You are on page 1of 2

En defensa de la etiqueta

“Mediado el siglo XVIII, un prestigioso naturalista escandinavo llamado Carl Von Linneo, rascándose la espesa barba dijo:
“Barba, barbate, las cosas hay que nombrarlas para que existan” y se quedó tan pancho.” Jesús Gimeno Ayer una amiga se quejaba de una etiqueta que tenía en la camiseta, a la altura de la cadera. “Normalmente yo las arranco, en cuanto tengo oportunidad”. “Normal”, reflexionaba otra amiga mientras bebía, “es que esa etiqueta no es tuya… es impuesta.” Ciertamente; con la etiqueta de la ropa vienen todos los datos de la misma, si es de algodón, si está teñida, su número de lote o si está fabricada en China. Estos datos identifican y permiten que la camiseta sea distinguida en cualquier parte del mundo. Luego, según quién la compre, llevarán en la pechera al Che Guevara, una bandera de los EEUU, brillos, tachuelas. Estarán rasgadas o inmaculadas, llevarán bordado un jinete o las iniciales del dueño. Y cada una tendrá un valor como mercancía o como uso. Sucede algo similar con la lengua. Todo el que usa una lengua romance, derivada del latín , que contiene la ñ y distingue la pronunciación y la escritura de las letras “c” y “s” y “z”, es castellano hablante, por ejemplo. Si usa la ç, lusófono, y los que canten “London Brige is falling down” usan una lengua germánica occidental que surgió en los reinos anglosajones de Inglaterra. Todas la etiquetas son distintivas y clasificatorias. En música, las etiquetas definen o estigmatizan. Con acordes de 7ma se hace el blues, las variaciones y armonías más complejas se usan en músic clásica, jazz y bossanova, y los ritmos sincopados son del son y otras músicas. Otros géneros, no obstante evitan las etiquetas por parecer defasados o anticuados. En entre ellos, la canción de autor. Y ser cantautor se volvió tabú. Lo primero que me gustaría es aclarar que definir no es segregar sino determinar los límites en que se encuadrar las cosas, dicho de otro modo, clarificar. Mi intención es definir cantautor buscando los elementos de que componen el concepto del mismo modo que cuando la luz blanca, pasa a través de un prisma y se descompone en 7 colores. Casi se acepta como un mal necesario el término cantautor. En ocasiones se recurren a eufemismos como pop-autor, rock autor o son autor con la esperanza de alejarse lo más posible de lo que ha devenido en chiste (Iban por la calle un cantautor y un músico…) o en calificativo: Cansautor. Pero, ¿qué es un cantautor? ¿Es necesario definirlo y de camino, definirse? Cantautor, según la wikipedia es un artista que, por regla general, es autor de la letra y la música de sus canciones y en internet se aportan más datos que permiten perfilar el concepto. El Diccionario RAE define cantautor como: “Cantante, por lo común solista, que suele ser autor de sus propias composiciones, en las que prevalece sobre la música un mensaje de intención crítica o poética.”: El Diccionario de uso del español de María Moliner da una definición más escueta y general: “Cantante que compone las canciones que él mismo interpreta”. Irene Mandado Gutiérrez define la Canción de Autor, usando una expresión de Fernando Gonzalez Lucini:

“[...] Llamaremos a este fenómeno “EL MOVIMIENTO DE LA CANCIÓN SOCIAL Y ANTROPOLÓGICA”, es decir, el definido
por el intento de aproximación crítica a la vida y a la realidad del hombre y del pueblo en un momento concreto de su desarrollo y de su historia.” A juicio de Mª L. Alonso Escontrela, Mª C. Pereira Domínguez y J. Soto Carballo “la expresividad, la posibilidad de usar la canción en cualquier lugar y circunstancia y la metáfora son otras de las características de la canción de autor”[i] Otras de las características de la canción de autor es recogidas en el estudio “Poesía y Cantautores. Una propuesta de Historia de la Literatura Española”, de Carlos Rodriguez Martos, “son canciones sencillas, con mensajes claramente comprensibles para unas masas ansiosas de libertad y que intentan, sin conseguirlo, … burlar la acción de la censura ... Y si la evitan es porque su espacio de acción está en los conciertos, en pequeños o medianos lugares que se convierten de manera sutil en un acto político difícil de controlar … que logra, a veces sí, a veces no, prohibir su realización a tiempo encontrándose en muchas ocasiones con actos consumados.” En resumen: El cantautor compone su propia obra y la interpreta. Es un hombre o mujer de su comprometido con su tiempo; es decir, que hace una aproximación crítica a la vida y la realidad en el momento concreto de su desarrollo e historia, incluso, burlando en ocasiones la acción de la censura. Y en cierto modo, a través de textos y música comprometidos, y en espacios medianos o pequeños, y con un formato mínimo de guitarra y voz, convierten de manera sutil sus conciertos de actos políticos. Porque la definición es en sí mismo un acto político, a pesar de la temática que se aborde, se hable de sociedad o del amor. En esta búsqueda de elementos mínimos, me gustaría recordar una idea que está en los genes de la misma canción de autor y que etimológicamente está definida en su mismo nombre; trovar significa "inventar o crear literariamente" e incluso investigar y experimentar musicalmente. Hemos de volver a la función de oficio de la creación de autor. El creador debe tomar conciencia de que no es un ser marginal o inútil a pesar de la vía que escoja para transmitir el mensaje, pop, rock, salsa, bossa nova.

[i] VV. AA., La educación en valores a través de la música. Marco teórico y estrategias de intervención , en VV. AA., El profesorado de Enseñanza Secundaria. Retos ante el nuevo milenio, Ourense, Aurea, 1ª ed., 2003, pág 154.