FUNCIONES DEL LENGUAJE Y MODALIDADES DE L A FRASE

1
1. Tal vez los cuatt-o libros que han de ser la base para la construcción de la nueva Gramática (y demás ciencias del lenguaje)' son, después del Cours de Lhguistique Géizérale de F . de Saussure (el año de 1906, en que los cursos de Ginebra empezaron, marca el arranque del proceso), los Grundziige dm Phonologie de N . S. Trubetzlcoy Qlimitados aparentemente a un campo especial, pero el íinico hasta hoy laborado con certidumbre ; ejemplo supremo de método y contundencia), los Principes de G r a m i r e Géizérale de L. ,Hjelmslev ¡(obra citada aquí por su amplitud sugerente, pero ni conquista firme ni de la hiriente claridad que di'stingue a las verdaderas creaciones de la nueva Gramática), y junto a ellos, procedente de un campo totalmente diverso, de la Psicología, la Sprachtheorz'e de K. Bühler, dotado del mismo sano dogmtismo que los otros [(pues no se olvide que dogmáticos son los principios mismos de la lengua).

2. Es en esta última obra donde, a mi noticia, se ha desarrollado con más empeño la doctrina de las funciones del lenguaje, hasta hácerla la base de toda la teoría. En él y poco más tarde en otros lingüistas psicólogos encontramos esa doctrina unida a la de los tipos de la frase.
Así en G . Révész Ursprung und Vorgeschichte der Sprache, trad. fr., París, 1950, encontramos el capítulo VI, Doctrine des fonctions du langage, donde cita al propio iBühler y a Gardiier, con sus cuatro tipos, enunciativo, interrogativo, optativo y exclamaciones. Asimism A. W. de Groot en su uoncrcido artículo Zinsintonatie ... (en francés en Cahiers F. de Saussure V W6) distingue tres formas fundamentaIes de entonación de frase, correspondientes a q p e l , afbrmation, interroga-

-

tion)). Acaso con más claridad que en otro sitio ,(de donde tonxmos el término amodalidad))) aparece la doctrina de las modalidades de la frase en E. Buyssens Speaking amd Thinkimg p o m tke Lkguistic Standpoil~t, e:, Thid&g and Speaking. A Symposiirm ed. por G. Révész, Amsterdam, 1954, El6 ss. ; quien distingue cuatro (aassertion, interrogation, order, wishn), sostenieiido que n o pueden darse otros tipos de frase.

3. Puede que no deje de tener interés que en el campo de la Filología nos acerquemos a esta cuestión, que evidentemente debe ser la base para una primera partición de los estudios lingüísticos, al tiempo que puede permitir enfocar rectamente algunos oscuros problemas tradicionales de nuestras gramáticas. 4. Como tantos otros principios de los nuevos estudios lingüísticos, la teoría de las funciones y de las modalidades es en exceso evidente y aun perogrullesca (pero, puesto que «el agua clara / es la que menos se ve», es preciso enunciarlos), y nada tiene de extrbafío que ya en Aristóteles aparezca una doctrina de los o ~ i p a ~ a 4 AÉEEw~: c De Interpr. I V 17 a, 2 SS. ; Poet. XIX 14.56 b :rWv 66 xepi rqv AÉSrv E v yÉu doav EIBOC ~EWPLOLS, SZi o ~ f i p a ~Ta ~ C , AÉEEOC ¿ h i v ei6évat, rrjc bxoxprnxjjs xai so6 T O L ~ ~ T EXOVTOC, Y~V ~ ~ X ~ T E X T O Y oíov ~X~6 V ' ~ V T O ~xat + T i EG;CTI xai btqy?a~cxai oix~A+xal BpOrqotc xa? dxóxp~otc.Es evidente que entre estas formas que Aristóteles enumera, no excluyendo alguna más, unas representan tipos realmente diferenciados (para su lengua y la nuestra), aunque otras no.
Por ejemplo, 8?idip~a~c es traído n~aquinalmeilte como complementario de iphrqarc, pero no tiene por qué ser en sí un tipo distinto de la 8rljyqsts antes citada.

Tratemos de ver cuáles son realmente los o ~ f p a ~ o umodalidades de la frase, y en quk está el fundamento de su diferenciación.
B. La uuidad «frase> n o es propiamei~te una unidad de la lengua, sino def habla, de realización juntamente de la lengua y de todos los demás hechos del lenguaje. Seria m i s propiamente una unidad rítmica (del mismo orden que la sílaba), tramo de producción lingiiística com-

Pueden verse más testimonios en E. lo racional por excelencia. En todo caso se trata de un hecho anterior a la Gramática. Compárese el interés del siglo XIX. Schwyzer Gr. el secreto irracional. y que s e impone ul'observation purement scientifique des caracteres affectifs du langage organisén. aunque en cierto modo pudiéramos identificada en el campo de las unidades propiamente gramaticales (aprovechando la ventaja de la termindogia en esp. La cuestión «¿qué modalidades hay?)) (cuestión plenamente lingüística) se deja reducir. se clesarroll6 en la segunda mitad del pasado siglo una tendencia a hacer valer sobre todo lo que el lenguaje tiene de afectivo. a otra más general (de filosofía del lenguaje). . en un tipo especial de frase?)). 8 . 7. Recordemos las opiniones más diferenciadas y definidas acerca de la función del lenguaje. campo no sólo de ésta. 1908. Del campo de la psicología lingüística (con Wundt y con Paul) pasó esta tendencia al de la [Lingüística (incluso la de las lenguas clásicas: v. desde Nietzsche. que es (qcuáles son las funciones del lenguaje?)). E. de irracional.. y por eso el est. 166. incluyendo audacias como las de Sanctius o G. demeure un étude incompl&ten. por descubrir m lo griego. conjunto) o subordinaciones. 1 12. usubpredicacionesn (part. y en Ch. Bailly Traitf de Stylistiqzde Francdse. Kermann.udio de las modalidades de la frase está en la raíz de la división misma del trabajo lingüistico. 1 1 7). para ser en seguida continuada por esta otra: «¿cada una de esas funciones se manifiesta . o. Como reacción contra la concepción lógica que dominaba la Lingüística (casi exclusivamente Gramática) tradicional. Buyssens. con la duplicidad rfrase / oracións) como al complejo oracional formado por una predicación con d conjunto de sus determinaciones sintagmáticas. 136142.FUNCIONES DEL LESGUAJE 33l prendido entre dos pausas fuertes (las sellaladas la ortografia alejandrina con punto alto o bajo). 6 . leemos: uun étude du langage qui n'ect guidé que par la logique. al parecer. sino de todas las disciplinas Linguísticas. 6.. sean palabras. Grawm.

