

pértigas guiaban las balsas en las curvas del río, apoyándolas en el fondo del río, cuando la profundidad lo permitía. Cada balsa tenía a su Camarógrafo, y se comunicaban no a gritos ni señales de banderas, sino que a través de los Sintéticos y su sistema de radio señales. “Qué vistas! Esto dará realce a toda la película!”- Decía Tamxixi a la bella Bluhena, quien le miraba embelesada. Otros hombres, en la misma balsa, se preguntaban cuánto iría a durar ese romance tan disímil- pero es que miraban lo superficial- Tamxixi tenía una estatura normal, algo gordo y de rostro rubicundo- sus ojos pequeños parecían desconfiar de todo y de todos, y ahí estaba la unión entre ellos dos: la desconfianza ante el mundo y el reclamo al ver injusticias. Las balsas avanzaron diez kilómetros, y en una curva vieron a un Licorino corriendo por la ribera, perseguido por un Ornitolestes que, de lejos, parecía un hombre corriendo agachado. Pronto el Licorino perdió pie, y comenzó a ser llevado por la corriente, aunque pronto se hundió, para desaliento del Ornitolestes, que corría arriba y abajo por la ribera, no conformándose con la desaparición de aquella fácil presa. Tal como Tamxixi, Carobaldo también descubría eventos a lo largo del viaje: Ornitomimus corriendo por decenas, Oviraptores escarbando el suelo en busca de huevos, Coeturus bramando desde los árboles, Ornitolestes en la corriente, pescando con movimientos rápidos de sus cuellos. Del rio saltaban peces: negros o plateados, aprecian ir rio abajo buscando su comida. Los mercenarios, momentáneamente desempleados, pescaban usando sedales y anzuelos hechos con elementos no pensados para esos propósitos. A pesar de sus esfuerzos, pocos peces picaban en eso anzuelos, los que sin embargo eran asados con alegría en el fuego, que ardía siempre en el medio de la cabaña, proporcionando alimento natural a los integrantes humanos de la expedición. Al llegar la noche, debieron anclar en la orilla a las dos balsas para que no se las llevara la corriente, y los Sintéticos buscaron un lugar con alguna seguridad para pasar la noche. “El que quiera, se queda en la balsa! Pero correrá peligro, porque la huida seria solo lanzándose al agua!” Aviso Ramato, por lo que la mayoría se fue con él al lugar elegido para pasar esa noche. En las balsas quedaron dos Asistentes Sintéticos (AB 5892 y AB 2187), más Elocutrix y Leregio, cada uno en balsa diferente. Ramato disponía de su propia tienda; las mujeres y hombres sintéticos hacían la guardia afuera de las tiendas; los mercenarios ya eran tan pocos que dormían junto a los camarógrafos, y el resto compartía la última tienda, que tenía divisiones internas. Ramato gustaba de dormir con Abinit, y ésta se mantenía alerta a cualquier problema, según le había ordenado el Director: “Me despiertas si pasa algo.” A las dos de la madrugada, un Emasaurio pasó a escasos metros de las balsas; su olfato le indicaba la presencia de hojas de palmera y éstas conformaban ahora los techos de las cabinas! “Viene un dinosaurio, despierte!”- Avisaron los hombres sintéticos a Leregio y Elocutrix. Estos se asomaron a ver y apenas si divisaban una silueta moviéndose, ya que sólo la luz de las estrellas ilumina las noches del planeta Knapp. “Está muy cerca?”- Preguntó Leregio, empuñando una pistola LASER. “Se viene acercando- algo lo atrae para acá.”- Avisó AB 5892, pensando que tendría que ayudarle a nadar, y muy pronto. “Dispárele! Es que no tiene rifle?”- Aulló Elocutrix en la otra balsa: él no tenía armas, por orden de Ramato, quien no se confiaba de él. 330 “El animal no es carnívoro.”- Dijo AB 5892, y disparó su LASER, sólo para ahuyentarlo. El Emosaurio se inquietó, pero intuyó que esas ardientes luces no le dañarían y se subió a los troncos, para comerse esas hojas. Con un fuerte crujido, los troncos de la balsa se hundieron hasta el fondounos dos metros- y el asustado Emasaurio, dando un bramido, quedó nadando entre las hojas de

palmera. La corriente del rio se llevó hojas y troncos sueltos, mientras AB5892 y Elocutrix se lanzaban al agua. Por mientras, la otra balsa se alejaba, con Leregio y AB6612 a bordo, que no habíanse quedado quietos ya que veían las intenciones del Emasaurio en alimentarse a toda costa. AB 5892 y Elocutrix ganaron la orilla, mientras el Emasaurio seguía bramando mientras se alejaba rio abajo, tratando de acercarse a la ribera. “Una balsa destruida y la otra a la deriva.”- Avisó Abinit a Ramato, despertándole. “Y cómo pasó esto?”- Preguntó Ramato, sentándose en su lecho. “Un Emasaurio hambriento se subió a una balsa y la desarmó. En la otra huyeron AB 6612 y Leregio…. Están tratando de tocar la orilla ahora.” “Y los ocupantes de la balsa destrozada?” “Inermes. Vienen para acá.”- Avisó Abinit. 331 “Iremos a salvar lo que quede de esa balsa! Avisa a todos los sintéticos: que se dirijan al punto y se ´pongan a trabajar- total, Uds. ven de noche!”- Dijo Ramato, mientras se terminaba de vestir. Se encendieron fogatas y a la luz de ellas Ramato pudo ver lo que quedó de la balsa; la mitad de ella ya no estaba, pero lo salvable constituía un avance a la hora de reconstruirla- por el sector abundaban árboles y en ocho horas de labor, ya se volvía a tener la base lista. “Ahora, a hacer el cuadrado con arena, la choza y el techo – usaremos tejas de madera esta vez!”Avisó Ramato, quien no deseaba otro ataque de herbívoros. A eso de las nueve de la mañana, Abinit dijo:”- Tenemos noticias de AB 6612! Lograron embarrancar la otra balsa! Están en un terreno pedregoso y muy fangoso. Nos esperarán para proseguir.” “No creo que demoremos mucho en volver a navegar! La lástima es que perdimos mucha provisión y dos carpas! Habrá que arreglarse con lo que quedó! Envía a cazar a los mercenarios! A ver si asamos carne, para todos los naturales!”- Gruñó Ramato sus órdenes. Zufunftig, Fireis, Landegon y Molot salieron a cazar, apoyados en AB 2583 para efectos de comunicación, ya que el Sintético poseía la radio y el GPS satelital para saber en qué punto se hallaban los objetos sobre la faz del planeta y más que nada, para tener comunicación instantánea con el campamento. “Seguiremos alguna senda de animales! Son criaturas de costumbres – sus vías hacia el agua son siempre las mismas.”- Acotó Zufunftig, agachándose al pasar bajo unas ramas. Pronto vieron a un Garudimimo, al que dispararon de consuno. El animal cayó de cabeza al suelo, cortada su yugular de lado a lado. “Asistenta! Vea modo de llevar esto cal campamento y regresa! Seguiremos acechando presas.”Exclamó el exultante Landegon, quien gustaba de la caza, mientras AB 2583 se echaba al hombro el Garudimimo y volvía al campamento con prontitud. Se iba a devolver al lugar en que dejara a los cazadores, cuando Ramato, quien vio ese animal en el suelo, dispuso otra cosa, al decir:”- No deje eso ahí! Prepare un fuego y áselo!” “Pero, Señor, los cazadores esperan para proseguir la caza!” “Ud. haga lo que le estoy diciendo!”- Pidió nuevamente Ramato, por lo cual AB 2583 comenzó a juntar leña para asar a ese dinosaurio. 334 Por mientras tanto, los cuatro cazadores esperaban a un lado del sendero; a mediodía vieon pasar a varios Otniellos al galope, y a pesar de sus tiros, ninguno de ellos fue alcanzado en un punto vital, y pronto se perdieron de vista.

“Condenada puntería! No les dimos lo suficiente!”- Reclamó Fireis. “Así es este asunto de cazar! No siempre se obtiene lo que se quiere!”- Razonó Zufunftig, tocando el cañón de su rifle LASER, que se había caldeado. En ese mismo momento, un bramido se dejó oír y los cazadores se mantuvieron cara al suelo, reconociendo la furia de algún carnívoro. El bufido no se hizo esperar para ser repetido- un enorme Otniello pasó a la carrera y otro bramido les dijo que la cosa no había terminado aún! El suelo se estremeció y apareció la figura de un Datuosaurs, dinosaurio saurópodo de quince metros de largo, con cráneo grande y alto, una verdadera caja de hueso con una quijada de maleta. Pasó, dejando tras de sí un olor a pantano. “Ufa! Realmente muy grande para ser cazado por nosotros!”- Comentó Zufunftig. “Es de esperar que no se tope con el campamento! Lástima que nuestro Asistente no ha regresado!”- Dijo Landegon, sentándose sobre el pasto. “Creo que deberíamos avanzar un poco más al interior! Yo pienso que un lugar alto, para otear el horizonte: acá no vemos más que el sendero.”- Opinó Molot, y así ambos se alejaron de allí, viendo que las montañas se extendían hacia su izquierda. El terreno bajaba en altura, pero en cambio los árboles crecían de tamaño; un trueno resonó a lo lejos y pronto el cielo se pobló de nubes, que oscurecieron la atmósfera- el calor bajó de punto y empezaron a caer gruesos goterones de agua. “Mejor regresemos al campamento! Si llueve, quedaremos empapados! – Dijo Zufunftig, y no había dado cincuenta pasos cuando divisaron , entre el verde follaje, un nido con ocho huevos blancos de pintas marrón. “Huevos! A falta de más carne, nos llevaremos algunos!”- Propuso Zufunftig; medían éstos treinta y ocho centímetros de largo con un radio central de dieciséis centímetros; cada hombre puso huevos en su bolso. “Vayámonos! Pronto aparecerá la enfurecida madre!”- Se rió Fireis, y se echaron a andar apresuradamente, la lluvia ahora caía copiosamente. El viento soplaba, reuniendo aún más nubes sobre el terreno y la neblina formada por las gotas más pequeñas dificultaba la visión. Dos horas después llegaban a un terreno abierto, barroso y silente, sobre el que tamborileaba la lluvia con fuerza. Los huevos se hacían aparentemente más pesados a sus espaldas. De pronto, Landegon dejó los huevos en el suelo y dijo:” No doy más de frio! Encendamos un fuego!” Zufunftig miraba en torno- la lluvia espesa, el fango y el bosque a sus espaldas le decían que se habían extraviado en el camino de regreso al campamento. Por su parte, AB 2589 terminaba su labor y otros Asistentes repartían la carne asada del Arudimimo entre los hombres naturales y Bluhena, que se hallaban ya refugiados de la lluvia bajo las carpas. 336 AB 2589 se dirigió al trote hacia el sendero en que había dejado a los hombres y en menos de una hora se hallaba en el mismo lugar en que les dejara. Miró hacia el suelo, buscando huellas, y aunque llovía y el agua deformaba pasto y vegetación con su caída, noto un débil rastro hacia la izquierda: hacia los montes lejanos. Razonó que ellos pretendían llegar a ellos- no era una idea muy buena, ya que según sus cálculos , no alcanzarían a llegar a sus laderas antes del anochecer… Caminó en esa dirección en forma rápida y al cabo de una media hora, ya oscuro el ambiente, escuchó un bramido lamentoso- pensando en que quizás alto tenían que ver los humanos con ese lamento, corrió en esa dirección, ´pero antes de llegar vio el enorme cuerpo, largo de quince metros, de un Cetiosaurus, herbívoro de cuello largo. Estaba de pie ante un nido ahora lleno de agua, en el cual ningún huevo era visible.

El Cetiosaurus husmeaba el húmedo aire, y tras unos momentos, se puso en movimiento con determinación. AB 2589 le comenzó a seguir, procurando hacerlo silenciosamente. La larga y pesada cola del Cetiosaurus se movía acompasadamente hacia los lados y a una altura media de dos metros. Aunque parecía moverse lentamente, avanzaba dos metros en cada pisada, por lo que AB 2589 debía trotar tras la criatura. Un rayo iluminó la escena- el voluminoso cuerpo del animal se recortó cual una montaña de oscuro color ante un cielo repentinamente azulado claro. Bufó el Cetiosaurus, sin parar en su avance. Imaginó AB 2589 que algo significaba el bufido, y corrió por un lado del animal, resbalando varias veces entre arbustos y pozas de agua- ya por delante suyo, aceleró su carrera, dejándole atrás. Varias veces cayó al barro, pero se levantaba cual un resorte, y así llegó a una ciénaga. Viendo que no podría seguir por allí- y pensando en que Zufunftig y el resto tampoco- extrajo su rifle del hombro y disparó el rayo hacia arriba y a los lados. Un grito respondió a este acto, y fue suficiente para ella: se dirigió a toda carrera hacia el punto en que había sido emitido. Vio a un hombre de pie, y a otros sentados sobre una roca- eran Zufunftig, Fireis, Landegon y Molot. “Soy yo, AB 2589! Están Uds. bien?”- Preguntó antes de llegar a ellos. “Estamos empapados y con frio, pero bien! Por qué te demoraste tanto en regresar?”- Le preguntó Zufunftig, tratando de verla, porque la oscuridad para el hombre era absoluta. “El Director me retuvo! Ahora hay que salir de aquí de inmediato: el Cetiosaurus viene a por sus huevos!” Landegon emblanqueció de pavor, y dijo:” Estás segura?” AB 2589 informó:” Claro que sí: he pasado por su lado! No puede oler sus huevos pero de algún modo sí que puede olerles a Uds.! Así es que dejaremos algunas bolsas con dos o tres huevos aquí, para que la madre los halle!”- Dijo AB 2589, ayudando a hacer tal cosa- allí sobre las bolsas quedaron tres huevos, y ella pidió que se tomaran de las manos para guiarlos; le dio la mano a Zufunftig y comenzó a tirar para guiarles en la oscuridad. Tropezaban ellos a cada rato, pero les fue alejando hasta que escucharon un bramido de alivio. “Ah, el Cetiosaurus ha hallado sus huevos!”- Dijo Landegon, aliviado. “Se dará cuenta de que esos no son todos?”- Preguntó Zufunftig, tropezando con una rama. “Claro que ya se debe haber dado cuenta! Pero no se atreverá a volver a dejarlos solos por buscar el resto! Pero aún hay peligro: apurémonos.”- Pidió ella, sin querer decirles que había sentido unas vibraciones en el suelo, que le indicaban que eran seguidos por al menos dos depredadores… con la vista buscó un árbol alto y corpulento, y hallándolo, dijo:” Es un árbol! Los ayudaré a trepar- hay que hacerlo rápido!” “Es que viene el Cetiosaurus cerca nuestro?”- Preguntó Molot. “Algo viene y son dos!”- Dijo ella, y esto puso alas en pies y manos de los hombres, que treparon en pocos segundos a una altura de veinte metros. Hasta allí quisieron llegar la hembra y lso dos machos de Fulengia, que a pesar de su gran tamaño, no lograban trepar al árbol, que se remecía con sus repetidos intentos- varios tiros de LASER hechos por Zufunftig, en vez de ahuyentarlos, les provocaba crisis de furia. Subieron un poco más alto y allí esperaron la mañana – no había como refugiarse de la lluvia de mejor forma y así debieron mantenerse en ese árbol, mientras AB 2589 vigilaba. A las seis horas y cuarenta y dos minutos ella dijo:” Podemos irnos. Hay luz para que Uds. puedan caminar sin caerse. Haré un reconocimiento del lugar: espérenme.”

“No vaya a ser que te demores tanto como en la última vez que te fuiste!”- Pidió Fireis, a modo de reclamo. “Dile eso al Director Ramato que me obligó a hacer un asado antes de poder venir!”- Le espetó AB 2589, bajando del árbol cual un cuadrumano. Se fijó en que las huellas indicaban que los Fulengia habían partido hacia el lejano río. Volvió a los hombres y tras ayudarles a bajar, dijo:” Vamos al rio y espero no hallarnos con los Fulengia que nos preceden” “Es una alternativa que respeto.” Dijo Zufunftig, socarronamente. 340 En el campamento ya los asistentes terminaban de arrastrar troncos recién cortados; los demás ayudaban en el río. “Elocutrix está bien- AB 6612 ha pescado y ocupado para alimentarle.” Dijo Abinit a Ramato, quien pensó en que pronto irían al rescate del mercenario. Tamxixi se ocupaba de filmar la reconstrucción de la balsa, que según Ramato formaría parte integral del filme, pues mostraría que no todo es fácil en una expedición. A media tarde llego AB 2589 con Zufunftig y los demás, varios de ellos afónicos y resfriados. El doctor AB 631 les inyecto medicinas para recuperarles, diciendo: “Con ropa seca y lejos del agua lo más posible, estarán en salud muy pronto.” Zufunftig, por su parte, no tomaba en cuenta ni resfríos ni caminatas pasadas, ya que estaba en su ser el amar lo osado e inesperado y allí en la selva se hallaba a gusto… Antes del anochecer, la balsa ya reposaba como nueva y los hombres descansaban en sus tiendas. Ramato lo hacía en la balsa, pensando en aquel hombre en la ribera, esperando por los demás. Bien sabia, además, que sería rescatado. Al amanecer, Ramato aún estaba allí, pero con todos los implementos y carpas a bordo, esa vez irían todos allí y por eso quería partir pronto, parar ver que sucedía con el manejo de la balsa. Primero se fueron orillando la ribera izquierda, a fin de ir lo más lento posible, y al ver que si bien la balsa casi iba hundida, podía ser maniobrada, se ubicaron más al centro. Poco más de una hora duro el trayecto y se divisaron la silueta de la otra balsa en cuyo techo Elocutrix se había parado para efectuar señales. Lentamente salieron de la corriente y terminaron anclando a un costado de la otra balsa. “Bienvenidos! Tenemos café caliente para todos!”- Decía el mercenario Elocutrix, eufórico. La gente que había estado asignada a esa balsa hizo el necesario transbordo y Ramato espero a que se acabaran las conversaciones sobre el tema del ataque del herbívoro Emasaurio, para ordenar el zarpe: una balsa después de la otra , para permitir a los camarógrafos filmar a su gusto. Veinte kilómetros más allá, ambas orillas volvían a poblarse de árboles, vegetaciones bajas y animales. Ramato se dijo que se necesitaría un final racional para el termino del viaje, y ése era el descubrimiento de algún tesoro en las montañas y la llegada final a una ciudad populosa…, quizás todo eso debería ser hecho en un Estudio de filmación, con el sistema de pantalla azul, en que se proyectan ruinas o ciudades sin problemas, y luego los técnicos en holografías transformarían en una escena con tercera dimensión. Esperó cinco días más de viaje para indicarle a Abinit su decisión:” Llama a Don Ultor y dile que nos ubique, para hacer el transbordo.” Ella le miró sonriente, comentando:” Así, este es el final del viaje?” “Así es, Abinit: lo nuestro terminará a bordo del Flier que nos llevará de vuelta a la civilización.”Dijo Ramato, quien era muy tradicionalista y no quería que su “amorío” con Abinit se hiciera público. Avisado Ultor, éste dijo a Gretchen:” Ah, un paso más hacia el éxito! Dile que iremos a buscarle de inmediato!”

342 Horas más tarde, con todos a bordo, Gretchen elevó el Flier, yéndose con rumbo a Oxiborion, en donde Ultor pagó a Elocutrix y Zufunftig lo adeudado, más una gratificación de cincuenta mil sopes. Tamxixi y Carobaldo recibieron sus sueldos, al igual que el director Ramato (menos siete mil sopes a pagar a la Compañía Easy People), se devolvieron los asistentes sintéticos tras el pago del arriendo, hubo que pagar la reparación de los dos accidentados en el bosque, que le costaron a Ultor la suma de un millón doscientos mil sopes, ya que el Seguro no cubría accidentes por falta de precauciones en lugares peligrosos. A la actora Bluhena se le dio sueldo y cinco mil sopes , aunque permaneció a bordo con los demás Aureanos. A los demás mercenarios se les dio su paga más un bono de cincuenta mil sopes, modo que eligió Gretchen tras hacerles un contrato de confiabilidad en el cual se estipulaba que nada de lo sucedido en esa expedición debía ser comentado en público o dado a conocer con publicidad hasta pasados cinco años. Gretchen dijo:”- Ya tengo contratado pasaje en el carguero “Lisitsa”. Parte dentro de cinco días más, pero en dos días más ya tenemos que abordarlo. Tiempo estimado de vuelo: noventa y dos días.” “Ah, el descanso de las profundidades! Me gusta! Vé que no nos falte nada, y avisa a los Aureanos para que no se nos vaya a quedar alguno en Knapp. No olvides avisar a Sham.”- Pidió Ultor, pues en todo debía estar atento. “Iré con el doctor AB 631 a comprar. Irás tú?”- Preguntó Gretchen. “Me quedaré aquí con Diana, y a tu regreso quizás salga fuera de la nave a comprar o comer algo diferente, y sin prisas.”- Avisó él. Los actores, representados por Leregio, pidieron dos mil sopes por persona a fin de llevar algo extra a sus familiares en Aurea 2. El listado era el siguiente: Actores, Leregio, Custos, Atoilo, Occa, Armiger, Ditigo, Miniode. Actrices: Regie, Nelka, Gelubde, Bluhena, Deionara y Einklang. A todos ellos se les regaló esos dos mil sopes, más lo devengado en sueldos. Bajaron, con el compromiso de volver al día siguiente, debido al zarpe obligado a la órbita, para hallarse con el carguero “Lisitsa”. Gretchen volvió con mucha carga y la guardaron ordenadamente en alacenas refrigeradas y en una bodega. Ultor y Diana salieron al anochecer, y tras una cena exquisita en un buen Restaurant, disfrutaron de un show musical en un local nocturno- de allí a un buen hotel a dormir… y por la mañana , Ultor se fue a comprar algo de ropa y objetos knapianos que podría regalar o vender en Aurea 2. Cuando regresó al Flier plateado, Gretchen dijo:” No he vuelto ningún Aureano todavía!” “No me haré de problemas! Simplemente dejarás dicho en el Espaciopuerto adonde estaremos esperando y ya verán ellos cómo harán para subir a la órbita!”- Afirmó Ultor. La bella actriz Einklang, acompañada del actor Sam Terslak, llegaron a las quince horas quince minutos, junto con varias valijas y un robot plástico (regalado a Einklang por un admirador). “Ah, espero no se moleste si nos llevamos a ese hombre mecánico! Me ha hecho mucha gracia y es muy servicial y obediente!”- Dijo Einklang, indicando al modelo plástico. Este era semi traslucido, dejando entrever algunas partes internas. “No hay ningún impedimento! Estos modelos han sido siempre muy confiables.”- Dijo Ultor, sonriente. El modelo parecía un hombre de un metro setenta, delgado y de cabeza dolicocéfala con cabellos negros. “Ay, gracias! Espero alojarme en la misma cabina que usé antes en su Flier! Me trae buenos recuerdos.”- Dijo Einklang, mirando a Gretchen. “Por supuesto! Sígame, por favor.”- Dijo Gretchen, y la guió por los corredores al sitio indicado.

Por mientras tanto, Sham Terslak decía:”-Ah, qué ciudades tienen Uds. aquí! Las conocí todas y fui muy bien recibido por las Asociaciones de Artistas! Me llevo muy buena impresión de este mundo.” “Me alegro de oírle decir eso.”- Aceptó Ultor, sonriente. “El viaje prefiero hacerlo dormido. O me despierto en Aurea… o en otro lugar, pero prefiero perderme el desarrollo del viaje.”- Comentó Sham Terslak, y Diana recordó eso, apra hibernarle apenas Ultor diera la orden general para hacerlo. El resto de los Aureanos comenzó a arribar a las veinte horas, y ya a las veintitrés estaban todos a bordo- la mayoría cantando y festejando la partida. Gretchen subió a la órbita del carguero “Lisitsa” a la una de la madrugada del día siguiente y el capitán de la nave , de nombre Rasus, les designo una bodega pequeña para el transporte del Flier plateado. “Nos está cobrando poco y es porque nuestra nave es de pequeño tamaño.”- Sonrió Diana, al posarse el Flier en el lugar indicado. Algunos tripulantes del “Lisitsa” anclaron debidamente la nave al piso, usando anclaje magnético y también mecánico del tipo grapa. Gretchen hiberno a los naturales que así quisieron, y Ultor fue el único que quedo para ver las maniobras del zarpe, que se efectuó días después, debido a problemas con un cargamento de minerales que demoró en llegar a la órbita. Aceleró el carguero y salió de la órbita de alrededor del planeta Knapp, e inicio su viaje junto con otros navíos que se repartían entre las rutas existentes a los soles lejanos. Ultor miraba por el cristal de una lucerna, maravillado una vez más del espectáculo de todas esos navíos hechos por la mano del hombre, que había logrado idear un modo de salvar las distancias tan enormes con ayuda de la ciencia y la tecnología. El carguero mantuvo velocidad hasta salir del sistema y de ahí en adelante acelero hasta llegar a Warp 4. Mantuvo rumbo por los tres meses de duración del viaje a esa velocidad, tiempo que se le hizo poco a Ultor, pues se apegó a una rutina invariable, que fue levantarse a las nueve horas, almorzar a las trece horas, y departir con sus tres adquisiciones hasta las dieciséis horas. Ahí hacía un alto para la siesta (acompañado por la bella Diana) hasta las dieciocho horas, y entonces ingería panecillos con alguna infusión caliente, leía noticias o veía el avance que iba haciendo Gretchen con la edición de su película. Entonces, a las veintidós horas se daba un baño y se acostaba. Las conversaciones eran siempre agradables. Gretchen, ausente de los problemas del manejo de la nave, usaba su tiempo editando la película. El tiempo se le hizo corto para ello. Tenía más de cien horas de filmación y solo necesitaba dos horas para la gran audiencia, cuatro horas para los que gustaban de las películas largas y se dio el trabajo de editar la película también como una serie, a ser vendida a transmisiones comercialeséstos podían entregar el trabajo en capítulos de cuarenta y cinco minutos por vez. Ultor vio los originales y se divirtió desde el primer momento ya que la calidad de las holografías eran excelentes. Gretchen explicaba :” Si bien el ruido natural de la selva es interesante de comienzo, no es factible dejarla sin acompañamiento musical y por ello he recurrido a hacer variaciones sobre temas musicales ya reconocidos por el público.” “Lo he notado y no pueden hacernos ningún juicio por ello! El tema recurrente pero variante de las seriales lo hallo muy bien logrado! Estoy seguro de que no necesitaremos de ningún editor extra.”- Comentó Ultor. Al llegar a Aurea II , el carguero “Lisitsa” dejó salir al pequeño Flier , el cual descendió inconspicuamente sobre un estacionamiento de Fliers , y recién allí Gretchen, Diana y el doctor AB 631 se dieron a la tarea de des hibernar a los hombres y mujeres naturales.

A medida que iban despertando se les llevaba en una silla a sus cabinas y se les tenía allí descansando por dos días, proporcionándoles los alimentos adecuados para que sus sistemas digestivos recomenzaran sus funciones paulatinamente. 347 “Ah, me alegro de estar de regreso! Porque ya estamos en Aurea II, verdad?”- Le preguntó Sham Verslak a Ultor, quien le fue a visitar a su cabina apenas el famoso actor estuvo repuesto. “Por cierto que en la estrella Aurea 2, y en la Ciudad Aurea. Ha sido un viaje sin incidentes y le confieso que la película ya fue editada en el viaje.” Comentó Ultor. Sham Terlask frunció el ceño y preguntó: “Y quién fue el Editor?” “Gretchen. Ella ya ha editado películas mías anteriormente, y por supuesto que lo hace extremadamente bien.” Afirmó Ultor. “Bien, veré su trabajo, si Ud. me lo permite? Y quizás pueda darle algunos consejos, si se da el caso.”- Pidió Sham Terlask con una sonrisa amable. “No hay problema! Tenemos reproductores holográficos en la nave, y podrá Ud. juzgar por sí mismo.”- Dijo Ultor, quien no tenía dudas de la capacidad de Gretchen en su calidad de editora. Los demás actores se fueron, no tan interesados en esos asuntos: primero querían retomar sus vidas y saludar a sus parientes y amigos. Sham estuvo siete días en el Flier estacionado y si en un comienzo hizo varios comentarios para modificar ciertas partes, al final de la semana ya Gretchen le había gratificado con cambiar lo que a él le había parecido erróneo. “Me voy convencido de que su película va a ser todo un éxito! E impulsara no sólo mi carrera, sino que también la de Einklang, quien trabajó muy profesionalmente conmigo bajo la magnífica dirección de la Sra. Lustige. Y la de tantos otros que trabajaron con nosotros, principalmente los camarógrafos, escritores de diálogo, tramoyistas, y para qué seguir! “- Dijo Sham Terlask, despidiéndose. 348 Cuando Ultor quedó solo en el navío, Gretchen se dedicó a comunicarse con los Distribuidores, especialmente con los ya conocidos. Y resultó que nuevamente el más interesado fue Don Lomor Shanadar, de la Compañía Distribuidora de Holografías y Música “MUSIMER”. Éste vio la película en sus tres formatos y ofreció ochenta millones de Sopecs por todo, incluida la distribución fuera de los confines de Aurea. Ultor había gastado veintiocho millones de sopes en la producción total, y era verdaderamente una reducida cantidad al hacer la comparación: acepto de inmediato. “Tendremos que hacer mucha propaganda, gira por ciudades, dar entrevistas y quizás entrevistar también a las estrellas del reparto, además de sus propios Asistentes. “- Dijo Don Lomor Shanadar, el gerente de “MUSIMER”, mirándole fijo. “No hay duda de que el marketing es esencial en estas cosas.”- Confirmó Ultor. “Sí! Su película , muy bien titulada como “Pasión entre Dinosaurios”, nos va a mostrar el otro mundo de los animales: el de los gigantes. Eso ya es un atrayente punto de vista. Y los actores elegidos ya nos son conocidos en Aurea. Gente conocida en una ambiente desconocido- buena dupla, a decir verdad.” – Opinó Shanadar, y en los cuatro meses siguientes se fue aumentando la promoción del filme, hasta llegar al día de la premiere, en que hasta el Presidente Tiburce Trebinac asistió, junto con su esposa y algunos altos dignatarios de su gobierno. Tras la proyección de la versión normal, que duraba dos horas quince minutos, los Asistentes salieron cambiados en su manera de pensar, ya que habían visto el valor de las personas aun en las peores condiciones, e indefectiblemente cada cual se había comparado con los protagonistas de la película- cuánto ellos habían sufrido casi sin rechistar, en vez de reclamar cojmo lo hacia la mayoría del público: por nimiedades.

La película “Pasión entre Dinosaurios” quedó colocada entre las mejores de ese año, y le hizo compañía a las anteriores entregas del productor Ultor, en un alto nivel de calidad. Este casi no dormía en la misma cama todos los días, pues iban de hotel en hotel dando entrevistas y respondiendo cuestionarios en los medios de comunicación. Quizás por envidia, a los cuatro meses del gran éxito, algunos de sus ex actores empezaron a sacar a la luz sus versiones del ataque de la gran culebra, y aunque Gretchen se apresuró a dar las explicaciones necesarias, el rumor contrario a la actuación del Productor Ultor en el filme fue creciendo, apoyado ahora por los parientes de los fallecidos, que habían quedado sepultados a parsecs de distancia. Gretchen calculo el tiempo que estaba faltando para ver llegar los libelos acusatorios a la puerta, y aviso a Ultor de ello:” Mejor nos vamos, pues acá te esperan amargos días de litigio, y si bien no fuiste el culpable , esta gente quiere un chivo expiatorio, alguien a quien culpar. Mejor nos vamos ahora, incólumes, y ya el tiempo aclarara el paisaje que algunos quieren nublar con sus declaraciones.” 350 Ultor abrió sus ojos con la sorpresa, admirado de lo que ella estaba avizorando, y dijo:” Está bien! Nuestra labor aquí ha terminado; la película, en sus tres versiones, ya ha dado ganancias a nuestro distribuidor, y podemos irnos.” “De inmediato. Tengo el Flier cargado y listo para partir. No necesitamos carguero, y es más: prefieren no estar dentro de uno de ellos, para tener libertad absoluta.”- Avisó Gretchen, y en minutos ya dejaban el estacionamiento que les había cobijado en la ciudad de Aurea, y se elevaron en la atmósfera, hasta salir de ella y emprender el viaje fuera del sistema planetario. Diana preguntó:” Y ya sabes adonde iremos?” “Nunca he ido a la Constelación Spoon (o de la Cuchara). Hay bellos planetas allá, y quizás unas largas vacaciones me vendrán bien.”- Expresó Ultor. “No hay duda. Pero deberás hibernarte: son nueve meses de viaje.”- Avisó Gretchen, desde el puesto de mando. Ultor se encogió de hombros y aceptó lo inevitable: si bien la rutina le había ayudado a viajar por el espacio durante meses, no era cosa de anhelar volver a repetirlo, y tres días mas tarde era hibernado dentro de un capullo. “Dormirá bien. No tiene de qué preocuparse: el viaje lo haremos a Warp 4, nadie nos apura y en el fondo , este Flier no dá más de .02 sobre 4.”- Comunicó Gretchen a sus acompañantes. “Será como un tranquilo paseo.”- Sonrió el doctor AB 631.

CAPITULO 9.EN LA CONSTELACION DE LA CUCHARA.
Al dejar el sistema planetario de Aurea 2, Gretchen fue abordada por un crucero Espacial de Spoon, cuyo comandante era el oficial Kapno, cuyo único propósito era conocer la carga que llevaban. Como se revisó y no hallara nada, les dejaron proseguir, afortunadamente sin tener que despertar a Ultor, de quien dijo Gretchen:”- Acabo de hibernarle y no sería médicamente prudente despertarle para luego volverle a criogenizar.” El oficial a cargo recapacitó y les dejo salir sin más tramites.

Gretchen acelero la nave nuevamente, llegando a Warp 4.0, y mantuvo esa aceleración cuanto duró ese viaje, que la verdad llevó nueve meses y tres días, en los cuales varias veces fueron sobrepasados por otras naves más corredoras- y por cierto, numerosas veces más voluminosas. Ultor había elegido el sistema planetario de Spoon 2, cuyos planetas 2 y 3 estaban poblados con una mayoría de humanos oriundos de Rumania, y tener muchos sitios interesantes para ver en sus cinco planetas. Ya al cruzar la primera órbita, del planeta Cinco, se recibieron mensajes de bienvenida y para que se identificaran. “Flier procedente desde Knapp de la estrella Swastica, con un pasajero natural a bordo e hibernado. Habla AB- 730… “.- Dijo Gretchen, a través del aparato de holografías, y por tanto, podía ver la cara rubicunda de dos oficiales mirando atentamente. 352 “Personal sintético al habla? Cuántos Sintéticos van a abordo y de adonde provienen?” – Preguntaron desde la lejana Base Militar de control. “Somos tres Sintéticos y un natural.”- Afirmó Gretchen. “Motivo de este viaje?” “Turismo.”- Aseveró ella, pues ningún otro motivo confesable había movido a Ultor a arribar a esos mundos. Tras un par de minutos, desde la Base orbital se les autorizó a seguir. El quinto planeta quedó a la vista- era gigante y el Flier hizo un amplio viraje para no quedar bajo la influencia magnética de ese planeta, pues de lo contrario les habría aplastado con su masa. Ultor fue despertado al llegar al tercer planeta, tres días después… las distancias entre el planeta quinto y el tercero eran enormes, pero habrían llegado mucho antes, si no fuera porque los rumanos no querían vehículos desplazándose a velocidades Warp dentro de los confines de su sistema planetario, y debían contentarse con velocidades bajas. “Qué bello paisaje!- Fue lo primero que exclamo Ultor , al ver desplegarse ante sí ese mundo de selvas y mares, escasamente habitado. Gretchen dijo:” Qué tal si pasamos de largo y bajamos primero en el segundo planeta? Fue colonizado por gente del sistema solar. “ “Claro, vayamos allá!”- Sonrió Ultor, quien no quería perderse nada en ese viaje. “Es un planeta al que sus nativos llamaban “Madre”, pero que en las cartas de navegación se le conoce como Spoon 2 II.”. Informó Diana.

Capitulo 10 SPOON 2 PLANETA 2.
Bajaron en la ciudad de Chilia, que no era de las más pobladas; Gretchen acompaño a Ultor y Diana en su paseo por el pueblo. La gente vestía con túnicas y caftanes, y entre los hombres había la costumbre de dejarse crecer bigotes- de todo tipo y largura. Las tiendas de artículos varios exhibían pocos modelos y mucho articulo hecho a mano. Cambaron sus vestimentas para no mostrarse diferentes, y en dos bolsas llevaron otras tenidas ara el doctor AB 631, y dieron con un Museo, en que se contaba el pasado del planeta.

Averiguaron que el gobierno era una democracia, pero gobernaba un Dictador (le llamaban “el Cuervo”) y se efectuaban plebiscitos cada seis meses. Esto permitía gobernar al pueblo de algún modo, y por ello el clima social del planeta “Madre” estaba asegurado. Al volver al Flier, vieron a varios de los propietarios teniendo una reunión amistosa, y fueron invitados al grupo. Diana y Ultor se sentaron en una banca y recibieron platos con ensalada y carne, pero ella se excusó, diciendo: “soy una Sintética, aunque agradezco el gesto.” Un hombre gordo dijo, tomándole el plato de las manos:”- Feliz Ud. que no tiene que alimentar a la colonia de células que somos nosotros los humanos.” “Soy Ultor, y soy humano como Uds., y si bien ella no debe alimentar a una colonia, tampoco es más feliz por no hacerlo.”- Comentó Ultor, al ver que se les estaba discriminando. “Ultor! Escuché de alguien con ese nombre, un mercader. Es Ud.?”- Preguntó un tipo de tez cetrina y ojos muy negros.. “No, pues vengo de turista y no tengo negocios en Spoon Dos, pues soy director de cine, y cansado de ese trabajo, me he venido aquí a disfrutar del aire y del paisaje.” – Comentó Ultor. El hombre gordo dijo:”- Hans siempre anda buscando a quien indirectamente le dejo en la ruina.” “Entiendo, mas no he conocido otro Ultor, aparte de mí.”- Confesó Ultor, mirando con recelo al que le hablara antes… “Es muy hermosa! Me imagino que le costaría una fortuna.”- Le dijo de pronto una mujer que se sentaba a escasos dos metros en la misma mesa. Diana se alejó hacia el Flier sin decir palabra, y Ultor comprendió que el ambiente no era de su agrado, por lo que respondió:”- Vale cada sope que pague por ella.”- Y se retiró de allí. Ya en el Flier, Gretchen dijo:”- Tengo noticias que darte. Beta Cuchara, planeta tres, adonde estamos, fue trasformado por rumanos hace siglos atrás, y sus mercaderías son enviadas a los recintos reales del _reino Knapp a través de Desfasadores. Esto no es de conocimiento público: acá tampoco llega gente de Knapp, excepto funcionarios de alto rango. Ese hombre que te preguntaba si eras el tal Ultor que es mercader, fue miembro del grupo del personal que esa encargado de los envíos! Ese Ultor hablo mal de él. Y fue destituido. Desde entonces le busca para vengarse.” “Increíble! Pero una vea escuche ese rumor. De que el reino de Knapp tenía comercio secreto con colonias en otros planetas!- Recordó Ultor. “Ah, y qué más averiguaste?”- Inquirió ella. “Que habían sido erradicadas, abandonadas a su suerte.” “Pues aquí ves que no es así!”- Dijo Gretchen. “No creo que hacer un documental sobre esto me sea permitido. Podría constituir mi sentencia de muerte!”- Dijo Ultor, y un frio helado corrió por sus venas, y a ese frio helado él siempre había obedecido. Diana se acercó, susurrando:” Si no lo quieres hacer, no lo hagas, querido! Hemos venido a vacacionar, solamente!” Su voz le tranquilizó, y se fue a dormir con Diana, mientras Gretchen se situaba en la cabina de mandos, en donde monto guardia toda la noche. 355 A través del tejido informativo de la Central Robótica, Gretchen y los otros dos _Sintéticos se informaron de toda la historia y noticias importantes no sólo de la ciudad de Chilia sino que del planeta en que estaban y de los que acompañaban en su giro a Spoon 2. El país que pobló originalmente Spoon 2 fue la antigua Rumania, de la Brana I, al que le dieron el trabajo de trasformar el tercer planeta, dejando los otros cuatro en su estado natural. Con el tiempo, también fue terraformado el segundo planeta.

