Prefacio.

“Entra en ti mismo, en tus profundidades, y aprende a conocerte” (S. Freud)

Los contenidos de la psicología nos conciernen de un modo mucho más directo que la mayor parte de los de las demás disciplinas científicas. La descripción de un cuadro psicopatológico –por ejemplo de una neurosis obsesiva o de una depresión- nos interpela más vivamente que la descripción de una reacción química o la enunciación de una ley física. Lo llamativo es que esta interpelación no se traduce, regularmente, en una comprensión más adecuada de nosotros mismos. El potencial de la psicología, como disciplina científica, para un mejor autoconocimiento es, así, desaprovechado masivamente. La ignorancia de nosotros mismos, de nuestras constituciones, potencialidades y labilidades, de nuestra manera típica de percibir y vivenciar el mundo, entre otras cosas, es algo que no influye favorablemente en el curso de nuestras vidas. Esto no obstante, pocos lugares son más evitados con tanta persistencia y cuidado como nuestro ser más propio, como la esfera de nuestra intimidad. El desprecio implícito en la evasión de sí parece imponerse hoy sobre la curiosidad libre de un autoexamen, de una inspectio sui.

La prescripción del autoconocimiento se presenta, en los comienzos de la filosofía occidental, ocupando un lugar privilegiado. Pero este impulso inicial pasó a ocupar en seguida un rol secundario: ya en Aristóteles la psicología filosófica habría de tematizar prioritariamente el alma como principio vital. Como notaba Heidegger, las observaciones más aproximativas a lo que hoy entendemos por psicología no se encuentran en el tratado

Malebranche criticaba el prejuicio. Como puede comprobarse con la experiencia de Rorschach. J. el más propicio para aportar elementos significativos que orienten una inspectio sui. . Estos elementos fundamentales son los que se develan en el examen de la experiencia que cada uno de nosotros puede hacer de sí mismo en todas y cada una de sus acciones..sobre el alma. y de allí que no resulta sencillo encontrar en ella indicaciones concretas que pudieran orientar un proceso de autoexamen viviente y efectivo. por otra parte. Vrin. La psicología filosófica entró de lleno en el camino de la abstracción. 1 Malebranche. Atendiendo a lo que la experiencia de nosotros mismos puede decirnos más allá de los prejuicios de una educación nihilista. seguramente. el modo como estructuramos la percepción del mundo depende de la estructura de nuestra personalidad y de la etapa evolutiva en que se encuentra. Paris. sino que puede decirse que les ha cerrado los ojos”1. El objetivo de este trabajo es repasar algunos de los elementos fundamentales de la psicología empírica como ilustración de la factibilidad concreta de esta tarea. en este contexto. que llevaba a una sobrevaloración de los autores antiguos en detrimento de un examen desprejuiciado de los contemporáneos: “La autoridad de los antiguos no solamente ha enceguecido el espíritu de algunos. la experiencia de sí implícita en toda experiencia es el fundamento y criterio para evaluar las distintas afirmaciones que hace la psicología sobre nosotros mismos. De la recherche de la vérité. Así. a esperar más bien de la psicología empírica orientaciones y datos relevantes. T. 97. En atención a esto. El clima cultural dominante en nuestra época no parece ser. encontramos a Lacan afirmando que el “conócete a ti mismo” es un “aforismo vano”. sino el recorte de esos momentos como ejemplo de que los datos psicológicos pueden integrarse en una visión estructurada del psiquismo humano. p. contraria a sus predilecciones esta revisión de autores y momentos clásicos de la psicología. N. 1965. I. Pero lo fundamental no es la dimensión histórica de la revisión. sino en la sección de la Retórica dedicada a explicitar las disposiciones anímicas de los destinatarios del discurso y que el orador tiene que conocer si intenta ser persuasivo. la psicología puede presentarse como una reserva de informaciones sumamente valiosas para la tarea de una inspectio sui. dominante en su época. El lector habituado a la caza de las ultimísimas novedades encontrará. El interés por una inspectio sui concreta inclinaría. y a la filosofía postmoderna anunciando la desaparición del sujeto. Atendiendo sólo a la superficie de la evolución histórica podríamos concluir que la idea de revisar lo que la psicología como disciplina científica puede aportar a la concreción del deseo de autoconocimiento es discutible y dudosa. La experiencia del mundo es explicitación de la experiencia de sí mismo y la conciencia explicitación de la autoconciencia. así como también de la interferencia de las patologías en estas estructuraciones.

