You are on page 1of 291

PSICOFARMACOLOGÍA Y TERRITORIO FREUDIANO

Cubierta de Roberto García Balza y Marcela González Cuadros e infografías: María Elena Abugauch María de los Ángeles Abugauch 1° edición, 2000
La re­ pro­ duc­ ción to­ tal o par­ cial de es­ te li­ bro, en cual­ quier for­ ma que sea, idén­ti­ca o mo­di­fi­ca­da, es­cri­ta a má­qui­na, por el sis­te­ma “mul­ti­ graph“, mi­meó­gra­fo, im­pre­so por fo­to­co­pia, fo­to­du­pli­ca­ción, etc., no au­to­ri­za­da por los edi­to­res, vio­la de­re­chos re­ser­va­dos. Cual­quier uti­ li­za­ción de­be ser pre­via­men­te so­li­ci­ta­da.

©

2000 Editorial Paidós SAICF Defensa 599, Buenos Aires e-mail: paidosliterario@ciudad.com.ar Ediciones Paidós Ibérica SA Mariano Cubí, 92, Barcelona Editorial Paidós Mexicana SA Rubén Darío 118, México DF

Queda hecho el depósito que previene la Ley 11.723 Impreso en la Argentina. Printed in Argentina Impreso en ..........

ISBN 950-12-xxxx-xx

.

PRÓLOGO

Los au­to­res de es­te li­bro se pro­po­nen rea­li­zar una ar­ti­cu­la­ción en­tre psi­coa­ná­li­sis y psi­co­far­ma­co­lo­gía. Es­ta pro­pues­ta im­pli­ca la con­si­de­ra­ción de las res­pec­ti­vas teo­rías y prác­ti­cas. Con­se­cuen­te­ men­te el li­bro cons­ta de una pri­me­ra par­te de­di­ca­da a la ar­gu­men­ta­ ción teó­ri­ca, don­de se ex­po­nen los fun­da­men­tos de am­bos cuer­pos de hi­pó­te­sis y se los in­ten­ta ar­ti­cu­lar,y una se­gun­da par­te,en la cual se pre­sen­tan ca­sos clí­ni­cos y se mues­tra el tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio. Al fi­nal ha­lla­mos un glo­sa­rio acla­ra­to­rio de los tér­mi­nos y las abre­via­ tu­ras en psi­co­far­ma­co­lo­gía usa­dos a lo lar­go del tex­to. Los ca­sos es­tu­dia­dos son:un ata­que de pá­ni­co,un tras­tor­no de­li­ ran­te pa­ra­noi­co,un tras­tor­no de­pre­si­vo,un tras­tor­no bi­po­lar,un tras­ tor­no es­qui­zoa­fec­ti­vo y un tras­tor­no fron­te­ri­zo. Se tra­ta de una am­plia va­rie­dad que con­du­jo a los au­to­res a po­ner en jue­go sec­to­res es­pe­cí­fi­cos de la ar­gu­men­ta­ción de­sa­rro­lla­da en la pri­me­ra par­te,teó­ ri­ca. Pue­de ad­ver­tir­se en­ton­ces la ri­que­za de los ma­ti­ces en su des­ plie­gue con­cep­tual,que per­mi­te con­si­de­rar de­ta­lles y el con­jun­to de ca­da ca­so, en­ca­ra­do des­de am­bas pers­pec­ti­vas. Tex­tos co­mo el aquí pre­sen­ta­do se ha­llan in­ser­tos en lo que se ha da­do en lla­mar el es­pí­ri­tu de nues­tro tiem­po,sig­na­do por las ten­ta­ti­ vas de de­sa­rro­llar,me­dian­te ar­ti­cu­la­cio­nes in­ter­dis­ci­pli­na­rias,una tra­ma mas re­fi­na­da de ar­gu­men­tos que dé cuen­ta de las com­ple­ji­da­ des de una rea­li­dad re­sis­ten­te a nues­tros es­fuer­zos de in­te­lec­ción.La lec­tu­ra de una ex­po­si­ción co­mo és­ta,am­bi­cio­sa y com­ple­ja,des­pier­ta nu­me­ro­sos in­te­re­ses e in­te­rro­gan­tes,en­tre los que de­seo con­si­de­rar

11

ini­cial­men­te uno, re­fe­ri­do a las re­la­cio­nes en­tre teo­rías co­rres­pon­ dien­tes a di­fe­ren­tes te­rre­nos,co­mo en es­ta opor­tu­ni­dad el psi­coa­ná­ li­sisylapsi­quia­tría.Ta­lesre­la­cio­nessue­lenplan­tearpro­ble­masepis­te­ mo­ló­gi­cos, me­to­do­ló­gi­cos y con­cep­tua­les so­bre to­do en tor­no a sus pun­tos de ar­ti­cu­la­ción e in­clu­si­ve cues­tio­nes re­fe­ri­das al po­der, a la su­pre­ma­cía de una de las par­tes so­bre el res­to.A me­nu­do se pre­sen­ tan so­lu­cio­nes que con­du­cen a in­te­rro­gar­se so­bre la va­li­dez del tér­ mi­no “in­ter”, co­mo cuan­do una prác­ti­ca de­ter­mi­na­da que­da to­tal­ men­te orien­ta­da des­de una teo­ría que vie­ne des­de otro lu­gar, con el des­car­te con­si­guien­te de la teo­ría“so­bran­te”.Otra al­ter­na­ti­va,igual­ men­te fre­cuen­te,es la su­per­po­si­ción acrí­ti­ca de am­bos sis­te­mas teó­ ri­co-prác­ti­cos sin que se rea­li­ce un tra­ba­jo in­ter-teó­ri­co de ar­ti­cu­la­ ción.Si un tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio se pro­po­ne co­mo al­go di­ver­so de un co­pa­mien­to de un cam­po prác­ti­co aje­no, o de una su­per­po­si­ción acrí­ti­ca de con­cep­tos y teo­rías de­sa­rro­lla­das en uno y otro cam­po del sa­ber,en­ton­ces es ne­ce­sa­rio pre­ci­sar los ne­xos in­ter­nos en­tre am­bos an­da­mia­jes de hi­pó­te­sis. Los au­to­res de es­te li­bro han ad­ver­ti­do ta­les pro­ble­mas y,co­mo se ad­ver­ti­rá,tie­nen una pro­pues­ta pa­ra ha­cer­nos.En prin­ci­pio,los au­to­ res po­nen en evi­den­cia una am­plia y cui­da­do­sa ar­gu­men­ta­ción al pre­sen­tar las hi­pó­te­sis psi­coa­na­lí­ti­cas,por un la­do,y las neu­ro­bio­ló­gi­ cas,por el otro.Pos­tu­lan en­ton­ces un pri­mer pun­to de an­cla­je ar­ti­cu­ la­to­rio in­ter­dis­ci­pli­na­rio en las hi­pó­te­sis que Freud im­pu­so en el Pro­ yec­to, tex­to en el cual se da un pa­sa­je no­ta­ble des­de la ar­gu­men­ta­ ción de un neu­ró­lo­go has­ta el de­sa­rro­llo de hi­pó­te­sis psi­coa­na­lí­ti­cas. Lasar­ti­cu­la­cio­nesnoin­vo­lu­cransó­loelmar­coteó­ri­co.Alacer­car­nos al aná­li­sis de los ca­sos clí­ni­cos po­de­mos cons­ta­tar otro pun­to de en­sam­ble,co­rres­pon­dien­tealasfor­masdepen­sarlasma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas:con los ins­tru­men­tos del DSM-IV,por un la­do,y,por el otro,con laspro­pues­tasfreu­dia­nasre­fe­ri­dasalases­truc­tu­raspsi­co­pa­to­ló­gi­cas, que im­pli­can to­mar en cuen­ta fi­ja­cio­nes y de­fen­sas.Tam­bién en es­tos es­tu­dios clí­ni­cos se ad­vier­te el es­fuer­zo por es­ta­ble­cer ne­xos en que am­bas ar­gu­men­ta­cio­nes,la neu­ro­bio­ló­gi­ca,que con­du­ce al ac­to far­ ma­co­ló­gi­co,ylapsi­coa­na­lí­ti­ca,quecon­du­cealaprác­ti­capsi­co­te­ra­péu­ ti­ca, se im­bri­can en la pro­duc­ción de las prác­ti­cas clí­ni­cas. En­ton­ces se ha­ce más evi­den­te al pun­to cen­tral al que se orien­ta la pro­pues­ta de los au­to­res res­pec­to del en­sam­ble en­tre am­bas dis­ci­ pli­ nas. En efec­ to, re­ sal­ ta así el vi­ gor de una pro­ pues­ ta que es un

12

ha­llaz­go:la de ar­ti­cu­lar las prác­ti­cas far­ma­co­ló­gi­cas y las teo­rías neu­ ro­bio­ló­gi­cas en las que se sus­ten­tan, por un la­do, con un pun­to es­pe­ cí­fi­co de la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca y su prác­ti­ca,por el otro.Tal pun­to de la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca es el re­fe­ri­do a los nú­cleos tó­xi­cos.És­ta es,me pa­re­ce, una pro­pues­ta ori­gi­nal y su­ge­ren­te, que lle­va a dar un pa­so adi­cio­nal, de­ri­va­do de su pro­pia lí­nea de pen­sa­mien­to: co­mo la far­ ma­co­lo­gía es di­fe­ren­cial,es­pe­cí­fi­ca,por­que son tam­bién es­pe­cí­fi­cos los tras­tor­nos neu­ro­bio­ló­gi­cos por en­ca­rar, en­ton­ces es po­si­ble dis­ tin­guir en­tre nú­cleos y pro­ce­sos tó­xi­cos igual­men­te di­fe­ren­cia­les.Así lo pro­po­nen los au­to­res, re­cu­rrien­do pa­ra ello a un len­gua­je neu­ro­ bio­ló­gi­co, lo cual a su vez cons­ti­tu­ye un in­te­rro­gan­te al cam­po del psi­coa­ná­li­sis,pues­to que tal vez es­tas for­mu­la­cio­nes pue­dan ser pen­ sa­das a par­tir de las hi­pó­te­sis de Freud y sus dis­cí­pu­los de di­fe­ren­tes ge­ne­ra­cio­nes. El li­bro nos pro­po­ne, en es­te sen­ti­do, un ca­mi­no a re­co­rrer,en el cual los tro­pie­zos y las rec­ti­fi­ca­cio­nes son ca­si ine­vi­ta­ bles. Pa­ra pre­ci­sar al­go más el va­lor del ha­llaz­go de los au­to­res re­fe­ri­do al pun­to de en­cuen­tro en­tre sus teo­rías y prác­ti­cas,ca­be des­ta­car que Freud par­tía del su­pues­to de que en las di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas ha­bía un nú­cleo de neu­ro­sis ac­tual,una es­ta­sis pul­sio­nal,que se con­ser­va­ba co­mo nú­cleo tó­xi­co. Los au­to­res, que ape­lan a es­ta mis­ma ar­gu­men­ta­ción,sa­can de ella un par­ti­do su­ge­ren­te,el cual nos im­pul­sa a re­pen­sar psi­coa­na­lí­ti­ca­men­te el es­pa­cio in­tra­cor­po­ral (en cu­yos fun­da­men­tos se ha­lla lo cen­tral de lo psí­qui­co:la vi­da pul­sio­nal y la ener­gía neu­ro­nal),así co­mo los ne­xos in­ter­sub­je­ti­vos de­ri­va­dos de es­ta pers­pec­ti­va. Un tex­to es­cri­to pue­de te­ner muy dis­tin­tos ob­je­ti­vos (en­tre otros, ocu­par un es­pa­cio, opo­ner­se a un ene­mi­go su­pe­rior en fuer­zas, ser re­co­no­ci­do por los pa­res, im­pac­tar y se­du­cir, sa­car ré­di­tos eco­nó­mi­ cos, sos­te­ner o re­pu­diar una tra­di­ción), tan­tos co­mo los com­ple­jos de­seos hu­ma­nos, y su­pon­go que el li­bro que pre­sen­to (y es­ta mis­ma pre­sen­ta­ción) no es­ca­pa a las ge­ne­ra­les de la ley.Tam­po­co es­ca­pa a es­tas le­ga­li­da­des uni­ver­sa­les de la es­cri­tu­ra un in­te­rro­gan­te por el fu­tu­ro, por el des­ti­no del tex­to. Só­lo pue­do aven­tu­rar, res­pec­to de es­te pun­to, un de­seo (que tam­bién abri­go res­pec­to de mi pro­pia pro­ duc­ción): que (qui­zás en par­te co­mo efec­to de un de­seo de tras­mi­tir un pen­sa­mien­to abier­to al in­ter­cam­bio) pue­da ser leí­do con uti­li­dad a lo lar­go del tiem­po, que el nom­bre de sus au­to­res fi­gu­re, co­mo re­co­

13

no­ci­mien­to de su va­lor,en las bi­blio­gra­fías es­pe­cia­li­za­das,mas allá de las cir­cuns­tan­cias, los po­de­res en jue­go y las fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas, in­me­dia­tas, de quie­nes aho­ra, de una u otra for­ma, par­ti­ci­pa­mos en su pro­duc­ción.

Dav ­ id Mal­ davsky Di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Al­tos Es­tu­dios en Psi­ co­ lo­ gía y Cien­ cias So­ cia­ les de la USES

14

PREFACIO

Uno de los pro­ble­mas más im­por­tan­tes de la cien­cia y de la fi­lo­so­ fía es el de­no­mi­na­do“pro­ble­ma cuer­po-men­te”.Su pro­pó­si­to es exa­ mi­nar la re­la­ción en­tre el cuer­po hu­ma­no y aque­llo que lla­ma­mos “men­te”y tam­bién“psi­quis”.Su ob­je­ti­vo es des­cu­brir cuál es la na­tu­ra­ le­za esen­cial de ca­da uno de am­bos. Con mu­chas va­rian­tes, tres son las más im­por­tan­tes po­si­cio­nes que en­con­tra­mos en es­te ti­po de es­tu­dios.La pri­me­ra,el“re­duc­cio­nis­mo ma­te­ria­lis­ta”,im­pli­ca la te­sis de que hay só­lo un ti­po de sus­tan­cia úl­ti­ma, la ma­te­ria, en el sen­ti­do fí­si­co de es­te vo­ca­blo, lo que im­pli­ca que to­do aque­llo que con­si­de­ra­ mos co­mo psí­qui­co es una es­truc­tu­ra o pro­ce­so cons­ti­tui­do por com­ po­nen­tes cor­po­ra­les,fi­sio­ló­gi­cos o con­duc­tua­les.Otro pun­to de vis­ta es el del dua­lis­mo, que con­ci­be a lo exis­ten­te co­mo cons­ti­tui­do por dos sus­tan­cias úl­ti­mas irre­duc­ti­bles la una a la otra,lo que in­vo­lu­cra que el cuer­po por un la­do y la “psi­quis” por el otro son esen­cial­men­te au­tó­no­mos,aun­que es­to no con­tra­di­ce que ha­ya re­la­cio­nes es­pe­cia­ les y aun cau­sa­les en­tre ellos.La ter­ce­ra po­si­ción,in­ver­sa a la pri­me­ra, es la de que el mun­do ma­te­rial es una cons­truc­ción lle­va­da a ca­bo den­tro del uni­ver­so de lo men­tal.Lo cual en­tra­ña­ría que el cuer­po no es si­no una es­truc­tu­ra cons­ti­tui­da por ele­men­tos men­ta­les,una de las tan­tas “fan­ta­sías úti­les” que tie­nen lu­gar den­tro de la psi­quis o del al­ma. La úl­ti­ma de las tres te­sis co­rres­pon­de a la tra­di­ción idea­lis­ta en la his­to­ria de la fi­lo­so­fía, aun­que fue tam­bién la ma­ne­ra de pen­sar de

15

cier­tos em­pi­ris­tas co­mo Ber­trand Rus­sell en al­gu­nos de sus tex­tos. És­te es un pun­to de vis­ta que hoy no es sos­te­ni­do si­no por po­cos fi­ló­ so­ fos. Por lo cual en lo que si­ gue no lo to­ ma­ re­ mos en cuen­ ta. La pri­me­ra de las for­mas de pen­sar co­rres­pon­de al “mo­nis­mo ma­te­ria­lis­ta”.Tie­ne en­tu­sias­tas par­ti­da­rios en el cam­po cien­tí­fi­co. Den­tro de la psi­quia­tría,es­ta ma­ne­ra de pen­sar pri­vi­le­gia el pa­pel del ce­re­bro, y fa­vo­re­ce en los úl­ti­mos tiem­pos el uso sis­te­má­ti­co de la far­ma­co­lo­gía pa­ra ac­tuar con­tra cier­tos pa­de­ci­mien­tos. La po­si­ción dua­lis­ta tie­ne una vie­ja tra­di­ción en el te­rre­no de la teo­lo­gía. No obs­tan­te, des­de un pun­to de vis­ta fi­lo­só­fi­co y tam­bién en­tre cien­tí­fi­cos cau­tos,po­see sus ar­gu­men­tos y par­ti­da­rios.El pun­to que ori­gi­na más con­tro­ver­sias es la idea de que la psi­quis cons­ti­tu­ye un mun­do es­pe­cial, y que la psi­quia­tría de­be ba­sar­se en es­tra­te­gias men­ta­les pa­ra las te­ra­pias.Es­pe­cial­men­te es­to se ad­vier­te en bue­na par­te del cam­po del psi­coa­ná­li­sis,en el que mu­chos es­pe­cia­lis­tas ven co­mo ver­da­de­ro pe­li­gro la in­tru­sión de te­mas cor­po­ra­les, pe­se a que uno de los mé­ri­tos de Freud, co­mo tan­tas ve­ces se ha se­ña­la­do, fue apar­tarlapsi­co­lo­gíadelate­má­ti­cafi­lo­só­fi­capa­rase­ña­larlaim­por­tan­ cia del cuer­po y sus ten­den­cias ins­tin­tua­les en el en­ten­di­mien­to de los pro­ce­sos psí­qui­cos. Las di­fe­ren­cias en­tre es­tas con­cep­cio­nes,y en par­ti­cu­lar la ac­ti­tud dua­lis­ta,tie­nen con­se­cuen­cias que,des­de mi pun­to de vis­ta,son in­de­ sea­bles.El ma­te­ria­lis­mo or­to­do­xo ve­rá la psi­quia­tría co­mo un cam­po es­pe­cial­men­tepo­si­ti­vopa­ra la apli­ca­ciónsis­te­má­ti­ca de la far­ma­co­lo­ gía,entan­toquelosdua­lis­tases­tu­dia­ranes­tra­te­giasmen­ta­lis­taspa­ra co­rre­gir las pa­to­lo­gías. El mé­ri­to del pre­sen­te tex­to de Mir­ta y Ju­lio Moi­zes­zo­wicz es el de no re­cha­zar las dos tác­ti­cas y vin­cu­lar­las es­tre­cha­men­te pa­ra una uti­ li­za­ción sis­te­má­ti­ca y pro­ve­cho­sa de am­bos pro­ce­de­res. Aquí es im­pres­cin­di­ble ha­cer no­tar que no es ne­ce­sa­rio ser dua­lis­ta pa­ra con­ ce­bir la men­te co­mo una es­truc­tu­ra con su­fi­cien­te au­to­no­mía y in­fluen­cia,aun­que cons­ti­tui­da por un sis­te­ma neu­ro­nal y li­ga­da a las fun­cio­nes del ce­re­bro.Es­to per­mi­te ser ma­te­ria­lis­ta,sin de­jar de re­co­ no­cer as­pec­tos au­tó­no­mos de esa es­truc­tu­ra,y las in­fluen­cias re­cí­pro­ cas en­tre el cuer­po y las pro­pie­da­des de las neu­ro­nas y las ac­ti­vi­da­des del sis­te­ma psí­qui­co. Esin­te­re­san­tere­cor­darqueFreud,pe­seade­cla­rar­sema­te­ria­lis­ta,vio que eso no era esen­cial­men­te per­ti­nen­te pa­ra la com­pren­sión de la

16

teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca.Des­de un pun­to de vis­ta epis­te­mo­ló­gi­co es ne­ce­ sa­riocom­pren­derquelos“tér­mi­nosteó­ri­cos”deesateo­ríanone­ce­si­tan de pun­tua­li­za­ción en lo re­la­ti­vo a la na­tu­ra­le­za me­ta­fí­si­ca.Lo úni­co ne­ce­sa­rio es sa­ber cuá­les son las hi­pó­te­sis de tal teo­ría, pues ello nos di­ceco­mofun­cio­naesaes­truc­tu­raquecons­ti­tu­yelapsi­quis.Pa­raFreud, esos tér­mi­nos teó­ri­cos po­drán in­ter­pre­tar­se co­mo de­sig­nan­do en­ti­da­ des ma­te­ria­les,en tan­to que pa­ra los dua­lis­tas de­no­ta­rían ele­men­tos de su na­tu­ra­le­za pu­ra­men­te psí­qui­ca.Por eso se ha di­cho que su po­si­ ción es me­to­do­ló­gi­ca­men­te neu­tral.En el te­rre­no fi­lo­só­fi­co,él se de­cla­ ra “mo­nis­ta on­to­ló­gi­co”, en tan­to que co­mo di­se­ña­dor de su teo­ría es un “dua­lis­ta me­to­do­ló­gi­co”. No se si me atre­ve­ría a de­cir que el pre­sen­te li­bro ex­hi­be un dua­ lis­mo me­to­do­ló­gi­co.La im­por­tan­cia que se da al sis­te­ma neu­ro­nal es muy gran­de.Y eso lle­va a una ri­ca in­for­ma­ción so­bre pro­ce­di­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos.Pe­ro tam­bién se des­cri­ben va­ria­bles y pro­ce­sos que in­ter­vie­nen des­de un pun­to de vis­ta psi­coa­na­lí­ti­co (co­mo ya se di­jo, eso no im­pli­ca for­zo­sa­men­te dua­lis­mo).Es no­ta­ble la pro­fun­di­dad y ex­ten­sión de los da­tos etio­ló­gi­cos y te­ra­péu­ti­cos que aquí se ofre­cen, mos­tran­do los as­pec­tos fi­sio­ló­gi­cos por un la­do y las va­ria­bles psi­coa­ na­lí­ti­cas por otro.Con­si­de­ran­do có­mo se ana­li­zan los dis­tin­tos ti­pos de pa­to­lo­gías, es­ta­mos sin du­da an­te una ver­da­de­ra en­ci­clo­pe­dia de­ta­lla­da, com­ple­ta y ori­gi­nal so­bre psi­quia­tría, coor­di­nan­do de mo­doma­gis­trallafar­ma­co­lo­gíayelpsi­coa­ná­li­sispa­ralacom­pren­sión de las di­fe­ren­tes cla­ses de pa­to­lo­gía psí­qui­ca. No quie­ro ter­mi­nar es­tas con­si­de­ra­cio­nes sin an­tes ha­cer no­tar los in­du­da­bles mé­ri­tos de la In­tro­duc­ción,en la que se ex­po­nen di­ver­sas po­si­cio­nes ge­ne­ra­les so­bre los fun­da­men­tos de es­te es­tu­dio,ana­li­za­ das con de­ta­lle y con una no­ta­ble in­for­ma­ción so­bre las neu­ro­nas,sus ti­pos y fun­cio­nes, y otros te­mas co­ne­xos. En fin,pien­so que es­ta­mos an­te una con­tri­bu­ción cien­tí­fi­ca muy im­por­tan­te y sin­gu­lar en nues­tro me­dio, que se­rá muy útil pa­ra los es­pe­cia­lis­tasyte­ra­peu­tas,ade­másdeserin­trín­se­ca­men­tein­te­re­san­te y ori­gi­nal.

Gre­ go­ rio Kli­ movsky Pro­fe­sor Emé­ri­to de la Uni­ver­si­dad de Bue­nos Ai­res

17

18 .

Pa­ra el psi­quia­tra. Con­si­de­rar el des­plie­gue de ca­da his­to­ria in­di­vi­dual co­mo úni­ca pro­pi­ció la ela­bo­ra­ción de ar­ti­cu­la­cio­nes teó­ri­cas en su do­ble ver­tien­ te:psi­coa­na­lí­ti­ca y psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca (11). a par­tir de una bús­que­da sis­te­má­ti­ca” (12). 1917 (4). Es inconcebible una contradicción entre estas dos modalidades de estudio. su constitución a partir de los tejidos y las células.et­cé­te­ra. Son entonces los psiquiatras los que se resisten al psi­ coanálisis.La prác­ti­ca ve­hi­cu­li­za un ca­mi­no cu­yo ob­je­ti­vo es ge­ne­rar un es­pa­cio pa­ra la im­pli­ca­ción sub­ je­ti­va de quien con­sul­ta. no la psiquiatría. la in­ves­ti­ga­ción bi­blio­grá­fi­ca per­ma­nen­te.Ello es po­si­ble só­lo si se sos­tie­ne una éti­ca y una per­ma­nen­te for­ma­ción teó­ri­ca.el apor­te de otras dis­ci­pli­nas a su co­no­ ci­mien­to.ubi­car su prác­ ti­ca con re­la­ción a la me­di­ci­na ba­sa­da en la evi­den­cia. El tra­ba­jo in­ter­dis­ci­pli­na­rio na­ció co­mo efec­to de la prác­ti­ca.ge­ne­ra una re­troa­li­men­ ta­ción con­ti­nua en­tre clí­ni­ca y teo­ría.INTRODUCCIÓN.la lec­tu­ra vin­cu­la­da a di­fe­ ren­tes co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas. una de las cuales continúa a la otra.Las pá­gi­nas que cons­ti­tu­yen el pre­sen­te vo­lu­men in­ten­tan dar cuenta de es­ta clí­ni­ca y de su con­cep­tua­li­za­ción del “ca­so por ca­so” en nues­tra ta­rea co­mún. El mis­mo pro­ce­so.La mis­ma re­mi­te a“la in­te­gra­ción de la ex­pe­rien­cia clí­ni­ca in­di­vi­dual con la me­jor evi­den­cia cien­tí­fi­ca ex­ter­na dis­po­ni­ble. se tor­na im­pres­cin­di­ble. aquélla. Pa­ra el psi­coa­na­lis­ta. Freud.se cons­ti­tu­yen en ta­reas ine­lu­di­bles pa­ra su prác­ ti­ca.pro­pi­cian­do una plas­ti­ci­dad que fa­vo­re­ce la cons­truc­ción de la brú­ju­la in­te­rior que ca­da pro­fe­sio­nal 19 . PSICOANÁLISIS Y PSICOFARMACOLOGÍA El psicoanálisis es a la psiquiatría lo que la his­ tología a la anatomía: ésta estudia las formas exte­ riores de los órganos.en dis­tin­tos ejer­ci­cios.

Es des­de es­ta pers­pec­ti­va que la pre­sen­te pro­pues­ta se ubi­ca por fue­ra del an­ti­guo cir­cui­to de con­tro­ver­sias en­tre psi­quia­tría y psi­coa­ ná­li­sis.vin­cu­la­daalcon­flic­toin­so­lu­bleneu­ro­bio­lo­gía-psi­coa­ná­li­ sis. El co­no­ci­mien­to que ha si­do me­ra­men­te“apren­di­do”se torna ope­ ra­to­rio y. pe­ ro eso no im­ pi­ de que las co­ sas sean co­ mo son”.Ex­clu­siónquecom­pren­detan­toalas crí­ti­cas ur­ti­can­tes y re­pe­ ti­das has­ta el can­san­cio di­ri­gi­das a la psi­quia­tría (en su ver­tien­te no­so­grá­fi­ca y psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca). en esa im­pos­tu­ra. es­que­má­ti­ca­men­te. Mu­chas ve­ces. 10).re­quie­re pa­ra su de­sem­pe­ño. Kli­movsky se­ña­la: Mu­chas ve­ces al dis­cu­tir es­tos te­mas apa­re­ce cier­to ti­po de ab­sur­da ri­va­ li­dad. co­mo a aque­llas otras que des­de es­te úl­ti­mo án­gu­lo in­ten­tan des­truir el psi­coa­ná­li­sis.por lo tan­to. Es­tague­rra. Es­to de­ter­mi­na que el pa­cien­te que­de ubi­ca­do. psi­có­lo­gos y psi­coa­na­lis­tas (9. Freud es quien nun­ca ha po­di­do con­ven­cer­se de la ver­dad de la sen­ten­cia. des­de el pun­to de vis­ta epis­te­mo­ló­gi­co. pa­re­ce man­te­ner muy ocu­pa­dos a psi­quia­tras. en­tre la po­si­ción de ti­po psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca y las que son de ca­rac­te­rís­ti­cas más men­ta­lis­tas o 20 .“La clí­ni­ca es so­be­ra­na”o co­mo Char­cot enun­cia. en el lu­gar del ejem­plo de la teo­ría que se sus­ten­ta.li­mi­ta el ob­je­ti­vo de la prác­ti­ca clí­ni­ca. se pier­de el or­den de lo úni­co.la trans­mi­sión idea­li­za­da em­pu­ja a quien la re­ci­be a ubi­car­se co­mo es­cla­vo de de­ter­mi­na­das ideo­lo­gías que re­pre­sen­tan “el úl­ti­mo gri­to de la mo­da”.con­di­ ción im­pres­cin­di­ble pa­ra su prác­ti­ca. Es el bos­que dog­má­ti­co el que no de­ja ver el ár­bol y.Tal vez se­ría im­po­si­ble es­tar exen­to de es­te des­liz en for­ma com­ple­ta.fren­te a la sor­pren­di­da mi­ra­da de Freud y com­pa­ñe­ros:“La teo­ría es bue­na. La en­tra­da al si­glo XXI y a la glo­ba­li­za­ción ge­ne­ra la uni­ver­sa­li­za­ ción de po­si­cio­nes que se cons­ti­tu­yen en obs­tá­cu­lo pa­ra la ta­rea clí­ ni­ca del “ca­so por ca­so”. Pe­ro te­ner en cuen­ta que la ac­ti­tud dog­má­ti­ca pue­de ser su efec­to qui­zá ge­ne­re cier­ta in­mu­ni­dad y per­mi­ta man­te­ner pren­di­da la se­ñal que evi­te la caí­da en una fas­ci­na­ción vin­cu­la­da a la om­ni­po­ten­cia de una de­ter­mi­ na­da teo­ri­za­ción. neu­ro­bió­lo­gos.La in­cor­ po­ra­ción de la for­ma­ción al cir­cui­to psí­qui­co-ela­bo­ra­ti­vo se en­cuen­tra en re­la­ción di­rec­ta con el psi­coa­ná­li­sis per­so­nal del pro­fe­sio­nal. se­gún la cual la gue­rra es el pa­dre de to­das las co­sas (4).

y so­lo lo sen­ti­mos a con­se­cuen­cia de cier­tos dis­po­si­ti­vos de nues­tro or­ga­nis­mo. La par­cia­li­dad con la que se res­ca­tan pá­rra­fos de la obra de Freud pa­ra dar cuen­ta de la cer­te­za de una u otra pos­tu­ra. in­ten­ta de­no­tar el obs­tá­cu­lo in­fran­quea­ble que cons­ti­tu­ye la sus­tan­cia co­mo ob­tu­ra­do­ra de la apa­ri­ción del su­je­to. sin que se ha­ya in­tro­du­ci­do el tó­xi­co em­bria­ga­dor.un rol per­se­cu­to­rio. el de la ma­nía. pa­ra ob­te­ner ese in­flu­jo es el quí­mi­co: la in­to­xi­ca­ción. Freud pa­re­ce an­ti­ci­par­se a los des­cu­bri­mien­tos de la neu­ro­quí­mi­ca ce­re­bral: Pe­ro tam­bién den­tro de nues­tro qui­mis­mo pro­pio. des­de el pun­to de vis­ta me­ta­fí­si­co son real­men­te muy pe­li­gro­sas (2). tan só­ lo un ren­ glón más aba­ jo. pues co­no­ce­mos al me­nos un es­ta­do pa­to­ló­gi­co.por lo me­nos más cer­ca­nas al psi­coa­ná­li­sis. No creo que na­die ha­ya pe­ne­tra­do su me­ca­nis­mo. pe­ro el he­cho es que exis­ten sus­tan­ cias ex­tra­ñas al cuer­po. Ello lle­va a dua­lis­mos o a po­si­cio­nes irra­cio­nal­men­te in­con­ce­bi­bles que. El mé­to­do más tos­co. re­sul­ta.Es muy de la­men­tar que es­te as­pec­to tó­xi­co de los pro­ce­sos aní­mi­cos ha­ya es­ca­pa­do has­ta aho­ra a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca (5). no sub­sis­te si­no mien­tras lo sen­ti­mos. Lo es­cri­to por Freud en El ma­les­tar en la cul­tu­ra. de­ben de exis­tir sus­tan­cias que pro­vo­quen pa­re­ci­dos efec­tos. en que se pro­du­ce esa con­duc­ta.pe­ro a la vez al­te­ran de tal mo­do las con­di­cio­nes de nues­tra vi­da sen­si­ti­va que nos vuel­ven in­ca­pa­ces de re­ci­bir mo­cio­nes de dis­pla­cer (5). Si­ guien­ do con el mis­ mo tex­ to. co­mo de al­guien em­bria­ga­do. Es que al fin.mu­chas ve­ces. Es­te pá­rra­fo. po­dría ser­vir de ba­se a ca­da uno de es­tos ejér­ci­tos en lu­cha.en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des. to­do su­fri­ mien­to es so­lo sen­sa­ción. pe­ro tam­bién el más efi­caz. en su afán de ex­pul­sar al otro y ha­cer­le ju­gar. pa­vo­ro­sa. Los mé­to­dos más in­te­re­san­tes de pre­ca­ver el su­fri­mien­to son los que pro­cu­ran in­fluir so­bre el pro­pio or­ga­nis­mo. cu­ya pre­sen­cia en la san­gre y los te­ji­dos nos pro­cu­ran sen­sa­cio­nes di­rec­ta­men­te pla­cen­te­ras.bla­són esen­cial de la crí­ti­ca es­gri­mi­da por los psi­coa­ na­lis­tas y di­ri­gi­da a los psi­quia­tras. Es­ta úl­ti­ma ci­ta po­dría sus­ten­tar el va­lor de los cri­te­rios pu­ra­men­ 21 .

de vías o de in­fluen­cias pa­ra con­se­guir cier­tos re­sul­ta­dos. Freud sub­vir­tió el or­den mé­di­co. Es quien es­cu­cha.ha­cien­do caer al pro­pie­ta­rio del sa­ber pa­ra que la pre­gun­ta se des­pla­ce en el dis­cur­so. por­que ca­da una de ellas. por ello. Ape­lar a uno u otro pá­rra­fo en for­ma ex­clu­yen­te pa­ra sos­te­ner la ideo­lo­gía cien­tí­fi­ca que se pre­ten­de de­sa­rro­llar. pro­hi­bir o mi­rar con des­pre­cio la otra ver­tien­te. co­mo es­tan­dar­te de cier­tas po­si­cio­nes psi­quiá­tri­cas. ca­si no tie­ne ra­zón de ser.no ha­cer uso del po­der su­pues­to.Con re­la­ción a es­te úl­ti­mo as­pec­to. Lo de­sa­rro­lla co­mo anu­la­ción de un cor­te en­tre or­ga­nis­mo y len­gua­je que.Ella se des­plie­ga tan­to en re­la­ción con el des­cu­bri­mien­to del mun­do psí­qui­co co­mo con el ca­mi­no que Freud de­jó abier­to res­pec­to de los fu­tu­ros de­sa­rro­llos cien­tí­fi­cos en el ám­bi­to de la quí­mi­ca neu­ro­nal (6).El aban­do­no de la hip­no­sis y la su­ges­tión abrió un es­pa­cio pa­ra que allí se ins­ta­la­ra la pa­la­bra de quien su­fre.sin pre­ten­der uni­ci­dad o ex­clu­si­vi­ dad cau­sal. Kli­movsky tam­bién se­ña­la: [La] clá­si­ca se­pa­ra­ción en­tre psi­co­far­ma­co­lo­gía. Le Pou­li­chet plan­tea la con­ver­gen­cia en­tre el ideal mé­di­co y cier­to ideal de las to­xi­co­ma­nías. Es­to co­rres­pon­de a una éti­ca que se ins­ta­la con el psi­coa­ná­li­sis. sin po­si­bi­li­dad o con se­rias di­fi­cul­ta­des de trans­for­ma­ción en cuer­po eró­ge­no. Pa­la­bra di­fí­cil de pro­nun­ciar.pe­ro que tras­cien­de su su­pues­ta an­ti­no­mia con la psi­co­neu­rofar­ma­co­lo­ gía.te­ner en cuen­ta só­lo la pri­me­ra ci­ta im­pli­ca ne­gar los im­por­tan­tí­si­mos ade­lan­tos en el cam­po de la neu­ro­bio­lo­gía y de las neu­roi­má­ge­nes.Aquí la sus­ 22 .pa­ra quien in­ten­ta el des­ci­fra­mien­to y es ubi­ca­do en el lu­gar de “hip­no­ti­za­dor” po­de­ro­so pa­ra ali­viar el su­fri­mien­to. es co­mo de­cir hoy que son in­com­pa­ti­bles los re­lo­jes di­gi­ta­les con los ana­ló­gi­cos (2).dado que am­bas pro­cu­ran la se­da­ción po­si­ ble del do­lor de exis­tir. el que de­be­ría re­crear aquel mo­men­to que Freud lle­vó a ca­bo. a ve­ces mu­da con­vo­ca­to­ria.te bio­lo­gis­tas.Gi­rar la po­si­ción. im­pli­ca la con­ti­nui­dad de un cuer­po bio­ló­gi­co.es qui­tar mé­ri­to par­ cial a la re­vo­lu­ción que im­pli­ca el psi­coa­ná­li­sis. des­de la ter­mi­no­lo­gía freu­dia­na.psi­coa­ná­li­sis y psi­co­ te­ra­pia. lo que es­tá in­di­can­do es cier­to ti­po de me­ca­nis­mos. por­que uno es­tá afi­cio­na­do a dar pre­pon­de­ran­cia a aque­lla a la que uno ad­hie­re.

Tam­bién cuan­do la om­ni­po­ten­cia se con­sa­gra al or­den de una teo­ría (in­clui­dos cier­tos em­ban­de­ra­mien­tos psí­coa­na­lí­ ti­cos).to­ma­da en su sen­ti­do ge­ne­ral y li­te­ral. La ge­ne­ra­li­za­ción.ni la pa­la­bra.Ideo­lo­gía vi­gen­te en nu­me­ro­sos pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal que con­sa­gran “la om­ni­po­ten­cia de la sus­tan­cia” (7).que de por sí es abe­rran­te. tra­ta de ser en­te­ra­ men­te ob­je­ti­va. El pro­ble­ma no pa­re­ce ser en­ton­ces ni el me­di­ca­men­to. si­no el lu­gar que ca­da uno de ellos ocu­pa. 23 . co­mo la clá­si­ca neu­ro­lo­gía. las con­se­cuen­cias sue­len ser ne­fas­tas. no un ob­je­to. Es pre­ci­sa­men­te el su­je­to. el “yo” vi­vien­te lo que es ex­clui­do de la neu­rop­si­co­lo­gía (13).tan­cia.sub­vier­te el or­den de lo hu­ma­no en su es­pe­ci­fi­ci­dad. Dos ver­tien­tes de un mis­mo ac­to. que anu­lan aque­llo de que se ocu­pa: el su­je­to hu­ma­no. su gran po­der y sus avan­ces pro­vie­nen de es­ta po­si­ ción. Pe­ro la cria­tu­ra vi­vien­te y es­pe­cial­men­te el ser hu­ma­no es del prin­ci­pio al fin un su­je­to. con re­la­ción a la po­si­ción de quien pon­ ga en jue­ go su uso.en tan­to la psi­que es tra­ta­da co­mo ór­ga­ no. En re­ la­ ción con es­ to Sacks di­ ce: La neu­rop­si­co­lo­gía.mues­tra su efec­to no só­lo en es­te ca­so.

12. 1998.J. 3. 8.:“De­pres­sion and the cour­se of co­ro­nary ar­tery di­sea­se”.H. Bue­nos Ai­res.M. Sac­kett. 1984.G. 1992.o­vid­. Amo­rror­tu. O.A. LePou­li­chet.J.:Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. 1999.:“Psi­co­far­ma­co­lo­gía.:“La psi­co­far­ma­co­lo­gía co­mo par­te del pro­ce­so psi­co­te­ ra­péu­ti­co”.W.Moi­zes­zo­wicz. Amo­rror­tu.S. 18..:Con­fe­ren­cia16. 1998.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁ­FI­CAS 1.psi­coa­ná­li­sisypsi­co­te­ra­pias.NuevaYork.B:Evi­den­ce-ba­ sed Me­di­ci­ne. Sacks..S. 1984.yVia­ le.Psi­coa­ná­li­sisypsi­quia­tría. OC.A. 2.S. S. Freud. 1997.di­fi­cul­ta­ des y pro­ble­mas de la prác­ti­ca clí­ni­ca y teó­ri­ca”. H. to­mo XVI. Os­tow. Ac­tua­li­dad Psi­co­ló­gi­ca. Pai­dós.Wi­ley and Son.:In­tro­duc­tion to Ca­te­go­rial Da­taAnaly­sis..Kli­movsky. 1979. Agui­nis.G.de­mo.Es­tra­te­gias te­ra­ péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas.D. Glass­man.L. El Cam­po de las Te­ra­pias..Lanar­co­sisdelde­seo. Med­li­ne on Sil­ver Plat­ter: U. Lon­ dres.Nue­vaYork.http://www­.Acier­tos. 1984. 1992. 10..:To­xi­co­ma­níaypsi­coa­ná­li­sis. 1993. Sha­pi­ro P. 11. 6. Moi­zes­zo­wicz. 24 .: A Leg to Stand on.. 3: 16-20. to­ mo XXI.Pear­son Pro­fes­sio­nal Li­mi­ted. n° 198. Na­tio­nal Li­brary of Me­di­ci­ne.S.Ri­chard­son..J.Lon­dres. Duck­ worth. 1996.:The Psy­chody­na­micAp­proach to DrugThe­rapy.: El ma­les­tar en la cul­tu­ra.Bue­nos Ai­res. 13. Moi­zes­zo­wicz. Freud.Ro­sen­bergW. Van Nos­ trand Rein­ hold Com­ pany. 9.. Coch­ra­ne.yHay­nesR. Agres­ti. Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry.Aven­burg.R.How to Pra­xisTeach EBM.M.Co­lla­bo­ra­tionGroup:OvidOn­li­ne.com.A. 5. 4.Fio­ri­ni.enObrasCom­ple­tas (OC). 155: 4-11. 7. Bue­nos Ai­res.

ubi­ca­da en di­fe­ren­tes ni­ve­les tó­pi­cos y en de­ter­mi­na­das cir­cu­la­cio­nes eco­nó­mi­cas.da­do que pro­ve­nía de la es­cue­la fi­si­ca­lis­ta de Helm­holtz. tan­to del apa­ra­to psí­qui­co co­mo de la con­ cep­tua­li­za­ción de la me­tap­si­co­lo­gía. Lo pu­ra­men­te cuan­ti­ta­ti­vo es un re­ma­nen­te fi­nal de lo eco­nó­mi­co. mar­ca un pro­ce­so de cua­li­fi­ca­ción cre­cien­te.Él in­ves­ti­ga esa mis­te­rio­sa ca­ja ne­gra que es la men­te hu­ma­na.Es­ta me­tap­si­co­lo­gía se edi­fi­ca a tra­vés de una tri­ple ver­tien­te:tó­pi­ca.Freudin­ten­taunde­sa­rro­lloteó­ ri­co de lo cuan­ti­ta­ti­vo (figura 1).se in­te­re­sa en el pro­ce­so par­ti­cu­lar que trans­for­ma eso cuan­ti­ta­ti­vo en un or­den de cua­li­dad.de una par­ti­cu­lar cir­ cu­la­ción de la li­bi­do en el apa­ra­to psí­qui­co. Por so­bre to­do.di­ná­mi­ca y eco­nó­mi­ca. 25 .1. IN­TRO­DUC­CIÓN La teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca.Es­ta con­cep­ción era com­pa­ti­ble con la for­ma­ción cien­tí­fi­ ca de Freud.Ella se­rá con­cep­ tua­li­za­da en sus fu­tu­ros de­sa­rro­llos teó­ri­cos.Sin em­bar­go. en su pro­gre­si­va cons­ti­tu­ción in­ter­na.La cua­li­dad es el fi­nal del pro­ce­so.en los orí­ge­nes (11). co­ mo una “má­ qui­ na que de un mo­ men­ to a otro po­ dría echar­ se a an­dar so­la”. Es un res­to que cae fue­ra.den­tro de la cual se de­sa­rro­lla la trans­for­ma­ción.es de­cir.só­lo el úl­ti­mo des­cri­be los ca­mi­nos y vi­ci­si­tu­des de una can­ti­dad cua­li­fi­ca­da. APARATO NEURONAL Y PSICONEUROBIOLOGÍA 1-1. co­moenes­cri­tosmuypos­te­rio­res(19). De es­tos as­pec­tos cons­ti­tu­ti­vos. En una car­ta que di­ri­ge a Fliess (9) de­fi­ne la cons­truc­ción del apa­ ra­to neu­ro­nal que es­tá de­sa­rro­llan­do en el “Pro­yec­to de psicología”.

fi­na­li­za­do el pro­ce­so.Freud se afa­na en que el Pro­yec­to que­de ocul­to.co­mo se ad­vier­te en La in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños. po­co a po­co.fi­nal­men­te y des­pués de mu­chos años apa­re­ce. en re­la­ción con el mé­to­do ex­pe­ri­men­tal. Su con­se­ cuen­ cia se­ rá que el or­ den de lo neu­ ro­ ló­ gi­ co y su apa­ ra­ to que­ den re­le­ga­dos.es sos­ 26 . En­tre es­ta “má­qui­na” y La in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños (13) se in­ter­po­nen la muer­te del pa­dre de Freud y el co­mien­zo de su au­toa­ ná­li­sis.al mis­mo tiem­po.Figura 1 que in­ten­ta­ba ex­pli­car la con­duc­ta hu­ma­na en tér­mi­nos fí­si­co-quí­mi­ cos..pe­ro que. pro­ mue­ve el de­sa­rro­llo de las in­ves­ti­ga­cio­nes freu­dia­nas en un ám­bi­to que tras­cien­de lo con­cre­to. un mun­do teó­ri­co que po­co tie­ne que ver con la cien­cia neu­ro­ló­gi­ca tra­di­cio­nal de la que ha­bía par­ti­do. Aquí na­ce lo psí­qui­co que re­vis­te y en­vuel­ve los cir­cui­tos neu­ro­na­les. La “pér­di­da” de es­ta má­qui­na ma­te­rial.] el neu­ró­lo­go Freud (que lo fue.una rup­tu­ra epis­te­ mo­ló­gi­ca: ha sur­gi­do el psi­coa­ná­li­sis (28). Kli­movsky se­ña­la: [. com­pa­gi­na una se­rie de no­cio­nes vin­cu­la­das con la psi­co­lo­gía has­ta que.. Se ha con­su­ma­do en­ton­ces.Fi­nal­men­te. És­te es un mo­men­to cru­cial que pro­du­ce un cor­te. Sus de­sa­rro­llos neu­ro­ló­gi­cos tam­bién en­con­tra­ban un to­pe.ya que no con­ta­ba con re­cur­sos ade­cua­dos pa­ra la cons­ta­ta­ción.de­ci­di­da­men­te has­ta 1890) ad­vier­ te pau­la­ti­na­men­te las di­fi­cul­ta­des de la neu­ro­lo­gía tra­di­cio­nal pa­ra en­ten­der los pro­ble­mas li­ga­dos a la psi­quia­tría y có­mo.

el re­cuer­do. Al­gu­nos au­to­res se­ña­lan que el pro­ble­ma cen­tral del Pro­yec­to re­mi­te a la na­tu­ra­le­za de la re­la­ción en­tre el ce­re­bro y la men­te. pe­ro no ha si­do lo­gra­da y. se ha­rán pre­sen­tes o pro­du­ci­rán una caí­da mo­men­tá­nea o de­fi­ni­ti­va del mun­do psí­qui­co. si lle­ga­ra a pro­bar­se la im­po­si­ bi­li­dad de tal em­pre­sa. Sos­ tie­nen que en el tra­ba­jo so­bre“Las afa­sias”(1891) Freud re­cal­ca que lo psí­qui­co es un pro­ce­so pa­ra­le­lo a lo fi­sio­ló­gi­co.esa re­duc­ti­bi­li­dad se­ría en prin­ci­ pio po­si­ble.Las ex­pe­rien­cias psí­qui­cas y los pro­ce­ sos fi­sio­ló­gi­cos son dos fe­nó­me­nos di­fe­ren­tes: pa­la­bras y co­sas son per­ci­bi­das por la men­te en pa­ra­le­lo con cier­tos pro­ce­sos fi­sio­ló­gi­cos que ocu­ rren en el ce­ re­ bro (48). Lo neu­ro­ló­gi­co de aque­lla épo­ca re­mi­te a lo psi­co-neu­ro-fár­ma­cobio­ló­gi­co ac­tual. Es jus­ta­men­te la dis­fun­ción de las re­des neu­ro­bio­ló­gi­cas uno de los ele­men­tos que pro­pi­cia las fa­llas y di­fi­cul­ta­des en la cons­ti­tu­ción de un or­den que lo tras­cien­da. y que no hay en­tre ellos una re­la­ción cau­sa-efec­to. 27 . El mun­do “vir­tual” na­ce y se sos­tie­ne en la me­di­da en que las re­des neu­ro­na­les se man­ten­gan tra­ba­jan­do en for­ma si­len­cio­sa y es­con­di­da.la me­tá­fo­ra y un cuer­po que ya no es or­ga­nis­mo si­no sím­ bo­lo.. aún así el psi­coa­ná­li­sis so­bre­vi­vi­ría [.el sue­ño.es des­co­no­cer una par­te de aque­llo que ha­ce obs­tá­cu­lo a la cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va.te­ni­do por ellos. Si bien la pér­di­da de la “má­qui­na” si­gue sien­do im­pres­cin­di­ble pa­ra el su­je­to. Kli­movsky se­ña­la: [Freud] ha­ce com­pa­ti­ble su mo­nis­mo on­to­ló­gi­co con su dua­lis­mo me­to­do­ló­gi­co. Es­te ám­bi­to re­ves­ti­do por lo psí­qui­co per­ma­ne­ce es­con­di­do pe­ro exis­ten­te.Es­con­der­lo. co­mo un ma­pa.el tra­tar lo ma­te­rial y lo men­tal co­mo ám­bi­tos acer­ca de los cua­les no se to­ma po­si­ción acer­ca de si son o no re­duc­ ti­bles el uno al otro.. El si­len­cio de la má­qui­na ga­ran­ti­za la vi­da fan­tas­má­ti­ca. que ha­ce per­der el te­rri­to­rio ma­te­rial de lo bio­ló­gi­co.] (28). Si hay dis­fun­cio­na­mien­to en ellas.En su creen­cia.es ine­lu­di­ble su co­no­ci­mien­to pa­ra el abor­da­je teó­ri­co y clí­ni­co de los tras­tor­nos men­ta­les.es de­cir. Es­ta exis­ten­cia se hi­zo pre­sen­te en la con­ cep­ción teó­ri­ca de Freud. Se cons­ti­tu­ye lo eró­ge­no.Hoy exis­te un or­den cien­tí­fi­co que per­mi­te com­pro­ba­cio­nes fác­ti­cas.ob­viar­lo. Es por eso que su co­no­ci­mien­to se tor­ na im­pres­cin­di­ble.

En1906Ca­mi­lloGol­gi(ita­lia­no)ySan­tia­goRa­mónyCa­jal(es­pa­ñol) com­prue­ban que.. pa­ra acep­tar el or­den de lo eró­ge­no. que da lu­gar al or­den vir­tual del de­seo. tran­si­to­ria o per­ma­nen­te (figura 2). Es un sím­bo­lo. re­sis­ten­cia que de­be ser ven­ci­da. En es­te úl­ti­mo. Freud plan­tea dos ideas rec­to­ras: 1) con­ce­bir lo que di­fe­ren­cia la ac­ti­vi­dad del re­po­so co­mo una Q (can­ti­dad) so­me­ti­da a la ley ge­ne­ral del mo­vi­mien­to. b) com­po­ nen­teses­pe­cí­fi­cosdon­detie­nelu­garlasín­te­sisdelaspro­teí­nas(ri­bo­so­ mas. que se­pa­ra el con­te­ni­do ce­lu­lar del me­dio ex­ter­no.] exis­te una re­sis­ten­cia en lo bio­ló­gi­co.Tan­to en re­la­ción con la cons­truc­ción de la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca. Pa­ra lo­grar es­ta “in­di­vi­dua­li­dad” ca­da neu­ro­na tie­ne un po­lo de re­cep­ción in­for­má­ti­co (den­dri­ta).lo que ven­ce a la re­sis­ten­cia del or­ga­nis­mo y lo que ins­tau­ra al in­cons­cien­te [.La neu­ro­sis es­ce­ni­fi­ca el re­cu­bri­mien­to de lo bio­ló­gi­co. el sín­to­ma mues­tra la tras­mu­ta­ción cua­li­ta­ti­va. co­mo con la pro­gre­si­va edi­fi­ca­ción del apa­ra­to psí­qui­co. La can­ti­dad se re­du­ce en la me­di­da en que avan­za la teo­ri­za­ción.). 2) su­po­ner co­mo par­tí­cu­las ma­te­ria­les las neu­ro­nas (11). Go­di­no Ca­bas se­ña­la: [..una ne­ce­sa­ rie­dad se im­po­ne: el pa­sa­je del or­den de lo bio­ló­gi­co al de la sub­je­ti­ vi­dad.co­nec­tar­se con otras y emi­tir una res­pues­ta de ma­ne­ra úni­ca. ca­da una de ellasman­tie­neuna“in­di­vi­dua­li­dad”.Pue­denre­ci­birypro­ce­sarlain­for­ ma­ción. con­tra­dic­to­ria. Elso­maoci­to­plas­maes­táde­li­mi­ta­doporlamem­bra­naplas­má­ti­ca. si bien las neu­ro­nas son un “re­tí­cu­lo”. Es­te ca­mi­no no se pre­sen­ta en nin­gu­na de sus dos ver­tien­tes sin obs­tá­cu­los. etc. En esa má­qui­na que de­bió per­der­se pa­ra que naz­ca el psi­coa­ná­li­ sis.] (23). Den­tro del so­ma exis­ten dos zo­nas bien di­fe­ren­cia­das: a) el ci­to­sol o ma­triz.una au­to­pis­ta pa­ra la con­duc­ción de la res­pues­ta ele­gi­da (axón) y un po­lo de ex­pul­sión pa­ra la in­for­ma­ ción así ela­bo­ra­da (bo­tón ter­mi­nal). la pues­ta en jue­godelcir­cui­tore­pre­sen­ta­cio­nalcons­ti­tu­yelatra­mi­ta­ciónima­gi­na­ ria de pro­ce­sos cuan­ti­ta­ti­vos.una ma­qui­na­ria de pro­ce­sa­mien­to (so­ma o cuer­po neu­ro­nal y nú­cleo). 28 .. re­tí­cu­lo en­do­plas­má­ti­co. Es un ale­ja­mien­to pro­gre­si­vo de un cuer­po en su rea­li­dad ma­te­rial.. nos di­ce Freud.

En los ver­te­bra­dos.000.don­de las den­dri­tas (re­cep­to­ras) se con­tac­tan con 29 .que lle­van in­for­ma­ción de la pe­ri­fe­ria al so­ma ce­lu­lar.y un axón.el so­ma de las neu­ro­nas no po­see den­dri­tas (son uni­po­la­res):el cuer­po ce­lu­lar emi­te o re­ci­be in­for­ma­ción.mo­to­ras o efe­ren­tes. que no son sen­si­ti­vos ni mo­to­res (figura 4).ca­da uno for­ma­do por un ADN com­bi­na­do con pro­teí­nas (ge­nes).b) di­fe­ren­tes ti­pos de ARN. En los in­ver­te­bra­dos. La in­ter­co­ne­xión en­tre unas y otras se rea­li­za a tra­vés de un es­pa­ cio real (si­nap­sis).una neu­ro­na mo­to­ra de la mé­du­la es­pi­nal re­ci­be 10. si in­ter­co­nec­tan a di­fe­ren­tes gru­pos ce­lu­la­res en­tre sí por me­dio de sus lar­guí­si­mos axo­nes. c) el nu­cléo­lo.000 con­tac­tos.Den­tro de él es­tán:a) los cro­mo­so­mas.si go­bier­nan las glán­du­las y mús­cu­los.Figura 2 El nú­cleo de la cé­lu­la es­tá se­pa­ra­do del ci­to­plas­ma por una en­vol­ tu­ra pro­tei­ca po­ro­sa. don­de se ha­llan los ge­nes de los ARN re­cién sin­te­ti­za­dos. Las neu­ro­nas mul­ti­po­la­res (que son la ma­yo­ría en el sis­te­ma ner­ vio­so cen­tral de los ma­mí­fe­ros) tie­nen un so­lo axón ter­mi­nal.Pue­den ser sen­si­ti­vas o afe­ren­tes.d) pro­teí­nas que re­gu­lan la ac­ti­vi­dad de los ge­nes (figura 3). Por ejem­plo.a tra­vés del cual se emi­ten los men­sa­jes des­de el cuer­po al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. con múl­ti­ples den­dri­tas que emer­gen de cual­quier zo­na del cuer­po ce­lu­ lar. de in­ter­co­ne­xión.las neu­ro­nas son bi­po­la­res:tie­nen den­dri­tas.una ce­re­be­lo­sa de Pur­kin­je 150.si lle­van la in­for­ma­ción al sis­te­ma ner­vio­so cen­tral des­de los po­los per­cep­ti­vos. lo que les per­mi­te ob­te­ner un in­nu­me­ra­ble flu­jo de in­for­ma­ción.

Figura 3. Neurona Figura 4. Tipos de neuronas 30 .

Figura 5 Se ne­ce­si­ta­ron ca­si trein­ta años más de in­ves­ti­ga­ción pa­ra com­ pro­bar que nin­gún sis­te­ma tra­ba­ja de ma­ne­ra au­tó­no­ma. Ed­garAdrian. El ar­co re­fle­jo es­pi­nal es­tá tam­bién co­nec­ta­do con el sis­te­ma ner­vio­so cen­ tral.lo cual ge­ne­ra un ho­lo­gra­ma o pan­ta­lla de pro­yec­ción vir­tual. que to­ma lo al­ma­ce­na­do pre­té­ri­ta­men­te y lo ad­qui­ri­do en for­mare­cien­te.El axón de la neu­ro­na (pre-si­náp­ti­ca) se con­tac­ta (a tra­vés de me­dia­do­ res quí­mi­cos. En el es­pa­cio in­ter­si­náp­ti­co. Una vez que la per­cep­ción lle­ga a él.lo­gra ais­lar fi­bras sen­si­ti­vas y com­prue­ba que exis­te una re­la­ción di­rec­ta en­tre la fre­cuen­cia del 31 . La ma­ne­ra de tra­ba­jo es­pe­cia­li­za­do en­tre gru­pos de neu­ro­nas (red neu­ro­nal) crea un ti­po es­pe­cial y úni­co de fun­cio­na­mien­to.ya que am­bas neu­ro­nas no se fu­sio­nan. se in­te­gra con otros sis­te­ mas. unión) fue acu­ña­do por She­rring­ton pa­ra de­sig­nar el lu­gar don­de se in­ter­co­nec­tan las neu­ro­nas (figura 5).Es­te pro­ce­ sa­mien­to.Sepro­du­cenre­gis­tros de las mo­di­fi­ca­cio­nes neu­ro­na­les pro­vo­ca­das por los es­tí­mu­los.el axón (emi­sor) pa­ra re­co­men­zar el cir­cui­to.El tér­mi­no“si­nap­sis”(del grie­go. la trans­mi­sión del im­pul­so se ha­ce por me­dio de trans­mi­so­res.ga­seo­sos o eléc­tri­cos) con una pro­lon­ga­ción o den­dri­ta de otra neu­ro­na (post-si­náp­ti­ca).pre­mio No­bel 1932.tie­neunde­sa­rro­lloper­ma­nen­te.que se com­ple­ ji­za pau­la­ti­na­men­te.que es la que re­ci­be esa in­for­ma­ción (figura 6).

Los re­cep­to­res res­pon­den a los es­tí­mu­los has­ta que fi­nal­men­te de­jan de ha­cer­lo. pro­te­gién­do­se de las in­va­sio­nes ex­ter­nas. etc.ya sea in­hi­ bi­to­rios o ex­ci­ta­to­rios. Sinapsis (modificado de Bear y col. trans­for­ma­dos en po­ten­cia­les de ac­ción eléc­tri­cos.) 32 . Figura 6.A ma­yor fre­cuen­cia de los es­tí­ mu­los.vis­ta.la vi­da or­gá­ni­ca sen­si­ ble.) son ac­ti­va­dos en fun­ción de la fre­cuen­cia de los es­tí­mu­los.es­tí­mu­lo y la sen­sa­ción.ol­fa­to. el me­dio no inun­da. se des­pla­zan por vías de con­ducción (sen­si­ti­vas) has­ta las re­gio­nes co­rres­pon­dien­tes en el ce­re­bro donde se­rán pro­ce­sa­dos. Sien­tan así un pre­ce­den­te fi­sio­ló­gi­co: de es­ta ma­ne­ra.ha­bráunama­yorli­be­ra­ciónde neu­ro­trans­mi­so­res.Éstos.con sus mi­llo­nes de se­ña­les.Los re­cep­to­res pe­ri­fé­ri­cos (tac­to.

Freud ter­mi­na aban­do­nan­do es­ta“ca­ja ne­gra”. En­tre la vía afe­ren­te y la efe­ren­te se ubi­ca la“ca­ja ne­gra”.Freudha­ráunafun­da­men­talaco­ta­ción.Re­fi­rién­ do­se al des­pla­za­mien­to de la ener­gía psí­qui­ca a lo lar­go de las vías aso­cia­ti­vas. si bien es for­ zo­so que esos ca­mi­nos sean fi­gu­ra­bles.Pe­roen1905.Solms (48) y Pri­bram (43) pro­ pi­cian una in­te­gra­ción y no un reem­pla­zo de la cien­cias de la sub­je­ti­ vi­dad por las neu­ro­cien­cias ob­je­ti­vas.de­be­rían adop­tar hi­pó­te­sis fac­to­ria­les que 33 . de una ma­ne­ra que aún no sa­be­mos in­di­car.Sos­tie­nen que es­ta in­te­gra­ción es fac­ti­ble en nues­tros días a par­tir del co­no­ci­mien­to y de los mé­to­ dos que hoy se de­ten­tan.por unos ele­men­tos or­gá­ni­cos del sis­te­ma ner­vio­so (14). ni a los sis­te­mas de neu­ro­nas que hoy ha­cen sus ve­ces. Kli­movsky. La can­ti­dad (Q) re­co­rre la neu­ro­na y pa­sa de una a otra.se­ña­la:“La psi­co­far­ma­co­lo­gía. Es­te pe­río­do no es ho­mó­lo­go al del es­tí­mu­lo.El ca­rác­ter cua­li­ta­ti­vo del es­tí­mu­lo es­tá de­ter­mi­na­do por una fre­ cuen­cia par­ti­cu­lar del mo­vi­mien­to neu­ro­nal.y en ella. Ello se tor­na po­si­ble cien años des­pués que Freud in­ten­ta­ra es­ta ta­rea.Es­te de­sa­ rro­llo que­da­rá sus­pen­di­do en las fu­tu­ras ar­ti­cu­la­cio­nes teó­ri­cas freu­ dia­nas.al que Freud ha­ce re­fe­ren­cia.Pa­raelloto­mape­que­ñasmues­trasdel mun­do ex­ter­no que le per­mi­tan re­co­no­cer el ca­rác­ter de los es­tí­mu­ los.Hay du­das acer­ca de si ese“al­gún día”.el or­ga­nis­mo tie­ne co­mo prin­ci­pal ob­je­ti­vo pro­te­ger­se delasin­va­sio­nescuan­ti­ta­ti­vas.pe­ro“man­tie­ne con és­te cier­ta re­la­ción con arre­glo a una fór­mu­la re­duc­to­ra que ig­no­ra­mos” (el des­ta­ca­do es nues­tro) (11).ha lle­ga­do.Pa­ra Freud. pa­ra de­di­car­se a des­cu­brir aque­lla que se vin­cu­la a los pro­ce­sa­mien­tos psí­qui­cos. siem­pre man­tu­vo la es­pe­ran­za de que al­gún día se des­cu­ brie­ra la es­truc­tu­ra ana­tó­mi­ca y fi­sio­ló­gi­ca que sir­ve de ba­se a los cir­cui­tos re­pre­sen­ta­cio­na­les. el psi­coa­ná­li­sis y la psi­co­te­ra­pia.Sin em­bar­go. el enig­ma que Freud pre­ten­de re­sol­ver.en vez de ha­ber­se es­cin­di­do tan vio­ len­ta­men­te unas de otras. di­ce: Pa­ra evi­tar un ma­len­ten­di­do de­bo agre­gar que no in­ten­to pro­cla­mar co­mo esos ta­les ca­mi­nos [los de las vías asociativas] a cé­lu­las y ha­ces.des­de la epis­te­mo­lo­gía. Breuer afir­ma que“la con­cep­ción de la ener­gía del sis­te­ma ner­vio­ so cen­tral co­mo una can­ti­dad que se dis­tri­bu­ye por el en­cé­fa­lo de ma­ne­ra os­ci­lan­te y al­ter­nan­te es ya an­ti­gua” (4).

La“ca­ja ne­gra”neu­ro­bio­ló­gi­ca si­guió sus de­rro­te­ros a lo lar­go del si­glo XX. Son co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­neu­ro­na­les que se lle­van a ca­bo a tra­vés de las nu­me­ro­sas sinap­sis que po­see ca­da cé­lu­la. Las co­ne­xio­nes in­ter­si­náp­ti­cas pue­den con­ser­var su sta­tu quo ori­gi­nal o mo­di­fi­car su efi­cien­cia en sen­ti­do nor­mal o pa­to­ló­gi­co.Lo­gró po­ner en jue­go de­sa­rro­llos más y más so­fis­ti­ca­dos res­ pec­to a los pro­ce­sos de neu­ro­trans­mi­sión.Es­tos úl­ti­mos im­pli­can cir­ cui­tos de in­ter­co­ne­xión en­tre las neu­ro­nas que con­fi­gu­ran un en­tra­ ma­do o red. ¿Qué co­no­ci­mien­tos exis­ten hoy res­pec­to de los dos prin­ci­pios rec­to­res (neu­ro­nas y can­ti­dad) del Pro­yec­to? 34 .im­pli­ca­ran lí­mi­tes de se­pa­ra­ción me­nos du­ros acer­ca de lo que es o no per­ti­nen­te pa­ra el co­no­ci­mien­to de la ac­ción te­ra­péu­ti­ca” (1).

que en­tran o sa­len por ca­na­les es­pe­cí­fi­cos). Es­ta in­for­ma­ción quí­mi­ca es “cap­ta­da”porsi­tioses­pe­cí­fi­cosdelamem­bra­nace­lu­lar(re­cep­to­res)de laneu­ro­napost-si­náp­ti­ca.laneu­ro­natrans­for­maelim­pul­ so eléc­tri­co en uno quí­mi­co.La ma­triz es­tá com­pues­ta por diferentes pro­teí­nas. por el pe­so mo­le­cu­lar (al­to o ba­jo). es­pe­cial­men­te pa­ra re­ci­bir un de­ter­mi­na­do neu­ro­trans­mi­sor.1-2. Los es­tí­mu­los quí­mi­cos ac­túan so­bre re­cep­to­res pro­tei­cos es­pe­cí­ fi­cos (tie­nen es­pe­ci­fi­ci­dad) e in­du­cen un de­ter­mi­na­do ti­po de ac­ción (tie­nen efi­ca­cia).si­no tam­bién por las ca­rac­te­rís­ti­cas de las res­pues­tas que pro­vo­can (rá­pi­ dasolen­tas). Los neu­ro­trans­mi­so­res (li­gan­dos) ac­túan só­lo en las si­nap­sis:las cé­lu­las in­duc­to­ras que los se­cre­tan. y des­de allí has­ta el axón (ve­sí­cu­las si­náp­ti­cas). NEU­RO­TRANS­MI­SIÓN Ca­daneu­ro­napro­pa­gasuin­for­ma­ciónporme­diodeunpo­ten­cialde ac­ción(se­ñaleléc­tri­ca). Pa­ra con­ti­nuares­tapro­pa­ga­cióndelim­pul­so.se ha­llan en con­tac­to di­rec­to con las cé­lu­las in­du­ci­das o blan­co que los re­ci­ben.de­no­mi­na­da bo­tón ter­mi­nal. li­be­ran­doales­pa­cioin­ter­si­náp­ti­colosneu­ro­trans­mi­so­resalo­ja­dosenlas ve­sí­cu­las.que ter­mi­na en una pe­que­ña ex­pan­sión en for­ma de bul­bo.La fun­ción de es­tas sus­tan­cias es dar­le for­ma y mo­ti­ li­dad a la neu­ro­na.porlasdis­tin­tases­truc­tu­rasquí­mi­cas(sim­plesocom­ple­ jas). Ca­da neu­ro­na tie­ne un “mi­croam­bien­te fa­bri­ca­do” (ci­toes­que­le­to). La neu­ro­na emi­te o“dis­pa­ra”el im­pul­so ner­vio­so a tra­vés de una pro­lon­ga­ción ge­ne­ral­men­te úni­ca lla­ma­da axón. al so­ma. La cé­lu­la que se­cre­ta el li­gan­do (cé­lu­la in­duc­to­ra) 35 . etc. La ma­yo­ría de las ac­ti­vi­da­des me­ta­bó­li­cas ce­lu­la­res se rea­li­zan en la ma­triz ci­to­plas­má­ti­ca o ci­to­sol.Se cla­si­fi­can de acuer­ do con su ori­ gen y ti­ po de ac­ ción.quepro­vo­canlades­po­la­ri­za­cióneléc­tri­cade laneu­ro­na.porcam­biosió­ni­cosdelamem­bra­ nace­lu­lar(elec­tro­va­len­ciaspo­si­ti­vasyne­ga­ti­vasdeso­dioypo­ta­sio.És­tesetrans­mi­teden­trodelacé­lu­lades­desus den­dri­tas(ar­bo­ri­za­cio­nesdelso­ma). En los úl­ti­mos años se ha po­di­do de­mos­trar que los trans­mi­so­res si­náp­ti­cos pue­den di­fe­ren­ciar­se no so­la­men­te por sus ac­cio­nes.pa­raasípo­dertrans­mi­tirelim­pul­sonue­va­men­teaotracé­lu­ la. por la pre­pon­de­ran­cia de las res­pues­tas quí­mi­cas o eléc­tri­cas.

res­pues­tas len­tas.es­tá en con­tac­to con la que lo re­ci­be (cé­lu­la in­du­ci­da o blan­co). De acuer­do con es­tas di­fe­ren­tes par­ti­cu­la­ri­da­des se los ha de­no­mi­na­do: – Neu­ro­trans­mi­so­res. Los neu­ro­trans­mi­so­res se ca­rac­te­ri­zan por es­tar pre­sen­tes en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y por te­ner me­ca­nis­mos pro­pios de sín­te­sis. – Au­to­rre­cep­to­res o re­cep­to­res pre-si­náp­ti­cos. Po­seen re­cep­to­res es­pe­cí­fi­cos.Es­te ti­po de neu­ro­trans­mi­so­res pro­vo­ca res­pues­tas quí­ mi­cas y eléc­tri­cas. los cua­les pue­den ser blo­quea­dos por di­ver­ sos fár­ma­cos. re­gu­lan­do así.que la neu­ro­na re­ci­be en forma si­mul­ tá­nea y cons­tan­te­men­te. Los neu­ro­trans­mi­so­res más co­no­ci­dos son los si­guien­tes: – Lasca­te­co­la­mi­nas(adre­na­li­na. trans­mi­so­res de al­to pe­so mo­le­cu­lar.quese ori­gi­nandelosami­noá­ci­dosfe­ni­la­la­ni­nayti­ro­si­na. de­gra­da­ción. Se ca­rac­te­ri­zan por ser sen­si­bles a las con­cen­tra­cio­nes del neu­ro­trans­mi­sor en la bio­ fa­se de la si­nap­sis.res­pues­tasrá­pi­das:lacé­lu­lain­duc­to­raes­táen ín­ti­mo con­tac­to con la cé­lu­la blan­co. por lo que los lí­mi­tes de ca­da una de es­tas ca­te­go­rías re­sul­tan im­pre­ci­sos. Se los cla­si­fi­ca en: – Neu­ro­trans­mi­so­res ver­da­de­ros.Las res­pues­tas eléc­tri­cas pue­den ser ex­ci­ta­to­rias o in­hi­bi­to­rias. – Neu­ro­mo­du­la­do­res. mu­chas ve­ces las ac­cio­nes se su­per­po­nen. por un me­ca­nis­mo de feed­back o re­troa­li­men­ta­ción.Laadre­na­li­nay 36 . – Neu­ro­pép­ti­dos. – Neu­ro­trans­mi­so­res pu­ta­ti­vos. Son los que no sa­tis­fa­cen to­dos los cri­te­riosqueper­mi­ti­ríancon­si­de­rar­losneu­ro­trans­mi­so­resver­da­ de­ros.mo­du­la­do­res de la se­cre­ción de otras hor­mo­nas: la cé­lu­la in­duc­to­ra es­tá dis­tan­te de la cé­lu­la blan­co. Muy po­cos neu­ro­trans­mi­so­res sa­tis­fa­cen to­dos es­tos cri­te­rios. res­pues­tas de ti­po post-si­náp­ti­co.La res­pues­ta de­pen­de­rá de la su­ma­to­ria de am­bos pro­ce­ sos (ex­ci­ta­to­rios e in­hi­bi­to­rios). re­cap­ta­ción e inac­ti­va­ción. al­ma­ce­na­mien­to. Sin em­bar­go.la li­be­ra­ción o el blo­queo del neu­ro­trans­mi­ sor en jue­ go.no­ra­dre­na­li­naydo­pa­mi­na). – Neu­ro­hor­mo­nas. – Neu­ro­me­dia­do­res.

de la sa­cie­dad ali­men­ta­ ria y de fun­cio­nes neu­roen­do­cri­nas.por ejem­plo. la bu­li­mia.co­mo es la fluo­xe­ti­na. Así.de la con­duc­ta agre­si­va.la del 5-HT1A es an­sio­lí­ti­ca y la del 5-HT 2A es an­sio­gé­ni­ca.de­cre­men­to de la ten­sión y adi­na­mia. una es­ti­mu­la­ción del re­cep­tor 5-HT1A.adap­ta­ción e in­hi­bi­ción.que fi­nal­men­te pro­du­cen los cam­bios en las fo­so­fo­ri­la­cio­nes pro­tei­cas (que es­tán de­ter­mi­na­das ge­né­ti­ca­men­te). La al­te­ra­ción de su sín­te­sis o de su de­gra­da­ ción ha si­do vin­cu­la­da a los de­sór­de­nes afec­ti­vos y a la en­fer­me­ dad es­qui­zo­fré­ni­ca.al con­su­mo de al­co­ hol y sus­tan­cias adic­ti­vas. al su­ci­dio.El blo­queo de la vía do­pa­mi­nér­gi­ca pro­du­ci­ría in­mo­ti­va­ción.Las res­pues­tas clí­ni­cas son en­ton­ces di­fe­ren­tes.hi­per­ter­mia.El blo­queo de la re­cap­ta­ción de 5-HT por un IRSS. ya que pue­de es­ti­mu­laroin­hi­biradi­fe­ren­tes re­cep­to­res.En am­bos ca­sos se ac­ti­van se­gun­dos men­sa­ je­ros.Ello se tra­du­ ce en ac­cio­nes es­pe­cí­fi­cas (figura 8).pro­du­ce un au­men­to de la es­ti­ mu­la­ción de es­te re­cep­tor con an­sie­dad a ni­vel clí­ni­co.la es­ti­mu­la­ción del re­cep­tor 5-HT1 pro­du­ce hi­po­ ter­mia y la del 5-HT2.la no­ra­dre­na­li­na son de fun­da­men­tal im­por­tan­cia en las reac­cio­ nes de alar­ma.La dis­mi­nu­ción del 5-HT es vin­cu­la­da a la de­sin­hi­bi­ción de las con­duc­tas agre­si­vas.la agi­ta­ción y el apren­di­za­je. en­tre otras.Ac­túan en for­ma di­rec­ta por me­ca­nis­mos ió­ni­cos (5-HT3) o a tra­vés de la pro­teí­na G (5-HT1/7). – La se­ro­to­ni­na (5-HT) se­ría un mo­du­la­dor del sue­ño. por la bus­pi­ro­na po­vo­ca un efec­to an­sio­lí­ti­co.Sus vías se ori­gi­nan en los nú­cleos del Ra­fe del tron­co ce­re­bral.de la ac­ti­vi­dad se­xual. la per­so­na­li­dad an­ti­so­cial y la agre­si­vi­dad. Se co­no­cen sie­te fa­mi­lias de re­cep­to­res que pue­den ser es­ti­mu­la­dos por la se­ro­to­ni­na. La se­ro­to­ni­na (5-HT) po­see un rol con­tra­dic­to­rio. se­gún qué gru­po neu­ro­nal po­sea un de­ter­mi­na­do sub­ti­po de re­cep­tor. Las neu­ro­nas no­ra­dre­nér­gi­cas se ori­gi­nan prin­ci­pal­men­te en el lo­cus coe­ru­leus y las do­pa­mi­nér­gi­cas en la sus­tan­cia ni­gra y el área teg­men­tal ven­tral en el me­sen­cé­fa­lo (figura 7).A su dis­mi­nu­ción se la re­la­cio­ na con la de­pre­sión.la do­pa­mi­na es­ta­ría re­la­ cio­na­da con la ap­ti­tud.del do­lor. – Eláci­doga­ma-ami­no­bu­tí­ri­co(GA­BA) seca­rac­te­ri­zapores­ti­mu­lar 37 . los tras­tor­nos ob­se­si­vo-com­pul­si­vos y las con­duc­tas sui­ci­das.Por el con­ tra­rio.

Figura 7. Catecolaminas 38 .

LTP) y el in­cre­men­to de los bo­to­nes si­náp­ti­cos. me­mo­ria y apren­di­za­je. pue­de con­ver­tir­se por la ac­ción de una ezi­ma en GA­BA (neu­ro­trans­mi­sor in­hi­bi­to­rio). Ejer­cen in­fluen­ciaso­brelosneu­ro­trans­mi­so­res.Seori­gi­nanensi­tiosneu­ro­na­ les o ex­tra­neu­ro­na­les (pros­ta­glan­di­nas.fac­tor de cre­ci­mien­to neu­ro­ nal). – La ace­til­co­li­na.con sus pro­yec­cio­ nes al tron­co y cor­te­za ce­re­bral. gua­no­si­na-mo­no­fos­fa­to cí­cli­co).en las de­men­cias.El in­gre­so del cal­cio a la neu­ro­na la post-­si­ náp­ti­ca y la li­be­ra­ción re­tró­gra­da del óxi­do ní­tri­co rea­li­men­ta la sín­te­sis del glu­ta­ma­to y es la ba­se de la coac­ti­va­ción de dos neu­ ro­nas.Se los con­si­de­ra co­mo el so­por­te más im­por­tan­te de la fi­ja­ción mné­ mi­ca.ade­no­sin­mo­no­fos­fa­to cí­cli­co.La ac­ción an­ti­con­vul­si­van­te y mio­rre­la­jan­te se de­be a un au­men­to de la in­hi­bi­ción que pro­vo­ca es­te neu­ro­trans­ mi­sor so­bre otras cé­lu­las neu­ro­na­les.Es­tán in­vo­lu­cra­dos en la me­mo­ria. Se lo con­si­de­ra un me­dia­dor en los pro­ce­sos de to­no mus­cu­lar.la is­que­mia y las cri­sis de epi­lep­sia. sue­ño.Selosha de­no­mi­na­dose­gun­dosmen­sa­je­ros(ade­no­si­na. Sin em­bar­go. En el an­cia­no nor­mal apa­re­ce só­lo en el hi­po­cam­po un dé­fi­cit de ace­til­co­li­na.Im­pi­de el in­cre­men­to de la ex­ci­ta­ción neu­ro­nal por in­ter­me­dio de sus vías.el glo­bus pa­lli­dus. Losneu­ro­me­dia­do­ressontrans­mi­so­resquí­mi­cosqueau­men­tanlas res­pues­taspost-si­náp­ti­cassinori­gi­narres­pues­taseléc­tri­cas.etcétera. se no­ta una fran­ca al­te­ra­ción de su me­ta­bo­lis­mo y la de­ge­ne­ra­ción de vías y nú­cleos es­pe­cí­fi­cos de ori­gen.si su ac­ti­vi­dad es per­ma­nen­te per­mi­ten la en­tra­da de cal­cio a la neu­ro­na con su con­si­guien­te to­xi­ci­dad ce­lu­lar. ya que per­mi­te el re­fuer­zo de la in­te­rac­ción en­tre la pre y post-si­nap­sis (Po­ten­cia­ción a Lar­go Pla­zo. Los in­mu­no­neu­ro­pép­ti­dos son po­li­pép­ti­dos que se ori­gi­nan en las 39 .co­mo la de Alz­hei­mer.que se ori­gi­nan en el cuer­po es­tria­do.El glu­ ta­ma­to (neu­ro­trans­mi­sor ex­ci­ta­to­rio). en­so­ña­cio­nes.ba­se pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de la me­mo­ria de lar­go pla­zo.los pro­ce­sos de in­hi­bi­ción neu­ro­nal en to­das las áreas del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. coor­di­na­ción. Los neu­ro­mo­du­la­do­res son sus­tan­cias com­ple­jas cu­ya ac­ción de­sen­ca­de­na cam­bios len­tos a me­dia­no y lar­go pla­zo. – Los ami­noá­ci­dos ex­ci­ta­to­rios (EAA:glu­ta­ma­to y as­par­ta­to).En cam­bio.

Neocorteza. Ansiógénica. hipocampo. hipotensora. A 5-HT 2 B Músculo liso. Agonistas: sustancias metiladas (dimetiltriptamina). LSD. UBICACIÓN EN EL SNC Corteza frontal. amígdala. Bulbo. neurohipófisis. inhibidora del apetito. Vasoconstrictor. sobre el peristaltismo intestinal y el ritmo cardíaco. Funciones de los receptores serotoninérgicos (5-HT) ACCIONES NEUROBIOLÓGICAS POR FAMILIA DE RECEPTORES ESTIMULACIÓN DEL RECEPTOR 5-HT Ansiolítica. efecto antiagresivo en animales (locomoción. protuberancia. globo pálido. Antidepresiva. cocaína. inductora del sueño. inhibidora de las conductas sexuales. hipotálamo. miometrio. Agonistas: ansiolíticos (buspirona). gammaminobutírica. reductora del apetito. estimuladora de las hormonas prolactina. Único que actúa sobre el canal iónico. Agonistas: alcohol. ociotocina y antidiurética. Corteza. regulador del sueño. Antagonistas: antipsicóticos atípicos. inductora de conductas psicóticas. vigilia. antidepresiva. Agonistas: antijaquecosos (sumatriptan). depresógeno.eyaculación seminal. músculo liso. gonadotrófico. riñón. antiautística. desreguladora de las percepciones. emética. 5-HT 5/6/7 Alteraciones de la percepción. neuroprotectora. Protectora del aprendizaje (modula la acetilcolina). desreguladora de las percepciones. Agonistas: antijaquecosos (sumatriptan). moduladora de la actividad dopamínica límbica (áreas 9 cortical y 10 extrapiramidal). aumento del apetito. moduladora de la diuresis. hipófisis.Cuadro 8. amígdala. Músculo liso. Antagonistas: antipsicóticos atípicos. núcleos del rafe. moduladora de la temperatura. plaquetas. neurotrófica. sistema límbico. tálamo. Ansiogénica. intestino. antiagresiva. hipocampo. alerta. corazón.estimuladora del eje límbicohipotálamo-hipófiso-suprarrenal. adictiva. Agonistas: sustancias metiladas (dimetiltriptamina). corteza prefrontal. Antagonistas: antipsicóticos atípicos. antidolorosa. sustancia nigra. plaquetas. caudado. sistema límbico. corazón. moduladora del sueño. sistema límbico. prefrontal. 40 . sustancia nigra. sistema límbico. broncoconstrictor. estimulante del eje límbico-hipotálamo-hipófisosuprarrenal/gonadotrófico (estimulados por los esteroides que se producen en el estrés). FÁRMACOS QUE EJERCEN ACCIONES CLÍNICAS Antagonistas: beta-bloqueantes (propranolol). C 5-HT 3 5-HT 4 Hipocampo. estimuladora de los ejes límbico-hipotálamo-hipófiso-suprarrenal. escarbadura. Depresora. hipotálamo. gastrointestinal. hipocampo. hipotálamo. acetilcolina y noradrenalina. reguladora de la actividad motora.bradicardizante. Antagonistas: antipsicóticos atípicos. temblor). Vasoconstrictor. moduladora del dolor. hipotermizante. deteriorante sobre la cognición. A 5-HT 1 B/D (alfa y beta) E/F/P/S Sustancia nigra. huida. Corteza frontal. etc. avances de la fases circadianas. cíngulo.

A es­ta“bom­ba”la cons­ti­tu­yen pro­teí­nas que cam­bian su es­truc­tu­ra pa­ra per­mi­tir la en­tra­da o sa­li­da de los io­nes. co­les­te­rol y glu­co­lí­pi­dos.ne­ce­si­tan de un trans­por­te ac­ti­vo en­zi­má­ti­co o ser al­ta­men­te li­po­so­lu­blespa­rapo­deratra­ve­sarlasmem­bra­nasylle­garalaneu­ro­na don­de ejer­cen su ac­ción. Pa­ra que los psi­co­fár­ma­cos ejer­zan su ac­ción de­ben atra­ve­sar es­ta ca­pa bi­li­pí­di­ca de for­ma ac­ti­va (con con­su­mo de ener­gía). La mem­bra­na ci­to­plas­má­ti­ca.pa­ra con­se­guir la mi­gra­ción in­for­ma­ti­va trans­mem­brá­ni­ca y lle­gar al ci­to­sol (in­tra­plas­má­ti­co). Si bien el oxí­ge­no y las sus­tan­cias quí­mi­cas de mo­lé­cu­las muy pe­que­ñas pue­den di­fun­dir­se li­bre­men­te a tra­vés de la mem­bra­na ce­lu­lar de los va­sos san­guí­neos. Los lí­pi­dos se dis­po­nen en for­ma de una do­ble ca­pa (mem­bra­na bi­li­pí­di­ca). de las cé­lu­las de la glia y de las neu­ ro­nas. mien­tras que las pro­teí­nas lo ha­cen en una ca­pa flui­da ha­cia am­bas su­per­fi­cies. Es­te tra­ba­jo se rea­li­za con un gas­to de ener­gía que que­da al­ma­ce­na­do en el áci­do ade­no­sin­tri­fos­fó­ri­co (ATP). de tal ma­ne­ra que las ca­pas hi­dro­fí­li­cas se di­ri­gen ha­cia la par­te acuo­sa (me­dio ex­tra­ce­lu­lar). es­tá com­pues­ta por fos­fo­lí­pi­dos. a ve­ces) ge­ne­ra po­ten­cial si­náp­ti­co ex­ci­ta­to­rio (se des­po­la­ri­za y se ha­ce más ex­ci­ta­ble). Cuan­do la cé­lu­la “dis­pa­ra” el im­pul­so –co­mo res­pues­ta a la 41 .Los re­cep­to­res son pro­teí­nas hi­dro­fó­bi­cas en con­tac­to con la ca­pa bi­li­pí­di­ca de la mem­bra­na ce­lu­lar.o in­hi­bi­ to­rio (se hi­per­po­la­ri­za y se tor­na me­nos ex­ci­ta­ble).neu­ro­nas del hi­po­tá­la­mo y áreas ve­ci­nas. La neu­ro­na tie­ne un po­ten­cial de re­po­so de al­re­de­dor de -70 mV. o fun­cio­nan­do de ma­ne­ra di­rec­ta so­bre los re­cep­to­res. La trans­mi­sión quí­mi­ca (o eléc­tri­ca.co­mo la glu­co­sa o los psi­co­fár­ ma­cos. que re­co­no­ cen.sus­tan­cias al­go más com­ple­jas. Es­te pe­que­ño po­ten­cial es per­ma­nen­te y nun­ca lle­ga al ce­ro (prin­ci­pio de cons­tan­cia) (26). Se en­cuen­tran a am­bos la­dos de la si­nap­sis (pre y post-si­ náp­ti­cos). ya sea ac­tuan­do so­bre los neu­ro­trans­mi­so­res. El neu­ro­trans­mi­sor (pri­mer men­sa­je­ro) se li­ga a un re­cep­tor pro­ tei­co y atra­vie­sa la mem­bra­na ci­to­plas­má­ti­ca a tra­vés de los ca­na­les ió­ni­cos o por in­ter­me­dio de la unión pa­sa­je­ra a de­ter­mi­na­do ti­po de pro­teí­nas (pro­teí­na G).y las hi­dro­fó­bi­cas se po­nen per­pen­di­cu­lar­men­te a la so­lu­ción acuo­sa (figura 9) (41). fi­jan al neu­ro­trans­mi­sor y tie­nen la fun­ción de in­for­mar a otros sis­te­mas.

per­mi­te que el so­dio (Na+) en­tre en el axón y sal­ga el po­ta­sio (K+). pro­pa­gán­do­se así el im­pul­so ex­ci­ta­to­rio.li­be­rasus­tan­ciasquí­mi­casquees­tánal­ma­ce­na­das den­tro de ve­sí­cu­las pro­tec­to­ras. y lo­gra cum­plir así el ob­je­ti­vo de trans­mi­tir la in­for­ma­ción a la cé­lu­la ner­vio­sa ve­ci­na. Cuan­do el im­pul­so lle­ga a la par­te di­la­ta­da fi­nal del axón (bo­tón ter­mi­nalaxó­ni­co).Figura 9.cam­bian­do su po­ten­cial eléc­tri­co de ne­ga­ti­vo a po­si­ti­vo (po­ten­cial de ac­ción). per­mi­te la en­tra­da de io­nes clo­ro (Cl-) y la sa­li­da de iones so­dio (Na+) (figura 10). Membrana citoplasmática in­for­ma­ción re­ci­bi­da del ex­te­rior a tra­vés de sus den­dri­tas–. Da­do que la 42 .En el ca­so de ser in­hi­bi­to­rio.

Si se co­lo­can mi­croe­lec­tro­dos en la neu­ro­na pre y post-si­náp­ti­ca. Las neu­ro­nas y sus si­nap­sis son su­ma­men­te sen­si­bles a la fal­ta de glu­co­sa y de oxí­ge­no.fi­bras y una sus­tan­ cia in­ter­ce­lu­lar.Deles­pa­cioin­ter­si­náp­ti­co. se pue­de ob­ser­var que las des­car­gas de can­ti­dad se rea­li­zan a tra­vés de los neu­ro­trans­mi­so­res en in­cre­men­tos fi­jos de po­ten­cial (quan­ tum).Es­taba­rre­racon­sis­ te en un te­ji­do com­pues­to por cé­lu­las (de la glia).re­ci­bien­do ca­da neu­ ro­na in­for­ma­ción de apro­xi­ma­da­men­te otras 1000 neu­ro­nas.cons­ti­tu­yen­do ello la ba­se del re­co­no­ci­mien­to mo­le­cu­lar. Los psi­co­fár­ma­cos con ma­yor afi­ni­dad se uni­rán al re­cep­tor con me­no­res con­cen­tra­cio­nes y vi­ce­ver­sa.Los ga­ses óxi­do ni­tro­so o car­bó­ni­co y sus­tan­cias co­mo las pros­ta­glan­di­nas pue­ den atra­ve­sar li­bre­men­te la ca­pa bi­li­pí­di­ca de la mem­bra­na.En las zo­nas más ac­ti­vas es don­de se con­cen­tra la ma­yor can­ti­dad de ve­sí­cu­las.Lave­sí­cu­lasi­náp­ti­ca consusneu­ro­trans­mi­so­resquí­mi­cosde­beunir­sealamem­bra­napre-­si­ náp­ti­capa­rapo­derli­be­rardi­chassus­tan­ciaseneles­pa­cioin­ter­si­náp­ti­co (exo­ci­to­sis).El quan­tum es­tá al­ma­ce­na­do en las mo­lé­cu­las. De acuer­docones­tecál­cu­loexis­ti­rían100tri­llo­nesdesi­nap­sisce­re­bra­les. Se cal­cu­la que exis­ten 100 bi­llo­nes de cé­lu­las ner­vio­sas. unién­do­se a de­ter­mi­na­dos si­tios pro­tei­cos es­pe­cí­fi­cos. lla­ma­dos re­cep­to­res.enca­daunadelascua­lesseal­ma­ce­nanal­re­de­dorde 100milmo­lé­cu­lasdeneu­ro­trans­mi­so­res. Por es­ta ra­zón.Ca­da quan­tum pro­du­ce un po­ten­cial fi­jo en am­pli­tud.Ca­da cé­lu­ la se con­tac­ta a tra­vés de más de 5000 si­nap­sis.que exis­ten den­ tro de las ve­sí­cu­las pre-si­náp­ti­cas. Los neu­ro­trans­mi­so­res es­tán alo­ja­dos den­tro de ve­sí­cu­las pa­ra im­pe­dir que sus mo­lé­cu­las más ele­men­ta­les sean de­gra­da­das por las en­zi­masexis­ten­tesenelbo­tónter­mi­naldelaxón.Es­tas cé­lu­las neu­ra­les o as­tro­ci­tos po­seen ex­pan­sio­ 43 .lla­ma­das neu­ ro­trans­mi­so­res. a ma­yor can­ti­dad de im­pul­sos ha­brá ma­yor li­be­ra­ción de mo­lé­cu­las de las sus­tan­cias.el ce­re­bro se ha­lla se­pa­ra­do de la cir­cu­la­ción san­guí­nea ge­ne­ ralporlade­no­mi­na­da“ba­rre­rahe­ma­toen­ce­fá­li­ca”.el neu­ro­trans­mi­sor. pa­sa a la mem­bra­na post-si­náp­ti­ca.am­pli­tud del im­pul­so es la mis­ma. así co­mo a cual­quier sus­tan­cia tó­xi­ca.Secal­cu­laqueenunbo­tónter­mi­nalaxó­ni­coexis­tenva­rios mi­lesdeve­sí­cu­las. La exo­ci­to­sis no es la úni­ca ma­ne­ra de di­si­par la ener­gía. Se cal­cu­la que se ne­ce­si­tan de 2000 a 5000 mo­lé­cu­las pa­ra que el re­cep­tor sea es­ti­mu­la­do.

Freud pos­tu­la que el cir­cui­to de trans­mi­sión ener­ gé­ti­ca tie­ne un ob­je­ti­vo. En el Pro­yec­to. y por el otro en­vuel­ven en for­ma de te­la­ra­ña a las neu­ro­nas pro­pia­men­te di­ chas (figura 11).Cuadro 10. Neurotransmisión química iónica nes ter­mi­na­les “(pies pe­ri­vas­cu­la­res o chu­pa­do­res”) ad­he­ri­dos a la pa­red ex­ter­na de los va­sos san­guí­neos ce­re­bra­les por un la­do.És­te re­mi­te al per­ma­nen­te in­ten­to del sis­te­ 44 .

la se­xua­li­dad.Freud les atri­bu­ye el va­lor de ba­rre­ras. El ham­bre.“Es­te obs­tá­cu­lo im­pli­ca que un cier­to mon­to ener­gé­ti­co no pue­de trans­fe­rir­se a la neu­ro­na si­guien­te y que­da co­mo re­ser­va” (31). Son va­ria­dos los sis­te­mas de“pan­ta­llas pro­tec­to­ras”que uti­li­za el sis­te­ma neu­ro­nal pa­ra pro­te­ger­se de las so­bre­car­gas de los es­tí­mu­los ge­ne­ra­dos des­de el ex­te­rior a la neu­ro­na (ya sea pro­ve­nien­tes del me­dio ex­te­rior o del in­te­rior al or­ga­nis­mo).ma neu­ro­nal de des­pren­der­se de la ex­ci­ta­ción que ha in­gre­sa­do a tra­vés del es­tí­mu­lo. El prin­ci­pio de iner­cia se ex­pre­sa co­mo una co­rrien­te con­ti­nua de ex­ci­ta­ción que cir­cu­la a tra­vés de las neu­ro­nas y bus­ca la des­car­ga. rea­li­za­da por la neu­ro­na pre-si­náp­ti­ca.Fun­ ción se­cun­da­ria del sis­te­ma que re­quie­re un aco­pio ener­gé­ti­co pa­ra per­mi­tir la “ac­ción”.el apa­ ra­to ne­ce­si­ta­rá otros re­cur­sos pa­ra can­ce­lar el apre­mio de la vi­da y pa­ra de­fen­der­se de cual­quier acre­cen­ta­mien­to de la can­ti­dad. Pe­ro es­te prin­ci­pio es que­bran­ta­do por los es­tí­mu­los en­dó­ge­nos que. de­ben ser des­car­ga­dos.só­lo ce­san a par­tir de una“ac­ción es­pe­cí­ fi­ca”. el sis­te­ma de neu­ro­nas se ve for­za­do a re­sig­nar la ten­den­cia ori­gi­nal al ni­vel ce­ro. de la re­gu­la­ ción des­cen­den­te (down re­gu­la­tion) o de la as­cen­den­te (up re­gu­la­ tion) de las vías de neu­ ro­ trans­ mi­ sión. A sa­ber: 45 .Es­te mo­vi­mien­to de des­car­ga cons­ ti­tu­ye la fun­ción pri­ma­ria de los sis­te­mas de neu­ro­nas.En es­te ca­so. al igual que los exó­ge­nos.se cons­ti­tu­yen en obs­tá­cu­lo a la trans­mi­sión de ener­gía. Por ejem­plo. Por las gran­ des ne­ce­si­da­des in­ter­nas.Por lo tan­to.la des­car­ga abrup­ta se­ría inú­til.La fun­ción se­cun­da­ria de­man­da al­ma­ce­na­mien­to de can­ti­dad.Ubi­ca­das en el es­pa­cio in­ter­neu­ro­nal. en­ton­ces.Es­te prin­ci­pio enun­cia que las neu­ro­nas pro­cu­ran ali­viar­se de la can­ti­dad.He aquí el pos­tu­la­do que sir­ve de ba­se a sus de­sa­ rro­llos:el prin­ci­pio de iner­cia. el in­cre­men­to o de­cre­men­to de la “per­mea­bi­li­dad” neu­ro­nal de­pen­de del au­men­to o dis­mi­nu­ción de la re­cap­ta­ción de los neu­ro­trans­mi­so­ res.Es­to se lo­gra a par­tir de la exis­ten­cia de re­sis­ten­cias que se opo­nen a la ex­pul­ sión ener­gé­ti­ca y que se ubi­can en los con­tac­tos neu­ro­na­les. puede correlacionarse con el concepto de sinapsis. La per­mea­bi­li­dad neu­ro­nal de­pen­de­ría. Ger­ mi­ ne (22) sos­ tie­ ne que mu­ cho de lo afir­ ma­ do por Freud.

al atra­ve­sar la mem­bra­na plasmática los pri­me­ros men­sa­je­ros ac­ti­van a se­gun­dos men­sa­je­ros que en­vían se­ña­les al ADN ce­lu­lar pa­ra que pro­duz­ca me­nor can­ti­dad de re­cep­to­res post-si­náp­ti­cos. – Re­gu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va des­cen­den­te (down re­gu­la­tion):con­sis­te en que lue­go de re­pe­ti­das ex­ci­ta­cio­nes (au­men­to de los pri­me­ros men­sa­je­ros).fa­ci­li­tan­do así el pa­sa­je de la in­for­ ma­ción.Figura 11.pa­ra que au­men­te la afi­ni­ dad y el nú­me­ro de re­cep­to­res. – Re­gu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va as­cen­den­te (up-re­gu­la­tion):si se pro­du­ce un efec­to in­ver­so al an­te­rior y la neu­ro­na de­ja de ser es­ti­mu­la­da (efec­to de­ner­va­to­rio). 46 . anu­lan­do así la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. Barrera hematoencefálica – Mem­bra­na ci­to­plas­má­ti­ca con su do­ble ca­pa bi­li­pí­di­ca.los men­sa­je­ros quí­mi­cos in­for­man alADN ce­lu­lar de la mem­bra­na post-si­náp­ti­ca.

que son es­truc­tu­ras pro­tei­cas in­tra­ce­lu­la­res que só­lo de­jan pa­sar la in­for­ma­ción a sus­ tan­cias pro­du­ci­das por el pro­pio or­ga­nis­mo (es­tró­ge­nos. lla­ma­dos se­gun­dos men­sa­je­ros. Ellos son ac­ ti­ va­ dos por la pro­ teí­ na G de mem­ bra­ na (figura 12).ac­ti­va­do por el neu­ro­trans­mi­sor (pri­mer men­sa­je­ro).pre­vio re­co­ no­ci­mien­to. ACTH.Es­ta pro­teí­na per­mi­te un ex­haus­ ti­vo re­co­no­ci­mien­to del neu­ro­trans­mi­sor. eu­co­sa­noi­des. pros­ta­ glan­di­nas.ino­si­tol­tri­fos­fa­ to (IP-3). se per­mi­te el li­bre pa­sa­je. – Por in­ter­me­dio de los ca­na­les ió­ni­cos de so­dio. las fos­fo­li­pa­sas (P1. mo­di­fi­ca la con­for­ma­ción de la pro­teí­na G y pro­du­ce la for­ma­ción de nu­me­ro­sas mo­lé­cu­las de­ri­va­das del me­ta­bo­lis­mo fos­fo­li­pí­di­co:ade­ no­sínmo­no­fos­fa­tocí­cli­co(AMP).). que son trans­mi­so­res. Los prin­ci­pa­les se­gun­dos men­sa­je­ros de la cas­ca­da que trans­mi­ten la in­for­ma­ción de la neu­ro­na pre a la post-si­náp­ti­ca se ha­ce a tra­vés de los fos­fo­lí­pi­dos y áci­dos gra­sos (que son muy es­ta­bles en el ce­re­bro). 47 .Tie­nen efec­tos in­di­rec­tos so­bre las si­nap­sis y se los co­no­ce co­mo nu­cleó­ti­dos. – Por in­ter­me­dio de re­cep­to­res in­tra­ce­lu­la­res. El re­cep­tor. – Por in­ter­me­dio de la pro­teí­na G.etc. etc.a tra­vés de la ca­pa li­pí­di­ca de la mem­bra­na a cier­tas sus­tan­cias (oxí­ge­no. Así co­mo la en­zi­ma ade­nil­ci­cla­sa pro­du­ce la for­ma­ción delAMP cí­cli­ co. – Por in­ter­me­dio de neu­ro­mo­du­la­do­res.P2) pro­vo­can la li­be­ra­ción del DAG y del IP3. cu­ya con­se­cuen­cia es una in­ten­sa am­pli­fi­ca­ción de una pe­que­ña se­ñal ori­gi­na­da en el re­cep­tor. etc.dia­cil­gli­ce­rol(DAG). pro­tó­xi­do de ni­tró­ge­no.po­ta­sio.– Re­gu­la­ción cua­li­ta­ti­va: es una pro­pie­dad de los re­cep­to­res que lo­gran cam­biar su sen­si­bi­li­dad co­mo res­pues­ta a una al­ta con­cen­ tra­ción de neu­ro­trans­mi­so­res.an­tes de ac­ti­var­se pa­ra per­mi­tir el pa­sa­je a tra­vés de la mem­bra­na ce­lu­lar.Por in­ter­me­dio de la uni­dad ca­ta­lí­ti­ca per­mi­te la en­tra­da a la cé­lu­la.) y trans­mi­ten la in­for­ma­ ción sin nin­ gún ti­ po de re­ tar­ do.cal­cio:una vez lo­gra­da la “aper­tu­ra” por in­ter­me­dio de es­tí­mu­los ió­ni­cos. El cam­bio del me­ta­bo­lis­mo li­pí­di­co ce­re­bral pro­du­ci­do en la evo­ lu­ción de la es­pe­cie hu­ma­na fue de fun­da­men­tal im­por­tan­cia.que pue­ den li­be­rar­se de és­tas y ejer­cer efec­tos a dis­tan­cia so­bre otras cé­lu­las.azú­car. ca­rac­te­ri­za­dos por pro­du­cir­se en de­ter­mi­na­das cé­lu­las.

for­ma­do por una lar­guí­si­ma ca­de­na de nu­cleó­ti­ dos.Lo que dis­tin­gue a unas cé­lu­ las de otras es que ca­da ti­po ce­lu­lar uti­li­za di­fe­ren­tes par­tes del mis­ mo ADN. A par­tir de los ali­men­tos. en un seg­men­to del ADN.su­fren un pro­ce­ so de di­vi­sión (meio­sis).trans­mi­si­ble a tra­vés de los pa­dres. a par­tir de mo­lé­cu­las ele­men­ta­les de ami­noá­ci­dos. con un X o Y). Da­do que el ADN no pue­de sa­lir del nú­cleo y las pro­teí­nas se sin­ te­ti­zan en el ci­to­plas­ma ce­lu­lar.). Cam­bios.que con­tie­nen el mis­mo áci­do de­so­xi­rri­ bo­nu­clei­co (ADN) con la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca. En el nú­ cleo de to­ das las cé­ lu­ las del or­ ga­ nis­ mo hu­ ma­ no se en­cuen­tran 46 cro­mo­so­mas. Las cé­lu­las se­xua­les (óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des). La fun­ción de es­ta trans­mi­sión es la fa­bri­ca­ción (sín­te­sis) de pro­ teí­nas. erro­res o aña­di­du­ras en la trans­crip­ción de los nu­cleó­ti­dos.uni­dos por fos­fa­tos de al­ta ener­gía. exis­te un pro­ce­so de trans­crip­ción pa­ra es­te pa­sa­je. guanosinamonofosfato[GMP].en“de­pó­si­tos”in­tra­ce­lu­la­res(mi­to­con­drias). que per­mi­te re­du­cir los cro­mo­so­mas a la mi­ tad (po­ seen 22 cro­ mo­ so­ mas. co­di­fi­ca­da por ese gen en par­ti­cu­lar. Es­te pro­ce­so se lla­ma mu­ta­ción. las ca­lo­rías ter­mi­nan al­ma­ce­nán­do­se en unio­nes de al­ta ener­gía li­ga­das al fós­fo­ro (adenosina-trifosfato [ATP]. y lue­go de nu­me­ro­sos pro­ce­sos de oxi­ da­ción y de­gra­da­ción efec­tua­dos por los ór­ga­nos en­car­ga­dos de la di­ges­tión. pue­den cam­biar la fun­ción del gen y trans­mi­tir es­ta fal­sa in­for­ma­ción a la des­cen­den­cia. don­de es­tán “dis­po­ni­bles” pa­ra ser to­ma­das por las pro­teí­nas. Ca­da gen es un seg­men­to de es­ta lar­ga do­ble hé­li­ce mo­le­cu­lar deADN.to­dos ellos men­sa­je­ros in­tra­ce­lu­la­res. El or­den de los nu­cleó­ti­dos del ADN en un gen de­ter­mi­na la se­cuen­cia de los ami­noá­ci­dos en la pro­teí­na. Ello se tra­du­ce en pro­teí­nas es­pe­cí­fi­cas que ori­gi­nan a de­ter­mi­na­das fun­cio­nes.a par­tir de los mol­des del ADN. pér­di­das.lle­va­do a ca­bo por los áci­dos ri­bo­nu­clei­cos men­sa­je­ ros (ARNm) El pro­ce­so de trans­crip­ción con­sis­te en la sín­te­sis deARN. La ener­gía que uti­li­zan to­das las cé­lu­las pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo 48 . Se co­no­ce que la ener­gía que exis­te den­tro del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral de­be es­tar siem­pre dis­po­ni­ble pa­ra po­der trans­mi­tir o cam­ biar la in­for­ma­ción (neu­ro­plas­ti­ci­dad). y el pro­ce­so de tra­duc­ción con­sis­te en la sín­ te­sis pro­tei­ca a par­tir del ARN trans­crip­to men­sa­je­ro.etc.

Figura 12.Transcripción genética 49 . Respuesta neuronal .

elADN tie­ne la se­cuen­cia de la in­for­ ma­ción ge­né­ti­ca. por­que los gru­pos fos­fa­tos es­tán car­ga­dos muy ne­ga­ti­va­men­te. el ter­cer men­ sa­je­roCy­clic Res­pon­se Ele­ment Bin­ding. La ener­gía li­be­ra­da (fos­fa­to) se“des­car­ga”y se con­vier­te en adenosinadifosfato (ADP).cons­ti­tu­yen­do cuar­tos men­sa­je­ros (figura 12). Es­tos cam­bios de in­for­ma­ción du­ra­de­ros se pue­den trans­mi­tir a tra­vés delAD­N/ARN al nú­cleo neu­ro­nal.a 50 . El ATP se pro­du­ce en las mi­to­con­drias.mi­gre a la uni­dad ca­ta­lí­ti­ca.CREB.to­ma­da delADN nu­clear.usar es­ta ener­gía (fos­fo­ri­la­ción) pa­ra cam­biar su pro­pia con­fi­gu­ ra­ción quí­mi­ca. don­de es­te po­der ener­gé­ti­co se al­ma­ce­na en un es­pa­cio su­ma­men­te re­du­ci­do. den­tro de un pro­ce­so co­no­ci­do co­mo trans­crip­ción nu­clear (ARN men­sa­je­ro). en­ton­ ces.És­tos a su vez se unen a una par­te de­ter­mi­na­da delADN.o la de otras. – ri­bo­só­mi­co(ARNr):unelosami­noá­ci­dosense­cuen­ciasde­ter­mi­na­ das pa­ra for­mar las pro­teí­nas. Las pro­teí­nas pue­den. Las pro­teí­nas fos­fo­ri­la­das al­te­ran rá­pi­da­men­te su car­ga eléc­tri­ca. lo que mo­di­fi­ca la con­for­ma­ción de la pro­teí­na y per­mi­te que in­te­rac­túe con otras mo­lé­cu­las y ca­na­les ió­ni­cos. Exis­ ten tres cla­ ses de ARN: – men­sa­je­ro (ARNm):lle­va la se­cuen­cia pro­tei­ca.y po­der así al­ma­ce­nar o cam­biar la in­for­ ma­ción. que se li­gan con ener­gía a de­ter­mi­na­ das par­tes de los áci­dos nu­clei­cos. como por ejem­plo.Es­ta in­for­ma­ción es mi­gra­da o trans­crip­ta alARN. Pa­ra que un psi­co­fár­ma­co ac­túe a lar­go pla­zo de­be exis­tir un apren­di­za­je bio­ló­gi­co.el cual re­quie­re un tiem­po de la­ten­cia pa­ra que la in­for­ma­ción re­ci­bi­da por el re­cep­tor.es­pe­cí­fi­co es to­ma­da del nu­cleó­ti­do adenosina-trifosfato (ATP).la sín­te­sis de de­ter­mi­na­dos ami­noá­ci­dos y fi­nal­men­te la sín­te­sis pro­tei­ca (tra­duc­ción). Ello tie­ne co­mo ob­je­ti­vo.a par­tir de ter­ce­ros men­sa­je­ ros pro­tei­cos muy es­pe­cí­fi­cos.Es­te pro­ce­so se rea­li­za en una par­te del ci­to­plas­ma (ci­to­sol).pa­ra lue­go trans­mi­tirla en for­ma tran­si­to­ria o per­ma­nen­te (re­gu­la­ción transi­náp­ti­ca ge­né­ti­ca). A tra­vés de es­tos nu­cleó­ti­dos.a tra­vés de la co­di­fi­ca­ción de los nu­cleó­ti­dos. – de trans­fe­ren­cia (ARNt):trans­por­ta y adap­ta la se­cuen­cia delARN en el ri­bo­so­ma.

no re­tie­nen na­da y sir­ven a la per­cep­ción.Es­to de­ter­mi­na una di­fe­ren­cia­ción den­tro del pro­ to­plas­ma. a los pro­toon­co­ ge­nes y de allí a los pro­ce­sos in­tra­nu­clea­res. Es­te me­ca­nis­mo pue­de de­ge­ne­rar el pro­ce­so nor­mal de una cé­lu­la y afec­tar su ti­pi­fi­ca­ción y/o fun­ción. por tal mo­ti­vo. IP-3. los in­mu­no­neu­ro­pép­ti­dos y los glu­co­cor­ti­ coi­des. El plan­teo freu­dia­no.lla­ma­das pa­sa­de­ras(fi.φ). do­pa­mi­nér­gi­cos. Ca. es que el pa­sa­je vía prin­ci­pio de iner­cia es ori­gi­na­rio.No po­seen ba­rre­ras de con­tac­to.que fue in­tro­du­ci­ do por un li­gan­do exó­ge­no. que ha­ya lo­gra­do rea­li­zar la neu­ro­na.La es­truc­tu­ra delADN es rí­gi­da. Las se­gun­das.mien­tras que la del ARN no lo es. Los se­gun­dos men­sa­je­ros (AMPc.es­tán siem­pre fres­cas pa­ra re­ci­bir es­tí­mu­los nue­vos. res­pec­to de la ener­gía cir­cu­lan­te. y es­to es­ta­ble­ce que la can­ti­dad só­lo pue­da pa­sar por ellas con di­fi­ 51 .ya que ellos son ca­pa­ces de mo­di­ fi­car las pro­teí­nas ac­tuan­do so­bre di­fe­ren­tes en­zi­mas in­tra­ce­lu­la­res. el cal­cio. Las fun­cio­nes más im­por­tan­tes delADN son las de con­ser­var. a los se­gun­dos y ter­ce­ros men­sa­je­ros.de­janpa­sarla ex­ci­ta­ción. es­te úl­ti­mo es el en­car­ga­do de la trans­fe­ren­cia in­for­ma­ti­va.psi­co­te­ra­pia).no ope­ran re­sis­ten­cia.mien­tras que la fun­ción se­cun­da­ria se cons­ti­tu­ye co­mo efec­to del pro­pio pro­ce­so con­duc­tor y an­te la ne­ce­si­dad de una cier­ta acu­mu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va pa­ra la ac­ción es­pe­cí­fi­ca. ace­til­co­li­nér­gi­cos.Se pu­do de­mos­ trar que el es­trés pue­de pro­du­cir cam­bios per­ma­nen­tes que in­duz­can mo­di­fi­ca­cio­nes en los sis­te­mas no­ra­dre­nér­gi­cos. que da lu­gar a la cla­si­fi­ca­ción neu­ro­nal.glu­ta­ma­tér­gi­cos.no-pa­sa­de­ras (psi.por lo tan­to.Laspri­me­ras.re­te­ ner. La du­ra­ción de los efec­tos psi­co­far­ma­co­ló­gi­cos a lar­go pla­zo de­pen­de del neu­roa­pren­di­za­je. DAG) tie­nen im­por­tan­tes in­te­rac­cio­nes en­tre sí. De es­ta for­ma.pro­te­ger y pre­ser­var el an­te­pro­yec­to ce­lu­lar o blue print. Tam­bién son po­si­bles cam­bios neu­ro­fi­sio­ló­gi­cos a tra­vés de la mo­di­fi­ca­ción de la ex­pe­rien­cia (es­trés.ψ) po­seen ba­rre­ras de con­tac­to. Freuddis­tin­gueaque­llasneu­ro­nasqueseman­tie­neninal­te­ra­bles fren­te a la ex­ci­ta­ción y. La in­for­ ma­ción con­te­ni­da en el ADN pue­de ser ex­pre­sa­da por el ARN o por pro­teí­nas es­pe­cia­li­za­das. GMPc.así co­mo tam­bién en la hor­mo­na de cre­ci­mien­to.de la neu­ro­plas­ti­ci­dad y de la trans­ crip­ción ge­né­ti­ca ce­lu­lar.la pro­teí­na G.la cé­lu­la“apren­dió”un nue­vo men­sa­je.de aque­llas otras que son in­flui­das du­ra­de­ra­men­te porlacan­ti­dad.

Des­de la neu­ro­bio­lo­gía mo­le­cu­lar.los que fa­ci­li­tano im­pi­den la po­si­bi­li­dad de cam­bios in­ter­nos de­ter­mi­nan­do las mo­di­fi­ca­cio­nes neu­ro­na­les. Pa­ra man­te­ner las mo­di­fi­ca­cio­nes de for­ma per­ma­nen­te a tra­vés del tiem­po. 52 .Tras ca­da ex­ci­ta­ción se mo­di­fi­can con res­pec­to a su es­ta­do an­te­rior al pa­sa­je.no es­tá re­la­cio­na­da con el ca­rác­ter pa­sa­de­ro o im­pa­sa­de­ro de la neu­ro­na. Freud in­ten­tó ex­pli­car las di­fe­ren­cias de cir­cu­la­ción ener­gé­ti­ca en re­la­ción con la cla­si­fi­ca­ción neu­ro­nal.cul­tad o par­cial­men­te. si bien exis­te una ti­pi­fi­ca­ción neu­ro­nal. Aque­ja­das de re­sis­ten­cia y re­te­ne­do­ras de can­ti­dad.por­tan la me­mo­ria y los pro­ce­sos psí­qui­cos en ge­ne­ral. Son los neu­ro­trans­mi­so­res opri­me­ros men­sa­je­ros.don­de co­di­fi­ca alADN ge­né­ti­co.el men­sa­je ori­gi­nal pue­de fi­jar­se en el nú­cleo.La cla­si­fi­ca­ción freu­dia­na pue­de in­ter­pre­tar­se hoy en re­la­ción con la cua­li­dad y ve­lo­ci­dad de la neu­ro­trans­mi­sión.És­ta que­da­ba de­ter­mi­na­da por una fun­ción par­ti­cu­lar y no por una es­truc­tu­ra es­pe­cí­fi­ca de la neu­ro­ na. La mo­der­na neu­ro­bio­lo­gía in­ter­pre­ta es­te pro­ce­so de­no­mi­nán­do­ lo neu­ro­plas­ti­ci­dad.y que­dar en la me­mo­ria ce­lu­lar pa­ra po­der re­pro­du­ cir ese es­que­ma pri­ma­rio.es ne­ce­sa­rio que la in­for­ma­ción de esos pri­me­ros men­sa­ je­ros se trans­mi­ta a es­truc­tu­ras bá­si­cas (ARN men­sa­je­ro). De es­ta ma­ne­ra. que se pro­du­cen co­mo efec­to del pa­sa­je de cier­tas sus­ tan­cias quí­mi­cas.

en la épo­ca que re­dac­tó el Pro­yec­to. Los neu­ro­trans­mi­so­res pue­den in­du­cir cam­bios en la ha­bi­li­dad de apren­der y adap­tar­se del ce­re­bro.1-3. sen­si­ble a los cam­bios de es­tí­mu­lo. has­ta ha­ce muy po­co tiem­po. en el lar­go pla­zo. – la re­gu­la­ción transi­náp­ti­ca ge­né­ti­ca.atra­vésdelcualpo­dríacam­biarorea­pren­derelti­poderes­ pues­tas que brin­da­ría al me­dio.Hoy se sa­be que es­tos pro­ce­sos con­ti­núan ope­ran­do a lo lar­go de to­da la vi­da. Pa­ra po­der efec­tuar es­tos “cam­bios” es ne­ce­sa­rio que exis­ta una ener­gía ca­paz de lle­var­los a ca­bo. Pa­ra Freud.se­ría la ca­pa­ci­dad de re­cons­truc­ción de te­ji­dos o de la res­tau­ ra­ción de su par­te per­di­da.in­du­ci­ríaalaneu­ro­plas­ti­ci­dad. la ener­gía era me­ta­bó­li­ca u hor­mo­nal.Ella po­día ac­tuar a tra­vés de sus­tan­cias quí­ 53 .di­fe­ren­cia­ción y com­ple­ji­za­ción de fun­cio­ nes.el neu­ro­de­sa­rro­llo y el neu­roa­pren­di­za­je se con­ce­bían. Las neu­ro­nas ad­quie­ren un ni­vel muy de­sa­ rro­lla­do de bioa­pren­di­za­je. con­clui­dos con la fi­na­li­za­ ción del pe­río­do evo­lu­ti­vo. a una mo­di­fi­ca­ción en la ex­pre­sión ge­né­ti­ca.a tra­vés de las fos­fo­ri­la­cio­nes pro­tei­cas y trans­crip­ cio­nes ge­né­ti­cas.Es­ta per­sis­ten­ cia de la ac­ción so­bre el re­cep­tor lle­va­ría. La plas­ti­ci­dad es la ca­pa­ci­dad de las cé­lu­las em­brio­na­rias pri­mi­ti­ vas pa­ra ade­cuar­se al am­bien­te in­me­dia­to. La neu­ro­ge­ne­ra­ción.quelalle­va­ríanaunpro­ce­sodeneu­roa­dap­ta­ciónyneu­ro­mo­ du­la­ción.el blo­queo de la do­pa­mi­na por losan­tip­si­có­ti­cos). pe­ro siem­pre den­tro de un mar­co de es­ta­bi­li­dad. de­ter­mi­na­da por dos me­ca­nis­mos: – la fos­fo­ri­la­ción de pro­teí­nas.Se su­po­nía que la neu­ro­na se com­por­ta­ba con va­ria­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas. El blo­queo a lar­go pla­zo pro­du­ci­do por psi­co­fár­ma­cos. sin que se pro­du­je­ ran mo­di­fi­ca­cio­nes de lo apren­di­do en lo que res­pec­ta a la me­mo­ria neu­ro­quí­mi­ca. dis­po­ni­ble de for­ma cons­tan­te en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. En re­la­ción con la vi­da adul­ta. que an­ta­ go­ni­zan a cier­tos re­cep­to­res (por ejem­plo. fun­ da­men­tal­men­te. NEU­RO­PLAS­TI­CI­DAD Laneu­ro­plas­ti­ci­dadse­ríalaca­pa­ci­daddelaneu­ro­nadein­du­circam­bios in­ter­nos.La neu­ro­plas­ti­ci­dad po­dría ser rá­pi­da o de lar­go pla­zo.

ubi­ca­do al­re­de­dor de la cor­te­za ce­re­bral más pri­mi­ti­va fi­lo­ge­né­ ti­ca­men­te.a la vez des­cri­ta por Bro­ca en 1861. y por a­ba­jo y ade­lan­te. a su vez. La afec­ción del sis­te­ ma lím­bi­co en se­res hu­ma­nos pro­du­ce pro­fun­dos cam­bios del ca­rác­ ter (figura 13). se le dio im­por­tan­cia al hi­po­tá­la­mo.en 1937. Los fi­sió­lo­gos Ber­nard (1878) y Can­non (1929) es­ta­ble­cie­ron el prin­ci­pio de la “cons­tan­cia bio­ló­gi­ca” (ho­meos­ta­sis).Se­gún él. el nú­cleo sep­tal.al gyrus den­ta­do y al com­ple­jo de la amíg­da­la. los me­ca­nis­mos de lu­cha y ata­que. es­tá in­ter­ co­nec­ta­do con la cor­te­za fron­tal ce­re­bral. So­bre la ba­se de es­tu­dios rea­li­za­dos en ac­ci­den­tes y trau­ma­tis­mos 54 .mi­cas sin in­ter­ven­ción de las es­truc­tu­ras cen­tra­les.su­bal­ter­no a la for­ma­ción hi­po­cam­ pal. el es­ta­do emo­cio­nal.ya sean del ex­te­rior o del in­te­rior al or­ga­nis­mo.En la re­gión an­te­ rior se en­cuen­tra la por­ción del cór­tex fron­tal. la for­ma­ción de las lá­gri­mas.Es­te mi­ni­ce­re­bro emo­cio­nal den­tro del ce­re­bro re­gu­la: – – – – – – – la con­duc­ta se­xual.que por vía san­guí­ nea les lle­gan des­de es­truc­tu­ras ce­re­bra­les cen­tra­les. A es­tas vías cór­ti­co-lím­bi­cas in­ter­co­nec­ta­das. Pri­me­ro.se las ha res­pon­sa­bi­li­za­do de ser una red neu­ro­nal de las ex­pe­rien­cias emo­cio­na­les. El or­ga­nis­mo hu­ma­no de­bía con­tar con cen­tros es­pe­cia­li­za­dos pa­ra que las per­cep­ cio­nes. el apren­di­za­je emo­cio­nal. la cor­te­za del bul­bo ol­fa­to­rio. las con­duc­tas im­pul­si­vas. com­pues­ta por el cín­ gu­lo y el gyrus pa­ra­hi­po­cam­pal. mi­nús­cu­lo ór­ga­no es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con la hi­pó­fi­sis que pue­de con­tro­lar las res­pues­tas en­do­cri­nas y au­to­nó­mi­cas de ma­ne­ra rá­pi­da.des­cri­bió el sis­te­ma lím­bi­co (del la­tín lim­bus. que tra­ba­jan de ma­ne­ra con­jun­ta.bor­ de).no al­te­ra­sen la es­truc­tu­ra del so­ma.es­te sis­te­ma es una re­gión for­ma­da por el área sub­ca­llo­sa. Pa­pez.Es­tas es­truc­tu­ ras hi­po­tá­la­mo-hi­po­fi­sa­rias es­tán ín­ti­ma­men­te li­ga­das al sis­te­ma lím­bi­co (cen­tro emo­cio­nal por ex­ce­len­cia) y és­te. la ora­li­dad.Hoy se co­no­ce que aún las hor­mo­nas se­xua­les son ex­cre­ta­das por sus ór­ga­nos pe­ri­fé­ri­cos es­ti­mu­la­dos a tra­vés de“hor­mo­nas li­be­ra­do­ras”.

ce­re­bro­vas­cu­la­res, se pos­tu­la que los ce­re­bros se­rían dos, pe­ro ín­ti­ ma­men­te co­nec­ta­dos. El de­re­cho se­ría do­mi­nan­te pa­ra el pro­ce­sa­ mien­to de las emo­cio­nes y per­cep­cio­nes (véa­se más ade­lan­te el con­ cep­to de con­cien­cia ori­gi­na­ria) y el iz­quier­do pa­ra el uso de la ra­zón y el len­gua­je. Mu­chos de los con­cep­tos de­sa­rro­lla­dos por Freud en el Pro­yec­to pue­den ser ac­tual­men­te con­fir­ma­dos por las neu­ro­cien­cias. Freud in­te­gró los me­ca­nis­mos de me­mo­ria y mo­ti­va­ción (emo­cio­na­bi­li­dad). Hoy, es po­si­ble com­pro­bar que el fun­cio­na­mien­to de las emo­cio­nes, del fe­nó­me­no de kind­ling y de la neu­ro­plas­ti­ci­dad, se ve­hi­cu­li­zan a tra­vés de las re­des cór­ti­co-lím­bi­cas.Se ha com­pro­ba­do que las pri­mi­ ti­vases­truc­tu­raslím­bi­cassonim­pres­cin­di­blespa­ralacons­ti­tu­ciónde la me­mo­ria (52).El apa­ra­to neu­ro­nal pro­cu­ra ali­viar­se de la can­ti­dad. El sis­te­ma pa­sa­de­ro-fi (φ) pro­mue­ve la ten­den­cia a la des­car­ga di­rec­ ta, no que­dan­do en él nin­gu­na al­te­ra­ción co­mo con­se­cuen­cia de la trans­mi­sión ener­gé­ti­ca.Por el con­tra­rio,el pa­sa­je de ener­gía a tra­vés de las neu­ro­nas im­pa­sa­de­ras-psi (ψ) pro­du­ce en ellas una mo­di­fi­ca­ ción.Es­taal­te­ra­ciónneu­ro­nalsecon­ser­va,cons­ti­tu­yen­dolame­mo­ria. El sis­te­ma im­pa­sa­de­ro tie­ne par­ti­cu­la­res re­cur­sos,pa­ra evi­tar el in­cre­men­to de ex­ci­ta­ción.Por un la­do,re­tie­ne ener­gía que es ne­ce­sa­ ria pa­ra rea­li­zar la“ac­ción es­pe­cí­fi­ca”.Por otro,lo­gra la dis­mi­nu­ción cuan­ti­ta­ti­va a tra­vés de la com­pli­ca­ción.Es de­cir,in­vis­te en psi (ψ) a va­rias neu­ro­nas, en vez de trans­mi­tir­la a una so­la, con lo cual lo­gra que la ex­ci­ta­ción se dis­tri­bu­ya por ma­yor can­ti­dad de ca­na­les, re­ba­ jan­ do su vo­ lu­ men (figura 14). Porlotan­to,la“al­te­ra­ciónneu­ro­nal”(me­mo­ria)fre­nalacir­cu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va,a tra­vés de la com­ple­ji­za­ción.Em­pu­ja­dos por el apre­mio de la vi­da,se ha­ce ne­ce­sa­ria la mul­ti­pli­ca­ción de neu­ro­nas im­pa­sa­de­ ras,ya que la can­ce­la­ción del es­tí­mu­lo en­dó­ge­no no po­dría pro­du­cir­se a tra­vés del sis­te­ma pa­sa­de­ro-fi (φ). Des­de la neu­ro­bio­lo­gía,un es­tí­mu­lo ex­ter­no o in­ter­no,ya sea pro­ vo­ca­do por fac­to­res am­bien­ta­les (es­trés) o por sus­tan­cias quí­mi­cas, pro­du­ce so­bre la neu­ro­na un quan­tum de ener­gía que se trans­for­ma en in­for­ma­ción.Ésta pue­de,se­gún su per­sis­ten­cia y co­di­fi­ca­ción quí­ mi­ca, al­te­rar en for­ma tran­si­to­ria o per­ma­nen­te el fun­cio­na­mien­to ce­lu­lar. La neu­ro­plas­ti­ci­dad (mo­di­fi­ca­ción neu­ro­nal) es­tá de­ter­mi­na­da por la co­di­fi­ca­ción de pro­teí­nas es­pe­cí­fi­cas,por ejem­plo, el Fac­tor de

55

Cre­ci­mien­to Neu­ro­nal (NGF,Ner­ve Growth Fac­tor).Es­tas pro­teí­nas pro­pi­cian la ma­du­ra­ción ce­lu­lar y la es­truc­tu­ra­ción de tra­mas neu­ro­ na­les me­dian­te las cua­les se ca­na­li­za la in­for­ma­ción me­dia­da por los neu­ro­trans­mi­so­res. La re­cep­ción de es­ta in­for­ma­ción tie­ne lu­gar en si­tios es­pe­cí­fi­cos
Figura 13. Sistema límbico

pre­sen­tes en la mem­bra­na ci­to­plas­má­ti­ca.Di­cha cap­ta­ción se rea­li­za a tra­vés de los di­fe­ren­tes re­cep­to­res,que per­te­ne­cen ge­né­ti­ca­men­te a la mis­ma fa­mi­lia:la do­pa­mi­nér­gi­ca (D1,D2,etc.),la se­ro­to­ni­nér­gi­ca (5-HT1,5-HT2,etc.),yotras.Dees­tafor­ma,laes­ti­mu­la­ciónoin­hi­bi­ción de di­chos re­cep­to­res, per­mi­te que las se­ña­les ori­gi­na­rias que de­ben pa­sar a tra­vés de la neu­ro­na sean ana­li­za­das en for­ma pre­ci­sa pa­ra de­ter­mi­nar si se­rán am­pli­fi­ca­das o dis­mi­nui­das en in­ten­si­dad. Pa­ra Freud,la cla­si­fi­ca­ción neu­ro­nal es­tá de­ter­mi­na­da,tam­bién por otro fac­tor. Se tra­ta de las can­ti­da­des con las cua­les ca­da uno de es­tos sis­te­mas de­be en­fren­tar­se. Las neu­ro­nas pa­sa­de­ras-fi (φ) só­lo se en­tra­man con la pe­ri­fe­ria ex­ter­na,don­de las can­ti­da­des son más ele­va­das.Tie­nen,por lo tan­to, la ta­rea de des­car­gar lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble esa ex­ci­ta­ción.Pe­ro en es­te sis­te­ma,la ten­den­cia a man­te­ner la can­ti­dad en ce­ro ac­túa ya

56

a ni­vel de la re­cep­ción del es­tí­mu­lo.Freud des­cri­be“apa­ra­tos ner­vio­ sos ter­mi­na­les”, que tie­nen co­mo fun­ción po­ner un di­que a los es­tí­ mu­los ex­ter­nos.De es­ta ma­ne­ra,se re­du­ce la can­ti­dad que lle­ga a las pa­sa­de­ras-fi (φ).El sis­te­ma im­pa­sa­de­ro-psi (ψ) re­ci­be can­ti­da­des de las neu­ro­nas pa­sa­de­ras, por un la­do, y de los ele­men­tos ce­lu­la­res si­tua­dos en el in­te­rior del cuer­po,por el otro.Freud re­sal­ta que es­tas úl­ti­mas son de un or­den de mag­ni­tud in­fe­rior.Por lo tan­to,pa­re­ce­ría in­ne­ce­sa­rio,a es­te ni­vel,una pan­ta­lla que ope­re co­mo fre­no pa­ra las can­ti­da­des. La clí­ni­ca de­mos­tra­rá que la au­sen­cia de pro­tec­ción pa­ra los es­tí­ mu­los en­dó­ge­nos, pro­vo­ca­rá con­se­cuen­cias ne­fas­tas a ni­vel de la cons­ti­tu­ción del apa­ra­to psí­qui­co. Freud ubi­ca al do­lor co­mo efec­to del fra­ca­so de es­tos dis­po­si­ti­vos pro­tec­to­res.El do­lor im­pli­ca la irrup­ción de gran­des can­ti­da­des ha­cia lasim­pa­sa­de­ras-psi(ψ).És­tassetrans­for­manenpa­sa­de­rasco­mocon­
Figura 14. Mecanismo de complicación

se­cuen­cia del im­por­tan­te in­cre­men­to ex­ci­ta­to­rio. Es­tasdi­fe­ren­tesfor­masdetrans­mi­sióncuan­ti­ta­ti­vapue­denin­ter­ pre­tar­se,en la ac­tua­li­dad,co­mo fe­nó­me­nos fun­cio­na­les neu­ro­quí­mi­ cos. Con el ad­ve­ni­mien­to de la to­mo­gra­fía com­pu­ta­da, que lo­gró ob­ser­var la es­truc­tu­ra de los ór­ga­nos en tres di­men­sio­nes,y la me­di­ ci­na nu­clear,que per­mi­tió mar­car mo­lé­cu­las y se­guir su me­ta­bo­li­za­ ción a tra­vés de la ra­dioac­ti­vi­dad,tam­bién de ma­ne­ra tri­di­men­sio­nal, se co­men­za­ron a es­tu­diar es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes fun­cio­na­les,en in­di­ vi­duos sa­nos o en­fer­mos, an­tes que se pro­duz­can los da­ños or­gá­ni­

57

cos. Enlaac­tua­li­dad,me­dian­telasnue­vastéc­ni­casdeneu­roi­má­ge­nes, es po­si­ble eva­luar cam­bios fun­cio­na­les me­ta­bó­li­cos ce­re­bra­les, en for­ma pa­si­va o ac­ti­va. Los mé­to­dos que se pue­den uti­li­zar pa­ra es­te pro­pó­si­to, que no son in­va­si­vos ni cruen­tos, son los si­guien­tes: – Re­so­nan­cia Mag­né­ti­ca Nu­clear Es­pec­tros­có­pi­ca (RM­NE). – To­mo­gra­fía por Emi­sión de Fo­tón Úni­co (SPECT, Sin­gle Pho­ton Emis­sion Com­pu­ted To­mo­graphy). – To­mo­gra­fía por Emi­sión Po­si­tró­ni­ca (PET, Pos­si­tron Emis­sion To­mo­graphy). LaRM­NEsir­vepa­ravi­sua­li­zares­truc­tu­rasana­tó­mi­casyfun­cio­na­ les. Es un mé­to­do que se ba­sa en las pro­pie­da­des mag­né­ti­cas de áto­ mos (hi­dró­ge­no, so­dio, fós­fo­ro, et­cé­te­ra, que abun­dan en el or­ga­nis­ mo) al que se le adi­cio­na un aná­li­sis es­pec­tros­có­pi­co de al­gu­nas sus­ tan­cias neu­ro­quí­mi­cas ce­re­bra­les (N-ace­ti­las­pa­ra­ta­to,áci­do ga­maa­ mi­no­bu­tí­ri­co,etc.).Los nú­cleos ató­mi­cos del hi­dró­ge­no (com­po­nen­te del 80% del agua del or­ga­nis­mo) son pro­to­nes que se en­cuen­tran de­sor­de­na­dos en los te­ji­dos. Si a es­tos áto­mos-brú­ju­las de to­do el or­ga­nis­mo se los so­me­te a un cam­po elec­tro­mag­né­ti­co, se orien­tan en una mis­ma di­rec­ción con pre­do­mi­nio nor­te (me­nor ener­gía), por ad­qui­rir mag­ne­ti­za­ción.En es­te mo­men­to se apli­can pul­sos de ra­dio­ fre­cuen­cia,que per­mi­ten“tor­cer de ma­ne­ra for­za­da”el vec­tor mag­né­ ti­cohas­tapla­nostrans­ver­sa­lesolon­gi­tu­di­na­les.Alsus­pen­derlara­dio­ fre­cuen­cia,el vec­tor-brú­ju­la to­tal vuel­ve,co­mo un re­sor­te,a su po­si­ ción ini­cial, li­be­ran­do ca­lor y on­das de re­so­nan­cia-ecos. És­tas son cap­ta­das por una bo­bi­na-com­pu­ta­do­ra,que trans­for­ma los to­nos en una ga­ma co­lo­rea­da de gri­ses.Ca­da te­ji­do nor­mal o pa­to­ló­gi­co re­tor­ na (“re­la­ja”) a su es­ta­do na­tu­ral, de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra, con di­fe­ren­tes emi­sio­nes de se­ña­les-ecos.Las in­ten­si­da­des blan­cas son se­ña­les hi­pe­rin­ten­sas y las ne­gras hi­poin­ten­sas (la san­gre cir­cu­lan­te, el hue­so y el ai­re se­rán ne­gros;la sus­tan­cia blan­ca ce­re­bral se­rá blan­ ca o gris). Los neu­ro­trans­mi­so­res,pre­sen­tes en de­ter­mi­na­das es­truc­tu­ras ce­re­bra­les,son pro­por­cio­na­les al área es­pe­cí­fi­ca­men­te in­ves­ti­ga­da. La com­pu­ta­do­ra pue­de com­pa­rar las cur­vas del aná­li­sis es­pec­tral de ca­da una de es­tas su­tan­cias,de­ter­mi­nan­do si exis­ten in­cre­men­tos o

58

de­cre­men­tos, con un ban­co de da­tos nor­ma­les. La SPECT sir­ve pa­ra de­ter­mi­nar el flu­jo ce­re­bral,ya que es co­no­ ci­do que la per­fu­sión de un ór­ga­no es­tá di­rec­ta­men­te vin­cu­la­da a su fun­ción.Com­bi­na el ras­treo de ra­dia­cio­nes gam­ma (de una sus­tan­cia ra­diac­ti­vali­po­fí­li­ca,queatra­vie­salaba­rre­rahe­ma­toen­ce­fá­li­ca,ad­mi­ nis­tra­da por vía in­tra­ve­no­sa),de­tec­ta­das en for­ma tri­di­men­sio­nal, con la to­mo­gra­fía com­pu­ta­da. Da­do que el flu­jo san­guí­neo de la sus­ tan­cia gris es muy su­pe­rior al de la sus­tan­cia blan­ca,la ra­diac­ti­vi­dad que se de­tec­ta es ca­si to­tal­men­te de ori­gen cor­ti­cal.Así,por ejem­plo, en la de­men­cia de­ge­ne­ra­ti­va deAlz­hei­mer,el hi­po­flu­jo apa­re­ce en la cor­te­za pa­rie­tal,tem­po­ral y oc­ci­pi­tal,an­tes que apa­rez­can las le­sio­ nes or­gá­ni­cas, ca­rac­te­rís­ti­cas de esas zo­nas. La PET de­tec­ta al­te­ra­cio­nes del me­ta­bo­lis­mo in­tra­neu­ro­nal.A di­fe­ren­ciadelaSPECT,quemi­deelflu­josan­guí­neo ce­re­bral,la mar­ca­ ción ra­diac­ti­va de es­te ti­po de mo­lé­cu­las se in­cor­po­ra al me­ta­bo­lis­mo de la neu­ro­na a tra­vés de la unión con re­cep­to­res es­pe­cí­fi­cos (figura 15). La mar­ca­ción ra­diac­ti­va de mo­lé­cu­las ca­pa­ces de in­cor­po­rar­se al me­ta­bo­lis­mo de la neu­ro­na a tra­vés de su unión a re­cep­to­res (por ejem­plo, los do­pa­mi­nér­gi­cos) ha cons­ti­tui­do un gran ade­lan­to en la in­ves­ti­ga­ción del me­ta­bo­lis­mo ce­re­bral (figura 15). Las par­tí­cu­las po­si­tró­ni­cas son ob­te­ni­das de ma­ne­ra ar­ti­fi­cial,de sus­tan­cias-li­be­ra­do­rasdepo­si­tro­nes,enunace­le­ra­dorli­neal.Lasmis­ mas son mar­ca­das con sus­tan­cias ra­dioac­ti­vas co­no­ci­das (car­bo­no, glu­co­sa,etc.),que pe­ne­tran en el me­ta­bo­lis­mo neu­ro­nal.In­yec­ta­das de for­ma in­tra­ve­no­sa,lle­gan rá­pi­da­men­te al lu­gar don­de son cap­ta­ das por las neu­ro­nas.Los po­si­tro­nes,al reac­cio­nar con elec­tro­nes se des­tru­yen,ge­ne­rán­do­se ra­dia­cio­nes gam­ma,las cuales son cap­ta­das por de­tec­to­res de una com­pu­ta­do­ra, que de ma­ne­ra tri­di­men­sio­nal for­man una ima­gen es­pa­cial,vi­sua­li­za­da en for­ma co­lo­rea­da,se­gún las in­ten­si­da­des que se cap­tan,y que se­ña­lan así un hi­per o hi­po­me­ ta­bo­lis­mo,se­gún la re­gión ce­re­bral que ha­ya in­cor­po­ra­do la sus­tan­ cia-se­ñal. Por ejem­plo, en la es­qui­zo­fre­nia con sín­to­mas ne­ga­ti­vos, apa­re­ce un hi­po­me­ta­bo­lis­mo en la cor­te­za fron­tal, y en el tras­tor­no ob­se­si­vo-com­pul­si­vo,un hi­per­me­ta­bo­lis­mo en la re­gión ór­bi­to-fron­ tal y nú­cleo cau­da­do.

59

. La fuen­te es uno de los ele­men­tos que ca­rac­te­ri­za a la pul­sión.co­mo una me­di­ da de la exi­gen­cia de tra­ba­jo que es im­pues­ta a lo aní­mi­co a con­se­ cuen­ cia de su tra­ ba­ zón con lo cor­ po­ ral (15). aun­que pa­ra la pul­sión. No se sa­be si es­te pro­ce­so es por re­gla ge­ne­ral de na­tu­ra­le­za quí­mi­ca [. La pul­ sión es de­ fi­ ni­ da por Freud de la si­ guien­ te ma­ ne­ ra: La pul­sión nos apa­re­ce co­mo un con­cep­to fron­te­ri­zo en­tre lo aní­mi­co y lo so­má­ti­co. lo ab­so­lu­ta­men­te de­ci­si­vo es su ori­gen en la fuen­te so­má­ti­ca. se cons­ti­tu­ye en an­te­ce­den­te de las ul­te­rio­res zo­nas eró­ge­nas.a fin de que la ma­te­ria pri­ ma ener­gé­ti­ca se mo­de­le rít­mi­ca­men­te. só­lo la me­ta y el ob­je­to son con­si­de­ra­dos psí­qui­cos.Lo obli­gan a ac­ti­vi­ da­des com­ple­jas y por ello se cons­ti­tu­yen en “los ge­nui­nos mo­to­res de los pro­gre­sos que han ele­va­do al sis­te­ma ner­vio­so (cu­ya pro­duc­ti­ vi­dad es in­fi­ni­ta). in­te­rior a un ór­ga­no o a una par­te del cuer­po. Ellos de­be­rán ac­tuar re­troac­ti­va­men­te so­bre el em­pu­je. a su ac­tual ni­vel de de­sa­rro­llo” (15). den­tro de la vi­da aní­mi­ca no nos es co­ no­ ci­ da de otro mo­ do que por sus me­ tas (15). al que Freud se re­fie­re. Loses­tí­mu­lospul­sio­na­lesplan­teanalsis­te­maner­vio­soexi­gen­cias mu­cho más ele­va­das que los es­tí­mu­los ex­ter­nos. El pro­ce­so so­má­ti­co in­te­rior a un ór­ga­no.] aquel pro­ce­so so­má­ti­co. co­mo un re­pre­sen­tan­te psí­qui­co de los es­tí­mu­los que pro­vie­nen del in­te­rior del cuer­po y al­can­zan el al­ma. LA TRANS­FOR­MA­CIÓN DE LA CAN­TI­DAD EN CUA­LI­DAD La cien­cia tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la re­con­duc­ción denues­trassen­sa­cio­nes(pro­ce­soscua­li­ta­ti­vos)aunacan­ti­dadex­ter­na. Laar­qui­tec­tu­radenues­trosis­te­maner­vio­sotie­nedis­po­si­ti­vospa­ra mu­darlacan­ti­dadencua­li­dad. De los cua­tro com­po­nen­tes de la pul­sión que Freud es­ta­ble­ce. cu­yo es­tí­mu­lo es re­pre­sen­ta­do en la vi­da aní­mi­ca por la pul­ sión.] El es­tu­dio de las fuen­tes pul­sio­na­les ya no com­pe­te a la psi­co­lo­gía. Mal­davsky se­ña­la: 60 .1-4.. Freud de­ fi­ ne a la fuen­ te co­ mo: [..conlocual“otravezapa­re­cetriun­fan­tela ten­den­cia ori­gi­na­ria al apar­ta­mien­to de can­ti­dad” (11)..

que en­cuen­tra en lo pul­sio­nal un or­den de mo­di­fi­ca­ción cua­li­ta­ti­va.Tal en­sam­bla­du­ra neu­ro­nal pa­re­ce te­ner tam­bién su im­por­tan­cia en el pro­ce­so de fun­da­ción (por pro­yec­ción) de las zo­nas eró­ge­nas.Por un la­do. el cir­cui­to so­má­ti­co.se­gúnFreud.Ro­xa­na B. ya que. Gen­ti­le­za del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Men­tal y Es­cue­la de Me­di­ci­na Nu­clear de Men­do­za.A su vez lo pul­sio­nal se ins­cri­be en su do­ble ver­tien­te:afec­ti­va-sen­so­rial(con­cien­ciaori­gi­na­ria)yre­pre­sen­ta­cio­nal (hue­llas que fun­cio­nan de acuer­do con el pro­ce­so pri­ma­rio: con­den­ sa­ción y des­pla­za­mien­to).Es­ta úl­ti­ma cris­ta­li­za­da en una do­ble de­le­ga­ción.essó­loma­te­riapri­ma(porcier­ to.in­dis­pen­sa­ble) que de­be­rá atra­ve­sar las vi­ci­si­tu­des de una trans­ for­ma­ción.Dra. que se con­ti­núa y re­pi­te en to­dos los cor­ tes efec­tua­dos.El trán­si­to de lo neu­ro­nal-quí­mi­co a lo pul­ sio­nal mar­ca el sen­de­ro ha­cia la cons­ti­tu­ción de la sub­je­ti­vi­dad.es­tainau­gu­ra­ción(in­ves­ti­du­ra)delasre­gio­nespe­ri­ fé­ri­cas del cuer­po de­ri­va de una ac­ti­vi­dad“cen­tral­men­te con­di­cio­na­ Figura 15. Ma­ nuel Gui­ rao.cuan­ti­ta­ti­va. Laver­tien­teso­má­ti­ca. de un individuo normal A A B B Exis­te una ac­ti­vi­dad ba­sal si­mé­tri­ca de hi­po e hi­per­me­ta­bo­lis­mo. Tomografía por Emisión de Positrones (PET). da” (33).Ga­lea­no y Dr. 61 .La re­la­ción exis­ten­te en­tre las áreas cor­ti­ca­les (A) y las áreas sub­cor­ti­ca­les (B) se man­tie­ne en una re­ la­ ción de 1:1.

pa­ra la con­cien­cia pri­ma­ria exis­ten dos ex­te­rio­ res:los pro­ce­sos so­má­ti­cos y el mun­do ex­te­rior al cuer­po.Ads­crip­to a un ter­cer ti­po de neu­ro­nas ome­ga (de per­cep­ción.Es­ta con­cien­cia ori­gi­na­ria o pri­ma­ria nos da lo que se lla­ma cua­li­da­des.dis­ tin­guién­do­lo del de con­cien­cia psí­qui­ca. un efec­to de la or­ga­ni­za­ción del sis­te­ma ner­vio­so. El na­ci­mien­to de los afec­tos. den­tro de una gran di­ver­si­dad”.si­guien­do a Freud. sus es­ta­dos de ex­ci­ta­ción.de­du­ci­mos que los pri­me­ros re­gis­tros cua­li­ta­ti­vos in­ves­ti­dos por aten­ción. la­men­ta­ble­men­te no te­ni­do en cuen­ta en de­sa­rro­llos post-freu­dia­nos:la exis­ten­cia de la con­cien­cia ori­gi­na­ria o pri­ma­ria.la psí­qui­ca se de­sa­ rro­lla con pos­te­rio­ri­dad. Pa­ra Freud exis­ten dos ti­pos de con­cien­cia. ω). que de­ter­mi­na la sen­sa­ción en las neu­ro­nas de per­cep­ción ome­ga (ω). Por lo tan­to. co­mo pri­mer con­te­ni­do de la con­ 62 .a las se­ries de cua­li­da­des sen­si­bles (per­ cep­ción). Mal­davsky.Mal­davsky di­ce: Sienprin­ci­piolacon­cien­ciaes­távuel­taha­cialape­ri­fe­riain­te­rior. La pri­me­ra es prác­ti­ca­ men­te un de­ri­va­do de la per­cep­ción.“sen­sa­cio­nes que son al­go otro.Dis­pla­cer im­pli­ca el au­men­to de can­ti­dad en la neu­ro­na im­pa­sa­de­ra psi (ψ). dan por re­sul­ta­do el pri­mer or­den de cua­li­fi­ca­ción. Las sen­sa­cio­nes de pla­cer y dis­pla­cer.La se­gun­da sur­ge co­mo con­se­cuen­cia de la ac­ti­va­ ción de cier­tas hue­llas mné­mi­cas o del es­fuer­zo por ex­pre­sar un pen­ sa­mien­to (31).ha­cia los pro­ce­sos so­má­ti­cos.Pla­cer se­ría la sen­sa­ción de des­car­ga.res­ca­ta y ubi­ca es­te con­cep­to.y el se­gun­do. Mien­tras la con­cien­cia sen­so­rial es ori­gi­na­ria.y só­lo lue­go apren­de a di­ri­gir­se ha­cia el ex­te­ rior.Ads­cri­be a la con­cien­cia dos ti­pos de con­te­ni­do: El pri­me­ro co­rres­pon­de a las sen­sa­cio­nes de pla­cer y dis­ pla­cer (afec­tos). co­rres­pon­den a la se­rie de de­sa­rro­llos de afec­to. se vin­cu­lan a los mon­tos ener­gé­ti­cos.Freud in­tro­du­ce un pos­tu­la­do.La vi­da psí­qui­ca tra­ta cons­tan­te­men­te de evi­tar el dis­pla­cer.Se com­pren­de en­ton­ces la ne­ce­si­dad de des­car­gar los mon­tos de can­ti­dad. y que só­lo pos­te­rior­men­te las cua­li­da­des sen­so­ria­les se con­vier­ten en con­te­ni­ dos pri­vi­le­gia­dos (31).

im­pres­cin­di­bles pa­ra el na­ci­mien­to del ma­tiz afec­ti­vo. pe­ ro sí el pri­ mor­ dial.És­taseubi­ca fren­te a los es­tí­mu­los ex­ter­nos. De es­ta ma­ne­ra. Se­gún Mal­davsky El afec­to se con­vier­te en re­pre­sen­tan­te psí­qui­co de la pul­sión.es de­cir.agre­ga dos pan­ta­llas pro­tec­to­ras ne­ce­sa­rias pa­ra la cons­ti­tu­ ción de es­ ta for­ ma­ ción aní­ mi­ ca que es el afec­ to Una de ca­rác­ter quí­mi­co.sin ma­tiz afec­ti­vo y te­nien­do en cuen­ta só­lo neu­ro­nas y can­ti­da­des. por­que sin es­ta con­cien­ciaori­gi­na­ria. La ca­ren­cia de es­tas pan­ta­llas de­ter­mi­na la im­po­si­bi­li­dad de re­duc­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas.im­pli­caunasa­li­dadelfun­cio­na­mien­todelprin­ci­pio de iner­cia. Mal­ davsky.“Por­que un re­qui­si­to pa­ra que se cons­ti­tu­ya 63 .el pa­sa­je de neu­ro­nas y can­ti­da­des al pla­no de los afec­tos es la con­se­ cuen­cia de va­rios pro­ce­sos. la ener­gía pul­sio­nal que­da de­gra­da­da. Latrans­for­ma­cióndelor­dencuan­ti­ta­ti­voencua­li­ta­ti­vo. Si el prin­ci­pio de iner­cia se per­pe­túa. Enpri­me­rains­tan­cia. Só­lo si del en­sam­ble en­tre lo pul­sio­nal y lo neu­ro­nal sur­ge la con­cien­ cia (co­mo lu­gar en el que se cap­tan cua­li­da­des) nos ha­lla­mos an­te el con­jun­to que co­rres­pon­de al de­sa­rro­llo sub­je­ti­vo.Así que­da “so­brein­ves­ti­do” el mun­do pul­sio­nal.y a la que li­ga­mos con las de­fen­sas in­mu­ni­ta­ rias.an­te cier­tas sus­tan­cias que la­bo­ran des­de el in­te­rior del or­ga­nis­mo. exis­teunapan­ta­llapro­tec­to­ra. im­pi­dien­do que los mis­mos per­tur­ ben al sis­te­ma neu­ro­nal.el sis­te­ma da con­ti­nui­dad al es­que­ma pre-psí­qui­co. es el con­tex­to y el vín­cu­lo pri­ma­rio ma­drehi­jo el que de­sa­rro­lla­rá la trans­for­ma­ción de can­ti­dad en cua­li­dad.con­se­cuen­cia del na­ci­mien­to del afec­to. que con­sis­te en una de­sa­fec­ti­vi­za­ción fun­cio­nal co­mo fre­no de la in­tru­sión afec­ti­va des­de el con­tex­to (32). lo de afue­ra se cons­ti­tu­ye co­mo“in­di­fe­ren­te”.Es de­cir.nosede­sa­rro­llanilavi­daafec­ti­vanilare­pre­sen­ ta­cio­nal (34).per­mi­tien­do que la aten­ción se di­ri­ja ha­cia la pe­ri­ fe­ria in­te­rior.cien­ciaori­gi­na­ria.y fun­cio­na de acuer­do con trans­mi­sio­nes quí­mi­cas y eléc­ tri­cas. y otra. En se­gun­da ins­tan­cia. no el úni­ co.En ella se lle­va a ca­bo la cons­ti­tu­ción del sen­ti­mien­to de sí. el ini­ cial (32).

Es­ta ma­triz de re­des neu­ro­na­les es“guia­da”por la co­di­fi­ca­ción de pro­teí­nases­pe­cí­fi­casqueper­mi­tenlama­du­ra­ciónce­lu­lar.Es­tasre­des son las en­car­ga­das. La necesidad de ligaduras psíquicas se asemeja a la tarea inelud­ ible del apa­ra­to neu­ro­nal de crear con­ti­nua­men­te nue­vas in­ter­si­nap­ sis que per­mi­tan una ma­yor co­mu­ni­ca­ción.Es­te flu­jo cuan­ti­ta­ti­ 64 .a tra­ vés de li­ga­du­ras.Es­ta con­ti­nua exi­gen­cia lle­va a un pro­ce­so per­ma­nen­te de cua­li­fi­ca­ción in­trap­sí­qui­ca. que ofrez­ca aque­llo ne­ce­sa­rio en el mo­men­to del in­cre­men­to de la ten­sión. La pre­sen­cia de un in­ter­lo­cu­tor em­pá­ti­co.Es­ta di­ná­ mi­ca po­drá cris­ta­li­zar­se si quien ejer­ce la fun­ción ma­ter­na tie­ne sus pro­pios cri­te­rios cua­li­fi­ca­dos. en la me­di­da en que el sis­te­ma se cons­ti­tu­ye se ge­ne­ra una re­gu­la­ción.El apa­ra­to in­ten­ta un do­mi­nio so­bre lo trau­má­ti­co. afir­ma Mal­davsky (32).es de­cir. Es­ta ade­cua­ción im­pli­ca un rit­mo: el de una pre­sen­cia ma­ter­na.un pro­ ce­so de neu­tra­li­za­ción per­ma­nen­te del prin­ci­pio de iner­cia. Lo cuan­ti­ta­ti­vo es mo­tor a lo lar­go de la vi­da:la trans­for­ma­ción en lo cua­li­ta­ti­vo se cons­ti­tu­ye en un es­fuer­zo de tra­ba­jo pa­ra el apa­ra­to psí­qui­co. Unadis­mi­nu­cióndelor­dencuan­ti­ta­ti­votam­biénesne­ce­sa­riapa­ra la cons­ti­tu­ción de la se­rie de las cua­li­da­des sen­si­bles (per­cep­ción. Es­ta dis­mi­nu­ción no se pro­du­ce por des­car­ga. se tor­na im­pres­cin­di­ble pa­ra la crea­ción de la con­vic­ ción res­pec­to de la pro­pia exis­ten­cia.a tra­vés de los “ade­cua­dos apor­tes li­bi­di­na­les ma­ter­nos”.a tra­vés de los neu­ro­trans­mi­so­res ex­ci­ta­to­rios o in­hi­bi­to­rios. se­gun­do con­te­ni­do de con­cien­cia). siem­pre exis­te un pe­que­ño po­ten­cial bioe­léc­tri­co per­ma­nen­te de pa­sa­je.si­no por com­ple­ji­za­ción.que fre­na el va­cia­mien­to ener­gé­ti­co del apa­ra­to.ni tam­po­co se­ría de­sea­ble que lo hu­bie­se.dar­les un so­por­te cua­li­ta­ti­vo y que es­té en con­di­cio­nes de ha­cer una de­vo­lu­ción in­ver­ti­da de las mis­ mas (rê­ve­rie). És­ tas son las que in­ hi­ ben la des­ car­ ga a ce­ ro.el ma­tiz afec­ti­vo en lo aní­ mi­co es­tá da­do por una cap­ ta­ción de la em­pa­tía o la ter­nu­ra de quie­nes se ha­yan he­cho car­go del cui­da­do del ni­ño”.en­ton­ces.Se ma­ni­fies­ta. que pue­da re­ci­bir las pro­yec­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas del be­bé. y una au­sen­ cia pos­te­rior. Con re­la­ción a la neu­ro­trans­mi­sión.una vez lo­gra­da la can­ce­la­ción del es­tí­mu­lo. en “la me­di­da de lo po­si­ble”. No exis­te un or­den de cua­li­fi­ca­ción com­ple­ta.so­bre los in­cre­men­tos ex­ci­ta­to­rios. Es de­cir.de ca­na­li­zar el flu­jo de in­for­ma­ción.

NGF): los roe­do­res que pre­sen­ta­ban an­ti­cuer­pos con­tra es­te fac­tor no de­sa­rro­lla­ban las neu­ro­nas sen­si­ti­vas.1986.se atro­fia y mue­re.ma­yo­resse­ránlaspo­si­bi­li­da­ des de li­ gar nue­ vos es­ tí­ mu­ los.pre­di­se­ña­do y con­te­ni­do en los ge­nes (figura 16).es­te cir­cui­to de li­ga­du­ra per­ma­nen­te dis­mi­nu­ya pro­gre­si­va­men­te a lo lar­go de la vi­da. cuan­do men­cio­na el de-vi­vir de los en­la­ces.sos­te­ni­dapores­taredin­ter­neu­ ro­nal. tan­ to en el or­ den de lo en­ dó­ ge­ no co­mo de lo exó­ge­no. No se co­no­ce por qué en un de­ter­mi­na­do mo­men­to se ac­ti­va es­te pro­gra­ma mor­tal.Qui­zás. caí­da).FADDyFas­ci­cleli­ga­ted.Cuan­tomásen­tra­ma­dasealared.TNF. se­pa­ra­do. Le­vi-Mon­tal­ci­ni.mien­trasqueenotras(gló­bu­ los blan­cos neu­tró­fi­los) el pro­ce­so es“au­to­má­ti­co”. ni las del te­ji­do sim­pá­ti­co.De ma­ne­ra fi­sio­ló­ gi­ca los gló­bu­los blan­cos (en­car­ga­dos de las de­fen­sas in­mu­no­ló­gi­cas) y los gló­bu­los ro­jos (en­car­ga­dos de trans­por­tar el oxí­ge­no pa­ra man­ 65 .be­ta).FASL). que exis­ten lo­cal­men­te en un de­ter­mi­na­do gru­po si­náp­ti­co neu­ro­nal (sus­tan­cias pa­ra­cri­nas). El mol­de ini­cial cua­li­fi­ca­to­rio es de­ter­mi­nan­te pa­ra el fu­tu­ro pro­ce­so.al­fa.Es­to fue ex­pli­ci­ta­do por Freud. Se co­no­ce. Des­li­ga­du­ra gra­ dual cu­ yo fi­ nal se­ rá la muer­ te (19). y pto­sis. La au­sen­cia del fac­tor tró­fi­co pro­vo­ca la ac­ti­va­ción de una se­rie de pro­teí­nas es­pe­cí­fi­cas (pro­teí­na G.voper­mi­teuna“cua­li­fi­ca­ciónvir­tual”. En al­gu­nas cé­lu­las in­mu­ni­ta­rias se ac­ti­van fac­to­res de ne­cro­sis tu­mo­ral (Tu­mor Ne­cro­sis Fac­tor. Ello se lo­gra mer­ced a di­fe­ren­tes sus­tan­cias.pre­mioNo­bel. Exis­te una muer­te fi­sio­ló­gi­ca neu­ro­nal.Si la cé­lu­la no lo­gra es­te ob­je­ti­vo. que es­tá pro­gra­ma­da ge­né­ti­ca­men­te y se la de­no­mi­na apop­to­sis (del grie­go apo. El axón tie­ne la ha­bi­li­dad de lle­gar al lu­gar que es­tá pre­de­ter­mi­na­ do ge­né­ti­ca­men­te.de­mos­trólaexis­ten­ciadelfac­tor de cre­ci­mien­to neu­ro­nal (Ner­ve Growth Fac­tor. que neu­ro­nas del te­ji­do em­brio­na­rio pue­den ser eli­mi­na­das du­ran­te el pro­ce­so de ges­ta­ción y que en la ve­jez nor­mal se pro­du­ce una su­pre­sión de fac­to­res pro­tei­cos tró­fi­cos. a rea­li­zar sus con­tac­tos in­ter­si­náp­ti­cos.Fas Re­cep­torAs­so­cia­ted Death Do­main.que per­mi­ten a la neu­ro­na y/o axón mi­grar al si­tio“que le co­rres­pon­de”.que ini­cian una cas­ca­da de acon­te­ci­mien­tos: a tra­vés de en­zi­mas pro­teo­lí­ti­cas (pro­tea­sas) co­mien­za un pro­ce­so de au­to­di­ges­tión del ADN nu­clear y la muer­te ce­lu­lar. y a fac­to­res de cre­ci­mien­to. sin em­bar­go.

Pe­ro. etc. a una de­ter­mi­na­da edad. La muer­te neu­ro­nal“nor­mal”res­pon­de a un pro­gra­ma pre­di­se­ña­ do. tie­nen una muer­te pro­gra­ma­da ca­da 20-60 días. Por el con­tra­rio.Si. ori­gi­nan­do así el cán­cer. que pue­de oca­sio­nar en­fer­me­da­des in­mu­no­ló­gi­cas o neo­plá­si­cas. Es­ta pro­teí­na es­tá co­di­fi­ca­da en el cro­mo­so­ma 21 (que co­rres­pon­de al sín­dro­me de Down). los ma­cró­fa­gos abe­rran­tes co­men­za­rán a des­truir­lo. que los ma­cró­fa­gos no dis­cri­mi­nen las cé­lu­las nor­ma­les vi­vas (cé­lu­las con ade­cua­ción es­pe­cí­fi­ca). in­so­lu­ble. se pro­du­ce una fa­go­ci­to­sis abe­rran­te.Ello da lu­gar a la apa­ri­ción de la en­fer­me­ dad. ar­tri­tis.Sin em­bar­go. Las pla­cas se­ni­les se for­man más a ni­vel hi­po­cám­pi­co y me­nos en los nú­cleos sub­cor­ti­ca­ les y las ca­ pas II y III de la cor­ te­ za ce­ re­ bral. Freud sos­tie­ne con res­pec­to a las pul­sio­nes de au­to­con­ser­va­ción que“son pul­sio­nes par­cia­les des­ti­na­das a ase­gu­rar el ca­mi­no ha­cia la muer­tepe­cu­liardelor­ga­nis­moyaale­jarotraspo­si­bi­li­da­desdere­gre­so 66 .de­be­ríaserdes­trui­dain­trayex­tra­ce­lu­lar­men­te. de las re­dun­dan­tes o de las muer­tas. La pre­gun­ta. con los ca­rac­te­rís­ti­cos dé­fi­cit de la me­mo­ria por la des­truc­ción es­pe­cí­fi­ca de de­ter­mi­na­das zo­nas neu­ro­na­les (figura 17).sede­po­si­ta en los cuer­pos y pro­lon­ga­cio­nes neu­ro­na­les cons­ti­tu­yen­do las pla­cas se­ni­les y re­ci­be el nom­bre de pro­teí­na ami­loi­dea. Cuando esto ocurre.pue­de ocu­rrir.si­guen mul­ti­pli­cán­do­se e in­va­dien­ do otros te­ji­dos de ma­ne­ra no pro­gra­ma­da.te­ner la vi­da). por­que se re­pro­du­cen de ma­ne­ra atí­pi­ca y no son re­co­no­ci­das co­mo anor­ma­les.por ejem­plo. Tam­bién. que aún no es po­si­ble res­pon­der es si es la res­pon­sa­ble de la neu­ro­de­ge­ ne­ ra­ ción o se acu­ mu­ la de­ bi­ do a ello (41). Se pro­du­cen de ma­ne­ra cons­tan­te en la mé­du­la ósea.que son los res­tos ce­lu­la­res.por fac­to­res exó­ge­nos o en­dó­ge­nos.oca­sio­nan­do en­fer­ me­da­des co­mo la ti­roi­di­tis. En el ca­so de la en­fer­me­dad deAlz­hei­mer exis­te una ano­ma­lía en la de­gra­da­ción de una pro­teí­na. es­tá de­ter­mi­na­da ge­né­ti­ca­men­te la pro­duc­ción de la en­zi­ma que di­gie­re al ami­loi­de. es anor­mal. que aún se des­co­no­cen.la de­jan de pro­du­cir.los sín­to­mas clí­ni­cos con el con­si­guien­te dé­fi­cit cog­ni­ti­vo apa­re­cen cin­cuen­ta años más tar­de.pe­ro se ig­no­ran los fac­to­res exó­ge­nos o en­dó­ge­nos de por qué al­gu­nos in­di­vi­duos. Los ma­cró­fa­gos son los en­car­ga­dos de di­ge­rir las ve­sí­cu­las apop­ tó­si­cas. no se re­co­no­ce el te­ji­do ti­roi­deo o ar­ti­cu­lar co­mo pro­pio. cé­lu­las que de­ben ser des­trui­das. El de­pó­si­to de la pro­teí­na ami­loi­dea es­tá en re­la­ción di­rec­ta con la edad.

Por lo tan­to.Tam­bién.Con la apa­ri­ción de la cua­ li­fi­ca­ción de un sen­ti­mien­to.seha­cene­ce­sa­riaunaapro­pia­ciónpsí­qui­caporpar­ te del su­je­to. Mal­davsky des­cri­be el ini­cio del ca­mi­no de la sub­je­ti­va­ción de la si­guien­te ma­ne­ra: En su­ma. a la que Freud de­no­mi­na ma­tiz o to­no afec­ti­vo. co­mien­za el pro­ce­so de sub­je­ti­va­ción (34).en la me­di­da en que son sub­je­ti­va­bles.la vi­da y la muer­te cons­ti­tu­yen pro­ce­sos que ad­quie­ren di­men­sión hu­ma­na.pri­me­ro en tér­mi­nos de afec­tos y lue­go de im­pre­sio­nes sen­so­ria­les. Muerte neuronal (apoptosis) 67 . Con el en­ve­je­ci­mien­to se in­cre­men­tan las di­fi­cul­ta­des pa­ra el pro­ ce­sa­mien­to de los pro­pios re­si­duos tó­xi­cos.que no sean las in­ma­nen­tes.la apa­ri­ción de un su­je­to es coin­ci­den­te con el sur­gi­mien­to de la con­cien­cia co­mo lu­gar de cua­li­fi­ca­ción.El or­ga­nis­mo só­lo quie­re mo­ rir a su ma­ ne­ ra” (19).a lo inor­gá­ni­co. Figura 16. con re­la­ción al “mo­ririn­di­vi­dual”.

co­rres­pon­dien­te a nues­tro yo ofi­cial (figura 18) (10). se tra­ta de una ener­gía no caó­ ti­ ca. El sig­no in­cons­cien­te (Ic) es una es­truc­tu­ra con cier­ta es­ta­bi­li­dad (30).vi­sua­les.Es la pri­me­ra trans­crip­ción de las per­cep­ cio­nes. En 1896.Las neu­ro­nas ψ son re­te­ne­do­ras de can­ti­dad y al­te­ra­bles por el de­cur­so de la ex­ci­ta­ción.ol­fa­ti­vosyau­di­ti­vos.que ha­cen to­pe a la cir­cu­la­ ción cuan­ti­ta­ti­va. de igual mo­do ina­se­qui­bles a la con­cien­cia. Es que con­ cien­ cia y me­ mo­ ria se ex­ clu­ yen en­ tre sí. por com­ple­to in­sus­cep­ti­ble de con­cien­cia y ar­ti­cu­la­da se­gún una aso­cia­ción por si­mul­ta­nei­dad. Los re­ma­nen­tes ex­ci­ta­to­rios.talvez cau­sa­les. ope­ran los me­ca­nis­mos de con­den­sa­ción y des­pla­za­mien­to (pro­ce­so pri­ma­rio). Ic:(in­con­cien­cia).Es­ta al­te­ra­ción cons­ti­tu­ye la me­mo­ria.se­rán el mo­tor pa­ra su­ce­si­vas y fu­tu­ras com­ple­ji­za­cio­nes.Lali­ga­ du­ ra es­ tá a car­ go de la li­ bi­ do.És­tosúl­ti­mossonimá­ge­nespro­ve­nien­tesdedis­tin­tos ca­na­lesper­cep­ti­vos:ce­nes­té­si­cos.A la luz de su teo­ría re­pre­sen­ta­cio­nal.en los que no se si­túa nin­gún com­po­nen­te ma­te­rial del apa­ra­to (13). Pa­ra Freud. La can­ti­dad cir­cu­lan­te ha en­con­tra­do una nue­va cua­li­fi­ca­ción.sos­tie­nen el des­plie­gue de ho­lo­gra­mas no apre­hen­si­bles y su­per­pues­tos. vin­cu­la­das a dis­tin­tas fun­cio­nes.Hoy se co­no­ce que las di­fe­ren­tes re­des neu­ro­na­les. So­bre la com­ple­ja red re­pre­sen­ta­cio­nal que se for­ma. Prc:(pre­con­cien­cia). Es­te mo­de­lo neu­ro­bio­ló­gi­co se trans­for­ma en psi­co­ló­gi­co: P: son neu­ro­nas don­de se ge­ne­ran las per­cep­cio­nes a que se anu­da con­cien­cia. pe­ro que en sí no con­ser­van hue­lla al­gu­na de lo acon­te­ci­ do.Eslase­gun­datrans­crip­ciónse­gúnotrosne­xos.Eslater­ce­rare­trans­crip­ción. Si bien se po­ne en jue­go una ener­gía li­bre. que ya no ope­ ra de acuer­ do con el prin­ ci­ pio de iner­ cia.Freud con­ti­núa tran­si­tan­do el ca­mi­no des­de el con­cep­to de neu­ro­na al de re­pre­sen­ta­ción.el apa­ra­to tie­ne 68 .Lashue­llasIcqui­zásco­rres­pon­danare­cuer­dosdecon­cep­tos.la lo­ca­li­dad psí­qui­ca im­pli­ca es­pa­cios vir­tua­les.a par­tir de la re­pre­sen­ta­ción que ope­ra co­mo lí­mi­te.no cua­li­fi­ca­dos.li­ga­daare­pre­sen­ta­ cio­nes-pa­la­bra.que se cons­ti­tu­ye co­mo con­se­cuen­cia de la li­ga­du­ra de sig­nos de per­cep­ción(Ps).que im­pli­ca ins­crip­cio­nes en el in­cons­cien­te. Ps:(sig­nos de per­cep­ción).

que es­tá sos­te­ni­da por las re­des neu­ro­na­les del neo­ 69 . La me­mo­ria. exen­to de es­tí­mu­los.cu­ya ima­gen mné­mi­ca que­da. Las neu­ro­nas.por vías mo­tri­ces.El me­ca­nis­mo de al­te­ra­ción in­ter­ na no can­ce­la­rá la exi­gen­cia pro­du­ci­da por la ne­ce­si­dad. Es­te sim­ple dis­po­si­ti­vo de­be trans­for­mar­se. y por eso.Fren­te al ham­bre. a tra­vés de la mo­di­fi­ca­ción pro­tei­ca per­ma­nen­te.a tra­vés de los cam­ bios en la sín­te­sis de pro­teí­nas pue­den acu­mu­lar me­mo­ria y nue­vos apren­di­za­jes en el ce­re­bro.co­mo con­se­cuen­cia del apre­mio de la vi­da que ejer­cen de­ter­mi­na­das fun­cio­nes.una di­ rec­ ción: de la per­ cep­ ción ha­ cia la mo­ ti­ li­ dad (figura 19)..en con­se­ cuen­ cia. per­ma­ne­cen así has­ta su muer­te bio­ló­gi­ca.a par­tir de la“asis­ten­cia aje­na”y.. El cam­bio. En cam­bio.elni­ño“llo­ra­ráopa­ta­lea­ráiner­me”.po­drán au­men­tar o dis­mi­nuir la den­si­dad de los re­cep­to­res (son mo­lé­cu­las pro­tei­cas com­ple­jas). La me­mo­ria ce­lu­lar es una ca­rac­te­rís­ti­ca por la cual la cé­lu­la no pue­de con­ver­tir­se en otro ti­po.que le per­mi­tía des­car­gar en­se­gui­da. só­lo se pro­du­ci­rá cuan­do. Freud di­ce: Un com­po­nen­te esen­cial de es­ta vi­ven­cia es la apa­ri­ción de una cier­ta per­cep­ción (la nu­tri­ción. se pro­ duz­ ca la ex­ pe­ rien­ cia de la vi­ven­cia de sa­tis­fac­ción. Los es­tí­mu­los agu­dos.que anu­la­rá efec­ti­va­men­te el es­tí­mu­lo (figura 20).Es de­cir. los es­tí­mu­los de lar­go pla­zo tien­den a pro­du­cir cam­ bios es­truc­tu­ra­les ya que mo­di­fi­can el có­di­go de trans­crip­ción ge­né­ ti­ca y per­mi­ten por es­te me­ca­nis­mo man­te­ner la me­mo­ria a lar­go pla­zo.en lo po­si­ble.] el apa­ra­to obe­de­ció pri­me­ro al afán de man­te­ner­se.aso­cia­da a la hue­lla que de­jó en la me­mo­ria la ex­ci­ta­ción pro­du­ci­da por la ne­ce­si­dad (13). de la ac­ción es­pe­cí­fi­ca.Es­tades­car­gaex­ci­ta­to­ria no pro­du­ci­rá mo­di­fi­ca­ción al­gu­na. Con res­pec­to a es­ta vi­ven­cia.de ahí en ade­lan­te. pe­ro de cor­to pla­zo.Pe­ro. [. una ex­ci­ta­ción sen­si­ble que le lle­ga­ba des­de afue­ra (13). tien­den a pro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes de ca­rác­ter cuan­ti­ta­ti­vo. y por me­dio de fos­fo­ri­la­cio­nes pro­tei­cas ac­tuar so­bre la me­mo­ria de cor­to pla­zo. en su pri­me­ra cons­truc­ción adop­tó el es­que­ma del apa­ra­to re­fle­jo.en nues­tro ejem­plo). co­mo no se di­vi­den.

Es en es­tas re­des neu­ro­na­les don­de se al­ma­ce­na la in­for­ma­ción es­ta­ble.Este efec­to de con­ so­li­da­ción se lle­va a ca­bo en el tiem­po por me­dio de la in­for­ma­ción que el neo­cór­tex. Le­sio­nes pro­du­ ci­das en es­tas es­truc­tu­ras pro­du­cen am­ne­sia re­tró­gra­da. Pa­ra lo­grar­lo se de­be mo­di­fi­car sus es­truc­tu­ras pro­tei­cas bá­si­cas.Y pa­ra ello es ne­ce­sa­rio que los cam­bios neu­ro­quí­mi­cos que se pro­duz­can sean du­ra­de­ros. 70 . to­ma de las vías cór­ti­co-lím­bi­cas.ne­ce­si­ta pa­ra con­so­li­dar­se (ser du­ra­de­ra) la in­ter­ven­ción de las es­truc­tu­ras lím­bi­cas (sen­so­rio-emo­cio­na­les). Involución neuronal cór­tex.Figura 17.

Pa­rare­pre­sen­tar es­teni­vel de in­ten­si­ dad se la po­dría equi­pa­rar al fun­cio­na­mien­to de un mo­tor a 6. Figura 18. La LTP es un me­ca­nis­mo de po­ten­cia­ción de la me­mo­ria pa­ra su 71 . me­nor a un se­gun­do.por lo tan­ to.sos­te­ni­das.Los me­ca­nis­mos co­no­ci­dos de neu­roa­pren­di­za­je son la po­ten­cia­ ción de lar­go pla­zo (LTP. pe­ro en el tér­mi­no de un se­gun­do. Transcripción psíquica Los en­gra­mas son los cam­bios neu­ro­na­les que se pro­du­cen du­ran­te el pro­ce­so de fi­ja­ción de la me­mo­ria. Si­gue en­ton­ces pre­do­mi­nan­do el prin­ci­pio de iner­cia. no pue­de man­te­ner­se.lue­go de es­ti­mu­la­cio­nes pre-si­ náp­ti­cas con­ti­nuas. Se­ría im­po­si­ble que un mo­tor fun­cio­na­se con­ti­nua­men­te con tan al­tas “re­vo­lu­cio­nes”. el cir­cui­to re­pre­sen­ta­cio­nal (me­mo­ria) no se es­truc­tu­ra y.la fi­ja­ción y la con­so­li­da­ción de una con­duc­ta apren­ di­da.bre­ves y de al­tí­si­ma fre­cuen­cia. La po­ten­cia­ción de lar­go pla­zo (LTP) es un me­ca­nis­mo muy im­por­ tan­te pa­ra la fi­ja­ción de los en­gra­mas mné­si­cos de lar­go pla­zo.pe­ro de fre­cuen­cia ele­va­da (su­pe­rior 100 Hz) fra­ca­sa el al­ma­ce­na­mien­tomné­mi­co. Des­de la cla­si­fi­ca­ción neu­ro­nal freu­dia­na es­te pro­ce­so remi­te a la im­po­si­bi­li­dad de cons­ti­tu­ción de neu­ro­nas im­pa­sa­de­ras-psi (ψ). no hay to­pe pa­ra la cir­cu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va.LongTerm Po­ten­tia­tion) y el kind­ling (tra­du­ ci­do co­mo “en­cen­di­do”). Es­ta forma de“con­ser­va­ción”de la in­for­ma­ción. En la me­di­da en que to­do el sis­te­ma se tor­na pa­sa­de­ro-fi (φ).Si se pro­du­ce una es­ti­mu­la­ción sos­te­ni­da y bre­ve.a tan ele­va­da pre­sión. • La po­ten­cia­ción de lar­go pla­zo (LTP) con­sis­te en un gran au­men­to de las res­pues­tas post-si­náp­ti­cas.000 re­vo­lu­cio­nes por mi­nu­to. con­si­de­ra­da co­mo tal el re­gis­tro.

has­ta que la per­ma­nen­te re­pe­ti­ción de éstos (en un de­ter­mi­na­do lap­so) pro­vo­ca en el ani­mal una des­car­ga con­vul­si­va.A par­tir de aquí.Se re­cuer­da lo que se fi­ja con ba­ses emo­cio­na­ les.La coac­ti­va­ción de dos neu­ro­nas en la si­nap­sis (de ma­ne­ ra que la ac­ti­vi­dad de una se trans­fie­ra a la otra) cons­ti­tu­ye la ba­se de la efi­ca­cia si­náp­ti­ca pa­ra el acuer­do y la neu­ro­plas­ti­ci­dad neu­ ro­nal.se pro­du­ Figura 19. Percepción .Se la pue­de pro­du­cir. ya que pa­ra el fun­cio­na­ mien­to de la me­mo­ria se ha­ce im­pres­cin­di­ble la in­te­gri­dad de los cir­cui­tos emo­ti­vos. que se ge­ne­ra a par­tir de la en­zi­ma óxi­do-ní­tri­co-sin­te­ta­sa y es re­cap­ta­do por la ter­mi­nal pre-si­náp­ti­ca. 72 .Se atri­bu­ye es­ta ac­ción al óxi­do ní­tri­co (NO). con re­for­za­mien­tos eléc­tri­cos.Motilidad ce con pe­río­dos de re­po­so en­tre los es­tí­mu­los y una vez que se ha es­ta­ble­ci­do tien­de a per­ma­ne­cer.con­ti­nuos y su­bli­mi­na­les.Es­te re­fuer­zo de la ac­ción en­tre neu­ ro­nas pre y post-si­náp­ti­cas es el so­por­te ne­ce­sa­rio pa­ra la fun­ción mné­si­ca. en ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción.Se fo­ca­li­za en las áreas lím­bi­cas y en par­ti­cu­lar en la amíg­da­la.de­be­rá exis­tir un sis­te­ma de se­ña­les re­tró­gra­do neu­ro­nal de es­ti­mu­la­ción pre-si­náp­ti­ca que se di­fun­da des­de la post-si­nap­sis.A di­fe­ren­cia de la LTP.al­ma­ce­na­mien­to y de­pó­si­to. • El kind­ling es otra for­ma de ac­ti­vi­dad cór­ti­co-lím­bi­ca.que no cau­san con­vul­sio­nes.Lades­truc­ ción del hi­po­cam­po pro­du­ce am­ne­sia.Se de­mos­tró que la LTP exis­te en el hi­po­cam­poyseca­rac­te­ri­zaporlafa­ci­li­ta­ciónsi­náp­ti­ca.Por lo tan­to.aquel es­tí­mu­lo su­bli­mi­nal que no de­sen­ca­de­na­ba la con­vul­ sión es su­fi­cien­te pa­ra pro­du­cir­la.

Los blo­quean­tes do­pa­mi­nér­gi­ cos (an­tip­si­có­ti­cos) blo­quean el de­sa­rro­llo de la sen­si­bi­li­za­ción. Po­dría. Las ben­zo­dia­ze­pi­ nas ac­tua­rían de ma­ne­ra in­ver­sa. se fa­ci­li­ta­ríalades­car­gadelsis­te­malím­bi­coatra­vésdelascri­sisemo­ cio­na­les.co­caí­na. Co­mo en la epi­lep­sia. don­de ca­da neu­ro­na que pue­de des­car­gar­seeléc­tri­ca­men­te“re­clu­ta”aotraspa­raque“apren­dan”a des­car­gar­se de igual ma­ne­ra.So­la­men­te la re­pre­sen­ta­ción del acon­te­ci­mien­to trau­má­ti­co pue­de pro­du­cir des­car­gas emo­cio­na­ 73 . ben­zo­dia­ze­pi­nas) y de­sen­ca­de­na­do por es­ti­mu­lan­tes quí­mi­cos (al­co­hol. Elkind­lingpue­deserin­hi­bi­doporlostran­qui­li­zan­tesyan­ti­con­vul­ si­van­tes (bar­bi­tú­ri­cos.apa­rez­can lue­go de al­gún tiem­po con ma­ni­fes­ta­cio­ nes clí­ni­cas de ma­yor in­ten­si­dad.en un co­mien­zo.de­pre­sio­nes con cau­sas de­sen­ca­de­nan­tes ma­ni­fies­tas. De ma­ne­ra si­mi­lar a lo que ocu­rre en las con­vul­sio­nes epi­lép­ti­cas con la des­car­ga mo­to­ra. atri­buir­se al kind­ling que mie­dos me­no­res. son lue­go pro­pa­ga­das a otras áreas. Huellas mnémicas La ex­po­si­ción re­pe­ti­da y sub­se­cuen­te a fac­to­res es­tre­san­tes in­cre­ men­ta la fun­ción do­pa­mi­nér­gi­ca. pe­ro no su per­ma­nen­cia a lo lar­go del tiem­po. pa­ra pro­du­cir des­car­gas de ma­yor ma­si­vi­dad e in­ten­si­dad. Figura 20. fo­bias sin im­por­tan­cia. en las cri­sis de pá­ni­co o de­pre­si­vas.en el kind­ling su­ce­de un fe­nó­me­no si­mi­lar:des­car­gas emo­cio­na­les mí­ni­mas de al­gu­nas neu­ro­nas.an­fe­ta­mi­na) y psí­qui­cos. Re­cien­te­men­te se ha es­ta­ble­ci­do que los com­po­nen­tes con­di­cio­ na­dos de la sen­si­bi­li­za­ción o kind­ling se re­la­cio­nan con un au­men­ to de la li­be­ra­ción de do­pa­mi­na en el nú­cleo ac­cum­bens. en­ton­ces.

Pe­ro es­te ca­mi­no se en­cuen­tra sem­bra­do de obs­tá­cu­los. El cir­cui­to del de­seo se cons­ti­tu­ye así.. Por el con­tra­rio. en mo­tor de bús­que­da per­ma­nen­te.Es­te mo­vi­mien­to cons­ti­tu­ ye el de­ seo (figura 21). es­truc­tu­ra­do por neu­ro­nas aque­ja­das de re­sis­ten­cia y re­te­ne­do­ras de can­ti­dad. La frus­tra­ción es la que mar­ca el cli­va­je en­tre el pro­ce­so alu­ci­na­to­ rio y el an­he­lo.se ge­ne­ra­rá un mo­vi­mien­to que in­ten­ ta­ráre­car­garlaima­genmné­mi­cadeaque­llaper­cep­ción(Ic) y pro­du­cir otra vez la per­cep­ción mis­ma (P) [. que 74 . Si fra­ca­san es­tas pri­me­ras li­ga­du­ras re­pre­sen­ta­cio­na­les.La co­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. que se di­ri­gen a la cor­te­za ce­re­bral.Ellas dis­po­nen neu­ro­quí­mi­ca­men­te de los me­ca­nis­mos de po­ten­cia­ción de lar­go pla­zo. La in­ves­ti­du­ra de la pri­me­ra sa­tis­fac­ción es la iden­ti­dad per­cep­ti­ va. que tie­nen co­mo fin la eva­cua­ción de la ener­gía acu­mu­la­da.no se cons­ti­tu­ye el to­no afec­ti­vo ylases­ca­sasins­crip­cio­nespsí­qui­casnopue­denha­certo­pealatrans­mi­ sión cuan­ti­ta­ti­va.El hi­po­cam­po y el ló­bu­lo tem­ po­ral son es­ta­cio­nes in­ter­me­dias de las vías de la me­mo­ria..to­do lo vin­cu­la­do al or­den re­pre­sen­ ta­cio­nal fra­ca­sa. exis­ti­rá una se­ria di­fi­cul­tad en la ins­tau­ra­ción del prin­ci­pio del pla­cer.les. ca­pa­ces de pro­du­cir cam­bios en la neu­ro­trans­mi­sión o in­clu­so mo­di­ fi­ca­cio­nes a ni­vel es­truc­tu­ral? ¿Po­dría eva­luar­se a los ca­rac­te­res de la re­la­ción tem­pra­na ma­dre-hi­jo co­mo de­ter­mi­nan­tes en la es­truc­tu­ra­ ción de las fun­cio­nes pa­sa­de­ras (fi) e im­pa­sa­de­ras (psi) de las neu­ro­ nas? Enlodes­cri­tomásarri­baso­brecon­cien­ciaori­gi­na­riasere­mar­cóque su con­te­ni­do re­mi­te al ma­tiz afec­ti­vo y a la per­cep­ción. ¿Has­ta dón­de pue­de con­si­de­rar­se a la sub­je­ti­vi­dad ma­ter­na o a su fa­lla fac­tor coad­yu­van­te con re­la­ción a los es­tí­mu­los de lar­go pla­zo.cons­ti­tu­yen un en­gra­ma úni­co y ex­clu­si­vo pa­ra ca­da in­di­vi­duo.La ex­ci­ta­ción cir­cu­la. el pre­do­mi­nio del prin­ci­pio iner­cia.su­ma­da a las per­cep­cio­nes so­ma­ to-sen­so­ria­les del mun­do in­ter­no y ex­ter­no.Sin es­tos con­te­ ni­dos emo­cio­na­les y per­cep­ti­vos. el es­que­ma del apa­ra­to psí­qui­co des­cri­to por Freud mues­tra la cons­ti­tu­ción de los ni­ve­les re­pre­sen­ta­cio­na­les: “Cuan­do la ne­ce­si­dad re­sur­ja. Es­ta ins­crip­ción es­tá ar­ti­cu­la­da al sis­te­ma im­pa­sa­de­ro-psi (ψ).] res­ta­ble­cer la si­tua­ción de la sa­tis­fac­ción pri­me­ra” (13). en­ton­ces. Se ha­rá evi­den­te.que se plas­ma en pro­ce­so alu­ci­na­to­rio.

has­ta lle­gar a los ni­ve­les más com­ple­jos de ins­crip­ción re­pre­sen­ta­cio­nal. 75 . tan­to ma­te­rialco­mosim­bó­li­ca.tie­ne un ca­rác­ter ine­lu­di­ble:son trau­má­ti­cas. CA­RAC­TE­RES DEL VÍN­CU­LO PRI­MA­RIO Lacap­ta­ciónporpar­tedelbe­bére­mi­tealaat­mós­fe­raafec­ti­vaqueofre­ ceelcon­tex­to..com­ple­jos.In­ne­ce­sa­riose­ría pre­ci­sar más por­que la lis­ta de las ca­ren­cias se­ría tanlar­ga[.]Elham­ bre.plan­tearo­deosydi­fe­ren­ciasquesó­loper­mi­tendes­car­gaspar­cia­les y aco­ta­das.la sed. co­mo nú­cleo de los afec­tos y de la sen­so­ria­li­dad.tal co­mo Freud lo plan­tea en“In­hi­bi­ción. Go­di­no Ca­bas se­ña­la: Re­cor­de­mos que el ni­ño se ha­lla en po­si­ción de in­de­fen­sión. Des­de su pri­mer aso­mo al mun­do. La au­sen­cia de las ba­rre­ras an­ti-es­tí­mu­los. el ni­ño de­be­rá ha­cer un tra­ba­jo de do­mi­nio per­ma­nen­te so­bre las can­ti­da­des hi­per­tró­fi­cas que lo ase­dian.pos­ter­ga­ dos. Des­de el na­ci­mien­to.Sim­bó­li­ca. la vi­da es trau­ma. si no hay ser.pa­ra las ex­ci­ta­cio­nes en­dó­ge­nas. mien­tras el pri­me­ro pro­mue­ve la lle­ga­da al ce­ro ab­so­lu­to.el frío son exi­gen­cias que su­pe­ran am­plia­men­te to­da po­si­ bi­li­dad de reac­ción del or­ga­nis­mo del re­cién na­ci­do. Des­de la con­cien­cia ori­gi­na­ria. 1-5.Tan­toelprin­ci­pio de iner­cia co­mo el de pla­cer tie­nen co­mo ob­je­ti­vo el ali­vio de ten­sión.Es­ta ti­tá­ni­ca ta­rea de­be­rá ser lle­va­da a ca­bo por un ser que sur­ge a su exis­ten­cia con un or­den de in­de­fen­sión no com­pa­ra­ble con nin­gu­na es­pe­cie.. el se­gun­do po­ne en jue­go ca­mi­nos zig­za­guean­tes.tan­to en el ám­bi­to bio­ló­gi­co co­mo psí­qui­co.Ella es ma­triz de trans­for­ma­cio­nes.La inun­da­ ción de es­tí­mu­los en el apa­ra­to le plan­tean una ta­rea fun­da­men­tal y pre­viaalpla­cer:li­garpsí­qui­ca­men­tees­tascan­ti­da­des. Es a ni­vel de es­ta in­de­fen­sión don­de la fun­ción ma­ter­na ad­quie­re su au­tén­ti­ca di­men­sión.Ma­te­rialporcuan­toca­re­ce. Pe­ro.por cuan­to mal po­dríadis­po­nerdeunaor­ga­ni­za­ciónre­pre­sen­ta­cio­nal.ca­pazdesi­tuar su “ser en el mun­do”. el con­tex­to cons­ti­tu­ye el in­gre­dien­te esen­cial pa­ra la cua­li­fi­ca­ción.De ahí que la noa dis­tin­ti­va más de­fi­ni­to­ria sea la ca­ren­cia.sín­ to­ma y an­gus­tia” (20).És­tesecons­ti­tu­yeco­moefec­todeva­ria­dosele­men­tos. si lo que hay es fal­ta-de-ser (23).tie­ne por me­ta la des­car­ga in­me­dia­ta.

des­de el pun­to de vis­ta ex­ci­ta­to­rio. la pri­me­ra an­gus­tia fue una an­gus­tia tó­xi­ca.En am­bos ca­sos. cu­ya con­no­ta­ción que­da de­ter­mi­na­da so­la­men­te por su ca­rác­ter de mo­de­lo: “El pe­li­gro del na­ci­mien­to ca­re­ce aún de con­te­ni­do psí­qui­co” (20).cu­yaexis­ten­ciaper­ mi­ti­ría la apa­ri­ción de un ca­rác­ter di­fe­ren­te de la an­gus­tia.En­tre el na­ci­mien­to y la ten­sión de ne­ce­si­dad exis­te.se quie­bra con re­la­ción al ca­rác­ter par­ti­cu­lar de la res­pues­ta. ya que gran­ des su­mas de ex­ci­ta­ción irrum­pen. que en ese mo­men­to fue con­se­ cuen­cia de la si­tua­ción real y hoy se re­pro­du­ce ca­si re­gu­lar­men­te en el afec­ to (18).Lo que se po­ne en jue­go en­ton­ces.en am­bas hay per­tur­ba­ción en es­pe­ra de tra­mi­ta­ción.queeles­ta­do de an­gus­tia se pre­sen­ta co­mo una ní­ti­da re­pro­duc­ción de una vi­ven­ cia:el trau­ma de na­ci­mien­to. el cuer­po con­tes­ta en su rea­li­dad bio­ló­gi­ca a tra­vés de me­ca­nis­mos de al­te­ra­ción in­ter­na. por tan­to.las mag­ni­tu­des de es­tí­mu­lo al­can­zan un ni­vel im­por­tan­te. El enor­me in­cre­men­to de los es­tí­mu­los.na­ci­mien­to-ten­sión de ne­ce­si­dad.so­bre­ve­ni­do al in­te­rrum­pir­se la re­no­va­ción de la san­gre (la res­pi­ra­ción in­ter­na).la pre­sen­ cia de un otro se tor­na im­pres­cin­di­ble pa­ra lo­grar la tra­mi­ta­ción.sin que se las pue­da do­mi­nar por em­pleo psí­qui­ co.rei­te­ra­ráen“In­hi­bi­ción.En­treellos. En la con­fe­ren­cia so­bre“La an­gus­tia”.sín­to­mayan­gus­tia”.Freud plan­tea que en el ac­to del na­ci­mien­to se pro­du­ce un agru­pa­mien­to de sen­sa­cio­nes dis­pla­ cen­te­ras.El nom­bre de an­gus­tia (an­gos­ta­mien­to) des­ ta­ca el ras­go de la fal­ta de alien­to.mo­cio­nes de des­car­ga y sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les. Y es jus­ta­men­te es­ta ca­ren­cia la que otor­ga el ca­rác­ter tóxi­co a la an­gus­tia. es una enor­me per­tur­ba­ción.Es­ta ho­mo­ lo­ga­ción cuan­ti­ta­ti­va.En el se­gun­do.Es­ta úl­ti­ma se cons­ti­tu­ye co­mo im­po­si­ble pa­ra quien su­fre la per­tur­ba­ ción.Vi­ven­cia ar­que­tí­pi­ca y pa­ra­dig­má­ti­ca.Ellas se han con­ver­ti­do en el mo­de­lo pa­ra los efec­tos de un pe­li­gro mor­tal y des­de en­ton­ces son re­pe­ti­das por no­so­tros co­mo es­ta­do de an­gus­tia.si no cuen­ta con un asis­ten­te que em­par­che su ca­ren­cia ma­te­rial 76 .latra­mi­ta­cióncua­li­ta­ti­vadelospro­ce­soscuan­ti­ta­ti­vosma­ter­ nos ocu­ pa un lu­ gar cen­ tral.fue en ese mo­men­ to la cau­sa de la vi­ven­cia de an­gus­tia. En el pri­mer ca­so. una ana­lo­gía fun­da­men­tal.Au­sen­ciadeunor­denre­pre­sen­ta­cio­nal. En1925.

Élnoin­ten­taco­mu­ni­carna­da. en re­la­ción a la sen­si­bi­li­dad pro­fun­da. por lo ge­ne­ral. Vi­ven­cia de lac­tan­cia que tam­bién pue­de ser pen­sa­da con re­la­ ción a la es­truc­tu­ra­ción del apa­ra­to psí­qui­co.que de­man­dan una re­dis­tri­bu­ción de las ca­te­xias li­bi­di­na­les) una acui­dad per­cep­tual ce­nes­té­si­ca que.. Go­di­noCa­bas(23)se­ña­laellu­gardelse­noma­ter­no.tem­pe­ra­tu­ra. La ma­dre.a raíz de las mo­di­fi­ca­cio­nes hor­mo­na­ les. Spitz pien­sa tam­bién que la ma­dre re­cu­pe­ra. rit­mos.pos­tu­ras. Kreis­ler. De es­te mo­do. reac­cio­naalasse­ña­lesdesube­bé.en el in­cons­cien­te ma­ter­no y sus efec­tos po­nen en jue­go una dia­léc­ti­ca.enlafan­tas­má­ ti­ca de la mu­jer que ali­men­ta a su hi­jo.vi­bra­cio­nes. [. Spitz si­ túa la co­ mu­ ni­ ca­ ción de la día­ da a ni­ vel de la re­ cep­ ción ce­nes­té­si­ca. ga­ma to­nal.co­mo so­por­te de su de­seo ha­cia el ni­ño. no tie­ne. la mu­jer que ama­man­ta a su be­bé y que re­co­bra una vi­ven­cia Figura 21.du­ran­te el em­ba­ra­zo y el pe­río­do que le si­gue (sin du­da. con­tac­tos. en su su­til per­cep­ción. etc.ten­sio­ nes (mus­cu­la­res y de otra ín­do­le).El cir­cui­to ma­dre-hi­jo se plas­ma co­mo úni­ca po­si­bi­li­dad de sa­li­da.].Es­ta ima­gen. im­po­si­ble de ex­po­ner en tér­mi­nos bio­ló­gi­cos o psi­co­ló­gi­cos en for­ma ex­clu­yen­te.y psí­qui­ca. es de­cir.Esella 77 .. Identidad perceptiva nue­va a tra­vés de la lac­tan­cia per­ci­bi­rá se­ña­les que se nos es­ca­pan (29). Fain y Sou­lé se­ña­lan: Spitz de­fi­ne las ca­te­go­rías que en­glo­ban a los sig­nos y se­ña­les re­ci­bi­ dos por el ni­ño du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da:equi­li­brio.

Es so­bre to­do en es­te ni­vel don­de se pro­du­ce la“trans­mi­sión neu­ro­fi­sio­ló­gi­ca”a la que alu­ den los au­to­res an­tes ci­ta­dos. que en el me­jor de los ca­sos.y su ma­dre de­be com­por­tar­se co­mo re­gu­la­dor pa­ra que aquel al­can­ce la ho­meos­ta­sis” (29).las que ejer­cen una es­pe­cie de pre­sión cons­tan­te y pro­vo­can un mol­dea­mien­to im­per­cep­ti­ble e in­tan­gi­ble.aque­llasquere­mi­tenalos cui­da­dos ma­ni­fies­tos y con­cre­tos.Lascon­duc­tasope­ra­to­riasma­ter­nas.que pue­den ubi­car­lo co­mo con­ti­nua­dor en sí mis­mo de los as­pec­tos no tra­mi­ta­dos.fun­cio­nan co­mo ga­ran­tía de no to­xi­ci­dad pa­ra el be­bé. lasse­ña­lesquetrans­mi­te“lasmásri­cas. que el adul­to ig­no­ra.quiendaasuma­ni­fes­ta­ciónlacon­no­ta­cióndemen­sa­je.En am­bos ca­sos. Por el con­tra­rio.Susres­pues­tas. o co­mo com­pen­sa­dor en el otro de es­tos ele­men­tos fal­tan­tes. Si en la ma­dre hay pre­do­mi­nio de los me­ca­nis­mos de al­te­ra­ción in­ter­na.es­tán si­tua­das en el pla­no neu­ro­fi­sio­ló­gi­co. que cae de lo eco­nó­mi­co y que en su di­men­sión e in­ten­si­dad.el be­bé se cons­ti­tu­ye en re­cep­tá­cu­lo de des­car­gas cuan­ti­ta­ti­ vas ab­so­lu­tas o re­la­ti­vas.en­tre los miem­ bros de la día­da. Los au­to­res men­cio­na­dos se­ña­lan que las in­for­ma­cio­nes emi­ti­das y re­ci­bi­das en es­tos mo­men­tos tem­pra­nos de la vi­da.El ni­ño es re­cep­tor de aque­llos as­pec­tos vin­cu­la­dos a la re­gu­la­ción de los pro­ce­ sos de al­te­ra­ción in­ter­na de es­te otro pri­mor­dial. por­que es­tán en re­la­ción di­rec­ta con su pro­pio cuer­po y el in­cons­cien­ te”(29). La cua­li­fi­ca­ción ac­túa so­bre la re­gu­la­ción neu­ro­nal ma­ter­na.el pro­ce­so de com­ple­ji­za­ción psí­qui­ca ma­ter­na y su sos­ te­ni­mien­to.Por el con­tra­rio.que­da­rá co­mo res­to per­di­do en la or­ga­ni­za­ción ma­ter­na.lasme­jorper­ci­bi­dasporelni­ño pe­que­ño. Una de las no­cio­nes bá­si­cas de nues­tro tra­ba­jo es és­ta:el re­cién na­ci­ do no pue­de re­gu­lar una gran par­te de los múl­ti­ples es­tí­mu­los que re­ci­be.re­du­cien­do los pro­ce­sos cuan­ti­ta­ti­vos a su mí­ni­ma ex­pre­sión. Es­tos au­to­res de­sa­rro­llan sus hi­pó­te­sis con re­la­ción a los tras­tor­ 78 .él cap­ta las que son aje­nas al con­trol cons­cien­te de la ma­dre. en una lon­gi­tud de on­da. de­ter­mi­na­rá su po­der en la trans­mi­sión diá­di­ca.Re­ma­ nen­te cuan­ti­ta­ti­vo.se pro­du­cen en un re­gis­ tro.no son las que el ni­ño per­ci­be me­jor. Es en­ton­ces es­te equi­li­brio el que el be­bé cap­ta y el que ga­ran­ti­za su pro­pia cua­li­fi­ca­ ción (figura 22). po­dría­mos de­cir.las con­se­cuen­cias en la es­truc­tu­ra­ción del apa­ra­to psí­qui­co del be­bé se­rán ne­fas­tas. Ba­se bio­ló­gi­ca.

46.co­mo pri­me­ra cua­li­dad) y.Ellos de­fi­nen di­cho tras­tor­no co­mo sín­to­ma que re­ve­la una en­fer­me­dad o un sín­dro­me. co­mo en la úni­ca e irre­pe­ti­ble con­fi­gu­ra­ción que ad­quie­ran los pro­ce­sos que se cua­li­fi­quen.etcétera).me­ri­cis­mo. 35.los rit­mos y las se­cuen­cias que pro­vie­nen de un otro pri­mor­dial. 47).con­se­cuen­te­men­ te.cu­yo psi­quis­mo es em­brio­na­rio.Más allá de las di­ver­gen­cias.Aquí.En el ca­mi­no de su de­ve­nir.nos fun­cio­na­les del lac­tan­te con ten­sión no re­suel­ta (có­li­co del pri­mer tri­mes­tre. Pa­ra el es­que­ma freu­dia­no ello sig­ni­fi­ca:fa­llas a ni­vel de la cons­ti­ tu­ción de la con­cien­cia ori­gi­na­ria (en re­la­ción con las neo­for­ma­cio­nes que son los afec­tos (32). El pa­cien­te psi­co­so­má­ti­co adul­to es. A par­tir de los es­tu­dios rea­li­za­dos con re­la­ción al pa­cien­te psi­co­ so­má­ti­co adul­to (32. el fra­ca­so en la ins­tau­ra­ción de los sis­te­mas re­pre­sen­ta­cio­na­les in­cons­cien­tes.Es­te“prés­ta­mo”pon­drá en jue­go la par­ti­cu­lar es­truc­ tu­ra­ción sub­je­ti­va que la ma­dre por­ta.can­ti­da­des de ener­ gía re­co­rren el cuer­po de lo que se­rá más tar­de un su­je­to.un in­vá­li­do por­que sus me­dios de in­te­gra­ción son de­fi­cien­tes [. De acuer­do con las des­crip­cio­nes del Pro­yec­to.ano­re­xia y vó­mi­tos. en al­gu­nos ca­sos im­por­tan­tes.lo cuan­ti­ta­ti­vo no 79 . al mis­mo tiem­po.epi­ lep­sias).. tan­to en la po­si­bi­li­dad cua­li­fi­ca­to­ria de su hi­jo. crean­do efec­tos.]. La ma­dre ocu­pa aquí el lu­gar de pan­ta­lla pro­tec­to­ra y. Los tras­tor­nos tó­xi­cos (adic­cio­nes.da­da su in­ca­pa­ci­dad evi­den­te de in­te­grar en un ni­vel psi­co­ló­gi­co los es­ta­dos de ten­sión a los que es­tá so­me­ti­do (29).es quien“pres­ta”su apa­ra­to psí­qui­co pa­ra la tra­mi­ta­ción de las ex­ci­ta­cio­nes.in­som­nio.en­tre es­tos au­to­res.afec­cio­nes psi­co­so­má­ti­cas.cons­ti­tu­yen el ex­tre­mo de una se­rie.exis­te un de­no­mi­ na­dor co­mún:la se­ria di­fi­cul­tad y aún la im­po­si­bi­li­dad en los tras­tor­ nos tó­xi­cos de tra­mi­ta­ción sim­bó­li­ca.El be­bé. 33. en cuan­to al ma­ne­jo del sim­bo­ lis­mo in­cons­cien­te.pro­du­ci­do por un dis­fun­cio­na­ mien­to en el se­no de una en­ti­dad más com­ple­ja:la día­da.es­pas­mo de so­llo­ zos. se cons­ti­tu­yen en una de las ver­tien­tes de­ter­mi­ nan­tes de esa fu­tu­ra es­truc­tu­ra­ción.se­ría au­to­má­ ti­ca­men­te un en­fer­mo psi­co­so­má­ti­co.. se lle­gó a una ca­rac­te­ri­za­ción par­ti­cu­lar de su pro­ce­sa­mien­to psí­qui­co.es­truc­tu­ra­ da pro­gre­si­va­men­te por la re­la­ción ma­dre-hi­jo.las mar­cas.as­ma.

El mol­dea­mien­to del dor­mir es efec­to no só­lo de la ma­du­ra­ción neu­ro­fun­cio­nal. En es­tos ca­sos.So­breellasellá­bilapa­ra­toin­ten­ta­ráde­sa­rro­llarni­ve­lesdetra­mi­ ta­ción co­mo le sea po­si­ble. la neu­ro­sis ha­ce ga­la de su pre­do­mi­nio cua­li­ ta­ti­vo.la trans­mi­sión neu­ro­nal no se ha­lla re­gu­la­da (o lo es­tá muy pre­ca­ria­men­te) por el pro­ce­sa­mien­to psí­qui­co y. 1-6. Las os­ci­la­cio­nes de la 80 .man­te­nien­ do en si­len­cio el pro­ce­so de neu­ro­trans­mi­sión. y el su­je­to re­cu­rre a los es­cue­tos ele­men­tos que po­see.enlame­di­ da en que no re­ci­ben mo­du­la­ción psí­qui­ca. y ellas obli­gan al sis­te­ma a per­ma­ne­cer en cir­cui­tos don­de pre­do­mi­nan neu­ro­nas y can­ti­da­des. Des­de la pri­me­ra de es­tas fun­cio­nes. el sue­ño de­be­ría apa­re­cer ca­da día a una ho­ra si­mi­lar.in­vo­lu­cra­dosenlavi­gi­lia-re­po­so. En es­tos ca­sos.en­cuen­tra to­pe o la muer­te se pre­sen­ta co­mo úni­ca po­si­bi­li­dad de ha­cer lí­mi­te. se po­nen en jue­go con­duc­cio­nes ner­vio­sas in­hi­bi­to­rias o ex­ci­ta­to­ rias.No se tra­ta aquí de una des­car­ga cor­po­ral di­rec­ta. si­no de un or­den de ex­ce­so o de ca­ren­cia a ni­vel del apa­ra­to neu­ro­nal.las ad­qui­si­cio­nes psi­co­mo­to­ras y afec­ti­ vas (29). En el otro ex­tre­mo. La fun­ción fi­sio­ló­gi­ca del dor­mir se sub­su­me pro­gre­si­va­men­te a su fun­ción li­bi­di­nal.el mo­do de vi­da.ca­lla al cuer­po en su rea­li­dad ma­te­rial y bio­ló­gi­ca. Con­tie­nen fa­llas re­la­ti­vas en la cons­ti­tu­ción de los ór­de­nes cua­li­fi­ ca­to­rios. DOR­MIR Y SO­ÑAR: PA­RA­DIG­MAS DE RE­GU­LA­CIÓN PSÍ­QUI­CA Los ca­rac­te­res par­ti­cu­la­res del vín­cu­lo pri­ma­rio y la mo­du­la­cióndelosneu­ro­trans­mi­so­res.Aquí lo ex­ci­ta­to­rio in­va­de al cuer­po bio­ló­gi­co en for­ma ab­so­lu­ta. de­ter­mi­nan los rit­mos y las eta­pas es­pe­cí­fi­cas del dor­mir de ca­da in­di­vi­duo.si­no de la pre­sen­cia de cier­tos fac­to­res co­mo el rit­mo cir­ca­dia­no.lastrans­mi­sio­nesquí­mi­casseen­cuen­tranal­te­ra­das. en el afán de­ses­pe­ra­do de in­cluir un or­den cua­li­fi­ca­to­rio.Exis­ten de­ter­mi­na­das pa­to­lo­gías que se ca­rac­te­ri­zan por di­fe­ren­tes gra­dos y ti­pos de to­xi­ci­dad a ni­vel del apa­ra­to neu­ro­nal. co­mo ocu­rri­ría con cual­quier pa­to­lo­gía or­gá­ni­ca. por lo tan­ to.

abo­li­ción de los ho­ra­rios co­no­ci­dos. a tra­vés del prin­ci­pio de iner­cia.Ella es efec­to de la po­si­ción ma­ter­na.por así de­cir­lo. se de­sin­cro­ni­zan los rit­mos bio­ló­gi­cos. laau­sen­ciacom­ple­tadees­tí­mu­losli­bi­di­ni­zan­tespro­mo­ve­rándes­vi­ta­ li­za­ción. De es­ta for­ma se pro­pi­cia. que en su fun­cio­na­mien­to cons­ti­tu­ye (o por lo me­nos de­be­ría ha­cer­lo) la nue­va ver­tien­te del cir­cui­to híp­ni­ co. re­tor­no al to­no mus­cu­lar de re­po­so y sue­ño”(29) cons­ti­tu­yen los pri­me­ros es­la­bo­nes pa­ra su fu­tu­ ra re­gu­la­ción psí­qui­ca. Pe­ro re­tor­nar a él.la sub­je­ti­vi­dad ma­ter­na pon­drá en jue­go es­tí­mu­los acor­des o no a la pre­ca­rie­dad del apa­ra­to psí­qui­co del be­bé. que pro­vo­ca­rá un dor­mir por ago­ta­mien­to.la re­gu­la­ción sue­ño-vi­gi­lia se mo­di­fi­ca. Pe­ro ade­más.aca­llan los es­tí­mu­los en­dó­ge­nos y.se lo lla­ma rít­mi­co o cir­ca­dia­no.). Mal­davsky di­ce: Freud (“Es­que­ma de psi­coa­ná­li­sis”) des­ta­có que tal es­ta­do de re­po­so 81 .Se ha­ce im­pres­cin­di­ble.) o in­hi­bi­to­rias del dor­mir (ace­til­co­li­ na.En el otro ex­tre­mo.que pro­mue­ven re­duc­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas.in­ter­leu­qui­nas.tem­pe­ra­tu­ra cor­po­ral o la se­cre­ción de hor­mo­nas tam­bién tie­nen un de­ter­mi­na­do ci­clo.por lo tan­to. Irrup­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas en­dó­ge­nas o exó­ge­nas im­pe­di­rán la ne­ce­si­dad del re­tor­no al re­po­so. Fun­cio­na­mien­to que no es más que cris­ta­li­za­ción de su nar­ci­sis­ mo.etc.su cons­ti­tu­ción.im­pli­ca. Es de­cir. si se pro­du­ce una anu­la­ción de di­fe­ren­cias. etc. Si a un su­je­to adul­to se lo aís­la y se le sus­pen­den los in­di­ca­do­res ex­ter­nos (al­ter­nan­cia del día y la no­che.Es­ta al­ter­nan­cia en el dor­ mir es­tá me­dia­da por neu­ro­trans­mi­so­res y hor­mo­nas fa­ci­li­ta­do­ras (se­ro­to­ni­na.en la ver­tien­te del dor­mir.pe­ro sin re­cu­bri­mien­to li­bi­di­nal. des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­quí­mi­co. La fun­ción li­bi­di­nal ab­sor­be. que pro­ pi­cia­rán u obs­ta­cu­li­za­rán el dor­mir. lapro­duc­ciónequi­li­bra­dadeneu­ro­trans­mi­so­resfa­ci­li­ta­do­resein­hi­bi­ do­res de la ac­ti­vi­dad híp­ni­ca. adre­cor­ti­co­tro­fi­na). do­pa­mi­na. Si un pro­ce­so se re­pi­te a sí mis­mo en una uni­dad de tiem­po. hi­per­som­nia y el as­pec­to ta­ná­ti­co del dor­mir.Las ex­ci­ta­cio­nes bus­ca­rán una vía de des­car­ga. El cir­cui­to sue­ño-vi­gi­lia exi­ge un re­plie­gue al nar­ci­sis­mo. Pro­pi­ciar en el be­bé “se­re­ni­dad.a la fi­sio­ló­gi­ca.en pri­me­ra ins­tan­cia.fa­ci­li­tan el re­ti­ro al re­po­so.el apor­te vin­cu­la­do a la sa­tis­fac­ción de las ne­ce­si­da­des vi­ta­les.

Es­te ca­rác­ter mix­to de la au­to­con­ser­va­ción.To­do ello es com­pro­ba­ble clí­ ni­ca­men­te.que ha­bía usa­ do a lo lar­ go de to­ da su obra. Por ejem­plo. en quien los rit­mos bio­ló­gi­cos del dor­mir se en­cuen­tranins­ta­la­dosyafian­za­dos.per­mi­te pen­sar las fun­cio­nes de la pul­sión de dor­mir. el cor­ti­sol au­men­ta cer­ca de la ma­ña­na..en la me­di­da en quepue­daneu­tra­li­zar­seelta­ná­ti­co.Elva­lorde­sin­to­xi­can­tedeldor­mir se plas­ma quí­mi­ca­men­te a tra­vés de pro­ce­sos que res­tau­ran ni­ve­les hor­mo­na­les y pro­tei­cos du­ran­te el pe­río­do de re­po­so. pe­ro en el se­no de es­tas pul­sio­nes de vi­da.co­rres­pon­de a una re­gre­sión a la vi­da in­trau­te­ri­na. por el de “pul­ sión de dor­ mir” [. co­mo ya lo ex­pu­si­mos. Un adul­to. si­no más bien de con­su­mar una pul­sión.latem­pe­ra­tu­racor­po­ral tie­ne su va­lor mí­ni­mo en la ma­dru­ga­da. la pul­sión de au­to­con­ser­va­ ción. los des­pla­za­mien­tos aé­reos rá­pi­dos al es­te y oes­te de más de 4 o 5 ho­ras di­so­cian los rit­mos cro­no­bio­ló­gi­cos en­dó­ge­nos (se­cre­ción de hor­mo­ nas) de los exó­ge­nos (por ejem­plo: mo­men­to de apa­ri­ción de la cla­ri­ 82 .pue­desinem­bar­govi­virdes­re­gu­ la­cio­nes co­mo efec­to de de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los. Pe­ro.que pro­mo­ve­rá un or­den vi­tal.. el egoís­mo.].la hor­mo­na de cre­ci­mien­to y la pro­lac­ti­natie­nenpi­cosdese­cre­ciónnoc­tur­na.co­mo re­pre­ sen­tan­te de una y otra de las pul­sio­nes. tie­ne un do­ble va­lor: for­ma par­te de Eros. y qui­zá pue­da en­ten­der­se den­tro de es­ta cons­te­la­ción el he­cho de que fi­nal­men­te sus­ti­tu­ye­ra su pro­pues­ta. Por ejem­plo.por un la­do co­mo ten­ta­ti­va de­sin­to­xi­can­te. es re­pre­sen­tan­te de la ne­ce­si­dad de mo­rir in­di­vi­dual.Freud reem­pla­zó el“de­seo de dor­mir”.Es de­cir.El es­ta­do de dor­mir no co­rres­pon­de por fin Cuadro 22.y por el otro co­mo ten­den­cia a la abo­li­ción de las ten­sio­nes vi­ta­les (33). De­li­ca­do equi­li­brio. Regulación materna a la ten­ta­ti­va de rea­li­zar un de­seo.

Por lo tan­to.La pri­me­ra vin­cu­la­da a las li­ga­du­ras psí­qui­cas.Ello sig­ni­fi­ca que es­te fun­cio­na­ mien­to. re­ci­be im­pul­sos de vías so­ma­to-­sen­so­ria­les. pa­ra que es­ta fun­ción pue­da au­to­rre­gu­ lar­se pro­gre­si­va­men­te. que es el so­por­te de la ac­ti­vi­dad oní­ri­ca. es­tá pre­sen­te con an­te­rio­ri­dad a la apa­ri­ción de los sue­ños.dad ma­tu­ti­na so­lar).erec­ción del pe­ne. La sus­tan­cia re­ti­cu­lar. La nor­ma­li­za­ción o ade­cua­ción a un rit­mo ori­gi­nal o nue­vo va­ría se­gún los in­ di­ vi­ duos en­ tre 1 y 15 días. Es un he­cho cons­ta­ta­do que el sue­ño pa­ra­dó­ji­co. Ello pro­du­ce ma­les­tar psí­qui­co e in­som­nio. La mo­vi­li­dad ocu­lar es ca­rac­te­rís­ti­ca en el ocu­lo­gra­ma. y del 40 al 50 % de ese sue­ño es­tá de­di­ca­do al sue­ño REM que pue­de dis­mi­nuir al 15 % en los ge­ron­tes.lo cual in­di­ca su in­ten­ so me­ta­bo­lis­mo ce­re­bral. Ello pue­de re­la­cio­nar­se. Nó­te­se la im­por­tan­te di­fe­ren­cia de por­cen­ta­jes en am­bos ex­tre­mos de la vi­da.La cir­cu­la­ción ce­re­bral se en­cuen­tra au­men­ta­da en com­pa­ra­ción con la de la vi­gi­lia. sí bien no con an­te­rio­ri­dad a las 28-30 se­ma­nas de vi­da in­trau­te­ri­na. de­sin­cro­ni­za­do (D)oREM(Ra­pidEyeMo­ve­ments:mo­vi­mien­tosocu­la­resrá­pi­dos)es­tá pre­sen­te aún an­tes del na­ci­mien­to.los ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción duer­ men en for­ma per­ma­nen­te.que se ex­tien­de des­ de el bul­bo has­ta los nú­cleos ta­lá­mi­cos. Si bien el ador­me­ci­mien­to po­ne en jue­go un cen­tro ner­vio­so y una fun­ción cen­tral que ador­me­cen. la pre­sen­cia de no di­fe­ren­cias o la irrup­ción de nue­ vos y fuer­tes es­tí­mu­los pro­vo­ca­rá tras­tor­nos en el pro­ce­so cir­ca­dia­no (des­de un pun­to de vis­ta quí­mi­co y psí­qui­co).los que son trans­mi­ti­dos al ce­re­bro.se ha­ce ne­ce­sa­rio su li­bi­di­ni­za­ ción por par­te de la ma­dre.con la ne­ce­sa­ria in­ten­si­fi­ca­ción del me­ta­bo­lis­ mo ce­re­bral du­ran­te las pri­me­ras eta­pas vi­ta­les. in­clu­so a ve­ces la res­pi­ra­ción. Di­ce Sa­mi-Ali: “To­da per­tur­ba­ción pre­coz que par­ti­ci­pe de lo psí­ qui­co y de lo so­má­ti­co se im­preg­na de es­te cli­ma don­de ya las fun­cio­ nes fi­sio­ló­gi­cas ele­men­ta­les. El sue­ño ocu­pa ca­si el 70 % del día de un ni­ño.que pa­sa así a es­te par­ti­cu­lar“es­ta­do de vi­gi­lia”.Se ob­ser­va au­men­to de la pre­sión ar­te­rial y de la fre­cuen­cia res­pi­ra­to­ria.re­la­ja­ ción mus­cu­lar. des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­quí­mi­co. Pa­ra Freud exis­ten dos fun­cio­nes del sue­ño. es­tán me­dia­ti­za­das por una fi­gu­ra ma­ter­na” (47).Si se des­ tru­ye la for­ma­ción re­ti­cu­lar. pa­san­do por el hi­po­tá­la­mo.que pro­pi­cian la trans­for­ma­ción de ener­gía 83 .

Es­tos es­ta­dios es­tán vin­cu­la­dos a la sín­te­sis de pro­teí­nas y del ARN. Pue­de des­ple­gar­se to­do ti­po de “ac­ti­vi­dad oní­ri­ca” en la me­di­da en que el po­lo mo­tor se en­cuen­tra can­ce­la­do.es­ta­bi­li­ zán­do­se en un 20-25 % del to­tal del sue­ño noc­tur­no ha­cia el fi­nal de la ado­les­cen­cia. La se­gun­da co­rres­pon­de al cum­pli­mien­to de de­seos.apa­re­cenlos rit­mosREM.en las per­so­nas que se han can­sa­do in­ten­sa­men­te du­ran­te el día.Exis­te aquí una abo­li­ción com­ ple­ta del to­no mus­cu­lar. El sue­ño or­to­do­xo.se ca­rac­te­ri­za por on­das len­ tas y am­plias. REM y vi­ gi­ lia.se sin­tió ham­bre o se in­gi­ rie­ron an­fe­ta­mi­nas u otros ano­re­xí­ge­nos.En la me­di­da en que és­tas se de­fi­nen van cam­bian­do las pro­por­ cio­ nes en­ tre el sue­ ño no-REM. Eta­pa 2:es­tá de­fi­ni­da por la pre­sen­cia de usos de sue­ño y Com­ple­ jo K. El tra­ba­jo del sue­ño que se sue­le en­con­trar en las es­truc­tu­ras neu­ 84 .La hor­ mo­na de cre­ci­mien­to ace­le­ra los pro­ce­sos de re­ge­ne­ra­ción y cre­ci­ mien­to en to­dos los te­ji­dos. El in­cre­men­to me­ta­bó­li­co ce­re­bral po­dría vin­cu­lar­se a la pri­me­ra fun­ ción del sue­ño. Es­tas eta­pas se pro­lon­gan si du­ran­te el día se rea­li­za­ron ejer­ci­cios fí­si­cos in­ten­sos. Es­te he­cho pa­re­ce con­fir­mar­se en la me­di­da en que mien­traselni­ñocre­ce.la cir­cu­la­ción ce­re­bral es si­mi­ lar a la de la vi­gi­lia y el rit­mo car­día­co es re­gu­lar.caó­ti­ca e irrum­pien­te en pro­ce­so pri­ma­rio (con­den­sa­ción y des­pla­za­ mien­to). si­guien­do las pau­tas de la ma­du­ra­ción ce­re­ bral.pro­lac­ti­na y hor­mo­na lu­tei­ni­zan­te.dis­mi­nu­yelacan­ti­daddelsue­ño REM.No hay mo­vi­li­dad ocu­lar. Du­ran­te es­te pe­río­do se pue­den re­gis­trar va­lo­res ele­va­dos de hor­mo­na de cre­ci­mien­to. Cuan­do el in­di­vi­duo adul­to se es­tá por des­per­tar (eta­pa 2 del sue­ ño no-REM). El sue­ño no-REM se va es­truc­tu­ran­do des­de el na­ci­mien­to y con el co­rrer de los me­ses.El in­cre­men­to de la se­cre­ ción de la hor­mo­na ti­roi­dea pro­du­ce igua­les efec­tos. Eta­pas 3 y 4:do­mi­na­das por on­das len­tas.apa­re­cen rá­pi­da­men­te al co­men­zar el pro­ce­so de dor­mir. De allí su nom­bre: sue­ño pa­ra­do­jal.Tie­ne cua­tro eta­pas de pro­fun­di­za­ción (figura 23): Eta­pa 1: es de tran­ si­ ción en­ tre la vi­ gi­ lia y el sue­ ño. El Com­ple­jo K es­tá cons­ti­tui­do por una on­da ne­ga­ti­va de gran am­pli­tud se­gui­da de for­ma in­me­dia­ta por una on­da po­si­ti­va. sin­cro­ni­za­do (S) o no-REM (Non-Ra­pid Eye Mo­ve­ments:sin mo­vi­mien­tos ocu­la­res).

La sus­tan­cia pro­duc­to­ra del sue­ño (SPS) es en­do­hip­nó­ti­ca.alcon­ver­tir­seensue­ ño. El be­bé de­be­ría ser ca­paz de alu­ci­nar­lo al ca­bo de cier­to tiem­po. po­drán ser re­car­ga­das a tra­vés del mo­vi­mien­to de­sean­te.Se cree que se sin­te­ti­za en la glia. re­mi­te a una es­ti­mu­la­ción ca­paz de cal­mar una ten­siónin­ter­na. de­bi­do a la pre­ca­rie­dad de los ni­ve­les de ins­crip­ción psí­qui­ca. por supues­ to. lo que an­tes era re­gu­la­do des­de el ex­te­rior[. El pro­ce­so alu­ci­na­to­rio ori­gi­na­rio es la pri­me­ra ela­bo­ra­ción men­ tal.qui­zás.pro­ce­so que lue­go po­drá rea­li­zar el ni­ño por sí mis­mo.in­se­pa­ra­bles del so­ma y. en un pri­mer mo­men­to por la ma­dre.que Freud atri­bu­ye a la ac­ti­vi­ dad oní­ri­ca de­be ser pues­ta en jue­go. És­tas.La po­si­bi­li­dad de au­to­pro­du­cir la SPS es­tá de­ter­ mi­na­da por la ca­pa­ci­dad ma­ter­na de in­ves­tir li­bi­di­nal­men­te los pro­ ce­sos neu­ro­na­les. Ello es com­pren­si­ble.Las hue­llas.Larea­li­za­ciónalu­ci­na­to­riadede­seo. es el efec­to de un apa­ra­to psí­qui­co que ha lo­gra­do una com­ple­ji­za­ción.tam­bién a mo­di­fi­ca­cio­nes so­má­ti­cas”(29).So­bre ellas se irán aco­plan­do ins­crip­cio­nes vin­cu­la­das a sig­nos per­cep­ti­vos y lue­ go a sig­nos in­cons­cien­tes. una vez ins­crip­tas. con­den­sa­ción.]. El acu­na­mien­to.El sus­tra­to de es­ta re­gu­la­ción com­pren­de la pues­ta en jue­go de de­ter­mi­na­dos neu­ro­trans­mi­so­res. fi­gu­ra­bi­li­dad y su ca­rác­ter sim­bó­li­co). La fun­ción de“guar­dián del dor­mir”. 85 .se trans­for­ma en un sis­te­ma de re­gu­la­ción in­ter­na.con­si­de­ra­da has­ta hoy una par­te­nai­re si­len­ cio­sa de la neu­ro­na.dan­do lu­gar a una fun­ción esen­cial­men­te men­tal (29). no en­ con­ tra­ mos en el be­ bé. El or­ga­nis­mo re­gu­la por sí mis­mo.quefa­ci­li­talare­gre­siónalnar­ci­sis­mopri­ma­riopro­pia del dor­mir. El pro­ce­so alu­ci­na­to­rio es­tá li­ga­do en un pri­mer mo­men­to a sen­ sa­cio­nes“sen­so­rio­mo­to­ras o eró­ti­cas ele­men­ta­les.sos­te­ni­do en una fun­ción fi­sio­ló­gi­ca. Elin­som­nioper­sis­ten­teylape­sa­di­llaare­pe­ti­cióncons­ti­tu­yenpro­ ce­sos di­fe­ren­tes.ró­ti­cas (des­pla­za­mien­to. cu­ya he­re­de­ra es la ac­ti­vi­dad oní­ri­ca. to­ma­do co­mo pa­ra­dig­ma.son un efec­to de res­tos de vi­ven­cias...Com­ple­ji­za­ción que.ella pro­pi­cia el re­plie­gue nar­ci­sis­ta ne­ce­sa­rio pa­ra el dor­mir.pe­ro con un de­no­mi­na­dor co­mún:la di­fi­cul­tad en el lo­gro de una au­to­rre­gu­la­ción psí­qui­ca.De es­ta ma­ne­ra. El be­bé es in­ca­paz de so­ñar.

(Véa­se el ca­pí­tu­lo 3. El sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co tam­bién par­ti­ci­pa de al­gu­nas re­la­cio­nes con el sue­ño.pre­sen­tes en las pa­re­des bac­te­ria­nas. La 86 . pro­du­cen som­no­len­cia). al blo­quear los re­cep­to­res H1.Su ac­ti­va­ción o in­hi­bi­ción es a su vez efec­to de los ca­rac­te­res par­ti­cu­ la­res de la día­da. La his­ta­mi­na es pro­vi­gi­lia (los an­ti­his­ta­mí­ni­cos. in­du­cen un au­men­to del sue­ño no-REM y un des­cen­so del sue­ño REM. La do­pa­mi­na tie­ne una ac­ti­vi­dad pro­vi­gi­lia. La no­ra­dre­na­li­na. y una sus­pen­sión de la des­car­ga de las neu­ro­nas no­ra­dre­nér­gi­cas y se­ro­to­ni­nér­gi­cas (fa­ci­li­ta­do­ras del dor­ mir). es pro­vi­gi­lia. se ha­ce ne­ce­sa­rio que en la eta­pa del sue­ño pa­ra­do­jal ha­ya una des­car­ga tó­ni­ca de las neu­ro­nas co­li­nér­gi­ cas (in­hi­bi­do­ras del dor­mir).ac­túa so­bre el re­cep­tor ga­baér­gi­coA o B y fa­ci­li­ta la ac­ción pre­si­náp­ti­ca de la se­ro­to­ni­na. es pro­hip­nó­ti­ca. La se­ro­to­ni­na (5-HT) es pro­hip­nó­ti­ca e in­ter­vie­ne en la for­ma­ción de un pép­ti­do en­dó­ge­no in­duc­tor del sue­ño (por lo tan­to. es hip­nó­ti­ ca por sí mis­ma y por su con­tri­bu­ción a la sín­te­sis de es­te li­gan­do en­dó­ge­no) e in­hi­be la ac­ción post-si­náp­ti­ca de la do­pa­mi­na.es pro­hip­nó­ti­ca y ca­paz de re­ver­tir el efec­to jet-lag (in­som­nio pro­du­ci­do por una al­te­ra­ ción cro­no­bio­ló­gi­ca en aque­llas per­so­nas que efec­túan via­jes in­ter­ con­ti­nen­ta­les).co­mo uno de los de­ter­mi­nan­tes fun­da­ men­ta­les con re­la­ción al in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad do­pa­mi­nér­gi­ca en las es­truc­tu­ras sub­cor­ti­ca­les). Las ci­to­qui­nas.Los li­po­sa­cá­ri­dos y el mu­ra­mil­pép­ti­do.in­hi­bi­dor del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. Eláci­dogamma-aminobutírico(GA­BA).al­fa-2 y be­ta-2.ladis­mi­ nu­ción de los va­lo­res del sue­ño REM se en­cuen­tra en re­la­ción di­rec­ta con la au­sen­cia de com­pro­mi­so sub­je­ti­vo en la vi­da oní­ri­ca (47).espro­hip­nó­ti­co.la in­ter­leu­qui­na (IL-1) y los in­ter­fe­ro­nes au­men­tan el sue­ ño no-REM y dis­mi­nu­yen o no afec­tan el sue­ ño REM. La me­la­to­ni­na tie­ne ma­yor li­be­ra­ción noc­tur­na. Los pép­ti­dos opioi­des son pro­hip­nó­ti­cos. mien­tras se cree que la co­les­cis­to­qui­ni­na. al ser an­sio­gé­ni­ca-pa­ni­co­gé­ni­ca. Por ejem­plo. so­bretras­tor­node­li­ran­te. De he­cho.por su ac­ción so­bre los re­cep­to­res al­fa-1. co­mo el fac­tor de ne­cro­sis tu­mo­ral (FNT). al­gu­nos an­tip­si­có­ti­cos (blo­quean­tes do­pa­mi­nér­gi­cos) tie­nen efec­to hip­noin­duc­tor.Allísede­ta­llanlasca­rac­te­rís­ti­caspar­ti­cu­la­ res de los vín­cu­los tem­pra­nos. Enal­gu­nospa­cien­tesquepre­sen­tanpa­to­lo­gíasor­gá­ni­cas.

si­no que re­sul­tan de la fal­ta o ina­de­cua­ción de la sa­tis­fac­ción se­xual (ge­ni­tal). a un con­flic­to psí­qui­co.El eje de la cla­si­fi­ca­ción freu­dia­na. 87 .enlaspsi­co­neu­ro­sis. 1-7.Los sín­to­mas no cons­ti­tu­yen una ex­pre­sión sim­bó­li­ca y so­bre­de­ter­mi­na­da.A par­ tir de ella se irá es­truc­tu­ran­do un apa­ra­to que de­ter­mi­na­rá una par­ti­ cu­lar ela­bo­ra­ción (pro­ce­sa­mien­to) de es­ta ex­ci­ta­ción (ener­gía).En el ori­gen es­tá la ex­ci­ta­ción.pa­sa por un fun­cio­na­mien­to y una etio­ lo­gía:en las neu­ro­sis ac­tua­les una dis­fun­ción so­má­ti­ca. La des­crip­ción me­tap­si­co­ló­gi­ca pre­ce­den­te es el efec­to de la clí­ni­ ca freu­dia­na. un con­flic­to psí­qui­co.au­sen­cia de afec­ti­vi­dad ma­ter­na im­pi­de la cons­ti­tu­ción de rit­mos pro­ pios y de­gra­da el dor­mir a una con­duc­ta de ca­rác­ter me­ra­men­te fi­sio­ ló­gi­co sin re­ves­ti­mien­to li­bi­di­nal. LA NO­SO­GRA­FÍA FREU­DIA­NA El eje de la cla­si­fi­ca­ción freu­dia­na re­mi­te a un fun­cio­na­mien­to y a una etio­lo­gía es­pe­cí­fi­cos: enlasneu­ro­sisac­tua­les.aunadis­fun­ciónso­má­ti­ca.en las psi­co­ neu­ro­sis.La cla­si­fi­ca­ción no­so­grá­fi­ca vi­gen­te en los de­sa­rro­llos freu­dia­nos es: Neu­ro­sis ac­tua­les: –neu­ras­te­nia –neu­ro­sis de an­gus­tia –hi­po­con­dría Psi­co­neu­ro­sis de trans­fe­ren­cia: –his­te­ria –fo­bia –neu­ro­sis ob­se­si­va Psi­co­neu­ro­sis nar­ci­sis­tas De­sig­naaque­lloquelapsi­quia­tríadelaépo­cade­no­mi­na­bapsi­co­sis. El ori­gen de las pri­me­ras no de­be bus­car­se en si­tua­cio­nes in­fan­ti­les si­no en el pre­sen­te. Freud es­ta­ble­ció la sin­to­ma­to­lo­gía ca­rac­te­rís­ti­ca de ca­da uno de es­tos cua­dros y el mo­do de fun­cio­na­mien­to psí­qui­co par­ti­cu­lar de ca­da uno de los gran­des gru­pos.

por lo tan­to. Etapas del sueño rio­ri. Por lo tan­to.Lasvi­ven­ciasin­fan­ti­les. En las psi­co­neu­ro­sis.En las neu­ro­sis ac­tua­les. en es­tos cua­dros se da un cor­to­cir­cui­to que de­ter­mi­ na que la can­ti­dad no ad­quie­ra la cua­li­dad que la trans­for­me en psí­ 88 . El trau­ma no que­da aquí ar­ti­cu­la­do a la pues­ta en jue­go de dos es­ce­nas se­pa­ra­das en el tiem­po que pro­pi­cia­ ríanunahis­to­ri­za­ción. el trau­ma no que­da ar­ti­cu­la­do en dos es­ce­nasse­pa­ra­daseneltiem­po.No se tra­ta de re­cor­dar por im­por­tan­te. El tér­mi­no ac­tual que nom­bra a la neu­ro­sis re­mi­te a un pre­sen­te.Las neu­ro­sis ac­tua­les que­dan fue­ra de es­te cir­cui­ to. la ex­pe­rien­cia tem­pra­na es re­sig­ni­fi­ca­da.con el re­sur­gi­mien­ to de la se­xua­li­dad.a la po­si­bi­ li­dad del ol­vi­do. no se re­sig­ni­fi­can a pos­te­ Figura 23.Hay un ol­vi­do por au­sen­cia de me­mo­ria pre­cons­cien­ te y es ahí don­de“la his­to­ria car­ga sus da­dos”(25).La ac­tua­li­dad de las neu­ro­sis ac­tua­les re­mi­te a la im­po­si­bi­li­dad del ol­vi­do. Freud re­vo­lu­cio­na el con­cep­to de me­mo­ria des­de los re­cuer­dos en­cu­bri­do­res.encam­bio.His­to­ria que im­pli­ca a la me­mo­ria y.En la ado­les­cen­cia.si­no que la pre­ sen­cia de ins­crip­cio­nes in­cons­cien­tes y de los me­ca­nis­mos del pro­ce­ so pri­ma­rio que so­bre ellas ope­ran dan cuen­ta de un mo­vi­mien­to psí­qui­co con­ti­nuo.Enlaspsi­co­neu­ro­sis.se­pa­ra­dasde la ado­les­cen­cia por el pe­río­do de la­ten­cia. que anu­la el a pos­te­rio­ri.el trau­ma se­xual in­fan­til que­da“es­con­di­do” du­ran­te el pe­río­do de la­ten­cia.sees­ce­ni­fi­cala his­to­ria.

ne­ce­si­ta de la ac­ción es­pe­cí­fi­ca que im­pi­da que se si­ga pro­du­cien­do ex­ci­ta­ción en los ór­ga­nos ter­mi­na­les co­rres­pon­dien­tes. en muy po­co pue­de con­tri­buir a su es­cla­re­ci­ 89 . la ten­sión en­dó­ge­na.una ex­ci­ta­ción (ten­sión) des­pier­ta li­bi­do. Pa­ra Freud.por­que fal­tan las con­di­cio­nes psí­qui­cas” (8). La ten­sión en­dó­ge­na cre­ce.En­tra en­ton­ces en re­la­ción con cier­to gru­po de re­pre­sen­ta­cio­nes (10). que he­mos apren­di­do a atri­buir a la ac­ción de ma­te­rias tó­xi­cas.] las neu­ro­sis ac­tua­les tes­ti­mo­nian una ine­quí­vo­ca se­me­jan­za con los es­ta­dos pa­to­ló­gi­cos ge­ne­ra­dos por la in­fluen­cia cró­ni­ca de ma­te­ rias tó­xi­cas ex­tra­ñas y por el brus­co re­ti­ro de ellas..To­da­vía más se apro­xi­ man es­tos dos gru­pos de afec­cio­nes por la me­dia­ción de cier­tos es­ta­ dos. no ofre­cen al psi­coa­ná­li­sis pun­tos de abor­da­je. con el que po­dría des­per­tar afec­to psí­qui­co. va­le de­cir. Los pro­ble­mas de las neu­ro­sis ac­tua­les. En la neu­ro­sis de an­gus­tia. A par­tir de cier­to va­lor. cu­ya fuen­te se si­túa en el cuer­po pro­pio.la ten­sión fí­si­ca cre­ce.qui­ca.Es­ta de­bi­li­dad se vin­cu­la a la di­fi­ cul­tad en el pa­sa­je del cuer­po bio­ló­gi­co al eró­ge­no). cu­yos sín­to­mas pro­ba­ble­ men­te na­cen por un da­ño tó­xi­co di­rec­to.. En­tre es­tas “ra­zo­nes” fi­gu­ran: 1) un de­sa­rro­llo de­fi­cien­te de la se­xua­li­dad psí­qui­ca (los neu­ró­ti­cos ac­tua­les son in­di­vi­duos en quie­nes“pre­via­ men­te la se­xua­li­dad no era fuer­te”. pe­ro his­tó­ri­co. por lo cual per­ma­ne­ce en el ca­mi­no fí­si­co.En la his­te­ria.. si­no que son en­gen­dra­das por su pro­pio me­ta­bo­lis­mo [. Exis­te una suer­te de con­ver­sión en la neu­ro­sis de an­gus­tia.“al­can­ za su va­lor de um­bral. pe­ro por ra­zo­nes cua­les­quie­ra.por ejem­plo.pe­ro no a unas to­xi­nas que se in­tro­du­ci­rían en el cuer­po co­mo agen­tes ex­tra­ños. el anu­da­mien­to psí­qui­co que se le ofre­ce per­ma­ne­ce in­su­fi­cien­te.si­mi­lar a la de la his­te­ria. con las in­to­xi­ca­cio­nes y los es­ta­dos de abs­ti­nen­cia. 2) una ena­je­na­ ción ha­bi­tual en­tre se­xua­li­dad fí­si­ca y psí­qui­ca (ella in­di­ca la im­po­si­ bi­li­dad de“pro­du­cir un cuer­po en el que se pier­da el or­ga­nis­mo”) (21). El cir­cui­to de las neu­ro­sis ac­tua­les se de­sa­rro­lla en la es­fe­ra so­má­ti­ca.. co­mo el de la en­fer­me­dad de Ba­se­dow. Freud plan­tea: [. En la neu­ro­sis de an­gus­tia es una ten­sión fí­si­ca la que no pue­de tran­si­tar por lo psí­qui­co.es im­po­si­ble lle­gar a la for­ma­ción de un afec­to se­xual.].es una ex­ci­ta­ción psí­qui­ca la que en­tra por un ca­mi­no “fal­so”. y só­lo a par­tir de cier­to um­bral es va­lo­ri­ za­da psí­qui­ca­men­te.

Hoy se pue­de con­si­de­rar que los pro­ce­sos neu­ro­bio­ló­gi­cos ocu­pan el lu­gar de ese “nú­cleo tó­xi­co”.La co­pu­la­ción tam­bién pro­du­ce un efec­to si­mi­lar (19). el in­fu­so­rio mue­re de muer­te na­tu­ral por la im­per­fec­ta eli­mi­na­ción de sus pro­ pios pro­duc­tos me­ta­bó­li­cos. 90 . SO­BRE LA CAP­TA­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA Laspul­sio­nesdevi­daque­dande­ter­mi­na­dasporelapor­tedenue­vas mag­ni­tu­des de es­tí­mu­lo y por la pues­ta en jue­godedi­fe­ren­ciasvi­ta­les. La con­clu­sión de es­ta ex­pe­ rien­cia in­di­ca que los in­fu­so­rios se da­ñan por los pro­pios pro­duc­tos me­ta­bó­li­cos de des­e­cho.Yasísu­bra­yalaar­ti­cu­la­ciónen­treneu­ro­sisac­tua­lesypsi­co­neu­ ro­sis: El sín­to­ma de la neu­ro­sis ac­tual sue­le ser el nú­cleo y la eta­pa pre­via del sín­to­ma psi­co­neu­ró­ti­co. des­cri­to por Freud. Des­de la pers­pec­ti­va de las pul­sio­nes de vi­da.mien­to. y tie­ne que aban­do­nar es­ta ta­rea a la in­ves­ti­ga­ción mé­di­cobio­ló­gi­ca (17). 1-8. A lo lar­go de su obra Freud re­mar­có el ca­rác­ter mix­to de su clí­ni­ca dia­ria. en el fon­ do. sen­so­ria­les y re­pre­sen­ta­cio­na­les. en­ton­ces. El ex­pe­ri­men­to de Woo­druff. pe­ro afín. Freud se­ña­la: “Aban­do­na­do a sí mis­mo. so­bre el que se de­sa­rro­llan di­fe­ren­tes ca­pas afec­ti­vas. Si es­to no ocu­rre se pro­du­ci­ría un pre­do­mi­nio de los me­ca­nis­mos de al­te­ra­ción in­ter­na.Es­te“nú­cleo tó­xi­co”cum­ple en­ton­ces“el pa­pel de aquel gra­no de are­na que el mo­lus­co ha en­vuel­to con las ca­pas de ma­dre­per­la (17). de­mues­tra que las crías de un in­fu­so­rio ci­lia­do co­lo­ca­das en agua re­no­va­da con de­ter­mi­na­dos nu­trien­tes im­pi­den el en­ve­je­ci­mien­to. pa­ra evi­tar la muer­te por el con­tac­to con los pro­pios de­yec­tos. se plan­tea la ne­ce­ sa­rie­dad del en­cuen­tro con lo di­fe­ren­te.Lafun­ciónma­ter­natie­neasucar­golaneu­ tra­li­za­ción del re­gre­so a lo iner­cial. por esa mis­ ma in­ ca­ pa­ ci­ dad” (19).pe­ro qui­zás to­dos los ani­ma­les su­pe­rio­ res mue­ ran.

que lle­van al cum­pli­mien­to del prin­ci­pio de iner­cia. co­mo un pri­mer con­te­ni­ do de con­cien­cia.ini­cial.por una cons­truc­ción de ro­deos más y más com­pli­ca­ dos.no res­pe­ta los rit­ mos en­dó­ge­nos del be­bé y fun­cio­na co­mo ex­ci­ta­ción arra­sa­do­ra que rom­pe o im­po­si­bi­li­ta la cons­ti­tu­ción de la ba­rre­ra an­ties­tí­mu­lo. an­tes de al­can­zar la me­ta de la muer­te. Es­taúl­ti­macon­tra­rres­taelca­rác­tertrau­má­ti­codeloses­tí­mu­losen­dó­ ge­nos.Por el con­tra­rio. que ope­ra co­mo un en­vol­to­rio es­pe­cial o mem­bra­na. lo “vi­vo” de­be re­sig­nar es­ta ten­den­cia. Por lo tan­to.“La me­ta de to­da vi­da es la muer­te. an­tes que lo vi­vo” (19). que luego da­ rá lu­ gar a una aní­ mi­ ca (32).Su prin­ci­pal ob­je­ti­vo es pro­te­ger­se de las in­va­sio­nes cuan­ti­ta­ti­vas. en­ton­ces.re­tros­pec­ti­va­men­te:lo ina­ni­ma­do es­tu­vo ahí.la otra ver­tien­te cua­li­fi­can­te de es­te pro­ce­so se po­ne en jue­go por la tra­mi­ta­ción (tam­bién ma­ter­na) apa­ci­guan­te.A par­tir de es­ta co­ra­za. Si el apor­te de di­fe­ren­cias se eri­ge co­mo ca­mi­no neu­tra­li­za­dor de la pul­sión de muer­te. siem­pre y cuan­do se ha­ya lo­gra­do cons­ti­tuir es­ta pan­ta­lla. Se tra­ta. 91 . en­ton­ces. La cons­truc­ción de ro­deos ge­ne­ra la de­mo­ra del re­tor­no a lo iner­cial.los que hoy nos ofre­cen el cua­dro de los fe­nó­me­nos vi­ta­les”(19). Es­te de­li­ca­do equi­li­brio se rom­pe con fa­ci­li­dad cuan­do se eri­ ge un in­ten­so in­cre­men­to es­ti­mu­la­to­rio im­po­si­ble de tra­mi­tar o pro­ ce­sar. per­mi­te to­mar can­ti­da­des pe­que­ ñas del mun­do ex­ter­no.“Aca­so son es­tos ro­deos pa­ralle­garalamuer­te. El or­ga­nis­mo to­ma pe­que­ñas mues­tras del mun­do cir­cun­dan­te pa­ra orien­tar­se y re­co­no­cer el ca­rác­ter de los es­tí­mu­los ex­ter­nos.re­te­ni­dosfiel­men­teporlaspul­sio­nescon­ser­va­ do­ras. del en­la­ce con lo nue­vo sur­ge una di­fe­ren­te uni­dad quí­mi­ca.Es­tasúl­ti­masse­ríanelcon­tra­pe­soqueper­mi­ti­ríacon­ tra­rres­tar la ten­den­cia de la pul­sión de muer­te ori­gi­na­ria.co­mo efec­to del in­flu­jo de fuer­zas per­tur­ba­ do­rasex­ter­nas. Si el ca­rác­ter fun­da­men­tal de la pul­sión es el es­fuer­zo in­he­ren­te de lo or­gá­ni­co vi­vo de re­pro­du­cir un es­ta­do an­te­rior. los es­tí­mu­los pue­den pro­pa­gar­se. Los afec­tos pue­den apa­re­cer.Es­ta di­fe­ren­cia ab­so­lu­ta no tie­ne“afi­ni­dad”. Freud sos­tie­ne que el ca­rác­ter con­ser­va­dor de las pul­sio­nes ha­ce que su ten­den­cia sea el re­tor­no a un es­ta­do an­ti­guo. de eva­luar el po­si­ble reem­pla­zo a es­te re­tor­no iner­cial. La cons­truc­ción de la pro­tec­ción an­ties­tí­mu­lo.y. Es­ta tar­dan­za se cons­ti­tu­ye co­mo efec­to del apor­te de di­fe­ren­cias me­dia­ti­za­das por la sub­je­ti­vi­dad ma­ter­na. el “re­gre­so” es in­he­ren­te a la pul­sión.

Es­te úl­ti­mo ope­ra­rá. El ca­rác­ter cua­li­ta­ti­vo del es­tí­mu­lo es­tá de­ter­mi­na­do por un pe­río­ do par­ti­cu­lar del mo­vi­mien­to neu­ro­nal.só­lo en la me­di­da en que se neu­tra­li­ce la ten­den­cia ori­gi­ na­ria del apa­ra­to a re­gre­sar al pun­to ce­ro.Es­te“in­ten­to”tie­ne su raíz en la pro­pia es­truc­tu­ra so­má­ti­ca y psí­qui­ca de la ma­dre. La ma­dre. co­mo me­dia­ti­ za­do­ra de ex­ci­ta­cio­nes ex­ter­nas y ubi­cán­do­se ella mis­ma co­mo es­tí­ mu­lo in­di­fe­ren­te.Con es­te do­ble se ma­te­ria­li­za una fu­sión de ti­po fí­si­co y quí­mi­co. in­clu­so.so­bre aque­llos me­ca­nis­mos que tie­nen au­to­rre­gu­la­ción bio­ ló­gi­ca a lo lar­go de to­da la vi­da (ac­ti­vi­dad res­pi­ra­to­ria. que tie­ne sus raí­ces en la sub­je­ti­vi­dad ma­ter­na.Freud plan­tea aquí una fór­ mu­la enig­má­ti­ca. cons­ti­tu­yen un re­cor­te de los pri­me­ ros (figura 24). Des­deelori­gen. Win­ni­cott sos­tie­ne que lo nue­vo de­be ser in­cor­po­ra­do en pe­que­ ñas do­sis den­tro de un mar­co co­no­ci­do (5). Es­te do­ble se ca­rac­te­ri­za por sus fun­cio­nes “pro­tec­ to­ras.laes­truc­tu­ra­ciónpsí­qui­cama­ter­na ope­ra­rá“in­ten­ tan­do”evi­tar el re­tor­no al ce­ro. etcétera). ya que nos en­con­tra­mos en los pri­me­rí­si­mos mo­men­tos de la vi­da.Pa­ra que es­ta fu­sión quí­mi­ca se cons­ti­tu­ya en an­cla­je ade­cua­do de la fu­tu­ra or­ga­ni­za­ción afec­ti­va y re­pre­sen­ta­cio­nal.La pla­cen­ta se cons­ti­tu­ye en un pri­mer do­ble. cuan­do la fu­tu­ra es­truc­tu­ra psí­qui­ca se plan­tea só­lo co­mo es­que­ma ló­gi­co po­ten­cial. Si bien es­te pe­río­do no es ho­mó­lo­go al del es­tí­mu­ lo.fa­ci­li­ta la apa­ri­ción de los con­te­ni­dos cua­li­ta­ti­vos de su hi­jo.tró­fi­cas y de­sin­to­xi­can­tes”(33).car­día­ca.de­be­rá ha­cer que lo tó­xi­co se trans­for­me en tró­fi­co 92 . La ac­ti­vi­dad car­día­ca. La ac­ción es­pe­cí­fi­ca se ins­ta­la so­bre el me­ca­nis­mo de al­te­ra­ción in­ter­na (ac­cio­nes au­tó­no­mas) y lo mo­di­fi­ca.hor­ mo­nal. li­mi­ta­dos y dis­con­ti­nuos.“man­tie­ne con és­te cier­ta re­la­ción con arre­glo a una fór­mu­lare­duc­ to­ra que ig­no­ra­mos” (11). En el apar­ta­do vin­cu­la­do a los ca­rac­te­res del vín­cu­lo pri­ma­rio se su­bra­yó el ni­vel neu­ro­fi­sio­ló­gi­co co­mo fun­da­men­tal en la co­mu­ni­ca­ ción de la día­da.Se pro­du­ce una trans­for­ ma­ción del prin­ci­pio de iner­cia al de cons­tan­cia.Pe­ro el cir­cui­to de es­ti­mu­la­ción ex­ter­na se cons­ti­tu­ye tan só­lo co­mo ejem­plo y efec­to de otro más pro­fun­do. La di­fe­ren­cia en­tre pro­ce­sos y es­tí­mu­los es que es­tos úl­ti­mos. por ejem­plo. se man­ten­drá equi­li­bra­da por el prin­ci­pio de cons­tan­cia (re­gu­la­dor de la au­to­con­ ser­va­ción).re­du­ci­dos.que es más eco­nó­mi­co que re­pre­sen­ta­cio­nal (33).

ge­ne­ra di­fe­ren­cias ca­pa­ces de ser tra­mi­ta­das. Los psi­co­fár­ma­cos per­mi­ten un in­cre­men­to o de­cre­men­to de las sen­sa­cio­nes.ubi­ca­da en el lu­gar de quien apor­ta es­tí­mu­los.si es­ta si­tua­ción se in­vier­te.tras­tor­nos en el sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo. En tal ca­so.acor­de al rit­mo de su be­bé. Si el apa­ra­to psí­qui­co del adul­to ha lo­gra­do una ade­cua­da trans­for­ma­ción de lo cuan­ti­ta­ti­vo en cua­li­ta­ti­vo. Si la ma­ dre no ha rea­ li­ za­ do su fun­ ción 93 . y a su vez és­tas son es­ti­mu­la­das o in­hi­bi­das por la se­cre­ción de hor­mo­nas li­be­ra­do­ras o in­hi­bi­do­ras pro­du­ci­das en el hi­po­tá­la­mo.la au­sen­cia de di­fe­ren­cias ge­ne­ran un me­ca­nis­mo de per­pe­tua­ción tó­xi­co-quí­mi­ co. La lla­ma­da “ven­ta­na neu­roen­dó­cri­na del ce­re­bro” se ba­sa en la con­fir­ma­ción de que la se­cre­ción de hor­mo­nas por las glán­du­las pe­ri­ fé­ri­cas es con­tro­la­da por las hor­mo­nas tró­fi­cas de la hi­pó­fi­sis.es el hi­jo quien que­da ubi­ca­do en un lu­gar don­de la ma­dre dre­na lo tóxi­co (cuan­ti­ta­ti­vo) (33).(33). se ha­ce im­po­si­ble la cap­ta­ción con con­cien­cia de los pro­pios es­ta­dos y la per­cep­ción del be­bé se ubi­ca só­lo a ni­vel de los rit­mos in­tra­cor­po­ra­les aje­nos.Es­te“gra­no de are­na”. el nú­cleo tó­xi­co per­ma­ne­ce co­mo te­lón de fon­do.que im­po­si­bi­li­ta o even­tual­men­te di­fi­cul­ta la pau­la­ti­na com­ple­ji­ za­ción psí­qui­ca. La ma­dre.por el con­tra­rio. Sin lle­gar al ex­tre­mo de que es­te pro­ce­so se tor­ne ab­so­lu­ta­men­te he­ge­mó­ni­co.aun en aque­llas es­truc­tu­ras que han lo­gra­do cier­tos ni­ve­les de cua­li­fi­ca­ción.se­gún las ac­cio­nes te­ra­péu­ti­cas en una uni­dad de tiem­ po. La per­ma­nen­cia de es­ta to­xi­ci­dad (es­trés) o la in­ca­pa­ci­dad de la uti­li­za­ción de los me­ca­nis­mos ade­cua­ dos de res­pues­ta (dis­trés) pro­du­cen tras­tor­nos psí­qui­cos y fí­si­cos que in­cre­men­tan di­chas al­te­ra­cio­nes.Es­ta re­gu­la­ción pro­du­ce una neu­ro­trans­mi­sión quí­mi­ca mo­du­la­da que pro­pi­cia el en­gen­dra­mien­to pul­sio­nal.en el eje hi­po­tá­ la­mo-hi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal.de quien in­vis­te li­bi­di­nal­men­te los pro­ce­sos neu­ro­na­les. etc. La to­xi­ci­dad pue­de lle­gar a pro­du­cir fa­llas a ni­vel de la neu­ro­trans­ mi­sión.Es­tos fac­to­res de li­be­ra­ción o in­hi­bi­ción son re­gu­la­dos por neu­ro­trans­mi­so­res.que po­drían lle­gar a reem­pla­zar las pri­mi­ti­vas fa­llas en el ca­mi­no de la sub­je­ti­va­ción. El ex­ce­so de es­tí­mu­los sin afi­ni­dad o.de ca­rac­te­rís­ti­cas tó­xi­cas se­rá en­vuel­to por las com­ple­ji­za­cio­nes psí­qui­cas que la his­to­ria sub­je­ti­va per­ mi­ ta po­ ner en jue­ go.fa­ci­li­ta­rá es­te pro­ce­so en su hi­jo. Por el con­tra­rio.

