You are on page 1of 6

Volumen 3, No.

3

FUNDACIÓN MINISTERIOS MILLENNIUM

10 – 15 de Junio de 2013

ESCUELA LIBRE DE TEOLOGÍA Y MINISTERIOS Managua, Nicaragua

“Hasta lo último de la tierra”
PRECIO Y PODER EN LAS INVESTIDURAS SACERDOTALES 1. Precio de las investiduras sacerdotales (El sacrificio del carnero) 1.1. El cordero sacrificado para la investidura « millu'ím » Para ser ministro del altar se pasa por un proceso celestial y terrenal. Si lo vemos en planos invisibles, se trata de lo que debe ocurrir para iniciarse como “sacerdote de Dios”, para entrar y ministrar en la presencia del Santo de los Santos. Y si lo vemos en planos visibles, comprenderemos que lo que se realiza en lo terrenal es porque esta ocurriendo en los cielos. La palabra nos ilustra:
“Todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo”. (Colosenses 2:17). “Los cuales sirven a lo que es figura y sombra de las cosas celestiales, como se le advirtió a Moisés cuando iba a erigir el tabernáculo, diciéndole: Mira, haz todas las cosas conforme al modelo que se te ha mostrado en el monte”. (Hebreos 8:5). “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan”. (Hebreos 10:1).

Dios le revela a Moisés que la investidura de Aarón y sus hijos deben seguir un modelaje. Una imagen holográfica de lo que pasa a nivel celestial. Cada paso significa un nivel de presencia y compromiso, una dimensión de gracia y poder. El primer pasó: Es la ofrenda encendida a Jehová. Leemos:
“Luego tomarás del carnero la grosura, y la cola, y la grosura que cubre los intestinos, y la grosura del hígado, y los dos riñones, y la grosura que está sobre ellos, y la espaldilla derecha; porque es carnero de consagración. También una torta grande de pan, y una torta de pan de aceite, y una hojaldre del canastillo de los panes sin levadura presentado a Jehová, y lo pondrás todo en las manos de Aarón, y en las manos de sus hijos; y lo mecerás como ofrenda mecida delante de Jehová. Después lo tomarás de sus manos y lo harás arder en el altar, sobre el holocausto, por olor grato delante de Jehová. Es ofrenda encendida a Jehová”. Exo 29:22 -25

El carnero y el pan son los primeros elementos que se presentan como ofrenda de sacrificio delante de Jehová. Hay un costo para presentarse como ministro del altar. Es presentar un sacrificio de sangre y pan. El carnero, es el cordero de Dios que se presenta como sacrificio delante del Padre en concepto de la garantía por la cual se investirá a un hombre o una mujer para estar y ministrar delante de la presencia de Dios. El sacrificio del hijo de Dios es el precio para que Dios acepte al candidato al altar. Pero, no solo el sacrificio del Hijo de Dios, sino también la palabra que representa el pan. El pan tiene un doble sentido, por un lado es la misma palabra que respalda el acto y por otro lado es el cuerpo de Cristo, que llevo en si mismo las enfermedades y las llagas humanas. Así que por el sacrificio del carnero (Sangre) y por el Pan (cuerpo) el futuro sacerdote es presentado delante de Dios. Bajo la cobertura de la sangre y el cuerpo del hijo en sacrificio eterno se presenta al nuevo sacerdote. No se ministra sin la cobertura de la sangre y el cuerpo del Hijo de Dios. La carne del carnero y el pan son puestos en un hojaldre y son mecidos delante de Dios. Lo que le actualiza a Dios el costo del sacrificio del hijo de Dios. Le señala al Padre bajo que cobertura viene presentándose este nuevo sacerdote, este servidor.

Edward Salazar Cruz

1

Volumen 3, No. 3

FUNDACIÓN MINISTERIOS MILLENNIUM

10 – 15 de Junio de 2013

ESCUELA LIBRE DE TEOLOGÍA Y MINISTERIOS Managua, Nicaragua

El espíritu, el alma y el cuerpo del ser humano, son apreciados por el Padre por medio del sacrificio de su único Hijo. Así, el nuevo sacerdote se podrá acercar confiadamente al trono de la gracia para alcanzar misericordia. El siguiente paso, es tomar la carne del carnero consagrado y el pan, ya mecidos, y hacerlo “arder en el altar”. El fuego del Espíritu Santo sobre viene como resultado de una vida consagrada en la presencia de Dios por la sangre y el cuerpo del Señor Jesús. Una vez que estamos bajo la cobertura del Hijo, el Espíritu Santo (fuego) actúa delante del Padre y de este modo la persona ha pasado ha ser ofrenda encendida delante de Dios. El escogido para oficiar en el altar, es olor grato delante del Señor, porque se encuentra bajo la cobertura de la sangre, el poder de la palabra y la presencia amable del Espíritu Santo. El tercer pasó: Es la ofrenda elevada. Leemos:
“Y tomarás el pecho del carnero de las consagraciones, que es de Aarón, y lo mecerás por ofrenda mecida delante de Jehová; y será porción tuya. Y apartarás el pecho de la ofrenda mecida, y la espaldilla de la ofrenda elevada, lo que fue mecido y lo que fue elevado del carnero de las consagraciones de Aarón y de sus hijos, y será para Aarón y para sus hijos como estatuto perpetuo para los hijos de Israel, porque es ofrenda elevada; y será una ofrenda elevada de los hijos de Israel, de sus sacrificios de paz, porción de ellos elevada en ofrenda a Jehová”. Exo 29:26 -28

“Hasta lo último de la tierra”

Una vez que el hijo se presenta como garantía en sacrifico delante del Padre y el Espíritu Santo ha confirmado con su gracia el precio presentado, el sacerdote de Dios queda establecido como estatuto perpetuo para los hijos de Israel. Esta expresión “estatuto perpetuo” revela dos grandes mensajes del Reino de lo invisible, uno, Dios decreta celestialmente el ordenamiento y manda a publicar en todos los cielos, la tierra y ante los abismos el nuevo estado de la persona que ha sido consagrada para su servicio y para bendecir en su nombre a otros. Así que el quedar nombrado delante de Dios, es mandado a publicar en la gaceta de los cielos y esto explica porque la palabra nos dice:
“Porque irrevocables son los dones y el llamamiento de Dios”. (Romanos 11:29)

Y un segundo afecto, de tal nombramiento, es que quien habilita y respalda el nombramiento es el mismo Dios, de manera que la autoridad espiritual que se ejerce se realiza en los cielos y en la tierra y aun frente a los infiernos, sobre esto nos dice la escritura:
“Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos”. Mat 16:18 - 19

Ser ordenado celestialmente, es lo que da el poder de la unción en los cielos, la tierra y contra los infiernos. 1.2. Vestiduras para los consagrados Este es uno de los textos más profundos con respecto de las investiduras celestiales. En general, siempre pensamos que los llamamientos terminan con la muerte de los elegidos o en el mejor de los casos podemos llegar a creer que nuestro llamamiento inicia y termina con nosotros.

Edward Salazar Cruz

2

Volumen 3, No. 3

FUNDACIÓN MINISTERIOS MILLENNIUM

10 – 15 de Junio de 2013

ESCUELA LIBRE DE TEOLOGÍA Y MINISTERIOS Managua, Nicaragua “Y las vestiduras santas, que son de Aarón, serán de sus hijos después de él, para ser ungidos en ellas, y para ser en ellas consagrados. Por siete días las vestirá el que de sus hijos tome su lugar como sacerdote, cuando venga al tabernáculo de reunión para servir en el santuario ”.(Éxodo 29:29 30)

“Hasta lo último de la tierra”

