You are on page 1of 32

relaciones

Un desastre que vale la pena intentar

Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

¿Por qué molestarse?|2
“Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado? ¿Por qué estás tan lejos de mi salvación, y de las palabras de mi clamor? Dios mío, clamo de día, y no respondes; Y de noche, y no hay para mí reposo.

Salmos 22:1-2

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

2

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Está muy claro que ninguna relación que hemos tenido hasta el momento ha llenado todas nuestras expectativas. Todas nuestras fantasías se estrellan contra la realidad, y esto es realmente doloroso! Sabemos también que hemos desilusionado a muchas personas en el camino. Dios en Su soberanía y providencia ha puesto a muchas personas en nuestras vidas y nos ha colocado a nosotros en la de ellos . Cuando miramos hacia atrás, podemos ver las huellas de sus influencias en nuestro carácter. Ha habido tiempos cuando nos hemos sentido muy alegres de no tener que pasar por la vida solos. Hemos sido colmados con suficiente paciencia y gracia, aún después de haber experimentado grandes fracasos y también hemos estado dispuestos a perdonar y experimentar la bendición de poder hacerlo. Algunas veces nos preguntamos si involucrarnos en una relación es algo que vale la pena, o sí tomarse el riesgo de sufrir tal cantidad de dolor, pudiera llegar a considerarse como algo beneficioso! Por lo que es necesario entender que en lo que se refiere a las relaciones, vivimos en medio de dos mundos. Un mundo de gozo y alegría y un mundo de tristeza y desánimo. Todos vivimos en medio de estos dos mundos en alguna manera. Algunos de nuestros más profundos momentos de gozo y más dolorosas heridas han sido experimentados en medio de las relaciones. Hay ocasiones donde hemos incluso deseado vivir solos, alejarnos de todo y de todos y en otras ocasiones nos alegramos de que no sea así. Lo que sí es seguramente cierto, es que todos hemos sido moldeados significativamente por las relaciones que están llenas tanto de tristeza como de alegría. Detente tan sólo por un momento a meditar en las relaciones en tu vida. Piensa en las relaciones familiares mientras crecías. ¿Cuáles eran las reglas que nadie decía a voz alta y que todos debían seguir? ¿Cómo manejabas el conflicto? ¿Cuáles eran las maneras de resolver los problemas? ¿Había patrones regulares de pedir perdón y perdonar? ¿Alguna vez sentiste que la opción del perdón era algo que podías estar seguro que recibirías? ¿Cuáles eran las formas comunes de comunicación? ¿Quién típicamente cedía? ¿Creciste en medio de una familia tranquila o ruidosa? ¿Cómo era la comunicación en la sobre mesa? ¿Había temas que no se podían hablar o todo se permitía? ¿Cómo se expresaba la ira? ¿Se manejaba de una manera positiva? ¿En el negocio de la vida diaria familiar, qué tanta inversión se hacía en relaciones saludables? ¿Las personas eran motivadas positivamente o eran amenazadas o cargadas con culpa? ¿El ambiente era placentero, o te sentías como si estuvieras pisando sobre cascara de huevo? ¿En qué grado de servicio el uno al otro era modelado y estimulado en la familia? ¿Qué clase de relaciones tenía tu familia en la comunidad? Tu respuesta a estas preguntas básicas puede mostrarse en como tu familia moldeó tu perspectiva en relacionarse con otros. ¿Los valores de tu familia se han convertido en los tuyos? ¿Las luchas en tu familia se han convertido en tus luchas? Nuestra familia de origen es sólo una de las muchas influencias en nuestra perspectiva acerca de las relaciones. Tú no te has convertido en quién eres hoy por ti solo, por eso es que las relaciones son tan importantes. Son ineludibles y poderosamente influenciables . La dificultad es que el pecado y la gracia coexisten en todas ellas. El pecado se atraviesa en el camino de lo que la gracia puede hacer. Mientras que la gracia cubre lo que el pecado ocasiona. Nuestras relaciones vívidamente reflejan esta mezcla dinámica que existe entre el oro y escoria. Debemos conocer la perspectiva bíblica acerca de las relaciones: Sin estos lentes no podrás percibir lo que Dios quiere para tus relaciones. Sin ella, permanecerás pecando de ingenuo y crecerás como un cínico. Cuando enfrentes los problemas, serás dejado solo con sabiduría humana y Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 3

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

con técnicas que producen soluciones a corto plazo, pero que no logran cambios perdurables personales e interpersonales. Las falla fatal de la sabiduría humana es que esta promete que tu puedes cambiar tus relaciones sin necesidad de cambiar tu mismo. Cundo esta perspectiva es la que rige, terminarás cayendo muy lejos y por debajo de lo que Dios pretende que alcances en tu vida y con tus amistades. En la sabiduría humana, nos conformaríamos con tener relaciones superficiales, pero Dios desea llevarnos hasta el final de nosotros mismos de manera que podamos ver nuestra necesidad de relacionarnos con el así como también con los demás. Cada experiencia dolorosa que hemos experimentado en nuestras relaciones son un medio de recordarnos nuestra necesidad de él. Y cada cosa buena que hemos pasado no son más que una metáfora de lo que sólo podemos encontrar en El. Para citar a C.S. Lewis, esta relación vertical es fundamental para todo lo que la Biblia dice acerca de nuestras relaciones. “Cuando he aprendido a amar a Dios más que a mis más preciados tesoros terrenales, amaré mis cosas terrenales más de lo que lo hago ahora. Más en cambio en la medida en que aprendo a amar mis tesoros terrenales a expensas de Dios y en lugar de Dios, me moveré hacia un estado en el cual no amaré mis tesoros de la manera correcta. Cuando las primeras cosas son puestas primeras, las segundas cosas no son suprimidas sino incrementadas”. Hay varios indicadores que revelan nuestra tendencia a invertir el orden de las cosas y a poner las cosas secundarias de primeras. Esto es la razón por la cual nos causan tantos problemas. • • • • • • • • • • • • • • • Dejar pasar una ofensa cuando nos han herido sin hablarlo o confrontar al ofensor. Molestarnos por la manera en que nuestros adolescentes complican nuestras vidas. Volvernos defensivos cuando somos retados. Evitar el conflicto y la confrontación por temor a la reacción de los demás. Ser demasiado complaciente y diplomático en el trabajo. Estar resignado cuando se rompen relaciones que pueden ser restauradas. Chismear acerca de personas. Dejarse llevar por la corriente de la mayoría por miedo a los que otros pudieran pensar de nosotros. Comprometer nuestras convicciones para ganar la aprobación de otros. Perseguir relaciones cómodas y evitar las dificultosas. Dudar de Dios cuando nuestras relaciones son conflictivas. Envidiar las amistades de otras personas. Cultivar relaciones controladoras por el deseo de sentirme segura. Descuidar nuestras relaciones con las personas cuando nuestras agendas están complicadas. Elegir vivir en aislamiento de amargura al ser decepcionados.

Estos indicadores nos evidencian la razón por la cual es tan importante tener una perspectiva bíblica correcta acerca de las relaciones. Todos nosotros necesitamos desarrollar un claro sentido de lo que significa poner las primeras cosas primero y como Jesús nos capacita para hacerlo. También necesitamos entender lo que los cambios prácticos son necesarios para crear una nueva agenda para nuestras relaciones y que pasos concretos necesitamos dar para buscar lo que verdaderamente agrada a Dios Fuimos creados para tener relaciones: Génesis 2:18 Este verso tiene más que ver con el diseño de la humanidad que con la necesidad particular de Adán. Dios nos creo para que seamos seres relacionales, porque el mismo es un Dios social. Dios vive en Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 4

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

comunidad con la trinidad como Padre, Hijo y Espíritu santo, y el hizo a la humanidad a su imagen y semejanza. La palabra “ayuda” es usada primariamente para describir una compañía, no un compañero de labores. En el salmo 27:9; 33:20-22, Dios mismo se describe asimismo como un Ayudador y lo hace así como la mejor compañía posible que podríamos tener y que puede aportar a la relación lo que es necesario para que esta relación funcione y que nosotros no podríamos traer por nosotros mismos. Como seres humanos fuimos creados con una necesidad vertical de la compañía de Dios y con una necesidad horizontal de la compañía de otros. En alguna manera todas nuestras relaciones son dificultosas: Todas nuestras relaciones son algo menos que perfectas. Requieren mucho trabajo si es que van a funcionar. Rápidamente el relato bíblico se mueve de Génesis 2, pasando abruptamente a Génesis 3, el hombre y la mujer creados a la imagen de Dios envueltos en acusación y división por causa del pecado. Génesis 4 es todavía peor, encontramos a un hombre matando a su propio hermano. Mientras que muchos de nosotros no hemos cometido asesinato, aún así vivimos en una continua lucha entre asesinatos, acusaciones y mucha culpa. No hay que ser muy inteligente para darnos cuenta de que nuestras relaciones son tan complicadas! Nuestras luchas están constantemente revelándonosla. Si deseas disfrutar algún tipo de progreso o bendición en tus relaciones, requerirá de ti que admitas tu pecado humildemente y te comprometas a trabajar duro en lo que sea necesario! Todos somos tentados a hacer de nuestras relaciones una meta en sí misma en lugar de un medio. Cuando reflexionamos en el pasaje de Génesis del 1-3, se hace bastante claro que la primera relación entre Adán y Eva tenía como objetivo disfrutar su relación con Dios. La comunión vertical con Dios, les proveería del fundamento necesario para tener una comunión horizontal que estaba supuesta a tener uno con el otro. Todo lo que dios hizo señalaba a Adán y a Eva a que lo más importante era su relación con Dios. Toda la creación funcionaba como una punta de flecha señalando hacia Dios. Pero por causa de nuestro pecado, tendemos a tratar a las personas y la creación como lo más importante. Las cosas que Dios creó para que reflejaran su gloria se convirtieron a su vez en la gloria que deseamos para nosotros mismos. Es aquí donde vemos como C.S. Lewis nos comenta que nuestros deseos son muy débiles, nos conformamos con muy poco, nos conformamos con la satisfacción que nos producen las relaciones con los seres creados (padres, esposos, hijos, etc.) cuando esas relaciones fueron diseñadas para señalarnos hacia la perfecta satisfacción que nos produciría la relación perfecta que sólo puede ser hallada en Dios. La ironía está en que cuando invertimos el orden de las cosas y elevamos la creación por encima del creador, destruimos las mismas relaciones que tanto nos empeñamos en preservar y que Dios en su sabiduría diseñó, y al destruirlas eso mismo nos incapacita para disfrutarlas. No hay secretos que garanticen que tendremos relaciones libres de dificultades Todos buscamos estrategias y técnicas que nos liberten del dolor de tener relaciones satisfactorias y del duro y doloroso trabajo que demandan tenerlas. Pensamos que si nos planificamos mejor, si somos más efectivos en la comunicación, si tenemos roles bien definidos, si nos entrenamos en estrategias de resolución de conflictos, si estudiamos y entendemos los diferentes tipos de personalidades y de diferencias de género, sólo por mencionar algunas, esto haría la gran diferencia. Quizás haya algún valor en estas cosas, pero si eso fuera todo lo que necesitamos, entonces la vida, sacrificio, muerte y resurrección de Jesucristo hubiese sido totalmente innecesaria o en el mejor de los casos, redundante! Las destrezas y estrategias nos son tan tentadoras porque ellas prometen que los problemas relaciones pueden ser mejorados al alterar la conducta sin tener que alterar nuestros corazones. Pero la Biblia dice algo Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 5

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

totalmente diferente. Dice que Cristo, es la única esperanza real para nuestras relaciones porque sólo el puede profundizar lo suficientemente dentro como para llegar hasta el centro mismo de nuestras motivaciones y los deseos de nuestro corazón. En algún punto del camino te preguntarás si vale la pena relacionarse En algún punto cada uno de nosotros nos desanimamos y decepcionamos con una relación. La salud y la madurez de una relación no pueden medirse por la ausencia de problemas, sino por la manera en que los problemas inevitables son manejados. Desde nuestro nacimiento hasta nuestra muerte, somos pecadores viviendo con otros pecadores. Una buena relación involucra honestidad identificando los patrones de pecado que tienden a meternos en problemas. También tiene mucho que ver con ser lo suficientemente humilde y estar deseosos de estar en constante vigilancia y guardarnos a nosotros mismos y a los demás de esos patrones pecaminosos. Ya que los conflictos humanos son el resultado de las batallas espirituales que se libran en nuestros corazones, las relaciones sabias siembre buscarán estar conscientes de las luchas que se dan en lo más profundo de nuestros corazones. Aún en tiempo de aparente paz, debemos estar vigilando diligentemente referente a la manera en que nuestras relaciones pueden ser asaltadas de repente por esos deseos subyacentes de nuestros corazones, los cuales están subversivamente y constantemente cambiando y amenazando con aflorar de nuestro interior con la intención de sabotear nuestras relaciones. Dios nos mantiene en relaciones dificultosas con un propósito redentor Cada cosa que naturalmente buscamos evitar en una relación es lo que Dios ha elegido usar para hacernos más parecidos a él. ¿No te has preguntado alguna vez el porqué Dios no hace que tus relaciones mejoren de la noche a la mañana? A menudo pensamos que si Dios realmente tuviera cuidado de nosotros, el haría que nuestras relaciones fueran más fáciles o menos engorrosas. En realidad, una relación dificultosa es una marca del amor y cuidado de Dios. Nosotros preferiríamos que Dios cambiara nuestras relaciones, pero el no estará satisfecho hasta que la relación en la que nos involucramos nos cambie a nosotros también. Dios creó las relaciones para que funcionaran de esta manera. Lo que sucede en la dificultad de las relaciones es que nuestros corazones son revelados, nuestras debilidades expuestas y empezamos a llegar hasta el final de nosotros mismos. Sólo cuando esto sucede es que alcanzamos la ayuda que Dios sólo puede proveer. Las personas débiles y necesitadas hayan su esperanza en la gracia de Cristo eso es lo que marca una relación madura. El aspecto más peligroso de tus relaciones no son tus debilidades, sino el espejismo de tus fortalezas. La confianza en ti mismo es casi siempre el componente principal para una mala relación. Mientras deseamos evitar la dificultad y disfrutar de una intimidad profunda e íntima, Dios dice que es en el mismo proceso de trabajar dentro de la dificultad es que podemos encontrar esa profunda intimidad que tanto deseamos tener. ¿Cuáles relaciones son mas significativas para ti? La mayoría de ellas son las que has involucrado tiempo y esfuerzo a través de grandes dificultades y laboriosidad. El hecho de que nuestras relaciones funcionan tan bien como lo hacen, es una señal segura de la gracia de Dios para con nosotros Unos de los grandes impedimentos que enfrentamos en las relaciones es nuestra ceguera espiritual. no podemos ver nuestro pecado frecuentemente, tampoco podemos ver las diferentes maneras en las cuales Dios nos protege y protege a los demás de él. Dios constantemente nos cuida de nosotros mismos restringiendo nuestro pecado. Somos muy parecidos al siervo de Eliseo en 2 Reyes 6:15-22. El se sentía cargado por los enemigos que rodeaban la ciudad hasta que Dios abrió sus ojos para que viera que un ejército de ángeles mucho más formidable en número y fuerza acampaba a su alrededor. Dios había enviado un ejército de ángeles para que los protegiera. Por qué el siervo de Eliseo solo podía ver al ejército enemigo que rodeaba a Israel y no podía ver las Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 6

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

colinas repletas de caballos y carros con el ejército de Dios. Era su ceguera espiritual de incredulidad lo que le impedía ver!. ¿Cómo mides tu potencial para las relaciones? ¿Mides el potencial de tus relaciones por el tamaño de tus problemas o por la magnitud de la presencia de Dios a tu alrededor? Consideremos nuestro pecado. Es increíble que las personas se lleven bien! Cada noche los noticieros empiezan con una letanía de asesinatos, violaciones, asaltos, robos que sugieren que nuestras comunidades son lugares muy difíciles y peligrosos. Aun así muchas veces fallan en contarnos de los cientos de buenas cosas que muchas personas hacen para hacer de esa misma comunidad un lugar donde se puede vivir. Nuestra perspectiva acerca de nuestras relaciones puede llegar a estar distorsionadas y ser no bíblicas. Tendemos a ver nuestros pecados, debilidades, y fracasos en lugar de las buenas cosas que Dios está haciendo en nosotros a través de nuestras relaciones. Si miras a Dios en medio de tus relaciones, siempre encontrarás cosas por las que deberías agradecer. Las escrituras ofrecen una clara visión para nuestras relaciones El reto y la dificultad de las relaciones te han dejado desestimulado? ¿la honestidad bíblica te ha dejado aturdido? ¿te sientes abrumado por el duro trabajo que requieren las relaciones? Si es así, estás listo para entender este hecho: la relación entre el padre, el hijo y el espíritu santo en la cruz establece el fundamento para nuestra reconciliación. Ninguna otra relación en la historia de la humanidad ha sufrido como la del padre, el hijo y el espíritu santo cuando Cristo fue colgado en la cruz y clamó, Mi Dios, Mi Dios, por qué me has abandonado? Jesús estuvo dispuesto a ser el hijo rechazado para que nuestras familias pudieran conocer la reconciliación. Jesús estuvo dispuesto a convertirse en el amigo rechazado de manera que nosotros pudiéramos tener relaciones amistosas. Jesús estuvo dispuesto a ser rechazado como señor de manera que nosotros pudiéramos vivir en amante sumisión unos a otros. Jesús estuvo dispuesto a ser el hermano rechazado para que pudiéramos tener relaciones piadosas. Jesús estuvo dispuesto a ser el rey crucificado de manera que nuestras comunidades pudieran experimentar la paz. En su vida, muerte y resurrección, Jesús hizo posible la reconciliación en dos maneras fundamentales. Jesús nos reconcilió con Dios, lo cual hizo posible el fundamento para que nos podamos reconciliar con los otros. Como C. S. Lewis dijo: “Cristo restaura las primeras cosas para que las segundas cosas no sean suprimidas sino incrementadas! Cuando Dios reina en nuestros corazones, la paz reina en medio de nuestras relaciones. Esta obra solo será completada en el cielo, pero hay mucho que podemos disfrutar aquí y ahora. El nuevo testamento ofrece esperanza para nuestras relaciones puedan ser caracterizadas por cosas tales como la humildad, la gentileza, la paciencia, la edificación, la honestidad, la paz, el perdón, la compasión y el amor. No es esto una noticia maravillosa que el Dios de gracia puede hacer esto posible, aún por pecadores en un mundo caído. Esta esperanza reta cualquier complacencia y desestimulo que pudiéramos tener en nuestras relaciones porque siempre habrá más crecimiento, paz y bendición que la gracia de Dios pueda traer, aun aquí en la tierra. La esperanza del evangelio nos invita a una insatisfacción santa con todas nuestras relaciones presentes, aún especialmente por aquellas que nos traen menor dificultad. Nuestra meta y esperanza ¿Por qué molestarse en relacionarnos? La respuesta es, porque Dios lo hizo con nosotros y no lo merecíamos!

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

7

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

¡No tenemos alternativas, tenemos que relacionarnos!|3
“Y estaban ambos desnudos, Adán y su mujer, y no se avergonzaban”

Génesis 2:25

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

8

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Es posible que usted intente pasar tiempo junto a su conyugue, pero aún así no estar comunicando ningún entusiasmo por su relación. En la mayoría de los casos las parejas están exhaustas por causa de los problemas en sus relaciones y han permitido que la irritación y la impaciencia se interpongan entre ambos. ¿Alguna vez se ha preguntado qué se sentiría estar soltero nuevamente? Lo digo en serio. Muchas veces nos sentimos tan abrumados y desestimulados con la relación más importante de nuestras vidas, que nos preguntamos ¿cómo podría tratar de una manera exitosa con lo que me ha tocado? ¿Vale la pena todo este esfuerzo? Sí se ha hecho la pregunta anterior, probablemente en ese mismo instante se sintió horrorizado. Usted ama a sus hijos, se siente privilegiado por conocer y amar a su conyugue. Probablemente no desearía al igual que yo vivir un segundo sin ellos. Pero llega un momento en el cual nuestras relaciones parecen tan dificultosas y demandantes que comenzamos a soñar con cosas que nos destruirían. Deseamos buenas cosas para nosotros pero nos llegan pensamientos que nos golpean con la realidad de las relaciones dificultosas con otros pecadores en medio de un mundo caído y condenado! Todos nos hemos golpeado con la pared llamada “¿Por qué molestarse con otras personas?” alcanzamos un punto en nuestras relaciones donde nos preguntamos si vale la pena rodearse de personas tan dañadas. • • • • • • Una esposa decide que no vale la pena abrirle su corazón a su esposo, total, el no escucha y tampoco está interesado en ellas ni en sus sentimientos. Un empleado llega a su trabajo, cierra su puerta, y solo sale de allí cuando es tiempo de marcharse a su casa. Un adolescente llega al hogar procedente de la escuela, se mete en su habitación hasta que es obligado a unirse a la cena familiar. Alguien abandona un grupo pequeño en el contexto de la iglesia porque pensó que era demasiado dificultoso y las personas allí no merecen el esfuerzo. Las reuniones familiares son reducidas a personas compartiendo el mismo lugar geográfico. Eludiendo a toda costa cualquier relación significativa. Las reuniones en la iglesia se convierten en una mera formalidad con muy poca intención de compartir sus vidas con los demás. Tan pronto se acaba el culto, los hermanos salen huyendo del lugar con temor a meterse de alguna manera en problemas o de involucrarse con otros, sin ningún ánimo de compartir su fe y sus cargas. Los vecinos viviendo puerta con puerta por años sin conocerse ni relacionarse de manera significativa, sin involucrarse y sin saber nada relevante y sin servirse ni afectarse uno al otro.

¿Qué tienen en común todas esas personas y escenarios? Todos ellos han enfrentado la dificultad de tener relaciones con personas dañadas, en medio de un mundo dañado, y han optado por aislarse para así evitar más complicaciones y heridas del corazón. Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 9

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

¿Es esta una respuesta válida? ¿Está bien guardarnos de los demás de tal manera que no nos rompan el corazón y no dañar a otros? ¿Qué tiene de malo jugar a lo seguro? Aunque viviéramos aislados aún así algo sucede en el interior de nuestros corazones que nos arrastra hacia las personas. Sabemos que somos reducidos a menos que humanos cuando estamos solos. ¿Por qué el empleado que trabaja en aislamiento se pregunta qué están haciendo los otros empleados que trabajan fuera de su oficina? ¿Por qué el adolescente se pone celoso cuando él ve a sus padres prestarle atención a su hermano o hermanita pequeña cuando el mismo fue que tomó la decisión de apartarse de la vida familiar? ¿Por qué es que la persona que elige vivir solo describe su experiencia en términos de vida solitaria? Vivimos con esta tensión entre el aislamiento voluntario para protegernos de malas experiencias y el sueño lejano de tener relaciones significativas. ¿Dónde te encuentras en este momento? ¿Alejándote de las personas porque te han herido recientemente? ¿Acercándote porque te has sentido solo por demasiado tiempo? ¿Cuáles son las tendencias que observas en tu vida? ¿Te mueves hacia el aislamiento o hacia la inmersión? ¿Hacia la independencia o eres co dependiente? Cada decisión relacional que tomamos nos mueve hacia una de estas dos direcciones. Somos tentados constantemente a hacer de nuestras relaciones algo menos o algo más de lo que Dios intención que fueran. Sin un modelo bíblico que explique el lugar que deberían tener las relaciones en nuestras vidas, experimentaríamos mucho descontrol, nos sentiríamos fuera de balance, confusión, deseos conflictivos, frustración generalizada. No sabemos cómo navegar en este campo minado. Aún las más profundas, mejores y llevaderas relaciones pueden sorprendernos con los retos que presentan. Dos extremos: Mientras que la mayoría de nosotros tendemos a vivir en uno de esos dos extremos, nos movemos en la dirección del aislamiento o la inmersión en todas nuestras relaciones. Deseo sentirme a salvo, entonces me aíslo. Deseo tanto tener una relación a fin de poder sentirme vivo, me sumerjo. Donde nos ubicamos en el diario vivir variará dependiendo de cada relación, pero la mayoría de nosotros, nuestros problemas tienden a acumularse en uno de los dos extremos corrientemente o del otro. En la mayoría de los casos, cualquiera que sea los problemas que tenemos en las relaciones tienden a encajar en uno de los siguientes tres perfiles. Relaciones frustradas Un miembro de la pareja se mueve hacia el aislamiento mientras que la otra se mueve hacia la inmersión. Uno sueña con sentirse a salvo y seguro, mientras que la otra persona sueña con estar más íntimamente cerca. Imagínese cuan diferentemente estas dos personas se prepararían para tomar unas vacaciones juntos. La persona que busca el aislamiento está empacando un paquete de libros mientras que la otra persona que busca la inmersión está llenando el itinerario con un sinnúmero de actividades conjuntas! ¿Qué se siente vivir en medio de este tipo de relación? El quiere estar solo y apenas tolera a su compañera y ella quiere estar acompañada, no sólo por él, sino por todas las personas posibles a su alrededor. El que le gusta estar solo se siente abrumado, el que se sumerge se siente rechazado. Ya que ambos tienen todas sus expectativas frustradas, la relación se convierte en una relación perpetuamente desesperanzadora y llena de desencantos. Cada uno piensa que su perspectiva y sus expectativas son validas y razonables, de manera tal que su desencanto compartido eventualmente los lleva al enfado y a la ira. Relaciones sofocantes Ambas personas se mueven hacia la inmersión. Ellos viven en una montaña rusa lidiando con las emociones de ambos. Como son tan dependientes el uno del otro, pueden fácilmente salir heridos cuando el otro no llena las expectativas del compañero. Sus expectativas para las relaciones en pareja son tan altas que tienden a vivir en aislamiento de otras personas. Si estos dos fueran a tomar unas vacaciones, se pasarían cada segundo de sus Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 10

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

vacaciones muy unidos. No se atreverían ni a salir de la habitación sin la compañía del otro. Mientras que pensaríamos que expectativas similares los guiaría a la armonía y a la paz en la pareja, algo que todas las parejas pudieran soñar como lo ideal, lo que realmente produce es más problemas. Al menos en este tipo de relaciones, y esto es porque cada uno está buscando en el otro todo lo necesario para satisfacer cada alta expectativa relacional que tiene. Ambos se convierten en personas sumamente ofendibles, fáciles de herir, y sumamente críticas. Mucha de la energía en la relación se gasta lidiando con ofensas menores, reales o percibidas. Cada uno se siente herido porque sus expectativas sobre la otra persona nunca son completamente llenadas. Se sienten desestimulados también porque, no importa cuán duro lo intenten, nunca parecen llenar la medida de las expectativa del otro conyugue. Esta clase de relaciones es extenuante porque el trabajo que se requiere para mantener la paz es prácticamente imposible de realizar. Relaciones solitarias Ambos se mueven hacia el aislamiento. Cada uno está muy consciente del peligro que representan las relaciones y constantemente optan por buscar seguridad. Las conversaciones entre la pareja son muy limitadas, muy específicas, solo si es necesario, son muy corteses y seguras y hasta impersonales. Tienden a permanecer lo más lejos posible de la intimidad. Las vacaciones ideales para estos dos involucraría mucho tiempo a solas, uno haciendo una actividad y el otro en otra cosa con el mínimo de interacción mutua, si es posible invitarían a alguien más para no quedarse a solas. Cada uno leería un libro diferente, inmerso en su mundo privado. Esta clase de relación es muy complicada porque el deseo de sentirse a salvo y de ser independiente choca con el anhelo profundo de relacionarse íntimamente con alguien. Por causa de que fuimos creados para vivir en comunidad a la imagen de Dios, ambos anhelan cierto grado de conexión, no importa cuán pequeña pueda ser, y a pesar de que ambos eligen la posición más segura, sus deseos por tener intimidad los separa haciendo de la relación una vacía y decepcionante. En cada escenario hay un impase relacional. En las relaciones frustrantes el movimiento es a apartarse el uno del otro. En las sofocantes, el movimiento del uno hacia el otro es tan extremo que es imposible de satisfacer cada una de las expectativas. En las solitarias, el movimiento hacia lo seguro impide que se desarrolle la relación. ¿Te reconoces en alguno de estos problemas relacionales? A pesar de que todas las relaciones son únicas, probablemente ves cualidades que caracterizan tus relaciones en algún grado. El punto interesante en cada uno de estos perfiles, es que cada uno es una relación no balanceada, porque cada persona tiende a hacer demasiado o muy poco de la relaciones. Los que se apartan concluyen que las relaciones son demasiadas complicadas; no son necesarias y el esfuerzo que se hace no vale la pena. Por otro lado los que se sumergen están convencidos de que las relaciones lo son todo. Sin relaciones no soy nadie. Estas conclusiones están enraizadas en el corazón de las personas y en sus expectativas. Cuando las cosas van mal en las relaciones, el problema siempre empieza aquí. Así que mientras las relaciones no son inherentemente peligrosas, las expectativas que traemos a nuestras relaciones si lo son. Es por eso que es tan importante hacer preguntas acerca de que es lo que Dios desea para esta área de nuestras vidas. Necesitamos saber, ¿Cuál es el propósito que tiene Dios, para que las relaciones que tengo sean provechosas para mi vida? Como persona creada a su imagen, ¿Cómo deberían ser mis relaciones? ¿Estás negando tu humanidad? ¿Son las relaciones algo opcional para ti? Los argumentos de las escrituras y de la vida dicen muy claramente “absolutamente no”. Si mi identidad como un ser humano está atada a la comunidad, entonces negar, evadir, escapar, mal usar, explotar o destruirla es negar mi propia humanidad. Tu niegas tu propia humanidad cada vez que tratas de evitar a alguien, cuando te enojas con tus hijos, cuando optas por apartarte en vez de enfrentar tus Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 11

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

heridas, cuando explotas y agredes verbal o físicamente contra otro ser humano, o cuando cometes maldices a alguien. Santiago 3:9 dice “Con nuestra boca bendecimos al Dios y Padre, y con ella maldecimos a los hombres, que están hechos a la semejanza de Dios. De una misma boca proceden bendición y maldición.” Cada vez que maldices a alguien, estás destruyendo la misma cosa para lo cual ambos fueron creados, para habitar en una comunidad a semejanza con Dios. En última instancia estás maldiciendo al Dios que creó a esa persona, lo cual significa que estas negando no solo la humanidad de la otra persona sino también la tuya propia. En contraste, cada vez que te mueves hacia una persona en compasión, estas afirmando tu humanidad. Haces esto cada vez que te preocupas por alguien en la misma manera en que te preocupas por ti mismo, de buscar o garantizar el perdón, o haces las veces de pacificador. Cada vez que afirmas la humanidad de otros, tu honras al creador que los hizo a ambos. Por causa de la co existencia del pecado y la gracia, debemos todos cambiar de negar y movernos a afirmar nuestra humanidad. Juan Calvino dijo: Los errores nunca podrán ser completamente erradicados de los corazones humanos hasta que un verdadero conocimiento de Dios sean plantados en ellos. Si hay problemas en tus relaciones, la solución empieza con Dios. Típicamente, empezamos siempre con lo que deseamos. Pero empezar con nosotros mismos y nuestras necesidades y deseos nos arrastrará a una colisión con la otra persona que está intentando hacer lo mismo. Esto hará que la relación no funcione y quede condenada a la destrucción. Solo cuando empezamos con Dios…Alguien mucho más grande que nosotros mismos…podemos escapar de la destrucción que resulta de nuestro propio egoísmo. Las relaciones humanas son más satisfactorias cuando entramos en ellas no solo por complacernos a nosotros mismos o incluso a la otra persona, sino para agradar a Dios. El círculo de la comunidad humana es sólo saludable cuando se encuentra dentro de un círculo mayor de la comunidad con Dios. En otras palabras: “Si tu comunión con Dios no está bien, tu comunión con los demás tampoco lo estará”.

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

12

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

El hablar|7
“Pero si os mordéis y os devoráis unos a otros, Tened cuidado, no sea que os consumáis unos a otros” Gálatas 5:15

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

13

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

“Cada día les dices a las personas lo que piensas de ellas, lo que deseas de ellas, y lo que te gustaría para disfrutar de ellas”. ¿Qué es lo que sucede con las palabras? Cada vez que tengo que hablar acerca del hablar me frustro. Todas las palabras que usamos para describir la comunicación parecen ser demasiada utilizadas. “tuvimos una conversación”, “le dije todo lo que tenía que decirle” “Me dio un discurso” “me sermoneó” “no podemos comunicarnos” “fue una conversación larga” “nos tomamos nuestro tiempo para conversar” “No hay mucha interacción entre nosotros” Las palabras no parecen tener el suficiente peso. Parecen ser cosas ordinarias, quizás porque pensamos que la comunicación es una cosa ordinaria. La comunicación se da grandemente en medio de los momentos inconsecuentes de cada día, es por eso que es muy fácil subestimar su significado. Los momentos son muy escasos cuando lo que tratas de decir, literalmente tiene tanta relevancia como, para cambiar la vida de alguien. Lo que fija el curso de la vida de una persona son las maneras en que responden a esos pequeños momentos de interacción. El carácter desarrollado en esos miles de pequeños momentos es lo que llevamos a los grandes e importantes momentos de nuestras vidas. Tu comunicación diaria influencia la manera, calidad y dirección de tus relaciones. Cada día tus palabras te dan a tus relaciones su tono. Cada día le dices a las personas lo que piensas de ellas, lo que deseas de ellas, y lo que te gustaría para disfrutar de ellas. Pero esto no lo haces en las grandes ocasiones de oratoria. Tu lo haces todos los días, de una manera rápida, en el momento en que estás preparándote en tu recámara para salir a trabajar, o cuando vas de salida al entrar a tu automóvil, o de salida de la cocina al agarrar un sándwich, o aún en un lugar público al comerte algo de postre, o en el salón familiar durante la pausa de un comercial. Por causa de que nuestro hablar se desarrolla en el mundo de lo ordinario, es fácil olvidar su significado verdadero. Es fácil olvidar el impacto que nuestras palabras tienen en cada relación que tenemos. Nunca ha habido una buena relación sin una buena comunicación. Y nunca ha habido una mala relación que haya resultado así en parte por algo que hayamos dicho. Nuestra habilidad de expresarnos a nosotros mismos verbalmente es algo menos que ordinario. Llega al centro de nuestro corazón de cómo Dios nos hizo como creador, y como él se manifiesta a nosotros como nuestro salvador. Te invito a escuchar tus palabras y evaluar la manera en que ellas moldean tus relaciones. Algo mucho más que eso, te invito a prestarle atención a tus palabras a través del lente de las escrituras. La biblia tiene mucho que decir acerca del hablar. La biblia no considera esta área de la vida como ordinaria y sin importancia. De hecho, resalta lo opuesto. Las escrituras le asigna a las palabras el valor extraordinario que merecen. Te invito a considerar la ayuda que puede cambiar tu vida y que puedes encontrarla en la persona y las promesas del Señor Jesucristo para tus luchas con las palabras. La perspectiva de Dios sobre tus palabras Todo lo que sé, es que no me gustaría escuchar una grabación de todo lo que he dicho en este último mes. Sería demasiado embarazoso! La buena noticia es que la Biblia habla prácticamente acerca del hablar. La biblia también puede ayudar a diagnosticar dónde estás en relación a tu manera de hablar y lo que hablas y como conseguir la ayuda que necesitas para cambiar. Nuestras Palabras tienen poder Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

14

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Hay un proverbio asombroso de Eugene Peterson que se traduce así: “Las palabras matan, Las palabras dan vida, Ellas son un veneno tanto como una fruta, tú eliges!.” Este proverbio ilustra muy bien el poder constructivo y destructivo de las palabras mientras que al mismo tiempo nos alertan del hecho de que nuestras palabras siempre tienen una dirección. Siempre se dirigen hacia la vida o hacia la muerte. De manera que la frase “Las palabras matan” están intencionadas a resumir toda la furia, las palabras descompuestas, las maledicencias, las amargura, el egoísmo, el antagonismo, las rencillas, las disensiones, las envidia y todo tipo de hablar. La frase “las palabras dan vida” resumen todas las palabras que son estimulantes, llenas de fe, de afirmación, de pacificación, de construcción, de acciones de gracias, de palabras que tienden a la unidad, al amor, y a todo tipo de comunicación amante. Por causa de que nuestras palabras tienen poder y dirección, siempre producen algún tipo de cosecha. Serán una cosecha para vida y deleite, estimulo, esperanza, fe, amor, unidad, gozo o una cosecha de muerte, que tiene que ver con el temor, la duda, la hipocresía, la división, la rencilla, la tristeza y todo tipo de mal. Las palabras pueden abrir los misterios del universo para alguien cuando le compartimos el evangelio, y pueden aplastar el espíritu de una persona, excitarlo a la agresión, a la furia, o estimularlo al amor. Las palabras tienen poder. Nuestras palabras pertenecen al Señor Parecería ser demasiado obvio decirlo, pero en Génesis 1 se hace muy claro que las primeras palabras jamás habladas, fueron dichas por el mismo Dios. El lenguaje no es una invención humana, para ser usado en cualquier manera que sirva a nuestros intereses. Si Dios es el primer comunicador, entonces el lenguaje es Su creación. Esto significa que nuestra habilidad de hablar nos fue dada por el creador y existe, como todas las demás cosas para Su sola honra y gloria. Cada cosa que alguna vez pudiéramos decir pertenece a Jehová y deberían ser usadas para sus propósitos. Las palabras, en resumen, tienen un alto y santo llamamiento. Las palabras nos separan del resto de la creación, haciéndonos mas parecidos a Dios que a las demás especies. El don de la palabra nos llama a vivir y hablar en una manera centrada en Dios. Uno de los más grandes errores en la comunicación consiste en tomar las palabras como si fueran de nuestra creación, para usarlas como nos venga en gana. Esto es lo que un adolescente hace cuando el públicamente se burla de un amigo. Esto es lo que un esposo hace cuando critica a su esposa en una cena con sus amigos. Esto es lo que hacen los amigos cuando chismean por teléfono. Esto es lo que los padres críticos y demandante hacen con sus hijos. Todos ellos están robándole la gloria a Dios, tratando las palabras como si fueran de su propia creación. El mundo del hablar es un mundo de problemas Nadie jamás articulo esto de manera más poderosa que Santiago. “Porque todos tropezamos de muchas maneras. Si alguno no tropieza en lo que dice, es un hombre perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo. Santiago 3:2. ¿Quién pudiera honestamente decir que todas sus palabras son bien intencionadas y habladas de una manera apropiada? ¿Quién no ha herido a alguien con sus palabras o las has usado para propósitos egoístas? ¿Quién no ha usado sus palabras como una espada de aniquilación en vez de un instrumento de paz? No te permitas darle las espaldas a los problemas. Si eres honesto, tienes que admitir que tus relaciones han sido perjudicadas por las palabras tanto como han sido de ayuda. Santiago nos hace un llamado a admitir que nuestras palabras son los indicadores más poderosos y consistentes de nuestra necesidad de gracia de Cristo. Santiago dice que si alguno no tropieza en lo que dice, seríamos perfectos en todo. Así que dedícate a prestar atención a las palabras que dices. ¿No exponen ellas cuán grande es la profunda necesidad que tienes de la gracia perdonadora de Dios? Manchamos nuestras relaciones con rudeza y palabras malignas. Somos culpables de voltear este don y convertirlo en un arma muy dañina. Necesitamos el perdón y necesitamos ayuda. Los problemas en el hablar son problemas del corazón Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 15

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Cristo dijo lo siguiente en Lucas 6:45 “El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo que es bueno; y el hombre malo, del mal tesoro saca lo que es malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. Nuestro problema con las palabras no es primariamente un asunto de vocabulario, destrezas u ocasión. Alguna vez has expresado las palabras “Opps…No quise decir eso! Con frecuencia sería mejor justificarse con decir “siento mucho haber dicho lo que desde hace tiempo deseaba decir”. Si los pensamientos, las actitudes, los deseos, las emociones, o cualquier propósito no estuvieran de antemano en tu corazón, tampoco saldrían de tu boca. Cristo no está diciendo que las personas nunca se atreverían a decir cosas estúpidas y que tampoco intentarían ponerse un tapón en sus bocas cuando se dan cuenta de las estupideces que dicen. Todos lo hemos hecho alguna vez. Pero el nos está pidiendo que hagamos una conexión entre nuestros pensamientos, deseos y nuestras palabras. El problema real con la comunicación se trata de lo que deseas decir y por que deseas decirlo, lo que al final de cuentas nada tiene que ver con tus destrezas del lenguaje. Cristo revela que lo que dices y el porqué lo dices, está moldeado por tu corazón. Por consiguiente, si deseamos transformar la manera en que hablamos unos con otros, el corazón debe ser cambiado primero. Un compromiso radical al llamamiento de Cristo. Dios tiene una agenda para nuestras relaciones. Por esa razón, la comunicación apropiada no se trata mucho de conseguir lo que nosotros deseamos de nuestras relaciones como si fuera una parte de lo que Dios está buscando hacer en nuestras vidas. Pablo captura esto poderosamente en el pasaje de 2 Corintios 5:20 “Por tanto somos embajadores de Cristo, como si dios rogara por medio de nosotros; en nombre de Cristo os rogamos: Reconciliaos con Dios! Un embajador hace una sola cosas….representar! Su trabajo es encarnar a un rey que no está presente. Cada palabra que el habla está dirigida por los intereses del rey y por su voluntad. Esto es exactamente lo que Dios está llamándonos a nosotros a hacer. Lo que decimos debe estar dirigido por lo que Dios esta buscando logar en nosotros y en las demás personas. ¿Qué está buscando Dios? Pablo captura esto con una palabra “Reconciliaos”. La intención de Dios es que nosotros ya no sigamos viviendo para nosotros mismos sino para el que murió por nosotros y quien resucitó. 2 Co. 5:15 “Y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos.” Dios está obrando en cada situación y en cada relación para reclamar nuestros corazones vacilantes. El quiere hacernos personas quienes estemos más interesadas en lo que el desea para nosotros de lo que nosotros deseamos para nosotros mismos. El no dará marcha atrás hasta que seamos libertados de la esclavitud de tener una agenda para obtener la felicidad personal por nuestros propios medios apartados de él y su voluntad. El nos llama a hablar en una manera en que esta agenda de reconciliación sea inminente. Desafortunadamente, perdemos de vista la reconciliación en muchas maneras: cuando adulamos a un amigo porque deseamos caerle bien. Cuando decimos la verdad a medias para evitar un conflicto. Cuando le gritamos a uno de nuestros hijos porque tiene su habitación desordenada. Cuando ganar un argumento es todo lo que te importa. Cuando eres indulgente con el chisme. Cuando te dedicas a puntualizar lo malo más que a pedir perdón. Cuando usas tus palabras para herir a alguien en lugar de ayudarlo. Cuando tu comunicación con los demás permanece resueltamente impersonal. Cuando tus palabras las usas para ser el centro de atención. He aquí el punto: Tus palabras son siempre una búsqueda de algún tipo de reino. O estás hablando como un mini rey, buscando establecer tu voluntad en tus relaciones y circunstancias, o estás hablando como un embajador, buscando ser parte de lo que el rey está haciendo. No hay fin en la batalla de las palabras cuando dos mini reyes están dirigiéndose la palabra uno al otro. Cuando nuestras palabras reflejan los deseos centrados en nosotros mismos de nuestros corazones en lugar de la obra de reconciliación de dios, no hay fin a nuestra lucha con las palabras. Cuando usamos las palabras para establecer nuestra voluntad en lugar de someternos a la voluntad de Dios, nos metemos en dificultad. Si vamos a ser ayudados de alguna manera, es aquí por donde debemos empezar. Es por eso que Santiago dice que nuestras palabras claramente demuestran nuestra necesidad por la gracia de Dios. Como pecadores deseamos lo que deseamos cuando lo deseamos, y muy a Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 16

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

menudo vemos a los demás como un obstáculo para alcanzarlo. Tratamos las palabras como si fueran de nuestra creación, como si nos pertenecieran, para ser usadas como nos venga la gana. Cuando enfrentamos cuan poderoso es nuestro interés centrado en nosotros mismos, somos confrontados con la verdad de que sólo un cambio en nuestro corazón puede producir un cambio en nuestras palabras. Hablando como un embajador ¿Qué significa comunicarnos como un embajador? ¿Significa que citas las escrituras incesante y constantemente para señalar el pecado en otros? ¿Significa esto que nunca puedo hablar sobre deportes o sobre el clima? ¿Y que de las necesidades diarias de discutir los detalles de los itinerarios, responsabilidades, problemas, y planes con las personas con quienes vivimos? Una vez más, el apóstol Pablo nos ayuda con el texto de Efesios 4:29-30. “No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.” He aquí un modelo maravillosamente práctico de una comunicación de un embajador. Hablar como un embajador no se trata de hablar con versos bíblicos; sino de hablar con una agenda bíblica. Si deseas que tus palabras revelen lo que Dios desea más de lo que tu deseas, entonces deberías considerar por lo menos tres cosas: Considera la persona con la que hablas (solo lo que sea bueno para edificación) La comunicación constructiva es una comunicación centrada en los demás. Cuando mis palabras son moldeadas más por mis intereses que por los tuyos, pierden la protección y nos metemos en problemas. Pablo dice que yo nunca debería decir algo que no te sea de ayuda. Ya que Dios está enfocado en rehacerte a su imagen, yo debería hablar en una manera que sea de edificación para ti. Esto no es solo un asunto de lo que yo digo, sino de la manera en que lo digo. Es ahora que tengo una agenda redentora para hablar sobre cualquier cosa. Yo deseo que todas nuestras conversaciones sean redentoras, constructivas, desde el más mundano detalle hasta las tomas de decisiones más complejas en nuestras vidas. Yo debería desear que mis palabras nunca sean un obstáculo para la obra que Dios está haciendo en medio de su pueblo. Las palabras de un embajador so siempre centradas en el bienestar de los demás. Considera el problema (Según la necesidad del momento) Un embajador siempre está preguntando ¿Cuál es el la problemática del momento? Antes de empezar a hablar, yo debo pensar en lo que la otra persona está luchando y en que puedo ayudar o que es lo que necesita la otra persona en ese momento. ¿Necesita estimulo, aliento, esperanza, dirección, sabiduría, coraje, confrontación, advertencia, perdón, paciencia, enseñanza, corrección, gracias, idea, descripción de puesto o cualquier otra cosa? Mis palabras deberían estar moldeadas por tus necesidades. Las palabras de un embajador siempre deben estar dirigidas a las verdaderas necesidades del momento de las personas que están a nuestro alrededor. Considera el proceso (para que imparta gracia a los que escuchan) Esto significa que yo me concentro en la mejor manera de decir lo que se necesita decir. Una comunicación de un embajador no se trata solo del contenido de nuestras palabras, sino de la manera en que son dichas. A menudo elegimos decir cosas correctas en la manera correcta o en el tiempo correcto. Pero el proceso de comunicación, tiene mucho que ver tanto con el contenido de las palabras, necesita beneficiar a la persona. Confrontar un adolescente cinco minutos antes de que tenga que salir para la escuela no es beneficioso, aunque Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 17

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

el contenido sea lo correcto. Confrontar a un amigo por una ofensa en frente de otros no es beneficioso. Decirle a tu conyugue que considere cuanto te hirió unos segundos antes de que el trate de dormir no es de mucha ayuda. Un embajador buscará hablar las cosas correctas de la mejor manera posible. El modelo practico de Pablo para guiar nuestras palabras termina con algo muy interesante: “No contristéis al espíritu santo de Dios” cuando tu y yo hablamos como mini reyes para salirnos con la nuestra, nuestras palabras nunca serán de ayuda ni tampoco dichas de una manera correcta. No solo herimos y contristamos a otras personas, sino que también entristecemos a Dios. Esta clase de comunicación obstruye completamente lo que el desea hacer en nosotros y a través de nosotros en nuestras relaciones. Es aquí donde todos debemos tener presente que nuestras relaciones han sido diseñadas por dios para trabajar como medios de redención no como pequeños refugios para obtener felicidad. Si alguna vez vamos a ser usados como un medio de impartir gracia cuando hablamos, necesitaremos de la gracia de Dios para que nos libere de las ataduras que tenemos hacia nosotros mismos de manera tal que nuestras palabras puedan entonces ser liberadas para ser usadas por Dios para sus propósitos redentores. El evangelio es relacional, el evangelio se esparce a través de las palabras, si no nos relacionamos y usamos bien nuestras palabras; sino tenemos presente la agenda de Dios para nuestras relaciones y para sus palabras, entonces el mundo no conocerá a Dios a través de ellas. Dios quiso revelarse a través de las palabras, el usa nuestras relaciones y nuestras palabras como un medio de salvación! No tenemos opción, tenemos que relacionarnos, tenemos que dejar de tener relaciones superficiales de manera que podamos influenciar y ser de bendición para las personas que Dios en su infinita gracia y sabiduría ha puesto a nuestro lado para santificarnos y hacernos cada vez más parecidos a su hijo Jesucristo!

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

18

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

El Perdón| 9
Has alejado de mí mis conocidos; Me has puesto por abominación a ellos; Encerrado estoy, y no puedo salir. Mis ojos enfermaron a causa de mi aflicción; Te he llamado, oh Jehová, cada día; He extendido a ti mis manos.

Salmo 88:8-9

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

19

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Los conflictos, los malos entendidos, las transgresiones, los problemas ocurren cuando vivimos con otros pecadores en medio de un mundo caído. Cada escenario presenta la necesidad y la oportunidad de practicar el perdón. Pero muy a menudo en muchas situaciones, elegimos vengarnos, dejar que el tiempo sane las heridas o pretender ignorar las ofensas. Cuando rehusamos la oportunidad de perdonar o de pedir perdón, las relaciones sufren. Cuando elegimos practicar el verdadero perdón, la relación no sólo regresa a la condición previa antes de la ofensa, sino que lo que hace es movernos hacia más allá, por un camino de madurez de la relación. Cuando tenemos conflictos, las preguntas que se levantan son las siguientes: ¿Cómo puede esta relación ser restaurada y convertirse en una relación mucho más profunda y significativa? ¿Cómo luce la práctica del perdón? ¿Cómo puedo perdonar sin actuar como si lo que la otra persona me hizo no es nada grave ni que amerita la pena confrontar? ¿Dónde encontraré el deseo de perdonar o pedir perdón? ¿Qué es en definitiva el perdón? Nadie vive un día sin necesitar hacerse estas preguntas y aún así el perdón es una de las actividades más pobremente practicadas en la comunidad cristiana. Si es que se llega a practicar del todo. Conozco esto por mi experiencia. Entiendo muy bien lo que significa practicar el perdón. Aún así la biblia habla sobre el practicar el perdón como si fuera algo de la vida cotidiana. C.S. Lewis lo resumen muy bien! Perdonar las incesantes provocaciones de la vida cotidiana, mantenerse perdonando a una suegra mandona, a un conyugue abusador, a una esposa quejona, a una hija egoísta, a un hijo engañador---como podemos hacerlo? Solo, pienso que la mejor manera es recordando donde estamos parados, con esto quiero decir teniendo bien presentes las palabras de la oración del Padre nuestro “Padre, perdona nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden” se nos ofrece el perdón sobre éstos términos. Rehusarse a perdonar es rehusar recibir la misericordia de Dios para nosotros mismos. No hay un sólo espacio para la excepción y Dios dice en serio lo que dice”. La oración del Padre nuestro nos manda a orar “Perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a los que nos ofenden” justo después de instruirnos que oremos por el pan nuestro de cada día. Practicar el perdón es algo que debemos hacer diariamente en la misma manera en que pedimos por la provisión del pan para cada día. Es una parte de la vida diaria, no algo reservadas para los grandes pecados y los grandes ocasiones eventuales. Necesitamos ayuda! Directrices en el camino hacia el perdón. ¿Por qué no perdonamos? ¿Por qué el perdón no es practicado más en las iglesias, familias y en las relaciones? El perdón no es una práctica común porque fallamos en entender lo que es, las escrituras no nos deja en la oscuridad acerca de esta práctica vital. En Mateo 18:21-35, Jesús dice una parábola. Como es siempre igual en el caso de las parábolas, es un acercamiento poderoso e impredecible que demanda una respuesta. No necesariamente anticipas el impacto que tendrá y no esperas tampoco la fuerza con la que se te devolverá hacia ti. Pero las parábolas de Jesús a menudo siempre nos sorprenden señalando nuestros fracasos y necesidades de gracia. Esta parábola no es la excepción.
Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

20

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. Más él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.

Esta historia revela las verdades explosivas acerca de la naturaleza del perdón, pero también nos da una mirada rápida de los motivos por el cual deberíamos conducir nuestros deseos de perdonar. Mientras miramos más profundamente dentro de la parábola, empezaremos a ver lo que el perdón es y por qué es tan importante. El perdón verdadero involucra cancelar la deuda: La metáfora de la cancelación de la deuda claramente define la naturaleza del perdón. El rey misericordioso absolvió una deuda muy grande que se le debía. Cuando tu perdonas a alguien, tu también cancelas la deuda. Pero más específicamente, tu haces una elección consciente de absolver el costo a expensas tuyas. Tu eliges no hacer que el ofensor tenga que pagar por la ofensa, al rehusarte a tu derecho de colectar lo que te deben, y cuando lo haces, tu estás inconscientemente haciendo tres promesas! Promesa no. 1 Tu prometes no recordar ni traer a la mente la deuda para usarla como una excusa para argumentar o justificar tu actuación, o recordarla cuando una nueva ofensa sale a la luz. Cuando perdonas, estás diciendo que tu no harás que el ofensor pague o se sienta culpable por lo que ha hecho en un esfuerzo por controlar la relación o controlar al deudor. Esto no quiere decir que no puedas discutir y buscar liderar con la ofensa en una manera redentora. Esto es donde el conflicto piadoso puede llevarse a cabo bajo los principios bíblicos. Promesa no. 2 Tu prometes que no le contarás esa ofensa a otros y tampoco difamarás a la persona que ha pecado contra ti. Esto no significa que no puedas buscar el consejo de otros mientras tienes que manejar el problema, pero si significa que no publicarás la ofensa ni harás que la reputación de la otra persona quede manchada bajo el engaño de que estás buscando ayuda y consejo en otros. Has prometido no hacer público ni hablar acerca de lo que la persona te ha hecho. Promesa no. 3 Tu prometes no morar en la ofensa! Uno de los más grandes retos cuando alguien peca contra ti, es no recrear la escena una y otra vez en tu mente. Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 21

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Cuando fallas en perdonar a alguien, rompes con estas tres promesas, en lugar de cancelar la deuda, mantienes a la persona cautiva delante de ti, delante de los demás, delante de Dios. Tus deseos de hacer que la persona pague por lo que ha hecho, superan tu deseo de perdonar. El perdón es costoso, Pero no perdonar es más costoso todavía. No importa cuantas vueltas quieras darle, el perdón es costosísimo. A pesar de cuán grande o pequeña sea la ofensa, cancelar una deuda y absorber el costo va a doler muchísimo. Pero la parábola nos muestra que no personar tiene un precio, y es mucho más alto que el precio que el perdón demanda. Es aquí donde debemos dejar que la verdad salga a la luz y someta nuestros sentimientos ya que a menudo mantener la ofensa viva en nuestras mentes nos hace sentir muy bien. Ese sentido de bienestar, contrastado con el dolor del perdón, nos enceguece para ver la cuenta que estamos cargando espiritualmente. Jesús claramente dice que habitar en el no deseo de querer perdonar nos costara la vida eterna! Dios nos tratará de la misma manera en que tratamos a los demás. El reusar perdonar es un signo de que no has conocido el poder perdonador de Dios todavía. Tu horrible conducta revela la horrible condición de tu corazón. En adición a esto, aferrarse a una ofensa te hará tener un corazón lleno de raíces de amargura y desamor hacia la persona, y inevitablemente dañará no solo esa relación sino todas las que tengas. No importa cual alternativa tomes, perdonar o no perdonar tienes que saber que vas a tener que pagar un alto precio. ¿Cuál es el precio que deseas pagar? El fallar en perdonar a alguien cambiará tu vida Note lo que hizo inmediatamente después que le fue condenada su deuda el siervo inmisericorde. Dice el pasaje que el tomó a su consiervo por el cuello con deseos de ahorcarlo porque no le podía pagar una deuda que tenía. Verso 28. Pero eso no se quedó así sino que la cosa empeoró, el pasaje dice que: “Y lo envió a la cárcel”. Verso 30. Delante del rey, el era una víctima de su propia negligencia, pero su amargura y su ira lo convirtió en un victimario. ¿Ves como sucedió esto tan fácilmente? Pareciere tan natural hacer que alguien pague. Un sentido de justicia prontamente gobernará tus sentidos y lo convertirá en venganza. Quizás no ahorques a nadie, pero de seguro que te cerrarás hacia esa persona y la sacarás de tu vida. La amargura toma pie en las puertas y eventualmente, si la situación no es manejada y perdonada, es seguro que se apoderará de tu vida. Es por esto que es tan importante practicar el perdón diariamente cuando una ofensa es cometida contra ti. Si no empiezas a perdonar las cosas pequeñas, las pequeñas artimañas, empezarás a perder la batalla, lo cual eventualmente te llevará a perder la guerra. El perdón es un evento y un proceso a la vez Cuando Pedro le preguntó a Jesús cuantas veces el debía perdonar a alguien, el pensaba que sería muy noble de su parte sugerir que hasta 70 veces 7. Pero Jesús lo confrontó y le dijo que el perdón no tenía límites. No hay otra manera de tomar las palabras de Jesús ni tampoco de darle otro uso tratando de suavizar las implicaciones. El principio aplica a innumerables ofensas e incluso a la misma ofensa repetida varias veces. Nosotros somos tentados a pensar que una vez hemos perdonado, ya terminamos con ese asunto. Pero perdonar a alguien no es un evento pasado. Es algo que debemos continuamente practicar, aún cuando estamos tratando con una ofensa que ya hemos perdonado previamente. Aún si yo he perdonado una ofensa por algo que se me ha hecho en el pasado, necesito tener el cuidado de no resbalar en la amargura de cuando en vez en el futuro. Necesito mantenerme practicando el perdón cada vez que vea a la persona o piense en ella.

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

22

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Perdonar no significa olvidar Muy a menudo las personas dicen que la evidencia de haber experimentado el perdón verdadero es haber olvidado lo que se nos ha hecho. El pasaje que es a menudo citado es el de Jeremías 31:34, donde Dios dice: “Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado. Hay por lo menos dos problemas con este entendimiento acerca del perdón. Primero: No es conforme a la realidad. Nuestras mentes no funcionan así. Y nuestra habilidad de recordar lo malo es poderosa, porque está unida a fuertes emociones que nos impiden olvidar las ofensas. Tratar de olvidar el pecado que alguien ha cometido contra ti sólo te estimulará a recordarlo. Es como si alguien te dijera que no pienses acerca de un elefante rosado. ¿Qué haces en el mismo momento que se te dice que no lo hagas? Pues lo haces! Esa es nuestra naturaleza. Borrar completamente una ofensa de tu memoria de manera intencional no es algo realista. Segundo: No es bíblico olvidar. El pasaje en Jeremías no dice que Dios sufre de amnesia cuando te ve a través de Cristo. Nuestro Dios es omnisciente, Dios no olvida nada! La palabra recordar es no es una palabra que tenga que ver con la memoria, sino una palabra que tiene que ver más bien con una promesa. Una palabra de pactos. Dios está prometiendo que cuando nosotros confesamos nuestros pecados, El no nos tratará como merecen nuestros pecados, en lugar de eso el te perdonará. Es por esto que el perdón es tanto un evento en el pasado como un proceso en marcha hacia el futuro. Es una promesa hecha en el pasado la cual mantendrás en el futuro. Cuando esto se hace así, la memoria sobre pequeñas ofensas usualmente se disipan. Las ofensas mayores y que causan dolor profundo probablemente no se te olvidará. Pero si podemos practicar el perdón bíblico. Podemos hacer promesas y permanecer fieles a ellas durante nuestra vida terrenal. Es muy importante entender estas dos dimensiones del perdón. Si no lo hacemos, pudieras inclinarte hacia dos opuestos extremos igualmente errados. Primer extremo: vivirás plagado de dudas acerca de si has perdonado o no a esa persona porque piensas que perdonar es lo mismo que olvidar. Segundo extremo: vivirás en amargura sin darte cuenta de esto porque piensas que, ya has perdonado a alguien en el pasado, se te permite aferrarte a los vestigios de la herida en el presente. El perdón tiene una dimensión vertical y otra horizontal Hay dos aspectos sobre el perdón. Marcos 11:25 nos habla de que el perdón es una actitud del corazón delante de dios. El contexto es la adoración. Esto no es negociable no tengo el derecho de retener el perdón y de sumergirme en amargura en mi corazón. En el pasaje de Lucas 17:3 se nos dice que mientras tenemos una actitud de perdón delante de la presencia de Dios, solo puede ser garantizado a la otra persona si la otra persona se arrepiente y admite que ha pecado contra mi. Aun si nunca llegara a suceder así, estoy llamado a mantener Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 23

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

la actitud de perdón hacia el ofensor. El aspecto vertical del perdón es incondicional, pero el aspecto horizontal depende de si el ofensor admite la culpa y pide perdón. Esto quiere decir que tu puedes practicar una actitud de perdón mientras se da lo segundo y aun si no se llegara a dar de todas maneras se debe buscar la reconciliación. El perdón no significa obtener la paz a toda costa Esto pareciera ser como si el perdón significa que tu deberías dejar que las personas pequen contra ti todo el tiempo impunemente. Mateo 18:1-5 nos instruye en cómo tratar con los pecados de los otros. Nos enseña que la vida en el reino requiere humildad para confrontar los pecados de los demás. Mateo 18:6-9 nos enseña que la vida en el reino re3quiere que tomemos el pecado muy seriamente. No podemos continuar barriendo la basura y colocarla debajo de la alfombra de nuestras vidas y las vidas de los demás. Mateo 18:10-14 nos enseña que la vida en el reino involucra ir en pos de personas dañadas y perdidas. El amor real demanda la búsqueda. La parábola nos enseña que la vida del reino involucra un perdón radical. Y justo a la mitad del capítulo en los versos 15 al 17 encontramos instrucciones especificas de cómo acercarnos a la personas que han pecado contra nosotros. La biblia nunca dice “Hacerlo fácil para aquellos que pecan contra ti” en lugar de esto provee una manera de tratar con el pecado de una manera redentora. En Romanos 12:18 dice “En cuanto te sea posible estad en paz con todo el mundo! Pero el sabe que hay límites involucrados cuando tu persigues a alguien en amor. Cuando hayas alcanzado esos límites, hay otras opciones redentoras disponibles. Tus atentado de amar a un abusivo habitual, a un impenitente, involucrará confrontación y posible separación. Algunas veces los líderes eclesiásticos necesitarán involucrarse. Otras veces hasta el estado tendrá que interferir para preservar a la parte victimizada. Disculpas y Perdón Hay una diferencia entre una disculpa y pedir perdón. Una disculpa es apropiada cuando has hecho algo por accidente. Por ejemplo, si por accidente derramo una taza de café sobre una persona. Yo debería decir, me siento apenado por haber hecho eso. Incluso debería hacer cualquier cosa que esté a mi alcance para ayudarte a limpiar tu ropa y por supuesto hasta pagarte la lavandería. Pero supóngase que yo intencionalmente te lanzo una taza de café sobre ti porque estoy molesto. Esto no es un accidente, esto es un pecado. Yo debo disculparme y decir que lo siento, pero también necesito ponerle nombre a mi pecado, confesar que está muy mal lo que he hecho y pedir perdón además de hacer todo lo que esté a mi alcance y hasta lo imposible por resarcir el daño. ……………………………………………………………………………………………………………. 1 Pedro 1:1-9
Pedro, apóstol de Jesucristo, a los expatriados de la dispersión en el Ponto, Galacia, Capadocia, Asia y Bitinia, elegidos según la presciencia de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesucristo: Gracia y paz os sean multiplicadas. Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible, reservada en los cielos para vosotros, que sois guardados por el poder de Dios mediante la fe, para alcanzar la salvación que está preparada para ser manifestada en el tiempo postrero. En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo,

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

24

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.

Este pasaje nos revela la real identidad que tenemos en Cristo. Reconoces cuan valioso eres para Dios? Esto es el único fundamento para la clase de perdón radical que Jesús nos llama a practicar. Solo por gracia puedes hacer esto. Puedes leer y releer una y otra veza todos los pasajes que tienen que ver con el perdón y aún así desear romperle el cuello a alguien. Si eres beneficiario de la costosísima gracia de Dios, de seguro que practicarás esa misma costosa gracia hacia otros. Permítame cerrar este tema con una ilustración de la vida real: Un oficial turco asaltó un hogar americano. Mató a los padres y dio a las niñas menores a sus soldados, manteniendo a la mayor para sí. Tiempo después la mayor escapó y se entrenó como enfermera. Al pasar el tiempo, se encontró trabajando en una enfermería para oficiales turcos. Una noche, bajo la luz de una linterna, ella vio el rostro de este oficial. Estaba tan gravemente enfermo que sin la asistencia excepcional de la enfermera era seguro de que moriría. Pasados los días, y después de recuperarse, un día el doctor se paró frente a su cama y exclamó que sin la asistencia de esa enfermera el hubiera muerto. Le dijo “Si no hubiera sido por la devoción con que ella lo atendió, usted no estuviera aquí” el la miró detenidamente, y le dijo “Yo te conozco, estoy seguro. Ella le respondió: Si, ya nos hemos conocido, el le dijo: por qué no aprovechaste la oportunidad para vengarte por lo que te hice? Ella replicó: Soy una seguidora de alguien que dijo “Ama a tus enemigos”. Por la maravillosa gracia de Dios, podemos imitar a esta hermana en Cristo en nuestras vidas y en nuestras relaciones.

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

25

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Misericordia 12
“Sus pies se apresuran para derramar sangre; Quebranto y desventura hay en sus caminos; Y no conocieron camino de paz.”

Romanos 3:15-17

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

26

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos? Hermanos míos amados, oíd: ¿No ha elegido Dios a los pobres de este mundo, para que sean ricos en fe y herederos del reino que ha prometido a los que le aman? Pero vosotros habéis afrentado al pobre. ¿No os oprimen los ricos, y no son ellos los mismos que os arrastran a los tribunales? ¿No blasfeman ellos el buen nombre que fue invocado sobre vosotros? Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis; pero si hacéis acepción de personas, cometéis pecado, y quedáis convictos por la ley como transgresores. Porque cualquiera que guardare toda la ley, pero ofendiere en un punto, se hace culpable de todos. Porque el que dijo: No cometerás adulterio, también ha dicho: No matarás. Ahora bien, si no cometes adulterio, pero matas, ya te has hecho transgresor de la ley. Así hablad, y así haced, como los que habéis de ser juzgados por la ley de la libertad. Porque juicio sin misericordia se hará con aquel que no hiciere misericordia; y la misericordia triunfa sobre el juicio.

Las luchas con la misericordia Hay un corolario a la ley de Murphy que cita así: “Cada cosa que tu decidas hacer, te costará mucho más de lo que estimaste en principio.” Lo mismo sucede con la obra de ministerio. Si te has comprometido a hacer más que sencillamente sobre vivir a las personas a tu alrededor, una agenda mucho más elevada que tu propia felicidad se va a presentar, y el deseo de ser un instrumento en la mano de Dios, pronto aprenderás que el costo del ministerio siempre excede a tus cálculos preliminares. Lo mismo sucede con la misericordia. Una relación sin misericordia es una relación vivida fuera de las fronteras bíblicas. Dios claramente nos llama a respondernos los unos a los otros dentro de un contexto de misericordia. El nos manda a extender la misma misericordia que se nos ha concedido a nosotros y aplicársela a los demás. El problema consiste en que la misericordia es dificultosa. Alguien alguna vez dijo que la misericordia es una comodidad que todo el mundo desea pero nadie quiere dar. Aun así Dios puede llevarnos al punto donde no solo la recibimos sino a apreciar el valor de darla a otros también. Pero algo tiene que quedar bien claro, la misericordia es más costosa de lo que podemos imaginar, y cuando esa factura se presenta, tendemos a estar menos propensos a enamorarnos de su belleza! Al extender la misericordia a otros te encontrarás con su alto costo, veras que pequeño es tu compromiso con la misericordia y cuan inmisericordes pueden llegar a ser tus respuestas. Es muy humillante, pero un compromiso con la misericordia revelará tu propia necesidad por misericordia. Desafortunadamente, eso es algo que a menudo deseamos no saber. Deseamos pensar de nosotros mismos como seres fundamentalmente diferentes de las otras personas que necesitan misericordia, cuando de hecho, nosotros somos iguales. Todos somos criaturas llenas de faltas, todos necesitamos cada día de misericordia en nuestras vidas. Pero es mucho más confortable pensar de nosotros mismos como seres superiores, rectos y fuertes mientras pensamos que los demás son necesitados y débiles. De manera tal que cuando se trata de misericordia, somos de doble ánimo. Preferimos Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 27

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

dar misericordia a otros, que darnos cuenta que la necesitamos. Pero aún así, deseamos que el costo de darla no sea tan alto. Desde el punto de vista de Dios, unos de los aspectos más beneficiosos de la misericordia es que nivela el terreno de juego. La misericordia nos fuerza a enfrentarnos con el hecho de que todos la necesitamos. Ninguno de nosotros ha alcanzado un grado tan alto de santidad, en medio de nuestras luchas con el pecado, como para no necesitar compasión, simpatía, perdón y recate. Todos nosotros somos pobres en alguna manera, faltantes de cosas que desesperadamente necesitamos. Cada uno de nosotros vive con debilidades y el resultado de nuestras propias malas elecciones. Cada uno de nosotros, aun cuando todo parece ser correcto, aun cuando estamos comprometidos a vivir en misericordia, luchamos con amar a las mismas personas que hemos mirado con simpatía. Y aun cuando estamos siendo el recipiente del perdón de Dios, nos encontramos increíblemente dificultosa llevar la carga con el pecado y las debilidades de los demás. Es por esto que en el espejo de la misericordia, todos nosotros tendemos a mirar exactamente lo mismo. ¿Qué es la misericordia? Una vez pregunté a una multitud en medio de un retiro que me definieran lo que era la fe para ellos. La primera persona dijo, bueno, significa creer. Yo dije entonces, ¿Qué significa creer? Una segunda persona gritó, creer significa confiar? De manera que pregunté ¿Qué significa confiar? y alguien dijo, significa tener fe. Con esto cerramos el círculo en tres preguntas y ni si quiera nos acercamos por un poquito a definir lo que era la fe. Lo mismo pasa con la misericordia. La misericordia es uno de esos términos bíblicos que cada creyente ha escuchado, muchos usan, pero que muy pocos pueden apropiadamente definir y por lo tanto tampoco pueden practicarla y mucho menos amarla. Por consiguiente, deseo darles dos definiciones de misericordia. Definición 1 Misericordia es la bondad, la simpatía, el tratamiento de perdón de otros que obran para aliviar sus cargas y cancelar sus deudas. Definición 2 Misericordia es la compasión combinada con la paciencia y la acción. Estas dos definiciones nos cuentan mucho acerca de lo que es la misericordia. Por qué es necesaria, y como se expresa así misma. La misericordia es mucho más que el aspecto externo de la simpatía que momentáneamente sientes cuando vas caminando por una calle y te tropiezas con un indigente acostado en la calle. Rápidamente te cruza por la mente que debe ser muy difícil y hasta insoportable estar en una situación similar, el no tener un lugar donde ni siquiera dormir. Te imaginas por un segundo como se las arregla y, mientras pasas, te sientes aliviado de que no eres tu el que estás en esa situación. Unos momentos más adelante, te has olvidado de ese momento y esa persona, y tu y tus amigos se encuentran hablando acerca del gran restaurante en el cual van a ir a cenar esa misma noche. Pudiste haber sentido algún tipo de simpatía por el momento, pero tus acciones han sido de uno falto de misericordia. Lo que hace que la misericordia sea misericordiosa es el de sentir una compasión en el corazón tan profunda que resulta en alguna clase de acción para el beneficio de la otra persona. La misericordia no es sólo algo que sientes; la misericordia es algo que haces. Es un estilo de vida y la demanda es “amar hacer misericordia”, es una acción hacia otros que moldea todo lo que decimos y hacemos. Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 28

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

La misericordia tiene ojos La misericordia presta atención a las dolencias y es capaz de notar las debilidades y los fracasos de los demás. Pero la misericordia mira a estas cosas con ojos muy distintos, lo hace con ojos de compasión. No critica por la dura situación en que estás o te condena por tu pecado. La misericordia quiere aliviar tu sufrimiento y perdonar y olvidar tus deudas. Busca nuevas y mejores maneras de ayudarte a salir de tus luchas y se esfuerza en ayudarte a remover tu culpa y tu vergüenza. La misericordia real no descansa. No se siente contenta con lo logrado hasta el momento. No descansa hasta lograr que las cosas mejoren para la persona beneficiada. La misericordia trabaja duramente, el costo de la misericordia es elevado, y está lista para permanecer ejercitándose hasta que lo que se ha propuesto se haya alcanzado! La misericordia es guiada por tres cualidades del carácter: La compasión: Es un profundo entendimiento del sufrimiento de los demás, que nos guía al deseo de querer ayudarlo. La compasión ve más allá de las dificultades propias y busca involucrarse en las dificultades de los demás. El perdón: El perdón, perdona una persona por una ofensa sin tratarla como a un criminal o acumular resentimiento en contra de la otra persona. La Paciencia: La paciencia se ejercita bajo la provocación. Está dispuesta a permanecer al lado de alguien que está en problemas, aún cuando esto haga que su vida sea más dificultosa. La misericordia mira a los problemas y dificultades de los demás y se involucra, actúa, persona y sobre todo, persevera. ¿Qué hace de la misericordia algo tan esencial? Al igual que muchas otras cualidades de una buena relación, la misericordia es esencial porque nuestras relaciones se dan en medio de la gran historia de la redención. Vivimos en un mundo caído y enfrentamos dificultades y penurias mientras que simultáneamente luchamos con el pecado remanente en nosotros y en los demás. La misericordia es necesaria porque ni el mundo en que vivimos ni las personas que lo habitan son perfectos. Ninguno de nosotros podría vivir en un mundo donde sólo hubiese justicia. Por causa de nuestro pecado, ninguno de nosotros está listo para que la justicia pura sea ejercitada en nuestra dirección. Sin la misericordia, estaríamos completamente condenados!. Así que, hasta que el reino de Dios venga, el retiene Su justicia. El nos concede un día más para confesar y arrepentirnos de nuestros pecados. Dios es increíblemente paciente, infinitamente bondadoso, e increíblemente perdonador. Su compasión hace que Su justicia espere y que Su misericordia actúe. Y ya que Dios ha decidido responder a Su mundo con misericordia, esto nos da un mayor peso en nuestros corazones a ser misericordiosos con nosotros mismos y con nuestro prójimo. No obstante tendemos a cambiar los términos de justicia y misericordia. Deseamos misericordia para nosotros porque deseamos que nuestras vidas sean confortables, y deseamos la justicia aplicada a los otros, porque deseamos que nuestras vidas sean confortables. Como seres pecadores inmersos en nosotros mismos, simplemente no Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 29

