You are on page 1of 7

CAPITULO VI LA PREDICACIÓN Y EL CUERPO DEL SERMON (DIVISIONES PRINCIPALES) PARTE I El cuerpo es la parte principal del sermón.

En el cuerpo el tema es desarrollado y aplicado. El cuerpo se desarrolla por medio de divisiones principales: A. ¿Qué son? De la proposición y la interrogante que esta sugiere se desprenden las ideas principales que van a ser desarrolladas en el sermón. Las divisiones principales deben ser, por tanto, respuesta a la interrogante que levanta la proposición. Veamos el siguiente ejemplo Texto : Romanos 8:1-6 Tema : Vida en el Espíritu Proposición : El creyente puede vivir en el espíritu Interrogante Sermonaria : ¿Cómo el creyente puede vivir en el Espíritu? Oración de Transición : Los siguientes principios deben regir al creyente que vive en el espíritu. Divisiones: I. II. III. IV. V. El principio de saber que no está bajo condenación (8:1) El principio de confiar en lo que hizo Jesucristo (8:3) El principio de no andar conforme a la carne (8:4) El principio de pensar en las cosas del espíritu (8:5) El principio de ocuparse en las cosas del espíritu (8:6)

Como vemos en el ejemplo anterior, las divisiones proceden a responder la pregunta. ¿Cómo el creyente puede vivir en el espíritu? Nótese que la palabra clave “principios” da el rumbo a la totalidad de las divisiones. B. ¿Por qué son necesarias las Divisiones? Hay varias razones que hacen necesarias las divisiones en un sermón. El dividir el cuerpo en divisiones principales trae beneficios al predicador, al auditorio y al mismo mensaje: 1) En cuanto al predicador: a. Le sujeta al tema. Sin un bosquejo debidamente dividido, el predicador hallará dificultad en desarrollar su mensaje pues habrá una tendencia a apartarse de su tema, con la cual quebrará una de las reglas más estrictas de la homilética (cada sermón debe presentar un solo tema)

sólo recordará ideas sueltas. El desarrollo progresivo de una verdad es más fácil de recibir y entender por un grupo de oyentes. de esta manera conservarán la sustancia del sermón. Debe recordarse que se espera que los oyentes puedan retener en su memoria los enunciados presentados en la división. Si el mensaje no tuviera divisiones. Una división que no tiene material interesante es equivalente a servir un hueso sin carne para una comida. De lo contrario si la división es confusa. Le ayudará a arreglar el mensaje. los cuales luego serán compartidos con el pueblo de Dios.b. 2) Claras. pues si sólo sirve para llamar la atención de los oyentes al encabezamiento sin que el predicador tenga pensamientos edificantes que presentar. Guía hacia el propósito del mensaje. 174. Tomo XI volumen 1. Las divisiones mantienen al oyente en la alerta y la expectativa. No se debe incluir una división a menos que haya algo que decir sobre ella. La división del mensaje en puntos coordinados al tema resolverá en gran manera el problema de la preparación del mensaje. Ministros de Jesucristo. c. 3) En cuanto al mensaje a. ¿Cuáles son las cualidades de una buena división? 1) Interesantes. Cada división en sí debe ofrecer interés singular. p. b. el pensar progresivamente le ayudará a compartir las ideas bíblicas de mejor manera. Además. pero el mensaje como tal se habrá desvanecido en sus mentes. Estimula interés. b. Las divisiones deben ser absolutamente entendibles y nítidas en su pensamiento. . capaz de encontrar mensajes del Señor al leer la Palabra de Dios. Lo hace progresivo. Lo hace inteligible. Es difícil escuchar atentamente el mensaje que es un continuo pensamiento. Acostumbrará al predicador a pensar homilética y progresivamente. Es importante que el predicador desarrolle una mente homilética. 2) En cuanto al auditorio: a. Todo mensaje tiene un objetivo y divisiones bien arregladas forman una vía de acercamiento lógico hacia este objetivo. de nada sirve.1 1 José martínez. C. De más valor es en pensamiento sencillo y claro que uno profundo e indefinido. quedaría confuso al oyente y al Predicador.

b. Predicación bíblica para el mundo actual. Deben formar un acercamiento puntual al tema. vida y progreso armonioso hacia la consecución de un fin. p. no basta con que cada división guarde relación con el tema. d. p.45. deben tener conexión entre sí. c. Esto determinará en muchos casos la importancia de las divisiones. 175. al predicar sobre la vida de Cristo. La necesidad de la congregación. Cuando hay varios puntos de distintos grados de importancia deben ser arreglados de manera que desarrollen en forma lógica el tema. Manual de homilética para laicos. cit. explican y demuestran la proposición. 6) Suavidad en la transición. Las transiciones abruptas son 2 3 Lloyd Perry. Por medio del desarrollo progresivo las divisiones amplían. José Martínez. 5) Interrelacionados. Por ejemplo. En ocasiones el tema requiere tacto especial. preséntese su nacimiento antes de su ministerio. estos deben seguir su perfecto orden cronológico. 4 Justo Anderson. p. José Martínez señala que “lo importante es que los diversos puntos sigan – dentro de lo posible – una misma forma y no que aparezcan como una ensalada de formas3. Las divisiones surgen del texto bíblico sin forzarlo y cada una sucede a la anterior con naturalidad y lógica. 4) Simétricas. Si el encabezamiento de la primera división es una palabra. tomando el menos allegado al tema primero y siguiendo con los otros hasta llegar al climax de su tema en la última división.2 Las primeras divisiones deben ser una vía de presentación y explicación para concluir con los puntos más fuertes del mensaje. Para la progresión del desarrollo del cuerpo del mensaje. En tales casos se debe preparar el terreno cuidadosamente con enseñanzas valiosas antes de hacer una aplicación directa al caso mismo. op. El material que el predicador tenga para cada división. Orden histórico del relato. 61 . El paso de una división a otra debe ser suave. que el de la segunda no sea una oración y el siguiente una frase. Por divisiones simétricas se entiende aquellas que poseen uniformidad de pensamiento y frase. “los oyentes experimenten una sensación algo parecida a la que sufren cuando viajan en carreta de bueyes por una calle empedrada” 4. El hilo del discurso no puede aparecer roto en ningún momento del sermón. Al predicar mensajes en que se hace mención de eventos históricos. El final de cada punto no puede ser un corte abrupto.3) Progresivas. Cuando no se tiene un puente que conduzca al punto siguiente este hace que. Sólo cuando se da esta interrelación adquiere el sermón una unidad. El tema del mensaje. Se pueden tomar en cuenta los cuatro siguientes puntos: a. Todas las divisiones principales de un sermón deben estar estrictamente relacionadas entre sí. La simetría es de valor inestimable para mantener el mensaje en la memoria de los oyentes. y este antes de su muerte y no viceversa.

Un mensaje cuyas divisiones no son apercibidas por los oyentes es como una casa cuyas divisiones han sido quitadas y solo queda un salón con los inmuebles de comedor. ¿Qué más necesitamos saber sobre las divisiones? 1). ii) Por medio de formas verbales: Noten. también el creyente no debe avergonzarse del evangelio porque éste fue prometido desde tiempos antiguos (segundo punto). D. tercero. etc. A continuación destacamos cuatro formas de anunciar las divisiones: i) Por adjetivos ordinales: En primer lugar. de hablar de Dios (segundo punto). b) Evitar todo anuncio previo de las divisiones. 156 . sala. Es también sumamente valioso utilizar la variación en la manera de anunciar las divisiones principales porque los oyentes tienden a acostumbrarse cuando sólo se usa un método. El sermón eficaz. vean. de recordar a Dios (tercer punto). consideren. En cuanto a su presentación ¿Debe el predicador indicar en el curso de su sermón cuales son las principales divisiones? Sobre este asunto hay tres posibles caminos a seguir. observen. dormitorio. pero durante el curso del sermón anunciarlas claramente. iv) Por recapitulación de la proposición: El creyente no debe avergonzarse del evangelio porque éste es el evangelio de Dios (primer punto). de temer a Dios (cuarto punto) y de servir a Dios (quinto punto). todo junto en un gran espacio. 2) En cuanto a su número Sobre este asunto se han de tener presente las siguientes consideraciones 5 James Crane. etc. El parecer de quien escribe este papel es que las divisiones deben ser claramente discernibles por el auditorio. iii) Por medio de la palabra clave: La prosperidad se logra a través de la práctica de amar a Dios (primer punto). p. 5 a) El predicador puede anunciar previamente todas las divisiones y luego enfatizarlas cada una de ellas durante el curso del sermón. cocina. en segundo lugar.como frenadas bruscas que hacen que muchos oyentes se caigan de la carreta. segundo. c) Omitir todo anuncio formal de las divisiones. en tercer lugar: primero. dependiendo únicamente de su capacidad como orador par que sus oyentes perciban la ruta conceptual del sermón. Una buena presentación evita la monotonía.

Janes Crane señala que si la “naturaleza del caso exige que el predicador haga más de cinco divisiones de un tema. tendrá que ejercer sumo cuidado en formularlos de manera concisa y paralela. 156. A menudo el texto ofrece en su contenido las divisiones del mensaje. El predicador puede sacar de su mente las divisiones basándolas sobre el tema que propone presentar. . úsense cuantos sean necesarios para presentar un mensaje claro. ni más. de los varios versículos. Ejemplo (sermón expositivo) i) ii) iii) Colosenses 3:1-17 Buscar las cosas de arriba (3:1-4) Hacer morir lo terrenal (3:5-9) Vestíos del nuevo hombre (3:10-17) c) Pensamientos del predicador sobre el tema.a) Evitar uniformidad habitual. Esto no es recomendable. se pueden extraer pensamientos para usarse como divisiones. Se aconseja que no sean menos de dos ni más de cinco las divisiones. de limitar la discusión de cada una para no cansar demasiado a su congregación”6 En suma. pues causa monotonía. b) El número de divisiones es determinado por el tema y el texto: La naturaleza del tema que se trata y el contenido del texto son la clave para fijar la cantidad de divisiones. Si es un pasaje de varios versículos que ofrecen un solo tema. 2) En cuanto a su fuente o derivación: ¿De dónde deben provenir las divisiones? Sobre este punto debemos señalar lo siguiente: a) Directamente de las palabras del texto bíblico. tocante al número de divisiones principales en un sermón. p. Algunos predicadores tienen la costumbre de componer sus mensajes siempre del mismo número de divisiones. Ejemplo: (sermón textual) i) ii) iii) Lucas 11:10 Pedid y se os dará Buscad y hallaréis Llamad y os será abierto b) Sugeridas del texto. ni menos. Ejemplo (sermón temático) i) ii) Isaías 64:8 ¿De quién es Padre nuestro Dios? ¿Qué características tiene nuestro Padre Dios? 3) En cuanto a su formulación: Sobre este asunto se presentan las siguientes sugerencias: 6 Ibib.

es mejor que las divisiones sean formuladas como oraciones gramaticales completas. sino que más bien se deban ordenar en base al énfasis que el predicador tiene en ese mensaje en particular. La codicia ( 15:9) VI. porque dicho lenguaje es ambiguo. siempre que sea posible. Una vez ordenados los puntos principales. La envidia (18:6ª) 2) Tema: corazón limpio Oración de transición: Hay varias razones que demuestran la importancia de la limpieza del corazón. p. y que le da fundamento a esa división principal. I. e) Las divisiones principales no tienen que estar dispuestas en el mismo orden exacto en que aparecen en las escrituras. Esta cita bíblica señalará el libro de la Biblia y el capítulo y el versículo a que se hace referencia. Ejemplos de divisiones en el sermón: A continuación veremos tres ejemplos de bosquejos homiléticos que incluyen las divisiones principales: 1) Tema : El fracaso de Saúl Texto : 1º Samuel 13:5-14. I. b) Es valioso hacer que las divisiones principales estén construidas en formas gramaticales paralelas. luego se podrá comenzar con los detalles. La cuestión es que si el predicador comienza a trabajar con los detalles de la división antes de tener bien presentado el plano global del sermón. 15:1-22 Oración de transición: Consideremos las causas que llevaron al fracaso de Saúl. La desobediencia (15:1-22) V. c) Es prudente evitar el lenguaje figurado al presentar los puntos principales. Porque el pecado se comete primero en el corazón (Mt.a) Por regla general. 44. . La escalera de la predicación. La incredulidad (13:5-14) III. se puede desviar fácilmente del tema principal. 5) Una palabra de advertencia: El profesor Floyd Woodworth 7 ha sugerido que no se debe redactar ninguna subdivisión ni detalle de ningún punto principal hasta que no estén perfectamente ordenadas las divisiones principales. Hay que concluir lo más importante antes de preocuparse por los detalles. d) Es conveniente poner una cita bíblica al final de cada punto principal. 5:28) 7 Floyd Woodworth. La impaciencia (13:5-14) II. La arrogancia (13:5-14) IV. E.

III. 22:37) Porque la Palabra de Dios se siembra y debe fructificar en el corazón (Lucas 8:11-15) Porque sólo los de limpio corazón verán a Dios (Mt. 5:8) 3) Tema : Las bendiciones espirituales Texto : Efesios 3:1-14 Oración de Transición: Consideremos las bendiciones espirituales que posee el creyente: I. 18:35) Porque del corazón viene el amor verdadero por Dios y también por el prójimo (Mt. Ser escogidos por el Padre (Ef.II. Porque del corazón proceden los malos pensamientos y las malas acciones (Mt. VI. 1:3-6) Ser redimidos por el Hijo (Ef. II. IV. III. 1:7-12) Ser sellados por el Espíritu Santo (Ef. 1:13-14) . 15:19) Porque el perdón se inicia en el corazón (Mt. V.