El señor revelara a Moisés tres dimensiones importantes sobre las vestiduras y que se conservan en la palabra como un regalo del Espíritu Santo a sus hijos: a) En el plano físico, los sacerdotes son hombres casados y con hijos. Estos últimos pueden heredar las vestiduras físicas consagradas y son fundamentales para que estos sean ungidos y consagrados posteriormente. Se sirve a Dios con vestimentas consagradas. b) En el plano invisible, las vestiduras espirituales pueden ser traspasadas, lo cual implica, que hay ministerios que espiritualmente pueden quedar suspendido físicamente pero no espiritualmente. Los ministerios espiritualmente pueden ser traspasados cuando las personas físicas no llenan los requerimientos de Dios y esto es lo que en general sucede. Hay ministerios que se detienen en el plano material, pero se continúan en lo invisible pasando en su momento a otras personas. En otros casos son traspasados porque las personas físicas han dejado de existir y se levantan herederos espirituales que continúan la misión. c) Las personas que han sido ordenadas para servir en el altar gozan de vestiduras celestiales santas, cubiertas por la sangre y el cuerpo de Cristo y bajo la cobertura del Espíritu Santo, de modo, que lo que les distingue en el plano celestial, son las vestiduras que Dios ve en ellos, y no solo la forma en que se viste físicamente. Creer que el hábito hace al monje es una idea que en Dios no funciona. Por eso es que personas vestidas con ropas religiosas en lo físico están desnudas espiritualmente y personas que en el plano terreno cuidan la imagen física en las dimensiones divinas están expuestas a la vergüenza. En apocalipsis, el apóstol mira y se le revela como visten los que están y sirven al trono de Dios:
 Los ancianos de los veinticuatro tronos vistes con ropas blancas: “Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas. (Revelation 4:4).  Las multitudes que comparecen delante de Dios viste de ropas blancas: “ Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos” (Revelation 7:9).  Las vestimentas blancas es la cobertura de la Sangre de Jesucristo que nos limpia y nos permite ministrar ante el Trono de Dios “ Entonces uno de los ancianos habló, diciéndome: Estos que están vestidos de ropas blancas, ¿quiénes son, y de dónde han venido?. Yo le dije: Señor, tú lo sabes. Y él me dijo: Estos son los que han salido de la gran tribulación, y han lavado sus ropas, y las han emblanquecido en la sangre del Cordero. Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos. (Revelation 7:13-17).  Los ángeles visten de vestidos de lino limpio, resplandeciente con un cinto de oro alrededor de su pecho: “y del templo salieron los siete ángeles que tenían las siete plagas, vestidos de lino limpio y resplandeciente, y ceñidos alrededor del pecho con cintos de oro. (Revelation 15:6)  Los ejércitos de los cielos viste de lino finísimo, blanco y limpio: “Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos ” (Revelation 19:14)

Edward Salazar Cruz

3

Volumen 3, No. 3

FUNDACIÓN MINISTERIOS MILLENNIUM

10 – 15 de Junio de 2013

ESCUELA LIBRE DE TEOLOGÍA Y MINISTERIOS Managua, Nicaragua

Las vestiduras celestiales pueden ser manchadas o despojadas pero ambas acciones tienen como consecuencia la pérdida parcial o permanente de la presencia de Dios, de la cobertura de la sangre y del Espíritu Santo. Veamos cuatro referencias sobre este aspecto:
a) En Sardis, el Señor expone que habían pocos hermanos que no habían manchado sus vestiduras celestiales: “Pero tienes unas pocas personas en Sardis que no han manchado sus vestiduras y andarán conmigo en vestiduras blancas, porque son dignas”. Rev 3:4 b) A la Iglesia de Laodicea le revela que en su estado espiritual esta desnuda, sin vestimentas santas para ministrar y andar delante de él: “Tú dices: Yo soy rico, me he enriquecido y de nada tengo necesidad. Pero no sabes que eres desventurado, miserable, pobre, ciego y estás desnudo. Por tanto, yo te aconsejo que compres de mí oro refinado en el fuego para que seas rico, y vestiduras blancas para vestirte, para que no se descubra la vergüenza de tu desnudez. Y unge tus ojos con colirio para que veas”. Rev 3:17 - 18 c) El despojarse de las vestimentas celestiales significa pisotear el Hijo de Dios y ofender al Espíritu de gracia: “El que viola la Ley de Moisés, por el testimonio de dos o de tres testigos muere irremisiblemente. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que pisotee al Hijo de Dios, y tenga por inmunda la sangre del pacto en la cual fue santificado y ofenda al Espíritu de gracia?”. Heb 10:28 -29 d) El despojo voluntario y libre de las ropas de consagración trae la no renovación espiritual: “Es imposible que los que una vez fueron iluminados, gustaron del don celestial, fueron hechos partícipes del Espíritu Santo, y asimismo gustaron de la buena palabra de Dios y los poderes del mundo venidero, y recayeron, sean otra vez renovados para arrepentimiento, crucificando de nuevo para sí mismos al Hijo de Dios y exponiéndolo a la burla”. Heb 6:4 -6

