You are on page 1of 8

REVISIÓN

503

R e v. Soc. Esp. Dolor 8: 503-510, 2001

Dolor crónico: intervención terapéutica desde la psicología
C. J. van-der Hofstadt* y M. J. Quiles**

van-der Hofstadt CJ and Quiles MJ. Chronic pain: therapeutic intervention based on psychology. Rev

Soc Esp Dolor 2001; 8: 503-510.

SUMMARY
Objective: This paper reviews all the main contributions of psychology to the management of chronic pain. This is considered as the result of the interrelationship between sensitive, cognitive and affective factors. Method: The most significant studies have been reviewed on the psychological interventions aimed to reduce or eliminate pain in chronic patients. Results: T h ree main approaches of the problem are considere d : — F rom the physiological point of view, with therapies such as training on relaxing techniques and biofeedback, aimed to control the physiological factors underlying the genesis of the disord e r. — F rom the perspective of the operative conditioning, based on the principles of the learning with the same name, which is mainly aimed to eliminate pain behaviors and substitute them by better adapted ones.

—The cognitive-behavioral approach, that modifies the a ffective and cognitive factors of the response to pain, using the stress inoculation technique. This paper describes each of the above techniques and analyzes the underlying mechanisms that explain the results. In addition, the need to perf o rm an appropriate previous assessment is emphasized in order to identify the behaviors that need to be modified and the variables that c o n t rol their occurre n c e . Finally, other contributions of psychotherapy, support therapy and, in particular, hypnosis, are considered, with i n c reasingly effective interventions. Conclusions: It is concluded that all the interventions have some deg ree of effectiveness and that the election of the most appropriate therapy must be based on the individual assessment of each patient. In addition, the need to continue the re s e a rch and to consider multidisciplinary interventions is c o n s i d e red in order to address the problem of chro n i c pain. Throughout the paper, the usefulness of the management of chronic pain is reminded, stressing the role that psychology can play at diff e rent levels. © 2001 Sociedad Española del Dolor. Published by Arán Ediciones, S.A. Key words: C h ronic pain. Psychological therapy.

RESUMEN
Objetivo: En este trabajo se presenta una revisión de las principales aportaciones realizadas desde la psicología al tratamiento del dolor crónico. Éste es considerado el producto de la interacción de componentes sensoriales, cognitivos y afectivos. Método: Se han revisado los trabajos más significativos sobre las intervenciones psicológicas dirigidas a reducir o eliminar el dolor en los pacientes crónicos. Resultados: Se consideran tres aproximaciones fundamentales al p ro b l e m a :

*Psicólogo clínico Hospital Vega Baja Unidad de Salud Mental de Almoradí. Consellería de Sanidad. Generalitat Valenciana. Profesor asociado. Departamento de Psicología de la Salud. Director del Centro de Psicología A p l i c a d a . Universidad Miguel Hernández. Elche, A l i c a n t e **Psicólogo clínico Centro de Psicología Aplicada. Universidad Miguel Hernández P r o f e s o r-tutor de la UNED Centro Asociado de Elche. A l i c a n t e Recibido: 1 9 - 0 1 - 0 1 . Aceptado: 1 5 - 0 3 - 0 1 .