según Próspero a Calibán (Temp.. M : aMental iife (y es de notar que . a. 12. 1 endow'd thy with words that made them know». como la Lateigische Umgangssp~achede J . De la necesidad de expansión del yo sobre el ambiente habría surgido todo el knguaje humano. pues. a la exaltación del individualismo. Madrid.332 A . Pero desde comienzo de siglo. iCorrespondiendo. Psych. Hofmann. esp. por consiguiente. sobre todo. El hecho de que el rugido sea sustituído por palabras no hace sino dar al hombre un medio para conocer su propia significación. mucho más que la Gramática. J . trad. 1 2. Entre das disciplinas lingüísticas ha sido. y de donde.. B. no podría separarse en ningún momento la idea de utilidad)). el valor del lenguaje como EvÉpyata. como en tantos otros terrenos. but wouldst gabble like / a thing most brutish. GARCIA CALVO 9. lHl. Y así en la Lingüística (campo en que filósofos conductistas y marxistas se han fijado detenidamente) se exalta sobre todo el papel del it:terIocutor. como Lucrecio VI 1028-1090 lo concebía. En años recientes es frecuente encontrar entmre los filósofos pragmatistas y behaviouristas afirmaciones como esta de S. purposes 10. l/ U. la visión individualista ha sido reemplazada por la visión social . al mismo tiempo que a un interks por lo afectivo sucedía un interés por lo práctico. el peculiar grito o rugido del hombre. savage. s. de una busca de lo no-lógico. Ya M. como medio de actuación sobre aqulél. / know thine o'wn meaning. la Estilística la afectada por ello. Alexander Foundations o f a Conational Psychology. En obras como la citada de Bailly. 355): cwhep thou didst not. se trata. 2) decía del Lenguaje que es ama obra comenzada y proseguida en vista de un objeto prácticmo. Bréal en 1 8 9 ' 1 ( E m a y o de S e d n t i c a . que se identifica con lo expresivo. de lo anti-gramatical. se pone de relieve el lenguaje como medio de ex-presión del yo : lenguaje no es efectivamente sino. en Br.

89. . conduye: danguage is one of our means of influencing people . 87. por G. Esta función impresiva en iefecto. words are the supreme example))). puesto que su opinión decidida fué que el len.2%: añade en p. Pero esa misma función puede tratar de realizarse directamente sobre las cosas. E s notable que este punto de vista de la Lingüística «americanao (simplificando inexactamente) venga a ser también el que. por M. después de historiar el punto de vista f'uncional. pero de ello quedan restos en costumbres lingüísticas y en instituciones de los pueblos cultos. criticando las d o c trillas de N. Russell con 'speech' o 'inner speech') is practica1 through and through. Lt begins in practice and ends in practiceu (cit. words are not essentially the expsession or embodiment of thoughtu . Así en & cpihot. 36. especialmente la poesía. en virtud de la cual utilizamos el lenguaje para modificar la realidad en una dirección que nos interesa. M. l a ) . dvÉpes #ar& ( E 529) como en x-@xec 6' 6 v U iiosu AtE: yíhot &lyahhÓvrov (8 517). más abajo. Rossell The Analysis af Mind 1 cthe whole essence of the practica1 efficienmcy of 'thmght' coasists in sensitiveness to signs . guaje no pertenece a la estructura ni a la superestructura. 16. cthe choice of the right modality is a question of social behaviour)). refiriéndose precisamente a la cuestión de las modalidades. después de serias preocupaciones sobre la Ilingüística marxista. adoptó J. FUNCIOXES DEL LENGUAJE 333 'mental life' o' 'mental behaviour' vienen a ser identificados por autores como el mismo B. citando a IB. Para J. Marr . Como herramienta que opera por si misma se emplea de este modo el lenguaje e n las prácticas mágicas de pueblos ((primitivos)). Buyssens (ibid. X951). J. 1947. Y E.. of these. se ejerce sobre todo por medio del oyente. 15. sino que es más bien de asimilar a los iusti-umentos de producción. Que el lenguaje tiene una función im-presiva.. Stalin al intervenir en 1950 (cerrándola) en la discusión de la Pravda (número del U) de junio) sobre estos problemas (puede verse en francés: A propos du nzarxisme en linguistique. Jcd~gensen (Sume Renulrks Concevning Tltinking and Talking en el citado Symposiuna ed. Paris. que % i . 12035) el lenguaje (como el pensamiento mismo) es una forma de acción que consiste en resolver problemas por el manejo de cierta especie de símbolos. 13.. Nueva York. Lewis Language in Society. Tenemos con esto la función mágica del lenguaje. Révész. creo que es innegable.

279 SS. arriba. . c. como expresivo y como impresivo (ambos incluidos por psicólogos ingleses e n el término «oréctico» : M. A. U). 1. i8. confundidos en el término gr. el conjeturar (GoEúcarv) son un verdadero ara)\É-@ar de a n o con uno mismo . de Nueva Guinea) en las ceremonias de la pesca y construccióa de canoas. M. P .o 1 8 : v.apotropaicos. Lewis o. 1934. tradicional y de la Gramática nueva. . el acuerdo interior a que se ha v . Recosdemos #sólo cómo para el Sócrates del Teeteto (189 e .os. IV 19. h ó ~ ~ cson . Schuhl Essai sur la formation de la peirsée gi-ecqite. Schneider L o s aui. es natural que el fenómeno de la onomatopeya sea uno de los más notables que responden a esta forma de la función impresiva del lenguaje. M. Siendo la magia mimktica el principal tipo de la actividad mágica (uapoderarse de los objetos por reproducción de su 'ritmo'r según 1'1 expresión de iM.). como materialidad del pensamiento.1 m a ) etl reflexionar (bravoeio€+ar). las prácticas religiosas d d ~ & p p e i v y d d silencio.rnwles simbolos).933. 3 í2) that a modifica' . Las dos maneras que hemos visto de coiisiderar el lenguaje. tambiéu J. 231 SS. en Esq. ei gran número de nombres.17. Renuncio aquí a la cuestión de si los dos hechos del pensamiento (racional) y de la lengua (como actuación de la lengua-sistema). i. B). Farís. y otros fenómenos tan conocidos (71. xpbc a b ~ ó v ) Hellegado sobre el ásunto en cuestión fióyov ~ i ~ ~ ~ É v ooryñ mos visto en la psicología moderna una idea semejante (ipero al mismo tiempo considerando d pensamiento mismo como una actividad práctica !): uWhat kind of behaviour is mental behaviour? This is the question asked by the behaviourists.. Their auswer that it is only inner speech is no doubt mzich too crude. y la opinión (6ÓEa). 49 s. se oponen a la consideración. del mirado de los objetos. 4 8 0 Eteocles pidiendo al coro bendiciones: p y 6 E 1101 cq8dvar A ó p v ) . Pero en l a cultura griega s m importantes hechos como la eficacia inmediata de la dpú (v. but we shall see (v. realmente dos distintos. e n el Goldera Bozcglt de Frazer hay muchas y profundas observaciones. Sobre el tema inás bien en su aspecto literario se publicaroii algunos interesantes artículos en Escovial n. Gonda T k e Character of the Indo-Ewopea~aMoods. especialmente E. Ricliards El poder de las palabras. Cassirer El lenguaje y creacióii. Para la magia del lenguaje en los uprimitivosr un excelente ejemplo son sus usos por los Trobriandos (islas al E. Sept. del lenguaje como ILi. v.

pues. Piaget Le lang a g e et la pe~l-séedu poi~zt de vzle génktiqzle. que concebían la lengua como un «organismo»: unuestros padres de la escuela de Condillac. requiere más y más el lenguaje). Sobre esta concepción del lenguaje como pensamiento racional. en la laringe). sobre ella.A los diversos trabajos d e este libro remito a quien quiera ver en qué grado de confusión se encuentra aiin el problema. fueron b!anco de cierta crítica. Una excelente historia de la cuestión upensamiento/lengua» puede verse d Laitguage e n el cit. Esta manera de ver está tan enraízada en el hombre. en nuestro ~ i g l o . yp4v (los Trobriandos.esp. 76. si pensamiento sin palabras. p. decía (E~isayo de Se?nhntica. . tal vez la posición más clara en W.. cfr. donde cita opiniones en el mismo sentido de Colli~igiwood apoyándose e:? Habbes. en tanto la psicología no llegue a una d a r a definición del término ((pensamiento)). as exposed. G. Symposium ed. entre ((concepto)) y ((término)) o ((palabra))). el diafragms. precursor. Bréal. Eliasberg Speakitzg and T h h k i ~ z g . pero no sin algún modo de lenguaje). 22. 84-89. a medida que se hace anás complejo y refinado. especialmente J.de Bergson o Croce). reaccionando contra las tendencias naturalistas. arriba citados. ai. 224 s. aquellos ideólogos que. ill-24. de Freud y. 110: el pensamiento creativo y práctico puede producirse sin la palabra. by Bertrand Russell. M. ha venido a insistir la Gramática nueva. pero no las generalizaciones y «trans~misionesa casos análogos)). en virtud de la cual se separaban tradicionalmente una Gramática y una Lógica.FUNCIONES DEL LENGUAJE 335 íion of this doctrine. de Max Müller. G. ILas palabras son signos: no tienen más existencia que las seííales del telégrafo aéreo o los puntos y las rayas del telégrafo Morse)). Ya M. for instante. c. pp. V. por en J. Révész. que eran idénticas una con otra (ni en mi Bachillerato ni después he podido comprender bien la diferencia entre ((juicio))y «proposición» u ((oración)). del que la salida es difíciil. has become widely accepted todayn (M. estaban más cerca de la yerdad cuando decían lisa y llanamente que las palabras son signos. Cohen Thozlglzt m G. que el vocabulario de todas las lenguas suele ser revelador de ella: recordemos que el término que sin duda designa en Bomero la actividad más puramente Iógica y reflexiva del espíritu.). de Saussnre. 51-60 ce] pensamiento. anterior al lenguaje. Révész Uenkeia z~nd Spreckeiz.. m n z o l a . es al tiempo el n o s b r e del más profundo motor de la fonación. 8-50 (no lenguaje sin pensamiento. ihacen residir la mente. Lewis o . durante cincuenta años. Se sabe que ésta ftié la concepción genialmente desarrollada por F.

Whatmough Lenguage. 1. Berna. dem Sein dar. Brief an lean Beaufret. pero sí de cumplir. especialmente si consideramos la nota rationale como la distintiva del hombre. 25. In ihrer Behausung wohnt der Mensch. Dieses Darbieten besteht darin. Die Denkenden und Dichtenden sind die Wachter dieses Behausunga (Uber den aHuma&mus». 24. d. ha habido en nuestros años teorías que han puesto de relieve lo lógico del lenguaje: la Logística. Sin entrar en la cuestión. por ejemplo Y. H. n o de crear. Park en Platonslehre von der Wahrheit.. en cambio el uso de signos convencionales es lo propio del hombre. pero es el S q o v )ioy~xÓv. 1947. Advirtaen . de ahacer hablar)) al ser del hombre: «Das Denken vollbringt den Bezug des Seins zum Wesen des Menschen. Heidegger. más abajo 37. was ihm selbst vom Sein übergeben ist. 13-36) es un intento de encontrar un lenguaje absodutamente preciso. con su Formalization of Logic. Lógica formalizada o Lógica simbólica G e l activo círculo formado en torno a Carnap. Mit einem Brief ii. Junto a la necesidad de romper con la absurda duplicidad «Lógica/Gramática» juega en estas tendencias la necesidad de una lengua general superadora d m e l polilingüisrno (v. Das Denken bringt ihn nur als das. dass im Denken das Sein zur Sprache kommt. mientras un perfecto lenguaje de comunicación imitativo puede encontrarse en los animales eminentemente sociales (esto mostraron recientemente las investigaciones de K. 23. Die Sprache ist das Haius des Seios. que es ciertamente un C q o v ao)ltrtxóv. Langzlage X X I X 1953. etc. A Modern Synthesis. Es macht und bewirkt diesen Bezug nicht.Ahora bieil.: excelente vulgarización en el artículo de R. van Frisch sobre el lenguaje de las abejas). En efecto. Feys Nature et possibilités dc la logipue formalisée en ~ h e o r i a1 1952. 51-65). recordaré solamente que tal sigue siendo la idea en una filosofía como la de M. Fuera de la ILingüística. Pero también en la Lingüística se abren paso tendencias que tratan de concebir y describir la lengua según el modelo de Ias relaciones matemáticas: v. creo que puede tllegarse sin temor a una superposición de los t6rminos «racional» y ((convencional)). que permita un cjeu de symbolsn con piezas y reglas fijas. Bar-Hilleil A Quasi-Arithmetical Notation for Sy~ttacticD e ~ c ~ i p t i o n . W56. J. Londres. su Syntax der Sprache. V. 53). que da al pens% miento el papel.

piies la ecuación lingüística no es reversible). a la. la función declarativa . ni en ella se puede usar una igualdad entera como término de otra (que es 1 1 0 que sucede en la hipotaxis). con que en los ratos de buen humor y sin necesidades e j e r c h su lengua. $5 16-18). función mágica d d lenguaje. y representa una función menos exclusiva del lenp i j e .FUNCIONES DEL LENGUAJE 337 mos ya que esta aproximación es muy limitada: el heoho fundamental de la predicación puede identificarse con una ecuación (1. Un análisis detenido de estos hechos nos llevaría lejos del presente propósito. es decir. Frankfurt. como juego. . a sí mismo. iii aun en el solo plano sintagmático. Sin insistir más en esta función evidente del lenguaje. hagamos contar sólo cómo está estrechamente ligada a la impresiva (v. 28. y sin embargo. I v 27. 12: aDie Sprache. Tales son las tres maneras en que suele considerarse el lenguaje. W. Pero apenas puede pasarse de aquí. V también F. (sea enttusiástico o catártico. es el lenguaje no por relación al hablante ni al interlocutor. siempre sigue teniendo la poesía al mismo tiempo un valor mágico. Cuando nos sorprendemos repitiéndonos mGaquinalmente versos. más concretamente.6) tiptorov ( ~ á v t w v )= 0&p (hasta cierto punto. 26. Junger Sfrache und Kalkiil. G. ni hay en la Watemática nada que responda a una relación de genitivo. sich nicht auf logische Regeln und Bedürfnisse reduzieren Iaisstu. tenemos el mismo fenómeno del «babbling» del infante. (Cabe aún otra. sino por relación al pensamiento. Pues el ernplemo utilitario del ritmo lingüístico por la magia se transforma en juego al convertirse la magia en poesía. Pero descubrimos como esencial la función lógica del lenguaje (en el sentido arriba dado a esta expresión). obwohl logisch verwendbar. y la coordinación con la adición. que de ordinlario es marginal. la función lúdicra o estktica: el lenguaje como instrumento de placer. sin pensar en lo que dicen. o juegan los nifíos a la pelota recitando los numerales ingleses desfigurados hasta no significar nada.

Claro está que ese estudio sólo puede eje'rcerse sobre una realización concreta del Lenguaje. esto es. 30. y que las conclusiones sacadas de las observaciones de secuencias lingüísticas como materia inerte. together with the relative frequenci'es of thie different engrams in actual use. consistente en suponer que la materia es algo en sí . que puede ejercerse sobre 61. or their statistical universe. y en el nuestro. 31. el lenguaje se presta al mismo estudio cuantitativo que el resto de la naturaleza. sino sobre esa abstracción que es uuna lengua)) o «una palabra)). la Lingüística Estqdística. Gnoningen. W. 19%. IU. tomamos de la pág. la abstracción de 1.otal of word-engrams ('la langue' i n de Saussure's terminology) plus their probability of recurrence in individual speech. tendrán la misma especie de cer. sea sonora o escrita .29. Abandono desde aquí esta consideración natural del lenguaje. Las principales formas en que esta visión del lenguaje se ha presentado son: la Ponktica en el pasado siglo. que tiene con los estudios propiamente lingüísticos menos relación aún que la historia de las lenguas. . m d thus as the various ways in which tlie event 'engram' could happen. 3: uif we r e g a d language bo be the t. como G. Tukey. Sin duda el lenguaje también puede considerarse de otro modo: como desprovisto de toda función.teza probabilística que caracteriza a todos los estudios naturales. como sobre todas las cosas del mundo. Yule. De ésta (aunque el trabajo se ha he0110 sobre todo por profesores americanos. es decir. etc. que no operaban sobre ejemplares concretos. a la Estilística o a la Rítmica.). como inerte o material. Es por tanto allgo enteramente distinto de lo que representaron en la historia de las lenguas tendencias como las de Schleicher. la mejor síntesis que puedo recomendar es la de G. Herdan Language as Choice and Chance. 82. J.a ciencia natural. the conception fallfils al1 the requirements of what is known a s the statistical population of su& events. sea cualquiera el auxilio que pueda prestar a la Gramática.

pronto aparece el empleo utilitario del grito para pedir. La obka contiene varias aplicaciones del método a temas de la Métrica y la Estilística griegas. 34. c. I [La imitacióii se da antes ciertamlente. en ouarto lugar aparece la lengua (palabra. 36. o función ex-presiua. mágico o estético . 33. Fácilmente sirve de apoyo la formación del lenguaje en el niño (cfr. sino su valor (10 llamaríamos fonémico). 1Comprobamos que las demás funciones del lengua- je. según la concepción lucreciana. el des-ahogo deil yo. M. 15-19): aparece primero el grito. antes de que lo convencional exista. M. Del mismo modo imaginaríamos la formación del lenguaje a partir del grito. predicación. sistema fonémico). aparecen antes de que el sistema de signos. alimento (función ianpresiva) . pasando al uso del grito (2 al tiempo que el uso de la mano ?) . el balbuceo gratuito y placentero (fcunción estética) . ej. los gramátic o ~ en . otro en que le interesa no el sonido mismo. puramente fonético. a pesar de que los poetas o estilistas y críticos literarios insistan en el valor expresivo.. Lewis o. el declarativo . De las cuatro funciones del lenguaje enumeradas en 11-V es evidente que ninguna excluye l a las otras. en frases no lógicas o gramaticales que sirven a lo natural y a lo social. los «rusos» y «americanos» en su importancia social y práctica (función impresiva). Viene fácilmente la idea de separarlos con un criterio genético : las diversas funciones corresponderían a etapas e11 el desarrollo del lenguaje. 35. por entonces o algo más tarde aparece el ababbling)).FUNCIONES DEL LENGUAJE 3 39 Any individual speech utterance ('la parole' in de Saussure's terminology) plays then the r6le of a sample from that population~. la función lógica. y después de un lapso en que se fija sobre todo en las significaciones. p. pero la psicología infantil ha distinguido dos períodos de imitación distanciados por varios meses: uno desde Los tres meses.

que con frecuencia los poetas las consideran fuera de la serie rítmica. 827. 9 7 7 (con interj. esp. imitativas. aj. a imitar la constitución de las otras frases. Esq. Lo que importa ahora más es preguntarnos esto: ¿en el lenguaje de hecho se dan realmente cuatro tipos de frase que respondan a las funciones del lenguaje? No tardamos en ver que se da a es'te respecto una cierta correspondencia con el esquema genktico que hemos establecido. y hasta tal punto rompen el discurso normal. napi d v liov ooyiav. no expresivas: $1. Pero en verdad la Evrqvov aocpiav otv nupí de Hefesto y Atena. Supl. Frases puramente expresivas sin duda 'se dan a cada paso. para llegar a la creación de la lengua. gencia práctica: cpwv+~ xai Gvópma ~ a Btqp8pSoaro . un lenguaje i m p r e sivo. al menos en el lenguaje hablado y en la poesía. 2. 38. 208. sino una inteligencia práctica. El problema e s : i e n cuál de los cuatro momentos surge el hombre ? Abandonamos la cuestión que ya arriba (S M) rozábamos. 180. siempre se caracterizan de una manera evidente . tal vez haya un originario 13xbn o? en lo que es casi . impresivas . Constituyen una parte de las interjecciones . &Óx Páj. al repertorio fonémico . át. incluso sus sonidos no están sometidos. h q ) . que más tarde (322a) se articula y fkxibiliza por fuerza de la exi~ t . d. . no e s simplemente una técnica. 39.c$ d ~ v q (6 dv8pwxoc). estos casos son raros (cfr. tal vez íó?. W. en esp. por otra parte puede ser Iít ortografía la que disfraza el fenómeno (cfr. Pers. Aunque lleguen a iarticularse hasta cierto punto. aunque eu gr. mientras vendrían luego los nombres (y la upolíticau o vida social) como acrscentamiento de su humanidad.1 única interj. 4 0 .h 9xÓx ibid. después explicada 'oon + v . Ran. Recordemos sólo que ~Protágorasn (321 c-332 b) parece iponer en el hallazgo del fueg o y la técnica la condición para el surgimiento del hombre. y (zcon It intervocálica?) $So. expresiva de Hornero). Ejemplo de lo primero. cpvai fr. 1395.y a las primeras cantilenas. la escritura jchi~t! o . puaf. n o expresivas: cUós Aristóf. 37.

no puede menos de expresar al tiempo los sentimientos del que lo emite. 'Nub. rabia) por parte del coro o de Dimiso. de ordenar silencio (v. Nub. no sólo de una intención. El coro del Prom. . rechaza la invocación a Ares. Sólo en las impresivas del tipro mágico ($S 1 6 s. 1B30. Que haya frases puramente impresivas o Iúdicras no es ya tan evidente.: rocas j rocas. onomatopeyas rítmicas de pájaros o ranas. ibid. Pero es para todos evidente que.arap. Machado CXIV. W. M 6 pj. Estas tienen como característica negativa. que consiste sólo en una designación explícita y exaltada: así en Esq. el no darse en ellas el hecho esencial de las frases propiamente lógicas. ramas y ramas). v. la predicación. más frecuente en L poesía moderna: véase A. 1. Cuamdo el de l a Paz.FUNCIONES DEL LENGUAJE 34 1 semejantes). al empezar. Podemos h a b l a r . expresa también su espanto.~ s o sí-de frases simplemente im-presivas y expresivas.. 1080 s. pso entre 1 % y s. o del tipo 806 (Cab. al ordenar. Z a $'a. 1072 s. il36.) aparece la frase desprovista claramente de predicación. a cada paso eu cómicos y trágioos: Esq. fuera de verso. 43. 687. gritos de barquero. (Ran. o en el imsulto. Sin duda se dan también simples interjecciones lúdicras o impresivas. fuera de serie rítmica. "Apar 66. ejemplos en el 8 anterior). Ad~&"Evuah'~ya. Coéf. cansancio. Ejemplos de interj.) las frases impresivas su~elen imitar la oonstitución de las lógicas. (cfr. esas frases tienen al tiempo un valor expresivo. y troncos / y troncos. 44. 157). Los asesinos 4. 457 (Tp. ll67.. Pero de ordinario la frase . 21W)t la onomatopeya es cada vez la expresión.O kaxxó?cpwxre. aun en estos casos. Xo. 13 s. ll69) (el tipo sin $matiz expresivo. M<). Pues un grito que se d6. A g . ioL ioó. V'erdad que en griego (o en esp. expresa al tiempo su disgusto. íl56. 41. o en frases de puro voc. laun dirigido a un fin práctico. 4iO s. incluso en el caso de ser «fon6micas» y aun estar constituídas de palabras. 4 2 . Xo.Tp. Aristóf. sino también de un sentimiento !(alegría. v. En la famosa escena del fjpaxs&E xoi& xo&. d e arriero.

la misma definición fonémica de las estructuras de la lengua incluye una pre- .-P. parcial. Hom. ej. Pero. por la que se hace chocar e identificarse dos de estas piezas. aunque la palabra no significativa z í C adopte la flexión del nombre de la verdadera predicación sobre cuya identidad se interesa.). p. están revelando el carácter y humor del hablante (como los rasgos de tiza del profesor de . Frases lúdicras con patiabras. Y. En segundo lugar. p. pero un imp.Matemáticas lo expresan a él mismo mientras está desarrollaiido un teorema). arquitectura de normas. ej. La frase 1ógica se caracteriza entre todos los hechos de la naturaleza sonora por una definición. ~Hablaríamos. el timbre de voz. o en las acumirlaciones de epítetos del1 tipo de H i m . se iptroduzca en la conjugación. 47. cuando examinamos las frases declarativas. que además tienen en realidad siempre un valor mágico (8 2 8 ) .. rigurosidad.. en los estribilBos del himeneo (Safo U1 L. no 'es en verdad una predicación. que hacen del ((hecho de lengua)) algo absolutamente único : los procedimientos de la relevancia abstractiva que convierten el sonido en fonemas . no podemos en realidad hablar d e frases puramente lúdicras: ya liemos visto que incluso las simples onomatopeyas expresan 'el carácter y el afecto del que las emite (como el gorjeo revela la especie del pájar ~ )y . Aristóf. por la que la naturaleza resulta arbitrariamente dividida en piezas manejables . 46. nos encontramos que ni en la más puramente lógica de ellas se puede hablar de frase puramente declarativa. pero sin predicación (sí valor impresivo) tenemos.impresira hace como si tuviera un verbo con su suj. sin embargo.. que son la gran mayoría en el lenguaje normal. VI11 1-3. ni una interr. de frases meramente expresivas-impresivas-lúdicras. pues. PQZ1332 SS. 40 es. de las que la característica es tambikn la falta de la predicación (aun en el caso de haber palabras normales) y la relevancia del ritmo. . la designación. 45. aunque el isnp. la entonación. la predicación. y sus compl. al mismo tiempo. Paralelamente.

Mis importante es esta cuestión: hay algún tipo de conversación racional en que la función de impresividad esté ausente. lo ordinario al menos es que la frase declarativa esté destinada a la comunicación: entonces es claro que tambikn hay por este mismo hecho un valor impresivo. el mecanismo de la predicación consiste más precisamente en esto: la designación (que constituye el común tesoro de los semantenlas) tiene a los hablantes de una misma lengua en un relativo acuerdo sobre la representación que debe corresponder a cada palabra. En efecto. seguramente aspira? De otro modo: lse da el c x o de que la lengua . se producirá. bien por la duplicidad interna que a este propósito hemos visto en 'Platón (8 m).1 y a cuya. más o menos atendido.e. aquien habla solo.FUNCIONES DEL LENGUAJE 343 cisa sucesión silábica. cuando se realiza una predicación.-K. pero. sino llegar con las palabras de ambos B una armoEuvóc de que Beráclito hablaba continuamente nía lógica. M. haciéndola chocar con otra. B 2.(o la Lógica) aspire por sí misma a la perfección de su sistema. en el n&Oc kóyoc) y dota siempre a la kase declarativa de un -valor estético. sin intentar siquiera informarse mutuamente de sus pensamientos. y utilice como inst~~lim~ntos a los hablantes? Se ve que kl tema es demasiado grande para hacer más . el hablante lo que quiere es alterar la representación con-sabida de una palabra. a una representación aparentemente idéntica en todros: cuando u110 dice 6 Gpáxwv BxoTvo~los oyentes se representan según las notas con-sabidas el anima&. en cuanto se intenta infiuir sobre el oyente. será artístico. al ser intencionado. como ritmo imperfecto. pero si el hablante r a r p i % w r a t . a aquel A ó T o ~ (v. es porque sabe que va produce *una predicación. con su mecanismo de la predicación. espera / hablar con Dios un día)>). Machado. según A. En fin. aun sin intención. Ó Gpáxwv E x a i v o ~ a modificar eficazmente aquella representación conforme a la que él mismo ha adquirido. una situación en que dos hablan de lo que ni a uno n'i a otro interesa psácticamente. a su #existencia objetiva. que produce siempre un determinado ritmo (el cual. L a palabra Gpáxwu corresponde en los hablantes del gr. objetividad todo lenguaje. si no exigiendo de él acciones o palabras. e. sí tratando de modificar sus representaciones mentales. Quien habla solo no constituye exoepción. cuando se ejeace ia lengua. 49.bien porque la palabra puebla de divinidad el ambiente mudo. el sujeto. 1 B i i 4 D. crea un interlfocutor divino (esto es.

Es igualmente claro que. Lo cierto e s que. 4. 50.. 2. IX 52.9 una grmát.") 'una estilistica de la expresividad. más abajo) . a las estructuras de la lengua. la impresi~id~ad. sino cada una de todos (o de la mayor parte) desde diversos puntos de vista: así. relativas (que vienen a responder a un orden genético) y las posibilidades de frases correspondientes a una o varias dc ellas. ej..que levantarlo al paso. que ha de lhvarnos a la concepción de las modalidades de frase en su sentila lógica do más estricto : la expresividad.9 una limgiiistica de la iwzpresividad. no ha de ser en el sentido de que cada una se ocupe de un tipo especial de frase. para el estudio actual de las lmgum. pues. . si diversas disciplinas lingüísticas deben corresponder (como creo) a cada una de las funciones del lenguaje. representarnos en esquema las: relaciones entre las funciones del lenguaje. p. Si quisiéramos. la teoría de las modalidades:' v. para el gr. Pero pasemos aún a otra cuestión.l~a que corresponda a la función declarativa. lo figuraríamos más o menos así: Funci6n / Frz$!:va 1 /Funci6n declarativa 1 EN uA 51. así pertenez~aa lo que hoy se confunde tambikn en el ((estilo)). ya intervenga en las estructuras propiarnente de lengua (así en gran parte. destinada a todo lo que manifieste la función práctica del lenguaje. estudio de todo lo referente a la manifestación del carácter o pasión del hablante . sup amplitudes. p.") una ritmica donde se incluya además toda la parte de la actual estilística destinada a juegos de lenguaje (incluso. temas como ((encabalgamiento)) o ((antítesis))). puede contarse con la función impresiva como presente sienipre en toda frase lógica. 1. ej. 3.