“Hasta lo último de la tierra”

1.3. Comer su carne es beber de su sangre La consagración por medio de la sangre y la carne de Cristo es la que hace posible que se ministre delante de Dios. No es el ritual, el culto, los ayunos o las muchas oraciones, es la cobertura de su sangre y cuerpo. Sin embargo, esto no aplica para los extraños, sino para los elegidos: “Y tomarás el
carnero de las consagraciones, y cocerás su carne en lugar santo. Y Aarón y sus hijos comerán la carne del carnero, y el pan que estará en el canastillo, a la puerta del tabernáculo de reunión. Y comerán aquellas cosas con las cuales se hizo expiación, para llenar sus manos para consagrarlos; mas el extraño no las comerá, porque son santas. Y si sobrare hasta la mañana algo de la carne de las consagraciones y del pan, quemarás al fuego lo que hubiere sobrado; no se comerá, porque es cosa santa ”. (Exo. 29:31 34)

1.4. El tiempo bueno de la consagración
“Y las vestiduras santas, que son de Aarón, serán de sus hijos después de él, para ser ungidos en ellas, y para ser en ellas consagrados. Por siete días las vestirá el que de sus hijos tome su lugar como sacerdote, cuando venga al tabernáculo de reunión para servir en el santuario”.(Éxodo 29:29 30) “Entonces Moisés dijo: Hoy os habéis consagrado a Jehová, pues cada uno se ha consagrado en su hijo y en su hermano, para que él dé bendición hoy sobre vosotros ”. Exo 32:29 “Estos son los nombres de los hijos de Aarón, sacerdotes ungidos, a los cuales consagró para ejercer el sacerdocio”. Num 3:3

Los ministerios celestiales pueden ser traspasados a los hijos, pero no es una regla, También puede ser que los hijos terminen con el ministerio. Los hijos de Eli terminaron con el Ministerio de varias generaciones de sacerdotes por causa de la corrupción y el sacrilegio.