La Dictadura, con el Dictador “El Cuervo” y sus ocho Ministros. Contaban con novecientos naves de combate, en diferentes estados de conservación y mayormente con escaso comercio interplanetario. Al despertar <Ultor , volvieron a pasear por el pueblo, pero sin comprar nada , ya que la moneda, el Erbo, era solo de uso planetario y no tenía cambio a otra moneda, porque otra moneda no era permitida como objeto de trueque. Por lo tanto, podían disfrutar del paisaje, y de las pocas cosas gratuitas del pueblo. El idioma era el antiguo rumano y Diana por supuesto que lo tenía dentro de su repertorio de lenguas, y así ella era la intermediaria entre Ultor y los nativos. En una taberna al aire libre, un parroquiano les invita a sentarse, al ver que no es recibida la moneda “sopes” que Ultor pretende usar. “Siéntese conmigo! Qué quieren beber?”- Dijo el hombre, de unos cuarenta y cinco años de edad, delgado y de mirar inquisitivo. 357 “Yo no veo, gracias, pero mi enamorado querrá un vaso de vino.”- Dijo Diana, tomando de la mano a Ultor todo el rato, a fin de dejar en claro su vínculo amoroso- para alejar a los pretendientes. “Bien. Mozo! Un vaso de buen vino en esta mesa!”- Dijo el hombre al atendedor, que hizo un gesto al ver que tendría que atender al forastero, Erbo o no Erbo… “Muy gentil de su parte, y dile que como no se mueren de hambre los turistas en esta ciudad.”pidió Ultor a Diana, acomodándose en la dura silla de madera. Rio ese hombre, e indico con el dedo hacia su izquierda, diciendo:” Es que deberían haber bajado primero en Constancia, la ciudad capital! Allí cambian cualquier clase de moneda a nuestro famoso Erbo. Que yo sepa, no es usada en ninguna otra parte más que aquí! Y díganme, de adonde vienen Uds.?” “De la Constelación Aurea.”- Replicó Diana. “Ah, eso es lejos! Creo que a 1.400 años luz de este mundo! Viene siendo como 1.1352 a la décima potencia, en kilómetros, no?”- Pregunto ese hombre. “Así es. Ha sido un largo viaje, pero lo he pasado en sueño profundo.”- Aclaró Ulton. (Obviare el hecho de que traduce la bella Diana, para mejor comprensión del lector.) “Hibernado. Yo nunca me dejaría hacer eso! Pero, me gustaría viajar y conocer otros mundos.”Comentó ese hombre. “Sería necesario dormirle! Nadie soporta más de dos meses en solitario, sin sufrir trastornos de conducta.”- Aseveró Ulton. “yo me creo capaz de soportar todo el tiempo que sea necesario, y en solitario! Mi vida ha sido siempre la de un solitario: curo a la gente, las dejo salvas y listas para trabajar, o hacer lo que hacían antes de aparecer yo.”- Comunicó el hombre. “Ah, un médico!”- Se imaginó Ulton. “Claro, soy Sehan el cirujano, y mi último paciente se recuperó tras hacerle un cambio de válvula mitral! Todo un éxito! Pero no recibiré aplausos por ello.”- Dijo el hombre, poniéndose de pie; el mozo se apresuró a extenderle la cuenta en un aparato cobrador; y tras pagarle, el doctor dijo, mirando su reloj:”- Tengo una hora más de libertad: después tendré que volver al Hospital . Podría Ud. mostrarme la nave con que llego a Spoon?” “Por qué no? Está muy cerca.”- Sonrió Ulton y volvieron al Flier caminando. “El doctor Sehan se rio al verla y se detuvo en su andar, expresando su sorpresa:”- Por favor! Me quieren tomar el pelo? Ese pequeño vehículo es solo para vuelos sub orbitales!” “Este es especial, ya lo verá!”- Dijo Ulton y al entrar el Dr. Sehan quedo con expresión de pasmo por varios minutos, mientras decía:”- Pero que increíble! Esto es obra de alta tecnología! Involucrando conocimiento dimensional!”. Y volviéndose hacia Ulton, dijo:” Me imagino que le habrá costado un dineral… o lo hizo Ud.?”

“Así es, en efecto.”- Mintió Ulton, temeroso de destruir su imagen de hombre probo al develar la realidad. Ulton también le mostro la sala de mandos, algunas cabinas y el dispensario, en donde el doctor AB 631 les quedo mirando perplejo de ver extraños en su Enfermería. “Y éste es nuestro doctor!”- Afirmo Ultor, sin mencionar que era un Sintético. “Mucho gusto de conocerle! Ah, las cosas que debe haber presenciado en el viaje! Planetas y estrellas danzando en el vacío, no?”- Interrogo el doctor Sehan. “Algo de eso he visto, en realidad.”- Acepto AB 631, mirándole inexpresivamente. “Claro! Yo estoy trabajando actualmente en el Hospital _General de Chilea: bastante trabajo allí, gente resfriada, huesos rotos y no que otro herido por pendencias callejeras! Acá me imagino que poco de eso sucede?”- Preguntó el Dr. Sehan. “Casi nada. Solo hibernación del productor Ulton. Los demás somos gente sintética.”- Opinó AB 631, hablando fluidamente en rumano, y por ello Sehan sonreía complacido: había hallado mucha información en este paseo… 360 Ulton y Diana le acompañaron hasta el pie de la rampa y él dijo:”- Cuando desee, esta nave tiene las puertas abiertas para Ud.” “Gracias, quizás pueda venir alguna vez! Mi ocupación es el Hospital y me deja poco tiempo disponible .”- Aseguro Sehan, yéndose. “Simpático doctor! Acá viven atrasados en tecnología: eso es indudable!”-. Comentó Ulton, entrando en su nave. Gretchen le recibió en el pasillo de acceso a la cabina de mandos, diciendo:” Podemos partir de inmediato a la ciudad de Constancia.” “Hagámoslo! Acá no podemos disfrutar si no puedo comprar nada!”- Aseguró Ulton, sentándose en su sillón preferido, después de entrar en la cabina. En minutos abandonaron el tranquilo pueblo de Chilia y bajaron por sobre la costa hacia el sur; Chilia queda al noroeste del continente, casi al fondo de una amplia bahía abrigada en parte, por roqueríos en donde se rompen las magníficas olas de veinte y más metros del mar Negro. Tras girar por sobre la bahía, una costa de albas playas salpicadas de hondonadas pobladas sus orillas de grandes árboles y matorrales espinosos, se llega atravesando dos desembocaduras de ríos a la ciudad capital: Constancia. Fue esa la primera ciudad colonizada por los humanos y ahora era una metrópolis con veintidós millones de habitantes, sin contar las réplicas artificiales que en su mayoría son fabricadas en la misma ciudad, con varios modelos de exquisita factura exterior aunque su mecanismo no se comprar con la usual de los planetas adscritos a la Federación . 361

CAPITULO 11 CONSTANCIA. Spoon 2 planeta 2 . “Madre.”
Bajaron hacia el sur de la ciudad, que fue en donde y desde el aire vieron mayor profusión de estacionamientos para vehículos aéreos privados- el astropuerto de Constancia quedaba hacia el Oeste, alejado treinta kilómetros de la ciudad, pero unida a ella por carreteras y vías aéreas diversas.

“Aquí, de seguro, pasaremos desapercibidos!”- dijo Ulton, pero la realidad en la ciudad era otra. En todos lados se creía ver a los “rebeldes” conspirando y si aún no estaban enterados, el dueño del Estacionamiento les dijo.” No les conviene salir de noche por acá! Ahora detienen a cualquiera y no le sueltan hasta estar seguros de que no es un rebelde!” “Rebeldes contra el gobernante? Pero si todo parece estar en paz!”- Reclamó Ulton, siempre traducido por Gretchen, y miraba hacia la calle, por la cual pasaban vehículos terrestres y también grupos de personas. “Se nota que no saben nada!”- Se asombró ese hombre, apoyándose en el dintel de su oficina. “Venimos desde Chilia! Un lugar hermoso, pero en donde no cambian monedas extranjeras por Erbos.”- Aclaró Gretchen. El encargado del Estacionamiento les miró y dijo:” Mala idea no traer Erbos desde el exterior! En la órbita hay una Estación Espacial para cambiar moneda extranjera. Acá les van a vender mucho más caro de lo que se debe.”- Dijo el hombre. “Y qué recomienda Ud.?”- Preguntó Gretchen. “Ahora no sé! Si Uds. pudieran llegar a alguna Estación Orbital, les saldría más a cuenta.”- comento ese hombre que esperaba ser pagado… “Cambiaremos algo de dinero para pagarle a Ud. la estadía y luego veré si subimos a la órbita.”Dijo Ulton, y salió de allí con Diana, quedando en el Flier el doctor y Gretchen. 362 Pronto dieron con una tienda libre-cambista, y por conseguir trescientos Erbos tuvieron que entregar mil sopes. Después de comprar objetos que a Ulton le parecieron bellos y útiles, siguieron comprando ropa y calzado semejante a los en uso por los habitantes de la ciudad de Constancia. Al dueño del Estacionamiento le dieron diez Erbos por cuatro días de estadía; esa noche no salieron del Flier, haciendo caso de lo dicho por el administrador del Estacionamiento, y Ultor se entretuvo escuchando las noticias a través del aparato holográfico, agregando datos del estado en que se hallaba la sociedad y su gobernante. Este se apoyaba en lo militar, pero de vez en cuando presentaba algún adelanto (puente, arreglos de muelle, etc.) y regalaba bonos a los más necesitados, que de ese modo no se le rebelaban. Diferente era con las clases más educadas, que aparte de no recibir bonos, debía entregar Erbos en calidad de impuestos. Ellos formaban la “Liga del progreso”, conjunto de gente con deseos de acabar con la dictadura y crear una república, con presidentes y cámaras elegidas por el pueblo en votaciones libres y secretas. Ulton salió a pasear de nuevo por la mañana, viendo que habían muchas mujeres hermosas haciendo deportes en las playas, bajo un lindo “sol” y albas nubes<; aprovecho para cambiar más sopes por Erbos, ya que no pensaba subir a la órbita para comprarlos en la Estación <orbital, que de seguro estaba vigilada por militares- la prudencia le hacía preferir perder algo de dinero pero seguir con su anonimato. En un local se exhibían avisos para una exposición de moda, con modelos en pasarela, juegos de cartas y licor.. Ultor se dio cuenta de que en la sociedad de Constancia los modelos sintéticos eran casi inexistentes y que la mujer natural era la norma. Diana, que escuchaba las ultimas noticias (al igual que Gretchen y el doctor AB 631 le dijo:”- El dictador “El Cuervo” quiere acabar con los miembros de la oposición en las sombras ya que ellos atacan violentamente las centrales de producción de energía, transportes y minas. Son los llamados MALEPSOS, gente que anhela derrocarle para así gobernar con mano de hierro y enriquecer a sus jerarcas.” “Ah, grupos terroristas! Prefiero un gobierno autoritario que uno conformado por corruptos.”Dijo Ulton.

Mientras tanto, el aparentemente inocente Dr. Sehan, miembro de la Policía Secreta, hablaba de la extraña nave llegada del espacio, y Maninor, el jefe de esa institución gubernamental, ordena la captura de sus tripulantes, para apoderarse de la nave y sus posibles secretos tecnológicos. El doctor Sehan , en efecto, no trabajaba más que ocasionalmente en el Hospital General, más bien, trabajaba en un experimento genético para crear clones de hombres- toro, los llamados Minotauros, y con ellos, vencer a los rebeldes de la Malepsos. El doctor Sehan tenía claro que , dada las altas dosis de testosterona necesarias para motivar esos organismos a un desempeño óptimo. En las cámaras de prueba, los minotauros deseaban romperlo todo y a apenas si se reducían a obedecer órdenes, por los que se les implantó un sistema de bloqueo, que les producía sueño en caso de que se volvieran en contra de sus jefes<. Así, los muy violentos quedarían anulados después de lograr sus objetivos. “Quiero esa nave! Enviaré a un grupo especializado a detectar esa nave! Cree Ud. que se hallan ido del lugar?”- Preguntó el Comandante Maninor . “Hace sólo un día que estaban allí! No creo que hallan partido a otro lugar! Y no creo posible que dejen el planeta! Acaban de llegar.”- Aviso el Dr. Sehan. “Muy buen trabajo! Es Ud. muy eficiente! Siga así y después de que derrotemos a la insurgencia, tenga por seguro de que podrá llegar a ser el Director del Hospital General!”- Dijo el comandante Maninor, conocedor de las secretas aspiraciones de Sehan. “Sera bueno recordarlo, Comandante! Porque el trabajo investigativo es interesante, pero mi verdadera profesión es la de médico, y para mejorar el servicio del hospital tengo muchas buenas ideas.”- Dijo Sehan, quien tenía también grandes ambiciones personales. El comandante Maninor llamo al teniente Akrende, y le dijo: “Tenemos que ubicar a un turista que ha llegado en un aparato Flier color plateado, de última generación. Tiene un dispositivo que puede alargar el fuselaje por dentro sin modificar el exterior! Un dispositivo de verdadera magia científica!” “Lo capturaremos! Tiene ese turista algún sirviente cibernético a su disposición?”- Pregunto Akrende. “”No lo se´! Pero el doctor Se han ha visitado ese aparato: exíjale explicaciones a él.”- Dijo el comandante Maninor, echándose para atrás en su sillón ergonométrico. 365 El teniente Akrende, de estatura baja y bigotes de brocha, se los atusó al salir de esa oficina: ahora tenía un hueso al que buscar y como buen mastín, pronto lo tendría entre sus fauces: no dudaba que con su equipo lograría capturarles. Llamo por teléfono al Dr. Sehan, preguntándole por el asunto de los hombres artificiales. “Tiene dos! Un hombre como de cuarenta y cinco años, y una beldad de mujer sintética! El turista se llama Ultor, y trabaja en la producción de filmes.”- Aviso el Dr. Sehan. Con esos datos en su cabeza, el teniente Akrende se fue a la barraca en donde estaban sus subordinados y dijo:”- Hay que hallar un Flier color plateado perteneciente a un tal Ultor, productor de cine en viaje de turismo acá en nuestro planeta! Tiene dos hombres sintéticos! Oficial Sokensen! Ud. que es un As de las comunicaciones, averigüe su locación.” El tal Sokensen se dirigió a un modelo antiguo de aparato holográfico y se puso a trabajar. En media hora sabia ya adonde se habían localizado señales de personas sintéticas extranjeras, y al ser informado de esto el teniente Akrende dijo: “Muy bien! Quiero a dos vagones de reparto de alimentos listos para la visita a ese señor Ultor en quince minutos.” Perdón? Señor! Ese Flier puede escapársenos si sospechan algo! No sería mejor usar un rayo captor para dejarle indefenso?- Pregunto el oficial Sokensen. “Está loco, oficial? Usar un destructor de la Armada para cazar un simple Flier? No! Lo hare a mi manera! “- Se exacerbó el teniente Akrende.

El procedimiento fue muy sencillo: dos hombres vestidos con el uniforme de una Empresa de Lácteos llamaron a la entrada del Flier, y Gretchen abrió la esclusa, preguntando sobre el motivo de la visita. “Repartimos muestras gratis de este nuevo producto: leche pasteurizada marca “Asiler”. Quiere dejar una caja de muestra?” Gretchen acepto y la caja la subieron dos “empleados” de la lechera, que una vez dentro desenfundaron pistolas LASER y exigieron a todos que bajaran del vehículo. Gretchen se rehusó y recibió un disparo en el pecho, que inutilizo sus centros motores, el doctor Ab 631 corrió a la cabina que ocupaba Ulton para avisarle, pero tras el fueron seis esbirros del teniente Akrende, juntándose todos en la puerta de esa cabina, ya abierta por Ultor. Al ver el peligro, Ultor dijo:”- No hagan nada! Nos rendimos! Pero, quienes son Uds.?”No le respondieron hasta llevarle afuera del Flier; allí se presentó el oficial Sokensen, diciendo:” Están arrestados por viajar en una nave espía! Llévenselos al cuartel!” Ulton se dio cuenta de que ese hombre gozaba siendo prepotente al usar su cargo para satisfacción personal, y obedeció sin rechistar, seguro de que más adelante podría hablar con algún oficial de más alto rango y con más criterio que este mequetrefe. Fueron conminados a subir a un vagón de ruedas, pero el doctor AB 635 salió huyendo tan rápidamente que los esbirros de Sokensen no alcanzaron a reaccionar para detenerle, aunque luego salieron tras él. 367 “Ud. le dio la orden de escapar! Sufrirá las consecuencias!”- Gritó Sokensen dirigiéndose a Ultor, y tras dejar una guardia vigilando el Flier, se fue a la barraca con Ultor, Diana y otros guardias. Al llegar frente al comandante Maninor, éste miró a ambos con una sonrisa complaciente, mientras el teniente Akrende declamaba la actuación de sus hombres y terminaba diciendo:” Y uno de los seres artificiales del acusado se escapó, seguramente por órdenes de su dueño!” Movió una mano Maninor, y dijo:”- Ha cumplido con su misión en tiempo record, y tendrá tres días de asueto, por eficiente! Ahora, retírese, que debo hablar con el Sr. Ultor!” El teniente Akrende se retiró junto al oficial Sokensen y sus hombres, cerrando la puerta tras de sí. “Tome asiento, Sr. Ultor. “- Dijo Maninor, cruzando los dedos, mientras les miraba desde detrás de su viejo escritorio de madera. Una vez sentado, Ultor dijo:” De que se me acusa? Soy un súbdito de la reina Girardot de Knapp, en viaje de turismo en una pequeña nave Flier. Soy un Productor de cine muy conocido en Knapp y en Aurea II. Tengo a tres asistentes sintéticos de modelo corriente, y mi nave viene sin ninguna carga, con autorización de vuestro puesto de control en órbita para bajar a tierra, además se ha disparado en contra de uno de mis Asistentes con un arma LASER: mi asistente ha quedado inutilizado. Exijo se me explique toda esta actuación en contra mía.” Verdaderamente, Ultor presentía en todo lo que le estaba sucediendo un simple abuso militar, cosa que no menciono, para irse de a poco con sus reclamos. “Lo siento mucho, Sr. Ultor, pero envié quizás a la persona equivocada<: no sabe tratar con civiles! Lo que pasa es que nuestro gobierno tiene de enemigos a rebeldes que no trepidan en nada en su actuar para derrocar al gobierno. Hemos averiguado que su nave tiene un sistema de albergar mayor volumen que el normal dentro de su fuselaje.”- Dijo el comandante Maninor. “Es un modelo corriente en venta en el sistema solar, de la Brana Uno. Algo que está en el mercado, ni siquiera le he hecho modificaciones!”- Se asombró Ultor. Maninor pensó unos momentos sobre lo que acababa de escuchar… era muy probable que este importante productor hubiera realmente comprado un Flier de los más nuevos y caros … algo que se podía averiguar fácilmente , al tener el numero de serie y el modelo de ese aparato,

preguntando por intermedio de la Super Radio… comunicándose o con Aurea o con Knapp… Dijo:” Perfecto! Todo aclarado! Pagaremos el arreglo de su asistente dañado y devolveremos su nave.” Se aclaró el ensombrecido rostro de Ultor al oír aquello, y se puso de pie, para irse. “Adónde va, Sr. Ultor?”- Preguntó el comandante Maninor. “Al Flier! O tiene Ud. algún impedimento?”- Respondió Ultor. “Por supuesto! Estudiaremos su navío, ya que no poseemos ese maravilloso invento, que ahora podrá ayudarnos en nuestra lucha en contra del terrorismo!” “Pero… yo quedaré varado en este lugar?”- Se asombró Ultor de la frescura del militar. “Claro que no! Es Ud. libre de turistear por todo el planeta!”-. Sonrió Maninor, sabedor perfectamente que estaba abusando de un pobre civil. Ultor estaba ajeno a analizar lo que le estaba sucediendo: bajo una dictadura, el civil generalmente es pasado a llevar sin más consideraciones… y por eso dijo:” Entonces, deme Ud. un sustituto. Un Flier corriente, por mientras sus técnicos estudian mi nave, y por supuesto, arreglen mi Asistente!” Maninor perdió su sonrisa por unos momentos, al considerar la situación tal como se la estaban presentando: Si simplemente dejaba a este hombre de a pie, contaría lo sucedido al volver a su país, y muy posiblemente menos gente llegaría a Spoon 2 II a turistear…!” “Bien, le daré un Flier pequeño, para su personal uso. En relación a su Asistente dañado, lo repararemos. Y con respecto al que huyó, lo hallaremos! Delo por seguro!”. Habló Maninor con tono ominoso. “Espero que no lo dañen! Es un viejo modelo y ya no quedan repuestos para él!”. Pidió Ultor, mirando fijamente al militar policíaco. 370 Dos horas debió esperar Ultor para que se le entregara un Flier en reemplazo: era de cuatro plazas, con piloto automático y de poca velocidad. Subió a él y dijo:” Diana, pídele que nos lleve al aparcadero de mi Flier!” Diana así lo hizo y en contados minutos ya descendían allí. El encargado, un hombre joven vestido de sport, dijo:” los militares se lo llevaron junto con mi tio, el dueño de aquí, para ser interrogado!” “Que malo!”- Opino Ultor. “Y por qué se lo quitaron?” preguntó el joven “Según ellos, es un modelo avanzado de motor, y me lo devolverán una vez lo copien.” – Aviso Ultor, y Diana tradujo: el joven se rio, diciendo:”_ Como que me llamo Axbel, que no lo vera nunca más! Estos militares hacen lo que quieren con nosotros los civiles.. y más aún, con los turistas! De adonde vienen Uds.?” “De Knapp.”- dijo Diana. “Ah, de la constelación Swastica! Menos, pues! Acá Uds. no tienen ni embajada, menos cao le harán si reclama! Sabe? Le aconsejo que se olvide de su Flier y de sus vacaciones aquí! Váyanse pronto a su mundo!”- Dijo el joven Axbel, volviéndose a su oficina. “Qué me dices tú?”- Preguntó Ultor, a la bella Diana. “Aun tenemos el Flier… en algún lugar, y tenemos este otro, que si bien no es igual, te servirá para recorrer este mundo!”- Opinó Diana, estrechándose contra él. Ultor movio la cabeza, y dijo:” Que le vamos a hacer? Vamos a buscar un hotel cerca dela playa y con estacionamiento gratis para este Flier! No me arruinaran mis vacaciones!” Y diciendo eso, subio al aparato aéreo. Cerca de la playa hallaron un buen hotel, y dejando allí el _Flier, disfrutaron de las olas hasta las dieciocho horas.

“Ah, que lindo es aquí!”-Dijo Ultor, y en verdad, el mar era azul, las blancas arenas y la gran cantidad de hermosas mujeres le hacían sentir pletórico de vida y optimismo. El hotel tenia aparatos de holografía y comunicación en todas sus habitaciones, y así Ultor pudo escuchar las noticias , que le confirmaban que el Dictador El Cuervo se amparaba en las Fuerzas Armadas para actuar impunemente y a su regalado gusto. “Al no haber controles ni castigos, este caballero es el virtual dueño de la población!”- Comento Ultor, al irse a dormir. “No te aproblemes, mi amor! Vamos a esperar unos días y si aún no nos devuelven el Flier, iremos a reclamar!”- Comentó Diana. Ultor se acostó con ella en una cama “a la antigua usanza”: colchón con somier y colchas, sabanas, y almohadas. Diana le dio placer y se quedó dormido a medianoche. Diana se comunicaba infructuosamente con la Central de Personas Sintéticas y aunque recibía muestras de apoyo, no se lograba comunicar con AB 631… Pero eso cambio a las cinco horas cuarenta minutos, en que estableció contacto con el doctor AB 631. “Soy el doctor! Está bien don Ultor?”- Preguntó éste. “Durmiendo como un bendito en este hotel “Olas Marinas”, en la playa sector treinta!”- Informó Diana, sorprendida. “Llegaré en tres minutos! Espérenme en el estacionamiento, si ese hotel lo tiene, o en la misma calle frente a la fachada, si no lo tiene!”- Dijo el doctor AB 631, cortando la comunicación. “Ultor, despierta, amor! El doctor viene en camino!”- Dijo ella a Ultor. “Qué dices? Cuál doctor?”- Despertó Ultor. Ella le vestía y Ultor escuchó decir:” Viene por nosotros! Quizás en algún vehículo!” Salieron al estacionamiento y se pararon al lado del Flier prestado por el comandante Maninor… Una sombra bajó del cielo y vieron salir del Flier plateado al doctor AB 631, quien dijo:” Apúrense! Tenemos que irnos!” “me llevaré el Flier prestado!”- Aviso Diana, e introduciéndose en él, siguió al Doctor AB 631 y a Ultor, quienes ya se elevaban en el oscuro cielo y a bordo del Flier plateado. • “Eres un genio, doctor! Cómo lo hiciste?”- Preguntó Ultor, cuando se se sentaba en su sillón de la cabina de mandos. “Genios son los que me crearon, Don Ultor! Yo, al ver que a Ud. lo estaban deteniendo, use la lógica robulana, en que si el dueño es detenido, el asistente debe tratar de mantener su propia libertad para luego idear un sistema de rescate. Y así procedí: hui lejos, pero girando volví al mismo punto. Cuando el Flier se elevó, me llevo a mi tomado de las barandas lateralesespecíficamente a popa. Cuando bajo el Flier en el campamento militar, nadie se quedó a resguardarlo, confiando en las barreras del campamento. Subí así al Flier, cerré la compuerta desde esta misma cabina de mandos y vine acá tras lograr mantener breve comunicación con Diana.” “Haz hecho todo muy bien! “- Comentó Ultor. “Lástima de Gretchen! Quedo en la bodega #3, y su recuperación no será fácil.”- Dijo el doctor AB 631. “Ah… o sea, tenemos su cuerpo a bordo?” “Así es! Los militares, al parecer, dejaron todo para mañana!”- Comento el Doctor AB631, agregando:”- Creo que sus vacaciones han terminado.” Ultor rememoró su día en la playa, y dijo.” Tienes razón. Bien! Comunícate con Diana, por radio, y deja salir su voz por algún parlante.” Poco después, hablaba con ella por radio, diciendo:” Puedes seguir al Flier al espacio?”

“Imposible, querido! Tendremos que abandonar esta nave, si quieres irte del planeta.” Afirmo Diana. “”Tendré que hacerlo! Aterricen en algún lugar desierto. Y te vienes a bordo.”- Dijo Ultor. Minutos más tarde, Diana trepaba por la rampa y se abrazaba a Ultor en el corredor, besándole. “abandonaremos aquí ese Flier! No hay necesidad de él!”- Comunicó Ultor. “Y si lo vendes?”- Preguntó ella, sonriente. “No me atrevo! Cuando amanezca, y no vean al Flier plateado, se desatara una persecución enorme!”- comentó Ultor. 374 Dada la orden, el doctor AB 631 puso en aceleración al Flier y en pocos minutos ya volaban por lsa estratósfera. Ultor y Diana también estaban en los controles y a falta de Gretchen, AB 631 se desenvolvía bastante bien. El planeta quedó prontamente atrás, y acelerando hasta llegar a Warp 4, pronto también fueron quedando atrás todos los demás planetas del sistema Beta de Spoon, rocosos y gaseosos por igualevitaron pasar por las cercanías del quinto planeta, debido a que allí había una Estación Militar con destructores galácticos, que les podían dar caza fácilmente. Así, quedaron pronto mirando al vasto panorama estelar, lejos de toda estrella y su influencia. “Spoon 3 es el más cercano astro radiante que tenemos en la vecindad, Señor. Hay un planeta con gente viviendo bajo cúpulas. Le interesa ir allí?”- Preguntó el doctor AB 631. “No lo creo! Y cuál es el otro?”- Preguntó Ultor. “El cuarto sol es menos atractivo aún: un planeta con varios satélites y esta deshabitado.”_ Comunicó el Doctor AB 631. “El quinto te gustará, querido! Tiene un precioso planeta.”- Dijo Diana. “Tiempo de viaje: seis meses.”- Avisó el doctor AB 631. “De vuelta a la capsula!”- Comentó Ultor. “Tus vacaciones!”- Se rió ella y Ultor esperó a que la navecilla fuera ya en curso al sistema de la estrella IV de la Cuchara (Spoon) , para dejarse acomodar dentro de una cápsula de hibernación. “Dulces sueños, querido!”- Le deseó Diana, mientras se cerraba la tapa del capullo metálico…

CAPITULO 12.EL ASTRO V DE LA CUCHARA. Spoon V = R, T, R,R,G,G,G,G,
El segundo planeta, en el límite cercano pero dentro del margen de la vida posible, era caluroso, pero con mares; polos no había, pero sí hielo,, en las altas cumbres, y realmente habían altísimos cerros que proveían de agua a los ríos y a través de ellos, al hombre, proveniente mayormente del planeta Knapp, del tiempo heroico de Mundifico. El doctor despertó a Ultor y éste vio a todos los planetas brillando por reflexión, bajo las luces del astro V de la Constelación Cuchara. “Es hermoso! Tantos planetas para un solo astro! Y los gaseosos, bellas y enormes esferas azulinas.”- Comentó Ultor, sintiéndose favorecido por la fortuna al poder ejecutar estos viajes.

Pararon cerca de los planetas gaseosos- enormes esferas de nubes arremolinadas por el giro de los planetas. “No había Base militar en los planetas gaseosos. Adónde estarán los militares?”- Se preguntó Ultor. “Es un pueblo pacífico: creen en la bondad del hombre! Su gobierno se reúne una vez al año durante un mes, para estudiar nuevos problemas y buscarle soluciones.”- Informó Diana, que ya recibía informaciones por radio del mundo sintético que esos seres tenían. “Hablan un idioma muy sencillo! Lo aprenderás fácilmente.”- Sonreía Diana mirando a Ultor. El planeta segundo de Spoon V, tenía dos continentes y una gran isla a la cual le llamaban subcontinente. En el lado occidental el continente Sierra tenía las ciudades de Aciol y Cuchor. A su lado occidental estaba el océano Intestatus, al lado oriental el mar de Colun. Al sur, el mar de Talos, en donde también estaba la gran isla o subcontinente llamado Borgoña. En el costado oriental, el gran continente se llamaba Dragon, y sus ciudades principales eran Ceman, Namiter, Invicina e Iadake. En su parte central había un gran mar en el cual existían seis o siete islas. Bajaron en la ciudad mayor que se distinguía por su tamaño: estaba ubicada en el continente menor, en su sector ecuatorial y al costado de un ancho y caudaloso rio. La ciudad era un cuadrado perfecto; todas sus calles se cruzaban en línea recta. Vieron volar muchos vehículos; la mayoría eran pequeños y se impulsaban a través de hélices: algunos las tenían en el techo de los fuselajes, y otros en el frente. Por supuesto, también hacían naves electro-magnéticas, que usaban el mismo sistema del Flier Plateado. Aterrizaron en un campo en que se veían toda clase de aviones, Fliers y otras naves difíciles de clasificar. 377 Pronto fue advertida su presencia y numerosos adeptos al vuelo se le acercaron, llevándole a pensar que eran demasiado curiosos; pero lo que se intentaba por esa gente era conseguirle como miembro para engrosar su grupo. “Aquí todos somos iguales: gente común o de la Corte; nuestro Rey Forzan así lo ha querido siempre. Solo se necesita un corazón abierto y honestidad a toda hora.”- Dijo un Señor gordo y de pardos bigotes largos. Era de notar que no se veía por allí a ninguna mujer, y Ultor se maravillaba de ello aunque de recién llegado no quiso preguntar el motivo, pero cuando, pasado algún rato d conversación, le incitaron a servirse algo en un pabellón de gran tamaño que había alejado de las pistas y lugares de estacionamiento, mando a Diana a quedarse esperándole en la nave Flier. En un gran comedor se fueron ubicando los hombres y para su sorpresa, él y otros tres recién llegados desde el espacio o desde otra ciudad, fueron ubicados en cabecera de mesa, siendo esta de forma rectangular. “Es costumbre nuestra obsequiar con la mejor vista a los recién invitados! Asi todos los podrán ver y reconocer sus rostros más adelante. Esperamos que esta no sea la primera vez de vuestra visita.”- Dijo un caballero situado a la derecha de ellos en la mesa. El invitado que estaba a la izquierda en la cabecera se puso de pie, presentándose como oriundo de Cuchor, una ciudad cercana, y agrego. “Vuestros semejantes en Cuchor os saludan y desean bien, a través mío!” Le aplaudieron, y siguió Ultor , quien dijo “ Es inusual a la verdad , tal recibimiento que Uds. me hacen; cosa diferente a todos mis otros aterrizajes en tierras extrañas. No puedo más que felicitarles, porque demuestra que Uds. han llegado muy alto en el arte de la convivencia . Gracias por esto.”- Y se sentó, siendo aplaudido de igual manera que el anterior visitante.

El tercero en la cabecera era chico de estatura, bajo de entendimiento y parco en sus palabras, pues dijo.” Soy Rastobol de Aurea V. Les agradezco este recibimiento y al que quiera comprarme ropa, les espero en mi nave.” Aplaudieron, pero también se escucharon algunas alegres carcajadas. Ahora aparecieron las mujeres, trayendo platos de comida, copas, refrescos y vino a todos los comensales. La conversación se hizo general y cuando se acababa la comida en algún plato, se acercaban las mujeres y volvían a llenarlo. Los tres primeros platos y su contenido fueron consumidos por Ultor, pero ya el cuarto plato quedó intocado. Dos horas de banquete y una campanilla interrumpió todas la conversaciones: los comensales se fueron poniendo de pie y retirándose en silencio. Ya fuera del comedor, tres comensales le dijeron : Uds. ya han sido aceptados en nuestra cofradía. No se pierdan!_ Tenemos muchas actividades durante el año, y por poco dinero se pueden ir adscribiendo a ellas y divertirse más en este mundo! Yo soy Akio Bonadif, y aquí está mi tarjeta, para que se comuniquen conmigo en caso de cualquier cosa.” 379 Y Akio les entregó aquellas tarjetas: Ultor no le dio su número de comunicador holográfico porque allí no funcionaba, pero a través de la dirección física del Estacionamiento en que estaba el Flier podrían estar en contacto. Subió Ultor muy reconfortado con la raza humana, ya que aquí en Spoon V II había hallado camaradería en funciones. El doctor AB 631 le dijo:” Hay como poder reparar a Gretchen, Señor. Serían entre setenta y ciento setenta mil sopes, y aquí aceptan sopes.” “llama para que la vengan a buscar! La deseo reparada totalmente.”- Asevero Ultor, y en dos horas ya llegaba un vehículo para llevársela a taller. “Debe darme al menos treinta mil sopes, para empezar.” – Dijo el encargado, tras identificarse con credenciales. (Aparte de que su vehículo traía las iniciales RSS” en un costado (Reparaciones de Seres Sintéticos “). “Espero que la reparen bien; ha estado bajo mi cuidado por mucho tiempo.”- Comentó Ultor , entregándole el dinero pedido. Después de que se fuera el vehículo con la dañada Gretchen, Diana preguntó:” Esa sociedad de amigos, ya sabes su historial?” “No he tenido tiempo aún para buscar informaciones en el aparato de comunicaciones.” Respondió Ultor. “Yo ya lo hice: fue fundada hace quince años y se reúnen para celebrar acontecimientos tales como cumpleaños de sus asociados, matrimonios, funerales, celebraciones varias. La cuota de admisión va incluida en la primera cuota mensual y es de treinta sopes.” “No es mucho, no?”“Es lo usual en estas Asociaciones, querido. Podrás viajar con ellos a lugares turísticos, ya que hacen caravanas de vehículos y se arriendan hoteles completos para sus asociados.” Informó Diana. “Y sabes el por qué no se ven mujeres más que como atendedoras a la mesa?” – Preguntó Ultor. “Es común en esta sociedad tener a las mujeres especializadas en ser madres y deñas de casa; allí ellas mandan, ordenan y reinan sin discusión. Si una pareja se separa, el hombre es el que tiene que irse de la casa, y se podrá llevar su ropa, colecciones y herramientas, pero no puede llevarse ningún mueble, menos la cama matrimonial o de los hijos.”- Sonrió Diana. “Y las que atienden, son dueñas de casa?”

“Son las hijas de los asociados, y en caso de faltar personal, lo contratan buscando siempre hijas de familias.” Avisó Diana. “Me parece bien pensado! En las visitas a lugares turísticos, van solos?” “Van con sus mujeres e hijas, pero duermen aparte: en sector masculino en sector femenino. Las mujeres también tienen cenas de camaradería, paseos y entretención.”- Comentó Diana. Ultor se la quedó mirando y preguntó:” Y en nuestro caso, de un natural y una sintética?” “Impensable pero no condenable: ignorarán el hecho como si no existiera, pero yo no puedo asistí en eventos, ni ir de turista. Tendrás que ir solo, o buscarte una pareja humana.”- Avisó Diana. Esto dejo pensativo a Ultor, quien sabía que podía hacerse acompañar por una sintética pero que en el fondo, se estaba engañando a sí mismo: una sintética no era una mujer, aunque externamente asi lo pareciera. Se fue a dormir, acompañado de Diana, mientras el Doctor AB 631 montaba guardia en la cabina de control. Al día siguiente, Ultor pensaba ya más claro: no acptaria quedarse sin Diana, y asistiría poco a esas reuniones. “Filmaremos un documental! Lo llamaré : Días en Spoon V 2! Y tú me ayudarás!”- Dijo a Diana. “Por supuesto! Ya tengo el conocimiento!”- Aseguró ella, pues tenía cientos de horas de “recuerdos” visuales y también de lecturas sobre el tema. “Bien! Empezaremos recorriendo parques y museos! Después nos iremos expandiendo! Y quizás debas editar la película, si es que Gretchen no es capaz.”- Le dijo Ultor. “Aún no hay noticias del estado de su reparación! Llamaré para saber de eso.” .- Dijo Diana, yendo al comunicador. Cuando volvió, minutos más tarde, dijo:” Están retirando lo dañado y dicen que es bastante.” “Claro; si fue un disparo de LASER!”- Comentó Ultor, preparando sus cámaras de filmación. 382 Salió con Diana a los lugares elegidos; los parques en la mañana aún conservaban algo de la neblina nocturna, y las tomas tenían esa atmosfera de sueños que a todos les gusta ver en tierras lejanas. La gente sonreía al verse filmada y algunos preguntaban si la película se iba a proyectar a través de los aparatos de comunicación. Luego fueron al principal Museo de Aciol, gran edificio con miles de objetos recopilados por todo el planeta; fósiles de animales y plantas, crustáceos y minerales; luego de los primeros tiempos del humano en el planeta. “Mira! Un ser de tres patas! Curioso, verdad?”- Dijo Ultor, mirando unos bajorrelieves hechos en piedra. “Trichenos! Así les llamaron. Acá dice que están extintos!”- Confirmó Diana, leyendo en una placa metálica. “Debe haber sido curioso verles andar!”- Sonrió Ultor, y tiempo después vio en una reproducción en holografía el modo en que usaban sus piernas: dos piernas iban a los lados y la tercera pierna estaba ubicada por detrás de esas dos; cuando caminaba, la tercera pierna acompañaba en su avance a una pierna primero, y luego a la otra, acompasadamente. Al correr, sin embargo, las dos de adelante se movían al unísono, mientras que la tercera pierna hacía el trabajo inverso. Esto le imprimía una velocidad calculada en treinta y cinco kilómetros por hora. Caminaron a través de una galería en que se veían holografías de todos los reyes anteriores, desde el primero con traje de astronauta, hasta el último, el rey Forzan, treinta y siete avo miembro del linaje de los Ficianos.