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

deseamos tratar con personas perturbadas y pecadoras. Pero es imposible tener relaciones sin ser molestados por los problemas de los demás. La enseñanza de la biblia acerca de la misericordia es clara: Hasta que el reino de Dios venga y todo lo dañado sea restaurado, continuará el sufrimiento. Tan pronto como Dios eligió dar a los pecadores otra oportunidad de arrepentimiento, la molestia de vivir en medio de un mundo caído continuará. Es por esto que la misericordia es un ingrediente esencial de cada relación piadosa. La misericordia es lo que hemos recibido y lo que hemos sido llamados a dar. La misericordia es mi compromiso de vivir al lado de los demás en medio de un mundo caído, aunque yo sufra en el proceso contigo, por ti y por causa de ti. Yo me comprometo a hacer todo lo que me sea posible y hasta casi lo imposible para aliviar tus molestias. Tus relaciones y la agenda de la Misericordia. Un compromiso con la misericordia cambiará tus relaciones, de la misma manera en que de seguro te cambiará a ti en el proceso. Consideremos cuán radical puede llegar a ser tener un compromiso práctico de misericordia establecido en una nueva agenda para tu vida relacional. La misericordia significa que estás consciente de que vas padecer sufrimiento en tus relaciones y estás más que dispuesto, que con la ayuda de Dios, vas a poder tratar con eso. Esto incluye una idea realista de que vas a tener molestias en tu vida por la debilidad y las dificultades de otros. La misericordia significa que yo estaré al lado de mi hijo adolescente aún cuando su ropa me avergüence y de que su carencia espiritual atormente mi corazón. La misericordia significa, que yo voy a perseverar al lado de una esposa que tiene más debilidades de las que yo pensaba cuando me casé con ella. Misericordia significa, que yo amaré a alguien cuyas maneras me ofenden. Esto incluye una disposición a involucrarme en la vida de alguien, aún cuando esto signifique inconvenientes personales y gran sacrificio. ¿Demuestran tus relaciones un deseo de sufrir por el bien del otro? La misericordia significa que estás dispuesto a vivir con los pobres: Santiago 2 dice esto muy claramente. A menudo la gran lucha que tenemos con la misericordia es porque nos llama a relacionarnos con personas que consideramos muy por debajo de nosotros. A menudo, cuando descubrimos la “Pobreza” en otros, nos desencantamos con la relación y comenzamos a idear un plan de escape rápido. Teniendo en consideración que la pobreza no es siempre económica, puede llegar a ser muy difícil de habitar con una persona porque es espiritual o socialmente pobre. El punto es este, cuando tu estás en medio de una relación con alguien, “Su pobreza” se convertirá en tu experiencia de primera mano. Esto es así porque cuando se adquiere un compromiso con la misericordia, expondrá tu pensamientos de doble estándar. Tu y yo tenemos la tendencia natural de vernos a nosotros mismos como “ricos” y a las demás personas como “pobres”. La realidad espiritual es que ambos somos pobres. Todos somos pobres! Ninguno de nosotros podría sobrevivir en medio de un mundo falto de misericordia! ¿tus actitudes y respuestas cambian cuando descubres que una persona es “pobre” en alguna manera? La misericordia significa que tu te resistes a la tentación de tener favoritismo: Santiago 2 es un asalto frontal a uno de las prácticas más perniciosas y frecuente idolatría en medio de la iglesia, que es el favoritismo. Damos gracias a Dios por su aceptación a pesar de que somos personas desastrosas, dificultosas, aún así tendemos a rodearnos con personas que son fácilmente llevables y a las cuales nosotros le caemos bien. Es muy tentador par aun papá, favorecer al hijo más complaciente, o a un amigo con el que nos llevamos bien, o a gustar reunirnos con un grupo de personas donde una pareja adinerada o famosa sea parte del grupo, tanto así de afectados estamos con el favoritismo que nos sentimos incómodos cuando a ese mismo grupo pequeño se añade un drogadicto que empieza a asistir a nuestra congregación. Si estuviéramos Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 30

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

comprometidos con la hospitalidad hacia las personas que encontramos y con las que nos sentimos cómodos, nuestras vidas están faltas de misericordia. ¿Tienes relaciones en las cuales eres indulgente con el favoritismo? ¿Tu círculo de amigos son personas que te caen bien y que tú le caes bien y se sienten cómodos mutuamente? La misericordia significa que estás comprometido con perseverar en medio de la adversidad. La misericordia ve la desgracia y no sale huyendo. Salta y se involucra en fe. La misericordia hace su mejor trabajo cuando el sufrimiento es evidente o el perdón es necesario. No busca una manera de escapar solo porque las cosas de repente se ponen difíciles. La misericordia que no persevera, no es misericordia. No existen las relaciones ideales allá fuera. Todos estamos llamados a perseverar a través de los momentos difíciles a fin de ser parte de lo que Dios está haciendo. “Instrumentos en la mano de un Dios redentor”! En tus relaciones, ¿Dónde estás teniendo lucha en perseverar? La misericordia rechaza tener una agenda oculta, para ir detrás de la “felicidad personal” Si yo deseo que mis relaciones sean usadas para satisfacer mis propias necesidades o si estoy viviendo de una manera fácil y confortable, sin preocupaciones y sin luchas con los demás, no extenderé misericordia cuando las cosas se aprieten a los otros. La misericordia significa vivir para una agenda mucho más elevada que el de alcanzar la felicidad presente. La misericordia está dispuesta a involucrarse a sí misma en cosas que no son felices ni mucho menos agradables o confortables. Encuentra mayor gozo en hacer la voluntad de Dios que el tener una vida predeciblemente confortable. La misericordia está dispuesta a sacrificar la comodidad para traer la consolación de Dios a alguien más. Encuentra su plenitud en el progreso del reino de Dios más que en hacerse grande en el reino de los hombres. Siempre es mayor motivada por lo que Dios está haciendo y buscando que hacer en medio de las relaciones que en lo que pensamos que podremos obtener de ellas. ¿Dónde está Dios llamándote a dejar lo que es cómodo de manera que puedas compartir lo que te ha dado con otros? La misericordia significa que vives con un compromiso firme de perdonar Cada vez que estés involucrado con personas que necesiten misericordia, tu inevitablemente pecarás en contra de esa persona. Cuando yo me comprometo conmigo mismo amarte, tu pecado y tus luchas se convertirán en mi experiencia de primera mano. Una razón por la que nos gusta tener favoritos con quien relacionarnos es porque no deseamos relacionarnos con personas quienes necesitarán nuestro perdón. Pero la misericordia significa que yo estoy tan agradecido por el perdón diario que recibo que no puedo evitar ofrecerles lo mismo a los demás. Mis acciones y mis actitudes están gobernadas por un reconocimiento humilde de que todo lo que estoy ofreciendo, desesperadamente yo lo necesito también. ¿Hay personas en tu vida con las que estás luchando con el perdón? La misericordia significa que tu dejas pasar las ofensas menores Es muy tentador enfocarnos en las pequeñas particularidades que nos irritan en otras personas mientras que se nos hace muy natural excusar mis propias ofensas menores. Pero la misericordia no está hiper vigilante, no se irrita fácilmente, no se ofende con facilidad. La misericordia está tan comprometida con la belleza de las grandes cosas que Dios está haciendo en la vida de las personas con las que se relaciona que no tiene tiempo para enfocarse en las cosas que no tienen una consecuencia a corto plazo o no son patrones en las personas. ¿Dónde te has permitido a ti mismo estar distraído e irritado por las pequeñas ofensas que otros te hacen? La misericordia no hace compromiso con lo que es moralmente correcto y verdadero Extender misericordia no significa que yo le doy la espalda a la ley de Dios. Extenderte misericordia no requiere que yo comprometa lo que es moralmente correcto y verdadero. La misericordia significa que, cuando yo te atrapo en pecado, yo no ignoraré tu plegaria, me enfadaré, o te abandonaré, sino que ye señalaré lo que Dios dice en su palabra y perdonaré tus faltas. Ese perdón reflejará mi deseo de darle oportunidad a Dios de hacer lo que sólo Dios puede hacer en tu vida. La misericordia entiende que la gracia es el mejor camino para Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012 31

Relaciones…Un desastre que vale la pena intentar

Por Timothy S. Lane & Paul David Tripp

que se dé el cambio en el corazón, mucho más excelente que la condenación o la acusación, pero nunca compromete lo que es moralmente correcto y verdadero. ¿Ha habido ocasiones en tu vida donde te has sentido confundido y has comprometido la misericordia? Un compromiso con la misericordia rebelará los tesoros de tu corazón ¿Por qué nos causa tanto trabajo ofrecer misericordia? Luchamos duramente con esto porque hay cosas que deseamos mucho más que a Dios y su gloria. Nuestras luchas en medio de nuestras relaciones revelan que nuestros corazones están más gobernados con nuestro deseo de comodidad, apreciación, respeto, amor, aceptación, éxito, control, logros, posesiones, posición social, poder y demás que de lo que deseamos admitir. He aquí una realidad dolorosa: nuestras luchas con la misericordia no es solo una lucha con el segundo gran mandamiento; es una lucha con el primer gran mandamiento también. Luchamos porque el responder adecuadamente unos a otros, no tenemos a Dios colocado en el lugar correcto. La misericordia en nuestras relaciones ha sido comprometida por una búsqueda sutilmente disfrazada de varios reemplazos de Dios. ¿Tus deseos se interponen en medio para que no desees extender la misericordia a otros? Dar misericordia siempre demanda más misericordia Cuando extiendes misericordia, empezarás a ver cuán egoísta, impaciente, falto de perdón, e inconsistente eres y puedes llegar a ser. La misericordia mostrará cuánto tu propio corazón todavía necesita la obra continua del redentor. Te guiará hasta el final de ti mismo y a la gracia de tu misericordioso salvador. Y esto es una gran cosa! Cuando Dios te elija para ser instrumento de su misericordia, no será solo un llamado al ministerio, será un regalo de la infinita y sabia gracia de Dios!

Traducción cortesía: Deisy Rodríguez, 2012

32