Edward Salazar Cruz

4

Volumen 3, No. 3

FUNDACIÓN MINISTERIOS MILLENNIUM

10 – 15 de Junio de 2013

ESCUELA LIBRE DE TEOLOGÍA Y MINISTERIOS Managua, Nicaragua

“Hasta lo último de la tierra”
La consagración al Señor opera en tiempos perfectos. “ Por siete días las vestirá”, en esta frase se aprecia, uno el tiempo perfecto de creación de un nuevo oficial del altar. Asi como Dios crea los cielos y la tierra en siete días, asi mismo se forma en tiempo perfecto un ministerio. Todo ministerios tiene su tiempo y llegado el momento adquiere su plenitud. Ser consagrado al Señor significa estrictamente dos cosas: Una, recibir plena autoridad de parte del Señor y dos, ser bendecido de parte de Dios. Así que en el Ministerio se tiene autoridad y se es de bendición. La autoridad se ejerce a nivel celestial, terrenal y ante los abismos. Se es bendecido desde los cielos y en la tierra. 2. La imposición de manos en la sangre y la presentación celestial del único sacrificio. El relato de Levitico 8:22-33, nos muestra cuatro principios básicos en la ministrarían que hacen posibles la perfecta comunión con Dios: Primero: Moisés cubrió con la sangre del sacrificio el lóbulo de la oreja derecha, el dedo pulgar de la mano derecha y el dedo pulgar de el pie derecho de Aarón y sus hijos. Cubrir la oreja tiene el propósito de consagrar el oído para escuchar la voz de Dios. Cubrir la mano con el objetivo de que todo lo que se haga sea de bendición y properidad. Toda obra floresca. Cubrir los pies con el fin de que los caminos del ministro de Dios sean en la santidad y en la dirección de Dios. Oidmos la vos del espíritu, prosperan las obras y caminos en la presencia del Señor mediante la cobertura de la sangre: “Después hizo que trajeran el otro carnero, el carnero de las consagraciones, y Aarón y sus
hijos pusieron sus manos sobre la cabeza del carnero. Y lo degolló; y tomó Moisés de la sangre, y la puso sobre el lóbulo de la oreja derecha de Aarón, sobre el dedo pulgar de su mano derecha, y sobre el dedo pulgar de su pie derecho. Hizo acercarse luego los hijos de Aarón, y puso Moisés de la sangre sobre el lóbulo de sus orejas derechas, sobre los pulgares de sus manos derechas, y sobre los pulgares de sus pies derechos; y roció Moisés la sangre sobre el altar alrededor ”. Lev 8:22 - 24

Segundo: La verdadera Ministración inicia no cuando invocamos el nombre de Dios o adoramos o cantamos, sino cuando mecemos delante de Dios el sacrificio de su Hijo. Moises, le mostro a Aarón y sus hijos, que si querían acercase a Dios debían tomar los elementos del sacrificio y mecerlos como ofrenda mecida delante de Jehova, esto permitiría que la presencia de Dios viniera sobre ellos. Nos presentamos mendiante la sangre del Hijo y asi comienza la comunión: ” Después tomó la
grosura, la cola, toda la grosura que estaba sobre los intestinos, la grosura del hígado, los dos riñones y la grosura de ellos, y la espaldilla derecha. Y del canastillo de los panes sin levadura, que estaba delante de Jehová, tomó una torta sin levadura, y una torta de pan de aceite, y una hojaldre, y lo puso con la grosura y con la espaldilla derecha. Y lo puso todo en las manos de Aarón, y en las manos de sus hijos, e hizo mecerlo como ofrenda mecida delante de Jehová. Después tomó aquellas cosas Moisés de las manos de ellos, y las hizo arder en el altar sobre el holocausto; eran las consagraciones en olor grato, ofrenda encendida a Jehová. Y tomó Moisés el pecho, y lo meció, ofrenda mecida delante de Jehová; del carnero de las consagraciones aquella fue la parte de Moisés, como Jehová lo había mandado a Moisés ”. Lev 8:25 - 29

Tercero: La cobertura de la sangre es la que trae el aceite de la unción. Solo cuando decimos: “Nos cubrimos con la Sangre del Cordero de Dios o Señor aplica la sangre de tu Hijo en mí” es que el Espiritu Santo viene sobre nosotros y con ello, la presencia del padre: “ Luego tomó Moisés del
aceite de la unción, y de la sangre que estaba sobre el altar, y roció sobre Aarón, y sobre sus vestiduras, sobre sus hijos, y sobre las vestiduras de sus hijos con él; y santificó a Aarón y sus vestiduras, y a sus hijos y las vestiduras de sus hijos con él. (Lev 8:30 ) .

Cuarto: Moises manda que el sacerdote, el que ministra delante del Señor coma del cuerpo y beba de la sangre del sacrificio. Esto porque el cuerpo del Señor significa la sanidad y su sangre el perdón de los pecados. Discernir este misterio es lo que hace justa esta acción sacerdotal. Comer su carne y beber de su sangre, significa participar físicamente en la sanidad y el perdón de los pecados, significa traer la presencia de Dios y la manifestación del Espiritu Santo. Esto es el Pan y el Vino, la herencia sagrada que Jesús estableció. En la vida ministerial nunca deben faltar la

Edward Salazar Cruz

5

Volumen 3, No. 3

FUNDACIÓN MINISTERIOS MILLENNIUM

10 – 15 de Junio de 2013

ESCUELA LIBRE DE TEOLOGÍA Y MINISTERIOS Managua, Nicaragua

palabra, la oración, el aceite, el vino y el pan consagrado, son los elementos con que nos ministramos delante del Señor: “ Y dijo Moisés a Aarón y a sus hijos: Hervid la carne a la puerta del
tabernáculo de reunión; y comedla allí con el pan que está en el canastillo de las consagraciones, según yo he mandado, diciendo: Aarón y sus hijos la comerán. Y lo que sobre de la carne y del pan, lo quemaréis al fuego. De la puerta del tabernáculo de reunión no saldréis en siete días, hasta el día que se cumplan los días de vuestras consagraciones; porque por siete días seréis consagrados. ” Lev 8:31 - 33

“Hasta lo último de la tierra”

3. Herederos de la palabra pero no del ministerio Los hijos e hijas de ministros no siempre estan preparados para heredar ministerios. El Señor le revela a Aarón y su hijos tres razones: Una, los “defectos “son de carácter físico pero en el plano espiritual Dios le quiere mostrar a sus consagrados que son vidas en pecado y desobediencia, hipocresía y engaño, soberbia y malos caminos. El ser hijo de ministro no garantiza cobertura, santidad y presencia de Dios. Los hijos de ministros y ministras, son objetivos seguros de las tinieblas por el hecho de ser herederos espirituales de Dios y cuando estos prestan su cuerpo al pecado se convierte en habitación de demonios y Satanás los procura llevar a ser servidores de él. No es extraño que los grandes creadores de movimientos ocultistas y grandes ocultistas tengan por padre a ministros del Señor. Segundo, las herencias espirituales de ministerios no opera por consecuencia o automáticamente, para que este pueda activarse los hijos también deben consagrarse y ser consagrados, luego, la ministración del Señor nunca operara. La tradición y la religión no consagran en si misma. Tercero, el hijo o hija de ministro que anda en pecado jamás y nunca puede ministrar delante de Dios, a lo único que tiene derecho es a comer del “pan” y comer de la carne”, es decir, a recibir la palabra y recibir sanidad porque esta vacio de Dios y esta enfermo espiritualmente delante de Dios. Poner a ministrar a los hijos e hijas del Ministro en pecado y en malos caminos es ofender a Dios , quererse burlar del Espíritu Santo y profanar el altar.
“Y Jehová habló a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y dile: Ninguno de tus descendientes por sus generaciones, que tenga algún defecto, se acercará para ofrecer el pan de su Dios. Porque ningún varón en el cual haya defecto se acercará; varón ciego, o cojo, o mutilado, o sobrado, o varón que tenga quebradura de pie o rotura de mano, o jorobado, o enano, o que tenga nube en el ojo, o que tenga sarna, o empeine, o testículo magullado. Ningún varón de la descendencia del sacerdote Aarón, en el cual haya defecto, se acercará para ofrecer las ofrendas encendidas para Jehová. Hay defecto en él; no se acercará a ofrecer el pan de su Dios. Del pan de su Dios, de lo muy santo y de las cosas santificadas, podrá comer. Pero no se acercará tras el velo, ni se acercará al altar, por cuanto hay defecto en él; para que no profane mi santuario, porque yo Jehová soy el que los santifico. Y Moisés habló esto a Aarón, y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel. Lev 21:16 - 24”

F. Ministerios Millennium

De: Edward Salazar Cruz, Ministro A:

Celular: 855 077 87 Correo: america.verde@gmail.com
“EL REINO DE DIOS ES TA ENTR E VOSOTROS” Edward Salazar Cruz

Dirección:
6