You are on page 1of 6

República Bolivariana de Venezuela Asamblea Nacional

Caracas, 19 de Junio de 2013 A la Santidad de Nuestro Señor el

Papa Francisco
Su despacho.Santo Padre, nos es grato dirigirnos a usted muy respetuosamente, siendo portadores del saludo mariano, solidario y afectuoso del pueblo Venezolano, rebaño mayoritariamente en la fe de Pedro, en la oportunidad de solicitar su mediación ante el Gobierno Venezolano, con el objeto de activar mecanismos que coadyuven a la liberación de prisioneros y regreso de los exiliados a la patria, por los hechos acaecidos desde el 2002 a la presente fecha derivados de la intensa actividad política desarrollada en el País, igualmente consignamos en este acto la documentación presidida por el Proyecto de Ley de Amnistía y Reconciliación Política, así como los documentos relativos a gestiones que hemos venido adelantando ante el Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y en Organismos Internacionales, en favor de la libertad de prisioneros y el regreso de exiliados, aunado a los soportes médicos que sustentan las medidas humanitarias solicitadas entre otras para los Comisarios Iván Simonovis Aranguren, Lázaro Forero, Henry Vivas y la Juez María de Lourdes Afiuni Mora.

En el orden de las Instituciones del Estado Venezolano, hemos concurrido ante la Presidencia de la República, Vicepresidencia, Tribunal Supremo de Justicia, Sala Penal del Tribunal Supremo de Justicia, Fiscalía General de la República, Defensoría del Pueblo y Organizaciones políticas adherentes al Gobierno Nacional, en atención al llamado al diálogo nacional convocado por el entonces primer mandatario, Hugo Chávez Frías, a pocos días de resultar electo en los pasados comicios presidenciales realizados el pasado 7 de octubre de 2012, ante estos organismos hemos consignado el proyecto de ley presentado ante el Parlamento Venezolano, además de plantearles la

situación de los prisioneros y exilados y las distintas alternativas posibles para la solución de dichos casos, no solo a través del proyecto de ley si no también por intermedio de los operadores judiciales con la activación de los mecanismos establecidos en la ley procesal penal, así como las facultades consagradas al Ejecutivo Nacional a través del texto constitucional.

La Iglesia católica ha jugado un papel fundamental en nuestro esfuerzo de llevar adelante las peticiones de prisioneros y exiliados, por lo que hemos sostenido reuniones con Monseñor Jorge Cardenal Urosa Sabino, Monseñor Mario Moronta Obispo de la ciudad de San Cristóbal, Monseñor Diego Padrón Presidente de la Conferencia Episcopal Venezolana, el Nuncio Apostólico Monseñor Pietro Parolin, el Rector de la Universidad Católica Andrés Bello Padre José Virtuoso s.j, donde hemos destacado el carácter humanitario de nuestra gestión, y resaltando casos de prisioneros y exiliados con graves problemas de salud, quienes aspiran la obtención de medidas que favorezcan el regreso a sus hogares, vista su lamentable situación, que afecta el entorno de sus familias y a su vez entristece los sectores políticos de los demócratas Venezolanos

Igualmente acudimos ante los foros Internacionales como la Delegación Regional para Venezuela, Surinam y los Países del Caribe de Habla Inglesa del Comité Internacional de la Cruz Roja, la Organización de Estados Americanos, en su Oficina de Venezuela, al Centro Carter y al Programa de las Naciones Unidas para Venezuela, ante la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, con sede en Ginebra, a la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y a la Cruz Roja Internacional, también con sede en Ginebra, visitas enmarcadas en el ciclo del trabajo realizado, con diversos sectores de la vida pública nacional e internacional, en nuestra intención de generar un clima de opinión favorable a las decisiones que permitan dar señales objetivas dentro del marco de Diálogo Nacional convocado por el entonces Presidente de la República Hugo Chávez Frías; quien comisionara en ese momento al Vicepresidente y Canciller en funciones y actual Presidente de la República Nicolás Maduro Moros, quien tiene pleno y total conocimiento de todos y cada uno de los casos presentados.

Desatacando que en cada una de las instancias tanto nacional, como foráneas, e inspirados en las palabras por Vuestra Santidad emanadas el miércoles 22 de mayo en su homilía de la misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta al siguiente tenor : “Hacer el bien, es un principio que une a toda la humanidad, más allá de la diversidad de ideologías y de religiones, y crea esa cultura del encuentro que es la base de la paz”, solicitamos de su mediación, con el fin de cooperar en la resolución de carácter humanitario, protección de los derechos humanos de prisioneros y exiliados en virtud de lo dispuesto en el texto Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela en el Título III De Los Derechos Humanos Y Garantías, Y De Los Deberes Capítulo I en sus Artículos 21, numerales 1 y 2 y artículos 23, 25,26, 27, 31, que establecen: TÍTULO III DE LOS DERECHOS HUMANOS Y GARANTÍAS, Y DE LOS DEBERES Capítulo I Disposiciones Generales Artículo 21. Todas las personas son iguales ante la ley; en consecuencia: No se permitirán discriminaciones fundadas en la raza, el sexo, el credo, la condición social o aquellas que, en general, tengan por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad, de los derechos y libertades de toda persona. La ley garantizará las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad ante la ley sea real y efectiva; adoptará medidas positivas a favor de personas o grupos que puedan ser discriminados, marginados o vulnerables; protegerá especialmente a aquellas personas que por alguna de las condiciones antes especificadas, se encuentren en circunstancia de debilidad manifiesta y sancionará los abusos o maltratos que contra ellas se cometan. Sólo se dará el trato oficial de ciudadano o ciudadana; salvo las fórmulas diplomáticas. No se reconocen títulos nobiliarios ni distinciones hereditarias. Artículo 23. Los tratados, pactos y convenciones relativos a derechos humanos, suscritos y ratificados por Venezuela, tienen jerarquía constitucional y prevalecen en el orden interno, en la medida en que contengan normas sobre su goce y ejercicio más favorables a las establecidas por esta Constitución y en las leyes

de la República, y son de aplicación inmediata y directa por los tribunales y demás órganos del Poder Público. Artículo 25. Todo acto dictado en ejercicio del Poder Público que viole o menoscabe los derechos garantizados por esta Constitución y la ley es nulo, y los funcionarios públicos y funcionarias públicas que lo ordenen o ejecuten incurren en responsabilidad penal, civil y administrativa, según los casos, sin que les sirvan de excusa órdenes superiores. Artículo 26. Toda persona tiene derecho de acceso a los órganos de administración de justicia para hacer valer sus derechos e intereses, incluso los colectivos o difusos, a la tutela efectiva de los mismos y a obtener con prontitud la decisión correspondiente. El Estado garantizará una justicia gratuita, accesible, imparcial, idónea, transparente, autónoma, independiente, responsable, equitativa y expedita, sin dilaciones indebidas, sin formalismos o reposiciones inútiles. Artículo 27. Toda persona tiene derecho a ser amparada por los tribunales en el goce y ejercicio de los derechos y garantías constitucionales, aun de aquellos inherentes a la persona que no figuren expresamente en esta Constitución o en los instrumentos internacionales sobre derechos humanos. El procedimiento de la acción de amparo constitucional será oral, público, breve, gratuito y no sujeto a formalidad, y la autoridad judicial competente tendrá potestad para restablecer inmediatamente la situación jurídica infringida o la situación que más se asemeje a ella. Todo tiempo será hábil y el tribunal lo tramitará con preferencia a cualquier otro asunto. La acción de amparo a la libertad o seguridad podrá ser interpuesta por cualquier persona, y el detenido o detenida será puesto o puesta bajo la custodia del tribunal de manera inmediata, sin dilación alguna. El ejercicio de este derecho no puede ser afectado, en modo alguno, por la declaración del estado de excepción o de la restricción de garantías constitucionales. Artículo 31. Toda persona tiene derecho, en los términos establecidos por los tratados, pactos y convenciones sobre derechos humanos ratificados por la República, a dirigir peticiones o quejas ante los órganos internacionales creados para tales fines, con el objeto de solicitar el amparo a sus derechos humanos. El Estado adoptará, conforme a procedimientos establecidos en esta Constitución y la ley, las medidas que sean necesarias para dar cumplimiento a las decisiones emanadas de los órganos internacionales previstos en este artículo. (Gaceta Oficial Numero 5.453 extraordinaria del Viernes 24 de marzo de 2000).

El problema de exiliados y prisioneros no sólo afecta a los que están fuera del país y en prisión, sino que también son perjudicados sus familiares. A estos se les condena doblemente; primero, atender a los prisioneros; y en segundo lugar, se les niega los beneficios que tienen a través de la norma penal. Esta es una gestión humanitaria que siente todo el país y es nuestra obligación crear ese clima nacional que impulse la decisión del Ejecutivo. Lo entendemos como un mandato de los ciudadanos que nos eligieron. Los derechos humanos no tienen límites, ni fronteras.

Venezuela, una nación de 27 millones de ciudadanos en su mayoría creyentes de la fe católica y con una profunda devoción Mariana, en donde desatacan la Procesión a la Virgen de La Divina Pastora que se Celebra el 14 de Enero de cada año en la ciudad de Barquisimeto, Estado Lara, en la que se congregan más de 4 millones de fieles durante los 7.5 kilómetros de recorrido y es considerada la tercera concentración Mariana mas gran del mundo, la devoción a la Virgen del Valle patrona de los pescadores y que se celebra en los estados orientales del país el 8 de septiembre, la devoción a la Virgen del Rosario de Chiquinquira en la que músicos del país le ofrecen una serenata a la patrona de los Zulianos cada 18 de Noviembre en la explanada de la basílica de San Juan de Dios, y como no mencionar a la Patrona de todos los Venezolanos la Virgen de Coromoto, que se le apareció al Cacique del mismo nombre y desde aquel día 11 de septiembre lo convirtió en fiel creyente, el Nazareno de San Pablo, una talla que tiene casi 400 años, y cada Miércoles Santo recorre la Ciudad de Caracas y es venerado en la Basílica de Santa Teresa, el Nazareno de Achaguas en el estado Apure de los llanos venezolanos, que congrega a fieles tanto Venezolanos como Colombianos, y que fuera prometida al Señor por el Prócer la independencia Venezolana José Antonio Páez si lograba la victoria en las batallas de independencia nacional, la fiesta de San Benito de Palermo que se realiza en el occidente del país, donde alcance su máximo esplendor por la multitudinaria participación de la población y la esmerada elaboración del ritual. Tiene su momento culminante los días 27 y 28 de diciembre y finaliza el 6 de enero. San Benito, Patrón de Palermo, también conocido como el Moro, era hijo de negros esclavos manumitidos y su culto se extiende actualmente por las comunidades de los descendientes de esclavos

negros americanos. Y no podemos dejar de mencionar a los Diablos Danzantes de Yare, celebración llevada a cabo por las “Sociedades del Santísimo” el día de Corpus Christi, donde se rinde culto al Santísimo Sacramento y se celebra el triunfo del bien sobre el mal, y siendo Declarados Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Organización de Naciones Unidad para la Educación, Ciencia y la Cultura (UNESCO), el 6 de Diciembre del Pasado Año. Así mismo nos sumamos al clamor del pueblo Venezolano, haciendo votos por la pronta Canonización del Doctor José Gregorio Hernández, medico de los pobres. El Beato y próximo santo, Juan Pablo II afirmo que “El Secreto de la Paz está en el Respeto a los Derechos Humanos” y “No hay paz sin Justicia, no hay Justicia sin perdón”, creemos firmemente que las bases de la Paz y la Justicia en nuestro país se encuentran en el respeto a los Derechos Humanos, y pasa por la libertad de los prisioneros y el regreso a la patria de los exiliados, quienes anhelar la reconciliación y unión de nuestro amado país Venezuela.

De Vuestra Santidad humildísimo siervo e hijo, humildemente a sus pies se arrodilla y suplica a su Santidad se digne a concederle su bendición apostólica

Edgar Zambrano Parlamentario por el Estado Lara

Oscar Ronderos Parlamentario por el Distrito Capital

Rodolfo Rodríguez Parlamentario por el Estado Anzoátegui

Hernán Alemán Parlamentario por el Estado Zulia
Dirección: Esq Pajaritos Edf José María Vargas, Bloque Parlamentario Región Centroccidental, Ofc Lara, Teléfonos: Ofc: 00 58 212 409 78 27/ Particular: 00 58 412 249 20 23 / 00 58 414 120 07 22 / 00 58 414 241 02 01.