Todo quedó en el filme y desde ali fue Ultor a almorzar a un buen Restaurante, en donde fueron ubicados ante una mesa. Poco después, de una mesa alejada se levantaron sus ocupantes, y de inmediato todos lso demás clientes se pusieron de pie, haciendo reverencias. Ultor vio caminando hacia el exterior a tres varones y una dama joven: sólo uno de los cuatro miró en su dirección, fijando su vista en Diana- siendo varón, no era raro, pues Diana era la mujer perfecta. Después de idas esas personas, Ultor no tuvo más que escuchar los comentarios (que fueron bastantes) para interiorizarse de quienes habían estado allí, lo que habían comido y cuanto rato habían demorado; en resumen, era el príncipe Aboxel, su hermana Andreone, y dos cortesanos de nombre Romox y Sheleforten. A Ultor le pareció que todos ellos estaban muy orgullosos de su posición social, sobre todo la mujer, que parecía muy engreída. Esa tarde revisaron Armerías: en una de ellas Ultor pudo comprar escopetas y munición, ya que el atendedor le aseguro que había mucha pieza que cobrar en los bosques del continente en el cual se hallaban. “Y si tiene un vehículo, mejor todavía! Aquí no existe la veda! Los animales sobran y sabe Ud. por qué?”- preguntó el vendedor de armas. “No tengo idea.” “Se prohíbe la comercialización! Tampoco se permiten grupos de caza: un máximo de cuatro tiradores es lo legal, y las piezas cobradas no deben exceder de una por persona.”- Avisaba el armero. “Y los controladores son muy eficaces?”- Ultor se rió burlonamente al oír aquello. “Se nota que Ud. no es nativo de acá! Hay aparatos aéreos pequeños, sobrevolando las zonas de caza; hay satélites sacando películas y guardabosques rondando por senderos y abrevaderos. No es conveniente infringir la ley; son diez días de prisión y le quitan a Ud. el vehículo que estaba usando para cazar, y sus armas.”- Informó el vendedor. “No me diga! Y de que animales estamos hablando?”- Preguntó Ultor. “Pecaríes, búfalos, turnicéfalos; manadas de caballos y cebras!”- Enumeró el vendedor.” “Ah! Y animales feroces… carnívoro, para ser más exactos?”- Le preguntó Ultor. “Hay varios! Pero estoy seguro de que Ud. no querrá enfrentarse a ellos. Son nocturnos y de hábitos predadores. Las probabilidades de salir a cazar y resultar se el cazado son muy altas!”- Se rió el vendedor. “Entiendo! Bien, llevaré lo que Ud. crea sea lo más conveniente.”- Dijo Ultor, y salió de allí con cuatro carabinas, dos revólveres y mucha munición. El vendedor le había recalcado una cosa: la ley no permitía armas LASER, MASER, Aturdidores ni Inyecciones con drogas adormecedoras ni venenosas… 385 “Lo bueno es que no se requieren permisos ni para cargar armas ni para cazar!”- Comentaba Ultor, ya en su Flier. Esa noche se dio un baño caliente en agua jabonosa y Diana le atendía, diciendo:” Llame a la Empresa en que reparan a Gretchen: ya hallaron todo lo que debe ser cambiado y si se están demorando es porque están adecuando la tecnología Spoon con la de los constructores de Gretchen.” “Entiendo que a ella la hicieron con tecnología de la Federación.” Comentó él, acariciando a Diana. “Estoy segura de que quedara muy bien reparada.”- Dijo Diana, besándole. Tres días después, un furgón llegó al Estacionamiento de Fliers para dejar a la reparada Gretchen, Venia vestida con un traje rosado y blanco, zapatillas y el cabello tomado hacia atrás. Como en su rostro nada había sufrido cambios, fue para Ultor una felicidad volverla a ver.

“Hola, Ultor! Ya me recuperé!”- Dijo Gretchen, abrazándole. “Bienvenida a casa! Esta vez te cuidaré de mejor forma!”- Prometió Ultor, mirando al encargado que la traía. Este dijo:” Soy Shutor, ingeniero de la fábrica “RSS”. Ella ha sido reparada con mucho éxito y la dedicación que pusimos en su recuperación la notara Ud. con el pasar de los días. Si bien parte de sus recuerdos se han perdido, no dudo de que los recuperara sacando información suya y de alguna otra fuente confiable.”- Y miro significativamente a Diana, que por su puesto también estaba presente. “Se lo agradezco. Envíeme la cuenta, que pagare gustoso.”- Dijo Ultor, y luego supo que la reparación le había costado ciento treinta mil sopes… que pago de inmediato a través de un depósito bancario. Idos los representantes de la fábrica “RSS”, Gretchen dijo:” Ya me estoy poniendo al día a través de conversaciones radiales con el doctor 631 y Diana aquí presente. Luego hare revisión de fechas y datos con la computadora central de a bordo. No me tomara mucho tiempo.” “Tómatelo con calma: no hay apuro. Verdad, Diana?”- Dijo Ultor. Tres días después, viajaron al norte, y cerca de unos cerros bajaron con el Flier . “Ah, qué aire más perfumado!”- Decía Ultor. Un par de venados paso corriendo a menos de cincuenta metros , pero Ultor tenía sus armas en el Flier y no alcanzo ni a apuntarles. “Increíble! La caza es abundante por aquí!”- Dijo él, mientras Diana volvía con las carabinas- una para cada uno, mientras el Dr. AB 631 se encargaba del Flier. Avanzaron con cuidado y por entre los árboles se veían otras especies de animales: pagaros y roedores. Un gran venado se veía a unos ochenta metros; hacia allá se deslizaron los tres, y al estar a veinte metros, el venado levanto su armada cabeza olfateando el aire: ahora miraba de frente hacia ellos. “nos oteó!”- Musitó Gretchen. “Le dispararé! Un tiro de suerte y ya será nuestro!”- Opinó Ultor: apuntó cuidadosamente al cuerpo de ese magnífico venado , que no cayó, como él quería, pues dio un salto y ya no estaba. “Falle!”- Se recriminó Ultor, y siguieron caminando y a mediodía estaban subidos sobre una colina muy rocosa. Desde allí podían ver el lindero del bosque con sus verdes brillantes, y sombras musgosas, extenderse por kilómetros a la redonda. Tomo una taza de café, al amparo del viento que empezó a soplar desde el Este; pronto el indo día se transformaba en un día ventoso, de grandes nubarrones. “Llama al Doctor y que se acerque en el Flier!”- Pidió Ultor a Diana; pronto el vehículo estaba aterrizando a los pies del roquerío. Ultor bajo del cerro con su escopeta al hombro, y una vez dentro del Flier se dio una ducha. “Estamos regresando a la ciudad, querido! Deseas bajar al mismo Estacionamiento?”- Preguntó Diana. Ultor recordó la apoteósica bienvenida recientemente efectuada, y negó, diciendo:” Búscame otro lugar que no tenga esas tradiciones!”Y por ello bajaron en un campo casi en los límites de la ciudad: apenas si le miraron aterrizar y nadie se acercó a cobrarles por estar allí. “Qué raro! Allá era toda una celebridad mi presencia y aquí ni me vienen a cobrar!”- Dijo Ultor. “No es tan raro, querido! Elegimos este sitio porque es fiscal y aquí estacionar es gratis!”- Aclaró Diana. “Es un milagro! Pero esta nación parece ser muy original en todo.”- Comentó él. Gretchen dijo:” He terminado por ponerme al día en todo, y puedo ayudar en mucho. He visto que te quedan solo tres millones de sopes.”“Así es! Pero con eso tendremos para terminar con bien este viaje. Además ya ves que he empezado un nuevo filme: creo que será un documental!”-

Gretchen sonrió y dijo:” Autorízame a promover aquí tus anteriores trabajos! Estoy segura de que representarán también éxitos de consideración! Y ganaras dinero!” “No pierdo nada con probar, pero recuerda que tengo un contrato firmado con la gente de Aurea 2, en la cual ellos están autorizados para vender y distribuir algunos de mis mejores filmes!”- Dijo Ultor. “A qué te preocupas de eso? No ha llegado ninguna película tuya a este mundo, ya lo revisé! No pierdes nada con probar- quizás podría hacer algunas ediciones especiales, cambios de títulos, y de caras…”.- Anunció Gretchen. “Mira, si lo puedes hacer, hazlo! Estás autorizada.”- Se rio Ultor, aunque sintió un frío en la espalda… “Necesitaré dinero para la promoción! No te asustes: no serán más de doscientos mil sopes!”Avisó la bella Gretchen, sonriendo, y cuando se los otorgaron se puso a trabajar: felizmente había retenido su experiencia en este campo y así consiguió contactar y entusiasmar a varios distribuidores de películas locales. El primer trabajo de edición fue “Traición en Draco”, y el nombre se lo cambió a “ Intriga en el país de los Sauriomanos!” En un año se ganaron ocho millones de sopes, y la película basada en la vida silvestre e historia de Spoon V II también recibió el aplauso de la crítica y de la atención del público en sus aparatos de holografías . Fue exhibida en Universidades y de ese modo el nombre de Ultor el Productor de cine fue conocido por la gente del planeta. “Me gusta este mundo! Creo que radicaré en él. He visto haciendas y creo que compraré una.”Dijo Ultor a sus tres Asistentes. “Me parece muy bien! Si haces otra película, te habrás asegurado con eso otro éxito comercial! A la gente le gustan los creadores que se quedan a vivir entre ellos.”-Dijo Diana, sonriente. Gretchen fue quien buscó un lugar- y lo halló no cerca de Aciol, sino que en Cuchor, ciudad norteña oriental rodeada de bosques y mirando al Estrecho de Oro, que tenía un largo de mil kilómetros. “Al Oeste de la ciudad! Tendrás una hacienda de siete mil hectáreas; ya hay allí ciento cincuenta campesinos y sus familiares repartidos por el terreno! Se producen legumbres y granos: hay una parte de bosques, que se va rotando cada ciertos años, produciendo muchas pulgadas de madera para la construcción de viviendas y otros.”- Dijo Gretchen. “Suena muy productivo! Cuánto cuesta y cuánto recuperaré al año con lo que se produzca?”Preguntó Ultor, sintiendo que se la helaban los pies: indicación de que se estaba “metiendo en aguas profundas”, o gastando para tener hipotéticas ganancias. “Ya tengo los diagramas. Pero te diré que ganarás quinientos mil sopes en promedio anual. El lugar vale ahora cinco millones de sopes, pero en el futuro subirá de precio, eso es histórico.”- Comentó Gretchen. “Hagámoslo, entonces! Y seguiré filmando.”- Se entusiasmó el hombre. Así, pronto pasó de ser un turista más, a ser un agricultor, con la constante ayuda de sus tres Asistentes sintéticos y los nuevos inquilinos: estos ponían el trabajo y Ultor el terreno, las semillas o los bulbos, y al venderse el producto, Ultor les pagaría un sueldo mensual equivalente a lo que ganaban en promedio los obreros industriales en el país. Era un contrato de trabajo muy común en Spoon V II, y Ultor no quería innovar para no chocar con la tradición laboral existente. A nadie, entonces, le extrañó que este nuevo miembro de la comunidad siguiera ese curso de acción. Tres años después, las ganancias en dinero eran de un millón quinientos mil sopes, tal como Gretchen había pronosticado. No era para estar muy excitado y Ultor ya había visitado sus tierras varias veces: habían venados y su caza le había proporcionado mucho placer: varias cabezas de esos animales adornaban las paredes de su cabaña.

Cierta vez, después de haber pasado esos tres primeros años de dura labor, se halló con otros cazadores y aunque era su hacienda, les permitió cazar en ese bosque. Tras ver que cazaban dos venados y se felicitaban por ello, se acercó a un joven del grupo y le dijo:” Les recuerdo que la ley permite cazar solo una presa por persona: no quiero tener problemas con la ley a causa de Uds.” 391 “Y no las tendrá, Señor! Sabe quién es el joven que se ve allá?”- Y el hombre mostraba a una persona que usaba una escopeta muy brillante de nueva. “Lo veo pero siento no reconocerle.”- Afirmó Ultor. “Es el príncipe Aboxel! Y por ello le digo, Ud. no tendrá problemas!- Y el hombre que le hablaba era Lord Fonow. Después de su partida, otro miembro del grupo se acercó, dándole una cartilla, diciéndole:” El príncipe le manda esto, para que le llame.” “Para qué?” “Sólo hágalo, ya?”- Dijo el enviado y se fue con los demás y las ´piezas cobradas las subieron a un vehículo aéreo. Diana dijo:” Claramente es que te están citando para invitarte a alguna recepción! Es la tradición nacional: tú pusiste la pieza, ellos la cazaron y todos compartirán.” “Yo en algún palacio? Y qué ropa me pondré?”- Se preocupó Ultor, quien ya se veía a sí mismo codeándose con los nobles y de igual a igual… “No creo! Esas parrilladas las hacen casi siempre cerca del lugar en que se obtuvo la caza! No me extrañaría averiguar que lo hagan aquí mismo!”- Se rió Diana. “Ah, es algo informal! Un alivio saberlo, pero, asistiré sin ti?”- Se preocupó Ultor. “Exactamente! Te llevaré, y te traeré. Pero de quedarme, no es recomendable.”- Aseguró Diana, que sabía de algunas bacanales que ese príncipe Aboxel había organizado anteriormente. Llamó Ultor y usando el aparato comunicacional de holografías, apareció una persona, que le dijo:” Se me informó de una cacería en su propiedad. Causaron algún daño extra que se deba pagar?” 392 Ningún daño extra se ha producido y tampoco tengo ningún reclamo que hacer.” “Está Ud. invitado al asado, Sr. Ultor, veo su nombre en mi aparato de holografías: es su verdadero nombre?” “Lo es, y soy oriundo de Knapp.”“Perfectamente entendido. Las coordenadas están apareciendo en su aparato visor: le conminó a presentarse en ese lugar entre las veinte y las veintiuna horas de mañana. Está Ud. invitado.” “Gracias.” “No me las de a mí, sino al príncipe Aboxel. Hasta luego.”- Dijo el hombre y su imagen desapareció del aparato. “Estoy en línea!”-. Se rio Ultor de modo bastante ingenuo. “Tu vida debe ser bien solitaria, que estas invitaciones te excitan tanto!”- comentó Gretchen, desde el puesto de pilotaje. “Así es! Bien, ahora a descansar en mi cama- y de tu compañía!”- Dijo a Diana, quien se abrazó de él cariñosamente. Al día siguiente y a las veinte horas, y vestido de sport pero con una gruesa casaca, Ultor fue depositado en el sitio exacto por Gretchen al mando del Flier. Allá abajo se veía una casa y lugares llanos alrededor… un grupo se veía en una esquina de la casa, con un fuego ardiendo entre un circulo de piedras.

Descendió del Flier y camino hacia ese grupo, tratando de no demostrar ni timidez ni exceso de confianza, mientras su Flier se elevaba, alejándose. 393 Dos jóvenes le fueron a recibir y preguntaron quién era—cuando dijo “Ultor”, lo trataron familiarmente y le llevaron hasta el grupo. Allí todos le miraron, entre ellos Ultor vio al príncipe Aboxel, probando algo de la carne asada. “Buenas tardes! Soy Ultor, el dueño de la hacienda en que Uds. estuvieron cazando ayer. Agradezco la invitación del príncipe Aboxel, y me hace un gran honor al invitarme.” Aboxel hizo un gesto displicente con su mano desocupada, y dijo: “ Ponte cómodo, granjero! Aquí no tenemos protocolo.” Todos rieron y Ultor sonrió, como si el príncipe hubiera dicho algo muy gracioso. Después de un rato, Ultor se dio cuenta de que cada vez que el príncipe Aboxel abría la boca para decir algo, todos o reían o aprobaban lo que había dicho. Si había un lote más adulador que ése, Ultor no lo había visto aún… Cuando repartían carne, también había que llenar las jarras con vino, que existía en un tonel abierto. A medida que se asaban los venados, los comensales cantaban y algunos bailaban girando y tomados de la mano, como en un corro infantil. Ultor compartía con ellos, divertido de ver que el Príncipe Aboxel era siempre el primero en unirse a esos bailes. Mujeres, no se veían por parte alguna. Tres horas después, ya no había carne que asar ni tampoco para comer. Los jóvenes del grupo entonaron una canción elogiosa en honor al príncipe Aboxel, quien tras los cantos dijo:”- Amigos e invitados: el asado ha terminado. Felicidad en vuestras vidas! Adiós!” Y con eso, caminó hasta la casa y se adentró en ella con algunos de sus amigos. El resto no tuvo que esperar mucho para irse, ya que un vagón aéreo apareció viniendo del ya oscurecido cielo, y alguien aviso que ese vehículo les llevaría a la ciudad. Ultor apretó el botón en su radio emisor, y con esa señal pronto bajo su Flier plateado, al que subió tranquilamente, bajo la vigilante mirada de los siervos del príncipe Aboxel. “Y, como fue ese asado?”-Preguntó Diana, cerrando la esclusa tras pasar él. “Bastante alegre! Mucha carne y litros de vino! Creo que todos terminamos ebrios.”- Tartajeó Ultor, sonriendo. “”Tengo un remedio para la cura… quieres una píldora?”- preguntó Diana. “No! Deja que se me quite con un par de tazas de café nativo.”- Rio Ultor, y verdaderamente no paso más de una hora de tomado ese brebaje (copiado desde la lejana Tierra) que ya podía decirse que estaba casi sin rastros de ebriedad. “Tus ojos enrojecen mucho. Te duelen?”- Preguntó diana, ya en su cabina. “Para nada! Tienen esa característica- al menos en mí! Pero ya se me quitará!”- Aseguró él, preocupado porque ella se estaba preocupando mucho… 395 “Gretchen ya tiene vendida tu próxima película, pero está preocupada porque tu no pareces interesado en producirla.”- Dijo Diana, acostándose a su lado. Ultor dormía más veces en el Flier que en su cabaña… “Ah! Dile que haremos un script o argumento escrito! Quiero que tu indagues en la historia de esta civilización y crearemos una versión de algún héroe querido por todos! De seguro irán en masa a ver el filme holográfico.”- Dijo Ultor. “necesitaremos contratar personal y creo que tu hacienda será ideal para los paisajes de fondo: si hay que hacer modificaciones, luego del filme quedaran en pie y esto tendrá mayor valor.” Comento Diana, antes de que Ultor terminara de quedarse dormido.

Gretchen dijo, por radio:”- ya tenemos el permiso? “Así es.”- Sonrió Diana, entusiasmada ante la perspectiva de hacer una nueva película. Gretchen tenía el listado de los filmes de Ultor: TRAICION EN DRACO, CANCIONES DE GLOMULA, PASION ENTRE DINOSAURIOS y ahora vendría DIAS EN SPOON V - II.” Al despertar Ultor, cinco horas más tarde, debió tomar un líquido reconstituyente y calmante de dolor para sentirse renovado ya no era el jovenzuelo que podía saltar de la cama e irse a trabajar como lo había hecho en sus años mozos… “”Se llamara como tu querías originalmente: “”Días en Spoon Cinco, planeta Dos.” Y escucha el guion resumido.”.- Decía Gretchen. “De dónde provienen los protagonistas?”- Preguntó Ultor. 396 “De cualquier parte! Le impartí misterio, eso de no saberse su origen! Prosigo: bajan en una ciudad puerto y se hacen a la mar en un tour de pesca. Hay una tormenta y llegan a una costa salvaje. Buscan vida humana, pero no la hay. Por mientras, deben resguardarse de animales feroces y cazar animales pacíficos.” Dijo Gretchen. “Es decir, ellos también son animales peligrosos. Entiendo la analogía y el mensaje es: No matar.”Sonrió Ultor. “Algo así! Y siguen las aventuras; el amor y de pronto, ven a los tripetos.”Sonrió Diana, al ver los ojos brillantes de su amado escuchando el libreto… “Tripetos. Ah! Esos dibujos que vimos! Animales extintos… hallados de nuevo.” Se rio Ultor- le gustaba escuchar fantasías. “Los tripetos les acogen en su aldea: hay hembras, niños y ancianos. Los ancianos les rechazan y la pareja se hace a la mar con la ayuda de algunos tripetos- es una barca pequeña y en ella llegan a otra isla. Esta tiene laberintos, y se pierden en ellos, porque se profundizan en el subsuelo.”Siguió diciendo Gretchen. “Es pesadillesco. Gustara entre masoquistas!- Berreó Ultor. “Prosigo: en el laberinto hallan a un anciano. Este les da un plano para salir de las cuevas y llegar al exterior. También sacaran de allí la alfombra voladora: en realidad es un globo- y saldrán de la isla, empujados por el viento, que les llevara al continente. Allí serán noticia, les pagaran bien y volverán a su nación con dinero y con una gran aventura que contar a sus hijos.”- Dijo Gretchen. “Perfecto! Veo que no usaremos mucha utilería! Pero en cambio, se precisaran lanchas y está ese laberinto…”- Dijo Ultor, viendo la utilería sí iba a ser necesaria… 397 “Hay un sistema computacional muy antiguo, llamado telón o fondo azul. Los artistas se imaginan actuando en entornos que no ven, pero que yo les pondré tras suyo! Y la oscuridad de las cavernas, sus focos para alumbrarse, todo ello será filmado de noche! Y te costará bien poco!”Dijo Gretchen. “Necesitaremos dos camarógrafos, un Director y técnicos en iluminación! Y está el reparto de actores! No puede ser que aparezcan sólo tres personas en todo el filme!”- Se quejó Ultor. “Por supuesto que no! Tendremos extras! Por montones! Son baratos y no exigen grandes sueldos.”- Dijo Gretchen. En los días que siguieron, Gretchen contrato a dos camarógrafos, tres técnicos , un director de cierta relevancia y en reuniones con ellos y Ultor, se decidió elegir actores a través del sistema de casting o actuaciones preliminares. El camarógrafo Riculber dijo:”- “Hay caras bonitas que se ven sosas al través de la lente! Por eso, hay que hacer un verdadero estudio previo!” El director, de nombre Zoguarbengo, dijo :” Por supuesto, ya hay artistas renombrados! Es más difícil trabajar con ellos, pero sus nombres son como imanes: atraen multitudes!”

“Ya he escuchado eso antes! Y da resultados: recomiende un par de renombre y veremos si hay dinero suficiente como para pagarle!”- Acotó Ultor. 398 El director se presentó ante Ultor diciendo: “Necesitamos una nave que venga del espacio y filmarla hasta que llegue al suelo: no me sirve la computación.” “Quiere ser original”- Preguntó Diana. “Quiero ser auténtico en esto, dama, porque será la primera secuencia de la película y no quiero darle el sello de que todo va a ser virtual. Después, por supuesto! Pero en esto quiero ser taxativo: una nave viniendo del cosmos.” Ultor miró al Director Zoguarbengo y aceptó la idea, diciendo:”- Contrataré una nave que haga lo que Ud. diga: la filmare con camarógrafos dentro de mi Flier.” Zoguarbengo levanto una de sus pobladas cejas, diciendo:” Cree Ud. que su nave será capaz de ello?” “Por supuesto! He viajado desde Knapp en ella.”- Se ufanó Ultor, a pesar de que Zoguarbengo no le creyó. “Si es así, apurémonos en esto! Quiero terminar pronto: hay otras cosas que hacer después de este encargo!”- Comentó Zoguarbengo, y Ultor se molestó con esto, diciendo:” Quiere decir que lo mío no es tan importante?” Zoguarbengo replicó: “No es que sea más o menos importante! Solo que deseo terminar luego!” Y se retiró, antes de que Ultor se enojara más y le despidiera. Gretchen se acercó a Ultor , diciendo: “No te enojes! Si Zoguarbengo termina pronto, menos tendrás tú que gastar!” 399 Ella consiguió una nave particular que fuera de tamaño grande y con su piloto que aceptara bajar del espacio a un punto determinado en el continente Sierra. Ultor se llevó al Director y Camarógrafos a la órbita, y Zoguarbengo puso en posición a las cámaras, diciendo:” Esto tiene que salir bien al primer intento! Porque una repetición va a encarecer el proyecto!” Y es que sabía que Ultor había pagado ochenta mil sopes por ese viaje. Era una nave fusiforme con bahías laterales sujetas al casco por varios entramados de tubos, recubiertos con láminas de cerámica negra. Un modelo corriente, a la vez que de la clase económica- justo lo que se esperaba de particulares en vacaciones. El entorno estrellado y oscuro hacía relumbrar a esa nave bajo los potentes reflectores instalados ex profeso en el Flier; consumían bastante energía, que los generadores del navío entregaban sin problemas. “Tiene Ud. una magnífica nave, Sr. Ultor! Algo nunca visto acá en Cuchara V II! - Dijo Zoguarbengo, admirado del sistema dimensional del Flier. A medida que bajaban a la superficie, las barras con láminas de cerámica se encendían con la fricción. El director hizo cambiar la posición de rastreo del Flier, para tomar a la nave en descenso desde variados ángulos. El continente occidental , llamado Sierra, sólo aparecía en parte debido a las capas de nubes. 400 Continuaron bajando y filmando al otro vehículo- atravesaron bancos de nubes y apareció luego la selva, cubriendo con su manto vastas porciones de terreno, verdes y enigmáticas. Al aterrizar el navío, a su costado lo hicieron. El Director Zoguarbengo hizo bajar al piloto y a Gretchen, pretendiendo ser la pareja de quien había aterrizado la nave.

“No se notara la diferencia! Luego hare los acercamientos con los actores! Ahora, quiero tomas de los costados de la nave! Ya las intercalarán cuando se necesite en la edición del filme!”- Dijo el director Zoguarbengo, andando de aquí para allá. Dos horas después, la nave arrendada partió de allí, y Ultor dijo:”- Espero que este conforme con lo hecho!” “Así es! Ahora habrá que traer a los dos personajes principales! Debo hacerles ver como náufragos y de allí seguirles en su nueva vida en la selva!” “Pero, no íbamos a filmar en mi hacienda?”- Se inquietó Ultor. “Claro que sí! Pero debo hacer ver que se han ido desplazando poco a poco! No puedo cambiar el entorno de un segundo al otro!”- Replicó el Director Zoguarbengo. “Habrá que traerles!”- Comentó Ultor, y Gretchen replicó:”- Contrataremos un Vagón Flier, y en él haremos que el personal sea trasladado.”- Y ella decía esto, pues sin saberlo Ultor, el personal del filme había estado entrando en cabinas y recorriendo corredores del Flier plateado sin razón aparente más que la curiosidad… 401 Ultor algo intuyó que habían más razones para expresar esa petición y dijo:” No hay problema! Arrienda los que se necesiten!” En los días siguientes, el Director filmo a los actores caminando por la selva, tratando de cazar con lazos, bebiendo agua de arroyos, durmiendo en entramados de hojas y ramas. Luego, el Director Zoguarbengo dijo:”- Ahora a arrendar el barco que tendrá que encallar y dejarlos abandonados!” Gretchen contrató el barco y desde el Flier arrendado, el Director y sus camarógrafos filmaban al yate surcando las aguas, luego a los turistas saliendo del agua y caminando por la orilla de la playa. “Todo esto es fácil de compilar, querido! No tendré problemas!”- Avisó Gretchen, quien ya había sondeado la opinión que tenía la gente en Spoon V II acerca de trabajos hechos por personas sintéticas y tendría que contratar a algún Editor de filmes para que, al poner su nombre al costado del suyo en los Créditos Finales, avalara el trabajo de edición. Era ridículo y de más hacerlo visto desde el punto técnico, pero visto desde el punto del público, era imprescindible si se quería el cien por ciento de aceptación. El director Zoguarbengo pedía y Gretchen entregaba en uno o dos días lo requerido. Ultor pudo respirar más tranquilo cuando, a los dieciséis días de filmación, el directo Zoguarbengo le dijo: “Ahora iremos a su rancho a terminar las grabaciones. Recomiendo alojar a los actores en el lugar de filmación, para tenerles a la mano desde el alba.” 402 Gretchen arrendó vehículos con ruedas para alojarles y también baños y servicios higiénicos portátiles. El Director Zoguarbengo incluyó algunas escenas con más personal, a fin de no aburrir a la audiencia con sólo dos protagonistas : fueron “indígenas” viviendo en una aldea (que hubo que construir apresuradamente). Allí se mostraron costumbres ya olvidadas por la civilización, como compartir entre todos la comida, dormir en chozas, salir a cazar de noche y en fin, mostrar vida silvestre. Un mes después, el directo Zoguarbengo dijo:” Ya terminamos! Le he dejado muchas escenas repetidas pero con diferencias importantes, a fin de que el Editor pueda elegir entre ellas. En todo caso, estaré dispuesto a repetir esas y otras escenas si se me requiere. En esto va mi reputación. Y le ruego me llame antes de entregar su filme a la distribución para ver si no se han hecho errores importantes.” “Comprendido; le llamaremos.”- Dijo Ultor y Gretchen agregó: “Su pago estará hecho en su cuenta bancaria.”

“Gracias. Y que nos vaya bien con el filme!”- Dijo Zoguarbengo, haciendo leve reverencia y se fue en un Flier taxi que había pedido. El personal artístico también recibió su paga, con la recomendación de avisar si cambiaban de domicilios, por si se les requería para hacer nuevas tomas. 403 Gretchen ya había empezado a trabajar en la edición y había ya contactado a un editor, llamado artísticamente “Arcader”, el cual venía al Flier de vez en cuando para ver los avances de la edición. Diana llevaba a Ultor a divertirse en teatros, y cenas en lugares famosos. De ese modo, a los tres meses ya de ediciones, Gretchen y el Sr. Arcader dieron por terminado el filme. Se invitó primero al Director Zoguarbengo, quien vio la película y dijo:” De principio, me parece bien, pero debo analizarla un poco más. Denme una semana para ver esos detalles.” “Perfecto. Tiene Ud. el convencimiento de que ya vamos por buen camino?”- Preguntó Ultor. “Así es! Pero deme tiempo para repasarlo todo.”- Dijo el director y se llevó una copia- Gretchen ya había hecho el depósito de Derechos de Autor (por un año máximo en Spoon V II) y esperaron- a los tres días, ya habían ocho indicaciones del Director, y dieciocho al finalizar la semana. Apareció muy de mañana y dijo:” Trabajaremos juntos! Sus dos editores y yo. Qué le parece? Y no tiene que pagarme nada.” “Me parece bien, pero por supuesto, le daré un aguinaldo después de la Premiere.”- Dijo Ultor. Laboraron de consuno y en realidad, el final del trabajo fue apreciado por Ultor y Diana, al comparar las dos versiones. “Estamos listos para hablar de firme con los Distribuidores! Esperan la premiere.”- Dijo Gretchen al día siguiente. “Muy buena! O sea, esperan la crítica para hacer los tratos?”- Se preocupó Ultor. “Son comerciantes y no artistas! Solo les interesan las ganancias!”- Dijo Diana. 404 En el día de la premiere, en un cine holográfico ubicado en el centro de la ciudad de Aciol, las luces de potentes lámparas se cruzaban por el cielo y frente al teatro estaban las cámaras de las cadenas de Holo grabación – una alfombra blanca como la nieve recibía a las estrellas, directores y productores invitados, asimismo como a los gordos distribuidores, que distribuían sonrisas estereotipadas. “Es tu noche de triunfos! “-Le repetía Diana y Ultor dijo:” Eso lo veremos a la salida de la función, querida!” Pero, no tenía para que preocuparse: el tema encantó a muchos y ver escenarios de la propia nación les enorgullecía- fue un aplauso cerrado el que rubrico el final de la proyección y Ultor fue obligado a salir al escenario varias veces, a recibir homenaje. Al día siguiente, Gretchen firmo con los distribuidores por valor de seis millones de sopes, para la distribución de ese filme por la duración de un año, sin participación de utilidades de reproducción. “Has ganado cinco millones de sopes, querido! Y hay ofertas por tu hacienda… que tiene los sets de la película.” Afirmo Gretchen. “Y cuanto es lo que están ofertando?”- Se interesó Ultor. “Yo… o sea, nosotros debemos dar un precio. Creo que ocho millones será un número posible dentro del volátil mundo de las compra-ventas de inmuebles… Ganarás tres millones sobre el precio de compra, dos millones que ya recuperaste vendiendo productos, menos el millón de los sets, y menos los doscientos mil sopes de sueldos… En total recibirás siete millones ochocientos mil sopes si vendemos ahora, en caliente por así decirlo.” – Y Gretchen sonreía. “Véndelo! Ya conozco sus rincones, árboles y charcos! No me imagino otros tres o cuatro años adonde mismo.”- Comentó Ultor.

Así, en un mes, Ultor se quedó de único propietario de un Flier, de tres Asistentes Sintéticos y de cuarenta y ocho millones de sopes en su caja de caudales. Viajaron al continente oriental y bajaron en la ciudad de Ceman, en la mitad occidental del continente llamado Dragón. Verdes llanuras se extendían hacia todos lados, y la agricultura prevalecía sobre toda otra forma de producción. La ganadería era igualmente importante, todos los años se exportaban miles de cabezas de ganado hacia las demás ciudades del planeta, pero adonde más se enviaba a la ciudad de Aciol, por ser la más populosa. Ultor arrendo una pequeña chacra cercana a la ciudad, que tenía árboles frutales de los cuales por contrato, podía quedarse con sus frutos, y así hizo por mientras estuvo allí. La ciudad tenía buenos centros de recreación, museos y teatros- la población gustaba de los grandes bailes, quizás porque las mujeres abundaban en todo estrato social jóvenes hermosas, y mujres muy bien educadas se contaban por cientos de millares. Varias veces Ultor converso con ellas de Arte o Literatura. Con sorpresa constataba, aun entre las que no sobrepasaban los veinticinco años de edad, profundos conocimientos en cada tema y a veces llegaba a pensar que debían tener chips de memoria adheridos a sus cerebros- pero desechaba esa posibilidad al hablar de ello con Gretchen, quien decía:” Es la educación de calidad que se imparte en esta monarquía! Gran cantidad de recursos económicos se dedica a enseñarle a los jóvenes y también a los no tan jóvenes , disciplinas que en otros lados del Cosmos civilizado apenas se tocan.” Ultor era enamoradizo, pero ahora con setenta y cinco años pocas mujeres podrán comprender su afán de apareamiento y le tomaban por un venerable productor de cine, un sabio señor dedicado al arte. Para satisfacer sus deseos, Ultor empezó a visitar lugares en que con dinero podía pasar algunos momentos románticos con Naturales mujeres jóvenes, hetairas sabias en el arte de satisfacer sin contarle las arrugas al cliente. Visitando lugares alejados de la ciudad, halló un pueblo enclavado en la conjunción de dos cadenas de montañas; por su lado izquierdo bajaba el rio Bolicanto, helado y torrentoso, no navegable y que se llevaba lejos las heces del pueblo. Allí se encantó con una construcción de piedra, parecida a un castillo pero sin serlo; arrendó allí algunas de sus piezas, y departió en su comedor con la dueña, su familia y los demás inquilinosdormía con la bella Diana, dejando el Flier en un lugar cercado, propiedad también de la Sra. Cristofina, cuidado por el doctor AB 631 y la bella Gretchen, que a menudo se les unía en el día, para caminar por los alrededores. En la mesa, era raro que la Sra. Cristofina no sacara a relucir la hermosura de Diana o de Gretchen, y después se hacía explicar, por ellas, los detalles de su funcionamiento como símiles del ser humano. 407 Al poco tiempo de estar allí, Ultor se hizo famoso por hablar de los dinosaurios y Diana imitaba su rugir en voz baja; más de alguna no quería, luego, irse a su cama, por miedo a que de alguna manera totalmente improbable, se le metiera uno de esos seres en la pieza… Un inquilino, de nombre Lamartino, dijo:” Ud. podría traerse varios huevos y empollarlos en una granja: cobraría luego por verlo y tendría su futuro económico asegurado!” Ultor se rascó la barbilla, diciendo: Creo que no habría gran problema- aunque acá no sé del nivel de oxigeno que Uds. tienen. En temperatura, creo que vamos bien, pero en Knapp hay mucha humedad, que acá escasea.” La Sra. Cristofina comentaba:” Y tendría que pedirle su permiso al rey Forzan! Mire que el cuida mucho la ecología de su planeta!”

Gretchen le averiguó los niveles de oxígeno comparados y si había alguna ley u ordenanza prohibiendo el ingreso de dinosaurios al planeta. “El oxígeno en Knapp es del diez por ciento del que tenemos en Spoon V II ¡ Es decir, que tendrán más oxígeno y, por ende, sus cuerpos ser verán recalentados en todo sentido.”- Opinó Gretchen. “Igual pasaría conmigo! “-. Se rio Ultor, creyendo haber advertido una falla en lo dicho por Gretchen. 408 “Ah, pero tú eres un mamífero! No puedes compararte a un dinosaurio, que es un reptiloide. Y pensemos también que tu especie no es oriunda del planeta Knapp.”-. Aclaró Gretchen. “Primera vez que escucho tal cosa! Siempre he sabido que el hombre de Knapp evolucionó en Knapp de seres antropoides sin inteligencia superior.”- Comentó Ultor. “Fue plantado allí por una raza antigua llamada Los Vigilantes! Fue en cada planeta capaz de soportar la vida en su superficie, allí los Vigilantes dejaron la semilla que hoy ha fructificado enormemente.”- Dijo Gretchen. “Los Vigilantes en ambas Branas? Y de dónde sacaron al hombre?”- Preguntó Ultor. “Probablemente son Uds. de su propia especie.”- Dijo ella, sonriendo. Ultor se sentía satisfecho con su estadía en Spoon V II , porque era reconocido en la calle, despertaba sonrisas y eso le hacía sentir bien. Pero, como siempre pasa, el deseo de seguir adelante no le dejo quedarse en esa complacencia y empezó a pensar en traer dinosaurios a Spoon V II, y de eso conversaron sus Asistentes una noche- cuando él dormía. “El amo quiere traer huevos de dinosaurios y tener un zoológico muy especial en este mundo! Pero, ya tiene sus años y está solo, pronto le llegara la hora de su muerte.”- Dijo Gretchen. “No lo creo! Ahora hay vida hasta los quinientos años y más, para los humanos. Y él se hizo un tratamiento, años atrás, que le permitirá vivir varias veces su edad actual!”- Dijo Diana acaloradamente, porque quería a Ultor más que a sí misma. 409 El doctor AB 631 movió su cabeza negativamente y dijo: “He estudiado sus células, he visto los exámenes médicos, controló su presión arterial, hago simulacros de funcionamiento organico… creo que podrá vivir efectivamente varios años más, pero nunca llegar a los doscientos o más años.” Diana dijo:” pero, entonces, el anuncio y pruebas de que el hombre puede durar quinientos años lo encuentra Ud. una falacia?” Gretchen comprendía la angustia de la pareja de Ultor y dijo: “Aquellos que viven hasta quinientos años no están en este planeta, ni en los siguientes! Creo que ni en nuestro planeta de origen es para todos asequible alcanzar tal edad.” “Entonces, puede ir y volver con los dichosos huevos! No le quitemos el deseo de hacerlo!”- Pidió Diana, y por ese motivo, al amanecer, fue la primera que le insinuó que llevara a cabo su proyecto. Ultor necesitaba solo un empujón para hacer tal cosa, y dijo:” Imagínate ¡Seria yo quizás recordado por haberlos traído a este planeta! Partiremos pronto de aquí!” Gretchen , que escuchaba su voz desde la cabina de mandos, se alegró de oír nuevamente ese tono de voz en el hombre- vibrante de energía positiva. Salieron de Spoon V - 2 y volvieron a repasar los planetas siguientes hasta salir del sistema. En la sala panorámica, Ultor se sentaba a mirar cómo la luz de ese astro se iba empequeñeciendo en la distancia, y se preguntaba si lo vería de nuevo alguna vez. Intuía que la aventura comenzada era para mas bien un hombre joven, dispuesto a todo con tal de triunfar… 410 “me hibernaré!” Dijo a Diana, cuando volvió a la cabina de mandos.

“Muy bien, querido! Te acompañare hasta el capullo.”- Dijo Diana, ocultando sus preocupaciones bajo una amable sonrisa. Alla en la cámara de las hibernaciones, Ultor daba sus últimas recomendaciones: “ No te olvides de despertarme antes de llegar a Knapp! Y que Gretchen se asegure de que seremos bien recibidos! Quien sabe cual es el rey- o reina, que gobierna ahora en nuestro planeta!”- Afirmo él, nerviosamente. “Tú sólo despreocúpate , que nosotros nos enfrentaremos a ello lo mejor posible cuando llegue el momento!”- Pidió Diana, pues una de las cosas más importantes de estar hibernado era no entrar al capullo con una cabeza transformada en un torbellino de temores.

CAPITULO 13. DE CUCHARA 5 PLANETA 2 HACIA KNAPP EN DELTA SWASTICA.
El viaje duro seis meses y veintitrés días; al llegar al sistema planetario Delta de la Swastica no fueron abordados, pues los detectores de la Estación Espacial en órbita al cuarto planeta demostraron que llevaba una sola persona y los demás eran sintéticos. “Motivo del viaje?”- Preguntó una máquina desde la Estación Orbital “Regreso de don Ultor, productor de cine, después de una gira por los planetas de la constelación de la Cuchara.”- Dijo Gretchen por el aparato comunicacional, y poco después la autorizaban a seguir hacia Knapp. 411 Despertaron a Ultor al entrar en la órbita alrededor de Knapp. “Ah, qué alivio es volver al hogar!”- Comento Ultor, sentándose ante la lucerna mayor, a través de la cual se podía ver, ocupando toda la visual, el globo Knapiano azul y blanco. Bajaron en un campo deshabitado y Gretchen busco granjas pequeñas a la venta, que estuvieran en lugares agrestes, y Ultor eligió una de ellas, para conversar con el propietario, pero a la hora de mostrar documentos, el tipo dijo.” Mi abuelo y después mi padre no necesitaron mostrar documento alguno para quedarse aquí. Y yo tampoco los necesito para irme y dejarle a Ud.! Eso sí, me tiene que pagar por todo lo que hay levantado con esfuerzo, que es el granero, la casa, los sembradíos y las cercas. Ultor siguió buscando granjas para su proyecto, hasta que se dio cuenta de que la mayoría de los vendedores eran meros ocupantes de terrenos y dijo.” Ah, yo sería un tonto si les pagara a estos hombres por tierras que no son legales! Hare lo mismo que ellos en algún lugar lejano.” “Si quieres tener un zoológico acá, deberías comprar un terreno, ya que a la hora de pedir permisos, se fijaran en si el lugar es legalmente tuyo.” Dijo Diana, temerosa de que Ultor hiciera una mala decisión. Comprare cuando vea los resultados de nuestros intentos por empollar huevos.” Sonrió Ultor, acariciando a su mujer sintética… Dos días después, aparcaron el Flier en un buen Estacionamiento vigilado, ya que la delincuencia había llegado con los turistas, y Ultor salió con Diana a cenar y bailar en un afamado Restaurante de Oredloro. Pasearon luego por la ciudad, y Ultor notaba muchos cambios habidos durante su ausencia. Termino entrando a un lugar de esparcimiento, en el cual se sentaron a una mesa, a beber algo. 415

“Noto todo cambiado! Hasta la gente se viste diferente.”- Dijo Ultor a su amada. “Es la moda “globo”! Un vestido de una pieza sin mangas, muy amplio, que cubre desde el cuello hasta las pantorrillas! Así, nadie puede robarte nada con él puesto! Puedes usarlo con ropa por debajo, o sin nada! Es una tela ultra liviana que no pesa más de trescientos gramos, y viene en todos los colores: lo bueno es que es irrompible: ni una navaja logrará hacerle un piquete! Los robos “a la carrera” acabaron con la llegada de esta moda!”- Dijo Diana, besándole. Un hombre alto y de unos cincuenta y cuatro años se acercó a ellos y dijo:” Es Ud. el famoso productor Ultor? Su figura apareció esta tarde en las noticias, como llegando al planeta.”“Quién es Ud., Señor?”- Preguntó Diana, poniéndose en guardia. “Permítame presentarme, dama y caballero: soy Vermouten, escritor y novelista! He visto sus producciones y desde ya me declaro su más ferviente admirador! La película que más me ha impactado fue “Traición en Draco”! Por supuesto, no es mérito mío tenerla por una obra maestra, ya que fue nombrada así por la crítica de cine.”- Dijo Jules Vermouten. “Acompáñenos a la mesa. Algún trago en especial?”- Invitó Ultor, viendo que la charla iba a durar bastante. “Gracias por su ofrecimiento! Pero acabo de cenar. Acepto, eso si, su invitación a compartir puntos de vista. A propósito, traen alguna película hecha “allá afuera?”- Preguntó Jules Vermouten, indicando con su mano al cielo raso. “Así es! Y espero que obtenga la buena acogida que el público de Spoon V – II le dio.”- Comunicó Ultor. “Magnífico! Y veremos esa película pronto?”- Inquirió Vermouten. “Muy pronto!”- Replicó Diana, quien sabía que Gretchen ya había pedido citas de negocios con los distribuidores de películas, y esperaba respuestas de ellos. “Y su título es…?” “Días en Spoon 5 – 2.”- Y es un tema en el que se ve envuelto una pareja de turistas en ese planeta, y se aprovechó para mostrar todo lo de curioso que ese gran lugar tiene.”- Dijo Diana. “Ah, muy bien pensado, por cierto. Yo, como escritor, tengo varios argumentos para desarrollar en películas holográficas! Quedaría muy agradecido si Uds. tuvieran a bien leer esos libretos y me hicieran una que otra indicación, si fueran tan generosos. Están a la venta, y le digo esto, además: los vendo baratos.”- Dijo Jules Vermouten, expectante. “Podremos leerlos, por supuesto. Pero no le prometemos nada! Actualmente estamos interesados en otro proyecto: un zoológico.”- informó Ultor. La mirada esperanzada de Vermouten no se apagó y dijo:” Quien ha sido un magnifico productor de películas lo seguirá siendo siempre! Y le agradezco su tiempo. He aquí una píldora de memoria con mis novelas: espero que le gusten. Ahí está también mi dirección particular, por si gusta visitarme.”“Por supuesto.”- Dijo Ultor. “Bien, buenas noches! Debo irme!”- Y el escritor se alejó a grandes pasos… “De veras, podrías hacer más películas! Ha sido un buen negocio.”- Dijo Diana. 417 “Veremos que ideas proyectan sus escritos! Si son posibles de llevarse al holograma, tanto mejor!”- Aseguró Ultor. Tras irse de allí, pasearon por la plaza mayor, llena de estatuas y fuentes de agua; policías drones vigilaban el entorno; otras esferas visores volaban por sobre los árboles, calles y pasajes- aun así, se decía que los asaltantes y ladrones se salían con la suya en un treinta por ciento. Regresaron al Flier, y allí el doctor AB 631 les dijo:” He recibido varias respuestas de los Señores distribuidores de películas! He aquí una lista de ellos!- y en una pantalla se podían leer esos nombres.

“El gerente Mecobar! Veo que aún te recuerdan! Pero piden ver primero que nada tu película DIAS EN SPOON V – II “- Dijo Gretchen. “Es lógico! El tiempo no pasa en balde y puede que haya perdido mi magia! “- Se expresó Ultor, bostezando. “Estas cansado! Vayamos a dormir!” –Pidió Diana, y pronto el dormía entre sus brazos… Gretchen respondió a los mensajes, indicando que la proyección la haría ella en persona y el lugar mejor para hacerlo sería en los estudios de cada Distribuidor… Las respuestas le llegaron minutos después, dando la aceptación y pidiendo confirmación para día y hora del evento. Gretchen aceptó, sonriente. Después de hacer eso, leyó los escritos de Jules Vermouten y los hallo totalmente aceptables. El contenido de la píldora de memoria era un cuento escrito, que transcribimos aquí:

CAPITULO 14. LUCHAS PROGRAMADAS
Por Jules Vermouten. Prologo. “Estas luchas fueron producidas hace ya algunos años en el planeta Veregunden, ciudad Cosmopol. Capítulo 1. Foxol Dulunbentor, de veintisiete años, reo por robo a mano armada en contra de un Flier Vagón de la Empresa de transportes de valores “Subillo”. Condenado a quince años de prisión, miró al alcaide y respondió:” Y que garantía tengo yo de que Uds. cumplan lo prometido? Me declare culpable hace ya tres años, por insinuación de mi abogado, y en vez de menos tiempo me la aumentaron a quince años! Cómo puedo confiar en nadie ahora?” El Alcaide Rutorfo Malespin rio, y su mofletuda cara se estremecía al hacerlo- era un hombre gordo, feliz de asistir a numerosas comidas gratis todos los meses. Su ayudante, Vinegroz, replicó por él:” No te queda otra, 2922! De no aceptar participar en ese juego, sabes que no habrá otra oportunidad para ti!” Foxol Dulunbentor apretó los labios un instante y luego dijo:” Acepto! No me queda otra! Pero pobres de Uds. si me engañan!” “Amenazas al alcaide? Cuida tu lengua, perro!”- Vociferó el oficial de gendarmería Vinegroz, dando un golpe con su luma en una pata de la mesa. Para rubricar el acuerdo, 2922 Foxol Dulunbentor puso su índice en el botón rojo del identificador de reos, y así el contrato electrónico quedo debidamente firmado y legalizado. Lo hizo sin leer lo escrito allí: pero si lo hubiera leído, habría sabido que el premio por ganar seria de trescientos mil sopes, que según ese Contrato leonino, “donaba” al alcaide Rutorfo Malespin y, en caso de fallecimiento del concursante, el mismo personero quedaba como único heredero del Seguro de Vida que el programa tomaba a él y todos aquellos que compitieran en el “AREA COLISEO”. Foxol fue devuelto a su celda, adonde le llevaron un mini hológrafo, con las bases del concurso, modos de batalla, plano del Laberinto y lugares en que podría ir hallando agua, comida, o armas. En su oficina, el Alcaide Rutorfo Malespin se dejó caer en su negro sillón reforzado, y el oficial Vinegroz entro a la oficina, cerró la puerta y se sentó en una incómoda silla, a un costado del pantagruélico escritorio de plástico café imitación madera de roble.

“Hecho! Si ese piojo gana, o si muere, igualmente me ganare una buena suma!”- Bufo el gordo Rutorfo Malespin. “Trescientos mil sopes si gana, y ciento setenta mil sopes de Seguro de Vida, si pierde.”- Dijo Vinegroz. “No eran doscientos mil del Seguro?” “Estoy descontando el sepelio.” “Ah! Ya me parecía raro! Hay que cuidar cada sope! Me está saliendo cara mi nueva casa en Dulutreco! Los materiales y el maestro me salen hasta en la sopa!”- Bufo Rutorfo Malespin, abriendo un cajón y sacando una caja metálica. “Su colección de instrumentos de escritura!”- Dijo , como un anuncio, el oficial Vinegroz. “Así es! Tengo mi primera pluma! La que gane en una rifa escolar! Y la ultima es esta! De plata pura! Un regalo de la familia de un reo agradecido…” “Que salió libre hace dos años.” “y que eran cuatro! Fue una buena cosa que tú le hablaras de rebaja de condena a sus familiares.”Recordó el alcaide Rutorfo Malespin. 421 “Y junto con esa pluma fuente venía algo más!”- Dijo el oficial Vinegroz. “No me lo recuerdes! Gaste todo en una semana de compras! Pero mi casa será una joya, ya verás! Con este Contrato firmado, ya puedo decir que me mudare pronto a ese palacio!”- Y el Alcaide reía entre dientes, feliz de sentirse astuto. En su celda, Foxol veía las escenas de peleas, y el modo de sobrevivir en esas competiciones: éstas incluían luchas, carreras y la búsqueda de objetos para ayudarse a ganar… Dos horas después, el oficial Vinegroz se acercó a su celda, diciendo:”- Y, ya viste todo lo que tenías que ver, o quieres más?” “Creo que ya vi lo suficiente! Pero mi estado físico debe mejorar! Debo poder hacer ejercicios antes de irme a meter al Concurso!”- Alegó el reo 2922. “Veré qué puedo conseguir con el Alcaide! Tienes ocho días para ponerte en forma.”- Replicó Vinegroz , alejándose por el pasillo. Poco después, otros gendarmes le llevaron al patio de la cárcel, en donde Foxol comenzó a trotar alrededor del perímetro, hasta caer al suelo, muy cansado. “Ya, párate! A descansar a tu celda!”- Le dijo uno de los gendarmes, y le escoltaron a su celda, en donde se tendió en el jergón, transpirando por el ejercicio. Repitió igual formula todos los días, hasta que llegó el momento de presentarse al Concurso: allí llegó con su escolta de gendarmes, para competir y ser filmado holográficamente, para placer visual de todos los abonados al Canal de la Competición. La ley en Veregunden permitía a los reos el tratar de obtener la libertad a través de concursos muy peligrosos, y así proveer de voluntarios a esos espectáculos de GORE, o sangrientos. Ya dentro del Laberinto, una voz dijo, a través de un parlante:” Primera prueba: lucha contra los Asaltantes Blancos!” Y el corredor desembocaba en una sala oscura, pero pronto luces estroboscópicas empezaron a dar sus relámpagos intermitentes y vio Foxol Dulunbentor un bastón en el centro de la sala. La voz del encargado del espectáculo resonó desde un parlante, diciendo:”- Coge la barra y defiéndete!” Foxol Dulunbentor corrió hacia el bastón, pero aparecieron dos hombres de blanco- sus rostros cubiertos con capuchas, y le dieron en el pecho y espalda, botándole al suelo con dolor. Se puso en pie: veía a los dos atacantes, que se habían retirado hacia los muros, y esperaban por su segundo movimiento… en vez de volver a tratar de coger el bastón, Foxol Dulunbentor corrió

hacia uno de ellos, y aunque logro coger al hombre por el cuello, el otro le dio un bastonazo en la cabeza, que le hinco de rodillas en el suelo- otra vez los dos hombres se alejaron, esperando. Se puso de pie , pensando en que sus tácticas hasta entonces habían fallado, y por ello dio en correr en círculos, para así acerarse al bastón, que le esperaba al centro de la pieza, y que se iluminaba cada vez que las luces se encendían acompasadamente. Recibió docenas de golpes antes de lograr coger ese bastón: ahora se sentía más seguro con él en la mano, y sin dejar de correr, fue atinando golpes 423 Hasta que dio en plena cara a uno de sus contrincantes, que cayó al suelo aullando de dolor. Cogió Foxol el bastón caído desde las manos de ese hombre, pero en ese momento recibió un fuerte golpe en las costillas, que le dejo sin habla. _Sintió la risa de su atacante, quien se puso frente a él, levantando su bastón para dejarlo caer sobre su cabeza, pero Foxol fue más rápido y golpeo con los dos bastones la zona erógena del hombre. Este dio un terrible aullido y cayó al suelo, pataleando… Foxol sentía su cuerpo apaleado y con la furia que le estaba consumiendo, golpeó a los caídos por turno, hasta que se le cayeron los bastones al suelo. Se encendieron las otras luces con que la pieza contaba, y la voz desde el parlante dijo: “Bien hecho, 2922! Has pasado la primera prueba! Tendrás una hora de plazo para prepararte para tu nuevo desafío!” Y varios guardias, con bastones electrónicos, le guiaron fuera y hasta una Enfermería. Allí dos mujeres curaron sus heridas y le dejaron reposar en la camilla. La hora de descanso se le hizo poca; vio a los guardias, que volvieron a llevarle al pasillo y enfrentar la misma sala en que había estado recibiendo tantos bastonazos. El locutor dijo:” Te defenderás de hombres con espadas; pero no estarás inerme! Hay dos cuchillos para ti.” Y por ello, un guardia se aproximó con una caja negra de un metro de largo, dejándola a sus pies; se agachó Foxol y abriendo la tapa pudo ver que allí había dos cuchillos de ancha hoja, con filo por un lado y tipo serrucho por el otro. Los guardias le pusieron dos hombreras con forma de globo en cada brazo, que le protegerían hasta más abajo del codo. “Cuando las luces parpadeen, tú entrarás a esa sala! Buena suerte, 2922!”- Dijo el locutor, y ya nada más se podía escuchar allí, pero por supuesto y para el público, el locutor seguiría hablando y narrando las peripecias del combate. 424 Entró Foxol a la sala- las luces se prendían y apagaban.- adonde no había habido nadie, de repente aparecieron dos guerreros: llevaban vistosos cascos, hombreras metálicas y en el pecho un disco plateado, que les protegía el corazón, pulmones y vísceras. “Yiaa!”- Grito uno, blandiendo una espada, y atacó. Los cuchillos paraban los golpes, pero el espadachín podía alejarse mucho más que Foxol, ya que sus cuchillos median solo cuarenta centímetros de largo. Giraban como danzarines, y el entrechocar de los aceros sacaba chispas, visibles en los lapsos de oscuridad. Foxol paro un golpe y con su otro puñal dio feroz corte en la pierna de su adversario, que dio un grito, soltando su espada. Foxol esquivo un ataque directo del otro espadachín, y cogió la caída espada-. Con un movimiento en redondo, cogió desprevenido al que estaba cerca, y le corto un pie, que quedó colgando de los cinturones que sujetaban el calzado- caía al suelo, cuando el otro contrincante dio de lleno en el rosto a Foxol, lanzándole a un rincón. 425

Medio aturdido, Foxol espero la estocada final, pero el segundo guerrero le buscaba con la vista y no conseguía verle aun. Aprovechó esto, para saltar sobre él, cuchillo en mano: se lo enterró en la espalda, cayendo ambos al suelo. Volvió a enterrar ese cuchillo en la espalda, retorciéndolo- Foxol sentía pegajoso el mango del arma y era por la sangre que salía de las heridas: el guerrero ya no se movía. Se encendieron las luces, y dos guardias se llevaron a sus contrincantes. Otros llevaron a Foxol a la Enfermería. A las dos mujeres se les agrego un hombre, quien ayudo a restañar los cortes en el cuerpo de Foxol, y tras sacar sus hombreras de protección, le dijo:” Ya dista prueba de valor! Mejor retírate! Lo que has pasado no es nada con lo que sigue en el Programa!” Foxol denegó con la cabeza, enojándose: ningún doctor le iba a decir a él qué hacer, ahora que iba ganando!” Descanso allí dos horas y entraron los guardias nuevamente; les siguió hacia el pasillo: le dolía todo el cuerpo y parecía estar en medio de un sueño. La voz del locutor llegó otra vez a sus oídos, diciendo:” Ahora cogerás un arma que hay en un costado de la sala. Se abrirá una puerta y debes salir por ella. Cuidado con detenerte! La rapidez podrá salvarte!” Entro Foxol a la sala, y a pesar de las luces cambiantes, logro divisar un sable, apoyado contra el muro de la derecha. Al tomarlo, éste cortó un delgado cable, y una puertecilla se abrió de inmediato: muchos gordos insectos entraron por allí: tenían largas pinzas, puntudos hocicos, y mucha hambre de carne. Varios corrieron al sentir olor a carne y transpiración, que provenían de Foxol Este salió de allí corriendo, y dando golpes a esos insectos, que trataban de sacarle pedazos. Dos de ellos lo consiguieron, y al seguir Foxol por el corredor que se había abierto al otro extremo, iba dejando un reguero de sangre, roja y caliente, que esos insectos chupaban con fruición. Foxol corría ahora por el pasillo, y los insectos quedaron atrás; al dar una curva, se enfrentó a una serpiente, que siseo ominosamente: era de color verde en eu lomo y plateada por su parte inferior: media, al menos, tres metros de largo. No había modo de pasar por su lado, y daba coletazos, iracunda. Foxol dio varios golpes con la cimitarra y logro cortarle la cola: esto hizo que la bestia saltara lateralmente en el aire: los insectos carnívoros llegaban al lugar y Foxol debía luchar con todos ellos. La culebra dejo caer su cabeza y los insectos se cebaron en su sangre, mientras el hombre salía de allí a toda carrera: entro a la siguiente sala, la cual tenía una alta temperatura. La puerta por la que había recién pasado se cerró y ahí quedó atrapado Foxol. T Tras unos segundos, se dio cuenta de que no lograría resistir mucho tiempo en esas condiciones, y comenzó a golpear en los muros con el arma, hasta que un panel cedió, entrando por ahí una fresca corriente de aire: agrando el agujero a mandobles, sintiendo quemarse su brazo al roce con el aire ardiente. 427 Se lanzó por la abertura y cayo a un tanque de aguas oscuras. El alivio en su carne fue instantáneo; vio una escalerilla en un extremo y camino hacia allá con el agua a la cintura. De pronto notó protuberancias en el suelo. Un tentáculo se elevó a su lado y luego otros. Frente a si vio alzarse una cabezota negra con un solo ojo, y el resplandor amarillento de su hocico corneo de un pulpo monstruoso. Salto hacia arriba y dejo caer la cimitarra sobre esa cabeza, que estallo en un líquido verde y viscoso, que se esparció por el agua, mientras a su alrededor caían los gruesos tentáculos , levantando olas. Salió de allí escaldado y resbaloso; la cimitarra resbalo de su mano y se hundió hasta el fondo del estanque.

Foxol se tendió en el suelo, ya fuera de la piscina, esperando no ser atacado por otra alimaña, cuando una voz, proveniente de un parlante ubicado en una muralla, decía:” Bravo, 2922°! Has logrado pasar res pruebas más! Irás a descansar por ahora! Mañana proseguirán ls pruebas en nuestro programa de concursos!” “Cuantas pruebas más faltan para el final?”- Pregunto Foxol, pero del parlante no obtuvo la respuesta, ni tampoco de las bocas de los guardias que le sacaron de allí y que lo guiaron hasta la Enfermería. Las enfermeras le curaron las heridas, aplicaron cremas, pero no respondieron a sus preguntas. Le indicaron que debía descansar en esa camilla. Fosol así lo hizo, porque se sentía muy adolorido. Horas después despertó y hallándose aun allí, se sentó en la camilla, viendo que estaba solo. Camino hasta la puerta, la cual estaba cerrada por fuera. Se devolvió a la camilla: si bien podía ir y venir por la pieza, no podía salir de ella, pues no tenia ventanas por las que saltar. Se recostó nuevamente, decepcionado por lo que le estaba pasando. Al amanecer, las dos enfermeras llegaron con el mismo hombre que le hablara antes: éste venía con el ceño fruncido, y si bien no le respondió pregunta alguna, un rato después se acercó y le dijo en un susurro:” Te llevaran al bosque: allí te trataran de matar diez guerreros, que estarán bien camuflados. No huyas: enfréntalos. Huir es imposible!” Y se alejó, sin decir más. Foxol se inquietó sobremanera: diez hombres armados, entrenados y con ganas de matarle no eran ninguna buena noticia. Se preguntó si le darían de comer antes de partir: cuando le sacaron y le metieron en un vagón Flier, tuvo la respuesta. El vehículo avanzo rápidamente por sobre los techos de las construcciones de la ciudad de Cosmopol y en contados minutos llegaban a un estudio de filmación de trescientas hectáreas , con pantanos, bosques, puentes, estanques de agua y todo lo necesario en los tres grandes edificios que albergaban bodegas que recreaban lugares tanto inhóspitos como de gran agrado y belleza. Pero no era a los pabellones bellos a lso que llevaban a Foxol. Era a los bosques y pedregales. “Ahora, a correr en línea recta! “- Le dijeron a través de parlantes. “Si no te alejas de la recta, 429 Llegarás a un muro de piedra, debes subirlo, llegar arriba, correr a cualquiera de los extremos, en donde terminará tu concurso en este programa. Buena suerte.” “Maldito!”- Gritó Foxol, y comenzó a correr por un pedregal: más allá había un foso y un bosque al fondo. Antes de llegar al foso, una jauría de toquisaurios le salió al paso y debió correr por el borde para evitarles; recibió varias mordidas antes de lanzarse al foso. Contrariamente a lo que había supuesto, el fono no tenía gran caudal de agua y más bien era un lodazal, en el que casi queda sepultado: arrastrándose por su superficie llego al costado opuesto y ya los toquisaurios venían por sobre el barro hacia él. Corrió, resbalándose por el lodo pegado a su calzado y se adentró en el bosque, corrió en zigzag: pronto perdió a sus perseguidores, aunque oía distintamente sus chillidos. Cogió una rama, quebrándola y la blandió como garrote, preparándose para lo que posiblemente le tenían preparado. Vio a dos drones volar con cámaras, filmándole: se movían como luciérnagas, buscando siempre nuevos ángulos. Entre dos árboles vio a una figura de un hombre armado con una espada recta; éste le cerró el paso. Se acercó a él, dispuesto a luchar: el espadachín dio el primer golpe, que paró con el garrote, del cual le quedó solo un trozo en la mano: se lo arrojó al hombre, el cual seguía riéndose con una risa cavernosa, mientras movía su espada en molinete. 430

Foxol vio venir a los toquisaurios por un costado, y corrió en diagonal tratando de alejarse: el hombre, siempre riendo, le perseguía, sin darse cuenta de que también él era perseguido… Los toquisaurios salgaron sobre el espadachín, quien dio un grito y comenzó a pegarles con su filosa espada, momentos que aprovecho Foxol para correr nuevamente en la dirección correcta. Llego al muro y escalo trabajosamente hasta llegar a la cima, veinte metros más arriba; luego se esforzó en avanzar por su delgado grosor, que en algunas partes era de menos de diez centímetros, obligándole a avanzar a horcajadas. Al llegar a su extremo, que tenía una base circular, se detuvo, expectante. Desde el horizonte, además de los drones voladores que siempre anduvieron cerca, llegaron varios Flier de la productora de holografías y hasta con música subieron a Foxol a bordo de uno de sus vehículos, para llevarle de regreso al estudio central. En viaje, una enfermera le limpio y curo heridas viejas y nuevas; ya en el edificio central, pudo tomar una ducha de agua caliente y jabón; nuevas ropas le fueron dadas y con grupos de caras sonrientes, se enfrentó con el mismo locutor que había estado monitoreando y alentando su penoso y doloroso avance. “he aquí al ganador del Concurso Busque su Libertad! Reo 2922: ahora exonerado del resto de su condena y desde ahora Don Foxol Dulubentor!” Se le sacaron las pulseras de la cárcel: aquellas que indicaban a cada momento adonde se encontraba y se le regalo una maleta conteniendo calzado, ropa y algo de dinero. Tras hacer un gesto de despedida, Foxol fue guiado hasta la calle, y dejado ahí aspiro el aire de la noche: era libre al fin! Fin”. Gretchen dijo a Ultor:” Es un tema fácil de filmar. Yo le agregaría algunos tramos románticos, o las mujeres se rehusaran a ver la holografía. Un enamoramiento mutuo con una enfermera, la muerte de un compañero y ya mejoraría bastante.” “Cómprale el derecho de autor al escritor y de ahí en adelante empezaremos a planear como hacer una película.”- Pidió Ultor, y Gretchen hablo por el aparato de comunicaciones holográficas con el Sr. Jules Vermouten. “Nos interesa su guión: el Sr. Ultor quiere comprarle los derechos de autor de su cuento “Luchas Programadas”.- Afirmó Gretchen. “”Ah, muy bien! Pido trece mil sopes por el derecho de autor!”- Dijo Vermouten, alegrándose. “Pase a las trece horas por la dirección que aparece en su aparato de holografías, y finiquitaremos la compra.”- Dijo Gretchen. “Ya veo! Perfecto, allí estaré!”- Dijo el escritor, tomando nota de la dirección, que estaba apareciendo en su hológrafo, por manipulación de Gretchen. Ultor leyó el guion ese día y dijo.” Es bien corto el guion como para durar una hora cincuenta minutos! Vamos a tener que agregarle mucho.” Gretchen demoro dos días en poner el guion a nombre de Ultor, y dijo:” Creo que podríamos agrégale las escenas de captura de los huevos de dinosaurio! Como que el protagonista era un zoólogo antes de caer en la cárcel. “ “Haz lo que sea mejor! Mañana iremos a recolectar huevos para nuestra granja.”- Dijo Ultor. 432 “Sera una operación riesgosa: quizás fuera bueno contratar algunos Asistentes extra.”- Opinó Gretchen. “Qué va a ser peligroso! Lo haremos nosotros mismos!”- Se rio Ultor, sentado en la cabina de mandos.

CAPITULO 15. EL ZOOLOGICO DE ULTOR.
Se dirigieron al norte: apenas unos cientos de kilómetros de Oredloro, y ya no se veían ni casas ni chacras. Era la orden de la monarquía en Knapp: no poblar los campos, para dejar a los dinosaurios la libertad del territorio. Tampoco se aceptaban ya expediciones de caza; si bien no detenían a nadie en el terreno, sí lo vigilaban desde satélites: el precio de la multa era para dejar en la ruina al más poderoso, en tanto que si el cazador era de escasez de recursos, sus sueldos eran recortados de por vida y su existencia pasaba a ser la de un verdadero esclavo. Bajaron cerca del rio Abu; no hicieron gran cosa excepto buscar huevos. Según sus Asistentes, la ley del monarca nada decía de llevarse huevos de dinosaurio. Y aprovechando ese lapsus en la preservación de las especies dinosáuridas, Ultor podía hacer negocios sin problemas. No fue poco lo que hallaron: habían huevos de Fulengia, Datuosaurio, Diracodon, Licorinos, Griposaurio y Pokilopleuron. “Una lista nada despreciable, verdad?”- Preguntó Ultor, y Diana repuso:” Y en solo escasos centenares de metros!” “Dime cuanto duraran los embriones?”- Pidió Ultor. Gretchen dijo:”- La duración del viaje es menor a la duración del embrión congelado. Pero 433 Vamos a necesitar animales que deberán recibir los embriones para nutrirlos.” Diana le acarició el rostro a Ultor, diciendo: “Los embriones son recolectados en una solución salina buffer fosfato suplementada con un uno por ciento de suero o en cero punto uno por ciento de albumina sérica. Luego de localizados, se los coloca en albumina sérica PBSS con un porcentaje mayor de suero, al diez por ciento o al veinte por ciento, o albumina al cuatro por ciento. Permanecerán en este medio a la temperatura de veinte a veinticinco grados centígrados hasta la siguiente manipulación. En nuestro caso, los embriones deberán ser mantenidos a menos ciento noventa y seis grados centígrados y pueden durar más de doscientos años. Hay que recolectar y apresurarse en congelar , y me refiero a horas: más de tres horas de demora, la viabilidad embrionaria disminuye mucho.” “Es decir, hay que irlos llevando de inmediato a laboratorio y luego a enfriar!” “Congelar.”- Corrigió Diana, riéndose. “Y hay que deshidratarlos parcialmente antes de la congelación a fin de evitar la formación de cristales que lesionan los blastómeros.” – Dijo Gretchen. “Y hay mucho trabajo que hacer, según Uds. me dicen!”- Se alarmó Ultor. “Evidente que deberemos usar crioprotectores. Permeables como el glicerol, dimetilsulfoxido (DMSO), 1-2 propanodiol, etanol, y otros alcoholes.”- Dijo Diana. “Y otros crioprotectores impermeables tales como polivinilpirrolidona (PVP), sucrosa, glucosa, y otros azucares.”- Agregó Gretchen, asustando más al pobre Ultor, quien de esto era totalmente ignorante, pero se repuso y dijo:”- Veo que tendré que preguntar si tenemos tamaño laboratorio!” “No lo tenemos!”- Dijo la voz del Dr. AB 631, desde una pantalla parlante, ubicada en el muro izquierdo de la cabina de mandos. 434 “Y ahora me lo dicen, que estamos aquí!”- Se enfadó Ultor. “No se enoje, Sr. Ultor! Aquí llegamos a buscar huevos! Los llevaremos en la nave hasta Oredloro: allí haremos la extracción de embriones! Y el posterior congelamiento!”- Avisó el Dr. AB 631.

Diana dijo:” El huevo consta de cáscara, membranas, envoltura vitelina, saco aéreo, Calaza, albumina, vitelo. Se comienza el desarrollo con la formación de un surco vertical en el blastodisco; el segundo surco se cruza perpendicular con el primer surco, luego se sigue fragmentando y al final se forman muchas células, de ahí sigue esto y se forma la blástula y el blastocele. Sigue con la gastrulación, la nerula, nudo de Hensen, pliegues neurales, placa, cordón neural, aparecen los somitas y se van diferenciando los órganos del cuerpo.” Ultor se sobó la barbilla y dijo:” Y qué tal si incubamos los huevos, criamos a los ejemplares durante el vuelo y al llegar a Spoon V II ya los tenemos andando?” Gretchen se rio, y Diana dijo:” Criar dinosaurios en vuelo? En veintiún días se nos nacen los ejemplares; en un mes ya tendrían un tamaño de metro y medio de largo; a los tres meses serian de cuatro metros los ejemplares de especies grandes, y en seis meses ya no cabrían por la esclusa mayor!”- Anuncio Diana, sonriendo. “O sea, es inviable!”- Dijo Ultor, echándose para atrás en su sillón. “Claro. Lo que tenemos que hacer es conseguir embarcar los embriones congelados y viajar.”Comentó Gretchen. 435 Ultor las miro, diciendo:” Y que tal esta otra idea: los dejamos nacer acá, y luego de dos o tres semanas los metemos a las capsulas de hibernación?” “habría que modificarlas.”- Comentó Gretchen. “Es algo que podemos hacer.”- Dijo el Dr. AB 631, desde la pantalla en el muro. “”Y a cuántos podríamos llevarnos de ese modo?”- Preguntó Ultor. “Tenemos dieciséis capsulas de hibernación.”- Comentó Gretchen. “El doble sería mejor. Treinta y dos ejemplares machos y hembras, para que procreen allá en Spoon V II.”- Comentó Ultor. “Consultare por cámaras de hibernación para animales! Son menos complicadas y menos costosas que las construidas para llevar personas.”- Dijo Gretchen, dedicándose a buscar datos en el aparato holográfico. Diana dijo:” Sera importante mantener el navío bien esterilizado. Sellar el lugar en que llevemos la carga animal.” “Ojala no me salga muy caro!”- Dijo Ultor, y para su contentamiento, las capsulas de hibernación para cien animales costaba trescientos cuarenta y cinco mil sopes, y el sistema de esterilizado y aireación a pruebas de gérmenes sólo ciento veinte mil sopes. Ultor anoto estos gastos en su libreta y allí estuvo anotando, después, todo lo que se invertía en su nuevo proyecto: el gran zoológico de los dinosaurios! Estos trabajos tomaron un mes: luego Gretchen dijo:” Iremos nido a nido! Los retiraremos, los desinfectaremos y los congelaremos en las capsulas!” “Tendremos a más de cien dinosaurios vivos, si todo sale bien!”- Expresó Ultor. Volvieron a la selva y aterrizaron en un lugar boscoso- era posible hacerlo, dada la pequeña dimensión del Flier plateado. “Estamos a ochocientos metros del lugar anterior!”- Informó Diana, mirando los instrumentos. “Iremos a por los huevos!”- Anuncio Gretchen, y junto al doctor, salieron por la esclusa; Diana se quedó en el sector de desinfección, y Ultor cerca de la esclusa, que cerró para evitar la entrada de insectos voladores, pero siempre viendo hacia fuera por una lucerna: bosque poblado de grandes árboles, helechos gigantes y ya teñido de sombras, pues se acercaba la noche. Gretchen y el doctor avanzaban de prisa, tratando de no quebrar ninguna rama con sus calzados, y aprovechando troncos caídos para caminar por sobre ellos, a fin de no meter ruido. De pronto, ella se detuvo y el doctor vio a un Dolicosuco, detenido entre dos árboles: parecía otro árbol más,

rugoso y verde, pero su cabeza se movía lentamente de un lado a otro, tratando de captar sonidos o imágenes. Estaba cazando. Gretchen dijo, por radio:” Doctor, no podemos seguir adelante! Giraremos por detrás de este bruto y siempre alerta por si vemos algún nido.” 437 Así lo hicieron, y a poco andar hallaron seis huevos de Licorinos recién puestos. “Con calma! La hembra debe haberse ido al rio a beber, tras haberlos puesto!”- Dijo el Dr. AB 631, y con mucho cuidado cogieron cinco de ellos- en homenaje a la hembra, no le sacaron todos, para no dejarla, según había dicho Diana, “colapsada de dolor”; guardaron los demás en bolsos especiales que portaban para el traslado. Y es que se sabía, por estudios ya de larga data, que las hembras, al perder sus huevos, pasaban largas temporadas guardando “luto”, en forma de no permitir ser inseminadas en sus épocas de celo. Volvieron a la nave de inmediato, cruzándose en el camino con Coelophysis, que les quedaron viendo, pero al no percibir olor orgánico alguno, se alejaron lanzando sus peculiares chirridos. Ya en la nave, depositaron los cinco huevos de Licorinos en la congeladora y Diana enseño el procedimiento a Ultor, que quería ir aprendiendo el arte del traslado de huevos congelados de un lugar a otro. Volvieron a salir y esta vez no hallaron al temible Dolicosuco en su camino; llegaron hasta la ribera del rio, y vieron a un grupo de grandes Talaruros abrevando. “Enormes animales! Quizás tengan un nido cerca!”- Comentó el Dr. AB 631, y hacia allá se fueron, pero manteniendo doscientos metros de distancia a la orilla del rio Abu. Cuando pasaban por una fronda de helechos, Gretchen lanzó una exclamación, diciendo:” Huevos de Hepstasteornio, que es un pequeño carnívoro bípedo!” Se aproximaron el Dr. AB631 y la bella Gretchen, y miraron el hallazgo: ocho huevos muy redondos , de caparazón rugosa y de color marrón. “Son huevos de Hepstasteornio, a no dudar! Seis días desde que han sido puestos, según veo. Espero que la madre no ande cerca. Los Hepstasteornio son muy celosos de su territorio, y más si nos ven aquí, cerca del nido.” – Decía el Doctor AB 631, agachado ya y cogiendo uno. Pesaban trescientos gramos cada uno y otra vez dejaron un huevo para no cortar el proceso natural de crecimiento de la fauna animal, y por supuesto, para no estresar a la madre Hepstasteornio… si era esto posible. Caminaban sigilosamente con su tesoro de ovoides, cuando se detuvieron, al ver un insecto de un metro de ala, volando entre los árboles. Sus alas eran tornasoladas y su cuerpo de un verde brillante con franjas negras. Una vez se hubo ido, los dos Sintéticos prosiguieron su camino, comentando:” Un zoológico de insectos vivos! Sería una exquisita labor y un buen espectáculo.” “Sí, doctor, pero requeriría mucho trabajo mantener en salud las pupas! Ya la hora del apareamiento, cientos de malas cosas generalmente ocurren, que hacen perder el noventa por ciento de las crías!”- Dijo Gretchen. “Ah, pero en un recinto cerrado, las cosas serían más asequibles de lograr! Campos de fuerza, o barreras de vidrio (que son más baratas), mantendrían a los especímenes sin posibilidad de escapar! O de ser contaminados por exo-atmósferas”.- Adujo el doctor AB 631. Dejaron los huevos en el congelador, y volvieron a la jungla. Ya era de noche y las grandes bestias herbívoras se habían retirado del agua y formaban grupos para pasar la noche. 439

Hallaron pequeños huevos de Coelophysis entre las hojas de acanto, y las pusieron dentro de dos cajas para huevos; sumaban doce. Como aun no completaban la capacidad de carga, siguieron caminando; escucharon el primer pavoroso rugido de un Tericinosaurio, carnicero del bosque, y de sus semejantes; para cualquier ser vegetariano o para un mamífero, ese bramido mezcla de ira y odio le habría clavado las patas (o pies) en el suelo por varios segundos; tal cosa no ocurría con los dos sintéticos, que en vez de sentir temor, analizaban la distancia del objeto productor con mucha certidumbre. “Un kilómetro, dirección nor –noroeste; diría que es un Tericinosaurio o un jiangjungmiaosaurio.”Comentó el Dr. AB 631. “Creo que es un Tericinosaurio.”- Dijo Gretchen. “Definitivamente un Tericinosaurio, viejo y de ocho metros de altura.”- Opinó ahora el doctor, pues el animal había vuelto a dar un bramido. Evitaron ir en esa dirección, y pronto vieron un solitario huevo de ophisthocoelicaudia de ochenta centímetros de alto, veintidós centímetros de ancho en su parte media, y reposando de costado. Gretchen lo tomo en sus manos y dijo.” Dos kilos diez gramos.” “Debe llevar aquí al menos quince días!”. Avisó el doctor AB 631. “O quizás veinte. Llevémoslo de urgencia a la nave! Debemos congelarlo de urgencia.”-Dijo Gretchen, caminando ya. “Don Ultor estará feliz de ver nuestro hallazgo!”- Afirmó el doctor. “Yo no sé por qué tú le sigues diciendo “Don” a Ultor! No te has fijado que ni Diana ni yo le tratamos de “Don”?”- Preguntó Gretchen. “Quizás sea porque nunca me he acostado con él.” Replicó el doctor, caminando a su lado. Gretchen y Diana (que oía por el sistema de radio emisiones) rieron de su salida; como sombras caminaron de regreso al Flier a través de la noche… Ultor trabajo junto a ellos en la refrigeración, escuchando lo que vieran en el bosque, gracias a sus ojos con capacidad de ver en el infrarrojo. “Este huevo de ophisthocoelicaudia estaba cubierto de ramitas y hojas; pronto estará listo para eclosionar, así es que es lo primero que estamos congelando.”- Dijo Gretchen, manipulando lo mencionado. “Los ophisthocoelicaudia son generalmente escasos y si como Uds. vieron, solo pone de a un huevo por vez. Se entiende su poca progenie actual, debido a eso.”- Dijo Diana, quien leía en su memoria positrónica. Al día siguiente, y para no despertar de su sueño a Ultor, solo salieron del Flier Gretchen y Diana; con cajas dispuestas a sus espaldas para empezar la recolección del día. Seres voladores aleteaban por sobre sus cabezas, algunos de ellos llevando alimañas para dar de comer a sus crías hambrientas; un arroyo que pasaba entre gruesos troncos de altos árboles, pastos y un arenal de doscientos metros de longitud, y varios kilómetros de largo, dividían las floresta den aquel sector: atravesando una arenal, bajaban por entre montículos de endurecida arena, y Diana se resbaló en una superficie más dura y lisa; observo aquello 441 Y descubrió un huevo semi enterrado en la arena, grande de un metro. Escarbaron a su alrededor, y entre las dos mujeres sintéticas lo trasladaron, paso a paso, hasta el lejano Flier, acción que habría dejado agotados a dos hombres, pero que a ellas solo le causaban placer por su deber cumplido. “Es enorme!”.- Dijo Ultor, al verlas en la labor de congelarlo. “Cómo supiste que estábamos aquí?”- Preguntó Diana, dándole su beso de los buenos días. “El Dr. AB 631 me aviso de su descubrimiento! Y, de qué especie se trata esta vez?”- Preguntó Ultor.