Palabras clave: Dolor crónico. con intervenciones cada vez más eficaces. los pensamientos estresantes pueden conducir al dolor en las partes del cuerpo que son vulnerables.º 7. TÉCNICAS DE TRATAMIENTO PSICOLÓGICO D E LD O L O R 4.6). con tratamientos como el entrenamiento en relajación y el biofeedback. Publicado por Arán Ediciones. la terapia de apoyo y especialmente desde la hipnosis. utilizando la técnica de la inoculación de estrés. El interés por la contribución de los factores psicológicos a la experiencia dolorosa ha traído consigo el desarrollo y la aplicación de múltiples técnicas. basada en los principios del aprendizaje del mismo nombre. 9). El dolor es un fenómeno complejo resultante de la interacción de componentes sensoriales. 1. INTRODUCCIÓN El dolor es una de las causas de incapacidad más frecuentes y una de las razones que con mayor asiduidad llevan al individuo a buscar cuidados médicos (1-4). © 2001 Sociedad Española del Dolor. aunque cada vez es más evidente que el camino hacia el análisis y solución del problema pasa por la asunción del modelo biopsicosocial. A lo largo de todo el trabajo se pone de manifiesto la utilidad del tratamiento del dolor crónico. que se orienta fundamentalmente a eliminar las conductas de d o l o r. N. Por tanto. sí que la hay al considerar que el problema del dolor debe ser abordado desde una perspectiva multidimensional (3. S.1. Entre los numerosos factores psicológicos que pueden afectar al dolor destacan (7): —Los pensamientos y emociones pueden influir directamente sobre las respuestas fisiológicas. Hipnosis 7. especialmente en el caso del dolor crónico. Psicoterapia 7. siendo característica común de las diferentes aproximaciones la consideración del dolor como un trastorno multideterminado (1. VAN-DER HOFSTA D T y M. Soc.5. del Dolor. c u y o objetivo es el control de los factores fisiológicos que subyacen en la génesis del trastorn o . con unos costes económicos y en términos de sufrimiento humano altamente elevados. así por ejemplo. procediendo a una breve justificación teórica y descripción de los mismos. el dolor crónico puede ser debido a la nociocepción. APROXIMACIONES DESDE LA PSICOLOGÍA AL P R O B L E M AD E LD O L O R 3. 2. QUILES R e v. Asimismo se considera la necesidad de continuar la investigación y de considerar las intervenciones multidisciplinares para abordar el problema del dolor crónico. TÉCNICAS DESDE LA APROXIMACIÓN COGNITIVO-CONDUCTUAL 7. —Los factores psicológicos afectan también al enfrentamiento del dolor.2. analizando los mecanismos subyacentes que explican los resultados. —Y la orientación cognitivo-conductual. sustituyéndolas por otras más adaptadas. o las interacciones con otras personas que pueden reforzarlo. —La perspectiva del condicionamiento operante.1. Vol. hasta hace relativamente poco tiempo no se ha desarrollado suficiente investigación.A. Asimismo. Terapia de apoyo 8. Tratamiento psicológico. CONCLUSIONES . con aspectos como los sentimientos de indefensión que pueden incrementar el d o l o r. a causas psicológicas o a fenómenos puramente conductuales basados en el aprendizaje. Por último. TÉCNICAS DESDE LA APROXIMACIÓN DEL ÁREA DE LO FISIOLÓGICO 4. Esp. ÍNDICE 1. Octubre-Noviembre 2001 —Desde el área de lo fisiológico. cognitivos y afectivos. Constituye un tema central en las ciencias de la salud contemporáneas.3. J. destacando el papel que la psicología puede desempeñar a distintos niveles. TÉCNICAS DESDE LAAPROXIMACIÓN DEL CO 6. 8. En este trabajo se presenta una revisión de los principales métodos y técnicas utilizados desde la psicología para el abordaje del dolor crónico.504 C. Conclusiones: Se concluye que todas las intervenciones presentan algún tipo de eficacia y que la elección del tratamiento más adecuado se ha de basar en la evaluación individual de cada paciente. que modifica los factores afectivos y cognitivos de la respuesta de dolor. Relajación 5. abogando por la conveniencia y necesidad de las intervenciones mutidisciplinares de los problemas de salud. Pese a ello. OTRAS TÉCNICAS Y T E R A P I A S 7. se enfatiza la necesidad de re a l i z a r una adecuada evaluación previa para identificar las conductas que necesitan ser modificadas y las variables que cont rolan su ocurrencia. En este trabajo se describe cada una de las técnicas. 8. J. se consideran otras aportaciones desde la psicoterapia. Nuestro objetivo fundamental es difundir entre el colectivo sanitario los diferentes tipos de intervención terapéutica que se pueden realizar desde la psicología. Aunque no hay unanimidad en los resultados de las diferentes líneas de investigación. INTRODUCCIÓN 2.

