You are on page 1of 3

ALEJANDRO BUCHELI PERIODISMO 8° TALLER DE ESPECIALIDADES

Farmacia del Eugenio Espejo: Entre ibuprofeno y omeprazol

Con mirada perdida, aspecto humilde y mucho cansancio, demasiado cansancio. Así acude Blanca Caicedo a retirar sus medicamentos dentro de la farmacia del Hospital Eugenio Espejo, para continuar su tratamiento oncológico. El cáncer llego a su vida hace ocho meses en forma de células malignas que atacaron su seno. A partir de ese momento el hospital pasó a ser parte de su vida rutinaria, de la misma forma que aguardar un turno durante casi una hora para obtener un medicamento que de forma privada no podría permitírselo. Es tal la diferencia entre el servicio público y el privado, que una ampolla llamada Mabthera y que la distribuye la farmacéutica Roche, y que tiene mejores funciones que las terapias normales, puede llegar a costar hasta $1500. Totalmente fuera del alcance de personas de bajo recursos. Para Blanca esto es algo sin precedentes, “muchos se quejan de la atención que recibimos, pero no paran a pensar en los beneficios que tenemos actualmente”. El servicio ha mejorado notablemente para Blanca, ya no es solo el hecho de recibir medicamento gratuito sino que por primera vez también se piensa en el usuario y se crean fórmulas para mejorar la atención

“Nos encontramos con muchos usuarios que presionaban y exigían una mejor atención y hemos intentado mejorar nuestro servicio. . la pantalla. En ese transcurso de tiempo se han realizado diferentes modificaciones en la estructura interna de la farmacia. Cuando Adrián llego se encontró con una farmacia que carecía de un servicio adecuado para los usuarios y proveedores. Después ya todo fluye.“Todo medicamento que se distribuye en esta farmacia es gratuito”. la ampliación de la farmacia“. Mejoras que a la larga facilitan la atención a usuarios como a proveedores. realizando cada uno de nosotros nuestro rol de la mejor manera posible. como la instauración del módulo de turnos. así nos comenta Adrián Burbano quien lleva trabajando en la farmacia desde el año pasado encargado del departamento de contabilidad.

que en coordinación con los directivos del hospital y la CONASA. Pero a Mario le gusta su trabajo. A partir de esto. que en su mayoría vienen a ser locales. .Actualmente se trabaja hasta con 250 proveedores. Pero trabajar en una farmacia en la que se mueve tal cantidad de medicamentos. además de otros diez proveedores adicionales como son el Ministerio de Salud o la Dirección Nacional de Salud. Su único objetivo es repartir algo de ilusión a personas que no se lo pueden permitir por su nivel económico. y muchos de ellos costosos. los encargados de la farmacia buscan el proveedor más adecuado que pueda cumplir con las necesidades de la misma y así ejercer la adquisición. siendo uno de los trabajadores más antiguos de la farmacia desde el año 2002. y la mayor parte de esta era de pacientes oncológicos”. Mario LLumiquinga lo vivió en carne propia. concuerdan el cuadro nacional de medicamentos básicos organizándolo en diferentes grupos. acude todas las mañanas en turno de horario completo desde las 9 hasta las 6. Posteriormente esta medicina termina en manos de los pacientes. fue víctima en primera persona del asalto que sufrió la farmacia en una madrugada de turno. “El valor de la medicina que se llevaron ascendía a casi $54000. A raíz de este episodio los turnos nocturnos desaparecieron y se instauro mayor seguridad en las puertas del hospital como de la farmacia. también guarda su riesgo.