You are on page 1of 12

I Jornadas Interdisciplinarias de Jóvenes Investigadores en Ciencias Sociales 8, 9 y 10 de mayo de 2013 Universidad nacional de San Martín – Instituto de Altos Estudios

Sociales Campus Miguelete | 25 de Mayo y Francia | San Martín Autores: Demoy, Belén (Lic. en Trabajo Social – UBA. IIGG-UBA) belendemoy@gmail.com Ferme, Nicolás (Lic. en Ciencias Políticas UBA. Maestrando en Antropología Social IDAES-UNSAM. Becario CONICET del IIGG-UBA) nico_ferme@hotmail.com Título de la ponencia: Nuevas lecturas sobre la sociabilidad vecinal en el barrio informal Los Pinos

Se autoriza la publicación de este trabajo en actas online en la página web del IDAES.

De este modo. se presentan algunas distancias con respecto a aquellas nociones. En parte investigadores y en parte militantes sociales. sostenemos un trabajo de presencia territorial desde finales de 2009 que se basa principalmente en acompañar los modos organizativos de la comunidad en pos del mejoramiento del barrio.Introducción En el siguiente trabajo nos proponemos pensar las formas de sociabilidad vecinal en el barrio informal Los Pinos. esta presentación se inscribe en el marco de nuestra experiencia de trabajo como profesionales del campo social. iniciar con una descripción del asentamiento Los Pinos caracterizando sus particularidades como “Nuevo Asentamiento Urbano”. al menos en nuestro caso de referencia empírica. . El contexto espacial. entonces. histórico y político difiere de aquellos estudios. En este trabajo en particular nos interesa problematizar sobre aquellas concepciones que entienden la tarea de los delegados de villas y asentamientos como vehículo para obtener beneficios personales. nuestra labor consiste en un hacer pensando y en un pensar haciendo simultáneamente. Sin negar los potentes aportes de la literatura específica (Auyero 2001a. Convencidos de que la práctica y la teoría no caminan separadas. Luego. ubicado en Villa Soldati. pensamos que. 2001 b). en la que intervenimos con acciones concretas junto a los vecinos – especialmente con el cuerpo de delegados. habilitándonos nuevas preguntas sobre las estrategias de resolución de problemas y de obtención de recursos. A partir de allí reflexionaremos sobre la noción de clientelismo político y exploraremos sobre posibles nuevas categorías capaces de comprender mejor la sociabilidad vecinal en barrios populares contemporáneos. Proponemos. daremos cuenta de la génesis y del funcionamiento de la Comisión Vecinal como organismo/institución encargada de resolver las cuestiones comunes del barrio. al sur de la Ciudad de Buenos Aires.

siendo la gran mayoría de ellas de ladrillo hueco. Ramos. 1 De aquí en adelante utilizaremos la noción de barrio informal de Cristina Cravino. Tomas de tierra y creación de institucionalidad. Si bien ésta es una salvedad en el trabajo que nos proponemos aquí. a unos pocos metros de la estación Somellera de Premetro. Esta clasificación presupone y equipara el caso de este barrio al de otros asentamientos en los que por sus condiciones espaciales o riesgos ambientales. Jauri. . El barrio informal1 Los Pinos surge de una toma de tierras en 2004 en un descampado perteneciente a un privado pero reconocido como abandonando por los actuales residentes. A su vez. 2007). Los Pinos se encuentra fuertemente consolidado –se calcula que residen alrededor de cuatrocientas familias– y puede observarse viviendas de hasta tres pisos. Jauri & Yacovino. imposibilita la tarea de urbanización. Éste se encuentra ubicado en el barrio porteño de Villa Soldati. en términos relativos se encuentra mucho mejor posicionada que otras villas históricas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.Los Pinos. quien la define por la pretensión de sus residentes de alcanzar el reconocimiento de un status como una parte más de la ciudad (2006). Vitale. Si bien éstos no dejan de ser informales y muchas veces deficitarios. Independientemente de que el proceso de emergencia y consolidación de Los Pinos difícilmente se distinga de otras villas de la CABA. lindero a la Villa 3/ Barrio Fátima. el GCBA ha tenido un tratamiento distintivo frente a los asentamientos informales que se reconocen como recientes. plantearemos a Los Pinos como un barrio informal. & Yacovino. Carman. Esto implica un incumplimiento por parte del Ejecutivo respecto de las obligaciones que Ley 148/19982 impone. 2011. Esto responde a la categorización que ha hecho este de Los Pinos como un “Nuevo Asentamiento Urbano” de la cual se deriva su negación a homologarla a las otras villas de la CABA. –y a pesar de su corta historia– el barrio cuenta con servicios de infraestructura básica obtenidos principalmente a través del esfuerzo de los vecinos y con ayuda del Estado local. En ese sentido. vale la pena dejarlo asentado dado que el reconocimiento que el Estado local imparte a Los Pinos implica un status de segunda categoría frente a las villas tradicionales. 2011) y podemos argumentar a partir de esas lecturas de que se trata de una categoría que funciona como un eufemismo por parte del GCBA para buscar desligarse de la responsabilidad de urbanizar esos asentamientos. dividas en cinco manzanas que organizan el territorio. 2 Esta ley obliga al Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) a urbanizar las villas dentro de su territorio. 2011. La categoría de los NAUS ha sido trabajada con cierto detalle por parte de la literatura local (Arqueros. ya que todo acto de categorización y clasficicación es un acto de dominación (Bourdieu. partiendo de reconocer que es necesario tomar precauciones en la denominación. Calderón.

Específicamente. Ha emergido allí toda una paralegalidad (Cravino. el organismo público que opera como principal interlocutor del barrio es la Unidad de Gestión e Intervención Social (UGIS). se ha logrado asentar las decisiones tomadas en un libro de actas y constituir un estatuto de funcionamiento interno. Se habla de “estafas” y “arreglos” con funcionarios del gobierno y todo un trabajo de algunos sobre la “buena fe” y la “ignorancia” los residentes de Los Pinos. A su vez. justamente de “emergencia”. todo ese trabajo de gestión de recursos no se da de forma ex nihilo. Sin embargo.En ese sentido. 2006): un sistema normativo que. de forma más o menos endeble. las políticas públicas impartidas por el gobierno local se han limitado a la asistencia en situaciones de emergencia visible. desde 2010 se ha desplegado un conjunto de acciones tendientes a construir legitimidad a través de asambleas abiertas por manzana. no deja de referenciarlo. no hay que desconocer que el trabajo de consolidación de Los Pinos responde en gran medida al trabajo que han ido realizando sus referentes y delegados. . Existe toda una trayectoria organizativa que debió ser corregida para la emergencia de la actual Comisión Vecinal. Ha aparecido un cierto cuidado por las formas que ha hecho todo un despliegue de como sí4 (Rancière. se ha acompañado a los nuevos delegados en la definición de sus responsabilidades y sus obligaciones. La interpelación al Poder Judicial para obtener recursos de amparo que evitaran el inminente desalojo durante los primeros días y a un año de la toma. si bien difiere del dominante. en una institución. 1996) fueran una institución formal. Con el apoyo de distintos grupos políticos y militantes sociales 3. Sin embargo. en una temporalidad indefinida. hasta la gestión de servicios como la electricidad y las cloacas frente a las agencias estatales locales nos hablan una incipiente organización que han tendido a reproducirse en el tiempo y estructurarse. Incluso se ha notificado al Instituto de la Vivienda de la Ciudad de su existencia a través de una nota. Si bien la Comisión Vecinal no es reconocida como una institución formal a los ojos del GCBA. 3 Entre los cuales nos encontramos nosotros con un trabajo social no partidario. cuya función es atender las situaciones de emergencia habitacional. La referencia a los antiguos delegados cercenó durante mucho tiempo la legitimidad en los intentos de formar una nueva comisión. una suerte de organismo ad hoc que contribuye a mantener las situaciones.

En ese sentido. Cada una de ellas moviliza sus contactos. la cantidad de chapas otorgadas fue insuficiente para cubrir las necesidades de las familias perjudicadas por el temporal. que dejó importantes secuelas en las viviendas de Los Pinos. De esta manera. Por su parte. Ellas son las que caminan las oficinas públicas. esos bienes que “bajan” al barrio pueden no ser divisibles de forma individual. . B. Sin embargo. A. no siempre esos son los únicos recursos que se ponen en juego por parte de las delegadas. fue y sigue estando canalizada a través de las delegadas. (S/F). una de las delegadas se comunicaría con el director de la UGIS para solicitarle asistencia material (principalmente chapas y colchones). el mejoramiento de las redes eléctricas y la infraestructura de aguas servidas son ejemplo de estas cuestiones. implementa estrategias para conseguir los recursos necesarios y hacen a las mejoras de infraestructura y servicios. Ferme.. se mojaron colchones y muebles. establecen relaciones con los funcionarios de turno y brindan sus números de teléfono para continuar la relación con quienes puedan ofrecer algún beneficio para su barrio. La gestión de los recursos de amparo. A partir de este hecho. se comenzaron a desenvolver un conjunto de estrategias producto de del capital social acumulado. N. no los integra de forma plena. Desde que trabajamos en Los Pinos hemos sido testigos de numerosas situaciones en las que las delegadas tuvieron que “salir” a buscar a los funcionarios para obtener soluciones a determinados problemas. Ésta “bajó” a un comedor cercano 4 Este cómo sí tiene importancia en el desenvolvimiento de los reclamos por la actualización de derechos. La lucha por el acceso a los servicios básicos y a los recursos materiales en general. otra delegada se puso en contacto con un referente de un movimiento social del cual ella participaba para otra tanda más de recursos. sin embargo. Una de aquellas situaciones tuvo lugar a partir de la tormenta de abril de 2012. Se volaron techos.Una tormenta como drama social. Más adelante desarrollaremos el rol que ocupan estas instituciones para la proyección hacia la sociedad. se derrumbaron paredes. No obstante. entre otras pérdidas. a partir de tratos particulares con funcionarios estatales se va tejiendo una red de capital social que se traduce en la llegada de recursos al barrio. Se trata de actuar como si fueran parte de una comunidad política que. Para un desarrollo más extenso de esta línea de pensamiento ver Demoy. Sin embargo. y Pennisi.

La doble procedencia de los recursos generó cierta rispidez y competencia entre ambas delegadas. La falta de claridad sobre cómo debieran repartirse los recursos llevó a que la segunda de las delegadas. No obstante varios programas de anclaje territorial cuentan con referentes barriales que facilitan la inserción y el . junto a algunos vecinos. Esto no significa que los vecinos no hayan intervenido en los conflictos. Esto se enmarcaba también en una disputa por el territorio entre movimientos sociales ya que la primera de las delegadas pertenecía a una agrupación que se encontraba en disputa con aquella a la que pertenecía la segunda de las delegadas. Parafraseando a Mauss (2009). en aquella situación de ayuda asistencial de emergencia. han aparecido en la calle al lado de sus delegadas de manzana. no hemos hecho referencia a éstas. 2001a). fueran a demandar la renuncia de la primera delegada acusándola de entregar los materiales de forma discrecional. Desde una lectura simplista. y especular sobre quién es la delegada que llega a internase más en los pasillos estatales para conseguir chapas y colchones. Lo asistemática que resulta la intervención del Ejecutivo local hacia los NAUs provoca que la vinculación hacia “arriba” sea errática y de dificultoso acceso. Las vías de comunicación no son tan directas ni tan disponibles en tal sentido. los residentes de Los Pinos han ocupado un cierto rol de pasividad en a las “mediaciones” de las delegadas frente a los funcionarios. Las peleas entre ambas delegadas se presentarían como peleas entre mediadores por sus clientelas. lo que implicaría interacciones con arreglos jerárquicos entre las delegadas que controlan los flujos de recursos al barrio (Auyero. no aparecen intercambios de dadivas por lealtades. ni de éstos hacia sus patrones. colaborando en el reparto de los materiales. Podría incluso pensarse cómo los incentivos materiales vienen desde “afuera” y son producto de un balance de poder específico entre el mediador y el patrón político exterior. a modo de la economía de intercambios sociales que Auyero (2001a) analiza.al barrio para que fueran repartidos allí. Sin embargo. podríamos pensar a la operatoria de las delegadas como producto de un clientelismo político en la cual tiene lugar una pugna entre distintas mediadoras por la colonización de recursos estatales brindados por el gobierno local en pos de controlar una clientela. Lo que nos interesa remarcar es que no ha aparecido la necesidad de hacer retribuciones a aquellos que pueden ser interpretados como punteros o mediadores. Por su parte.

las delegadas de Los Pinos tuvieron que presentar un recurso de amparo para conseguir que el gobierno mejorara la instalación de los servicios cloacal y eléctrico 5. 1974) muy distinto al que puede leerse superficialmente desde los esquemas provistos por la literatura de clientelismo político. como la que describimos más arriba. se asiste a un tendiente y creciente proceso de juridificación (Arqueros et al. A partir de la situación post tormenta comentada. entre otras peticiones. se ha generado un proceso de reflexividad de las prácticas por parte de las delegadas para comprender qué fue lo que motivó el conflicto (Bourdieu. los referentes barriales –y los vecinos en general– deben recurrir a la Justicia para alcanzar ciertos servicios necesarios. emergiendo para resistir situaciones de crisis –como fueron los intentos de desalojo. éstos nunca se capitalizan fuertemente ante sus vecinos ni son canales de transmisión de recursos. Pero parte de sus funciones como delegadas es trabajar como correas de transmisión entre el Estado local y sus manzanas.acompañamiento. el rol de las delegadas marca una asimetría con respecto a sus vecinos a raíz de su vinculación con determinados funcionarios o personalidades con poder. Otras veces. Existen asimetrías de información. Sin embargo. 2011. en la que gran parte de las actuales delegadas ganaron su referenciamiento. Por otra parte. Carman et al. Eso se debe a que las delegadas ocupan un rol en este drama (Turner. 2011) en la CABA como un canal alternativo de interpelación al Estado local. las movilizaciones a la legislatura exigiendo una ley de urbanización–. Como ilustramos en el apartado anterior. . Muta según las necesidades del barrio: por momentos se da de forma entre pares. las formas de esa sociabilidad no están dadas de una vez para siempre. en que la que las delegadas se sentaron a debatir sobre los hechos. Se realizó una lectura ex post de lo ocurrido. Justamente por el hecho de que la red política partidaria en el GCBA no opera como fuente de recursos. 2010). Allí se llegó a la conclusión que gran parte del problema se debió a la fragilidad de la institucionalidad de la Comisión Vecinal. 5 Son numerosos los asuntos por los cuales Los Pinos y otros asentamientos han tenido que recurrir al Poder Judicial para hacer cumplir sus derechos ciudadanos. que debiera estar preparada para un proceso de entrega de materiales. Es cierto que hay una sociabilidad particular entre las delegadas y los demás vecinos.

la Comisión Vecinal ha implicado la creación de un soporte para la individuación (Castel. aunque precaria y frágil. buscar el reconocimiento oficial como un barrio más de la ciudad a la par del arduo trabajo de su consolidación. un espacio como sí que disputa su pertenencia a esa comunidad y la interpela. En ese sentido. o cortes de calle que tienen como objetivo poner a su barrio en la agenda pública. con . Emerge allí una inscripción territorial en donde el barrio es agente de protestas: movilizaciones hacia la legislatura en pos de presionar para la sanción de un proyecto de ley de expropiación y urbanización. La propia institucionalidad de la Comisión Vecinal es un bien colectivo en sí misma. Implican un proceso de consolidación en un hábitat precario que representa un bien colectivo. Entendemos que allí emerge un punto de apoyo a partir del cual los residentes de Los Pinos se proyectan a la sociedad y al sistema político (Merklen. 2005). por ejemplo) no se reducen a tal o cual pasillo. a tal o cual familia. A primera vista se presenta como un espacio desordenado. Emerge a la par del esfuerzo por legitimar su situación de hecho. Un como sí rancèriano. No obstante. Se trata de una disputa que emerge en la creación de un verdadero espacio público local a partir de la institucionalización de un cuerpo de delegados. Un espacio político anclado en lo local-barrial que no se diferencia frente a los espacios políticos institucionalizados. 2007. atravesado de tensiones y disputas. Pero funciona como si fuese un espacio político. una base de apoyo en la que se cristalizan un conjunto de capitales sociales. 2005).que debiera haber actuado en conjunto promoviendo una cierta fiscalización con criterios de reparto elaborados colectivamente. 2010). Por su parte. Las inversiones en infraestructura (en las cloacas y en las bajadas de luz. una organización de hecho que pretende seguir las reglas institucionales de una comunidad que los ha marginado. que funciona como una institución (Merklen. Las disputas que se presentan entre las delegadas no son meras disputas entre mediadores por sus clientes. De allí también las disputas políticas. La pertenencia a las organizaciones y movimientos piqueteros suele generar conflictos respecto de lo común del barrio y el trabajo de cada uno. las victorias parciales que las delegadas han conseguido no pueden ser monopolizadas como si se tratase de un mero recurso material. pero no implica la claudicación de ese espacio.

En la anécdota que narramos sobre el reparto de chapas y colchones luego de la tormenta del año pasado. Hacia una nueva aproximación: para burocracia Si bien es desde la Comisión Vecinal que los vecinos de Los Pinos reclaman por los derechos de su barrio y que sus referentes se presentan frente a las oficinas estatales desde el lugar de delegadas. fueron las delegadas de cada manzana las que ordenaron y coordinaron el operativo de entrega de chapas y colchones. Es quizás desde aquí que podamos iluminar una noción recientemente acuñada por Vitale (2012). cabe problematizar su rol desde una perspectiva diferente. En esta ocasión. motivo por el cual no sabían qué recurso debían entregar a qué familia. Esta situación ilustra el modo en que las delegadas cumplen un papel irremplazable por ningún funcionario o empleado estatal. en sus mutaciones constante frente a las urgencias del mundo. Se presenta como un soporte en el cual los vecinos de Los Pinos se proyectan al sistema político más amplio y peticionan por la actualización de derechos que formalmente son suyos. Una perspectiva que sin embargo no excluye la interpretación anterior. sino en su débil institucionalidad. En aquella oportunidad se presentaron trabajadoras sociales del BAP (programa asistencial de atención de emergencias “Buenos Aires Presente”) debido a que habían sido ellas quienes realizaron un relevamiento de necesidades de las familias perjudicadas por el temporal el día posterior. sino que son los engranajes necesarios para esa articulación. mencionamos que la segunda tanda de materiales fue entregada en un comedor comunitario cercano a Los Pinos. Presenta entonces la idea de un rol semejante a la burocracia estatal para . en el momento de la entrega efectiva de los recursos.partidos y reglas eleccionarios. En un clima de tensión y desesperación ante los destrozos causados. Él se ha interrogado sobre la utilidad de seguir pensando a los referentes de villas como meros punteros para marcar una dimensión de su accionar que esas interpretaciones claudican. las profesionales no contaban con su relevamiento sistematizado. Sin embargo. las trabajadoras sociales se hicieron presentes en el barrio una vez que los materiales han sido despachados de los galpones del GCBA a partir de la puesta en marcha de los capitales sociales que las delegadas tenían en sus carteras. Las delegadas no sólo funcionan como correas de transmisión entre el Estado local y los residentes de Los Pinos.

la tensión entre el proyecto de integración del barrio informal y la urgencia de la necesidades que allí emergen.considerar el accionar de los cuerpos de delegados. debe darse para comprender las complejas formas de interacción social sin reducirlas a los lugares comunes de cierta literatura. creemos que mantiene –más allá de la superficialidad con la que se ha tratado aquí– potencialidades para reflexionar y problematizar las relaciones de sociabilidad que se dan entre los residentes de Los Pinos y el Estado local. y es. ya que en la democracia las clases populares encuentran sus condiciones concretas de realización en un contexto de dependencia de los individuos frente a la política. Los cuerpos de delegados. Si bien aún se trata de una idea a desarrollar. utilizando su conocimiento práctico para resolver las crisis como la de la tormenta de abril de 2012. según él. trabajan levantando los reclamos del territorio. los referentes. 217). Si bien aún hacen falta mayores esfuerzos intelectuales para dar carnadura a la articulación entre la institucionalidad de la Comisión Vecinal y la para-burocracia. sin embargo. Las zonas grises en que esta para-burocracia se desenvuelve deben remitirse a un contexto en que la supervivencia y la integración social se debaten y se resuelven de forma pragmática. Es necesario considerar estas relaciones como un drama epistemológico que aún debe ser resuelto pero que. la noción de para-burocracia presenta algunas potencialidades para pensar el caso aquí planteado. Implica una movilización constante ante el sistema político sirviéndose de un complejo de herramientas heterogéneas. Intentamos esgrimir en esa historia conjunta que parte de los recursos o bienes colectivos que llegan . pág. Reflexiones finales En este trabajo presentamos someramente la historia de un barrio informal. debe llevarnos a matizar las antípodas entre clientelismo y ciudadanía. en esas condiciones que ejercen su ciudadanía (2005. velando por la continuidad y consolidación de los servicios urbanos informales que allí tienen. Parafraseando a Merklen.

consideramos que éste es un primer paso hacia la problematización de una dimensión diferente que pretende iluminar desde otra perspectiva la relación entre los vecinos de barrios informales y el Estado local en aquello que refieren a sus estrategias de supervivencia y el reclamo de sus derechos. lejos de reducirse a una disputa entre punteros y clientes. de la emergencia de un frágil sistema político de tipo local-barrial. supone la generación de instituciones a partir de las cuales los residentes de Los Pinos se apoyan y se proyectan a la sociedad y al sistema político. siendo en este caso.allí no pueden ser monopolizados. La realidad social que intentamos describir se caracteriza por desbordar los marcos conceptuales provistos y de allí la necesidad de optar por considerarla como algo un poco más allá y un poco más acá de lo que define como clientelismo. podemos destacar la presentación de recursos de amparo frente al Poder Judicial. aún atravesadas por reminiscencias al clientelismo. No obstante. . Los dramas allí generados. a su vez. Entre ellos. sin por eso claudicar la comprensión de ese fenómeno. Merklen nos ofrece una forma interpretar y comprender estos dramas de una forma que dista de ser unívoca. el derecho de habitar la ciudad. Nuestra estrategia residió en encomendarnos a leer la situación de Los Pinos desde una perspectiva distinta. Esto. Habiendo hecho esas argumentaciones. nos deberían informar de una forma popular de ejercer la ciudadanía. Las situaciones que aquí relevamos pueden ser pensadas y enmarcadas de forma superficial como un drama social entre punteros y clientes siguiendo la literatura existente clientelismo político. Permite movernos en los márgenes de las lecturas tradicionales y considerar cómo en esas zonas grises aparecen modos de ejercer la ciudadanía. si bien aún incipiente. Si bien aún es necesario realizar más esfuerzos intelectuales para comprender esa relación. de para-burocracia para reflexionar sobre el rol que ocupa esa institución en la proyección del barrio hacia el sistema político. pretendimos dar un paso más y problematizar la relación entre la Comisión de Vecinos y el Estado local como una forma de articulación que excede a su vez los lentes del clientelismo. encontramos una interpretación que reduce la comprensión de estos fenómenos a dimensiones que no terminan de explotarla. la consolidación de los servicios urbanos y la creación de una Comisión Vecinal. Allí propusimos la noción.

115-135. Ramos. En Dramas. Buenos Aires: Losada. (1974). P. 2011 Castel. Buenos Aires. En Feldman-Blanco. V. (2011). M... P. Las villas de la ciudad. P. Social dramas and ritual metaphors... (2010). Ithaca: Cornell University Press. N. Los Polvorines: UNGS.Métodos. J. (2010). Rodríguez. Vitale. Jauri. (2005). (2006). Merklen. Antropología das Sociedades Contemporâneas . Jauri. Pobres Ciudadanos. J. J. Una experiencia de encuentro comunitario” en IV Jornadas de intercambio de proyectos de investigación y extensión de la Facultad de Ciencias Sociales. Gluckman. Bourdieu. S.. Ferme. 197-217. en prensa. V.. N. Castel. C. P. Buenos Aires. “Entre las chapas y el plástico. Turner. (2012). Procesos informales de ocupación de tierras en la Ciudad de Buenos Aires. La política de los pobres. Notas sobre los conceptos de Nuevos Asentamientos Urbanos (NAUs) en la Ciudad de Buenos Aires. (1987). Wursten. (1997). Yacovino. El desacuerdo. B. M... Auyero. Presentación de Proyectos de Investigación del equipo del Área de Estudios Urbanos en la Cátedra Herzer de la carrera de Sociología . Mimeo. Lekerman. Mercado e informalidad urbana. Carman.. F. Procesos de judicialización de la política en territorios urbanos: los actores y sus relaciones. Ensayo sobre el Don. Análisis de una situación social en Zululandia moderna. UBA. Política y Filosofía. Los excluidos del sueño. Demoy. Sâp Paulo: Global Universitaria. Cuadernos de Antropología Social (22). 2012. Revista Interuniversitaria de Estudios Territoriales PAMPA . (1996). (2007). Cravino. y Pennisi. D. Bourdieu. Buenos Aires. La metamorfosis de la cuestión social. Buenos Aires: Paídos. B. R. Buenos Aires: Siglo XXI. ¿Favores por votos? (págs. Rancière. 15-39). Buenos Aires: Katz. Buenos Aires: Oximorón. & Yacovino. Demoy. V. F. (2012) “Siendo parte de Los Pinos. A. Jornadas de Políticas públicas y trabajo social. (2005). Buenos Aires: FCE. (2001a). M. V. Turner. (2009). Las implicancias sociales de la labor académica: reflexiones en torno a los umbrales de reconocimiento de las voces. Introducción. A. ¿Villas o asentamientos? El caso del asentamiento Costanera Sur.UBA. Buenos Aires: Gorla. Vitale. Mauss. Intervención social y políticas públicas” en Revista Escenarios Nº 19. M. C. (2009). Buenos Aires: Manantial. J. P. . En Auyero. 23-59). El Sentido Práctico. Buenos Aires: Nueva Visión. Calderón. R. P.. (2001b).Bibliografía Arqueros. Auyero. Meditaciones Pascalianas. El Ascenso de las incertidumbres. Lekerman. (págs. X Congreso Argentino De Antropología Social. N. Aportes para la reconstrucción de lo público .. M. Girola. (S/F).