You are on page 1of 2

Nada nuevo publica la Silla Vacía.

Apresuradamente, sin siquiera gastarse una llamada telefónica de doscientos pesos, para confirmar la noticia o para dar oportunidad a la contraparte, a que se defienda de lo que se va editar. Todo el mundo en Galeras, sabe que los Villas estuvieron presos y que fueron condenados por parapolítica. Casi todo el pueblo los visitaba cuando estaban privados de la libertad, en la cárcel de Corozal. También fueron muchos de sus amigos a la de Sabanalarga. Nunca militaron con El Gordo García. Su padre Luis Villa Gracia, todo el tiempo estuvo en el Partido Liberal, con Gustavo Dájer Chadid y los hijos, Freddy y Johnny, también en esa colectividad, pero con Roberto Pérez Santos. Así que es inexacto que hayan sido subalternos políticos de Alvaro García Romero. Estando presos, todos los dirigentes políticos de Galeras, los fueron a visitar y a proponer alianzas. Desde el confinamiento, apoyaron la candidatura de María Otilia Hernández a la Alcaldía, quien perdió frente a Reynaldo Francisco Ramírez Mejía. Este los buscó para las mayorías en el Concejo, con la participación de otro Villa, Luis Juan, Concejal en el período 2.008 – 2.011. Los Villa, durante la campaña, actuaron en público. Subieron a tarima, hablaron en las manifestaciones. No hubo nada oculto en ese respaldo electoral al candidato José Manuel Gamarra Navarro. Nada de paramilitarismo ni de respaldos de mala procedencia. Todo el mundo sabe, que la campaña la financió el candidato y todo el mundo sabe, que esa es plata honrada, ganada lícitamente. Así, que no hay nada oculto en la relación del Alcalde con los Villa y con la Comunidad. Hubo otras dos candidaturas, la de Bony Díaz y Rosalba Lastre y ambas, quisieron el apoyo de los Villa. La Silla Vacía está haciéndole eco a algún resentido, amargado, que no encuentra como dañar el nombre del Alcalde. La Voz del Pueblo es la Voz de Dios, y el pueblo, entre la tercera parte mayoritaria, escogió como Alcalde a José Manuel Gamarra Navarro. Y ahí están las gestiones del hombre. Reuniones de Ocads., para aprobación de proyectos y otras más frente al Gobierno Nacional. Los Villa, son gente del pueblo. Comunes y corrientes. Se comportan como ciudadanos sin ningún privilegio. Nada de armas, nada de escoltas, nada que signifique poder oscuro. Simplemente los atacan, porque ganaron las

elecciones. A punta de sacrificios, de esfuerzos y de servicios a la gente. Gente pobre, humilde, que siempre encuentra en ellos, la disposición para la solución de sus problemas. Puro trato civil, de amigos, de líderes, es el que ellos profesan a sus seguidores. Nadie puede decir que los ha visto, algún día, armados o con ínfulas de poder de esa naturaleza. Señores de la Silla Vacía, primero indaguen para que después publiquen.