“No lo sabemos aún! Esta forma de huevo no está en nuestros archivos.” Aviso Diana. “Ah! Una especie exótica! La cuidaremos con toda clase de precauciones!”- Afirmó Ultor. En las siguientes expediciones siguieron sacando huevos de sus nidos hasta llegar a los cuatrocientos huevos en total. En ese momento Ultor decidió partir hacia Spoon V II. 441

CAPITULO 16 EL VIAJE de Knapp a Spoon V II.
El viaje se hizo nuevamente en seis meses y doce días; Gretchen y los otros dos Asistentes se encargaron de maniobrar el Flier ensu ruta, de reparar desperfectos y de aterrizar en Cuchor , ciudad en la que vivian menos gentes que en Aciol, pero que a la vez tenia un astropuerto y todas las comodidades de la época. Ademas, en las cercanías habían chacras y haciendas en que llevar adelante el proyecto. Despertado de su largo legargo, Ultor acepto la indicación de sus ayudantes, comprando en el sector Este dela ciudad de Cuchor (a treinta kilómetros de ella) un terreno de cien hectáreas, que comprendía un cerro boscoso. A los pies de este cerro se establecio Ultor, construyendo un edificio para albergar los futuros ejemplares de dinosaurio, en donde se dieron a la tarea de terminar la incubación de los huevos traídos desde tan lejos. El primer ser salido del cascaron fue un ejemplar de Licorinos, el cual debía ser amamantado con leche natural. Gretchen compró seis bisontes hembras con sus crías y de ellas se les dio el nutrimento diario. Pronto ya había una docena de Syntarsus y cuatro Pantydracos, y las eclosiones proseguían. En las bodegas tres y cuatro se fueron acumulando los ejemplares y al término del proceso, trescientos noventa y seis dinosaurios paraban sus colas, ante el regocijo de Ultor. Seis huevos no eclosionaron, aunque de ellos se sacaron los ejemplares y recuperados medicamente dos ejemplares, uno fue un Asanosaurus y el otro el único huevo de Ophisthocoelicaudia. Antes de que el lugar se hiciera poco, se construyó una bodega bastante grande y alta en que albergarles. El valor de esa propiedad era bajo, ya que era pedregoso y de pocas aguas, y costo seis millones de sopes, y aunque ya habían algunas construcciones básicas, estas quedaron prácticamente si ocupar. Ultor compro manadas de venados y bisontes, repartiéndolos entre los dinosaurios vegetarianos, a fin de entorpecer posibles fotos tomadas por el gobierno de Spoon V II desde el aire. Los carnívoros fueron colocados en cercados con forma de rectángulos, separados de uno en uno y con altos techos formados por ramas y hojas, ocultando sus figuras a posibles satélites espias. 2Es aquí mismo que haremos nuestro Zoológico! No anunciaremos a los dinosaurios como tales: mostraremos las fieras de este planeta, y también a nuestra fauna de Knapp.”- Dijo Ultor. Diana miro las techumbres y dijo: “Pero, amor, quien querrá venir de la ciudad a solo ver animales?” El doctor AB 631 comentó:” Hay que hacerles un lugar de encuentro, mesas y sillas en donde beban y se refresquen- en donde coman y se sientan contentos.”-

Gretchen dijo:” Hasta un hotel se podría ir construyendo paulatinamente, comenzar con un hotel sencillo, para pasar la noche, y aumentar su capacidad a medida del ingreso de las ganancias.”444 Ultor pensó, en ese momento, que era esto una gran aventura y agrego: “tendremos la exclusividad de estos animales! Nadie, ningún otro, podrá mostrarlos más que nosotros! Necesitaremos guardias, día y noche, y establos que se cierren por las noches- vehículos aéreos para patrullar el entorno: empleados!” Gasto tres millones de sopes más para implementar lo dicho en su forma básica; hizo cabañas para empleados, y Gretchen tramito y obtuvo permisos para la exposición de animales, venta de productos alimenticios, recuerdos y por orden de Ultor, ni una gota de alcohol iba a ser comercializado en su Zoológico. Tras un mes de avisos en los medios noticiosos, el vagón Flier del Zoológico Ultor comenzó a funcionar llevando por tres días totalmente gratis a la gente de la ciudad de Cuchor al lugar, aunque bebidas y comida debía ser pagada por los alegres y sorprendidos visitantes. Fue tan grande la excitación que los asistentes volvían a sus hogares comentando lo nunca antes visto, y creando en sus vecinos el deseo de ir también a ese lugar fantástico. Una Compañía de transportes se asoció al proyecto y sus naves amarillo y rojas llevaban un rio de clientes , que pagaban solo cincuenta sopes por el viaje, y cien por la entrada , con derecho a estarse todo el día allí, si ese era su gusto. Ultor llevo a tener ochenta empleados atendiendo y cuarenta vigilantes. Al único Flier de vigilancia se agregaron dos de turismo: los visitantes también podían ver los animales desde el aire y dar una vuelta por sobre los carnívoros, ubicados en una quebrada alambrada cercana a los establos de los vegetarianos. En tres años la empresa de Ultor se había transformado en un megaproyecto, que todo el mundo comentaba y admiraba. Loa animales, aclimatados allí sin problemas (porque su cuidado sanitario y dietario lo llevaba en forma estricta la bella Gretchen), se multiplicaban: los grandes carnívoros debieron ampliar su hábitat, para lo cual se ocupó un buen terreno después de ese lugar de la quebrada, construyéndose grandes y fuertes rejas de acero en rededor. Los visitantes podían verlos caminar sueltos en sus amplios terrenos: vehículos aéreos se estacionaban en el aire y desde sus ventanas admirados turistas miraban a los Coelophysis, Massospondylus, Sarcosaurus, Procompsognatus, Staurikosauros, Syntarsus, Chindosaurus devorando su comida tres veces al día. Esta comida era cazada por los mismos carnívoros y se trataba de venados, bisontes y caballos de la fauna nativa del planeta Cuchara V II. A los cinco años de haber comenzado con su Zoológico cercano a la ciudad de Cuchor, Ultor tenía en su cuenta bancaria ochocientos millones de sopes y más de trescientos cuarenta millones de sopes en infraestructura hotelera, rejas, vehículos y treinta y nueve personas sintéticas de su propiedad. Fue en ese quinto año, al finalizar la mejor temporada de su historia, que el Zoológico Ultor comenzó a recibir críticas condenatorias por parte de algunas empresas noticiosas , grupos ecologistas y gente envidiosa de su éxito. Fue tanto el clamor, que el rey Forzan, gobernante autocrático, determinó el cierre del lugar, por promover la crueldad en contra de los animales. Se refería, por cierto, a la “alimentación en vivo” que Ultor estaba proporcionando a sus bestias carnívoras- más de una mujer habíase desmayado al ver el espectáculo. A través de Lord Vessandi, Ultor consigue que permitan reabrir el zoológico, eliminando esas escenas al darle carne procesada a los carnívoros.

“El rey Forzan ha autorizado la reapertura, presionado por la mayoría de la gente, pero a la vez, preocupado porque se le puede criticar su indiferencia al dolor animal.”- dijo el Lord Vessandi. “Agradezco a vuestra Señoría este gran servicio prestado y permítame cooperar con estas botellas para su mesa.” Dijo Ultor, entregando tres docenas de botellas de licor al Lord Vessani, algunas de ellas con etiquetas grabadas sobre delgadas láminas de oro. El lord Vessani enarco sus cenas, algo desencantado con el regalo, pues la mejor botella de licor en Spoon V Ii no excedía los trescientos sopes de valor… y sólo fue más tarde, al poner las botellas sobre su mesa, que no se fijó en que las etiquetas brillaban inusualmente bajo las luces de la sala… Ultor prosiguió con el negocio, amasando más y más millones y a pesar de algunas campañas en su contra y demandas mendaces y prefabricadas en contra del Zoológico y sus dependencias, lograba salir adelante, haciendo regalos hasta al rey Forzan, quien aunque no le daba audiencia, si se quedaba con sus regalos… 447 Siguieron pasando los años y Ultor , de noventa y dos años y transformado en millonario de verdad, pasaba sus días vigilando la crianza y mantención de sus animales. Había abierto cuatro zoológicos más en el planeta: las ciudades de Aciol, Ceman, Mamiter, Invicina y por supuesto, Cuchor, contaban con su zoológico local. Pero su salud declinaba y Gretchen se le acerco una tarde, tras su diario laborar, para decirle: Tu cuerpo necesita mejorar, ya que según mis cálculos, estas acercándote a un colapso.” Ultor se dio cuenta de la gravedad de esa afirmación y girando su cabeza hacia Diana, dijo: “Y tú, crees que tal cosa es necesaria?” “Depende de ti, cariño. Si quieres finalizar tu vida ahora que has triunfado, haciendo tus proyectos exitosamente, siendo famoso y respetado, morir seria el trágico pero esperado final. Si, por otro lado, tienes otros proyectos en mente y te falta vida para completarlos, renuévate y anda.”- Dijo Diana, poniéndole en blanco y negro las opciones disponibles. “Lo pensaré. Pero, muéstrenme las alternativas del tratamiento.” Pidió él, y Gretchen, que había estado trabajando en la recopilación de información, mostro holografías explicando lo más nuevo y mejor de esos tratamientos. En esos filmes, se veía el cuerpo de un anciano siendo tratado por renovación de células, órganos e implantes, que eran totalmente orgánicos y provenientes de bancos de órganos. Al final de esas proyecciones se veían a saludables especímenes de hombres y se mujeres, de aparentes cuarenta años, ejecutando ejercicios, escalando y nadando con toda naturalidad. “Veo que todo se trata aquí de un éxito en la reparación de los cuerpos.” Comento Ultor. “Si quieres el mejor servicio, pídelo en “Cuerpos Sanos Nirvana”, pues es el más prestigioso.” – Claro Diana. Bien, y cuanto demoran en dejarlo a uno fuera de la Clínica?”- Pregunto Ultor. 448 “Seis meses.”- Replico Gretchen. Ultor repitió las proyecciones y dijo: “Está bien, lo hare! Pero a mi salida de rehabilitación física, quiero ver proyectos que valgan la pena de hacerse realidades! Elegiré de entre ellos y trabajaremos en ello.” “Te seguiremos durante todo el trayecto querido.”- Le aseguro Diana, mientras Gretchen le ponía en contacto con “Cuerpos Sanos Nirvana.” 448

Capitulo 17 CUERPO NUEVO.
Ultor se miró al espejo: vio su cuerpo de pie con vigoroso aspecto, sin ese estomago fláccido de antes; su rostro y cuello sin arrugas ni facciones caídas; hasta su nariz lucía mejor: de pequeña y aplastada, a fina, larga y rectilínea. Veía a un hombre de temple! Se dio vuelta hacia el doctor y sus cuatro ayudantes, felicitándoles. El doctor Wurper sonrió, diciendo: “Honrados con su estadía en nuestra Clínica! Le hemos hecho un veinte por ciento de descuento en su cuenta, dado que gracias a saber que Ud. estaba tomando una rejuvenacion en nuestra institución, mucha gente le ha imitado.” “Ah, las gracias se las doy yo.”- Se sonrió Ultor, y salió de allí, flanqueado por sus dos asistentes favoritas. Ya en su Flier y tras asearse, se puso de pie ante el computador central, diciendo: 2Ahora quiero ver los proyectos por los cuales he pasado seis meses rejuveneciéndome!” Gretchen dijo:” Hermosa trabajado en tratar de saber que es lo mejor para ti y es llevar tu zoológico Ultor al cuarto planeta de Cuchara Seis. Allí abrirás un zoológico con venados y alces de este planeta, bisontes y algunos dinosaurios vegetarianos: no querrás denegación de permisos otra vez por culpa de los carnívoros!”“También llevare a los carnívoros! Me gustan los desafíos!”- Hablo él, con determinación, ahora que tenía un corazón que bombeaba fuerte. “Esta vez llevaremos huevos pero también es posible llevar ejemplares muy jóvenes, hibernados tal como la vez anterior. Así, será más rápida la inauguración!”- Aseguró Gretchen. “Entendido! Asegúrate de que mis negocios acá sean bien atendidos, dejando una junta directiva que al menos tenga un par de asesores sintéticos. Crees que llevarme una buena cantidad de sopes sea una buna idea?”- Preguntó Ultor. 450 “Por supuesto que sí! Acá se acumulará tus ganancias con o sin ese dinero, que obviamente será útil en Aurea Dos!”- Dijo Diana, y así fue como se retiró el dinero en bolsas irrompibles, las cuales se almacenaron en el pequeño Flier plateado. La recolección de huevos fue llevada a cabo: cincuenta de ellos muy bien congelados, y veinte ejemplares de especies de dinosaurios elegidas de entre las de menores días de nacidos. Todo fue debidamente almacenado en el Flier plateado, el que se elevó en una tarde asoleada, perdiéndose de vista en el firmamento… En la cabina principal, Ultor cantaba feliz, mientras bailaba en su cabina con la bella diana. En los motores, el Dr. AB 631 hacia lo posible por llevar adelante las constantes indicaciones emanadas desde el tablero de control de la bella Gretchen, quien hizo pasar al Flier cual una centella por entre los pesados cargueros espaciales… El viaje fue sin incidentes pero bastante largo: ocho meses, debido a perturbaciones magnéticas y campos magnetizados a la deriva; en ocasiones se cortaban casi todos los sistemas que usaban energía, ya que ésta se tornaba inestable. El astro Spoon 5 fue siendo alcanzado paulatinamente, y al fin iluminaba el interior en los sectores con lucernas. “Hora de despertarlo! Vayamos todos!”- Dijo Diana, y asi recibieron a Ultor al salir de su cápsula de hibernación.

451 Rejuvenecido por su anterior modificación genética, Ultor se sintió más fuerte y capacitado para recorrer las otras capsulas en que yacían los dinosaurios; la sección de los huevos solo la vio a través de monitores, pues debía conservar la asepsia a toda costa. “Ah, qué bello astro! Brilla en todo su esplendor sobre el oscuro manto del Universo!”- Exclamo al divisar a Spoon VI (Cuchara Seis) a través de una lucerna. “Estamos a escasos días del arribo al más alejado de sus planetas! No se ven naves ni yendo ni viniendo desde este sistema planetario.”- Aseguro Diana. “Ah, es que son muy poco dados a viajar.”- Opinó Ultor, mirándola- se veía bella y radiante, la abrazo y ella sonrió, diciendo:” Te eché de menos.” “Gracias! No es grato perderse tu compañía, pero meses de encierro hacen que la mente se extravíe!” Ella le abrazaba y le juraba que su largo sueño era totalmente justificado…

CAPITULO 18. CUCHARA SEIS, CUARTO PLANETA.
Vieron pasar planetas hasta llegar al cuarto planeta de ese sistema, un verde y azul astro rodeado de blancas nubes. En ese sistema habían siete planetas, y solo el cuarto era posible ser habitado por humanos, ya que los demás no tenían las características adecuadas para la vida animal. “Cuchara Seis planeta cuatro! Bello planeta: lo infestaremos de dinosaurios!”- Rio Ultor, y aterrizaron en un lugar boscoso , cerca de las montañas del norte del continente Pallium. Entre montañas y a un costado de un gran cerro, aterrizaron y trabajaron de inmediato carmando cercados, y dos galpones; cubrieron los techos con ramas y hojas, y dentro de la nave empezaron a terminar de descongelar huevos para que terminaran su proceso. Los hibernados Licorinos, Hepstasteornios, Ammosaurus y Cryilophosaurus salieron de sus capullos y comenzaron a comer papilla vegetal. Al mes, los animales ya completaban su crecimiento dentro del Flier, y fueron sacados fuera a los corrales, dando cabida a los recientemente nacidos de huevos en las dos bodegas diseñadas al efecto. Alli laboraban los diez asistentes sintéticos traídos junto a Gretchen, el doctor AB 631 y Diana, aunque esta ultima poco hacia allí, ya que estaba dedicada casi exclusivamente a acompañar al hombre. Cuatro meses después, los corrales fueron ampliados para dar cabida a todos, y la comida debía proveerse de las arboledas cercanas cuando se trataba de los vegetarianos, pero a los carnívoros, que necesitaban carne fresca, había que buscarles animales en el bosque, por lo que cuatro Asistentes armados debían salir a cazar de día y de noche, para brindarles comida. Esta solo podía ser de venado, caballo salvaje y otros cuadrúpedos parecidos a los jabalíes.

Los dinosaurios fueron creciendo y ya pasaban el metro y medio de alto; antes de tener mas problemas, Ultor translado a los dinosaurios carnívoros a cien kilómetros hacia el oeste, dejándoles por su cuenta. “Nos haremos conocidos prontamente! Iremos a la ciudad mas cercana y veremos modo de abrir un zoológico en sus alrededores!”- Dijo Ultor. “Lástima por los carnívoros! Pero habrían traido más problemas que ganancias.”- Dijo Gretchen, moviendo su cabeza en lanegativa… y es que soltar a los carnívoros por su cuenta le parecía una mala idea de Ultor… Diana dijo:” Tenemos a cuatro ciudades en este mundo: Purete, Luire, Grossir y Diaphane. Son gente proveniente de Knapp y Aurea Dos, pero de esto hace ya decenios! Los originales colonizadores están todos enterrados y semi olvidados! Esta es la veinticuatro generación, y ya no tienen tradiciones más que las nacidas acá. Su gobierno es una Republica, con un presidente y una cámara de Senadores. “ “Politicos!”- Bufo Ultor, agregando: “Apuesto a que hay odiosidades entre partidos y un despilfarro de dinero!” “No te creas! Es una republica socialista, y no hay más que un solo partido! Lo que pueden elegir estos ciudadanos es el hombre para el puesto, pero no habran cambios sustanciales del modo económico ni organizativo! “- Se rio Diana. “Ah, entonces hay mas orden, pero vamos a ver si hay mas justicia!”- Se preocupó Ultor, quien se imagino que habrían mas leyes restrictivas que en otros sistemas de gobierno…

CAPITULO 19. LA CIUDAD DE PURETE, EN EL CONTINENTE PALLIUM
Se dirigieron a la ciudad más cercana, que era Purete, la cual era además la capital, con un millón de habitantes; las demás ciudades eran menores en población, y estaban distribuidas en el sector oriental del continente Pallium… el resto del mundo estaba deshabitado completamente. En vez de aterrizar en el Espaciopuerto, lo hicieron en un estacionamiento de vehículos terrestres; Gretchen dijo:” Es un mundo muy atrasado! Si bien saben de los demás mundos de la constelación, poco salen de aquí, y prácticamente no hay turismo interplanetario: recordemos que los demás mundos de este sistema planetario están deshabitados.” “Deshabitados e inhabitables!”- Bufó Ultor, pensando en que quizás traer un zoológico a Cuchara 6 planeta 4 habia sido un error… La vestimenta de los ciudadanos era bastante diferente a la que estaban usando ellos: consistía en un par de pantalones oscuros y muy anchos, camisa y chaqueta de colores, y sombreros : todos usaban sombrero, hombres y mujeres, diferenciándose en el color: los varones usaban el negro y el gris, y las mujeres de color celeste, amarillo o verde claro. Ultor consideró que todas las mujeres eran hermosas, pero claro, era un hombre que amaba a las mujeres pues las consideraba unas criaturas exquisitas… El idioma era un knappiano con muchas palabras extrañas; visitaron edificios del gobierno para pedir autorizaciones, y se encontraron con que no habían permiso para extrajeros en ese sentido.

El hombre que les atendio dijo:” Uds. son turistas, y no tienen derechos acá. Solo después de pedir una solicitud de nacionalización, para lo cual deben tener un bien raíz, y cierta cantidad de dinero, deberán esperar a que el gobierno estudie la solicitud .” Salieron de esa oficina, y Gretchen dijo:” Al menos usan la moneda sopes, pero estoy viendo que el diseño es totalmente diferente… habría que mostrar tu dinero, a ver si lo aceptan.” Ultor entró en una tienda de alimentos, y compro dos bolsas con diez sopes; el encargado miro los billetes, y dijo:” Ah, esos billetes son antiguos! Pero igual son validos.” Ultor salio de allí contento, y expresó su idea de comprar un bien raíz. “No hay problema! Tengo acceso a un sistema bastante primitivo de base de datos: iremos a consultar por una casa, a ver si es factible usar tus sopes.”- Dijo Gretchen, y les guio por las calles hasta llegar a una casa pequeña, con antejardín y una reja verde. “Venimos a ver la casa que se vende.”- Dijo Diana al hombre que salio de allí tras hacer sonar el timbre. “Ah, pasen! Justamente había venido a limpiar un poco, por si llegaba algún interesado!”- Dijo ese hombre, y entraron a esacasa, que era muy chica y con un patio cuadrado al fondo; una entrada para estacionar un vehiculo diminuto, y pare de contar. “Estoy pidiendo quince millones de sopes por esta casa! Es poco lo que pido! Fíjense que por aquí los vecinos cobran veinte millones por una casa mas chica que esta!”- Y el hombre se sobaba las manos, anticipando una venta. Ultor se escandalizó, pues en Knapp una casa de ese tamaño no valía más de tres millones de sopes, y he aquí que este hombre pedia cinco veces más! Gretchen no se inmuto, y dijo:” Tenemos el dinero! Pero somos turistas… y tenemos sopes de otro diseño. Mire Ud.”Y mostraba algunos billetes de mil sopes cada uno; el hombre agrando sus ojos, diciendo.”Ah, son de los antiguos! Aca se cambio el diseño hace ya unos seis años! Pero por supuesto, son validos!” Sabiendo esto, Ultor le dio las gracias, y se fue sin comprar. Ya en la calle, dijo:” Esa casa no vale ni tres millones de sopes!” “Es que no estas en Spoon V ni en Knapp! Asi es que tendras que pagar bastante mas por una parcela, si es que quieres tener tu Zoologico aquí.”- Dijo Gretchen, y al llegar al Flier, se dedico a buscar a través del aparato comunicacional por holografías , una casa de campo con un terreno: para su sorpresa, valían veinte millones en promedio. “Que raro! Una chacra vale , en relación a una casa en la ciudad, mucho menos!”- Dijo ella, mirando a Diana. Esta buceaba ya en las noticias del día y antiguas, y pronto supo por qué: “ Ah, se dice que hay animales predadores, que asaltan en lanoche a los granjeros! Quizas por eso nadie quiere arriesgarse a vivir en el campo!” “Solo los que son granjeros lo hacen?”- Preguntó Ultor, y Diana, que seguía obteniendo información, dijo:” Se contruyen casas muy protegidas, para pasar la noche! Porque son animales salvajes y nocturnos los que hacen peligrar la vida .” “Entiendo. Bueno, creo que compraremos esa chacra… Cuantos millones será lógico usar para esto?- Le pregunto a Gretchen. “Menos de sesenta millones! O de lo contrario, mas vale soltar también a los vegetarianos, y que se las arreglen por su cuenta”- Dijo Gretchen, sonriendo. “Creo que comprar una casa chica seria menos arriesgado, amor! Y esperar a que te permitan ser ciudadano… o compraras una chacra para luego tener que venderla!”. Dijo Diana, dando muestras de mas cordura que Gretchen. Ultor, quien siempre quería no gastar en nada, dijo:” Esta bien! Compraremos una casa de las mas baratas y chicas! Si no es para vivir en ella, sino que para cumplir con el reglamento!”-

Asi, Gretchen compro una verdadera pocilga en un millón de sopes, y con el Certificado de compra, inicio el tramite para hacer de Ultor un ciudadano de Purete… 452 Por mientras, se dedicaron a caminar y observar la idiosincrasia de los pureteanos, los cuales gustaban del aire libre, el deporte y la vida familiar. El gobierno se dedicaba a entregar un buen sistema de salud pública, con hospitales y clínicas a bajos precios; la movilización se hacía a través de un sistema de túneles subterráneos por los cuales transitaban vehículos movidos por aire comprimido, con forma de conos alargados que se detenían en estaciones ubicadas cada cuatrocientos metros. Ultor bajo por las escaleras y llegaron a una de las estaciones, justo para ver aparecer un vehiculo parecido a una bala de metal, con ventanillas enfrente y a los lados; se detuvo por falta de empuje (el tubo por el cual había llegado terminaba a unos cuarenta metros más atrás) y falto del aire suficiente para empujarlo, se deslizo por los rieles y se detuvo gracias a los frenos que aplico el conductor, que iba en la proa. Se abrieron las puertas cilíndricas y salieron los pasajeros; no todos, ya que los que querían seguir más adelante, lo hacían sin problemas. Entro Ultor y Diana y se sentaron en un sillón para dos personas: un corredor corría por el centro, así es que tenían dos corridas de asientos que podían ser ocupados por ochenta personas en total. El vehículo se deslizo a lo largo de los rieles usando un motor eléctrico, que zumbo suavemente, y cuando paso dentro del túnel más angosto, Ultor se fijó en que las paredes no distaban ni medio centímetro del fuselaje del cono; se cerró una compuerta tras el vehículo y un poderoso flujo de aire comenzó a entrar por tuberías ubicadas a los lados de la entrada; el aire empujo rápidamente al cono, que empezó a desarrollar una alta velocidad, que le llevo en segundos a la siguiente estación; se detuvo, y siguió el desembarco de la gente que necesitaba llegar hasta allí, y subió otra que iría más adelante. Ultor espero a que pasaran cinco estaciones, para salir con Diana de la mano, subir las escaleras y hallarse en otro sector de la ciudad. Acá se veían muchas tiendas de ferretería y materiales de construcción, y curiosearon por bastante rato en ellas, comprando algunas pequeñas muestras, para no ir tan cargados al regreso, que efectuaron de la misma forma. Ya en el Flier, Ultor admiro sus compras, y comentaba sobre lo visto. “Es una ciudad muy organizada! Ni basura en el suelo por ninguna parte, unas gentes que caminan tranquilas y sin apuro, un mundo ordenado! Me gusta.” Diez días esperaron a por la otorgación de ciudadanía, y una tarde Gretchen volvió de la casita comprada, con un documento en la mano, diciendo:”_ Tienes la ciudadanía al fin! Puedes comprar, vender y por supuesto, pedir autorizaciones para tener algún comercio o industria!” Ultor salió a celebrar el acontecimiento con ambas damas: les compro nuevas tenidas y calzado, y a sí mismo se regaló una opípara cena en un restaurante de lujo…al doctor AB 631 le llevaron una tenida completa de vestir, a la moda de los pureteanos… “Gracias! Creo que usare esta ropa en algún día de asueto que se me otorgue.”- Dijo el doctor, mirando a Ultor, quien se sonrió, diciendo:” Pues tomate el día de mañana, por supuesto! Y cuidado con no perderte!” El doctor AB 631 replico: “Sera un viaje provechoso: he visto, en anuncios aparecidos en el aparato comunicacional Holográfico, algunos implementos médicos y algunas medicinas muy interesantes, que estoy seguro podrían enriquecer mi enfermería.” “Ah, sí? Entonces te daré algo de dinero, para que lo uses.” – Afirmo Ultor, dándole cien mil sopes para sus gastos. “Usare algo de esto, por supuesto: no quiero cargar con mucho peso a mi regreso.” Dijo el doctor AB 631, sarcásticamente. “Por el peso no te preocupes! Hay tiendas que envían las compras a domicilio: con dar la dirección del estacionamiento en que se halla nuestro Flier bastara.”- Dijo Ultor, magnánimo.

Gretchen dijo:” Hemos esperado bastante sin hacer nada, querido! Después de mañana, comenzaremos a trabajar en tu proyecto!” Y por ello, esperaron a que el doctor hiciera sus compras, para luego dirigirse a las montañas del norte del continente Pallium. Entre montañas y a un costado del cerro mayor, aterrizaron y trabajaron de inmediato armando cercados y dos galpones, luego descongelaron los huevos y sacaron de sus capsulas a los animales hibernados. Los diez nuevos Asistentes no se daban tregua trabajando, así como Gretchen, Diana, el doctor AB 631 y también Ultor, quien cantaba y reía ahora que tenía más vitalidad en su cuerpo. Al mes, los animales ya completaban su crecimiento protegido en las bodegas del Flier, y fueron sacados a los galpones. Allí estaban ambos grupos, los carnívoros y los herbívoros, pero separados por rejas. Gretchen compro un vagón Flier, y en el traía verduras desde los mercados de la ciudad de Purete; los llevaba a los corrales y alimentaba a los vegetarianos; los carnívoros también comían de la carne vendida por comerciantes de Purete, y entonces Gretchen espero a que Ultor estuviera cenando, para decirle:” Debemos empezar a dejar este lugar, ya que los animales pronto serán muy pesados para llevarlos por aire!” “Ah, y que pretendes insinuarme ahora?”- Sonrió Ultor, quien ya se imaginaba el resto. “Compraremos una granja cercana a la ciudad, haremos los establos, y pediremos el permiso para exhibir animales exóticos. Una copia de lo que has hecho antes, Ultor.”- dijo ella, sonriente. “Es emocionante!”- Dijo Diana, besando a Ultor. “Gracias por ese beso! Bien, mi dinero está disponible para tus gastos! “- Afirmo Ultor, cortando un trozo de carne de venado. “Gastare lo menos posible, por supuesto! Hay que conseguir permisos, contratar abogados y aceitar a la gente que da los permisos con buenos regalos! Una celebración para inaugurar el lugar, con invitaciones a las personas importantes, y algunos recuerdos… podrían ser figuras de dinosaurios en metal noble.”- Gretchen dio su idea, animadamente. “Correcto! No queremos problemas otra vez, no? Los carnívoros que coman de lo que se vende en la ciudad! Nada de darles animales vivos: ese fue nuestro error en Spoon V.”- Dijo Ultor, terminando su cena. 453 Se hizo la propaganda y se cobraron diez sopes por la entrada en la primera semana, treinta en el primer mes, cincuenta en el sexto mes y cien sopes al terminar el año. Los primeros en visitar el lugar fueron las autoridades de la ciudad de Purete, luego los pobres, los menos pobres y termino siendo para la clase media, que a veces se aburría de sentarse en el porche de sus casas o a ver programas y filmes en sus aparatos visuales de comunicación y entretención. “Estamos en funciones! La gente come, se divierte y se va feliz de aquí! Lo mejor es nuestra originalidad.”- Aseguraba Ultor a todos sus visitantes. Al año, sus inversiones se habían recuperado y al segundo año agrandó el lugar, dándole mas espacio a los dinosaurios que empezaban a nacer en el planeta adoptivo. Hizo exposiciones itinerantes, usando vagones Flier para el transporte y asi llevar dinosaurios a otras ciudades, en donde eran la novedad. Gretchen dijo:” Envié dos Flier a mirar el lugar en que dejamos a los dinosaurios carnívoros: han progresado, y ya son más de doscientos.” “Y qué especies han logrado mejor adaptación?”- pregunto Ultor.

“Las más pequeñas, por supuesto; los grandes han tenido problemas tratando de cazar pequeños animales como son los venados, jabalíes; solo los bisontes son buena caza, pero andan en manada y solo cuando hacen su emigración anual es cuando realmente comen.”- Dijo Gretchen. “Es increíble que esta gente no sepa de ellos aún!”- Comentó Ultor. “Es que son muy gregarios! No quieren salir de sus ciudades, comercian entre ellos, y si te fijas, las ciudades están reducidas a un solo sector del continente! El resto es tierra virgen, y para qué decir de las islas y los otros continentes!”- Afirmó Gretchen. “Podríamos cercar el lugar y presentarlos al público. Estoy seguro de que les gustará.”- Dijo Ultor. “Ni lo pienses! He indagado en sus creencias sociales, y lo peor sería mostrarles animales que cazan y matan cruelmente! Dejémosles adonde están! “- Pidió Gretchen, y así se hizo. Cinco años bastaron para comenzar con otro sitio de exposición de bestias vegetarianas en la ciudad sureña de Diaphane, y otros dos zoológicos en las ciudades de Grossir y Luire, hacia el norte.; sus Asistentes sumaban ya más de seiscientos, y empleados “naturales” subían de los trescientos. Al cumplirse los siete años de su estadía en Cuchara VI planeta 4 “Mordeur”, ya había mil ciento dos dinosaurios vivos y en salud. La gente estaba entusiasmada con ellos, pero aun así, Ultor no vendía ejemplares, para luego no tener problemas con las autoridades sanitarias ni con los grupos ecologistas. “Ya tenemos funcionando los zoológicos en dos planetas diferentes! Las ganancias superan los cien millones de sopes!”- Exclamó Ultor, al recibir los informes financieros de parte de Gretchen, quien dijo: “ya tienes mucho dinero! Quizás es tiempo para tu siguiente proyecto!” “Ah, me gustaría elegir entre varios!- Dijo Ultor, echándose para atrás en su asiento. “El proyecto B es seguir haciendo zoológicos con dinosaurios en todos los sistemas planetarios conocidos. El proyecto C es poblar de dinosaurios algún planeta terraformado pero sin seres humanos. El proyecto D es enviar naves no tripuladas por naturales hacia los lindes no explorados de este universo: en alguna parte hallarán vida inteligente que podría unirse a las sociedades conocidas.”- Dijo Gretchen. Ultor miro al techo, diciendo:” El proyecto B es más de lo mismo. El proyecto C es muy interesante porque haríamos renacer la especie dinosauria en lugares vírgenes, en donde expandirse y quizás evolucionar a formas insospechadas por ahora. El proyecto D es audaz y nos podría dar momentos sorprendentes.” Pasado un rato en silencio, dijo:” Elijo el proyecto C y el D. Iremos con dinosaurios poblando mundos con sus especies!” Gretchen enarco sus cejas y dijo: Es un proyecto caro y sus resultados financieros serán dudosos.” “Ahorraremos al máximo!”- Aseguro Ultor, quien debía agradecerle a Gretchen por su sentido comercial, raíz de su riqueza actual. 455 “necesitaremos más naves!”- Dijo Diana, pensando en alguna falla que les dejara perdidos en esas lejanías para siempre. “El Flier esa capacitado para ir y volver a cualquier parte! Tiene combustible para eternidades!”Dijo Gretchen, sonriente. “Otro Flier quizás no tan excelente como este… nos permitiría explorar el doble en el mismo espacio de tiempo que usando un solo Flier. Quiero ver si consigues algo bueno, durable y barato!”- Pidió Ultor a Gretchen. “No estamos en Knapp! Acá hay muy poco en que elegir!”- Se quejó ella. “Esta bien, iremos en el Flier plateado solamente!”- Decidió Ultor, a pesar de que no le gustaba esa alternativa.

De los zoológicos colectaron huevos y ejemplares con un mes de vida, a los cuales adecuaron para llevar en el viaje. El número de ellos fue de cuatrocientos huevos y veinte ejemplares hibernados, de diez días de vida cada uno. Gretchen dejo una junta de directores administrando cada zoológico, y dijo:” Ultor, tu viaje ya puede empezar!” “Estoy listo para ello! Pero, llevaremos mujeres naturales! Pon un aviso para ello: dirás que vamos en un viaje corto y se necesitan enfermeras, técnicas en hidropónica, cocineras y radaristas.” “Vas a tener que ofrecer buenos sueldos! Las mujeres jóvenes no gustan de encerrarse en capsulas de hibernación si es que no tienen un buen incentivo!”- Avisó Gretchen. “Es que me vas a reemplazar?”- Se preocupó Diana. “Eres irremplazable!”- Replicó Ultor, pero la verdad era que ya quería tener variedad en el amor. Asi, las mujeres desfilaron ante Gretchen, que las fue eligiendo por apostura física más que por sus cualidades técnicas, y al fijar el día de partida, le dijo a Ultor:” Serán dieciséis mueres! Las hibernaremos.” “No! Voy a irme con ellas por el espacio tanto tiempo, que hasta me hallaran atractivo!”- Se rio Ultor, agregando: “compra muchos frascos de perfume para ellas! Se la iré regalando a medida que se porten bien!” Cuando al final despegaron de la ciudad de Purete, las mujeres parloteaban por los pasillos, muy excitadas y Ultor se pasaba con un traje negro y gorra dorada, cual un verdadero capitán de navío espacial… Al llegar a la cabina de control, se sentía exhilarante. “Ah, por fin en pos de la aventura y el romance!” Dijo, sentándose en su sillón favorito. “Prohibí a las mujeres pasar por ciertos sectores y clausure puertas: no es conveniente que se paseen por todos lados.”- Opinó Diana, sentada en un sillón control. “El Dr. AB 631 dará charlas de primeros auxilios a las enfermeras a su cargo!”- Rio Gretchen. “Si quieres romance, empieza ahora!”- Opinó Diana. “Claro, o te quedaras como el intocable! Voy a designarte varias ayudantes: tres. Porque si te pongo a más, estarán más preocupadas de chismorrear entre ellas que otra cosa.”- Afirmó Gretchen. “Perfecto! Solo que debes darme alguna tarea para que me ayuden!”- Pidió Ultor. “Hidropónicos! Quedaras a cargo! La cosa es muy sencilla: dar nutrientes a las plantas, control de plagas, corte de frutos para el avituallamiento de la cocina… Sera sencillo, pero tu pones horarios, tienes la clave en donde se hallan los nutrientes, hazte valer, ordena, no dejes salir a ningún lado y castiga si es necesario!”- Pidió Diana. “Con golpes?” “Con más trabajo! Las cambias de lugar, exiges horas extras! No te van a amar si te portas accesible, dadivoso y generoso, porque te catalogaran de manipulable.”- Pidió Diana. Ultor se fue a Hidropónicos con Diana, quien le explico cómo se trabajaba allí, el modo de preparar soluciones hídricas, salinas, carbonadas, y el renuevo de líquidos. “Es divertido! Creo que ya lo sé todo.” – Dijo, al estar escuchando explicaciones por dos horas. “No sabes todo aun! Vendré a ayudar durante los primeros días.”- Sonrió Diana y llamó a las tres mujeres elegidas, diciendo:” El es vuestro jefe y dueño de la expedición, el Señor Ultor, quien es además el conocido propietario de los zoológicos Ultor, con dinosaurios en vivo. Sera vuestro jefe durante el viaje.” Ellas sonrieron y le miraban con simpatía. “Ahora, presentarse con sus nombres a don Ultor.”- Pidió Diana. “Soy Jarena, de Purete, y tengo estudios sobre hidropónica.”- Dijo una belleza rubia y alta. “Agrega tu edad.”- Pidió Diana.

