You are on page 1of 4

las actitudes favorecen, facilitan, dinamizan e impulsan los actos.

en cuanto que son como sus principios intrínsecos, pero a su vez y recíprocamente, las actitudes se engendran por la repetición libre y consciente de los actos. actitud moral, empleamos el termino actitud en su sentido figurado: disposición o postura del animo. todos los autores coinciden en que la actitud: se aprende y por tanto puede modificarse, posee características tanto conativas (tendencias innatas) como cognoscitivas, es una orientación mental perdurable, predispone a obrar de una manera determinada, conduce a la acción abierta cuando se relaciona con un ente especifico al cual se refiere, se asocia invariablemente con un objeto social especifico. facrores más decisivos en la génesis de la actitud: elementos innatos (temperamento, humor, constitución, etc.); factores de orden educacional (relación con los padres o urdimbre constitutiva, vida de familia, choques, frustraciones, etc.); factores de orden social y cultural (prejuicios raciales, funciones sociales, etc.); factores más propiamente personales resultantes del sistema de valores que cada cual se ha forjado; • componentes o elementos qu« integran la. actitud: componente cognoscitivo (conocimientos); companente sentimental (sentimientos); componente reactivo (tendencias reactivas); • características de la actitud: tiene una dirección (positiva o negativa), una intensidad y una dimensión (dominios que cubre); • proceso de formación de la actitud: satisfacción de necesidades, información recibida, pertenencia a un grupo, reflejo de la personalidad de un individuo; • medición de las actitudes mediante la elaboración de escalas actitudinales; • correlación de actitudes que da lugar a una constelación de actitudes que engendra una determinada «personalidad». Éstos y otros temas constituyen los puntos fundamentales de la sistematización

Si la opción fundamental del cristiano es aceptar a Cristo en el conjunto de la existencia. La actitud es la parcialización de la opción fundamental en algún campo de la existencia humana. las actitudes cristianas parcializan esa decisión globalizante: en el ámbito de la verdad. del sentido moral y del ethos. La actitud moral. Esta viene a estar integrada por los sentimientos. etc. La estructura de la actitud moral repite la rica estructura de la persona". pues. Es labor de la reflexión moral hacer una exposición del conjunto de las actitudes morales y jerarquizarlas en cuanto comprometen más o menos la opción fundamental. por las decisiones o tomas de postura y por toda la gama de niveles ejecutivos de la persona. Entendemos. el nivel ejecutivo de la persona: todo resuena en la actitud moral. de la fidelidad. menos la opción fundamental. comporta toda la riqueza de la dimensión ética de la persona. el mundo cognoscitivo. Son al menos tres.que la psicología y la sociología han realizado sobre el concepto de actitud5 automatismos*). El mundo pático. el mundo volitivo. al ser la concreción de la opción fundamental. estos elementos cualitativos y cualificadores de las actitudes moral-cristianas . Se pueden distinguir tantas actitudes cuantas parcial ilaciones se pueden hacer de la opción fundamental. del servicio. por actitud moral aquel conjunto de disposiciones adquiridas que nos llevan a reaccionar positiva o negativamente ante los calores ¿ticos. por los principios o criterios.

La moral cristiana tiene que incidir en la realidad. pero el fundamento principal y el móvil real del bien es siempre el motivo abrazado por la libre voluntad como causa que mueve a la acción. De otro modo. La actitud cristiana comporta como elemento necesario el de la motivación. veamos en qué consiste el elemento cualitativo de la aspiración tendencial: . eso quiere decir que no puede existir actitud ética cristiana si no se apoya en principios teológicos: en una «cosmovisión» cristiana. sino de un «indicativo» de gracia y de don. Veamos primero en qué consiste el horizonte rnotivacional. Y ahora. La actitud moral cristiana no puede quedar en pura «intención» ni en puro «sentimiento».que desde la ética teológica se visualizan y denominan como: la motivación la referencia a un ámbito concreto del compromiso humano y la aspiración tendencial. lo mismo tenemos que decir de la actitud moral.. por la autenticidad y por la valía de las motivaciones en que se apoya56.) La motivación es algo decisivo en la vida moral. en gran parte. Si el valor moral cristiano es la mediación entre la fe y el compromiso. conozcamos qué es lo propio de la referencia a un ámbito concreto del compromiso humano. El comportamiento ético cristiano no nace de un «imperativo» seco y frío.. finalmente. A continuación. Por eso se podrá exponer la figura moral del cristiano en concreto mediante una constelación de actitudes51. La invitación al bien parte del mundo objetivo de los valores. Esta se realiza mediante su concreción en un ámbito de la vida humana. La actitud moral se mide. La moral cristiana se apoya necesariamente sobre una teología. (. sería una ética alienada y alienante.

lo decimos. como vuestro Padre celestial es perfecto» (Mt 5.4S)3*. porque es en este marco de la «unidad en la complejidad» o «unidad diversificada» de la vida moral. Necesita espacios más abiertos. III. . y con la opción fundamental moral. donde adquieren su mejor sentido y carácter conclusivo las siguientes formulaciones sobre la íntima y recíproca relación que se da entre las actitudes y los actos morales y de ambos con la opción fundamental y. La actitud cristiana comporta como elemento necesario la tendencia dinámica hacia una perfección absoluta: «Vosotros sed perfectos. sea o no cristiana. por consiguiente. Relación de las actitudes y l o s actos entre si. Una ética.4S)3 Vosotros sed perfectos. como la cristiana. que se apoya sobre el indicativo de un don total tiene que ser una ética dinámica y de aspiraciones. . ni siquiera queda circunscrita por el horizonte de la motivación. como vuestro Padre celestial es perfecto» (Mt 5. Además. quien es la verdadera responsable de lo que se decide y se hace o no se hace. que en los creyentes cristianos tiene una primacía espiritual y cristocéntrica. con la persona concreta e integral. La actitud moral cristiana no se reduce a la referencia al ámbito concreto del compromiso. Una ética legalista se circunscribe al mínimo prescrito por la ley.Es propio de la moral cristiana el sentido dinámico.