You are on page 1of 3

El primer momento de la evolución se prolonga desde finales del siglo XIX hasta el año 1964, lapso en el cual los

procesos de responsabilidad de la administración pública fueron competencia de la corte suprema de justicia, la cual declaraba dicha responsabilidad con fundamento en los artículos 2347, 2349 y 2356 del código Civil.1El segundo momento histórico se da encontrándose en vigencia la constitución 1886, cuando en 1960 el consejo de estado basándose en los artículos 16, 20 y 33 de la carta solicita la creación de una normatividad autónoma que dejara en desuso para estos casos en concreto la aplicación de las normas de derecho privado, lo que se materializó en 1962 cuando la corte suprema de justicia profiere el fallo de Casación del 30 junio de ese año. Un tercer período históricamente relevante se vislumbra con la expedición del decreto 528 de 1964, con el cual se traslada al consejo de estado la competencia para conocer de estos asuntos, este se encargó del afianzamiento de la teoría de la falla en el servicio. En 1991 esta noción adquiere rango constitucional cuando es incluido en el texto de la carta magna en su artículo 90, lo que había sido considerado como insuficiente, pues ni la corte suprema de justicia ni el consejo de estado, necesitaron de un texto normativo o de uno de rango constitucional para llegar al desarrollo jurisprudencial que en este momento ostentaban con relación a la responsabilidad patrimonial del estado. Entre 1987 y hasta el 1992 el máximo tribunal de lo contencioso administrativo y la corte suprema de justicia manejaban los asuntos de responsabilidad medica bajo el supuesto de la falla probada y dentro del marco de las obligaciones de medios, lo que generaba para el paciente la obligación de probar la falla del servicio y además que como consecuencia de esta se produjo un daño efectivo, pero es en julio de 1992 cuando en fallo del 30 julio, con ponencia del magistrado Daniel Suárez, el Consejo de Estado marcó un hito en esta materia, al adoptar para el caso específico de la responsabilidad médico – asistencial la teoría de la falla presunta del servicio. Pero esta teoría entra en crisis pues según sus detractores se había pasado de un régimen que resultaba ser demasiado estricto para el demandante a uno que paso a ser descomunal para el demandado, consiguiendo con esto técnicamente el mismo resultado, por esto se hace necesario que el consejo de estado entre

1

Fernández Muñoz Mónica lucia “La falla "probada" del servicio médico -asistencial: ¿vislumbre del

retroceso del Consejo de Estado?”Revista Iusta, Núm. 30, Julio 2009

de suyo.2” . ponían en peligro su propio fundamento. por 2 Fernández Muñoz Mónica lucia “La falla "probada" del servicio médico -asistencial: ¿vislumbre del retroceso del Consejo de Estado?”Revista Iusta. a menos que dicha carga probatoria resulte extraordinariamente difícil o prácticamente imposible"y se torne " " excesiva" . lo había hecho a partir de fundamentos que consagraban el sistema de las cargas probatorias dinámicas. será procedente la inversión del deber probatorio. exigiéndose siempre a las entidades públicas demandadas la prueba de que dicho servicio había sido prestado debidamente. fue necesario que se reiterara la posición con respecto a la teoría de la falla presunta pues persistieron falencias en ella. 30. en esta oportunidad se pronunció así: “la demostración de la falla en la prestación del servicio médico asistencial corre por cuenta del demandante. aunque sin sustento en nuestra legislación procesal pero con asidero en el principio constitucional de equidad. cuya aplicación. Julio 2009 . y lo hizo así: “aclaró que cuando se había consagrado el régimen de la falla presunta. Entre los años 2004 . Sólo en este evento y de manera excepcional.2005 y existiendo precedente sentado con anterioridad por esta corporación. Núm.el 1999 y el 2000 entrara a aclarar en qué sentido debía aplicarse la teoría por el defendida. previa la inaplicación del artículo 177 del Código de Procedimiento Civil -que obligaría a la parte actora a probar siempre el incumplimiento por el demandado de su deber de prestar debidamente el servicio mencionado-. para poder desvirtuar la presunción y exonerarse de responsabilidad. pues en la práctica lo que se había hecho era simplemente proceder a invertir la carga de la prueba en todos los casos de daño causado en desarrollo de la prestación del servicio médico asistencial. había llevado a plantearlo en términos tales que.

previsto en el artículo 230 de la Constitución Política3”.resultar la regla en él contenida. 3 Fernández Muñoz Mónica lucia “La falla "probada" del servicio médico -asistencial: ¿vislumbre del retroceso del Consejo de Estado?”Revista Iusta. contraria al principio de equidad. Núm. 30. Julio 2009 . para el caso concreto.