“Ah! También tengo veintitrés años.”- Se ruborizo Jarena. “Soy Taria, tengo veinticuatro años, provengo de Purete, en donde me gradué de especialista en cultivos hidropónicos, en la Escuela de Agronomía.”- Dijo la siguiente joven, de rostro muy hermoso y cabellos castaños. “Soy Sanda, tengo veintidós años, estudie agronomía, que incluye cultivos hidropónicos y trasplantes. Soy de la ciudad de Luire.” Dicha Sanda era de rostro delgado y muy delicado, con grandes ojos de un verde casi transparente; en físico era la más escultural, y su túnica de trabajo se hacía angosta para contener un par de pechos de excepcional crecimiento. A las demás se les eximio de dar sus datos personales, por mientras tanto. “Ahora que nos conocemos, les indicare vuestras tareas!”- Dijo Ultor, y las destino a sus labores recordando lo dicho antes por Diana, quien estuvo dos horas vigilante de que no cometiera muchos errores, y luego se fue. Ultor trataba de mantener una conducta de persona importante, aunque resultaba mareado de ver tantas curvas caminando cerca suyo. 459 A la hora de la cena, Ultor ocupaba la cabecera de la mesa, y las mujeres los costados; Gretchen y Diana también estaban presentes, sentadas al otro extremo de la mesa, pero no se servían nada ya que no lo necesitaban. Los platos se llenaban a gusto del comensal, ya que habían varias fuentes con verduras o carne a lo largo de la mesa, y se pasaban en rotativa si era necesario. El Doctor AB 631 se presentó con un violín, diciendo: “Amenizare esta primera cena con música.” Lo que no dijo era que esa composición sería de corte romántico y en verdad que emocionó a varias de ellas. A pesar de ello, Ultor guio la conversación, hablando de sus dinosaurios, de cómo les había llevado a Cuchara 5 y 6. “Con mi s ayudantes trajimos a los dinosaurios, algunos hibernados otros aun siendo huevos.” Taria dijo:” Debe haber sido toda una proeza atravesar tantos parsecs para llegar a Spoon Seis! Pensó alguna vez en no poder llegar>?” “Nunca! Siempre tuve la corazonada de que me iría bien- y así fue! Ahora hacemos otra vez el viaje, pero con otro destino! Y por supuesto, las que quieran de Uds. seguir trabajando conmigo, terminarán de administradoras en mis empresas y con muy buenos sueldos de por vida!”Prometió Ultor. “Ah, será hermoso ver crecer a los dinosaurios! Y por cuanto tiempo estaremos viajando?”Pregunto Taria, moviendo su cabeza, con lo cual su linda cabellera cayó en cascada hacia un lado: efecto estudiado que la hacía diferente a las demás. “Unos cuatro o cinco meses! Depende del tiempo espacial: si no hay obstáculos en el camino, iremos más rápido.”- Comentó Ultor, comiendo algo de su plato. El violín del Dr. AB 631 seguía desgranando notas y Jarena dijo:” De que especie es esta carne? Está deliciosa.” “Es de venado.”- Dijo el Doctor AB 631. “Ah! Creí que era de dinosaurio.”- Comento la rubia, y Ultor saltó diciendo:” Nosotros no usamos dinosaurios para preparar comidas a bordo! Ni aun en vuestro planeta! Solo venado alce y a veces, jabalí; los dinosaurios los respetamos.” “Perdón si le molesto mi comentario!”- Se defendió la rubia. “Para nada! Y le diré que en mi planeta de origen, que fue Knapp, la gente sí que se come a ciertos dinosaurios! Pero nosotros hemos tratado de terminar con esas prácticas.” Jarena le miro, sonriente, y pensó en que aquello era un desperdicio, porque un dinosaurio adulto pesaba centenares de kilos, que se irían al botadero si se seguía la idea de no comérselos…

Acabada la cena, se acababan las labores y cada una se fue a su cabina, desde donde entraban y salían conversando y haciendo planes para el futuro, o recordando eventos de sus vidas en el planeta “Mordeur”. Ultor hallo a diana en su cabina, y abrazándola le dijo:”- Primer día de trabajo! Mi espalda me está matando!” “Ah, te daré un masaje!”- Dijo ella, y cuando él estuvo acostado en su cama magnética, se dedicó a masajearle con cremas que le quitaron ese malestar. “Creo que deberíamos turnarnos en tu trabajo: haces las dos primeras horas y luego estoy yo, hasta que llegas tu de nuevo en las dos últimas horas! Y así descansar sin dejar de asistir.”— Propuso Diana. “Ven aquí!”- Le pidió Ultor, y pensó en que debería ser así, para no cansar a su cuerpo., que aunque ahora parecía rejuvenecido, no era tan efectiva esa regeneración. Esto le provocó un sentimiento de frustración. Al día siguiente estuvo esas dos primeras horas entregando material y viendo cuál de esas beldades parecía ser la más asequible, y probó conversar con ellas por turno, como ayudándolas en sus labores, y saco las siguientes conclusiones: Jarena, la rubia espectacular. Parecía gustosa de que la ayudaran y estuvieran pendientes de ella. Ni le rechazaba ni parecía interesarse en algo más que trabajar para él y ganarse un sueldo. Taria, la alta y enérgica, muy eficiente, no dudaba en adelantársele en los procesos. Le escuchaba educadamente pero no alargaba sus frases ni le dedicaba mirada especial. Sanda, de indudable belleza física, hacia su trabajo muy rápidamente, pero le contestaba con monosílabas y no compartía su alegría. Haciendo un resumen, descartaba como posible conquista a la mejor del grupo en lo físico, pero no cejaría en su intento, ya que sabía que las mujeres tienen su hora de debilidad, y era cosa de estar en ese momento especial para adueñarse de sus voluntades. Al terminar las dos horas, entro a la sala de Hidropónicos la bella Diana, diciendo:” Ultor! Te necesita Gretchen en los controles! Yo seguiré por ti en tus labores!” Las tres mujeres miraron con atención lo que sucedía y Ultor se sintió con la obligación de decir: “Ah, entiendo! Entonces, señoritas, quedan bajo la jefatura de Diana. Permiso.” –Y se retiró. En la cabina de mandos efectivamente estaba la bella Gretchen, pero no había ninguna emergencia. “Estas cansado? Te duele tu espalda?”- Pregunto Gretchen, acercándose. “Algo, pero leve. Restos del dolor de ayer, supongo.” Comento Ultor. Gretchen le desabrocho su túnica y le sobo suavemente la espalda, diciendo:” Debería llevarte al Dr. AB 631.” “Ves algo grave ahí?”- le pregunto Ultor. “No tengo rayos equis! Pero el doctor AB 631 sí los tiene en la enfermería! Vayamos a verle.”Pidió Gretchen, y dejo a un Asistente –Sintético - a cargo de los controles. En la Enfermería, el Dr. AB 631 tenía a sus ayudantas trabajando en unas cepas de penicilina y al verle, le llevo directamente al multi-escaner, ya que allí todo su cuerpo seria revisado exhaustivamente. “En cuanto tiempo estarán listos tus exámenes?”- Preguntó Ultor. “En minutos! Calma! Relájese!”- Pidió el Dr. AB 631, moviendo su cabeza, una costumbre adquirida de tanto verla en su primer instructor). Gretchen vio que todo estaba en orden y se fue. 463 Una enfermera le tomo una mano, diciendo:” Su guardiana, eh? Le cuidan a Ud. dos sintéticas excepcionales.”

Miró Ultor quién hablaba: era una joven mujer, de grandes ojos oscuros, de pechos altos y figura esbelta- lo cual era la tónica en todas las que fueron contratadas para el viaje. “Vaya! Veo que Ud. es observadora. Y tiene una mano muy suave.”- Comentó Ultor. Vio destellos en esos ojos que hacía ya tiempo que no veía en alguien, y agrego: Como te llamas, muchacha?” “Sierra.- Dijo ella, sonriendo. “Y realmente eres enfermera, o estás aprendiendo con nuestro doctor?” “Ahora soy enfermera. Pero no estudié esa profesión: vine, es decir, me presenté como dietista… y terminé en una Enfermería!”- Y sonreía amistosamente. Le soltó la mano y Ultor suspiro: esta muchacha era lo más cerca que había estado de ninguna otra. Treinta y dos minutos más tarde el Dr. AB 631 le sacó de esa máquina y la enfermera Sierra y otra parecida le ayudaron a volver a su cabina. “No estoy enfermo?”- Se quejó él. “Después de ese examen , el protocolo nos dice que debemos llevar al paciente a su hogar y dejarle allí por algunos días en reposo absoluto.”- Dijo la otra enfermera. Ultor miro a Sierra y levantó una de sus cejas. Ella se rió y dijo: Ah, se llama Terneca! Estudio enfermería… de verdad”. Ultor se acostó en su invisible cama, y mientras Terneca salía fuera de su dormitorio, Sierra le tomó la mano, diciendo: Cuídate, Ultor!” “Lo haré. Y gracias por tus buenos deseos.”- Tartajeo Ultor, sorprendido. 464 Salió ella con paso elástico de allí, y Ultor sonrió, feliz- haría todo lo posible para conseguir a esa mujer! Al “anochecer” llego Diana, diciendo: Todo normal en la sala de hidropónicos! Creo que con tanto trabajador allí, nos sobrara para abrir una verdulería!” Y decía esto ya que los naturales de a bordo no podrían consumirlo todo al nivel en que iban. “Tengo reposo hasta que el doctor AB 631 este de humor para darme de alta.”- Bromeó Ultor. “Está estudiando los exámenes! “- Confirmó ella, tras preguntarle nuevamente por ello al doctor AB 631, usando la radio. “Creo que algo debe haber en esos exámenes que le están dando un dolor de cabeza a ese galeno!”- Comentó Ultor. Diana le abrazó, diciendo: “pero tu , a no preocuparse! Ya sabes que eres mi amor!” Ultor respondió a su beso, pero su mente había notado la duda en ella y se preguntó si no estaría enfermo de algo preocupante… Al amanecer, Ultor despertó y vio el cuerpo desnudo de Diana a su lado; ella le estaba mirando. “Hola!”- Dijo ella. “Hola! Veo que sigues aquí!”- Comentó Ultor. “Por supuesto: mi turno comienza a las ocho horas (horario del Flier) y son solo las seis cuarenta y tres de la “mañana”.- Respondió Diana. “Bien! Cuántos días llevamos de viaje?” “Tres días. Y faltan seis meses para salir del mundo conocido. Imagínate cuantos meses habrá para la siguiente estrella?”- Preguntó Diana. 465 “Veinte meses?”“Muchos más! Así es que tu romance puede demorarse todo lo que quieras! Llegaran “allá afuera” hechas unas momias!”- Aseguró Diana. “Me asustas! Y qué de los sistemas de hibernación?”- Preguntó él. “Ah! Por supuesto, me olvidaba de ellos!”- Se rió Diana, abrazándose a él con ese cuerpo cálido rosado y perfecto…

Cuando se fue, Ultor pensó en regresar a Spoon 6.4, y dar por terminado su proyecto. Estaba empezando a tener miedo. Vio entrar al Dr. AB 631 y a Terneca, quien venía acompañada de otra enfermera. “Paciente Ultor! Cómo ha pasado la noche?”- Preguntó el Dr. AB 631 en forma retórica, ya que sabía , por Diana, que el paciente había dormido ocho horas justas. “Muy bien! Pero, estoy preocupado por la demora en saber los resultados de los exámenes!” Respondió él. “Ya termine de estudiarlos! Hay un receso en el tratamiento previo. Habrá que darle algún uso medicamente que estoy casi seguro solucionaran el problema.”- Dijo AB 631. “Me saca Ud. un gran peso de encima! Por unos momentos me creí grave.”- Dijo AB 631. “Estará bien! Pero lo quiero en cama. Vamos a cambiarle esa cama, por supuesto. Tendrá una corriente de colchón y frazadas. Espero que no sea alérgico a las sabanas?” “No lo soy.” “entonces no habrá problema! Empezaremos con las medicinas ahora y estará en reposo por tres días. Es poco y sé que obedecerá: nada de andar caminando por los pasillos!”- Exclamó AB 631, en forma categórica. Tras inyectarle remedios, salió el Doctor AB631 y sus dos enfermeras. Ultor se daba cuenta de que la bella Sierra no había vuelto… Por qué seria? Llamó a Gretchen por intercomunicador, diciendo:” Ultor al habla. Hubo una joven muy interesante ayer conmigo acá: es una enfermera llamada Sierra. Y hoy el Doctor AB 631 vino con otras enfermeras y no ella. Qué sucede?” “Dame tres segundos y lo averiguare.”- Dijo ella, y Ultor espero diez segundos. La voz de Gretchen dijo.” Solucionado! El doctor había reducido su personal y a ella la habían enviado a Motores.” “Y qué sabe ella de motores?”- Se asombró Ultor. “Nada! Pero podía aprender, verdad?”- Le preguntó Gretchen socarronamente, ya que sabía del interés de Ultor por esa joven… “Que el doctor la vuelva a tener en Enfermería! Y ve modo de que me la envíen por todo el día. La quiero a mi lado!”- Pidió Ultor perentoriamente. “Ya va en camino, gruñón!”- Dijo Gretchen, cortando la comunicación. Y cuando llego Sierra, Ultor estaba en tensión, pero contento. 467 “Hola! Me mandaron a cuidarle… esta Ud. bien?”- Pregunto la joven, mirando en rededor. “Debo tener algún tiempo en reposo y pedi a alguien cerca, apra cuando necesite algo.”- Explico Ultor. “Pidió por mi… o por cualquier enfermera?”- Pregunto Sierra, y se veía inquieta. “Sí, pedí por Ud., ya que me es agradable.”- Replicó Ultor- sabia que a las mujeres les gusta que hablen bien de ellas y se saben poseedoras de estas u otras características asi comod e su sfacetas negativas: la diferencia es que las facetas negativas no son aceptadas como realidades y menos delante de testigos. Sonrió ella y le miro con simpatía, y dijo:” Ud. me cae bien: se parece mucho a un tio generoso que yo tuve en mi infancia: me regalaba dulces y galletas.” “Ah! Tratare de imitarle.”- Sonrió Ultor. Sierra ordeno lo poco que podía ordenar, ya que todo en la pieza o salía del piso o del muro. Por seguridad, ya que de producirse un golpe contra (por ejemplo) un meteorito, todo lo que estuviera suelto volaría contra uno de los muros. “Desea algo de agua o bebida?”- Sierra preguntó después. “Bebida, la del número tres.”- Afirmo Ultor tenso aun pues no se había quebrado el hielo entre ellos y eso llevaría tiempo: la chica no se había enamorado a primera vista,, sino que simplemente le había encasillado en el archivo destinado a “los hombres generosos”…

Recibió el vaso y mientras bebía un poco, ella no se movió del lado de su cama. Recibió el vaso de vuelta y fue a dejarlo dentro de un receptáculo; se acercó a la cama nuevamente, e hizo un comentario:” Hacia tiempo que no veía a una de estas camas! Y menos a bordo de una nave!” Ultor miraba ese cuello tan blanco y la línea de su mandíbula girando hacia una pequeña y bien formada oreja, y luego dijo:” Es por prescripción médica! Creo que ayudara a mi recuperación.” Sierra se sentó sobre la cama, con ambas manos sobre la colcha, y dijo: “Oh, es muy blanda!” “Cierto? Estas sensaciones no se experimentan en las camas anti gravitatorias… aunque se flota bastante en ellas!”- Comentó Ultor, pensando en cuan raras son las conversaciones cuando dos personas recién se conocen. “y cuantos zoológicos ya tiene Ud. , Don Ultor?”- Pregunto Sierra. “Más de doce! Es mi contribución a la preservación de los dinosaurios!”- Dijo él. “Ah, yo creí que era para enseñarlos a la gente que no los tenía en su planeta.”- Opinó ella. “Por supuesto, el proyecto de los Zoológicos tiene muchos significados- pero el mío ya se lo he revelado: esos animales son extraordinarios: tienen amor filial, protegen a los suyos, cuidan de los huevos, y tienen muchas buenas características.”- Dijo Ultor. “Para mí fue una gran sorpresa verlos por primera vez! Son tan diferentes a los demás animales – pareciera que estuvieran pendientes de todo, aun cuando están pastando.” Afirmo ella. Ultor se sentía muy bien con Sierra sentada allí tan cerca – era una deliciosa criatura de su misma especie y se alegró de tener tanto dinero y haberlo usado en pequeña parte) en armar esta expedición. “hábleme de Ud.! Me imagino que tuvo una vida muy bella”- dijo Ultor, y Sierra comenzó paulatinamente a contar todas sus pequeñas anécdotas, iguales o parecidas a las de millones de otras jóvenes viviendo en ciudad. Ultor le hacia las preguntas justas en los momentos adecuados, cosa de tenerla allí entregando vivencias y así formando el nexo que quizás podría unirlos sentimentalmente. La hora de almuerzo llego, y Ultor le pidió que almorzaran juntos- ella lo dudo unos instantes, pero termino accediendo. Luego siguió la tarde , después de la cena, ella se despidió, diciendo: Hasta mañana! Espero no haberle aburrido con mis recuerdos!” “Al contrario! Me gusta mucho tenerte aquí, Sierra.”_ Dijo Ultor. Cuando ella se retiró, entró Gretchen a la pieza y dijo: “Has estado oyendo todo el día a esa muchacha! Esperas conquistarla haciéndole contar toda su vida?” Ultor rio ante esa pregunta y respondió:” Por supuesto que ayuda! A las mujeres les gusta hablar de si mismas!” Gretchen le tomo el pulso y dijo: “Tu pulso esta normal ahora, pero apuesto a que marchaba a todo dar cuando Sierra estaba allí.”- Y con un dedo mostro el borde de la cama en donde la bella Sierra estuviera sentada. “Ganarías esa apuesta!”- Dio Ultor. “Debes conseguirla pronto! O te tomara como parte de su trabajo! Hablale de tus deseos de procrear, tener una mujer, criar hijos! Háblale de tus ganancias!”- Dijo Gretchen. “Quieres que le muestre mis últimos estados financieros?”- Se alarmó Ultor. “Dije menciónalos, no dije muéstralos! Y dudo, además, que ella los entendiera!”- Expresó Gretchen, sonriente. “Podrás ayudarme? Soy un torpe en estas lides.”- Comentó Ultor. “Perfecto! Me la llevare después del almuerzo de mañana y fingiré que necesito ayuda en ordenar tus finanzas ¡ Se caerá al suelo de impresión, al ver la bóveda con tus sopes amontonados allí.” Se burló ella. En ese momento entro a la pieza la bella Diana y Gretchen salió de allí, sonriente.

Al día siguiente, Diana se despidió y se fue a Hidropónicos; poco después llego Sierra, y venia más alegre y confiada. 471 “Hola! Como amaneció hoy?”- Le preguntó, acercándose a él. “Muy bien! Y tu, como pasaste la noche?” ¨Pregunto Ultor, mirándola con deseo. ¡Tranquila! Pues las cabinas son a prueba de ruidos, verdad? Un silencio rico, que deja dormir sin tantos sueños.” Confidencio ella, y se sentó a los pies de la cama. Ultor le conto de las cacerías buscando dinosaurios y ella parecía muy entretenida, llego la hora del almuerzo y tras esa comida, apareció un ayudante y le pidió a Ultor si podía prescindir de Sierra por algunos minutos. Ultor accedió y se fue Sierra de allí, algo preocupada. En su mente se le ocurrió que quizás había cometido algún error al conversar tanto con Ultor, y ahora se lo recriminarían… Pero, no: Gretchen le hizo “ayudarla” en aquello de las finanzas; vio fugazmente la bóveda con fajos de sopes por todos lados, y la Sintética terminó diciéndole: “hemos terminado! Gracias por tu ayuda!” “Si apenas ayude!”- Se disculpó Sierra. “Bien, el Sr. Ultor te nomino a ti para esta labor, como mi ayudante, porque dice que ve en ti a una persona muy honrada, inteligente, y… bella. Eso ultimo no es necesario acá, pero por supuesto, es su opinión.”- Dijo Gretchen, sonriendo. 472 Sierra se sonrojo, y dijo:” Oh, por favor! Uds. son mucho más bellas que yo!” “Quizás! Pero sabes una cosa? El Sr. Ultor ha triunfado en la vida, es un multimillonario en varios planetas: pero no ha tenido tiempo para el amor! Es soltero y quizás ahora que por primera vez se ven en cama y tranquilo, este buscando una mujer que necesita para formar un hogar.” “Ah, bien por él!”- Sierra se sonrojo aún más. “Y bien por la que a su corazón elija! Va a ser la mujer más rica en varios mundos y todos sus sueños se le harán realidad.”- Terminó diciendo Gretchen. “Ahora, debo volver adónde él?”- Preguntó Sierra, mirando la hora en su reloj pulsera: faltaban cuarenta minutos aun para el término de su turno. “No, ya es tarde! Ándate a tu cabina o a beber algo al comedor.”- Dijo Gretchen, y la vio irse por el pasillo… Sierra tenia, por supuesto, algunas amigas dentro de la nave y contaba parte de lo que le iba sucediendo cada día con el cuidado de Ultor. Sus amigas se guiñaban los ojos y decían: “Terminarás enamorándote de él! Al menos es humano! Ya hay varias aquí que están mirando a los Sintéticos, a falta de verdaderos hombres… Sierra se percató ese día de que tenía el poder de decidir en cambiar su vida o seguir por la senda que había estado siguiendo hasta entonces. .. Sus amoríos con jóvenes, allá en su ciudad natal de … parecían ahora alejarse cada vez mas de su memoria. Al día siguiente, Gretchen llama a Ultor, diciéndole:” Llegara tu enfermera mirándote distinto! Pero no te apresures y mírala a los ojos. Todo lo más que puedas! Es así como se enamoran las mujeres! Y te envío dulces y galletas para que se las des.” “Siento pena por Diana, eso sí! Este romance si se da, me va a alejar de ella.” Comento Ultor. “No seas bobo! Nosotras te amamos pero tú no necesitas devolvernos el amor! Y ya converse con Diana: lo toma con naturalidad. “- Afirmo Gretchen, y la verdad era que Diana preferiría continuar con el romance, pero a la vez, su naturaleza servicial se adaptaba a los cambios con toda facilidad. Sierra llegó sonriente y le atendió muy bien- jugos y risas fueron a él muy a menudo. El regalo de dulces y galletas no la ataba en nada al hombre y eso le agradaba, y a la vez, se sentía aceptada.

Almorzaron junto y Ultor espero la tarde para llevar su tema adelante, diciendo:”- Soy un hombre solo qme hasta hoy mi mundo han sido los negocios. <pero al conocerte a ti, he sentido que te esperaba sin saberlo. Tu compañía me hace muy feliz.” Sierra se sonrojo y dijo:” Me alegro que sea así. Yo también me siento bien en su compañía.” Ultor le tomo de una mano y ella sintió una tremenda atracción hacia el, y no opuso resistencia: cuando se besaron permanecieron besándose por largo rato y después ella se recostó a su lado (pero sin meterse entre las sabanas). Al rato, se quedaba dormida con una sonrisa… Ultor llamo a Gretchen, para contarle lo sucedido. “Gretchen! Lo he logrado! La bese, nos besamos y ahora ella duerme encima de la cama!” “Ya los estoy viendo.” – Rio Gretchen, que tenía visores para registrar lo que sucedía en esa pieza desde siempre. “Ahora desnúdala y hazla tuya! Pero suavemente, oyes?” “Entendido.”- Dijo él y comenzó a desvestirla entre besos y caricias, hasta que estuvieron ambos entre las sabanas… Pasado un rato, Gretchen se comunicó con Diana, diciendo: “El apareamiento homínido se ha completado! No vayas a la noche a la pieza de Ultor: estará con la mujer Sierra.” “Entendido.”- Replico Diana, y siguió laborando en Hidropónicos. A medianoche, Sierra dijo:” Debo volver a mi cabina! O quizás qué piensen de mí los demás!” “No te preocupes por eso! Ya no necesitarás volver a tu cabina, porque ésta será la nuestra! Te amo, mi encanto!”- Y Ultor siguió besándola y palpándola con placer. El periodo de descanso fue levantado, y Ultor eximio de toda labor a la belleza cautivada, y lo mismo hizo consigo mismo: ahora tenían día y noche para compartir y pasear por el Flier; ella ahora podía caminar por los sectores prohibidos y aun por los sectores ignorados por los demás! “Ultor! Pero si esta nave es enorme y por fuera se ve tan chica! Como lo haces?”- Se maravilló Sierra. “Es un doblez en el espacio tiempo, o una entrada a otra dimensión! Los constructores empezaron a comercializar este sistema, y me imagino que ahora será muy común en todas las civilizaciones conocidas.”- Opinó Ultor. “Tienes muchos secretos, amor!”- Dijo Sierra, dejando que él disfrutara de ella, al abrazarle. Diez días después, Gretchen le dijo a Ultor:” Tiempo para hibernar a la gente.” “Pero no a nosotros! Estoy pasando el mejor periodo que hay entre un hombre y una mujer: las primeras semanas juntos.” 475 “Entiendo. Seguirás con ella muy despiertos e intercambiando fluidos! La hemos revisado y es perfectamente normal: cuando quede encinta, la revisaremos de nuevo.” “Crees que mis genes se hallan deteriorados con la edad, digo, para procrear niños sanos?”Pregunto él. “No seas bobo! Tus genes serán siempre los mismos! Son tus espermatozoides los que cada vez son, o serán, más defectuosos! Si prefieres no jugar a la Lotería, déjame impregnarla con tus mejores espermatozoides.”- Pidió Gretchen. “Oh, pero qué irá a decir ella?”- Se preocupó Ultor. “Sierra no dirá nada! Porque la llamare para un examen de rutina, junto a las demás! A las otras mujeres las pasaremos a las capsulas de hibernación, y a Sierra la inseminaremos con una buena semilla tuya.”- Prometió Gretchen, y así se hizo. Dos días después, Gretchen noto la ausencia de las demás, y se lo dijo a Ultor. “Quieres saber dónde están?- Pregunto Ultor, sonriente.

“Claro que sí! Me asusta el no verlas.”- Replico ella, y al seguir a Ultor, pronto estuvieron ante las cámaras de hibernación, con sus luces e indicadores de estado encendidos. “Aquí reposan ellas! Sus organismos no estaban aceptando bien la estadía despierta en el espacio exterior! Ya sabes que aquí hay muchos rayos invisibles que atraviesan la nave y pueden afectar la salud.”- Dijo Ultor. 477 -“Pero, y nosotros? Como es que no estamos también aquí entre ellos?”- Se extrañó Sierra. “Recuerdas el examen que te hicieron? Y a ellas? Así supieron mis Asistentes que tú puedes seguir adelante, e igual yo! Por supuesto, yo hacía tiempo que sabía que soy inmune a dolencias en el espacio exterior.” Ella frunció el cejo y pregunto:” Y si no te afectaran como fue que estabas con reposo medico?” “Porque mi dolencia no proviene de causas como las antedichas sino que de un tratamiento anti envejecimiento que me había hecho antes de embarcarme. Pero ya estoy bien!”- Dijo Ultor, abrazándola. 478 Prosiguieron con su vida en la nave y Gretchen trato de hacer sentir un ambiente festivo a toda hora, por lo que dio órdenes a las personas sintéticas que departieran más con Ultor y Sierra; a las horas de almuerzo y comida se sentaban en las mesas y si bien nadie de ellos comía, conversaban y reían alegremente. “Estoy embarazada!!”- Dijo Sierra en el segundo mes de viaje juntos como pareja, y Ultor la lleno de elogios, dulces y galletas; Gretchen converso con ambos, diciendo:”- Felicitaciones en nombre mío y de toda la tripulación! El doctor AB 631 estará feliz de ir haciendo los debidos controles!” “Y no afectaran los rayos cósmicos y otros al embarazo?”- Preguntó Sierra, ya preocupada por lo que llevaba en su vientre. “No, ya que Uds. dos son inmunes a esos rayos y eso asegura de que el bebe ha heredado vuestra constitución física! “- Explicó Gretchen, mirando de reojo a Ultor, quien era 479 El beneficiado con esa patraña. “Ah, qué bueno! Oíste, amor? Podremos disfrutar de la pequeña y no será hibernada””- Dijo Sierra. Ultor asintió con un movimiento de cabeza y se dolió de haber mentido, porque ahora Sierra aparecía como una tonta. Fueron pasando los meses y ya Sierra era ayudada a caminar por una Sintética, no porque fuera indispensable, sino porque Ultor no quería que le sucediera ninguna tragedia. Al final de la gestación, les nació una hija, a la cual Sierra quiso llamar Erina. “Es el nombre de mi bisabuela! Fue una mujer ejemplar: quedo viuda muy joven y con seis hijos! Los crio, educo y fue feliz con ellos hasta su muerte, a los ciento cuatro años!”- Pidió Sierra. “Por supuesto que se llamara como tú quieras, amor!”- Dijo Ultor, besándola en su frente. Cuatro Asistentes se turnaban para cuidarlas y esto prosiguió varios meses, hasta que ella pregunto: Y por qué no llegamos nunca a Spoon Nueve, querido? Ya llevamos muchos meses de viaje y no se dan señales de ese astro!” Y es que ella regularmente miraba por las lucernas y veía los astros a lo lejos- sin arribar a parte alguna. “Cierto. Preguntare a Gretchen sobre esto.” – Dijo Ultor, y se dirigió al puesto de mando. 480 Allí estaba Diana y Gretchen en los mandos, y al verle le saludaron: “Hola, Ultor! Feliz con tu hija?” “Así es! Pero la madre pregunta del por qué aun no llegamos a alguna estrella de la constelación de la Cuchara.”- Explico Ultor.

Gretchen le respondió:” Según mis más optimistas cálculos, estamos a tres mil doscientos sesenta y dos parsecs de distancia del primer objetivo! Y sabes tú qué significa eso, a la presente velocidad de Warp cuatro?” “Diez años más?”- Aventuró Ultor. “Veintiocho años!”- Replico Gretchen. “Serán diez mil doscientos vente meses, y mejor vas pensando en hibernarte tu y tu familia! O envejecerás antes de llegar.”- Afirmo Diana. “Yo ya soy un viejo!”- Musito Ultor, pero Sierra estaba en plena juventud… y el bebe aun no cumplía ni un año. “Tú y Sierra pueden ser encapsulados a cualquier fecha que desees, pero el bebe debe tener al menos dos años! “- Dijo Gretchen, y el doctor AB 631 llegó allí, diciendo:” Dos años y siete meses! No nos podemos arriesgar por menos edad! Y su cuerpo estará en vías de crecimiento!” “Opinas que no lo criogenicemos?”- Pregunto Ultor. “”Si me das a elegir a mi, diría que no! Y hay muchos feos ejemplos de por que “no”! Yo preferiría hibernarle a sus dieciocho años de edad.”- Dijo el doctor. Ultor lo pensó y dijo:” Será una delicia estar dieciocho años con esa mujer de pareja!” “Sí, pero a los dieciocho años te recomiendo hibernarte sin más espera!”- Opinó Diana. “Él y su familia.”- Corrigió AB 631. “Creo que lo conversare con Sierra! Eso sí, no sé cómo poder explicarle que un viaje a Cuchara 9 se transformó ahora en este largo y peligros viaje.”- Dijo Ultor, mesándose livianamente sus cabellos. “Eres el maestro de las ambigüedades! Estoy segura de que hallaras pronto alguna redonda mentira para dejarla satisfecha.”- Dijo Gretchen, sarcásticamente. “Ultor espero la quietud de una noche para decirle: “Este viaje es muy especial, porque llevamos dinosaurios a vivir en un planeta por su cuenta, en donde no haya civilización que pueda exterminarles.” “Ah, si? Y adonde será eso? Porque en el planeta que veas en la Constelación de la Cuchara o es inhabitable o hay colonias humanas.” – Comentó ella, quien estaba con la cuna del bebe a su lado de la cama. (Porque seguían usando esa cama a la antigua usanza.) “Ese es el asunto: vamos más allá de la Constelación de la Cuchara y nos adentramos en los espacios vacíos.”- Dijo Ultor. Ella abrió mucho los ojos y murmuro:” Y no es muy arriesgado?” “hasta ahora todo va bien, y la nave avanza a velocidad de crucero. Según los Asistentes, no hay nada que temer. Pero la duración del viaje será larga ya que Warp 4 no es lo más adecuado para este viaje.” 482 Sierra le miró fijamente y dijo:” Es decir, te arriesgaste? Y al bebe, no estaba en tus planes? Vivirá cuantos años en este lugar?” “No podemos hibernarlo todavía! Hay que esperar algunos años más! Pero no le faltara nada y podrá aprender a manejar la nave mejor que nadie, adquirirá conocimientos impartidos por los Sintéticos y al llegar a destino me ayudara a despertar a los dinosaurios, para dejarlos en su nuevo hogar.”- Afirmo Ultor. Ella guardo silencio mientras asimilaba la situación… regresar a Spoon Seis seria, para Ultor, un fracaso… y viviría amargado por muchos años… “Está bien! Tendré paciencia.”- Dijo Sierra al fin, pero no era lo que ella hubiera preferido. Gretchen, quien veía la escena en una pequeña pantalla, sonrió complacida: Ultor no tendría oposición en esto y , ciertamente, ella estaría gustosa de enseñar ciencias a la pequeña Erina…

Un año más tarde, Sierra dijo:” Me siento sola en esta nave; sé que los Sintéticos hacen lo posible por entretenerme, pero me falta compañía humana. Por qué no despiertas a dos o tres de las mujeres? Y yo te diré con cuales estuve en mejores relaciones.” Ultor se encogió de hombros, diciendo: “Veré si hay alguna droga para metabolizar sus cuerpos y hacerles resistentes a las radiaciones. “- Y por supuesto que ese no era el problema que él veía en sacar de sus sueños a algunas de ellas, sino la reacción al saber que iban a estar viviendo en una nave por decenios… Diana le dijo:”- Puedo hablar con ellas al despertarlas y decirles que son incompatibles para hibernaciones largas! Estaran conformes conmigo en que es lo mejor para ellas seguir en la nave estando despiertas, que peligrando con una hibernación incierta en sus resultados finales.” “Hazlo! Sierra necesita su compañía.”- Comento Ultor. 483 Y de esa manera ingresaron a la vida de Ultor y su mujer las siguientes damas: Jarena, Taria y Sanda. Tal como pronosticara Diana, no hicieron mayor problema por haber sido sacadas de las capsulas de hibernación, y como premio de consuelo, Gretchen les dio sustanciosas comidas , dulces, galletas, chocolates, bebidas de diferentes sabores, embutidos, postres decorados con frutas, mucha leche y yogurt; variedades de queso y acceso libre a la despensa. Las caras alegres no se hicieron esperar: al buen comer, la tranquilidad del lugar y el no tener trabajos que ejecutar, las transformaron en buenas amigas de Sierra y aplateadoras del bebé- aun dos de ellas ( Jarena y Taria) insinuaron sus deseos de tener bebe. “Ah, pero no les voy a prestar a mi marido para que queden embarazadas!”- Se horrorizó Sierra. “Quizás inseminación artificial? Así, no llegaremos ni a tocar a tu marido!”- Se burló Jarena. Sierra arrugaba la frente mientras lo pensaba y luego dijo:” Podría ser, pero lo voy a conversar con el doctor AB 631! No es cosa de llegar y hacer!” En eso las dos interesadas estuvieron de acuerdo, aunque Sanda, la tercera dama de compañía, opino diferente:” Yo para tener hijos tento que haber encontrado un amor, un hombre que me haga vibrar con solo mirarme! Tener hijos por tenerlos no me parece una buena idea!” Gretchen , que veía y oía todo por un monitor, allá en la Sala de Mandos, llamo a Ultor pro intercomunicador- él estaba, en esos momentos, en la sala de motores. “Ultor! Creo que volverás a ser padre y muy pronto!”- Le dijo Gretchen, cuando se sento ante el comunicador. “Cómo tan así? Es que Sierra esta nuevamente embarazada?”- Se preocupo Ultor, ya que si estaba embarazada, no se habían elegido los mejores ejemplares para ello. “Ella no, pues esa tomando anticonceptivos! Me refiero a Jarena y Taria, que le han pedido tus servicios a tu mujer, y ella lo está pensando.” 484 Ultor ya se veía gozando con esas dos hermosas, pero su pompa de jabón se reventó al oír a Gretchen agregando: _” Te quieren para una inseminación in vitro.” La cara de Ultor se contrajo notoriamente, y la risa de Gretchen broto espontánea y fresca desde el audífono. Ultor apretó sus dientes, entendiendo la chanza, y murmuro: Tienes mucho sentido del humor.” “Y no te gusta? Con relación a la inseminación in vitro, te diré que hay tres modos: la intrauterina que es cuando el semen se procesa y los espermatozoides se reconcentran para ser depositados en el útero usando un tubo o catéter, de material flexible. El otro sistema es poner el semen en el fondo de la vagina, y se usa una jeringa para el deposito.

Y la intracervical, en que se coloca n los espermatozoides en el cuello del útero, desde donde esos seres deben abrirse paso por su cuenta a lo largo del útero, y de las trompas de Falopio, en donde fertilizaran el ovulo. En tu caso, usamos el primer procedimiento.” “Estoy dispuesto! Pero me gustaría más el método natural.”- Dijo Ultor. “Para tu goce? Pero recuerda que hay que buscarte los mejores ejemplares antes de lanzarse a enviar los millones de corpúsculos al ataque!”- Se rio ella. Así, cuando Ultor entro a su cabina y Sierra le menciono el tema, ya iba preparado y acepto servir de inseminador. Ella se alegró y comento: “ Por supuesto, como hombre preferirías hacer el trabajo tú mismo?” 485 “No voy a mentirte: obvio que si, pero quizás tú luego te pondrías celosa.”- Dijo Ultor, echándose al hombro las recomendaciones de Gretchen. “Ah! O sea que te gustaría tener sexo con ellas! Muy linda la cosa!”- Se enfadó Sierra, agregando:” Ahora entiendo el por qué no hay más hombres en tu nave!” Ultor salió al corredor, para no desperdiciar paciencia, y se dirigió a la sala de motores, en que ahora trabajaba Diana, y sin contarle nada, se dedicó a revisar algunos circuitos sencillos… Diana ya sabía lo sucedido- tenía acceso a la radio, y en ella a veces Gretchen la informaba de cosas- y sin embargo, no se metió en el asunto, para no tener que consolar a Ultor por horas… Cuando quiso regresar a su hogar en el espacio, Ultor hallo a su mujer dormida y al bebe muy arropado. Se acostó y se durmió, no sintiéndose para nada agradado con ese problema. Al amanecer, se despertó y se levantó, sin deseos de participar en ninguna charla con Sierra, y se fue a dormir en su sillón de la cabina de mandos. Al despertar, vio a Gretchen ofreciéndole panecillos dulces y un café azucarado. Era un desayuno tradicional internacional. “Gracias! No hay nada mejor que empezar el día con un desayuno.”- Murmuro, pero ya eran las once horas con treinta minutos. “No tienes por qué aceptar ideas de nadie si no quieres. No te adaptes a las ideas de otros.”- Le aviso Gretchen y Ultor buceo en su mente y dijo:” Claro! Mi deseo no es andar dándole semen a nadie: menos en un tubo de ensayo!” 486 -“Entonces, diles que no quieres entrar en su Club de Madres.”- Dijo Gretchen. “Me dan deseos de hibernarme!”- Dijo Ultor. “Es tu decisión ser libre? Si es así, haz lo que desees, pues en este caso no hieres a nadie.”- Opinó ella. “Claro: hablare con Sierra.”- Dijo Ultor, y ya frente a ella, que estaba en el comedor con la hija, se sentó cerca y expresó sus ideas; ella le miraba sorprendida y se trató de disculpar, diciendo:” Solo trataba de ayudar a esas mujeres, que no tienen ni pareja ni hijos.” “Tú fuiste quien me dijo que las despertara, y hablas como si ellas no hubieran sido llamadas de su sueño, todo este querer ser pareja de alguien, o ser madre con hijo, no existiría!”- Avisó Ultor. “Es decir que ahora yo soy la culpable de todo?”- Se enojó Sierra y la hija Erina comenzó a llorar… Ultor se dirigió a la cabina de mandos, pensando en que su idea de tener hijos y para ello una mujer de su especie, había sido una tontería. “Me aburrió esta mujer! Prepararme una cabina en un sector prohibido! Y estoy pensando en dormirlas a todas!”“La mujer da leche materna a su hija: no deben separarse ahora!”- Dictamino Gretchen. Diana entro en la cabina, sonriente, y dijo: Te veo regresando a mí!”

“Volvería de inmediato! Pero debo pensar en mi como un padre con mujer e hija.” Se lamentó Ultor. “Entonces, mándala como hombre! El intríngulis de una feliz pareja es que ninguno de los dos va a mandar realmente si se sienten con iguales poderes! El hombre debe ser el que manda y no será fácil mandar justamente si estas lleno de dudas!”- Opinó Diana. Ultor regreso al lado de Sierra y desde entonces comenzó a decidir por los dos. Ella, sola en una nave entre constelaciones, debió cesar en sus deseos de hacer su propia voluntad. No fue fácil, pero Ultor no cedió y así Sierra debió convertirse en su compañera y no en su socia. Dieciocho años más tarde, y con Erina de esa misma edad, Gretchen les hiberno a todos, incluido a Ultor, quien dijo, minutos antes de ser encapsulados: “No me despiertes si no has hallado primero un planeta terraformado.” “Y si la búsqueda dura más que la capacidad del navío?”- preguntó ella. “Nos dejas en lo que serán nuestros sarcófagos.”- Aviso Ultor, mirándola fijamente. Tras procesarles el sueño, Gretchen dijo: “Ahora nos esperan más años de viaje y estaremos solos.” “No podrás entretenerte viendo sus inconsistencias.”- Opino Diana. “Me entretendré estudiando las nuevas constelaciones. Nos dirigimos a la estrella más cercana. Si allí hay un planeta asequible para los humanos, hasta allí llegara nuestro viaje.”- Opinó Gretchen. 488 Por otros diez años la nave Flier Dorada continuó su peregrinar por el abismo negro- a lo lejos se veían las nubes de gases, las lejanas estrellas, y poco a poco se fue destacando una de ellas hasta que se hizo evidente que estaban llegando. “Doscientas Unidades Astronómicas al primer planeta! Preparen los Exploradores!”- Dijo Gretchen, y se refería a los pequeños satélites que explorarían por ellos, evitando tener que bajar a la superficie. Los satélites tomaron muestras del suelo y regresaron con la información al Flier. “Estudiaremos estas muestras y las guardaremos. En los planetas siguientes no bajaremos si no son aptos para las vida de los mamíferos.”- Aviso Gretchen. “Los satélites nos ayudarán y terminaremos hallando ese planeta viable!”- Comento el Dr. AB 631. El sistema planetario tenía cuatro planetas grandes y siete pequeños en las orbitas interiores. En pantalla se leían algunos datos, como por ejemplo, el tamaño del radio ecuatorial, de tres mil trescientos noventa y siete kilómetros, con una distancia media a su estrella de trescientos veintisiete millones novecientos cuarenta mil kilómetros; el día tenía una duración de veinticuatro horas, y un año de ochocientos ochenta y seis días; la temperatura media superficial no pasaba los quince grados centígrados, y la gravedad superficial en el ecuador era de tres coma setenta y dos metros por segundo al cuadrado. “Allí esta! Es el quinto planeta! Esta justo en la “franja de la vida” : ni mucho frio ni mucho calor!

Datos sobre el planeta Ultor
Tamaño: radio ecuatorial Distancia media a su estrella 3.397 km. 327.940.000 km.

Dia: periodo de rotación sobre el 24,62 horas eje Año: órbita alrededor de su estrella 886,98 días

Temperatura media superficial Gravedad superficial en el ecuador Población

15 º C 3,72 m/s2 0 habitantes

Posee dos satélites… tiene agua y la atmósfera es respirable para “ellos”, por lo que despertare a Ultor: estoy segura de que se sentirá feliz!”.- Dijo Gretchen, tras mirar en los informes. “Momento! Ves esa perturbación entre el quinto y el cuarto planeta?”- Preguntó Diana, indicando algunas pantallas de sensores, y tras estudiar algunos datos que iban llegando, Gretchen dijo: ”Es raro. Avanzaremos para ver mejor.” El Flier se acercó a lo que parecía un agujero negro, pero más de cerca se veía como un abanico de colores. “Es un Agujero de Gusano.”- Dijo Gretchen, y habría tragado saliva si es que hubiera sido un ser humano. “Hay solo tres de estos en todo el universo conocido! Hemos dado con un gran descubrimiento, que nadie se esperaba en esta dirección!”- Se fascinaba Diana, mirando el objeto celestial con admiración. “Un portal hacia otro lugar del cosmos!”- Dijo el doctor AB 631, llegando de sopetón a la canina de mandos, mientras que los demás integrantes despiertos de la nave se arremolinaban para mirar ya sea a través de pantallas y hologramas, o directamente a través de lucernas… Ultor fue despertado de su letargo y al ser informado del descubrimiento, sonrió, diciendo: “Lo llamaremos Agujero de Gusano Diana! Te lo mereces: eres su descubridora.” Las cámaras filmaban el objeto estelar y Gretchen envió a todos los satélites disponibles a tomar mediciones. “Enviaremos a un satélite al otro lado para que, volviendo, nos diga que hay al otro lado.”- Dijo ella. “Entendido: procede.”- Pidió Ultor, y vieron como un pequeño objeto se acercaba a la entrada de ese embudo energético y cayendo cual una pelota en un agujero, se perdía de vista. 490 “Dejare un satélite en esta posición, para que nos avise de su regreso.” Dijo Gretchen, guiando a la nave y dirigiéndose hacia el planeta azul que brillaba bajo los rayos del astro. Ultor no sabía si mirar las películas del Agujero de Gusano, o las escenas que iban llegando del planeta… ambas eran espectaculares. Dieron veinte vueltas al planeta, en diferentes direcciones y a diferentes altitudes, grabando su superficie con varios tipos de filmación: normal, infrarroja, ultravioleta, con radares que además podían penetrar bajo la superficie del terreno sólido. Al termino de esos giros o revoluciones en órbita, Diana dijo:” Ho hay señales de vida inteligente…. Al menos no hay ciudades ni trazas de emisiones radiales o de otros tipos.” “Temperatura y otros datos?”- Inquirió Ultor. “Catorce grados centígrados en el ecuador, siete grados centígrados bajo cero en las zonas templadas, y menos ochenta grados centígrados en las zonas polares.”- Respondió Diana. “Bastante fresco!”- Dijo Ultor, tiritando internamente. “La estrella es de clase azul. Buena luz pero poco calor; aunque creo que los dinosaurios lo podrían resistir.” Comento Diana. “No lo creo! Knapp tiene una temperatura media de cuarenta grados centígrados y en Cuchara Cinco planeta dos hay una temperatura en el ecuador de treinta y ocho grados centígrados! Acá, ni modo que fructifiquen mis animales!”- Dictaminó Ultor, dando un golpe en el piso con un pie.

“Bajamos o no bajamos?”- Preguntó Gretchen. “Ya estamos aquí! Bajaremos, pero más tarde habrá que salir a buscar otro planeta más apto para los dinosaurios.”- Afirmó Ultor, pensando en que habría sido ideal hallar un planeta perfecto para sus fines al primer intento… El Flier bajo sobre una inmensa llanura, a través de la cual soplaban vientos de treinta kilómetros por hora; solo había pasto y ningún árbol que parara esas ráfagas. Los asistentes tomaban muestras del suelo, vegetación, composición del aire, temperatura, presión barométrica, etc. “Nos llevaremos los datos científicos y creo que tomar muchas escenas de este planeta será útil para mi documental! – Dijo Ultor, confiando en los satélites para las vistas de gran altura, y en los asistentes para tomar escenas en tierra. Camino por allí, sintiendo el viento pegándole su ropa al cuerpo, y se dijo que el ser humano se sentiría muy orgulloso de poblar ese mundo, roturar campos, viajar por el aire y navegar en el mar, horadar montañas para sacar minerales, hundir brocas en el suelo y extraer petróleo; volverían a funcionar las contaminantes pero baratos hornos y motores a explosión, el aire se polucionaría ; habrían trenes rápidos cruzando continentes , barcos factoría arrasando los fondos marinos y sus peces, mariscos, y esponjas de mar. Volvió al presente y vio los pastos que cubrían la llanura moviéndose cual las olas de un océano; los lejanos prados impolutos… y se dijo que mientras más tarde llegaran las hordas homínidas, mejor sería. Quizás filmaría esos paisajes para tener los fondos de alguna película de ficción, sin dar la locación de las tomas… Gretchen despertó a Sierra y a Erina, por orden de Ultor, quien les daba así la oportunidad de ver ese planeta recién descubierto. Bajaron en setenta y dos otros lugares, de polo a polo y de oriente a occidente. Ultor vio mucha vida vegetal, pero ni un escarabajo, ni una mariposa, abeja, moscardón, mono, serpiente, sapo, loro ni siquiera una hormiga. Era el paraíso vegetal, su reino era el único a lo ancho y largo de ese planeta. En el mar, algas, esponjas, cochayuyos, musgos, pero ni un solo pez ni aun moluscos. “Es como si algo impidiera la vida animal. Es espantoso.” Comentó Sierra, cuando se vieron en un pasillo. “Cierto. Adonde esta mi hija?” Pregunto Ultor, mirando por el pasillo. “Salió fuera de la nave conmigo, pero yo me regrese: hace mucho frio allá afuera, y quisiera saber si nos vamos a quedar en este lugar, o buscaremos otro planeta.”- Preguntó ella, haciendo un mohín de disgusto. “No puedo dejar aquí a mis dinosaurios: se morirían de frio! “- Aseguro Ultor, pero Sierra parecía no oírle ya. Camino hacia la sección motores y le dijo a Diana:” No la soporto! Le hablo y de pronto me ignora, y me hace sentir que ya no existo!” “Es tu culpa! Tanto vivir con ella te dejo marcado! Quizás unas sesiones de psicoterapia con el Dr. AB 631 te vendrían bien.”- Opino Diana. 493 “Deja esto y vamos a mi cabina! Al hoyo negro con mi experimento de socializar con mujeres naturales!”- Exclamo Ultor, llevándosela del brazo- en un pasillo se cruzaron con Sierra y su hija Erina, y Ultor dio una carcajada al verles, y siguió adelante. Ya en su nueva cabina, cerró la puerta y dijo: “Bien! Adonde quedamos la última vez?” “Aquí.”- Dijo Diana, indicando con su dedo índice aquellos rojos y carnosos labios. Se besaron yu con el software de pasión activado, Diana hizo subir la presión arterial de Ultor más allá de la línea roja…

Horas después, Gretchen se comunicaba con él por intermedio del aparato de holografías, diciendo:” Querrás ver esto! Volamos por sobre el polo sur!” Y las imágenes proyectadas eran hermosas, mostrando como enormes castillos de hielo sólido, agujereados por ventarrones; era como una enorme ciudad hecha de hielo, pero sin sus ocupantes. Horas después, salían a la órbita. Ultor se apersono en la cabina de mandos y escucho a Gretchen haciéndole una proposición:” Si proseguimos a la velocidad máxima permitida, que ya sabes llega a Warp 4.2, tardaremos treinta y dos años en llegar a la próxima estrella, según vemos en la holografía a escala.”- Dijo ella, y broto del circulo serrado y los bastones en las esquinas necesarios para formar la esfera verde transparente entre los rayos indicadores de coordenadas y asi indicar en tercera dimensión las bolas coloreadas semejando los diferentes soles o estrellas en la vecindad de los trescientos mil parsecs a la redonda, con el sol azul en el centro, como correspondía ya que la nave Flier estaba en su proximidad. 494 Con un bastón delgado, o puntero, Gretchen indico una luz amarilla y siguió diciendo:” El astro en cuestión está a treinta y dos parsecs, lo cual significan treinta y dos años de viaje. No sé si guerras pasarte otros decenios en sueño profundo, o usar la otra alternativa.”- Y entonces indicó, con el mismo puntero, al agujero de gusano. “Ese objeto estelar ha sido ya explorado por nuestro satélite. Tenemos ya una vista del otro lado!”- Aviso Gretchen, y pulsando controles, las imágenes recopiladas por el satélite comenzaron a desfilar. Se veían otras configuraciones de estrellas, pero en donde antes se habían visto escasas, con el sol azul en el centro, allá se veían cientos de miles casi topándose, formando verdadera murallas de blancura. “Increíble! Hay cientos de estrellas: deben haber millones de planetas! Pero, qué región es ésa?” “Es otro lugar y en nuestra misma Brana! Puede que existan seres inteligentes, razas antes nunca imaginadas! Quizás el mundo de los antropoides nunca ha existido allí.”.- Se imaginó Diana. “Qué me dices?”- Pregunto Gretchen. “Cruzaremos ese agujero de gusano y saldremos de allí en una pieza?” Pregunto Ultor, abrazando a Diana. “No todos los agujeros de gusano son iguales! No puedo asegurarte nada! Pero en cuanto a la máquina, ya ves que regresó sin daño!”- Comunicó Gretchen “Bien, hagámoslo! Qué mal podrá haber?”- Se decidió Ultor, sentándose en su sillón preferido. “Avisare a los demás, para que se sujeten a algo.” Dijo Diana, y así lo hizo, hablando por el micrófono, que transmitió su voz a los parlantes internos. Sierra y su hija se sentaron en butacas muy seguras, allá en la Sala de visores, ara verlo todo en pantalla… El pequeño navío salió de la órbita circumpolar, y se aceleró hacia el agujero de gusano: si lo habían visto pequeño desde lejos, ahora que se iban acerando tomaba dimensiones colosales… y aterraban sus trémulos rayos conductores, que parecían estar luchando con el espacio normal y su electromagnetismo. El viaje no duro más de dos horas, pero esas líneas de fuerza alcanzaban enormes grosores en ciertas partes, imprimiéndole fantásticas velocidades al diminuto Flier, que se volvía transparente bajo las ondas. Salieron al otro lado a la misma velocidad con que entraron, y Gretchen chequeaba el nuevo entorno con los mapas satelitales: coincidían casi en todo. “Bien, iremos a la estrella amarilla! Cruza los dedos!” Pidió Gretchen a Ultor, y éste los cruzó, en el antiguo signo de la buena suerte. Al rato, Ultor preguntó:” Y cuánto tiempo quieres que tenga mis dedos cruzados?”

“Ah, creo que un año!”- Sonrió ladinamente Gretchen, pues eso era lo que iba a demorar el Flier en llegar al más cercano de los sistemas planetarios. “Veo que tu sentido del humor no te ha abandonado!”- Dijo Ultor, y continuó allí por unos momentos, admirando el paisaje. Atrás de ellos quedaba el agujero de gusano, otra vez semejante a un abanico de translucidos colores… Diana dijo, a través de los parlantes. “Velocidad de crucero alcanzada! Pueden circular libremente! Tiempo de llegada al nuevo sistema planetario: once meses!” “Qué? Vamos a seguir encerrados en este navío por otro año más? Es increíble!”- Expresó Sierra, muy molesta. Ultor hizo clausurar algunos sectores, después de decir: “Des hibernen a los humanos ¡ Que se apronten para la llegada!” En ese año, nadie lo pudo ver ni hablar, porque Ultor estaba aburrido de las exigencias a que son tan afectos los humanos, pero al estar ya entrando al sistema planetario, dijo:” Tripulación y visitas! Estamos llegando a nuestra meta! Si miran por los visores o por las lucernas, verán una estrella amarilla brillando mas fuerte que el resto: tiene seis planetas, cuatro de ellos muy grandes, pero ya sabemos que hay dos menores orbitando cerca de la estrella, y de ésos hay uno con atmósfera respirable!” Todos miraban expectantes, pero debieron esperar tres días antes del segundo aviso de Ultor, diciendo, a través de los parlantes internos:” Tripulación del Flier plateado: turistas y visitas! Llegamos ya al planeta mejor aspectado de este sistema planetario! Tiene mares, ríos y montañas! Hay árboles y una temperatura de entre cincuenta Centígrados en el ecuador, a menos treinta Centígrados en los polos. Aterrizaremos!” “Hay un problema.”- Dijo la bella Gretchen. La faz rubicunda de Ultor se entenebreció, y preguntó con un hilillo de voz: “De qué se trata, Gretchen?” “El aire. Hay un déficit de oxígeno. Los dinosaurios se sentirán bien! Pero Uds. los humanos van a tener que usar tubos de oxígeno.” Ultor se recostó en su sillón preferido, estirando las piernas. Llevaba veintinueve años viajando, para esto!

CAPITULO 20. EL PLANETA DE LOS DINOSAURIOS.
Antes de dejar bajar a los interesados en hacerlo, Gretchen explicó cómo usar los tanques de oxígeno y qué hacer si se quedaban sin oxígeno en el tanque. “Recuerden ir tranquilos y en calma: así usaran menos oxígeno, que la mascarilla les ira proveyendo según sus necesidades del momento! Si se quedan sin oxígeno será porque no habrán respetado el pitido constante que se producirá cuando les queden menos de diez minutos de reserva: ahí deben dirigirse al compañero más cercano a pedirles les convide algo de oxigeno mientras nosotros les enviamos otra recarga.” Todos estuvieron de acuerdo y pronto ya estaban en terreno, disfrutando del calor y el panorama, que era de cerros y bosques del ecuador del planeta. “Esto si que es hermoso!”- Dijo Erina a su padre, y era la primera vez que ella se le acercaban voluntariamente, por lo que Ultor se sorprendió. “Así es! Los dinosaurios tendrán un lindo planeta para crecer y multiplicarse!” Afirmo él.

“Lástima andar con estos aparatos de oxigeno! No te molestan a ti?”- Pregunto Erina. “Son absolutamente necesarios y como tal, no importa si molestan o no! Tal como usamos calzado y tantas otras cosas, esta es una más, agregada a la lista.”- Afirmó Ultor, pensando en que ya estaba pontificando a quien lo necesitaba. 498 Gretchen se acercó y le dijo:” Vamos a estabilizarnos en otro lugar que vi en los mapas! Aquí hay mucho viento y no hay madera para hacer los cercados.” “Correcto! Nos vamos!”- Exclamo Ultor, para que quienes miraban el paisaje se devolvieran al Flier. Prontamente se elevó el aparato y tras viajar mil kilómetros, se detuvieron en un lugar con un rio cercano, montes rocosos y quebradas, pobladas de árboles y matorrales. “Pareciera que aquí hay menos viento y más calor.” – Opino Ultor, al salir fuera con los demás. “Dieciséis grados y viento a dos kilómetros por hora, del sud oeste.”- Dijo Diana, que se detuvo a su lado. “El proceso debe comenzar! Vamos, a ayudar!”- Invito Gretchen a ambos, que se devolvieron dentro y laboraron un mes, en el que sacaron de sus capsulas a los dinosaurios hibernados y descongelaron los huevos para empezar el empollamiento o incubación de las crías. Treinta pequeños dinosaurios ya reposaban en una bodega, y eran cuidados por las mujeres naturales bajo la supervisión de tres Sintéticos. Al segundo mes, las seis bodegas tenían la capacidad copada, y la séptima bodega albergaba a los hibernados, que ahora sobrepasaban los dos metros y medio de longitud. “Los cercados están listos y hay cuatro cabañas para pasar la noche! Trasladaremos allí a los carnívoros!”- Aviso Gretchen, y esa labor la ejecutaron solamente las personas sintéticas vistiendo trajes resistentes a rasguños y alguna que otra mordedura; no que ya fueran salvajes, pero el instinto de dinosaurio les impelía a hacerlo. “Dejaremos libres a estas bestias? Qué comerán?”- Se preocupó Ultor. “Hay manadas de rumiantes al norte de aquí. Un mes más y los guiaremos allá.” – Afirmó Gretchen, cerrando el último portón. Eran Licorinos, Hepstasteornio, Coelophysis, Ammosaurus, Criocophosaurus, Heterodontosauro, Kotasaurios, Lesothosaurus, Lufengosaurios, Massospondylus, Sarcosaurus, Vulcanodon, Yunnanosaurius, Avalonia, Azendosaurus, Herrerasaurios, Melanosaurus, Plateosaurus, Procompsognatus, Staurikosauros, Thecodontosaurus, Syntarsus, Chindosaurus, Asanosaurus, Guaibasaurus, y Coloradisaurus. Cada especie estaba en su propio corral. Se les alimentaba con vegetación mixta, es decir, de la sala de hidropónicos, junto con los vegetales que se iban encontrando en la naturaleza del planeta. A los carnívoros se les estaba dando carne artificial, pero con todos los nutrientes necesarios, gracias al procesador de alimentos de la nave. “A los vegetarianos los dejaremos en el otro continente, o estas bestias carnívoras darían cuenta de ellos en meses! Hay un lugar excelente para ellos!” Afirmo Gretchen, quien había revisado los mapas en detalle, confeccionados por mientras giraban antes de bajar a la superficie, mas datos obtenidos por los pequeños satélites artificiales con que se contaba. Se acercó Erina, diciendo: “Padre, que nombre tendrá este planeta?” Ultor se sobo la barbilla, mirando a Diana y dijo:” El agujero de gusano se llama Diana y este sol lo llamaremos Erina; cada planeta será llamado Erina uno, dos y así sucesivamente. Qué te parece?” “SE le ilumino la cara a la joven, y dijo:” Muy bien, es genial! Seré la dueña de una estrella!” “Los planetas serán llamados numeralmente: Erina I al Seis! “- Explicó Diana, sonriente, agregando:” Y tenemos que nombrar mares y continentes aún!” 500 “Puedo ayudar?”- Preguntó Erina- “Tengo algunas proposiciones que hacer.”

“tienes todo el derecho, hija mía.” Dijo Ultor, lleno de sentimientos paternales. “Gretchen dijo:” Iremos a ponerle nombres en la sala de cartografía, ya?” Y los tres fueron allá. En esa sala había un aparato de holografías y Gretchen presento al planeta entero frente a ellos, girando lentamente- se veían dos continentes y muchas islas. “Nos saltaremos las islas pequeñas y nombraremos los continentes, sub continentes y al final las islas, ya?”- Propuso Gretchen, y así fueron nombrados los continentes, islas, cadenas montañosas, mares y océanos- Ultor sonreía: sería posible que este humilde empezar pudiera transformarse en algo definitivo? La falta de oxígeno complicaba mucho las cosas. Habría alguna forma de oxigenar algunos sectores, usando campos de fuerza? “Recuerdo que el planeta era para uso de los dinosaurios solamente- el hombre y el dinosaurio no pueden coexistir.”- Dijo Gretchen, cuando Ultor comenzó a modificar su proyecto original. “Bien! Sea! Nos iremos apenas vea que mis bestias se las arreglan solas!”- Dijo Ultor, sonriéndole. Fueron muchos meses de cuidados y al fin los carnívoros aprendieron a cazar rumiantes, y los vegetarianos a alimentarse de los árboles y plantas del bosque-. Separados por un océano, Ultor estaba seguro que proliferarían muchísimo en ese planeta. 501 Gretchen organizaba viajes entre los dos continentes, y en uno de ellos descubrieron una montaña con numerosas excavaciones. “Es raro! Debe ser algún animal que aún no hemos visto el que hace tales cosas.”- Opino Ultor, mirando con lentes de larga vista. Gretchen descendió a quinientos metros y con ocho personas sintéticas se dedicó a explorar, impidiendo que Ultor se arriesgara: “Tu espera aquí! Si algo sale de esas cavernas y amenaza al Flier, Diana lo elevara y se salvaran Uds.!” “Muy heroico de tu parte, pero también muy arriesgado!”- Opinó Ultor. “No tanto! Es solo lógica aplicada.”- Se rio Gretchen; llevaba un fusil y una pistola de rayos… Miro dentro de la primera caverna- hallo que había rastros de extracción de mineral y sus ojos captaron microscópicos rastros de oro en el muro. Bajo por lodosos túneles, hallando tabiquería y vigas semi podridas por el tiempo y la humedad; recogió algunos gramos de oro y luego salió de allí- sus ayudantes compartían noticas por radio emisiones, y juntando sus hallazgos, sumaron doscientos gramos de oro, que luego de regresar todos al Flier, ella mostró a Ultor. “Oro! Son minas agotadas las que ves allí- algunos llegaron a buscar ese mineral y de eso al menos doscientos años atrás.”- Avisó Gretchen. “Me hace pensar en que no somos ni los primeros ni tampoco los más preparados! Ya hay gente que sabe del agujero de gusano y sabe llegar aquí para sacarle provecho al viaje!”. Comentó Ultor, sobándose la barbilla. 502 Gretchen comenzó a buscar oro, con ayuda de mecanismos detectores de la nave y lo hallaron en las orillas de varios ríos y en un lago. “Es mas trabajoso que cavar en un cerro y hallar los trozos embebidos en el material! El hallazgo en los ríos es lento y quizás los mineros del ayer andaban con prisas.” – dijo Diana. Ultor descansaba ya en su cama, pues era de noche y ella le preparaba una infusión caliente de yerbas nativas. “Así debe haber sido! Sera muy bueno recolectar oro de este planeta! Las naturales deberán cooperar- les daré todo el oro que ellas mismas saquen, menos un diez por ciento para mis gastos.” Afirmo Ultor. “Habrá que actuar con perspicacia y psicología! En todo caso, las mujeres son entusiastas y activas, pero solo el veinte por ciento de ellas persevera más allá de los dos meses.”- Sonrió Diana, presentándole una taza de humeante infusión.

“Ah, muy amable! Y viste a mi hija Erina? Poniendo nombres a algunos accidentes geográficos? Es bueno que se interese en algo: quizás debamos enseñarle más.”- Opinó Ultor. “Ya tiene sus clases diarias, y va adelantando, pero con tanta cosa nueva, no es raro que se distraiga del objetivo final.”- Opinó Diana, quien notaba la molestia de Erina cuando la veía. “Ella será mi única heredera al regresar a la civilización!”- Dijo Ultor, pues no creía volver a la civilización con poderes para seguir engendrando hijos… “Su madre será tu heredera, y nosotros pasaremos a ser de su patrimonio- bien que ya tenemos derechos civiles, pero nuestro trabajo no es cosa que podamos elegir.” Afirmo Diana. Ultor se encogió de hombros, y dijo:” Eso está por verse; ahora vamos a mi cabina: me muero de sueño.” Por supuesto, Diana no necesitaba dormir, pues su cerebro artificial se estaba constantemente ordenando y eliminando información irrelevante, pero ella se mantenía a su lado, con sus lindos ojos cerrados, con movimientos cada cierto tiempo, en fin, nadie podría decir que no dormía igual (o más lindo) que una mujer natural. Sin embargo su apariencia de durmiente, ella se estaba también comunicando radialmente con los demás Sintéticos, y así estaba al tanto de lo que iban haciendo y el estado general de la comunidad. Gretchen ya tenía a las naturales en el cercano rio, buscando oro, y lavando arena para hallar el preciado mineral. Sabían que el oro se puede hallar más seguramente en los recodos del rio, sobre todo debajo de grandes rocas, ya que allí se hace un “lavado natural” y el oro se aposa allí hasta por más de doscientos gramos. Para ello, las mujeres se amarraban con sogas a árboles o rocas, y se agachaban en el agua para sacar el material con bandejas y palas. Usaban trajes monopieza herméticos, cascos y guantes muy resistentes. La orden de Ultor era de protegerlas de todo daño y se seguía cumpliendo su orden en toda labor que ellas hicieran. 504 “Hace frío, pero vale la pena mojarse por ganar más dinero!”- Decía Jarena de Purete. “Crees que él (Ultor) nos dejara quedarnos con las pepitas? Vamos a recoger muchas, al paso que vamos.”- Preguntaba Taria. “Bien, no puedes pensar mal de quien hasta ahora nos ha tratado bien.” – dijo Jarena. “Quiera el destino que tengas razón.” Opino Sanda de Liure, sonriente bajo el astro rey. Ultor sonreía cuando sus asistentes le hablaban de las dudas de esas mujeres naturales, y decía:” Les prometí que podrían tomar el oro y que un diez por ciento seria para mi. Lo cumpliré. Haremos esferas, bolas de oro haremos, y brillarán cual planetas y cual soles en mis cajas de fondos! Hare millonarias de todas ellas y recordaran esta aventura hasta el día de su muerte!”Varias veces tuvieron la fortuna de hallar más minas en los cerros; la última fue fechada en ciento noventa y dos años, usando la medición por isotopos. Ultor pudo bajar por los túneles y hallar hasta las herramientas (trozos de algunas que se les quebraron a los mineros) y dijo. “no hay dudas de que eran seres humanos! Los mangos de estas herramientas así lo proclaman.” “Estas extracciones fueron llevadas a cabo durante treinta años! El que sea que vino acá, dejaba a los mineros y se iba con el oro, para regresar más tarde.”- Opinó Ultor. 505 Entonces, Gretchen envió a buscar huellas de aterrizaje por las cercanías y hallaron un terreno llano y con muchas señales de haber servido de plataforma. las piedras del sector se veían negruzcas y no crecía vegetación en el perímetro. “Aquí fue, por supuesto. Mediré el tiempo transcurrido.”- Dijo Gretchen, y más tarde dijo:” el último en dejar su marca fue hace ciento ochenta años.”

“Los que fueran, no han regresado más. Muy probable es que fue un grupo que luego envejeció y murió haciendo este tráfico.”- Comentó Ultor. “Murieron en la riqueza.”- Dijo Erina, que estaba cerca. “Habría que preguntarse quiénes repentinamente compraron haciendas y levantaron fábricas en los planetas de la Cuchara.”- Expresó Ultor.; internamente no era tan grande su curiosidad como para darse el trabajo interplanetario de averiguarlo… Jarena, quien había trabajado en hidropónicos, se acercó a Ultor, mostrándole cinco pepitas de oro en su blanca mano enguantada. “Ve, Sr. Ultor? Pepitas de oro! Esa es la más grande y creo que valdrá unos mil sopes, por lo menos!” “Me alegro por ti, y llámame Ultor nada más! Ah, y recuerda que les descontaré el diez por ciento del oro que logren hallar!”- Afirmó Ultor. “En serio que lo hará? Y conmigo también?” Preguntó Jarena, sonriendo- y en sus ojos leyó Ultor una promesa- y a las pocas horas se hallaba con ella en la poza que estaba revisando bajo la luz del astro rey. 506. “Y, has tenido buena suerte?”- Preguntó Ultor. “Sí! Mire éstas!”- Dijo Jarena, pasándole tres pepitas pequeñas, que había mantenido en una mao. Ultor las sopesó, sonriente. “Quieres que te las guarde yo? Acá en el agua se te pueden caer.”-Ofreció Ultor. “Y como, si las tengo en una bolsita amarrada al cuello?”- Preguntó Jarena, y aunque con esas tres pepas no había sido así, Ultor ni soñó en contradecirla… no venía a enfadarla, ni mucho menos! Se estuvo con ella, y aun la ayudó. Desde la orilla vio dos reflejos plateados, se los apuntó con la mano y ella sacó las dos pepitas más grandes que hasta entonces había tomado. “Oh, qué lindas! Pero, no sería justo que yo las tomara! Ud. las halló!”“Pero tú las sacaste!” “Entonces, compartamos una para cada uno!”- Dijo ella, emocionada. “Tú elijes.” “Ah, y por qué no Ud.? Porque ya le aviso: si elijo, será con la más grande de ellas!”- Y reía, contenta. Al ir oscureciendo, salió del agua y se sentó cerca, diciendo: “Hoy ha sido el mejor día que he tenido! Ud. me trajo mucha suerte!” “La suerte la hace el trabajo.”- Se rió Ultor, pero al verla tiritar de frio le pasó su chaqueta térmica. Ella comentó:” Mejor nos vamos!” Se puso esa chaqueta y aprovechó Ultor de acercarse para ayudarla a ponérsela; Jarena sujetó una de sus manos y le miró, con su pecho subiendo y bajando notoriamente, así es que Ultor la besó. Fue como una erupción. Todo el líbido reprimido durante meses brotaba como una llama y su exigencia era tal, que hicieron el amor sobre esas piedras de la orilla, con ella gimiendo. De allí al Flier, y en el Flier ella quiso seguir amando, así es que pasaron una semana en su cabina, la cabina de Ultor, en donde sus Asistentes llevaban comida, caramelos, tortas, kúchen… “Ah, qué alivio hallar un hombre que me ama! Porqué tú me amas, verdad?” “Claro, eres bella y me gustas.” “O es mi cuerpo? “-Preguntó ella, con sonrisa picaresca. “Todo tu eres cuerpo y mente! No sé por qué las mujeres siempre dicotomizan su persona, como si se pudieran ir andando sin el cuerpo!”- Se rio Ultor. Ella le abrazo, poniendo su cabeza en su pecho y cubriéndole con sus largos cabellos. “Y ya no quieres seguir buscando oro?”- Le preguntó Ultor, besando esos labios carnosos y dulces. “Para qué? Ya tengo el oro y ahora estoy llena de amor por ti!”- Y le abrazaba ardientemente.

En la cabina de mandos, Gretchen miraba y escuchaba aquello, y por ello le dijo a Diana, que estaba por allí cerca:”- No contemos con Ultor para nada, por ahora. Está en su época de apareamiento!” Diana se rio, diciendo:” Feliz mortal, que ya ha tenido varias épocas de apareamiento en este viaje!” “No hay problemas! Su comida tiene suplementos que le dejan potente y a ella pidiendo mas amor.” Ambas reían, en la cabina de mandos… 508 Ultor también iba almacenando oro, ya que las Sinteticas usaban elementos tales como asporadoras, filtradoras y cintas transportadoras para ir viendo si habían pepitas en el rio… y habían muchas. Al año de estarse allí, Ultor decidio regresar y Grevchen elevo el Flier por sobre dinosaurios y oro, llegando al agujero de gusano. “Lindo abanico! Un tubo de titilante energía entre dos puntos imposibles!”- Comento Ultor, abrazado a la estrecha cintura de Jarena. “Que nos llevara a casa! “- Suspiró ella, ensoñadoramente… y el la besaba, porque sus labios eran dulces… Atravesaron el agujero de gusano y salieron a las constelaciones conocidas, que decoraban el negro fieltro del cosmos. “Habrá que hibernarse, padre?” – preguntó Erina. “Si no quieres llegar siendo una vieja , así es! Nos hibernaremos todos, y las personas sintéticas verán modo de seguir hasta Cuchara Seis planeta Cuatro en seguridad. No te darás ni cuenta de lo sucedido!”- Comentó Ultor. Las mujeres quisieron hacer una última reunión, y bailaron antes de irse a las cápsulas de hibernación.

CAPITULO 21. SPOON VI – IV.
Veintiocho años después, Gretchen aterrizaba el Flier plateado en Spoon VI. 4., con la tripulación y pasajeros mirando ya sea por pantallas o lucernas a la ciudad de Purete que se extendía a lo lejos. Ultor les dijo: ”Estamos en la losa del cosmódromo principal de la ciudad capital del planeta, Purete. Desde aquí Uds. se irán a sus casas, a un hotel, o adonde prefieran. Tengo vuestro oro en casjas individuales y vendrá un vagón Flier a buscarlas: les dejara en el “Hotel Janarvia”, en donde todo esta pagado hasta por un mes, tiempo que les recomiendo usar buscando a sus familiares.” “Y ya nos descontó el diez por ciento?”- Preguntó Taria. “Por supuesto: pero igualmente puedo decirles que entre Uds. no hay nadie con menos de dos millones de sopes! “- Sonrió Ultor, mirando embelesadamente a Jarena. Cuando llegó el vagón Flier, Sierra y la hija de ambos se acercaron a despedirse. “Chao, padre! Dime adónde estarás, para venir a verte.”- Dijo Erina.

“”Estaré en el cosmódromo por una semana, y luego no sé adónde me dirigiré, pero como Uds. se van al hotel “Janarvia”, te puedo ubicar allí, ya que les he arrendado una suite indefinidamente.”Avisó Ultor. “Y para qué tanto tiempo en un hotel? Yo tengo la casa de mis padres!”- Se envaró Sierra. “Está bien! Pero yo compraré alguna propiedad para ti, hija, y allí podrás estar tranquila.”Comentó Ultor, dándole cien mil sopes en un sobre. “Cúidate!”- Erina le susurró en el oído, al despedirse. “Esa niña te quiere.”- Dijo Jarena, abrazándole y siendo abrazada… En los días siguientes, todas ellas cambiaron el oro por billetes “sopes” y comenzaron una nueva vida. A algunos sus parientes les recibían con los brazos abiertos, aunque otras sufrieron la triste noticia de que sus padres habían fallecido durante esos larguísimos años. Ahora encontraban a sus sobrinos transformados en viejos que apenas podían entender que esas jóvenes alegres eran , en vardad, hermanas de sus padre sya muertos hacia décadas!} “Los milagros de la cinencia y de la técnica también traen mucha tristeza!”. Consolaba Ultor a Jarena, quien ya no tenia a sus padres, hermanos ni pariente alguno. “Sabria mi madre que yo volveria algún día? Vi comentarios en las noticias de la época- se creía que tu nos habias raptado a todas!”- Se maravillaba Jarena. Tambien su actitud hacia Ultor fue cambiando: ahora hablaba poco y se ausentaba del Flier cada día más, hasta que una noche no regresó. Ultor, creyendo que era producto de alguna desgracia su desaparición, la hizo buscar por una Agencia P<rivada de Detectives. “No se preocupe! La hallaremos fácilmente! Es altoa, de cablellos rubios, con mucho dinero disponible, y ya vera que la hallamos! Nosa ha dado Ud. fotos y filmes de ella.2- Dijo el administrtador de la Agencia, sonriendo comprensivamente: tenia a su cargo a veinte hombres sintéticos, y la red de comunicación sintética , que era prácticamente un par de ojos en cada calle de la ciudad, hotel y centro de esparcimientos. Al segundo día la halalron viviendo con un deportista profesional, feliz de ser bella y codiciada… Gustaf Oher, el detective encargado del caso, hablo con ella sobre Ultor, diciéndole:” Ese señor la busca con desespero. Se fue Ud. sin decirle ni media palabra.” “Ah, bes que no staba seguda de que Gustaf , mi actual amor, me quisiera para sí! Y ya me pueden ver: vivo con él, amos a todos lados juntos!” El detective enarco sus cejas, captando la inconsistencia de la mujer: “vivo con él”, y apenas llevaba un par de días con el deportista! Pero no venia a unir parejas sino que a indagar, y pregiuntó:” Es decir, Ud.l ya no vuelve más con el Sr. Ultor?” Ella se anduvo molestando, sobre todo que su actual hombre se acercaba , y dijo apresuradamente:” Dígale que no volveré a él, y agradezco su interés, pero lo que tuve con él ya terminó.” El detective Oher se alejó de allí, llevando toda la evidencia del caso: fotos, video, voz y dirección de la bella. Con eso transmitido a Ultor por intermedio del aparato holográfico terminó la averiguación; se le pagó a la Agencia y el caso pasó a Archivos. Ultor, por su parte, sufrio una depresión al enterarse, y anduvo caminando sin rumbo por los corredores durante algunos días: no se afeitaba y ordeno que no se le consolara de ninguna manera. 512 Gretchen llamó a Erina, quien llegó acompañada de su madre, y asi fueron presentadas a Ultor, quien llegó al comedor vestido con un mameluco (monopieza) verde y calzando sus zapatos de cuero de dinosaurio.

“Hola, padre! Cómo estás?”- Preguntó, aunque ya sabía del caso Jarena. “Muy bien! Y me alegro de que hallan venido a verme!- Exclamo, recibiendo el abrazo de su hija, y una indiferente venia de aprtde de Sierra: esta esaba asqueada del hombre , que no tenía escrupulos a la hora de comenzar romances sin terminar los anteriores. “Y, como van tus cosas? Ya no existen tus zoológicos! Que va a hacer?”- Pregunto Erina, sentándose a su vera. “Tienen que pagarme por ellos! El gobierno los remato al mejor postor, sin estar seguros de mi desaparición “ad aeternum”! Viernas la cara que pusieron en Bienes Nacionales, cuando me presente con mis abogados, a pedir la restitución!” “Y claro que te los tienen que devolver! Es lo justo.”- Aseguro Erina. “Eso me dicen los abotados! Y Uds. ya cambiaron el hotel por la casa de tus abuelos?”- Pregunto Ultor, y como Erina hiciera una señal a su madre Sierra paa que respondiera, ésta dijo, arrastrando las palabras: “Yo he cambiado de idea, ya que mis padres murieron, su casa se ve dio para pagar sus deudas, y me he quedado sin nada; sin embargo, no pido para mí, sino que para tu hija: ya le compraste la casa que le prometiste?” La actitud de Sierra era bastante ruda, y Ultor enrojeció por ello. Dirigiéndose a Erina, le preguntó: “ Tú dime si tienes vista alguna propiedad, o prefieres que yo te la busque? La verdad es que no sé cuál ciudad del planeta quieres como hogar.” Erina se rió, diciendo:” Y quieres darme una ciudad para mí sola?” “Por supuesto que eso es imposible! Dime en qué ciudad queires tu nueva casa!”- Alegó Ultor, entendiendo que era una ironía, pero que igual debía rechazar. Ella miró al techo, diciendo:” Comprarme un lindo lugar con flores y pajaros, una casa en medio de ese jardín, y un Flier como el tuyo.” Ultor tragó saliva, pues lo último era carísimo y aúin no habían en el planeta Cuatro de Cuchara Seis. 514 “La casa te la compro, y también un lindo Flier. Pero como este vehiculo, ho hay en plaza.”- Avisó de inmediato. “Bromeaba! Me conformo con lo que me ofreces! Pero, te veo solo: ya no está esa mujer… Jarena?”- Dijo Erina, mirando en rededor. “Se ha ido.” Replicó Ultor, evitando ver qué expresión facial tenía ahora Sierra… 515 Erina le puso una mano en el hombro, diciendo: “Ya hallaras a otra mujer! Bueno, nos vamos.”Dijo Erina, besándole la mejilla. Ultor se renovó mentalmente, diciéndole a Gretchen: “Ubica una linda granja con un jardín alrededor de una buena casa, en las cercanías de la ciudad de Purete! Pagaré por ella y será de mi hija Erina.”- Dijo Ultor, y cuando se compró estuvo allí un mes antes de avisarle a Erina, quien, con su madre, aun se mantenían en el hotel “Janarvia”. “Ah, esto sí es agradable! Estoy seguro que Erina será feliz acá.”- Dijo Ultor. “Traerán su Flier mañana. Vendrás al vuelo de prueba?”- Preguntó Diana. “Vuelo de prueba? Y no es que ya vienen probados de la fábrica?”- Se intranquilizó Ultor, mirándola. “Obvio! Pero, es “nuestro” vuelo de prueba! Quizás una caída de la hoja, un tonel, o aún un Himmelman! Será divertido.”- Se rió Diana. “No cuentes conmigo para locuras! Ven acá!”- Dijo Ultor, tomándola de sus caderas- se besaron, y el antiguo fuego volvió a arder.

