You are on page 1of 13

3.

ª prueba
  11
vISI0N 0LNLßAL
Actualmente, está surgiendo una nueva forma de afrontar la terapia ocupacional,
de profundizar en el planteamiento de la profesión, no sólo respecto a las personas a
las que dedicamos nuestro trabajo sino también respecto al entorno que compartimos
y en el que participamos. Este replanteamiento de los valores profesionales se está
produciendo en todo el mundo, como lo demuestra la diversidad de los orígenes de los
colaboradores del libro.
Este capítulo describe los principios del libro y los puntos principales desarrollados a
partir de las ideas que Molinas Maldonado y Monroy Peralta atribuyen al sociólogo Her-
bert de Souza
1
. Estas ideas, formuladas como un conjunto de principios rectores, sirven
de herramienta para examinar la flosofía, los valores y las creencias de la terapia ocupa-
cional aplicadas al individuo, a los grupos y a las comunidades con las que trabajamos.
Este importante proceso trata los aspectos prácticos necesarios para facilitar una
ocupación signifcativa y capacitadora, cuyos resultados se han planifcado previamen-
te; estudia las consecuencias de los cambios que pueden proporcionar nuevos pará-
metros para el trabajo con personas con discapacidad y, al mismo tiempo, desarrolla
profesionalmente a los terapeutas. Por último, ofrece un enfoque fundamental que
permite a los terapeutas y a aquellas personas con las que trabajan plantearse cómo
deben actuar como ciudadanos del mundo.
INTRODUCCIÓN
Durante la fase de preparación del libro y de debate entre editores y cola-
boradores hemos detectado que está aumentando la preocupación por buscar
un nuevo enfoque renovador para la terapia ocupacional. La disposición que
han demostrado los supervivientes y muchos escritores de todos los ámbitos
de la terapia ocupacional para participar en la conversación analítica que ha
generado estos capítulos refuerza esta afirmación. Con el término supervivientes
nos referimos a las personas que por condiciones crónicas discapacitantes son
LapíIu|o 1
InIroduccìón
un comìcnzo…
Frank Kronenberg, Nick Pollard
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras
3.ª prueba
  2 Capítulo 1 Un comienzo…
marginadas o socialmente excluidos. El término superviviente puede referirse tanto
a individuos como a comunidades. Los estudios que presentamos a continuación
investigan nuevas áreas de trabajo del terapeuta ocupacional y revisan sus prin-
cipios básicos; examinan nuevos criterios para la investigación y la educación;
nuevos modelos y proponen –esperamos– un replanteamiento desde dentro de
la profesión y, al mismo tiempo, una ruptura de moldes.
Como directores de este proyecto hemos intentado romper algunos de estos
moldes. Durante la redacción del libro hemos mantenido una comunicación
fluida con nuestros colaboradores y ayudantes para así examinar y profundizar
en los argumentos que entre todos queremos clarificar. Como se verá más
adelante, esta manera de proceder está acorde con nuestro deseo de insistir
en un proceso participativo y reformador más que en los resultados
2
. Se trata
de un proceso abierto a todos, en el que se pide al lector que reflexione y que
considere a las personas con las que trabaja como participantes y activistas de
una terapia ocupacional que busca reconocer y superar situaciones de apartheid
ocupacional (véase Cap. 6) e injusticia ocupacional (véase Cap. 9).
SIN FRONTERAS
Para empezar, debemos señalar cómo surgió la idea de escribir este libro. La
propuesta inicial la desarrollaron Salvador Simó Algado y Frank Kronenberg,
quienes habían fundado en 1997, la asociación Spirit of Survivor-Occupational
Therapists without Borders (SOS-OTwB, antes llamada Dolphin Association).
La primera parte del nombre, Espíritu de los Supervivientes, se refiere a las
cualidades inherentes a las personas con las que trabajabamos
4
y proporciona el
punto de partida que orienta el proceso de la terapia ocupacional, permitiendo
al terapeuta desarrollar su andadura en la «práctica centrada en las personas»
5-6
.
La segunda parte, Terapeutas Ocupacionales sin Fronteras, hace hincapié en
considerar a los terapeutas ocupacionales como ciudadanos
7
que trabajan
tanto dentro como fuera de la corriente dominante, en el ámbito orientado a
la medicina o en los contextos prácticos, con la determinación de no imponer
fronteras a las personas con las que trabajan, motivándolas a hacer frente a los
límites que se les ha impuesto por su condición de personas con discapacidad
y combinar acciones locales con una perspectiva universal. Para realizar esto
de forma efectiva es necesario que los terapeutas ocupacionales aprendan del
espíritu de los supervivientes.
Una frontera es una barrera que requiere un pasaporte para cruzarla. Puede
ser una línea geográfica, como un río, o una línea arbitraria, como el paralelo 29,
pero lo importante de su existencia es que las personas que viven a cada lado
tienen distintos derechos, destinos e historia, aunque hablen el mismo idioma
o compartan la misma cultura. Si ponemos un pie a cada lado de la frontera,
no sentiremos que nuestra mente queda diseccionada. Cuando ya hemos visto
lo que hay más allá de la frontera y hemos experimentado lo que se siente allí,
ya no somos capaces de «no ver» y «no vivir» lo que ya hemos visto y vivido.
Somos las personas las que creamos las fronteras. Por lo tanto, éstas se pueden
deshacer o renegociar. Durante el desarrollo de los servicios sociales y de salud
se estableció una clara frontera entre aquellos que proporcionaban el servicio
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras   8 Capítulo 1 Un comienzo…
3.ª prueba
y aquellos a los que y no con los que se facilitaba dicho servicio. En una profe-
sión en la que se habla de la dotación de autonomía, es evidente que se ha de
derribar el muro que existe a lo largo de la frontera. Esto no significa el fin de
la profesionalidad ni de la competencia clínica, sino que se trata de unir profe-
sionalidad y competencia, y de trabajar en las necesidades de aquellos que no
reciben el privilegio de la profesionalidad. Por consiguiente, nos preguntamos:
• ¿Cuáles son las fronteras que restringen o niegan a las personas sus derechos
humanos o su participación significativa en la vida diaria?
• ¿Cuáles son las fronteras que restringen o niegan a la terapia ocupacional
desarrollar sus objetivos y su potencial como una ocupación centrada en las
personas?
• ¿De qué naturaleza son estas fronteras? ¿Quién las fija?
• ¿Los terapeutas ocupacionales crean fronteras a otras personas?
Encontrar las respuestas a estas preguntas complejas supone trabajar en todos
los ámbitos de la profesión, en sus raíces en el arte y en la ciencia, y entender
la importancia de esta posición para determinar cómo, con quién, dónde y qué
tipo de trabajo realizamos. Nuestra responsabilidad ética
7
es no crear fronteras
a las personas con las que trabajamos; eliminar las fronteras que impiden o
restringen el acceso de las personas a una participación digna y significativa en
la vida diaria; pensar a escala mundial y actuar a escala local; ampliar el cono-
cimiento holístico
9
tan limitado que tiene la terapia ocupacional; y reconocer y
actuar con respecto a nuestra interdependencia
5, 10
(pág. 296). Nuestra respon-
sabilidad ética supone, igualmente, recnocer que existen fronteras que limitan
nuestros objetivos. Todo conocimiento tiene límites, que son necesarios para el
buen funcionamiento de la sociedad, pero eso no significa que no puedan ser
objeto de estudio
11
.
Si nuestro objetivo es trabajar con otras personas para construir una comu-
nidad en la que todos puedan desarrollar su potencial ¿no tenemos que luchar
contra esas fronteras
8, 12
para así hallar la libertad –la energía creativa– que
permite a una persona, a un grupo o a una comunidad liberarse de sus condi-
cionamientos discapacitantes? Más que una normalización o una rehabilitación
restringida y conformista, el objetivo del proceso de la terapia ocupacional es la
liberación.
CINCO PRINCIPIOS FUNDAMENTALES
Para orientar el proceso de elaboración del libro hemos tenido en cuenta cinco
principios fundamentales atribuidos al sociólogo brasileño Herbert de Souza
1
;
éstos se detallan más adelante, relacionándolos con la filosofía, los valores y las
creencias de la terapia ocupacional. Utilizamos estos principios para trabajar con
ellos en un proyecto con niños de la calle en Guatemala. Se demostró que eran
una buena herramienta para solucionar las diversas, y a menudo conflictivas,
relaciones entre todos los participantes en el proyecto.
Chomsky dijo: «Puede que no sepamos con exactitud –y no creo que nadie
lo sepa– cuál sería la mejor forma de aplicar, a estas alturas, estos principios
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras
3.ª prueba
  4 Capítulo 1 Un comienzo…
en sistemas complejos como las sociedades humanas. Pero no veo por qué
eso puede ser un problema: lo que se intenta hacer es potenciar los princi-
pios»
11
(pág. 201). Animamos a los lectores y a nosotros mismos a potenciar
estos principios; en especial, los relacionados con el papel, a menudo intan-
gible, poco claro y casi invisible, que realizan los terapeutas ocupacionales
al amoldarse no sólo a las necesidades de los «clientes», sino, también, a
otros grupos en el contexto multidisciplinar de la atención. Imaginemos que
estos principios son antagonistas de los procesos de pensamiento y toma
de decisiones que informan y dirigen la práctica diaria con las personas. Si
el punto de partida de cualquier actuación es la ética hipocrática «el primer
objetivo es no hacer daño», entonces los principios del pensamiento moral
deberían extenderse también a otras áreas de la práctica relacionadas con
la ocupación. También abogamos por que el acceso a una ocupación debe
respetar la elección, o dar razones contundentes si esto no es posible. Como
explica Chomsky
11
(págs. 201-202): «Todos tenemos derecho a ser libres y si
existen limitaciones a esa libertad, hay que justificarlas». Si lo que queremos
es mantener una práctica basada en la evidencia, entonces, como él mismo
dice:
El peso de la responsabilidad de cualquier ejercicio de autoridad siempre recae
en la persona que la ejerce, esto es invariable. Y, si se analiza, la mayoría de las
veces, las estructuras de autoridad no tienen justificación: no tienen justificación
moral, no tienen justificación desde el punto de vista del interés de la persona que
se encuentra más abajo en la jerarquía, ni de otras personas, ni del entorno, ni
del futuro, ni de la sociedad, ni de nada; sólo están ahí con el fin de mantener
ciertas estructuras de poder y dominación, y a algunas personas en la parte más
alta.
Este ejercicio de razonamiento moral y ético tiene como objetivo desper-
tar nuestra comprensión de la dimensión política de quiénes somos y cuál es
nuestra función en el mundo como terapeutas ocupacionales y como ciuda-
danos. Como terapeutas ocupacionales, ¿cómo debemos llevar a cabo el papel
que exponemos con modelos y enfoques holísticos y condensados, y al mismo
tiempo escasamente adecuados por las limitaciones del sistema social? Como
trabajadores de primera línea, ¿el futuro papel de los terapeutas ocupacionales
será lamentarse por las fronteras que continuamente se interponen en el tra-
bajo centrado en las personas, cuando se cierra el departamento de un hospital
por obras, no hay personal suficiente para realizar valoraciones de las casas, el
tiempo dedicado a la clínica disminuye por el papeleo o por asistir a reuniones
sobre la práctica basada en la evidencia, o no se puede facilitar más ayuda a las
personas con discapacidad en tal periodo financiero? Como personal sanitario
que trabaja con los principios de la responsabilidad clínica de la medicina y de
gestión de hospital, ¿con qué frecuencia observamos que los principios que se
centran en personas, que son con los que trabaja la terapia ocupacional, son
secundarios a las demandas organizativas o jerárquicas
13
? Si los resultados que
buscamos para las personas con las que trabajamos son libertad y liberación,
tenemos que reconstruir los parámetros con los que pretendemos alcanzar estos
resultados.
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras   5 Capítulo 1 Un comienzo…
3.ª prueba
Con SOS-OTwB (véase Prefacio) y con este libro, y con el número creciente de
terapeutas ocupacionales y supervivientes
3, 5, 14-18
, los editores propusieron replan-
tear el papel tradicional de la terapia ocupacional y, en algunos aspectos, revisar
los orígenes profesionales con respecto a la acción social
19
(véase Cap. 7, 9, 11).
Nos hemos encerrado demasiado tiempo. Cuando empecemos a ver un mundo
sin fronteras, estaremos capacitados para revisar los parámetros del trabajo que
realizamos con otras personas y para vivir el proceso que Mary Reilly describió:
«El hombre [sic], utilizando sus manos, que están bajo el control de la mente
y la voluntad, puede influir en el estado de su propia salud»
20
. Empezaremos
a estudiar las distintas situaciones culturales y sociales, los distintos contextos
políticos, y a rearticular los fines de la terapia ocupacional. Los siguientes prin-
cipios, que Molinas Maldonado y Monroy Peralta han atribuido a de Souza
1

proporcionan una base:
1. Todos somos responsables de todo.
2. Pensar a escala mundial, actuar a escala local.
3. Nada cambia si no se hace nada por cambiarlo.
4. El objetivo no es obtener los resultados esperados, sino hacer hincapié en
el proceso.
5. No existe ética pública sin ética personal.
Esto nos exige trabajar con «el hecho de que se depende más de factores
sociales, económicos y políticos para lograr mejoras a largo plazo en salud, que
en grandes avances médicos o en las propias acciones sanitarias y de que la
clave para generalizar las mejoras en salud y equilibrar las necesidades básicas
de todas las personas, supone un compromiso político fuerte»
21
(pág. 129).
REPLANTEARSE EL ENFOQUE DEL TRABAJO EN COMUNIDADES
Del mismo modo que las ideas fundamentales de la terapia ocupacional,
estos principios pueden parecer extraordinariamente sencillos
22
, pero entrañan
replantearse nuestro enfoque en la actuación en las comunidades con las que
trabajamos
1-2, 5
.
El primer principio nos lleva, tanto a los profesionales como a los ciudadanos,
a rescatar el principio de responsabilidad de la erosión que ha sufrido durante el
desarrollo de la sociedad
1
. Los pioneros de la terapia ocupacional reconocieron
esta responsabilidad a principios del siglo pasado
23-25
; nuestra «capacidad de
respuesta» se relaciona con nuestra función fundamental de «proporcionar una
ocupación»
26
. La responsabilidad está unida de forma compleja con la ocupación,
entendida ésta como un medio de interacción con el entorno y con otras per-
sonas, de la misma manera que la responsabilidad nos hace dueños de lo que
hacemos o de lo que somos capaces de hacer. Puesto que somos integrantes
de una sociedad, tenemos que negociar la naturaleza de nuestra ocupación con
respecto a nuestra capacidad. El hecho de que una acción participativa tenga
éxito depende de la capacidad de cooperación con otros, de forma que refleje la
capacidad ocupacional. En el marco de la discapacidad, entendida como «aque-
llos que son diferentes de los no-discapacitados», existe un supuesto que indica
Jodos  somos 
rcsponsah|cs 
dc  Iodo
Jodos  somos 
rcsponsah|cs 
dc  Iodo
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras
3.ª prueba
  8 Capítulo 1 Un comienzo…
que saber responder adecuadamente no es una cuestión de aquellos que viven
condiciones de discapacidad, sino de aquellos que son «capaces». A menudo
se dice que las profesiones de índole social están formadas por «personas más
capaces». Los terapeutas ocupacionales que se dejan seducir por la ética de Re-
belión en la granja
27
, que señala que «unos son más capaces que otros» (pág. 114),
pensarán que las diferencias en la capacidad y la discapacidad se ven como un
problema médico, y las personas que poseen estas diferencias son excluidas y
desconectadas del resto de la sociedad. Se vuelven invisibles o extraños, distintos
de lo normal, objetos para la tecnología de la atención. Y en consecuencia, no
nos creemos, de forma alguna, responsables de ellos. Parece que el sentido de
la responsabilidad se ha ido diluyendo y de la misma forma que el personal
sanitario, no nos involucramos en las cuestiones básicas de los derechos de las
personas con discapacidad ni en otros movimientos sociales. La excepción la
forman los que cruzan esta frontera
5, 14, 29
. Tal vez no sea razonable, o incluso ético,
esperar que todos los terapeutas ocupacionales puedan dedicarse activamente a
la política
2
, pero nos vemos obligados a preguntarnos y a justificar la razón de
nuestra alianza, como ya señalaba Chomsky
11
. Pasar por alto esto es, desde el
punto de vista del primer principio expuesto aquí, irresponsable.
La siguiente frase de Martin Luther King parece apropiada en el contexto
de la salud y el bienestar: «Lo que afecta a uno directamente, nos afecta a
todos indirectamente. Nunca seré lo que quiero ser, hasta que tú seas lo que
quieres ser. Ésta es la estructura interrelacionada de la realidad»
30
(pág. 70). En
el nuevo milenio, en el campo práctico, la excusa absurda que se oyó tras el
holocausto, Wir haben es nicht gewusst (No lo sabíamos»), no se sostiene. Las
mejoras técnicas están facilitando el acceso de un número cada vez más elevado
de personas en todo el mundo a una información más amplia. Esta facilidad
multiplica nuestra responsabilidad personal y colectiva con respecto a lo que
ocurre en el mundo
31
, puesto que tener conciencia de lo que ocurre hace más
difícil ignorar las cuestiones de justicia social y plantea preguntas sobre la razón
de las desigualdades. Todos participamos en la historia, no hay nada que nos
excluya; toda acción o no acción supone una elección moral que está relacionada
con el resultado potencial de esta interdependencia. Sin embargo, aunque se
sabe que el conocimiento es un factor determinante para el desarollo, la salud
y el bienestar, muchas personas no tienen acceso a la educación ni a la infor-
mación y, por consiguiente, tampoco al empoderamiento ni a la participación
que esto ofrece. De este modo, esta visión supone llevar a cabo la necesidad de
pensar a escala mundial y actuar a escala local, el segundo de nuestros cinco
principios.
El segundo principio versa sobre la necesidad de tener una perspectiva mun-
dial para hacer frente a las situaciones en las que esperamos influir. En cualquier
campo que deseemos intervenir es importante saber en qué se trabaja, quiénes,
con qué métodos, la magnitud de su contribución, los resultados, los errores que
se cometieron y los medios para superarlos. Tenemos que reconocer el estado o
la calidad de ser «otro» o «de otro modo». De forma sencilla, se puede aplicar
la pregunta «relativa» siguiente: «¿La ayuda que estoy proporcionando es la
que me gustaría que recibiera mi pareja, mis hijos, mis padres o yo mismo?
Pcnsar 
a  csca|a 
mundìa|, 
acIuar 
a  csca|a  |oca|
Pcnsar 
a  csca|a 
mundìa|, 
acIuar 
a  csca|a  |oca|
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras   1 Capítulo 1 Un comienzo…
3.ª prueba
¿Qué les gustaría cambiar a ellos o a mí mismo?» A través de esto podemos
crear un contexto para realizar nuestras acciones y mantener un contacto entre
lo que hacemos y lo que hacen otros
1
. Tanto si vivimos o no con condiciones
de discapacidad, nos formamos a nosotros mismos a través de la interacción
ocupacional con otras personas
32,33
. Esto subraya nuestra interdependencia. La
formación que realizamos de nosotros mismos depende de que otros la faciliten
y la permitan. La capacitación se consigue por mutuo acuerdo. Los logros de
cada persona se alcanzan con el apoyo de otras personas, exactamente igual
que los padres apoyan a sus hijos para superar las fases clave del desarrollo.
Reconocemos los logros de los niños, pero también debemos reconocer la ayuda
prestada por otras personas.
Goldstein
34
entiende la importancia de la ocupación desde un contexto inter-
nacional, más que desde el marco de las vidas individuales. Argumenta que, de
la misma forma que los terapeutas ocupacionales reconocen que «las personas
moldean y son moldeadas por su entorno»
26
, las relaciones internacionales del
mundo escriben el guión de las vivencias cotidianas y viceversa; las elecciones
ocupacionales afectan diariamente al curso de la política internacional. El trabajo
de Goldstein nos obliga a pensar tanto en las ocupaciones de las personas con
las que trabajamos como en nuestras propias actividades en un contexto global
y político. La ocupación humana no sucede de forma aislada.
Sin embargo, es imposible abarcar todo el desarrollo de la historia y tener
una visión global de la actividad humana de forma simultánea. Aunque parece
necesario tener en cuenta toda la idea, sólo somos capaces de trabajar práctica-
mente con una parte de ella. «Pensar a escala mundial, actuar a escala local» en
una terapia ocupacional sin fronteras exige una conciencia crítica de la naturaleza
política de quiénes somos y qué hacemos y fomenta el discurso dialéctico que
admite que podemos ser o supervivientes o profesionales y respetar la posición
de los otros. Aunque Goldstein
34
hace referencia a temas de ciencia política,
sus ideas también pueden informar a los terapeutas que estén negociando con
pacientes que quieran reconstruir sus vidas y llenarlas de significado. Según
Goldstein, las decisiones que toman los individuos en su experiencia diaria
tienen gran importancia y posibilidades internacionales. Los terapeutas que
utilizan una perspectiva de la ciencia ocupacional estarán interesados en analizar
el impacto de los asuntos internacionales y mundiales en la valoración de la
actividad por parte de sus pacientes. Por ejemplo, se puede generar un interés
por la jardinería macrobiótica en un paciente a través de la referencia a asuntos
medioambientales a escala mundial. Los pacientes pueden elegir unirse a un
movimiento político como un modo de ocuparse de forma constructiva de las
tensiones entre las expectativas de la sociedad y sus discapacidades o su orien-
tación sexual. El trabajo de Goldstein nos alerta a pensar en las ocupaciones de
nuestros propios pacientes en un contexto activo mundial y político.
Como comenta Chomsky
11
(págs. 191-192):
No creo que ningún ser humano en su sano juicio pueda observar el mundo
y no darse cuenta de las cosas que hay que hacer. Dése una vuelta por la calle
y encontrará muchas cosas que se deben hacer. Entonces, empiece a hacerlas.
Pero no va a ser capaz de hacerlas solo. Imagine que está dando un paseo por
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras
3.ª prueba
  8 Capítulo 1 Un comienzo…
la calle y dice: «Tendrían que hacer esto». No ocurre nada. Sin embargo, si nos
organizamos para actuar en conjunto, sí. Así, se pueden conseguir las cosas. No
hay un límite concreto para lo que puede conseguir. Quiero decir que, por eso, ya
no existe la esclavitud. Se comienza diciendo: «Atención, aquí está el mundo,
¿qué podemos hacer?». Bueno, podemos empezar a hacer cosas que ayudarán a
que la gente empiece a entender mejor cuál es la verdadera fuente de poder y qué
se puede alcanzar al implicarse en la actividad política. Y una vez rota la fachada,
se construyen organizaciones. En esto consiste. Se trabaja en aquello en lo que me-
rece la pena trabajar. Se trata de tomar el control de tu comunidad, de controlar
el puesto de trabajo, de trabajar en la solidaridad, de cuidar de las personas sin
hogar.
Como expuso Lyotard: «Los siglos XIX y XX nos han dado tanto terror como
podemos asimilar. Hemos pagado un precio demasiado alto por el recuerdo de
todas y cada una de las experiencias»
35
.

Si es así, la búsqueda está preparada
para «ideas actualizadas y prácticas para un milenio más prometedor». Sin
embargo, en la incertidumbre de este nuevo milenio tenemos que responder
a algunas preguntas: ¿Con qué tenemos que quedarnos?, ¿qué tenemos que
abandonar del pasado?
36
; ¿qué merece la pena hacer? (pág. 4), «¿qué estamos
intentando cambiar exactamente?»
37
(pág. 234). Tenemos que averiguarlo con el
fin de ser capaces de facilitar a los demás la tarea de alcanzar el ser y el hacer
que ellos valoran
38
.
El tercer principio nos dice que actuemos, que «pasemos del dicho al hecho»,
que realicemos la transición de forma activa, de la conversación a la práctica
concreta. De todos los principios, éste está unido explícitamente al armazón
central de la terapia ocupacional, la ocupación, que se refiere a los «grupos
de actividades y tareas de la vida diaria a las que los individuos y una cultura
ponen nombre, organizan, dan valor y significado»
26
. De la misma forma, esto
se asocia al papel primario de la profesión de permitir la ocupación, lo que se
refiere a colaborar con la gente para elegir, organizar y desempeñar ocupaciones
que ellos consideran útiles e importantes en su entorno
26, 39
. Sin embargo, la
pregunta fundamental es: ¿a quién pertenecen el valor y el significado que se
les confía a los terapeutas ocupacionales en la práctica diaria?
Uno de los asuntos más atroces para muchos de los habitantes de las llama-
das sociedades en vías de desarrollo es que no viven el tiempo suficiente para
experimentar cambios importantes en sus vidas
1
. Los grandilocuentes discursos
políticos no llevan consigo una ejecución práctica y duradera. De forma similar,
los organismos ocupados en el desarrollo (por ejemplo, las ONG o las Naciones
Unidas) siguen haciendo promesas para un mañana que no parece convertirse
en realidad y, como consecuencia, muchos grupos ya no creen sus palabras
1
. No
se trata simplemente de que la gente vea cómo se producen unos cambios, sino
que es necesario fomentarlos y que avancen con su colaboración. Necesitamos
evaluar con las personas con las que hemos trabajado si los procesos en los que
participaron generan cambios visibles y convenientes. Estos pasos se encuentran
claramente dentro de la competencia de la terapia ocupacional centrada en la
persona para permitir la ocupación
16, 40
, y colaboran con los movimientos de
inclusión
5
.
Nada  camhìa 
sì  no  sc  hacc 
nada  por 
camhìar|o
Nada  camhìa 
sì  no  sc  hacc 
nada  por 
camhìar|o
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras   0 Capítulo 1 Un comienzo…
3.ª prueba
El cuarto principio nos anima a que volvamos a pensar la forma en la que
proponemos y llevamos a cabo nuestros proyectos, intervenciones y programas
1
.
A parte de medir el éxito de las actividades a través de resultados, debemos
concederle importancia a los procesos que han articulado el trabajo, incluyendo
un marco de justicia ocupacional participativo (véase Cap. 9)
3
. En otras palabras,
deberíamos reconocer claramente la colaboración entre los terapeutas y la gente
con la que trabajan. Los resultados representan puntos fijos en el tiempo. Tra-
bajar con personas en el desarrollo de un proyecto propone y, a menudo, exige
una continuidad que los procesos deben garantizar
40
. Sin embargo, al concluir
la evaluación, el testimonio de las personas con discapacidad es, a menudo
«la pieza del puzzle que falta»
5, 16, 41
(pág. 116). Los procesos de evaluación nos
dicen qué progreso ha tenido nuestro trabajo y nos permiten aprender de los
errores a través de la reconstrucción de procesos vividos y experiencias de co-
laboración e interdependencia sin importar nuestras funciones
5
. Los errores son
inevitables. La colaboración centrada en las personas supone tomar y compartir
riesgos y responsabilidades, como se ha descrito en los principios anteriores.
Sin embargo, en la historia de los procesos de cambio en la que nos hemos
embarcado, debemos reconocer que no existe ética pública sin ética personal
(el último de nuestros cinco principios).
De la misma forma, no existe ética personal sin ética pública y la gente es
juzgada por sus acciones. El último principio nos lleva a la cuestión de la ética.
Según de Souza
42
, las personas tienen derechos igualitarios. «Todos los tipos
de pobreza son inaceptables. Todos los tipos de miseria son intolerables»
42
. Por
consiguiente, los seres humanos deberían tener prioridad sobre el gobierno:
«Es imprescindible que la ética vigile a la política y la política vigile a la eco-
nomía»
42
.
Nuestros códigos profesionales de la ética articulan valores, como equidad,
igualdad y justicia. Por ejemplo, «los terapeutas ocupacionales se encargan de
suministrar servicios a todos los individuos que los necesitan, sin importarles
la capacidad, el género u otras características definitorias»
43
. Decimos esto, pero
a menudo dirigimos estos valores a un grupo de gente a la que nos referimos
como consumidores
44
. Esto indica una provisión unidireccional de servicios, más
que un proceso de colaboración de justicia ocupacional que beneficia a todos
los integrantes de la comunidad. Los consumidores son personas que tienen
recursos para comprar servicios, como la terapia ocupacional y los productos
asociados a ella, como la ocupación significativa. Por lo tanto, el término con-
sumidor no representa una visión holística de las personas, sino que se centra
en un aspecto de una función ocupacional limitada; por ejemplo, ni siquiera
representa la relación entre la productividad y el consumo. Esto no admite las
complejidades de una persona que interactúa con el entorno natural y es un ser
social con derecho humano a la dignidad y reciprocidad, expresado a través de
la comunidad
45
, ni tampoco indica que «la necesidad de amor, amistad, hogar
y ocupación significativa sean necesidades humanas universales, independien-
temente de la edad, clase, raza o incapacidad»
5
(pág. 84).
El psiquiatra Bockhoven consideraba que «el conocimiento de la impor-
tancia crítica moral de la ocupación en la vida humana reclama una crítica en
profundidad por parte de los profesionales de la salud de sus propios juicios
L|  oh|cIìvo 
no  cs  ohIcncr 
|os  rcsu|Iados 
cspcrados, 
sìno  haccr 
hìncapìc 
cn  c|  proccso
L|  oh|cIìvo 
no  cs  ohIcncr 
|os  rcsu|Iados 
cspcrados, 
sìno  haccr 
hìncapìc 
cn  c|  proccso
No  cxìsIc 
cIìca  puh|ìca 
sìn  cIìca 
pcrsona|
No  cxìsIc 
cIìca  puh|ìca 
sìn  cIìca 
pcrsona|
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras
3.ª prueba
  10 Capítulo 1 Un comienzo…
de valor y practica con respeto para identificar cuáles son los medios y cuáles
las finalidades de nuestros esfuerzos»
46
. Él argumentó, además, que la terapia
ocupacional es «una fuente olvidada de rehumanización de la comunidad» a la
que no se le «permitió percibir ni la profundidad ni la amplitud de su función
como fuerza moral y científica. Este papel tiene incluso más importancia para
el futuro desarrollo humano que el que podría reclamar alguna especialidad
científica existente que no tiene ninguna base moral»
46
(pág. 222).
En función de esto, ¿cómo podemos recuperar las preocupaciones sociales
que motivaron a los terapeutas ocupacionales pioneros? Al plantear dudas
y reflexionar sobre el significado de nuestro trabajo, ¿cuáles son las éticas
personales que respaldan nuestras acciones? y, como Molinas, Maldonado y
Monroy Peralta preguntan, los medios que utilizamos son tan dignos, correc-
tos y honestos como los resultados que esperamos conseguir?»
1
(pág. 45).
En un mundo de corrupción pública en la vida diaria parece que los valores
morales han perdido su utilidad y las personas importantes son capaces de
distorsionar la información y manipular las actitudes y opiniones públicas. Las
verdades se han convertido en algo dudoso, la diferencia entre el bien y el
mal no está clara. La percepción es más valiosa que el hecho. Por eso es más
importante ser bien visto que hacer el bien. Las personas con discapacidad
son víctimas de este cambio de valores que, a la vez, ofrece una oportunidad
para aquellos que necesitan manifestar su valor como buenos ciudadanos.
Esto puede incluir a gente que realmente siente la necesidad de devolver el
bien a un mundo injusto, actuando simplemente por el deseo de ayudar a los
demás –y con eso «tratarse» a ellos mismos–. La pena motiva para trabajar sin
la necesidad individual de perdón
29
porque se considera un deber hacer algo
por las personas con discapacidad. Por eso tenemos que cuestionar nuestra
motivación para convertirnos en terapeutas; si no, nos podemos encontrar
en una profesión extraña en la que la pena por los demás ha permitido su
existencia, pero que debe mantenerse por los valores de ofrecerles autonomía
y capacitarlos. Una profesión así sería incapaz de encontrar un escenario para
el trabajo colaborativo, porque la pena no reconoce responsabilidad mutua que
indica el primer principio; al contrario, se basa en la distribución desigual de
la riqueza y de la oportunidad, sin ofrecer reciprocidad.
Esto es algo que necesitamos afrontar con el fin de darnos fuerza a noso-
tros mismos para trabajar con la gente, como propone Sen
38, 47
, para basar el
bienestar en la libertad de ser y hacer, lo que está relacionado con la perspectiva
ocupacional de Wilcock
46
de alcanzar la salud a través de «hacer, ser y llegar a
ser». Estos conceptos piden que prestemos atención a la sostenibilidad de la
capacitación. Este trabajo exige «convicción y compromiso» con los derechos
humanos, en los que hay acreedores de los derechos (por ejemplo, las personas
con discapacidad) y poseedores de deberes (por ejemplo, los profesionales que
trabajan con ellos)
48
(pág. 8). Como explica Gaay Fortman, si los acreedores
de derechos no son capaces de lograr su derecho fundamental a la justicia,
entonces los poseedores de deberes tienen que permitirles ejercer sus derechos
políticos y legales
48
. Por eso, el papel de los terapeutas ocupacionales es capacitar
la participación activa en el primer principio de responsabilidad compartida
como consecuencia de capacitar la ocupación significativa (véase Cap. 6).
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras   11 Capítulo 1 Un comienzo…
3.ª prueba
CONCLUSIÓN
Este libro se refiere a un proceso; no es una visión total, ni un intento de
holismo. El proceso evalúa de forma crítica qué debe ofrecer la terapia ocupa-
cional a la sociedad humana y cómo puede dirigir de forma efectiva los aspectos
políticos de facilitar la ocupación significativa. El proceso no se puede fijar en
el tiempo, pero supone el continuo reconocimiento de componentes útiles, su
refinamiento y su aplicación sobre las bases negociadas localmente. Desde aquí
es inevitable una diversidad de práctica, pero será fundamental para todo esto
–como es evidente desde la diversidad de este libro– el reconocimiento de las
necesidades ocupacionales y la aplicación del derecho ocupacional de hacer, ser
y llegar a ser: «la necesidad de amor, amistad, hogar (comunidad) y ocupación
significativa son necesidades humanas universales, independientemente de la
edad, clase, raza o discapacidad»
5
(pág. 84).
Esta afirmación no procede de un terapeuta ocupacional sino de Micheline
Mason, una activista discapacitada partidaria de los derechos de inclusión.
¿Quiénes van a ser nuestros modelos a la hora de desempeñar una función en
nuestra búsqueda de una sociedad basada en derechos a favor de las ocupa-
ciones significativas? Hemos dedicado la primera sección de este libro a la voz
de los supervivientes; por ejemplo, personas que han manifestado su capacidad
de encontrar un porqué a pesar de las condiciones adversas, a pesar de las
restricciones de la sociedad. Todas estas personas, como Mason, han conse-
guido que las situaciones de desventaja se conviertan en «una oportunidad
de crear una nueva respuesta que llevará al aprendizaje y al crecimiento de
toda la comunidad. Si encaminamos esta actitud hacia nuestros problemas sin
resolver, la vida de cualquiera que presente estos «problemas» tendrá un valor,
un significado»
5
(pág. 82).
Esto también supone una preocupación por la dignidad a través de la ocupa-
ción significativa. En el capítulo 6 analizaremos la ocupación significativa como
necesidad y como derecho negado a través del apartheid ocupacional y el absurdo
ocupacional. El valor de la ocupación tal vez se percibe en primer lugar por la
persona implicada en ella. Como ya hemos explicado, hacer cosas tiene que
merecer la pena. Como los terapeutas ocupacionales que tradicionalmente han
recomendado la ocupación a los demás, a nosotros nos han criticado algunas
veces por utilizar a las personas para realizar actividades inapropiadas, emba-
razosas y aburridas
26, 39, 49
. Con el fin de cumplir con nuestro papel profesional y
manifestar nuestra pericia en el campo de la ocupación, tenemos que reconocer
que una terapia ocupacional satisfactoria requiere un consentimiento informado
y una base negociada alrededor de la necesidad. Por lo tanto, se necesita una
reubicación de la terapia ocupacional, la cual, como hemos argumentado aquí,
hace preguntas perspicaces de la naturaleza de necesidades, y preguntas políticas
sobre la formación y el desarrollo de las necesidades y los medios de dirigirlas.
En este libro han contribuido más de 50 autores, procedentes de los hemisferios
norte y sur, de países ricos y pobres. Con ellos hemos participado durante los
últimos dos años en un diálogo continuo sobre la dialéctica de las necesidades
y derechos ocupacionales, lo que va más allá de los modelos existentes de la
ocupación humana. Este libro presenta un gran número de conceptos nuevos,
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras
3.ª prueba
  12 Capítulo 1 Un comienzo…
no solamente apartheid ocupacional y absurdo ocupacional, sino modelos nuevos y
actualizados, nuevos procedimientos de educación y de práctica. Los colaborado-
res están desafiando y redefiniendo nuestras fronteras profesionales, refinando
de forma crítica el arte y la ciencia de la terapia ocupacional y liberando a los
profesionales para determinar cómo, con quién y dónde trabajamos.
Deseamos expresar nuestro agradecimiento a Michael Iwama y Reg Urba-
nowski por los comentarios críticos tan valiosos que nos han proporcionado
durante el desarrollo de este capítulo.
AgradccìmìcnIos AgradccìmìcnIos
8ìh|ìografía
1
Molinas Moldonado MM, Monroy Peralta JG. Sistematiza-
ción de experiencias: una invitación para la acción, una pro-
puesta para instituciones y/o programas que trabajan con
el Sector de la Infancia, Guatemala City, Childhope; 1999.
2
Duncan M, Watson R. Transformation through occupa-
tion: towards a prototype. En: Watson R, Swartz L, edi-
tors. Transformation through occupation. London: Whurr;
2004. p. 301-18.
3
Towsend E, Wilcock AA. Occupational justice. In: Chris-
tiansen C, Towsend E, editors. Introduction to occupation:
the art and science of living. Thorofare, NJ: Prentice Hall.
2003. p. 243-73.
4
McKnight J. The careless society-community and its
counterfeits. New York: Basic Books; 1995.
5
Mason, M. Incurably human. London: Working Press;
2002.
6
Turner A. Patient? Client? Service User?-What’s in a
name? Br J Occup Ther. 2002;65(8):355.
7
Swartz L. Rethinking professional ethics. In: Watson, R
y L. Swartz, editors. Transformation through occupation.
London: Whurr. 2004. p. 289-300.
8
Kronenberg R. Overcoming occupational apartheid: en-
abling people to celebrate their differences. (Paper) Cape
Town: OTASA; 2004.
9
Watson R, Lagerdien K. Women empowered through
occupation: from deprivation to realised potential. In:
Watson R, Swartz L, editors. Transformation through
occupation. London: Whurr. 2004 p. 103-118.
10
Lorenzo T. Equalizing opportunities for occupational
engagement: disabled womens’ stories. In: Watson, R,
Swartz L, editors. Transformation through occupation.
London: Whurr. 2004. p. 85-102)
11
Chomsky N. Understanding power: the indispensable
Chomsky, editor. Mitchell P, Schoeffel J. New York: The
New Press; 2002.
12
Kronenberg F. In search of the political nature of occu-
pational therapy. MSc OT paper. Linköping University,
Linköping, Sweden; 2003.
13
Watson R, Fourie M. International and African influences
on occupational therapy. In: Watson, R, Swartz L, editors.
Transformation through occupation. London: Whurr;
2004. p. 33-50.
14
Kronenberg F. WFOT Draft position paper on commu-
nity based rehabilitation (CBR). Online. Available from:
<http://www.fot.org>. Link Archives.
15
Kronenberg F. WFOT Report Helsinki review on com-
munity based rehabilitation (CBR). Online. Available
from: <http://www.fot.org>. Link International Liaison.
16
Kronenberg F. WFOT Position paper on community based
rehabilitation (CBR). Online. Available from: <http://
www.fot.org>. Link Document Centre.
17
Wilcock AA. Reflections on doing, being and becoming.
Can J Occup Ther. 1998;65(5):248-56.
18
Witson R. «New horizons in occupational therapy». In:
Watson, R, Swartz L, editors. Transformation through
occupation. London: Whurr; 2004. p. 3-18.
19
Wilcock AA. Occupation for health, vol. 2. London: Col-
lege of Occupational Therapists; 2002.
20
Reilly M. Occupational therapy can be one of the great
ideas of twentieth century medicine. Am J Occup Ther.
1962;16(l):l-9.
21
Werner D, Sanders D. Questioning the solution: the
politics of primary health care and child survival (with
an in-depth critique of oral rehydration therapy). Palo
Alto, CA: Healthwrights. 1997. p. 129)
22
Hagedorn FR. Tools for practice in occupational therapy.
Edinburgh: Churchill Livingstone; 2000.
23
Frank G. Opening feminist histories of occupational
therapy. Am J Occup Ther. 1992;46:989-99.
24
Towsend E. Muriel Driver lecture: occupational therapy’s
social vision. Can J Occup Ther. 1993;60:174-84.
25
Thibeault R. In praise of dissidence: Anne Lang-Etienne.
Can J Occup Ther. 2002;69(4):197-203.
26
Canadian Association of Occupational Therapists. En-
abling occupation: an occupational therapy perspective
(revised edn.). Ottawa, In: CAOT Publications ACE;
2002.
27
Orwell G. Rebelión en la granja. Harmondsworth: Pen-
guin; 1951.
28
Focault M. Discipline and punish. Harmondsworth:
Penguin; 1991.
29
Marks D. Disability: controversial debates and psychoso-
cial perspectives. London: Routledge; 1999.
teraPia ocuPacioNal siN FroNteras   18 Capítulo 1 Un comienzo…
3.ª prueba
30
Luther King M Strength to love. Philadelphia: Fortres;
1963.
31
Kronenberg F.Occupational therapy without borders: oc-
cupational justice education. Paper presented at the 9th
European Network of Occupational Therapy in Higher
Education. Prague; 2003
32
Sumsion T. Overview of client centred practice». In:
Sumsion T, editor. Client centred practice in occupatio-
nal therapy. Edinburgh: Churchill Livingstone. 1999.
p. 1-14.
33
Thomas de Benítez, S. Green Light for Street Children’s
Rights. European Network on Street Children Worldwide,
Brussels; 2003.
34
Snow J. What’s really worth doing and how to do it.
Toronto: Inclusion press; 1994.
35
Goldstein J. «International perspectives in occupation».
In: Zemke, J. y Clarke, F. editors Occupational science,
the evolving discipline. Philadelphia: Davis; 1996.
36
Lyotard J. The postmodern condition: a report on knowl-
edge. Minneapolis, MA: University of Minnesota Press;
1984.
37
Gergen K. An invitation to social construction. London:
Sage, 1999.

Sloan T. Critical psychology: voices for change. London:
MacMillan Press; 2000.
38
Sloan T. Critical psychology: voices for change. London:
MacMillan Press; 2000.

Sean A. Development is freedom. Oxford: Oxford Uni-
versity Press; 1999.
39
Towsend E. Reflections on power and justice in enabling
occupation. Can J Occup Ther. 2003;70(2):74-87.
40
Watson R. A population approach to transformation».
In: Watson, R, Swartz L, editors Transformation through
occupation. London: Whurr; 2004. p. 51-65)
41
Barnes C. «Theories of disability and the origins of the
oppression of disabled people in western society». In:
Barton, L. Disability and society; emerging issues and
insights. Harlow: Longman; 1996. p. 43-60)
42
de Souza H. Discurso en el Pleno de las Naciones Unidas
durante la segunda sesión del Comité Preparatorio para
la Cumbre Social. Nueva York; 1994, 23 de agosto.
43
de Souza H. Discurso en el Pleno de las Naciones Unidas
durante la segunda sesión del Comité Preparatorio para
la Cumbre Social. Nueva York; 1994, 23 de agosto.
44
American Occupational Therapy Association. Code of
Ethics. (2000) Online. Available from: http://www.aota.
org/general/coe.asp
45
Council of Occupational Therapists for the European
Countries. Code of Ethics. (1996) Online. Available from:
http://www.cotec-europe.org/