El primer argumento resulta meramente fisiológico. desarrollándose un círculo vicioso de t e n s i ó n d o l o r-tensión. en caso de cronificarse. b) desde el condicionamiento operante (CO). la aproximación cognitivo-conductual considera la forma en que los pacientes construyen su mundo y atribuyen significado a sus eventos. Desde el enfoque operante se pretenden modificar las consecuencias positivas que obtiene el paciente con la conducta de dolor (como la atención de sus familiares) y resolver los problemas derivados del exceso de incapacidad y las expresiones de sufrimiento del sujeto. Otra razón que justifica el uso de estas técnicas es el hecho de que la concentración en las tareas de relajación hace que el paciente focalice su atención en éstas. Las tres aportaciones fundamentales provienen (Tabla I): a) desde el área de lo fisiológico. y c) desde la perspectiva cognitivoconductual. tamientos que necesitan ser modificados y las variables ambientales y/o del organismo que controlan su ocurrencia. APROXIMACIONES DESDE LA P S I C O L O G Í AA L PROBLEMA DEL DOLOR Se han realizado desde diversos enfoques. mientras que el segundo supone un primer escalón al abordaje cognitivo. 13). excepto en los de diseño basado estrictamente en el CO. contribuyendo a incrementar la percepción de competencia y de dominio personal del paciente. desde la entrevista conductual hasta escalas y cuestionarios.1. Relajación Se incluye en la práctica totalidad de los programas de intervención. puede por sí misma aumentar el dolor. 9. El objetivo es identificar los compor- . 5. Así. El lector interesado puede acudir a abundantes referencias sobre evaluación psicológica en general y del dolor crónico en particular (1. Las técnicas de relajación tienen por objetivo interrumpir el círculo vicioso y reemplazarlo por una rea cción incompatible con la situación de tensión (9). resultando beneficioso para el sujeto. El supuesto básico es que la tensión muscular juega un papel destacado en algunos síndromes dolorosos. TÉCNICAS DE TRATAMIENTO PSICOLÓGICO DEL DOLOR El tratamiento del dolor se debe fundamentar en un completo proceso de evaluación conductual sobre los tres sistemas de respuesta: a) conducta motora externa. TÉCNICAS DESDE LAAPROXIMACIÓN DEL ÁREA DE LO FISIOLÓGICO 4. —A u t o c o n t rol fisiológico: la relajación produce en el sujeto un cierto sentido de control sobre el funcionamiento fisiológico. b) conducta cognitivo-verbal. Para ello se han desarrollado diferentes técnicas y estrategias. 12. APROXIMACIONES A L ESTUDIO DEL DOLOR DESDE LA P S I C O L O G Í A Orientación Fisiológico Objetivo —Control de los factores fisiológicos que subyacen en la génesis del trastorno Técnicas Relajación Biofeedback Condicionamiento —Eliminar las conductas de dolor operante —Promover conductas adaptadas incompatibles con las de dolor —Generalización en el ambiente natural del paciente Cognitivoconductual —Modificar los factores afectivos y cognitivos relacionados con la experiencia de dolor Extinción Refuerzo Inoculación de estrés 3. lo que contribuirá a incrementar la tensión. lo que lo hace incompatible con la atención a la experiencia del dolor. 11). 2. Por su parte. que difieren tanto en el objetivo del tratamiento como en las técnicas aplicadas (1. 7. pasando por la autoobservación y los registros fisiológicos. este procedimiento se sigue recomendando debido a su comprobada utilidad clínica (8. y así sucesivamente. y c) conducta fisiológica (1). al disminuir los niveles de ansiedad del paciente. 8-10). también se disminuirá la sensación dolorosa. Esto supone que ante una lesión dolorosa se produce una respuesta de tensión muscular en la zona afectada que. 4. 4. Otros supuestos teóricos que contribuyen a explicar la efectividad de las técnicas de relajación son: —Relación entre ansiedad y dolor: si la ansiedad potencia la percepción del dolor. aunque excesivamente simplista. Si bien no terminan de quedar claros los mecanismos subyacentes. en el tratamiento se incluyen los aspectos afectivos y cognitivos de la experiencia dolorosa. TA B L A I. La primera aproximación se dirige a romper el c i rcuito dolor-tensión-dolor y reemplazarlo por una reacción incompatible con la situación de tensión mediante técnicas de autocontrol fisiológico.DOLOR CRÓNICO: INTERVENCIÓN T E R A P É U T I C A DESDE LA P S I C O L O G Í A 505 2.

El entrenamiento en relajación se ha aplicado en casi todos los síndromes dolorosos. Esp. mecánicos y/o electrónicos (26). dismenorrea. Las habilidades adquiridas durante el periodo de entrenamiento pueden ser generalizadas al ambiente natural del paciente. 26. que operan a través de la retroalimentación constante que recibe el sujeto sobre la función que se desea someter a control voluntario. 2. directa. 29). 13. al tiempo que el sujeto es capaz de concentrar su atención sobre esas sensaciones. cualquier otra puede ser válida siempre que se adecúe a las características del paciente (18. Los resultados de los diferentes estudios confirman su efectividad en el tratamiento del dolor. Entre los diferentes procedimientos utilizados para el aprendizaje de la relajación. no queda claro si se debe a los mecanismos que supuestamente deberían de actuar o está más relacionada con los que se han venido a denominar f a c t o res inespecíficos del biofeedback ( Tabla II) . el sujeto será capaz de reconocer algunos factores situacionales que están relacionados con la aparición de respuestas inadecuadas y que en el futuro podrá controlar. Octubre-Noviembre 2001 — P roblemas de sueño: la relajación puede contribuir a mejorar las frecuentes alteraciones del sueño que padecen los sujetos con dolor crónico. Sus aplicaciones en el ámbito del dolor crónico se refieren fundamentalmente a la modificación de la tensión muscular y los beneficios potenciales sobre las alteraciones del flujo sanguíneo. se trata de técnicas de autocontrol de las respuestas fisiológicas. artritis. QUILES R e v. recomendaríamos cualquiera de las variantes de la relajación progresiva de Jacobson (9. colitis ulcerosa (20.506 C. J. Su utilidad terapéutica frente a los problemas de dolor reside en los supuestos siguientes (8): 1. 4. 22-25). lo que no permite analizar la efectividad de cada estrategia por separado. como dolor de espalda. aunque ante dificultades en la aplicación de estas técnicas. 14-17). generalmente por medio de electrodos en contacto con la piel situada por encima del músculo (26. Así pues. Biofeedback Por biofeedback se entiende un conjunto de procedimientos cuyo objetivo común es posibilitar que a partir de la información relativa a la variable fisiológica de interés. aunque el dolor más habitualmente tratado mediante la utilización de técnicas de biofeedback EMG ha sido el dolor de cabeza (22. Las variables psicofisiológicas implicadas en la etiología del dolor son conocidas y se las puede someter a control voluntario. al tiempo que el sujeto intenta concentrar su atención sobre las sensaciones que experimenta en los diferentes grupos musculares conforme va realizando los ejercicios. 16). Soc.1. La práctica continuada permite diferenciar entre las sensaciones de tensión y distensión y relajar los músculos de forma voluntaria. El tipo de biofeedback más utilizado para hacer frente a los problemas de dolor es el electromiograma (EMG). proporcionada al individuo de forma inmediata. FA C TORES INESPECÍFICOS DE B I O F EE D B A C K (MODIFICADO DE 1) Sentimiento de control que la técnica confiere al paciente Posibilidad de que el biofeedback facilite una respuesta de relajación general en el sujeto Efecto placebo que podría darse en el tratamiento mediante técnicas de biofeedback Personalidad de paciente y terapeuta y tipo de relación entre ambos . 28. J. El control de la respuesta se consigue con la información que se facilita del órgano relevante. cuyo número se va reduciendo progresivamente. precisa y constante que el sujeto recibe sobre la variable fisiológica de interés (27). que recoge información sobre los cambios eléctricos de la musculatura estriada. VAN-DER HOFSTA D T y M. En las intervenciones terapéuticas casi siempre se combina la relajación con otras técnicas (8. constante y precisa. 23. 8. 3.º 7. 21) aunque ha sido en las cefaleas donde se ha utilizado con mayor asiduidad ya que reduce los índices clínicos (frecuencia y severidad) comparados con los niveles previos de línea base (16. Existen algunos síndromes de dolor crónico que están producidos por trastornos psicofisiológicos (por ejemplo. 27). Las áreas de aplicación son variadas. 19). N. Los resultados en general son positivos en el sentido que se aprecia una mejoría en un porcentaje significativo de pacientes tanto si se utiliza como una técnica específica de dolor o como una estrategia de autocontrol fisiológico general. la tensión en las cefaleas tensionales). Los procedimientos de relajación tipo Jacobson consisten básicamente en la práctica regular y programada de una serie de ejercicios de contracción y distensión de diferentes bloques musculares. 4. Vol. sin e m b a rgo ésta parece ser inferior a la obtenida con las técnicas de relajación. sin precisar la mediación de instrumentos químicos. del Dolor. puntual. dolor del miembro fantasma. éste pueda terminar consiguiendo la modificación de sus valores de forma voluntaria. TA B L A I I .1. El elemento clave e imprescindible del proceso es la información (feed back). Por otra parte. Através del entrenamiento con biofeedback. 5.

Algunas de las mejoras logradas en el ámbito del dolor crónico con esta técnica. pueden ser atribuidas a la sugestión.DOLOR CRÓNICO: INTERVENCIÓN T E R A P É U T I C A DESDE LA P S I C O L O G Í A 507 En general. entre otros. La eficacia de las intervenciones por aplicación del CO puede estar mediada por otros aspectos implícitos del tratamiento. objetivo de la terapia. 4. tales como: 1. los sujetos incluidos en estos tratamientos son seleccionados de acuerdo a los criterios expuestos en la Tabla III. los que no comprenden los principios de la terapia o aquéllos que presentan trastornos neuróticos y psicóticos. aportando la impresión de que puede hacerse algo con ese dolor que anteriormente parecía no tener solución. La inclusión de otros aspectos como son el counselling o la terapia ocupacional. En general. el decremento del dolor per se no es el objetivo principal de estos métodos de intervención.C O N D U C T U A L Su objetivo es modificar los aspectos evaluativos y atencionales de la percepción del dolor. Por este motivo. Por tanto. y por tanto. ya que el hecho de que algunos pacientes sean 1. Aunque es habitual que muchos pacientes informen de una reducción del mismo tras la aplicación de estas técnicas. sino mejorar la funcionalidad del paciente. no siendo admitidos a tratamiento. Las técnicas de CO se basan en los principios del aprendizaje del mismo nombre. que pasa a ser considerado un problema complejo y multidimensional. lesiones extremadamente importantes o toman una medicación que dificulta su capacidad de concentración y atención. su motivación. Habitualmente se realiza una selección de los candidatos a ser sometidos a terapias cognitivo-conductuales. teniendo en cuenta que su objetivo no es incidir directamente en la nociocepción ni en la percepción del dolor. El sentimiento de que el paciente puede contribuir a mejorar su problemática. Queda por clarificar si es útil para todo síndrome doloroso y para cualquier paciente. Se pueden controlar los estímulos reforzantes y hacerlos contingentes a las conductas deseadas. 3. TA B L A I I I . capaces de controlar las conductas de dolor. Los allegados del paciente están dispuestos a ayudar y colaborar activamente en el tratamiento. En este contexto. 3. no significa que todos puedan. El dolor debe ser de 4 a 6 meses de duración. pueden ser condicionados y aprendidos si son reforzados por el ambiente (1). reduciendo su incapacidad (2). 2. TÉCNICAS DESDE LA A P R O X I M A C I Ó N C O G N I T I VO . dotando al paciente de estrategias que le permitan reducir su intensidad y aversividad. se acepta que el b i o f e e d b a c k p u e d e servir de ayuda terapéutica en el marco de un tratamiento más global y raramente como tratamiento esencial. los pacientes que no cooperan en el tratamiento o asumen una actitud excesivamente pasiva. 2. Las conductas de dolor que muestre el paciente deben ser mayormente del tipo operante. de manera que sus actividades conductuales y cognitivas resulten mínimamente alteradas. 4. . y d) la implicación de todos los miembros de la familia en el refuerzo de la actividad física pero no de la incapacidad. a las expectativas y al incremento en el sentido del control por parte del paciente (30). que predicen un a umento de la probabilidad de una respuesta al ser seguida por un reforzador o consecuencia positiva (31). así como la extinción de las mismas y el refuerzo de los comportamientos que se desea potenciar (31). es importante tener en cuenta la racionalidad de la técnica a la hora de aplicarla a cualquier caso particular (1). La decisión de implicarse directamente en la consecución de los objetivos. CRITERIOS DE SELECCIÓN DE LOS S U J E TOS QUE PARTICIPAN EN PROGRAMAS BASADOS EN EL CO (8) 5. Habitualmente utilizan el refuerzo de comportamientos incompatibles con la conducta que se pretende eliminar. los trabajos realizados confirman la efectividad del tratamiento. Por ello. La modificación del concepto de dolor. El programa de tratamiento de CO para disminuir la incapacidad incluye: a) el apoyo del médico. incrementa sus expectativas de autoeficacia. los procedimientos operantes están encaminados a reducir la discapacidad asociada a los problemas de dolor. las técnicas operantes empleadas en los tratamientos parten de la hipótesis de que las conductas de dolor de los pacientes están influidas de forma sistemática por el refuerzo social. c) el incremento de la actividad física. Desde este enfoque se considera que las conductas de dolor son comportamientos. 6. y como tales. TÉCNICAS DESDE LA A P R O X I M A C I Ó N DEL CO Casi cualquier programa de tratamiento recoge en todo o en parte la filosofía del CO. b) la interrupción de toda medicación innecesaria.

Resulta muy recomendable para los sujetos que presentan una problemática psicológica profunda relacionada con el dolor. aunque sea con ayuda. Esta técnica. Por tanto. Parece que se van convirtiendo en técnicas con mayor efectividad. eso puede ser utilizado para contraatacar la experiencia de dolor. etc. de imaginar una experiencia particular de forma vívida. Fase educacional o de conceptualización. Se suele comenzar por ro l e . Hipnosis Utiliza la vivencia subjetiva del paciente para distraerlo de su concentración en el dolor. probablemente más que las técnicas de relajación y b i o f e e d b a c k y que los tratamientos operan- tes. dado que permiten abordar las tres dimensiones independientes de la experiencia dolorosa (sensorialdiscriminativa. y cada vez resulta más generalizado su uso en programas donde se combinan diferentes técnicas de tratamiento (4. 32. 33). 16. se dirige a modificar los aspectos cognitivos-evaluativos del dolor. entrenamiento en respiración profunda y relajación. del Dolor. también se emplean las verbalizaciones en voz alta. el entrenamiento en relajación afecta fundamentalmente al componente sensorial del dolor. 33). podré conseguirlo también otras veces”).1.). Soc. y ésta parece indicar que sólo la psicoterapia dinámica breve puede ser provechosa (8). OTRAS TÉCNICAS Y TERAPIAS 7.º 7. y d) seguimiento. que son: a) fase educacional o de conceptualización. N. b) fase de adquisición y entrenamiento de habilidades específicas. Si el paciente es capaz. incidirían principalmente sobre las dimensiones afectivas y cognitivas (34). J. eso no ayuda nada”). Esp. se necesita más investigación que avale su eficacia y efectividad (41). La eficacia de la técnica también se atribuye al sentido de control sobre el dolor que confiere a los pacientes. Psicoterapia Se trata de que el paciente elabore su conflicto psicológico por medio de una dinámica analítica. sólo de hacerlo soportable”). Consta de tres fases. . frente a los sentimientos de pasividad e indefensión que surgen con el tratamiento tradicional. — Dimensión emocional-afectiva: técnicas centradas en el control de la atención y empleo de la imaginación. mientras que las estrategias cognitivas (como las imágenes mentales incompatibles con el dolor).p l a y i n g y entrenamiento en imaginación. se emplean diferentes técnicas: — Dimensión sensorial-discriminativa: se utilizan estrategias para incrementar la respuesta de relajación del sujeto (técnicas de b i o f e e d b a c k . y d) a u t o rrefuerzo por el control (“muy bien. 8. c) manejo de los s e n t i m i e n t o s y respuestas emocionales (“no debo tratar de eliminar el dolor. este tipo de aproximaciones resultan de poca o ninguna utilidad en este contexto. Fase de aplicación práctica. ya sea individual o de grupo (3). Existe muy poca investigación con relación a la eficacia de estas orientaciones en el tratamiento del dol o r. por medio del uso de metáforas (40). J. puede afirmarse que las técnicas congitivo-conductuales son efectivas en el tratamiento del dolor. 9. 2 . En general. E l objetivo es explicar al paciente en qué consiste el dolor y aclarar el papel determinante de la conceptualización que se haga del mismo. VAN-DER HOFSTA D T y M.508 C. 7. 13. a través de cuatro pasos que son: a) p reparación para la aparición de la estimulación pasiva antes que sea muy intensa (“no debo preocuparme. Consiste en llevar a cabo las diferentes técnicas aprendidas en situaciones que se vayan pareciendo más a las condiciones ordinarias en las que se presenta el problema. ésta depende de la imaginación del paciente y de la habilidad del clínico para evocar o sacar provecho de esa imaginación (2). 3. En la inoculación de estrés. sin olvidar los componentes motivacionales y sensoriales (2). pese a los avances que se vienen realizando en los últimos tiempos. Vol. Fase de adquisición y entrenamiento de habili dades específicas. — Dimensión cognitivo-evaluativa: p r i n c i p a l m e nte autoverbalizaciones. c) intervención.2. b) evaluación (análisis funcional de conducta). 1. 7. Es una estrategia muy utilizada. por lo que se podrá producir un cambio exitoso (1). La Tabla IV muestra los métodos más habituales de aplicación de las terapias hipnóticas dirigidas al control del dolor. b) e n f rentamiento y control de la estimulación intensa (“debo relajarme y respirar profundamente”). motivacional-afectiva y cognitivoevaluativa). En cualquier caso. y c) fase de puesta en práctica (2. En función de las distintas dimensiones del dolor. Inicialmente. El tipo de intervención más utilizado desde la aproximación cognitivo-conductual es el denominado entrenamiento en inoculación de estrés (32. QUILES R e v. Octubre-Noviembre 2001 Un programa de tratamiento cognitivo-conductual suele ser perfilado en cuatro fases interrelacionadas: a) selección en base a unos criterios previos. También se emplea para delimitar la línea base de las conductas objeto de la evaluación conductual. De cualquier modo. 35-39).

39). 1991. El médico también interviene. desconsiderada por parte de “los otros” profesionales de la salud. 7. 27-48. lo que puede proporcionar una oportunidad al paciente para que continúe experimentando las sensaciones asociadas al dolor. Madrid: Alhambra. como si estuviese soñando de manera vívid a. En: Mayor J. que siempre deberá valorarse caso a caso y no de forma global. en ocasiones. puede resultar más conveniente la utilización de una u otra técnica. Así. Manual de modificación de conducta. Un acercamiento interdisciplinar a la comprensión y tratamiento del dolor parece lo indicado. que el área afectada se está volviendo insensible. van-der Hofstadt Román Centro de Psicología A p l i c a d a Universidad Miguel Hernández Campus de Elche. den formar parte del entrenamiento en inoculación de estrés o bien utilizarse de forma aislada. Es necesario destacar la importancia de una adecuada evaluación para. la intervención ante problemas de dolor crónico pasa por la aplicación de paquetes integrados de tratamiento donde se incluya la información. 37. 523-56.658. un aspecto prioritario a considerar y fomentar. Labrador FJ. con el fin de que sea capaz de tolerar alguna otra sensación persistente en la zona afectada sin sufrir por ello. s/n. en un primer momento. Vallejo MA. . a una zona no corporal. CORRESPONDENCIA: Carlos J. disminuyendo. Manual de psicología clínica aplicada.: 966. por ejemplo. menos dolorosa. Elche (Alicante) Tel.es 8. Este parece ser el camino correcto para contribuir a paliar este problema (4. lo que provoca la desaparición gradual del dolor. a partir de ella. Este es un requisito fundamental y necesario para poder evaluar su efectividad.3. Los diferentes tratamientos psicológicos que se han presentado resultan eficaces en distinto grado. Posiblemente. la relajación y el biofeedback pue- BIBLIOGRAFÍA 1. Lo que pone de manifiesto la necesidad de abordar desde un enfoque multidisciplinar muchos de los problemas tradicionalmente médicos. con el objetivo de dar a conocer las diferentes técnicas existentes. esto no supone que los niveles a los que se ha llegado no sean importantes. aunque en una zona menos vulnerable y sensible. 1986. En cualquier caso. entre los que se incluye el dolor. 2. pese a que se están obteniendo importantes avances en este sentido. incluso.610 e-mail: cjvander@umh. Disociación de la consciencia El paciente aprende a contemplarse a sí mismo en otra época. también desde la psicología. En: Buela-Casal G y Caballo V. Si de su desarrollo se deduce que no existe ningún tratamiento que asegure un resultado totalmente positivo.DOLOR CRÓNICO: INTERVENCIÓN T E R A P É U T I C A DESDE LA P S I C O L O G Í A 509 TA B L A I V. así como sus ventajas y limitaciones. Edificio la Galia Paseo de la Estación. potenciar y mantener la investigación resulta. CONCLUSIONES En este trabajo se han intentado revisar las distintas posibilidades que existen actualmente desde la psicología para afrontar el problema del dolor crónico. Evaluación y tratamiento conductual del dolor crónico. Labrador FJ. en función de una serie de variables complejas que de momento no están claramente identificadas. Cambio en la sensación dolor osa El paciente aprende a plantearse la sensación de dolor de forma diferente. Sustitución o cambio del lugar del dolor Se cambia el dolor a otra área del cuerpo o. en función de las características de cada caso. Dolor crónico. lugar o estado. Terapia de apoyo Se pretende que el paciente exteriorice sus problemas para lo que el terapeuta proporcionará un clima de confianza. pues el resultado de programas conjuntos de tratamiento será más beneficioso que la aplicación de tratamientos independientes de forma descoordinada y muchas veces desconocida e incluso. APLICACIONES DE LAS T É C N I C A S HIPNÓTICAS A L C O N T R O L D E L DOLOR (7) Analgesia o anestesia en el paciente Se sugiere que la percepción del dolor está cambiando. seleccionar el tipo de tratamiento que se considere más conveniente según las características del paciente. Madrid: Siglo XXI. 6. De esta circunstancia no se debe interpretar que exista una relación lineal entre el número de técnicas a aplicar y la bondad del tratamiento pues. en el que valorarán de forma conjunta las posibles soluciones a los conflictos. Donker FJS. Por otra parte. se ha comprobado la utilidad de utilizar alguna de las técnicas en diferentes tratamientos. dando una explicación sencilla sobre la naturaleza y expectativas de la enfermedad (3). los tratamientos médicos y las técnicas psicológicas adaptadas a cada caso individual.

Rodríguez-Marín J. Borkovec TD. Madrid: Biblioteca Nueva. Jessup J. En Olivares J. Méndez FX. Tratamiento grupal del dolor menstrual en adolescentes y jóvenes. 20. Hipnoterapia.º 7. 38. 1993. 7. 17:7-20. 1998. Aspectos psicológicos. 33 . et al. Psicología clínica y salud: Aplicación de estrategias de intervención. Madrid: Pirámide. 31: 113-24. Madrid: Siglo XXI. Melzack R. 11: 69-82. Blanchard EB. 22. Técnicas de modificación de conducta. Tratamiento conductual de las cefaleas. 1990. 1991. 101-18. Bernstein DA. et al. Professional Psychology: Research and Practice 1996. 12. 21. ed. 1989. Soc. Self regulation of pain: The use of aplha feedback and hypnotic training for the control of chronic pain. Técnicas de relajación. Madrid: Siglo XXI. Bilbao: DDB. 9. 37 . 46: 452-64. Relaxation and biofeedback. 1987. Efectos del entrenamiento en inoculación de estrés en cefaleas tensionales. Méndez FX. Aplicaciones clínicas de la evaluación y modificación de conducta. 1998. En: Caballo VE. Psychotherapy in Private Practice 1992. Marín V. Bodoky C. Comparison of integrated group therapy and group relaxation training for fibromyalgia. 1983. Burte JM. Rev de Psicol de la Salud 1992. Madrid: Biblioteca Nueva. Relajación y neuroestimulación medular en las lumbocitalgias crónicas. . Madrid: Alhambra. 27: 541-7. Evaluación y tratamiento psicológico en el paciente con dolor crónico. En: Caballo VE. Manual práctico para adultos. En Caballo VE. Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. Quiles MJ. Rev de Psicol Gral y Aplic 1990. La inoculación de estrés. Méndez FX. QUILES R e v. ed. Octubre-Noviembre 2001 3. Madrid: Biblioteca Nueva. Aportaciones de la psicología al tratamiento del dolor crónico: una revisión selectiva. 309-38. Bermejo RM. Incorporation of cognitive behavioral treatment into the medical care of chronic low back patients: A controlled randomized study in German pain treatment centers. Relajación y bio feedback. El biofeedback en el tratamiento de las cefaleas funcionales: revisión teórica y consideraciones prácticas. Buceta JM. Bueno AM. 32 . 1994. Araoz DL. 41 . Nueva York: Springer. Blas J. Psicothema 1993. Barcelona: Martínez Roca. 1991. Perry C. 25. Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. C Med Psicosom 1994. 1998. Barcelona: Martínez Roca. El tratamiento psicológico del dolor crónico. 8: 160-88. 253-78. Labrador FJ. Técnicas de relajación. ed. Control del dolor por medio de la hipnosis. 11. eds. J. Donker FJS. Villamarín F. 23: 527-48. 30 . 18. VAN-DER HOFSTA D T y M. Barcelona: Martínez Roca. Londres: Churchill Livingstone. Gort D. 29. Keel PJ. 1980. Manual de Psicología de la Salud. Teoría y práctica de la relajación. 40 . 1987. 19. 373-400. eds. Dolor agudo y crónico. Groden J. Rull. Madrid: Pirámide. Entrenamiento en relajación progresiva. 13. 8. En: Simón MA. En: Buceta JM. En: Caballo VE. Rev Esp de Terap del Comp 1990. 1998. Textbook of pain. Basler HD. 27. 537-56. 299-327. Condicionamiento operante y tratamiento cognitivo-conductual. 36 . Manual de modificación de conducta. 15. 31 . 17. Barcelona: Martínez Roca. 5: 229-39. Tratamiento psicológico del dolor crónico. 27-78. del Dolor. Esp. Llop MT. 6. Deffenbacher JL. 4: 21-39. niños y educación especial. Vallejo MA. 1991. 179-83. 39 . Anál y Mod de Cond 1997. Olivares J. M. 307-36. 5. 1999. II. VE. Diamond S. En Simón MA. Mayor J. Manual de psicología de la salud. Barcelona: Científico-médica. Soler A. 385-400. Labrador FJ. ed. 1985. El entrenamiento en relajación en el tratamiento de las cefaleas funcionales. Kroner B. En: Caballo VE. Jakle C. ed. 9-37. 26 . Manual de inoculación de estrés. Bakal DA. 34 . Tratamiento conductual de las cefaleas tensionales: Evolución del EMG frontal y relación centre los componentes subjetivos y conductuales del dolor. Méndez FX. eds. 1999. 161-82. Psychotherapy of the chronic pain patient II: Treatment principles and practices. ed. 14: 232-8.510 C. 649-92. Técnicas de relajación y respiración. 18: 6-17. et al. Roca. Andrasik F. Psychological treatment of benign headache disorders. 10. De la Puente ML. 1991. 8. Miró J. Olivares J. Experim Neurol 1975. 1986. Dowd ET. Melzack R. N. Madrid: Siglo XXI. Patient Educ Couns 1997. Vol. El entrenamiento en técnicas de relajación aplicado a los trastornos psicosomáticos. Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. C Med Psicosom 1991. Vila J. Simón MA. Tratamiento del dolor de cabeza crónico. Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. Amuntio A. Técnicas de modificación de conducta. Cruzado JA. 30: 47-54. Laboratorios LIADE. En: Olivares J y Méndez FX. En: Varios. Resultados preliminares de un tratamiento multidimensional del dolor de espalda crónico. Cautela JR. Madrid: Pirámide. Gerhard U. Aportaciones de la psicología al tratamiento del dolor crónico: una revisión selectiva I. García JA. Aplicación de técnicas cognitivo-comportamentales en un caso de dolor crónico. Madrid: UNED. Tratamiento psicológico de las cefaleas: Potenciación de los efectos terapéuticos mediante un acercamiento activo-pasivo. Cuaderno de ejercicios para el entrenamiento autógeno. Manual para el tratamiento cognitivo-conductual de los trastornos psicológicos. En: Macià D. Clinic J Pain 1998. Méndez FX. Vera NM. Gallegos X. 4. Miller L. Miró J. Un enfoque psicológico. 1991. Manual de técnicas de terapia y modificación de conducta. The Psychobiology of chronic headache. Madrid: Siglo XXI. 43: 353-67. 1988. Madrid: Biblioteca Nueva. Barcelona: Martínez 24 . Larroy C. 16. 35 . Labrador FJ.. Métodos operantes. Carrese MA. Madrid: Siglo XXI. 16: 25-32. En: Wall PD. eds. Meinchenbaum D. Bioffedback. Amigo I. ed. Demarbre V. Intervención psicológica: Programas aplicados de tratamiento. Madrid: Siglo XXI. 1989. Philips HC. Díaz MI. 627-54. 23. El dolor crónico. En: Maciá D. 1982 Comeche MI. C Med Psicosom 1991. Técnicas de bioffedback. 28 . C Med Psicosom 1990. Blanchard E. 687-710. J. De la Puente ML. Estudio de casos. Pear JJ. En: Caballo. Olivares J. 14. de la Puente ML. Schultz JH. Penzo W.