You are on page 1of 8

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

Una Lucha del pasado y el presente: las Universidades Centroamericanas. Mainor Andrés Campos Arce 1

Considerando que actualmente en la coyuntura internacional las luchas juveniles y estudiantiles surgen bajo un contexto en el cual la Educación Superior Universitaria debe ser defendida y protegida de la amenaza de la mercantilización y la privatización, que ciertos estados latinoamericanos han aplicado para sus proyectos de Estado, creo fielmente que es necesario que estas temáticas se traten en todos los espacios posibles de nuestras Universidades Publicas Latinoamericanas, y de esta manera empoderarnos de la o las situaciones como defensores del legado Institucional de nuestros países. Es evidente que se avecinan periodos de movilizaciones y protestas, pero sobre todo de defensa de esa educación, que hasta el momento ha sido la encargada de crear la intelectualidad en nuestros pueblos; pero esto debemos saber aprovecharlo y no permitir que todo termine en una sucesión de movilizaciones y discursos, que al final dejen la sensación de no haber logrado nada. Mi propuesta pretende analizar la historia reciente de algunos movimientos estudiantiles en Centroamérica, desde varios puntos de vista, organizativos, movilizaciones, logros y fracasos, esto con la finalidad de comprender dichos acontecimientos en el contexto en que surgen, en ello la historia resulta fundamental para comprender porque estamos aquí y porque hoy se tienen ciertas condiciones particulares en los movimientos estudiantiles de Centroamérica. La importancia no solo radica en poder concienciar y establecer estrategias bajo este marco referencial, pues se debe tomar en cuenta que estas luchas estudiantiles también poseen la capacidad de empoderarse y representan la posibilidad de transformarse en el recurso para el cambio social en Centroamérica.

Para el análisis de los movimientos estudiantiles en Centroamérica consideré pertinente realizarme los siguientes cuestionamientos:
Minor Campos Arce. Bachiller en Enseñanza de los Estudios Sociales. Ex-.Coordinador General del Consejo de Asociaciones Estudiantiles. Ex-Presidente de la Asociación de Estudiantes de Historia de la Universidad Nacional. Federación de Estudiantes de la Universidad Nacional de Costa Rica. FEUNA. Socio Fundante de la Asociación Agenda Ciudadana por la Educación Costa Rica.
1

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

1. ¿Cómo analizar los intereses comunes del movimiento? Es decir, como define este sus objetivos. 2. La Organización. Fundamental para tener capacidad de permanencia y una ruta a seguir. 3. ¿Que formas de movilización asumen? 4. ¿Cuál es la estructura de oportunidad política? Grado de influencia alcanzado. Y a su vez, abordarlos desde tres elementos fundamentales para analizar de una manera profunda y así facilitar la comprensión de sus áreas de acción y los componentes que los definen, los cuales corresponden a: A- Elemento Microsociologico: Individuos que participan. B- Elemento Mesosociologico: Análisis de lo grupal, características de la acción colectiva. C- Elemento Macrosociológico: Sistema político, social y cultural. Bajo estos parámetros ubicare el estudio en dos países centroamericanos, El Salvador y Guatemala, que si bien poseen características distintas en sus contextos y en sus sociedades, han experimentado transformaciones de cambio mediante la acción colectiva de los movimientos estudiantiles de sus universidades públicas. Antecedentes Históricos: La lucha de los diferentes movimientos estudiantiles universitarios es parte de la lucha que a través de la historia han desarrollado los pueblos centroamericanos en contra de aquellas condiciones adversas con las que los gobiernos han tratado de cercenar su derecho a la educación superior de calidad.

Así desde los estudiantes se ha tenido la necesidad de organizarse para la defensa de su condición, y es de esta manera en que nacen los Movimientos Estudiantiles Universitarios, en Guatemala tenemos indicios de formación de un grupo de estudiantes organizado desde 1888 bajo el nombre de Sociedad El Derecho y La Juventud Médica, para el caso de El Salvador es en 1927 que se funda La Asociación General de Estudiantes Universitarios Salvadoreños (AGEUS). Cada uno de estos grupos surge, debido a una problemática que solucionar; en estos países, aparece por conflictos directamente relacionados a las críticas condiciones económicas y políticas de sus naciones, y pasan a integrarse y vincularse a los movimientos sociales nacionales que trataban de generar cambios en su sociedad, esto además estrechamente ligado a sus problemas institucionales. Con este análisis pretendo crear un marco referencial sobre el movimiento estudiantil universitario y poder brindar de esta manera sugerencias, partiendo de los

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

hechos del pasado reciente, para visualizar que hacer ante las luchas que se avecinan por los cambios de comercialización que se vienen dando en la educación superior,. Elemento Microsociologico: Individuos que participan. El Movimiento Estudiantil Guatemalteco, estuvo integrado primeramente desde el antaño colonial por las clases altas de la sociedad, ya que solo estos podían acceder a un sistema educativo superior, para la revolución de 1944 es cuando por primera vez se presenta un cambio en los parámetros de admisión los cuales se diversifican, amplían la población estudiantil y se deja de lado las preferencias burguesistas volviéndose más heterogéneo el conglomerado estudiantil, no obstante rápidamente se vuelve a caer en un letargo que no fomenta el desarrollo pleno de una cobertura inclusiva y diversa. Ideológicamente la composición es difícil de analizar ante faltantes actuales de estudios, no obstante según datos recopilados por Instituto de Investigaciones y Mejoramiento Educativo en 1976 en la Universidad de San Carlos i, señalo que en su mayoría los estudiantes desean un país sin clases sociales, con oportunidad democrática de riqueza y trabajo, y además se muestran totalmente en desacuerdo con el sistema; no obstante ninguno menciona la palabra socialismo posiblemente por la situación represiva de esa coyuntura, en cuanto a la composición etaria de la población estudiantil, para el año de 1990, se registran en los porcentajes de inscripciones de primer ingreso que van de los 15 años a los 24, y se da una ligera ventaja de los estudiantes de genero masculino sobre el femenino. En cuanto al Movimiento Estudiantil en el Salvador no se han realizado estudios que no muestren a cabalidad como estuvo integrado el movimiento, no obstante para la década de 1990 se menciona en un estudio previo que el Movimiento Democrático de Estudiantes Universitarios Generación 90 de El Salvador es influenciado por los Partidos Comunistas, y posterior a ello ganan la Presidencia de Federación de Estudiantes Universitarios Centroamericanos (FEUCA), por lo anterior y por que tradicionalmente los estudiantes universitarios salvadoreños han luchado junto al Frente Farabundo Martí, se puede inferir que ideológicamente poseían una tendencia de izquierda. Elemento Mesosociológico: Análisis de lo grupal, características de la acción colectiva. Es importante analizar como han actuado estos movimientos ante luchas distintas y como han actuado desde lo grupal, en el caso del Movimiento Estudiantil Guatemalteco se había dado una marcada coerción de parte del gobierno, quienes bajo pretextos políticos asesinaron estudiantes, todo bajo un panorama de lucha en contra de la guerrilla guatemalteca. No obstante después de firmar la paz y el convenio entre ambas partes el Movimiento Estudiantil Universitario, se mostraba desarticulado, la masa se había separado de una “camarilla de representantes estudiantiles” que velaban por sus intereses y no por lo que verdaderamente necesitaba la educación superior guatemalteca, al llegar la celebración del centenario de la “Huelga de Todos Los

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

Dolores” se ve aun más evidenciado el resquebrajamiento del grupo, ya que se dan una serie de acontecimientos, de problemas internos , denuncias de corrupción , encontronazos entre facultades y el surgimiento de comités paralelos “autónomos”. Ante tales hechos, la sociedad ya no veía al estudiante como un defensor de sus derechos sino más como un delincuente encapuchado con sed de violencia, algo que no ayudaría mucho al Movimiento Estudiantil Universitario ya que ante la necesidad de apoyo no tendría mucha credibilidad. Posteriormente para el año 1999, la lucha ya no sería contra el gobierno sino contra la Rectoría esto debido a las políticas de admisión, por ello se procedía a la toma del edificio y se crea una comisión para crear un frente común para exigir al Gobierno una asignación presupuestaria mas alta para la Universidades, no obstante ante la ausencia de los estudiantes se cae nuevamente en el problema de no dar seguimiento a los problemas. La situación con el Movimiento Estudiantil Salvadoreño muestra que en cuanto a lo grupal para este periodo tampoco fue muy fuerte, a pesar de que realizo un buen trabajo nacional e internacional por su función en FEUCA y también porque se incrementa la participación estudiantil y aparecen algunos grupos estudiantiles específicos de facultades y centros regionales que posteriormente cobrarían nombre y participarían en las elecciones generales y de facultad, aunque este panorama parecía alentador la capacidad de convocatoria de todas estas organizaciones no llegaría a igualar, ni si quiera todas juntas, la capacidad de organización y convocatoria de las organizaciones universitarias de finales de las décadas de los años setenta y ochenta. No obstante, hubo problemas específicos de facultades, hubo competencia y calumnias, de igual forma, existían grupos de estudiantes identificados que se inclinaban a ser marionetas de la administración y las autoridades en las elecciones para gobiernos estudiantiles, estos se coaligaban para destruir a otros que también estaban en el movimiento estudiantil. Para ambos casos tanto para el Guatemalteco como para El Salvadoreño lo anterior denota como el Movimiento Estudiantil Universitario es meramente reaccionario, y no analítico, tampoco propone acciones a largo plazo, no se muestra en constante revisión de la situación universitaria, si bien toman medidas para subsanar las dificultades, lo hacen cuando el problema es inminente y fehaciente, cuando hay poco que hacer, además son los estudiantes quienes propician el acercamiento de la dirigencia al problema y no al contrario. En cuanto a las características de la acción colectiva, podemos mencionar las huelgas, las marchas y las tomas de edificios, que en gran parte son medidas de presión que como mencione anteriormente responden a una reacción contestaría, generalmente organizada directamente desde el seno de la dirigencia, y que son precisamente muestra irrefutable de que en muchos casos no es capaz de brindar un seguimiento constante a los acuerdos y resoluciones en los cuales se ha visto involucrado el Movimiento Estudiantil Universitario, de esta manera se denota una incapacidad por actuar

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

rápidamente y efectivamente, es decir si los miembros de las Federaciones y Movimientos estudiantiles se mantuvieran en constante control y revisión de los acuerdos en que han tenido injerencia se ahorrarían en muchos casos este tipo de acciones que no es que son reprobables pero disminuirían los problemas del movimiento, por ejemplo en Guatemala para el año 2000 una nueva Huelga rodea el Movimiento debido al alza de los pasajes de los autobuses, esta vez una medida un poco más agresiva en la acción pero no con violencia, una “huelga de hambre” frente al palacio Municipal, con ello se logra la apertura de un subsidio y la creación de una instancia encargada de regular las cuestiones de transporte, no obstante ante la incapacidad de la dirigencia para negociar dicha instancia se desarticula. Este tipo de situaciones hacen que el Movimiento Estudiantil pierda fuerzas hacia lo interno, y credibilidad y apoyo hacia lo externo, una posibilidad de dialogo permanente con las instancias pertinentes generaría la posibilidad de llegar a acuerdos sostenidos y sin necesidad de reaccionar o movilizarse cuando ya el problema es inaplazable, estos aspectos generan en ambos casos que la dirigencia pierda credibilidad como lideres pues esta se convierte en un grupo de actores con incierta honorabilidad y menor respeto dentro de la academia Elemento Macrosociológico: Sistema político, social y cultural. La conformación del Movimiento estudiantil obedece evidentemente a la respuesta política de las problemáticas que atañen a los estudiantes, en un marco Institucional y Nacional, pero que ante el carácter publico de las Universidades Estatales muchas veces este se vuelve un solo marco. El Movimiento Estudiantil Universitario es inherente al concepto de sistema político pues por si solo se conforma como tal, esto al poseer la capacidad de organizarse y gobernarse a nivel estatutario. Existen y lo conforman asociaciones estudiantiles ya sea por carrera o por facultad que así mismo componen un Movimiento Universitario, llámese Federaciones de Estudiantes. Para el caso Salvadoreño el Movimiento Estudiantil desde su génesis ha sido una muestra enorme de entrega y heroísmo debido a las condiciones que el país presento; y para la década de los años setenta durante la crisis política y social del país fue aun más importante la participación del Movimiento Estudiantil. No obstante para los años noventa, nos encontramos con un movimiento estudiantil nuevamente enrumbado para afrontar las coyunturas y las batallas políticogremiales de su país, aunque no es comparable con la fuerza e influencia que durante las dos décadas anteriores; si fue uno de los que inicialmente creo las células de protesta en contra del Gobierno, no obstante cabe aclarar que bajo esta nueva década y coyuntura el movimiento, sí bien no fue indispensable, solo logro provocar crisis cuando fue acompañado por otros sectores en su mayoría sindicales, esto demuestra que para el caso particular de este movimiento estudiantil, no tuvo el peso deseado, lo importante es

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

que si fue un aporte nada desdeñable la influencia que tuvo para encaminar el cambio de la situación nacional. En Guatemala de igual manera la década de los ochentas habían representado una verdadera batalla librada con sangre para el movimiento estudiantil, pues a causa de las luchas entre la guerrilla y el gobierno muchos estudiantes fueron, ejecutados, torturados y desaparecidos; pero para los noventa la violencia disminuye un poco, no obstante la represión ahora es focalizada en objetivos específicos, esto constriñe la posibilidad y la capacidad de acción del Movimiento Estudiantil, que ante el temor a realizar acciones que provoquen impacto en el aparato represor, se dedican únicamente a organizar actividades culturales y deportivas. El jueves 10 de abril 1992 durante la celebración de la “huelga de todos los Dolores” una patrulla policial del Gobierno asesina sin razón aparente al estudiante Julio Rigoberto Cu Quim, tiñendo de luto el desfile, de esta manera la festividad se torna en una manifestación de repudio ante tales hechos de violencia. Ante la inestabilidad política del país caracterizada por un Gobierno cada vez más violento y represor, que ataca constantemente a los movimientos, los estudiantes toman nuevamente una aptitud subversiva y se enfrentan a los mecanismos coercitivos del estado, esta violencia disminuirá hasta 1996 cuando la Guerrilla y el Gobierno firman la paz, posterior a ello el movimiento estudiantil se centrara en institucionalizar la paz, pero esto se volverá una estrategia desmovilizadora que al dejar su espíritu beligerante y revolucionario, pierde su protagonismo en la lucha para el cambio social. En relación a lo social y lo cultural, considero que se encuentra íntimamente ligado lo uno de lo otro, por ello considero que la construcción socio-cultural de los individuos que integran el Movimiento, verdaderamente han sido la lógica y la razón encargada de que se formara una cultura de resistencia alrededor del Movimiento Estudiantil Universitario. Pues de acuerdo a lo que ya he mencionado a lo largo de esta ponencia, la acción ideológica del Movimiento Estudiantil se ha gestado precisamente como la respuesta a un sistema opresor, entendiendo que el sistema utiliza la coerción de alguna manera para regular los grupos o individuos que lo desafían y que le limitan las relaciones de poder. Por lo tanto desde esta perspectiva la construcción socio-cultural de los individuos es constituida por y desde la represión sufrida, ya que la identidad se forja por el concepto de mundo que manejemos, por la época y lugar en que se vive; con respecto al colectivo hablaríamos entonces que esa identidad social y cultural, si bien no es homogénea si es móvil y a la vez contextual, pues se modifica bajo circunstancias coyunturales y políticas.

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

Conclusiones. A modo de conclusión, considero que el Movimiento Estudiantil esta en crisis, ya que no existe una clara identificación con los problemas universitarios y nacionales, esto en función de que cada vez más fue disminuyendo esa aptitud beligerante y subversiva que poseían en las décadas pasadas, quizás por los cambios represivos, pues la violencia ha cambiado, la lucha ya no es la aparato militar represivo, sino contra el aparato comercializador privativo, el que suprime accesos, excluyendo por razones comerciales y económicas, pues el fantasma de la comercialización y privatización asecha hoy a nuestras Universidades Publicas. Esto aunado a que el comportamiento de los Movimientos Estudiantiles ha cedido ante tal realidad, dañando su imagen con problemas internos, llámese corrupción, clientelismo, además la grave falta de comunicación y madurez política en las acciones los lleva a desgastarse y a no darle seguimiento a sus acuerdos. Esto provoca la perdida de credibilidad hacia lo externo, por ello se crean grupos paralelos que en lugar de establecer luchas comunes, separan el colectivo y le restan fuerza. Esta ponencia debe llevar a una reflexión sobre la organización estudiantil, si queremos defender y conservar nuestro legado institucional de educación superior en Centroamérica.

I Simposio internacional Joven: Retos Juveniles en los Umbrales del Siglo XXI.

Bibliografia Consultada

Davenport, Christian, “The Weight of the Past: Exploring Lagged Determinants of Political Repression”, Political Research Quarterly, vol. 49, nº 2 junio 1996. Harnecker. Marta, “Ideas nuevas para tiempos nuevos. Entrevistas”. EL Salvador. en Revista Electrónica Rebelión. http://www.rebelion.org/docs/92376.pdf Ríos Mont . Mario, Monseñor C.M “Era tras la vida por lo que íbamos...” Los Movimientos Sociales y El Movimiento Estudiantil Guatemalteco. Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala ODHAG-6ta. calle 7-70 zona1 Guatemala, Guatemala, C.A. 2004. Programa Interuniversitario of the University of San Carlos of Guatemala and Michigan State University of East Lansing, Michigan : June 29, 1962-September 30, 1964 ; final report, PIO/T 899-E-66-AB-3-29039, REPAS Contract No. 7 Programa Interuniversitario of the University of San Carlos of Guatemala and Michigan State University of East Lansing, Michigan : June 29, 1962-September 30, 1964 ; final report, PIO/T 899-E-66-AB-3-29039, REPAS Contract No. 7. 2003