You are on page 1of 8

CAPITULO III LA PREDICACION Y EL TEXTO BIBLICO A.

La buena predicación demanda un texto bíblico El predicador eficiente es aquel que no edifica su mensaje sobre los sucesos del diario vivir, ni las modas de último momento; ni tampoco en las palabras de filósofos, políticos o poetas; ni siquiera en sus propias experiencias, por más espectacular que esta sea, antes bien, la base total de su mensaje es la Sagrada Escritura. Lo expresado en el párrafo anterior tiene como apoyo la experiencia de la historia a través de los años la iglesia en varias ocasiones ha vivido el siguiente fenómeno: Cada vez que la predicación se aleja del texto bíblico, la cristiandad se vuelve estéril e inerte. (Por ejemplo los siglos X y XV) Por el contrario, cuando la predicación se torna bíblica, la iglesia llega a ser vital y se producen tiempos de avivamiento (por ejemplo los siglos I y XVI). En suma, la predicación para que sea objetiva, debe tener un mensaje bíblico; pero, ¿qué se entiende por un mensaje bíblico? Dejemos a James Crane responder esta pregunta: “Un mensaje bíblico es aquél que está basado en la recta interpretación de un texto de la Biblia, tomando del texto su tema, desarrollando el tema en conformidad con la enseñanza general de las escrituras, y aplicándolo a las necesidades actuales de los oyentes”.1 B. El texto Bíblico: Su definición y extensión 1. Definición la palabra texto, del latín textus, tejido, denota la trama del discurso. Es aceptable definir al texto como aquel pasaje de las Escrituras, sea este breve o extenso, alrededor del cual el predicador tejerá el sermón. Todo lo que se diga en el sermón deberá tener como fundamento el texto bíblico escogido. Extensión: El texto puede ser una cláusula u oración gramatical completa, una serie de oraciones conectadas entre sí (párrafo), o algún conjunto de párrafos relacionados entre sí. En términos más sencillos el texto puede ser una parte de un versículo, un versículo, un párrafo, un capítulo y hasta un libro completo.

2.

Lo más importante en la extensión del texto es que éste debe constituir una unidad completa de pensamiento. Esto se debe a que una idea incompleta no puede ser interpretada adecuadamente. Por tanto un pensamiento incompleto o fragmentado nunca puede constituir un texto satisfactorio. Pero fuera de esta regla no es posible establecer ninguna estipulación respecto a la extensión del texto. Phelps ha señalado con gran certeza:
1

James Crane, El sermón eficaz, p. 78

Facilita la preparación del mensaje : El propio texto le proporciona al predicador el tema de su sermón. Despierta interés: Si el texto ha sido bien elegido. cada palabra del texto puede recibir la atención que merece”. Promueve variedad en la predicación : Hay abundantes textos en la Biblia. Por otra parte. Da unidad al sermón: Si el texto elegido abarca un pensamiento completo. 4. los textos breves… son más fácilmente recordados. su selección 2 Austin Phelps. esto siempre sucede cuando el mismo es en realidad el desarrollo del texto. 7. el sermón tendrá notable unidad. o debe limitar al predicador a un solo tema. Ventajas de tener un texto para cada sermón 1. promueven la unidad del discurso.“Hay argumentos buenos a favor tanto de los extensos como de los breves. D. cada uno con su mensaje particular. Prepara el auditorio para la exposición : El texto da principio a una corriente de pensamiento en las mentes de los oyentes al anticipar lo que dice el predicador sobre el contenido del texto. sino que ésta radica en “la Biblia dice” o “Dios dice”. 6. esto trae autoridad que demanda atención y obediencia. 20-21 . Permite al oyente seguir el sermón : El texto ayuda al oyente a seguir el hilo del discurso. y además el desarrollo del mismo sermón surge de la recta interpretación del texto. despertará desde el principio el interés. Crecimiento cristiano: Tanto el predicador como la congregación tendrán abundante crecimiento en la gracia y conocimiento del Señor Jesucristo. Los textos extensos… promueven el conocimiento de la Biblia… cultivan en el pueblo un gusto por la exposición bíblica e invitan al predicador a ejercitarse en el discurso expositivo.2 C. 8. no fragmentado. esto hace posible una extensa variedad en la predicación. 3. 5. El texto bíblico promueve el desarrollo cristiano. 2. El Texto Bíblico. pp. Permite predicar sobre un solo tema : La relación de un texto apropiado limita. The theory of preaching. Otorga autoridad al mensaje: El predicador no basa la autoridad de su mensaje en su elocuencia o simpatía. 9. Por supuesto esto sucederá si el texto es tratado debidamente.

5. como por ejemplo. cuando el predicador está seguro de poder interpretar y explicar correctamente un texto oscuro. se deben tener presente las siguientes consideraciones: 1. El texto escogido debe suplir las necesidades humanas : El predicador debe tener siempre presente que la predicación busca satisfacer las necesidades de sus oyentes. por tanto es menester que el texto mismo conlleve a cumplir tal propósito. ¿es un grupo de jóvenes en un seminario?. Sin embargo. 6. el texto debe ser de carácter devocional. si la idea inicial para el sermón viene de una fuente ajena a la Biblia. y además extraer de él verdades de valor para la congregación. sería una privación inexcusable. es absoluta pérdida de tiempo y un rebajar el carácter sacro y trascendente de la predicación. No deje de lado textos por ser muy conocidos : No se ha dicho la última palabra sobre ningún texto. 2. en ciertas ocasiones. adecuado para un sermón. Juan 3:16. 84 . p. ¿Es una reunión de evangelismo?. es preferible evitarlos. 4. texto evangelístico. Un texto que no se desarrolla en la predicación. es sólo un pretexto. se entiende que la selección del tema a predicar debe guiar la elección de un texto que abarca dicho tema. Además. por ejemplo si el propósito es devocional. El texto debe apoderarse del corazón del predicador : Antes de usar un texto. dejar de predicar sobre textos inagotable. Crane ha dicho que “el texto tiene que hablar al predicador antes de que el predicador pueda hablar a su congregación”. ¿es una reunión sólo de creyentes?. El texto debe abarcar el tema : Es absurdo un pasaje bíblico y luego hablar de otros tópicos. texto de consagración. El texto no debe ser oscuro : Los textos confusos o ambiguos sólo abren la puerta para la especulación y las interpretaciones incorrectas. Es decir. el predicador debe haber gustado la bendición de dicho pasaje. aunque despiertan cierta curiosidad y fomentan la sensación. El buen predicador no debe usar textos para sí ganas más popularidad o sólo presentarse como alguien 3 Crane. 3 3. en este sentido la elección del texto está gobernado por el propósito general del predicador. 7. cit. op. Evite la elección de textos para fines superficiales : Elegir un texto para predicar lo importante de un bigote o acerca de no comer por la noche. Por lo anterior. el que hace el sermón irá después a las Escrituras a buscar un texto que cubra tal idea. El tipo de auditorio muchas veces determinará la elección del texto : Esto tiene que ver con la ocasión y con los oyentes. texto doctrinal o ético. entonces es factible predicar dichos textos.En la selección del texto bíblico.

Es sumamente útil que el encargado de alimentar a la congregación fundamente sus mensajes en distintas partes de la Palabra de Dios. W. el predicador evitará textos que se hayan predicado recientemente. Por lo tanto para evitar la monotonía y el desequilibrio alimenticio. cit. Robertson: “La refutación del error es una tarea interminable. Tenga presente los textos predicados recientemente : Es de bastante importancia que el pueblo del Señor tenga una dieta escritural equilibrada. salen de su posición natural en el contexto. Un ligero examen del contexto mostrará que no fueron escritos con referencia a tal asunto. Guía para maestros y alumnos. p. Homilética 1. ni gustes. Textos torcidos son aquellos que obligados por el predicador. por ejemplo en Colosenses 2:21 leemos “no manejes.4 8. que fueron dadas por el apóstol como ejemplote mandatos ascéticos a los cuales los creyentes no deben sujetarse. E. Sembrad la verdad y el error se marchitará” 5 Es un hecho que la proclamación positiva de la verdad es mil veces superior a la impugnación del error. ¿Es verdad que Dios no oye a los pecadores?. por ejemplo “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores” (Juan 9:31). 11.86 . y en segundo lugar. descuidando la abundante riqueza que se halla en el Antiguo Testamento. pero sería un grave error predicar que Dios no escucha a los pecadores. los métodos de su providencia y múltiples ejemplos de hombres de Dios que vivieron en tiempos del viejo pacto. De este modo la predicación pierde hermosas enseñanzas sobre el carácter de Dios. Seleccione textos que enfaticen los aspectos positivos de la fe cristiana: El predicador hará bien en mostrar los preceptos positivos antes que enfatizar los negativos como muy bien dijo el predicador F. ¿En qué sentido no los oye? El texto trata de que Dios no oye a los pecadores en cuanto a hacer obras milagrosas. p. No use textos mutilados o torcidos : Textos mutilados son aquellos que expresan sólo en parte el sentido del escritor o que están en declarada contradicción con el contexto cercano o remoto de la Biblia. 10. Estas palabras han sido usadas en muchas ocasiones como un precepto bíblico en contra del uso de bebidas alcohólicas.simpático.23 Crane. Reuniendo un extenso sentido de textos 4 5 Manfred Bluthardt. con una carnada engañosa para que “pique la gente”. ni aún toques”. para ser aplicados a un tema con el que no tienen conexión lógica. No deje de lado textos por ser del Antiguo Testamento : Es muy común que algunos predicadores usen exclusivamente el Nuevo Testamento para su predicación. op. Manfred Bluthradt ha dicho “la solemnidad de la predicación no tiene nada común con la sensación periodística. 9.

También. Léanse buenos libros escritos por hombres importantes : La lectura y el estudio de buenos libros ha sido y es una fuente alimentadora y refrescante para aquellos que reparten el alimento al pueblo de Dios. y cada día se le dedica una cantidad de tiempo a la preparación. Es ideal leer la Biblia en forma sistemática. 2. Estudie los sermones de otros predicadores: Este trabajo traerá varias consecuencias positivas: primeramente enriquece la vida devocional del propio predicador. haciendo los cambios que la ocasión permite. Leyéndola de esta forma es más fácil que uno llegue a captar el verdadero mensaje de cada porción. 6. ojalá dándole allí mismo una estructura homilética a las ideas. 4. Además el estudio de los sermones de otros nos guiará en la formulación de estructura homilética. ¿Qué debe hacer el predicador a fin de no ver agotado su semillero homilético? Hay algunas sugerencias que bien vale considerar. 3. nos dará nuevas ideas para nuestra predicación. malamente podrá suplir las . Conocer los acontecimientos del diario vivir : Un predicador que no sabe lo que pasa a su alrededor. libro por libro. Archive sus sermones: Por ningún motivo deje desordenadamente en cualquier lugar sus sermones.El predicador que debe ministrar la Palabra de Dios cada semana. y por temas (sermones temáticos y deductivos) 7. Nada es más mortificante que no tener alimento fresco para la congregación. Inmediatamente debe poner por escrito aquellas ráfagas de luz. Mientras más se la escudriña. esto provee la posibilidad que se extravíen. quien desee ser un buen predicador debe ser un asiduo lector de las Escrituras. Un buen sermón puede servir en varias oportunidades. Dedique tiempo a la preparación de sus sermones : Aquel predicador que prepara sus sermones una hora antes de ir al púlpito. Ojalá el archivo donde se guardan los sermones esté arreglado con un índice para indicar los distintos libros de la Biblia (sermones expositivos y textuales). La fábrica de sermones se halla en la Palabra de Dios. 5. por ello es muy útil aprovechar los momentos en que llegan las ideas. Tenga siempre cuaderno y lápiz: La memoria es sumamente frágil. notará que pronto comienzan a faltarle sermones. por tanto el archivarlo adecuadamente es un sano principio en el semillero homilético. permite observar cómo otros han hecho para comunicar el evangelio con éxito. Si en cada sermón se hace esto. esto puede ser mientras lee la Biblia o algún otro libro. piense cuantos buenos sermones habrá al paso de algunos años. El ideal es que el sermón del domingo comienza a ser preparado el lunes antes. siempre va a tener escasez de sermones. Recuerde que usar el tiempo sistemáticamente es básico en el éxito de la predicación. más tesoros brotan de su interior. es decir. 1. Léase la Biblia constantemente: No hay atajos fáciles.

condición social. saber quiénes son. el cual servirá de base al sermón. Douglas ed. su siguiente tarea es realizar el análisis del contexto. para este trabajo sugiero los siguientes libros: .Nuevo Diccionario bíblico (J. Análisis del contexto Una vez que el predicador ha decidido cual será su texto bíblico. 1991). . sería de valor analizar los libros de Samuel y Crónicas. todos los elementos introductorios más importantes. inconversos.) (Editorial Certeza. saber acerca de su carácter. F.necesidades de sus semejantes. 1977) b) Examinar el libro de la Biblia en que se habla el texto acerca del cual se va a predicar. es decir. características literarias. edad. preparación intelectual. iii) . Los periódicos. De hecho. la televisión. trasfondo histórico.) (Editorial Caribe. que le ayude a conseguir esta información. ¿Qué puedo aprender acerca del carácter del libro? Debe intentar conocer lo máximo que le es posible del autor del libro. también es menester conozca su época y a los hombres a quienes sirve. ¿A quién fue enviado el libro originalmente? Es necesario conocer lo más que se pueda de los recipientes del escrito. Una vez extraído el tema debe resumirlo y redactarlo en una frase. fondo histórico. Una sugerencia de este punto es que el predicador adquiera un buen libro de introducción a la Biblia. qué clase de personas son espiritualmente (creyentes. En este proceso de analizar el contexto del pasaje bíblico hay tres pasos fundamentales: a) Explorar el grupo de libros de la Biblia en que se halla comprendido dicho libro: Por ejemplo.Manual Bíblico Ilustrado (David Alexander ed. Estudio del Texto 1. En este análisis se han de considerar cuestiones tales como: Fecha. Es por esto aconsejable que el predicador estudie la vida contemporánea observando las tendencias y las personas. experiencia espiritual y entender cuál es la relación que hay entre el escritor y los receptores del escrito. creyentes separados). radio y otras publicaciones le pueden servir de ayuda. los propios acontecimientos de la vida le pueden servir de base inicial para sus sermones. En este trabajo puede ser valioso responder las siguientes preguntas: i) ii) ¿Cuál es el tema central del libro?: Esta respuesta se obtiene con una lectura minuciosa del texto. El maestro de la Palabra no sólo debe estar al tanto de su Biblia y su evangelio. económica y política. temas centrales. si se va a predicar en 1º Reyes. conocer su situación social.

En este trabajo se pueden seguir los siguientes puntos: i) ii) iii) iv) v) vi) vii) Determinar quién es el que habla o escribe el pasaje Precisar a quienes iba dirigido inicialmente el pasaje Determinar un momento aproximado para el incidente o para la presentación del mensaje original Localizar el lugar en que sucedió el incidente. d) Contexto Estructural: Antes de terminar el análisis del contexto es imprescindible hacer un último estudio. El procedimiento a seguir es el siguiente: a) Leer el pasaje en varias traducciones: Es una buena referencia leer unas cinco veces (como mínimo) el pasaje. 2. Comunicación por medio de la predicación. 2:11-13. 53 Sugiero que si el estudiante no tiene acceso a los idiomas originales. será urgente considerar Efesios 2:1-10 y 2:14-22. por ejemplo si vamos a predicar en Efesios cap. haga uso del Antiguo Testamento Interlineal Hebreo-Español y Nuevo Testamento Interlineal Greco-Español (ambos de la Editorial Clie). la lectura que más le parece entendible.6 Este se refiere al pasaje que viene antes o que sigue después del pasaje que se está estudiando. de consuelo o de instrucción? ¿Hay dentro del libro evidencias acerca de formas y costumbres pertenecientes a aquellos para los que fue escrito? c) Examinar el contexto de la porción acerca de la cual se va a predicar. hasta llegar a redactar en sus términos. este es el análisis del llamado contexto estructural. Las cinco lecturas se dividen de la siguiente manera: i) En la primera lectura determine la impresión dominante del pasaje ii) En la segunda lectura descubra los personajes principales y secundarios. pero de no ser así. p. El contexto estructural necesita ser examinado para de ese modo confirmar los límites propuestos del pasaje y para colaborar en la comprensión del desarrollo del pensamiento del mismo texto. no se desaliente ∗. . Análisis del pasaje El análisis del pasaje es la división del mismo en partes. Sería ideal tener acceso a los idiomas originales (hebreo-griego). o donde se presenta el pasaje Clarificar la ocasión que motivó el contenido de este pasaje Determinar el propósito que hay detrás del pasaje Verificar si hay hallazgos arqueológicos recientes que tengan alguna relación con el pasaje. y 6  Orlando Costas. ¿Cuál es el propósito del autor? ¿Con qué fin redactó su escrito? ¿Cuál es la naturaleza del contenido general del libro? ¿Es de tono polémico.iv) v) vi) vii) viii) ¿Hay términos particulares o importantes que se repiten a través del libro? ¿Cuáles fueron las circunstancias que motivaron el escrito? Para esto es fundamental revivir la ocasión. para de este modo aceptar su estructura y pensamiento.

. Las figuras retóricas Los términos repetidos. Expresa las divisiones múltiples y secundarias con palabras similares a las del propio texto bíblico. c) Hacer un estudio comparativo de los pasajes paralelos (si es que hay tales paralelos) d) Realizar un análisis gramatical: En este procedimiento el predicador deberá tener en cuenta lo siguiente: i) ii) iii) iv) v) vi) vii) El estudio etimológico de las palabras El significado sistemático de las voces Los tiempos verbales La puntuación (que no estaba en los originales) El orden de las palabras (en la lengua original). La Palabra de Dios es suficiente y único medio que puede ejecutar el propósito del eterno en y para el hombre pecador y de este modo otorgar felicidad y descanso al alma. “la exposición de tus palabras alumbra” (Salmo 119:130). iv) En la cuarta lectura trate de definir un título para el pasaje v) La quinta lectura es para redactar su propia traducción del pasaje. exponiendo el corazón a los rayos reparadores de la gracia del Señor. Hacemos nuestro el dicho del salmista.lo que se dice de cada uno. Predicar utilizando el texto bíblico es el único mecanismo eficaz para destruir la oposición satánica a la voluntad de Dios. iii) En la tercera lectura observe las palabras y frases significativas que se repitan. La Sagrada Escritura es el bisturí que traspasa los tejidos exteriores de la incredulidad. por ejemplo en el griego las palabras enfáticas son las primeras en la oración. b) Preparar un bosquejo analítico del pasaje: Las divisiones en párrafos le ayudará a identificar los posibles puntos divisores en este bosquejo. típicos o distintivos.