You are on page 1of 2

HUMANIDADES Siglo de la industrialización Nos encontramos ante un siglo contradictorio, un siglo en el que se recrean por un lado los estilos

del pasado, y por otro se hacen construcciones como la Torre Eiffel. A la belleza depurada de las formas clásicas se le opone la lógica de mecánica de los nuevos materiales, es decir, a la estética de la forma se opone la estética de la función. A lo largo del siglo dos grandes líneas de acción definirán el quehacer edilicio: la "arquitectura-arte" y la "arquitectura-ingeniería". La persistencia de la primera buscando su camino en las formas, y la audacia de la segunda, guiada por la técnica, ofrecen un panorama complejo, cundo no contradictorio. Sobre todo para el espectador. Para el hombre de la calle, aunque su cultura fuese amplia, arte y técnica no son conciliables. Sin embargo para los arquitectos la dicotomía no va a ser tan marcada, y con frecuencia arquitectos historicistas como Viollet-Le-Duc van a investigar profundamente en las posibilidades de los nuevos materiales, principalmente el hierro, y otros constructores-ingenieros como Eiffel o Labrouste van a preocuparse por las posibilidades puramente estéticas de la ingeniería. El siglo XIX es, pues, tiempo de gestación. La nueva sociedad, la nueva cultura industrial, necesitaba una respuesta arquitectónica a sus necesidades y esta respuesta, que no será dada satisfactoriamente hasta el siglo XX, se elabora arduamente en el XIX. Hay algunas condiciones que influyen en la variada trama de la arquitectura de este tiempo y conviene considerarlas:

El Romanticismo. Es el grito de rebeldía contra el siglo de la Razón y de las Academias. A la "Gran Europa" de Napoleón se oponen las nacionalidades que luchan por su independencia o por la búsqueda de su identidad. Grecia lucha contra Turquía o Polonia contra Rusia, pero Francia, España, Alemania o Inglaterra buscarán en sus propias fuentes medievales la raíz de su personalidad y su desvinculación de la dictadura greco-romana del clasicismo. El gótico, el mudéjar o el románico serán la fuente de inspiración de ciertas concepciones arquitectónicas de ese tiempo. La aventura colonial: La economía europea necesita mercados como consecuencia del desarrollo industrial, y esto lanza a las principales potencias económicas a la creación de nuevos imperios. El Medio Oriente, la India y el sudeste asiático, por un lado, así como África por otro serán repartidas en zonas de administración o de influencia. De estas colonias, principalmente de las de Asia, retornará a las metrópolis europeas toda una exótica cultura que será inmediatamente aceptada sobre todo por los espíritus post-románticos, aventureros e imaginativos. Palacios, invernaderos cafés, monumentos, etc. adquirirán aires indios, árabes e incluso chinos. Las nuevas necesidades: La organización social conllevará modificaciones profundas en las estructuras materiales. Nacen nuevos medios de

utilizan el vidrio como una verdadera piel traslúcida que sustituye al muro o a la cubierta. Se potencian factores culturales y son necesarios museos y bibliotecas.. después el hierro forjado y finalmente el acero para estructuras. que exige estaciones. El cemento no hará su aparición hasta finales de siglo. en general. puentes y. museos. las nuevas industrias requieren instalaciones de características y dimensiones hasta entonces desconocidas. Los nuevos materiales: El hierro había sido utilizado desde la antigüedad como complemento de la arquitectura para grapas o uniones. principalmente del hierro. estaciones de ferrocarril. con lo que surgen las grandes exposiciones internacionales con sus enormes instalaciones provisionales que exigen un alto desarrollo de la técnica constructiva. y aunque verdaderamente no influirá apenas sobre la concepción arquitectónica del XIX sí anticipará el valor constructivo y estructural que significará la arquitectura del siglo XX. además.loseskakeados. en general. Los invernaderos. Por otra parte la gran riqueza producida requiere la conquista de mercados. pabellones para exposiciones. pero hasta el XVIII no se obtiene un hierro lo suficientemente consistente como para utilizarlo en la construcción. http://www. grandes obras públicas. como el ferrocarril.com . nuevas tiendas.70 metros.50 x 1. El vidrio cobra igualmente alta importancia gracias al desarrollo técnico que a primeros del siglo XIX logra producir hojas de hasta 2. etc.• comunicación. A la forja le sustituye el hierro fundido.