La Docencia como un trabajo en conjunto

Como grupo hemos expuesto cada uno de nuestros ideales dirigiéndonos a cómo sería un “buen profesor”, tomando en cuenta conceptos como la retroalimentación, el compañerismo entre docentes y alumnos, el respeto como base a una simetría que desembocaría en una sincronización que mejoraría la educación en si, por lo tanto , un buen profesor es aquel que acepta la retroalimentación docente – estudiante en todo ámbito. En la época global actual podemos observar que las relaciones profesor/alumno se ven condicionadas por el contexto en el cual se encuentran, lo cual los obliga a adaptarse al ambiente en desarrollo y modificar sus ideas bases para funcionar y trabajar en “servicio de”. Sin embargo, creemos que al trabajar en función de algo que no sea el ideal mismo del profesor y su relación con los estudiantes, esta se irá limitando y provocando a su vez una frustración en él. Finalmente esto se va a realizar en perjuicio de los estudiantes y el entorno mismo del educador. La globalización, como se menciona en el texto, es un arma de doble filo ya que puede ser muy poderosa al presionar constantemente al profesor a perfeccionarse y adecuarse al entorno, pero también puede perder el horizonte al responder lo que los demás le exigen y no lo que el crea y quiera construir conjunto a sus estudiantes. En base a esto se ha visto una disminución en el compromiso social de la docencia en general, priorizando más que nada una educación que otorgue un buen pasar en materias económicas, elecciones de carreras en base a esto o elecciones de vidas en general. Cerrando el aspecto de los sueños y/o carreras o metas “irrealizables” que posean los estudiantes. Este mismo juego se genera al momento de la entrega de las herramientas de conocimiento que da el profesor dentro de la sala de clases o la situación educacional, ya que el seguir constantemente una misma línea educativa no genera nada más que una respuesta condicionada al estímulo dado de parte del alumno. En el texto se citan métodos de Hargreaves (1996), que hablan de los desafíos educativos actuales, presentando un pilar fundamental como lo es la

Paralelamente hemos llegado a la conclusión de que el colaborar entre docentes más que simplificar el trabajo. autonomía profesional. entra en juego lo que es la vocación y la pasión de este por la formación y ayuda a sus estudiantes. mejora hasta el mismo sistema de educación.) fortalece al docente y esto a su vez recae en cada estudiante. la cual va siendo transformada en un proceso lento. Al tener todas las herramientas necesarias para la formación de un docente completo. Nosotros validamos lo que plantea Contreras acerca de las cualidades que ayudan al proceso de autonomía del docente: obligación moral. . llegando el momento en que se ejercen estas normas ya como docente para contribuir en el pensamiento y accionar de sus propios estudiantes. esperando que este conocimiento primeramente sea tomado en cuenta. creemos que esto en ciertos casos es fácil de detectar. viéndose desde el punto de vista social-moral. Uno de los puntos propuestos que llamo nuestra atención fue: “Mayor capacidad de reflexión: constituir en el diálogo y la acción una fuente de retroalimentación y comparación que estimule a los profesores a reflexionar sobre la propia práctica”. la cual a su vez fue moldeada por sus propias experiencias. El proceso de formación de un docente debe verse transformado en la medida en que va adquiriendo mayor conocimiento para el ejercicio de su vocación. ya que viene con una ética docente formada desde sus inicios en su propia etapa escolar. comentar. En el documento también son mencionados los estadios de Kohlberg los cuales si bien logran representar distintas etapas sicológicas del hombre. como estudiante. etc. La adquisición de estos “valores universales” sirve de ayuda para que uno.colaboración. sin embargo no lo validamos porque estructura a la sociedad ya que está en constante flujo de ideas y cambios sociales. significativo y luego retribuido de buena manera por todos. Progresivamente en base a lo anterior el profesor debe ir tomando conciencia de la autonomía que él posee. porque de lo contrario puede correr el riesgo de mimetizarse o moldearse a la estructura de la institución educativa perteneciente. forme su propia ética. ya que el sincronizarte con tu colega (reflexionar. compromiso con la comunidad y competencia profesional.

para esto se necesita un estudiante consciente y presente del proceso educativo que vive continuamente. . Además la sociedad en general debería promover la importancia del docente. sin embargo. sin establecerlo como una fuente de conocimiento único e irrefutable sino más bien como un compañero en todo lo posible.Analizado todo esto hemos llegado a la conclusión de que nuestro ideal plasmado en la hipótesis es algo que se puede lograr.