tal como en toda Métrica se hace. genitivo .. que deja e s t r e h y rígich toda clasificación de las frases gsiegas según ese criterio. el lenguaje hablado. si el lenguaje fuera todo expresivo. Or. según el núlmero de elementos por verso. modo de usar estos infinitos matices y varíaciones como criterio de. pero justamente por esto. en entonación. E n cuanto a la expresividad. de. de intervalo (yambo. tal vez jónico) .). por tanto. que ella la modula. como fenómeno que es d e naturaleza . de la función de- clarativa o lógica.o.PUNCIONES DEL LENGUAJE 3 45 o el ritmo . adpredicativos : complementos. segura/posible. p. es evidente que ella modifica continuamente la forma de cada frase. los hechos no son tan indefinidos . pero si tan larga. los otros modos de agruparse las palabras (elementos adsubjetivos: adjetivo. o los mismos líricos corales avaiizados (quos cum cantu spoliauerk. consistiría en un perpetuo aullido paralelo a la vida misma y modulado según sus incidencias. las impresivas (y expresivas) ( 5 43). En realidad esto se refiere al ritmo artístico: aquí es fácil. distinguir ritmo de una sil. muda paene remanet oratio: Cic. iCon X a función líidrica. y no hay. ciertas formas de los créticos y baquíacos) y otro de dos (dáctilo. encontramos una riqueza de formas. l B ) . que se repiten. no infinita aquí. las lúdicras (y expresivas e impresivas) (5 45)? 53. esencialmente rítmica. Pero si miramos la prosa. nominal/verbal. en una lengua (y aun para el lenguaje en general) se pueden determinar varios típos de esquemas rítmicos. 54. ej. troqueo. subdividir según el tipo de la agrupación. aparte ya las puramente expresivas (S 39). etc. 55. clasificación lingüística. En cuanto al campo de la lengua.imprimen a la frase un número determinado de formas. en gr. en pausas y cortes (aparte las características individuales de pronunciación en cada hablante) . adver- . hay desde luego una clasificación absolutamente rigurosa de los tipos de predicación (afirmativaynegativa. coriambo. que puedan servir para clasificarlas en determinados tipos. la riqueza de las modulaciones expresivas es en todo leng-uaj'e infinita. si pudiéramos. anapesto.

3. más amplio que lo gramatical. al parecer. sino un: criterio externo de clasificación de la frase (sobre el carácter de la frase. hipotaxis). 5 5). M. que los estudios gramaticales. Pues. en la semi-coiisciencia de los Iiablantes.bios). y otra como vúv G ' E G T u x$votr' ~~ oixaiikq-4 xdvwv (Esq. %. en efecto.") hechos. encontramos estas tres posibilidades. P. aparte de alteraciones en la forma de las palabras. más elemental. y de la que ningún criterio lógico puede dar cuenta. de los modos de encadenarse entre sí palabras. hay una más elemental que. cuando tratamos de ver en qué consiste l a diferencia entre una frase como ~oiuv -piav. altera. IV 97 s. algo referente a la función impresiva lo que puede ofrecer el criterio para establecer una división muy genereal y al tiempo muy definida entre varios tipos o modalidades de frase. que está en la lengua misma. 59.a) pemanziento. 56. por debajo de las diferencias gramaticales.(Pínd. Claro también que. v. una como Wpa -$p ciuvárrer (ibid. X 58. predicaciones o esas unidades superiores (coordinación) .). de los modos de agruparse en unidad superior las predicaciones (subpredicación. & EEIV'. epítesis. pues. Si intentamos partir de la pregunta «¿qué trata e l hablante de conseguir con la irase?)). A g . nos damos cuenta de que. 20).@) palab~ns. es precisamente la labor de la ciencia lingiiística que llamamos Gramática. Es evidente que la frase que trata de crear o modificar el pensgmiento está dirigida a un interlocutor. según las formas y normas de la lengua: es todo el ancho campo de la modalidad declwntivn. como la expresividad. cuando tra- . la entonación misma. que en cierto modo son graduales : 1. Es. 247). Pero no es eso lo que ahora buscábamos. el análisis consciente de esta clasificación y ordenación. E+(EUC xmpi8' Épp~v. que sea anterior.

más numerosas : conviene añadir la pregunta «. Por otro lado la exigencia de palabras por part. aXho TL q). en cambio. pujv. Pero en el terreno de los hechos. No falta la ayuda por partículas (en el ej. pero otras veces se da también (eu las lenguas que tienen en la frase declarativa un arden definido para indicar los oficios de sujeto y predicado) un trastrueque del orden de palabras (que impide creer en una apariencia de predicación). retórica). de 44 iW lb). indefinido. En fin. en una serie de sustantivos abstractos y accionales: e3 infinitiyo latino mal llamado uarrativo. En gr. el ej. sin necesidad de influir otra voluntad (v.cómo. mnz) . AUí mismo anotábamos que la característica de este tipo de frase es en gr. de frase deolarativa interrumpida). (como en esp. esto se refiere igualmente a un interlocutor : la frase adopta entonces la modalidad &erroyatizta. Anotemos también que el vocativo mismo (apoyado o no por partícula) es 'en realidad también por sí solo una frase de modalidad evocativa (el fin originario es suscitar ia presencia fisica de 18 persona. no hay inconveniente. se centra su atención en la parte de la oración que uestá en blanco)) (interr. ditectamente. esta modalidad se caracteriza por una entonación definida proceda o no de la entonación de aposiopesis. su presencia en atención): se comprende así su absoluto despego de la frase declarativa con la que frecuentemente se liga o en la que incluso {como frase parentética) se inserta. es por sí una predicación). el interlocutor puede ser múltiple. imaginario: no interesa tanto recibir la respuesta como que el oyente se la formule a sí mismo (interr. subsistente en toda frase.. por qué medio trata la frase de consegtiir su efecto sobre la realidad?)) Ya hemos visto ($5 16-18) que puede tratarse de modificar la realidad por medio de la sola palabra. 61.FUNCIONES DEL LENGUAJE 347 tamos de suscitar palabras. p d a iTG dpt. . ciaies). después. en $ 44) : modalidad evocativn. mejor evocajtivo.). par-. falta por tanto de todo verbo en forma personal (el verbo personal gr. pero también en lenguas extrañas.que insisten en la función expresiva. 62. las posibilidades son. la falta absoluta de predicación o agrupación que la imite. O.e del interlocutor se hace más concreta en dos seutidos: o bien se le pide una confirw c i ó n (partículas o. o por el contrario se le quiere desanilmar de ello (pj. sin duda. 60. basta el punto de hacerlo creer un fenómeno general. en otro sentido.

) . se sabe que la partícula que la indica es (como la de la prohibición. XVI d'e la Iláada). sino. en ~ u e go. para modificar de acuerdo consigo misma la del oyente. al menos directamente. sino aquie. la fuerza mágica de estas modalidades está aquí cercana: no es lo mismo nilegar que impedir. no es la voluntad del hablante la que entra. En segundo lugar. TD 4 la impresión de que pueden producir un hecho que para él <S difícil o tal yez (la diferencia no tiene la importancia que a veces se le da: ((dem. El término aogta tivou es deficiente (él ha traído consigo la sutileza de los lingüistas alemanes. v. E. otra entonación especial.imitación de la modalidad declarativa por un verbo en forma personal. Naturalmente junto a la se da la 2 n a o ~ v j .a la modalidad ymiva. por acímilación. uicp~ke). 1 320 n. 66. 64. I s simple negación declarativa no basta para hacer que se vuelva del revés el sentido de una formulación mágica. más abajo) distinta de la negación de la modalidad ' declarativa.o. pero sbbre todo el uso de formas verbales (que obligan a la frase a imitar 'la estructura de la predicación en la modalidad declarativa). Schwyzer 1 posible. el efecto puede tratar de realizarse por medio de una influencia en la voluntad del interlocutor: 12 actuación directa de la voluntad del hablante sobre la realidad es sustituída por su actuación sobre el lenguaje. v. o una voluntad 4 1 ) .por unas características especiales. ' L a característica de las frases de esta modalidad es sin duda siempre. Es 6st. ej. der an die gottliche Allmacht glaubt. 3). 86. De aquí también la posición de ~4 en cabeza i@.. Tenemos así la modalidad votiva (eGxrrr. de carácter es- . y Willen para el subj.aya). y también ciertas particuías (hom. marcada sin embargo . que paguens. 1 % . no adeseo que paguen)).4.endo Wzmsch para el opt. las de «optativo)). Apdo. distingui.re tú. tambikn determinadas partículas (si. Hes. cii $. Las características son 'bien conocidas : especial entonación desde luego. siempre en los nuexe casos de IIs del l. e t x 4 en la enumeración de Aristóteles . que el hablante tiene indefinida.pero sobre todo una . E ~ Z . se puede intentar influir en voluntades superiores a la nuestra (dioses. 4) imkein Wunsch unerfiillbar ist». un personaje humano muy poderoso. En tercer lugár.63. destino) . un r r C (v. como espafiol.la más alta: zsioatav Aavnoi.

. forma de voc. que ha aportado al conocimiento de nuestras lenguas una riqueza y una exactitud inapreciables. la atención de los estudiosos de las lenguas clásicas hacia los problemas generales de la Gramátjca y demás ciencias lingüísticas.Estilística o.FUNCIONES DEL LENGUAJE 349 pecial. acaso sean propias de la primera modalidad). & A O E T ~ mismo se cree de la primitiva .chipr. en lo que se refiere al ámbito de las frases con función impresiva. $ 64. 67. de negación (también en este uso. forma verbal (imp. d e duda. siempre que el hablante trata de decir de sí mismo algo no pzsado.. partículas. orden. pues. Y u S i v a : entonación. no era. prosp. Mi propósito era.ya). En esquema. Funci6n impresiva . partículas de seguridad.).. 2. partículas. sin embargo. y lo' pecialización d e las formas olyQ~w. sino d e la oposición unombre/verbo» (con el voc. lo que hace es más bien animarse a hacenlo (las formas prostácticas y declarativas e n -6 de la 1. 110 sólo de la oonjagación. D e c l a r n t i v a : predicación. Rítmica). la 3. partículas. sino ~ i s h i a y .). algunas d e las cuales son anteriores a la fornwción. forma verbal (opt.2 pers. 68. orden. podríamos ampliar así el cuadro de 50. orden. precisamente jugó el papel de detener la evolución de la anquilosada y desviada Gramática tradicional. y el i n g . excitar por un superficial recorrido a algunos temas sugerentes. U n a notable variedad es aquella en que no está al alcxnce de la VOZ aquel cuya voluntad quiere moverse a la acción.) 1 n t e r r o g a t i v a : entonaciófi. V o t i v a : entonación. v. No hay nada extraíío en que el interlocutor sea el mismo hablante: por el c m trario. Gramática (ni . La Lingüística Histórica. especiales formas verbales: pot. fin. sobre todo. éste sabrá que debe repetir en otro lugar la {rase (se sabe la tardía espara ~ .falta de predicación. subj. sean de estructura lógica o no (prescindimos aquí de la fiinción estética) : E v o c a t i v a : entonaci6n.8 pers.a se acercan así las modalidades evocativa y yusiva). pero la modalidad yusiva está siempre dirigida a un interlocutor: solamente. Respecto a la prohibición.

Gramática se iluminan con este. y verlos situados en un mismo plano con la entonación interrogativa y con las frases de vocativo o semejantes. sólo a partir del cual pueden todos los demás entenderse y situarse. his'tórico y comparatista. irreales. Nunca procuraremos bastante entrar a fondo en los problemas de la constitución y funciones del lenguaje. usando los medios que nos proporciona esa rotura y ese inmenso enriquecimiento de la Linguística Histórica. es sabido lo embrollado que hoy sigue estando este estudio (no quita esta impresión el último libro. una Rítmica) de método y plan propiamente gramatical (o. son modos e11 otro sentido . lingüístico). la predicación. - . en general. sobre la cuestión. E ~ O L av. alguna ayuda creo que será siempre el llegar así a los modos. como el ind. 69. desde fuera. Sólo quiero ya hacer notar aquí. aun confuso. 70. Gonda) . enfoque general: así el mismo fenómeno esencial de la realización de la lengua. que en realidad están fuera de la lengua. Así también el estudio de los modos: a pesar de la clara correspondencia de los modos griegos (&ase que en español mismo la separación de votivo y yusivo no es tan clara) a las modalidades de la frase (ni que decir tiene que formas como x'ayw. están dentro. vayamos viendo el modo de hacer una Gramática (una Estilística. de la modalidad declarativa). cómo algunas cuestiones oscuras de nuestra. n Ó en otras. mismo.Ahora es preciso que. ~ ' optativo oblicuo. se ve cómo puede ser esencial. además. desde la doctrina de las modalidades de la frase. el citado de J. pero en la frase declarativa.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful