Razones Para Comun-unicar en La Docencia

Razones para comun-unicar en la docencia.

Manuel Antonio Velandia Mora

Página 0

RAZONES PARA COMUN-UNICAR EN LA DOCENCIA
Velandia Mora, Manuel Antonio1 Bogotá, septiembre 2006

La información que aquí se presenta fue publicada inicialmente en el documento “Escritura, observación y Oralidad: estrategias comunicativas interpersonales en la práctica docente. Módulo de Comunicación. UCCDocencia Universitaria cuyo autor es Manuel Antonio Velandia Mora, publicado en 14/09/2006 como apoyo conceptual al curso Módulo de Comunicación interpersonal, impartido por el mismo en el Postgrado en Docencia Universitaria de la Universidad Cooperativa de Colombia. Antes de decidirse a ser un(a) profesional de la docencia, las personas deberían reflexionar acerca de cuáles son sus razones para orientar su vida a trabajar en una actividad de esta naturaleza. El siguiente análisis está contemplado desde la tríada interna de las funciones emocionales del Cerebro. Anatropía: Ana (más), tropos (energía) el espacio en que hay más energía. Dinámica (movimiento) es a su vez uno de los niveles de complejidad del Ser. La Anatropía hace referencia a la construcción que realiza cada ser buscando para sí espacios cada vez más trascendentes y complejificantes. El Ser para hacerse inviolent* necesita desarrollar sus niveles de trascendencia como una forma de encontrarse a sí mism* y en la relación con l*s otr*s, como eje y fundamento de su existencia y como aporte para la construcción de l*s demás.

La vida se plantea como una globalidad en un permanente juego de múltiples elementos. Ese juego se realiza motivad* en la búsqueda de espacios en los que cada ser humano encuentre más vida, más vitalidad, más sentido para su existencia y el diario vivir. Juego que es contemplado como inter-acción permanente y dinámica. Dicha inter-acción es asumida, interpretada y explicada por una serie de razones que justifican el actuar y que son de diversa índole. Un Ser Anatrópic* busca complejificarse en espacios diferentes en los que cada sujet* apoya la construcción de l*s demás. Para lograrlo tiene en cuenta el proceso triádico permanentemente: que son procesos, acciones y motivaciones de carácter lúdico2, estético3 y místico4.
1

Manuel Antonio Velandia Mora: Sociólogo, Filósofo, Sexólogo, Especialista en Gerencia de proyectos educativos institucionales, Máster en Educación, Diploma de Estudios avanzados – DEA- y Doctorando en Psicopedagogía, DEA y Doctor en Enfermería y Cultura de los Cuidados.
2

Lúdica: del latín ludus; perteneciente al juego.
Página 1

Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

LUDICA LUDICA

ESTETICA ESTETICA

MISTICA
Ilustración 1 Razones para actuar. Ilustración propia.

Planteo este análisis como un proceso sistémico y por tanto interrelacionado, interafectado e interdependiente en el que permanentemente participan tres elementos inmersos y constituyentes del mismo ser. En general se tiende a desarrollar uno de ellos y los otros se olvidan o se desconocen.

Ilustración 2. Tomado de http://etimologias.dechile.net/.

La Lúdica hace referencia al disfrute que produce el juego docente, es decir, trabajar con personas cuya actividad educativa les significa una permanente confrontación con sus sentidos de la vida, la educación, la escuela, las diferentes maneras de asumir el amor, por su profesión y lo cotidiano, como también, las mismas contradicciones que estas nos producen. El Juego se vive desde la guerra y para el disfrute. En este sentido, la lúdica es igualmente la capacidad de disfrutar plenamente todos los momentos de la "guerra" o más concretamente del encuentro con el(-a) otr*.

3 4

Estética: del griego sensible; relativo a la percepción o apreciación de la belleza. Mística: Del latín, Trata del conocimiento y dirección de los espíritus.
Página 2

Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

Ilustración 3. Tomado de http://etimologias.dechile.net/.

La Estética es la observación de los elementos y pasos que se realizan para lograr una producción y un producto bellos. La belleza, es la propiedad de la cosa que infunde en nosotr*s deleite espiritual. En la búsqueda de la belleza, en lo que hace, el/la docente da sentido a su producción; por tanto se plantea la posibilidad de comprender, entender, asumir y reorientar los diferentes procesos por los que pasan quienes son los usuari*s de sus programas educativos.

Ilustración 4. Tomado de http://etimologias.dechile.net/.

La Mística es la fuerza, la energía que ponemos a cada una de nuestras acciones; hace referencia a la construcción que realiza cada ser buscando para sí y para sus estudiantes espacios cada vez más trascendentes y complejificantes, igualmente en la dirección de los espíritus imprime fuerza, empeño, entereza en la orientación de sus acciones, y a las mismas motivaciones que las encaminan y motivan su actuar5. PROCESO LUDOMISTÉTICO6 AUTODETERMINADO El "reto" del ser lúdico se concreta en la posibilidad de hacer-se guerrer*. La guerra se concibe como la acción realizada en pos de la “conquista” del(-a) otr* para la filosofía, el arte de vivir la vida plenamente y el conocimiento. En esta guerra lúdica el(a) "conquistad*" (su estudiante) se transforma en un(a) aliad*, quien al sentirse con-vencido participa en la conquista de nuev*s miembr*s para el programa y en la promoción de un sentido más pleno de la existencia. Este proceso produce para la persona un grado superior de satisfacción denominado disfrute, del que se busca cada vez un mayor grado en cada uno de los momentos de la interacción. El/la guerrer* entiende, comprende y asume que no puede imponer su pensamiento o su visión de la vida; por tal razón, parte del reconocimiento de que sus estudiantes tienen experiencias, conocimientos y emociones que les son particulares y propias, y que estas pueden enriquecer el proceso de
5

Se contempla la entereza como el proceso de buscar respuestas que den explicaciones a las diferentes situaciones del cotidiano. 6 Ludomistética: Palabra que hemos creado para unir en una sola la triada compuesta por la lúdica, la mística y la estética.
Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

Página 3

creación de pensamiento y vivencias, es decir, con ellas se posibilita el proceso permanente de enseñanza-aprendizaje de doble línea (mutuo), denominado enseñaje. De ahí, que el/la docente sale enriquecido de cada “batalla” en la conquista de sus estudiantes.

GUERRERO

PARA SI
Yo soy Yo
Conciencia Conciencia de de mí

ARTISTA

AMANTE
Ilustración 5. Proceso ludomistético autodeterminado. Ilustración propia.

El/la amante, el/la que ama, es el prototipo del ser místico. A diferencia de quien se acostumbra al amor, quien es amante disfruta plenamente todos los momentos de la vinculación con el otro o la otra, en este caso con sus estudiantes; para ello pone de sí toda su energía vital en la búsqueda de lograr alcanzar sus objetivos. Este ser místico se entrega con toda su entereza y vitalidad buscando dar lo mejor de sí, sin esperar recibir a cambio del(a) otr*. Quien es amante obtiene energía vital del proceso de dar, inclusive de hacerlo en aquellas pequeñas situaciones y experiencias de la vida; para el/la amante todo lo que hace es importante, todo tiene un sentido. El/la amante disfruta al máximo su experiencia docente, porque es ella donde radica su fuerza. El/la artista es el prototipo del esteta, es quien logra apreciar plenamente la belleza de los procesos en los cuales se halla inmers*. El/la artista logra comprender y apreciar con profundidad la plenitud de su creación, pero igualmente es consciente de las partes que componen su obra, de las interrelaciones que se presentan al interior de la misma, como también del contexto en el que se produce su actividad. El/la maestr* debe asumirse artista y hacer de su actividad formativa su mejor obra de arte. PROCESO LUDOMISTÉTICO TELEDIRIGIDO Algunos seres humanos a diferencia de quienes se conciben para sí mism*s y para l*s demás como artistas, amantes y guerrer*s construyen su universo teniendo su eje fuera de sí mism*s e incluso en función de otr*s y para otr*s. Se es soldado cuando la “guerra” en una actividad en la que el proceso lúdico se realiza bajo metas que no le son propias sino que son impuestas por otr*s. El/la “soldado” participa activamente del encuentro con sus estudiantes, pero los principios que mueven su actuar corresponden a procesos creados bajo parámetros que no le son ni asume como propios sino que corresponden a otr*s (directivas, programas). El/la “soldado” pierde su independencia y así desempeñe bien su trabajo, este es resultado de la capacidad para obedecer que l* caracteriza; la dependencia es el motor de su acción.

Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

Página 4

SO LD AD O

FUERA DE SI
Yo soy Yo
Conciencia de mí

A R T E SA N O

ENAMORADO
Ilustración 6. Proceso ludomistético teledirigido. Elaboración propia.

El/la “soldado” actúa así lo que haga no esté de acuerdo con sus propias metas y principios; considera que la paga que recibe es suficiente retribución; generalmente no se permite objetar, criticar, evaluar y menos aún, redireccionar por sí mism* su trabajo como docente. Quien actúa como artesan* es aquel(-la) docente que conoce y maneja correctamente una forma de realizar su trabajo, pero no tiene algún interés en cambiar aquello que se ha convertido en su paradigma. Para el(-la) su compromiso estético consiste en hacer bien su labor y considera que cualquier innovación es un riesgo que rompería aquella rutina que le ha dado “buenos resultados”. Su interpretación de la realidad es un proceso ya “terminado” que no requiere del esfuerzo que hace el/la artista para ser permanentemente vigente, por tanto, el(-la) docente artesan* se contenta con repetir como “cotorra” aquello que “conoce”, y lo hace al igual que quien sabe hacer una olla de barro y produce cientos de ellas sin preguntarse o tan siquiera imaginar que es posible con la misma técnica y materiales hacer otros productos. El/la docente artesan* suele utilizar durante varios semestres los mismos esquemas de clase, fichas nemotécnicas, materiales, ejemplos, evaluaciones. Estar enamorad* significa estar bajo el influjo de la persona amada, poner fuera de sí el eje de su existencia; enamorarse puede entenderse como un sinónimo de enajenarse: Perderse en el otro o la otra. Quien se enamora posibilita que la otra persona le determine su actuar. El poder de la decisión está fuera de sí, por tanto, tan solo está posibilitado para obtener lo que la otra persona decide darle o le permite actuar. En general, los seres humanos tienen la fantasía de enamorarse como la posibilidad de depender de otra persona y así sentir que su propia vida está resuelta. El docente puede enamorarse de su papel en la enseñanza, pero dicho encantamiento no le posibilita la retroalimentación ni la redirección, es más, el placer que le produce su actividad profesional l* lleva a aceptar que se ejerzan sobre el(-la) formas de violencia y las entiende como el costo que debe pagar por lo que dejen hacer lo que le gusta. Quien actúa como enamorad* conoce la importancia del ejercicio místico. Su experiencia mística se vive en función del(a) ser amado, de esta persona dependen sus metas e iniciativas, en ella pone el motor de su existencia. Quien se enamora de su trabajo, se entrega totalmente a este, olvidando que su vida tiene otras dinámicas, otros ejes de acción, otras metas y objetivos, incluso
Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

Página 5

ignorando que posee otras potencialidades. Es posible que disfrute plenamente su trabajo e incluso que su actividad formativa sea aporte anatrópico para sus estudiantes, sin embargo, le es imposible observarse fuera de su actuar, lo que le imposibilita evaluarlo y redireccionarlo. Enamorarse es enajenarse, es perderse en el otro, en la otra o en el trabajo.

LA LÚDICA, MÍSTICA Y ESTÉTICA EN FUNCIÓN DE OTR*S El/la Mercenari* es quien a sabiendas de que sus principios no coinciden con los de aquell*s que lo contratan, se autoriza a luchar las guerras de es*s otr*s. Sin asumir que los efectos y consecuencias de sus "luchas" no le son propios e inclusive, acepta verse afectado por dicha situación. El mercenario cambia permanentemente de rumbo y lo hace en función del trazado por el mejor postor, transformando sus ideales en los de aquel que lo provee las condiciones que él considera son las que mejores dividendos logran aportarle. Conoce muy bien cómo se hace la guerra, desempeña a cabalidad su actividad docente, entiende la importancia de su labor formativa pero todo lo hace por el dinero que ello representa. Por tanto, para esta persona su sentido lúdico se “vende” al(a) mejor postor, y en su intento se hace mercancía; no le son importantes los principios éticos de quien paga su actividad. Estæ docente obtiene igualmente su retribución en poder enseñar.

M ER C EN AR IO

PARA OTR@S
Yo soy Yo
Conciencia de mí

O ID AS EG EN OT EC PR R M PO
Página 6

PROFETA
Ilustración 7. Lúdica, mística y estética en función de otr*s. Elaboración propia.

Protegid* de Mecenas es alguien que sabe hacer muy bien su trabajo pero que cuando lo realiza además de cumplir metas que no son suyas, posibilita que su actividad logre la “gloria”, el prestigio de otr *s así él o ella desaparezca del panorama como persona. El/la protegid* será siempre el personaje detrás de; su importancia radica en ello y su satisfacción la logra con el triunfo de sus superiores. No hace parte de un equipo ya que no se reconoce a sí mismo o es reconocid* por l*s demás como igual. Su valoración está en la paga que recibe por su actividad. El/la Profeta asume que el mensaje es importante porque comprende el sentido de la mística y reconoce la importancia de esta para su práctica docente. Aun cuando considera posible el cambio, siempre lo ve y asume como algo lejano, de fondo asume que por no estar dadas las condiciones del cambio, este no le compete. El/la profeta se satisface en crear las condiciones
Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

que hasta el momento considera adecuadas, es decir, crea el camino buscando que quien transita por éste haga de su vida lo que para sí mismo es un hecho pleno, sin embargo, olvida que dicha meta también es válida para sí; en general descuida su existencia por lograr los mejores procesos para sus estudiantes, en muchos casos el/la profeta considera que son otros quienes están en posibilidad de lograr las condiciones plenas para que el cambio social sea posible. Su actividad no se fundamenta en el aquí y el ahora sino en el futuro posible, un futuro del que el(-la) no hará parte. El profeta es especialista en autores, en teorías, en experiencias ajenas... Conoce al dedillo los modelos, los aplica con facilidad en situaciones de modelaje pero es incapaz de llevar a la práctica sus conocimientos. Obtiene su satisfacción al observar que otr*s triunfan con sus propuestas así nunca sea participe de las ganancias que de ello se obtiene.

POTENCIALIDADES

En nuestro trabajo las potencialidades que poseemos y las metas que nos guían son importantes porque definen nuestros horizontes, pero sobre todo, porque son elementos que orientados correctamente transforman nuestro quehacer en una actividad ludomistética; es decir, en un conjunto de aproximaciones que nos enriquecen, fortifican, hacen mejores profesionales y en últimas, mejores personas, upayadoræs y conciudadan*s.

PA RT I CI PA CI ON

R RIO Z PA INTE NIA MO AR
Página 7

POTENCIA LIDADES

HACERSE CARGO DE SÍ (EMPODERAMIENTO)
Ilustración 8. Potencialidades. Elaboración propia.

Como potencialidades tenemos nuestra historia, nuestra complejidad que nos convierte en seres únic*s, irrepetibles, permanentemente cambiantes y trascendentes, la preparación académica y el entrenamiento que poseemos, lo aprendido en el contacto previo con l*s estudiantes en este u otro tipo de programas, nuestros valores, creencias y actitudes. Sin embargo, desarrollar otras potencialidades pudiera mejorar aún más la calidad de los servicios que brindamos. La primera de dichas potencialidades tiene un sentido místico: Empoderarse/ Hacerse cargo. Entendido como ser permanentemente consciente de que toda acción en la que cada un* está involucrad* depende directamente de sí. Para
Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

algun*s el concepto podría ser el de empoderamiento (tener el poder de conducir su propio proceso). Hacerse cargo es hacerse motor de su propia existencia, posibilidades y metas. Para hacerse cargo es necesario reconocernos a nosotr*s mism*s como la mayor de nuestras potencialidades. Ello conlleva e implica igualmente, hacer de nosotr*s la mejor persona posible, la que vive en las mejores condiciones, la que tiene como eje de su existencia su propia vida y no su trabajo. La que antes de proporcionar respuestas a sus estudiantes se las provee a sí misma para tener que dar (hacerse centro de sí). Quien se hace cargo conoce a cabalidad cómo funciona su ser, reconoce su identidad, su particularidad, sus límites y los resultados de su interacción porque se ha dado cuenta quién es. Una segunda potencialidad por desarrollar -en este caso de orden estético- es la paz/Armonía Interior. La paz solo es posible si la persona en un proceso eminentemente particular, se posibilita crear las condiciones necesarias para poder ventilar las situaciones individuales que le motivan conflictos particulares, tensiones emocionales, prejuicios, dificultades en el relacionamiento. La paz interior se refleja en el vínculo con l*s demás, por tanto, la armonía también está relacionada con la posibilidad de vircularse con l*s diferentes estudiantes en la actividad educativa, sin estigmatizarl*s o discriminarl*s. La paz en un proceso que como parte de su desarrollo induce a quien la vive a estar reconociendo permanentemente derechos y obligaciones propias y de extraños; por tanto, su actuar no puede en ningún caso disminuir a las otras personas por razón de su sexo, orientación sexual, conductas sexuales, etnia, credo, posición política, situación laboral o ubicación geográfica. La armonía está directamente relacionada con la capacidad de crear empatía, sin dejar por ello de conservar el estatus profesional. La tercera potencialidad que fundamenta y apoya el trabajo es de orden Lúdico: La Participación. El/la maestro no es un ser extraño al(a) estudiante, se convierte en su apoyo integral, es decir, se preocupa por la integridad física, social, axiológica y emocional. La participación no se motiva con órdenes sino con propuestas que promuevan el mejoramiento de la actividad académica y la labor formativa. El(a) profesional de la docencia no se involucra trazándole metas al(a) estudiante, sino que crea las condiciones para que estæ se autodetermine en su formación, metas y experiencias de vida. Entiende que en su actividad laboral él o ella es el 50% de la clase, el otro 50% es el cada estudiante, quien debe ser motivad* a preocuparse por su formación haciéndose parte fundamental del proceso de enseñaje.

METAS Es el análisis del alcance, significado, intenciones e intereses del(a) docente, en relación con una cosmovisión escogida y expresada en su actividad laboral. La Meta o fin último de la lúdica es la convivencia democrática entendida como la posibilidad de crear espacios en los que el acuerdo, la reflexión y la solidaridad reemplacen la autoridad, el control y la obediencia como manera de coexistencia humana, de modo que se pueda tejer redes de conversación entre iguales.
Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

Página 8

La Meta o fin último de la mística es la trascendencia. Lo trascendente está directamente ligado con la posibilidad de “hacer parte de la existencia” de las otras personas y del universo en general, es decir, en la capacidad de permanecer en ellos y en este.
ncia vive C on

Pr op orc ion ali da d

a átic oc r de m
Página 9

METAS

Trascendencia
Ilustración 9. Metas. Elaboración propia.

La Meta o fin último de la estética es la Armonía. Es decir, la justa valoración a cada uno de los elementos que participan en la acción y el reconocimiento de la importancia que cada una de las partes tiene en el proceso.

Razones para comun-unicar en la docencia. Manuel Antonio Velandia Mora

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful