You are on page 1of 6

www.psiconet.com info@psiconet.

com

PsicoNet

Programa de Seminarios por Internet
www.edupsi.com seminarios@edupsi.com

Psicoanálisis con niños
www.edupsi.com/psa-niños psa-niños@edupsi.com

Seminario

Clase 8 Estela Gurman

EL CARÁCTER COMO PROBLEMA EN LA INFANCIA PRESENTACIONES CLINICAS Si el psicoanálisis con niños entraña una serie de dificultades que le son propias, inherentes al hecho de trabajar con lo que denominamos tiempos instituyentes de la subjetividad, y de tener que confrontarnos con el hecho de que quienes demandan en general por los niños, son otros, esto es que la demanda está mediatizada, a esto agregaríamos las dificultades peculiares provenientes de aquellas consultas donde el motivo de la misma se halla ligado a cuestiones del carácter o modos de ser. Esto es, cuestiones que no han devenido distónicas para quien es designado como niño con problemas, niño problema, o niño que trae problemas. Si bien no toda formación sintomal en un niño deviene necesariamente demanda de ayuda, interrogación o sufrimiento, lo que de seguro podemos afirmar es que en aquellos casos que de un modo genérico designamos como problemas de carácter, ni la demanda, ni la interrogación, ni el sufrimiento están en primera instancia en juego. Al menos cabe decir de comienzo. Y esto es un verdadero problema para el psicoanálisis. No se me escapa que hablar de formaciones de carácter en los tiempos instituyentes de la subjetividad deviene una cuestión paradojal. Sin embargo no lo es tanto si nos movemos con cierto cuidado en cuanto a la consistencia que le otorguemos a dichas formaciones. A esta altura considero necesario que nos detengamos un poco para tratar de ubicar al menos en el contexto de la obra freudiana, qué entendemos por carácter. La primera cuestión con la que nos encontramos es con la diversidad de determinaciones que Freud en distintos momentos de su obra señala para la conformación de lo que denominamos carácter. Por una parte nos plantea que la formación del carácter puede ser expresión directa o de derivados directos de determinados componentes pulsionales (ejemplo: el carácter y el erotismo anal). Pero a la vez también pueden ser expresión de intensas formaciones reactivas contra las mismas (primacía de las defensas). En este terreno podríamos decir nos movemos dentro de lo que correspondería a las pulsiones y sus destinos. Pero en otro contexto Freud nos ubica en el terreno del Yo y de las cuestiones ligadas a los procesos identificatorios, definiendo al carácter como el resultado o precipitados en el Yo de diversas identificaciones herederas de investiduras de objeto abandonadas. Por último, ubicándonos en el Moisés y la religión monoteísta, se va a ocupar de ligar la cuestión del carácter a la idea de trauma. Serán entonces estas formaciones de carácter algo así como las cicatrices producidas por el efecto de situaciones traumáticas tempranas o injurias narcisísticas que decantan, marcan y señalan al mismo tiempo que intentan borrar lo que no pudo ser elaborado o

positivos y negativos. hacerlo revivir dentro de un vínculo análogo con otra persona". todavía mejor. o conformación del Yo vía identificaciones como precipitadas de vínculos perdidos. Pueden ser acogidos en el Yo llamado normal y. aunque su fundamento real y efectivo. . hacerla real-objetiva. presentarle unos rasgos de carácter inmutables. Sintetizando: formación del carácter vinculada a las pulsiones y sus destinos. como tendencias de él. Cito a Freud: "los efectos del trauma son de índole doble. recordar la vivencia olvidada o. "Resumimos tales empeños como fijación al trauma y como compulsión de repetición.inscripto. o formación cicatrizal del trauma. vivenciar de nuevo una repetición de ella: toda vez que se trata solo de un vínculo afectivo-temprano. vale decir. (real). su origen histórico-vivencial esté olvidado o más bien justamente por ello". Los primeros son unos empeños para devolver al trauma su vigencia.

Recordemos de todos modos. sino que se instauran formaciones reactivas como defensas. digo que no podemos dejar de pensar al igual que en el caso de las formaciones sintomáticas. implican dicha determinación. que los trastornos de carácter suponen en el caso de los niños. Entiendo que la asociación que formula Winnicott entre trastorno de carácter y tendencia antisocial podría pensarse especialmente para los casos que predominan las expresiones pulsionales o sus derivados de manera directa. podríamos decir entonces que en esa confrontación entre el dar lugar a la satisfacción pulsional y satisfacer la demanda del Otro de la cultura se produce una situación propiciatoria a la conformación de esto que diferenciamos de la formación de compromiso que implica el síntoma. el conflicto. Esto es que en otros términos mantendría una cualidad defensiva a la manera de un "falso self '. cuya impulsividad parece definirlos. pero que precisamente en esa exageración aparentemente "sin conflicto". (los llamados por ejemplo trastornos de conducta tan frecuentes en la consulta por niños). Y en el caso de la formación del carácter (y de sus posibles derivados como trastornos del mismo). Como anteriormente hemos señalado otra de las fuentes de las expresiones caracteriales proviene de la prolongación de determinados componentes pulsionales de manera directa y que se expresan como reacios a ser subsumidos bajo la égida de la renuncia pulsional propia de la latencia. mitigando el sufrimiento. corresponde únicamente a las fases precoces de la enfermedad. Sí es importante tener en cuenta que las injurias . sin que estos rasgos parezcan implicar conflicto alguno. Recordemos que en este último caso se produce lo que llamamos retorno de lo reprimido. Sin embargo. ya que parecen haber ingresado como modalidad del ser. pensándolo como fijaciones o coagulamiento del movimiento pulsional.. hallamos la marca de lo pulsional. que se caracterizan por la intensificación extrema que invierte el signo que la pulsión demanda. Podríamos quizás ampliar esta idea en cuanto a la estabilidad que pueden adquirir cierto tipo de comportamientos. Es interesante que un autor como Winnicott los asocia con cierto grado de tendencia antisocial. Y lo que él denomina trastorno de carácter como una deformación de la estructura del ego que no pone en riesgo o no necesariamente.. va a ser a partir de la culminación que hace a los avatares edípicos y del complejo de castración que cierta estabilización podrá darse. Si una de las fuentes de la formación del carácter tiene que ver con las resignaciones pulsionales dado que esto forma parte de lo que demanda el ingreso del sujeto a la cultura. lo que él designa como proceso de integración. agresivos. esto es una segunda vuelta.. no son totalmente asimilables. y cuyas expresiones también aparecen como perturbaciones de las funciones yoicas.¿Cómo reencontrar algunas de estas expresiones en los distintos momentos constitutivos de la subjetividad en la infancia?. una necesaria relación con el contexto de subjetivización en que se producen. que si bien ciertos rasgos o modalidades prevalentes pueden presentarse tempranamente. aunque sí podemos decir que ciertas inhibiciones pueden ser la vía regia a la conformación cómo rasgo (y/o) trastorno del carácter. No necesariamente las formaciones de defensa que precipitan la entrada en la latencia quedarán fijadas como rasgos de carácter. por ejemplo. descontrolados. pero al que reconoce como ocultando "una enfermedad". etc. Así pueden aparecer expresiones de una adaptación exagerada a la demanda de la cultura. no hay tal retorno. los beneficios secundarios se hacen rápidamente cargo de la situación. Pero este sufrimiento. Quisiera agregar aquí una cita del autor antes mencionado y que me parece altamente significativa: "la psicoterapia (podríamos quizás decir nosotros el psicoanálisis) está relacionado con el sufrimiento y necesidad de ayuda del individuo. aparece coagulado. en lo que hace al trastorno del carácter. como es en el caso de las inhibiciones (síntoma en el museo) al decir de Lacan. qué procesos podrían resultar favorecedores de tales conformaciones y qué status tendrían precisamente en la infancia cuando algunos de ellos están en plena gestación. Sabemos de otras formas en que el movimiento pulsional y aún más. Esto es y aclarando que no es mi intención caer en generalizaciones acerca de que "todos los trastornos de conducta" etc. que pueden por otra parte estar en correspondencia con el fantasma parental que fija al niño como objeto de determinado goce. (Niños cuyo modo de ser se caracteriza por cualidades "anales". etc. aunque distorcionada de la búsqueda de satisfacción pulsional.

generalmente figura parental. pero que no excluyen la conformación de otras modalidades de respuesta (síntomas inclusive). Quién es cuando es ese que muestra ser. que puede producirse una suerte de "retomo" que no es de lo reprimido. se vio interrumpido precozmente. la de rasgos de carácter. que se ha tomado insoportable para los demás?. puede resultarnos orientador en cuanto a la dirección de la cura. las entrevistas preliminares adquieren un status particularmente importante y diría fundacional en cuanto a la posibilidad o no del comienzo de un proceso analítico. Inaccesibles al recuerdo. sino a modos peculiares de relación con objetos presentes al menos en la realidad psíquica del infante. la escuela o con sus pares. volvemos al comienzo de esta exposición para interrogarnos ahora acerca del cómo operar en todas aquellas situaciones en que la consulta por el niño. dado que la injuria narcisística se toma insoportable. Impronta cicatrizal que marca lo que no habiendo sido tramitado. Quizás más aún que en otras situaciones. A modo de presentación clínica expondré algunos fragmentos de un caso donde precisamente por dificultades en la tramitación previa (llamémoslas entrevistas preliminares) y cierto apresuramiento en el comienzo del trabajo con la niña (que por otra parte también padecía algunos síntomas). sino incapaces de conciencia. Retorno de lo no inscripto del trauma. esto es no que responden a duelos por objetos perdidos. bajo modalidades del ser. aquel donde Freud. diría que es un caso que podría ubicarse adentro de aquellos donde la existencia de traumas e injurias narcisísticas. En el contexto. digo que quizás por eso (no necesariamente el destino del tratamiento podría haber sido otro). si estas "deformaciones" de carácter corresponden necesariamente a modos de respuestas instauradas muy tempranamente o corresponden a formaciones posteriores producto de las vicisitudes pulsionales. Si al decir del mismo Freud. ¿bajo qué forma?. Apres coup. cuanto de estas manifestaciones caracteriales se conforman bajo la primacía de identificaciones presentes. ya que la posibilidad en un primer tiempo de poder despejar cuanto de las expresiones perturbadas del niño funcionan acorde o complementariamente. Para dar una suerte de ejemplo. a la que aquel presta cuerpo. aunque no haya sido lo único. escuela. Podríamos también pensar que en algunos casos de esas niñas cuyo destino de femineidad queda amarrado a una identificación "masculina" o mejor dicho a una identificación predominantemente fálica (ser el falo) sin poder renunciar a tal anhelo. Pero dado que nos hemos centrado en lo que se juega en relación a las injurias narcisísticas. etc. han tenido predominio. (esto es. Tiempos para poder evaluar de ser posible. sería bueno retomar la afirmación freudiana en la que vincula la formación del carácter con la presencia de traumas tempranos y/o injurias narcisísticas tempranas. que las formaciones del mismo han devenido conductas o manifestaciones que son registradas como perturbadoras en quienes lo rodean). sino que en la presentación priman lo que fuimos describiendo como trastornos del carácter. no por reprimidas. una condición para el comienzo de un análisis implica mínimamente el reconocimiento de cierto conflicto o sufrimiento o si actualizamos esta condición bajo la forma que denominamos "demanda" de análisis. pueden (y no sólo por reactivación de otras injurias más tempranas) pueden. y a sus destinos. dentro de las consideraciones que hemos descripto.narcisísticas que se ponen en juego con el complejo de castración. de ciertos fantasmas parentales. porque se trata de aquello que no alcanzó el status de la representación. Así como también. Tampoco deja de ser significativo el grado de compromiso parental en relación a este que acontece "en el niño". insiste compulsión repetitiva mediante. han quedado como marca indeleble bajo la forma de una defensa tempranamente inaugurada que antecede a la posibilidad de que se instaure la represión. Vivencias tempranas que son en "sí inconscientes". marca no solo que la demanda proviene de un otro. digo que no es infrecuente encontrar en ellas rasgos de carácter que conservan precisamente esas características y que exacerbadas en intensidad pueden presentarse a la consulta bajo formas más comunes del desafío que las torna insoportables ya sea en el hogar. ya que la forma caracterial que valga la redundancia la . podríamos en ciertos casos preguntamos ¿quién es este niño malo y pendenciero. señala y esto es lo interesante. digo actuar a favor de una más intensa reacción defensiva ante los conflictos que le amenazan (al Yo). intenta establecer vínculos entre el proceso del recordar a nivel del individuo y del papel que juega la transmisión de las tradiciones en la historia de los pueblos.

¿A quién se dirige?. "quiere ser grande. de ahí un accidente (quemaduras) que le dejó la piel marcada. quien fue a una bailanta y nunca más se supo (la madre biológica). es a mi entender la expresión de una modalidad fálica predominante. Tenía la casi permanente sensación de lograr siempre desconcertarme o sacarme de lugar. me porto mal. Adopción llevada a cabo luego de un período de infertilidad sucesivo a un embarazo perdido con complicaciones funcionales nunca muy bien determinadas." En una de las primeras entrevistas Ana me comenta que quiere comprarse un par de zapatos con taco y plataforma (nada puede disuadirla de ello). Búsqueda de afirmación. Todos los de Piscis somos así. Niñas precozmente abandonadas por una madre-adolescente (se desconoce quién es el padre). Son las situaciones que preceden a la adopción y que los padres adoptantes han podido recoger. sarna. Presentación: Mi vida es mi vida. Momentos en que Ana cual madre precoz. Vivían en una casa tomada y Ana solía ir a buscar alimento para ella y la hermanita. me parece una adolescente. y me transmiten. que era su mal carácter. Soy mala. para Ana eligieron la del nacimiento de una famosa heroína Recordemos que Ana se define por ser belicosa. contesto mal. También los piojos de otros tiempos tienen vigencia actual. el lavado de pelo es territorio propicio para una lucha interminable con la mamá. parecen propios de una adolescente.cicatrices que dan testimonio. Algunos datos provenientes de las entrevistas llevadas a cabo con los padres quizás puedan damos una cierta idea de qué cuestiones podrían estar en juego. los dibuja. Lesiones de piel. etc. porque se llevaba muy mal con su marido. Habían pensado que tuviera dos o tres años y retornaron al hogar con dos niñas. todos los usan. piojos.caracteriza. Estos se han convertido en habitantes indeseados para una madre precavida y cuidadosa. etc. (una de dos y otra de tres). cuando contaban respectivamente tres y dos años. También me cuenta que al no tener fecha precisa del nacimiento de las niñas. ¿desde dónde?. hasta llegar a la adopción. la primera de estas frases comenzó a decirla cuando aún no tenía cinco años. me comenta que estuvo agradecida a Dios de no quedar embarazada durante el período que precedió a la adopción. quemaduras. Ana fue adoptada conjuntamente con su hermanita un año menor. y esa es la desgracia de mi vida. hecha la denuncia por algunos vecinos. Tanto en su casa. Según la mamá. desafiante.. En un todo Ana parece dar razón a lo que su mamá piensa "me parece una adolescente". ¿De quién se trata?. . Durante el breve tiempo que pudo sostenerse el tratamiento. esto es que tampoco podemos leer la conformación de su carácter en fases tempranas de su constitución sino a partir de la resignificación producida por el transcurrir edípico. La mamá agrega. declararse única dueña de su vida. Pero he aquí que hay una pre-historia. como en la escuela. Luego. Marcas en el cuerpo . no pude dejar de asombrarme cada vez por estos modos con que Ana se presentaba o se plantaba. debió cuidar de su hermanita. pis. intentos al menos emblemáticos de autonomía.. En una de las últimas entrevistas con la mamá donde ya preanuncia la interrupción de tratamiento. Además protesta porque ella quiere que le den las llaves de la casa y sus padres no están muy convencidos de ello. Estas son algunas de las tantas expresiones surgidas de la boca de Ana (ocho años). Yo tengo un feo carácter. Pero qué tiene que hacer esta cuestión cuando el cuerpo que sostiene tales demandas no es sino el de una pequeña niña. Sin que falte una suerte de sentencia acerca de Ana. cicatrices. son algunos de los ingredientes con que aparece condimentada la historia. porque ella le tiene miedo a los bebitos. como en el consultorio. Es que soy de Piscis se trata del signo. viene una familia sustituta. hace mucho que está así. Pero: ¿quién habla?. La decisión respecto a la edad de la adopción es al decir de la mamá.

Fecha emblemática marcando un segundo nacimiento que hace de un "bebé temible" una heroína desafiante. la violentación en el Otro (analista). Quizás por eso amurallada en la ilusión de la consistencia de un "ser". identificación imaginaria a Otro sin fallas. Resto pulsional. Historia temprana que podemos suponer traumática. Ana no dejó de recrear permanentemente el desafío. trepada a unas imaginarías plataformas que le abrirían las puertas de la vida. casi clandestino.Pero ocasión que también sirve para provocar en esta señora apacible y aparentemente serena. más oculto. arremete contra todo. esto es cuando la mamá se ausenta. inerme frente a un mundo donde el sostén del Otro flaquea. qué sería de Ana. etc. reforzando o quizás dando el verdadero valor traumático a las primeras escenas. ésta no soportó el pedido a que permaneciera en la sala de espera. Búsqueda desesperada de un alimento que a todo nivel se instaló como signo de aquello que no es dado sino que solo queda arrebatar o conseguir como se pueda. la que ella no pudo sostener respecto a su propia madre. Sin embargo quizás la intolerancia al análisis vino no de ella sino de su mamá. reactivamente transformado. se sintió presionada. golpes de furia bajo la forma de tirones de pelo. . la búsqueda de rechazo. En la situación analítica. reconoce en la rebeldía de Ana. etc). en rasgo de carácter. soy grande. De no ser así. hago lo que quiero". por eso hay un cuerpo que testimonia de un tiempo que no cesa de ser pasado-presente. Adolescente rebelde que es uno de los modos quizás de guardar huellas de esa madre-niña que se fue a bailar para siempre. También está lo otro. Y que para mejor. esta niña amenazaba con quitarle toda libertad. (yo soy mala. pero no solo por lo acontecido (y lo no acontecido). A fuerza quizás de endurecer la piel y guardar muy secretamente las vivencias de desamparo y desvalimiento. sino por el segundo tiempo que la adopción marca. sin faltas. Pero también reacción a los efectos de un segundo tiempo (el de la adopción) que presenta a una mamá que teme a los bebés. Cuando en algún momento comenzaron a darse signos de inquietud en Ana cuando la mamá la dejaba y se iba. Cicatrices que al intentar cerrar heridas no cesan de sangrar. Mi vida es mi vida podría ser la marca que dice de alguien que sostiene como premisa "yo me arreglo sola. las escapadas y el vaciamiento de la heladera.