You are on page 1of 6

CAPITULO VIII LA PREDICACION Y LA INTRODUCCION DEL SERMON ¿Qué porcentaje de los oyentes se disciplinan por cuenta propia para

prestar toda su atención al mensaje desde la primera palabra? En un mundo tan apurado e inquieto como el nuestro, conseguir que alguien nos escuche por unos minutos es toda una proeza. El predicador puede haber preparado laboriosamente su sermón, pero mientras no consiga que su auditorio quiera oírlo, todo habrá sido inútil. Esta labor de conseguir el interés del auditorio es el trabajo de la introducción. Sobre este punto José Martínez ha señalado lo siguiente: “La introducción no es un simple elemento decorativo, sino decisivo, pues de ella depende que los oyentes se dispongan a seguir el mensaje con interés o que opten por la “excursión” mental mientras dura la predicación.” 1 A. ¿Qué es la introducción? Una composición musical tiene un preludio para introducir a quien escucha. Así también la introducción es el preludio para escuchar la sinfonía que es el sermón. También la introducción puede ser comparada a la entrada de una casa. Justo Anderson señala que la introducción es un puente entre el tema y la primera división. Ella llama la atención y prepara la mente del oyente para la consideración del tema.2 Para Orlando Costas “La introducción es la parte del sermón que establece contacto con el auditorio”3 Por su parte Broadus afirma que la introducción tiene el propósito de despertar interés en el tema y de preparar al auditorio para entender dicho tema.4 Para James Crane la introducción es aquella parte del sermón que intenta lograr que los oyentes tengan buena voluntad para con el predicador, que le entreguen su atención, y que estén dispuestos a recibir las enseñanzas que él les quiere compartir.5 Finalmente es valioso considerar a Grady Davis quien estudia los conceptos “atención” e “interés”, los cuales son distintivos del propósito de una introducción. Davis señala que “atender” e “interesarse” son verbos transitivos, es decir, que mueven la acción hacia alguien o algo. Del mismo modo el propósito de la introducción es “introducir” el tema central de ese sermón en particular.6 B. ¿Cuáles son los propósitos de la Introducción?
1 2

José Martínez. Ministros de Jesucristo, pp. 169- 170 Justo Anderson. Manual de homilética para laicos, p.62 3 Orlando Costas. Comunicación por medio de la predicación, pp. 85-86 4 John Broadus. A treatise on the preparation and delivety of sermons, pp. 267-268 5 James Crane. El sermón eficaz, p. 160 6 H. Grady Davis. Design for preaching, p. 186-187

cit. Por su parte Crane 10 dice que la introducción debe abarcar entre un cinco y un quince por ciento de la extensión total del sermón. op. p. Este movimiento debe ser natural. p. cit. 48 Costas. 3) Intenta remover prejuicios contra el predicador o el tema. op. lo familiar. pp. La introducción debe dar una respuesta general a la pregunta: ¿Sobre qué ha de hablar el predicador? 5) Debe introducir el pasaje bíblico relacionándolo con la temática de la introducción y resumiendo brevemente su contenido. lo conocido y desde allí moverse suavemente a lo desconocido o a lo espiritual. La introducción debe lograr este objetivo. cit. op. José Martínez señala que la introducción “nunca ha de ser un plato fuerte que sacie e impida el aprovechamiento de la comida que ha de seguir” 11 7 8 Lloyd M. El auditorio sólo escuchará aquello por lo cual tenga interés. 162-163 11 Martínez. Lloyd Perry cita las palabras de Phillips Brooms quien dijo: “Un buen sermón encuentra a los oyentes donde están y los deja a los pies de la cruz”. pp. para ello enfatizará la importancia del tema.La introducción cumple varios propósitos sumamente importantes: 1) Ella busca despertar interés en el tema. la cual es el corazón estructural del sermón. 170-171 . Costas8 sugiere no más de cinco minutos mientras que Perry9 señala que no debería ocupar más del quince por ciento del tiempo destinado al mensaje completo. pp. ¿Cuáles son las características de una buena introducción? 1) La introducción debe comenzar con lo natural. 7 2) La introducción debe moverse hacia la proposición. C. op. Es decir. 2) Debe preparar la congregación para lo que sigue. Este preparar incluye elementos intelectuales. recuérdase que es sólo un aperitivo que prepara la comida fuerte que es el cuerpo del sermón. la introducción debe dejar limpio el camino para la exposición del tema y para la aceptabilidad de ese predicador en particular. lógico y nunca forzado. 4) Ella debe ser sencilla. 4) Debe eliminar la ignorancia de los oyentes en torno al tema. 3) Ella debe ser breve.86 9 Perry. cit. emocionales y ambientales.49 10 Crane. Predicación bíblica para el mundo actual. Perry.

13 8) Ella debe ser clara y entendible. La introducción debe ser interesante porque ella lo que pretende es despertar el interés del auditorio por el tema que se tratará. Pero este error trae consecuencias muy negativas en la asimilación del resto del mensaje por parte del auditorio. que no sea importante para el sermón. Debe ser prudente y sabia en cuanto a que hablar y que no hablar en esos primeros momentos decisivos. ella no es una buena introducción para este sermón”. ella es la introducción precisa para ese sermón en particular y para ningún otro. Se ha de guardar el mayor ímpetu para el clímax del sermón. cit. cit. op. 188 . 7) La introducción debe ser adecuada: Es decir. ¿Cómo preparar una buena Introducción? Para preparar una buena introducción se deben tener en cuenta las siguientes sugerencias: 1) Debe ser cuidadosamente preparada: Algunos predicadores le prestan poca atención que suelen abandonarla a la improvisación. con la sola excepción de las últimas líneas de la conclusión. las excusas y todo lo que lleve un sello de falta de sinceridad. Se le atribuye a Napoleón el dicho “en una batalla son los 12 13 Crane. Debe evitarse ofender al auditorio. Según Crane 12 estas palabras iniciales de la introducción son más importantes que cualesquiera otras que se digan en todo el sermón. tanto humorístico como serio. 11) Ella debe ser llena de texto. op. 12) Debe ser apropiado en la entrega: Se recomienda que no sea predicada en voz tan alta. Debe prepararse pensando en el oyente. No debe recibir el púlpito y decir al auditorio esta noche escuchará el sermón que jamás olvidará en sus vidas. 6) Debe ser amistosa: Recuérdese que en ella el predicador intenta conseguir la atención del auditorio. Davis precisa “Si la introducción pudiera posiblemente ser usada para algún otro sermón aparte de este. ni tampoco que sea demasiado emocional. En la introducción se deben evitar los asuntos complejos y la presencia de lenguaje técnico ya que esto provocará un rechazo de parte del auditorio. p. p. nadie quiere oír a alguien agresivo y poco amistoso.5) Debe ser interesante: Para esto es de vital importancia que se dé atención especial a la primera oración gramatical. Por esto debe evitarse todo material. 9) Debe ser sincera: En la introducción se deben evitar las adulaciones. 10) Debe ser modesta: El predicador no puede prometer lo que no puede dar. 161 Davis. D. El auditorio percibe muy rápido cuando el predicador no está siendo honesto y verdadero con ellos.

3) Debe ser redactada después de haber realizado todo el resto del sermón. eslabonándolo con el tema.Esta debe conducir (desembocar) directamente en la proposición y la oración de transición. Floyd Woodworth. 5) Debe haber variedad en los tipos de introducción que se utilizan. pp. Pensando lo cual su mente se desconecta. 277. Le toca resolver primero cuestiones básicas en cuanto a la forma general de la estructura. La escalera de la predicación. a) La oración de acercamiento (de apertura) . Sobre la preparación cuidadosa de la introducción. 14 15 Ruben Gil.”14 2) Debe ser escrita en oraciones gramaticales sencillas y completas.primeros cinco minutos los que determinan el resultado”. Rubén Gil ha escrito lo siguiente: “Una introducción debe prepararse con minuciosidad porque de ella depende que el auditorio nos dedique su atención desde un principio.15 4) Debe tenerse presente que la introducción tiene tres partes esenciales. si no es así cualquier tema puntual presentado hace exclamar mentalmente al que conoce el Evangelio: “Esa película ya la he visto”. Nada peor que cada domingo predicar y utilizar el mismo tipo de introducción. 108-109 . Esto permitirá que la transición sea mucho más fácil y le dará coherencia y la dinámica que son fundamentales en una buena introducción. E. Una regla fundamental de la enseñanza es introducir lo desconocido por lo conocido de modo que un acontecimiento o asunto conocido por todos podrá hacer una buena introducción al mensaje. La variedad da frescura y vida a la introducción.Esto es la oración que abre el sermón b) El cuerpo de la introducción . Hacia una predicación comunicativa. p. Floyd Woodworth nos explica magistralmente la razón por la cual la introducción es la que se deja para el último en la preparación del sermón: “No se prepara en el principio por el mismo motivo que el arquitecto que se sienta a trazar el plano de un edificio no comienza a preocuparse por el color de la puerta de entrada. ¿Cuáles son las fuentes de material para la introducción? 1) Se puede introducir el mensaje empleando algún conocimiento ya poseído por los oyentes. Esta redacción de la introducción debe hacerse mucho antes de entrar en el púlpito.Este es el desarrollo de la oración de acercamiento c) La oración que cierra la introducción .

etc. puede servir para introducir ciertos mensajes. 3) La historia del caso: Frecuentemente se puede introducir el mensaje por referir los acontecimientos que forman el fondo histórico del texto.2) El texto: A veces el mismo texto provee el mejor material para la introducción. Bien utilizados sirven para llamar la atención del auditorio y a la vez presentar un tema. 9) Una buena poesía también puede servir como introducción. por ser muy conocido. La precaución que se ha de tener con esta clase de introducción radica en que la gente puede quedar tan intrigada con la rareza del caso que sigan pensando en eso en vez de seguir el desarrollo del mensaje. las guerras. por su construcción. 6) Ilustraciones. Estas no se presentan en la introducción con el objeto de doctrinar sino de dirigir la consideración de sus oyentes a lo que sigue. 5) Las costumbres de los tiempos bíblicos. los pánicos financieros. Para esto es fundamental que la ilustración presentada tenga una relación directa con el tema y llame de veras la atención. El estudio del contexto y de los pasajes paralelos revelará tales circunstancias. La actividad mental que surge como resultado de una acertada pregunta se encauza hacia el tema del mensaje. El resultado es un gran despertamiento del tema. un objeto. un gráfico. una parábola. . Referirse a las fiestas nacionales. 8) Mencionar algo fuera de lo común es otra forma de despertar el interés. Puede ser una anécdota. o por ser generalmente mal interpretado.. Esto obliga al auditorio a pensar en una buena respuesta. ya sea. 10)Usando un dicho o un proverbio. siempre que sea bien narrada y no entre en muchos detalles. La naturaleza humana siempre se interesa por lo raro. Hágase uso del diccionario bíblico para averiguar sobre este particular. 7) Es muy eficaz también el uso de una buena interrogante. Hay que hacer preguntas que estimulen a los oyentes a pensar sobre algo relacionado con el tema. La cuestión fundamental es que tal experiencia esté realmente relacionada con el tema control del mensaje. La ilustración puede ser real o hipotética. Al ser humano siempre le interesa lo que sucede a los demás. Se debe seleccionar bien la poesía para que se vea la relación de ella con el tema del mensaje. una lámina. 11) Puede servir una experiencia personal. El idioma español está repleto de dichos interesantes que encierran verdades prácticas. 4) La relación del tema a los tiempos.

etc. clarificarla o ampliarla. Esta introducción utilizando la proposición es una de las más fáciles y eficientes metodologías de acercamiento al tema. 14)La ocasión es un buen camino para formar una interesante introducción.) no se ha de perder la ocasión como base para la introducción del sermón. Siempre que el sermón se presente en una ocasión especial (boda. navidad.12)Seleccionar una palabra o una idea de la proposición para definirla. . 13)Otra forma de introducir el sermón es a través de una declaración franca del propósito que el predicador espera lograr mediante su mensaje.