sumamente ambiguas y escasamente inteligibles..y de situarla en el terreno concreto de una experiencia fácilmente accesible y fuente de datos fácilmente interpretables antes que en el de abstracciones declamatorias tan irrefutables como incomprobables y. Suhrkamp. la correlación con una Benjamin. el examen de la interacción entre el deseo de autoconocimiento y la evasión de sí en su evolución histórica hasta nuestros días es el tema del capítulo I. la psicopatología de la vida cotidiana ya forma parte de nuestra visión del mundo. La resistencia al autoconocimiento que caracteriza nuestra cultura se contrapone a la tendencia positiva que está a la base de una inspectio sui. En medio del caos de teorizaciones en conflicto. 2 . 1991. La prioridad gnoseológica de la normalidad no implica que las distorsiones psicológicas del sentido de realidad sean mera ficción. p. W. Das Kunstwerk im Zeitalter seiner technischen Reproduzierbarkeit. en Gesammelte Schriften. M. El examen del sentido de realidad como condición fundamental de una inspectio sui adecuada es el tema del capítulo II. como observaba Benjamin.Hoy abundan los indicios de una inversión de esta tendencia. que nos lleva a una sobrevaloración de la autoridad de los autores actuales y nos cierra los ojos a la evidencia de las experiencias fundamentales. El examen de las estructuras genéticas de la inspectio sui es el tema del capítulo III. Bd. La psicopatología en general y el psicoanálisis en particular han mostrado de modo consistente que la patología en sus diversos grados y formas es constitutiva de la condición humana. la referencia al psicodiagnóstico de Rorschach obedece al deseo de plantear la discusión de la normalidad –que no todos aceptan. en no pocos casos. La discusión sobre la vigencia y actualidad de Freud.. El examen de la distorsión que puede experimentar la inspectio sui bajo la influencia de lo patológico es el tema del capítulo IV. Frankfurt a. La elección del psicoanálisis freudiano como guía para la exploración de lo psicopatológico no tiene que ver con la vigencia o difusión de sus ideas. Una inspectio sui que no sea mera construcción de una identidad imaginaria supone determinadas condiciones gnoseológicas cuyo examen no es ocupación directa ni propia de la psicología como disciplina empírica. por ejemplo. I-2.de la prioridad gnoseológica de la normalidad se sigue que la experiencia de una inspectio sui supone las condiciones de un psiquismo normal. 498. sino con el criterio básico de la aplicabilidad a la inspectio sui. a saber.ya no pueden serlo ahora2. Del supuesto metodológico –explicitado fenomenológicamente. y cosas que pasaban desapercibidas o ignoradas antes –como un acto fallido. resulta de importancia secundaria en comparación con el hecho de que.

que asumir la interpelación y extraer las conclusiones por cuenta propia. por último.pero haciendo explícitas muy pocas conclusiones que resultarían de la unión de los datos. el texto está construido de un modo analogable a la prueba perceptiva de Rorschach. En lo concerniente al estilo. de este modo. aquí. en el sentido de que las articulaciones entre los distintos momentos no tienen toda la precisión que se requiere para obtener una configuración nítida y sin restos de indeterminación. no queda más remedio –si se avanza en la lectura. . con algunos ejemplos. En todo esto. En los apartados finales se exponen la idea del psicoanálisis existencial sartreano como ilustración de la tendencia a equiparar identidad con nihilidad. si no se mencionaran algunas de las objeciones más respetadas respecto de tal posibilidad. el criterio decisivo ha sido la atención a la experiencia que cada uno puede realizar por su cuenta. de la escenificación de un simulacro de inspectio sui para ser exhibido públicamente. y con el supuesto de que una experiencia es comprensible cuando se articula significativamente. El objetivo de los primeros apartados del capítulo V es mostrar. sino de una inspectio sui real. La multiplicidad de datos obtenidos en el examen de las condiciones metodológicas y gnoseológicas de una inspectio sui y de sus variables normales y patológicas no aportaría más que información dispersa si no fuera posible encontrar concordancia y complementariedad entre sus diversos elementos. sobre todo.experiencia posible. la comparación de algunos elementos del psicodiagnóstico de Rorschach y del psicoanálisis freudiano nos permitirá visualizar que la integración de estos datos puede contribuir significativamente a la tarea de la inspectio sui. del esquizoanális de DeleuzeGuattari como propuesta de una modificación social revolucionaria antitéticamente contrapuesta a una inspectio sui de inspiración fenomenológica y. La exposición de los elementos básicos que hacen posible una inspectio sui quedaría incompleta. No se trata. la posibilidad de tales concordancias y complementariedades. psicoanalítica. finalmente. Dando un paso más. Hay suficiente determinación como para seguir un hilo conductor –el de la posibilidad de la inspectio sui compatibilizando una reflexión filosófica con datos de la psicología científica. la atribución de un carácter discursivo-lingüístico al inconsciente asociada al rechazo de la búsqueda del autoconocimiento en Lacan y.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful