You are on page 1of 19

Proceso Creador y Psicoanálisis

Escrito por María Dolores López Mondéjar

“Sin locura, el mundo sería lúgubre” Maimónides, siglo XII. En “El poeta y los sueños diurnos”[i] (1.907-1.908) Freud postula que “Todo niño que juega se conduce como un poeta, creándose un mundo propio, o, más exactamente, situando las cosas de su mundo en un nuevo orden, grato para él...el poeta hace lo mismo que el niño que juega, crea un mundo fantástico y lo toma muy en serio: esto es, se siente íntimamente ligado a él, aunque sin dejar de diferenciarlo resueltamente de la realidad”.

“Los instintos insatisfechos son las fuerzas impulsoras de las fantasías, y cada fantasía es una satisfacción de deseos, una rectificación de la realidad insatisfactoria”. Aristóteles señalaba que la felicidad no tiene historia, aspecto que también comparte Mario Vargas Llosa.

Y en relación a la novela añadirá: “Acaso la novela psicológica debe, en general, su peculiaridad a la tendencia del poeta moderno a disociar su yo por medio de la autoobservación en yoes parciales, y personificar en consecuencia en varios héroes las corrientes contradictorias de su vida anímica”.

La poesía al igual que el sueño diurno sería la continuación del juego infantil. Como receptores de sus versos, el poeta nos ayuda también a gozar de nuestras propias fantasías.

La construcción de la obra literaria sería para Freud un proceso que unifica el presente con el pasado: “Un poderoso suceso actual despierta en el poeta el recuerdo de un suceso anterior, perteneciente casi siempre a su infancia, y de éste parte entonces el deseo, que se crea satisfacción en la obra poética, la cual del mismo modo deja ver elementos de la ocasión reciente y del antiguo recuerdo”.

En última instancia, el proceso creativo sería para Freud, como para todo el psicoanálisis actual, un misterio.[ii]

1 / 19

Balzac confesaba que “cada mujer con la cual me he acostado. El origen sexual de la energía necesaria para crear es ya apuntado con anterioridad a Freud por algunos autores. de ahí que Julia Kristeva[iii]. La sublimación afecta a “pulsiones parciales”. en material aceptable socialmente. y su resultado será óptimo si se sabe acrecentar el placer del trabajo psíquico e intelectual. como las fantasías del hombre corriente. como veremos más adelante. la cual lo transforma en “cultura”. recorra las semejanzas y diferencias entre el artista y el perverso. y que no consiguen integrarse en la forma genital de la sexualidad. Sobre este material de origen sexual pero reprimido.. La sublimación de los instintos contribuye a ello. Las satisfacciones de esta clase. de manera que eludan la frustración del mundo exterior . por lo que satisface al Super-yo y atraviesa su censura. en la encarnación de sus fantasías”. actúa el mecanismo de la “sublimación”. aquellas cuya satisfacción es oral o anal. Estas pulsiones se convierten en “energía del yo” capaz de ser desplazada a actividades no sexuales. están destinadas a 2 / 19 . como la que el artista experimenta en la creación. “recurre al desplazamiento de la libido . La sublimación deriva del amor al Yo y es posible sublimar tanto las pulsiones sexuales como las hostiles.. se desplaza hacia él. En tal caso el destino poco puede afectarnos. En “El malestar en la cultura”. Las producciones artísticas. lo cual hace posible su desexualización y su posterior investidura en objetos no sexualizados y culturalmente aceptables.El problema consiste en reorientar los fines instintivos. La transformación de una actividad sexual en una actividad sublimada necesita un tiempo intermedio: la libido se retrae sobre el Yo. derivando la pulsión hacia un nuevo fin no sexual.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar La obra literaria surge en el inconsciente del sujeto a causa de la represión de las representaciones unidas a una pulsión sexual que por sí misma procuraría placer. es una novela que no he escrito”. pero que amenaza con provocar displacer en relación con otras instancias psíquicas (el super –yo y/ o el Yo). dirá Freud que el hombre para luchar contra la infelicidad.

Ahora bien. encerrado durante los últimos años de su vida en un manicomio con una psicosis delirante. Pero para la producción de la obra artística ha de darse en un primer momento. y a menudo. en la psicopatología de los artistas. por intolerable. el “retorno de lo reprimido” consiste en que los elementos que han sido reprimidos. Por ejemplo. Otro tanto podríamos decir de F. chistes. y que él no trata en modo alguno de ocultar. puede explicar que algunos locos geniales logren desplegar su capacidad creativa a pesar de su psicosis. A este respecto Luis Fernando Crespo Gutierrez [iv] señala en “La obra plástica de un esquizofrénico”. medicado con litio desde hace años. que lo “capacita” para reinventar otra. la psicosis maníaco-depresiva de Cabrera Infante . con la cual podemos coincidir en líneas generales.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar satisfacer deseos. la forclusión del Nombre del Padre que decía Lacan estaba en el origen de la psicosis. al analizar la obra freudiana. su ruptura con los cánones de la lengua madre bien puede deberse a una versión sublimada de la omnipotencia megalomaníaca de una de las fases de su enfermedad. sueños. en el sentido de que la división propuesta por Bion entre una parte psicótica y otra no psicótica en la personalidad de los pacientes psicóticos. nos encontramos con otros casos. La obra literaria como formación del inconsciente sería también una “formación de compromiso “entre dos instancias contrapuestas: la necesidad de expresión del Ello del escritor (regido por el “principio del placer”) y el control de su Yo y Super-yo (regidos por el “principio de la realidad”). Su concepción del superhombre. Su intensa experimentación lingüística. pueden interpretarse como una forma de falta de inscripción en la cultura. Estas representaciones sufren una deformación para ser toleradas por la conciencia. Esta es la opinión de Isabel Paraíso. en opinión de Crespo. como formación de compromiso: son los síntomas. una suspensión de la conciencia crítica durante la etapa de inspiración. Aunque nos parece que se está hablando siempre aquí de un aparato psíquico con sus instancias bien constituidas. actos fallidos. Decía Octavio Paz: “El ser y el deseo pactan por un instante”. Lo cual matizaría. entra por la ventana como una nueva “formación de compromiso”. ausente entonces el pensamiento racional. el reconocimiento del odio y la destructividad hacia los padres. tienden a aflorar en la consciencia de forma deformada. un aparato de un neurótico. hemos dicho que en el origen de la sublimación están las representaciones reprimidas porque crearían un displacer en el sujeto. y toda la fuerza con la que arremetió contra lo instituido. Nietzcche . aunque autores como Poe digan que el poema es racional desde su primera línea hasta la última (Borges parecía no creerse de él esta afirmación). la muerte de dios. la 3 / 19 . algo que podríamos aplicar a la obra literaria. a producir una rectificación de la realidad insatisfactoria . lapsus. Por ejemplo. por la represión y la censura. lo que sale por la puerta de la conciencia. pero nunca anulados por la “censura”.

Los héroes culturales serían aquellos que . De esta renuncia surge la sublimación al volver al yo la libido sexual dirigida a la madre.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar afirmación de Kris de que el arte. en palabras de Celia Amorós[viii]. para fines aceptables socialmente. Irene Mele r[v] señala como Freud. “Los regímenes políticos de dominación extrema atentan contra el desarrollo de la capacidad de vivir de forma creativa. la niña no teme la castración y por lo tanto su relación con la sublimación. sólo en casos excepcionales pudieron individuarse permaneciendo en su mayor parte como las “idénticas”. y renunciará a ella para conservarlo ileso. alentado por la madre. al estar ya castrada. La niña no estaría en la misma situación. 4 / 19 . en un estatuto de objeto del deseo de los otros (padre o marido)”. será más lábil. sino atribuir la escasa contribución de la mujer al mundo cultural a la dominación masculina.910) intenta explicar la creatividad atendiendo a un desafío del poder paterno. En el sentido del arte como transgresión. y ponerse a disposición. En palabras de Irene Meler[vii]. mediante desplazamiento. o sea. que al ser objeto de regulaciones sometedoras. Para Freud[vi] hombres y mujeres tendrían diferentes posiciones en la creación puesto que “las mujeres. en “Un recuerdo infantil de Leonardo Da Vinci” (1. efecto del super-yo que en su caso es más débil. como fenómeno estético está relacionado con la integridad del yo. La crítica literaria feminista y los estudios de género abundan en esta concepción que tendría como pionera la obra de Virginia Woolf “Una habitación propia”. se animan a transgredir. “Freud considera que los hombres deben poder superar el temor al incesto ante la madre y la hermana. donde con esa metáfora de un espacio exterior redunda en la necesidad de conquista por parte de las mujeres de una subjetividad propia. Señala Meler..no poseen sino en muy escasa medida el don de la sublimación”. el niño edípico que desea a la madre teme perder su pene a manos del padre. alentados por la creatividad materna. y coloca la ausencia de este hecho en el origen de las dificultades de la mujer para crear.. y a innovar. Hoy día no podríamos seguir pensando de igual modo en relación a la capacidad de sublimación de hombres y mujeres. La independencia de criterio. la capacidad de transgredir el sentido común consensual. así como en la expresión de la misma. para alcanzar capacidad de pensamiento independiente”. derivarían de ese hecho. Esta afirmación se explica porque para él la sublimación es consecuencia en el hombre del miedo a la castración. Podemos extender esta caracterización a las mujeres.. según Freud.

que se articula perfectamente con la de André Green que explicaremos posteriormente.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Jung (1875-1. plasmador del alma activa de la Humanidad. “inconsciente personal”. como tal. El “arquetipo” junguiano tiene que ver con ciertos motivos que se repiten formalmente y con significación casi idéntica tanto en sueños y fantasías individuales como en la mitología y folclore de los pueblos más diversos. un elemento compartido por toda la humanidad. El decía de su proceso creativo que se sentía vehículo de la palabra. Esto es así porque para Jung el inconsciente es una instancia intrapsíquica individual. En palabras de Silvia Bleichmar “el inconsciente no existe desde el comienzo de la vida. entendido como los efectos del lenguaje en el niño. “el depósito constituido por toda la experiencia ancestral desde hace millones de años. consigue hablar. es un producto de la cultura fundado en el interior de una relación sexualizante con el semejante”[x]. Como tal lenguaje. 5 / 19 . o también. (al cual) cada siglo añade una cantidad infinitesimal de variación y de diferenciación”. no es dueño de su escritura. se coloca en una posición radicalmente opuesta a la del creador del psicoanálisis. el arte del artista pasa por él.929). Para esta autora la creatividad está ligada a la “reparación”. En el sentido junguiano del artista poseído por el arte hemos oído comentar la creación literaria al desaparecido poeta José Angel Valente . es “hombre colectivo”. Sin embargo. como un impulso que se apodera de él y convierte al hombre en instrumento suyo”. Agustín García Calvo [ix]opina también que “el poeta no es más que un intermediario por boca del cual el pueblo. para Jung. y sobre todo. el eco de los acontecimientos de la prehistoria. que es el que sabe. es Melanie Klein [xi] (1. Hay otros muchos autores que destacan este sentido de “prestarse” a la expresión de algo que les trasciende. los rasgos comunes que nos igualan. vocero de la poesía. el psicoanálisis actual no entiende el inconsciente colectivo junguiano como algo congénito. Veamos más detenidamente esta hipótesis.. toda creación es una “re-creación” de un objeto destruido del mundo interior. aunque hablado singularmente por una concreta lengua materna. éste comporta un baño de cultura que es común para quienes forman parte de ella. así pues no hay poesía personal que no sea fraudulenta”. el artista. la transgeneración del inconsciente individual. discípulo de Freud que posteriormente estableció una enorme distancia con sus teorías. El autor. Una psicoanalista cuya obra arroja luz sobre el proceso creador. el “inconsciente colectivo”.961). no nace en él: “El arte es algo congénito al artista. tienen que ver con el origen histórico y cultural del inconsciente. formado por “la estructura peculiar de las condiciones psíquicas previas de la conciencia. transmitidas por herencia a través de las generaciones”.

el objeto perdido es el objeto odiado y fantásticamente destruido por el odio del niño. para Melanie Klein. un esfuerzo por conseguir su amor. pues una obra creativa conlleva dolor y trabajo de duelo. suele ser los progenitores en nuestra cultura. belleza y horror están próximos. de reconstrucción del objeto bueno en el interior de uno mismo. secundariamente. cuando le proporciona frustración. “La escritura es semejante al trabajo del duelo. Ejemplifica lo anterior con Proust. en el cual el sujeto renuncia progresivamente a los objetos exteriores y se vuelve hacia su interior. y. aparece durante el segundo año. por ejemplo en ausencia de éste. Las experiencias de frustración provocan odio en el niño y deseos de atacar esa imagen o representación mala. y la necesidad de reparar este buen objeto. La sublimación. con la adquisición del lenguaje. Comprende la ambivalencia del objeto y su propia ambivalencia y teme que su odio hacia el objeto.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Para Klein al principio de la vida humana el bebé no percibe a quienes le rodean como objetos totales. El niño se siente culpable de su odio y esta culpa le lleva a creer que ha destruido el objeto amado. La creación de símbolos es el efecto de una pérdida. La obra de arte representa una elaboración de pulsiones destructivas y de la culpabilidad que está ligada a ellas. Otro psicoanalista perteneciente a la Psicología del Yo. Son innumerables los escritores que declaran que escriben para ser amados. para garantizarse el reconocimiento y el amor de los otros. De ahí que surja el sentimiento de duelo. “el preconsciente 6 / 19 . Klein llamará a este estado “posición esquizo-paranoide” que se caracteriza por la falta de ambivalencia en el objeto y la escisión en dos de la experiencia. objeto malo. para recomponer en su Yo el objeto perdido” El escritor vuelve a dar vida en su libro al objeto perdido. Este objeto perdido es asimilado por el yo y se convierte en un símbolo en su interior. de aflicción por el objeto amado. que reúne en sí las experiencias de satisfacción. le haga perderlo. al mismo tiempo que un triunfo sobre el caos interno del creador. por lo que teme también ser atacado por ella. acentúa la importancia del preconsciente en la producción artística. que reuniría las experiencias de frustración. de recomponer a la madre destruida en su fantasía. En palabras de Hanna Segal [xii]. Kris . durante el desarrollo de la posición depresiva. como defensa neurótica para reparar el objeto dañado. objeto bueno. La creatividad estaría ligada a un acto de reparación. podemos añadir nosotros. otra psicoanalista de le escuela kleiniana. Para Segal. Si todo marcha bien. sino que va experimentando sucesivamente experiencias de satisfacción y de frustración que se inscriben en su psiquismo como imágenes de alguien ahí afuera. E. separado de otra inscripción. esta posición será sustituida por la “posición depresiva” el niño toma conciencia de que quien le proporciona satisfacción y frustración es la misma persona. de re-crearlo. el cual dirá: “un libro es un gran cementerio donde sobre la mayor parte de las tumbas no se puede ya leer los nombres borrados”. para seducir.

vuelve a ese espacio transicional. para sublimar la angustia que comporta la aceptación de la realidad: “ A través de la expresión artística podemos esperar mantenernos en contacto con nuestros yoes primitivos. y se angustia.W. que explica la sensación de libertad que a menudo embarga al creador y su acceso a contenidos más profundos. es asignado al “espacio potencial” que se sitúa entre lo externo y lo interno. entre la simbiosis y la independencia. Este temor al “desmoronamiento” ante el porvenir remite de hecho. con acceso a la consciencia. a conflictos que son difíciles de expresar para otras personas con más censura y separación entre las instancias.[xiii] cuyo concepto de “objeto transicional” esclarece el proceso de simbolización según este autor. Aporta una idea que a mi juicio es muy esclarecedora del proceso de creación: la de “ sintonicidad del Yo ” o integración del Yo con el Ello y con el Super-yo. entre el sujeto y su entorno. y en verdad que somos pobres si sólo estamos cuerdos”[xiv]. lo subjetivo y lo objetivo. de los que se derivan los sentimientos más intensos e incluso unas sensaciones terriblemente agudas. separación de la madre. Como ya vimos. Cuando la madre se ausenta para el niño es como si no existiera. con la creatividad. el juego al que el niño se aplicará para evitar la angustia. que comienza en la infancia y comprende objetos y fenómenos transicionales. a lo que ya sucedió en el pasado. y no ha encontrado sitio para alojarse. el niño se servirá de un objeto que la representa en su ausencia. madre casi siempre. El placer estético..a este objeto que posibilita la separación recreando simbólicamente el objeto ausente. Durante este proceso de separación-individuación de la madre. éste es el espacio del juego del niño. aunque sí su homosexualidad. trabaja con la energía móvil del Ello y la energía ligada del Yo y es el depósito de muchos recuerdos y fantasías no reprimidos. el proceso de simbolización aparecerá ligado al amor que el niño siente por sus objetos.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar es el nombre técnico de la musa”. al principio de la vida del niño la desaparición de la madre comporta su inexistencia. D. 7 / 19 . Winnicott atribuye la experiencia artística al reino de la vida mental. La pérdida de vida creativa engendra una especie de angustia próxima al sentimiento de la imposibilidad de existir. hasta que poco a poco va construyendo dentro de él una imagen de la madre que se conserva cuando ella no está.. Winnicott propone un modelo alternativo al freudiano y critica el artículo de Freud sobre Leonardo alegando que no puede explicar su genialidad. asegurando fantasmáticamente la proximidad del objeto amado al mismo tiempo que deforma la realidad y produce otra realidad más acorde con las necesidades afectivas del sujeto (presencia y no ausencia del objeto y soledad). al juego simbólico. Winnicott le llamará “ objeto transicional ”. El yo. Así pues. el deseo de crear. De primordial importancia para el psicoanálisis actual sigue siendo la obra de Winnicott . Zona intermedia entre la consciencia y el inconsciente. un chupete. un juguete. y cumple en el ser humano una función defensiva contra la angustia de separación.

Se trata de lazos cognitivos con el mundo que nos permiten no sentirnos aislados. una madre que sigue viva. Como tentativa de dominio de 8 / 19 .. pues nos parece que resume e integra las anteriores. pues no puede consolarla. luego sobrevino el desastre que provocará una depresión en el infante que no es percibida por el sujeto en el momento actual. un núcleo frío. Primero se sintió amado. defendiéndose por distintos medios de la angustia. contra lo que se podría creer. por ejemplo la música o la poesía. Se produce un cambio en la imagen de la madre. En los inicios de los cuidados del niño por la madre se produce un episodio que Green explica en los siguientes términos: “La madre muerta es entonces. semejantes a los fenómenos transicionales. a las cuales el sujeto tiene que volver para partir luego”. lo que le hará sentir su impotencia. pues a nuestro juicio integra lo más interesante de las teorías anteriores. “El fundamento de estos últimos es la necesidad de crear sustitutos simbólicos sustentadores para reemplazar las fuerzas primitivas de seguridad y protección.. Vamos a entrar ahora en una hipótesis sobre la creación literaria e intelectual que me es muy querida. hasta ese momento.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Según Morris N. Uno de estos medios será la procura del sentido perdido que estructurará el desarrollo precoz de las capacidades fantasmáticas e intelectuales del yo. se trata del concepto de André Green [xvi] de “la madre muerta”. El niño intentará en vano una reparación de la madre absorbida por el duelo. durante el tratamiento analítico. por alguna razón se ha deprimido por varios factores: pérdida de un ser querido o una depresión desencadenada por una decepción que inflige una herida narcisista (fracasos). como lo demuestra la vitalidad del sujeto. cuyos antecedentes podríamos encontrarlos en las notas ya expuestas de Melanie Klein.esas actividades e intereses representan bases seguras internalizadas. Está en juego aquí una separación real del sujeto que habría abandonado al sujeto. Eagle [xv] para Winnicott ciertas actividades culturales. un trauma narcisista que comporta una pérdida de amor y una pérdida de sentido . La madre. pues el bebé no dispone de razón alguna para explicárselo. son regresiones terapéuticas periódicas. Esta depresión infantil deja una marca indeleble sobre las investiduras eróticas del sujeto. En todos los casos la tristeza de la madre y la disminución de su interés por el hijo se situaría en un primer plano. se había anudado a la madre con una relación rica y feliz. sino que se expresa como “depresión de transferencia”. pero que por así decir está psíquicamente muerta a los ojos del pequeño hijo a quien ella cuida”.

Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar la situación traumática pero condenada al fracaso. en las que a partir de los años veinte se advierte un amago de muerte. en un esfuerzo por reanimar a la madre muerta . que permite una felicidad inhibida y desplazada obtenida por medio de objetos que son y no son lo que ellos representan”. “romper la acción de la represión no significa ofrecer a la vista el inconsciente en estado de desnudez. La necesidad de encontrar un sentido está presente casi siempre en las manifestaciones de los creadores sobre el origen de su creatividad. distraerla. por las vicisitudes del devenir mujer al margen de los esquemas sexuales establecidos por los hombres. ¿una búsqueda de un sentido perdido que ella intenta reencontrar mediante su obra?. pero apunta a una experiencia de satisfacción previa que capacita para buscar una salida lograda para la insatisfacción. de un malestar. A juicio de Mannoni “Sus novelas. buscará una procura de sentido. el lugar de la ausencia. La preocupación de Virginia Woolf por las mujeres[xix]. pero. hacerla reír y sonreír. Maud Mannoni [xviii] analiza la obra de Virginia Woolf y se interroga sobre el origen y las fuentes de su creatividad. irradian siempre una gran ternura y giran sobre el intento de la protagonista por llenar. con una mezcla de amor y odio. El inconsciente hace comunicar un espacio corporal “sensual” con un espacio textual que es aquel de la obra”. recuperar su atención y su amor. por interesarla. En el segundo tiempo. Como vemos estos serían los ingredientes de la creación intelectual y artística. ¿no sería una pregunta acerca de la madre que no le acompañó en su trayectoria hacia la feminidad?. Es decir. 9 / 19 . de la ausencia “irrecuperable””. lo que dota al niño de la fuerza necesaria para salir del sentimiento posterior de abandono. parte de una insatisfacción. una narrrativa que explique lo incomprensible. hubo establecimiento del objeto e investidura de este. Green aúna en su teoría dos componentes a nuestro juicio esenciales para comprender la creatividad: en un primer momento hubo narcisicación del niño. sino rebelar la relación eficaz entre el inevitable disfraz y el descubrimiento indirecto al que la obra da licencia para formularse. Nos encontramos con que Virginia perdió a la madre a los trece años sufriendo una primera crisis depresiva. y . el niño. En “Scéne du théâtre et Autre scéne”[xvii] Green señala cómo la creación rompe la acción de la represión y “el arte ocupa una posición transicional calificada de dominio de la ilusión. devolverle el gusto por la vida. de paso.

”Lo que captamos de los artista. La autora señala cómo “El sector privilegiado de la creación permite al sujeto una recuperación narcisista sin intervención externa . se ha ocupado también de esclarecer el misterio de la creatividad. que tomar conciencia de que su dolor proviene de su propio organismo.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Cada uno de los libros de Virginia Woolf desembocaba en una recaída depresiva previa a la renovación de su inspiración literaria. hasta un trabajo psíquico inconsciente donde la fantasía inconsciente tiene un papel fundamental. El recurso a las fantasías de objeto puede considerarse como una defensa contra el sentimiento de indefensión del bebé cuando lo invaden sensaciones dolorosas contra las cuales está inerme. que cesan con el regreso de la inspiración.. su odio a una civilización que califican de enferma”. Los inicios de la actividad de la fantasía tienen que ver primordialmente con cenestesias estrechamente vinculadas con las pulsiones y sus substratos biológicos. arrojándose al Támesis. cuando contaba 59 años. En este sentido Octave Mannoni . La sublimación. poetas y dramaturgos. Experiencia que todos los creadores tienen de sufrir microdepresiones después de acabar cada uno de sus libros. más elaboradas y de naturaleza visual y verbal. Se trata de lo que llama matrices primarias de fantasías . “Las olas”. recalcará el malestar con la realidad que caracteriza al artista . Para ella. su violencia. colmar sus déficit narcisistas de manera autónoma.. y de las insuficientes posibilidades de eludirlo por medio de la propia obra. por intermedio del acto creador. Finalmente. Como si una conciencia del dolor muy aguda.941. matrices de futuras fantasías e imaginaciones. Artaud. del cual uno puede deshacerse (vomitando. conectadas con sensaciones corporales y no vinculadas a las palabras y a las representaciones visuales. 10 / 19 . escupiendo.. logran. o. En este sentido la creación es una autocreación”. como dice A. sueño diurno. defecando).. un cierto número de fantasías inconscientes están. el agua.. el retorno . en primer lugar. pintores. parecen decirnos los artistas suicidas. es su poder de proyectar sobre otra escena ( su obra) su angustia. escritores. J. Virginia se suicidó en marzo de 1. no es del todo una defensa lograda frente a lo intolerable de la existencia. El suicidio de los escritores nos habla de un anhelo de satisfacción que va más allá del que la obra misma y la realidad puede procurarles. En “El poeta y los sueños diurnos: un comentario”[xxi] Smirgel hace una crítica de las tesis freudianas ampliando el origen de la creatividad desde la actividad consciente. como por otra parte están demostrando las neurociencias en la actualidad. Chasseguet-Smirgel [xx] autora francesa cuyas aportaciones han contribuido a esclarecer la sexualidad femenina. acabasen con cualquier deseo de reproducir sine die la altenancia entre la creación y la sequía creativa. su rebeldía. Resulta más tranquilizador imaginar aquí que existe un enemigo interno.

es el motor del deseo. esto es. es muy frecuente en toda la literatura. el simbolismo.) a plegarse a nuestra visión interior de lo que queremos. 11 / 19 . recreando autónomamente el espacio de unión objeto interno-objeto externo. para que el producto final pueda devolvernos la resonancia de un yo como la madre receptiva y contenedora que realmente experimentamos o quisimos que hubiésemos tenido. La identidad de percepción se asocia para él al deseo. pero que tiene efectos de transformación de éste. la creación tendría que ver con una intensidad pasional que se alimenta de la identidad de percepción y se tamiza con la identidad de pensamiento. estos aspecto de independencia en la consecución de un deseo. que tantas veces se localiza en la infancia. con independencia del mundo exterior. El principio de placer como principio de placer realidad que permite una actuación intersistémica. un acuerdo entre identidad de percepción y de pensamiento: una formaciónd e compromiso entre el yo y el ello. Como el juego. Rother de Horsntein [xxiii]. escritura.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Esta fuga hacia el objeto permite que se desarrolle el aparato psíquico. como he señalado en una de mis novelas.. sin embargo. el artista huye de la realidad porque ésta es fuente de frustración y de displacer y recrea un mundo a su antojo. señala cómo las experiencias originales de placer y displacer no son memorizables.. A mi juicio. M. De este modo nos permitimos separarnos a la vez de esa primitiva relación con nuestra madre. La idea de ese paraíso perdido. de autonomía del creador del principio de realidad. los autores crean un mundo propio en el que refugiarse de “las inclemencias del tiempo y de la vida”[xxv]. para que exista sublimación es preciso algo más acá del principio del placer. escultura. también esté animado por la búsqueda de lo perdido. la fuerza activante de lo pulsional. El ajuste con la realidad lo añade la identidad de pensamiento. la fantasías posteriores. En definitiva. Bajo otro aspecto se expresa Kenneth Wright [xxiv]que entiende la creatividad artística como el medio para encontrar una forma para nuestra experiencia. es un elemento muy importante en la creación literaria. Es la dimensión de dioses que la creatividad concede al ser humano.C. Para Bernardo Arensburg [xxii]. que tuvimos con ella. persisten como una huella imborrable que hace que todo deseo. forzando el medio elegido en el mundo externo (pintura. la creatividad.

el filósofo Gilles Delleuze [xxix] “Escribir implica que hay algo que no va bien en el estado de la cuestión que se desea abordar. Por su parte Julia Kristeva (1. Creo que esta forma de describir el propio proceso creador tiene que ver mucho con la teoría de Winnicott de la ilusión. sino que añade que supone un afecto positivo anticipatorio y no sólo el alivio de la tensión que implica el fantaseado retorno de la madre. tus propias noches. Recomponer el caos”. siempre se escribe contra las ideas estereotipadas”. “Escribir es como coser los harapos rotos del mundo. Creo que escribo para alargar el cuento de las mil y una noches. Este aspecto del orden en el caos lo ha señalado también recientemente José Manuel Caballero Bonald [xx viii] : “A pesar de todo este caos.993)[xxx] al analizar la obra de James Joyce dirá que “Joyce 12 / 19 . por tanto. y de esa insatisfacción es de donde el artista pretende evadirse. he aquí otro motivo que recogen de forma distinta los artistas. escribo contra las ideas estereotipadas. dominar el caos procurando sentido. para añadir noches. las observaciones de Spitz ampliaron el significado del juego del fort-da freudiano. En el campo de la creación intelectual. Durante la creación se tiene la impresión subjetiva de estar en un mundo sin separación entre deseo y realidad: sería el momento de la inspiración. aunque sea para mostrarla. aunque luego vendrá el trabajo de corrección. el dolor. que es el más costoso. que es un recurso para sobrevivir”. inventando narrativas nuevas. Para él no sólo se trata de un juego de dominio de la experiencia dolorosa de perder a la madre de vista. La realidad nos enseñará pronto que nunca existe una adecuación entre el deseo y ella misma. yo tiendo a poner orden en él. Como señala Robert N. intentar crear una cierta armonía. o de la sensación de caos que me rodea. Yo diría. y seguramente ese intento de poner orden en el caos se hace escribiendo”. Dominar la angustia. de la búsqueda de ese espacio transicional donde el niño tiene la fantasía de que el mundo exterior y el interior coincide. y racional. Manuel Rivas [xxvii]afirma de los móviles de su proceso creador: “La literatura es el fuego de la cueva.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar En este punto aparece un rasgo común entre el juego y la creación: el dominio . Ende[xxvi]. Que uno no está satisfecho.

Claudio Magris [xxxi] entiende que no existe diferencia entre biografía y novela. pero las verbaliza”.. de 13 / 19 .. capaz de adaptación y de cambio”. “Pero sobre todo pervive físicamente en sus obras. polimorfas y polifónicas” Para lograrlo. A partir de estos comentarios. derrama o derrocha el síntoma identificatorio como un discurso original: como un estilo. que reside en la capacidad del ente parlante para identificarse con otro sujeto y objeto. E insiste en el compromiso de la escritura con la multiplicidad de facetas del yo. nos quedan al menos dos caminos: leamos literatura. volviendo por tanto extremadamente problemática cualquier representación acabada del individuo y de su relación con el mundo”.. La experiencia amorosa y la experiencia artística. es decir. un yo. “El hecho de desnudar la identificación intrapsíquica en un texto literario se puede interpretar como un “retorno de lo reprimido”. saca a la luz la disarmonía como rasgo esencial de la época. Kristeva levantará una hipótesis sobre la motivación inconsciente del artista. El escribir resulta ser un viaje por los meandros y los infiernos de la multiplicidad. El autor es naturalmente tributario de su biografía en la vida de sus obras. la relación entre vida y escritura está marcada por la ambigüedad. un aspecto opuesto. La identificación es posible gracias al amor que me tienen y que yo tengo al otro. hacia otro cuya fijeza es para mí un punto de referencia y en cierto modo una representación”. unas veces positivo y otras negativo”. Al contrario del mito tan extendido del artista sometido al deseo de su madre... parte o rasgo. inacabados. que sería de otro modo informe y caótico. no por el falo de la madre. fluidos. son las únicas vías que tenemos para preservar nuestro espacio psíquico como “sistema vivo”. “La escritura se refleja en la vida que la ha creado y crea a su vez esa vida... en un proceso ambiguo. examinado desde otro ángulo. sino por el fantasma del tercero al que aspira la madre”. que son su verdadera filiación”.Necesitamos identificaciones múltiples. se toma. No deja de producir identificaciones múltiples. móviles. y tratemos de reinventar el amor. lo deshace. insiste. aspectos solidarios del proceso de identificación. o más bien para defenderse de este deseo...Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar analiza el síntoma de la escritura en su dimensión intrapsíquica. que ha perdido su capacidad de comportarse como soberano.La escritura se asemeja pues más a la actividad nocturna de Penélope que a la diurna. en vez de fabricar el tejido de la vida. continúa. “El artista.que por una parte proporciona orden a la vida –en el sentido de que confiere una forma a su fluir. plásticas. “Hipótesis: porque está más aferrado que nadie al “padre de la prehistoria individual”.. abierto al otro. En psicoanálisis la identificación es un mecanismo que Kristeva define como “la transferencia de mi cuerpo y de mi aparato psíquico en gestación. Podríamos decir que el acto de la creación es un acto de paternidad/maternidad. “Este acto de escritura –escribe. Es decir.parece tener.

. con la verosimilitud de la propia historia que se cuenta. de respirar. Y continúa. Se puede soportar todo el dolor si se le pone en una historia o se cuenta una historia de él”. la repetición en la imaginación. Y sin embargo. 14 / 19 .. Francisco Javier Higuero[xxxiv] al analizar la obra de Jimenez Lozano . Jimenez Lozano.las personas adultas.necesitan las ficciones para vivir?”. esa verdad hecha de nuestros sueños y deseos más secretos. La confrontación inevitable del buen escritor con la nada es similar para él a la experimentada por los místicos y la misma Teresa de Lisieux.el descubrimiento más doloroso a que tienen que enfrentarse los niños y los adolescentes en su crecimiento. (es) al descubrimiento de que la verdad de una vida. la historia “el mundo de la ficción revela el significado de aquello que de otra manera seguiría siendo una secuencia de meros acontecimientos”.. Sin embargo.. Para Martín Garzo. al mismo tiempo...lo importante no es tanto lo que nos sucede sino la forma en que somos capaces de transformarlo en nuestra imaginación”. creo que mi obra procede de una situación de intensa desesperación personal.. una narración que no tiene que ver del todo con la verdad biográfica.. de una manera profundamente pesimista y nihilista de ver el mundo. señala que cuando éste alude al origen de la escritura. de lo aislados que vivimos de los demás. Vemos expuesta. pero es el recuerdo. la alegría que produce poder captar las palabras. la alegría de estar vivo dentro de la propia piel. se encuentra una referencia clara y manifiestamente explícita al nihilismo del vacío existencial. en definitiva. reconoce al mismo tiempo. diciendo. las historias dicen esto: “Tu misión es hacer de tu vida una historia verdadera... de la insuficiencia del lenguaje..Por eso necesitamos el mundo de la ficción. Conseguir arrancar palabras de todo esto. por insuficientes que puedan ser. una procura de sentido. del hecho de que seamos mortales y efímeros.. y contesta con una fórmula de la escritora norteamericana Eudora Welty: “una vida puede contener una esencia. en otras palabras. la teoría psiconalítica de la narratividad. Gustavo Martín Garzo [xxxii] se pregunta. de cualquier vida. es la esencia de todo lo que he hecho”. el que nos dará el elixir que nos permita componer con ella una historia. “¿Por qué los hombres. bajo la forma de un agujero negro.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar autoincluirse en otra genealogía: la de los creadores inmortales. no cabe enteramente en lo real. sino con la coherencia narrativa. utilizando las palabras de Green. he querido expresar la belleza y extraordinaria felicidad de sentirse vivo. la capacidad del yo para contarse y apropiarse de su historia de modos diferentes a lo largo de la vida. En el mismo sentido se expresa Paul Auster [xxxiii] “En el fondo. si es que podemos pensar que existe tal cosa.

hablan de esta capacidad del creador de identificarse con lo femenino y lo masculino y de explorarlo más allá del límite que su propio género le concede. saca su impulso profundo del deseo de paliar. Frida. del amor y de la muerte están presentes en todos los creadores. no exento. así como la corriente homosexual. Aunque los opone en otros sentidos. de Tolstoi de Anna Karenina. junto con la capacidad de simbolizar la acertada integración de nuestras formas orales. Para Joyce Mc Dougall (1. este nihilismo al que aluden Auster y Jimenez Lozano aparece como motor de la escritura. no nos resistimos a parangonar la creación divina con la humana: así como dios crea el mundo de la nada. las faltas dejadas o provocadas por otro”. con los estilos que les determina su biografía. a su vez. para esta autora. la creación de Flaubert de Madame Bovary. El tema del cuerpo –del placer y del deseo-. de terribles dudas que el autor alberga sobre el valor de lo escrito. soledad y desamparo son eludidos. con la alegría que produce el acto de la escritura. El acto creador.993)[xxxv] existiría una similitud entre el mecanismo de la sublimación que está en el origen de la creación artística e intelectual y la perversión. tanto como la “mociones pulsionales activas”. para elaborar proyectos laborales. por un autor de género contrario. si bien momentáneamente. Dio Bleichmar [xxxvi] señala la importancia de la recuperación del amor hacia la madre. en pintura del atravesamiento íntimo que la biografía y la obra de un autor. o de Marguerite Yourcenar de Adriano. En este sentido. de la identidad sexual. como claro exponente. Relaciona la creatividad con el proceso de creación partenogenética. Desesperación. que producirá la estima de sí mediante identificación. inherentes a la bisexualidad.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Esta experiencia de la nada. Esta autora sugiere que la parte creativa del que somos incluye habitualmente la acertada integración de las partes “masculinas” y “femeninas” que hay en nosotros. ambas describen una actividad en la que las pulsiones sexuales se encuentran apartadas de su objetivo original o apuntan a un objeto que no es el de origen. queremos señalar la obra de Frida Kahlo . Es necesario que las mujeres integren la actividad para poder crear. el escritor puebla la nada con sus palabras y sus personajes. anales y fálicas de sexualidad e identidad infantil cuando no lo impiden inhibiciones y la “esterilidad” producida por los traumas tempranos derivados de distintas vicisitudes de relación con la madre que merman el narcisismo infantil. por sus propios medios. donde el personaje es tratado en una profundidad intensa. las identificaciones cruzadas con el padre del otro sexo. superando la herida narcisista asociada con la devaluación cultural de la feminidad . que sufrió un grave 15 / 19 . En este sentido tendríamos que cuestionar la idea de una literatura femenina o masculina. sirven para crear una especie de pareja interna que da a luz un proyecto o idea nueva.

Con respecto a la obra de esta pintora. desde un punto de vista. Quance [xxxviii]aduce: “Cabe sospechar que F. por eso la palabra se obstina en alcanzarlo. que sólo en el juego es posible convertirse en dinosaurio. cuyas secuelas duraron el resto de su vida.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar accidente automovilístico en su adolescencia. La autora sostiene que Frida ha recurrido a la mitología de las diosas en busca de una manera de suplantar esta ausencia de lo femenino. entre lo orgánico y lo mecánico”. Jimenez Lozano[xxxix]. Esa capacidad de fantasear. cada uno de los personajes que lo habitan. y juega. o al hecho de que el signo mujer esté vacío. un ideario sobre las relaciones entre tradición y modernidad. entre salud y enfermedad. permite al sujeto retirarse del mundo y “refugiarse” en la omnipotencia de su fantasía (Rapaport le llamará a este retiro “regresión al servicio del yo”). el misterio de la creación no se agota en el psicoanálisis sino que permanece como todo lo real por fuera de la palabra.”. reparación del otro. son. en “Segundo abecedario”. el no ser”. procura de sentido. Formación de compromiso como el sueño y el síntoma. en palabras de Rita Eder[xxxvii]: “más allá de sus obsesiones por ella misma. Opinión que en cierto modo suscribe Terry Smith al afirmar que la mascarada que efectúa Kahlo en su obra apunta a la ausencia de una identidad específicamente femenina. poco a poco tendrán que ir renunciando a la omnipotencia infantil y aceptar que eso no puede ser logrado. Los niños quieren serlo todo de pequeños. en pájaro o caballo. recuperando la omnipotencia infantil. lujuriosas. tétricas. es decir. que me interesa desde que tuve ocasión de ver sus cuadros cuando era adolescente. como el actor. El creador se niega a la castración. Kahlo se ha retratado hasta la obsesión para intentar rellenar un vacío que. entre sueño y realidad. en un círculo que se cierra de modo adictivo. despliega el mundo de la fantasía y pone en escena. señalaba que él escribía porque era pobre y necesitaba una ocupación hermosa para sentirse más rico.. incluye su retrato en unas obras de referencias míticas. una búsqueda que a su juicio acaba siendo infructuosa. 16 / 19 . de jugar.. quien explícitamente. ordenamiento del caos. se niega a ser sólo un hombre o una mujer. En el mismo artículo continuamos leyendo.. entre lo masculino y lo femenino. cita a Robert Walser. “Sarah Lowe ha comentado que Kahlo pintaba para asegurarse de que existía. era consustancial con el no ser madre ni hija. a ser de mil modos distintos. obteniendo así una satisfacción independiente de la realidad que alimenta a la vez su tendencia a la ensoñación.

es   17 / 19 . un yo con capacidad de manejo de las pulsiones. por otra parte. narrar lo que a ese personaje le pasa. naufraga en cuanto a la resolución sublimada o creativa[xl] de otras. descentrándose de él. donde la coexistencia de sistemas motivacionales y aspectos disociados permiten. utilizar el empuje pulsional para dar cuenta de los misterios de su propio inconsciente y. 3º.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar Podemos observar en todo lo expuesto que. la convivencia de áreas de elaboración junto a otras de regresión narcisista. pero que. también lo es que se necesita de un yo suficientemente constituido. si bien es cierto que la creación nos habla de una falta. por ejemplo. una vez expuesta a los otros. establece unos lazos afectivos y cognitivos con el mundo que permite al auto sentirse reconocido y no aislado. que trasciende lo singular para convertirse en universal y servir de consuelo. así. Esta capacidad de observación y descentramiento lo sitúan en un más allá del dolor. y por lo tanto es más soportable y llevadero. de ese modo. *Lola López Mondéjar Psicóloga clínica. lo que le hace suceptible de una enorme inestabilidad. de un vacío. a todos los hombres. Es como si el artista pudiese observarse a sí mismo sufriendo. convertirse en un personaje desesperado y. la obra. Psicoanalista. un yo fuerte. que pueda establecer el puente entre los sistemas. transgredir los límites de lo simbólico. podríamos decir a riesgo de banalizar el concepto. un dolor que se generaliza y nos habla de lo humano. Escritora. Finalmente. 30008 Murcia e-mail: lolamondej@wanadoo. de una ausencia de sentido. Si atendemos a una visión más compleja del psiquismo. Santo Domingo 13. No obstante. hacerlo más habitable. El artista se instala en el filo. podemos pensar un creador que logra un cierto apaciguamiento con su obra respecto a determinados constelaciones traumáticas inconscientes. en toda su materialidad. en un dolor que adquiere sentido. cuando no al suicidio o la locura. la obra no salva al creador de la devastación. viéndose abocado a la depresión.

J: “Las nuevas enfermedades del alma”. artículo publicado por el diario EL PAIS. Silvia: “La fundación de lo inconsciente. Madrid 1.973. 18 / 19 . Anthropos. [ix] Citado por Juan Bonilla .993.: Obras Completas. 3ªed. El resto de autores reseñados. Biblioteca Nueva.: “La obra plástica de un esquizofrénico”. por lo que iremos señalando la procedencia en cada caso. [ii] Seguiremos para la exposición de Freud. Tomo II Biblioteca Nueva . Madrid.: “Creación cultural y masculinidad”. 25/3/00. el excelente texto de Isabel PARAISO “Psicoanálisis de la experiencia literaria” editorial Cátedra.993. etc. Mc Dougall. Green. [vi] FREUD. Cátedra. destinos del sujeto” Amorrortu. C. La Sorbonne.: “Hacia una crítica de la razón patriarcal”. I. Madrid 1.F. París. Barcelona 1.973.Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar [i] FREUD.908). Kristeva. Les Etats Generaux de la Psychanalyse. Segal y Deri.985. S. : “La moral sexual “cultural” y la nerviosidad moderna” (1. “El adiós a San Agustín”. Buenos Aires. 1. no están incluídos en el texto de Paraíso. presentada en el III Congreso Ibérico de Psicoanálisis. Jung. L. Obras Completas. [vii] Obra citada [viii] AMORÓS. 17-1-01. Barcelona 1. S. Tomo II. Destinos de la pulsión. [iv] CRESPO GUTIERREZ. 1.994. [x] BLEICHMAR. [v] MELER. Artículo virtual. Madrid 1. Klein. [iii] KRISTEVA.998.

Proceso Creador y Psicoanálisis Escrito por María Dolores López Mondéjar [xi] KLEIN. “Situaciones infantiles de angustia reflejadas en una obra de arte y en el impulso creador”. M.. en “Contribucion 19 / 19 .