Al día siguiente trajeron el vehículo en un vagón Flier; los empleados enseñaron a Gretchen las nuevas modificaciones, y Ultor quedó maravillado de la velocidad, maniobrabilidad y confort dentro de ese vehículo particular. “Tiene muchas características nunca vistas ni en mi Flier plateado! Aunque no dispone del sistema bidimensional.”- Comentó Ultor. “Han pasado treinta y dos años desde que nos fuimos de aquí! No es raro que se haya eliminado el sistema bidimensional: servia para la guerra para ocultar mercaderías y contrabandear y para muchos otros usos! Me pregunto si en la tierra de Sol aún las hacen.”- Dijo Gretchen. “Esperaremos a recuperar los zoológicos! He visto a mis animales! No se ven felices de estar aquí, y de los mil doscientos que tuvimos, sólo hay cuatrocientos, y las especies han bajado también de numero, aunque hay Stygimoloch y Elafrosauros que yo nunca traje!”- dijo Ultor. Pasados tres meses, en una reunión con el Director de Bibliotecas y Museos, quien le ofrece un tercio más de lo que Ultor invirtió en sus zoológicos, mas comprar los edificios anexos. “Son trescientos noventa millones de sopes: le pagaremos en un solo pago, a fijar la fecha.” Agregó ese Director, don Mainto Rodasaf. Los abogados de Ultor le urgieron a aceptar, dada cuenta del tiempo pasado entre su “desaparición” y su regreso. “Hay peligro de que se aplique alguna ley olvidada, y no le paguen un sopes! Piénselo.”- Afirmó el abogado principal, Don Ladroferco. Ultor decidio al día siguiente, y en quince días ya tenía ese dinero en el Flier- ya que no quiso dejarlo en el Banco Nacional de Purete. Llamó a su hija a la casa en el campo, y ésta llegó prontamente junto con Sierra, su madre. “Ves? Tu color favorito.” Dijo Ultor, mostrándole el nuevo Flier, aparcado a poca distancia del Flier Plateado. “Ah, es una belleza! No creí que me lo comprarías!”- Dijo Erina, mirando a su madre. “Tiene muchas cosas nuevas! Haré que te acompañe Gretchen, para que veas el manejo.”- Dijo Ultor, y Erina corrió tras Gretchen, para subir al vehículo aéreo. Ultor quedó a solas con Sarria, la que miraba cómo se perdía el Flier en la lejanía . “Gustas pasar a sentarte, mientras vuelven?”- Invitó Ultor. “Está bien, hace fresco (frío) aquí en el campo.” Afirmó Sierra, caminando a su lado; algunos recuerdos volvieron a la mente de Ultor al verla moverse con soltura- se dijo que ella debía estar praticando algún ejercicio o deporte, para mantener su figura. “Y tu, que haces ahora, además de vivir en el campo y comprarle un Flier a mi hija?”- Preguntó Sierra, mientras llegaban al salón. “Tramito la venta de mis zoológicos en este planeta: los confiscaron cuando pensaron que ya no volveria. De los mil doscientos ejemplares originales que tenía, ahora sólo quedan cuatrocientos.” “Cuatrocientos? Yo ví más, cuando fui hace poco al zoológico de Purete.” “Hay ejemplares nuevos, pero de los pequeños! Esos aparentemente los trajeron para reemplazar a los muertos.” – Dijo Ultor. Sierra meditó unos segundos y dijo: “Es que no son de este mundo: por eso mueren!” Ultor movió su cabeza negativamente, y explicó:” Cuando yo fui dueño de esos zoológicos, mis animales se multiplicaban! Ahora, languidecen!” Sierra miró por la ventana y dijo.” Allá vuelven! Permiso: iré a recibir a mi hija!”- Y lo dejó solo. 518 Ultor, que se había estado imaginando una reconciliación, vio que tal cosa existía solo en su cerebro. Erina entro como un torbellino en la sala, y se tiro sobre un sillón, diciendo:” Es fabuloso, padre! Debo darte merito y estar muy contenta!”

“Y tendrás que alegrarte por algo más: esta casa y los terrenos que la rodean son tuyos!”- Avisó Ultor. “Padre!”- Dijo Erina, llorando de emoción y corrió a abrazarse de él. Sarria miraba la escena con ojo crítico, ya que pensaba que Ultor estaba comprando el cariño de su hija con obsequios caros. Tras ese momento emocionante, Ultor llamó a Gretchen. Esta entro a la pieza con un aparato copiador mnemotécnico con conección al Ministerio de Vivienda y Urbanismo, y procedio a transpasar el Flier y la casa con su terreno de setecientas cuarenta hectáreas a nombre de Erina. “Ahora, sólo falta que me vaya de aquí!”- Aseveró Ultor, mirando a Sarria, quien devolvió la mirada en forma indiferente. “Padre! Esta casa es tuya tanto como mía! Puedes quedarte todo lo que quieras! Eso sí, me vendré con mi madre desde ese Hotel.” – Aseguró Erina, a quien le encantaba todo lo que había visto allí. “Te dejaré una persona Sintética para que te asesore y ayude en manejar el Flier.” Dijo Ultor y le dejó a Median AB 397. Cuando Erina y su madre se fueron, Ultor dijo a Gretchen:” Prepara todo para partir en la mañana.” “A la orden.” Dijo Gretchen, sonriente. Ultor se fue a la cama con Diana, quien trato de subirle el ánimo. 519

CAPITULO 22 EL RETORNO A KNAPP.
Ultor se hibernó antes de salir de Spoon VI IV, y en el viaje los veinte Asistentes quiaron y mantuvieron el curso por y para él; tres veces debieron atravesar sectores con gases peligrosos y en ello la pericia de rechen impidió que se transofrmaran en polvo inter estelar. Diecisiete años desde que iniciaran el viaje habían transcurrido , cujando Gretchen vbao a la sección de hibernados, en que el único capullo era el de Ultor. Su rostreo se veía nítidamente a través del cristal y esta no era la vez primera que Gretchen bajaba a verlo y revisar sistemas, pero si la ultima vez que lo haría sin activar la cerradura . Apreto el botón correspondiente , y la capcula comenzó el proceso de descongelamiento – paulatinamente el cuerpo fue re energizado y las funciones vitales colvieron a funcionar. Horas mas tarde y ya en su cama, Ultor miraba a Diana y Gretchen, quienes le sonreían desde ambos lados del lecho. “Ya estas ceca de casa!” Orbitaremos Knapp dentro de dos horas.” Dijo Gretchen. “Ah, muy bien! Y como fue el viaje?” Preguntó Ultor. “Nada inusual!”- Replico Gretchen. “y … seguirá gobernando la reina Girardot?”- Preguntó Ultor, recibiendo un vaso con liquidos a tomar que le pasaba Diana. “Sigue gobernando. Estuvimos fuera cuarenta y cinco años: estamos en el año 4283 E.C. “- Avisó Gretchen. “Entonces, mis filmes son historia!”- Comentó Ultor. 520

“Ya ni se comentan! Hay muchos filmes entre el tuyo y el más nuevo: pero ya no hay películas con base fantástica. El pueblo ha cambiado. Ahora es sobre realidades, descubrimientos sobre ciencia, política, economía, medicina. Eso es lo que la gente ve ahora.”- Avisó Diana, la cual ya hacía días que venía, igual que Gretchen y las demás, recibiendo señales desde el planeta Knapp y su civilización. Bajaron sobre un hotel, en donde se hospedo Ultor, por mientras le tomaba el pulso a esa nueva sociedad de mil quinientos millones de habitantes. Se había pasado de doscientos millones a mil quinientos millones en cuarenta y cinco años, gracias a la inmigración, la clonación y la ausencia casi total de muertes. La movilización era ahora a través del pneumo-tubo y las aceras rodantes; la gente trabajaba desde sus casas y a través del aparato holográfico de comunicaciones, mientras que la construcción de edificios, carreteras, puentes, muelles, etc., estaba a cargo de un puñado de funcionarios en los puestos principales y con la ayuda de trabajadores sintéticos y el transformador de materia. En el hotel, la comida ya venía en forma de papillas, figuras semisólidas y no se veían huesos ni trozos identificables ni de animales ni de plantas. Las bebidas eran de fruta, pero no se vendían frutas. El pan, ese invento proveniente del sistema solar, y que nunca se había popularizado en la sociedad knappiana antigua, había desaparecido hacía ya más de veinte años en los gobiernos de las civilizaciones conocidas. “increíble! Y sabe sabroso!”- Decía Ultor, comiendo con fruición – y es que a él siempre le había disgustado ver carne y huesos en su plato. Salia en las noches a bailar y a comer, acompañado a veces por sus dos preferidas o por una y el doctor AB631, que pontificaba sobre comidas sanas. 521 “Es un gran paso adelante! Ahora se come según cánones clásicos dietéticos y no como antes de nuestra partida, en que casi todos podían elegir platos que no siempre correspondían a sus necesidades. Y lo más importante es que ha desaparecido la obesidad!”- Decía AB 631. Y Ultor lo estaba viendo en la calle: la gente se veía esbelta y de buen ver- las gordas caminando pesadamente y con rostros preocupados y relucientes habíanse esfumado del paisaje. Gretchen buscó un lugar entre cerros y quebradas para ver a los dinosaurios, allá en el segundo continente, que por edicto real estaba vedado al turismo, caza, exploración u otra causa que se esgrimiera- eso preservaba a las especies tanto animales como vegetales: se veían bosques nativos, helechos gigantes, manadas de Yimenosauros, Staurikosauros, Avalonia y cientos de otras especies emigrando en la estación de invierno. Bajo una lluvia intermitente, Ultor trepaba por sobre las rocas y miraba a los grandes Coloradisaurus pasar, a menos de un kilómetro de distancia, en camino hacia lugares algo más cálidos; varias docenas de cachorros trotaban en el centro de esa manada. “Esto es realmente volver al hogar!”- Decía Ultor, emocionado y quizás hasta se arrepentía de haberse llevado ejemplares hacia las constelaciones de la Cuchara y de Aurea, pero no así hacia el planeta Erina, en donde la mano del hombre aun no podía modificar nada… Paso allí gran parte de su primer año de regreso: Diana era su mujer y las demás cuidaban de la nave y de que ningún animal peligroso se acercara a ella. 522 El reino de Knapp vivía en paz desde que la reina Girardot llegara a su puesto : su familia se había hecho mucha, y todos laboraban en altos puestos de responsabilidad. “Es una sociedad anquilosada: los inventos y descubrimientos de otras civilizaciones llegan tamizados y editados a las manos del ciudadano común.”- Dijo Diana. “Y, hay máquinas como ésta?”- Preguntó Ultor, indicando a su Flier plateado.

“Quedan muy pocas! Hubo una razzia en su contra hace treinta años: las compraba el Departamento de Policía para su uso exclusivo, y quizás estén aherrumbrándose en algún galpón olvidado.”- Avisó Diana. “Mi hija quería uno de ellos. Quizás me puedan vender algún Flier bidimensional.”- Opinó Ultor. “Déjame averiguar dónde están, y veremos!”- Comentó Gretchen, adentrándose en las redes virtuales del personal sintético . Más tarde, un funcionario, Sargento primero, terminó con sus preguntas, al decir:” No están a la venta: son propiedad de la Corona.” Ultor le llamó por el aparato holográfico y volvió a insistir. El sargento era rudo y volvió a decir:” No sé por qué preguntan tanto por esos aparatos! Ya están oxidados, desmantelados: una chatarra! Pero igualmente no pueden salir de bodega.” Así, Ultor cortó la comunicación y volviéndose hacia Gretchen, le dijo:” Probablemente estén en mal estado, pero quiero uno de ellos!” Gretchen, siempre dispuesta a complacerle, sonrió y dijo:” Tenemos que tener un hangar y arrendar un vagón Flier para el transporte.” 523 “Haremos uno en la selva.”“Tenemos que tener el vagón Flier para eso. Prefieres arrendar, o comprar?” “Vayamos a ver los modelos! Creo que será interesante!” “Siéntate en tu sillón preferido de la sala de mandos, pues vamos a despegar en diez minutos!”- Se rio Gretchen, y Diana beso a Ultor con cara sonriente. El doctor AB 631 movía la cabeza, allá en la enfermería, pensando que el sentido ilógico de los humanos ya estaba contaminando a sus compañeras de labores. Visitaron la fábrica “Werfendon y Cía.”, que era la más importante actualmente, y Ultor encontró que sus precios eran muy elevados y la tecnología campeaba en sorprendentes inventos y geniales modificaciones. “Ahora todos los modelos tienen forma de lentejas!”- Se asombraba Ultor, pero en ninguna estaba presente el sistema dimensional y así se lo dijo al vendedor. Este era una muchacha de juvenil aspecto que sonreía muy a menudo. “ya no se fabrican con ese sistema! Se dice que era peligroso por lo inestable!” Gretchen le cerró un ojo a Ultor, y movió levemente la cabeza en la negativa, queriendo decir que esa era una respuesta común para quienes pedían ese sistema. “En fin, el vagón Flier con capacidad para ochocientos metros cúbicos, de veinticinco metros de largo por veinte metros de ancho, cabina presurizada y con capacidad de vuelo sub orbital costaba treinta y cinco millones de sopes. Ultor se puso ceñudo y Gretchen le dijo:” El arriendo de un mes cuesta trescientos mil sopes. A qué comprar un vagón, si lo puedes arrendar?” “Tienes razón. Vámonos de aquí.” Respondió Ultor, saliendo de ese gran local de ventas. 524 Ya en la calle, Diana dijo:” Siempre es una opción el segmento de los usados! Por qué no vamos a verlos?” “Excelente idea!”- Dijo Ultor, motivado por esa idea. En “Vendiofertas S.A.” habían decenas de vagones Flier , pequeños modelos y una sección de navíos espaciales. Ultor caminó por entre tanto vehículo junto con sus dos asistentas y un Vendedor sintético del local, que solo informaba si se le preguntaba algo; al final del día, y tras probarlo, compraron un vagón Flier de veinte años de antigüedad, color marrón claro, modelo NATY 1975, con una capacidad de 90 metros cúbicos. Gretchen dijo:” Podemos guardar hasta cinco naves Flier modelo

“Gusoff”; ahora veamos cómo hacerlo, aunque será fácil: son edificios viejos que no entran aun en el sistema computacional de modificación molecular!” Vistiéndose con trajes negros de cuero, capuchas y paño al rostro( dejando solo los ojos libres) siete sintéticos bajaron del Flier esa noche, y saltando una larga y alta reja, se adentraron en el campo de almacenaje militar. En una hora ya tenían un plano del lugar, y ubicados los puntos de control, lugar en que dormían los guardias encargados del cuidado del campo. Gretchen hizo un resumen para si misma: habían tres guardias. El edificio en que dormían era de cinco pisos. Los otros cuatro eran para guardar mercaderías y estaban cerradas sus puertas con cerrojos mecánicos cuyas llaves tenía el Sargento Los otros eran conscriptos que solo esperaban su día libre para olvidarse del Real Ejercito de Knapp, y debían guardar las entradas al campo, y aparentemente debían hacer rondas cada dos horas. Se reunieron en la bodega de los Flier y abrieron los simples candados en segundos: dentro de la bodega descansaban dos enormes naves espaciales, ocho Flier medianos y veintitrés Flier pequeños. Todo fue revisado y Gretchen resumió la situación de la siguiente manera: Nave espacial modelo BTMN – 19650= sin sus motores. Nave espacial modelo NTB 615 = Motor funcional pero sin carga de barras radioactivas U- 235; por el momento, inútil. Flier tamaño mediano de diferentes tipos= cuatro sin sus motores, uno con motor sin barras de poder, uno con motor y mecanismos en funciones, interior desmantelado, quizás ara ocuparlo como vehículo de solo carga pesada y voluminosa. Flier pequeños modelo “Gusoff” : trece de ellos funcionales y de origen privado (en algunos aun con fotos y pertenencias de sus dueños). Diez de la Aviación: se les había agregado mejores radares (con mayor radio de captación) y armas: dos cañones de pequeño calibre a proa, tipo LASER. Oralmente, Gretchen dijo a su grupo:” Nos vamos a llevar el Flier mediano, que tripularé yo. Luego cada uno de Uds. se llevara un Flier, volando bajo y en opuesta dirección a las entradas del capo, que están vigiladas.” En resumen, se sacaría un Flier tamaño mediano y seis Flier pequeños. Diana dijo:” Podríamos cargar al menos tres Flier pequeños en el Flier mediano.” “Bien, lo haremos! Abriré las compuertas y tu entrarás con el primero de ellos!”- Dijo Gretchen, y en quince minutos ya tenían el primer Flier dentro de la bahía de carga; los otros dos entraron a continuación, por lo que Gretchen cerró las puertas de entrada de la bahía de carga, dijo a los demás:” suban a sus naves y síganme!” Diana abrió el portón del hangar, y corrió de regreso a un Flier pequeño, sentándose en el puesto del piloto. De pronto, dos guardias llegaron a la carrera y al ver aquello, comenzaron a disparar sus rifles LASER , mientras daban la alarma. Diana, que ya se hallaba en el perímetro exterior, pasando por sobre esos hombres como una centella, giro velozmente y pico hacia esos guardias, pulverizándoles con sus dos cañones de proa. También disparo contra las torres de comunicaciones y el edificio de la Guardia Gretchen maniobró el Flier mediano, saliendo fuera y ya sin preocuparse de salir disimuladamente, acelero a fondo, guiando al resto en su huida. “Doctor AB631, ya estamos en vuelo! Pasaremos por sobre su locación, para que nos siga!” “Señor Ultor! Asegúrese al asiento! Nos vamos!”- Dijo el doctor AB 631, saltando al asiento del piloto y elevando el Flier del terreno; segundos después, el grupo de Flier paso como una sombra por sobre ellos, y así pronto iban en su retaguardia.

Gretchen salió de Oredloro con dirección oriente, pero luego y sobre el mar, giro hacia el sur, siguiendo la línea de la costa, para después irse hacia el mar abierto, a muy baja altura. “Probablemente nos guía hacia alguna isla, Señor. Tenga paciencia.” Dijo el doctor AB 631. “Pierde cuidado! Esto es entusiasmante!”- Exclamó Ultor. Gretchen siguió de largo por sobre las islas y entro al continente Zvei (Intemeratus) pasando por sobre las islas, y adentrándose por entre las dos cadenas montañosas, pobladas de selvas y descendieron cerca de una gran montaña, que ocultaba la vista si alguien bajaba viniendo desde el norte. Los tripulantes se reunieron frente al Flier Plateado, allí Gretchen dijo: “Lo hemos hecho lo mejor posible! Con suerte, nos han perdido el rastro, pero no cabe dudas de que nos buscaran durante meses!” “los satélites espías nos habrán detectado?”- preguntó Ultor. 528 “No lo creo! Volamos muy rápido y casi a ras del mar! Pero si algo así ocurre, tendrán que revisar este continente metro a metro! Para cuando terminen, nos habremos ido.” – Afirmó Gretchen. Camuflaron a las naves entre los árboles y comenzaron a trabajar reparando los muchos defectos que se fueron encontrando, a tal nivel que se ocuparon todas las refacciones y partes extras almacenadas en las bodegas del Flier Plateado. Gretchen averiguó, usando el aparato holográfico, adonde y a quienes comprar esos materiales y mostro una larga lista a Ultor, diciendo: “Todo esto hay que ir a buscar.” “Y cuánto va a costar?”- preguntó Ultor, preocupándose. “Dos millones de sopes, y algo más. Podríamos comprar de segunda mano, o aun peor, ir a comprar usado a las Desarmadurías, pero si quieres reparar para que duren cien años, hay que gastar.” “Entiendo: he en cambiarles el color y algunas pequeñas modificaciones, para no mostrar su origen militar. “- Dijo Ultor, ya que los vehículos militares tenían sus insignias y números de serie pintados en el fuselaje. “Te costara un poco más de dinero! Comprare en diferentes locales, para no levantar sospechas.”Aviso Gretchen, sonriendo. “Yo y Diana iremos también.” Anunció Ultor. “ni un problema! Tenemos al doctor AB 631 para dejarlo a cargo: los demás seguirán trabajando.”Dijo Gretchen. “Podríamos comprar algunos sintéticos: nos van a faltar para tripular la flota.”- Se rio Ultor. “Usados? Creo que con tres o cuatro más será suficiente.”- Comentó Gretchen, y después de dar órdenes al doctor, Ultor, Gretchen y Diana subieron al Flier “Gusoff” plateado y partieron en ruta hacia Rixiaberg. Fue un viaje tranquilo por sobre el mar de Glauben; pasaron por entre la isla Agarte (por el norte) y la de Sonaria (al sur) – después de ello, la vastedad oceánica de Nigrita y pasando por la idílica ciudad de Herda, aterrizaron en la ciudad de Rixiaberg. Tras dejar el Flier en un estacionamiento privado, salieron de compras. “Increíble! En los años que no estuvimos aquí, qué de modificaciones!”- Se maravillaba Ultor, y era porque si en Oredloro todo se había modernizado, acá el cambio era total: parte de la ciudad estaba en el aire, a tres kilómetros de altura, con una plataforma anti gravitacional electromagnética: sus edificios eran altísimos y un sistema de campo de poder alejaba alas nubes de su área- durante el día. En la noche se bajaba ese repulsor, para que hubiera lluvias y se limpiara la atmosfera. “Quiero subir allá arriba! Volvamos al Flier!”- Pidió Ultor, cual niño ante una tienda de juguetes.

“no hay necesidad! Tienen proyectores! Y hay una Estación de transferencia cerca!”- Le dijo Diana, tomándole del brazo y guiándole: ella y los demás sintéticos de Ultor ya estaban enterados de la mayoría de las nuevas modificaciones y lugares de activación. En un ancho corredor se hacia la transferencia: un flujo enorme de pasajeros simplemente caminaban por allí, y al llegar a un punto iban siendo escaneados y enviados como río de partículas al convertidor superior ubicado a tres kilómetros más arriba: allí eran ensamblados de nuevo en un corredor de similares características, con lo que el pasajero tenía la ilusión de entrar a un corredor, caminar y salir de él por el otro extremo. Ultor se palpo el cuerpo, entusiasmado, y dijo:” Me siento como nuevo.” Diana sonrió, diciendo:” Una de las particularidades de estos transportes modelo “Kirk” es que ordena tus moléculas, eliminando errores! Así, puede que mucha gente se mejore de sus caries dentales, mugre entre las uñas y la carne, cerote, lagañas e insectos que hubiera podido andar trayendo como indeseado huésped.” Suspiró Ultor, y se fascinó recorriendo locales comerciales, en donde Gretchen hizo pedidos con entrega en el Flier, para lo cual no solo daba la dirección del Estacionamiento, sino que también las coordenadas. A media tarde, Ultor se sirvió un sándwich de Licorinos y un vaso de energizante. Gretchen dijo:” ya toda la carne que se consume en Rixiaberg es sintética: paredes de carne nacen en salas especialmente diseñadas. No tienen huesos, cartílagos ni nervios.” “Es deliciosa.”- Anunció Ultor, con la boca llena. De allí fueron a seguir comprando y a medianoche regresaron a la superficie. En el Estacionamiento, el doctor AB 631 les esperaba en la esclusa, y dijo: “He recibido treinta y dos paquetes de ocho tiendas diferentes! Las he estado ordenando en las bodegas.” “Bien hecho, doctor! Falta algún envío?”- Le preguntó a Gretchen, quien se informaba de lo recibido radialmente. Ella dijo:” Dos paquetes. Ah! Mira: allí llega un envío.”- Y salió fuera del Flier, a recibir la mercadería. Tras dejarlas ordenadamente frente a la esclusa y recibir la firma de Ultor como que todo estaba correcto, esos empleados volvieron a su vagón repartidor y se fueron. “Entremos esto!”- Pidió Ultor, y así hicieron entre todos. Diana recibió la última compra de mercaderías y dos horas después Gretchen dijo: “Todo está estibado convenientemente: nos conviene partir ahora que es de noche.” “Está bien! Dormiré en mi sillón!”- Bostezó Ultor, yendo a sentarse a la cabina de mandos. Diana maniobro el Flier, y a alta velocidad emprendió el regreso a las montañas del continente Zvei. Llegaron de día- un día con nubes y calor, como correspondía a la estación de verano, y a la situación geográfica en que el Campamento estaba enclavado. El doctor AB 631 les recibió cerca del Flier mayor, diciendo: “Los trabajos esperan, pero hemos tenido visitas: Syntarsus. Dinosaurios con mucha curiosidad. Estoy de guardia, pues vuelven casi cada dos horas.” “Vaya! Algo los debe atraer.”- Opinó Ultor, agregando:” Y no puedo ser yo, pues no estaba presente.” Gretchen envió los repuestos precisos a cada nave que los necesitaba, y todos comenzaron a trabajar; a la hora, otra vez aparecieron los Syntarsus, que aparte de constituir una amenaza de destrucción si es que lograban entrar en alguna nave, iban a hacerles gastar tiempo en ahuyentarles. 532 Ultor dijo:” Démosle muerte! Su carne nos nutrirá!” Diana le tomó de la mano, diciendo:” Se te olvida la ley de la reina Girardot? Nada de dar muerte a los dinosaurios!”

Sin embargo esa orden, se dieron muerte a treinta y dos de los aproximadamente cincuenta ejemplares que habían aparecido tan de improviso. Descuartizaron a los animales y congelaron su carne para posterior uso- el resto lo quemaron. Así fue como se logró pacificar el entorno, que por supuesto seguía siendo un bosque abierto a cualquier animal que quisiera pasar por allí. Ultor salía de las salas de motores a aspirar la pura brisa del bosque. Miraba todas esas máquinas repartidas allí, y se sentía culpable de haberlas tomado para sí, y también orgulloso y celoso de ellas: no quería devolverlas por nada del mundo. Ya tenía pensado entregarle una de las particulares a su hija Erina y con algunos pequeños cambios. Los trabajos en los motores y sistemas de dirección tomaron cuarenta y cinco días en terminarse; luego empezaron a repintarlos, reparar cascos, se hizo otro viaje, éste más corto, a la ciudad de Darude, por cableria y pintura, metal en las planchas y agua para Ultor. Este paseó por los talleres y tiendas de la ciudad, comprando objetos que le parecieron muy interesantes. Al regresar, el doctor AB 631 dijo:”- Vimos un pequeño objeto robot por sobre los árboles Puede que no halla averiguado lo que tenemos aquí, pero es preocupante.” “nos iremos!” - -dijo Gretchen a Ultor, quien preguntó:” Estamos preparados realmente?” “mecánicamente sí, solo faltaba repintar algunos sectores de fuselaje, y la cableria se puede ir poniendo en el camino.” “A Spoon VI - II.” “Claro; allá no hay problemas con naves extranjeras. Las naves serán tuyas sin apelación.”- Dijo Gretchen. 533 “Somos un grupo conspicuo: no veo otra forma de salir que a gran velocidad.”- Opinó Ultor. “Tú saldrás lentamente, y saldrás con todas las autorizaciones.”- Comentó Diana. “Creo que podría llevarme tres apegados al fuselaje, por así decirlo. Verían sólo una nave en sus radares.”- Opinó Ultor. Gretchen sonrió y meneó la cabeza: le parecía una estrategia muy infantil. Pero Diana dijo: “Será emocionante!” Y así, Ultor y tres Flier salieron lentamente a la órbita, y antes de llegar, Ultor pidió la autorización de salida, dando su número de licencia y nombre. “Flier modelo AR32, puede Ud. proseguir.”- Dijo el encargado, allá en la base orbital, sin molestarse en corroborar si el modelo era ése o no, ya que habría tenido que trasladarse a la nave para ello. Demoraron la salida de orbita hasta que los sensores les indicaron de la proximidad del Flier mediano y los demás navíos Gusoff, juntos ya, avanzaron en grupo hacia las afueras del Sistema , traspasando la frontera virtual sin problemas. 534 “Listo! Ya no hay peligro!”- Suspiró Ultor, aunque no se movio de su consola, observando en la pantalla de radar de largo alcance. Allí se veía la línea de cargueros entrando y saliendo del sistema que le viera nacer, como líneas de diligentes hormigas llevando su carga al hormiguero. Miró por la lucerna: iban en formación cerrada, con la nave Flier mediano tamaño al centro y las demás rodeándolas por abajo, los lados y abajo. Gretchen hizo disparar los cañones LASER y estos parecieron incendiar con sus relampaguear el cercano vacío… le recordaron a Ultor la destrucción de los sintéticos de la guardia, allá en la bodega de los Flier… Subieron a la velocidad acostumbrada por el Flier plateado, y Diana le dijo a Ultor:” La nave mayor tiene una capacidad de velocidad Warp 5.5” “Oh! Bien por ella! Creo que la transformare en una nave de pasajeros! Podría ser útil a la sociedad de la Cuchara VI -IV , no crees?”

“Por supuesto! Tendrás asi el inicio de una Compañía de transportes!”- Sonrió Diana, abrazándole, y luego hicieron cálculos para llevar tal cosa a cabo; un estudio muy bien hecho. Un mes después, vieron una nave de carga dirigiéndose hacia Spoon V , y Ultor saludó a su capitán, usando el aparato de comunicaciones holográfico. “Soy el capitán Olson Vierden! De a dónde provienen Uds.?” “De la Swástica! Soy Ultor, el productor de cine.”- Dijo éste. “Nosotros también venimos de allí. Estuvimos en Pedisequus, y traemos una carga de minerales.”Anunció Vierden. “Suerte con el término de su viaje!”- Se despidió Ultor, ya que esa nave avanzaba a Warp 3.0 e iba quedando paulatinamente rezagada. Ultor se hibernó dos meses después de su partida desde el planeta Knapp… 535

CAPITULO 23. SPOON VI -IV
Dieciocho años y veinte días después, y tras reparar en vuelo todas las pequeñas fallas y renovaciones de cableria y sistemas , el convoy de Ultor llego al planeta 4 de la estrella VI de la constelación de la Cuchara. “Aterrizaremos en el cosmódromo de Aciol! Ya hemos recibido autorizaciones de ingreso.”Confirmó Ultor, quien había hecho el contacto por radio- holografía. Bajaron lentamente y de a uno por uno, estacionando en hilera- Gretchen paso al Flier Gusoff y se fueron con Ultor y Diana a la propiedad de Erina- desde el aire, vieron a numerosos vehículos estacionados abajo, y en vez de la casa, había un hotel de cinco pisos, terrazas, piscina a un costado, y campos de deportes varios. “Creo que tu hija se transformó en empresaria.”- Comento Diana, antes de aterrizar. Dejaron el vehículo aparcado y llegaron al porche. Un portero (natural humano) les atendió, y cuando supo que era el padre de Erina, aviso por citófono y los guió hasta su oficina, de la cual ya iba ella saliendo para recibirles. “Padre, tú aquí?”- Dijo ella, abrazándole… Ultor estaba sorprendido de verla ya de edad- aunque no tan avanzada como la suya, y le dijo:”- Hija querida; traje el Flier que tu quisiste una vez!” Erina se apartó, saludando a Gretchen y Diana, y volviendo a mirar a su padre, se puso una mano en el corazón- como si le faltara el aire- y dijo:” Pero, si Uds. están iguales a los que recuerdo de hace treinta y ocho años atrás! Es increíble!” 536 Ultor bajo la cabeza, diciendo:” Es mi culpa! Debiera haberte llevado conmigo! Porque para mí han pasado dos años físicos ya que me he hibernado en estos viajes.”“Pasen a sentarse! “- Dijo Erina, y los cuatro pasaron a su oficina, en la cual, además de escritorios y cuatro personas trabajando en consolas, había un rincón acogedor, con sillones y un mostrador con panecillos, pasteles y bebidas. “Y cómo está tu madre?” “Falleció hace seis años! Pobre madre- siempre recordando ese viaje que hizo contigo… te amó, sabes? Pero tú… la engañabas… eso mató su cariño, le rompió el corazón… le quitó la alegría.”Recitó Erina, mirándole.

Ultor se dijo que no hablaría en contra de una persona muerta y prefirió que siguiera pensando bien de su madre y repuso:” Tienes razón, soy un caso perdido. Bien! He vuelto, y creo que a quedarme.” “Qué bueno! Yo tengo este hotel, pero no vivo ya acá… me casé, y con mi marido y dos hijas vivo en el centro de Rixiaberg.”- Anunció Erina. Compartió una hora con ella, y luego dijo:” Te están trayendo tu Flier. Pronto estará aquí.” Erina le miraba emocionada: cómo decirle que había esperado tener ese Flier- vagamente, pues ya le habían regalado uno corriente – y que ahora no lo necesitaba? Cuando llegó el aparato, lo fueron a ver, y una joven asistente sintética se unió al grupo: era Median AB 397, la que le dejara Ultor para que piloteara la nave Flier corriente. “La he cuidado bien! Ella siempre decía que tú volverías… y tenías razón: aquí está tu dueño otra vez!” 537 Ultor abrazó a Median 397, quien le susurró al oído:” Estoy feliz de ver que has vuelto!” “Yo también! Pero mi viaje fue muy largo, y acá han pasado tantos años!”- Comentó Ultor, sonriendo. “Pero, me vas a tener que prestar a Median otra vez, para que me enseñe a manejar este extraño modelo! Porque tiene esa magia inventada en el sistema solar, verdad?”- Preguntó Erina. “Claro que sí! Vayamos a verlo todo!”- Invitó Ultor, y el grupo le siguió a través de los pasillos, cabinas, bodegas y al volver, Erina tenía la misma expresión de pasmo de hacía ya tantos años. “Creo que viajaré sólo en este modelo!”- Afirmó, al despedirse de Ultor, quien partió en su Flier “Gusoff”, habiéndole dejado otro Asistente sintético (AB 878) a su hija, pues con Median quería conversar sobre todo lo sucedido en esos años de su ausencia. Se sentó con Median en el comedor, estando presente Diana; Gretchen ya estaba averiguando los requisitos para tener un Flier inscrito para llevar pasajeros de una a otra ciudad de Spoon VI- IV. “Cuéntame qué pasó después de que me fui! Los días de mi familia sin mi.” - Dijo Ultor, y sentía dolor al decirlo. “Iré por año: Ese primer año la Sra. Sierra estuvo enferma, quizás de no verle- le oí decir que aunque le odiaba, aun lo quería y su hija la consolaba con su constante atención y cariño. En el segundo año arrendaron un trozo de la granja y por cinco años reunieron dinero para abrir una posada de diez piezas y estacionamientos- les fue bien económicamente: su hija ya trabajaba en un hospital, como enfermera.” “Ah, no lo habría imaginado nunca.”- Dijo Ultor, emocionado. “Allí conoció a Genjur Semel, quien era un médico recién graduado: a los tres años se casaron, y él puso dinero para construir el edificio que es ahora hotel! Este siguió haciéndose conocido, y a los quince años ya estaba tan lleno de gente en vacaciones como has visto hoy día.” “Y de qué murió Sierra?” “De una enfermedad a sus pulmones! Fue una larga enfermedad, quela fue consumiendo de a poco.”- Afirmó Median, sonriendo tristemente. “pero deben haber habido épocas de felicidad, no?”- Preguntó Ultor. “Claro! Paseos y fiestas familiares.”- Dijo Median. “Enamorados? Pretendientes?”- Preguntó Ultor: sabía que no le asistía derecho a hacer esa pregunta, pero tenía que hacerla. “Tuvo un amigo, Roderick Uturbin. Nada más que amigo; lo recibía en el salón, y se sentaban en sillones separados… él era dueño de Licorinos de carrera, que hacía competir en el dinódromo… y generalmente hablaba de sus animales hasta el atardecer, que era cuando se retiraba.”- Dijo ella. “Y vive?”- Preguntó Ultor, extrañado de que siguiera por años esa condición de amistad platónica.

“No, pues murió al mes de morir la Sra. Sierra. Se cayó de un Licorino fina sangre, otros dicen que se cayó a propósito.”- Comentó Median, pensando que a Ultor no le gustaría saber algo que Roderick no había resistido seguir vivo sin el amor platónico de su vida: Sierra, quien le había sido inasequible… Ultor le dio las gracias, y la mando a conversar con los demás sintéticos: esa noche apenas si durmió, mirando las sombras en el techo de su cabina, pensando en las muchas alternativas que habían habido, treinta y ocho años antes, para hacer feliz a Sierra y a su hija. Por supuesto que recordaba los desaires de Sierra hacia él, pero los justificaba, pues él había roto el encanto con sus estúpidas infidelidades… En los meses siguientes, vio cómo su vagón Flier era reacondicionado para llevar pasajeros: le costó setecientos mil sopes todo el proceso: puso a tres asistentes de tripulación, y contrato a cuatro azafatas y dos guardias para servir en la nave, los cuales eran naturales. En un año recuperarás el dinero y te quedara una pequeña ganancia! Pero alegra tu cara! Al segundo año todo serán ganancias!”- Avisó Gretchen. También usó cuatro Fliers para viajes privados, éstos los usaban comerciantes que deseaban viajar rápido entre ciudades, y llevaban una tripulación de tres personas sintéticas (Un piloto, y dos guardias que podían ayudar con la atención al cliente) y generalmente no mostraban el espacio extra con que esos vehículos contaban. Diez años pasaron, en que Ultor, su hija y aún el yerno Gemjur Semel compartían en varias oportunidades cada mes, haciéndole la vida menos recargada de recuerdos. Un día Ultor amaneció muy débil y Diana se preocupó mucho, mientras el doctor AB 631 le auscultaba y terminaba por decirle:” El recambio de órganos está muy deteriorado, y por supuesto, Ud. ha vivido una vida plena, verdad?” – Y los ojos de AB 631 parecían ver hasta el último de sus recuerdos. Ultor se movió en su antigua cama, diciendo:” Así es. He pasado años en hibernación, srá eso un coadyuvante de lo que me está pasando?”- Y recordaba la frase que dice que el enfermo sufre la enfermedad, pero también los arrepentimientos de acciones pasadas… AB 631 dijo:” Todo se junta al final. Le aconsejo ordenar sus asuntos, vivir día a día y estar en paz consigo mismo.” Ultor ya se veía en un ataúd, y se rio de si mismo por unos segundos. Luego miró a sus ayudantes, que rodeaban la cama, y dijo.” Hijos míos, probablemente no me muera nunca, pero si lo hago, recuérdenme con cariño. Pasarán a poder de mi hija Erina, y sé que ella les cuidará como cuidó a Median durante treinta y ocho largos años.” “Lástima que los naturales terminan sus vidas igual que las flores: se los lleva el viento y solo queda el recuerdo de su perfume.”- Musitó Diana. “Así es! Espero dejar un buen olor!”- Se rió Ultor, pero de pronto le dio un espasmo y falleció. FIN Hora :2.021 , 8 de julio 2012. EM RM SEUO. Pasado al limpio 31-07-2012 19:42:39 Chile.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful