You are on page 1of 116

UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

FACULTAD DE CIENCIA POLÍTICA Y RELACIONES INTERNACIONALES Licenciatura en Relaciones Internacionales
TESINA DE GRADO

“Transnacionales made in Brasil: determinantes y efectos de la inversión extranjera directa de las empresas brasileñas en la región sudamericana (1998-2008)”

Alumno: Quinodoz-Pinat, Carlos M. Director: Angelone, Juan Pablo Co-directora: Garfi, María Eugenia

Rosario, 2013

2

"Cuando uno escribe, el lector es uno" Jorge Luis Borges

3

4

Resumen
Investigación acerca de la transnacionalización de las empresas brasileñas del sector industrial en la región sudamericana en la década que va desde 1998 al 2008. El fenómeno es analizado a partir del rol del Estado (originario y receptor de la inversión), las empresas y los condicionantes de la economía global. En el trabajo se analizan los determinantes y efectos que tuvo dicha transnacionalización sobre las economías de los Estados receptores de Sudamérica, así como los perjuicios y beneficios que ha tenido en los diferentes sectores de la economía brasilera. Palabras clave: transnacionalización; Brasil; Estado; mundialización; inversión extranjera directa.

Abstract
Research on the transnationalization of Brazilian industrial enterprises in the South American region in the decade of 1998-2008. The phenomenon is analyzed taking into account the role of the State (originating and receiving the investment), the enterprises and the global economy conditions. In this project determinants and effects of transnationalization over the economy of the receiving South American States are analyzed, as well as the damages and benefits that they have had in the different sectors of the Brazilian economy. Key words: transnationalization; Brazil; State; mundialization; direct foreign investment.

5

6

Índice:
Introducción --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------I. Estado de la cuestión ------------------------------------------------------------------------------------------------------II. Hipótesis y objetivos ------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Hipótesis general ----------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Hipótesis específicas --------------------------------------------------------------------------b. Objetivos --------------------------------------------------------------------------------------------------------c. Consideraciones metodológicas ---------------------------------------------------------------------------III. Marco teórico --------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. El Estado ---------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. El Estado de origen ----------------------------------------------------------------------------a.2. El Estado receptor -----------------------------------------------------------------------------a.3. El poder -------------------------------------------------------------------------------------------a.4. Clases ----------------------------------------------------------------------------------------------b. Empresas transnacionales -----------------------------------------------------------------------------------b.1. El concepto de empresa transnacional ---------------------------------------------------b.2. Características de las empresas transnacionales ---------------------------------------b.3. Inversión extranjera directa -----------------------------------------------------------------c. Mundialización -------------------------------------------------------------------------------------------------c.1. Relación Estado-empresa ---------------------------------------------------------------------Capítulo I: “El rol del Estado de Brasil en la economía” -------------------------------------------------------------------------I. Políticas activas del Estado en la economía --------------------------------------------------------------------------a. El Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social ---------------------------------------a.1. Desarrollo histórico ---------------------------------------------------------------------------a.2. Estructura del fondeo -------------------------------------------------------------------------a.3. Principales programas del período 1998-2008 ------------------------------------------a.4. Financiamientos para proyectos de integración ----------------------------------------a.5. La trinchera ideológica en el BNDES -------------------------------------------------------b. La política exterior de Brasil --------------------------------------------------------------------------------II. El sistema financiero ------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Tasas de interés altas para controlar la inflación ------------------------------------------------------b. El tipo de cambio revaluado --------------------------------------------------------------------------------Capítulo II: “Empresas transnacionalizadas” ---------------------------------------------------------------------------------------I. Flujo de inversión directa en el extranjero desde Brasil -----------------------------------------------------------II. Las grandes transnacionales brasileñas -------------------------------------------------------------------------------a. Las transnacionales más grandes de Brasil --------------------------------------------------------------a.1. Petrobras -----------------------------------------------------------------------------------------a.2. Vale ------------------------------------------------------------------------------------------------a.3. Gerdau --------------------------------------------------------------------------------------------a.4. Camargo Correa --------------------------------------------------------------------------------a.5. Odebrecht ----------------------------------------------------------------------------------------a.6. Votorantim ---------------------------------------------------------------------------------------a.7. Ambev ---------------------------------------------------------------------------------------------b. La relación entre la clase hegemónica y la clase reinante -------------------------------------------III. Estrategias adoptadas ----------------------------------------------------------------------------------------------------Capítulo III: “IED en los Estados receptores” ---------------------------------------------------------------------------------------I. Argentina ----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------11 13 15 15 15 16 16 17 17 19 20 21 20 25 25 26 26 27 28 31 31 32 32 34 35 37 38 39 41 42 45 47 47 50 50 51 52 53 53 54 54 54 55 56 59 59

7

a. Continuidad en la desnacionalización industrial -------------------------------------------------------a.1. Sector alimenticio ------------------------------------------------------------------------------a.2. Sector siderurgia -------------------------------------------------------------------------------a.3. Sector manufacturas --------------------------------------------------------------------------a.4. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------a.5. Sector minero -----------------------------------------------------------------------------------a.6. Sector de alta tecnología ---------------------------------------------------------------------b. Petrobras en Argentina: un capítulo aparte ------------------------------------------------------------c. Proyectos de infraestructura financiados por el BNDES ----------------------------------------------c.1. Expansión del gasoducto General San Martín -------------------------------------------II. Bolivia -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector minero -----------------------------------------------------------------------------------a.2. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------b. La cuestión de los hidrocarburos --------------------------------------------------------------------------c. Proyectos financiados por el BNDES ----------------------------------------------------------------------c.1. La autopista de Tipnis -------------------------------------------------------------------------c.2. Petrobras y el gas -------------------------------------------------------------------------------III. Chile ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector alimenticio ------------------------------------------------------------------------------a.2. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------a.3. Sector siderurgia -------------------------------------------------------------------------------b. Minería e hidrocarburos -------------------------------------------------------------------------------------IV. Colombia --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector siderurgia -------------------------------------------------------------------------------a.2. Sector minería -----------------------------------------------------------------------------------a.3. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------a.4. Sector hidrocarburos --------------------------------------------------------------------------a.5. Sector manufacturas --------------------------------------------------------------------------V. Ecuador -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector hidrocarburos --------------------------------------------------------------------------a.2. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------a.3. Sector manufacturas --------------------------------------------------------------------------a.4. Sector alimenticio ------------------------------------------------------------------------------b. Proyectos financiados por el BNDES ----------------------------------------------------------------------b.1. La usina hidroeléctrica de San Francisco -------------------------------------------------b.2. Proyecto de Tabacundo ----------------------------------------------------------------------VI. Paraguay ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector agroindustrial --------------------------------------------------------------------------a.2. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------a.3. Sector hidrocarburos --------------------------------------------------------------------------a.1. Sector alimenticio ------------------------------------------------------------------------------b. Proyectos financiados por el BNDES ----------------------------------------------------------------------b.1. Ruta 10 --------------------------------------------------------------------------------------------VII. Perú --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector minero ------------------------------------------------------------------------------------

60 60 61 62 63 64 64 66 64 67 68 68 68 68 70 70 71 71 72 72 73 73 73 73 73 74 74 75 75 75 76 76 77 77 78 78 78 78 78 79 79 80 80 80 80 80 81 81 81 82 82

8

a.2. Sector construcción ----------------------------------------------------------------------------a.3. Sector siderurgia -------------------------------------------------------------------------------a.4. Sector petróleo y petroquímica -------------------------------------------------------------VIII. Uruguay --------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Desnacionalización de las Manufacturas de Origen Agropecuario --------------------------------b. Otras inversiones ----------------------------------------------------------------------------------------------b.1. Sector alimenticio ------------------------------------------------------------------------------b.2. Sector hidrocarburos --------------------------------------------------------------------------b.3. Sector siderurgia -------------------------------------------------------------------------------IX. Venezuela -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------a. Inversiones ------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Sector hidrocarburos --------------------------------------------------------------------------a.2. Sector minero -----------------------------------------------------------------------------------a.3. Sector siderurgia -------------------------------------------------------------------------------a.4. Sector alimenticio ------------------------------------------------------------------------------b. Proyectos financiados por el BNDES ----------------------------------------------------------------------b.1. La usina hidroeléctrica “La vueltos” -------------------------------------------------------b.2. Línea IV – Metro de Caracas ----------------------------------------------------------------b.3. Línea III – Metro de Caracas ----------------------------------------------------------------X. Balance del capítulo -------------------------------------------------------------------------------------------------------Capítulo IV: “Consecuencias de la transnacionalización en el Estado de origen” ----------------------------------------I. Un balance general de la transnacionalización ----------------------------------------------------------------------a. Estado ------------------------------------------------------------------------------------------------------------a.1. Beneficios ----------------------------------------------------------------------------------------a.2. Costos ---------------------------------------------------------------------------------------------b. Empresas --------------------------------------------------------------------------------------------------------b.1. Beneficios ----------------------------------------------------------------------------------------b.2. Costos ---------------------------------------------------------------------------------------------II. Concentración del ingreso -----------------------------------------------------------------------------------------------a. Modelo de acumulación y distribución -------------------------------------------------------------------b. El debate ideológico al respecto en Brasil ---------------------------------------------------------------III. Control de factores en la región ---------------------------------------------------------------------------------------a. Factores estratégicos y comercio exterior ---------------------------------------------------------------b. Impacto socioambiental -------------------------------------------------------------------------------------Conclusión -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Referencias bibliográficas ---------------------------------------------------------------------------------------------------------------Anexo I – Glosario -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Anexo II – Datos -----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

82 83 83 84 84 85 85 85 85 85 86 86 86 86 86 87 87 87 87 87 91 91 91 91 92 93 93 94 94 94 96 97 97 99 101 104 110 113

9

10

Introducción
"Las empresas son, simplemente, tan totalitarias como el bolchevismo o el fascismo. Poseen las mismas raíces intelectuales de principios del siglo XX. Por ello, al igual que otras formas de totalitarismo tuvieron que desaparecer, igual tiene que ocurrir con las tiranías privadas" Noam Chomsky

La inversión extranjera directa (IED) y las empresas transnacionales como su vehículo son un fenómeno que se viene acrecentando notablemente desde la segunda mitad del siglo XX. La teoría económica ortodoxa es apologista de la IED, estableciendo una evolución natural en la cual existiría una tendencia en los países a ser receptores netos mientras se encuentran en estadios inferiores de desarrollo. Además, la IED traería aparejados como supuestos beneficios: la mayor generación de empleo, la transferencia de tecnología, una mayor recaudación tributaria y el fomento a la industria. Actuar como buenos receptores del capital que migra por el planeta sería también casi una condición sine qua non para el desarrollo según la visión apologista de la globalización financiera. A su vez, dichos países en desarrollo pasarían a ser emisores netos de IED una vez que hubiesen arribado a grados más altos de desarrollo. Por lo general, las investigaciones econométricas que se han hecho, han dejado de lado la activa política de Estado en la IED y han relegado todo a un “desarrollo natural” del capital y a las estrategias de expansión de las empresas. Sin embargo, el fenómeno de las así llamadas “translatinas” originado en los años setentas y profundizado a partir de mediados de los noventas, pone en cuestión aquellos postulados económicos. Particularmente, la transnacionalización de las empresas brasileñas en la primera década del siglo XXI llama la atención por dos razones: a) Se trata de transnacionalizaciones promovidas desde un Estado con un PBI per cápita más cercano a los países menos desarrollados que al de los países desarrollados; y b) El hecho es considerado acríticamente de manera “positiva” en forma general por los artículos de prensa especializados y la mayoría de los documentos académicos. También es relevante señalar que uno de los rasgos distintivos de las “translatinas” es que sus matrices se encuentran en países en desarrollo, mientras que la enorme mayoría de las transnacionales tienen sus matrices en los países centrales.

11

La “cuestión de fondo” de la presente investigación sería establecer la posibilidad de interpretar el fenómeno de la IED alejado tanto de los análisis del liberalismo económico ortodoxo como así también de las concepciones marxistas del imperialismo que sobresimplifican el desarrollo de los acontecimientos. Se trata de apartar aquí tanto la representación liberal acerca de las transnacionales como racionalizadoras del proceso económico difundiendo prácticas óptimas de administración de empresas y limitando “las posibilidades de que un gobierno aplique una política desacertada”1, como así también las imágenes del marxismo más ortodoxo que las ve como embajadoras del imperialismo capitalista. Más bien, a través de un materialismo histórico instrumentado de forma abarcadora y sofisticada se pretende comprender la transnacionalización como parte de una realidad compleja en la que intervienen diversos actores estatales, intereses de clases, contradicciones y un clima globalizante que condiciona los procesos. El propósito de este trabajo es investigar los determinantes y efectos que tienen las transnacionalizaciones de las empresas brasileras en la región sudamericana en la década que va desde 1998 al 2008, todo ello desde un enfoque materialista histórico crítico. Por la naturaleza del presente trabajo, se optó por un aparato conceptual ecléctico pero con claras concepciones ligadas al marxismo como hilo conductor. Se adoptarán las concepciones básicas de la sofisticada arquitectura teórica de Nicos Poulantzas con respecto al Estado capitalista, como ser los conceptos de “Estado”, “poder” y “clases”2. Para abarcar el espacio-tiempo en que ello toma lugar, se considera conveniente tomar el concepto de “mundialización” de Jocelyn Létourneau3. Para el análisis de las empresas transnacionales en particular se han tomado las generalidades de la caracterización que hace de ellas Raúl Trajtengberg 4. El período de tiempo abarcado (1998-2008) se encuentra justificado en la medida en que entre esos años la IED mundial, que desciende abruptamente con la crisis asiática (1999), empieza un proceso de alza hasta la crisis financiera estadounidense (2008). Además, el período en estudio permite abarcar tres períodos de gestión presidencial con dos presidentes de diferente extracción ideológica en la pos-crisis brasileña de 1998. Se analizarán los determinantes y condicionantes del Estado de origen de las IEDs que favorecieron a que el fenómeno haya tenido lugar. Lecturas previas sugieren que dichos determinantes son de diversos tipos, según el sector y tamaño de la empresa, que podrían resumirse en: a) Los créditos ofrecidos por el Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES) de Brasil; b) Las condiciones del mercado brasileño; y c) Las estrategias de proyección global de algunas empresas.

1

LOUNGANI, Parakash y RAZIN, Assaf, “¿Qué beneficios aporta la inversión extranjera directa?”, en Revista Finanzas & Desarrollo - FMI, junio, 2001, pág. 6. 2 POULANTZAS, Nicos, “Poder político y clases sociales en el Estado capitalista” , ed. Siglo XXI, México, 1971. 3 LETOURNEAU, Jocelyn, “Mundialización e identidad histórica de las regiones” , en Revista Ciclos, Nº 12, 1997. 4 TRAJTENGBERG, Raúl, “El concepto de empresa transnacional”, en Documento de trabajo del Departamento de economía de la Universidad de la República del Uruguay, Nº 10/99, 1999.

12

En cuanto a los Estados receptores se tomarán en cuenta dos dimensiones de análisis: a) El marco legal que regula las inversiones extranjeras; y b) Las condiciones macroeconómicas. Las investigaciones previas sugieren que los determinantes de la IED están más ligados al costo y control sobre los factores de producción estratégicos, que al marco legal regulatorio. Aún así, existen países en que la IED ha mermado por tensiones en torno a la legislación que regula la propiedad de las inversiones, como es el caso de Venezuela y particularmente el de Bolivia. También se ahondará en las diferentes estrategias adoptadas por las empresas para realizar las inversiones. Finalmente, se analizarán los costos y beneficios que ha tenido la política sostenida por el Estado de origen con respecto a las transnacionalizaciones. Se intentará la difícil tarea de estudiar los huidizos retornos de utilidades, el pago de créditos al BNDES y los beneficios obtenidos a partir del control de factores considerados estratégicos, así como también los costos que ha tenido para el Estado y la economía, la concentración del ingreso en las grandes empresas, la pérdida de puestos de trabajo hacia plazas con factores más baratos, etc.

I. Estado de la cuestión
Existe una extensa bibliografía en torno a las inversiones extranjeras directas (IED) en artículos de revistas especializadas, informes de los organismos oficiales, documentos de trabajos académicos y libros. Los primeros trabajos teóricos aparecieron a finales de los años setentas, como extensiones de la teoría del ciclo del producto de Wells. A comienzos de los ochentas trabajos como el de Sanjaya Lall, “The rise of the multinationals from the third world”, hicieron hincapié en la noción de cambio técnico. En 1986, John Dunning planteó la existencia de un camino que transitarían todas las naciones que alcanzasen cierto nivel de desarrollo, a partir del cual pasarían a ser emisores de IED. A finales de los ochentas John Cantwell y Paz Estrella Tolentino publicaron “Technological accumulation and third world multinationals” que interpretaba la transnacionalización a partir de la teoría de la acumulación tecnológica. En 1987, Rhys Owen Jenkins publicó “Transnational Corporations and uneven development: the internationalization of capital and the third world”, que basaba su explicación en la competencia oligopolística internacional. Mucho más recientemente, en el año 2005, Gary Gereffi, John Humphery y Timothy Sturgeon han puesto el énfasis en la división del trabajo internacional y la integración de las cadenas globales de producción. Uno de los pocos textos teóricos que aborda el tema del capital extranjero y su relación con el desarrollo en los países periféricos, es la obra “Comercio internacional y políticas de desarrollo económico” de Ricardo French-Davis y Keith Griffin en donde critican los análisis de los modelos econométricos. En los últimos tiempos también han florecido gran cantidad de textos referentes a la IED de empresas de capitales con origen en países latinoamericanos. El ascenso de Brasil a líder regional ha sido acompañado de una acentuada transnacionalización de sus empresas hacia todo el globo, pero con un particular incremento hacia Sudamérica. Lo llamativo del tratamiento de esta 13

cuestión es que por lo general es tomada como algo inmaculadamente positivo, tanto para Brasil como para los Estados receptores de IED brasileña, haciendo hincapié sólo en los volúmenes de dólares que reciben las economías y prestando escasa atención al tipo de inversión, al impacto ambiental, al control de los recursos estratégicos, etc. Acerca de la IED que tiene como receptora a Latinoamérica, la bibliografía es sumamente abundante y reseñarla en detalle constituiría una tarea titánica, por lo tanto se limitará este estado de la cuestión a aquellos textos considerados verdaderamente relevantes. En particular, son de interés la serie de documentos de la CEPAL en lo que respecta a la IED recibida en la región, ya que los mismos resumen y analizan una enorme cantidad de datos provenientes de los asientos contables de la macroeconomía nacional. Ellos son de enorme utilidad por la agregación de información contenida en un solo documento, facilitando a través de los mismos un análisis que de otra forma resultaría incalculablemente engorroso. La mayoría de los países que aquí se van a estudiar contienen también un buen caudal de trabajos académicos que tratan sobre la cuestión. Cabría nombrar, como simples ejemplos, a autores como Fernando Porta tratando la cuestión de la transnacionalización de las empresas brasileñas en Argentina o Diego Mansilla en lo que a Petrobras respecta; a Dorotea López y Fernando Muñoz desde la Universidad de Chile produciendo documentos sobre la IED brasileña en su país; etc. Respecto a la inversión extranjera directa con origen en Brasil los documentos de trabajo de la Fundação Centro de Estudos do Comércio Exterior (FUNCEX) tienen gran relevancia debido a que tratan exclusivamente la IED y el comercio exterior de Brasil bajo el curioso lema “A judando o Brasil a expandir fronteiras”. Esta fundación cuenta con una considerable biblioteca de documentos de autores como Fernando Ribeiro, Sandra Rios, Gonzálo Chávez, Dorotea López, Fernando Muñoz, Ana María Orozco Gómezi y Raquel Casado Lima. Los documentos contienen gran cantidad de datos macroeconómicos, marcos legales regulatorios de la inversión y entrevistas a empresarios y funcionarios involucrados en las IED. Así mismo, es de notar que la enorme mayoría de los artículos periodísticos no sólo tratan acríticamente la IED como si fuese un elemento imprescindible para el desarrollo y bienestar de un país receptor de la misma, sino que también elogian ciegamente el modelo de transnacionalización de las empresas brasileñas. A este respecto, el de las críticas realizadas hacia el modelo de desarrollo brasileño, la bibliografía existente es escasa y está confinada a la marginalidad en los medios masivos de comunicación. Muchas de estas críticas están dirigidas principalmente al BNDES, así lo destacan autores como Fernando Novoa Garzón (política a la cual incluso califica como “desborde imperialista”), Gabriel Schütz y Souza Porto. Otros, por ejemplo Erika González, dirigen su crítica hacia las empresas transnacionales en general y de Brasil en particular, incluyendo una crítica al modelo de desarrollo del Estado de Brasil. Algunos como Daniela Perrota, Gastón Fulquet y Eugenia Inchauspe critican no solo la poca contribución al desarrollo de los países receptores de esta IED por parte de Brasil, sino que también llaman la atención acerca de la concentración del ingreso que produce sobre la economía brasileña.

14

Se considera para este trabajo que un aporte desde la perspectiva del materialismo histórico resultaría relevante debido a los escasos o nulos aportes que se han hecho desde dicha posición sobre el tema a tratar: la transnacionalización de empresas provenientes de países en desarrollo. Dicho fenómeno queda por fuera de los análisis hechos por el marxismo bajo el concepto de “Imperialismo” y de las corrientes latinoamericanas de la teoría de la dependencia. Por ello, entendiendo que a partir del corazón teórico del materialismo histórico aún quedan muchas respuestas por brindar para comprender al mundo, se hace imperioso renovar el esfuerzo por articular un marco teórico capaz de ser explicativo de aquello que originalmente no se encontraba previsto. Los autores ejes provienen desde el neo-keynesianismo (Paul Krugman), la crítica a la globalización (Jocelyn Létourneau); el estructuralismo marxista (Nicos Poulantzas) y la caracterización crítica de las empresas transnacionales (Raúl Trajtengberg).

II. Hipótesis y objetivos
a. Hipótesis general:
El Estado de Brasil ha desarrollado políticas que específicamente favorecieron la transnacionalización de las empresas brasileras produciendo diferentes consecuencias sobre los Estados receptores de IED y generando una concentración de capitales en la economía brasileña.

a.1. Hipótesis específicas: a) El Estado brasileño ha implementado: un tipo de cambio revalorizado; estabilización macroeconómica a través de metas de inflación; y créditos que ha brindado el Estado por medio del Banco de Desarrollo Económico y Social (BNDES) con el fin de fomentar la transnacionalización de las empresas brasileñas.

b) Las empresas transnacionalizadas pertenecen a los sectores industriales maduros (alimentos y bebidas, energía, minerales, metales, textiles, siderurgia, cemento y químicos). Los modos en que se han transnacionalizado son principalmente la compra y fusión (F&A).

c) La transnacionalización de las empresas brasileñas se ha ubicado en lugares estratégicos de las economías receptoras, generalmente sectores de explotación monopólica u oligopólica, y no han implicado un incremento significativo de la capacidad productiva ni de transferencia tecnológica.

d) Las políticas aplicadas por el Estado brasilero han beneficiado los intereses de las clases dominantes de Brasil. 15

b. Objetivos
Objeto de la investigación: la transnacionalización de las empresas brasileñas del sector industrial en la región sudamericana (Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay y Venezuela)5 entre los años 1998 -2008. Objetivos específicos: a) Identificar las políticas que ha implementado el Estado de Brasil que hayan podido facilitar la transnacionalización de empresas brasileñas en la región.

b) Caracterizar las empresas brasileñas que se han transnacionalizado en la región y analizar las estrategias empresariales y condicionantes del mercado doméstico que las han motivado.

c) Analizar el impacto de la transnacionalización de las empresas brasileñas en las economías receptoras.

d) Analizar el impacto del proceso de transnacionalización en la economía brasilera.

c. Consideraciones metodológicas
Para la comprobación o refutación de dichas hipótesis, el trabajo se divide en cuatro capítulos. En el capítulo I se identificarán las políticas del Estado brasileño que hayan estado destinadas directa o indirectamente a articular la transnacionalización de las empresas brasileñas. Aquí se identificará y caracterizará a los organismos estatales que hayan actuado en la promoción de las transnacionalizaciones. En el capítulo II se analizarán a las empresas más transnacionalizadas en la región, cuya IED haya operado en los países sudamericanos entre 1998 y 2008. Se hará una identificación de las mismas teniendo en cuenta la cantidad de países en los que tienen presencia y el volumen de IED con el que operaron. En el capítulo III se analizarán los Estados receptores de la IED, se hará una descripción de los estatutos jurídicos que la rigen y las condiciones de sus mercados domésticos. Aquí se analizarán los efectos que ha tenido la transnacionalización en esos Estados.

5

Se han omitido del análisis a Surinam, Guyana y Guyanas Francesas debido al escaso nivel de información con el que se cuenta, así como el poco volumen de inversiones brasileras en dichos países.

16

En el capítulo IV se abordarán las modificaciones que ha sufrido la economía brasileña y los cambios que se operaron en el mercado. Se analizarán también algunas de las consecuencias socioambientales del proceso de transnacionalización. Sobre el material utilizado para la realización de esta investigación, se trabajó fundamentalmente con documentos y base de datos provenientes del BNDES, el Ministerio da Fazenda do Brasil, el Banco Central y los Ministerios de economía de Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú, Uruguay y Venezuela como fuentes primarias. También, se utilizaron como fuentes primarias las reglamentaciones, decretos y leyes que regulan la IED en cada país. En gran parte del presente trabajo se recurrió a documentos de investigación, tanto de universidades como de los propios organismos estatales, en tanto que fuentes secundarias. Fueron utilizados además, con gran intensidad, los documentos anuales de la CEPAL y muchos artículos de revistas de variado tipo, desde económicos hasta de petroquímica. Y, finalmente, se utilizaron algunos artículos provenientes de sitios de Internet en la elaboración de esta investigación. Al final de la tesis se adjuntan, a modo de anexos, los documentos y tablas de datos que fueron utilizados.

III. Marco teórico
Se pretende aquí construir un aparato conceptual para analizar el fenómeno de las empresas transnacionalizadas en general y de las empresas brasileras en particular (como parte del fenómeno regional de las llamadas “translatinas”) desde una perspectiva enmarcada en la tradición del pensamiento materialista histórico. Para ello se tomarán en cuenta dos actores: a) el Estado (originario y receptor de inversión extranjera) y b) las empresas transnacionales. El espaciotiempo donde ellos interactúan es la “Mundialización”, como dimensión englobante y condicionante del proceso de transnacionalización.

a. El Estado
Si bien se coincide aquí con la idea general sustentada por Antonio Gramsci 6 y Louis Althusser7 acerca de que la división entre lo público y lo privado es una distinción interna del derecho burgués8 y que la misma no alcanza al Estado, pues es él la condición de toda distinción entre uno y otro, se considera –como lo hace Poulantzas en “Estado, Poder y Socialismo” - que “en cuanto a
6 7

GRAMSCI, Antonio, “Cuadernos de la cárcel”, Tomo I, Ediciones Era, México, 1985. ALTHUSSER, Louis, “Ideología y aparatos ideológicos de Estado” , Nueva Visión, Buenos Aires, 1984. 8 ALTHUSSER, Louis, Op. Cit. pág. 31.

17

las relaciones entre el Estado y la economía, existe una separación relativa del Estado y del espacio económico (acumulación del capital y producción de plusvalía), separación que está en la base del armazón institucional característico del Estado capitalista porque delimita los nuevos espacios y campos respectivos del Estado y la economía”9. Esta es una distinción específica del modo de producción capitalista y la forma jurídica de Estado que con él se corresponde, y por tanto, su diferenciación continúa siendo útil para el análisis en términos metodológicos. Así, el Estado más que por sus características es definido por sus funciones. Sostiene Poulantzas que “(…) el Estado posee la función particular de constituir el factor de cohesión de los niveles de una formación social”10. Y agrega que “(…) es en el Estado donde se condensan las contradicciones de los diversos niveles de una formación”. Es decir que es en el Estado donde entre las clases y las fracciones de esas clases que se encuentran en contradicción por la lógica de acumulación del modo capitalista de producción, pueden encontrar un factor de cohesión que evite un estallido atomista de la sociedad. El Estado se manifiesta también como el lugar que permite descifrar la unidad y la articulación de las estructuras de una formación. A partir del Estado (como factor de cohesión) y el Estado (como condensación de las contradicciones) puede descifrarse la política-historia. Dice Poulantzas que “la función del Estado, factor de cohesión de la unidad de una formación, que hace de él el lugar donde se condensan las contradicciones de las instancias, es, por lo demás, aún más claro si se advierte que una formación social históricamente determinada se caracteriza por la imbricación de varios modos de producción”11. Lo que Poulantzas intenta explicar es que un Estado considerado capitalista no es necesariamente aquél en el cual absolutamente todas sus unidades productivas se encuentran regidas en base a relaciones sociales de producción capitalista. Podría ocurrir -como de hecho ocurre- que elementos de modos de producción antiguos y modernos convivan en una misma formación económico-social, pero siempre será uno u otro el que tenga preeminencia. Esta complejidad del Estado capitalista abierta por Poulantzas habilita la comprensión de lo que los economistas suelen llamar “dualismo económico”, el cual implica la existencia en un mismo país de dos sectores: uno relativamente moderno, de capital intensivo y salarios altos, junto a otro sector retrasado y de salarios bajos12. Ya en la década del sesenta French-Davis y Griffin escribían al respecto: “Se presume que nuestras economías están integradas cuando, en realidad, casi todas las economías subdesarrolladas se encuentran social y económicamente desintegradas. Existe muy poca cohesión social; son comunes las economías duales; las regiones con niveles de vida de subsistencia se encuentran salpicadas de zonas altamente industrializadas; algunas regiones son avanzadas, en tanto que otras están atrasadas. Además, se supone que el poder político y económico está distribuido igualitariamente; sin embargo, con mayor frecuencia de la que pudiera pensarse, están altamente concentrados (…) La distribución internacional del poderío político
9

POULANTZAS, Nicos, “Estado, poder y socialismo”, Siglo XXI, México, 1986, pág. 14. POULANTZAS, Nicos, “Poder político y clases sociales en el Estado capitalista” , Óp. Cit., pág. 43. 11 Ibíd. 12 KRUGMAN, Paul y OBSTFELD, Michael, “Economía Internacional”, Addison Wesley, Madrid, 2004, pág. 269.
10

18

también influye sobre el patrón de comercio13”. Se nos presenta entonces un tipo de Estado realmente complejo, pero capaz de mantener la unidad a pesar de las contradicciones. Es así que el bloque en el poder se encuentra unido más allá de sus contradicciones, gracias al papel organizador que la clase dominante ejerce desde el Estado. La autonomía relativa del Estado depende de la estructura particular del mismo, es decir, de las variadas instituciones que lo conforman. Pero también debe tomarse en cuenta la estructura del “bloque en el poder”, que es la forma en que se caracteriza la relación entre clases y fracciones de clases dominantes. Para Poulantzas la autonomía relativa sería, entonces, producto de las relaciones objetivas entre estructuras. En efecto, una de las funciones primordiales del Estado es representar el interés político a largo plazo del conjunto de la burguesía, para lo cual es preciso que conserve una autonomía relativa en relación con la fracción del bloque en el poder 14. Pero la autonomía relativa no es del Estado frente a las fracciones del bloque en el poder, sino que ella es el resultado del proceso se da al interior del Estado mismo 15. Este enfoque diluye la imagen de un Estado capaz de proyectar –fronteras adentro y fronteras afuera- una política uniforme producto de la sapiencia de un Ser racional unificado, esto es, como si se tratase de la “razón de Estado”. Se trata más bien de un Estado que impu lsa una política que es en gran medida el interés de una determinada clase social, más particularmente, se trata del interés de un Estado con dirección hegemónica de clase. Así, en las consideraciones del presente trabajo, se caracterizará al Brasil como un país con una economía dual, pero cuyo Estado actúa como elemento de cohesión entre los diferentes modos de producción y las fracciones que componen la clase dominante.

a.1. El Estado de origen
Se denominará Estado de origen al Estado desde el cual fluyen los capitales de las empresas transnacionalizadas, sean estos privados, públicos o mixtos. Se estima aquí que son los Estados (por acción u omisión) quienes pueden articular los factores de producción 16, lo cual estimula o contrae la salida de capitales en forma de inversión al exterior. Se analizarán particularmente dos aspectos relacionados con la transnacionalización de las empresas:
13

FRENCH-DAVIS, Ricardo y GRIFFIN, Keith, “Comercio internacional y políticas de desarrollo económico”, Fondo de Cultura Económica, México, 1967, pág. 10. 14 MARTÍNEZ GUERRERO, María Teresa, “La teoría política de Nicos Poulantzas: crítica y renovación del concepto de Estado”, Tesis en Maestría en Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana, 2010, pág. 58. 15 MARTÍNEZ GUERRERO, María Teresa, Op. Cit., pág. 66. 16 Esta idea del Estado como articulador de los factores clásicos de producción (trabajo, capital y tierra) se encuentra implícitamente plasmada en obras como “Economía argentina” de Aldo Ferrer o “La formación del Estado argentino” de Oscar Oszlak.

19

a.1.i. Superestructura jurídica Por superestructura jurídica se tomarán aquí todas las instituciones que regulen la transnacionalización de las empresas. Por ejemplo: la legislación vigente en la materia, agencias de promoción, defensa diplomática de los intereses, etc.

a.1.ii. Estructura económica Por estructura económica se tendrán en consideración los aspectos referentes a los factores productivos y las condiciones económicas en general. Por ejemplo: ahorro y financiación en la economía doméstica, saturación en el mercado interno, tipo de cambio, costo de factores, etc.

a.2. El Estado receptor
Se denominará Estado receptor al Estado al cual ingresan los capitales que provienen desde otra economía. Estos capitales, pertenecientes a las empresas transnacionales, ingresan a los Estados receptores bajo diferentes formas (adquisiciones, fusiones, greenfield, etc.). Se analizarán dos dimensiones de los Estados receptores en referencia a la entrada de capitales: a.2.i. Superestructura jurídica En la superestructura jurídica de los Estados receptores se analizarán diferentes aspectos institucionales que regulan la transnacionalización de los capitales. Por ejemplo: legislación vigente para las inversiones, acuerdos bilaterales de protección de inversiones, etc.

a.2.ii. Estructura económica En la dimensión de la estructura económica se analizarán los aspectos económicos que se relacionen con la transnacionalización de los capitales. Por ejemplo: el costo de los factores, las oportunidades que ofrece el mercado receptor, etc.

20

a.3. El poder
En Poulantzas el poder “es la capacidad de una clase social para realizar sus intereses objetivos específicos”17. La “capacidad” refiere a la capacidad de organización de clase, y el grado de poder de una clase depende del grado de poder de otras clases. Esta capacidad de una clase no necesariamente se limita al Estado al cual pertenece sino que puede exceder sus fronteras. Por tanto, el poder se considerará en el presente trabajo como aquella capacidad de una clase social para realizar sus intereses objetivos específicos, incluso más allá de las fronteras del Estado al cual pertenece. Por otra parte, los “intereses objetivos específicos” de las clases dominantes a los que hace alusión Poulantzas se refieren a la producción y reproducción de las condiciones de producción de la formación social. Así definido, el “poder” cristaliza quién es el detentador del mismo más allá de que el Pod er Ejecutivo de la República de Brasil sea ejercido por un presidente neoliberal como Fernando Henrique Cardoso o un neodesarrollista como Luis Inacio “Lula” da Silva. Puesto que, como sugiere la hipótesis central de esta tesis, los intereses objetivos de las clases dominantes con respecto a la acumulación y concentración de capital fueron facilitados por el Estado.

a.4. Clases
Como se ha dicho anteriormente, se rechaza aquí la idea de un Estado con un interés uniforme. Por el contrario, se sostendrá que el Estado y el poder –como no podría ser de otra forma- son el reflejo contradictorio de las diferentes clases que lo componen, en particular de aquella clase que tiene dirección hegemónica sobre él.

a.4.i. Hegemonía Poulantzas nos dice que la hegemonía, en la relación del Estado capitalista y de clases políticas dominantes, representa un Estado con dirección hegemónica de clases 18. Ya Gramsci se refirió al “consentimiento activo” de las clases dominadas, y cómo el concepto de hegemonía parece indicar una situación histórica en la que el dominio de clase no se reduce al simple dominio por la fuerza y la violencia, sino que implica una función de dirección y una función ideológica particular, por medio de las cuales la relación dominantes-dominados se funda en un “consentimiento activo” de las clases dominadas. El concepto de hegemonía aplicado a las prácticas políticas de las clases dominantes reviste dos sentidos: a) Constitución de los intereses políticos de una clase en su relación con el Estado capitalista,
17 18

POULANTZAS, Nicos, “Poder político y clases (…)”, Op. Cit., pág. 124. Ibíd., pág. 169.

21

como representantes del “interés general” del pueblo -nación. b) El papel hegemónico de una clase o fracción es ejercido también en el “bloque en el poder” que está compuesto de varias clases o fracciones políticamente dominantes 19. La clase hegemónica es la que concentra en sí la doble función de representar el interés general (del pueblo nación) y detentar un dominio específico entre las clases y fracciones dominantes. El Estado (con dirección hegemónica de clase) no representa directamente los intereses económicos de las clases dominantes, sino sus intereses políticos. Al mismo tiempo, el Estado garantiza los intereses económicos de ciertas clases dominadas. Esas garantías tienden a la desorganización política de dichas clases. Por ello dice Poulantzas que ese Estado es un equilibrio inestable de compromisos20. En el caso que se analiza, el rol de la clase hegemónica le corresponde a la burguesía industrial brasileña, pues es ella quien en el seno del bloque en el poder detenta una posición dominante frente a otras fracciones del capital, como la burguesía agro-industrial o la financiera. Es también ésta la que ejerce la dirección hegemónica sobre el Estado, pues tiene la capacidad de dictarle al partido político en ejercicio de la Primera Magistratura las políticas económicas que debe adoptar. La mejor forma de observar este fenómeno de ejercicio del poder no es mediante la corroboración de una cierta “coerción” de la clase hegemónica sobre el aparato estatal, sino mediante sus resultados. Es decir, mediante la comprobación de que son los intereses de esta fracción del capital brasileño los que prevalecen como políticas de Estado garantes de los intereses objetivos específicos de dicha clase: la acumulación de capital y reproducción del modo de producción en el largo plazo.

a.4.ii. Bloque en el poder Para Poulantzas la clase hegemónica forma parte de un “bloque en el poder”, conformado por un conjunto de “fracciones de capital”. La relación que se establece entre el Estado y las clases dominantes son fundamentales a partir de la constitución del bloque en el poder. El Estado tiene por función objetiva la organización a largo plazo de los intereses generales del bloque en el poder, más allá de la pertenencia de clase de los miembros de la burocracia y de los funcionarios políticos. De esta manera, el Estado cumple “su función de factor de organización política de las clases dominantes, incapaces, con la mayor frecuencia, por razón del aislamiento de las relaciones sociales económicas, de la fragmentación en fracciones de la clase burguesa, etc., de erigirse por sus propios medios en el nivel hegemónico respecto de las clases dominadas” 21. Por ello, el bloque en el poder es por definición “relativamente autónomo” de las cl ases dominantes que lo componen.
19 20

Ibíd., pág. 175. En este sentido el Estado de Bienestar no sería otra cosa que una frase que enmascara la “política social” de un Estado capitalista en el estadio del capitalismo monopolista del Estado, según Poulantzas. 21 DUHALDE, Santiago, “Un debate epistemológico sobre el Estado capitalista. La polémica MilibandPoulantzas”, en Revista Kairos, N° 21, 2008.

22

La configuración de un bloque en el poder depende de la combinación de tres factores: a) De la clase o fracción que ejerce la hegemonía. b) De las clases o fracciones que participan en él. c) La forma que reviste la hegemonía.22 Como se dijo anteriormente, la clase que ejerce la hegemonía es la burguesía industrial de Brasil. Ella comparte el bloque en el poder con la burguesía agro-industrial y la burguesía financiera, pero detenta un dominio sobre estas dos últimas. La forma de hegemonía que reviste la diferencia de las otras fracciones por tener la burguesía industrial brasileña una concepción diferente de la generación de riqueza, de la lógica de acumulación y de inversión, e incluso del rol que debería tener el capital brasileño en el mundo, imprimiéndole así características de burguesía nacional al bloque en el poder. Esto implica entender que el rol de la economía brasileña en la cadena de producción mundial no debe encontrarse subordinado, sino que debe ganar en competitividad utilizando todos los recursos de los cuales pueda disponer para no sucumbir así frente al capital de las potencias centrales. Ello es imperativo en virtud que su propia existencia y dominio específico dentro del bloque en el poder dependen de ello. Ahora, no obstante, el bloque en el poder puede sufrir modificaciones de diferente tipo que solo pueden ser aprehendidas en la coyuntura histórico-política. Es el caso de las modificaciones acaecidas a partir de la llegada del Partido dos Trabalhadores (PT) a la Presidencia de Brasil.

a.4.iii. Categorías de clases sociales La existencia de una clase o fracción, como clase distinta o fracción autónoma, es decir, como fuerza social, supone su presencia en el nivel político por “efectos pertinentes”23. No obstante, esa presencia en el nivel de las prácticas políticas se distingue de la organización de poder de una clase, distinta de su práctica política, según Poulantzas. En términos simplificados esto quiere decir que existe cierta autonomía en las prácticas políticas que ocurren en la superestructura, es decir, en el Estado. Si bien en el modo de producción capitalista puro24 solo existen dos clases (burguesía/proletariado), en varios de los textos marxistas que tratan cuestiones históricas concretas es posible encontrar otras categorías más allá del binomio antagónico. A partir de la categorización que hace Poulantzas al respecto se utilizarán aquí los siguientes términos. a. Clases reinantes: hay clases o fracciones políticamente dominantes, que forman parte del bloque en el poder, y clases o fracciones reinantes, cuyos partidos políticos están presentes en los

22 23

Ibíd., pág. 302. Efectos pertinentes de una clase: el reflejo del lugar en el proceso de producción constituye un “elemento nuevo” que no puede insertarse en el marco típico. Ese elemento transforma así los límites de los niveles en que se refleja por “efectos pertinentes”. Es el caso de los campesinos parcelarios en “El 18 Brumario”. La existencia económica de los campesinos parcelarios se refleja, en el nivel político, por efectos pertinentes que son la forma particular de Estado del bonapartismo. 24 O sea, como “tipo ideal”.

23

lugares dominantes de la escena política 25. Esta categoría, la de clase reinante, se utilizará aquí a fin de definir al partido en el gobierno de Brasil a partir de 2002, el PT26. No así para el Partido da Social Democracia Brasileira de Cardoso (PSDB) que sí formaba parte de las clases hegemónicas. El desajuste del desarrollo entre el lugar de una clase o fracción en el campo de las prácticas políticas (estructura) y su lugar en la escena política (superestructura) va acompañada de una serie de transformaciones concernientes a la representación, o sea, a la composición de los partidos. Puede ocurrir, por ejemplo, que la clase o fracción hegemónica del bloque en el poder esté ausente de la escena política. Esto no implica que las clases reinantes se encuentren excluidas necesariamente del bloque en el poder ni que se encuentren privadas de mantener cierta autonomía con respecto a la estructura y a las clases hegemónicas. Lo que el concepto de clase reinante viene a indicar es, que aunque un partido político ocupe un lugar dominante dentro de la escena política, eso no implica que dicho partido sea políticamente dominante como fuerza social. b. Clases mantenedoras (del aparato del Estado): es la clase o fracción de la que se recluta el personal político, burocrático, militar, etc., que ocupan las “alturas” del Estado. Por ejemplo, en Gran Bretaña hacia 1832 la aristocracia es la clase reinante (ocupa la escena política) y clase mantenedora (ocupa los altos cargos burocráticos y militares), pero no es clase hegemónica (que sí lo es la burguesía)27. En el caso de Brasil esta categoría, la de clase mantenedora, será aplicada a dos de los cuerpos burocráticos que serán estudiados: el BNDES e Itamaraty (Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil). c. Clases-apoyo: son las clases sobre las cuales se “apoya” una forma del Estado capitalista. Se caracteriza porque dicho apoyo está fundado sobre un proceso de ilusiones ideológicas28. Si bien el PT había tenido su base de apoyo principalmente en los trabajadores sindicalizados y en parte de las clases medias, esta categoría será utilizada aquí para caracterizar a las clases populares que históricamente se habían encontrado excluidas social, política y económicamente en el Brasil hasta la llegada de Lula da Silva29.

25

Escena política: refiere a las modalidades de la representación de los partidos de clase, a las relaciones entre los partidos políticos. La escena política en Marx es el lugar donde pueden descubrirse una serie de desajustes entre los intereses políticos y las prácticas políticas de clases. Y también, su representación en partidos, y los partidos políticos mismos. Ver: POULANTZAS, Nicos, “Poder político y…” Op. Cit., pág. 310. 26 Luiz Inacio “Lula” da Silva lideró una coalición bastante heterogénea para poder llegar a la presidencia de la República en 2002. Además de aglutinar a varios partidos de izquierda, la coalición incluyó al Partido Liberal. Así, en la fórmula presidencial fue electo como vice-presidente de la República junto a Lula da Silva, el liberal José de Alencar (CEO de la empresa textil Coteminas). Ver: GONÇALVES COUTO, Claudio, “Hacia el centro: el PT y el gobierno de Lula en Brasil”, en Revista Temas y Debates, Nº 20, Rosario, 2010, pág. 125138. 27 POULANTZAS, Nicos, “Poder político y…” Op. Cit., pág. 311. 28 El ejemplo que Poulantzas brinda es el de los parceleros durante el bonapartismo. Ver: POULANTZAS, Nicos, “Poder político y…” Op. Cit., pág. 311. 29 GONÇALVES COUTO, Cláudio, Op. Cit., pág. 128.

24

b. Empresas transnacionales
Herederas de las corporaciones de fines del siglo XIX, las empresas transnacionales (ETN) son actores fundamentales de la economía internacional a partir de la segunda mitad del siglo XX. Su nombre es cuestión de controversia, pero se adopta aquí la denominación “transnacional” por sobre otras como “multinacional” o “empresas internacionalizadas” por ser este el término que adoptó Naciones Unidas. Parece pertinente teniendo en cuenta que “multinacional” indicaría más bien la constitución de una unidad productiva con capital procedente de diferentes latitudes. Algo parecido también estaría señalando el término “internacionalización”. Por ello, a los efectos de este trabajo, se utilizará aquí el término “transnacional”.

b.1. El concepto de empresa transnacional
Las ETNs son aquellas unidades económicas que desbordan las fronteras de los Estados-nación instalando activos productivos o asumiendo el control de ellos en más de un país30. Se trata de agentes con capacidad de planificar y realizar su producción en el espacio económico mundial, por encima de las fronteras políticas, sin salir de su propio espacio económico de control 31.

b.1.i. Matriz Constituye el vértice de las decisiones que se toman con respecto a la organización de las unidades productivas, subordinando a las filiales y a las sucursales. Generalmente es también a donde retornan las utilidades en forma de dividendos una vez que el capital de la inversión cumple su ciclo de acumulación.

b.1.ii. Sucursal La sucursal, a diferencia de la filial, es una parte de la empresa que opera en el extranjero. La sucursal no tiene una personalidad jurídica diferente de la matriz. En ellas el control siempre es total. En los países de destino, las sucursales tienen el estatuto de empresas extranjeras, por lo que no pueden acogerse –como sí pueden hacerlo las filiales- a las ventajas que se aplican a las empresas de derecho local32.

30 31

TRAJTENGBERG, Raúl, Óp. Cit. pág. 18. Ibíd., pág. 27. 32 Ibíd.

25

b.1.iii. Filial Es una empresa de derecho local en el país de destino, bajo control efectivo de una matriz ubicada en el país de origen33.

b.2. Características de las empresas transnacionales
b.2.i. Un tipo particular de propiedad Una de las características más notables de las ETNs es la forma de constitución de su capital. A diferencia de las empresas tradicionales que había hasta finales del siglo XIX, las transnacionales no están conformadas por capitales de propiedad de una sola familia, sino que los paquetes accionarios se encuentran en poder de diversos actores de la vida económica. Otra diferencia es que la propiedad de la empresa y su control se encuentran escindidos.

b.2.ii. Características generales Las ETNs contienen cuatro aspectos básicos: 1. Son por lo general empresas de gran tamaño. 2. Tienen una compleja estructura interna, en la que se diferencia la propiedad del control de la empresa, con un sofisticado desarrollo de las formas de ejercicio de éste. 3. Su comportamiento es generalmente oligopólico. 4. Mantienen una vinculación en red con otras empresas constituyendo grupos de interés. Pero sus atributos específicos, en tanto empresas transnacionales propiamente dichas tienen que ver con qué: A. Se encuentran organizadas en un espacio económico integrado a través de las fronteras. B. Se encuentran organizadas de forma jerarquizada y vertical. C. Sus estrategias tienen visión planetaria.

b.3. Inversión extranjera directa (IED)
Se trata de flujos internacionales de capital en los que una empresa originaria de un país crea, amplía, se fusiona o adquiere una filial o sucursal en otro país. La IED no solo implica una transferencia de recursos, sino también la adquisición de control. La filial o la sucursal no sólo

33

TRAJTENGBERG, Raúl, Op. Cit., pág. 20.

26

tienen una obligación financiera con la empresa matriz, sino que pasa a formar parte de la misma estructura organizativa34. Los tipos de flujos de IED son básicamente tres 35: 1. Adquisición: se trata de una compra de una parte o de la totalidad de una empresa ya existente ubicada tras las fronteras del Estado-nación de la matriz. 2. Formación de una nueva empresa: la empresa aporta flujos de capitales para la creación de una nueva empresa en el extranjero. Suele llamarse IED greenfield a aquélla en la cual la matriz no cuenta con socios en el mercado en el cual ingresa, debiendo arrancar de cero, e IED brownfield a la modalidad por la cual la casa matriz inversora adquiere una unidad productiva que se encontraba en desuso36. 3. Ampliación del capital: implica el flujo de capitales utilizados para aumentar la capacidad productiva o para adquirir nuevos activos en una empresa del extranjero sobre la cual ya existía propiedad parcial o total.

c. Mundialización
En su obra, Jocelyn Letorneau presenta el concepto de “mundialización” como aquel “espaciotiempo donde se ejercen relaciones de poder y dominación” sin que esto sea “fin de la herencia del pasado sobre el presente”37. Es decir, la mundialización es un espacio-tiempo en el cual se juntan, y con respecto al cual se identifican, actores individuales u organizados en red. Dicha mundialización no conlleva la desaparición de otros regímenes de producción y acumulación, sino más bien define una identidad, es decir, inaugura una historicidad, un orden espacial-temporal, referencial y narrativo que crea un nuevo desfase en el seno de lo social y de lo económico 38. La mundialización no debe ser entendida como un estado de cosas dado, sino que debe ser entendida como un proceso, como un algo que se está transformando constantemente. Transformación de lo social, no acabada aún y sin un horizonte claro de destino. 1. Espacio local: lugar concreto de arraigo y de identificación de los actores. Espacio inserto a veces en el sistema mundial, a veces no tiene lazos con el sistema (en ese caso es un sitio en el que evolucionan los actores “desglobalizados”, lo que no significa que sean “pobres”). 2. Espacio nacional: es aquí donde se efectúa la regulación de los flujos sociales. Es un espacio aún importante de tránsito y de redistribución de riqueza, de referencia simbólica y de identificación.

34 35

KRUGMAN, Paul y OBSTFELD, Michael, Op. Cit., pág. 177. La diferencia entre la IED y la inversión en cartera radica en que la primera permite el control de las unidades productivas en el extranjero. 36 La diferencia con la adquisición es que la IED brownfield implica poner en marcha una unidad productiva que al momento de ser adquirida no se encontraba en funcionamiento y cuya producción había cesado. 37 LETOURNEAU, Jocelyn, Op. Cit., pág. 44. 38 Ibíd., pág. 46.

27

Es un espacio, sin embargo, sometido a fenómenos de tensión y de desmembramiento (entre lo “local” y lo “mundial”). 3. Hiperespacio: allí se desarrollan y entran en competencia los participantes de las redes transnacionales desterritorializadas, “ganadores” en el devenir del régimen de la economía migrante. El “hiperespacio” se estructura a su vez alrededor de puntos nodales arraigados local y nacionalmente, pero en el que el horizonte es planetario –estos son las ciudades mundiales y las zonas fuertes- que compiten entre sí contra otros39. Los participantes de las redes transnacionales no abandonan todos los lazos de pertenencia o de identificación “nacionalista”: los utilizan como medios suplementarios de posicionamiento en el orden global jerarquizado. Los participantes de las redes transnacionales interactúan en las redes locales de una manera simultáneamente complementaria (asociativa) y contradictoria (competitiva). La zona es un espacio de agregación de factores de producción que no coincide necesariamente con el territorio organizado por un Estado. Hay zonas fuertes y zonas débiles, según cómo se agreguen los factores productivos. Lo que se produce ahora en las zonas de interconexión es un “crecimiento manchado”. Esto se enlaza con la idea de que las transnacionales mantienen su espacio de control sobre los factores de producción a través de las fronteras estatales, modificando muchas veces los planes de desarrollo que los Estados receptores tienen para quienes habitan su territorio.

c.1. Relación Estado-empresa Los actores tienen una identificación “fuera de la nación” pero a partir de ella. Es necesario ser legitimado por una sociedad de origen si se quiere intervenir en el escenario mundial. El Estado es necesario para el capital transnacionalizado en la medida que es útil para tener voz en la arena internacional. La lógica es: a) Sacar provecho y satisfacer los mercados más amplios a partir de una interacción insumo/producto, de abastecimientos, de producción y de consumo provenientes de diferentes puntos del globo. b) Acceder a reservas de factores de producción a costos fuertemente diferenciados de manera tal de obtener beneficios de esas diferenciaciones en el marco de estrategias competitivas. Los espacios situados en territorios nacionales tienen como objetivo atraer al capital migrante. El Estado-nación se encuentra presionado por desmembramientos e intenta resolverlos desplegando su regulación sobre dos frentes: el local y el global40. Pero, a su vez, el Estado-nación continúa

39 40

Ibíd., pág. 45. Ídem.

28

siendo el código de acceso a lo universal y las empresas lo necesitan, incluso con la alta densidad de globalización existente. Para los Estados, las empresas y otros actores transnacionales representan los medios mediante los cuales acumular riqueza dentro del actual orden mundial. Es así que se puede entender que el rol del Estado-nación brasileño en la mundialización consiste en facilitarle a sus empresas transnacionales la explotación de factores con los costos más convenientes y asegurar así la reproducción de su capital nacional para garantizar su supervivencia frente al capital internacional. Entonces, para este análisis, se ha construido un marco conceptual en el cual se han separado los actores principales de la investigación, el Estado y las empresas transnacionales, aunque dicha diferenciación tiene más carácter metodológico que sustancial. Es el concepto de poder aquí utilizado el que sutura las contradicciones existentes entre los actores -con lógicas de funcionamiento, formas jurídicas e identidades diferentes y a veces contrapuestas- tejiendo en gran medida el proceso que se conceptualiza como mundialización.

29

30

Capítulo I
“El rol del Estado de Brasil en la economía”

“El ejecutivo del Estado moderno no es otra cosa que un comité de administración de los negocios de la burguesía” Karl Marx "Lo que quiere básicamente el capital financiero es moneda estable, no crecimiento" Noam Chomsky

En el presente capítulo se analizarán los instrumentos que ha utilizado el Estado brasileño tanto para consolidar las posiciones de las empresas en el mercado interno como para favorecer su transnacionalización, pues se trata al fin y al cabo de dos momentos de una misma política. Por una parte se analizará el rol del BNDES y su financiamiento; por otra parte se analizará brevemente la política exterior de Brasil en relación a la defensa de los intereses empresariales brasileños en el mundo. Luego se hará un análisis del sistema financiero de Brasil en general, prestando particular atención a las tasas de interés y al tipo de cambio.

I. Políticas activas del Estado en la economía
Parte de la hipótesis de este trabajo consiste en que el Estado de Brasil deliberadamente llevó adelante políticas para incentivar la transnacionalización de las empresas originarias de ese país. Las políticas y programas implementados que a continuación se destacan fueron implementados por el Estado de forma directa para fortalecer la posición de las empresas brasileñas. 31

a. El Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social
a.1. Desarrollo histórico El Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social (BNDES) fue establecido por iniciativa de Getúlio Vargas en 1952. Al respecto dice Luis Fernando Novoa Garzón: “Fue el BNDES el que delineó los trazos del mercado interno brasileño, en los años del desarrollismo nacional, garantizando cierta proporcionalidad entre el capital privado nacional, el capital estatal y el capital multinacional. El modelo de sustitución de importaciones fue consolidado por el BNDES, en nombre de una burguesía con reclamos de primacía regional y que se proponía como socia del capital foráneo, aunque minoritario en tal asociación”41. En 1971, se convirtió en una empresa estatal de derecho privado, para brindar una mayor flexibilidad en la captación y aplicación de recursos. En el año 1982, a raíz de la incorporación de objetivos sociales en la política de desarrollo económico, el banco agregó a su nombre el “e Social”. En los años noventas, durante el auge de las políticas económica neoliberales, el BNDES fue el responsable del soporte administrativo, financiero y técnico del Programa Nacional de Desestatización42 con el cual se privatizaron las grandes empresas públicas de Brasil. Con la llegada de Luis Inacio “Lula” Da Silva a la presidencia de Brasil en 2003 se inició un período de reforma con respecto al papel que debía cumplir el BNDES. Se intentó llevar el organismo hacia una nueva de estrategia de desarrollo más cercana a los postulados desarrollistas clásicos a los fines de relacionarlo al crecimiento más que los ajustes macroeconómicos. Según Luis Novoa Garzón: “Al final de los noventas, la desarticulación social resultante de la liberalización económica sin límites inviabilizó la manutención de coaliciones con representación de intereses multisectoriales o multiclasistas (…) En un c ontexto de agotamiento y de impostergable reciclaje del modelo neoliberal en el Brasil, partidos y líderes de centro izquierda se presentaron para recomponer los precarios arreglos de poder entre patrocinadores y beneficiarios del desmonte de la economía nacional”43. No por esto es posible reducir el gobierno de Lula da Silva a mero instrumento de las clases dominantes, sino que su legitimidad como normalizador de la crisis lo dotó de autonomía relativa frente a ellas. Colocar con éxito a los capitales brasileños “especialmente cuanto al cinturón industrial asiático, sostenido en asiento regional continental ampliado, el núcleo puesto en

41

NOVOA GARZÓN, Luis Fernando, “BNDES y el desborde imperialista de Brasil” , Política y Economía, http://www.politicayeconomia.com/2010/11/bndes-y-el-desborde-imperialista-de-brasil/ (Fecha de consulta: 10 de enero de 2012) 42 Ley 8.031/1990. 43 NOVOA GARZÓN, Luis Fernando, Op. Cit.

32

Sudamérica con enlaces orgánicos crecientes con Centroamérica y África Occidental”44 son las misiones del BNDES en el exterior. En la construcción política e institucional del BNDES es posible identificar la actualización de la hegemonía del bloque en el poder, la forma en que se articulan las diferentes fracciones del capital. En este sentido, ya se habían notado una serie de cambios en la presidencia de Fernando Enrique Cardoso, pero fue recién a partir de la presidencia de Lula que el BNDES pasó a convertirse en el principal sustento de la política de inversiones del gobierno45. Hasta inicios del año 2000 los estatutos del BNDES impedían financiar proyectos privados fuera del Brasil. Es en la mitad del gobierno de Cardoso que se inicia la discusión relacionada al papel del BNDES y el apoyo a la transnacionalización de las empresas brasileras. En 2003, una vez habilitado a promover los capitales brasileros en el exterior 46 y contando con el apoyo de la clase reinante durante el gobierno de Lula da Silva, el BNDES pasó a adquirir un papel preponderante en la IED de Brasil en el mundo. El monto de desembolsos de créditos para la inversión fue incrementándose hasta llegar a ser el más grande de toda la historia del organismo. Desembolsos del BNDES en miles de millones (1998-2010). Año R$ U$S 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 21,3 20 23,4 25,6 31 33 40 47,1 52,3 64,9 92,2 137,4 168,4 18,4 11 12,8 10,8 10,7 10,7 13,7 19,4 24,1 33,5 50,4 68,74 95,68

Fuente: elaboración propia en base a informes anuales del BNDES y el Ministério da Fazenda do Brasil.

El primer crédito otorgado por el BNDES para la transnacionalización de una empresa fue la financiación de la compra del frigorífico Swift Armour en Argentina por la brasileña JBS-Friboi en 2005. La línea de créditos cubrió hasta un 80% de la inversión hecha en el exterior. El marcado sesgo orientado a las grandes empresas47 que muestran estos créditos debe ser subrayado. Éstas recibieron el 74% en el acumulado 2003-200848. La tendencia va en aumento, ya que en 2009 la participación de las grandes empresas se elevó a un 85% de los créditos.

44 45

Íbid. BACHILLER CABRIA, Juan Vicente, “El BNDES y las estrategias de desarrollo económico en Brasil. Banca pública de desarrollo, instituciones gubernamentales y trayectorias de intervención estatal (1952-2010)”, Tesis Doctoral en Universidad de Salamanca, 2012, pág. 231. 46 Artículo 9 del Estatuto Social del BNDES. 47 Son consideradas por el BNDES como “grandes empresas” aquellas que registren un ingreso operacional bruto superior a R$ 300 millones (o U$S 150 millones). Y se entiende por “Ingreso operacional bruto anual” al producto de la venta de bienes y servicios en las operaciones por cuenta propia; los precios de los servicios prestados; y los resultados de las operaciones en cuenta ajena, no incluidas las ventas canceladas y los descuentos concedidos. 48 GOLONBEK, Claudio y URTURI, María Andrea, “Estudio de casos: BNDES, diseño institucional y rol contracíclico”, en revista CEFIDAR, documento de trabajo, N°28, pág. 19.

33

Gráfico – Préstamos en dólares y en reales (1998 – 2010)

Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Central do Brasil. La recuperación del BNDES como un instrumento de crecimiento le permitió a la administración de Lula Da Silva poder utilizar el crédito de forma contracíclica cuando éste empezó a escasear a nivel global a partir de la quiebra de Lehman Brothers en 2008. Actualmente es el banco de desarrollo más grande del mundo y el mayor prestamista brasileño, doblando en tamaño al Banco Interamericano de Desarrollo49.

a.2. Estructura del fondeo Las particularidades de la oferta doméstica de crédito en Brasil, concentrada principalmente en el corto plazo, condujeron el gobierno a la búsqueda de soluciones alternativas de captación de recursos para apoyar proyectos de inversión de largo plazo. El Fondo de Amparo al Trabajador (FAT) resultó ser una fuente de financiamiento a partir de la unificación de los fondos constituidos con recursos del Programa de Integración Social (PIS) y del Programa de Formación del Patrimonio del Servidor Público (Pasep). El 60% de la recaudación del FAT se destina a costear el seguro de desempleo y el complemento salarial y 40% es aplicado por el BNDES en programas de desarrollo económico50. Es decir, el BNDES captura parte de la masa salarial y la canaliza hacia otros sectores del sistema.

49

CASANOVA, Lourdes, “La inversión extranjera directa en América Latina y las multinacionales emergentes latinoamericanas”, en Revista ARI Fundación Elcano, N° 137/2010, Madrid, 2010, http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elc ano/elcano_es/zonas_es/ari137-2010 (Fecha de consulta: 13 de mayo de 2012). 50 BNDES, “Informe anual – 2010”, estados contables del BNDES, 2010, pág. 6.

34

Estructura del fondeo del BNDES (2008)51

Institucional Tesoro Nacional Patrimonio liquido Recursos del extranjero Otras fuentes

53% 16% 9% 6% 16%

Fuente: elaboración propia en base a estados contables del BNDES Es notable cómo el fondeo institucional descendió en proporción desde cerca del 70% en 2005 a casi la mitad en el transcurso de pocos años. Mientras tanto, el Tesoro Nacional incrementó su participación desde un 5% en 2005 al 16% en 2008. Es decir, el Tesouro Nacional do Brasil, encargado de administrar la deuda pública del Estado federal, además de ser quien captura recursos provenientes de impuestos y de la emisión bonos de deuda, financia a las grandes empresas en su proceso de transnacionalización. Es decir, las clases-apoyo contribuyen a que las clases hegemónicas transfieran capitales y puestos de trabajo al exterior.

a.3. Principales programas del período 1998-2008 En la década de los noventas el BNDES tuvo un rol protagónico en la venta de empresas públicas. El proceso de privatizaciones se denominó Programa Nacional de Desestatização y fue impulsado desde los primeros meses del gobierno de Collor de Mello. Como dice Bachiller Cabria “Las reformas liberales de la década de 1990 afectaron a todo el entramado del Estado desarrollista brasileño, teniendo como objetivo redefinir y limitar el papel de la intervención pública en la economía, para lo que se fijó como objetivo abiertamente declarado el desmantelamiento del legado institucional proveniente de la era Vargas” 52. Esto implicó un giro de 180 grados en la política desarrollista que había tenido el banco hasta ese momento. Cuando Collor de Mello renunció e Itamar Franco lo sucedió, el programa de desestatización continuó su marcha. Ya durante el gobierno de Cardoso (que había sido Ministro de Economía de Itamar Franco) las privatizaciones se extendieron hacia las áreas de servicios públicos y una vez más el BNDES tuvo participación en las mismas. Mientras que con Collor de Mello y Franco las privatizaciones se dieron en empresas estatales que producían bienes, con Cardoso las privatizaciones tuvieron que ver con los servicios públicos (electricidad, telecomunicaciones, transporte, etc.) que el Estado brindaba. Así, el BNDES se vio involucrado en 69 procesos de privatización durante el Programa Nacional de Desestatização desde 1990 hasta 2003.

51

El ítem “Otras fuentes” no se encuentra desagregado en los balances. Ver: BNDES, “Informe anual – 2008”, en web: http://www.bndes.gov.br/SiteBNDES/export/sites/default/bndes_en/Galerias/RelAnualEnglish/ra2008/rel_ anual2008.pdf (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). 52 BACHILLER CABRIA, Juan Vicente, Op. Cit., pág. 203.

35

Cuando Lula llegó a la presidencia en 2003 traía consigo una impronta neodesarrollista que pretendía poner en marcha desde el día uno de su mandato. Sin embargo, aún después de que Lula nombrase a Carlos Lessa como presidente del BNDES en 2003, la huella neoliberal se dejaba sentir todavía en los pasillos de la institución. Las intenciones del flamante presidente del Banco tenían por objetivo revisar el papel que, como agente privatizador, había tenido el banco durante la última década y media. Esto provocó una inmediata reacción de la burocracia tecnocrática del Banco que dificultó enormemente la tarea de Lessa53. Aquí se desató una batalla entre la nueva clase reinante y las clases mantenedoras, guardia pretoriana de la ideología neoliberal que había hegemonizado el organismo durante la década anterior. La embestida revisionista le costó a Lessa su puesto como presidente del BNDES en 2004, quien fue sustituido por Guido Mántega. A partir de su ejercicio como presidente entre 2004 y 2006, el organismo fue dando un giro gradual hacia los postulados desarrollistas. Las políticas más importantes que desarrolló el BNDES fueron: a) La Política Industrial, Tecnológica e de Comercio Exterior (2004-2008): supuso el retorno de una política de desarrollo industrial tras dos décadas de ausencia de las mismas en el Brasil. Sus objetivos globales serían el aumento de la eficiencia económica, el aumento de la capacidad de innovación y la expansión de las importaciones. El programa comprendía 57 medidas distribuidas en 11 programas de política y articuladas en tres planos: 1. Líneas de acción horizontal: innovación y desarrollo tecnológico, inserción externa, exportaciones, modernización industrial, ambiente institucional. 2. Opciones estratégicas: software, semiconductores, bienes de capital, fármacos y medicamentos. 3. Actividades portadoras de futuro: biotecnología, nanotecnología y energías renovables 54. b) La Política de desenvolvimiento Produtivo (2008-2010): pretendía colocar un nuevo énfasis en la innovación y el desarrollo tecnológico, para garantizar una mejor inserción internacional de los productos brasileños en los mercados internacionales. Se establecieron metas políticas de dos tipos: 1. Macrometas: estaban destinadas a todo el conjunto de la economía sin discriminar sectores y estaban basadas en: - Aumentar la tasa de inversión de la economía hasta llegar a un 21% del PBI. - Aumentar la investigación y desarrollo (I&D) hasta llegar a un 0,65% del PBI. - Ampliar la participación en el comercio mundial hasta el 1,25% de las exportaciones mundiales. - Aumentar en un 10% el número de empresas exportadoras.

53 54

BACHILLER CABRIA, Juan Vicente, Op. Cit., pág. 236. Ibíd., pág. 242.

36

2. Acciones específicas para cada sector económico a los que estaban dirigidas: - Complejo industrial farmacéutico: búsqueda de reducción del déficit comercial y desarrollo de tecnología para la producción local. Biodiesel: incremento de la producción. - Bioetanol: incremento de la producción y modernización de su infraestructura industrial 55. - Industria aeronáutica: incremento de inversiones, ampliación del mercado internacional e incorporación de actores económicos de la economía doméstica en la cadena de producción. - Industria naval: incremento de utilización de piezas de origen nacional y ampliación del porcentaje de I&D local. - Minería y siderurgia: transnacionalización empresarial, mantenimiento de las exportaciones e incremento de la inversión. - Bienes de equipo: aumento de I&D y ampliación de exportaciones. - Industria textil: modernización de la estructura productiva y apoyo a la consolidación empresarial. c) La Política de Aceleração do Crescimento (2007-2010): implicó el aumento de inversiones en infraestructura y la mejora de condiciones de desarrollo en general. Al respecto, la inversión fue destinada de la siguiente forma: 1. Infraestructura logística: carreteras, ferrocarriles, puertos, aeropuertos, hidrovías y marina mercante por un total de 58,3 mil millones de R$, es decir, aproximadamente unos 33,1 mil millones de dólares estadounidenses. 2. Infraestructura energética: explotación y producción de petróleo, refinamiento y petroquímica, gas natural y combustibles renovables por un total de 196,4 mil millones de R$, o sea, aproximadamente 115,5 mil millones de dólares. 3. Infraestructura social y urbana: programa “luz para todos”, saneamiento, habitación, metro y recursos hídricos por un total de R$ 170,8 mil millones o su equivalente en dólares: U$S 99,8 mil millones56.

a.4. Financiamientos para proyectos de integración Muchos de los créditos que otorga el BNDES están destinados a las empresas brasileñas que realizan trabajos de construcción en proyectos de infraestructura. En 2006 el BNDES ya contaba con una cartera de aproximadamente U$S 1,2 mil millones en financiamiento de empresas

55 56

BACHILLER CABRIA, Juan Vicente, Op. Cit., pág. 245. MINISTERIO DA FAZENDA DO BRASIL, programa “Política de Aceleração do Crescimento”, web: http://www.fazenda.gov.br/portugues/releases/2007/r220107-PAC-integra.pdf (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012).

37

brasileñas que iban a participar en proyectos de construcción en América del Sur57. Se estima que el incremento del financiamiento a obras realizadas por constructoras brasileñas en el exterior aumentó en 1.185% entre los años 2001 y 2010, lo cual implica una variación de U$S 73 millones a U$S 937 millones. Se destaca el curso de los títulos de créditos referentes a los financiamientos del BNDES en el Convenio de Pagos y Créditos Recíprocos (CCR), celebrado entre los Bancos Centrales de los países integrantes de la ALADI. El CCR es un instrumento que permite la compensación de pagos derivados de exportaciones e importaciones entre países de la región 58. La transnacionalización de estas empresas constructoras se había iniciado ya a mediados de los años setentas, cuando la dictadura militar que se había instalado en Brasil, les había encargado grandes obras de infraestructura como autopistas y usinas hidroeléctricas que les garantizaron la acumulación de capital y la conformación de aglomerados. Según Manuela Moraes, militante del Partido Socialista dos Trabalhadores Unificado (PSTU), la intervención diplomática brasilera tuvo un rol preponderante en el proceso de expansión de estas empresas59. Así mismo, la Política de Aceleração de Crescimiento del BNDES integra la “Iniciativa para la Integración de la Infraestructura Regional Suramericana” (IIRSA) iniciada en el año 2000, de la cual participan mayoritariamente las empresas de construcción brasileñas como Odebrecht, Camargo Corrêa y Andrade Gutiérrez.

a.5. La trinchera ideológica en el BNDES A partir de 2003 comenzó un lento proceso de sustitución de los cuadros técnicos de tendencia ortodoxa que habían estado implicados en las reformas liberales de la década anterior. Fueron gradualmente reemplazados en los cargos directivos por economistas de formación desarrollista y keynesiana, en particular aquellos provenientes de la Universidad de Campinas (UNICAMP) que sustituyeron a los economistas provenientes de la Pontifícia Universidade Católica do Rio de Janeiro (PUC-Rio), uno de los principales centros difusores del neoliberalismo en Latinoamérica. También disminuyó la proporción de economistas provenientes del sector privado y aumentó notablemente la cantidad de cuadros directivos provenientes de la articulación político partidaria60.

57

MANTEGA, Guido, “La integración de América del Sur: el BNDES como agente de la política exterior brasileña”, en Revista Obras de Integración Física en América del Sur, 2006, pág. 38. 58 Ibíd. 59 MORAES, Manuela, “Construtoras brasileiras se expandem pela América Latina” , PSTU, http://pstu.org.br/internacional_materia.asp?id=13487&ida=0 (Fecha de consulta: el 15 de febrero de 2012). 60 VIEIRA SANTANA, Carlos Enrique, “Conjuntura Crítica, Legados Institucionais e Comunidades Epistêmicas. Limites e Posibilidades de uma Agenda de Desenvolvimento no Brasil” , en BOSCHI, Renato (org.), Variedades de Capitalismo, Política e Desenvolvimento na América Latina, Editora UFMG, Belo Horizonte, 2011, pág. 132-133.

38

Gráfico – Cuadros directivos del BNDES (1995-2009)

Trayectoria 1995-2002 (n=16) 2003-2009 (n=17) PhD Economía en EEUU 5 1 PhD Economía en Inglaterra 0 4 Dr. Economía UFRJ/Unicamp 2 4 Master en Economía en EEUU 4 0 Master en Economía en Brasil 3 7 Profesor de Economía en PUC-Río 3 0 Profesor de Economía en UNICAMP 0 5 Profesor de Economía en PUC-San Pablo 1 1 Funcionario 4 7 Director de consultoría o bancos 12 3 Articulación político partidaria 0 3
Fuente: VIEIRA SANTANA, Carlos Enrique, Op. Cit., pág. 132-133.

En el cuadro es posible apreciar el desplazamiento ideológico a partir de la procedencia de los funcionarios del BNDES. El proyecto de la clase reinante, apoyándose en las coincidencias de proyecto de capitalismo que mantenía con la fracción de capital industrial que pasó a hegemonizar dentro del bloque en el poder, desplazó en una dura batalla a los residuos neoliberales de las clases mantenedoras del período anterior. Los cambios surgidos a partir de la puesta en marcha del proyecto neo-keynesiano de Lula Da Silva, coincidían a grandes rasgos con los proyectos de la burguesía industrial brasileña. La Universidad Estadual de Campinas es el principal centro de difusión de pensamiento keynesiano y desarrollista en Brasil. Por ello, no es de extrañar que una vez consolidada la legitimidad de la política económica, el reelecto Lula designase como presidente del BNDES a Luciano Coutinho, quien se había desempeñado en el ámbito privado, pero que había hecho carrera dentro de la UNICAMP como profesor.

b. La política exterior de Brasil
El vacío dejado por Estados Unidos en Sudamérica a partir del 2001 le permitió a Brasil asumir el rol de líder regional con márgenes de mayor autonomía. Cabe decir que si bien la política exterior de Brasil se encuentra fuertemente concentrada a nivel regional, su proyección es global. Así lo demuestran sus intenciones de adquirir un asiento permanente en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la constitución del BRICS 61 con otras potencias emergentes de lejanas latitudes. Probablemente, una de las características más notables que haya tenido el Brasil como Estado, es su continuidad en el apoyo a las empresas nacionales desde hace 70 años, a pesar de las idas y vueltas de la institucionalidad democrática. Esa política de apoyo interno se ha proyectado en apoyo externo en los últimos años. La acumulación de políticas y de capacidades empresariales ha
61

Grupo de países conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica.

39

permitido que, en años recientes, la transnacionalización de las empresas brasileñas se torne una prioridad y una necesidad para el estado de Brasil62. Desde el punto de vista de la política exterior brasileña hay un claro interés en que la IED hacia Sudamérica se incremente, no tanto por los posibles beneficios económicos, sino desde el punto de vista geopolítico. Esto se inscribe en un marco más amplio, que tiene que ver con el posicionamiento global de Brasil frente al cinturón industrial asiático hegemonizado por China (¿co-hegemonizado por Japón?) y la localización de capitales brasileños en los países andinos de cara a la reconfiguración del sistema de comercio mundial y a la nueva división del trabajo internacional. Mediante una estrategia de “salto de rana”63, Brasil aprovecha también los Tratados de Libre Comercio que estos países han firmado para la apertura de sus economías hacia mercados de tamaño continental, sin poner en riesgo el proceso de solidificación de su propia economía. Los capitales brasileños se instalan en los países firmantes y obtienen beneficios fiscales y arancelarios sin someter a la economía de Brasil a los traumas propios de esa firma de tratados, sosteniendo así el proceso industrial y, sobre todo, salvaguardando a las clases hegemónicas poseedoras de los medios de producción. Daniel Rodríguez da Silva dice que “Compreender o papel da política externa brasileira no processo de internacionalização de empresas nacionais é um passo fundamental para entender o movimento incipiente de internacionalização destas firmas, tomando como referência principalmente a última década, mais especificamente na gestão do governo do Presidente Luiz Inácio Lula da Silva”64. Incluso, existe una asociación en el lenguaje que presenta a los intereses nacionales del Brasil y a los intereses de las grandes empresas de capitales brasileños como algo indisoluble. Esto es posible advertirlo en casos como, por ejemplo, cuando el Presidente de Brasil en el Foro de Davos en 2005 instó a los empresarios de su país a invertir en el exterior, porque “isso seria muito bom para o Brasil”65, sellando así una alianza con las clases hegemónicas de la burguesía brasileña. Los órganos encargados de formular la política exterior de Brasil han promovido activamente a través de sus embajadas, Cancillería e incluso diplomacia presidencial, la expansión de las transnacionales brasileñas. Como ejemplos que serán tratados en detalle en el Capítulo III, se pueden mencionar el envío de un telegrama en 2004 desde la embajada de Brasil en Perú en apoyo a la transnacional Vale para que ganase la licitación del proyecto Bayóvar 66; en el año 2006 el Presidente Lula intercedió directamente ante el gobierno de Perú a favor de Gerdau
62

PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, “Luces y sombras de la internacionalización de las empresas brasileñas en Sudamérica: ¿integración o interacción?” , en Revista Nueva Sociedad, Nº 219, 2010, pág. 19. 63 La estrategia de “salto de rana” consiste aquí en una analogía con la estrategia militar que implica tomar una posición que es necesaria para pasar a tomar otra, que es en realidad el objetivo principal. Aquí se la considera como una estrategia mediante la cual una empresa se transnacionaliza a un país que tiene un TLC con un tercer mercado. Alcanzar a este tercer mercado es el verdadero objetivo central de la transnacionalización de dicha empresa. 64 RODRÍGUEZ DA SILVA, Daniel, “O governo brasileiro e a internacionalização de empresas” , Informe de Conjuntura Internacional, PUC-Minas, agosto, 2010, pág. 2. 65 Citado en: CERVO, Amado Luiz, “A construção do modelo desarrollista brasileiro”, en Diplomacia, Estrategia e Política, Nº 10, octubre, 2009, pág. 85. 66 LUCE, Matías Seibel, “O subimperialismo brasileiro revisitado: a política de integração regional do governo Lula (2003-2007)”, Maestría en la Universidade Federal do Rio Grande do Sul, 2007.

40

en el proceso de privatización de Siderperú; la intervención presidencial también en el conflicto surgido a raíz de la nacionalización del gas en Bolivia; etc. En Argentina la diplomacia brasilera mantuvo un perfil bajo en este tipo de cuestiones para evitar generar una atmósfera de “invasión brasileña” 67. Itamaraty ha percibido una gran oportunidad de ampliar la presencia brasileña en la región sudamericana a través de sus transnacionales, en la cual la diplomacia y el BNDES cumplirían un papel fundamental68. Tanto Celso Amorim como Lula da Silva coinciden en la estrategia que considera la defensa de los intereses de la IED brasileña como los intereses nacionales de Brasil. He aquí una vez más lógica bajo la cual actúa la ideología hegemónica en el Estado capitalista, por medio del cual un interés particular (el de las transnacionales en este caso) se vuelve un interés universal (el de toda la nación brasileña, supuestamente). Sin embargo, esto no debe ser entendido simplemente como una sumisión de la clase reinante a los intereses de la clase hegemónica, sino que el gobierno de Lula da Silva y la Cancillería de Brasil tienen cierta autonomía -si bien está condicionada por la estructura- y se han servido de la situación para llevar adelante un proyecto político concreto a partir de ella. Brasil mantiene una posición refractaria frente a los acuerdos de protección de inversiones. No ha firmado compromisos internacionales ni con el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI) ni con el Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI), lo cual le conserva a Brasil una enorme autonomía política en lo referente a inversiones. Solo tiene una serie de memorándums y acuerdos sobre doble tributación con Argentina, Chile y Ecuador. Así mismo, ha tenido una actitud poco receptiva a la propuesta de Chávez y Correa a la creación del Banco del Sur, pues este rivalizaría con el BNDES en la financiación de proyectos, quitándole un instrumento fundamental a la política exterior de Brasil. Es significativo que, siendo Brasil el Estado de origen de Sudamérica que más IED coloca en la región, no esté sujeto a acuerdos sobre protección de inversiones con el CIADI o de ningún tipo. Esto deja claro que en lo relativo a inversiones, Brasil prefiere mantener el mayor margen de maniobra posible para desplegar su poder diplomático.

II. El sistema financiero
Cardoso había establecido un nuevo ambiente institucional dentro del sistema financiero al cual Lula debió amoldarse. Dichos mecanismos institucionales tenían como principal objetivo el control de la inflación. Para no alarmar a las fracciones de los sectores financieros del bloque en el poder, Lula da Silva debió nombrar a Henrique Meirelles, diputado del Partido Social Demócrata Brasileño fundado por Cardoso, y ex-presidente del Bank of Boston, como presidente del Banco Central do Brasil en 2003. El marco fundamental de las reglas de juego del sistema financiero quedó
67 68

RODRÍGUEZ DA SILVA, Daniel, Op. Cit., pág. 3. Ibíd., pág. 5.

41

enmarcado en la independencia del Banco Central, el funcionamiento del Conselho Monetario Nacional, el Comité de Política Monetaria y el Sistema de Metas para à Inflação69. Este fue otro de los compromisos que la clase reinante debió asumir con las fracciones que componen el bloque en el poder.

a. Tasas de interés altas para controlar la inflación
La continuidad con respecto a las políticas de reformas de Cardoso permitieron a la administración del PT que los nuevos objetivos de su política económica tuviesen lugar dentro de un marco tanto de estabilidad de precios como de expansión de créditos. Ahora, este marco institucional presentaba un escollo importante: el mantenimiento de las tasas de interés altas obstaculizaban la expansión económica. Ello demostraba también cómo se habían articulado las fracciones del capital dentro del bloque en el poder durante la administración de Cardoso, cuando el sector financiero ocupaba un lugar no hegemónico, pero sí preponderante, que incluso podía obstaculizar los objetivos de la clase hegemónica. Tasa de interés (1998-2008)

Año 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 % 23,0 26,8 17,5 17,6 19,6 23,1 16,4 19,1 15,1 11,9 12,6
Fuente: elaboración propia a partir de datos del Banco Central do Brasil. Es posible observar también que durante la administración de Lula Da Silva el lugar que ocupó en el bloque en el poder el capital industrial provocó un cambio progresivo hacia tasas de interés más bajas. En un principio, como había sucedido en el caso del BNDES, la lucha de trincheras fue difícil debido a que las clases mantenedoras resistían bien el asedio de las clases reinantes al interior del Banco Central do Brasil. Pero con el fortalecimiento electoral del PT las tasas de interés descendieron a puntos más bajos, coincidentes con la política de crecimiento de Lula Da Silva y los intereses del sector industrial. Así, la fracción del capital industrial asume el rol de clase hegemónica indiscutida frente a las otras fracciones del capital que componen el bloque en el poder, especialmente la fracción del capital financiero.

69

BACHILLER CABRIA, Juan Vicente, Op. Cit., pág. 256.

42

Gráfico – Tasa de interés (1998 – 2008)

Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Central do Brasil. Como es posible observar, las tasas de interés altas plancharon la inflación del país pero al costo de un crecimiento más lento del que la economía podría haber tenido. Si bien la taxa Selic, que es la que marca los tipos de interés descendió a lo largo del tiempo, las tasas de interés brasileñas continuaron estando entre las más altas del mundo70. Tasa de inflación (1990-2010)
Año % 1990 1991 1992 1993 1994 1995 2.947,7 477,3 1.022,4 1.927,3 2.075,8 66,0 1996 1997 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010 16,0 6,9 3,2 4,8 7,0 6,8 8,4 14,7 6,5 6,8 4,1 3,6 5,6 4,8 5,0

Fuente: elaboración propia en base a datos del Ministério da Fazenda do Brasil.

70

Ibid.

43

Gráfico – Tasa de inflación (1990 – 2010)

Fuente: elaboración propia en base a datos del Ministério da Fazenda do Brasil. Gráfico – Tasa de inflación (1998 – 2008)

Fuente: elaboración propia en base a datos del Ministério da Fazenda do Brasil.

Pero la Taxa de Juros de Longo Prazo establecida en 1994 y operada por el Conselho Monetario Nacional comenzó a fijar trimestralmente un tipo de interés más bajo que el establecido por la Taxa Selic. La Taxa de Juros se aplica a todas las operaciones crediticias efectuadas por el BNDES. En el gráfico comparativo es posible observar cómo la misma se encuentra siempre por debajo de la tasa de interés y presenta menos altibajos.

44

Taxa de Juros de Longo Prazo (1998-2008)
1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 13,0% 13,2% 10,8% 9,5% 9,9% 11,5% 9,8% 9,8% 7,9% 6,4% 6,3%

Fuente: elaboración propia en base a datos de la Financiadora de Estudos e Projetos (FINEP). Gráfico – Tasa de interés y Taxa do Juros de Longo Prazo (1998 – 2008)

Fuente: elaboración propia a partir de datos del FINEP y el Banco Central do Brasil. Como es posible observar en el gráfico superior, la tasa do juros financia a las empresas por debajo de la tasa de mercado. Aquí también es posible observar cómo las clases mantenedoras y las clases reinantes articulan instancias institucionales a favor de la fracción que ejerce la hegemonía. La diferencia entre la tasa de interés y la taxa do juros equivale a un subsidio financiado por el BNDES. La contradicción es fuerte si se piensa que el sesgo crediticio se encuentra direccionado hacia las grandes empresas y son justamente éstas las que mayor acceso a fuentes de financiamiento externo tienen.

b. El tipo de cambio revaluado
Parte del paquete de políticas financieras aplicado tuvo que ver con el mantenimiento de un real sobrevaluado. En el cuadro inferior es posible observar cómo el mismo se mantuvo a una tasa poco competitiva, subiendo solo como consecuencia de la crisis argentina a partir del 2001-2002, pero descendiendo luego progresivamente hasta encontrarse en los niveles anteriores.

45

Gráfico – Tipo de cambio U$S/R$ (1998 2008)

Año 1998 1999 2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 U$S/R$ 1,6 1,8 1,8 2,4 2,9 3,1 2,9 2,4 2,1 1,9 1,6 Fuente: elaboración propia a partir de informes del Banco Central do Brasil.
Gráfico – Tipo de cambio U$S/R$ (1998-2008)

Fuente: elaboración propia a partir de informes del Banco Central do Brasil. Un tipo de cambio alto sirve a las grandes empresas que pretenden transnacionalizarse pues un tipo de cambio sobrevaluado permite adquirir activos en el extranjero mediante una moneda fuerte. Fue este el caso de la Argentina después de la crisis del 2001-2002 en la cual se salió del modelo de convertibilidad peso-dólar que provocó una afluencia de IED proveniente de Brasil hacia activos ya establecidos que se encontraban endeudados en dólares. Este tipo de cambio favoreció notablemente a las grandes empresas con proyección global pero perjudicó las exportaciones de las pequeñas y medianas empresas del Brasil. También perjudicó a la agroindustria que perdió competitividad-precio en sus exportaciones, lo cual motivó a muchos productores a adquirir tierras en Paraguay, Bolivia y Uruguay, donde el costo de los factores era menor y el tipo de cambio más favorable para las exportaciones.

46

Capítulo II
“Empresas transnacionalizadas”

“Las transnacionales fueron y son el resultado de soportes estatales concatenados y de una sumatoria de preferencias oligopólicas y de opciones políticas y geopolíticas” Luis Novoa Garzón

En este capítulo se hará una revisión de la IED brasileña en el mundo y en la región sudamericana en particular, luego una breve descripción de las empresas brasileñas transnacionales más relevantes y finalmente se repasarán las estrategias que las mismas adoptaron en el proceso de transnacionalización.

I. Flujo de inversión directa en el extranjero desde Brasil
Mientras que en los años setentas la proporción de la IED con origen en los países en desarrollo explicaba menos del 1% del total mundial, para el año 2006 el porcentaje de participación de los países en desarrollo con respecto a la IED en todo el planeta era del 16% 71. Así también, entre los años 2000 y 2009, Brasil recibió el 33,4% del total de la IED que ingresó a la región 72, siendo uno de sus principales captadores. Al mismo tiempo que recibía IED, Brasil comenzó un proceso de emisión de flujo de capitales hacia el exterior. A su vez, el posicionamiento de Brasil como una de las fuentes principales de la IED en la región resultó tal que ya en 2006 los niveles de capitales
71

BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, “La internacionalización de las empresas brasileñas en Argentina”, en CEPAL, 2008, pág. 10. 72 CEPAL, “La inversión extranjera directa en América Latina y el Caribe” , Documento Informativo, 2010, pág. 43.

47

brasileños en el exterior superaron por primera vez los niveles de IED recibidos en el país. Las inversiones de Brasil en toda Latinoamérica representaron el 10,4% del total recibido en esa región. El 50% del flujo de estos capitales brasileños hacia el exterior tuvo como destino la región Sudamericana entre los años 1998 y 2003. Pero a partir de 2004 se evidenció una caída de este flujo y la región sudamericana pasó a representar apenas el 20,5% de la IED entre 2004 y 200873. Según los datos del Banco Central do Brasil, entre 2001 y 2008, el 78,6% del total de la IED brasileña en Latinoamérica y el Caribe, tuvo como destino a países del Mercosur. El segundo destino fue Chile, con un 7,6%. En tercer lugar, los países de la Comunidad Andina con un 7,5%. El resto de la IED brasileña se destinó a Centroamérica y el Caribe 74. De cualquier forma, la IED de Brasil en el mundo fue progresivamente inclinándose hacia los centros del capitalismo mundial, y en el mismo sentido se puede asegurar que las empresas transnacionales de Brasil se posicionaron “en América del Sur (…) como primer peldaño estratégico para el proceso de internacionalización de las firmas brasileñas, y éstas, una vez consolidadas sobre dicha plataforma, se lanzaron hacia una trayectoria de expansión a nivel mundial” 75. También el sector servicios (que no es materia de estudio en la presente investigación) presentó un gran dinamismo, llegando a representar un 35% de las inversiones en la región. Las actividades del sector financiero y bancario sobresalieron por sobre el resto, siendo el caso del Banco Itaú el que más intensidad tuvo en la transnacionalización durante el período. Dicho banco adquirió en 2006 las operaciones del Bank Boston Brasil por un monto de U$S 2.143 millones, lo cual le permitió controlar los activos que éste tenía en Chile y Uruguay. Así también, el Banco Patagonia fue vendido al Banco do Brasil en 2010. Tabla – Inversión extranjera brasileña en millones de U$S (2001-2008)76
Argentina Bolívia Chile Colômbia Equador Paraguai Peru Uruguai Venezuela 2001 1625,36 35,57 157,92 129,73 71,48 40,19 40,05 3121,12 26,71 2002 1503,07 53,36 167,87 25,92 95,53 29,39 47,40 1546,60 19,16 2003 1549,42 51,96 203,22 41,63 44,75 59,04 51,79 2809,98 12,91 2004 1722,00 47,15 185,95 42,46 100,76 85,61 266,58 1657,06 51,03 2005 2067,99 52,88 234,44 30,47 4,26 82,97 298,87 1747,85 134,71 2006 2136,30 54,89 1799,48 47,47 42,42 148,75 234,73 1742,60 103,75 2007 2360,03 64,00 509,39 177,92 40,00 116,72 583,66 2030,00 217,74 2008 Acumulado 2001-2008 3376,44 16340,62 69,00 428,83 387,34 3645,62 298,26 793,86 33,00 432,19 153,11 715,77 243,88 1766,97 2518,00 17173,21 281,80 847,81 42144,87

Total región sudamericana (excluidas Guyanas, Surinam y Guyana Francesas)

Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Central do Brasil.

73
74

PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 6. Ver “Anexo II – Datos”, pág. 110. 75 Íbid. 76 Los datos del Banco Central do Brasil con respecto a la inversión extranjera de Brasil en el mundo empezaron a ser contabilizados sistemáticamente a partir de 2001, por ello no fue posible encontrar datos fidedignos sobre el tema con respecto a los años 1998, 1999 y 2000. Cabe aclarar también que la IED que aquí se expone no discrimina sectores sino que es la sumatoria del sector primario, secundario y terciario. Para más información ver Anexo, pág. 109-110.

48

Gráfico – Inversión extranjera brasileña acumulada (2001-2008)

Fuente: elaboración propia en base a datos del Banco Central do Brasil. Como es posible apreciar en el cuadro y la tabla inmediatamente superiores, toda la región sudamericana ha recibido un acumulado de 42.144 millones de dólares entre los años 2001 y 2008. Los dos países que descollan de inmediato son Uruguay (40,74%)77 y Argentina (38,77%), que juntos reúnen el 80% de toda la inversión directa brasileña en Sudamérica durante el período estudiado. Mucho más atrás vienen Chile (8,65%), Perú (4,2%), Venezuela (2%), Colombia (1,88%), Paraguay (1,7%), Ecuador (1%) y Bolivia (1%), en ese orden. Sobresimplificando, se podrían resumir las motivaciones para la IED 78 brasileña en la región en: 1. Diversificación de riesgos. 2. Tipo de cambio alto. 3. Mantenimiento o incremento de la participación en el mercado mundial.
77

Es muy probable que las cifras de Uruguay se encuentren sobrevaloradas debido a que ese país es un paraíso fiscal y parte de lo contabilizado como IED pueden haber sido en realidad divisas con procedencia brasileña depositadas en los bancos uruguayos.
78

Jesús Mogroviejo habla de condiciones para la IED en general y las resume en: a) Tamaño del mercado; b) Dotación de factores; c) Instituciones (seguridad jurídica); d) Infraestructura; e) Estabilidad macroeconómica. Ver: MOGROVIEJO, Jesús, “Factores determinantes de la inversión extranjera directa en algunos países de Latinoamérica”, en Revista de Estudios Económicos de Desarrollo Internacional, AEEADE, Vol. 5-2, 2005, pág. 66.John Dunnig se refiere a las motivaciones que inducirían a las empresas hacia el proceso de transnacionalización y las enumera de la siguiente manera: 1) Búsqueda de recursos; Búsqueda de mercados; 3) Búsqueda de eficiencia; 4) Búsqueda de activos estratégicos. Las mismas no son excluyentes entre sí. Ver: DUNNING, John,
“The Eclectic Paradigm of International Production: A Restatement and Some Possible Extensions” , Journal of International Business Studies, Vol. 19, 1988.

49

4. Búsqueda de factores como recursos naturales y mano de obra. 5. Sorteamiento de barreras arancelarias y para-arancelarias. 6. Saturación en el mercado doméstico y expansión de los mercados regionales. 7. Facilidades logísticas y acuerdos comerciales regionales. La necesidad de las empresas de diversificar los riesgos a afrontar en un mercado brasileño estancado operó como palanca para el proceso de transnacionalización. Esta misma actitud defensiva tuvo como factor condicionante la pérdida de competitividad-precio, como es posible observar en el sector textil. También estuvo en consideración la necesidad de incrementar la participación que tenía en el mercado internacional con las exportaciones, aprovechando las economías de escala ofrecidas por los países de la región. Esto las obligó a salir en búsqueda de factores como recursos naturales y mano de obra relativamente más barata (en relación al tipo de cambio R$/U$S). No menor importancia reviste la búsqueda de otros mercados donde instalarse para evitar no solo los costos, sino también los endeudamientos en una moneda tan revaluada como el Real. Algunas empresas también pueden haberse instalado con las perspectivas de adquirir financiación en mercados con tasas de interés más bajas que las de Brasil. Esto se inscribe también en una actitud defensiva de ciertos sectores como el calzado y la siderurgia, a los fines de resguardarse ante la competencia internacional. Y sin duda que el sorteamiento de las barreras arancelarias y paraarancelarias también debió haber tenido su porción de influencia. Las empresas también se vieron estimuladas por la expansión interna de los mercados de los países de la región, las facilidades logísticas, los acuerdos comerciales regionales y las diferencias en el cambio de divisas. Algunas de las empresas más grandes ya no encontraban espacio para crecer dentro de Brasil, con un mercado doméstico saturado sólo fue posible mantener la competitividad frente al capital global saliendo a buscar mercados en la región.

II. Las grandes transnacionales brasileñas
a. Las transnacionales más grandes de Brasil
Debido a que la cantidad de empresas brasileñas que tienen filiales o sucursales en otros países es tan grande, por razones de espacio se ha decidido prestar particular atención a las empresas que mayor presencia tienen en la región, además de sopesarlo con el volumen económico de las inversiones de las mismas. Cabe decir que son éstas las empresas que presentan también mayor dinamismo con respecto a la transnacionalización. En la siguiente tabla se señala la presencia de cada empresa por país, donde se destaca la Argentina, seguido por Colombia, Perú y Venezuela, luego por Uruguay, Ecuador, Chile y Bolivia, y finalmente Paraguay.

50

Tabla – Empresas brasileñas con más presencia en países de Sudamérica
Venezuela Argentina
Petrobras Vale Gerdau Camargo Corrêa Odebrecht Votorantim AmBev

Colombia

Paraguay

Uruguay

Ecuador

Bolivia

Chile

Perú

✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔

✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ ✔ X x ✔ ✔ ✔ X ✔ ✔ X x ✔ ✔ ✔ ✔ X ✔ ✔ ✔ ✔ X ✔ X X ✔ ✔ X ✔ X ✔ ✔ ✔ ✔ X X ✔ X X X X X ✔ ✔ X ✔ ✔

Referencias ✔ Con presencia x Sin presencia
Fuente: elaboración propia en base a los anuarios de las empresas y registros de inversiones gubernamentales.

Como es posible observar en la tabla, la petrolera Petrobras tuvo una actuación descollante entre las transnacionales brasileñas. También se observa que las mineras y siderurgias tuvieron un papel estelar en el flujo de capitales hacia Sudamérica. Las empresas siderúrgicas de Brasil representan la mitad de la producción de la región, siendo también las principales productoras de acero. Brasil es también el mayor productor mundial de mineral de hierro. Es posible apreciar que las características de estas empresas siguen en líneas generales las características oligopólicas del 90% de las empresas que alcanzan la transnacionalización79. A continuación se hará un breve repaso de las características de estas empresas: a.1. Petrobras Hablar de Petrobras es hablar de la historia del petróleo en Brasil. El petróleo se nacionalizó en 1938 y, como muchos de los casos de petroleras estatales latinoamericanas, se inspiró en la experiencia argentina con YPF. Pero hasta ese momento Brasil no contaba con demasiadas reservas y casi nulas extracciones. En 1953 Getulio Vargas estableció el monopolio del Estado Federal por ley. Esa misma ley establecía la creación de una compañía para poder explotar el petróleo, la estatal Petróleos Brasil SA, o lo que es lo mismo: Petrobras. Aún así, su función era apenas la de refinar el petróleo importado y distribuir los subproductos obtenidos. Ya en 1963 se extendió el monopolio a la importación de combustibles y petróleo 80. El primer descubrimiento de pozos off-shore se hizo en el año 1969 en el litoral de Río de Janeiro. Petrobras había adquirido para sí un desarrollo importante de tecnología en la obtención de petróleo a partir de pozos no

79 80

MOGROVIEJO, Jesús, Op.Cit., pág. 65. MANSILLA, Diego, “Petrobras en Argentina: ¿Integración energética o una nueva transnacional?” , en la XXI Jornadas de Historia Económica de la Asociación Argentina De Historia Económica, Universidad Nacional De Tres De Febrero, 2008, pág. 6.

51

convencionales81. El shock petrolero de 1973 golpeó mucho la economía de Brasil al elevar por tres el precio del petróleo en el país, lo cual hizo aún más imperioso desarrollar una estrategia de autoabastecimiento82. Debido a la necesidad de encontrar nuevas fuentes de petróleo en 1976 se abrió la puerta a la exploración a empresas extranjeras. Su historia de transnacionalización empieza ya en los años setentas. A finales de esa década había hecho inversiones y había obtenido concesiones en Argelia, Egipto, Irán e Irak. Ya en los años ochentas las inversiones se dirigieron hacia la zona del Golfo de México y el Mar del Norte. En los años noventas, más precisamente durante la presidencia de Fernando Henrique Cardoso, se inició la “apertura petrolera” mediante la enmienda constitucional N°9 de 1995, la cual permitió el ingreso de capitales privados en actividades hidrocarburíferas a través de contratos de servicios. Se mantenía así el monopolio del Estado Federal sobre el petróleo que había establecido la Constitución de 198883. Pero en 1997 la “Ley de petróleo” 84 otorgó a los concesionarios la libre disponibilidad de los hidrocarburos, lo cual incluía la posibilidad de exportar. Es interesante ver la composición accionaria de Petrobras, ya que en la misma el Estado cuenta con el control a través de 55,7% de las acciones 85 con derecho a voto (acciones ordinarias), pero si se cuentan las acciones “preferenciales” (que no tienen derecho a voto), el Estado reduce su participación a un 32% de las acciones aproximadamente. Es decir, el Estado brasileño, a pesar de ser quien se carga al hombro a la empresa, no es el principal beneficiario de los dividendos que su trabajo produce.

a.2. Vale (do Rio Doce)86 Empresa minera y de producción de hierro que tuvo sus orígenes en la estatización de la Itabira Iron Ore Company a principio de la década de 1940. Posteriormente, en 1997, sus activos sufrieron un proceso de alteración con el proceso de privatización. Fue a partir de ese momento que la especialización en la minería pasó a ser un rasgo distintivo de la empresa. A diferencia de otras empresas brasileñas, su proceso de transnacionalización es bastante temprano, puesto que a mediados de los 70’s ya tenía filiales en otros países de la región. Para el año 2000 había adquirido la Gulf Investment Corporation de Bahrein, lo cual le posibilitó la colocación de materia prima
81

Actualmente la extracción en mar representa el 89% de la extracción total en territorio brasileño. Ver MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 7. 82 Brasil también desarrolló hacia 1975 una diversificación de su matriz energética mediante el desarrollo de agrocombustibles. 83 FIGUEREIDO, Marcelo, “La evolución político-constitucional de Brasil” , Revista de Estudios Constitucionales, Vol. 6, N°2, Santiago, Chile, 2008, páginas 209-246. 84 Ley N° 9.478. 85 A esto se le debe sumar un 1,9% de acciones ordinarias y un 7,6% de acciones preferenciales con las que cuenta el BNDES. 86 La minería no suele ser considerada como un sector primario, sino como un sector industrial o energético en la contabilidad nacional. Ver: ROUCO, Antonio y MARTÍNEZ, Antonio, “Identificación del sector primario con el sector extractivo”, en Revista de Economía Agraria, EDITUM, ISBN 8476848587, 1997, pág. 49.

52

procesada en Brasil para abastecer la industria del acero en Medio Oriente 87. Entre 2000 y 2005 la empresa delineó su nueva estrategia de especialización en la minería. La nueva estrategia implicó el desprendimiento de activos que la empresa consideraba no estratégicos, como pulpa, papel, productos forestales, fertilizantes, actividades portuarias y ferrocarriles 88. A partir de 2002 empezó a hacer inversiones en Chile y Perú para la exploración y explotación de cobre y oro. En el año 2004 hizo su desembarco en el continente africano, explotando carbón en Mozambique y un jointventure con empresas chinas para abastecer el mercado de ese país. En el año 2007 adquirió INCO, de capitales canadienses, y la AMCI Holdings, de capitales australianos, lo que le permitió acceder a los mercados de América del Norte y Oceanía respectivamente.

a.3. Gerdau El grupo adquirió importancia cuando tomó un rol protagónico en el proceso de privatizaciones de las siderurgias menores, en particular aquellas que se dedicaban a la producción de laminados largos: Cimetal, Cosinor, Piratini y Usiba. En 1997 adquirió acciones de Açominas y para 2001 ya ostentaba su control mayoritario. Actualmente controla alrededor del 40% del mercado siderúrgico de Brasil. En los ochentas comenzó su proceso de transnacionalización con la adquisición de Laisa en Uruguay. En 1989 adquirió una planta en Canadá mediante la cual abasteció no solo ese mercado sino también el de los Estados Unidos. En 1992 había empezado a producir en Chile y en 1997 ingresó a la Argentina. En 1999 adquirió AmeriSteel en los Estados Unidos, intensificando su participación en ese mercado. Pero es a partir de principios del siglo XXI cuando comienza una intensa transnacionalización en la región. En 2005 adquirió una siderurgia en Colombia y en 2006 otra en Perú. Una vez consolidado el grupo en la región, empezó una serie de operaciones para transnacionalizarse hacia el norte. En 2007 adquirió Sidertul en México, lo que fue su puerta de entrada al mercado norteamericano y como forma de esquivar las medidas de dumping de Estados Unidos en el mercado del acero. Un tiempo después vino su expansión hacia los mercados europeos (mediante la compra del 40% de las acciones de la española Sidenor) y asiáticos. Según datos de la CEPAL, Gerdau sería una de las “translatinas” que más transnacionalizada se encuentra, ya que el 55% de su producción se desarrolla por fuera de Brasil89.

a.4. Camargo Corrêa Empresa dedicada a la construcción y a la producción de cemento fundada a finales de la década de 1940. Como otras empresas constructoras de Brasil, su proyección hacia el exterior tuvo origen en una estrategia defensiva luego de que los megaproyectos de inversión pública cesasen a
87 88

PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 15. Íbid. 89 CEPAL, “As relações comerciais do Brasil com os demais BRICS” , Documento de trabajo, oficina de la CEPAL en Brasil, 2009.

53

mediados de los ochentas como resultado de la crisis de la deuda latinoamericana. Su participación en el mercado de cementos de Brasil es de un 8%. A partir de finales de los años noventas, la empresa comenzó una diversificación de actividades que incluyen textiles, calzados, siderurgia e infraestructura. Fue a partir de la adquisición de los activos de Santista Textil que se intensificó su transnacionalización, ya que esa empresa controlaba desde 1995 a la argentina Grafa. El grupo ha desarrollado también un proyecto greenfield en Angola para la producción de cemento y ha adquirido el 33% del paquete accionario de la empresa portuguesa Cimpor. Su posición en el mercado brasileño es minoritaria con respecto a otras grandes empresas productoras de cemento, lo cual fue un impulso para salir en búsqueda de otros mercados.

a.5. Odebrecht Es una empresa con un alto grado de diversificación. Se trata de una verdadera “corporación pulpo” que cuenta entre sus actividades desde la construcción civil hasta el desarrollo de armamento militar, pasando por actividades relacionadas con la explotación de petróleo y transporte. Tiene sucursales y filiales alrededor del globo, estando presente en casi toda Latinoamérica, Estados Unidos, Portugal, gran parte de África y Kuwait 90.

a.6. Votorantim Comenzó como una industria textil en 1910 pero luego diversificó mucho su cartera productiva. Actualmente es un holding que participa en actividades como la minería, el cemento, la metalúrgica, la siderurgia y la celulosa91. Votorantim controla una porción mayoritaria del mercado de cementos en Brasil. Su consolidación en el mercado brasileño de cementos le permitió dar el primer salto directamente fuera de la región, hacia los Estados Unidos y Canadá. Pero a partir de 2006 inició una agresiva adquisición de activos en la región.

a.7. AmBev En el año 2000, las empresas Brahma y Antártica se fusionaron creando AmBev, concentrando así el 70% del mercado brasileño de cervezas. La fusión se había permitido por parte del gobierno de Brasil a condición de que dicha fusión fuese sucedida por un proceso de transnacionalización.

90

ODEBRECHT, “Negocios y participaciones”, en web: http://www.odebrecht.com.br/es/negocios-yparticipaciones (consultado el 6 de septiembre de 2012). 91 VOTORANTIM, “Segmentos en los que actuamos”, en web: http://www.votorantim.com.br/esES/Paginas/home.aspx (consultado el 6 de septiembre de 2012).

54

Hacia 2004, la cervecera belga Interbrew adquirió el 57% de Ambev92. Si bien la mayoría de la composición accionaria ya no se encuentra en manos brasileñas, el control de las operaciones en el continente sigue estando bajo la órbita de AmBev. Esta alianza con Interbrew le abrió las puertas a los mercados de Norteamérica, elevando notablemente la facturación de la empresa. Además, es una de las empresas que ha salido al proceso de transnacionalización con estrategias muy agresivas de fusiones y adquisiciones.

b. La relación entre las clases hegemónicas y las clases reinantes
En los datos del Tribunal Superior Electoral es posible verificar que las constructoras son las mayores financistas de las campañas electorales del PT93. En las elecciones de 2006 por la reelección de Lula Da Silva, las donaciones fueron de R$ 22,5 millones y contando sólo a Camargo Corrêa, la donación fue de R$ 6,5 millones. Esto demuestra concretamente una vez más, la relación estrecha existente entre las clases reinantes y las clases hegemónicas. Existe también un interés concreto del Estado para que estas empresas acumulen riquezas, ya que el BNDES participa de los dividendos de algunas de ellas. Es decir, el Estado, a través del BNDES, adquiere un interés específico en la acumulación de las empresas, ya que participa de la sociedad accionaria de las mismas. Tabla – Participación del BNDES en empresas

Empresa Participación Valepar SA 9,79% Electrobras 11,81% Vale 4,08% JBS 13% Banco do Brasil 2,52% Petrobras 7,62% Light 33,66% Marfrig 14,66% ALL 10,61% CPFL Energía 6,21%
Fuente: C. GOLONBEK y M. A. URTURI, Op. Cit., pág. 20, en base a datos del BNDES. Muchas de las empresas listadas están transnacionalizadas, por eso el Estado reacciona diplomáticamente con fuerza cuando alguna amenaza (real o potencial) se cierne sobre ellas. La alianza que se establecen entre las clases hegemónicas y el Estado está dada en que comparten el

92

AMBEV, “Investidores”, en web: http://ri.ambev.com.br/conteudo_pt.asp?idioma=0&conta=28&tipo=43349 (consultado el 6 de septiembre de 2012). 93 MORAES, Manuela, Op. Cit.

55

mismo interés en la protección del capital del que participan como propietarios. Otra fuente de financiamiento es el de las clases mantenedoras, como los funcionarios del Banco do Brasil, que han invertido o tomado acciones, a través de la Caixa de Previdência dos Funcionários do Banco do Brasil (PREVI), en empresas como Vale y Embraer. Es decir, los empleados del Banco de Brasil financian a través de sus fondos de pensión a las gigantescas empresas transnacionales de ese país.

III. Estrategias adoptadas
En la primera mitad de los noventas, la transnacionalización de las empresas brasileñas era de carácter comercial, mayoritariamente. Por lo general consistía en la apertura de oficinas comerciales en los países que iban a tener como destino las exportaciones. Pero es recién sobre el final de la década de los noventas que comenzó la transnacionalización con la instalación de unidades productivas en los países de la región. Como se ha visto, las condiciones del mercado brasileño y los determinantes de la mundialización han condicionado también las estrategias de transnacionalización. Más adelante se detallará caso por caso pero es posible establecer que las estrategias de resource-seeking (búsqueda de recursos naturales) y market-seeking (búsqueda de mercados internos) han prevalecido por sobre las de efficiency-seeking (búsqueda de aumento de eficiencia). Según los datos del Centro de Estudos de Integração e Desenvolvimiento (CINDES), entre 2006 y 2010 la mayor parte de las inversiones realizadas por las empresas brasileñas en Sudamérica han tenido como modalidad el tipo greenfield. Las mismas representan un 35,7% del total de las inversiones brasileñas en América del Sur. La compra de unidades productivas ya existentes, cuyos propietarios eran por lo general pertenecientes a los países receptores, representó aproximadamente un 32,1% del total, mientras que las ampliaciones les siguieron con 17,3%. La modalidad joint-venture fue la menos utilizada de las estrategias, apenas un 10,1% de la composición de la inversión realizada por el capital brasileño en la región 94. Esto coincide con el estudio de Bianco, Moldovan y Porta, donde queda de manifiesto que las empresas de las economías emergentes generalmente se transnacionalizan productivamente con mayor énfasis en las modalidades de fusiones y adquisiciones95. El predominio de las inversiones bajo la modalidad de adquisiciones responde a un claro interés por parte de las empresas de incrementar su presencia en los mercados, apoderándose de marcas ya posicionadas, utilizando sus canales de distribución preexistentes y con la posibilidad de poder acceder a nuevas tecnologías96. La compra de capitales ya existentes también ha tenido como objetivo el apoderarse de activos externos. El incremento de la capacidad instalada no es el
94 95

El restante 4,8% son “sin datos”, según lo que informa CINDES. BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, Op. Cit., pág. 12. 96 PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 8.

56

resultado preponderante, ya que las inversiones de tipo greenfield, que son las verdaderas dinamizadoras del desarrollo económico y generadoras de empleo, son en realidad una minoría frente al resto de las estrategias. Aun sumando las mismas a la modalidad ampliación, los resultados son magros, puesto que las adquisiciones (poco dinamizadoras del efecto multiplicador) ocupan un lugar muy relevante. Vale aclarar también que las operaciones de tipo greenfield por lo general han sido realizadas por montos relativamente bajos, mientras que las operaciones bajo la modalidad adquisiciones han tenido valores mucho más elevados. La constante triangulación de capitales emitidos desde el Estado de origen hacia paraísos fiscales y luego recién hacia los Estados receptores y el envío de los dividendos generados en los Estados receptores hacia paraísos fiscales ha obligado al Estado brasilero a tomar medidas. Para capturar parte de esa renta de forma impositiva, en 2001 se estableció un impuesto sobre la matriz una vez que la filial o la sucursal ha emitido su balance. El problema es que esto dificulta la reinversión de la IED en el Estado receptor ya que el impuesto es cobrado antes de que el directorio decida si las utilidades se convertirán en dividendos transferidos a la matriz o en nueva inversión.

57

58

Capítulo III
“IED en los Estados receptores”

“El animal arranca de las manos el látigo al amo y se fustiga él mismo para convertirse en amo, y no sabe que esto es sólo una fantasía producida por un nuevo nudo en la correa del látigo”. Franz Kafka

A lo largo del presente capítulo se hará una descripción país por país del flujo de IED brasileña. El mismo no pretende ser una descripción pormenorizada, sino un panorama amplio de las principales inversiones y su modo de operatoria. Dentro de las mismas se prestará particular atención a las empresas más grandes y transnacionalizadas reseñadas en el capítulo anterior. También se describirá brevemente la superestructura jurídico-institucional de los Estados receptores. Hacia el final del capítulo se realizará un balance analizando en líneas generales los efectos de la IED en los Estados receptores.

I. Argentina
Se trata del segundo país que más IED brasileña ha recibido después de Uruguay, contabilizando un acumulado de 16.340 millones de dólares entre 2001 y 2008, es decir, 37% del total recibido por la región97. La crisis argentina en el año 2001 generó una “window oportunity”98 para las empresas brasileñas. La elevada deuda en moneda extranjera contraída por las empresas argentinas en los noventas sumado a una economía en recesión fueron condiciones propicias para
97

Excluyendo los paraísos fiscales, la Argentina como destino de la IED brasileña representó el 8,8%, en el acumulado 2001-2008, a nivel mundial. 98 Se trata de un término utilizado en el ámbito de los negocios para describir una pequeña brecha de tiempo en la cual aparece una oportunidad muy beneficiosa a bajo costo.

59

el desprendimiento de activos de los empresarios argentinos. Además, el empresariado argentino nunca adquirió características de “burguesía nacional” y siempre tuvo facilidad en vender sus activos físicos y colocar sus activos líquidos en otros sectores como en las finanzas o el agro. Por lo tanto, la Ley sobre Inversión Extranjera Directa en Argentina 99 no tuvo tanta influencia sobre el proceso como la condición en que se encontraba la industria nacional y la poca estructuración en tanto que clase de la burguesía local. La modalidad predominante de las transnacionales brasileñas en el país han sido las fusiones y adquisiciones, siendo ellas un 55% de total. Le siguieron las ampliaciones con un 25% y luego las operaciones bajo modalidad greenfield, con un 20%.

a. Continuidad en la desnacionalización industrial
a.1. Sector alimenticio Tanto en Argentina como en Uruguay se produjo una agresiva compra de plantas frigoríficas por parte de grupos económicos brasileños. En el año 2005 el grupo brasileño JBS-Friboi adquirió el frigorífico Swift Armour. Así también, la brasileña Marfrig adquirió los frigoríficos Quickfood en el año 2007 y las plantas de procesamiento de carnes de Mirab en 2008. Esta fue la primera vez que el BNDES se involucró en el proceso de transnacionalización. Las empresas adquiridas ya contaban con una importante experiencia en materia de exportaciones, permitiendo participar a estos frigoríficos de una gran parte de la Cuota Hilton100. Antes, en 2006, JBS-Friboi había comprado también dos plantas de la quebrada CEPA, y un año más tarde una planta en Venado Tuerto y otra en Pontevedra, lo cual le permitió controlar para mediados de 2007 el 50% del mercado internacional de la carne industrializada (correspondiendo a la carne industrializada en la Argentina una participación del 27% sobre esas exportaciones). También en la rama industrial de alimentos, Brahma en 1994 (antes de ser AmBev) se instaló en la Argentina. A partir de 1999, Brahma comenzó con una fuerte inversión en la red de distribución. Ya fusionada como AmBev, por un acuerdo con Quinsa, pagó 346 millones de dólares más una serie de plantas en Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay a cambio del 37,5% del paquete accionario de la Cervecería y Maltería Quilmes. Por el mismo acuerdo, AmBev adquirió el 8,6% de Quilmes International Ltd. En total, AmBev terminó adquiriendo el 40,5% de Quinsa101. Como otras empresas argentinas, Quinsa, tras la devaluación, había quedado endeudada en moneda fuerte. Esta situación endeble de la cervecera argentina permitió que AmBev escalase en la compra de acciones hasta alcanzar un 57% de las mismas. En 2006, AmBev elevó la compra de acciones a un
99

Ley Nº 21.382 de 1993. La Cuota Hilton es un cupo anual de importación de carne vacuna establecido por la Unión Europea para países no miembros a partir de 1979. En la región cuentan con dicho cupo: Argentina (29.500 toneladas), Brasil (10.000), Paraguay (1.000 toneladas) y Uruguay (6.300 toneladas). 101 Para aprobar la fusión entre Quinsa y AmBev, el gobierno argentino le exigió a Quilmes que se desprendiera de ciertas marcas como Bieckert, Palermo, Imperial, y Norte.
100

60

91% de Quinsa por un monto aproximado de U$S 1.200 millones. Ya fusionada como InBev, compró el 9% restante de Quinsa por 311 millones de dólares, quedándose con la totalidad de la Cervecería y Maltería Quilmes. La fusión le permitió a AmBev (luego InBev) quedarse con un 70% del mercado argentino de cervezas, así como del 90% del mercado de cervezas de Bolivia, Paraguay y Uruguay, y el 16% del mercado de Chile.

a.2. Sector siderurgia Votorantim adquirió la argentina AcerBrag, una de las siderurgias más importantes del país. La adquisición se hizo por el 67% de las acciones en el año 2007. Si se excluye a Acindar, AcerBrag es la productora más importante de laminados no planos en la Argentina. El grupo Gerdau logró el control mayoritario de Sipsa (Sociedad Industrial Puntana SA) en 1997. Poco tiempo después intercambió un tercio de su participación por la adquisición (en igual proporción patrimonial) de Sipar. A partir de ese momento el grupo pasó a controlar un quinto del mercado argentino de laminados no planos102. Para llevar a cabo la operación, Gerdau intercambió el 33% del paquete accionario de Sipsa por el 38% de las acciones de Sipar. Posteriormente amplió en un 4,77% su participación en Sipar. Tras una reestructuración en los activos de Gerdau, Sipsa pasó a ser una subsidiaria de Sipar en 2002. Estas operaciones le permitieron a Gerdau pasar a controlar alrededor de un 20% del mercado de aceros en la Argentina. Posteriormente, en 2005, Gerdau incrementó su participación en Sipar en un 36%, controlando así ya el 74,4% de la empresa. El desembolso de esta última operación fue de 40,5 millones de dólares. Además, la adquisición de Sipar le permitió a Gerdau pasar a controlar las operaciones de Siderco, mediante lo cual Gerdau pasó a tener un proceso integrado de producción, eliminando la dependencia de Acindar (su principal competidora en el mercado local) y de las costosas importaciones brasileñas a partir de la revaluación del Real 103. Si bien el mercado sudamericano ha perdido importancia frente a la transnacionalización de Gerdau hacia América del Norte, Argentina mantiene una enorme relevancia ya que su capacidad representa un 37% y sus ventas un 44% en los mercados de América del Sur. La compañía Belgo-Mineira (reestructurada en 2001 bajo el nombre de Arcelor104) adquirió en 2001 una parte del paquete accionario de Acindar. La empresa siderúrgica argentina propiedad de la familia Acevedo se había endeudado en años anteriores y la caída de la demanda en el mercado interno, la caída del precio internacional del acero y la devaluación del Real habían complicado las

102 103

PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 17. BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, Op. Cit., pág. 59. 104 En el año 2006 Mittal Steel (de origen hindú) adquirió el 67% de Arcelor, tomando control de la misma.

61

posibilidades de la empresa de hacer frente a sus obligaciones. Por ello Acindar aceptó la asociación con Arcelor que para 2004 ya controlaba el 72% de Acindar105.

a.3. Sector manufacturas En el rubro textil, en el año 2003, se destaca la compra de Grafa y posteriormente de Alpargatas en el 2008 por parte del Grupo Camargo Corrêa. Si bien Brasil ha sido siempre mucho mejor comparativamente en este sector por sus ventajas competitivas, la expansión del grupo estuvo estrechamente relacionada con las condiciones domésticas del mercado brasileño. Especialmente influyeron en la estrategia la baja competitividad de la moneda para la exportación y el menor dinamismo de la economía en ese sector. El Grupo Randon, fabricante de acoplados para camiones, comenzó su proceso de transnacionalización en el año 1993, instalándose en la ciudad de Rosario. En el año 1996 adquirieron parte del capital accionario de Fras-Le que tenía plantas en la provincia de Buenos Aires. Con la recesión de 1999 el proceso de inversión se vio frenado, pero a partir de 2002-2003 la empresa continuó su proceso de expansión. Esto se debió también a que importar insumos comenzó a resultar demasiado costoso debido a la simultánea devaluación del peso y la revalorización del real. Argentina es el único país del extranjero donde la empresa tiene una unidad productiva y participa de alrededor de un 2,3% del mercado argentino de remolque cerealeros106. La empresa Natura Cosméticos, la más grande en ventas y producción de toda Latinoamérica, inició su proceso de transnacionalización en 1982 abriendo locales de venta directa en Chile y abasteciéndolos desde Brasil. Pocos años después hizo lo mismo en Bolivia a través de un joint venture con un distribuidor local. Es recién en 1994 que deciden entrar a los mercados de Argentina y Perú en forma simultánea con la misma estrategia de venta directa que le permite alzarse con grandes márgenes de ganancia. En 2004 recibió un crédito blando del BNDES por 24 millones de dólares para expandirse en el exterior, ya que la saturación del mercado brasileño se lo estaba impidiendo. Así, en 2005 se estableció en México y Europa, en 2006 en Colombia y en 2007 en Estados Unidos y Venezuela. Pero la empresa no cuenta con unidades de producción fuera de Brasil, sino que las abastece a través de exportaciones. Solo en Argentina, forzados en gran medida por la estrategia de congelamiento de precios que decidió la empresa en 2002 y el encarecimiento de las importaciones brasileñas en el mercado argentino, comenzó a asociarse con productores locales para abastecerse. También se especula con la apertura de una fábrica en territorio argentino debido a las ventajas del tipo de cambio.

105

Arcelor pasaba a controlar así las plantas siderúrgicas de Constitución, Rosario (Santa Fe), Villa Mercedes (San Luis), Córdoba y Buenos Aires. También pasó a controlar una planta en Brasil y una oficina de negocios en Uruguay. 106 BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, Op. Cit., pág. 65.

62

Coteminas (propiedad de quien fuera vice-presidente de Brasil durante las dos administraciones de Lula da Silva, José de Alencar) es otra empresa brasileña dedicada a la producción de hilos y tejidos. En el año 2000 adquirió Artex y en 2004 parte del capital accionario de la Compañía de Tecidos Santanese. Fue precisamente la compra de Artex la que le permitió tomar control de Toália en Argentina. En 2004 adquirió la ex-Grafa que se encontraba en manos de Santista Têxtil (que a su vez pertenecía al Grupo Camargo Correa) por un monto de 20 millones de dólares. Esta fue la primer adquisición de una planta en el extranjero y tuvo como objetivos abastecer al mercado local y exportar hacia el mercado estadounidense107. En el año 2006 Coteminas invirtió 20 millones de dólares en la ampliación de su capacidad productiva en la provincia de Santa Fe. Dicha inversión estaría orientada a la reestructuración vertical de la producción que se produjo tras la asociación con Springs, ya que la misma produjo un traspaso de las actividades productivas hacia Argentina, Brasil y México108. La sucursal argentina de Contaminas representa alrededor de un 10% de las ventas fuera de Brasil y un 5% del total de la empresa.

a.4. Sector construcción Así mismo, el Grupo Camargo Corrêa adquirió en 2005 la productora líder en cementos de la Argentina: Loma Negra109. La compra se hizo por un monto cercano a los U$S 1.025 millones, lo cual le permitió controlar 9 plantas fabriles, más su filial en Uruguay. Cabe decir que muchas de estas inversiones se dieron bajo la modalidad brownfield, es decir, adquisición de unidades productivas que al momento de la compra no se encontraban en funcionamiento. A partir de ese momento la empresa se colocó en una posición privilegiada en el mercado argentino, controlando casi la mitad de la producción de cemento 110. Con el control sobre estas plantas Camargo Corrêa pasó a ser el tercer productor de cemento de América Latina, con una capacidad de producción de 10 millones de toneladas por año111. La adquisición de los activos de Santista Textil en 2003, que controlaba Grafa desde 1995, le permitió a su vez tomar control sobre las plantas textiles de Santiago del Estero y Tucumán. Luego, en 2007, Camargo Corrêa adquirió el 60% de Alpargatas por un monto de aproximadamente U$S 51 millones. Aunque no es tema específico del presente estudio, en lo que a transportes refiere es posible mencionar las concesiones del ferrocarril San Martín y del General Urquiza que tiene América Latina Logística S.A., quien controla la red de transporte del centro argentino (que atraviesa todo
107

En 2008 Coteminas se asoció a Spring Industries Inc. para crear Spring Global Participações SA, el complejo operacional de productos textiles de baño y cama más grande del mundo, cuya participación mayoritaria se encuentra en posesión de Coteminas. 108 BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, Op. Cit., pág. 70. 109 Loma Negra, al momento de la compra por parte de Camargo Corrêa, se encontraba endeudada por un proceso de sobreinversión. 110 PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 16. 111 Ibíd.

63

el cordón industrial) desde Buenos Aires a Mendoza, y las vías al norte desde Buenos Aires a Misiones, además de controlar en Brasil prácticamente toda la red ferroviaria del sur. Asimismo, Odebrecht tiene la concesión de la Autopista Oeste en Buenos Aires, Argentina.

a.5. Sector minero El grupo económico Vale, mediante la compra de activos de la empresa Rio Tinto (de capitales australianos), también logró participar de la extracción de hierro y potasio de la Argentina, Paraguay y Uruguay. Se debe destacar que el Grupo Vale es el principal operador de transporte marítimo bilateral entre Argentina-Brasil, mediante su filial Docenave.

a.6. Sector alta tecnología En la industria del software, Datasul compró el 50% de la argentina Meya en 2006 por poco más de 1,7 millones de dólares. Este es uno de los pocos casos de transnacionalización en sectores de alta tecnología.

b. Petrobras en Argentina: un capítulo aparte
Como es de costumbre en las transnacionales brasileñas, la entrada a la Argentina comenzó con la apertura de una oficina comercial a fines de los ochentas. Las operaciones de exploración y explotación comenzaron en 1992 a través de sus filiales Braspetro y Brasoil. En 1993 Petrobras inscribió su sucursal para empezar a operar en la Argentina. Pero sus operaciones de gran envergadura comenzaron recién con las concesiones de Cerro Manrique, Puesto González y Zúñiga en 1998. También, ese mismo año, como estrategia de posicionamiento en el mercado petroquímico, realizó un joint venture con Repsol y Chemical Down para la construcción de la Compañía Mega. Es a partir del año 2000 que Petrobras comienza a ser un agente importante en el mercado argentino. Un intercambio de activos valuados en 500 millones de dólares con Repsol112 le posibilitó la adquisición de 700 estaciones de servicios de EG3, más una refinería en Bahía Blanca113, una planta de asfalto y membranas, una terminal y una planta de lubricantes 114. Luego

112

Repsol debía desprenderse de cierta cantidad de activos para que la compra de YPF SA fuese autorizada. A cambio, Repsol recibió de Petrobras el 10% del yacimiento brasileño Albacorta Leste, el 30% de la refinería Alberto Pasquini y 234 estaciones de servicio en las regiones Centro-Oeste, Sur y Sudeste de Brasil. 113 La refinería de Bahía Blanca contaba en ese momento con una capacidad para refinar hasta 30.500 barriles de petróleo por día. 114 MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 10.

64

de este intercambio de activos Petrobras pasó a controlar el 12% del mercado de naftas en Argentina115. En 2002 Petrobras adquirió por U$S 89,5 millones la totalidad del paquete accionario de Petrolera Santa Fe Southern Cone, una filial de la estadounidense Devon Energy que se encontraba constituida en las Islas Vírgenes Inglesas. La filial en cuestión se dedicaba a la exploración de gas y petróleo en territorio argentino. Petrobras obtuvo así el acceso a varias zonas de exploración en Mendoza, Chubut y Neuquén. Mediante la operación, Petrobras pasó a controlar el 5,93% de las reservas de petróleo y el 5,95% de las reservas de gas probadas en la Argentina 116. Pero la jugada fuerte de Petrobras en la Argentina fue la compra por U$S 1.126 millones del 59% del holding Pérez Companc SA117, lo cual le permitió pasar a controlar el 70% de Pecom Energía. Así, Pecom Energía pasó a llamarse Petrobras Energía, filial de Petrobras en la Argentina, y el holding Pérez Companc SA pasó a llamarse Petrobras Energía Participaciones, también filial de Petrobras. Más adelante Petrobras avanzó sobre las acciones de Petrobras Energía hasta elevar su participación a un 76%. Fue así que Petrobras pasó a controlar el 12,8% de las reservas de petróleo comprobadas118 y el 5,84% de las reservas de gas en territorio argentino. Además, adquirió una refinería en San Lorenzo, 101 estaciones de servicio, una refinería de productos asfálticos y solventes y participaciones en Refinor SA (única refinería del norte argentino) y un poliducto de 1.100 km119. La compra también le traspasó a Petrobras las 39 áreas de explotación que Pecom tenía en Bolivia, Ecuador, Brasil y Venezuela 120. En 2005 toda esta constelación de filiales (EG3, Santa Fe Energy, Pérez Companc SA y Pecom Energía) se fusionó bajo el nombre de Petrobras Energía Participaciones SA. Algunos puntos de tensión se han dado a raíz de la solicitud de venta de Transener (que formaba parte del paquete accionario de Perez Companc que Petrobras había adquirido) que hiciera el Gobierno argentino. En particular, hubo quejas de Petrobras cuando el Gobierno impidió que la vendiese a un grupo norteamericano, no dejando otra alternativa a la empresa brasileña que vendérsela a Enarsa y Electroingeniería, a un precio inferior del que había ofrecido el grupo estadounidense. A partir de 2003 es posible observar un realineamiento de las inversiones de Petrobras hacia el upstream de los hidrocarburos. En 2007, a través de la compra de la compañía Burlington Resources Argentina Holdings Limited (constituida en Bermudas) y Conoco Philips por U$S 77,6 millones, Petrobras adquirió un 45,55% de su participación en la concesión de Sierra Chata y la

115 116

MANSILLA, Diego, Op. Cit. pág. 10. Ibíd., pág. 11. 117 El endeudamiento de Pérez Companc SA hacia 2002 acumulaba un aproximado de 2.000 millones de dólares, con vencimientos para ese año de U$S 976 millones. Por otra parte, la estrategia del holding había pasado a concentrarse en el sector de los agroalimentos y al sector financiero. 118 Petrobras también había adquirido, mediante la adquisición de Pecom, la concesión del pozo Puesto Hernández. 119 MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 12. 120 Entre las 39 áreas de explotación suman un total de reservas probadas de 585,8 BOE.

65

totalidad de la concesión de Pava Negra 121. También adquirió en 2007 la compañía Energy Development Corporation Inc., con lo cual pasó a participar en varias concesiones de la provincia de Chubut. Según datos de la CEP 122, entre 1998 y 2006, Petrobras habría invertido en la Argentina algo más de 2.993 millones de dólares. Petrobras opera un total de 26 concesiones de petróleo y gas, además de tener participación en otras 5. A diferencia de las concesiones que Petrobras opera en territorio brasileño, los contratos que firmó en asociación con Enarsa fueron hechos sin licitación y con minoría de la estatal argentina123. Lo alarmante del caso es que, como denuncia Diego Mansilla, Petrobras esté llevando adelante una estrategia de agotamiento de las concesiones, ya que existe un marcado descenso en su participación en la extracción de petróleo con respecto al total nacional 124 del 13% al 10,7% entre 1998 y 2007125. La baja en la exploración también es notable: sólo se realizaron 21 pozos de exploración entre 2003 y 2008 126. Pero los cambios legales en Bolivia y Venezuela han realzado la importancia de la Argentina, en particular teniendo en cuenta que aquí Petrobras produce el 53% del combustible elaborado en el exterior. Por otra parte, se han registrado numerosas denuncias por contaminación y derrames provocados por falta de mantenimiento en sus concesiones 127.

c. Proyectos de infraestructura financiados por el BNDES
c.1. Expansión del gasoducto General San Martín El BNDES fue el principal financista con una operación mediante la cual aportó U$S170 millones de dólares aproximadamente. El desembolso se hizo mediante la modalidad Suplier’s Credit128. El financiamiento del proyecto estuvo dado para que se ampliase el gasoducto General San Martín. La Transportadora Gas del Sur (TGS), como gerente de proyecto, recibió soporte técnico de dos empresas reconocidas por su importante experiencia en trabajos offshore: una de ellas es Germanischer Lloyd (de Alemania) y la otra, Petrobras (de Brasil)129. TGS es controlada por la empresa Ciesa (Compañía de Inversiones de Energía S.A.), la misma tiene participación accionaria
121 122

MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 16. “Centro de Estudios para la Producción” es una base de datos que compila todas las inversiones a partir de los anuncios de las empresas y encuestas propias de la organización. 123 MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 16. 124 La extracción de gas ha mostrado un leve incremento. 125 MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 14. 126 Un número insignificante si se considera que la YPF “obsoleta e ineficiente” en manos del Estado realizaba un promedio de 100 pozos en los años ochentas. También contrasta mucho la estrategia que lleva adelante Petrobras en territorio argentino de la que desarrolla en Brasil. 127 MANSILLA, Diego, Op. Cit., pág. 16. 128 Refinanciamiento al exportador mediante el cual el BNDES paga al exportador brasileño en R$ en Brasil el valor equivalente a las exportaciones realizadas a medida que se verifica el cumplimiento del cronograma de realización de las obras. El importador, por su parte, repaga el financiamiento al BNDES en moneda fuerte, lo que asegura el ingreso de divisas a Brasil. 129 SARDI, Oscar, “Proyecto Magallanes, la expansión del gasoducto General San Martín” , en Revista Petrotecnia, N° abril, 2009, pág. 91.

66

de la Petrobras Energía S.A., una filial de Petrobras en Argentina130. Además, TGS es responsable del transporte de alrededor del 60% del gas consumido en Argentina. El BNDES también otorgó un crédito en modalidad para la ampliación del gasoducto Norte, que une la provincia de Salta con Bolivia, también conocido como “gasoducto Yabog”. El crédito se hizo bajo modalidad Suplier’s Credit por U$S 35 millones, en el cual participaron de la exportación de tubos y servicios de ingeniería empresas brasileñas pero, a diferencia de la TGS, TGN no cuenta con control accionario de empresas brasileñas.

II. Bolivia
La superestructura jurídico-política de Bolivia fue muy receptiva a la IED desde la reforma neoliberal de la década de los noventas. Así, en el año 1990, se sancionó la Ley 1.182 sobre inversiones, en la cual se le reconocían al capital extranjero los mismos derechos y garantías que al nacional. Desde 1985 hasta 2005 se había puesto el énfasis en la inserción internacional de Bolivia a través de la atracción de IED como orientador del crecimiento económico. En el año 1994 Bolivia adhirió al CIADI por la ley 1.593. Durante el período 1996-2003, Brasil representó el 9,6% de la IED recibida por Bolivia, atrás de Estados Unidos (34,6%) y Argentina (10%)131. El modelo pro-IED que rigió desde 1990 empezó a resquebrajarse en 1999, cuando la crisis brasileña impactó muy negativamente en Bolivia generando una caída del PBI de -0,43%. Además, la recesión en Argentina desde 1999 hasta fines del 2002 había golpeado a la economía boliviana. Aunque desde 2003 se mostraban signos de recuperación en lo económico, el conflicto social se encontraba álgido y el modelo neoliberal mostraba signos de agotamiento 132. Debido a la crisis social antes mencionada, a partir del año 2003 la IED total de Bolivia desciende año tras año hasta el 2006. Evo Morales asumió en el año 2006 y planteó un “Plan Nacional de Desarrollo” que le permitiese a Bolivia reemplazar el modelo de crecimiento dependiente de la IED y las donaciones por un nuevo patrón con acento en el ahorro interno e inversión de capitales mixtos. El nuevo presidente decidió además abandonar el CIADI por considerar que esos tribunales no son imparciales con respecto a los intereses del capital transnacional. Así también en la nueva Constitución del Estado Plurinacional de Bolivia, la IED pasó a tener un papel secundario para el desarrollo del país, o mejor dicho: la IED pasó a encontrarse sometida a la jurisdicción de Bolivia, debiéndose reinvertir parte de las utilidades133.

130 131

MANTEGA, Guido, Op. Cit., pág. 39. CHÁVEZ, Gonzalo, “Inversiones brasileñas en Bolivia”, en Revista FUNCEX, agosto, 2008, pág. 15. 132 Durante el año 2000 también se produjo en Bolivia el conflicto social llamado “La Guerra del Agua”. A partir de esta conflictividad que se hizo presente en la sociedad boliviana las inversiones en exploración y explotación de hidrocarburos descendieron considerablemente. 133 POLÓNIA RIOS, Sandra y MAGNO IGLESIAS, Roberto, “Investimentos brasileiros na América do Sul: perspectivas dos países andinos”, en revista CINDES, Nº 3, Julio, 2008, pág. 11.

67

a. Inversiones
Aunque no es tema de análisis de este trabajo por no tratarse de un sector industrial, cabe hacer mención sobre la compra de tierras de brasileños para la explotación de soja. Las mismas se concentran en el departamento de Santa Cruz. Esto se debe a que en los estados de Matogrosso y Rondonia, donde se explota más intensivamente el cultivo de soja, el precio del factor Tierra se ha incrementado notablemente, mientras que en Bolivia las tierras del oriente se mantienen relativamente baratas. Existen, eso sí, varios informes en los que se denuncian las prácticas poco transparentes de estas compras y el impacto ambiental en las comunidades indígenas del oriente, debido al monocultivo sojero, provocan deforestación y deteriora el suelo 134.

a.1. Sector minero Votorantim ha abierto una planta productora de cementos en territorio boliviano. También ha conseguido una concesión para la explotación de zinc y níquel en la zona de Itacamba.

a.2. Sector construcción Camargo Correa, a través de su filial Camargo Correa ARG, ganó la licitación para la construcción del tramo Roboré-El Carmen del eje vial interoceánico en el año 2005. La obra tuvo un costo de 121 millones de dólares.

b. La cuestión de los hidrocarburos
En el año 1990 se sancionó la ley 1.194 sobre hidrocarburos, lo cual permitía a los privados extranjeros participar junto a YPFB como contratista con un derecho de 50% en la producción. Esta ley sufrió posteriores modificaciones en 1996, cuando se introdujo la separación vertical entre el upstream y el downstream (a su vez que se separaron todas las actividades correspondientes al downstream). “En el upstream, la Ley estableció la obligatoriedad de la ejecución de las actividades de exploración, explotación y comercialización de hidrocarburos al sector privado, mediante contratos de riesgo compartido con YPFB. En comercialización se instituyó la libre importación y exportación de líquidos y comercialización interna de hidrocarburos y sus

134

CHÁVEZ, Gonzalo, “Inversiones brasileñas (…)”, Op. Cit., pág. 31.

68

derivados, siendo que en la exportación de gas natural se requiere abastecer primeramente el mercado interno”135. La adquisición en 1991 del 51% de una refinería que pertenecía a YPFB, la Empresa Boliviana de Refinación fue el primer paso en la región para llegar a convertirse una década después en la mayor petrolera de Sudamérica. Inmediatamente después Petrobras, mediante su filial Gaspetro, firmó un acuerdo con la estatal boliviana que le permitió extraer gas, proyecto que quedaría cumplimentado con la licitación de la construcción del gasoducto Bolivia-Brasil que provee energía barata al corazón industrial de San Pablo. Como bien explican Porta, Bianco y Moldovan: “Un motivo adicional para la internacionalización desde los países de menor desarrollo relativo es la existencia de objetivos estratégicos de expansión por parte de algunas empresas estatales, a quienes se les asigna la responsabilidad de asegurar el abastecimiento de ciertos insumos vitales para la economía doméstica”136. Ya hacia 1999, en sociedad con Pecom, Petrobras adquirió dos refinerías en las zonas de Santa Cruz y Cochabamba. Pero cuando Petrobras compró las acciones de Pecom en la Argentina en 2002 pasó a controlar el 49% restante de la Empresa Boliviana de Refinación. La ley de hidrocarburos fue reemplazada en 2005 por la ley 3.058. Por dicha ley (en aplicación del referéndum del año 2004) el Estado de Bolivia recupera la propiedad de todos los hidrocarburos en boca de pozo. Además YPFB pasó a ejercer derechos de propiedad sobre todos los hidrocarburos. Finalmente, con el Decreto presidencial Nº 28.701 se nacionalizaron los hidrocarburos, haciendo que el Estado recupere la propiedad, posesión y control de los recursos. Así, YPFB recuperó el control y la dirección de toda la cadena de producción del sector hidrocarburífero del país. A partir del momento de la nacionalización se generó una enorme tensión en las relaciones entre Bolivia y Brasil. La misma estuvo justificada por el Presidente Evo Morales en las pocas regalías que dejaban en el país las empresas petroleras. De cualquier forma, existe una gran polémica en torno a cuánto pagaban las empresas petroleras antes de la nacionalización. Según el movimiento de Evo Morales, las empresas pagaban solo un 18% de regalías, mientras otros grupos políticos ligados a las empresas sostenían que durante el período 1998-2005 las empresas pagaron hasta un 40% en concepto de regalías137. Lo que sí existía en el comercio bilateral de gas entre Brasil y Bolivia era una subvaluación del BTU138. Por ejemplo, para el año 2006, el precio del BTU que México le vendía a Estados Unidos era de U$S 7,65 por millón de BTU, mientras que Brasil pagaba

135 136

CHÁVEZ, Gonzalo, “Inversiones brasileñas (…)”, Op. Cit., pág. 6. BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, Op. Cit., pág. 13. 137 MEDINACELLI, Mauricio, “La nacionalización del Nuevo Milenio. Cuando el precio fue un aliado” , Ed. Fundación Hans Seidel, La Paz, Bolivia, 2007. 138 La “British Thermal Unit” es una unidad de medida de energía.

69

solo U$S 3,26 por millón de BTU139. Con la ley de hidrocarburos del año 2005 más la nacionalización del Presidente Morales, el Estado pasó a apoderarse de un 36% a un 50% más de renta por regalías. La nacionalización decidida por Evo Morales no solo afectó a Brasil en términos financieros, sino que la ocupación de las instalaciones de Petrobras por militares fue percibida como un daño simbólico. En cuanto al tratamiento diplomático de la crisis, se produjo una competencia de funciones al interior del bloque en el poder: “La nacionalización del gas natural en Bolivia también mostró que la política exterior brasileña se movía a través de tres instancias: el Itamaratí que seguía una línea más dura y de corte institucional. Las acciones de Petrobras que decían defender intereses empresariales y comerciales concretos, y una diplomacia presidencial directa, basada en una sintonía ideológica, que se traducía en acciones de Marco Aurelio García, principal asesor de relaciones internacionales del Presidente Lula. En las negociaciones bilaterales, prevalecieron las ideas defendidas por la diplomacia presidencial directa ”140. Este es un caso que demuestra la capacidad del Presidente de Brasil para ocupar el lugar central en la toma de decisiones dentro del bloque en el poder. Es decir, el Ejecutivo se alzó por encima de las clases mantenedoras (Itamaratí) y las clases hegemónicas (representadas por los accionistas de Petrobras) y entendió que debía cuidar los intereses específicos de las clases que componen el bloque en el poder: el abastecimiento de energía al corazón industrial de Brasil. La diplomacia directa logró sortear así esta crisis, entendiendo la dependencia mutua entre Brasil y Bolivia en materia del comercio bilateral de hidrocarburos 141. Finalmente Petrobras le vendió al Estado boliviano la empresa de refinación por una suma de 112 millones de dólares. Petrobras afirma haber invertido en Bolivia entre 1999 y 2003 alrededor de 1.600 millones de dólares, aunque no existen cifras oficiales al respecto. Con posterioridad a la nacionalización las inversiones brasileñas en Bolivia se redujeron de forma dramática.

c. Proyectos financiados por el BNDES
c.1. La autopista de Tipnis La construcción de esta ruta (adjudicada a la empresa brasileña OAS) que atravesaría el Parque Nacional Tipnis trajo muchos conflictos internos entre el gobierno de Evo Morales y las

139

WEINTRAUB, Sidney, “Bolivia´s natural gas nationatilization” , en Revista CSIS, Washington, Nº 77, Mayo, 2006. 140 CHÁVEZ, Gonzalo, “Bolivia y Brasil: relaciones densas y tensas”, Revista CINDES, Mayo, 2008, pág. 6. 141 Las ventas del gas a Brasil representaron en el año 2006 el 40% de las ventas de Bolivia al exterior. Por otra parte, el gas proveniente de Bolivia representa un 35,6% del gas consumido en Brasil para el mismo año.

70

comunidades aborígenes que allí habitan. La construcción de la carretera estaba inscripta en la estrategia de proyección de Brasil hacia el comercio con los países andinos y la salida de bienes con origen brasileño hacia los mercados del Pacífico. Finalmente se rompió el contrato que ligaba al gobierno de Bolivia con el BNDES y la construcción de la ruta no se llevó adelante.

c.2. Petrobras y el gas En 1996 YPFB y Petrobras firmaron un acuerdo para la construcción de un gasoducto, el mismo se llamó Gasbol y estaría destinado a alimentar el corazón industrial de San Pablo. El proyecto, que tuvo un costo de U$S 2.154 millones, fue financiado en un 7,66% por Petrobras y un 31% por el BNDES. El gasoducto Gasbol comenzó a funcionar a partir del 2000 y desde entonces fue generando un superávit en la balanza comercial de Bolivia con respecto a Brasil. Las inversiones de Petrobras se concentraron en San Alberto y Sábalo, las de mayor producción. Se estima que para 2007 las mismas representaban alrededor del 60% del total de la explotación de gas natural. A partir de ese momento, Petrobras comenzó a participar de otros eslabones de la cadena productiva de petróleo y gas 142. Así, Petrobras abrió las siguientes filiales para adquirir mayor participación del negocio de gas y petróleo: - Petrobras Bolivia SA: encargada de las operaciones de exploración, producción y comercialización de hidrocarburos. - Petrobras Bolivia Transporte SA: propietaria y operadora del gasoducto GASAM. - Control del 44,5% de las acciones de Transierra, empresa que opera varios gasoductos de Bolivia.

III. Chile
La superestructura jurídica relativa a las inversiones extranjeras fue forjada al calor de la dictadura militar de Pinochet. La promulgación del Decreto Ley 600 de 1974 fue el instrumento que echó a andar el modelo de atracción de la IED a través de una regulación muy permisiva. Por el Decreto Ley 600 se habilitó al capital transnacional a asegurar la remesa de utilidades sin límite y con acceso al mercado cambiario. Además, la repatriación del capital invertido está exenta de impuestos. También ofrece a los inversores la posibilidad de mantener el régimen tributario vigente al momento de la inversión143. Asimismo, desde 2004 está vigente el acuerdo bilateral para evitar la doble tributación entre Brasil y Chile, que tiene por objeto reducir las tasas impositivas que gravan determinadas transacciones.

142 143

CHÁVEZ, Gonzalo, “Inversiones brasileñas (…)”, Op. Cit., pág. 25. LÓPEZ, Dorotea y MUÑOZ, Felipe, “Inversiones brasileñas en América del Sur. La perspectiva de los países andinos: el caso de Chile” , en Revista FUNCEX, Nro. 190, Mayo, 2008. pág. 6.

71

Alrededor del 80% de las exportaciones de Chile se encuentran enmarcadas dentro de acuerdos bilaterales que le otorgan acceso a mercados de más de 3.000 millones de consumidores. Tiene TLC’s (Tratados de Libre Comercio) en vigor con Estados Unidos (2004), Canadá (1997), México (1999), Unión Europea (2003), Corea del Sur (2004), EFTA (2004), China (2006), Colombia (2009), Perú (2009), Japón (2007) y otros. Chile pretende presentarse ante el capital migrante como un país de estabilidad jurídica y buen desempeño económico para seducirlo. A pesar de ello, las inversiones brasileñas han mostrado un porcentaje muy bajo en la IED global de Chile. En el período 2001-2004 fue apenas un 0,5% del total de la IED recibida en Chile144. La entrada tardía del capital brasileño se debería a la saturación de los mercados chilenos en sus sectores de alto dinamismo como la minería. Además, el tamaño del mercado chileno no resulta atractivo para la transnacionalización de las empresas provenientes de Brasil. Ni siquiera Petrobras, la empresa transnacional brasileña más grande, encontraba demasiados incentivos en la transnacionalización, ya que Chile no cuenta con reservas de hidrocarburos, el tamaño de su mercado es muy pequeño y ya se encontraba dominado por grandes jugadores transnacionales como COPEC, Shell, Esso y Terpel. Aunque la participación de Brasil en la IED recibida por Chile es baja, existe la percepción en el gobierno chileno que ella se ha ubicado en sectores estratégicos de la economía y el empleo 145. Se estima que la IED brasileña ha generado alrededor de 3.500 empleos en forma directa y otra cantidad similar en forma indirecta. La tasa de sindicalización en Chile es de apenas el 11%, pero aún así las empresas brasileñas no lo toman como un incentivo de costos ya que perciben que ese factor de producción es alto con respecto a otros países con características similares en capacitación de recursos humanos. Entre otros incentivos fiscales, Chile ofrece una deducción impositiva del 0,5% cuando las empresas capacitan al personal, pero los sindicatos han denunciado que las empresas brasileñas sólo la utilizan para hacerse de los beneficios sin importarles la formación de recursos humanos realmente 146.

a. Inversiones
a.1. Sector alimenticio En el año 2007, la brasileña JBS-Marfrig compró el frigorífico Patagonia SA. Esta estrategia se une a la que la empresa había llevado adelante en Argentina y Uruguay de la mano del BNDES, pasando a convertirse en el principal exportador de carnes congeladas del mundo.

144

LÓPEZ, Dorotea y MUÑOZ, Felipe, “La inversión extranjera directa: el caso de los capitales brasileños en Chile”, en Revista de Estudios Internacionales, Nº 160, Santiago, Chile, 2008, pág. 88. 145 Ibíd., pág. 93. 146 POLONIA RIOS, Sandra y MAGNO IGLESIAS, Roberto, “Investimentos brasileiros na América do Sul: perspectivas dos países andinos”, en revista CINDES, Nº 3, Julio, 2008, pág. 20.

72

a.2. Sector construcción Votorantim adquirió el 15% de las acciones de Cementos Bio Bio SA. La compra se hizo a través de su filial Votorantim Andina SA y está relacionada a las inversiones en torno a la explotación minera que la empresa planea realizar en Chile.

a.3. Sector siderurgia El grupo Gerdau había adquirido en 1991 la siderurgia Indac y Aza en 1992. El objetivo de Gerdau era abastecer el mercado local. En 1997 ampliaron la capacidad productiva con la construcción de una planta. Posteriormente Gerdau avanzó en su integración vertical y horizontal en Chile a través de una adquisición agresiva de varias empresas. Se estima que Gerdau en Chile emplea a alrededor de mil personas147.

b. Minería e hidrocarburos
El principal sector al que se dirigió la inversión brasileña fue la minería. Dicho sector recibió aproximadamente el 50% de los capitales que ingresaron a Chile en el período estudiado. Asimismo, se dio una alta concentración geográfica de la inversión, siendo la Región Metropolitana de Santiago la que recibió esos capitales. A partir del año 2005, la minera del Grupo Vale incrementó notablemente sus inversiones en Chile. Lo hizo a través de su filial local, la Minera Latino Americana Limitada, que se orientó a la explotación del cobre en los yacimientos de Tres Valles en la zona de Coquimbo. Al encontrarse ante un mercado de hidrocarburos saturado por las grandes petroleras transnacionales, en 2008 Petrobras decidió adquirir los activos de Esso en Chile en lo que respecta a la distribución de combustibles. La operación, que se hizo por un monto aproximado de 3.400 millones dólares, le permitió obtener el 22% de la Sociedad Nacional de Oleoductos.

IV. Colombia
El proceso de liberalización de entrada de capitales se inició con la administración del exPresidente de Colombia, César Gaviria (1990-1994). En 1991 se reformó la Constitución, haciendo de Colombia un país con economía abierta a la entrada de capitales. La ley 7 de 1991 fue la que
147

Ibíd., pág. 90.

73

brindó un marco regulatorio para el comercio internacional de Colombia y flexibilización para la IED, particularmente en lo que respecta a la eliminación de autorizaciones previas. Además se otorgaron otros incentivos a la IED como: la Ley de Estabilidad Jurídica; un descuento del 40% del impuesto sobre la renta de la inversión en activos fijos reales productivos; etc. Entre los años 2003 y 2006, Colombia y Estados Unidos negociaron la firma de un Tratado de Libre Comercio (TLC). En Colombia el tratado fue ratificado en el año 2007 pero Estados Unidos demoró su ratificación hasta 2011 debido a la negativa del Congreso. El TLC entró en vigor recién en 2012. Por otro lado, Colombia también tiene TLC’s con Chile, Venezuela y México. A su vez, Colombia forma parte del OMGI y el CIADI. Cabe decir que el acuerdo que existe entre la Comunidad Andina de Naciones y el MERCOSUR no contiene un articulado concerniente a la regulación de inversiones. Ni tampoco existe un acuerdo entre Brasil y Colombia referente a las inversiones. Lo que sí ha preocupado a la burguesía colombiana ha sido la entrada de Venezuela al MERCOSUR, ya que temen la pérdida de ese mercado a favor de las importaciones argentinas y brasileñas. Es el mismo temor de que la IED se proyecte, una vez instalada en el mercado colombiano, hacia los países con los que Colombia tiene TLC’s, desplazando a los exportadores locales.

a. Inversiones
Estados Unidos es por lejos el inversor líder en Colombia con un 24% en el período 1998-2008. En segundo lugar se encuentra España con 16%. Aunque hay que destacar que la participación de los paraísos fiscales es altísima en la IED en Colombia. Entre los años 2001-2007, la IED proveniente de Brasil acumuló un 3%. Pero es importante destacar el crecimiento de las mismas desde unos exiguos 2 millones de dólares en 1998 a 556 millones en 2007148. Ese mismo año la IED de Brasil pasó a representar el 18%, colocándose por detrás de las Islas Anguila (25%) y Estados Unidos (33%). La tendencia sectorial en 2008 muestra el liderazgo de la industria en la IED, seguida por la construcción y el comercio. También, descontando el sector de hidrocarburos liderado por la entrada de Petrobras a Colombia, son pocas las inversiones de tipo greenfield que se han registrado y menor aún la percepción de transferencia de tecnología en lo referente al know how149.

a.1. Sector siderurgia La brasileña Votorantim adquirió el 52% del paquete accionario de la colombiana Acerías Paz del Río. Votorantim demuestra así tener una estrategia diversificada no sólo en términos geográficos
148

OROZCO GÓMEZI, Ángela María, “Las inversiones brasileras en Colombia”, informe de la FUNCEX, Julio, 2008, pág. 15-17. 149 Ibíd., pág. 23.

74

sino también en términos sectoriales, ya que es posible seguir el rastro de sus inversiones en la minería, la construcción, la siderurgia o la petroquímica. El grupo Gerdau adquirió dos siderurgias colombianas en 2004: Diaco y Siderurgias del Pacífico, que en conjunto comprendían casi la mitad del mercado local. Asimismo, el grupo adquirió el 51% de Cleary Holding Corp para cumplimentar su integración vertical, ya que posee reservas de coque metalúrgico y de carbón en Colombia.

a.2. Sector minero Muchas de las adquisiciones en el sector minero tuvieron como destino la explotación del coque metalúrgico. También, a lo largo de 2008, empresas brasileñas obtuvieron concesiones de extracción en las minas El Altillo y Cerro Largo.

a.3. Sector construcción La brasileña Vale compró la cementera colombiana Argos S.A. Así, Vale diversificó un poco su cartera de negocios, ya que se encuentra demasiado centrada en los minerales. Por su parte, Camargo Correa ganó parte de la licitación de la hidroeléctrica Hidroituango, participando en un 55% de ella, mientras que el resto se dividió entre dos empresas colombianas. El proyecto se inició en el año 2006. Odebrecht también participó en el 2002 en la construcción de un tramo de ruta desde Bogotá hacia el Caribe, pero luego no volvió a ganar una licitación de pavimentación hasta el 2009.

a.4. Sector hidrocarburos El marco regulatorio en materia de hidrocarburos incentivó la inversión de Petrobras a partir del 2000. El cambio de una tasa de regalías del 20% a una tasa escalonada, la eliminación del impuesto de remesas y la disminución de las tasas impositivas han sido algunas de las flexibilizaciones con respecto a la IED en materia de combustibles. Cuando Petrobras adquirió todas las operaciones de Shell, tanto las productivas como la comercial, consolidó su presencia en el mercado colombiano de combustibles. Para 2007, Petrobras invirtió alrededor de 180 millones de dólares. La producción de Petrobras en Colombia es tan sólo el 1% de la producción global de la compañía. Además, casi la totalidad de lo producido es exportado, principalmente a los Estados Unidos150.

150

Ibíd., pág. 28.

75

a.5. Sector manufacturas La fabricante de tractores y chasis de ómnibus, Agrale SA, inauguró su primer unidad productiva fuera de Brasil en 2002, al instalarse en la ciudad de Bogotá. Esta fábrica tuvo como objetivo no sólo abastecer el mercado interno, sino también las exportaciones. Es así que para mediados de 2007 el 30% de lo producido por Agrale en Colombia era exportado.

V. Ecuador
Ecuador adhirió al CIADI en 1986 y también acogió la Decisión 291151 del Acuerdo de Cartagena en 1991, entre otros compromisos internacionales. Durante la gestión del Presidente interino, Fabián Alarcón, se dictaron dos leyes específicas para regular el ingreso de IED: la Ley de Comercio Exterior e Inversiones (1997) y la Ley de Promoción y Garantía de Inversiones (1997) 152. Ambas aseguran la libre transferencia de utilidades y activos como remesas además de la libre convertibilidad de divisas. También se establecieron una serie de incentivos fiscales, como el mantenimiento del régimen tributario al momento de realizada la inversión. En la Constitución reformada de 1998, en su art. 271, se establecía que: “El Estado garantizará los capitales nacionales y extranjeros que se inviertan en la producción, destinada especialmente al consumo interno y a la exportación. La ley podrá conceder tratamientos especiales a la inversión pública y privada en las zonas menos desarrolladas o en actividades de interés nacional. El Estado, en contratos celebrados con inversionistas, podrá establecer garantías y seguridades especiales, a fin de que los convenios no sean modificados por leyes y otras disposiciones de cualquier clase que afecten sus cláusulas”. No existen acuerdos bilaterales entre Ecuador y Brasil referentes a la inversión. Apenas existe un acuerdo para evitar la doble tributación entre ambos países (1983). También existe un “Memorándum de Entendimiento para la Promoción Comercial y de las Inversiones” que se firmó en 2006, que incluye en su artículo cuarto el objetivo de promocionar la IED de Brasil en Ecuador. En el año 2007, en medio de una grave crisis social, asumió como Presidente del Ecuador el economista Rafael Correa. A partir de ese momento inició una reforma tributaria aprobada de forma expeditiva por la Asamblea Constituyente. La normativa se llamó “Ley Reformatoria para l a

151

Entre los aspectos a destacar están: la igualdad de derechos y obligaciones entre los inversores nacionales y los extranjeros (art. 2) y el derecho a remesas de utilidades en divisas libremente convertibles (art. 4). 152 RODRÍGUEZ LANDÍVAR, Fernando, “Inversiones brasileñas en Ecuador”, informe de la FUNCEX, Marzo, 2008, pág. 4-5.

76

Equidad Tributaria en el Ecuador” (Ley Nº 242-S3)153 y la misma implicó nuevos requisitos para acceder al descuento del 10% del impuesto a la renta cuando se reinvertía en activos ligados a la adquisición de nuevo capital con función productiva. La reforma tributaria también implicó la creación de un nuevo impuesto de 0,5% sobre el retorno de utilidades. Uno de los aspectos más importantes de la reforma tributaria fue la creación de un impuesto a los ingresos extraordinarios de los recursos no renovables (artículos 164, 165, 170 y 172). Dichos ingresos fiscales son capturados por el Estado receptor cuando los precios de ventas de esos recursos son superiores a los que fueron establecidos en los contratos, siendo la tasa de los mismos de un 70%. Así, el “Plan Nacional de Desarrollo” 2007-2010 que impulsó Correa no descartó la IED, pero la supeditó al servicio del desarrollo nacional. Y más importante aún, en el artículo 307 de la Constitución ecuatoriana de 2008, se establece que “Los contratos celebrados por el Estado con personas naturales o jurídicas extranjeras llevarán implícita la renuncia de éstas a toda reclamación diplomática”154. Además, Ecuador renunció al CIADI en 2007 en las inversiones referentes a la extracción de recursos naturales como petróleo, gas, minerales u otros 155.

a. Inversiones
En el acumulado 2001-2007, el 27,1% de la IED en Ecuador provino de Brasil 156. La misma muestra un continuo ascenso en el período 2003-2006 y un contundente descenso a partir de 2007. Si bien la crisis social y el cambio hacia un Gobierno que pretende legislar a favor de los intereses nacionales del Ecuador pueden haber causado este descenso, existe también la posibilidad que parte de la IED se haya desviado hacia Colombia y Perú especulando con los TLC`s.

a.1. Sector hidrocarburos Del total acumulado, un 97,51% de la IED tuvo como destino a la industria petrolera, mostrando una altísima concentración sectorial. Petrobras inició sus actividades de explotación en 2004, cuando adquirió el paquete accionario de Pérez Companc en la Argentina. Ya tenía presencia en tierras ecuatorianas desde 1997, haciendo tareas de explotación y producción petrolera, pero las mismas eran muy pequeñas. El control sobre el holding Pérez Companc le permitió tomar control de los campos de Palo Azul y el Bloque 18, a lo cual agregó inversiones para aumentar la capacidad

153

Esta reforma implicó la derogación de la “Ley de Beneficios Tributarios para Nuevas Inversiones Productivas, Generación de Empleo y Prestación de Servicios”, Ley Nº 20 de 2005. 154 CONSTITUCIÓN NACIONAL DEL ECUADOR, Registro de la República del Ecuador, Quito, Ecuador, 20 de octubre de 2008, art. 307. 155 RODRÍGUEZ LANDÍVAR, Fernando, Op. Cit., pág. 35. 156 Ibíd., pág. 18.

77

extractiva de las instalaciones. En 2007 también adquirió licencias para explotar el Bloque 31 que se encuentra en el oriente, junto al Parque Nacional Yasuní. La realización de pozos petrolíferos en esa área ha generado muchas fricciones con las comunidades indígenas de la zona. El proceso de renegociación de los contratos del Ecuador durante la gestión de Correa con las petroleras extranjeras provocó, como era de esperar, tensiones con Brasil, aunque las mismas mantuvieron un bajo perfil.

a.2. Sector construcción Tanto la Constructora Andrade Gutiérrez como Odebrecht se instalaron tempranamente en el Ecuador a mediados de los años ochentas pero comenzaron a ganar muchas licitaciones a partir de la línea de créditos que les ofrecía el BNDES y una activa diplomacia en su favor.

a.3. Sector manufacturas “La Internacional” es una empresa tradicional ecuatoriana dedicada la industria textil que fue adquirida en un 64% por la brasileña Vicuña en 2007. El interés de los capitales brasileños está puesto en el abastecimiento del mercado interno de Ecuador.

a.4. Sector alimenticio Ambev inició sus actividades en territorio ecuatoriano en 2004 a través de una inversión de tipo greenfield y en poco tiempo logró capturar casi el 90% del mercado local de cervezas.

b. Proyectos de infraestructura financiados por el BNDES
b.1. La usina hidroeléctrica de San Francisco Se trataba de una operación en la que Odebrecht iba a encargarse de la construcción subterránea de una usina hidroeléctrica alojada dentro del interior del macizo rocoso de las montañas de los Andes Centrales, en la provincia de Tungurahua. El financiamiento del BNDES se dio por un monto de U$S 242,9 millones. La hidroeléctrica fue construida bajo un esquema de concesión liderado por el consorcio Odebrecht, Alstom y Vatech 157.

157

TORRES-GARCÍA, Daniel, “Concesiones en América Latina y el Caribe”, en Revista Perspectivas Nº 17, 2008, pág. 48-54.

78

En 2007, seis meses después de iniciar operaciones, la Central Hidroeléctrica de San Francisco presentó fallas. En marzo de 2008, la central debió suspender sus operaciones. Frente a la suspensión de operaciones y el hallazgo de varias fallas en los túneles de la hidroeléctrica, el gobierno ecuatoriano exigió al constructor el pago de las reparaciones y los daños causados por la paralización. Gobierno y constructores iniciaron diálogos para proceder con las reparaciones y los pagos necesarios. Los diálogos fueron infructuosos y el gobierno expulsó a Odebrecht de Ecuador, además de cancelarles las visas de sus ejecutivos. La expulsión de Odebrecht también habría estado relacionada con supuestos malos manejos de los recursos provenientes del BNDES. Según el gobierno del Ecuador, la firma habría capitalizado intereses sobre los recursos obtenidos y los utilizó para otras actividades158. En 2008 el Ecuador informó que la empresa Camargo Correa sustituiría a la expulsada Odebrecht en las obras que quedaban pendientes de realizarse.

b.2. Proyecto Tabacundo En un proyecto de aproximadamente U$S 120 millones que involucró la construcción de represas y canales en túneles orientados hacia el suministro y la irrigación en la provincia de Pichinga, el BNDES aportó U$S 65 millones en modalidad Post-Embarque Buyer´s Credit con la República del Ecuador. La empresa encargada de la construcción es la brasileña Andrade Gutiérrez. Parte de la financiación estuvo dirigida a la exportación, servicios y construcción de la infraestructura por parte de empresas brasileñas. Además de estos proyectos, existe un interés concreto de Brasil de construir un eje vial entre Manta y Manaos que posibilitaría a los productos brasileños tener una salida más hacia el Pacífico.

VI. Paraguay
La superestructura jurídica que protege las inversiones en el Paraguay se sancionó en 1991 con la ley número 117/91. La misma asegura el tratamiento igualitario a los inversores locales como extranjeros, la libre transferencia de divisas, la repatriación de capital y un régimen de libre comercio. Paraguay también es miembro del CIADI desde 1982. En el año 2000 se sancionó la “Ley de maquilas” (1.064/97) para que las plantas manufactureras se instalen en territorio paraguayo, con exenciones tributarias a las importaciones que tengan como función ser transformadas y luego exportadas. Las concesiones de gas y petróleo están reguladas por la Ley 779/95.

158

Ibíd.

79

Para el año 2008 eran 126 las empresas extranjeras que operaban en Paraguay, de ellas, 27 eran estadounidenses, 24 brasileñas y 19 argentinas159. La participación de las empresas transnacionales en la balanza comercial paraguaya es notable: el 46% de lo exportado fue hecho por empresas extranjeras 160. Aunque lo llamativo es que sólo el 2% de las exportaciones de las empresas transnacionales corresponden a MOI (Manufacturas de Origen Industrial).

a. Inversiones
a.1. Sector agroindustrial Gran parte de la IED brasileña que recibió Paraguay estuvo destinada a la compra de tierras. El BNDES también participó en este proceso de desnacionalización de la tierra paraguaya cuando en el año 2006 financió a la Cooperativa LAR, transnacional brasileña dedicada a los agronegocios, en su ampliación de explotación de soja en el Paraguay 161. Si bien no existen datos oficiales, se estima que un 90% de las tierras que producen soja en Paraguay están en manos de propietarios brasileños, lo cual es un asunto a tener en consideración, ya que es el principal commodity de exportación de dicho país162.

a.2. Sector construcción Camargo Corrêa ha realizado una serie de inversiones mediante su filial Cementos Iguazú para la construcción de una planta cementera que debería concluirse en 2012. El monto aproximado de la inversión es de 100 millones de dólares.

a.3. Sector hidrocarburos Con la compra de la totalidad de las operaciones de Shell en Paraguay, Petrobras pasó a controlar prácticamente todo el mercado minorista y comercial. En Paraguay, Petrobras no realiza tareas de explotación, pero sí de logística además de abastecer de gas licuado y combustible para aviones.

159

UNIÓN INDUSTRIAL PARAGUAYA, “La inversión extranjera directa en Paraguay” , Centro de Estudios económicos, Borrador, pág. 6. 160 UNIÓN INDUSTRIAL PARAGUAYA, Op. Cit., pág. 6 161 LUCE, Mathis Seibel, Op.Cit. 162 Se estima que aproximadamente el 19,4% del territorio paraguayo se encuentra en propiedad de extranjeros. Ver: GLAUSER, Marcos, “Extranjerización del territorio paraguayo” , BASE investigaciones sociales, Asunción, Paraguay, 2009.

80

a.4. Sector alimenticio En 2001 AmBev se instaló en Paraguay. Lo hizo con la compra de la Cervecería Internacional de Asunción por una cifra aproximada de 12 millones de dólares. Así también, al tomar control de Quinsa, AmBev pasó a controlar Cervepar, pues aquella empresa argentina era la accionista mayoritaria.

b. Proyectos financiados por el BNDES
b.1. Ruta 10 El contrato fue celebrado entre el BNDES y la República del Paraguay bajo la modalidad PostEmbarque Buyer´s Credit por un valor de U$S 77 millones de dólares como apoyo a la exportación de bienes y servicios de ingeniería, y la construcción en el proyecto de rehabilitación de la ruta 10 que une los tramos entre Tacuara y Salto de Guaira163.

VII. Perú
La Ley que reordenó la IED flexibilizando la entrada de capitales en el Perú fue la Nº 662 sancionada en 1991. Mediante la misma se establecía que los inversores extranjeros estaban en las mismas condiciones que los nacionales; tenían vía libre en la remesa de utilidades y repatriación del capital; acceso al crédito interno; etc. Asimismo, la legislación peruana permite que los inversores se acojan mediante un contrato con el Estado receptor a un régimen de estabilidad jurídica que les garantiza un congelamiento impositivo, la libre disponibilidad de divisas y de remesas de utilidades y dividendos164. La reforma constitucional hecha en 1993 también introdujo la posibilidad de recurrir a tribunales extranjeros a los inversores que tuviesen disputas con el Estado (art. 63). En el año 2005 Brasil y Perú firmaron el acuerdo de Complementación Económica Nº 58 para regir sus relaciones comerciales. Se debe notar que la relación comercial entre ambos tiene características “norte-sur”: mientras Perú le exporta a Brasil productos primarios como el cobre, zinc y plata, las importaciones brasileñas en Perú están compuestas mayoritariamente por bienes manufacturados de hierro y acero, bienes de capital como camiones, autobuses, remolques y equipos para construcción y extracción minera, además de insumos básicos como petróleo crudo165. Además, las importaciones provenientes de Perú, representan sólo el 1% de las importaciones globales de Brasil. Algo que también resulta atrayente para las inversiones
163 164

MANTEGA, Guido, Op. Cit., pág. 48. POLÓNIA RIOS, Sandra y MAGNO IGLESIAS, Roberto, Op. Cit., pág. 17. 165 GRIPPA, Francisco, “Brasil y Perú: oportunidades que empiezan a aprovecharse” , Observatorio Económico del BBVA Research, Lima, Perú, julio, 2011, pág. 3.

81

brasileñas es el TLC de Perú con Estados Unidos que entró en vigor en 2007, pero que se había empezado a negociar varios años antes.

a. Inversiones
Las inversiones de Brasil en Perú comenzaron a crecer a partir de 2005, creciendo constantemente hacia 2007. Muchas de las inversiones brasileñas en Perú (como en el caso de Ecuador) están dadas por la falta de infraestructura que encarece las exportaciones de bienes básicos desde Brasil. La proximidad cultural y las preferencias de los consumidores a menudo también juegan un rol importante. Las inversiones han sido complementarias con el capital industrial peruano, no habiendo sido éstos desplazados, pues no contaban con la capacidad para invertir con la que contaban las empresas del Brasil. Prácticamente un 81% del total de la IED brasileña del acumulado entre 2002 y 2007 en el país tuvo como destino la explotación de recursos mineros, principalmente de yacimientos de fosfato y zinc. La inversión se encuentra altamente concentrada en tres empresas: Votorantim Metais representa un 62,2%, Gerdau un 18,1% y Petrobras un 8,8%.

a.1. Sector minero Votorantim, mediante la adquisición de Refinería de Zinc de Cajamarquilla SA (la mayor refinería de zinc del Perú) en el año 2004, por un monto aproximado de 210 millones de dólares, y la compra del 25% de las acciones de la Compañía Minera Milpo (la cuarta minera en importancia del Perú) en el año 2005, ha logrado ubicarse en un lugar privilegiado en lo que a extracción de zinc respecta. Así, Votorantim pasó a ser la principal empresa del sector minero de Perú mediante estas inversiones. A través de su filial Miski Mayo, Votorantim también pasó a explotar fosfato en el Proyecto Bayóvar, con una inversión estimada en 250 millones de dólares. Hay que tomar nota también de las inversiones que Votorantim realizó en China, puesto que las compras en Perú implican un posicionamiento geográfico de cara al Pacífico para la salida de sus exportaciones.

a.2. Sector construcción La presencia de Odebretch (con una sucursal en Perú desde 1979) en la construcción del corredor interoceánico sur Brasil-Perú no debe ser perdido de vista tampoco. Dicha construcción estuvo dada en el marco del programa IIRSA y Odebrecht obtuvo por ella una suma de U$S 670 millones de dólares. En el 2004 también se adjudicó la buena pro del concurso para la construcción y mantenimiento del Túnel Trasandino y la primera etapa de la Presa Limón del Proyecto Olmos. Asimismo, Odebrecht Construcciones tiene a su cargo los proyectos de integración IIRSA Norte e IIRSA Sur. El Grupo Odebrecht también participa en el sector de petroquímica, siendo accionario 82

de Braskem166, empresa con la cual PetroPerú se asoció para invertir 1.000 millones de dólares en una planta que produzca plásticos derivados del etanol. Otras dos constructoras brasileñas que operan en Perú son Andrade Gutiérrez SA y Camargo Correa SA. La segunda de ellas construyó 180 kilómetros de una carretera en el Amazonas en 1999 por una licitación de U$S 75 millones. Estas empresas constructoras de origen brasileño participan del consorcio del Ramal Norte del Eje Amazonas de la IIRSA, siendo Andrade la que tiene la participación mayoritaria (49,8%), seguido por Odebrecht (40%) y una empresa peruana el restante (10,2%). El monto aproximado de la obra es de U$S 220 millones por el primer tramo de 995 kilómetros167.

a.3. Sector siderurgia El grupo Gerdau adquirió en 2006 la mayor siderurgia peruana, Sider-Perú, a través de la compra del 50% de su capital social más una acción. La operación se realizó a través de una subasta de las acciones que el gobierno peruano tenía de la empresa.

a.4. Sector petrolero y petroquímico Petrobras mantiene acuerdos con PetroPerú desde 1997, pero ingresó fuertemente al Perú recién a partir del 2003, con la compra de la empresa argentina Pérez Companc que poseía ya varias concesiones de explotación, entre las que se encontraban las de petróleo y gas en Talara. Ya para el año 2005 Petrobras se había convertido en el segundo productor de petróleo de Perú. Ese mismo año invirtió 30 millones de dólares en el Lote 58, en el departamento de Cuzco, donde había ganado la concesión junto a los lotes 117 en la cuenca del río Marañón y el lote 110 en la cuenca de Ucuyali. También es socio de Repsol y Occidental en las explotaciones de los lotes 103 y 57168. Se debe señalar que Petrobras ha tenido varios problemas porque la mayoría de sus empleados están tercerizados y en Talara ha tenido conflictos con dos comunidades de la zona 169. Petrobras y PetroPerú también se han asociado para construir una planta petroquímica en el departamento de Moquegua, en el sur peruano. La misma implicaría una inversión de U$S 800 millones, contando como un posible accionario a la brasileña Vale. También la empresa brasileña Tigre adquirió en 2008 la tercera mayor fábrica de PVC del Perú, la Plástica SA.
166

La empresa petroquímica Braskem es la más grande del mercado brasileño y pertenece en un 60% a Odebrecht y en un 40% a Petrobras. 167 FAIRLIE REINOSO, Alan, “Inversiones brasileñas en América del Sur. La perspectiva de los Países Andinos (el caso de Perú)”, en Revista FUNCEX, Nº 187, Mayo, 2008, pág. 19. 168 Ibíd., pág. 21. 169 Ibíd., pág. 46.

83

VIII. Uruguay
La superestructura jurídica que regula las inversiones son la Ley de Promoción Industrial (Nº 14.178) de 1974 y la Ley de Inversiones (Nº 16.906) de 1998. La segunda de ellas habla acerca de la igualdad de los inversores nacionales y extranjeros; la no necesidad de autorización previa; y la libre transferencia de capitales y beneficios al exterior. También forma parte de esta superestructura que reglamenta las zonas francas (ley Nº 17.781), además de una gran cantidad de disposiciones de incentivos sectoriales. El país oriental también es miembro del CIADI y del OMGI. Uruguay representó uno de los destinos destacados en la IED brasileña. Dicho lugar le correspondió en virtud de los intercambios comerciales fluidos y la cercanía geográfica, pero particularmente a las características de la economía uruguaya, más dependiente de las condiciones exógenas y su mayor grado de apertura externa 170. Entre 2001 y 2008, Brasil se colocó como el cuarto país en materia de IED (con el 9%) en Uruguay, detrás de la Argentina (39%), España (16%) y Estados Unidos (11%). Los principales sectores de inversión de Brasil en Uruguay han estado dirigidos hacia los agronegocios, los servicios financieros y la hotelería171.

a. Desnacionalización de las Manufactoras de Origen Agropecuario
La economía uruguaya en los últimos años ha presentado una desnacionalización sobre la propiedad de sus unidades productivas, principalmente en el sector de manufacturas de origen agropecuario. También ha presentado una desnacionalización de sus tierras, principalmente a manos de los frigoríficos Marfrig y Bertin, quienes tienen una posición dominante en el mercado uruguayo. Uruguay se vio muy afectado por la crisis argentina en 2001-2002, y una de esas consecuencias fue el descenso pronunciado del precio del factor tierra. Para el año 2003, la tierra había descendido a su precio más bajo desde hacía muchos años172. Básicamente, los inversores en tierras provenían de Argentina (para plantar soja), de Brasil (para la ganadería) y de Europa (para la forestación). La intensidad de la desnacionalización de las industrias de manufacturas de origen agropecuario es notable. En el transcurso de cinco años, más de un tercio de la producción de carne bovina uruguaya pasó a estar en manos de capitales brasileños. En el año 2003 Ernesto Correa adquirió PUL S.A., siendo el puntapié inicial para la expansión de los frigoríficos brasileños en el Uruguay. En 2006, el Grupo Bertin compró el Frigorífico Canelones. Ese mismo año Marfrig compró el
170 171

PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 7. URUGUAY XXI, “Inversión extranjera directa en Uruguay” , informe del Instituto de promoción de inversiones y exportaciones, abril, 2012, pág. 12. 172 BANCO CENTRAL DE URUGUAY, “Inversión extranjera en Uruguay”, Informe, 2010, pág. 4.

84

Frigorífico Tacuarembó y al año siguiente adquirió los frigoríficos La Caballada y El Colonia. Así, Marfrig pasó a controlar un tercio de la faena, con una posición dominante en la exportación de carnes. Lo llamativo del caso es que aquí la IED brasileña adquirió todos los eslabones de la cadena, desde las tierras hasta los frigoríficos, articulando ella sola toda la estructura vertical de la producción. Con ello, las empresas brasileñas acapararon gran parte de la Cuota Hilton correspondiente a Uruguay.

b. Otras inversiones
b.1. Sector alimenticio En 2001 AmBev se instaló en Uruguay. Actualmente controla CYMPAY en Paysandú y la fábrica de malta Malhería Uruguay SA instalada en el departamento de Colonia.

b.2. Sector hidrocarburos Con el control de su filial Distribuidora Uruguaya Conecta, Petrobras invirtió en las fases de procesamiento, transporte y distribución de gas. Pero en 2006 intensificó su presencia en el mercado uruguayo de los combustibles al adquirir la totalidad de las operaciones de Shell, es decir, el mercado minorista y comercial.

b.3. Sector siderurgia En 1998 Gerdau adquirió la empresa uruguaya LAISA. Se trata de una planta que transforma la chatarra en acero. Esta es la siderurgia más grande de Uruguay y cuenta con una porción dominante en el mercado de acero de ese país.

IX. Venezuela
Las relaciones políticas y la integración con Venezuela han sido una de las políticas del PT con menos comprensión en los medios periodísticos. Para Brasil, el establecimiento de relaciones comerciales fluidas, acompañada de la integración física, de comunicaciones y energética, es vital para desarrollar su norte atrasado. Valga decir, se trata de una zona débil producto de la economía dual brasileña. Por eso el gran interés de Brasil de integrar a Venezuela al MERCOSUR, interés que es compartido por la clase hegemónica brasileña, ya que “cerca del 76,43% de las empresas brasileñas que mantienen negocios con Venezuela apoyan la entrada del país como miembro pleno del MERCOSUR, según un informe divulgado por la Cámara Venezolana-brasileña de Comercio e 85

Industria. Según la Cámara, un 64,9% de las empresas consultadas son de gran porte, de entre las cuales cita a empresas como Sadia, Odebrecht y Companhia Vale do Rio Doce” 173.

a. Inversiones
a.1. Sector hidrocarburos Petrobras actúa en territorio venezolano desde el año 2003. Participa como no-operadora junto a PDVSA en varias áreas de exploración y producción. Así, en ese campo Petrobras y PDVSA se han asociado para la construcción de la refinería Abreu y Lima (60% Petrobras, 40% PDVSA), en Pernambuco, y la explotación del campo de Carabobo (40% Petrobras, 60% PDVSA), en la Faja del Río Orinoco.

a.2. Sector minero El Grupo Vale tiene inversiones hechas en la explotación de carbón en la zona de Zulia. El objetivo de la empresa es exportar luego ese carbón como combustible para abastecer las necesidades energéticas de Brasil.

a.3. Sector siderurgia El grupo Gerdau adquirió en el año 2007 la siderurgia venezolana Sizuca (Siderurgia Zuliana). La adquisición por el total de la participación social fue de 97 millones de dólares.

a.4. Sector alimenticio Brahma se instaló en 1994 en Venezuela cuando adquirió parte de la C.A. Cervecería Nacional. En 2003, ya conformada AmBev, la filial cambió su nombre a AmBev Venezuela SA.

173

PACHECO, Hernán, “Análisis: Brasil, Venezuela y el destino de la región” , en informe EnerDossier, 2012, pág. 2.

86

b. Proyectos financiados por el BNDES
b.1. La usina hidroeléctrica “La vueltos” El BNDES le otorgó financiamiento a la República Bolivariana de Venezuela bajo la línea PostEmbarque en la modalidad Buyer’s Credit por un valor de hasta U$S 121 millones de dólares para las exportaciones brasileñas de equipos de generación de energía para el proyecto. El costo total de la usina rondaba los U$S 160 millones de dólares en el marco de un proyecto mucho mayor que se denominó “Proyecto Hidroeléctrico Uribante-Caparo”174.

b.2. Línea IV – Metro de Caracas Bajo la modalidad Buyer’s Credit de la línea Post-Embarque del BNDES se financió con U$S 107,5 millones de dólares la exportación de bienes y servicios y la construcción de 5,5 km del primer tramo de la línea IV del metro de Caracas. El crédito del BNDES implicó aproximadamente un 18% del total del proyecto que tenía un valor de U$S 490 millones de dólares.

b.3. Línea III – Metro de Caracas El financiamiento del BNDES se hizo por el monto de U$S 78 millones, en el ámbito del Programa BNDES-Exim, en la línea Post-Embarque, bajo la modalidad Buyer’s Credit. El crédito incluía continuidad de apoyo a exportaciones de bienes y servicios más la construcción para la ampliación de la línea III del Metro de Caracas. Estas dos líneas han sido otorgadas a Odebrecht, quien además importó desde Brasil el 60% de los equipamientos utilizados en las obras 175.

X. Balance de la IED en los Estados receptores
Las empresas de Brasil que se han transnacionalizado a los países de la región lo han hecho en sectores claves para cada una de esas respectivas economías. Aún así, se ha observado que por lo general no han representado un “efecto tracción” en las economías receptoras, así como tampoco han presentado gran generación de valor agregado ni puestos de trabajo en consideración. El caso de Argentina es paradigmático, pues en ese país la mayor parte de la IED brasileña tuvo como destino la adquisición de capacidad ya instalada, no generando una ampliación de la producción o del empleo de factores.
174 175

MANTEGA, Guido, Op. Cit., pág. 49. DALLA COSTA, Armando y DE SOUZA-SANTOS, Elson Rodrigo, “Internacionalição de empresas brasileiras: restrições de financiamiento e papel do BNDES” , en revista Economía & Tecnología, año 6, vol. 23, octubrediciembre, 2010, pág. 167.

87

Por otro lado, los costos del factor trabajo no parecen haber motivado la transnacionalización en la región176, ya que las empresas brasileñas que han decidido hacerlo por esas razones se han instalado en regiones del globo donde los costos salariales son realmente bajos, como Centroamérica y el Sudeste asiático. A su vez, la transnacionalización de las empresas no ha generado la cantidad de puestos de trabajo esperados, salvo en el sector construcción. Esto se debe a que, por ejemplo en Argentina y Uruguay, las inversiones fueron hechas en modalidad de adquisiciones, no incrementando así la capacidad productiva. Hay que decir también que la consideración de los sindicatos sudamericanos acerca de las empresas brasileñas en cuestiones de salario y condiciones de trabajo, en general, es buena177. Si bien la infraestructura financiada por el BNDES tiene como horizonte los intereses globales de Brasil, muchos de los países podrán sacar provecho de ella. Los ejemplos más claros son los de Perú, Bolivia, Paraguay y Ecuador, países con escasa infraestructura vial que impide la interconexión no solo de esos países con el territorio brasileño, sino entre zonas fuertes y zonas débiles de su propio territorio. En el caso de Perú, por ejemplo, la zona costera más desarrollada se encuentra separada de la zona del interior del país, subdesarrollada y aislada. A partir de la infraestructura en comunicaciones de la IIRSA, muchas poblaciones aisladas podrán sumarse a cadenas productivas más amplias. Es posible, incluso, que ciertos países como Perú y Ecuador aumenten su exportación de MOA hacia Brasil (ya que son más competitivos y los costos por flete serían menores) en ciertos sectores básicos como el alimenticio hacia los Estados de la amazonía brasileña. La así llamada “seguridad jurídica” tampoco ha presentado un papel preponderante en la IED brasileña. Si bien se han registrado casos en que las inversiones se han retraído a partir de intervenciones estatales en la economía, como el caso del gas boliviano, en otros casos, como el de Venezuela (país con baja seguridad jurídica, supuestamente) los arreglos interestatales han hecho prosperar las inversiones. Aunque el caso de Chile podría corroborar en alguna medida la tesis de que la IED es colocada en los países que ofrecen seguridad jurídica e instituciones estables, las transnacionales siempre instalan sus filiales y sucursales en aquellos rincones del planeta donde los factores de producción sean menos costosos o donde controlen factores estratégicos que les puedan redituar el margen más grande de utilidades y con la menor carga impositiva posible. Se ha registrado también que la enorme mayoría de las empresas brasileñas transnacionalizadas no han representado una transferencia de tecnología y conocimientos a las economías receptoras. Esto no se aleja demasiado del promedio de la IED global que ha recibido la región. Así, en la región, del total de la IED recibida entre los años 2000-2008, el 15% fue destinado a inversiones de baja tecnología (industria textil, cuero, madera, papel, etc.); el 53% de las inversiones
176

La excepción quizás sea Paraguay, aunque es difícil de conocer motivaciones relacionadas con los costos salariales en general, ya que los empresarios no lo dicen en las entrevistas por el temor de que por ello los sindicatos pidan aumentos. 177 Ver: POLONIA RÍOS, Sandra y MAGNO IGLESIAS, Roberto, Op. Cit., pág. 18 y FAIRLIE REINOSO, Alan, Op. Cit., pág. 33.

88

manufactureras fue destinado a empresas de intensidad tecnológica media-baja; el 24% a inversiones media-alta; y solo el 7% a sectores de alta tecnología178. Incluso, esta tendencia hacia la IED de baja tecnología incrementó su participación hasta un 21% en 2009, mientras que las inversiones de alta tecnología disminuyeron al 6%. Quizás las excepciones en la IED brasileña sean la automotriz Marcopolo (con plantas en Argentina y Colombia) y la empresa de software Datasul (que adquirió Meya en Argentina, contando con oficinas también en Chile y Colombia). Una de las empresas brasileñas de tecnología media-alta que brilla por su ausencia en la región es Embraer, que sí cuenta con plantas en China, Estados Unidos, Francia, Portugal y Singapur. La única empresa brasileña con tecnología líder en su sector es Petrobras, pues sin las capacidades técnicas y el know how que ella posee, muchas de las explotaciones petrolíferas no serían posibles. En gran medida, la IED acentúa la dualidad en las economías de los Estados receptores. A menudo los economistas ortodoxos han confundido el ingreso de una zona con el ingreso nacional. Es decir, han confundido el PBG179 con el PBI, no siendo estos idénticos. La dominación de importantes sectores económicos para el desarrollo de los Estados receptores en manos del capital extranjero, puede introducir la explotación monopólica y el desplazamiento del sector capitalista local, desalentando así la formación de “capital humano” empresarial autóctono 180. El problema se acentúa en los casos que hemos visto por dos razones: a) Las transnacionales brasileñas se han colocado mayoritariamente en actividades que por sus características requieren enormes cantidades de capital, como son los casos de la minería y el petróleo. Esto termina estructurando el mercado en aglomerados monopólicos u oligopólicos. b) Por lo general, esas actividades son aquellas en donde los Estados receptores tienen “ventaja comparativa”, por utilizar el término ricardiano. Es decir, los capitales brasileños se ubicaron en la explotación de aquellos sectores de los Estados receptores donde los factores estratégicos (minerales, petróleo e incluso commodities como la soja) tenían un costo competitivo en los mercados internacionales. Así, muchas transnacionales brasileñas pasaron a ocupar un lugar muy importante en las exportaciones de los Estados receptores, acumulando divisas y luego repatriándolas a sus matrices. Además, las empresas que se ubican concentradamente en un sector, impiden diversificar la estructura productiva de las economías de los Estados receptores. El problema se agrava cuando la explotación se encuentra centrada en bienes con escasa elasticidad-renta. Los Estados receptores deberán poner atención en el futuro a su Balanza de Pagos, ya que la mayoría de ellos tiene déficit con Brasil en la Cuenta Corriente y se incrementará aún más cuando las utilidades empiecen a retornar al Estado de origen y el déficit se incremente también por la Cuenta de Capital.
178 179

CEPAL, “La inversión extranjera directa en Latinoamérica y el Caribe” , 2010, pág. 35-40. Producto bruto geográfico. 180 FRENCH-DAVIS, Ricardo y GRIFFIN, Keith, Op. Cit., pág. 242.

89

Afortunadamente, no se han detectado el fenómeno de “invers iones extranjeras sin entrada de capitales” descrito por el economista birmano H. Myint 181. Según dicho autor, existe la posibilidad de que sean las entidades financieras de los propios Estados receptores quienes financien la entrada de una transnacional. Tal fue el caso de la adquisición de las explotaciones de salitre en Chile por parte de John North, quien fue financiado por el Banco de Valparaíso en 1881 para concretar la operación. Este tipo de operaciones impiden que el “efecto multiplicador” de la IED tenga lugar. La falta de institucionalidad del MERCOSUR y la reticencia de Brasil en la aprobación de un protocolo de inversiones para la región han posibilitado que este avance de las empresas brasileñas se dé en estas condiciones y con esta velocidad. Los Estados receptores deberían buscar articular acuerdos regionales sobre inversión en forma conjunta. De otra forma, muchos de estos Estados verán desnacionalizados todos sus recursos estratégicos.

181

MYINT, Hla, “The gains from international trade and the backward countries” , en la Review of Economic Studies, Nº 58, 1955, pág. 138.

90

Capítulo IV
“Consecuencias de la transnacionalización en el Estado originario”

“The test of our progress is not whether we add more to the abundance of those who have much; it is whether we provide enough for those who have too little” Franklin Delano Roosevelt

En este último capítulo se analizarán las consecuencias del proceso de transnacionalización en el propio Estado de origen de la IED. En un principio se hará un balance de los costos y beneficios que implicó para los actores involucrados en el proceso de transnacionalización. Luego se hará un análisis acerca del modelo de acumulación, la distribución del ingreso y los debates en torno a este tema. Finalmente se analizará el control de factores en la región, el comercio exterior y un breve repaso acerca del impacto socioambiental.

I. Un balance general de la transnacionalización
a. Estado
a.1. Beneficios Existe la posibilidad de que en el largo plazo las remesas a las matrices alivien por cuenta de capital a las restricciones en la balanza de pagos de Brasil. Es que las características de economía 91

dual de Brasil, con su composición sectorial del PBI, su marcada estructura productiva y pauta comercial internacional orientada al sector primario, restringen en el largo plazo su balanza externa, ya que la elasticidad renta de las materias primas y las MOA es menor que la de los bienes de tecnología intensiva182. La composición sectorial de las exportaciones, a su vez, repercute en la tasa de crecimiento debido a la diferencia que existe en la elasticidad renta de los diferentes bienes183. Por ello, en la medida en que las características estructurales de la economía dual de Brasil no sean corregidas, contar con una fuente de entrada de capitales que compense en el largo plazo las restricciones a la balanza de pagos es muy importante. Otra ventaja que ha tenido para el Estado es que mediante la modalidad de préstamos supplier`s credit para la construcción de obras de infraestructura, el BNDES refinanció a los exportadores brasileños con R$ que fueron depositados en Brasil, mientras que el importador debió cancelar las deudas en dólares. Ello aseguró al Estado originario una entrada neta de capitales sin que hubiese habido una salida de divisas anteriormente. Si bien las tasas de cumplimiento de los préstamos brindados por el BNDES son muy altas, al estar las taxas de juros por debajo de las tasas de interés del mercado, las mismas adquieren características de subsidios para la transnacionalización de las empresas. Esto es algo controvertido para un gobierno neodesarrollista como el del PT.

a.2. Costos Por otro lado, el traslado de empresas dedicadas a la producción de bienes de consumo intensivas en mano de obra (como en el caso de la industria textil y del calzado) podría generar una caída en el empleo en Brasil. Aunque es probable que la transnacionalización de empresas que buscan el factor trabajo a menores precios no vaya a instalarse en Sudamérica, sino que lo haga en países del Sudeste asiático o Centroamérica. También se corre el riesgo de que la inversión nacional caiga a raíz de que las empresas decidan colocar sus activos en el extranjero. De hecho, la relación tasa de inversión/PBI descendió desde 1998 a 2004, pero a partir de 2005 repuntó notablemente. Claro que en esto también intervino el BNDES, otorgando créditos locales para aumentar la inversión en la economía doméstica. Los desencuentros con Bolivia en torno a las nacionalizaciones efectuadas por Evo Morales han provocado una reacción en Brasil, volcando sus esfuerzos hacia el autoabastecimiento. Los principales proyectos en marcha tienen que ver con la explotación off-shore de crudo, los biocombustibles y el gas natural líquido. Los roces con el Ecuador dejaron expuesta a la diplomacia brasileña cuando salió a defender a Odebrecht al ser ésta expulsada de ese país por haber realizado operaciones turbias, más aún cuando el gobierno ecuatoriano pudo comprobar dichas

182

PRATES ROMERO, João, SILVEIRA, Fabrício y JAYME, Federico, “Brasil: cambio estructural y crecimiento con restricción de balanza de pagos”, en Revista CEPAL, Nº 165, diciembre, 2011. 183 Esto no es otra cosa que el deterioro de los términos de intercambio.

92

acciones. El impasse se vio resuelto cuando Camargo Correa tomó su lugar en la construcción de la hidroeléctrica, Itamaraty mediante. Es posible que la IED brasileña haya tenido como función complementaria limar las asperezas surgidas del superávit constante de Brasil en el intercambio comercial con los países de la región. De este modo, el flujo de IED compensaría por cuenta de capital los desajustes a favor de Brasil en la cuenta corriente. La triangulación de capitales desde el Estado de origen a los paraísos fiscales para ganar intereses y luego ser colocados en los Estados receptores ha sido una constante en el comportamiento de las empresas brasileñas184. Muchas de las utilidades tampoco han sido repatriadas, sino que han sido giradas nuevamente hacia esos paraísos fiscales y pocas veces han sido reinvertidas en los Estados receptores.

b. Empresas
b.1. Beneficios Según Cyrino y Penido 185, los beneficios obtenidos del proceso de transnacionalización de las empresas brasileñas se darían en tres niveles diferentes: 1) La expansión de mercados: algunas empresas como Votorantim y Gerdau fortalecieron sus posiciones frente a la competencia internacional a partir de la transnacionalización. Así también, Gerdau redujo riesgos y dependencia del mercado interno. Otras empresas como JBS-Friboi se beneficiaron con las compras de frigoríficos en la Argentina, abriéndose paso a los mercados europeos a través de la Cuota Hilton. También AmBev ha ganado varios mercados, no sólo en la región, a partir de su transnacionalización. 2) La mejora de eficiencia: Petrobras, Votorantim y AmBev han logrado conseguir acceso a capitales a bajo costo. Asimismo, Petrobras ha conseguido obtener control sobre recursos estratégicos (y escasos). Otras empresas como Camargo Corrêa, a través de sus filiales textiles en la Argentina, han conseguido eficiencia mediante el acceso al factor trabajo a precios relativamente más baratos. 3) Los procesos de aprendizaje extraídos del proceso de transnacionalización: empresas como Odebrecht, Gerdau y Petrobras han conquistado un cierto volumen de acumulación de conocimientos y capacidades a partir de la intensificación de su proyección global. Ya se estaría
184

Si se suman las cifras de IED brasileña a los paraísos fiscales (Bermudas, Dinamarca, Islas Vírgenes británicas, Bahamas e Islas Caimán) durante el período 2001-2008, dichos destinos componen un 65% del total. 185 CYRINO, Álvaro y PENIDO, Erika, “Beneficios, riscos e resultados do proceso de internacionalição das empresas brasileiras”, en A. ALMEIDA (organizador): “Internacionalição de empresas brasileiras” , Ed. Campus, 2007.

93

dando un proceso de mejora de la competitividad que en el futuro sería acompañada de transferencias de utilidades y dividendos hacia las matrices 186. Esto repercutiría en mejoras en la calidad y los niveles de empleo calificado en las casas matrices, ya que es en ellas donde suelen preservarse las partes superiores de la cadena de valor del proceso productivo.

b.2. Costos Algunas empresas como Votorantim, Gerdau y Petrobras han mostrado un muy buen desempeño en su proceso de transnacionalización, donde los beneficios obtenidos superan los costos. Aún así, en líneas generales, el desempeño de las filiales en el extranjero no muestran todavía los buenos resultados que han tenido las casas matrices. Muchas empresas apuestan a que esto sea revertido de mediano a largo plazo y las tasas de retorno muestren un buen desempeño.

II. Concentración del ingreso
a. Modelo de acumulación y distribución
Los apologistas de la transnacionalización de las empresas brasileñas dicen que el apoyo del Estado al proceso aumentaría la competitividad y garantizarían remesas futuras. Pero ese direccionamiento de los fondos públicos hacia el sector privado ha resultado en gran medida en la concentración de ciertos sectores de la economía brasileña y no necesariamente en una distribución del ingreso a partir de esos recursos. Dicen al respecto Perrota, Fulquet e Inchauspe: “(…) las políticas gubernamentales se orientaron tanto a la consolidación del mercado interno como a la expansión hacia mercados externos. No se trató de distintas fases de políticas, sino de diversos ejes de un mismo modelo de acumulación, donde varió a lo largo del tiempo el énfasis otorgado a cada uno. Resulta pertinente destacar que se otorgó prioridad exclusiva a la promoción del sector privado, relegando la inclusión y el desarrollo social. Esta tensión inherente en Brasil entre la modernización económica y la modernización social explica cómo la política de apoyo a la industria prevalece por sobre políticas más integrales e inclusivas, lo que genera paradojas sustantivas en la coyuntura actual, una cuestión central en las dos presidencias de Lula da Silva”187. Las líneas de crédito para la transnacionalización de las empresas, para las mejoras competitivas en el mercado interno o los permisos para fusionarse, a sabiendas del Estado, provocarían una concentración y distorsiones económicas importantísimas, todo ello tiene un hilo conductor: el
186 187

BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, Op. Cit., pág. 26. PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 19.

94

poder de las clases hegemónicas actuando a través del Estado para asegurar sus intereses de largo plazo ante la amenaza que implica sobre su existencia el capital migrante transnacional del proceso de mundialización. Así, es posible observar como el BNDES operó con financiamientos en gran parte de estas operaciones: - Adquisición de frigoríficos locales y extranjeros por parte de JBS-Friboi (R$6 mil millones), convirtiéndola así en la productora de carne más grande del mundo. - Adquisición de Aracruz Celulosa por parte de Votorantim (R$ 2,4 mil millones) - Fusión de Sadia con Perdigão (R$ 1,5 mil millones) conformando así Brasil Foods, el mayor exportador de pollos del mundo. - Fusión entre la telefónica Oi (controlada por Andrade Gutiérrez) y el grupo La Fonte (R$ 7,6 mil millones) para conformar el conglomerado telefónico brasileño más grande, Brasil Telecom-Oi. - Préstamos por más de R$ 29 mil millones a Petrobras (de la cual el BNDES es accionaria) 188. - La adquisición de Biosintética por Aché y Logocenter por Microsiga gracias a las líneas de crédito para software y farmacéutica189 enumerados en el “Capítulo II.a.3”. - Un caso particular es el de la fusión entre Brahma y Antártica, donde el Estado consintió una posición dominante en el mercado brasileño para generar una plataforma de acumulación sobre la cual pudiese proyectarse AmBev. Estos ejemplos de concentración no se han dado sólo a través del crédito que ofrece el BNDES, sino que también se dieron a través de la actuación del holding del banco, el BNDESPar. El mismo actuó capitalizando determinados emprendimientos privados mediante la participación accionaria del banco. Es posible también percibir un proceso de aceleración de fusiones y adquisiciones como consecuencia de la crisis mundial de 2008. Sólo en el año 2010 hubo un record de más de 700 fusiones que involucraron a empresas brasileñas190. Incluso, como se ha expresado anteriormente, las clases-apoyo, es decir, los sectores populares que mayoritariamente apoyan al PT, transfirieron recursos a través del sistema tributario a las transnacionales brasileñas cuando el Tesoro, a través del FAT, amplió el fondeo del BNDES. También las clases mantenedoras, esto es, aquellos sectores de la burocracia estatal brasileña, transfirieron recursos a las grandes transnacionales de ese país cuando sus fondos de pensión fueron utilizados para capitalizar ETNs brasileñas. Las grandes empresas brasileñas terminaron extrayendo gran parte de los recursos que utilizaron para transnacionalizarse de sectores sociales
188

Esto rompió una norma financiera por la cual un banco no podría prestar a una misma empresa de un sector de la economía más de 13 mil millones de reales, justamente para evitar la concentración monopólica u oligopólica. 189 GARCIA, Ana S., “BNDES e a expansão internacional de empresas com sede no Brasil” , texto extraído de la tesis de doctorado “Políticas públicas e interesses privados: a internacionalização de empresas brasileiras e a atuação internacional do governo Lula”, PUC-Río, octubre, 2010. 190 GARCIA, Ana S., Op. Cit.

95

cuya participación en el ingreso nacional es relativamente pequeña. Dice al respecto Létourneau que la lógica con la que se encuentra configurado el sistema de producción planetario presiona a los Estados a afirmarse como “naciones competitivas”, es decir, “al amparo de las nociones de competitividad, supremacía y elitismo en vez de aquellas de desarrollo, redistribución y equilibrio”191. Dicha afirmación competitiva es favorable a los sectores dominantes de la sociedad, pero es logrado fundamentalmente sobre las espaldas de los sectores dominados. Si bien es cierto que la diferencia de ingresos en Brasil es muy pronunciada, es cierto también que ha existido un descenso en la misma con la llegada de Inacio Lula da Silva a la presidencia del Brasil192. Este descenso se debe en gran medida a transferencias monetarias directas que el Estado ha hecho a los sectores más vulnerables, como en el caso del Programa Bolsa Familia que funciona desde el año 2003 y transfiere casi un 0,5% del PBI a más de 11 millones de familias de sectores de bajos ingreso del Brasil. También hubo un incremento real del el salario mínimo 193. Estos logros en materia social le permitieron a Lula saldar una parte de la política que había prometido llevar adelante y las contradicciones que debió afrontar cuando, como clase reinante, tuvo que lidiar con el armazón jurídico-institucional de un Estado con dirección hegemónica de clase minado con una burocracia compuesta por clases mantenedoras comprometidas ideológicamente con el período neoliberal. Mediante este tipo de políticas pudo Lula da Silva de alguna manera mantener la alianza con las clases-apoyo que lo habían llevado a alcanzar la primera magistratura de su país. Se revela aquí la verdadera “función del Estado”, como la llama Poulantzas, aquella por medio de la cual condensa las contradicciones de una formación social a la vez que cohesiona a las clases y fracciones que la componen, evitando el estallido atomístico que la propia lógica competitiva del mercado les imprime.

b. El debate ideológico al respecto en Brasil
Ana S. García relata el debate ideológico que se da –esquemáticamente- entre los “liberales” y los “críticos” (de izquierda) acerca de este proceso de participación activa del BNDES. Señala que para los liberales el aumento del papel del Estado en las empresas lleva a una mayor ingerencia del gobierno en las decisiones empresariales y a una desigualdad de acceso a los recursos de la burocracia pública, propiciando así relaciones clientelistas. Las empresas estarían “capturadas” por la intervención del gobierno en las mismas, desconfigurando su actuación como empresas privadas en el libre mercado. Por otro lado estarían los “críticos” al p roceso de préstamos, quienes denuncian que el “capturado” sería el Estado. Los captores serían las grandes empresas que habrían profundizado un patrón de acumulación iniciado ya con las privatizaciones en el cual
191 192

LETOURNEAU, Jocelyn, Op. Cit., pág. 52. El coeficiente de Gini demuestra que la desigualdad se achicó de 0,59 en 2001 a 0,53 en 2007, encontrándose aún entre los países más desiguales del planeta. Ver: INTERNATIONAL POLICY, “¿Cuál es la explicación para el descenso de la desigualdad en Brasil?” , Centre of Inclusive Growth, Nº 89, Julio, 2009, en web: http://www.ipc-undp.org/pub/esp/IPCOnePager89.pdf (consultado el 6 de septiembre de 2012). 193 GONÇALVES COUTO, Op. Cit., pág. 128.

96

se formarían y fortalecerían grandes conglomerados fomentados con recursos públicos y un Estado que se encuentra presente en la economía pero que no es por ello más autónomo 194. Desde la perspectiva teórica que se ha adoptado en esta investigación no se puede aceptar dicho debate dicotómico pues el mismo se encuentra atrapado en el lenguaje jurídico que divide entre lo público y lo privado. Ya nos advierte Althusser al respecto diciendo que “el Estado, que es el Estado de la clase dominante, no es público ni privado; por el contrario: es la condición de toda distinción entre lo público y lo privado”195. Si bien en esta investigación se ha aceptado dicha separación, la misma ha sido por cuestiones de orden metodológico y no sustancial, ya que es sabido que es el mismo Estado la condición a partir de la cual existen tanto lo público como lo privado. Así, el concepto de poder en tanto capacidad de organización de determinada clase para llevar adelante sus intereses específicos, permite suturar esta división planteada en el plano jurídico-institucional con la dimensión político-histórica del fenómeno. A partir de ella podemos observar el actuar de una clase hegemónica que lidera el bloque en el poder y opera mediante su poder sin interesarle donde se encuentra trazada la frontera público/privado. El poder, como tal, atraviesa a las transnacionales, al Estado de origen y al Estado receptor organizando sus intereses más allá de las líneas trazadas entre lo privado y lo público, entre competidores capitalistas actuando en el mercado e incluso más allá de las fronteras políticas que establecen los Estadonación entre sí, fijando un horizonte mucho más amplio y complejo que la simple extracción de plusvalía. Sin duda que su interés tiene que ver con la capacidad de continuar el proceso de acumulación en el largo plazo, pero especialmente, la clase hegemónica en Brasil sabe que se encuentra presionada por procesos externos a los que tiene que hacer frente, pues de ello depende su misma existencia. Por un lado, la amenaza que ejerce el capital migrante en el desplazamiento de la burguesía nacional en el mercado interno brasileño. Por otro lado, la reconfiguración de la división del trabajo mundial y el circuito comercial que tiende a relocalizarse en la Cuenca del Pacífico. La clase hegemónica intuye que su posicionamiento dentro de esa reconfiguración del capitalismo mundial garantizará en gran medida el proceso futuro de acumulación. Paradójicamente, se podría decir que la transnacionalización de empresas brasileñas es en parte una reacción ante la mundialización y, a su vez, esa transnacionalización nutre en gran medida a dicho proceso.

194 195

GARCIA, Ana S., Op. Cit. ALTHUSSER, Louis, Op. Cit., pág. 31.

97

III. Control de factores en la región
a. Factores estratégicos y comercio exterior
Como se ha observado en el capítulo anterior, la mayoría de las empresas transnacionales brasileñas se han ubicado en sectores de la economía claves como el petróleo, la construcción, la siderurgia, la explotación de minerales y commodities. Esto ha colocado a las empresas brasileñas en lugares privilegiados (a veces dominantes, como los casos de Bolivia y Paraguay) en el comercio exterior de esos países. En especial, es posible notar el interés del Estado brasileño por participar -o directamente controlar- el proceso de extracción y/o refinación del petróleo y sus derivados. Petrobras participa en toda la región sudamericana, y más allá de las dificultades que haya tenido en Bolivia, es la mayor empresa de toda Latinoamérica. Así, Brasil no sólo cuenta con los “megayacimientos” de Tupi y Carioca en su territorio, sino que controla en gran medida el petróleo de toda América del Sur. En un siglo en el cual el control de los recursos energéticos será clave, la clase hegemónica brasileña entiende que para mantener funcionando al corazón industrial de Brasil integrado por la zona conformada en torno a San Pablo, Petrobras es un instrumento invaluable. En lo que respecta a la explotación de materias primas en general, pero de minerales en particular, muchas de las transnacionales brasileñas que operan sobre el eje andino exportan hacia Brasil sus productos para así alimentar sus propios centros industriales. Esos productos muchas veces se mueven a través de las aduanas a precios más bajos que los de mercado. Se trata de una especie de dumping que se da a nivel de comercio intra-firma en donde no intervienen oferta y demanda sino que son decisiones administrativas en las que la matriz fija el precio. A esto se lo suele conocer como “precios de transferencia” 196. Este comercio de bienes con precios artificialmente bajos entre la filial o sucursal y la matriz encubre la transferencia de utilidades sin el pago de impuestos sobre las mismas y evade derechos de aduana. Desgraciadamente no se cuenta con datos suficientes como para afirmar este tipo de hechos, por ello no se nombrarán aquí a las empresas que presumiblemente hayan incurrido en este tipo de operaciones. Cabe decir también que Brasil tiene desde 1996 una ley sobre el tratamiento fiscal de los precios de transferencia197. Como la transnacionalización de las empresas brasileñas en Sudamérica tiene un horizonte global para los intereses de la clase hegemónica, la IED tiene una estrategia de “salto de rana” en la que aprovecha los TLC’s (o incluso la Cuota Hilton) firmados por los Estados receptores y así se proyecta hacia las zonas fuertes del sistema de redes económicas que componen la mundialización. También, y asociado a la idea de los “precios de transferencia”, los Estados receptores nutren de recursos a las zonas fuertes del Estado de origen de la IED. Así, las empresas transnacionalizadas por lo general no implican una integración productiva regional, ya que su estrategia de producción es vertical:
196 197

TRAJTENGBERG, Raúl, Op. Cit., pág. 32. Ley Nº 9.430, Diário Oficial da União, Brasilia, Brasil, 27 de diciembre de 1996.

98

“Lejos de impulsar avances en la complementación productiva entre los países de América del Sur, esto permite la articulación entre los actores económicos y los actores gubernamentales de acuerdo con la estrategia brasileña de proyección global, contradiciendo, en ocasiones, la estrategia de proyección regional del Estado brasileño”198. Es decir, el proceso de integración propuesto por la clase reinante del Brasil se ve contradicho por la acción de la clase hegemónica cuyo interés en el proceso de integración tienen más que ver con lo instrumental que con las intenciones de desarrollo sudamericano que Lula propugna. Mientras que el gobierno de Lula da Silva aborda la cuestión de la integración económica como puntal de la integración política, la clase hegemónica entiende el proceso de transnacionalización regional como un trampolín hacia el mundo. Al tener las empresas una estrategia de apuntar hacia los grandes mercados mundiales o hacia la integración productiva vertical con sus respectivas matrices, no involucran en la cadena de producción a actores económicos locales. Las excepciones al caso son la Argentina y Colombia, en donde existe una mayor integración de los actores locales en el proceso. Esto se debe a que el tamaño de los mercados internos de dichos países motivó a las empresas a producir dentro de ellos y para sus consumidores. Otra razón, particularmente en el caso argentino, es que al haber sido muchas de las empresas de producción industrial y no de mera extracción de recursos naturales, muchos actores económicos locales pudieron sumarse a la cadena de producción como proveedores de bienes y servicios de las empresas brasileñas. Se puede decir así que allí donde se han instalado empresas productoras de MOI y con mercados internos relevantes, la integración económica ha sido mayor que en aquellos en los que las empresas tenían como interés la explotación de recursos naturales para la exportación y con mercados internos debilitados por la dispersión de las comunicaciones o la capacidad adquisitiva de los consumidores locales.

b. Impacto socioambiental
Además de las denuncias de fraude en las licitaciones, muchas de las obras del BNDES fueron cuestionadas por las poblaciones debido al impacto negativo de las mismas, tanto en Brasil como en otros países de la región. El grupo crí tico “Plataforma BNDES” plantea la contradicción dialéctica entre el crecimiento económico y el desarrollo: mientras que el primero se relaciona simplemente con el incremento cuantitativo del capital, el segundo se relaciona con un concepto más amplio, inserto en la dimensión cualitativa de la economía199. En el año 2009 se reunieron en Río de Janeiro, en el Primer “Encuentro Sudamericano de Poblaciones Impactadas por Proyectos financiados por el BNDES”, más de 50 organizaciones, entre las que se podían conta bilizar a

198 199

PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, Op. Cit., pág. 21. SCHÜTZ, Gabriel y DE SOUZA PORTO, Marcelo Firpo, “Críticas de colectivos sociales brasileños a impactos socio-ambientales asociados a proyectos financiados por el BNDES” , en Revista REBELA, v. 1, Nº 2, 2011, pág. 228.

99

pueblos originarios, campesinos y trabajadores de Brasil, Ecuador y Bolivia y firmaron la carta de protesta que se reproduce a continuación: “Somos, todas e todos, atingidos por estes projetos (…) São projetos financiados pelo BNDES, Banco Nacional de Desenvolvimento Econômico e Social, voltados para o monocultivo de cana de açúcar e eucalipto, para a produção insustentável de carne, para a exploração de minério, para a construção de fábricas de celulose, usinas de produção de agroenergia, siderúrgicas, hidrelétricas e obras de infraestrutura, como portos, ferrovias, rodovias, gasodutos e mineriodutos. Estes têm afetado direta e profundamente nossas vidas, em especial das mulheres, nos expulsam das nossas terras, destroem e contaminam nossas riquezas, que são os rios, florestas, o ar e o mar, dos quais dependemos para viver, afetam nossa saúde e ampliam de forma permanente a exploração sobre os povos de nossos países”200. Claramente hay una contradicción entre las denuncias y demandas de estas organizaciones y el modelo de desarrollo que financia el BNDES. Es probable, además, que parte de estas organizaciones formen también parte de las clases-apoyo del PT. Por lo tanto, la clase reinante deberá mediar a través de las instancias gubernamentales (instrumentadas por las clases mantenedoras) para darle un cauce sustentable a la voracidad de las clases hegemónicas.

200

PLATAFORMA BNDES, “Carta dos Antigidos pelo BNDES”, web: http://www.plataformabndes.org.br/site/index.php/component/content/article/26-imprensa/plataformana-midia/43-carta-dos-atingidos-pelo-bndes (consultado el 1 de octubre de 2012).

100

Conclusión

La hipótesis general de este trabajo se encuentra sostenida en la evaluación de los diferentes instrumentos que ha utilizado el Estado de Brasil para favorecer la transnacionalización de las empresas. También, es posible sostener que la IED brasileña ha producido diferentes efectos en las economías receptoras, asimismo en la economía brasileña, ha generando una concentración de capitales que favoreció a los sectores dominantes. La primera de las hipótesis específicas es sostenible, ya que el tipo de cambio revalorizado sirvió a las grandes empresas brasileñas para poder adquirir otras empresas de países vecinos con tipos de cambio favorables. Este tipo de cambio perjudicó a las pequeñas y medianas empresas (que se vieron compensadas en alguna medida por la expansión del mercado interno), además de bajar las exportaciones de ciertos sectores del agro. Así también, la inflación se mantuvo bajo control para que la misma no afectara el poder adquisitivo del Real. Las tasas de interés subsidiadas para los créditos que brindaba el BNDES pudieron paliar el problema del acceso al crédito que tenían muchas empresas, pues las tasas de interés en Brasil se mantuvieron altas durante todo el período para controlar la inflación. Claro que estas políticas anti-inflacionarias tenían metas mucho más amplias que la transnacionalización de las empresas, pero las mismas terminaron favoreciéndolas, particularmente a las empresas más poderosas del Brasil. Uno de los aspectos que originalmente no había sido tomado en demasiada consideración entre las variables de la primera hipótesis fue la política exterior brasileña. La misma no tuvo carácter sistemático ni determinante, pero fue decisiva en la adjudicación de ciertos proyectos de construcción cuando intervino en forma directa. También lo hizo cuando las empresas brasileñas habían sido afectadas, dejando constancia del interés que tiene el país en el proceso de transnacionalización. La segunda hipótesis también ha sido confirmada en la medida en que la amplia mayoría de las empresas transnacionalizadas corresponden a los llamados sectores de “industria madura”, esto es, de sectores de bienes con baja o media intensidad tecnológica. Esto se debe en alguna medida a que la saturación del mercado interno de Brasil empujó a las empresas a salir a buscar nuevos mercados. La búsqueda de economías de escala pudo haber estado más justificada en los mercados de Argentina y Colombia, mientras que en el resto de los países probablemente haya sido la búsqueda de recursos naturales lo que haya motivado la transnacionalización. Cabe pensar también que los tratados de libre comercio que alguno de esos países haya tenido con grandes

101

mercados mundiales haya motivado a las empresas transnacionales brasileñas para usarlos como puente hacia ellos. El costo de factores de los recursos naturales definitivamente ha tenido influencia en la transnacionalización de las empresas, en particular en recursos estratégicos como el petróleo y minerales. El costo del factor tierra también ha motivado grandes compras en Bolivia, Paraguay y Uruguay, en donde la propiedad sobre las áreas productivas se ha asociado con eslabones superiores de la cadena como frigoríficos o silos de soja con destino final de exportación. Lo llamativo en la adquisición de tierras para la explotación de complejos sojeros en Bolivia y Paraguay, y de ganadería en Uruguay, es que ésta va acompañada de una concentración de los ingresos de dólares que entran por exportaciones en manos de propietarios brasileños. Por otra parte, el costo del factor trabajo ha tenido poca influencia, ya que las empresas cuyos bienes son intensivos en mano de obra y desean reducir costos se transnacionalizan al sudeste asiático o hacia maquilas centroamericanas. En lo que a la tercera hipótesis refiere, la mayor parte de las operaciones que se analizaron en esta investigación han mostrado que las transnacionales brasileñas se han concentrado en sectores poco dinámicos, basados en la producción de bienes primarios o de baja intensidad tecnológica con marcado sesgo hacia los mercados internacionales. En especial, se percibe una enorme concentración sectorial en recursos estratégicos como los hidrocarburos y la extracción de minerales. La construcción y las manufacturas básicas también son importantes, pero ocupan un lugar secundario de la IED colocada por el Estado originario. El modo elegido para la transnacionalización ha sido ampliamente la adquisición de otras empresas en el extranjero. Esto implicó que la capacidad productiva no se incrementase demasiado. Si bien se registraron muchas operaciones greenfields y brownfields, las mismas han sido una verdadera minoría si se pondera su volumen económico, siendo aquellos emprendimientos los que más efectos multiplicadores tienen sobre la economía. Dichos efectos multiplicadores -como generación de valor agregado, eslabonamiento productivo horizontal y transferencia tecnológica- han sido hasta ahora escasos en los Estados receptores. Es posible decir, sí, que las empresas brasileñas, al haberse orientado principalmente a sectores intensivos en extracción de recursos naturales y mercancías básicas, han impulsado las exportaciones y con eso han movilizado factores en las economías receptoras. Se puede observar que en los Estados receptores se adoptaron dos posiciones diferentes durante el período estudiado: a) Aquellos países que continuaron con políticas flexibles en cuanto a la penetración de la IED, sin cambiar demasiado el patrón neoliberal de entrada de capitales. Tal es el caso de Argentina, Chile, Colombia, Paraguay, Perú y Uruguay. b) Y los Estados receptores que decidieron regular la IED en provecho de sus intereses nacionales. Son los casos de Bolivia (a partir de 2006), Ecuador (a partir de 2007) y Venezuela.

102

Con respecto a la última de las hipótesis específicas, es posible afirmar que el proceso de transnacionalización ha implicado una marcada concentración del capital, ya que los beneficios han sido capturados de forma casi excluyente por grandes empresas que ya gozaban de una posición dominante en el mercado brasileño. Así, las clases hegemónicas que lideran el amplio campo de las clases dominantes, han logrado hacerse para sí de enormes beneficios sostenidos en gran medida por el aporte de recursos de los sectores de ingresos medios y bajos. Como consecuencia de ello, el mercado interno de Brasil ha adquirido características crecientemente monopólicas y oligopólicas. Pero las políticas articuladas por las clases reinantes y las clases mantenedoras del Estado originario que fortalecieron a las grandes empresas de las clases dominantes se inscriben en un marco más amplio, tienen que ver con una reacción ante la mundialización, aunque paradójicamente terminen acentuándola. Es en el proceso de transnacionalización donde cristaliza la persistencia de la identidad entre las empresas y los Estados-nación dentro de un contexto de aceleración de migración del capital alrededor del globo. Y se descifra en él como las contradicciones entre integración y disgregación, lo público y lo privado, las buenas intenciones neodesarrollistas y las condiciones objetivas del mundo se encuentran atravesadas por el poder. Se deben reconocer las limitaciones que encuentran los movimientos populares en su ejercicio gubernamental dentro de Estados con arquitectura neoliberal y aprensados por la mundialización, es precisamente esa la inquietud que ha recorrido todo el presente trabajo. Seguramente se trata de una inquietud similar a la que Ítalo Calvino expresara en el último párrafo de su obra “Las ciudades invisibles”, en palabras del personaje Marco Polo: “El infierno de los vivos no es algo que será; hay uno, es aquel que existe ya aquí, el infierno que habitamos todos los días, que formamos estando juntos. Dos maneras hay de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de no verlo más. La segunda es peligrosa y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacerlo durar, y darle espacio”201.

201

CALVINO, Ítalo, “Las ciudades invisibles”, Ediciones Minotauro, Barcelona, España, 1983, pág. 175.

103

Referencias bibliográficas
- ALTHUSSER, Louis, “Ideología y aparatos ideológicos de Estado” , Nueva Visión, Buenos Aires, 1984. - ÁLVAREZ, Roberto, “Inversión extranjera en Chile y su impacto sobre la productividad” , en Documento de trabajo del Departamento de Economía de la Universidad de Chile, Nº Junio, 2002. AMBEV, “Relatórios anuais”, en web: http://ri.ambev.com.br/conteudo_pt.asp?idioma=0&conta=28&tipo=43232 (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - ARBIXL, Glauco, SALERNO, Mario y DE NEGRI, João Alberto, "Padroes de internacionalizaçao das firmas industriais brasileiras" , São Paulo Perspectivas, vol. 19, Nº 2, São Paulo, Abril-Junio, 2005. - BACHILLER CABRIA, Juan Vicente, “El BNDES y las estrategias de desarrollo económico en Brasil. Banca pública de desarrollo, instituciones gubernamentales y trayectorias de intervención estatal (1952-2010)”, Tesis Doctoral en Universidad de Salamanca, 2012. BANCO CENTRAL DE BRASIL, “Capitais brasileiros no exterior”, http://www4.bcb.gov.br/rex/cbe/port/cbe.asp (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). BANCO CENTRAL DE BRASIL, “Indicadores económicos consolidados”, en web: http://www.bcb.gov.br/?INDECO (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - BANCO CENTRAL DE BRASIL, “Índices de taxas reais de câmbio”, en web: http://www.bcb.gov.br/pec/Indeco/Port/ie5-33.xls (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - BANCO CENTRAL DE BRASIL, “Relatórios”, en web: http://www.bc.gov.br/?RI (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - BANCO CENTRAL DEL URUGUAY, “Inversión extranjera directa en Uruguay”, documento de trabajo, 2006. - BANCO DE COMERCIO EXTERIOR, “Perfil País”, informe, 2010. - BIANCO, Carlos, MOLDOVAN, Pablo y PORTA, Fernando, “La internacionalización de las empresas brasileñas en Argentina”, en CEPAL, 2008. - BITTENCOURT, G. y DOMINGO, R., “Inversión extranjera en América Latina: tendencias y determinantes” , documento de trabajo 6/96, Departamento de Economía, Facultad de Ciencias Sociales, Montevideo, 1996. BNDES, “Informações Financeiras”, en web: http://www.bndes.gov.br/SiteBNDES/bndes/bndes_pt/Institucional/Relacao_Com_Investidores/Informacoe s_Financeiras/demonstrativos_bndes.html#informe (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). BNDES, “Informe anual – 2008”, en web: http://www.bndes.gov.br/SiteBNDES/export/sites/default/bndes_en/Galerias/RelAnualEnglish/ra2008/rel_ anual2008.pdf (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - BNDES, “Informe anual – 2010”, estados contables del BNDES, 2010. BNDES, “Processos de contas anuais”, en web: http://www.bndes.gov.br/SiteBNDES/bndes/bndes_pt/Institucional/BNDES_Transparente/Processos_de_Co ntas_Anuais/ (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - BRESSER-PEREIRA, Luiz Carlos, "Estado y mercado en el nuevo desarrollismo", en Nueva Sociedad, Caracas, Nº 210, Julio, 2007. - CALVINO, Ítalo, “Las ciudades invisibles”, Ediciones Minotauro, Barcelona, España, 1983, pág. 175. CAMARGO CORREA, “Relatório anual – 2008”, en web: http://www.camargocorrea.com.br/pdf_ra/ra_2008_port.pdf (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - CANTWELL, John y TOLENTINO, Paz Estrella, “Technological accumulation and third world multinationals”, Universidad de California, Los Ángeles, Departamento de Económicas, 1990. - CASANOVA, Lourdes, “La inversión extranjera directa en América Latina y las multinacionales emergentes latinoamericanas”, en Revista ARI Fundación Elcano, Nº 137/2010, Madrid, 2010, http://www.realinstitutoelcano.org/wps/portal/rielcano/contenido?WCM_GLOBAL_CONTEXT=/elcano/elca no_es/zonas_es/ari137-2010 (Fecha de consulta: 13 de mayo de 2012). - CEPAL, “As relações comerciais do Brasil com os demais BRICS” , Documento de trabajo, oficina de la CEPAL en Brasil, 2009. - CEPAL, “La inversión extranjera directa en América latina y el Caribe” , Series de los años 1999-2010.

104

- CERVO, Amado Luiz, “A construção do modelo desarrollista brasileiro” , en Diplomacia, Estrategia e Política, Nº 10, octubre, 2009. - CHÁVEZ, Gonzalo, “Bolivia y Brasil: relaciones densas y tensas” , en Revista CINDES, Mayo, 2008. - CHÁVEZ, Gonzalo, “Inversiones brasileñas en Bolivia”, en Revista FUNCEX, agosto, 2008. - CONSULADO GENERAL DEL PERÚ EN SAN PABLO, “Inversión brasileña en el Perú”, 2008. - CYRINO, Álvaro y PENIDO, Erika, “Beneficios, riscos e resultados do proceso de internacionalição das empresas brasileiras”, en A. ALMEIDA (organizador): “Internacionalição de empresas brasileiras” , Ed. Campus, 2007. - DA MOTTA VEIGA, Pedro y MAGNO IGLESIAS, Roberto, “A institucionalidade da política brasileira de comércio exterior”, en Revista FUNCEX N°156, 2002. - DALLA COSTA, Armando y DE SOUZA-SANTOS, Elson Rodrigo, “Internacionalição de empresas brasileiras: restrições de financiamiento e papel do BNDES” , en revista Economía & Tecnología, año 6, vol. 23, octubrediciembre, 2010. - DERGARABERIAN, César, “Ahora las empresas brasileñas vienen por el software argentino”, en Infobae Profesional, 21 de diciembre de 2006. - DONAYRE, Luiggi, “Repensando el rol de la IED en el Perú: ¿son relevantes sus vínculos con la economía local?”, en Revista Economía y Sociedad del CIES de la Washington University, Nº 58, 2005. - DUHALDE, Santiago, “Un debate epistemológico sobre el Estado capitalista. La polémica MilibandPoulantzas”, en Revista Kairos, N° 21, 2008. - DUNNING, John, “The Eclectic Paradigm of International Production: A Restatement and Some Possible Extensions”, Journal of International Business Studies, Vol. 19, 1988. - FAIRLIE REINOSO, Alan, “Inversiones brasileñas en América del Sur. La perspectiva de los Países Andinos: el caso de Perú)”, en Revista FUNCEX, Nº 187, 2008. - FERRER, Aldo, “La economía argentina: desde sus orígenes hasta principios del siglo XXI”, Fondo de Cultura Económica, Buenos Aires, 2008. - FIGUEREIDO, Marcelo, “La evolución político-constitucional de Brasil”, Revista de Estudios Constitucionales, Vol. 6, N°2, Santiago, Chile, 2008, páginas 209-246. - FINEP, “Contas anuais”, en web: http://www.finep.gov.br/pagina.asp?pag=numeros_contas_anuais (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - FRENCH-DAVIS, Ricardo y GRIFFIN, Keith, “Comercio internacional y políticas de desarrollo económico” , Fondo de Cultura Económica, México, 1967. - GARCIA, Ana S., “BNDES e a expansão internacional de empresas com sede no Brasil” , texto extraído de la tesis de doctorado “Políticas públicas e interesses privados: a internacionalização de empresas brasileiras e a atuação internacional do governo Lula”, PUC-Río, Octubre, 2010. - GERDAU, “Comunicados e apresentações”, en web: http://ri.gerdau.com/ptb/s-8-ptb.html (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - GEREFFI, Gary, HUMPHERY, John y STURGEON, Timothy, “The governance of global value chains”, Review of International Politic Economy, Ed. Routledge, Febrero, 2005, páginas 78-104. - GLAUSER, Marcos, “Extranjerización del territorio paraguayo” , BASE investigaciones sociales, Asunción, Paraguay, 2009. - GOLONBEK, Claudio y URTURI, María Andrea, “Estudio de casos: BNDES, diseño institucional y rol contracíclico”, en revista CEFIDAR, documento de trabajo, Nº 28, 2010. - GONÇALVES COUTO, Cláudio, “Hacia el centro: el PT y el gobierno de Lula en Brasil”, en Revista Temas y Debates, Nº 20, Rosario, 2010. - GONZÁLEZ, Erika, “Transnacionales brasileñas: un complejo debate sobre los modelos de desarrollo” , en http://www.quiendebeaquien.org/spip.php?article1390 (Fecha de consulta: 13 de febrero de 2012). - GRAMSCI, Antonio, “Cuadernos de la cárcel”, Tomo I, Ediciones Era, México, 1985. - GRIPPA, Francisco, “Brasil y Perú: oportunidades que empiezan a aprovecharse” , Observatorio Económico del BBVA Research, Lima, Perú, julio, 2011. - IGLESIAS, Roberto, “O investimento direto no exterior e os interesses empresariais brasileiros na América do Sul”, en Revista FUNCEX, Nº 180, 2007. - IIRSA, “Eje de la Hidrovía Paraguay-Paraná”, documento de trabajo, 2010, pág. 113-132. - IIRSA, “Eje Perú-Brasil-Bolivia”, Documento de trabajo, 2009, pág. 164-177.

105

- INFOLATAM, “Brasil: inversiones en Latinoamérica representan el 10,4 por ciento del total” , http://www.infolatam.com/2008/08/20/brasil-inversiones-en-latinoamerica-representan-el-10-4-porciento-del-total/ (Fecha de consulta: 13 de mayo de 2012). - INTERNATIONAL POLICY, “¿Cuál es la explicación para el descenso de la desigualdad en Brasil?” , Centre of Inclusive Growth, Nº 89, Julio, 2009, en web: http://www.ipc-undp.org/pub/esp/IPCOnePager89.pdf (Fecha de consulta: el 6 de septiembre de 2012) - JENKINS, Rhys Owen, “Transnational Corporations and uneven development: the internationalization of capital and the third world”, Ed. Routledge, 1987. - KRUGMAN, Paul y OBSTFELD, Michael, “Economía Internacional”, Addison Wesley, Madrid, 2004. - LALL, Sanjaya, CHEN, Edward, STREETEN, Paul y otros, “The New Multinationals: The Spread of Third World Enterprises”, Wiley, Inglaterra, 1983. - LETOURNEAU, Jocelyn, “Mundialización e identidad histórica de las regiones” , en Revista Ciclos Nº 12, 1997. - LÓPEZ, Dorotea y MUÑOZ, Felipe, “Inversiones brasileñas en América del Sur. La perspectiva de los Países Andinos: el caso de Chile”, en Revista FUNCEX, Nº 190, 2008. - LÓPEZ, Dorotea y MUÑOZ, Felipe, “La inversión extranjera directa: el caso de los capitales brasil eros en Chile”, en Revista de Estudios Internacionales de la Universidad Nacional de Chile, N° 160, 2008. - LOUNGANI, Parakash y RAZIN, Assaf, “¿Qué beneficios aporta la inversión extranjera directa?”, en Revista Finanzas & Desarrollo - FMI, junio, 2001. - LUCE, Matías Seibel, “O subimperialismo brasileiro revisitado: a política de integração regional do governo Lula (2003-2007)”, Maestría en la Universidade Federal do Rio Grande do Sul, 2007. - MANSILLA, Diego, “Petrobras en Argentina: ¿Integración energética o una nueva transnacional?”, en la XXI Jornadas de Historia Económica de la Asociación Argentina De Historia Económica Universidad Nacional De Tres De Febrero, 2008. - MANTEGA, Guido, “La integración de América del Sur: el BNDES como agente de la política exterior brasileña”, en Revista Obras de Integración Física en América del Sur, 2006, pág. 34-51. - MARTÍNEZ GUERRERO, María Teresa, “La teoría política de Nicos Poulantzas: crítica y renovación del concepto de Estado”, Tesis en Maestría en Humanidades de la Universidad Autónoma Metropolitana, 2010. - MEDINACELLI, Mauricio, “La nacionalización del Nuevo Milenio. Cuando el precio fue un aliado” , Ed. Fundación Hans Seidel, La Paz, Bolivia, 2007. - MERCOSUR, “Convergencia comercial de los países de Am érica del sur hacia la comunidad sudamericana de naciones”, documento de trabajo, 2006. - MINISTERIO DA FAZENDA DO BRASIL, “Economía brasileira em perspectiva”, en web: http://www.fazenda.gov.br/portugues/docs/perspectiva-economia-brasileira/link.htm (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - MOGROVIEJO, Jesús, “Factores determinantes de la inversión directa en algunos países de Latinoamérica” , en Revista de Estudios Económicos de Desarrollo Internacional, AEEADE Vol. 5-2, 2005. - MORAES, Manuela, “La expansión de las transnacionales”, en Hidrocarburos Bolivia, http://www.argenpress.info/2011/10/la-expansion-de-las-transnacionales.html (Fecha de consulta: 23 de julio de 2012). - MORALES FAJARDO, María Esther, “Inversión extranjera directa en América Latina: el caso del Mercosur”, en Revista Trayectorias, Vol. 11, N° 29, 2009, pág. 98-116. - MORENO BRID, Juan Carlos y MARTÍNEZ-PRIVA, Jorge Mario, “Empresas translatinas, inversión extranjera y política industrial”, en Revista El Financiero, 2012, pág. 11-13. - MYINT, Hla, “The gains from international trade and the backward countries” , en la Review of Economic Studies, Nº 58, 1955. - NOVOA GARZÓN, Luis Fernando, “BNDES y el desborde imperialista de Brasil” , Política y Economía, http://www.politicayeconomia.com/2010/11/bndes-y-el-desborde-imperialista-de-brasil/ (Fecha de consulta: 10 de enero de 2012). - ODEBRECHT, “Rerlatórios anuais”, en web: http://www.camargocorrea.com.br/pdf_ra/ra_2008_port.pdf (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - OROZCO GÓMEZI, Ángela María, “Las inversiones brasileras en Colombia”, en Revista FUNCEX, Nº Junio, 2008.

106

- OSZLAK, Oscar, “La formación del Estado argentino”, Editorial Planeta, Buenos Aires, 1997. - PACHECO, Hernán, “Análisis: Brasil, Venezuela y el destino de la región”, en informe EnerDossier, 2012. - PALERMO, Vicente, “El liderazgo como capital político temporal: Lula y el proceso de adaptación del PT a la hora de gobernar”, en Revista Argentina de Ciencia Política, Nº 9/10, 2005, págs. 50-75. - PERROTA, Daniela, FULQUET, Gastón e INCHAUSPE, Eugenia, “Luces y sombras de la internacionalización de las empresas brasileñas en Sudamérica: ¿integración o interacción?” , en Revista Nueva Sociedad, N°219, 2010. PETROBRAS, “Divulgação dos Resultados Anuais”, en web: http://www.investidorpetrobras.com.br/pt/central-de-resultados/ (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - POLONIA RÍOS, Sandra y MAGNO IGLESIAS, Roberto, “Investimentos brasileiros na América do Sul: perspectivas dos países andinos”, en Revista CINDES, Nº 3, 2008. - POULANTZAS, Nicos, “Estado, poder y socialismo”, Siglo XXI, México, 1986. - POULANTZAS, Nicos, “Poder político y clases sociales en el Estado capitalista” , Siglo XXI, México, 1971. - PRATES ROMERO, João, SILVEIRA, Fabrício y JAYME, Federico, “Brasil: cambio estructural y crecimiento con restricción de balanza de pagos”, en Revista CEPAL, Nº 165, diciembre, 2011. - QUIROGA MARTÍNEZ, Rayén, “Comercio, inversiones y sustentabilidad: el caso de Chile” , en Revista Programa Chile Sustentable, Agosto, 2003. - RAMSEY, Jase, “El apetito global de las empresas brasileñas”, en Revista Fundación Dom Cabral, 2009. - RIBEIRO, Fernando y CASADO LIMA, Raquel, “Investimentos brasileiros na América do Sul: desempenho, estratégias e políticas”, en Revista FUNCEX N°191, 2008. - RIBEIRO, Fernando y RIOS, Sandra, “Elementos para um programa de promoção de importações brasileiras oriundas de países da América do Sul”, en Revista FUNCEX N°179, 2007. - RIBEIRO, Fernando, “Mapeamento dos intereses comerciais da indústria brasileira na América do Sul” , en Revista FUNCEX N°181, 2007. - RODRÍGUEZ DA SILVA, Daniel, “O governo brasileiro e a internacionalização de empresas” , Informe de Conjuntura Internacional, PUC-Minas, agosto, 2010. - RODRÍGUEZ LANDÍVAR, Fernando, “Inversiones brasileñas en Ecuador”, en Revista FUNCEX, Marzo, 2008. - ROUCO, Antonio y MARTÍNEZ, Antonio, “Identificación del sector primario con el sector extractivo” , en Revista de Economía Agraria, EDITUM, ISBN 8476848587, 1997. - SARDI, Oscar, “Proyecto Magallanes, la expansión del gasoducto General San Martín” , en Revista Petrotécnia, Abril, 2009. - SBARBI OSUNA, Maximiliano, “Brasil: ¿Imperialismo o líder regional natural?” , en Informador Público.com, http://site.informadorpublico.com/?p=1312 (Fecha de consulta: 14 de junio de 2012). - SCHÜTZ, Gabriel y DE SOUZA PORTO, Marcelo Firpo, “¿Hasta qué punto el BNDES es un modelo a imitar? Lecciones desde los conflictos ambientales en la perspectiva de los movimientos populares brasi leños”, en Revista de Centro de estudios económicos y monitoreo de políticas públicas, 2010. - SCHÜTZ, Gabriel y DE SOUZA PORTO, Marcelo Firpo, “Críticas de colectivos sociales brasileños a impactos socio-ambientales asociados a proyectos financiados por e l BNDES”, en Revista REBELA, v. 1, Nº 2, 2011, pág. 221-233. - TORRES-GARCÍA, Daniel, “Concesiones en América Latina y el Caribe” , en Revista Perspectivas Nº 17, 2008, pág. 48-54. - TRAJTENGBERG, Raúl, “El concepto de empresa transnacional” , en Documento de trabajo del Departamento de economía de la Universidad de la República del Uruguay, Nº 10/99, 1999. - UNIÓN INDUSTRIAL PARAGUAYA, “La inversión extranjera directa en Paraguay” , Centro de Estudios económicos, Borrador. - URRUTIA BUNSTER, Pedro, “La economía política y las relaciones internacionales”, en Centro de Estudios Interdisciplinario en Problemáticas Internacionales y Locales, http://www.ceipil.org.ar/wpcontent/uploads/2011/03/Economia%20politica%20y%20relaciones%20internacionales.pdf (Fecha de consulta: 11 de diciembre de 2011). - URUGUAY XXI, “Inversión extranjera directa en Uruguay”, documento de trabajo, 2012. - VALE DO RÍO DOCE, “Relatórios anuais”, en web: http://www.vale.com/brasil/PT/investors/annualreports/20F/Paginas/default.aspx (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012).

107

- VIEIRA SANTANA, Carlos Enrique, “Conjuntura Crítica, Legados Institucionais e Comunidades Epistêmicas. Limites e Posibilidades de uma Agenda de Desenvolvimento no Brasil” , en BOSCHI, Renato (org.), Variedades de Capitalismo, Política e Desenvolvimento na América Latina , Editora UFMG, Belo Horizonte, 2011. - VISCA, Paola, “Inversión extranjera se recupera y recobran protagonismo empresas translatinas” , en Revista Tercer Mundo Económico, Nº 193, 2005, pág. 18-19. VOTORANTIM, “Informes anuales”, en web: http://www.votorantim.com.br/eses/informacoesFinanceiras/relatoriosAnuais/Paginas/relatoriosAnuais.aspx (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012). - WEINTRAUB, Sydney, “Bolivia’s natural gas nationalization”, en Revista CSIS, Nº 77, 2006.

Páginas web consultadas
- AMBEV: http://www.ambev.com.br/pt-br - BANCO CENTRAL DO BRASIL: http://www.bcb.gov.br/ - BNDES: http://www.bndes.gov.br/ - CAMARGO CORREA: http://www.camargocorrea.com.br/ - GERDAU: http://www.gerdau.com/ - MINISTERIO DA FAZENDA DO BRASIL: http://www.fazenda.gov.br/ - MINISTERIO DAS RELAÇÕES EXTERIORES: http://www.itamaraty.gov.br/ - ODEBRECHT: http://www.odebrecht.com.br/es - PETROBRAS: http://www.petrobras.com/ - VALE: http://www.vale.com/ - VOTORANTIM: http://www.votorantim.com.br/

Legislación consultada
Constitución Nacional de Ecuador, Registro de la República del Ecuador, Quito, Ecuador, 20 de octubre de 2008. Decreto Legislativo Nº 662, Diario Oficial de la República del Perú, Lima, Perú, 2 de septiembre de 1991. Decreto Ley 600 de 1974, Diario Oficial de la República de Chile, Santiago, Chile, 13 de julio de 1974. Decreto Presidencial Nº 28.701, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional de Bolivia, La Paz, Bolivia, 1 de mayo de 2006. Ley 1.064/97, Gaceta Oficial de la República del Paraguay, Asunción, Paraguay, 17 de julio de 2000. Ley 1.182, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional de Bolivia, La Paz, Bolivia, 17 de septiembre de 1990. Ley 1.194, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional de Bolivia, La paz, Bolivia, 1 de noviembre de 1990. Ley 3.058, Gaceta Oficial del Estado Plurinacional de Bolivia, La Paz, Bolivia, 17 de mayo de 2005.

-

-

-

-

-

-

108

-

Ley 779/95, Gaceta oficial de la República del Paraguay, Asunción, Paraguay, 12 de diciembre de 1995. Ley N° 117/91, Gaceta Oficial de la República del Paraguay, Asunción, Paraguay, 6 de diciembre de 1991. Ley N° 8.031, Diário Oficial da União, Brasilia, Brasil, 12 de abril de 1990. Ley N° 9.478, Diário Oficial da União, Brasilia, Brasil, 6 de agosto de 1997. Ley N°12, Registro Oficial de la República del Ecuador, Quito, Ecuador, 9 de junio de 1997. Ley N°7, Diario Oficial de la República de Colombia, Bogotá, Colombia, 6 de julio de 1991. Ley Nº 14.178, Diario Oficial de la República del Uruguay, Montevideo, Uruguay, 28 de marzo de 1974. Ley Nº 16.906, Diario Oficial de la República del Uruguay, Montevideo, Uruguay, 1 de enero de 1998. Ley Nº 17.781, Diario Oficial de la República del Uruguay, Montevideo, Uruguay, 9 de junio de 2004. Ley Nº 21.382, Boletín Oficial de la República Argentina, Buenos Aires, Argentina, 2 de septiembre de 1993. Ley Nº 242-S3, Registro Oficial de la República del Ecuador, Quito, Ecuador, 29 de diciembre de 2007. Ley Nº 9.430, Diário Oficial da União, Brasilia, Brasil, 27 de diciembre de 1996. Reforma de la Constitución Nacional, Registro Oficial de la República del Ecuador, Quito, Ecuador, 11 de agosto de 1998.

-

-

-

-

-

-

109

Anexo I – Glosario
Adquisiciones: consiste en la compra, por parte de una persona jurídica, del paquete accionario (total o parcial) de otra sociedad, la cual le permite controlar a la misma. Ampliaciones: implican inversiones destinadas a aumentar la capacidad productiva de una unidad. Brownfield (inversión): implica una inversión extranjera directa por medio de la cual se adquiere una unidad productiva (bienes de capital y/o infraestructura) que, al momento de producirse dicha adquisición, no se encontraba en funcionamiento. Buyer’s credit: es un crédito que toma un importador a un prestador que se encuentra fuera del territorio aduanero. Es bastante común que la institución que otorga el préstamo pertenezca al mismo territorio aduanero que el exportador al cual el importador le ha comprado. También es bastante frecuente que el retorno del préstamo sea realizado en el corto o mediano plazo. Commodity: se trata de bienes, por lo general materias primas, que no cuentan con diferencias cualitativas entre mercancías del mismo tipo. Convenios de pagos y créditos recíprocos (CCR): se trata de un convenio suscrito por los bancos centrales de los países firmantes del ALADI, a través del cual se cursan y compensan, durante períodos de cuatro meses, los pagos derivados del comercio entre los miembros. Al final de cada cuatrimestre se transfieren o reciben (según sea deficitario o superavitario) los saldos de los bancos centrales de cada país con el resto. Downstream: término utilizado en la industria petrolera para describir a las actividades relacionadas al refinamiento del crudo y al procesamiento del gas natural. Dumping: se refiere a prácticas económicas mediante la cuales se fijan artificialmente precios en el mercado internacional por debajo de los precios (y en ocasiones a los costos) que tienen en el mercado local del país exportador. Se considera a esta práctica como desleal, ya que muchas veces implica la utilización de precios predatorios destinada a barrer con la competencia del mercado importador para así apoderarse del mismo. Efficiency-seeking: se trata de una estrategia empresarial mediante la cual se adquieren activos en búsqueda de la eficiencia productiva. Fusión: unión de dos o más personas jurídicas independientes que juntan sus respectivos patrimonios para formar una nueva sociedad. Puede ocurrir que una de las sociedades que se fusionan, absorba el patrimonio de la restante, lo cual implica una fusión por absorción. Greenfield (inversión): se trata de una inversión en infraestructura y/o bienes de capital en espacios donde antes no existían tales. Por lo general, esta es la forma en la cual ingresa a un mercado una nueva empresa y son el tipo de inversiones que realmente dinamizan el sistema económico y aumentan la capacidad productiva de una sociedad. 110

Holding: se denomina así a una compañía que controla las actividades de otras mediante la propiedad de todas o parte significativa de su sociedad accionaria. Aunque supone la integración tanto vertical como horizontal de la producción, también puede tener como objetivo la diversificación de cartera de una empresa. Joint-venture: implica un acuerdo de inversión conjunta entre dos o más empresas. Los aportes al capital social conjunto pueden ser en términos de divisas, financiamiento, know-how, servicios, etc. Know how: acervo de conocimientos técnicos y teóricos susceptibles de ser transferidos, los cuales implican un saber tecnológico que puede otorgar ventajas competitivas. Market-seeking: implica una estrategia empresarial para posicionarse en mercados internos mediante adquisición de activos o fusión. Off-shore: término utilizado para indicar la deslocalización de un proceso productivo o financiero. Resource-seeking: son estrategias de inversión extranjera directa destinadas a hacerse con recursos naturales, materias primas y mano de obra a precios competitivos. Suponen una facilidad de acceso a mercados en donde esos recursos son conseguidos en abundancia y a bajo costo. Es el tipo de IED más antigua del sistema capitalista, ya que constituyó la base de la estructura colonial durante los siglos XIX y XX. Supplier’s credit: comprende a un arreglo financiero por medio del cual el exportador de un territorio aduanero le otorga un préstamo a un cliente (importador) en el extranjero sobre una transacción comercial que ha tenido lugar entre ambos. Taxa de juros: se trata de una tasa de interés trimestral del BNDES calculada en base a dos variables: 1) La meta de inflación prevista en proporción a los próximos doce meses siguientes a la vigencia de la tasa del primer mes; y 2) Una prima de riesgo. Taxa Selic (Sistema Especial de Liquidação e de Custódia): es la tasa básica que rige a las tasas de interés en el mercado brasileño y sirve como referencia para la política monetaria. Está calculada en base a operaciones de financiación ajustadas en forma diaria, respaldadas por bonos del Gobierno Federal y enviados a los sistemas de compensación y liquidación de activos, en forma de acuerdos de recompra. Las metas de la tasa Selic se encuentran establecidas por el Comitê de Política Monetária. Tratados de libre comercio (TLC): consiste en la eliminación o rebaja sustancial de aranceles en bienes y servicios entre partes a fin de lograr un acuerdo comercial regional o bilateral para ampliar el mercado entre los participantes. Upstream: término utilizado en la industria petrolera para denominar a las actividades relacionadas a la exploración y la producción.

111

Window oportunity: se trata de una oportunidad de inversión dada en un período de tiempo relativamente corto. Supone, además, una situación excepcionalmente favorable para realizar el desembolso de capital.

112

Anexo II - Datos202
BANCO CENTRAL DO BRASIL Capitais Brasileiros no Exterior – CBE Tab.1 - Distribuição por Modalidade 1/
2001 TOTAL Investimento Direto Brasileiro no Exterior investimento direto (a partir de 10%) empréstimos intercompanhia 2/ Investimento em Carteira portfólio - participação societária BDR portfólio - título da dívida - Longo Prazo (bônus /notas ) 3/ portfólio - título da dívida - Curto Prazo (market instruments ) 4/ Derivativos Financiamento Empréstimo Leasing /Arrend. Financeiro Longo Prazo Depósitos Outros Investimentos 68.598 49.689 42.584 7.104 5.163 2.517 483 577 1.585 42 155 696 1 9.441 3.411 11.659 2002 72.325 54.423 43.397 11.026 4.449 2.317 71 941 1.120 105 313 537 3 7.890 4.605 10.164 2003 82.692 54.892 44.769 10.123 5.946 2.502 94 1.491 1.859 81 186 687 0 16.412 4.488 10.622 2004 93.243 69.196 54.027 15.169 8.224 2.258 94 2.899 2.973 109 68 631 10.418 4.597 11.245 em US$ milhões 2005 111.741 79.259 65.418 13.842 9.586 2.725 84 3.602 3.176 119 98 726 1 17.077 4.875 12.366 2006 152.214 114.175 97.715 16.460 14.429 2.811 943 6.185 4.490 113 70 562 1 17.200 5.664 13.404

Número de Declarantes
Fonte: Declarações do CBE (Capitais Brasileiros no Exterior) Notas:

1/ Número de declarantes: 11.659 em 2001, 10.164 em 2002, 10.622 em 2003, 11.245 em 2004, 12.366 em 2005 e 13.404 em 2006; 2/ Intercompanhia inclui empréstimos, financiamentos e leasing /arrendamento; 3/ Contempla títulos de emissão de residentes. Inclui longo prazo de bônus, notes , debêntures, certificados de depósito, letras do tesouro, commercial /financial papers , bankers acceptances , outros; 4/ Contempla títulos de emissão de residentes. Inclui curto prazo de de bônus, notes, debêntures, certificados de depósito, letras do tesouro, commercial/financial papers, bankers acceptances, outros;

202

BANCO CENTRAL DO BRASIL, “Capitais brasileiros no exterior”, http://www4.bcb.gov.br/rex/cbe/port/cbe.asp (Fecha de consulta: 1 de octubre de 2012).

113

US$ milhões Discriminação 2007 2008 2009 2010 2011

Total Investimento brasileiro direto Participação no capital Empréstimos intercompanhias Curto prazo Longo prazo Investimentos em carteira Investimentos em ações Brazilian Depositary Receipts (BDR) Demais Títulos de renda fixa Curto prazo Longo prazo Derivativos Outros investimentos Empréstimos Curto prazo Longo prazo Moeda e depósitos Outros ativos

197 258 139 886 111 339 28 547 26 343 2 204 18 461 6 644 3 280 3 364 11 817 7 739 4 078 142 38 768 10 566 236 10 330 22 487 5 715

211 999 155 668 113 755 41 914 39 100 2 814 13 872 4 828 803 4 025 9 044 4 542 4 502 609 41 850 11 143 106 11 038 24 051 6 656

223 250 164 523 132 413 32 110 28 580 3 530 16 519 8 641 2 885 5 756 7 877 2 551 5 326 426 41 783 12 378 126 12 252 22 981 6 423

274 621 188 637 169 066 19 572 15 200 4 371 38 203 14 731 6 489 8 242 23 472 14 853 8 620 797 46 983 13 458 104 13 353 26 944 6 581

281 063 202 586 192 933 9 654 4 634 5 019 28 485 16 903 5 823 11 080 11 581 5 545 6 036 668 49 325 14 523 104 14 419 26 021 8 781

Memo: Quantidade de declarantes Pessoa física Pessoa jurídica 15 230 13 426 1 804 16 104 14 228 1 876 16 924 14 990 1 934 20 070 17 879 2 191 21 716 19 414 2 302

114

BANCO CENTRAL DO BRASIL Capitais Brasileiros no Exterior – CBE Tab.4 - Investimento Direto a partir de 10%. Ramo de atividade da receptora
2001 Total 42.584 2002 43.397 2003 44.769 2004 54.027

em US$ milhões 2005 2006 65.418 97.715

108 36 58 245 65 74 Agricultura, Pecuária e Serviços Relacionados 4 1 1 1 Silvicultura, Exploração Florestal e Serviços Relacionados 0 0 Pesca, Aquicultura e Serviços Relacionados 1.556 78 182 566 2.808 2.319 Extração de Petróleo e Serviços Relacionados 0 14 228 549 Extração de Minerais Metálicos 3 4 4 0 1 1 Extração de Minerais Não-Metálicos 119 129 209 211 512 469 Fabricação de Produtos Alimentícios e Bebidas 186 17 21 19 21 20 Fabricação de Produtos do Fumo 36 24 37 38 52 439 Fabricação de Produtos Têxteis 0 2 3 3 3 5 Confecção de Artigos do Vestuário e Acessórios 2 2 2 4 6 7 Preparação de Couros e Fabricação de Artefatos de Couro, Artigos de Viagem e Calçados 17 20 20 20 18 Fabricação de Produtos de Madeira 123 17 19 8 16 10 Fabricação de Celulose, Papel e Produtos de Papel 0 0 0 3 29 4 Edição, Impressão e Reprodução de Gravações 205 Fabricação de Coque, Refino de Petróleo, Elaboração de Combustíveis Nucleares e Produção 626 de Álcool 228 26 16 30 51 62 51 Fabricação de Produtos Químicos 52 548 143 186 236 784 Fabricação de Artigos de Borracha e Plástico 440 270 23 18 23 24 Fabricação de Produtos de Minerais Não-Metálicos 6 6 6 8 7 190 Metalurgia Básica 118 145 152 468 478 668 Fabricação de Produtos de Metal - Exceto Máquinas e Equipamentos 111 101 104 94 153 286 Fabricação de Máquinas e Equipamentos 1 1 Fabricação de Máquinas Para Escritório e Equipamentos de Informática 131 79 119 59 83 50 Fabricação de Máquinas, Aparelhos e Materiais Elétricos 3 22 16 6 14 9 Fabricação de Material Eletrônico e de Aparelhos e Equipamentos de Comunicações 0 0 Para Automação 0 0 2Cronômetros e Relógios Fabricação de Equipamentos de Instrumentação Médico-Hopitalares, Instrumentos de Precisão e Ópticos, Equipamentos Insdustrial, 159 109 81 67 51 62 Fabricação e Montagem de Veículos Automotores, Reboques e Carrocerias 34 2 2 3 41 47 Fabricação de Outros Equipamentos de Transporte 0 0 0 0 0 Fabricação de Móveis e Indústrias Diversas 0 4 Reciclagem 33 129 20 20 17 24 Eletricidade, Gás e Água Quente 1 1 7 Captação, Tratamento e Distribuição de Água 1.229 1.504 695 544 568 1.088 Construção 32 15 19 80 38 53 Comércio e Reparação de Veículos Automotores e Motocicletas; e Comércio a Varejo de Combustíveis 1.724 1.806 1.868 2.235 2.871 2.734 Comércio Por Atacado e Representantes Comerciais e Agentes do Comércio 30 25 21 27 28 31 Comércio Varejista e Reparação de Objetos Pessoais e domésticos 10 7 14 14 18 14 Alojamento e Alimentação 9 5 7 70 77 17 Transporte Terrestre 164 162 117 151 170 42 Transporte Aquaviário 10 9 10 17 18 23 Transporte Aéreo 102 11 20 16 11 21 Atividades Anexas e Auxiliares do Transporte e Agências de Viagem 32 67 53 165 200 51 Correio e Telecomunicações 13.171 15.083 13.856 15.137 17.234 20.517 Intermediação Financeira 30 45 22 17 21 14 Seguros e Previdência Complementar 7.536 8.469 8.477 12.887 14.898 16.498 Atividades Auxiliares da Intermediação Financeira, Seguros e Previdência Complementar 110 120 110 110 140 189 Atividades Imobiliárias 4 0 2 4 Aluguel de Veículos, Máquinas e Equipamentos sem Condutores ou Operadores e de Objetos Pessoais e domésticos 85 59 34 36 41 49 Atividades de Informática e Serviços Relacionados 18 5 27 8 2 1 Pesquisa e Desenvolvimento 14.306 13.945 17.811 20.013 23.639 50.630 Serviços Prestados Principalmente As Empresas 2 1 1 2 3 4 Educação 0 0 0 0 0 0 Saúde e Serviços Sociais 12 12 12 13 13 Limpeza Urbana e Esgoto e Atividades Relacionadas 58 46 84 114 127 120 Atividades Associativas 35 32 42 43 45 30 Atividades Recreativas, Culturais e Desportivas
Fonte: Declarações do CBE (Capitais Brasileiros no Exterior)

115

Discriminação

2007

2008

2009

2010

2011

Total

111 339

113 755

132 413

169 066

192 933

Agricultura, pecuária e extrativa mineral Extração de minerais metálicos Extração de petróleo e gás natural Agricultura, pecuária e serviços relacionados Atividades de apoio à extração de minerais Extração de minerais não-metálicos Demais

38 106 36 382 1 431 88 11 189 5

35 467 33 897 1 324 89 3 144 11

41 855 39 947 1 721 126 3 56 1

52 813 46 266 6 323 135 25 59 4

67 145 51 467 14 686 802 126 59 5

Indústria Metalurgia Produtos alimentícios Produtos minerais não-metálicos Veículos automotores, reboques e carrocerias Produtos de borracha e de material plástico Máquinas e equipamentos Produtos têxteis Produtos químicos Produtos diversos Produtos de metal Outros equipamentos de transporte Preparação de couro e fabric. de artefatos de couro e calçados Produtos farmoquímicos e farmacêuticos Outras indústrias

4 731 717 1 464 1 063 341 188 141 265 56 58 197 4 10 0 228

6 228 750 2 411 1 225 560 402 154 196 37 81 132 30 18 23 210

8 823 1 493 3 352 1 756 569 439 253 250 51 108 157 92 34 39 230

14 936 2 898 5 557 3 851 646 461 322 406 95 180 178 129 40 61 111

9 379 2 481 2 407 1 799 606 476 348 329 207 173 141 138 64 64 145

Serviços Serviços financeiros e atividades auxiliares Serviços de escritório e outros serviços prestados à empresas Atividades profissionais, científicas e técnicas Ativ.s de sedes de empresas e de consult. em gestão de empresas Comércio, exceto veículos Serviços pessoais Obras de infra-estrutura Atividades imobiliárias Alimentação Aluguéis não-imobiliários e gestão de ativos intangíveis Construção de edifícios Atividades de organizações associativas Serviços de tecnologia da informação Transporte Seguros, resseguros, prev. complementar e planos de saúde Telecomunicações Eletricidade, gás e outras utilidades Atividades artísticas, criativas e de espetáculos Pesquisa e desenvolvimento científico Outros serviços

68 501 43 179 7 516 6 617 4 436 2 812 1 007 518 307 5 63 152 122 101 27 158 150 876 60 6 389

72 060 40 186 9 338 9 421 7 382 1 738 1 031 350 413 11 116 159 127 207 134 135 145 918 61 1 187

81 736 51 397 8 277 8 611 7 043 1 823 1 069 669 448 6 167 169 201 98 153 212 101 972 61 1 258

101 317 64 612 9 634 10 909 7 327 3 049 1 239 822 1 248 20 197 70 288 91 201 185 52 984 70 23 295

116 408 72 500 12 838 12 449 8 873 3 566 1 377 1 267 1 103 359 323 300 257 213 187 186 106 103 70 59 272

116