Mal­davsky se­ña­la lo si­guien­te: Las hi­pó­te­sis neu­ro­ló­gi­cas que­dan ubi­ca­das pa­ra Freud en un lu­gar es­pe­cí­fi­co en el mar­co de la teo­ría psi­coa­na­lí­ti­ca..“hu­ma­ni­zan­te” el ni­ño que­da ubi­ca­do co­mo so­por­te de la au­sen­cia ma­ter­na o de su pre­sen­cia des­bor­dan­te. su­ma­da a los tras­tor­nos del vín­cu­lo pri­ma­rio.. Encuan­toalashi­pó­te­sisneu­ro­ló­gi­casypsi­coa­na­lí­ti­cas.el de los com­po­nen­tes au­tis­ tas. 1-9.el de los es­ta­lli­dos de do­lor or­gá­ni­co. por ejem­ plo [.o el de las neu­ro­sis trau­má­ti­ cas. A es­ta úl­ti­ma Freud le ad­ju­di­có gran im­por­tan­cia cuan­do pro­cu­ró des­cri­bir en qué con­sis­te un cuer­po co­mo fuen­te pul­sio­nal [. La dis­po­si­ción in­na­ta o vi­ven­ciar pre­his­tó­ri­co cons­ti­tu­ye uno de los ele­men­tos de la se­rie de la pre­dis­po­si­ción.y lo mis­mo po­de­mos de­cir res­pec­to de la bio­lo­gía.cons­ti­tu­yeunobs­tá­cu­lopa­ralacrea­cióndeunsis­te­maequi­li­ bra­do a ni­vel de la neu­ro­trans­mi­sión que pro­pi­cie la cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va..nosvol­va­mosalavezmássen­si­blesres­pec­to del va­ lor de los apor­ tes de la bio­ lo­ gía mo­ der­ na (34). Qui­zás si pres­ta­mos ma­yor aten­ción a los con­flic­tos y ne­xos en­tre psi­ coa­ná­li­sisyneu­ro­cien­cias. A lo lar­go de su obra.].Freud hi­zo re­fe­ren­cias al sis­te­ma ner­vio­so en su es­pe­ci­fi­ci­dad y pa­re­ce­ría que la ar­ti­cu­la­ción en­tre am­bos con­jun­tos de hi­pó­te­sis (neu­ro­ló­gi­cas y psi­coa­na­lí­ti­cas) es es­pe­cial­men­te fe­cun­da cuan­do se de­ben en­ca­rar pro­ble­mas teó­ri­cos y clí­ni­cos co­mo el sur­gi­ mien­to de la con­cien­cia y la sub­je­ti­vi­dad.].lo que de­ter­mi­na­rá la per­pe­ tua­ción en sí mis­mo del cir­cui­to tó­xi­co. El con­cep­to freu­dia­no de se­ries com­ple­men­ta­rias que se plan­tea en la con­fe­ren­cia 23 (16) re­mar­ca la im­por­tan­cia del pe­río­do in­fan­til co­ mo do­ ble (figura 25). AR­TI­CU­LA­CIÓN DE LAS HI­PÓ­TE­SIS PSI­CO­NEU­RO­BIO­LÓ­GI­CAS Y PSI­COA­NA­LÍ­TI­CAS La fa­lla ge­né­ti­ca. “Los con­flic­tos y ne­xos”en­tre am­bas dis­ci­pli­nas obli­gan a pen­sar en sus pun­tos de in­ter­sec­ción..Fue úni­ca­men­te en es­te fac­tor don­de la bio­lo­gía se an­cló du­ran­te mu­cho tiem­po pa­ra ex­pli­car 94 .

a di­fe­ren­cia de las an­te­rio­res.que exis­te una ba­rre­ra bio­ló­gi­ca don­de. Es­tos as­pec­tos lla­ma­dos epi­ge­né­ti­cos son trans­mi­ti­dos “cul­tu­ral­men­te”.Es­tas pro­teí­nas son.La fi­de­li­dad con la cual se re­pli­can y se trans­mi­ten es ca­si per­fec­ta y no son in­flui­dos por el es­trés.pue­den ser es­tí­mu­los aje­nos al or­ga­nis­mo (ca­rac­te­res del vín­cu­lo pri­ma­rio) o in­ter­nos al or­ga­nis­mo (neu­ro­trans­mi­so­res. b) Una fun­ción trans­crip­cio­nal: per­mi­te trans­cri­bir cier­tos có­di­gos ge­né­ti­cos es­pe­cí­fi­cos pa­ra de­ter­mi­nar un fe­no­ti­po. só­lo un 13 % se re­pli­can (se au­to­co­pian) a par­tir de sus ba­ses de nu­cleó­ti­dos.sus­tan­cias quí­mi­cas tó­xi­cas. De ese 75 %.A su vez.cu­ya or­ga­ni­za­ción per­mi­ti­rá tam­bién una res­pues­ta es­pe­cí­fi­ca (por ejem­plo.in­fluen­cia­das y re­gu­la­das por fac­to­res am­bien­ta­les ex­ter­nos. de la trans­mi­ sión de los ras­gos ge­né­ti­cos se­xua­les a tra­vés de los cro­mo­so­mas (Mor­gan. Pue­den ser al­te­ra­dos só­lo por mu­ta­cio­nes (ra­dia­cio­nes.que ha­rá que ca­da cé­lu­la ten­ga una pro­pie­dad es­pe­cí­fi­ ca. Es­tos fac­to­res son“ex­ter­nos a la cé­lu­la”. es de­cir.en­ton­ces. en 1866). y del des­cu­bri­mien­to de Wat­son y Crick (1953). la es­truc­tu­ra.etcétera).Pue­de a tra­vés de es­ta pro­pie­dad te­ner el men­sa­je co­di­fi­ca­do pa­ra fa­bri­ car só­lo un de­ter­mi­na­do ti­po de pro­teí­nas. hor­mo­nas. car­día­ca).cam­bios eco­ló­gi­cos.por lo tan­to. só­lo se re­pli­can po­cos ge­nes que tie­nen una do­ble fun­ción: a) Una fun­ción cons­tan­te: in­clui­da en las cé­lu­las se­xua­les. en 1910). quie­nes de­mues­tran que elADN tie­ne la pro­pie­dad de au­to­du­pli­ca­ ción. Hoy sa­be­mos que del 100 % del ge­no­ma (ma­pa de ge­nes) un 75 % de ge­nes son úni­cos y otro 25 % se en­cuen­tran re­pe­ti­dos. por cau­sas que aún des­co­no­ce­mos. o el rit­mo de las mis­mas (ex­ci­ta­ción o de­pre­sión neu­ 95 .La al­ta es­pe­ci­fi­ ci­dad de es­ta fun­ción per­mi­te de­ter­mi­nar la se­cuen­cia de los ami­ noá­ci­dos. etcétera).lasen­fer­me­da­despsi­quiá­tri­cas. La neu­ro­trans­mi­sión si­náp­ti­ca in­flu­ye so­bre los ge­nes que per­mi­ ten el man­te­ni­mien­to de de­ter­mi­na­das se­ña­les de co­mu­ni­ca­ción. los ge­nes (a tra­vés del ADN) pue­den cam­biar las se­ña­les de co­mu­ni­ca­ción.no re­gu­la­ da por los“es­tí­mu­los ex­ter­nos”.Ellassesus­ten­ta­ronenlosde­sa­rro­llos teó­ri­cos de las le­yes de la he­ren­cia (Men­del.fun­ción y ca­rac­te­rís­ti­cas bio­ló­gi­cas de ca­da gen. Se pue­de de­cir.

Enpre­sen­ciadees­teúl­ti­mopue­denocu­rrir dos al­ter­na­ti­vas: 1) que de­ter­mi­na­das per­so­na­li­da­des fun­cio­nen co­mo fil­tro de es­tos fac­to­res es­tre­san­tes.a las que lla­ma “fac­to­res es­tre­so­res”. co­mo de­ter­mi­nan­tes de efec­tos bio­ló­gi­cos. Por lo tan­to. 2) que otras. Los ge­nes son in­fluen­cia­bles por el me­dio.ro­nal). Procesos y estímulos 96 . Una par­te de su mo­lé­cu­la es­tá des­ti­na­da a co­di­fi­car de­ter­mi­na­das pro­teí­nas. La neu­ro­bio­lo­gía mo­le­cu­lar in­clu­ye cier­tas si­tua­cio­nes vi­ta­les. ope­ran­do co­mo una lu­pa. au­men­tan­do su ca­pa­ci­dad pa­ra con­traer la en­fer­me­dad (50).tam­bién pa­ra la neu­ro­bio­lo­gía exis­te una de­ter­mi­na­ Cuadro 24. los que ac­tua­rán so­bre el gen. apren­de y apre­hen­de por sí mis­ma y en una in­te­rre­la­ción in­te­rac­ti­va con su me­dio.al po­der in­fluir so­bre el fun­cio­na­mien­to de los neu­ro­trans­mi­ so­res.que son el sus­tra­to de los pro­ce­sa­mien­tos psí­qui­ cos. ace­le­ren o acre­cien­ten los da­ños po­ten­cia­les de los even­tos vi­ta­les. Lasco­ne­xio­nesyre­desin­ter­neu­ro­na­lessonpro­pi­cia­to­riasdeas­pec­ toscua­li­ta­ti­vos(afec­tosyre­pre­sen­ta­cio­nes)úni­cospa­raca­daserhu­ma­ no. ya que ca­da red crea.pu­dien­do mi­ti­gar y de­sa­fiar al có­di­go ge­né­ti­co. tan im­por­tan­tes co­mo los que pue­de pro­du­cir un gen anor­mal. Ellas se­rán las en­car­ga­das de pro­du­cir el ade­cua­do fun­cio­na­mien­to de los cir­cui­tos ce­re­bra­les.

Los fac­to­res es­tre­so­res (que se vin­cu­lan a los ca­rac­te­res del vín­cu­ lo pri­ma­rio) ocu­pan un lu­gar de pri­vi­le­gio res­pec­to de la in­fluen­cia que ejer­cen so­bre el fac­tor cons­ti­tu­cio­nal. co­mo con­se­cuen­cia de sus pro­pios pro­gra­mas ge­né­ti­cos. co­mo con­se­cuen­ cia de no­xas o por una ina­de­cua­da es­ti­mu­la­ción del me­dio am­bien­te (50).Es­ta fa­lla de la neu­ro­trans­mi­sión se cons­ti­tu­yein­du­da­ble­men­teenunobs­tá­cu­loalane­ce­sa­riaeim­pres­cin­ di­ble com­ple­ji­za­ción psí­qui­ca.la fa­llaenlaneu­ro­trans­mi­sión(nú­cleotó­xi­co)mues­trasuple­napre­sen­cia co­mo fon­do de es­tas pa­to­lo­gías. pro­du­cen un 97 . La mo­du­la­ción del sis­te­ma neu­ro­quí­mi­co es efec­to de una com­ple­men­ta­rie­dad en­tre fac­to­res in­na­tos (he­ren­cia) y vi­ven­ciasin­fan­ti­les(se­riescom­ple­men­ta­riasepi­ge­né­ti­cas)(figura26). un or­de­na­mien­to en una se­rie.Tam­bién aquí. pue­den lle­gar a sus­pen­der su cre­ci­mien­to.da ecua­ción etio­ló­gi­ca. del apren­di­za­je y de las ex­pe­rien­cias vi­ta­les. La ade­cua­da mo­du­la­ción en el sis­te­ma neu­ro­quí­mi­co es ba­se y so­por­te de los pro­ce­sos que per­mi­ti­rán que las le­yes que de­ter­mi­nan la es­truc­tu­ra­ción de los di­fe­ren­tes ni­ve­les de or­ga­ni­za­ción psí­qui­ca pue­dan cum­plir­se.uotras). Si aquísepre­sen­tanal­te­ra­cio­nes. den­tro de la cual es­tos dos fac­to­res se pre­sen­tan de tal mo­do que uno au­men­ta cuan­do el otro dis­mi­nu­ye. Se cum­ple aquí.aún no de­sa­rro­lla­das ple­na­ men­te.ellas sonefec­todefa­llas enla or­ga­ni­ za­ción rít­mi­ca de la trans­mi­sión quí­mi­ca ce­re­bral en es­ta día­da. La pla­cen­ta.Las neu­ro­nas mo­di­fi­can di­ná­mi­ca­men­te sus co­ne­xio­nes y re­des si­náp­ti­cas a lo lar­go de la vi­da.co­mo pri­mer do­ble.Las fa­llas en la cua­li­fi­ca­ción ma­ter­na. Se co­no­ce que neu­ro­nas in­ma­du­ras.has­talafran­jacons­ti­tui­dapor los tras­tor­nos nar­ci­sis­tas psi­có­ti­cos y no psi­có­ti­cos.co­mo los tras­ tor­nos a ni­vel de la cons­ti­tu­ción de su sub­je­ti­vi­dad.re­mi­te a la re­gu­la­ción y trans­mi­ sión quí­mi­ca en la día­da ma­dre-hi­jo. tal co­mo Freud lo de­sa­rro­lló en su con­cep­to de se­ries com­ple­men­ta­rias. Las di­fi­cul­ta­des ma­ter­nas de tra­mi­tar y pro­ce­sar sus pro­pios es­tí­ mu­los en­dó­ge­nos pro­du­cen un es­ta­do de ex­tre­ma ex­ci­ta­bi­li­dad quí­ mi­ca y psí­qui­ca.y los mo­de­los de la mo­der­na neu­ro­bio­lo­gía lo con­fir­man.Des­de des­car­gas ne­ta­men­te cor­po­ra­les(ata­quesdean­gus­tia.Es­ta co­mu­ni­ca­ción bio­ló­gi­ca se ha­ceatra­vésde lasín­te­sis yme­ta­bo­li­za­ciónde los neu­ro­trans­mi­so­res.Es­tas fa­llaspri­mor­dia­lescons­ti­tui­dasco­monú­cleotó­xi­coha­ránsuapa­ri­ción en di­fe­ren­tes ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas.

ya que no es­tán pre­sen­tes las sus­tan­ cias pro­mo­to­ras de su cre­ci­mien­to (fac­tor de cre­ci­mien­to neu­ro­nal).El si­tio de ac­ción de los psi­co­fár­ma­cos es la si­nap­sis. se crea un es­pa­cio fa­ci­li­ta­dor pa­ra la con­quis­ta de las di­men­sio­nes afec­ti­vas. Otra ma­ne­ra de al­te­rar el có­di­go ge­né­ti­co son los cam­bios que pue­de su­frir la re­gión delADN lla­ma­da“el com­ple­jo ma­yor de his­to­ com­pa­ti­bi­li­dad”.por lo tanto.su­ma­da a la pa­to­lo­gía a ni­vel del do­ble pla­cen­ta­ rio. Ello se lle­va a ca­bo a tra­vés de sis­te­mas en­zi­má­ti­cos (men­sa­je­ros in­tra­ce­lu­la­ res). El ob­je­ti­vo del tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co es la re­gu­la­ción de los rit­mos neu­ro­quí­mi­cos. etcétera).Es­tahi­pe­rex­ci­ta­ciónde­sen­ca­de­naensuhi­jo una al­te­ra­ción neu­ro­quí­mi­ca par­ti­cu­lar (nú­cleo tó­xi­co es­pe­cí­fi­co).La exa­ge­ra­da pre­ sen­cia de cier­tos io­nes y ami­noá­ci­dos (áci­do glu­tá­mi­co y cal­cio) de­ter­mi­na que es­tas neu­ro­nas sean“ex­ci­ta­das pa­ra mo­rir”.las neu­ro­nas pueden ser inhibidas o excitadas de acuer­do con el fár­ma­co uti­li­za­do.in­cre­men­toes­ti­mu­lan­te.De es­ta ma­ne­ra. Los psi­co­fár­ma­cos ac­túan a ni­vel de las ve­sí­cu­las pre-si­náp­ti­cas.sen­so­ria­les y re­pre­sen­ta­cio­na­les. que tra­tan de mo­di­fi­car la ac­ti­vi­dad gé­ni­ca. La fa­lla ge­né­ti­ca. El ob­je­ti­vo es lle­gar al nú­cleo de la cé­lu­la y trans­for­mar su có­di­go de in­for­ma­ción.Una neu­ro­na pue­ de mo­rir por fal­ta de es­tí­mu­los. co­mo en las en­fer­me­da­des au­toin­mu­nes (lu­pus. Los psi­co­fár­ma­cos ac­túan so­bre ele­men­tos ci­to­plas­má­ti­cos y nu­clea­res de las neu­ro­nas ele­gi­das (tar­get o blan­co). la au­sen­cia de es­tí­mu­los (ma­dre psí­qui­ca­men­te muer­ta) pro­mue­ve un nú­cleo tó­xi­co vin­cu­la­do a la iner­cia.En el otro ex­tre­mo. en el cur­so del pro­ce­so psi­co­te­ra­péu­ti­co. es un obs­tá­cu­lo pa­ra la crea­ción de un sis­te­ma quí­mi­co com­pa­ti­ ble con el pro­ce­so de sub­je­ti­va­ción. ti­roi­di­tis.que son pro­teí­nas que mar­can a las cé­lu­las de ma­ne­ ra tal que pue­dan re­co­no­cer­las en­tre las ex­tra­ñas. La ex­ci­to­­to­xi­ci­dad neu­ro­nal es el efec­to de una ele­va­dí­si­ma es­ti­ mu­la­ción.que pue­de lle­var a la muer­te neu­ro­nal. se ge­ne­ra la au­to­des­truc­ción ce­lu­lar.pro­pi­cian­do que el nú­cleo tó­xi­co pue­da ser re­du­ci­do a su mí­ni­ma ex­pre­sión.in­hi­ben o es­ti­mu­lan los re­cep­to­res pre o post-si­náp­ti­cos y/o blo­quean y/o facilitan la re­cap­ta­ ción de neu­ro­trans­mi­so­res.Ca­da uno de los di­fe­ren­tes neu­ro­trans­mi­so­res pue­de ser al­te­ra­do por los psi­co­fár­ma­cos. Se pue­de es­que­ma­ti­zar la ac­ción de los psi­co­fár­ma­cos co­mo una in­ter­fe­ren­cia que abar­ca des­de la for­ma­ción has­ta la de­gra­da­ción de los neu­ro­ 98 .Al no po­der di­fe­ ren­ciar­las (ya sea por al­te­ra­cio­nes ge­né­ti­cas o por otro ti­po de no­xas).

La re­ser­pi­na tie­ne efec­tos an­ti­ma­nía­cos y se­da­ti­vos. deestamaneraseimpidelasín­te­sisdeno­ra­dre­na­li­na. Figura 25. Se pue­ den de­ple­cio­narlosde­pó­si­tosdeno­ra­dre­na­li­naexis­ten­tesenlasve­sí­cu­ las del bo­tón axó­ni­co ter­mi­nal e im­pe­dir de es­ta ma­ne­ra la li­be­ra­ ción de ca­te­co­la­mi­nas. 6) In­hi­bi­ción de la mo­noa­mi­noo­xi­da­sa in­tra­ce­lu­lar.los me­ca­nis­mos de ac­ción de los psi­co­fár­ma­cos son los si­guien­tes: 1) In­hi­bi­cióndelasín­te­sis:. 3) De­ple­ción de los neu­ro­trans­mi­so­res in­tra­ce­lu­la­res.Es­taac­ciónde­ple­cio­nan­teeradeuti­li­dadenlosan­ti­guos fár­ma­cos an­ti­hi­per­ten­si­vos.La al­fa-me­ til­do­pasecon­vier­teenal­fa-me­til­do­pa­mi­nayal­fa-me­til­no­ra­dre­na­ li­na que al reem­pla­zar de for­ma equi­mo­le­cu­lar a la do­pa­mi­na y a la no­ra­dre­na­li­na ocu­pan los lu­ga­res de los re­cep­to­res post-si­náp­ ti­cos co­rres­pon­dien­tes a es­tos dos neu­ro­trans­mi­so­res.De es­ta for­ma pro­vo­can ac­cio­nes ex­ci­tan­tes cen­tra­les.Lado­panosetrans­for­ma­ráendo­pa­mi­na.im­pi­dien­do su ac­ción.Elan­ti­hi­per­ ten­si­vo al­fa-me­til­do­pa pro­vo­ca una in­hi­bi­ción de la sín­te­sis ca­te­ co­la­mí­ni­ca y una re­duc­ción de los efec­tos pre­so­res pe­ri­fé­ri­cos. Ecuación etiológica de la neurosis 99 . 2) Pro­duc­ción de neu­ro­trans­mi­so­res fal­sos e ine­fec­ti­vos:.Co­mo se ob­ser­va en el cua­dro (27).El agen­te an­ti­hi­ per­ten­si­vo gua­ne­ti­di­na in­ter­fie­re en la li­be­ra­ción de la no­ra­dre­na­ li­na en el es­pa­cio in­ter­si­náp­ti­co. 5) In­cre­men­to de la li­be­ra­ción del neu­ro­trans­mi­sor.La an­fe­ta­mi­na y sus de­ri­va­dos in­cre­men­tan la li­be­ra­ción de ca­te­co­la­mi­nas.Se ob­tie­ne ade­más un efec­to se­dan­te.trans­mi­so­res.Los in­hi­bi­do­res de la MAO“A”y la MAO“B”pro­vo­can una ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de sus­tan­ciasca­te­co­la­mí­ni­caspa­raserli­be­ra­daseneles­pa­cioin­ter­si­ náp­ti­co. 4) In­hi­bi­ción de la li­be­ra­ción del neu­ro­trans­mi­sor.

7) In­hi­bi­ción de la re­cap­ta­ción.la ex­pe­rien­cia clí­ni­ca co­ti­dia­na mues­tra que no to­dos los que su­ fren se ubi­ can den­ tro de esta estructura. Crear un es­pa­cio ade­cua­do pa­ra que la pa­la­bra emer­ja só­lo se­rá po­si­ble res­ta­ble­cien­do o ge­ne­ran­do una es­ta­bi­li­dad cuan­ti­ta­ti­va psi­co­neu­ro­quí­mi­ca.lo­grán­do­se la pro­duc­ción de un efec­to ex­ci­ta­to­rio ca­te­co­ la­mí­ni­co.Ungrannú­me­rodepsi­co­fár­ma­cos. Las psi­co­pa­to­lo­gías que caen fue­ra de es­te cir­cui­to pro­mue­ven in­te­rro­gan­tes so­bre las vi­ci­si­tu­des par­ti­cu­la­res. de la ne­ce­sa­rie­dad de un abor­da­je que se ubi­que por en­ci­ma de fal­sas di­co­to­mías.La apo­mor­ fi­na es­ti­mu­la los re­cep­to­res do­pa­mi­nér­gi­cos. pro­vo­can­do una ac­ción vo­mi­ti­va es­pe­cí­fi­ca.pro­vo­ can­do una dis­mi­nu­ción de los im­pul­sos ex­ci­ta­to­rios a ni­vel del sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. La as­pi­ra­ción psi­co­te­ra­péu­ti­ca mar­ca su de­rro­te­ro por el es­que­ma del de­seo (neu­ro­sis).blo­quean es­te me­ca­nis­mo. 9) Blo­queo del re­cep­tor.Blo­quean los re­cep­to­res do­pa­mí­ni­cos post-si­náp­ti­cos.La re­cap­ta­ción de ca­te­co­la­mi­nas y de otras sus­tan­cias quí­mi­cas en el bo­tón si­náp­ti­co re­pre­sen­ta una vía eco­nó­mi­ca pa­ra la neu­ro­na.prin­ci­ pal­men­te los an­ti­de­pre­si­vos.que en ca­da ca­so pro­ du­je­ron tras­tor­nos que im­pi­die­ron que el de­seo se cons­ti­tu­ye­ra co­mo cau­sa. 100 . No es una ac­ción ha­bi­tual. Se ha in­ten­ta­do dar cuen­ta.que en­cuen­tra apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca en las in­to­xi­ca­cio­nes agu­das.Se con­si­ gue así una ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de neu­ro­trans­mi­sor a ni­vel de la si­nap­sis. De es­ta ma­ne­ra con­tri­bu­ye a “co­rre­gir” una fa­lla de ca­rác­ter ori­gi­na­rio: aqué­lla re­la­cio­na­da con el sus­tra­to quí­mi­co del vín­cu­lo pri­ma­rio.La­men­ta­ble­ men­te.Es el me­ca­nis­mo ha­bi­tual de los neu­ro­lép­ti­ cos. 8) Es­ti­mu­la­ción del re­cep­tor. Los tras­tor­nos y las fa­llas de las re­gu­la­cio­nes neu­ro­quí­mi­cas han im­pe­di­do que exis­ta un sue­lo fér­til.que al­ma­ce­na nue­va­men­te el neu­ro­ trans­mi­sornouti­li­za­do. CON­CLU­SIO­NES Lo que el psi­co­fár­ma­co pre­ten­de es res­ti­tuir rit­mos que pro­pi­cien la cua­li­fi­ca­ción.so­bre el que se pue­da sem­brar las se­mi­llas de la sub­je­ti­vi­dad. 1-10. pro­pi­cia­do­ra de un en­cuen­tro con la pro­pia iden­ti­dad.a par­tir de los de­sa­rro­llos freu­dia­nos y de los con­cep­tos ac­tua­les de la neu­ro­bio­lo­gía.

so­cia­les. se la cla­si­fi­ca en el eje I.Pro­ble­masfa­mi­lia­resypsi­co­so­cia­les:enes­teejesere­gis­tran Figura 26. 4) EjeIV. de­pre­sión. Elabor­da­jein­ter­dis­ci­pli­na­rioha­cene­ce­sa­riaunacon­fluen­ciadiag­ nós­ti­ca psi­quiá­tri­ca y psi­co­di­ná­mi­ca (figura 28). edu­ca­ti­vos. co­mo un tras­ tor­no men­tal de­bi­do a en­fer­me­dad mé­di­ca. 101 .Se in­clu­yen aquí los me­ca­nis­mos de de­fen­sa y las ca­rac­te­rís­ti­cas de­sa­dap­ta­ti­vas.Tras­tor­nos men­ta­les prin­ci­pa­les: se in­clu­yen aquí to­das las en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas.En­fer­me­da­des mé­di­cas: abar­can aque­llas en­fer­me­da­des mé­di­cas que son re­le­van­tes pa­ra la com­pren­sión del tras­tor­no men­tal del en­fer­mo.Tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad: com­pren­den to­dos los tras­ tor­nos de la per­so­na­li­dad y el re­tra­so men­tal. sín­dro­me de­li­ran­te.es­qui­zoa­fec­ti­vo y fron­te­ri­zo o bor­der­ li­ne) que com­po­nen las si­guien­tes pre­sen­ta­cio­nes son apro­xi­ma­cio­ nes pa­ra­dig­má­ti­cas. la­bo­ra­les.Este modelo fue rea­li­za­do a tra­vés del Ma­nual Diag­nós­ ti­co y Es­ta­dís­ti­co de losTras­tor­nos Men­ta­les (DSM-IV).que uti­li­za cin­ co ejes ca­rac­te­rís­ti­cos: 1) Eje I. 3) Eje III.Si el mo­ti­vo de con­sul­ta y el de la en­fer­me­dad men­tal prin­ci­pal co­rres­ pon­den a es­te eje.Ex­clu­ye los tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad y los del re­tra­so men­tal.En­glo­ba las de la in­fan­cia. tras­tor­nos ma­nía­co-de­pre­si­vo.Si la al­te­ra­ción men­tal es una con­se­cuen­cia de la en­fer­me­dad mé­di­ca. Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­far­ma­co­ló­gi­co pa­ra efec­tuar un tra­ ta­mien­to y se­gui­mien­to ade­cua­dos es útil un mo­de­lo diag­nós­ti­co y cla­si­fi­ca­to­rio. etcétera). Series complementarias epigenéticas los pro­ble­mas so­cia­les y am­bien­ta­les que afec­tan el tra­ta­mien­to y pro­nós­ti­co del en­fer­mo men­tal (fa­mi­lia­res.Los seis ca­sos clí­ni­cos (pá­ni­co. 2) Eje II. se de­be acla­rar que es el diag­nós­ti­co prin­ci­pal de la en­fer­me­dad. que no ago­tan la plu­ra­li­dad y la di­ver­si­dad de las fa­llas en la es­truc­tu­ra­ción de la sub­je­ti­vi­dad.la ni­ñez y la ado­les­cen­cia.

por una de­ter­mi­na­da me­ta.El mun­do ex­te­rior es in­di­fe­ren­te y re­la­cio­na con el su­je­to las sen­sa­cio­nes de pla­cer y dis­pla­cer. y el mun­do ex­te­rior. la so­cial y la la­bo­ral. 3) Fi­ja­cio­nes yoi­cas: co­rres­pon­den a in­hi­bi­cio­nes vin­cu­la­das a la gé­ne­sis y es­truc­tu­ra­ción de la re­la­ción del su­je­to con el mun­do ex­te­rior: – Yo real pri­mi­ti­vo:dis­tin­gue in­te­rior y ex­te­rior. ex­pul­sar). con re­la­ción a la psi­co­neu­ro­bio­lo­gía). Se to­ma­rán en cuen­ta las si­guien­tes di­men­sio­nes co­mo ejes or­de­na­do­res: 1) Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas:sín­to­mas ob­ser­va­bles. – Yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do: el su­je­to coin­ci­de con lo pla­cen­te­ro. –Anal pri­ma­ria (per­der.por un ti­po de ob­je­to li­bi­di­nal par­cial. etc.aqué­ llos in­clui­dos en el dis­cur­so del pa­cien­te. –Oral se­cun­da­ria (de­vo­rar).Im­pli­caad­he­ren­ciaaunaor­ga­ni­za­ciónca­rac­te­ri­ za­da por un mo­do par­ti­cu­lar de sa­tis­fac­ción. con lo dis­pla­cen­te­ro. – Yo real de­fi­ni­ti­vo: el su­je­to in­ten­ta en­con­trar en el mun­do ex­te­ rior un ob­je­to que co­rres­pon­da a la re­pre­sen­ta­ción del ob­je­to per­di­do. –Fá­li­ca (pre­mi­sa uni­ver­sal del fa­lo: te­ner­lo o no-te­ner­lo).5) EjeV. Las fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les pue­den ser: –Exctitación somática (descarga). –Oral pri­ma­ria (suc­cio­nar). –Anal se­cun­da­ria (re­te­ner).que no pue­den ser pro­ce­sa­das psí­qui­ca­men­te (se to­ma­rán los tras­tor­nos.Eva­lua­ción de la ac­ti­vi­dad glo­bal: se rea­li­za ha­bi­tual­men­te con una es­ca­la pa­ra me­dir la ac­ti­vi­dad psi­co­so­cial. 2) Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les:son aqué­llas vin­cu­la­das a in­hi­bi­cio­nes con re­la­ción a la cir­cu­la­ción de la li­bi­do por las dis­tin­tas zo­nas eró­ge­ nasdo­mi­nan­tes.So­bre to­do. 4) Nú­cleo tó­xi­co:es­tá cons­ti­tui­do por las des­re­gu­la­cio­nes cuan­ti­ta­ti­ vas. ani­qui­lar. 5) De­fen­sas:el yo ape­la a di­fe­ren­tes me­ca­nis­mos en fun­ción del con­ 102 . Des­de el pun­to de vis­ta psi­co­di­ná­mi­co y psi­co­pa­to­ló­gi­co no exis­ten es­tric­ta­men­te diag­nós­ti­cos fe­no­me­no­ló­gi­cos. pa­ra eva­luar y pre­de­cir la evo­lu­ción del tras­tor­no.

6) Co­mor­bi­li­dad:en­fer­me­da­des que acom­pa­ñan a ca­da una de es­tas es­truc­tu­ras.yo-rea­li­dad ex­te­rior.lades­men­ti­da.las de­ses­ti­ma­cio­nes del afec­to y del su­per­yó. 103 .lade­ses­ti­ma­ción. Lasde­fen­sasson:lare­pre­sión.flic­to fun­da­men­tal (yo-pul­sión.yo-su­per­yó). La pre­sen­cia de di­fe­ren­tes co­rrien­tes psí­qui­cas de­ter­mi­na que di­ver­sas de­fen­sas pue­dan com­bi­nar­se en ca­da ca­so. etc.

. Freud.:Lí­mi­te y es­pa­cio.:“Psi­co­far­ma­co­lo­gía. Bal­ti­mo­re.y Hib. 1996. 1990. 1998. 16. en Ve­ra Go­ra­li 104 .E. 18. 11.Ex­plo­ring the Brain. Ger­mán:“Ac­tua­li­dad de las neu­ro­sis ac­tua­les”.S. Freud.yVia­ le. 17. 18. OC.en Con­fe­ren­cias de in­tro­duc­ción al psi­coa­ná­li­sis.M.. Freud.:“Par­te teó­ri­ca”. Freud.Bal­ti­mo­re.R. Bue­nos Ai­res.S. Freud.Acier­tos. 3..y Step­hen. Freud. 10. 1986.Ma­drid.G. 1991. Ame­ri­canPsy­chia­tricAs­so­cia­tion:DSM-IV. Agui­nis. Freud. OC.S. S. 13.¿Có­mosege­ne­ralaan­gus­tia?”.J. 1991.en Con­fe­ren­cias de in­tro­duc­ción al psi­coa­ná­li­sis. OC. Amo­rror­tu. Freud.:“Con­fe­ren­cia 23ª:Los ca­mi­nos de la for­ma­ción del sín­to­ma”. Bue­nos Ai­res.OC.S.OC. Amo­rror­tu. OC. 1986.:“Ma­nus­cri­toE.R. to­ mo V. 8.to­mo VIII. en Obras Com­ple­tas (OC). to­ mo XX. To­mo II. Freud.1991.:Neu­ropsy­chiatry.G.S. 1994.Bi­blio­ te­ca Nue­va.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁ­FI­CAS 1. 9.B. Gar­cía. Bear. Ac­tua­li­dad Psi­co­ló­gi­ca. sín­to­ma y an­gus­tia.M.S. OC. 7. Breuer.: Neuros­cien­ce.: El chis­te y su re­la­ción con lo in­cons­cien­te. Bue­nos Ai­res.:“Car­ta 52”.R. OC. Amo­rror­tu.y Pa­ra­di­so.B. n° 198. OC. 6.M.OC.: “Pul­ sio­ nes y des­ ti­ nos de pul­ sión”. 15. to­ mo I.. to­ mo I. to­ mo XVI. Wi­lliams & Wil­kins.:Fun­da­men­tos de bio­lo­gía ce­lu­lar y mo­le­cu­ lar. S.Kli­movsky.Con­nors.Schif­fer. 19.F. 1994.Ma­nualDiag­nós­ti­coyEs­ta­dís­ti­ co de los Tras­tor­nos Men­ta­les.Aven­burg.:“Con­fe­ren­cia 25ª:La an­gus­tia”. S. De Ro­ber­tis.en Es­tu­dios so­bre la his­te­ria (Breuer y Freud). 2. 1986.: La in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños. 21. 1986. OC.:“Car­ta 32”. Win­ni­cott. 1996. Da­vis. S. 1993.:“Con­fe­ren­cia 24ª:El es­ta­do neu­ró­ti­co co­mún”. Freud... Mas­son. Wi­lliams & Wil­kins. to­ mo XVI.di­fi­cul­ta­ des y pro­ble­mas de la prác­ti­ca clí­ni­ca y teó­ri­ca”. to­mo III. Freud.D.M. 4. to­ mo XIV.. 1986.W. Bue­nos Ai­res.J.: Más allá del prin­ ci­ pio de pla­ cer.Moi­zes­zo­wicz. to­ mo XVI. 1993. El Ate­neo.S:“So­bre la jus­ti­fi­ca­ción de se­pa­rar de la neu­ras­te­nia un de­ter­mi­ na­do sín­dro­me en ca­li­dad de neu­ro­sis de an­gus­tia”.: In­hi­bi­ción.enFrag­men­tosde la co­rres­pon­den­cia con Fliess. S.psi­coa­ná­li­sisypsi­co­te­ra­pias.: “Pro­ yec­ to de psi­ co­ lo­ gía”.en Con­fe­ren­cias de in­tro­duc­ción al psi­coa­ná­li­sis.en Frag­men­tos de la co­rres­pon­den­cia con Fliess.M. Freud. 5. Fo­gel. Bar­ce­lo­na.Fio­ri­ni. 1968.In­tro­duc­ción a la obra de D. Freud. to­ mo XVIII.M.J.B. 12. 1995. 20. to­mo I.. S. OC. 1986.S.yWall­brid­ge. 1997.H..en Los orí­ge­nes del psi­coa­ná­li­sis.. 14.

(comp.The New York Aca­ demy of Scien­ ces. 22.:“Bio­logyandtheFu­tu­reofPsy­choa­naly­sis:Anewin­te­llec­tual fra­me­workforPsyc­hiatryRe­vi­si­ted”.Trieb. Ap­ple­ton & Lan­ge.yJes­sellT. Mecanismos de acción de los psicofármacos (1 a 9) 105 . Neu­ros­cien­ce of the Mind on te Cen­ten­nial of Freud’s Pro­yect for a Scien­ti­fic Psy­cho­logy. 1998. 843. Kan­del.Sch­wartz. 28.Vie­na. A-Z.J.Pai­dós. 1999.H.M.E. 26.:Las des­ven­tu­ras del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co.Ame­ri­canJour­nalofPsy­chiatry. F.Nue­vaYork.G. 23.:Prác­ti­capsi­coa­na­lí­ti­caehis­to­ria.M. 1980. Bue­nos Ai­res. 24. Stam­ford-Con­nec­ti­cut. y Le­Fe­ver. Figura 27..E.R.. Es­tu­dios de psi­co­so­má­ti­ca. Kan­del. 1998.:“Thecon­ceptofEnergyinFreud’sPro­yectforaScien­ti­ficPsy­ cho­logy”.. vol. 1995. Aus­ trian Aca­ demy of Scien­ ces Press.L. Kli­movsky. Bue­nos Ai­res.G.:Freud and the Neu­ros­cien­ces. Atuel­Cap.R. en Bil­der.Bue­nosAi­res.: La fun­ción del fa­lo en la lo­cu­ra. 1993. Hors­tein.y Scholz-Stras­ser. Gutt­mann.Bue­nosAi­res. 25. 1997. M. Ger­mi­ne. F.:Es­sen­tialsofNeu­ralScien­ceand Be­ha­vior. R.A.I. Go­di­no Ca­bas.1993. 27.).156: 505-524.

. Vol.F.M.Gua­la.D.Bue­nos Ai­res..Ac­ta Psi­quiá­tri­ca y Psi­co­ló­gi­ca deAmé­ri­ca La­ti­na. 1998. 1997.R. Bue­nos Ai­res. 35. Kreis­ler. Bue­nos Ai­res.J.enBil­der.:Freud’s Pro­yect-as­ses­sed:Pre­fa­ce to a con­tem­ po­rary.Nue­vaVi­sión.1975. 42. Amo­rror­tu. Mal­davsky.H.. 1992. 1991.Neu­ ros­cien­ce of the Mind on the Cen­ten­nial of Freud’s Pro­yect for a Scien­ti­fic Psy­cho­logy. Bue­nos Ai­res. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas.yLe­Fe­ver. Moi­zes­zo­wicz. 2: supl.J.D.yGua­la. Marty.J. 6.:Teo­ría y clí­ni­ca de los pro­ce­sos tó­xi­cos.(pu­bli­ca­do en 1990).H.Ex­plo­ra­cio­nes y con­ je­tu­ras.D.:“Ac­tua­li­za­ción en Psi­co­far­ma­co­lo­gía”. 1977.L.S. ju­ nio de 1993.y Sou­lé.Fain. 39.La­go­mar­si­no.Cons­ti­tu­ción y trans­for­ma­cio­nes.Ac­tas del IX Con­gre­so Mun­dial de Psi­quia­tría. Ro­ma­no. 1992.J. 30.:“Uti­li­dad del abor­da­je di­ná­mi­co-cog­ni­ti­vo en Clí­ni­ca de Día de Adul­tos”..M. Amo­rror­tu. 41. 46. Río de Ja­ nei­ ro.M.Es­tu­diosso­brelaclí­ni­ ca psi­co­so­má­ti­ca de la in­fan­cia. Vé­tex.y Gua­la. 151: supl.. Mal­davsky. Re­vis­ta Ar­gen­ti­na de Psi­quia­tría.Río de Ja­nei­ro.afec­cio­ nes psi­co­so­má­ti­cas. 44. Sa­mi-Ali: El es­pa­cio ima­gi­na­rio. Moi­zes­zo­wicz. Moi­zes­zo­wicz.A. epi­lep­sias.G. ju­ nio de 1993.M. 1995.enMoi­zes­zo­wicz. Mal­davsky.: La psi­co­so­má­ti­ca del adul­to. 1998.M. 1976. 45. neu­ropsycho­logy. Bue­nos Ai­res. Bue­nos Ai­res. Pri­bram. Ba­ sic Books.J.Ac­tas del IX Con­gre­so Mun­dial de Psi­quia­tría.Psi­co­far­ma­co­lo­gíapsi­co­di­ná­mi­caIV.. 2: 7-11. 1976. 1988.S. 37. 40.S. Amo­rror­tu. El Cam­po de las Te­ra­pias. Nue­va York. Nueva York. Bue­nos Ai­res. 43.:“Re­mi­nis­cen­ces:1938 and Sin­ce”. Nue­va Vi­sión.En­sa­yo so­bre la psi­co­sis y la aler­gia..:“Na­tio­nalpres­cri­ bing pat­terns of psy­cho­tro­pic me­di­ca­tions by psy­chia­trist in af­fec­ti­ve di­sor­ders”.K.:Es­truc­tu­ras nar­ci­sis­tas.21:41-51. Amo­rror­tu. Moi­zes­zo­wicz.Ame­ri­ can Jour­ nal of Psy­ chiatry. Sa­mi-Ali:Lo vi­sual y lo tác­til. 83-89. Pai­dós. 31.J. 36. Moi­zes­zo­wicz.:“ACen­turyofPro­gress?”.Bue­nosAi­res. 843. 32.:“Na­tio­nalpres­cri­ bing pat­terns of psy­cho­tro­pic me­di­ca­tions by non-psy­chia­trist”.Amo­rror­tu.D.:“In­tro­duc­ción a la psi­co­far­ma­co­lo­gía y psi­co­ neu­ro­bio­lo­gía”.K.Adic­cio­nes. Pri­bram. 1976.L.D. The New York Aca­demy of Scien­ces.F. P.. Bue­nos Ai­res. Moi­zes­zo­wicz. Mal­davsky.yZa­ra­tie­gui. 38.:Pe­sa­di­llas en vi­gi­lia. 1992.R. J.Ou­bi­ña. 1994.. 34.De­luc­chi. Bue­nos Ai­res.:Elni­ño y su cuer­po. Amo­rror­tu.y Gill. 106 .J.29.:So­bre las cien­cias de la sub­je­ti­vi­dad. Mal­davsky. 1988.:“Ac­tua­li­za­ción en la eva­lua­ción clí­ni­ca de psi­co­fár­ma­ cos”. 1. Amo­rror­tu. 33..:Teo­ríadelasre­pre­sen­ta­cio­nes.So­bre neu­ro­sis tó­xi­cas y trau­má­ti­cas.

Sa­mi-Ali:Pen­sar lo so­má­ti­co.Cuadro 28. 107 . po­li­sin­to­má­ti­co.M.y Duin.Cam­brid­geUni­ver­ sity Press. Trastornos somatoformes d De con­ver­sión: sín­to­mas no ex­pli­ca­dos de las dis­fun­cio­nes vo­lun­ta­rias o sen­so­ria­les.S.R. 49.F.M.:Es­sen­tialPsy­chop­har­ma­co­logy.J. 52: 45-63. Hi­po­con­dría: mie­do de te­ner ideas o de pa­de­cer en­fer­me­da­des. g Psiconeurosis narcisísticas g Trastornos del estado del ánimo (distimia. 50. Dis­mór­fi­co cor­po­ral: preo­cu­pa­ción de de­fec­tos ima­gi­na­rios en el cuer­ po. Neu­ros­cien­ce of the Mind on the Cen­ten­nial of Freud’s Pro­yect for a Scien­ti­ficPsy­cho­logy.y Pro­sen. 1998.Vol.Lon­dres. depresión.H. Equivalencias entre la nosografía freudiana (1894) y la DSM-IV (1994) NOSOGRAFÍA SEGÚN FREUD Neurastenia NOSOGRAFÍA SEGÚN EL DSM-IV Trastornos de ansiedad a b b e e e e Crisis de angustia (panic attack) Trastorno de angustia sin agorafobia Trastorno de angustia con agorafobia Agorafobia Agorafobia sin trastorno de angustia Fobia específica (animal.M. Solms.TheNewYorkAca­demyofScien­ces..NuevaYork.en Bil­der.Ame­ri­canJour­ nal of Psy­chot­he­rapy. Sperry. 48.:A His­tory of Me­di­ci­ne.Bue­nosAi­res.y Le­Fe­ver. 1994. Stahl.Nue­vaYork.Lo ima­gi­na­rio y la pa­to­lo­gía.N. Sut­clif­fe. ambiental) Fobia social Trastornos Neurosis actuales a Neurosis de b Neurosis de f b Obsesivo-compulsivo Por estrés post-traumático Por ansiedad generalizada Debido a enfermedad médica  De ansiedad inducido por sustancias De ansiedad no especificado angustia aguda angustia crónica c Hipocondría Psiconeurosis de transferencia d De so­ma­ti­za­ción: his­te­ria o sín­dro­me de Bri­quet. 1998. Psiconeurosis d Histeria de conversión e Histeria de angustia f Neurosis obsesiva c So­ma­to­mor­fo in­di­fe­ren­cia­do: síntomas fí­si­cos sin ex­pli­ca­ción c du­ran­te 6 me­ses. So­ma­to­mor­fo no es­pe­ci­fi­ca­do: sínt­omas so­má­ti­cos que nocum­plen otros cri­te­rios.L. 1996. 843. que su­gie­ren en­fer­me­dad mé­di­ca o neu­ro­ló­gi­ca.Bar­nes & No­ble. 51.:“Be­fo­re andAf­ter Freud’s Pro­yect”. F.:“Con­tem­po­rary Et­hi­cal Di­lem­mas in Psy­chopt­he­ rapy:Cos­me­ticPsy­chop­har­ma­co­logyandMa­na­gedCa­re”. Tras­tor­nos por do­lor (psi­co­ló­gi­cos o aso­cia­dos a en­fer­me­dad mé­di­ca). maníaco-depresivo)  g Trastornos esquizofrénicos y psicóticos 47. Pai­dós.

843. Tuc­ker.:“Cat­he­xis Re­vi­si­ted:Cor­ti­co­lim­bic Re­so­nan­ce and the Adap­ti­veCon­trolofMe­mory”.y Luu P.yLe­Fe­ver..F. Nue­va York. 108 .Neu­ros­cien­ce of the Mind on the Cen­ten­nial of Freud’s Pro­yect for a Scien­ti­fic Psy­cho­ logy.1992.R.M.F.M. 1998.enBil­der. 52. vol. The New York Aca­demy of Scien­ces.

109 .

110 .

111 .

112 .

113 .

Su ros­tro de­no­ta te­mor y una pro­fun­da an­gus­tia. Al prin­ci­pio pa­re­cía que to­do an­da­ba bien. Fren­te a los in­sis­ten­tes lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos de su ma­dre. tan só­ lo un año ma­ yor que ella.2. HIS­TO­RIA CLÍ­NI­CA San­ dra tie­ ne 24 años. que la ins­ ta­ ba a re­ gre­ sar di­ ce: “Aguan­ té to­ do lo que pu­ de y. San­ dra re­ fie­ re que él tra­ ta­ ba de ayu­ dar­ la. Na­ die po­ día de­ cir lo que te­ nía y es­ to me de­ ses­ pe­ ra­ ba más. pa­ re­ ce que to­ do va a es­ ta­ llar. La con­ sul­ ta es so­ li­ ci­ ta­ da por la ma­ dre. El dis­cur­so es len­to. No lo pue­ do con­ tro­ lar. Cuan­do to­do pa­sa. Es un te­rror te­ rri­ ble. me fal­ ta el ai­ re. Cuan­ do sal­ go a la ca­ lle. me que­do sin fuer­zas. Su­ do y sien­ to náu­ seas. me ga­ lo­ pa el co­ ra­ zón. des­fa­lle­cien­ te [. Sus ma­nos tiem­blan. Sien­ to que voy a mo­rir. ATAQUE DE PÁNICO 2-1. pe­ ro que ella se da­ba cuen­ta de que es­ta si­tua­ción lo mo­les­ta­ba.. sien­ to que en cual­quier mo­men­to pue­de apa­re­cer el ata­que. Pa­re­cie­ra es­pe­rar la mi­ra­da apro­ba­to­ria de quien es­cu­cha.]..” Fe­ de­ ri­ co es su her­ ma­ no. De a po­co em­pe­cé a sen­tir­me an­gus­tia­da. re­gre­sé”. me agi­ to. Ha­ ce tres años de­ci­dí ir­me de Bue­nos Ai­res. Es al­ ta y del­ga­da. Des­de ese 115 . En Ma­ drid me vie­ ron mu­ chos mé­ di­ cos. sa­can­do fuer­zas de don­de no te­nía. quien la acom­ pa­ ña a la pri­ me­ ra en­ tre­ vis­ ta. San­dra re­la­ta: “Es­ to co­ men­ zó a pa­ sar­ me en Ma­ drid. Ahí em­ pe­ zó es­ te pro­ ble­ ma. Fue en esa épo­ca que Fe­de­ri­co lle­gó a Ma­drid. Me tiem­ blan las pier­ nas.

co­ mo ella los lla­ ma. se­ pa­ ra­ da. a ve­ces va­cío. con po­ cas sa­ li­ das y po­ cos ami­ gos. es­ta in­va­sión pue­de ha­cer­se pre­sen­te y adue­ñar­se de ella. apa­ re­ cen sin cau­ sa. “Los te­ rro­ res”. Clau­ dio. Pa­sa el tiem­po y len­ta­men­te pue­de em­pe­zar a po­ner en jue­go su his­to­ria. Un no­ viaz­ go a los 18 años. ocho años ma­ yor que ella. Sus pa­dres es­tu­vie­ron se­pa­ra­dos du­ran­te dos años. Ac­ tual­ men­ te vi­ve con ellos. re­co­rrió con su ma­dre in­nu­me­ra­bles con­sul­to­rios de di­fe­ren­tes es­pe­cia­li­da­des mé­di­cas. seis años ma­yor. ya que du­ran­te bas­tan­te tiem­po. su dis­cur­so re­mi­tía a lo ac­tual y a la re­pe­ti­ción con­ti­nua de la des­crip­ción de sus ata­ques. sin mo­ti­vo. No pue­ de res­ pon­ der y ter­ mi­ na so­ me­ tién­do­se pa­si­va­men­te con la es­pe­ran­za de que to­do es­to pa­se lo más rá­pi­da­men­te po­si­ble. cuan­do em­pie­za a sen­tir­se “as­fi­xia­da”.mo­men­to. La pre­ sen­ cia con­ ti­ nua del no­ vio en su ca­ sa. el vér­ti­go aca­pa­ran sus pa­la­bras. To­dos re­pe­tían es­tu­ dios y al fi­ nal la fra­ se con­ sa­ bi­ da: “Su hi­ ja es muy ner­ vio­ sa”. Só­lo pue­den li­gar­se a ellos aque­llas opor­tu­ni­da­ des en las que San­dra in­ten­ta lu­char con­tra su in­ca­pa­ci­dad de cir­ cu­ lar so­ la por la vi­ da. en cual­quier mo­men­to. Ace­chan­do en cual­quier par­te. y Fe­de­ri­co. El sen­ti­mien­to de pér­di­da de con­trol. Ella di­ce: “Mi fa­mi­lia es co­mún y co­rrien­te. Im­po­ten­te. “Por eso. 116 . De pron­to ocu­rre la rup­tu­ra. Di­ce: “Ne­ce­si­to a al­guien al la­do mío pa­ra po­der cal­mar­ me”. las sa­ li­ das al club de los dos con sus pa­ dres. don­de las ma­ni­fes­ta­cio­nes del te­rror ocu­pan un lu­gar de pri­vi­le­gio. por los ner­ vios es­ ta­ mos acá”. Tie­ne tres her­ma­nos: Vi­via­na. la do­mi­na y se apro­ pia de su cuer­ po. Ella sien­ te co­ mo si su vi­ da es­ tu­ vie­ ra mar­ ca­ da por un cor­ te. co­ mo ella la lla­ ma. Fue di­fí­cil re­cons­truir as­pec­tos de su his­to­ria. La pa­ re­ ja te­ nía po­ ca o nin­ gu­ na in­ti­mi­dad. gri­tan. la iner­mi­dad. tie­ne una hi­ja. quien vi­ve en Ma­drid. dis­cu­ten”. que du­ ró dos años y en el cual. El an­ tes re­ mi­ te a una ado­ les­ cen­ cia “nor­ mal”. a la muer­ te. al de­ cir de San­ dra “uno vi­ vía pa­ ra el otro”. en la cual el co­ le­ gio ocu­ pa­ ba el cen­ tro de su vi­ da. San­dra po­ne un mu­ro al in­ten­to de des­pla­za­mien­to res­ pec­to de es­te re­la­to. en­ tre los 12 y los 14 años de San­ dra. un an­ tes y un des­ pués de su via­ je. sien­te que es­ta fuer­za la ava­sa­lla. di­ ce la ma­ dre. Es­ tos mo­ men­ tos só­ lo pue­ den ser do­ mi­ na­ dos si hay otro que ga­ ran­ ti­ ce su exis­ ten­ cia. Qui­zás mis pa­dres se pe­lean mu­cho. Es ella quien de­ci­de la se­pa­ra­ción. ca­sa­do. tie­ ne tres hi­ jos. El ata­ que re­ mi­ te al ani­ qui­ la­ mien­ to. Dis­cur­so es­cue­to.

Mo­men­to cru­cial que pre­ci­pi­ta el via­je. que no bus­que nue­vos ho­ri­zon­tes. La ma­ yo­ ría de ellos son ca­ sa­ dos. me lo hu­ bie­ ran pro­ hi­ bi­ do. Si bien ha­ce tiem­po que no se ven. lo ex­ tra­ ña mu­ cho y es­ tá con­ ven­ ci­ da de que a él le pa­ sa lo mis­ mo. Apa­re­ce pe­ga­da a una ma­dre te­me­ro­sa. San­dra di­ce que su pa­dre “no exis­te”. co­mo lo fue­ron al­gu­nos pa­rien­tes le­ja­nos que vi­ven en Ma­drid. su her­ma­na tie­ne una vi­da fá­cil. por­ que ella se da­ ba cuen­ ta de que yo so­ la no po­ día”. Creo que pu­ de ha­ cer­ lo por­ que ha­ bía cum­ pli­ do 21 años. Se­gún San­dra. Ha­bi­tual­men­te se pe­lea con su her­ma­na Vi­via­na. San­ dra se obli­ ga a arran­ car­ se de una si­ tua­ ción que es no to­ le­ ra­da y. po­bla­da de hom­ bres que. que nun­ ca su­ pe lo que que­ ría y que es­ to era una lo­ cu­ ra. Yo no pue­do es­tar sin ella. en aque­lla opor­tu­ni­dad. Es és­ ta la que­ ja que lle­ vó a su ma­ dre. En cam­ bio con Fe­ de­ ri­ co afir­ ma man­te­ner un vín­cu­lo “her­mo­so”. ”¿Qué pue­ do de­ cir de mi ma­ dre? Creo que na­ da. Tu­vo ra­zón. Du­ran­te el pri­mer año de tra­ta­mien­to. Con su her­ ma­ no Clau­ dio tam­ bién tie­ ne una ma­ la re­ la­ ción. Es­te pro­ce­so mar­ca el se­gun­do tra­mo de su his­to­ria. San­dra só­lo ha­bla del pre­sen­te. Vi­via­na se ca­só em­ba­ra­za­da y se se­pa­ró des­pués del na­ci­mien­to de su ter­cer hi­jo. Y. so­ bre to­ do mis pa­ dres. si no. Siem­ pre se que­ jó por el tra­ ba­ jo que dá­ ba­ mos. ”Cuan­do de­ci­dí ir­me a Es­pa­ña. son los dis­ tin­ tos je­ fes de los dis­ tin­ tos tra­ ba­ jos por don­ de cir­ cu­ la. sue­ le gol­ pear a su es­ po­ sa y mal­ tra­ ta a su hi­ ja de 4 años. se ha­ blan por te­ lé­ fo­ no. so­ bre to­ do Fe­ de­ ri­ co y yo. sin em­ bar­ go. to­dos me cri­ti­ca­ron. a se­pa­rar­se de él. en ge­ ne­ ral. Trae con 117 . cuan­ do lle­ ga a ca­ sa siem­ pre es­ tá de mal hu­ mor o me­ ti­ do en su mun­ do. sal­go con ella a com­ prar al­ go. char­lo con ma­má. Sien­te que ella la des­ va­ lo­ ri­ za. a lo li­te­ral. mi­ro te­le­vi­sión. Es­toy en ca­sa. con pun­tos de re­fe­ren­cia muy frá­gi­les. al mis­mo tiem­po. es­ toy más o me­ nos bien. Ma­ má de­ cía que yo no es­ ta­ ba pre­ pa­ ra­ da. “Mien­ tras el te­ rror no apa­ re­ ce. le cri­ ti­ ca que ten­ ga una vi­ da de en­cie­rro. a un lu­gar des­co­no­ ci­do pa­ra ella. Siem­pre se re­mi­te a lo anec­dó­ti­co. Len­ta­men­te pue­de co­men­zar a aso­mar­se a sus re­cuer­dos y a su his­to­ria. in­di­cán­do­me lo que te­nía que ha­cer o de­jar de ha­ cer. bus­ca­da. siem­ pre ayu­dán­do­me. que era una ne­ na. Ab­sor­bi­do por el tra­ ba­ jo. cuan­do ha­bían trans­cu­rri­do cin­co años de ma­tri­mo­nio. Él le gri­ ta to­ do el tiem­ po. que éra­ mos «dos al mis­ mo tiem­ po».

ca­ pí­ tu­ lo 1). Stra­chey se­ña­la: Cuan­ do hi­ zo el ha­ llaz­ go clí­ ni­ co de que en los ca­ sos de neu­ ro­ sis de an­gus­tia era siem­pre po­si­ble com­pro­bar cier­ta in­ter­fe­ren­cia de la des­car­ga de la ten­sión se­xual. y con los con­ cep­ tos de neu­ ro­ sis ac­tua­les. ya que la clí­ni­ca le ofre­ cía a dia­rio pa­cien­tes con neu­ro­sis de ca­rác­ter mix­to. Al res­pec­to. Se des­pier­ta. es­ta­ble­ció. Más allá del nom­ bre con el que se co­ no­ ce a es­ te tras­ tor­ no psi­co­pa­to­ló­gi­co. Los ma­nus­cri­tos cons­ti­tu­yen los pri­me­ros acer­ca­mien­tos a es­te te­ma (3). En 1892. tres ho­ras des­pués de ha­ber­se acos­ta­do. re­vi­sa­dos cons­ tan­ te­ men­ te a lo lar­ go de su obra (cua­ dro 28. la con­clu­sión de que la ex­ci­ta­ción acu­mu­la­da bus­ca­ba la vía de sa­li­da trans­for­mán­do­se en an­gus­tia (14). Por las no­ ches. DIAG­NÓS­TI­CO 118 . con­fir­ma que es­ tá y en­ ton­ ces se da cuen­ ta que vi­ ve y pue­ de se­ guir dur­ mien­do. has­ta cier­to pun­to es­pe­cu­la­ti­va. co­mo es na­tu­ral. el mon­to de ex­ci­ta­ción pre­sen­te en él. adop­tó una con­duc­ta.in­sis­ten­cia sus di­fi­cul­ta­des in­fan­ti­les pa­ra dor­mir en ca­sas de com­ pa­ ñe­ ras de la es­ cue­ la o su te­ mor a que­ dar­ se en los cum­ plea­ ños. des­ de la épo­ ca en que sus pa­dres se se­pa­ra­ron. Di­fe­ren­cia­ ción. en la cual la re­ pre­ sión crea a la an­gus­tia. De ma­ne­ra con­co­mi­tan­te de­sa­rro­lla la dis­tin­ción en­tre neu­ro­sis ac­tua­les y psi­co­neu­ro­sis. San­dra cons­tru­ye un pa­ra­pe­to que fre­na la po­si­ble apa­ ri­ ción de pá­ ni­ co. a man­te­ner cons­tan­te. su ma­ni­fes­ta­ción clí­ni­ca y su ex­pli­ci­ta­ción me­tap­si­co­ló­gi­ca de­ben ser ar­ti­cu­la­das con el ata­que de an­gus­ tia. o al me­nos. 2-2. psi­co­neu­ro­sis. No sa­ le de su ca­ sa o lo ha­ ce úni­ ca­ men­ te si es­tá acom­pa­ña­da. En es­tos mo­men­tos ha­bía adop­ta­do co­mo pos­tu­la­do fun­da­men­tal el “prin­ci­pio de cons­tan­cia”. des­ cri­ to por Freud en 1894. an­gus­tia au­to­má­ti­ca y se­ñal. És­ ta es la pri­ me­ ra teo­ ría de la an­ gus­ tia. Freud co­ mien­ za a in­ ves­ ti­ gar la an­ gus­ tia. que ella mis­ma de­no­mi­na ex­tra­ña: po­ne el des­per­ta­dor pa­ra que sue­ne. se­gún el cual era in­he­ren­te al sis­te­ma ner­vio­so la ten­den­cia a re­du­cir.

En la psi­co­neu­ro­sis. “ame­na­za de vol­ ver­se lo­co”. náu­seas. Freud sos­ tu­ vo que de­ be sen­tir­se co­mo: “ani­qui­la­ción de la vi­da”. – Fi­ja­cio­nes yoi­cas: yo real pri­mi­ti­vo.El DSM-IV con­ si­ de­ ra que la cri­ sis de an­ gus­ tia o ata­ que de pá­ni­co (pa­nic at­tack). – Eje II. – Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les: ex­ci­ta­ción so­má­ti­ca. agi­ta­ción. etc. – De­fen­sas: de­ses­ti­ma­ción del afec­to. un con­flic­to psí­qui­co. ta­qui­car­dia. En­fer­me­da­des mé­di­cas: nin­gu­na – Eje IV. – Eje III. tras­ tor­ nso mentales principales: tras­tor­no de an­gus­tia (pá­ni­co) con ago­ra­fo­bia. “o bien el sen­ti­mien­to de an­gus­tia se con­ta­mi­na con una pa­res­te­sia cual­quie­ra”. Eva­lua­ción de la ac­ti­vi­dad glo­bal: me­ jo­ ría en el ám­bi­to la­bo­ral y so­cial. – Eje V. És­tos son sín­to­mas di­fe­ren­cia­les des­cri­tos en 1894 y vi­ gen­ tes has­ ta la ac­ tua­ li­ dad (figura 29). de­ be te­ ner cua­ tro o más sín­ to­ mas (que enu­me­ra). acom­pa­ña­dos de mie­do y/o ma­les­tar cor­po­ ral e ini­ ciar­ se de ma­ ne­ ra brus­ ca . Las di­men­sio­nes diag­nós­ti­cas des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ di­ná­mi­co son: – Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas: tem­blo­res. “caer ful­mi­na­do por un sín­co­pe”. Tras­tor­no de la per­so­na­li­dad: tras­tor­no his­trió­ni­co de la per­so­na­li­dad. El ori­ gen de las neu­ ro­ sis ac­ tua­ les de­ be bus­ car­ se en el pre­ sen­ te y sus sín­ to­ mas no cons­ ti­ tu­ yen una ex­ pre­ 119 . – Nú­cleo tó­xi­co: fa­llas de los me­ca­nis­mos de au­to­rre­gu­la­ción (feed­back) in­hi­bi­to­rios. En es­ te ca­ so el diag­nós­ti­co des­de el DSM-IV es: – Eje I. Pro­ble­mas fa­mi­lia­res y psi­co­so­cia­les: re­la­ti­vos al gru­po pri­ma­rio de apo­yo. – Co­mor­bi­li­dad: neu­ro­sis his­té­ri­ca La cla­si­fi­ca­ción freu­dia­na pa­sa por un or­den de fun­cio­na­ mien­ to y una etio­ lo­ gía: en las neu­ro­sis ac­tua­les exis­ te una dis­ fun­ción so­má­ti­ca de la se­xua­li­dad.

ca­ si to­ do lo que se ha lla­ ma­ do ”neu­ ras­ te­ nia va­so­mo­triz“. Escalofríos o sofocaciones. Diagnóstico de las crisis de angustia (ataque de pánico) (Según Freud y el DSM-IV) MANIFESTACIONES CLÍNICAS DE LA ANGUSTIA SEGÚN FREUD (1894)(2) Cua­quie­ra de los sín­to­mas des­cri­tos pue­de cons­ ti­ tuir el ata­ que por sí so­ lo a igual tí­ tu­ lo que la an­gus­tia mis­ma. 9. ¿Có­mo se ge­ne­ra la an­gus­tia? Pa­ra la clí­ni­ca freu­dia­na exis­ ten dos ti­ pos de an­ gus­ tia: la que co­ rres­ pon­ de a la neu­ ro­ sis de an­ gus­ tia y la de la his­ te­ ria. Sen­sa­ción de aho­go o fal­ta de alien­to (dis­nea). Des­rea­li­za­ción (sen­sa­ción de irrea­li­dad) o des­per­so­na­li­za­ción (es­tar se­pa­ra­do de uno mis­ mo. ma­reo o des­ma­yo. que es muy fá­ cil con­ fun­ dir con ata­ ques his­ té­ ri­ cos. 8. Pon­ go de re­ lie­ ve que es­ tos ata­ ques tam­ po­co se acom­pa­ñan siem­pre de una an­gus­tia re­co­no­ci­ble. arrit­mia le­ve. Pal­pi­ta­cio­nes. sa­cu­di­das del co­ra­zón o ele­va­ción de la fre­cuen­cia car­día­ca. acompañada de cuatro (o más) de los siguientes síntomas. Náu­seas o mo­les­tias ab­do­mi­na­les. Su­do­ra­ción. ata­ques se­me­jan­tes al as­ma. de muy es­pi­no­so diag­nós­ti­co. Ines­ta­bi­li­dad. Só­ lo en es­ ta úl­ ti­ ma la an­ gus­ tia se vin­ cu­ la a la ins­ crip­ ción. 2. 1. Ata­ques de las lla­ma­das ”con­ges­tio­nes“. Miedo a perder el control o volverse loco. amenaza de volverse loco). va­rias for­mas de dis­nea ner­vio­sa. pal­pi­ta­cio­nes. Se vuelve apenas reconocible. 2. Ata­ques de pa­res­te­sias (pe­ro es ra­ro que es­tas se pre­sen­ten sin an­gus­tia o un ma­les­tar se­me­ jan­te). Ata­que de an­gus­tia acom­pa­ña­do por per­tur­ba­ cio­nes de la ac­ti­vi­dad car­día­ca. Ata­ques de vér­ti­go lo­co­mo­tor. ta­qui­car­dia per­sis­ten­te has­ta lle­ gar a es­ta­dos gra­ves de de­bi­li­dad del co­ra­zón que no siem­ pre es fá­ cil dis­ tin­ guir de una afec­ ción car­día­ca or­gá­ni­ca. El sentimiento se presenta sin ninguna representación asociada. 7. 12. Miedo a morir. Se mezcla con la interpretación más espontánea (aniquilación de la vida. 3. que se inician bruscamente y alcanzan su máxima expresión en los primeros 10 minutos. Para ser trastorno debe existir: Crisis de angustia continuas y/o miedo a que las mismas se repitan. 7. Ata­ques de an­gus­tia acom­paña­dos por per­tur­ ba­cio­nes de la res­pi­ra­ción. Dia­rreas que so­bre­vie­nen co­mo ata­ques.Figura 29. a me­ nu­ do noc­ tur­nos. 9.  Ata­ ques de olea­ das de su­ dor. al re­ cuer­ do y a la his­ to­ ria del su­ je­ to. 6. 4. a me­nu­do co­nec­ta­dos con vér­ti­gos. 6. 10. 8. pseu­doan­gi­na pec­to­ris. sión sim­bó­li­ca y so­bre­de­ter­mi­na­da. 5. Ata­ques de tem­blo­res y es­tre­me­ci­mien­tos. 4. 1. va­le de­ cir. 5. Pa­res­te­sias (sen­sa­ción de en­tu­me­ci­mien­to u hor­mi­gueo) 13. con preocupaciones y cambios significativos del comportamiento. Ata­ques de ham­bre in­sa­cia­ble. Sen­sa­ción de atra­gan­tar­se. 3. Tem­blor o sa­cu­di­das. etc. En la neu­ ro­ sis de an­ gus­ tia la fuen­ te de la an­ gus­ tia no ha 120 . CRITERIOS PARA EL DIAGNÓSTICO DE CRISIS DE ANGUSTIA (ATAQUE DE PÁNICO) SEGÚN EL DSM-IV (1994)(1) Aparición temporal y aislada de miedo o malestar intensos. como ”sentirse mal“ o tener ”un malestar“. Opre­sión o ma­les­tar to­rá­ci­co. 11.

en vis­ta de la ex­pec­ta­ti­va. 121 . ya que es el que pre­sen­ta ana­lo­gía con las ac­tua­les des­crip­cio­nes (DSM-IV): Muy fre­cuen­te es el te­rror noc­tur­no. La an­gus­tia sur­ge en­ton­ces co­mo una trans­for­ma­ción de la ten­sión se­xual acu­mu­la­da que se ma­ni­fies­ta en for­ma so­má­ti­ ca. Su ses­go his­té­ri­co. pe­ro en con­ti­nuo ace­cho. En con­ se­ cuen­ cia. En es­ta úl­ti­ma es­tá pre­sen­te un quan­tum de an­gus­tia li­bre­ men­te flo­tan­te que. Freud di­ce: An­gus­tia es la sen­sa­ción pro­du­ci­da por la acu­mu­la­ción de un es­tí­mu­lo en­dó­ge­no di­ver­so. Pe­ ro no es es­ ta la úni­ ca ma­ ne­ ra en que pue­ de ex­ te­ rio­ri­zar­se el es­ta­do de an­gus­tia que se man­tie­ne la­ten­te pa­ra la concien­cia. el en­la­ce de la an­gus­tia con la re­ pro­ duc­ ción de una vi­ ven­ cia o de un sue­ ño ade­ cua­ dos a ella. sin sue­ño o sin alu­ci­na­ción re­cu­rren­te (2). el es­tí­mu­lo de res­pi­rar.de bus­ car­ se den­ tro de lo psí­ qui­ co. pro­vo­can­do un ata­que de an­gus­tia (2). por ejem­ plo. Tam­bién pue­de irrum­ pir de pron­ to en la con­ cien­ cia (sin ser evo­ ca­ do por el de­ cur­ so de las re­pre­sen­ta­cio­nes). su­ dor. acom­pa­ña­do de an­gus­tia. se si­ túa en lo fí­si­co. pa­ra una ten­sión fí­si­ca acu­mu­la­ da en ge­ ne­ ral (3) Freud des­cri­be el ca­rác­ter cró­ni­co de las neu­ro­sis de an­gus­ tia en fun­ción de la irri­ta­bi­li­dad ge­ne­ral y de la ex­pec­ta­ti­va an­gus­tia­da. lo ha­cen apa­re­cer co­mo al­go par­ti­cu­lar. pe­ro tam­bién se pre­ sen­ta pu­ro. No es na­ da más que una va­ rie­ dad del ata­ que de an­gus­tia. es en­ton­ ces sus­cep­ti­ble de apli­ca­ción. dis­ nea. Es­te úl­ti­mo es el que de­ be con­ si­ de­ rar­ se en el ata­ que de pá­ ni­ co. que por no co­no­cer otro pro­ce­sa­mien­to psí­qui­co. go­bier­na la selec­ción de las re­pre­sen­ta­cio­nes y es­tá siem­pre pron­ta a co­nec­tar­se con cual­quier con­te­ni­do de re­pre­sen­ta­ción que le con­ ven­ ga. Pa­ ra Freud exis­ ten en la neu­ ro­ sis de an­ gus­ tia dos ti­ pos clí­ni­cos di­fe­ren­tes: uno cró­ni­co y otro agu­do.

co­mo en “Ob­se­ sio­ nes y fo­ bias” (5) Freud. di­ver­ge ra­di­cal­men­te del me­ca­nis­mo de las re­pre­sen­ta­cio­nes ob­se­si­vas ge­nui­nas y del de las fo­bias re­du­ci­bles a és­ta. tra­ zó un dis­ tin­ go en­ tre las fo­ bias con ba­ se or­ gá­ ni­ ca y las que no la tie­ nen. En el ca­ so de la ago­ ra­ fo­ bia. Freud des­ cri­ be. psi­co­neu­ró­ti­cas. acom­pa­ña­do por sen­sa­cio­nes de que el pi­so os­ci­la.El vér­ ti­ go es otro de los sín­ to­ mas des­ ta­ ca­ dos por Freud. de la que se hu­ bie­ ra di­ vor­ cia­ do el afec­ to de an­gus­tia (4). se apro­ pia de su ser? Es es­ te ata­ que ubi­ ca­ do en el cir­ cui­ to de las neu­ ro­ sis ac­ tua­ les. que fre­na una po­si­ble apa­ri­ción de la cri­sis. el me­ca­nis­mo de la sus­ ti­ tu­ ción no va­ le pa­ ra las fo­ bias de la neu­ ro­ sis de an­ gus­ tia (2). que po­ ne en jue­ go el ca­ rác­ ter tó­xi­co de la pri­me­ra an­gus­tia. Este parapeto es un pa­ra­dig­ma de fo­bia tí­pi­ca. Lo de­fi­ne co­mo un ma­les­tar. En la his­to­ria clí­ni­ca se pue­de ob­ser­var có­mo San­dra cons­ tru­ye un pa­ra­pe­to. so­ le­ mos ha­ llar el re­ cuer­ do de un ata­ que de an­ gus­ tia y. ¿Pe­ro en qué con­sis­te es­te ata­que? ¿Có­mo pen­sar es­ta in­va­ sión sin lí­ mi­ te? ¿De qué na­ tu­ ra­ le­ za es la fuer­ za que. lo que el en­ fer­ mo te­ me es el ad­ve­ni­mien­to de un ata­que así. tiem­ blan o se do­ blan las ro­di­llas. en ver­ dad. si­no que al aná­li­sis psi­co­ló­gi­co se re­ve­la no sus­cep­ti­ble de ul­te­rior re­duc­ción. En es­tas fo­bias tí­pi­cas no se en­cuen­tra nin­gu­na re­pre­sen­ta­ ción re­ pri­ mi­ da. Es­ te dis­ tin­ go se co­ nec­ ta con el vin­cu­la­do a la di­fe­ren­cia en­tre psi­co­neu­ro­sis y las neu­ ro­sis ac­tua­les. al de­ cir de San­ dra. en aque­llas con­di­cio­nes es­pe­ cia­ les en que cree no po­ der es­ ca­ par a él (5). a los sín­ to­ mas del ata­ que de 122 . es de­cir. es im­po­ si­ ble man­ te­ ner­ se más tiem­ po en pie. En las fo­ bias de la neu­ ro­ sis de an­ gus­ tia el afec­ to es mo­ nó­ to­ no (de un só­ lo to­ no). las pier­nas des­fa­lle­cen o pe­san co­mo plo­mo. en es­ ta épo­ ca. es siem­ pre el de la an­ gus­ tia y no pro­ vie­ ne de nin­ gu­na re­pre­sen­ta­ción re­pri­mi­da. Por lo tan­to. Tan­to en “Las neu­rop­si­co­sis de de­fen­sa” (4). Se com­bi­na con per­tur­ba­cio­nes car­día­cas y res­pi­ra­to­rias. así co­mo no es ata­ca­ble me­dian­te psi­co­te­ra­pia. que al de­cir de Freud. la ago­ra­fo­bia.

Es­te tér­mi­no in­te­gra me­ca­nis­mos de la per­cep­ ción. Re­ cién en 1900. pal­pi­ta­cio­nes del co­ra­zón. en di­fe­ren­tes cen­tros neu­roa­na­tó­mi­cos. Los de­sa­rro­llos pos­te­rio­res freu­dia­nos per­mi­ten re­mar­car la im­por­tan­cia de la par­ti­cu­lar tra­mi­ta­ción en­dó­ge­na de la ex­ci­ta­ción (más que la del fac­tor ex­ter­no). que di­fe­ren­cia al afec­to de an­gus­tia de la neu­ro­sis de an­gus­tia. Afec­to de an­gus­tia y neu­ro­sis de an­gus­tia (o su equi­va­len­te agu­ do: la cri­ sis o el ata­ que) se dis­ cri­ mi­ nan por el lu­ gar des­ de el cual so­bre­vie­ne el pe­li­gro. Freud es­cri­be el an­te­ce­den­te di­rec­to de la fu­tu­ra mo­di­fi­ca­ción de es­ ta idea: la re­la­ción an­gus­tia-coi­to se ve­rá que­bra­da por la apa­ri­ción del ac­to de na­ci­mien­to. co­mo mo­de­lo ar­que­tí­pi­co de la an­gus­tia. las pal­pi­ta­cio­nes. pa­ra re­ci­bir la can­ti­dad se­xual des­pren­di­da que es­ta­ba des­ti­na­da a de­ve­nir li­bi­do (5). cae en la neu­ ro­ sis de an­gus­tia cuan­do se no­ta in­ca­paz pa­ra ree­qui­li­brar la ex­ci­ta­ción en­dó­ge­na­men­te ge­ne­ra­da [. ello es por­que la ex­ci­ta­ción exó­ge­na ac­túa co­mo un gol­pe úni­co y la en­dó­ge­na co­mo una fuer­za cons­tan­te (2).. te­ne­mos la dis­nea. 123 . Di­cha tra­mi­ta­ción es de­fi­ni­da por la psi­co­neu­ro­bio­lo­gía co­mo pro­ce­sa­mien­to. Fuer­ za cons­ tan­ te an­ te la cual las hue­ llas mné­ mi­ cas se mues­ tran in­su­fi­cien­tes. ais­la­das del coi­to y acre­ cen­ta­das (2). La psi­ que cae en el afec­ to de an­ gus­ tia cuan­ do se sien­ te in­ ca­ paz pa­ra tra­mi­tar me­dian­te la reac­ción co­rres­pon­dien­te una ta­rea (un pe­ li­ gro) que se ave­ ci­ na des­ de afue­ ra. Y en el co­rres­pon­dien­te ata­que de an­gus­tia. El afec­to es pa­sa­je­ro. la neu­ro­sis es cró­ni­ca. co­mo agi­ta­ción res­pi­ra­to­ria. De esa for­ ma se pue­den or­ga­ni­zar res­pues­tas en re­la­ción con el me­dio. que for­man cir­cui­ tos in­ te­ rre­ la­ cio­ na­ dos a tra­ vés de una red neu­ ro­ nal..].an­gus­tia co­mo su­bro­ga­dos de la ac­ción es­pe­cí­fi­ca omi­ti­da que si­gue a la ex­ci­ta­ción se­xual: Tam­bién en el coi­to nor­mal la ex­ci­ta­ción se gas­ta co­la­te­ral­ men­te. en La in­ter­pre­ta­ción de los sue­ños (6). olea­das de su­dor.

El ho­mo sa­piens ha con­se­gui­do pro­du­cir la es­pe­cia­li­za­ción en di­ fe­ ren­ tes cen­ tros (por ejem­ plo. los es­tí­mu­los de ca­rác­ter emo­ cio­nal. con un al­to gra­do de di­fe­ren­ cia­ción y au­to­no­mía. la cor­ te­ za ri­ nal y el bul­ bo ol­fa­to­rio evo­lu­cio­na­ron. A los cir­ cui­ tos y vías que in­ ter­ vie­ nen en es­ te pro­ ce­sa­mien­to de se­ña­les se la de­no­mi­na Re­gión de Trau­ma Ce­re­ bral (Brain Trau­ma­tic Cen­ter. re­suel­ve.2-3. RTC) (figura 30). el lo­cus coe­ru­leus. Se lo­gró. que sus ac­cio­nes se in­de­pen­di­zan del con­trol que pu­die­ra ejer­cer la cor­ te­ za fron­ tal. RE­PER­CU­SIO­NES PSI­CO­NEU­RO­BIO­LÓ­GI­CAS DE LA AN­GUS­TIA La ac­ti­va­ción cró­ni­ca de los cen­tros ce­re­bra­les for­ma­dos por la amíg­da­la. el hi­po­tá­la­mo an­te­ rior y pos­te­rior. co­no­ci­das co­mo RTC (13). dan­do lu­gar a la apa­ri­ción de la cor­te­za fron­tal “in­te­li­gen­te”). pro­ce­sa y al­ma­ ce­na. el lo­cus coe­ru­leus y el eje hi­po­tá­la­mohi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal (HPA). –el lo­cus coe­ru­leus. co­ mo un sis­te­ma ce­rra­do que re­ci­be. re­co­no­ce. pro­ce­sa las se­ña­les de ma­ne­ra tan ve­loz que sus ac­cio­nes se in­de­pen­di­zan del con­trol que la cor­te­za fron­tal de­be­ría ejer­cer en for­ma nor­mal. que el fun­cio­na­mien­to del ce­re­bro es­té de­ter­mi­na­do por di­fe­ ren­tes sub­sis­te­mas in­te­gra­dos. –la amíg­da­la. pro­ ce­ sa las se­ ña­ les de ma­ ne­ ra tan ve­ loz. en un sen­ti­do ana­tó­mi­co. Es­ ta zo­ na ac­ túa des­ de el pun­ to de vis­ ta prác­ ti­ co. La hor­mo­na li­be­ra­do­ra de cor­ti­co­tro­fi­na (CRH) pro­du­ce sus ac­cio­nes far­ ma­co­ló­gi­cas en to­das es­tas zo­nas. El cen­tro del trau­ma ce­re­bral es­tá in­te­gra­do por tres zo­nas: –el eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal. la cor­te­za pi­ri­for­me y las glán­du­las su­pra­rre­na­les. la for­ma­ción re­ti­cu­lar. En los tras­tor­nos de an­sie­dad in­te­rac­túan di­fe­ren­tes es­truc­tu­ras co­mo son el sis­te­ma lím­bi­co. Lue­go de re­co­no­cer el es­tí­mu­lo es­tre­só­ge­no. Exis­te una re­gión ce­re­bral que ac­ti­va­da de for­ma cró­ni­ca por el es­ trés.la lla­ma­da “Re­gión de Trau­ma Ce­re­bral” (RTC). en for­ma ca­si au­tó­no­ma. por me­dio 124 . así.

de la reac­ 125 . Región de Trauma Cerebral (RTC) de una ver­da­de­ra red in­ter­sis­té­mi­ca. pro­du­cien­do fe­nó­me­nos in­hi­bi­to­rios (re­duc­ción de los lin­fo­ci­tos. se ac­ti­va­rán sis­te­mas de­fen­si­vos de adap­ta­ción.Figura 30. La CRH y los glu­co­cor­ti­coi­des ori­gi­ na­dos tra­tan de “adap­tar­se” a la nue­va si­tua­ción.

Es­ta al­tí­si­ma ve­lo­ci­dad de in­ter­co­ne­xión evo­ca la con­cep­ ción freu­dia­na de neu­ro­nas pa­sa­de­ras-fi (φ). se ge­ne­ra­rá una re­troa­li­men­ta­ción o feed­back po­si­ti­vo o de­sin­hi­bi­to­rio. Es­ te ti­ po de trans­ mi­sión re­mi­te a la im­po­si­bi­li­dad de que neu­ro­nas pa­sa­de­ras se trans­for­men en re­te­ne­do­ras de can­ti­dad o im­pa­sa­de­ras-psi (ψ). Más tar­ de el ni­ ño. in­hi­be el pro­ce­so. La ve­lo­ci­dad de in­ter­co­ne­xión de la red neu­ro­nal den­ tro de es­ te trián­ gu­ lo RTC es muy su­ pe­ rior a la que po­ seen es­ tas vías con las áreas fron­ ta­ les. quien neu­ tra­ li­zan­do el prin­ci­pio de iner­cia. re­pre­sen­ta­cio­nes) que pro­du­cen des­car­gas tó­xi­cas. Por lo tan­ to. se pro­ du­ ce una des­ car­ ga no res­tric­ti­va. Si la ex­ci­ta­ción in­tra­so­má­ti­ca no se re­du­jo. ni tam­po­co la sen­so­ria­li­dad. És­te se­ría el mo­de­lo de las res­pues­tas im­pul­si­vas y ex­plo­si­ vas que pue­ den pa­ sar a la ac­ ción. no pue­de cons­ti­tuir­se el ma­tiz afec­ti­vo (se per­pe­túa el to­no mo­nó­to­no de la an­gus­tia). La im­ por­ tan­ cia de la re­ gión RTC reside en la ca­ pa­ ci­ dad pa­ra cap­tar los es­tí­mu­los emo­cio­na­les a una ele­va­dí­si­ma ve­lo­ ci­dad in­tra­xó­ni­ca. Es­ta re­gu­la­ción de­be­ría ser pues­ ta en jue­ go por la ma­ dre. ca­si con ab­so­lu­ta pres­cin­den­cia de las áreas cor­ti­ca­les. an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da. Es­ta an­gus­tia au­to­má­ti­ca ubi­ca al cuer­po en su rea­li­dad bio­ló­gi­ca y lo cons­ti­tu­ye en “ma­rio­ne­ta de lo no ins­crip­to”.) co­mo res­pues­ta al es­trés (13). que tie­ne co­mo efec­to una in­va­sión cuan­ti­ta­ti­va a ni­vel cor­po­ral.ción an­tí­ge­no-an­ti­cuer­po). cor­te­za-sub­cor­te­za ce­re­ bral. que da­rá ori­gen a un sis­te­ ma de se­ña­les aje­no a la con­cien­cia. La no-par­ti­ci­pa­ción de las “áreas fron­ta­les” im­pli­ca. sin que me­ die un pro­ ce­ so de res­ tric­ ción a car­ go de las áreas fron­ ta­ les. Cuan­do el sis­te­ma de afron­ta­mien­ to no es el ade­cua­do. Am­bos son los pri­me­ros con­te­ni­ dos de la con­ cien­ cia. con au­men­to de la des­car­ga no­ra­dre­nér­gi­ca. a tra­ vés de la cons­ truc­ ción de 126 . des­de el pun­to de vis­ta psi­coa­na­lí­ti­co. si­no que por el con­tra­rio man­tu­vo un ele­va­do ni­vel. etc. que pro­du­ci­ rán di­ver­sos tras­tor­nos (pá­ni­co. co­ mo me­ dia­ do­ ra. Exis­ten ex­ci­ta­cio­nes no in­hi­bi­das por cir­cui­tos sub­je­ti­vos (afec­ tos. cua­li­fi­can­do la ex­ ci­ ta­ ción. la au­sen­cia de los com­po­nen­ tes ori­gi­na­rios de la sub­je­ti­vi­dad.

Sus ac­cio­nes es­ti­mu­lan­tes son ne­ce­sa­rias pa­ra la sub­sis­ ten­ cia. que per­mi­te vi­sua­li­zar las neu­roi­má­ge­nes del me­ta­bo­lis­mo ce­re­bral. amíg­da­la y lo­cus coe­ru­leus. que a su vez pro­du­ce des­car­gas no­ra­dre­nér­gi­cas y de cor­ti­sol. la CRH re­ co­ rre un ca­mi­no que em­pie­za en el nú­cleo su­pra­ven­tri­cu­la­ris y con­ti­núa en el hi­po­tá­la­mo an­te­rior. ge­ne­ran­do una neu­ro­vul­ne­ra­bi­li­dad ce­lu­lar. Por lo tan­ to. La CRH es­tá di­rec­ta­men­te aso­cia­do a la con­ser­va­ción de la vi­da. ya que tam­ bién se ob­ ser­ van en el es­ trés y en di­ fe­ ren­ tes es­ta­dos emo­cio­na­les co­mo la ra­bia. En el in­ di­ vi­ duo nor­ mal. Es­ta ano­ma­ lía po­dría te­ner re­la­ción con el au­men­to de la ac­ti­vi­dad neu­ro­ nal o una al­te­ra­ción ana­tó­mi­ca. no se po­ dría afir­ mar que su ac­ ción es ne­ ga­ ti­ va. si­ no que la es­ ti­ mu­ la­ ción de la CRH so­ bre la RTC es pa­ to­ ló­gi­ca. es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes no son es­pe­cí­fi­cas de la an­ sie­ dad. ta­lá­mi­cas e hi­po­fi­sa­rias. Sin em­bar­go. 127 . Es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad o pre­dis­ po­si­ción se tra­du­ce en un au­men­to del aler­ta o vi­gi­lan­cia. sien­do es­te pro­ce­so re­ver­si­ble ya que pre­sen­ta un feed­back in­hi­bi­to­rio pro­pio (au­to­rre­gu­la­ción). En los es­tu­dios rea­li­za­dos con to­mo­gra­fía por emi­sión de po­si­tro­nes. a par­tir de sus pro­pios ma­ti­ces afec­ti­vos. Es­ta asi­me­tría con­sis­te en el au­men­to del flu­jo san­guí­neo en la re­gión lím­bi­ca de­re­cha. que pro­du­ce au­men­to de ac­ti­vi­dad pa­ra­hi­po­cám­pi­ca con des­car­gas en áreas pre­fron­ta­les. fren­ te a un es­ tí­ mu­ lo. en los pa­ cien­ tes con tras­ tor­ nos de an­ sie­ dad (ge­ne­ra­li­za­da y cró­ni­ca) la CRH se trasto­ca y pro­vo­ca una es­ti­ mu­la­ción per­ma­nen­te o se­mi­per­ma­nen­te so­bre la amíg­da­la y lo­cus coe­ru­leus. En cam­ bio. hi­po­ta­lá­mi­cas.es­te ob­je­to psí­qui­co. pos­te­rior. la ale­gría y la ex­ci­ta­ ción se­xual. per­cep­cio­nes y cir­cui­ tos re­pre­sen­ta­cio­na­les. sin que exis­ta una dis­mi­nu­ción en la par­te iz­quier­da. se ob­ser­va una asi­me­tría he­mis­fé­ri­ca en los pa­cien­tes con pá­ni­co. se­rá el en­car­ga­do de la au­to­rre­gu­la­ción. con su con­se­cuen­cia a ni­vel psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­co.

cree­ mos co­ no­ cer cuál es esa im­pre­sión tem­pra­na. sín­to­ma y an­gus­tia” di­ce: “El pe­li­gro del na­ci­mien­to ca­re­ce aún de to­do con­te­ni­do psí­qui­co”. En “In­hi­bi­ción. Es co­mo si en­tre el mo­men­to de na­ci­mien­to y la vi­ da adul­ ta no hu­ bie­ se exis­ ti­ do una his­ to­ ria. Freud re­to­ma­rá el pro­ble­ma de la an­gus­tia en nu­me­ro­sos tra­ ba­ jos.2-4. res­ pon­ der a una nue­ va si­ tua­ ción de pe­ li­ gro de la mis­ ma ma­ ne­ ra que se lo hi­ zo en aquel mo­ men­ to re­ sul­ ta ina­ de­ cua­ do al fin. que se ha con­ver­ti­do en el mo­de­lo pa­ra los efec­tos de un pe­li­gro mor­tal y des­de en­ton­ces es re­pe­ti­do por no­so­tros co­mo es­ta­do de an­gus­tia (7). en el que se pro­ du­ ce ese agru­pa­mien­to de sen­sa­cio­nes dis­pla­cen­te­ras. La au­sen­cia de con­te­ni­do psí­qui­co evo­ca la no-tra­mi­ta­ción de las neu­ ro­ sis ac­ tua­ les. El afec­to es la re­pe­ti­ción de una de­ter­mi­na­da vi­ven­cia sig­ ni­fi­ca­ti­va: En cuan­ to al afec­ to de an­ gus­ tia. RE­PER­CU­SIO­NES PSI­CO­LÓ­GI­CAS DE LA AN­GUS­TIA El ata­que de an­gus­tia re­pi­te la an­gus­tia au­to­má­ti­ca y ori­gi­na­ria. en­tre an­gus­tia au­to­má­ti­ca y pá­ni­co. Si la an­gus­tia ori­gi­ nal fue una res­pues­ta ati­na­da a la si­tua­ción del na­ci­mien­to. En la con­fe­ren­cia so­bre “La an­gus­tia”. Es en es­te pun­to. en la me­di­da en que la rea­li­dad clí­ni­ca y sus es­pe­cu­la­cio­nes teó­ri­cas le van mar­can­do el ca­mi­no. de co­ ne­ xión. se pue­ de pen­ sar que exis­ te una de­ pu­ ra­ ción de la mis­ ma. Más que un cam­ bio de teo­ ría. Es­ te apron­ te es ven­ ta­ jo­ so y su fal­ ta pue­de traer se­rias con­se­cuen­cias” (7). De­ ci­ mos que es el ac­ to del na­ ci­ mien­ to. e irá pa­ san­ do de lo que se co­ no­ ce co­ mo pri­ mera teo­ ría de la an­ gus­ tia a la se­ gun­ da. que él re­pro­du­ce en ca­li­dad de re­pe­ti­ción. 128 . don­de se ma­te­ria­li­za el va­cío que mues­tra la ca­ren­cia en el or­den re­pre­sen­ta­cio­nal. Freud de­sig­na es­ta an­gus­tia co­mo tó­xi­ca y es­ta­ble­ce su ori­ gen en la se­pa­ra­ción de la ma­dre. mo­cio­nes de des­ car­ga y sen­sa­cio­nes cor­po­ra­les. És­ te es el pun­ to de an­ cla­ je. Freud di­ce: “El apron­te an­gus­tia­do brin­da una se­ñal pa­ra im­pe­dir el es­ta­lli­do de una gra­ ve an­ gus­ tia.

to­ma­do en su sen­ti­do li­te­ral es aquí la ge­nui­na se­de de la an­gus­tia au­to­má­ ti­ca. si­gue sien­do ac­tual. la otra. ocu­ pa el lu­ gar de quien pro­ pi­ cia el ca­ mi­ no del em­ pleo psí­qui­co. Así se se­pa­ran dos po­si­bi­li­da­des de emer­gen­cia de la an­ gus­ tia: una de­ sa­ cor­ de con el fin. Con la ex­ pe­ rien­ cia de que un ob­ je­ to ex­ te­ rior pue­ de po­ ner tér­ mi­no a la si­tua­ción pe­li­gro­sa que re­cuer­da al na­ci­mien­to. que in­va­de el cuer­po bio­ló­gi­co y tras­tor­na sus fun­cio­nes pri­ma­ rias. ac­ti­vi­dad car­día­ca y res­pi­ra­ción. Es­ta mu­dan­za sig­ni­fi­ca un pri­ mer gran pro­gre­so en el lo­gro de la au­to­con­ser­va­ción.Hay vi­gen­cia de un me­ca­nis­mo que. El cuer­po. el lac­tan­te da la se­ñal de an­gus­tia. sin que se las pue­ da do­ mi­ nar por em­ pleo psí­ qui­co. de­bien­do ser pre­té­ri­to. tan pron­ to como se pro­ du­ ce. ¿cuál es el pe­ li­ gro que pro­ pi­ cia la apa­ ri­ ción del pá­ ni­ co? El na­ci­mien­to y la ten­sión de ne­ce­si­dad cons­ti­tu­yen dos pro­ ce­sos en los cua­les las mag­ni­tu­des de es­tí­mu­lo al­can­zan un ni­ vel im­ por­ tan­ te. Es­ta úl­ti­ma pue­de ser re­le­va­da por me­di­das apro­ pia­das. obs­ta­cu­li­zan­do la reac­ción ade­cua­da a la si­tua­ción pre­sen­te. acor­de con el fin. si­mul­tá­ nea­men­te en­cie­rra el pa­sa­je de la neo­pro­duc­ción in­vo­lun­ta­ria y au­to­má­ti­ca de la an­gus­tia. en una si­ tua­ ción nue­ va de pe­li­gro. aún an­ tes que so­ bre­ ven­ ga la si­tua­ción eco­nó­mi­ca te­mi­da. El ca­rác­ter acor­de a fi­nes apa­re­ce cuan­do la si­tua­ción de pe­li­ gro se dis­cri­mi­ne co­mo in­mi­nen­te y sea se­ña­la­da me­dian­te la an­gus­tia. En am­bas hay per­tur­ba­ción eco­nó­mi­ca en es­pe­ra de tra­ mi­ta­ción: “es­te fac­tor cons­ti­tu­ye el nú­cleo ge­nui­no del pe­li­gro” (8). a su re­pro­duc­ción de­li­be­ra­da 129 . El otro (ma­ dre). en dia­léc­ti­ca con la es­truc­tu­ra­ción del cuer­po eró­ge­no del ni­ ño. el con­te­ni­do del pe­li­gro se des­pla­za de la si­tua­ción eco­nó­mi­ca a su con­ di­ ción. La au­ sen­ cia de la ma­ dre de­vie­ne aho­ra en pe­li­gro. En San­dra se ac­ti­va una des­car­ga de an­gus­tia au­to­má­ti­ca. en la me­ di­ da en que se cons­ ti­ tu­ ye co­ mo ob­je­to. la pér­ di­ da del ob­ je­ to. pa­ra se­ña­lar­lo y pre­ve­nir­lo (8). Pe­ ro.

Es­ta trans­for­ma­ción a la que alu­de Freud co­mo “mu­dan­za” pue­de ser ex­pli­ca­da des­de la psi­co­neu­ro­bio­lo­gía. sen­sa­ción Figura 31. que im­pi­den que las des­car­gas neu­ro­quí­mi­cas no­ra­dre­nér­gi­cas pro­duz­can al­te­ra­cio­nes a ni­vel cor­po­ral: ta­qui­car­dia. Repercusiones neurobiológicas de la ansiedad 130 . a tra­vés de los me­ca­nis­mos de au­to­rre­gu­la­ción (feed­back in­hi­bi­to­rios).co­mo se­ñal de pe­li­gro (8).

co­mo el glu­ta­ma­to) en las neu­ro­nas del hi­po­cam­po. Freud je­rar­qui­za el pa­pel del cuer­po co­mo me­dia­dor en­tre la rea­li­dad ex­te­rior y la cons­ti­tu­ción de la re­pre­sen­ta­ción. cier­tas de­men­cias de­ge­ne­ra­ti­ vas y la en­ fer­ me­ dad de Cus­ hing. Es en la di­fi­cul­tad de es­ta di­ná­mi­ca. Mal­ 131 . etcétera (figura 31).de opre­sión pre­cor­dial. las des­ car­ gas no­ ra­ dre­nér­gi­cas au­men­ta­das pro­du­cen un in­cre­men­to pa­to­ló­gi­co del cor­ ti­ sol. San­dra no ex­tra­ña a su ma­dre. Ello es con­se­cuen­cia de es­tar so­me­ti­dos a es­tí­mu­los “ines­ca­pa­bles” (de los cua­les es im­po­si­ble la fu­ga). Si es­te me­ca­nis­mo de au­to­pro­tec­ ción no se de­ sa­ rro­ lla a tra­ vés del tiem­ po. Éste es pro­ vo­ ca­ do por la es­ ti­ mu­ la­ ción de la CRH y ACTH hi­po­tá­la­mo-hi­po­fi­sa­rio. al­gu­ nos sín­dro­mes es­qui­zo­fré­ni­cos. su­do­ra­ción. Pe­ ro. El pro­ce­so de cons­truc­ción del ob­je­to psí­qui­co cons­ti­tu­ye la cla­ve del des­pla­za­mien­to de la an­gus­tia au­to­má­ti­ca a la an­gus­ tia se­ñal. Es­ta es­ti­mu­la­ción per­ma­nen­te oca­sio­na atro­fia neu­ro­nal del hi­po­cam­po y con­se­ cuen­te­men­te dis­mi­nu­ción de sus co­mu­ni­ca­cio­nes den­drí­ti­cas con la cor­te­za ce­re­bral. que an­te la de­sa­pa­ri­ción real del ob­je­to pro­du­ce pá­ni­co. don­de la de­ses­pe­ran­za y la al­ta reac­ti­vi­dad emo­cio­nal pro­du­ cen las des­car­gas neu­ro­quí­mi­cas des­cri­tas. En su reem­ pla­ zo apa­ re­ ce la an­ gus­ tia a la pér­ di­ da de amor. don­de se ins­ta­la uno de los ele­men­tos fun­da­men­ta­les de es­te ti­po de pa­to­lo­gía. Los pa­cien­tes con es­trés pos­trau­má­ti­co pre­sen­tan atro­fia de la zo­na hi­po­cam­pal. que pue­ de di­lu­ci­dar­se co­mo una con­ti­nua­ción de la an­gus­tia del lac­tan­te cuan­ do echa de me­ nos a la ma­ dre. echar­ la de me­ nos im­pli­ca cier­to gra­do de re­gis­tro de la po­si­bi­li­dad de su au­sen­ cia. Tie­ne ata­ques de an­gus­tia. En ella no hay pér­di­da. Otras pa­to­lo­gías que pre­sen­tan es­ta anor­ma­li­dad son: la de­pre­sión ma­yor. Freud men­ cio­ na en la con­ fe­ ren­ cia 32 que las mu­ je­ res no pue­ den te­ ner nin­ gu­ na an­ gus­ tia de cas­ tra­ ción (9). La zo­na del sis­te­ma lím­bi­co co­nec­ta­da con la me­mo­ria emo­ cio­nal (amíg­da­la) y con la me­mo­ria con­tex­tual y de­cla­ra­ti­va (hi­po­cam­po) se des­co­nec­tan nor­mal y tem­po­ral­men­te de es­tí­ mu­los es­tre­san­tes ex­ter­nos. Ello con­du­ce a una des­car­ga tó­xi­ca (au­men­to de los neu­ro­trans­mi­so­res ex­ci­ta­to­rios. que de­ no­ ta el ca­ mi­ no obli­ ga­ do de su re­pre­sen­ta­ción. si­no des­ga­rro.

el yo po­drá co­men­ zar. que re­sul­ ta de una ex­ci­ta­ción no re­pre­sen­ta­da. es de­cir. Re­pre­sen­ta­cio­nes que lue­go se com­bi­nan en es­ce­nas. La re­pre­sión pri­ma­ria. en la me­di­da en que fa­ci­li­ta li­ga­du­ras pa­ra las in­ten­si­da­des hi­per­tró­fi­cas de la ex­ci­ta­ción. a fin de sus­traer­se. La an­gus­tia in­va­so­ra. Freud di­ce: [.] el yo se so­ me­ te a la an­ gus­ tia co­ mo si fue­ ra a una va­ cu­ na.. Gar­cía di­ce: “Lo que se ac­tua­li­za en las neu­ro­sis ac­tua­les es al­ go equi­ va­ len­ te a lo que le ocu­ rrió al ello en el trau­ ma de na­ ci­ mien­to” (10). De es­ ta ma­ ne­ ra. Cuer­po bio­ló­gi­co que. Es­ta con­di­ción es in­dis­pen­sa­ble pa­ra la es­truc­tu­ra­ción del nar­ci­sis­mo. que se ar­ti­cu­la con otra afec­ti­va. en la me­ di­ da en que ese cuer­ po es sig­ ni­ fi­ ca­ do por otro. és­ tas en fan­ ta­ sías y és­ tas a su vez en com­ ple­ jos (11). el ni­ ño que­ da pre­ ser­ va­ do si ella fun­cio­na co­mo ba­rre­ra an­ties­tí­mu­lo. en la me­di­da que se in­cor­po­re al cir­cui­to psí­ qui­co. En su re­ la­ ción con la ma­ dre. por lo tan­ to. la pues­ ta en jue­ go de la se­ ñal de an­ gus­ tia. me­dian­te un es­ta­lli­do mo­ri­ge­ra­do de la 132 . el des­ bor­ de ma­ si­ vo. pla­cer-dis­pla­cerpla­cer. el yo ad­quie­re po­der so­bre la an­gus­tia au­to­má­ti­ca y él mis­mo la pro­du­ce co­mo aler­ta fren­te al pe­li­gro. al no per­der­se. En la con­fe­ren­cia 32. Pro­ce­so que irá de­li­nean­do zo­nas eró­ge­ nas. y si­mul­tá­nea­men­te im­po­si­bi­li­dad de re­ gis­ tro del ries­ go de au­ sen­ cia de la ma­ dre. Pa­ra és­ta se re­quie­re una al­ter­nan­cia per­cep­ti­va: pre­sen­cia-au­sen­ciapre­sen­cia. pro­ pi­cia el pa­sa­je de la an­gus­tia au­to­má­ti­ca a la an­gus­tia se­ñal. co­ mo en el ca­ so de las psi­ co­ neu­ ro­ sis. no se ins­cri­be co­mo eró­ge­no. La an­ gus­ tia au­ to­ má­ ti­ ca da cuen­ ta de que el cuer­ po no pu­ do fun­cio­nar co­mo me­dia­dor. po­drá des­pla­zar­se a la an­gus­tia se­ñal. co­mo me­ca­nis­mo es­truc­tu­ran­te. La des­car­ga no se pro­du­ce a tra­vés de ins­crip­cio­nes psí­qui­ cas que per­ mi­ ti­ rían. co­mo pri­me­ ra con­train­ves­ti­du­ra.. de­sa­rro­llan­do mi­nu­cio­sa­men­te la con­fi­gu­ra­ción re­pre­sen­ta­cio­nal. a ope­ rar su pro­ pia se­ ñal. A par­tir de es­ta con­fi­gu­ra­ción. él mis­ mo.davsky re­to­ma las des­crip­cio­nes de Freud. És­ ta ope­ ra co­ mo avi­ so que evi­ ta el fac­ tor sor­ pre­ sa y. Es­te de­sa­fío es­truc­tu­ra­rá to­do el tra­ba­jo te­ra­péu­ti­co.

La an­gus­tia es un es­ta­do afec­ti­vo. El ello no pue­ de te­ ner an­ gus­ tia. Es el pa­ sa­ je de la pa­ si­ vi­ dad a la ac­ ti­ vi­ dad. La si­tua­ción de pe­li­gro im­pli­ca un im­por­tan­te pro­gre­so res­ pec­to de la si­tua­ción trau­má­ti­ca. A me­di­da que trans­cu­rre el tra­ta­mien­to. al mis­ mo tiem­ po. o que en el ello se pro­ duz­ ca la si­tua­ción aná­lo­ga al trau­ma de na­ci­mien­to en que la reac­ción de an­gus­tia so­bre­ven­ga de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. con la ten­den­cia de li­mi­tar ese vi­ ven­ ciar pe­ no­ so a una in­ di­ ca­ ción. su hi­ ja es ese ob­ je­ to que no de­ be te­ ner exis­ ten­ cia pro­ pia. su iner­mi­dad se pre­sen­ti­fi­ca en el te­rror. que só­lo pue­de ser re­gis­tra­ do en el yo. pe­ ro. La ma­dre de San­dra se cons­ti­tu­ye en pre­sen­cia ab­so­lu­ta. a una se­ ñal (9). no es una or­ ga­ ni­ za­ ción. no pue­ de apre­ ciar si­ tua­ cio­ nes de pe­ li­ gro. San­dra pue­de co­men­zar a re­la­tar si­tua­cio­nes ac­tua­les con su ma­dre y se per­ mi­te co­nec­tar­las con el pa­sa­do. que “to­do lo sa­be”. San­dra pa­re­ce de­ba­tir­se en un cir­cui­to sin sa­li­da. y lo mue­ va a dar la se­ ñal de an­ gus­ tia a fin de in­ hi­ bir­ lo. Quie­ re ser. la ex­pec­ta­ti­va y el re­cuer­do. se eri­ ge en “pe­ so” que San­ dra sien­ te so­ bre su cuer­ po. El eje de es­ta úl­ti­ma. El yo se re­pre­sen­ta ví­vi­da­men­te la si­tua­ción de pe­li­gro. al prin­ci­pio vin­cu­la­da 133 . el pri­me­ro en las psi­co­neu­ro­sis (9). Es­ta ma­dre. ca­ da vez que se jue­ ga es­ ta po­si­bi­li­dad. que re­ cuer­ da al jue­go.en­fer­me­dad. Pa­ ra es­ ta mu­ jer. Pa­sa­do que nun­ca fue pen­sa­do ni di­ cho. ya que es­ to im­ pli­ ca­ ría la pér­ di­ da de su pro­ pio ser. la pri­me­ra se ar­ti­cu­la con la es­pe­ra. Hoy al­ go pue­ de em­ pe­ zar a rees­ cri­ bir­ se en el li­ bro de su his­to­ria La se­pa­ra­ción de sus pa­dres. que to­ do lo juz­ ga. El se­gun­do ca­so se rea­li­za en la etio­lo­gía de las neu­ro­sis ac­tua­les. Pe­ ro en el ello se pre­ pa­ ran pro­ ce­ sos que dan al yo la oca­ sión pa­ ra de­ sa­ rro­ llar an­ gus­ tia. Aquí dis­ tin­ gui­ mos de nue­ vo dos ca­ sos: que en el ello su­ ce­ da al­ go que ac­ ti­ ve una de las si­tua­cio­nes de pe­li­gro pa­ ra el yo. don­de el ni­ño “pro­cu­ra do­mi­nar psí­qui­ca­men­te sus im­pre­sio­nes vi­ta­les”. La an­gus­ tia se­ñal es re­pe­ti­ción amen­gua­da y an­ti­ci­pa­ción del trau­ma. co­rres­ pon­de a un des­va­li­men­to ge­ne­ral en cam­bio. de un ata­que no mo­ri­ge­ra­do. que apor­ta más ex­ci­ta­cio­nes que in­cre­men­tan las que ella po­see por su con­di­ción hu­ma­na.

pro­pi­cian­do el me­ca­nis­mo de au­to­rre­gu­la­ción (feed­back in­hi­bi­to­rio pro­pio). pe­ ro lo que re­ tor­ na es un gri­ to que la obli­ ga a vol­ ver al cir­ cui­ to con su ma­dre. y en es­ ta fra­ se no só­ lo mues­ tra los elo­ gios que se le atri­ bu­ yen a su her­ ma­ no. se eno­ ja cuan­ do lo obli­ gan a co­ mu­ ni­ car­ se con otros. a la cual San­ dra ad­he­ría in­con­di­cio­nal­men­te. 134 . siem­ pre en su mun­ do. sin ba­rre­ra ni lí­mi­te po­si­ble. El “ha ele­gi­do” el ca­mi­no de la des­car­ga cuan­ti­ta­ti­va. don­de la ex­ci­ta­ción. Ex­ci­ta­ción que la em­pu­ja a otra ex­ci­ta­ción. di­ ce San­ dra. mal­ tra­ ta y ex­ ci­ ta a su hi­ ja. él la ac­ túa. que de­ ni­ gra a su ma­ ri­ do y es de­ ni­ gra­ da por él. pro­nun­cia­da des­pués de un lar­ go tiem­ po de tra­ ta­ mien­ to. Em­pie­za a ver­la co­mo una mu­jer do­mi­nan­te y ex­ci­ta­da. “Clau­dio es el ele­gi­do de ma­ má”. de­ po­ si­ta­ria de una ex­ci­ta­ción sin lí­mi­te. de es­tas in­ten­si­da­des hi­per­tró­fi­cas. El pa­ dre de San­ dra.a una que­ ja ma­ ter­ na de mal­ tra­ tos y gri­ tos. San­ dra mues­ tra lo que sig­ ni­ fi­ ca la sal­ va­ ción de su her­ ma­ no. La se­xua­li­dad es ex­ci­ta­ción (no-trans­for­ma­ción en ter­nu­ra). al pun­to de otor­gar­le un to­tal do­mi­nio y po­der en la es­truc­tu­ra fa­mi­liar. Ello im­ pi­ de que Clau­ dio la tra­ mi­ te. Es­te des­pla­za­mien­to es efec­to de dos abor­da­jes si­mul­tá­ neos: el tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co ha ope­ra­do aquí pa­ra re­du­cir los ni­ve­les ex­ci­ta­to­rios. Pa­re­cie­ra que na­die pue­de tra­mi­tar na­da. Por el con­ tra­ rio. Gol­ pea a su mu­ jer. en su pro­pio cuer­po. por ser tal . enal­te­ce a su pri­mo­gé­ni­to va­rón. si­ no tam­ bién ese lu­ gar de ob­ je­ to so­ bre el que re­ cae la se­ xua­ li­ dad de su ma­ dre. y en su lu­ gar se di­ bu­ ja la an­ gus­ tia. que quie­re “sa­car­se de en­ci­ma” pe­ro no pue­de. Es­ ta ma­ dre. En es­te es­pa­cio la pa­la­bra ha po­di­do sur­gir dan­do lu­gar a tra­mi­ta­cio­nes psí­ qui­cas (afec­to y cir­cui­tos re­pre­sen­ta­cio­na­les). la pro­mis­cui­dad cir­cu­la sin que en­cuen­tre to­pe. el pá­ni­co co­mien­za a ce­der. En la me­ di­ da en que pue­ de co­ men­ zar a tra­ mi­ tar el lu­ gar en el que se la ha ubi­ ca­ do. Con la fra­se “Fe­de­ri­co pu­do vo­lar”.no se jue­ ga del la­ do del de­ seo. “él nun­ ca sa­ be lo que pa­ sa en ca­ sa”. En la her­ma­na. Des­car­ga tras des­car­ga. co­mien­za a co­nec­tar­se con sos­pe­ chas acer­ca de una pre­sun­ta in­fi­de­li­dad de la ma­dre. San­ dra tra­ ta de acer­ car­ se a él. San­dra se con­vier­te en pre­sa. se mal­ hu­ mo­ ra.

135 .

la re­ cu­ pe­ra­ción ab­so­lu­ta lle­ga só­lo al 30 %. y en el 36 % de los pa­ cien­ tes se pre­ sen­ ta aso­ cia­ do a la de­ pre­ sión y al abu­ so de sus­ tan­ cias. De­be con­si­de­rar­se con el pa­cien­te la ne­ce­si­dad del tra­ta­ mien­to pro­lon­ga­do. Ello es ne­ce­sa­rio por­que el pá­ni­co se ini­cia tem­pra­na­men­te en la ado­les­cen­cia o en la ju­ven­tud. con su­pre­sión de los sín­to­ mas.2-5. aún des­ pués del tra­ta­mien­to agu­do exi­to­so. En lo psi­co­te­ra­péu­ti­co. 136 . Es­to de­be per­mi­tir in­cluir me­dia­ti­za­cio­nes que ayu­ den a la in­ cor­ po­ ra­ ción de aque­ llo que no for­ mó par­ te de un ni­vel psí­qui­co. El tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co es al­ta­men­te efec­ti­vo. Cum­pli­do el lap­so ade­cua­do de te­ra­péu­ti­ca far­ma­co­ ló­ gi­ ca (ac­ tual­ men­ te en dis­ cu­ sión: de 6 me­ ses a 2 años). En más del 60 %. A di­ fe­ ren­ cia de lo que ocu­ rre con los es­ ta­ dos de­ pre­ si­ vos. Oca­sio­na un im­por­tan­te de­te­rio­ro en la ca­li­dad de vi­da. de­bi­do a que el pá­ni­co se ini­cia tem­pra­na­men­te. aun des­pués del tra­ta­mien­to agu­do exi­to­so. Pre­sen­ta una al­ta ta­sa de co­mor­bi­li­dad con de­pre­sión. que­dan­do con se­cue­las cró­ni­cas (ata­ques frus­tros o de ba­ja in­ten­si­dad) al­re­de­dor de un 19 % (13). el diag­ nós­ ti­ co de es­ te tras­ tor­ no se pres­ ta a con­ fu­ sión. con ten­ den­cia a la cro­ni­ci­dad y a pre­sen­tar com­pli­ca­cio­nes. de­ter­mi­nan­do cua­dros mix­tos con an­sie­dad sub­sin­dro­ma­les. con ten­den­cia a la cro­ni­ci­dad y a pre­sen­tar com­pli­ca­cio­nes. TRA­TA­MIEN­TO DE LA CRI­SIS DE AN­GUS­TIA O ATA­QUE DE PÁ­NI­CO De­be con­si­de­rar­se con el pa­cien­te la ne­ce­si­dad de un tra­ ta­mien­to dual: psi­co­far­ma­co­ló­gi­co y psi­co­te­ra­péu­ti­co. El psi­co­far­ma­co­ló­gi­co ten­drá que ser pro­lon­ga­do. es aún im­pre­ci­sa la de­fi­ni­ción de re­caí­da y re­cu­rren­cia. si bien no hay an­cla­je re­pre­sen­ta­cio­nal res­pec­to del tras­tor­no. Si se sus­pen­de pre­coz­men­te el tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­ gi­co. tan­to en el or­den la­bo­ral co­mo en el so­cial y fa­mi­liar. El éxi­to se­rá lo­grar una re­gu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va y cua­li­ta­ti­va. el dis­cur­so ha­ce des­pla­za­mien­to en otros cir­cui­tos. la re­cu­rren­cia sin­to­ma­to­ló­gi­ca lle­ga has­ta el 70 % de los pa­cien­tes.

más que el apre­ mio por re­ ti­ rar la me­ di­ ca­ ción. ca­da uno de ellos de­be in­di­car­se de acuer­do al co­cien­te de ries­go­/be­ne­fi­cio de ca­da pa­cien­te. Ha­brá que pri­vi­le­giar la ca­ li­ dad de vi­ da. y ge­ne­ral­men­te son los pro­ pios pa­cien­tes quie­nes exi­gen a los clí­ni­cos des­car­tar to­do ti­po de pa­to­lo­gía car­dio­vas­cu­lar (er­go­me­trías y Hol­ters a re­pe­ti­ción). La ca­feí­na (ca­fé. de­be­rán en­ca­rar tra­ta­mien­tos más lar­gos des­de su pri­mer epi­so­dio. pa­ra des­car­tar epi­lep­sias). en aque­llos pa­cien­ tes que pre­sen­tan pre­dic­to­res de ma­la evo­lu­ción a lar­go pla­zo: –ago­ra­fo­bia –con­duc­tas de evi­ta­ción fó­bi­ca –his­to­ria in­fan­til de in­hi­bi­ción con­duc­tual –an­te­ce­den­tes de in­ter­na­ción psi­quiá­tri­ca Aun­que los tras­tor­nos de pá­ni­co re­mi­ten de ma­ne­ra más fá­cil que las fo­bias o la an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da. Los es­tu­dios clí­ni­cos 137 . el al­co­hol y la co­caí­na au­men­tan los ni­ve­les de an­sie­dad y su de­pri­va­ción ge­ne­ra un efec­to re­bo­te an­sio­gé­ni­co. Las ben­zo­dia­ze­pi­nas de al­ta po­ten­cia (al­pra­zo­lam y clo­na­ ze­pam) ocu­pan un lu­gar pri­vi­le­gia­do. en­do­cri­no­ló­gi­cas (con prue­bas fun­cio­na­les de ti­roi­des) y neu­ro­ ló­gi­cas (electroencefalogramas. Se de­be in­di­car a los pa­cien­tes que dis­mi­nu­yan el con­su­mo de be­bi­das con al­tos con­te­ni­dos de ca­feí­ na: ca­ fé. To­dos los fár­ma­cos an­ti­pa­ni­co­sos (ben­zo­dia­ze­pi­nas de al­ta po­ten­cia y an­ti­de­pre­si­vos) son úti­les. los pa­cien­tes que pre­sen­ten ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad. ga­seo­sas de ti­po co­la). y aún más.La im­ple­men­ta­ción de tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos pro­lon­ ga­dos de­ter­mi­na que la ad­he­ren­cia al tra­ta­mien­to (com­plian­ ce) de­be te­ner­se es­pe­cial­men­te en cuen­ta. Los tra­ta­mien­tos far­ma­co­ló­gi­cos tien­den a pro­lon­gar­se por die­cio­cho me­ses. Es fá­cil con­fun­dir su diag­nós­ti­co. La prin­ci­pal cau­sa. y ma­ te o té (sí se to­ man en can­ ti­ da­ des im­ por­ tan­ tes). es­pe­cial­men­te. Los aban­do­nos de la me­di­ca­ción fue­ron más fre­cuen­tes en los pa­cien­tes que pre­sen­ta­ron ma­yo­res ín­di­ces de an­sie­dad y con an­te­ce­den­tes de de­pre­sión ma­yor. del fra­ca­so de los tra­ta­mien­tos es la in­to­le­ran­cia a los efec­tos ad­ver­sos de los psi­co­fár­ma­cos (13). ac­tual.

Des­de 1964. en un por­ cen­ ta­ je de pa­ cien­ tes en los cua­ les no es po­ si­ ble pre­ de­ cir­ los. la imi­pra­mi­na de­mos­tró su am­plia efec­ti­vi­dad. Al co­mien­zo del tra­ta­mien­ to se acon­se­ja pres­cri­bir do­sis ba­jas pa­ra evi­tar la ex­ce­si­va se­da­ción y la ata­xia. que son en de­fi­ni­ti­va los que de­be­rán man­te­ner­se en do­sis ade­cua­das. Las do­ sis ini­ cia­ les de­ ben ser ba­ jas. Los efec­tos ad­ver­sos de los tri­cí­cli­cos (an­ti­co­li­nér­gi­cos. Las do­sis má­xi­mas uti­li­za­das va­rían de un in­di­vi­duo a otro. El au­ men­ to de pe­ so es una de las cau­ sas más fre­ cuen­ tes de aban­ do­no de la me­di­ca­ción. la fer­tra­li­na. a lo lar­go del tiem­po es­ti­pu­la­do de tra­ta­mien­to. au­men­to de pe­ so) tien­ den a li­ mi­ tar su uso en el tra­ ta­ mien­ to del pá­ ni­ co. En la ac­tua­li­dad. en ese or­ den. Los an­ti­de­pre­si­vos tri­cí­cli­cos fue­ron los más am­plia­men­te es­tu­dia­dos y uti­li­za­dos en el tra­ta­mien­to del de­sor­den de pá­ni­ co. los In­hi­bi­do­res de Re­cap­ta­ción de Se­ro­to­ ni­na (IRSS) han pa­ sa­ do a ocu­ par el pri­ mer lu­ gar en el tra­ ta­ mien­ to agu­ do y a lar­ go pla­ zo de es­ te tras­ tor­ no. hi­po­ten­sión or­tos­ tá­ti­ca. Se in­ cre­ men­ ta­ rán de ma­ ne­ ra gra­ dual has­ ta lle­ gar a las que se usan en los sín­dro­mes de­pre­si­vos. las más es­ tu­ dia­ das. 138 . Las do­sis se au­men­ta­rán has­ta al­can­zar el ran­go te­ra­péu­ti­co. en los días y se­ma­nas sub­si­guien­tes. Son su­ma­men­te úti­les pa­ra cum­plir los ob­je­ti­vos ini­ cia­les del tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co: el blo­queo de las cri­sis y la re­duc­ción de la an­sie­dad. su se­gu­ri­dad.de­mos­tra­ron efec­ti­vi­dad en la re­duc­ción de los ata­ques de pá­ni­co. no con­ train­ di­ ca su uso. La apa­ri­ ción de efec­tos se­cun­da­rios gas­troin­tes­ti­na­les y de dis­fun­cio­ nes se­ xua­ les. el ci­ta­lo­pram y la flu­vo­xa­mi­na son. Pe­ se a ser fár­ ma­cos nue­vos. La uti­li­za­ción úni­ca­men­te de ben­zo­dia­ze­pi­nas re­sul­ta me­nos efec­ti­va que com­bi­na­das con an­ti­de­pre­si­vos. pues per­mi­ten dis­mi­nuir la an­sie­dad al co­mien­zo del tra­ta­mien­to. efi­ca­cia y me­nor in­ci­den­cia de efec­tos ad­ver­sos jus­ti­fi­can su cre­cien­te uti­li­za­ción. al­te­ra­cio­nes de la con­duc­ción car­día­ca. e ir au­men­tan­do. la fluo­xe­ti­na. aún si el pa­cien­te es­tu­vie­se asin­to­má­ti­co. La pa­ro­xe­ti­na. El tra­ta­mien­to de­be ini­ciar­se con do­sis ba­jas pa­ra evi­tar el agra­va­mien­to de la an­sie­dad. Estos efectos pue­ den de­sa­pa­re­cer al ca­bo de cier­to tiem­po y/o ser con­tro­la­dos por me­di­ca­cio­nes coad­yu­van­tes.

Des­ pués del re­ la­ to de un ata­ que de pá­ ni­ co: Te­ra­peu­ta: —Ha­blas­te de te­rror. Y quie­ ro que es­ to se me cu­ re de una vez. La po­si­bi­li­dad de li­gar los re­la­tos frag­men­ta­rios y de ar­mar pe­que­ñas cons­truc­cio­nes pro­pi­cia la cir­cu­la­ción de la pa­la­bra. No se me ocu­ rre. San­dra no quie­re sa­ber na­da so­bre sí mis­ma. ¿Có­mo es ese te­rror? San­ dra: —Ya te lo di­ je. Sus mu­le­ti­llas ha­ bi­ tua­ les son: “no sé”. T.: —No sé.:—¿Por qué no po­ dés? S. En es­te es­pa­cio. T. ¿Có­mo in­ter­ve­nir en es­te ca­so pa­ra fa­ci­li­tar el co­rri­mien­to del cir­ cui­ to ma­ te­ rial y fác­ ti­ co del ata­ que? ¿Có­ mo lo­ grar que el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co se cons­ti­tu­ya en un es­pa­cio que ha­ga que el cuer­po no se ma­ni­fies­te so­má­ti­ca­men­te y dé lu­gar al afec­to y a la re­pre­sen­ta­ción? El des­pla­za­mien­to es aquí efec­to de dos abor­da­jes si­mul­tá­ neos: la psi­co­far­ma­co­te­ra­pia ope­ra pa­ra re­du­cir los ni­ve­les ex­ci­ta­to­rios (ta­rea que co­rres­pon­día al vín­cu­lo pri­ma­rio). La téc­ni­ca psi­coa­na­lí­ti­ca de­be ju­gar aquí su re­cur­so más crea­ti­vo: la aten­ción flo­tan­te de­be es­tar aler­ta pa­ra pes­qui­sar los es­cue­tos cir­cui­tos sim­bó­li­co-mné­ni­cos que el pa­cien­te pue­ da ver­ba­li­zar. No pue­ do de­ cir na­ da más. o res­ pon­ de eno­ ja­ da que lo que se le pre­gun­ta ya lo ha con­ta­do.: —¿Vos po­ drás ha­ cer al­ go pa­ ra que se te cu­ re? 139 .: —¿Qué co­ sas sí se te ocu­ rren? S. la per­ma­nen­te de­ten­ción del dis­cur­so es po­co so­ por­ ta­ da por San­ dra. la pa­la­bra pue­de em­pe­zar a sur­gir dan­do lu­gar a tra­mi­ta­cio­nes psí­qui­cas. La psi­co­te­ra­ pia tien­ de a crear un cam­ po en trans­ fe­ ren­ cia. La pre­gun­ta.: —Que es­ toy har­ ta. Es pá­ ni­ co. y pa­ra fa­vo­re­cer el me­ca­nis­mo de au­to­rre­gu­la­ción (figura 30). en el que la pro­ pia in­te­rro­ga­ción en­cuen­tre es­pa­cio. T.Es ha­bi­tual la aso­cia­ción de los an­ti­de­pre­si­vos del ti­po IRSS con ben­zo­dia­ze­pi­nas de al­ta po­ten­cia. Se la obli­ ga a de­ te­ ner­ se en sus pa­ la­ bras. Ello per­ mi­ te un rá­ pi­ do y efi­ caz blo­ queo de las cri­ sis y la dis­ mi­ nu­ ción de la an­gus­tia des­de el ini­cio del tra­ta­mien­to (13). Ella re­pi­te in­can­sa­ble­men­te las mis­mas.

en es­ te se­ gun­ do tra­ mo la an­gus­tia pre­sen­ti­fi­ca só­lo la po­si­bi­li­dad de que es­to ocu­rra. que per­mi­te ir abrien­do len­ta­men­te la tra­ma re­pre­ sen­ta­cio­nal. tie­ nen que es­ tar en ma­ nos de otros. Po­ne obs­tá­cu­los. Lo que vos de­ ci­ dís. Di­ce Freud: “El yo no­ta (ope­ra­ción ac­ti­va. Freud di­ ce. T. al de­cir de San­dra. mu­chas ve­ces ba­na­les. –T: Pa­ re­ ce que siem­ pre pa­ ra que las co­ sas te sal­ gan bien.: —Del psi­ quia­ tra. creo que no. Se pue­ de afir­mar que la se­ñal de an­gus­tia ac­ti­va la re­pre­sión se­cun­da­ ria. a la con­vo­ca­to­ria vin­cu­la­da al re­cuer­do. se pre­ci­pi­ta en el aná­li­sis cuan­do se in­ten­ta in­ci­tar­la a pen­sar so­bre ella mis­ma. “es la an­ gus­ tia la que crea la re­ pre­ sión y no (co­ mo opi­ na­ ba an­ tes) la re­ pre­ sión a la an­ gus­ tia” (8). No es­ tá en mis ma­ nos. Am­ne­sia in­fan­til que con­vi­ve con va­cíos.: —Sí.: —No. Si en un pri­ mer mo­ men­ to el te­ rror de San­ dra mos­ tra­ ba el he­ cho de per­ der­ se en la ma­ dre. Ella es­pe­ra al­gún me­ca­nis­mo má­gi­co que la co­lo­que fue­ra de su su­fri­mien­to es­po­rá­di­co. T. El “so­la no pue­do”. Los in­ter­va­los en­tre dos ata­ques se pre­sen­tan co­mo mo­men­tos de ace­cho.: —So­ la es te­ rror. ca­si no te­nía ami­gos. An­ tes del via­ je me pa­ re­ ce que era una ado­ les­ cen­ te nor­ mal.: —¿Siem­ pre fue así? S. ¿sa­ le mal? S. El co­ le­ gio era el cen­ tro de mi vi­ da. Ba­jo es­te es­que­ma se de­sa­rro­lla la pri­me­ra par­te del tra­ta­ mien­to. T. Sa­ lía po­co. no-su­fri­mien­to 140 . que dan cuen­ ta de una au­ sen­ cia en el or­ den de la sig­ ni­ fi­ ca­ ción. co­mo pe­río­dos nor­ma­les. S. pe­ro al mis­mo tiem­po.: —o ya te di­ je que so­ la no pue­ do.: —¿Y en las ma­ nos de quién es­ tá? S.S. Es así co­mo San­dra co­mien­za a es­truc­tu­rar una fo­bia pa­ra aco­tar es­ta nue­va an­gus­tia. pe­ ro que es la re­ pre­ sión pri­ ma­ ria la que per­ mi­ te la ins­ ta­ la­ ción de la se­ ñal de an­ gus­ tia. Su­til des­li­za­mien­to que em­pie­za a dar for­ma a la an­gus­tia co­mo se­ñal. Él me in­ di­ có una me­ di­ ca­ ción y eso me va a cu­ rar.: —No.

Así po­ne en jue­go al au­to­ma­tis­mo del prin­ ci­pio del pla­cer-dis­pla­cer. la an­ gus­ tia de cas­tra­ción de Jua­ni­to re­ci­be otro ob­je­to y ex­pre­sión des­fi­gu­ra­ da (ser mor­ di­ do por el ca­ ba­ llo. El yo an­ti­ci­pa así la sa­tis­fac­ción de la mo­ción pul­sio­nal du­do­sa y le per­mi­te re­pro­du­cir las sen­sa­ cio­nes de dis­pla­cer que co­rres­pon­den al ini­cio de la si­tua­ción de pe­li­gro te­mi­da. En “Aná­ li­ sis de la fo­ bia de un ni­ ño de cin­ co años”.]. esa in­ves­ti­du­ra pul­sio­nal de­be ser so­fo­ca­da” (9). hay aquí una ima­gen mné­mi­ca pree­xis­ten­te. El fac­ tor trau­ má­ ti­ co co­ rres­ pon­ de a un es­ ta­ do en el que fra­ ca­ san los em­ pe­ ños del prin­ ci­ pio de pla­ cer y triun­ fa el prin­ ci­ pio de iner­cia que co­rres­pon­de al fun­cio­na­mien­to de la pul­sión de muer­ te. la for­ma­ción de sín­to­mas a la an­gus­tia se­ñal. Las fo­bias psi­co­neu­ró­ti­cas de­sa­rro­llan es­te pro­ce­so. en­ton­ces. Exis­te. Las re­pre­sio­nes pri­ma­rias ori­gi­na­rias na­cen di­rec­ta­men­te del en­cuen­tro con exi­gen­cias hi­per­tró­fi­ cas que pro­vie­nen de fac­to­res trau­má­ti­cos. Es­to per­mi­te al yo sus­pen­der el de­sa­rro­llo de an­gus­tia. “Ya no afir­ ma­ mos que sea la li­ bi­ do mis­ ma la que se mu­ da en an­ gus­ tia [. Pe­ ro no veo ob­ je­ ción al­ gu­ na a un ori­ gen do­ ble de la an­gus­tia: en un ca­so co­mo con­se­cuen­cia di­rec­ta del fac­tor 141 . Freud sos­ tie­ ne que son las re­ pre­ sio­ nes más tar­ días (leí­das co­mo se­cun­da­rias) las que mues­tran es­te me­ca­nis­mo vin­cu­la­do a la se­ñal. Por lo tan­to. con­vo­ca­ría una de las bien re­cor­da­das (es de­cir.. con pe­ que­ ños vo­lú­me­nes de in­ves­ti­du­ra. La re­pre­sen­ta­ción re­le­va a la an­gus­tia au­to­má­ti­ca. en vez de ser cas­ tra­ do por el pa­dre). Es­tas can­ti­da­des crean una an­gus­tia equi­va­len­te a la del na­ci­mien­to y ho­mo­lo­ ga es­te ti­po de an­gus­tia (au­to­má­ti­ca) a la de las neu­ro­sis ac­tua­les.pa­si­vo) que la sa­tis­fac­ción de una exi­gen­cia pul­sio­nal emer­ gen­te. ins­crip­ tas psí­qui­ca­men­te) si­tua­cio­nes de pe­li­gro. Es de­cir. un con­te­ni­do (ca­rác­ter cua­li­ta­ti­vo) de la an­gus­tia que per­ma­ne­ce in­cons­cien­te y só­lo de­vie­ne cons­cien­te en una des­fi­gu­ra­ción. Evi­tar la vi­sión del ca­ba­llo im­pli­ca que­dar exen­to de pe­li­gro y an­gus­ tia. El pen­ sar es un obrar ten­ ta­ ti­ vo. que aho­ra lle­va a ca­bo la re­pre­sión (se­cun­da­ria) de la mo­ción pul­sio­nal pe­li­gro­sa. En­ ton­ ces el yo re­ cu­ rre a una téc­ ni­ ca que es idén­ ti­ ca al pen­ sar nor­ mal..

de abrir ca­ mi­ no en es­ te sín­ to­ ma. pe­ro al mis­mo tiem­po el gro­se­ro. apar­te de sus do­sis ha­bi­tual de man­te­ni­mien­to dia­rio. el de­ge­ne­ra­do. al mis­ mo tiem­ po. Con ello lo­gra con­ tro­ lar su te­ mor y se da ma­ yor es­ pa­ cio de tiem­ po pa­ ra “pen­ sar”. Es de su­ma im­por­tan­cia el fac­tor de acom­pa­ña­mien­to. que de­sem­pe­ña la me­di­ca­ción psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca. Des­ de el lu­ gar de la te­ ra­ pia por la pa­ la­ bra se pue­ den es­ cu­ char sín­to­mas. El psi­coa­ná­li­sis. el que vi­ ve ex­ ci­ ta­ do y tie­ ne la idea del se­ xo en la ca­ be­ za”. son le­ ves. ¿Quién es el obre­ ro? San­ dra res­ pon­ de: “Obre­ ro es el que tra­ ba­ja. En es­tos mo­men­tos tie­ne in­di­ca­do to­mar una do­sis de re­fuer­zo. o de los que arre­ glan las ca­ lles. la au­sen­ cia de con­den­sa­ción. que se ins­ ta­ la co­ mo lí­ mi­ te a la an­ gus­ tia y. San­dra pue­de co­men­zar a re­cor­tar la an­gus­tia. Ten­ go que cru­ zar. Se tra­ ta aho­ ra. pa­ra pro­pi­ciar un des­pla­za­ mien­to ha­cia lo cua­li­ta­ti­vo. una se­xua­li­dad sig­ni­fi­ca­da. Si ha­ go un es­ fuer­ zo y pa­ so por al la­ do. no pue­ do pa­ sar cer­ ca de los obre­ ros que es­ tán tra­ ba­ jan­ do en un edi­ fi­ cio. re­tor­no de lo re­pri­mi­do. me da mie­ do.trau­má­ti­co y en el otro co­mo se­ñal que ame­na­za la re­pe­ti­ción de un fac­ tor así”. so­ bre el que ins­ ta­ la su te­ mor. en los tras­tor­nos que mor­ti­fi­can al cuer­po. un sín­ to­ ma. San­dra di­ce así: “Al ca­ mi­ nar por la ca­ lle. pue­de dar­le a sus re­la­ tos un cier­to des­plie­gue fan­tas­má­ti­co. que es de­ seo y que en­ cuen­ tra su cir­ cu­ la­ ción a tra­vés de ca­de­nas re­pre­sen­ta­cio­na­les. Có­mo es­cu­char el no-des­pla­za­mien­to. El pa­cien­te re­pi­te en ca­da una de 142 . ape­ la y ma­ni­fies­ta su sub­je­ti­vi­dad. La psi­co­far­ma­co­lo­gía in­ter­vie­ne aquí pa­ra re­gu­lar ni­ve­les cuan­ti­ta­ti­vos. vin­cu­lán­do­ la a un de­ ter­ mi­ na­ do cir­ cui­ to de la rea­ li­ dad. De es­ ta ma­ ne­ ra pue­ de po­ ner en jue­ go un dis­ cur­ so que co­mien­za a sos­te­ner sím­bo­los. El mie­ do. que in­sis­te en la ca­de­ na dis­cur­si­va. Sus ata­ques de an­gus­tia ya ca­ si no apa­ re­ cen o si se pre­ sen­ tan. afir­ ma Freud (9). Ten­ go que sa­ lir co­ rrien­ do”. que lo­gra “dis­mi­ nuir las se­ña­les” (evi­den­cia­das de ma­ne­ra clí­ni­ca por la sus­pen­ sión de la cri­ sis de pá­ ni­ co) ca­ da vez que sien­ te al “au­ ra” o apa­ re­ cen los sín­to­mas que ella co­no­ce co­mo “pre­mo­ni­to­rios”.

La ta­qui­car­dia. que no per­mi­te la eje­cu­ción de res­pues­tas ade­cua­das con el me­dio am­bien­te. de­fi­ni­do co­mo un “rui­do in­ter­no”. El lo­cus coe­ ru­leus es el res­pon­sa­ble de las al­te­ra­cio­nes pe­ri­fé­ri­cas. hi­po­glu­ce­mia. en el que se per­ ci­ be una sen­ sa­ ción de predes­bor­de. El sis­te­ma no­ra­dre­nér­gi­co ce­re­bral con­tro­la tam­bién. En re­su­men. – Ac­ti­va­ción es­pon­tá­nea de ti­po kind­ling.sus cri­ sis una des­ car­ ga que es ma­ si­ va. en el nú­ cleo ac­ cum­ bens. El sis­ te­ma no­ra­dre­nér­gi­co se en­cuen­tra es­pe­cial­men­te al­te­ra­do en el pá­ ni­ co y en el tras­ tor­ no por es­ trés post-trau­ má­ ti­ co (PTSD). en el pá­ni­co se “fa­ci­li­ta­ría” la des­car­ga emo­cio­ nal. Si se le­ sio­ nan es­ tos nú­ cleos no se pro­ du­ ce la sen­si­bi­li­za­ción pa­ni­co­sa. con ca­rac­te­rís­ti­cas de pro­pa­ga­ción y vul­ne­ra­bi­li­dad (ac­cio­nes so­bre hor­mo­nas de cre­ci­mien­to. Si la CRH no se pue­de au­toin­hi­bir y “es­ti­mu­la equi­vo­ca­da­ men­te” a la amíg­da­la y al lo­cus coe­ru­leus. etcétera). al au­men­tar­se es­te ti­po de sen­si­bi­li­za­ción neu­ro­quí­mi­ ca. Los pa­cien­tes fre­cuen­te­men­te pre­sen­tan sín­to­mas vas­cu­la­res. la ex­po­si­ción re­pe­ti­ da y sub­se­cuen­te a fac­to­res es­tre­san­tes in­cre­men­ta la fun­ ción es­ti­mu­lan­te do­pa­mi­nér­gi­ca. cor­ti­co­tro­fi­na. El kind­ling es la pro­vo­ca­ción de una con­vul­sión con es­ti­mu­la­cio­nes re­pe­ti­ das sub­con­vul­si­van­tes. el va­soes­pas­mo ar­te­rio­lar co­ro­na­rio y eso­fá­gi­co –que pro­du­ce una an­gi­na mi­cro­vas­cu­lar– la ta­quip­nea. Es­tí­mu­los mí­ni­mos en es­tos pa­cien­tes ac­ti­van el nú­cleo y la con­ se­ cuen­ cia son los ata­ ques de pá­ ni­ co o los flash­backs del PTSD. Éste es su úni­ co me­ ca­ nis­mo de re­gu­la­ción. dis­ten­sión vis­ce­ral y una mar­ca­ da sen­si­bi­li­dad a los es­tí­mu­los in­te­ro­cep­ti­vos. De ma­ne­ra si­mi­lar a la fa­ci­li­ta­ción que ocu­ rre en las con­ vul­ sio­ nes en la epi­ lep­ sia con la con­ vul­ sión mo­to­ra. son las ma­ni­ fes­ta­cio­nes más ca­rac­te­rís­ti­cas del tras­tor­no. gas­troin­tes­ti­na­les y res­pi­ra­to­rios. la ac­ti­vi­dad del sis­te­ma ner­vio­so sim­pá­ti­co pe­ri­fé­ri­co. ge­ne­ra di­fe­ren­tes es­ta­dos pa­to­ló­gi­cos: – Es­ta­do de alar­ma au­to­má­ti­ca. – Fe­nó­me­no de atur­di­mien­to: es­ta­do fá­cil­men­te re­co­no­ci­ble por los su­ je­ tos an­ sio­ sos. ti­ro­tró­fi­ca. 143 . al me­nos de ma­ne­ra par­cial. por au­ men­ to de la des­ car­ ga de do­ pa­ mi­ na.

en el ca­ so de que el es­ trés sea cró­ ni­ co. pe­ro tran­si­to­rio. tie­nen co­mo efec­to mo­di­fi­ca­cio­nes en la di­ná­mi­ca de la neu­ ro­ trans­ mi­ sión. Tan­to los es­tí­mu­los es­tre­san­tes. co­mo la au­sen­cia de di­fe­ ren­cias. Pa­ra pro­du­cir cam­bios es im­pres­cin­di­ble ope­rar so­bre es­ta vía ori­gi­na­ria.En el es­trés agu­do. mor­fo­ló­gi­co. se cons­ti­tu­ye un sis­te­ma ex­ce­si­va­men­te ex­ci­tan­te y per­pe­tuo. pe­ ro en el úl­ ti­ mo su in­ fluen­ cia ope­ ra a un ni­ vel pro­ fun­do. con lo cual las con­duc­tas son du­ra­de­ras. los cam­bios son es­truc­tu­ra­les y es­tán di­rec­ta­ men­te aso­cia­dos a la al­te­ra­ción de la ex­pre­sión ge­né­ti­ca del nú­cleo. que pro­du­ce al­te­ra­cio­nes ubi­ca­das más allá de la quí­mi­ca neu­ ro­nal. En el es­trés cró­ni­co. En am­bos ca­sos el con­tex­to cons­ti­tu­ye uno de los ele­men­tos de­ter­ mi­ nan­ tes. los es­tu­dios rea­li­za­dos in­di­can que se pro­du­ce una neu­ro­mo­du­la­ción de los neu­ro­ trans­mi­so­res so­bre la afi­ni­dad y so­bre la den­si­dad de si­tios de los re­cep­to­res. 144 . Se ge­ne­ran al­te­ra­cio­nes de ca­rác­ter es­truc­tu­ral. Pe­ ro. lo cual sig­ni­fi­ca con­duc­tas tem­po­ra­rias.

La ex­pre­sión “en si­len­cio” re­mi­te al he­cho. Su ape­lli­do fran­cés y su es­ti­lo in­ten­tan de­no­tar un ai­re de al­ta al­cur­nia. Es­te tem­pe­ra­men­to ex­plo­si­vo del pa­dre. Án­ gel tie­ ne 17 años. Án­ gel tie­ ne 35 años. El abue­lo de Án­gel pa­re­ce ha­ber si­do un hom­bre que mar­có di­nas­tía. es­ca­sas co­ne­xio­nes con el mun­do y mues­tras de una in­ten­sa agre­si­vi­dad. HIS­TO­RIA CLÍ­NI­CA En es­te apar­ta­do se ha­rá re­fe­ren­cia a un tras­tor­no par­ti­cu­ lar en la cons­ti­tu­ción del nar­ci­sis­mo. He­re­dó una for­tu­na que di­la­pi­dó ma­gis­tral­men­te “ha­cien­do de cuen­ta que tra­ba­ja­ba”. Es el me­ nor de tres her­ ma­ nos. És­tos se in­clu­yen den­tro de la cla­si­fi­ca­ ción tra­di­cio­nal de en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­cas: as­ma y úl­ce­ ra gas­tro­duo­de­nal. El pa­ dre en­tra. en lo que la fa­mi­lia de­no­mi­nó “po­zo de­pre­si­vo”. sus tras­ tor­ nos or­gá­ni­cos en­mu­de­cen (18). que su fa­mi­lia tra­tó de sos­te­ner fa­ti­go­sa­men­te. eri­gi­do co­mo cen­tro y en­car­ nan­ do la ley en el cir­ cui­ to fa­ mi­ liar. Es­ta de­pre­sión se ca­rac­te­ri­za por lar­gas tem­po­ra­das en la ca­ma. cu­ya ver­tien­te clí­ni­ca se ma­ni­fies­ta co­mo “bro­te”. des­pués del cual se es­truc­tu­ra una pa­to­lo­gía de­li­ran­te. Su pa­dre era obe­so y pa­de­cía de al­te­ra­cio­nes car­día­cas. que 145 . Con­vi­ven en si­len­cio con su de­li­rio dos tras­tor­nos or­gá­ni­cos. Cuan­ do el abue­ lo fa­ lle­ ce.3. TRASTORNO DELIRANTE (PARANOIA) 3-1. de que en la me­ di­ da en que el de­ li­ rio fun­ cio­ na.

él tem­ bla­ ba. en un bar­ co del pa­ dre. Án­gel cuen­ta: –Gri­ta­ba cual­quier co­sa. la mú­si­ca y la lec­tu­ra son sus com­ pa­ ñe­ ros. Án­gel nun­ca se re­be­la­ba. se bur­la­ba de mí. con­ su­ me ma­ ri­ hua­ na y rea­ li­ za es­tu­dios de be­llas ar­tes. Se sa­ be dis­ tin­ to de los otros. Des­ pués de la muer­ te de su abue­ lo y en mo­ men­ tos en que su pa­dre co­mien­za a ser me­di­ca­do por la de­no­mi­na­da de­pre­sión. an­dá y sal­va­te so­lo”. és­ te le di­ jo: “Ta­ra­do. que le po­ ne “la ca­ ra” y que tie­ ne una 146 . Se reía de mi as­ pec­ to cuan­ do me cam­ bia­ ba de ro­ pa. la ma­ dre ni lo mi­ ró. so­me­tién­do­se pa­si­va­men­te a los in­sul­ tos pa­ter­nos. En una opor­ tu­ ni­ dad cuen­ ta que cuan­ do te­ nía 5 años. Es­ ta anéc­do­ta mar­ca­ba la cris­ta­li­za­ción de re­pe­ti­das si­tua­cio­nes en las que el pa­ dre lo ata­ ca­ ba de ma­ ne­ ra con­ cre­ ta y ma­ ni­ pu­ la­do­ra. Sin­tió un in­ ten­ so gol­ pe en la ca­ be­ za y rui­ dos aden­ tro. me in­sul­ta­ba. En­ tre los 20 y 23 años. Es­te epi­so­dio de­ter­mi­nó su pri­me­ra in­ter­na­ción. el po­ li­ cía) que lo mi­ ra. apa­re­ce lo que Án­gel lla­ma “su pro­ble­ma”. Te­nía que ha­cer “po­co rui­do”. Es­ ta úl­ ti­ ma per­ ma­ ne­ ció mu­ chos años en la ca­ sa. idio­ta y otros im­pro­pe­rios. Las des­crip­cio­nes de ac­ti­tu­des vio­len­tas y agre­si­vas se re­ pi­ ten. co­mo si no exis­tie­ra.pue­de ser re­cons­trui­do por Án­gel. Así trans­cu­rre su in­fan­cia. in­ clu­ so cuan­ do la fa­ mi­ lia ya no po­ día pa­ gar su suel­ do. Los ob­je­tos de su ca­sa le re­sul­ta­ban “aje­nos”. Siem­pre hay un hom­bre (el co­lec­ti­ve­ro. es­po­rá­di­ca­men­te am­pa­ra­do por su tía y por su mu­ ca­ ma. La pin­tu­ra. El pa­ dre se en­ fu­ re­ ció. tar­día­men­te en la psi­co­te­ ra­pia. se ma­ni­fes­tó des­de su más tem­pra­na in­fan­cia. Años más tar­ de ten­ drá un hi­ jo al que lla­ma­rá Án­gel. pe­ ro no sa­be por qué. des­co­no­ci­dos y él se sen­tía ex­tra­ ño fren­ te a los de­ más. Eran épo­ cas en las que se mas­tur­ba­ba con­ti­nua­men­te. Án­gel sin­ tió que se aho­ ga­ ba y un hom­ bre de la tri­ pu­ la­ ción lo sal­ vó. No re­cuer­da des­de cuán­do tie­ne di­fi­cul­ta­des pa­ ra ha­ cer trá­ mi­ tes en un ban­ co. su pa­ dre irrum­ pía en la ha­ bi­ ta­ ción que com­ par­ tía con su her­ma­no. Án­gel no re­cuer­da cla­ra­men­te có­mo em­pe­zó to­do. Ac­to se­gui­do lo arro­jó des­de una al­tu­ra con­si­de­ra­ble. te­nés que apren­der a na­dar. De ni­ ño. las com­ pras o te­ ner una en­tre­vis­ta pa­ra bus­car tra­ba­jo. en un pa­ seo por el río. Es­ cu­ cha­ ba “la voz” que le de­ cía ta­ ra­ do. el pa­sa­je­ro.

tie­ne sen­sa­cio­nes de va­cío y ais­la­mien­to. Des­de ha­ce seis años la psi­co­te­ra­pia y la psi­co­far­ma­co­te­ ra­pia de es­te ca­so se ba­sa­ron en con­si­de­ra­cio­nes teó­ri­cas vin­ cu­ la­ das a la exis­ ten­ cia de fa­ llas en el ám­ bi­ to de la es­truc­tu­ra­ción psí­qui­ca y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­ca.do­ble in­ten­ción (¿ata­car­lo?. que un ca­so pue­da em­pe­zar con sín­to­mas pa­ra­noi­cos y de­sa­rro­llar­se. La caí­da del pro­ce­so res­ti­tu­ti­vo es lo que de­sen­ca­de­na la con­sul­ta. es de fun­da­men­tal im­por­ tan­cia que el pa­cien­te va­ya re­co­lec­tan­do las ex­pe­rien­cias de la fa­se psi­có­ti­ca agu­da. agi­ta­ do. Es­ to es com­ pren­ si­ ble. has­ta una de­men­cia. No pue­de le­van­tar­se de la ca­ma. em­pe­ro. 3-2. si­tuán­do­se de mo­do po­ten­cial en la red in­ter­lo­cu­ti­va” (16). A los po­ cos días. A ve­ces sur­gen ata­ques de có­le­ra. Al res­pec­to Paz se­ña­la: “.. an­sio­so. lle­ vó mu­ chos años de tra­ ba­ jo psi­ co­ te­ ra­péu­ti­co. DIAG­NÓS­TI­CO “Nues­tros su­pues­tos so­bre fi­ja­cio­nes pre­dis­po­nen­tes en la pa­ra­noia y la pa­ra­fre­nia per­mi­ten en­ten­der sin más. ¿vio­lar­lo?). La muer­te del pa­dre ocu­ rre en el in­ te­ rior del país mien­ tras Án­ gel vi­ ve en otra ciu­ dad. co­ mien­ za a sen­ tir ma­ reos y rui­ dos in­ ter­ nos. en vir­ tud de que se tra­ ta de ma­ te­ rial bi­ za­ rro. con una tía ma­ ter­ na. hue­llas ex­clui­das de la ela­bo­ra­ción es­pon­tá­nea de la vi­da o de las de­fen­sas neu­ró­ti­cas. La re­ cons­ truc­ ción de lo que ocu­ rrió des­ pués de la muer­ te de su abue­ lo y de su pa­ dre. 147 . y se­cun­da­ria­men­te trau­má­ti­co por las con­di­cio­nes de emer­gen­cia y la ex­pe­rien­cia de iner­mi­dad ex­tre­ma que sus­ci­ta. sen­sa­ cio­nes de es­tu­por y con­fu­sión. Es­tá in­quie­to. Lo frag­men­ta­rio va sien­do po­co a po­co con­ te­ni­do en el vín­cu­lo te­ra­péu­ti­co. y del ca­rác­ter pa­ra­noi­de por el me­ca­nis­mo de pro­yec­ción y el de­sen­la­ce” (5). que me­re­ce el nom­bre de ‘de­men­cia pa­ra­noi­de’: da ra­zón de lo pa­ra­fré­ni­co por la re­le­van­cia de la fan­ta­sía de de­seo y de las alu­ci­na­cio­nes. lo que pue­de re­que­rir años de tra­ta­mien­to. que fe­nó­me­nos pa­ra­noi­des y es­qui­zo­fré­ni­cos se com­bi­nen en to­das las pro­por­cio­nes y pue­da pro­du­cir­se un ca­so co­mo el de Sch­re­ber..

el diag­nós­ti­co des­de el DSM-IV es: – Eje I. am­bi­va­len­cia afec­ti­va. – Eje II. pa­ra­noia) com­par­ten si­mi­la­res al­te­ra­cio­nes en la neu­ro­trans­mi­sión. des­rea­li­ za­ción y des­per­so­na­li­za­ción. etcétera). En es­ te ca­ so. – Eje V. los sín­to­mas des­cri­tos por Bleu­ler (al­te­ra­cio­nes de las aso­cia­cio­nes. La psi­co­neu­ro­bio­lo­gía de­ter­mi­na que am­bas pa­to­lo­gías (es­qui­zo­fre­nia y tras­tor­no de­li­ran­te. Eva­ lua­ ción de la actividad glo­ bal: me­jo­ra­mien­to so­cial y la­bo­ral Las di­men­sio­nes diag­nós­ti­cas des­de el pun­to de vis­ta psi­co­ di­ná­mi­co son: – Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas: con­fu­sión. au­tis­mo. En­fer­me­da­des mé­di­cas: res­pi­ra­to­ria y di­ges­ti­va (as­ ma y úl­ce­ra). – Eje IV. Tras­tor­no de la per­so­na­li­dad: tras­tor­no es­qui­zo­tí­pi­co de la per­so­na­li­dad. Tras­tor­nos psi­quiá­tri­co: tras­tor­no de­li­ran­te. Pro­ble­mas fa­mi­lia­res y psi­co­so­cia­les: re­la­ti­vos al gru­po pri­ma­rio (tía). – Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les: anal pri­ma­ria. – De­fen­sas: de­ses­ti­ma­ción con des­men­ti­da. – Co­mor­bi­li­dad: com­bi­na­ción con en­fer­me­da­des psi­co­so­má­ti­ cas (as­ma y úl­ce­ra). – Eje III. – Fi­ja­cio­nes yoi­cas: yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do. al am­bien­te so­cial la­bo­ral. – Nú­cleo tó­xi­co: hi­po­fun­ción de la neu­ro­trans­mi­sión pre­fron­ tal con hi­per­fun­ción de la sub­cor­ti­cal. ti­po per­ se­cu­to­rio.El DSM-IV to­ma pa­ra es­ta­ble­cer el cri­te­rio diag­nós­ti­co de es­qui­zo­fre­nia. 148 . Son es­tas ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas a las que Freud se re­fie­re cuan­do men­cio­na los tér­mi­nos de pa­ra­fre­nia o de de­men­cia pre­coz. hi­po­con­dría.

abu­sos se­xua­les in­fan­ti­les) dis­mi­nu­ción del vo­lu­men del hi­po­cam­po (pér­di­das neu­ro­na­ les). Se pue­ de in­ fe­ rir de ello que en pa­ cien­ tes con es­ ta vul­ ne­ ra­ bi­li­dad bio­ló­gi­ca se al­te­ra­rán los có­di­gos de in­for­ma­ción de 149 . se pro­ du­ ce un gran in­ cre­ men­ to de la hor­ mo­ na li­be­ra­do­ra de adre­no­cor­ti­co­tro­fi­na (CRH). que se ma­ ni­ fies­ ta a tra­ vés de los sig­ nos atró­ fi­ cos vi­ sua­ li­ za­dos en las neu­roi­má­ge­nes es­pe­cí­fi­cas. La vul­ne­ra­bi­li­dad neu­ro­bio­ló­gi­ca ge­né­ti­ca aso­cia­da a es­tre­ so­res so­cio-fa­mi­lia­res. Es­te au­men­to pro­du­ce la li­be­ra­ ción de cor­ti­sol. que ac­ti­va el eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-adre­nal. Se ha po­di­do com­pro­bar en pa­cien­tes con es­trés sos­te­ni­do (de­pre­sión.3-3. La pér­ di­ da de rea­ li­ dad y la caí­ da del lá­ bil sen­ ti­ mien­ to de sí mues­tran la iner­mi­dad yoi­ca. oca­sio­nan­do al­te­ra­cio­nes del hi­po­cam­po y de las co­ne­xio­nes en el sis­te­ma lím­bi­co. Es­ te se­ pul­ ta­ mien­ to del mun­ do no es más que la pro­ yec­ ción de es­ta ca­tás­tro­fe in­te­rior (5). Es­ta in­for­ma­ción di­fe­ren­te se al­ma­ce­na y se po­ne de ma­ni­fies­ to cuan­do apa­re­cen es­tre­so­res de im­por­tan­cia. de des­rea­li­za­ción y ex­pe­rien­cias alu­ci­na­to­rias. co­mo son los abu­sos psí­qui­cos o fí­si­cos in­fan­ti­les. Es­te au­men­to de cor­ti­sol pro­du­ce una es­ti­mu­la­ción de los re­cep­to­res a glu­co­cor­ti­coi­des. Ella se ma­ni­fies­ta de mane­ra di­rec­ta en sín­to­mas di­so­cia­ti­vos. ca­pí­tu­lo 1). pro­du­cien­do la caí­da del pro­ce­so res­ti­tu­ti­vo que se ha­bía man­te­ni­do has­ta ese mo­men­to. es­trés post-trau­má­ti­co. Si a ra­tas re­cién na­ci­das se las se­pa­ra a las dos se­ma­nas de sus ma­ dres. Ellos ac­ti­van la pro­duc­ción de la CRH. BRO­TE PSI­CÓ­TI­CO La muer­te del pa­dre ha­ce ma­ni­fies­ta su vul­ne­ra­bi­li­dad psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­ca. que ac­túan so­bre los ele­men­tos de trans­crip­ción ce­lu­lar y pue­den lle­gar a mo­di­fi­car los có­di­ gos ge­né­ti­cos de ma­ne­ra per­ma­nen­te (figura 12. mo­di­fi­can­do el ARN men­sa­je­ro que per­ma­ne­cía en es­ta­do de equi­li­brio ines­ta­ble has­ta ese mo­men­to. pro­du­cen al­te­ra­cio­nes de la ci­toar­qui­tec­tu­ra y neu­ ro­fun­cio­na­li­dad del sis­te­ma lím­bi­co. Es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad es de ma­yor in­ ten­ si­ dad cuan­ do más pre­ coz es el abu­ so (19).

pe­ro que mar­ca una dis­tan­cia res­pec­to de la pu­ra can­ti­dad. son muy efi­ca­ce.me­mo­ria al­ma­ce­na­dos en el hi­po­cam­po. Es­ te re­ flu­ jo ma­ si­ vo so­ bre el yo da lu­ gar a una per­cep­ción mar­ca­da­men­te pe­no­sa del pro­pio cuer­po. zy­pra­si­do­na). El la­men­ to hi­po­con­dría­co po­ne en jue­go in­ter­pre­ta­cio­nes abe­rran­tes del fun­cio­na­mien­to or­gá­ni­co. con los con­si­guien­tes cam­bios du­ra­de­ros de la con­duc­ta. le­vo­me­pro­ma­zi­na. el es­tó­ma­go res­ pon­de con dia­rrea”. In­ten­to de una fa­lli­da sim­bo­li­za­ción. Los in­tes­ti­nos se re­be­lan. que se en­tre­mez­clan con las sen­sa­cio­nes de con­fu­sión. in­ci­ si­vos: tri­fluo­pe­ra­zi­na. por­ que es­tán he­chos de ma­te­rias dis­tin­tas. La uti­li­za­ción de psi­co­fár­ma­cos an­tip­si­có­ti­cos con­ven­cio­na­ les o tí­pi­cos (se­dan­tes: clor­pro­ma­zi­na. La frá­gil con­fi­gu­ra­ción yoi­ca que se ha­ bía man­ te­ ni­ do has­ ta ese mo­ men­ to se quie­ bra y mues­ tra las zo­nas eró­ge­nas ais­la­das. pe­ro hay de­so­be­dien­cia. crean­do un cam­po con ni­ve­les cuan­ti­ta­ti­vos re­du­ci­dos. (Las vo­ces le rei­te­ran in­can­sa­ble­men­te su “es­tu­pi­dez”. por el blo­queo en la trans­mi­sión si­náp­ti­ca de do­pa­mi­na en el sis­te­ma me­so-­ cor­ti­co-­lím­bi­co. los an­tip­si­có­ti­cos atí­pi­cos (clo­za­pi­na. cuan­do se pro­du­ce el re­ti­ro de las in­ves­ti­du­ras de los re­pre­sen­tan­tes de la rea­li­dad y la so­brein­ ves­ ti­ du­ ra del yo. Por eso es­toy cons­ti­pa­do. ha­lo­pe­ri­dol) per­mi­tió dis­mi­nuir la ex­ci­ ta­ción y agre­si­vi­dad. El co­ra­zón no sa­ be bien lo que tie­ ne que pa­ sar en el in­ tes­ ti­ no. que tie­ nen un ac­ción an­ta­gó­ni­ca so­bre los re­cep­to­res de se­ro­to­ni­na (5-HT 2) y de do­ pa­ mi­ na (D1 y D2) de ma­ ne­ ra si­ mul­ tá­ nea en el sis­ te­ ma me­so-­lím­bi­co.) A tra­vés de es­te re­la­to. El co­ra­zón in­di­ca. olan­za­ pi­na. La frag­men­ta­ción cor­po­ral de Án­gel se ha­ce evi­den­te en el mo­men­to del bro­te psi­có­ti­co. el pa­cien­te des­cri­be el pa­de­ci­mien­to por su frag­men­ta­ción cor­po­ral. ris­pe­ri­do­na. Án­gel des­plie­ga una se­rie de in­ter­pre­ta­cio­nes bi­za­rras res­ pec­to de su fun­cio­na­mien­to cor­po­ral. Ellos fun­cio­nan a mo­do de di­que. 150 . Es­te sis­te­ma co­nec­ta las vías de las áreas lím­ bi­ cas y las pre­ fron­ ta­ les (figura 32). que­tia­pi­na. Di­ce: “El es­tó­ma­go es­tá di­vi­di­do en par­tes. Sin em­bar­go. Cuan­do el co­ra­zón ata­ca con sus ór­de­nes.

so­ cia­ bi­ li­ dad y len­ gua­je. pa­ra su ma­ne­jo efec­ti­vo. así co­mo las me­di­das com­ple­men­ta­rias ne­ce­sa­rias (in­ter­na­ción. Las re­gio­nes pre­ fron­ta­les. Án­gel se pre­sen­ta con un es­ta­do de ex­ci­ta­ción psi­co­mo­triz in­ten­so. de pre­do­mi­no en el he­mis­fe­rio de­re­cho ce­re­bral.Figura 32. La si­tua­ción plan­tea­da por una ur­gen­cia de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas exi­ge. fle­xi­bi­ li­ dad pa­ ra es­ cu­ char y adap­ tar­ se a la si­ tua­ ción en la que hay que rea­li­zar la en­tre­vis­ta. son de do­mi­nan­cia he­mis­fé­ri­ca iz­quier­da. Modulación de la neurotransmisión dopaminérgica El sis­te­ma lím­bi­co es­ta­ría re­la­cio­na­do con las emo­cio­nes. y co­no­ci­mien­tos es­pe­cí­fi­cos psi­co­fár­ ma­co-neu­ro­bio­ló­gi­cos pa­ra de­ter­mi­nar los es­tu­dios diag­nós­ti­ cos y las in­di­ca­cio­nes que co­rres­pon­dan en ca­da ca­so. un aca­ba­do co­no­ci­mien­to de las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías diag­nós­ti­cas. que dan cuen­ ta de la abs­ trac­ ción. tra­ta­ 151 .

sín­ to­ mas po­si­ti­vos (ideas de­li­ran­tes. la 152 .mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co. N-di­me­til­trip­ta­mi­na). Ade­ más. co­mien­zo pre­coz. se efec­tua­rán las in­ter­con­sul­tas que fue­sen ne­ce­sa­rias. la de ti­ po I tie­ ne un co­ mien­ zo más agu­ do. N-di­me­til­trip­ta­mi­na). acom­pa­ña­mien­tos te­ra­péu­ti­cos y/o fa­mi­lia­res. Es­te ti­po II de en­fer­me­dad es­qui­zo­fré­ni­ca se ca­rac­te­ri­za por un po­bre fun­cio­na­mien­to pre­mór­bi­do. –Bu­fo­te­ni­na (5-hi­dro­xi-N. La ac­ti­tud de es­cu­cha por par­te del te­ra­peu­ta pue­de con­tri­ buir por sí mis­ ma a dis­ mi­ nuir la an­ sie­ dad del pa­ cien­ te. co­no­ci­dos co­mo psi­co­dé­li­cos. alu­ci­na­cio­nes. En el ser hu­ ma­ no es­ tas sus­ tan­ cias se for­ ma­ rían co­ mo con­ se­cuen­cia de un erra­do ca­mi­no me­ta­bó­li­co. En­tre otras se co­no­cen las si­guien­tes: –DM­PEA (3. en de­ter­ mi­ na­ dos hon­ gos que cre­ cen en zo­ nas de mon­ ta­ ña y son uti­ li­ za­ dos co­mo re­cur­sos pa­ra des­co­nec­tar­se de la rea­li­dad. En cam­ bio. a fín de in­di­car los pa­sos te­ra­péu­ti­cos apro­pia­dos. Es­te dete­rio­ro pre­mór­bi­do se­ría un in­di­ca­dor de vul­ne­ra­bi­li­ dad.) y bue­na res­pues­ta al tra­ta­mien­to con antip­si­ có­ti­cos con­ven­cio­na­les. –3. N-di­me­til­trip­ta­mi­na). Exis­ten an­te­ce­den­tes in­fan­ti­les y de la ado­les­cen­cia res­ pec­ to del de­ te­ rio­ ro de la fun­ ción so­ cial e in­ te­ lec­ tual de la esqui­zo­fre­nia de ti­po II del adul­to ca­rac­te­ri­za­da por sín­to­mas ne­ga­ti­vos (em­bo­ta­mien­to afec­ti­vo. Al­gu­nos de es­tos com­pues­tos se en­cuen­tran en la na­tu­ra­le­za. alo­gia y pér­di­da vo­li­ti­va). len­gua­je de­sor­ ga­ni­za­do. etc. per­mi­te al en­tre­vis­ta­dor rea­li­zar las pre­gun­tas ne­ce­sa­rias pa­ra es­ta­ble­cer un diag­nós­ti­co psi­quiá­tri­co ade­cua­do. Exis­ten sus­tan­cias me­ti­la­das que apa­re­cen en el or­ga­nis­mo de al­ gu­ nos pa­ cien­ tes psi­ có­ ti­ cos. En al­gu­nos pa­cien­tes psi­có­ti­cos (es­qui­zo­fre­nia de ti­po I). –DMT (N. sín­to­mas ne­ga­ti­vos y res­pues­ta an­tip­si­có­ti­ca in­sa­tis­fac­to­ria.5 MEO-DMT (5-me­to­xi-N. etcétera). Cuan­do el cua­dro clí­ ni­co su­gie­ra la exis­ten­cia de un tras­tor­no or­gá­ni­co aso­cia­do.4-di­me­to­xi­fe­ni­le­ti­la­mi­na). a las que se les atri­ bu­ yen la pro­duc­ción de fe­nó­me­nos de­li­ran­tes y/o alu­ci­na­to­rios.

que es la en­car­ga­da de trans­for­mar la do­pa­mi­ na en no­ra­dre­na­li­na. pro­ du­ ci­ da en los úl­ ti­ mos años de la ni­ ñez y en los pri­me­ros de la ado­les­cen­cia.pre­sen­cia de com­pues­tos me­ti­la­dos anor­ma­les es­tá de­ter­mi­na­ da por la dis­ mi­ nu­ ción de la ac­ ción de la en­ zi­ ma do­ pa­ mi­ na-be­ ta-hi­dro­xi­la­sa. la fal­ ta de la en­zi­ma ti­ro­si­na-hi­dro­xi­la­sa. al­gu­nos me­ta­bo­li­tos son alu­ci­nó­ge­nos. Ello sig­ni­fi­ca que fren­te a si­tua­cio­ nes es­tre­san­tes se pue­den de­sen­ca­de­nar epi­so­dios de agu­di­za­ ción o bro­te. a mo­do de pan­ta­lla pro­tec­to­ra. Se ha ob­ser­va­do en pa­cien­tes es­qui­zo­fré­ni­cos y bor­der­li­ne que di­cho au­men­to se aso­cia al re­cru­de­ci­mien­to de la pa­to­lo­gía psi­có­ti­ca (in­clu­so la apa­ri­ción de ac­ti­vi­dad alu­ci­ na­to­ria y de­li­ran­te de co­mien­zo abrup­to). La apa­ri­ción del tras­tor­no en la eta­pa ado­les­cen­te po­dría es­tar de­ter­mi­na­da por un pro­ce­so de mie­li­ni­za­ción tar­día en la ado­ les­ cen­ cia y un error de la rees­ truc­ tu­ ra­ ción o po­ da (pru­ning) si­ náp­ ti­ ca. Un au­men­to de es­te ín­di­ce pue­de in­di­car una al­ta vul­ne­ra­bi­li­dad clí­ni­ca. 153 . ade­ más. el de DM­PEA. ANMT) es un pro­ce­di­mien­to de uti­li­dad pa­ra cer­ ti­fi­car el in­cre­men­to de trans­me­ti­la­ción que pre­sen­ta es­te ti­po de pa­cien­tes. La ac­ti­vi­dad me­ti­lan­te en san­gre to­tal (ac­ti­vi­dad N-me­til­ trans­fe­ra­sa. En otros pa­ cien­ tes (es­ qui­ zo­ fre­ nia de ti­ po II). ya que ésta au­ men­ ta 6 ve­ ces el ries­ go de con­ traer es­ qui­ zo­ fre­ nia y. Se pro­du­ce así un au­men­to del ni­vel de do­pa­mi­na cir­cu­lan­te sub­cor­ti­cal y. bu­fo­te­ni­na o un in­cre­men­to más al­ to que el 10 % de la ANMT se­ ría un mar­ ca­ dor de ries­ go (vul­ne­ra­bi­li­dad bio­ló­gi­ca) de con­traer la en­fer­me­dad (14). en con­se­cuen­cia. aun con ma­ yor ra­ zón si exis­ te con­ su­ mo de ma­ ri­ hua­ na. im­pi­de un ade­cua­do ni­vel de do­pa­mi­na pre­fron­tal (1). La in­di­ca­ción de an­ti­de­pre­si­vos só­lo se con­si­de­ra­rá lue­go de un tiem­po ade­cua­ do de an­tip­si­có­ti­cos. que con­vier­te ti­ro­si­na en do­pa­mi­ na. y si el diag­nós­ti­co de de­pre­sión ma­yor es evi­den­te (14). la vía de abor­da­je psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca se­rá en pri­mer lu­gar la ad­mi­nis­tra­ción de neu­ro­lép­ti­cos. En es­tos pa­cien­tes ado­les­cen­tes es­ta­ría in­di­ca­do la de­ter­mi­na­ción de la ac­ti­vi­dad N-me­ti­lan­te. Siem­pre que se pre­su­ma la po­si­bi­li­dad de un pro­ce­so psi­có­ ti­co en­mas­ca­ra­do por un cua­dro de­pre­si­vo. La pre­sen­cia de al­tos ni­ve­les de di­me­til­trip­ta­mi­na.

Dra. (Lue­ go de 45 días de tra­ ta­ mien­to con an­tip­si­có­ti­cos atí­pi­cos exis­te una dis­mi­nu­ción de las asi­me­trías me­ta­bó­ li­cas. Los neu­ro­lép­ti­cos atí­pi­cos por su me­ca­nis­mo de ac­ción so­bre la 5-HT­/DA. 4 4 154 . con un trastrono esquizofrénico paranoide (brote agudo). Ga­ lea­ no y Dr. Ro­ xa­ na B. Es­tos ha­llaz­gos pu­die­ron con­fir­mar­se con RMN en 15 pa­res de ge­me­los mo­no­ci­gó­ti­cos. que se en­cuen­tra ge­né­ti­ca­men­te de­ter­mi­na­da. en es­pe­cial en pa­cien­tes con sín­to­mas ne­ga­ti­vos (an­he­do­nia. Los exá­me­nes que eva­lúan el me­ta­bo­lis­mo ce­re­bral (to­mo­gra­fía fo­tó­ni­ca. / 3) Ma­yor ac­ti­va­ción me­ta­bó­li­ca de la ín­su­la iz­quier­da con re­la­ción a la de­re­cha. de los cua­les uno de ca­da par ha­bía de­sa­rro­lla­do es­qui­zo­fre­nia. tien­den a no au­men­tar el me­ta­bo­lis­mo de los gan­glios ba­sa­les). y al com­ pa­ rar­ la con la del her­ ma­no en­fer­mo se pu­die­ron apre­ciar al­te­ra­cio­nes en el vo­lu­men ce­re­bral y ven­tri­cu­lar (figura 33) (15). pue­de ser al­te­ra­da por no­xas (vi­rus. eco­pla­nar y es­pec­ tros­có­pi­ca. de­fi­cien­cias Figura 33. Tomografía por emisión de positrones (PET) de un paciente de 19 años. / 2) Au­men­to del met­a­bo­lis­mo fron­tal dor­so­la­ te­ral de­re­cho con re­la­ción al iz­quier­do. en al­gu­nos pa­cien­ tes. Tam­bién se han com­ pro­ba­do sig­nos de atro­fia ce­re­bral in­ci­pien­te por la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca nu­clear. Son co­no­ci­dos los es­tu­dios que han de­mos­tra­do al­te­ra­cio­nes en el SNC (sis­ te­ ma ner­ vio­ so cen­ tral) a tra­ vés de la neu­ moen­ ce­fa­lo­gra­fía. Gen­ti­le­za del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Men­tal y Es­cue­la de Me­di­ci­na Nu­clear de Men­do­ za. aner­gia. al­te­ra­cio­nes que me­re­cen ser eva­lua­das pa­ra es­ta­ble­cer un cier­to pro­nós­ti­co evo­lu­ti­vo de ma­yor o me­nor gra­ve­dad.Los es­tu­dios por neu­roi­má­ge­nes re­ve­lan. Aba­jo: 4) No hay au­ men­ to me­ ta­ bó­ li­ co de los gan­ glios ba­ sa­ les. La RMN del her­ma­no sa­ no se to­ mó co­ mo pa­ rá­ me­ tro. sin trata­ miento antipsicótico 1 2 2 1 3 Arri­ba: 1) Ac­ti­va­ción me­ta­bó­li­ca fron­tal la­te­ra­li­za­ da con hi­po­me­ta­bo­lis­mo iz­quier­do. apa­tía. Ma­ nuel Gui­rao. La mi­gra­ción neu­ro­nal. etcétera). po­si­tró­ni­ca) re­ve­lan un me­nor me­ta­bo­lis­mo en áreas pre­fron­ta­les. la to­mo­gra­fía com­pu­ta­da (TC) y la re­so­nan­cia mag­né­ti­ca nu­clear (RMN) ce­re­bral sim­ple.

En la es­ qui­ zo­ fre­ nia. pues abar­ ca la ter­ ce­ ra par­ te de to­ da el área cor­ ti­ cal. es­ta va­rie­dad de es­tí­mu­los no pue­de li­gar­se ade­cua­da­men­te y. es­ pe­ cial­men­te en el he­mis­fe­rio iz­quier­do. Se han iden­ti­fi­ca­do tres re­gio­nes pre­fron­ta­les es­pe­cia­li­zadas: 155 . res­pec­to de otros ani­ma­les de la es­ca­la in­fe­ rior. que a su vez le lle­ga des­de cier­tas re­gio­nes de los ló­bu­los tem­po­ra­les. es­pa­cia­les y vi­sua­les) y los de los cen­ tros de la emo­ ción y la aten­ ción. La gran so­ fis­ ti­ ca­ ción de es­ te área. La cor­te­za pre­fron­tal tie­ne co­ne­xio­nes re­cí­pro­cas con to­das las áreas del neo­cór­tex (tem­po­ra­les. se le su­ma­rían las ex­pe­rien­cias tem­pra­nas (vín­cu­lo pri­ma­rio de­fi­ci­ta­rio) pa­ de­ ci­ das por el pa­ cien­ te. tam­bién con re­gio­nes lím­bi­cas co­mo el gy­rus cin­gu­lar y el hi­po­cam­po. pa­rie­ta­les y oc­ci­pi­ta­les). es qui­zás la más im­ por­ tan­ te de la re­ gión. y se han des­cri­tos dis­tin­tos ha­llaz­gos en pa­cien­tes es­qui­zo­fré­ni­cos: a) me­ta­bo­lis­mo fron­tal o pre­fron­tal re­du­ci­do. Re­ci­be in­for­ma­ción as­cen­den­te del tá­la­mo. re­si­de en su re­la­ción con el len­gua­je y cons­ti­tu­ye el ras­go de ma­yor di­fe­ren­cia­ción del ce­re­bro hu­ma­no. d) re­la­ti­vo hi­per­me­ta­bo­lis­mo de ló­bu­los tem­po­ra­les. por lo tan­to. La cor­ te­ za pre­ fron­ tal es un área de ma­ si­ vas co­ ne­ xio­ nes. e) ano­ma­lías fun­cio­na­les a ni­vel de glo­bus pa­lli­dus iz­quier­do. El de­fec­to del de­sa­rro­llo ce­re­bral se re­fle­ja en los me­ca­nis­ mos cog­ni­ti­vos y en el pro­ce­sa­mien­to de la in­for­ma­ción re­ci­bi­da. b) re­duc­ción ge­ne­ral del me­ta­bo­lis­mo ce­re­bral. Es­tas co­ne­xio­nes re­ci­ben to­das las mo­da­li­da­des de im­pul­sos: los sen­so­ria­les (au­di­ti­vos. etcétera). fra­ca­sa la cons­ti­tu­ción de la hue­lla mné­mi­ca. Son va­ rias las re­ gio­ nes ana­ tó­ mi­ cas que son sus­ tra­ to de pro­ ce­sa­mien­tos psí­qui­cos. pe­ro la cor­te­za pre­fron­tal. La cor­te­za pre­fron­tal in­te­gra la in­for­ma­ción re­ci­bi­da y pro­ vee res­pues­tas.de fac­to­res tró­fi­cos neu­ro­na­les ma­ter­nos. A es­tas dis­ fun­cio­nes neu­ro­na­les que per­ma­ne­cen la­ten­tes. c) re­la­ti­vo hi­per­me­ta­bo­lis­mo iz­quier­do. lo que pro­ du­ ci­ ría en eta­ pas más tar­ días la eclo­sión del tras­tor­no psi­có­ti­co. a su vez mo­du­la­das por fun­cio­nes cor­ti­ca­les su­pe­rio­res.

en es­ta di­men­sión. y es fun­da­men­tal pa­ra el de­sen­vol­vi­mien­to dia­rio de la per­so­na. Es­ta re­gión es la en­car­ga­da de brin­dar el co­no­ci­mien­to a los de­no­mi­na­dos ac­tos cons­cien­tes. im­po­si­bi­ li­tan la ins­crip­ción de ele­men­tos per­te­ne­cien­tes al sis­te­ma de las neu­ro­nas no pa­sa­de­ras (re­te­ne­do­ras de can­ti­dad). pa­ra que ellos. – or­bi­tal: al ser­vi­cio de fun­cio­nes de en­jui­cia­mien­to y so­cia­bi­ li­dad. de com­ pren­ der. es­ta al­te­ra­ción del “fil­tro” del tron­co ce­re­bral se pue­de atri­buir a una mo­di­fi­ca­ción de la re­la­ción do­pa­mi­na/ a­ce­til­co­li­na. La de­no­mi­na­da wor­king me­mory es la que in­ te­ gra la ex­ pe­ rien­cia del mo­men­to con la in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da (sto­re me­mory) de las ex­pe­rien­cias pa­sa­das. etcétera). aso­ciar he­chos pa­sa­dos. – me­dial: re­la­cio­na­da con la ac­ti­vi­dad y con la vo­lun­tad. de prio­ ri­ zar y de lle­ var a ca­ bo otras fun­ cio­ nes eje­ cu­ ti­ vas. Las ac­cio­nes de los an­tip­si­có­ti­cos de­pen­den de su in­te­rac­ ción con los neu­ro­trans­mi­so­res. que se pue­den in­ter­pre­tar co­mo un ín­di­ce de hi­pe­rex­ci­ta­bi­li­dad ce­re­bral. La neu­ro­trans­mi­sión si­náp­ti­ca no en­cuen­ tra obs­tá­cu­lo. ma­ne­jar. la pan­ta­lla pro­tec­to­ra con­tra los es­tí­ mu­los fra­ca­sa en su cons­ti­tu­ción. En la es­qui­zo­fre­nia. adi­cio­nar nú­me­ros sim­ples.– dor­so­la­te­ral: al ser­vi­cio de fun­cio­nes cog­ni­ti­vas (abs­trac­ ción). por los me­ca­nis­mos de trans­duc­ción 156 . en la ana­to­mo-fun­cio­na­li­dad neu­ro­nal. Le­sio­nes en es­ta área pro­du­cen dé­fi­cit es­pe­cí­fi­cos de in­te­ gra­ción co­ti­dia­na (con­ver­sar con otros. El ma­peo ce­re­bral com­pu­ta­ri­za­do (MCC) tam­bién da in­for­ ma­ ción acer­ ca de la bioe­ lec­ tri­ ci­ dad ya que pue­ de mos­ trar el au­men­to de las on­das del­ta. Los ni­ve­les hi­per­tró­fi­cos de ex­ci­ta­ción arri­ban a la cor­te­za y. me­dia­ti­za­da por neu­ro­trans­mi­so­ res. Por lo tan­to. En el ce­re­bro de los es­qui­zo­fré­ni­cos. La fun­ción de es­ta zo­na. que im­pi­den una ade­cua­da ac­ti­vi­dad de las vías me­so­-cor­ti­ca­les. es­tá re­la­cio­na­da con la po­si­bi­li­dad de mo­ni­to­rear. Las neu­ro­nas se han vuel­to más pa­sa­de­ras. el pre­do­mi­nio de la vo­lup­tuo­si­dad (ex­ce­so de es­ti­mu­la­ cio­nes) po­ne en jue­go un hi­per­fun­cio­na­mien­to de las vías me­so-­lím­bi­cas.

Ade­más. La ad­mi­nis­tra­ción cró­ni­ca de neu­ro­lép­ti­cos pro­du­ce un blo­ queo por des­po­la­ri­za­ción post-si­náp­ti­ca en di­chos sub­sis­te­mas. La vía me­so-cór­ti­co-lím­bi­ca es la más im­por­tan­ te. Es in­te­re­san­te pun­tua­li­zar que mu­chos de los pa­cien­tes que to­man neu­ro­lép­ti­cos dan ma­yor va­lor al me­jo­ra­mien­to de sus sen­sa­cio­nes afec­ti­vas.) blo­quean con ma­yor in­ten­si­dad el área teg­men­tal ven­tral. De allí que es­te ti­po de an­tip­si­có­ti­cos po­sea me­no­res efec­tos ex­tra­pi­ra­mi­da­les. que ac­túan so­bre el eje hi­po­tá­la­mo-hi­po­fi­sa­rio. co­no­ci­das co­mo A9 y A10. la me­so-­lím­bi­ca y la me­so-cór­ti­colím­bi­ca. En­tre los sis­te­mas do­pa­mi­nér­gi­cos de la cor­te­za fron­tal y de las es­truc­tu­ras sub­cor­ti­ca­les exis­te una re­cí­pro­ca in­te­rac­ción. que a la su­pre­sión de sus de­li­rios y/o alu­ci­na­cio­nes. ris­pe­ri­do­na. etc. lo que per­mi­ti­rá una trans­for­ma­ción en la co­mu­ni­ca­ción ce­lu­lar. En los pa­cien­tes es­qui­zo­fré­ ni­cos hay una hi­po­fun­ción de los sis­te­mas do­pa­mi­nér­gi­cos en 157 . los neu­ro­lép­ti­cos atí­pi­cos (clo­za­pi­na. zy­pra­si­do­na. cu­yas ter­mi­na­cio­nes do­pa­mi­nér­gi­cas se ori­gi­nan en el área neu­ro­nal teg­men­tal ven­tral. Lo que in­te­re­sa es el blo­queo do­pa­mí­ni­co de la zo­na A10 co­mo me­ca­nis­mo de ac­ción cor­ti­cal de los an­tip­si­có­ti­cos. des­de el pun­to de vis­ta sin­to­ma­to­ló­gi­co.(unión a los re­cep­to­res y cam­bio de fun­cio­na­li­dad neu­ro­nal) pue­dan re­gu­lar los fac­to­res de trans­crip­ción y mo­du­lar fi­nal­ men­te la ex­pre­sión ge­né­ti­ca. olan­za­pi­na. y tal vez en el fu­tu­ro se pue­dan en­con­trar fár­ma­cos que per­mi­tan lo­grar un ba­lan­ce ade­cua­do en­tre am­bos sis­te­mas y no so­la­men­ te ob­te­ner una es­ti­mu­la­ción o una in­hi­bi­ción de ca­da uno de ellos. La hi­po­fun­ción pre­fron­tal en la es­qui­zo­fre­nia es­tá aso­cia­da a una ba­ja ac­ti­vi­dad do­pa­mí­ni­ca. que­tia­pi­na. El sis­te­ma do­pa­mí­ni­co es­tá com­pues­to por tres sub­sis­te­ mas: la vía ni­gro-es­tria­da. es­tas neu­ro­nas do­pa­mi­nér­gi­cas. don­de se ori­gi­na la vía me­so-­cor­ti­co-­lím­bi­ca. Sin em­bar­go. ya que só­lo cam­bian­do la in­for­ ma­ción del ADN nu­clear se­rá po­si­ble una mo­di­fi­ca­ción en la mo­du­la­ción de los neu­ro­trans­mi­so­res y neu­ro­hor­mo­nas. ya que co­mu­ni­ca el sis­te­ma ex­tra­pi­ra­mi­dal y el lím­bi­co con la cor­te­za fron­tal (figura 32) (15). con­tro­lan la li­be­ra­ción de la hor­mo­ na pro­lac­ti­na.

co­mo del pro­pio cuer­po. y una es­ cue­ ta par­ ti­ ci­ pa­ ción de los que co­rres­pon­den a ni­ve­les re­pre­sen­ta­cio­na­les. im­pul­sio­nes u otros. y só­lo ar­ti­cu­la­dos por le­yes de si­mul­ta­nei­dad (3). Las neu­ro­nas de la cor­te­za ce­re­bral hu­ma­na dis­po­nen de un 60 a 80 % de trans­mi­sión glu­ta­ma­tér­gi­ca. Hay pre­do­mi­nio de sig­nos per­cep­ti­vos. Los sín­to­mas ne­ga­ti­vos se re­la­cio­nan con una me­nor ac­ti­vi­ dad do­pa­mí­ni­ca fron­tal. la in­for­ma­ción sen­so­rial a tra­vés del tá­la­mo su­fre un me­ca­nis­mo de “fil­tro”. Con­se­cuen­cia de es­ta in­hi­bi­ ción. com­pul­sio­nes. no amal­ga­ma­dos li­bi­di­nal­men­te. tan­to del me­dio ex­ter­no. Si el flu­jo de in­for­ma­ción que al­can­za la cor­te­za ce­re­bral re­sul­ta ex­ce­si­vo. con es­ca­sa cua­li­fi­ca­ ción de la emo­ ción. Exis­te un ba­lan­ce en­tre las ter­mi­na­les ex­ci­ta­to­rias glu­ta­ ma­tér­gi­cas y las ter­mi­na­les in­hi­bi­to­rias do­pa­mi­nér­gi­cas so­bre la re­gu­la­ción de la ac­ti­vi­dad de neu­ro­nas ga­baér­gi­cas en el 158 . an­tes de arri­bar a la cor­te­za. Ello sig­ni­fi­ca un im­por­tan­te com­pro­mi­so de aque­ llos sis­te­mas vin­cu­la­dos a lo cuan­ti­ta­ti­vo. El me­ca­nis­mo glu­ta­ma­tér­gi­co-as­par­té­gi­co ejer­ce una po­de­ ro­sa in­fluen­cia ex­ci­ta­to­ria so­bre la vía cór­ti­co-es­tria­da que a su vez in­hi­be la for­ma­ción re­ti­cu­lar y las vías ta­lá­mi­cas. Así. Es el neu­ro­trans­mi­sor de la re­ti­na. ¿Las le­sio­nes cor­ti­ca­les po­drían te­ner co­mo co­rre­la­to el au­men­to de do­pa­mi­na sub­cor­ti­cal? Es­te ti­po de al­te­ra­ción se pue­de ob­ser­var en es­tu­dios ex­pe­ri­men­ta­les y en pa­cien­tes con le­sio­nes pre­fron­ta­les. El glu­ta­ma­to ejer­ce su ac­ción so­bre el re­cep­tor N-me­til-D-As­par­ta­to (NM­ DA). El ca­mi­no ha­cia la cons­ti­tu­ción de una uni­dad mí­ni­ma de sen­ti­do se en­cuen­tra blo­quea­do. Los sín­to­mas po­si­ti­vos es­tán re­la­cio­ na­ dos con al­ tos ni­ ve­ les de do­ pa­ mi­ na en el área A10. de la có­clea au­di­ti­va y de las fi­ bras que co­ nec­ tan la cor­ te­ za con el tá­ la­ mo (figura 34). Prác­ ti­ca­men­te to­da la in­for­ma­ción or­ga­ni­za­da que sa­le des­de el ce­re­bro se trans­mi­te por es­ta vía. el aler­ta in­du­ci­do por es­tí­mu­los. la ca­pa­ci­dad in­te­ rac­ti­va cor­ti­cal pue­de fra­ca­sar y. apa­re­cer sín­to­mas psi­có­ti­cos co­mo de­li­rios.la cor­te­za fron­tal y una hi­per­fun­ción en las es­truc­tu­ras sub­ cor­ti­ca­les. es mi­ni­mi­za­do.

Es­tas ob­ser­va­cio­nes ha­cen su­po­ner que la vía cor­ti­coes­tria­ da glu­ta­ma­tér­gi­ca-as­par­tér­gi­ca. que rea­li­za el tá­la­mo. pue­de es­tar com­pro­me­ti­da en la pa­to­gé­ne­sis de la es­qui­zo­fre­nia y otras con­di­cio­nes psi­có­ti­ 159 . La hi­poac­ti­vi­dad de las neu­ro­nas GA­BA pue­de me­jo­rar­se re­du­cien­do la ac­ti­vi­dad do­pa­mi­nér­gi­ ca o es­ti­mu­lan­do la ac­ti­vi­dad glu­ta­ma­tér­gi­ca. Modulación del filtro talámico cuer­po es­tria­do. Es­to tie­ne una cru­cial im­por­tan­cia en la fun­ ción fil­tro del tá­la­mo que pa­re­ce ser hi­poac­ti­vo en la es­qui­zo­ fre­nia. La hi­pe­rac­ti­vi­dad de la do­pa­mi­na o la hi­poac­ti­vi­dad del glu­ta­ma­to pue­den re­du­cir la ac­ción del GA­BA y pro­du­cir un efec­to ne­ga­ti­vo so­bre la fun­ción de fil­tro de la in­for­ma­ción sen­ so­rial.Figura 34.

en­tre las en­fer­me­da­des psi­quiá­tri­cas. Se ha pos­tu­la­do que el blo­queo de re­cep­to­res se­ro­to­ni­nér­gi­ cos (5-HT2). ¿De­sa­rro­lla­rán ine­vi­ta­ble­men­te psi­co­sis los en­fer­mos con hi­po­do­pa­mi­ner­gia cor­ti­cal? ¿Las di­fe­ren­cias de ni­ve­les do­pa­ mí­ni­cos en­tre am­bas es­truc­tu­ras se­rán ca­pa­ces de ori­gi­nar la psi­co­sis en en­fer­mos es­qui­zoi­des? ¿Se po­drían me­jo­rar es­tos pa­cien­tes si se es­ti­mu­lan los re­cep­to­res do­pa­mí­ni­cos cor­ti­ca­les. No es ne­ ce­ sa­ rio que 160 . Es im­por­tan­te de­ter­mi­nar qué com­bi­na­ción pro­du­ce una me­jo­ría de los sín­to­mas po­si­ti­vos y ne­ga­ti­vos en la es­qui­zo­fre­ nia. Ésta se pue­de lo­grar con dro­gas re­la­ti­va­men­te nue­vas co­mo son los an­tip­si­có­ti­cos atí­pi­cos y con fár­ma­cos pro-ga­baér­ gi­cos co­mo son las ben­zo­dia­ze­pi­nas y los an­ti­cí­cli­cos. las pa­to­lo­gías que más fre­cuen­te­men­te oca­sio­nan es­te ti­po de epi­so­dios. al pro­ vo­ car de es­ ta for­ ma un feed-back ne­ ga­ ti­ vo so­ bre la hi­ per­ do­pa­mi­ner­gia sub­cor­ti­cal? Gran va­rie­dad de pro­yec­tos de es­tu­dios es­tán con­cen­tra­dos en in­ves­ti­gar qué por­cio­nes del ge­no­ma es­ta­rían in­vo­lu­cra­dos en la es­qui­zo­fre­nia. es el efec­to adi­cio­nal más im­por­tan­te re­que­ri­do pa­ra una com­ ple­ta me­jo­ría. 6. El tér­mi­no “ex­ci­ta­ción o agi­ta­ción psi­co­mo­triz” co­rres­pon­de más a la des­crip­ción del es­ta­do clí­ni­co psi­quiá­tri­co de un pa­ cien­ te que a un diag­ nós­ ti­ co en sí mis­ mo. Mar­ca­do­res po­si­bles pa­ra es­qui­ zo­fre­nia han si­do iden­ti­fi­ca­dos en el bra­zo lar­go del cro­mo­so­ ma 22 y en el bra­ zo cor­ to de los cro­ mo­ so­ mas 3.cas co­mo la ma­nía y los es­ta­dos con­fu­sio­na­les. Es­to de­mues­tra la in­te­rre­la­ción en­tre los sis­te­ mas do­pa­mi­nér­gi­co y se­ro­to­ni­nér­gi­co. ya que la do­pa­mi­na no jue­ga un rol de­ci­si­vo en la re­gu­la­ción de di­cha ac­ti­vi­dad. pre­sen­te en la ac­ción de los neu­ro­lép­ti­cos atí­pi­cos. 3-4. DIAG­NÓS­TI­CO EN LA UR­GEN­CIA PSI­QUIÁ­TRI­CA Los tras­tor­nos psi­có­ti­cos agu­dos y la agi­ta­ción psi­co­mo­triz son. 8 y 20. cuál es la na­tu­ra­le­za de la aso­cia­ción y cuál el me­ca­nis­mo de ac­ción. su­gi­rien­do que la ac­ti­vi­dad psi­co­mo­to­ra de es­ta vía es se­lec­ti­va.

an­te­ce­den­tes de epi­so­dios si­mi­la­res o po­si­ble­men­te re­la­ cio­na­dos con el pre­sen­te y los tra­ta­mien­tos efec­tua­dos. rá­ pi­ da­ men­ te. por ejem­ plo. pa­ra in­di­car una in­ter­ven­ción psi­co­far­ma­co­ ló­gi­ca (12). en ho­ ras o días. sus ac­ tos mo­ to­ res. en­ton­ces. En esos mo­ men­ tos es muy di­ fí­ cil con­ se­ guir el con­ trol de las con­duc­tas a tra­vés de las pa­la­bras más afec­ti­vas y con­te­ne­do­ ras. Pa­ra es­ta­ble­cer el diag­nós­ti­co etio­ló­gi­co. in­to­xi­ca­cio­nes far­ma­co­ló­gi­cas. alu­ci­na­cio­ nes. agra­va­dos por otro ti­po de tras­tor­nos. in­quie­tud. es­qui­zo­fre­ nia. en­fer­ me­da­des in­ter­cu­rren­tes y an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res. lla­ma­dos “atí­pi­cos”. agi­ta­ ción mo­to­ra. pue­den ali­viar rá­pi­da­men­te los sín­to­mas del pa­cien­te. y/o al­te­ra­cio­nes del jui­ cio y la me­ mo­ ria. de­li­rium. Ello no im­pli­ca la an­ti­gua neu­ro­lep­ti­za­ción quí­mi­ca (se­da­ción con ac­cio­nes ex­tra­pi­ra­mi­da­les y neu­ro­ve­ge­ta­ti­vas). clí­ni­cas. fal­ta de con­cien­cia de si­tua­ción y en­fer­me­dad. por en­fer­me­da­des neu­ro­ló­gi­cas. pen­sa­mien­tos in­co­he­ren­tes. Los nue­vos an­tip­si­có­ti­cos. de­li­rios. de­sor­ga­ni­za a la fa­mi­lia y/o a los alle­ga­dos. en ge­ ne­ ral. al­te­ra­cio­nes afec­ti­vas. exis­ ten­ cia de otros sig­ nos y sín­ to­mas con­co­mi­tan­tes (fun­da­men­tal­men­te clí­ni­co-neu­ro­ló­gi­ cos). ade­más del es­ta­do ac­tual del pa­cien­te de­ben con­si­de­rar­se los si­guien­tes pa­rá­me­ tros: edad. su len­ gua­ je y su com­por­ta­mien­to. for­ ma de co­ mien­ zo. a ve­ ces en se­ma­nas (figura 35). tras­tor­nos afec­ti­vos. Es­te diag­nós­ti­co in­clu­ye la es­qui­zo­fre­nia. Se tra­ ta de un sín­ dro­ me que pue­ de ser oca­ sio­ na­ do por múl­ ti­ples tras­tor­nos. en­tre otros. el abu­ so de sus­ tan­ cias. an­sie­dad. los de­sór­ de­nes de per­so­na­li­dad. Es­ te con­ jun­ to de sig­ nos y sín­ to­ mas se de­ sa­ rro­ lla. con la con­se­cuen­te res­pon­sa­bi­li­ dad pro­fe­sio­nal). Se ha­ce ne­ce­sa­rio. Es muy 161 . Los epi­so­dios psi­có­ti­cos agu­dos y de agi­ta­ción psi­co­mo­triz pue­den pre­sen­tar­se con di­fe­ren­te sin­to­ma­to­lo­gía: de­so­rien­ta­ ción espacio-temporal. sín­dro­mes de abs­ti­ nen­cia a dis­tin­tas sus­tan­cias y dro­gas ile­ga­les. una tran­qui­li­za­ción far­ma­co­ ló­gi­ca.el pa­cien­te sea “pe­li­gro­so pa­ra sí mis­mo o pa­ra ter­ce­ros” (co­mo lo es­ta­ble­ce el có­di­go pe­nal. cri­sis de pá­ni­co. idea­ción psi­có­ti­ca. La an­gus­tia des­per­ta­da en el pa­cien­te por su in­ca­pa­ci­dad pa­ ra con­ tro­ lar su áni­ mo. hi­pe­rac­ti­vi­dad. pre­ci­sa­men­te por no po­seer ese ti­po de ac­cio­nes “tí­pi­cas”.

Trastorno maníaco con síntomas psicóticos Depresión mayor con síntomas psicóticos Reacción aguda por estrés . Es fun­da­men­tal la eva­lua­ción de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los sín­to­mas pre­sen­tes.Borderline .Trastorno delirante .etc.Paranoide .Figura 35. etc.Trastorno maníaco . si re­sul­tan ame­na­zan­tes al pun­to 162 . ocu­pa­cio­na­les. con­duc­tas se­xua­les.I nducidos por sustancias Trastornos del desarrollo Infanto-juveniles - Autismo .Estrés post-traumático Trastornos por ansiedad . si le or­de­nan rea­li­zar ac­tos pe­li­gro­sos o re­la­cio­na­dos con la muer­te. es ne­ce­sa­rio acu­dir a fa­mi­lia­res o acom­pa­ñan­tes que pue­dan con­ tri­buir a re­co­ger los da­tos men­cio­na­dos.Ataque de pánico .E  nfermedades autoinmunes .Trastorno psicótico no especificado Trastornos de la personalidad . En los ca­ sos en los que por el es­ ta­ do ac­tual del pa­cien­te no pue­da con­tar­se con su co­la­bo­ra­ción.Fobias .Hipertiroidismo .Alucinosis orgánica . Diagnósticos diferenciales de la agitación o excitación psicomotriz (según clasificación del DSM-IV) Trastornos mentales orgánicos -D  elirio . en ca­ so de que exis­tan alu­ci­na­cio­nes au­di­ti­vas.Trastorno delirante orgánico . establecer si in­flu­yen so­bre la con­duc­ta del en­fer­mo.Esquizofrenia .Déficit de atención con hiperactividad Trastorno disocial Trastornos debidos a enfermedades médicas .intoxicación Desórdenes psicóticos .Trastornos orgánicos afectivos -P  or sustancias psicoactivas: .Demencia .Trastornos de Rett.Antisocial Trastornos afectivos - Trastorno bipolar .). im­por­tan­te in­da­gar so­bre los há­bi­tos y cos­tum­bres vi­ta­les (ali­men­ta­rios. pa­ra de­ter­mi­nar el ries­go que im­pli­can pa­ ra el pa­ cien­ te o pa­ ra ter­ ce­ ros. de Asperger .abstinencia .Ansiedad generalizada . Por ejem­ plo. con­su­mo de dro­ gas y fár­ ma­ cos.

que de­sa­rro­lló un ni­vel de ela­bo­ra­ción men­tal más com­ple­jo. por lo tan­to. Es co­no­ci­da la ma­yor in­ci­den­cia de cier­ tos tras­ tor­ nos en fa­ mi­ lia­ res de pri­ mer gra­ do. Los hom­bres cons­ti­tu­yen un con­jun­to. la con­fi­gu­ra­ción de un sis­te­ma in­ter­pre­ta­ti­vo. del tra­ba­jo psí­qui­co. con­tro­lar una si­tua­ción po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sa y po­si­bi­li­tar un tra­ta­mien­to de­fi­ni­ti­ vo y efec­ti­vo del tras­tor­no bá­si­co sub­ya­cen­te. La uti­li­za­ ción de psi­co­fár­ma­cos pro­pi­ció la lle­ga­da del mo­men­to res­ti­tu­ ti­vo. En ca­ da ca­ so y si­ tua­ ción se ele­gi­rá el fár­ma­co o los fár­ma­cos ade­cua­dos. cuan­do el ha­lo­pe­ri­dol se sus­pen­de pre­coz­ men­te (15). El ges­ to o la in­ ter­ ven­ ción del otro se re­gis­tra co­mo po­nien­do en jue­go se­gun­das in­ten­cio­nes. etc. al­co­ho­lis­mo u otras adic­cio­nes. Un hom­ bre lo mi­ ra y Án­ gel se sien­ te acu­ sa­ do de ro­ bar un ban­ co o de bus­ car un be­ ne­ fi­ cio per­ so­ nal. Ser mi­ra­do im­pli­ca siem­pre un do­ble cir­cui­to: ser re­co­no­ci­ do y. Los ma­reos. se de­ter­ mi­na­rá cuál o cuá­les son los sín­to­mas pre­pon­de­ran­tes y más per­tur­ba­do­res y. fa­ci­li­ tan­do así el co­mien­zo del tra­ba­jo psi­co­te­ra­péu­ti­co. que es­tá pen­dien­te de él. que es un ser di­ fe­ ren­ te a los 163 .de que el paciente no lo­ gra con­ tro­ lar sus ac­ tos. bur­ la­ do. se re­du­je­ron pau­la­ti­na­men­te. es­qui­zo­fre­nia. A ve­ ces la voz le re­ cuer­ da que es un “ta­ ra­ do”. una vez que se ha­ya de­ter­mi­na­do que el es­ta­do de ex­ci­ta­ción psi­co­mo­triz co­rres­pon­de a un tras­tor­no psi­quiá­tri­co. Las irrup­cio­nes ex­ci­ta­to­rias so­bre el apa­ra­to psí­ qui­co. al mis­ mo tiem­ po. en con­se­cuen­cia. los más ur­gen­tes por con­tro­lar. Los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res de tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos (en­fer­me­dad ma­nía­co-de­pre­si­va. Án­gel si­gue tra­ta­do con ha­lo­pe­ri­dol. sui­ci­dio) pue­den apor­tar da­tos que fa­ci­li­ten la orien­ta­ción diag­nós­ti­ca. A la vez pue­ de conocer las características del entorno familiar. El abor­da­je psi­co­far­ma­co­ló­gi­co de es­tos epi­so­dios apun­ta a ali­viar el su­fri­mien­to del pa­cien­te. a fin de de­ter­mi­nar las po­si­bi­li­da­des de con­ten­ción del pa­cien­te y las ca­rac­te­rís­ti­cas de su en­tor­no fa­mi­liar. es de­cir. Los ni­ve­les cuan­ti­ta­ti­vos ba­jos pro­mo­vie­ron un au­men­to de su ac­ti­vi­dad me­so­cor­ti­cal y. ya que exis­ten al­tas pro­ba­bi­ li­da­des de re­ci­di­va. Al res­pec­to. No exis­te un úni­ co agen­ te pa­ ra el con­ trol de la ex­ ci­ ta­ ción. la con­fu­sión y la agi­ta­ción dis­mi­nu­ye­ron. ma­ni­fes­ta­da en el bro­te. La du­ra­ción pro­lon­ga­ da del tra­ta­mien­to fue ne­ce­sa­ria.

me­rez­co un tra­ba­jo me­jor. Es que él pue­ de lle­ gar a ser “al­ guien”.de­más o que tie­ne po­de­res es­pe­cia­les. En “In­tro­duc­ción del nar­ci­sis­mo”. “Soy di­fe­ren­te. que to­ das esas ba­ su­ ras que apa­ re­ cen en los dia­ rios”. ate­mo­ri­ za­do por un en­tre­vis­ta­dor que po­ne ca­ras “de que­rer aga­rrár­ se­ las con él”. que en nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des se­du­ce al te­ra­peu­ta. “Cuan­ do me sien­ to así. di­ ce Án­ gel. Co­mo otros en­fer­mos pa­ra­noi­cos. “Exis­ te en él un nú­ cleo de ver­ dad his­tó­ri­ca” (Freud). Cual­quier epi­so­dio. to­ do lo que acon­ te­ ce. di­ce. que siem­pre in­di­ca su dis­tin­ción del otro. En­ton­ces reac­cio­na ac­ti­va­men­te (se pue­de eno­jar. La fa­mi­lia. Os­ci­la­ción im­po­ten­cia/ om­ni­po­ten­cia. te­ner una pe­lea con el co­lec­ti­ve­ro. de ser vis­ to des­de es­ta pers­pec­ti­va. un de­sa­rro­llo teó­ri­co. des­de es­te “mol­de sis­te­ma­ti­za­do”. ele­men­tos com­ple­ta­men­te rea­les de la in­ fan­ cia del en­ fer­ mo. Des­crip­ción mi­nu­cio­sa a la que só­lo le fal­ta el len­gua­je. Tie­ ne mie­do a la pre­sen­cia de es­te ter­ce­ro. 3-5. Él in­ves­ti­ga las in­ten­cio­nes. El de­li­rio re­to­ma. sos­tie­ne que el hi­ jo es “va­ go” por­ que no quie­ re tra­ ba­ jar y a su vez que no con­ si­ gue tra­ ba­ jo por­ que no quie­ re: “Se las da de ge­ ren­ te ban­ ca­ rio”. afir­ma la fa­mi­lia. Án­gel se pre­sen­ta en al­gu­nos tra­ba­jos con mie­do. pa­re­ce es­cri­bir el gran li­bro de la me­tap­si­co­lo­gía. sin con­cien­cia de la en­fer­me­dad. Y es­to es lo que de­ ter­ mi­ na que él no pue­ da ob­ te­ ner lo que los co­ mu­ nes tie­nen: tra­ba­jo y pa­re­ja. es sus­ cep­ ti­ ble de ser leí­ do. las mo­ti­va­cio­nes del per­se­gui­ dor. Es un ca­mi­no pa­ra com­pen­sar las fa­llas en la trian­gu­la­ción. ba­jo una for­ma ape­nas dis­fra­za­da. Freud mar­ca la ac­ti­tud de los pa­dres ca­ri­ño­sos co­mo con­se­cuen­cia de la re­pro­duc­ción 164 . RES­TI­TU­CIÓN DE­LI­RAN­TE El de­li­rio pa­ra­noi­co in­ten­ta res­ti­tuir al­go del or­den cua­li­ta­ti­vo. veo a los hom­bres di­bu­ja­dos”. que ame­na­za per­ma­nen­ te­men­te con usur­par su lu­gar. y es­ to le ha­ ce po­ ner en jue­ go un pro­ ce­ so in­ te­ lec­ tual. pre­po­tear a un en­tre­vis­ta­dor cuan­do bus­ca tra­ba­jo). el có­di­go freu­dia­no.

Ma­jes­tad. En rea­li­dad. re­gi­da por la ne­ce­si­dad y la in­de­fen­sión. La ma­ dre. Al­gu­nos de ellos ac­ce­ die­ron al sta­tus de zo­ na eró­ ge­ na y en ciertos momento se lo­ gró cier­ta uni­fi­ca­ción de éstas. es de­cir. “His ma­ jesty. pri­mer cir­cui­to que co­rres­pon­de a la iden­ti­dad per­cep­ti­va. en al­gún mo­men­to de la pre­his­to­ria. la “asis­ten­cia aje­na”. con re­la­ción a una ca­ren­cia ma­te­rial y psí­qui­ ca. Pe­ro el llan­to. que por­ta la anu­la­ción de la di­ fe­ ren­ cia: los án­ ge­ les no tie­ nen se­ xo. pre-exis­ te en el có­ di­ go del otro co­ mo tal” (7). a un sig­ni­fi­ca­do. en el cual tien­ den a cum­ plir­ se los an­ he­ los más pri­mi­ti­vos y esa fe­li­ci­dad. Án­gel es sig­ni­fi­ca­do con un nom­bre. en de­ter­mi­ na­das áreas: la res­pi­ra­ción y la ali­men­ta­ción. Go­ di­ no Ca­ bas se­ ña­ la: “Se ve que no otra co­ sa que una alie­ na­ ción es lo que fun­ da al su­ je­ to co­ mo tal. Án­gel pu­do cua­li­fi­car cier­tos ni­ve­les de ex­ci­ta­ción. se de­ du­ ce: el su­ je­ to es su­ je­ to si y so­ la­ men­ te si. El be­bé. re­cu­rri­rá al mo­de­lo de al­te­ra­ción in­ter­na. el pa­ta­leo o el gri­to. the baby”. Es­ta in­ter­ven­ción. Es­ ta tra­ duc­ ción se li­ ga a un pe­ di­ do. una ac­ción es­pe­cí­fi­ca. La in­tro­duc­ción del de­seo. res­pon­de a aque­llo que ella mis­ma for­mu­la. re­quie­re de una al­te­ra­ción en el “mun­do ex­te­rior”. que sus­pen­da tran­si­to­ria­ men­te el des­pren­di­mien­to cuan­ti­ta­ti­vo. La pu­ra can­ti­dad si­gue fun­cio­nan­do en Án­gel. es la ma­ dre quien lo in­ ter­ pre­ ta co­ mo tal. Por lo tan­ to. rea­li­za­da a tra­vés de la “asis­ten­cia aje­na”. Sin em­bar­go. su­pues­ta­men­te vi­vi­da.del pro­pio nar­ci­sis­mo (4). La trans­for­ma­ción can­ti­dad­/cua­li­dad re­mi­te a una di­fu­sión y ca­na­li­za­ción a tra­vés de las zo­nas eró­ge­nas. en úl­ti­ma ins­tan­cia. es el lu­ gar de ese yo ideal. en el in­ten­to de re­sol­ver in­cre­men­tos de ex­ci­ta­ción. ya que la can­ti­dad se trans­ for­ ma en pul­ sión de au­ to­ con­ ser­ va­ ción. Es­ta úl­ti­ma de­ter­mi­na­da por la au­sen­cia de un apa­ra­to que per­mi­ta tra­mi­tar ten­sio­nes. Se ha­rá ne­ce­sa­ria una in­ter­ven­ción. se­ña­la la idea de ins­crip­ción en el apa­ra­ to psí­qui­co. Ella. Hay aquí una di­fi­cul­tad ma­ter­na pa­ra ope­rar un “prés­ta­mo” de su apa­ra­to psí­qui­co. im­pli­ca otor­gar sig­ni­fi­ca­ dos: el llan­ to del be­ bé no es un men­ sa­ je. no al­can­za­rán pa­ra des­car­gar la can­ti­dad. en la me­ di­ da en que es li­bi­di­ni­za­da. an­ te la 165 . Im­po­si­bi­li­dad de li­ga­du­ras por au­sen­cia li­bi­di­nal.

lle­ gué a ca­ sa y en el hue­ vo me tran­ qui­ li­cé”. co­mo se­ña­la Sa­mi-Ali. al igual que los hom­bres. a tra­vés de ata­ques de as­ma. al­ter­na­ti­va­men­te. Án­gel rei­te­ra­rá que “sien­te que es de hu­mo”. No hay quie­ bre ni rup­ tu­ ra en es­ te vín­ cu­ lo con la ma­ dre. me fui. a quien ama y odia. sin mez­cla de ma­te­ria. Él sos­ pe­ cha­ ba que yo po­ día ser “al­ guien” y si lo des­ cu­ bría me ata­ ca­ ría. La cé­lu­la per­ma­ne­ce y se cie­rra. no per­mi­te re­ co­ no­ cer en su hi­ jo a otro dis­ tin­ to de ella. por­que des­de la ma­dre no hay otros que pue­dan me­dia­ti­zar la im­po­si­bi­li­dad de es­ta es­ce­na. Sim­ple­ men­te por­que la cé­lu­la tie­ne un agu­je­ro que. Di­si­mu­lé as­tu­ta­men­te mi re­ ti­ ra­ da. Sa­lir de ella lo en­fren­ta con una rea­li­dad ame­na­za­do­ra. Por ejem­plo. que só­lo en al­gu­nas opor­tu­ni­da­des me­dia­ti­za el cuer­po real. Tu­ ve que ir­ me rá­ pi­ da­ men­ te. dice: “Ayer es­tan­do en una en­tre­vis­ta pa­ra con­se­guir tra­ba­jo sen­ tí mie­ do. Es­te úl­ti­mo es un cir­cui­to neu­ro­fi­sio­ló­gi­co cuan­ti­ta­ti­vo que. Es­ ta cé­ lu­ la nar­ ci­ sis­ ta se per­ pe­ túa a lo lar­ go de la vi­ da de Án­gel. El hom­ bre me po­ nía ca­ ras. lo­ca­li­za­do en la ma­ dre y el de­ seo ma­ ter­ no. Pe­ro tam­bién des­cri­be la sen­sa­ción de aho­go y de as­fi­xia que le pro­du­ce per­ma­ne­cer mu­chas ho­ras en es­ta ca­sa. Los án­ ge­ les. Que­dar­se se ma­ni­fies­ta en una sen­sa­ción de en­cie­rro. Él creía que yo era un cho­ rro y le vi las in­ten­cio­nes de lla­mar a la po­li­cía. son cria­tu­ras ra­cio­na­les. El “hue­ vo” es el de­ par­ ta­ men­ to don­ de con­ vi­ ve con su tía. Go­di­no Ca­bas agre­ga: En la lo­ cu­ ra la cé­ lu­ la se cie­ rra y es­ to obli­ ga al su­ je­ to al de­ li­ rio co­mo úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra res­ta­ble­cer el equi­li­brio. la ame­na­za per­ma­nen­te a la que es­tá so­me­ti­da su cé­lu­la. Ese agu­ je­ ro es ta­ pa­ do por el de­ li­ rio (7). “só­lo apa­re­ce cuan­do 166 . Án­gel re­pro­du­ce en ca­da si­tua­ción de su vi­da. abre el cam­ po a la cues­ tión del pa­ dre. pe­ro a di­fe­ren­cia de es­tos úl­ti­mos son es­pí­ri­tus pu­ros.im­po­si­bi­li­dad del des­do­bla­mien­to de su nar­ci­sis­mo.

la for­ma­ción de­li­ran­te. de­ter­mi­nan­do tras­tor­nos psi­co-neu­ro­quí­mi­cos. don­de se re­pi­te la cé­lu­la. res­tric­ti­vo y sá­di­co. Lo que no­so­tros con­si­de­ra­mos la pro­duc­ción pa­to­ló­ gi­ca. que de­ter­mi­nan el fra­ca­so en la es­truc­tu­ra­ción del sen­ ti­mien­to de iden­ti­dad.el de­li­rio (cir­cui­to ima­gi­na­rio) ro­za su lí­mi­te” (18). Án­gel in­ten­ta ser. las que crea­ ron un re­fu­gio pa­ra pro­te­ger­lo de las irrup­cio­nes pa­ter­nas. Los neu­ro­quí­mi­cos es­tán vin­cu­la­dos a la hi­poac­ti­vi­dad ta­lá­mi­ ca (fa­lla en la ca­pa­ci­dad fil­tran­te de los es­tí­mu­los en­dó­ge­nos y exó­ge­nos) y a la dis­mi­nu­ción en la ac­ti­vi­dad me­so­cor­ti­cal. lo úni­co que pue­de sal­var­ lo. Án­gel re­pi­te el cir­cui­to de en­cie­rro. la re­cons­truc­ción (5). en rea­li­dad. Es­te pa­dre des­re­gu­la­do y es­tas ma­dres in­va­so­ras pro­pi­cian tras­tor­nos en la neu­ro­trans­ mi­sión. es la rup­ tu­ ra del “hue­ vo”. La 167 . Lo edi­ fi­ ca de nue­ vo me­ dian­ te el tra­ ba­ jo de su de­li­rio. so­bre to­ do a aque­ llos de su mis­ mo se­ xo. a par­ tir de la trian­ gu­ la­ ción. Freud di­ce: Y el pa­ra­noi­co re­cons­tru­ye (se re­fie­re al mun­do). pe­ ro al me­ nos de tal suer­ te que pue­ da vol­ ver a vi­ vir den­ tro de él. El en­cie­rro cons­ti­tu­ye. a tra­vés de una cua­li­fi­ca­ción ex­ter­na y par­ti­cu­lar. cla­ro que no más es­ plén­ di­ do. su vi­ vien­ da. Es la re­pe­ti­ción de una in­fan­cia. ca­rac­te­ri­za­da por una su­mi­sión pa­si­va a un pa­dre do­mi­na­dor. Tra­ta de cons­truir y dar for­ma a la ex­ci­ta­ción. Am­bas ac­túan co­mo ele­men­tos cons­ti­tu­ti­vos de las se­ries com­ ple­men­ta­rias. el in­ten­to de res­ ta­ble­ci­mien­to. una cier­ta po­si­bi­li­dad de uni­fi­ca­ ción cor­ po­ ral. des­ de lo fí­ si­ co. Los psí­qui­cos re­mi­ten a la im­po­si­bli­dad de cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va. y des­ de lo psí­ qui­ co. La cár­cel que cons­ti­tu­ ye. Án­ gel que­ da atra­ pa­ do en la fa­ lla de es­ ta ima­ gen. en­ton­ces. Fren­te a las mu­je­res as­fi­xian­tes. Es­tos ca­rac­te­res de las fun­cio­nes ma­ter­ na y pa­ter­na se unen a las fa­llas ge­né­ti­cas neu­ro­bio­ló­gi­cas. Es en es­ta con­vi­ven­cia don­de se ma­te­ria­li­za el “pa­sa­do en su eter­no re­tor­no”. es. que re­pro­du­ci­rá de ma­ne­ra in­can­sa­ble en su de­li­rio. En su his­ to­ ria in­ fan­ til fue­ ron dos mu­ je­ res (una de ellas aún vi­ gen­ te). la sen­ sa­ ción de un mu­ ro que lo se­ pa­ ra del mun­ do. Vio­len­ cia que se atri­bu­ye pau­la­ti­na­men­te a to­do el mun­do.

. Freud con­si­de­ra es­ta iden­ti­fi­ca­ción co­mo la más tem­pra­na ex­te­rio­ri­za­ción de una li­ga­zón afec­ti­va con otra per­so­na. ya que com­ pren­ de dos tér­ mi­ nos: el cuer­ po del ni­ ño y su ima­ gen. en 168 .. Es es­ta dua­li­dad la que se ins­cri­be en el de­li­rio pa­ra­noi­co. Se pre­sen­ta la fa­lla en la fun­ción pa­ter­na. es el in­có­mo­do ri­val que in­ten­ta al­te­rar el equi­ li­ brio de Án­ gel en su cé­ lu­ la (7). el ni­ ño cie­ rra el cir­cui­to de la iden­ti­fi­ca­ción pri­ma­ria. es de­ cir.. co­ mo si es­ ta ima­ gen fue­ ra real o per­ te­ ne­ cie­ ra a otro. El ni­ ño se iden­ ti­ fi­ ca con un do­ ble de sí mis­ mo. “la iden­ti­fi­ca­ción as­pi­ra a con­fi­gu­rar el yo pro­pio a se­me­jan­za del otro.. que Freud ads­ cri­ be al pa­ dre. El mi­ to de Nar­ ci­ so des­ cri­ be la fas­ ci­ na­ ción que ejer­ ce su pro­ pio ros­ tro en las on­ das que se re­ fle­ jan en el agua. en la que el ni­ ño con­ si­ de­ ra que to­ dos tie­nen pe­ne. to­ma­do co­mo mo­de­lo” (6). Es­ ta tem­ pra­ na li­ ga­ zón a otro. pe­ ro que le per­ mi­ te re­ co­ no­ cer­ se. És­ta de­bió ha­ber­se cons­ti­tui­do co­mo re­ pre­ sen­ tan­ te con re­ la­ ción a la fi­ lia­ ción y al ori­ gen. en vir­tud de la cual se mi­ de el he­ cho de que él es ex­ tra­ ño a sí mis­ mo. ya que la pre­sen­cia ma­te­rial y con­cre­ta del pa­dre. lo li­ ga a él has­ ta la muer­te (17). y es­ta al­te­ri­dad. La in­clu­ye en la pre­his­to­ria del com­ ple­ jo de Edi­ po. és­tos de­ter­mi­na­rán un yo. im­po­si­bi­li­ta que el ter­ce­ro se cons­ti­tu­ya co­mo sím­bo­lo. con una ima­ gen que no es él mis­ mo. que des­ de el ori­ gen es otro. ocu­ pa en­ ton­ ces am­ bos po­los de la dia­léc­ti­ca. Hay aquí una au­ sen­ cia de in­ gre­ so en la fór­ mu­ la edí­ pi­ ca. La iden­ti­fi­ca­ción es dual. Nar­ci­so se re­co­no­ce co­mo otro. Es­te ser ame­na­za­dor es ho­mó­lo­go al su­je­to mis­mo. es de­ cir en una épo­ ca pre­ via a la apa­ ri­ ción de la cas­ tra­ ción. de­be ser pen­sa­da en tér­mi­nos de au­sen­cia de di­fe­ren­cia­ción se­xual (pa­dre-ma­dre fá­li­ca).] ¿Qué ve? Lo ig­ no­ ra. en lu­ gar de li­ be­ rar­ lo del he­ chi­ zo del ob­ je­ to. Has­ ta que no pue­ de elu­ dir la evi­ den­ cia: “Pe­ ro ese efe­ bo soy yo”. Al re­ co­ no­ cer en es­ te otro su pro­ pia ima­ gen.“asis­ten­cia aje­na” otor­ga sig­ni­fi­ca­dos. Án­ gel es dos: él mis­ mo y su per­ se­ gui­ dor. Sa­mi-Ali agre­ga: [.] sin dar­ se cuen­ ta se de­ sea a sí mis­ mo [.

que re­tor­na des­de afue­ra. El yo de Sch­ re­ ber se ofre­ce pre­ci­sa­men­te pa­ra sos­te­ner la om­ni­po­ten­cia de di­cho pa­ dre. Por el con­ tra­ rio. El pa­ra­noi­co. más bien in­te­li­gi­mos que lo can­ce­la­do aden­tro re­tor­na des­de afue­ra” (5). Án­gel se­ría en­ton­ces el “hi­ jo de una se­ duc­ ción a la que le fal­ ta la cas­ tra­ ción” (7). Freud. no el pen­sar. re­cons­tru­ye un pa­dre. Y es­ te jui­ cio se ve pro­ mo­ vi­ do por el de­ sa­ rro­ llo de un pre­ cons­ cien­ te que se en­ la­ za con el pen­ sar. por­que no se ha cons­ti­tui­ do co­mo mar­ca en su in­te­rio­ri­dad. cons­tru­ye un de­li­rio per­se­cu­to­rio. la au­ sen­ cia de la ins­ crip­ ción psí­ qui­ ca pro­ du­ce la re­pe­ti­ción de un pre­ca­rio es­que­ma ar­gu­men­tal (el de­li­rio). Mal­davsky se­ña­la: Por lo tan­to. Com­pren­der­las.) Án­gel di­bu­ja ex­te­rior­men­te un pa­dre mar­ca­do por la des­ con­fian­za. El pa­dre de Án­gel pro­pi­cia la vo­lup­tuo­si­dad (el ex­ce­so). en des­ me­ dro del pri­vi­le­gio de la pa­la­bra co­mo ex­pre­sión del pen­sar in­cons­cien­ te (11). Mien­tras Án­gel de­li­ra. su iden­ ti­ fi­ ca­ ción con la ley (La­ can). El de­li­rio se cons­ti­tu­ye co­mo ten­ta­ti­va y fra­ca­so de en­con­trar un pa­dre que mar­que es­ta di­fe­ren­cia. Un pa­dre que só­lo ha­bla es ani­qui­lan­te de otro que re­ tie­ ne pa­ ra sí la om­ ni­ po­ ten­ cia. pa­ra de­fen­der­se de un de­seo ho­mo­se­xual. a par­ tir del so­ por­ te en el ape­lli­do pa­ter­no. Freud fun­da­men­ta es­ta idea a par­ tir de la in­ clu­ sión de una fa­ se me­ dia­ do­ ra en­ tre el au­ toe­ 169 . la de­ses­ti­ma­ción de la pa­la­bra pa­ter­na pue­de te­ ner el va­ lor de so­ por­ te no só­ lo de la des­ men­ ti­ da del jui­ cio de la cas­ tra­ ción ma­ ter­ na si­ no del jui­ cio que de­ cre­ ta la caí­ da de la om­ni­po­ten­cia del pa­dre.un or­den de sig­ni­fi­ca­ción. (El des­ ta­ ca­ do es nues­ tro. in­cluir­las en un sis­te­ma es el in­ten­to de dar­ les un or­den de cua­li­dad. en el his­ to­ rial de Sch­ re­ ber afir­ ma que “no era co­ rrec­ to de­cir que la sen­sa­ción in­te­rior­men­te so­fo­ca­da es pro­yec­ta­da ha­cia afue­ra. en el cual pre­do­mi­na la in­sis­ten­cia de irrup­cio­nes cuan­ti­ta­ti­vas ate­mo­ri­zan­tes que el pa­cien­te de­be in­ter­pre­tar. del jui­cio que fa­lla la muer­te pa­ter­na.

El per­se­gui­dor es ho­mó­lo­go al su­ je­ to mis­ mo (7): “[. el mas­cu­li­ no. nar­ci­sis­mo y ho­mo­se­ xua­li­dad. Con­ti­núa me­di­ca­do. si­no en cuan­ to a aque­ llo que po­ ne en jue­ go una es­ truc­ tu­ ra­ ción an­te­rior a la di­fe­ren­cia­ción se­xual. A me­di­da que avan­za el tra­ta­mien­to. Su ca­pa­ci­dad de des­pla­za­mien­to mar­ca el ca­mi­no de la te­ra­pia. Pau­la­ti­na­men­te. pe­ro no se de­tie­ne en ellos. res­ca­ta sus en­se­ñan­zas vin­cu­ la­das a la es­pe­ran­za. a la so­ li­ da­ ri­ dad. que trans­ mi­ te. ya que. Sai Ba­ ba es el gran maes­ tro que pro­ te­ ge. en­ton­ces. Su nom­ bre es sig­ ni­ fi­ ca­ ti­ vo. Se pue­de pen­sar.ro­tis­mo y la elec­ción de ob­je­to: el nar­ci­sis­mo. a la bon­dad. 3-6. Es­te he­cho pro­mue­ve la elec­ción de un ob­je­to con ge­ni­ta­les pa­re­ci­ dos (ho­mo­se­xua­li­dad). a su cuer­ po. pe­ro no con re­la­ción a la elec­ción de ob­je­to. SE­GUI­MIEN­TO El tra­ ta­ mien­ to trans­ cu­ rre por eta­ pas en las que Án­ gel pue­de in­te­rro­gar­se so­bre su de­li­rio. y allí se si­tua­rá su pre­dis­po­si­ción pa­to­ló­gi­ca” (5). El in­di­vi­duo sin­ te­ti­za en una uni­dad sus pul­sio­nes se­xua­les au­toe­ró­ti­cas y se to­ ma a sí mis­ mo. es­ta­dís­ti­ca­men­te.. que en­ se­ ña. al de­sa­pe­go a la ma­te­ria­li­ dad.] nos ve­ mos lle­ va­ dos a su­ po­ ner que el pun­ to dé­ bil de su de­ sa­ rro­ llo (el de los pa­ ra­ noi­ cos) ha de bus­ car­se en el tra­mo en­tre au­toe­ro­tis­mo.. Sai es el as­pec­to fe­me­ni­no del Uni­ver­so y Ba­ba. Sí. Sus mo­ vi­ mien­ tos son de­ li­ ca­ dos y a la vez fuer­ tes y au­ to­ 170 . que el pa­ra­noi­co tie­ne al­go de ho­mo­se­xual. Án­gel des­plie­ga y re­cor­ta los ca­rac­te­res de su “ene­mi­go” y és­te em­pie­za a des­di­ bu­jar­se. Án­ gel di­ ce de él: “Él es pa­ dre y ma­ dre a la vez. co­men­ta sus “mi­la­gros”. Lee in­can­sa­ble­men­te sus li­bros. en cam­bio. el 50 % de los pa­cien­tes que sus­pen­den la me­di­ca­ción pre­ sen­ tan un re­ bro­ te den­ tro del año y el 25 % a los dos años. En es­ te mo­men­to los ge­ni­ta­les ocu­pan un lu­gar de pri­vi­le­gio. es­te lu­gar es ocu­pa­do por una fi­gu­ra idea­li­za­da: el Sai Ba­ba (lí­der de una sec­ta re­li­gio­sa hin­dú). co­ mo ob­ je­ to de amor.

La te­ra­pia trans­cu­rre por eta­pas don­de se lo pue­de in­te­rro­ gar so­bre su de­li­rio. Ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­ na vi­ si­ ta a un ami­ go de su ju­ ven­ tud. Se­ pan es­ to y sean li­ bres. La ideo­ lo­ gía de Sai Ba­ ba se pue­ de con­ den­ sar en sus si­guien­tes afir­ma­cio­nes: “No hay na­ da que Yo no vea. Du­ran­te va­rios me­ses. Tra­ta de con­se­guir tra­ba­jo. esa es la Ver­ dad. Us­ te­ des son olas. De ma­ ne­ ra gra­ dual. a pe­ sar de que sien­ te que hay una fuer­ za que no pue­ de do­ ble­ gar y que lo arras­ tra a no en­ con­ trar­ lo. Yo soy us­ te­ des. Pue­ de re­ cor­ dar épo­ cas cuan­ do los veía di­ bu­ ja­ dos y él mis­ mo se sen­tía de hu­mo. Yo soy el océa­ no. el Sai Ba­ ba co­ men­ zó a ocu­ par un lu­ gar más se­cun­da­rio en su vi­da. Se la­ men­ ta por­ que se da cuen­ ta de que no de­ sea tra­ ba­ jar pa­ ra sí mis­ mo. Ac­tual­men­te pue­de deam­bu­lar en la ca­ lle sin te­ mor. Yo soy la to­ ta­ li­ dad. pre­sen­tán­do­se a me­nu­do a nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas. sean Di­vi­nos”. La­ men­ ta el tiem­ po que per­dió “sin vi­vir” cuan­do es­ta­ba en­fer­mo. in­de­ pen­ dien­ te de to­ do. Lo que pa­ re­ ce así es el en­ ga­ ño. sin que se lo pue­da en­ten­der. Po­ día es­ tar de acuer­ do con al­ gu­ nas y cri­ ti­ car a otras. No hay dis­ tin­ ción. Án­gel si­guió co­men­tan­do sus lec­tu­ ras. An­ he­ la te­ ner un tra­ ba­ jo. Ima­gen com­ple­ta. que de­ja a la cas­tra­ción fue­ra de cir­cu­la­ ción y de es­ta ma­ne­ra evi­ta el en­fren­ta­mien­to con el pro­ble­ma del ter­ ce­ ro. Con­cu­rre a ex­po­si­cio­ nes de pin­ tu­ ra y cuan­ do pue­ de com­ pra al­ gún ca­ se­ te de su mú­si­ca pre­fe­ri­da. to­ da ella. us­ te­ des soy yo. co­men­ta: “Si­tuar al pa­cien­te fren­te a los cir­ 171 . re­fi­rién­do­se a la ta­rea del ana­lis­ta con re­la­ción al pa­cien­te psi­có­ti­co. Yo no soy gu­ rú ni Dios. Di­ce dis­fru­tar de su li­ber­tad cuan­do su tía mal­hu­mo­ra­da via­ja al in­te­rior a vi­si­tar a su her­ma­na. nin­ gún lu­ gar ha­ cia don­ de no co­noz­ca el ca­mi­no. Mi su­fi­cien­cia es in­con­di­cio­nal.ri­ta­rios”. Su ca­pa­ci­dad de des­pla­za­mien­to ha mar­ca­do el ca­mi­no de su tra­ta­mien­to. Paz. y en cier­tas opor­tu­ni­da­des se lo acom­pa­ña. si­ no que eso es lo que hay que ha­ cer pa­ ra ser hom­bre. afir­ ma que ve a “los hom­ bres más hu­ ma­ nos”.

pro­ce­so y po­si­bi­li­ da­des de sub­je­ti­va­ción di­fe­ren­cia­da en el se­no de ta­les ex­pe­ rien­cias” (16). In­tro­du­cir tiem­po. Só­lo el de­ve­nir de Án­gel mar­ca­rá un ca­mi­no que per­mi­ta eva­ luar si es­ tas con­ di­ cio­ nes se han pues­ to en jue­ go.cui­ tos de re­ pe­ ti­ ción. en que la pre­ sen­ cia en bru­ to de in­ gre­ dien­ tes ar­cai­cos lo su­mer­gen. 172 .

fron­te­ri­zo o bor­der­li­ne de la per­so­na­li­dad”. to­ mo XVIII. J. Go­di­no Ca­bas. Bue­nos Ai­res. to­ mo XIV. E. Sch­ wartz. 6. 1980. Freud. S. Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry. J. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­ gi­cas. P. F. 6.: “Tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co del tras­tor­no lí­mi­te. Trieb.: “The Ge­ne­tic Theory of Schi­zoph­re­nia. Bue­nos Ai­res. 4. Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry. Freud. 5. 1974. Bue­nos Ai­res. Fisz­ bein. R.: “So­bre un ca­so de pa­ra­noia des­cri­to au­to­bio­grá­fi­ca­men­ te”. y Gua­la. OC. Freud. 1980. D. Stam­ford.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁFI­CAS 1. Ar­chi­ves.. Pie­rri.: Es­sen­tials of Neu­ral Scien­ce and Be­ha­vior. S. 13. pág. G. J. Psi­co­far­ma­co­lo­ gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. S. J. 1998. en Moi­zes­zo­wicz. 11. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. Moi­zes­zo­wicz. Kan­ del.. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. J. Freud... Es­tra­te­gias 173 . C. Pai­dós.. Ap­ple­ton & Lan­ge. 10. 151: supl. J. en Moi­zes­zo­wicz. Ac­tas 144a Reu­nión Anual de la Ame­ri­can Psy­chia­tric As­so­cia­tion. Amo­rror­tu. Ro­ sen­ kil­ de. Kay. Bue­nos Ai­res. 1983. 12. 9. to­ mo XII. Ge­ne­ral Psy­chiatry. 189-198. M. E. C. Ra­ mírez. Moi­zes­zo­wicz. 31: 603-608.N.. Moi­zes­zo­wicz. 49.: La fun­ ción del fa­ lo en la lo­ cu­ ra.: “Neu­ro­cog­ni­ti­ve Com­po­nents of Ch­ro­nic Schi­ zoph­re­nia”. en Obras Com­ple­tas (OC).: Psi­ co­ lo­ gía de las ma­ sas y aná­ li­ sis del yo. y Moi­zes­zo­wicz. M. Kall­mann. An analy­ sis of 691 Schi­zoph­re­nic Twin In­dex Fa­mi­lies (pu­bli­ca­do en 1946). to­mo I. Ho­ garty.. J.: “Tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­có­lo­gi­co de la ur­gen­cia psi­quiá­tri­ca”. S. S. y col. OC.: “La­mi­na-Spe­ci­fic Al­te­ra­tions in the Do­pa­min In­ner­va­tion of the Pre­fron­tal Cor­tex in Schi­zoph­re­nic Pa­tients”.. Nue­ va Or­ leans (Estados Unidos). 3. A. 14. J. A. 1986. Bue­nos Ai­res. M. 1988. H. ma­ yo de 1991. J. S. Amo­rror­tu. E. y Gua­la. 1986.. y Brons­tein. S. Le­ wis. en Moi­zes­zo­wicz. y otros: “Co­ lla­ bo­ ra­ ti­ ve study group. 1999 2. y Jes­ sell T. OC. Mal­davsky.. S..: Es­truc­tu­ras nar­ci­sis­tas.1994. Gold­ berg. Pai­dós.: “Frag­men­tos de la co­rres­pon­den­cia con Fliess”. Car­ta N° 52.: In­tro­duc­ción del nar­ci­sis­mo. Drug and so­ciot­he­rapy in the af­ter ca­re schi­zoph­re­nic pa­tients“. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­ co­di­ná­mi­ca IV.: “In­tro­duc­ción a la Psi­co­far­ma­co­lo­gía y Psi­co­neu­ro­bio­lo­gía”. 7. 156: 1580-1589. 1995. Akil. 1998. R. J. Cons­ti­tu­ción y trans­for­ma­ cio­nes. A. R... 8.

Ali: Cuer­po real.. en Silk. en Moi­zes­zo­wicz.. Bue­nos Ai­res. Ame­ri­can Psy­ chia­ tric Press.. Was­hing­ton. and bor­der­li­ne per­so­na­lity di­ sor­ der”.. 174 . K. 1991. 1998. 1998. M. A. 19. E. Bue­nos Ai­res.. 16. lim­bic sys­tem dys­func­tion. Sa­mi. y Suá­rez. Bio­lo­gi­cal and Neu­ro­be­ha­vio­ral Stu­dies of Bor­der­li­ne Per­so­na­lity Di­sor­der. 1979. Bue­nos Ai­res. C. Pai­dós. H.te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. J. R. Ito. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. Ima­ go. y Gel­ bard. Mar­mer. Sa­mi. Bue­nos Ai­res.. cuer­po ima­gi­na­rio. R.: “Early abu­se.: “Vi­ci­si­tu­des de la trans­fe­ren­cia de­li­ran­te”. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. 15. H. Pai­dós. J. Pai­dós. 1994. 17.. M. Tei­ cher. Pai­dós. Paz.: “Psi­co­fár­ma­cos an­tip­ si­có­ti­cos”. Y. 9. F.. Moi­zes­zo­wicz. De­li­rios. Glod. Schif­ fer. Ali: Pen­sar lo so­má­ti­co. 1980. 18.

una car­ ga pa­ ra su fa­ mi­ lia y pa­ ra los po­ cos ami­ gos que aún pue­de con­ser­var. Mar­ ce­ la se que­ da so­ la en el de­par­ta­men­to. una inú­ til. Su as­pec­to fí­si­co de­no­ta des­cui­do. Po­co tiem­po des­pués co­mien­za a te­ner di­fi­cul­ta­des pa­ra le­van­tar­se de la ca­ma. TRASTORNO DEPRESIVO 4-1. No le in­te­re­sa ter­mi­nar su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. no pue­de ren­dir sus exá­me­nes y sien­te una in­ten­sa fal­ta de vi­ta­li­dad. en un de­par­ta­ men­ to que tie­ ne el pa­ dre. Se con­si­de­ra un ser in­dig­no. de­sin­te­rés. Tie­ne dos her­ma­nos ma­yo­res.4. No quie­ re le­van­tar­se de la ca­ma. Quie­re co­mer y dor­mir du­ran­te to­ do el día. Se en­cap­su­la ca­da vez más. tie­ne gran­des in­ges­tas ali­men­ta­rias. Lle­ga al con­sul­to­rio acom­pa­ña­da por sus pa­dres. Su de­li­rio de “in­sig­ni­fi­can­cia”. se ins­ta­ló en Bue­nos Ai­res. Vie­ne siem­pre acom­pa­ña­da. que con an­te­rio­ri­dad si­guie­ron un ca­mi­no si­mi­lar. Su pa­ dre re­ fie­ re que es­ tá ca­ da vez peor. Con un su­ su­ rro res­ pon­ de que na­ da le in­ te­ re­ sa. só­lo se in­te­rrum­pe por cor­tos pe­río­dos de in­ges­ta vo­raz. Al ter­ mi­ nar los es­ tu­ dios se­cun­da­rios. Lue­ go de la gra­ dua­ ción del me­ nor. su ca­ra de­no­ta un pro­fun­do su­fri­ 175 . que la vi­da no tie­ne sen­ti­do pa­ra ella. Na­ ció en una ciu­ dad de pro­ vin­ cia. HIS­TO­RIA CLÍ­NI­CA Mar­ce­la tie­ne 25 años. Su re­la­to es es­cue­to. y es­tu­dia­ron ca­rre­ras ter­cia­rias. No ha­ bla. No se ba­ña. pa­ ra rea­ li­ zar el in­ gre­ so a una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria. con el mis­mo jog­ging ne­gro arra­to­na­do. Se sien­te gor­da y des­pre­cia­ble.

una in­ter­ na­ción pro­tec­to­ra. sim­bó­li­ca. de no po­ der mo­ rir pue­ de ser ex­ pli­ ca­ da a tra­ vés del con­ cep­to la­ca­nia­no de “la se­gun­da muer­te” da­da “por la dis­cor­dan­ cia de las dos muer­ tes. pue­ dan ser va­ lo­ ra­ dos fren­ te a las fan­ta­sías. las ideas o los pla­nes de ela­bo­ra­ción sui­ci­das. La idea de sui­ ci­ dio se pre­ sen­ ta en Mar­ ce­ la co­ mo te­ lón de fon­do. En las au­toa­cu­sa­cio­nes. el me­lan­có­li­co en­cuen­tra exis­ ten­cia fren­te a su muer­te sim­bó­li­ca (22). La­can dis­tin­gue la pri­me­ra muer­te. en vi­da. Sus pa­la­bras rei­te­ran in­va­li­dez. En­tre am­bas muer­tes se si­túa el “do­lor de exis­tir” co­mo trau­ma­tis­mo del go­ce so­bre el vi­vien­te. de la se­gun­da. El pri­mer ob­je­ti­vo de la con­sul­ta psi­co­fár­ma­co-neu­ro­bio­ló­ 176 ..mien­to. ade­más del tra­ta­mien­to me­di­ca­men­to­so. bio­ló­gi­ca. y sin em­ bar­ go pa­ de­ cer la ago­ nía de no po­ der mo­rir.. in­ tro­ du­ ci­ da por la exis­ ten­ cia de la con­de­na­ción [. RIES­GO SUI­CI­DA No ha si­ do po­ si­ ble iden­ ti­ fi­ car un úni­ co fac­ tor ni un mar­ca­dor o in­di­ca­dor de ries­go fia­ble. pe­ro que em­pu­ja a te­ner­la en cuen­ta. Tend­larz sos­tie­ne: La apa­ren­te pa­ra­do­ja del sen­ti­mien­to de ya es­tar muer­to y... en al­ gún mo­ men­ to. 4-2. a la vez. Va­rios as­pec­tos se han des­crip­to co­mo ele­men­tos orien­ta­do­res o úti­les pa­ra que.. lo que ex­ pli­ ca por qué el su­ je­ to pue­ de con­ si­ de­ rar­ se ya muer­ to. Se rea­li­za la in­ter­con­sul­ta psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca con el ob­je­ti­ vo de de­ter­mi­nar si la exis­ten­cia del ries­go sui­ci­da po­dría im­pli­car.]. La con­de­na in­vier­te el or­den y pro­ du­ce que la se­gun­da muer­te an­te­ce­da a la pri­me­ra [. La que­ja me­lan­có­li­ca tam­bién tie­ne allí su lu­ gar.. Sien­ te que no hay sa­ li­ da y que el úni­ co ho­ ri­ zon­ te po­ si­ ble es la muer­te. au­to­rre­pro­che. va­ cío.]. a ve­ces im­per­cep­ti­ble. Con res­pec­to al me­lan­có­li­co. Con­si­de­ra a ésta co­mo una de­sa­pa­ri­ción bio­ló­gi­ca. y di­ce per­ci­bir­la co­mo una con­ti­nui­dad de su muer­te ac­tual.

Es­te úl­ti­mo pun­to es sus­tan­cial. –re­ duc­ ción de los re­ cep­ to­ res a CRH. 6) Exis­te una con­cor­dan­cia del au­men­to del con­su­mo de al­co­ hol. del sui­ ci­ do y de la agre­ si­ vi­ dad en fa­ mi­ lia­ res que pre­ 177 . –au­men­to de la ex­cre­ción uri­na­ria de 17-hi­dro­xi­cor­ti­coi­des. que pre­ sen­ tan los pa­ cien­ tes de­pre­si­vos sui­ci­das o con ries­go. son las si­guien­tes: 1) Dis­mi­nu­ción de las se­ro­to­ni­na (5-HT) y su me­ta­bo­li­to 5-hi­dro­xiin­do­la­cé­ti­co (5-HIA) en el lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo (LCR) de pa­cien­tes y sui­ci­das. Con­co­mi­ tan­te­men­te fue ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer un cri­te­rio diag­nós­ti­co pa­ra eva­luar la me­di­ca­ción a pres­cri­bir. en LCR. ya que di­fe­ren­tes pa­to­lo­gías men­ta­les pue­den pre­ sen­tar ries­go sui­ci­da (de­pre­sión y tras­tor­nos afec­ti­vos ma­yo­ res. Exis­ten es­tu­dios en ani­ma­les. 2) Au­men­to de la ac­ti­vi­dad del eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-su­pra­ rre­nal: –au­men­to de la hor­mo­na li­be­ra­do­ra de cor­ti­co­tro­fi­na (CRH). de­mos­tra­das en la ac­tua­ li­dad. Con re­la­ción a los fac­to­res neu­ro­bio­ló­gi­cos im­pli­ca­dos en las con­ duc­ tas sui­ ci­ das. 4) Au­men­to de los re­cep­to­res 5-HT 2A en pla­que­tas.gi­ca fue la de­tec­ción de su po­ten­cial ries­go sui­ci­da. –au­men­to del ta­ma­ño de las glán­du­las su­pra­rre­na­les. 3) Dis­mi­nu­ción de los ni­ve­les de co­les­te­rol to­tal. Las al­te­ra­cio­nes neu­ro­bio­ló­gi­cas. –dis­mi­nu­ción del la no­ra­dre­na­li­na en el lo­cus coe­ru­leus. 5) Dis­mi­nu­ción del flu­jo y me­ta­bo­lis­mo en la cor­te­za pre­fron­ tal iz­quier­da (dor­so­la­te­ral). en es­pe­cial aque­llas que pa­de­cen alu­ci­na­cio­nes con man­da­tos de muer­te) (16). com­pro­ba­da por neu­roi­má­ge­ nes. se han de­sa­ rro­lla­do múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes a fin de des­cu­brir po­si­bles fac­to­res de­ter­mi­nan­tes o re­la­cio­na­dos con es­te ti­po de con­duc­ ta. en pa­ cien­ tes con ries­ go y en en­ fer­ mos que lo han con­su­ma­do. abu­so de sus­tan­cias y al­gu­nas psi­co­sis. en in­di­vi­duos sui­ci­das postmor­ tem. en los úl­ ti­ mos años y con el avan­ ce de las téc­ni­cas bio­quí­mi­cas y de las neu­roi­má­ge­nes. al­co­ho­lis­mo. en la cor­ te­ za fron­ tal.

que pue­den acom­ pa­ñar a la sin­to­ma­to­lo­gía clí­ni­ca en un gru­po de pa­cien­tes de ries­go: – Se­ro­to­ni­na en pla­que­tas: se en­cuen­tra dis­mi­nui­da. la agre­sión se­xual y la au­toad­mi­nis­tra­ción de al­co­hol o co­caí­na. co­caí­na y otras) y se­ve­ra pér­di­da de las sen­sa­cio­nes pla­cen­te­ras (an­he­do­nia real) se co­rre­la­cio­na­ron. acom­pa­ña­da de una idea­ción sui­ci­da per­ma­nen­te y la ma­ni­ fies­ta de­ses­pe­ran­za. de ma­ne­ra fe­ha­cien­te. au­men­ta la agre­si­vi­dad. Por el con­tra­rio. En su­ je­ tos nor­ ma­ les. la im­pul­si­vi­dad. pre­ce­dió a la con­su­ma­ción del ac­to en­tre el segundo y el décimo año de presentar esta sintomatología. la ad­ mi­ nis­ tra­ ción oral a las 23 hs. con­su­mo de sus­tan­ cias adic­ti­vas (al­co­hol. una his­to­ria con in­ten­tos sui­ci­das pre­vios. de 1 mg del cor­ti­coi­de sin­té­ti­co de­xa­me­ta­so­na in­hi­be la li­be­ra­ ción de la hor­mo­na cor­ti­co­tró­fi­ca hi­po­fi­sa­ria (ACTH). una gran an­sie­dad (an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da. – Cor­ti­sol con in­hi­bi­ción a la de­xa­me­ta­so­na: Los su­ je­ tos nor­ ma­les tie­nen cor­ti­sol plas­má­ti­co ele­va­do por la ma­ña­na y ba­ jo por la tar­ de.sen­tan una al­te­ra­ción ge­né­ti­ca de la en­zi­ma trip­tó­fa­no-hi­ dro­xi­la­sa (con­ver­ti­do­ra del trip­tó­fa­no en se­ro­to­ni­na). Sin em­bar­go. 7) En roe­ do­ res a los que se le ha he­ cho una de­ pri­ va­ ción trans­ gé­ni­ca del re­cep­tor 5-HT 1B. con aque­llos pa­cien­tes que aten­ta­ron con­ tra su vi­ da den­ tro del pri­mer año de te­ner es­ta sin­to­ma­to­ lo­gía. No exis­ten es­tu­dios clí­ni­cos que de­mues­tren. pro­ 178 . En se­gun­do lu­gar exis­ten de­ter­mi­na­cio­nes neu­ro­bio­ló­gi­cas. cri­sis de pá­ni­co) acom­pa­ña­da de in­som­nio. de fá­cil y al­gu­nas de di­fí­cil im­ple­men­ta­ción. se pue­den efec­tuar al­gu­nas con­si­de­ra­cio­nes: en pri­mer lu­gar. Los sui­ci­das pre­ sen­ tan en un 95 % en­ fer­ me­ dad psi­ quiá­ tri­ ca pre­ via y más del 50 % de ellos tie­nen en­fer­me­da­des de­pre­si­vas. el ries­go de co­me­ter ac­tos sui­ci­das. – 17-hi­dro­xi­cor­ti­coi­des uri­na­rios: la ex­cre­ción es­tá au­men­ tada. de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va. en cam­ bio los de­ pre­ si­ vos ma­ yo­ res lo tie­ nen ele­va­do –de ma­ne­ra per­ma­nen­te– du­ran­te to­do el día.

El test con­sis­te en ad­mi­nis­trar TRH de ma­ne­ra in­tra­ve­ no­ sa por la ma­ ña­ na. 2) la del hi­ po­ ti­ roi­ dis­ mo pri­ ma­ rio y la de al­ gu­ nos ca­ sos de de­ pre­ sión ma­ yor (me­ nos del 15%). El cor­ti­sol san­guí­neo. es­ta in­hi­bi­ción no se lle­va a ca­bo. Ex­cep­cio­nal­men­te. pro­du­ce una re­gu­la­ción des­cen­den­te (“down re­gu­ la­tion”) de los re­ cep­ to­ res a TRH en la hi­ pó­ fi­ sis an­ te­ rior. en las que apa­ re­ ce una cur­ va apla­ na­ da. se ex­traen mues­tras san­guí­neas y se cal­cu­ lan las di­ fe­ ren­ cias res­ pec­ to al va­ lor ba­ sal de TSH. El hi­per­ti­roi­dis­mo ra­ra­men­te se con­fun­de con una en­fer­ me­dad psi­quiá­tri­ca. cuan­ do son ma­ yo­ res a 5-7 uU/ml. lue­ go de ob­ te­ ner­ se el va­ lor ba­ sal de ti­ro­tro­fi­na (TSH) del pa­cien­te. De es­ta ma­ne­ra se pu­de di­fe­ren­ciar dos ti­pos de res­pues­tas: 1) la del hi­ per­ ti­ roi­ dis­ mo pre­ coz y la de la de­ pre­ sión ma­ yor (en un 25-30% de los ca­ sos). ya que los diag­nós­ti­cos di­fe­ren­cia­les son la an­sie­dad y el pá­ni­co. lo que oca­sio­na la hi­po­rres­pues­ta de la hor­mo­na ti­ro­tró­fi­ca (TSH). la do­pa­mi­na e in­hi­bi­da por la so­ma­tos­ta­ti­ na. do­sa­do por la tar­de. Ello se de­ be a una re­gu­la­ción des­cen­den­te o a un feed­back re­gu­la­to­rio ne­ga­ti­ vo. y au­men­ta­da cuan­ do su­ pe­ ran las 15 uU/ ml. en la de­ pre­ sión ma­yor. es con­ve­nien­te in­ves­ti­gar la po­si­bi­li­dad de un hi­po­ti­roi­dis­mo sub­clí­ni­co. En es­te úl­ti­mo ca­so. del día si­ guien­ te. dis­mi­nui­da (hi­po­rres­pues­ta o cur­va apla­na­da). don­ de los va­ lo­ res de TSH apa­re­cen au­men­ta­dos. do­sa­do en la san­gre pe­ ri­ fé­ ri­ ca a las 16 hs. de­bi­do a que el eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­soadre­nal es­ta hi­pe­rac­ti­va­do y no tie­ne una con­tra­rre­gu­la­ ción ne­ga­ti­va. La prue­ ba se con­si­de­ra nor­mal cuan­ do las di­ fe­ ren­ cias son me­ no­ res a 5-7 uU/ ml. – TSH (hor­mo­na ti­ro­tró­fi­ca hi­po­fi­sa­ria) con es­ti­mu­la­ción por vía in­tra­ve­no­sa de TRH (hor­mo­na hi­po­ta­lá­mi­ca sin­té­ti­ca que li­be­ra TSH): La se­cre­ción de TRH es­tá re­gu­la­da por la no­ra­dre­na­li­na. que­da anor­mal­ men­te ele­va­do. Pos­te­rior­men­te. el hi­per­ti­roi­dis­mo pue­de con­fun­dir­se con la fa­se hi­po­ma­nía­ca de un tras­tor­no bi­ po­ lar de ti­ po I o II. de­bi­ do a ti­roi­di­tis asin­to­má­ti­cas (ge­ne­ral­men­te au­toin­mu­nes). La hi­ per­ se­ cre­ ción de la TRH.du­cien­do un me­nor ni­vel del cor­ti­sol. En un al­to por­cen­ta­je de pa­cien­tes de­pre­si­vos y/o bi­po­ la­res con ries­go sui­ci­da. 179 .

Es por ello. TSH nor­ma­les con hi­pe­rres­pues­ta de TRH). en es­ te ti­ po de pa­ cien­ tes me­ no­ res de 40 años. si se re­du­cen abrup­ta­men­te los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na ce­re­bral y co­les­te­rol en mo­nos. apa­re­cen en ellos con­duc­tas im­pul­si­vas y au­toa­gre­si­vas. – Es­tu­dio de neu­roi­má­ge­nes (to­mo­gra­fía por emi­sión de fo­tón úni­co. los ni­ve­les de au­to­mu­ti­la­ción y el con­su­mo de 180 . Si bien no exis­ te un co­ rre­ la­ to del sui­ ci­ dio de se­ res hu­ ma­ nos en los ani­ma­les (aun­que la li­te­ra­tu­ra des­cri­be ca­ba­llos o pe­rros que se arro­jan al va­cío). NIM). don­de. – Co­les­te­rol to­tal dis­mi­nui­do: se en­con­tró un co­les­te­rol no­ta­ ble­men­te dis­mi­nui­do en pa­cien­tes sui­ci­das. ac­ci­den­ta­dos y vio­len­tos. es la cau­ sa de muer­ te más im­ por­ tan­ te en los Es­ ta­ dos Uni­dos. se ex­pe­ri­men­ta­ron al­gu­nos mo­de­los. La mor­ta­li­dad “no de­bi­da a en­fer­me­dad” (No ill­ ness Mor­ta­lity.Es­ te au­ men­ to de la TRH se pu­ do com­ pro­ bar en el LCR de pa­cien­tes de­pre­si­vos. En­tre el 8 y 14 % de pa­cien­tes de­pri­mi­dos tie­nen hi­po­ti­roi­dis­mo (de gra­do III: T3. T4. pa­ra sí o con­tra ter­ce­ ros. que ac­tual­men­te el eje ti­roi­deo de­be ser eva­lua­do de ma­ne­ra ru­ti­na­ria en los pa­cien­tes de­pre­si­vos y ob­via­men­te en for­ma se­ria­da en los que es­tán me­di­ca­dos con li­tio. aun­que las le­sio­nes au­to­pro­vo­ca­das nun­ca lle­gan a ser mor­ ta­ les. Los pa­cien­tes hi­po­ti­roi­deos pue­den con­fun­dir­se con de­pre­ si­vos y ser tra­ta­dos erró­nea­men­te con an­ti­de­pre­si­vos. si se los de­pri­va de la ma­dre en la pri­ me­ra in­fan­cia. po­si­tró­ni­ca): hi­po­me­ta­bo­lis­mo en la re­gión pre­fron­tal dor­so­la­te­ral del he­mis­fe­rio iz­quier­do (figura 36). – Re­duc­ción de la li­ga­du­ra del 5-HT 1A al ARN men­sa­je­ro: en pa­cien­tes sui­ci­das apa­re­ce re­du­ci­da es­ta li­ga­du­ra en el hi­po­tá­la­mo. Sin em­ bar­ go. efec­to que con an­ti­de­pre­si­vos pue­de re­ver­tir­se ex­pe­ri­men­tal­men­te. lle­ gan­ do has­ ta el 20 % en de­ pre­ sio­ nes re­ sis­ ten­ tes. – Al­te­ra­ción de la pro­teí­na co­di­fi­ca­da de la en­zi­ma trip­tó­fa­ no-hi­dro­xi­la­sa (con­ver­ti­do­ra de trip­tó­fa­no en se­ro­to­ni­na) en “fa­mi­lias con ge­nes can­di­da­tos” de de­pre­si­vos y/o al­co­hó­ li­cos.

La ma­yo­ría de los an­ti­de­pre­si­vos dis­mi­nu­yen los pen­sa­ mien­ tos e ideas sui­ ci­ das. por reac­cio­nes pa­ra­do­ja­les a sus efec­tos an­sio­lí­ti­cos.000 pa­cien­tes 181 . Hipometabolización global de las áreas anteriores respecto de las posteriores. la ac­ción de­sin­hi­bi­to­ria de los an­ti­de­ pre­ si­ vos pre­ ce­ de a los efec­ tos so­ bre el hu­ mor. pue­den oca­sio­nar. una de­sin­hi­bi­ción de las con­duc­tas agre­ si­vas. en es­pe­cial en los pa­cien­tes bor­der­li­ne. es­pe­cial­men­te en los ca­sos en que se rea­li­za un tra­ta­ mien­to am­bu­la­to­rio. Tomografía por emisión de positrones (PET) de una paciente de 32 años. sin tratamiento psicofarmacológico ni psicoterapéutico. Ro­xa­na B. al­ gu­ nos de ellos. pe­ro se en­cuen­ tra más “ac­ ti­ vo” y. Dra. Sin em­ bar­ go. Tam­bién las ben­zo­dia­ze­pi­nas. En mu­chos ca­sos. Hipometabolización de los ganglios de la base. en ca­ so de que tu­ vie­ ra ideas de au­ toe­ li­ mi­ na­ción. Ade­más. pue­den lle­gar a au­men­tar la ta­sa sui­ci­dó­ ge­na.Figura 33. Hipoactivación frontal dorsolateral inferior y temporal superior. En un me­taa­ná­li­sis es­ta­dís­ti­co con más de 17. con un trastrono depresivo mayor de ocho meses de evolución. a predominio izquierdo. 1 3 2 Anterior Posterior 2 1 4 1) 2) 3) 4) Hipometabolización frontal medial bilateral. Ma­ nuel Gui­ rao. 2 Gen­ti­le­za del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Men­tal y Es­cue­la de Me­di­ci­na Nu­clear de Men­do­za. Ga­lea­ no y Dr. es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta la to­xi­ci­dad in­he­ren­te a ca­da an­ti­de­pre­si­vo y la can­ti­dad de com­pri­mi­dos que se pres­cri­ben al ad­mi­nis­trar­lo a un pa­cien­te con idea­ción sui­ci­da. especilamente los derechos. de tal ma­ ne­ ra que el pa­cien­te man­tie­ne un áni­mo de­pre­si­vo. en es­pe­cial aque­llos que no oca­sio­nan el au­men­to de la re­cap­ta­ ción de se­ro­to­ni­na. que presentó síntomas psicóticos. al­co­hol (con­di­cio­na­do pa­ra ser au­toad­mi­nis­tra­do por el ani­ mal) son no­to­ria­men­te ma­yo­res. es­te mo­men­to es par­ti­cu­lar­men­te ries­go­so.

agi­ta­ción. Sin em­bar­go. du­ran­te lar­gos pe­río­dos. Cuan­do el ries­go sui­ci­da se con­si­de­re ele­va­do y no ha­ya 182 . An­te pa­cien­tes de­pri­mi­dos y de­ses­pe­ran­za­dos.) y la ca­pa­ci­dad au­to­lí­ti­ca del pa­cien­te es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos (16). La com­bi­ na­ción de am­bos fac­to­res es la más pe­li­gro­sa. si és­ tas es­ tán pre­ sen­ tes. de­seos de muer­te o in­ten­cio­nes sui­ci­das. En pa­cien­tes que han es­ta­do de­pri­mi­dos y sú­bi­ta­men­te me­jo­ran. Los fac­to­res ge­né­ti­cos-fa­mi­lia­res de­ ben ser te­ ni­ dos en cuen­ ta ya que es muy fre­ cuen­ te la pre­ sen­ cia de an­ te­ ce­ den­ tes de in­ten­tos o ac­tos sui­ci­das en ge­ne­ra­cio­nes in­me­dia­tas o le­ja­nas. en qué con­ sis­ ten y cuá­ les son sus ca­rac­te­rís­ti­cas. En mu­chas oca­sio­nes es­ta “me­jo­ría apa­ren­te” se co­rres­pon­de con la de­ci­sión de au­toe­li­mi­nar­se. per­mi­tió dis­mi­nuir las ta­sas de sui­ci­ do en en­fer­mos de­pre­si­vos y/o bi­po­la­res en for­ma al­ta­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va.se com­pro­bó que la ad­mi­nis­tra­ción de car­bo­na­to de li­tio. Si bien lo que ma­ ta al pa­ cien­ te es su al­ to gra­ do de le­ ta­ li­ dad. ca­pa­ci­dad de to­le­ran­cia a la frus­tra­ción. Sin em­ bar­ go. fan­ta­sías o ideas sui­ ci­ das y. co­mo Mar­ce­ la. etc. pue­de te­ner gra­ves con­se­cuen­ cias. un pa­cien­te de­pri­mi­ do de­ci­di­do a ma­tar­se no ma­ni­fies­ta un gra­do im­por­tan­te de per­tur­ba­ción. es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­les si tie­nen de­seos. si ha co­men­za­do a ela­bo­rar un plan pa­ ra lle­ var­ las a ca­ bo o si ya ha ele­ gi­ do un mé­ to­ do. Di­fe­ren­ciar si son fan­ta­sías. el ni­ vel de per­ tur­ba­ción es fun­da­men­tal. pe­ro tie­ne un ele­va­do ries­go sui­ci­da. El gra­do de per­ tur­ba­ción (ni­vel y ti­po de an­gus­tia. es ne­ce­sa­rio pre­gun­tar­les por sus ideas de muer­te y/o sui­ci­dio. con la con­ si­ guien­ te al­ ta o su re­ mi­ sión a la ca­ sa pa­ ra con­tro­lar­lo al “día si­guien­te”. El he­ cho de que un pa­ cien­ te ten­ ga en­ tre sus an­ te­ ce­ den­ tes a un fa­mi­liar sui­ci­da. En la en­tre­vis­ta con Mar­ce­la. de­be ser con­si­de­ra­do co­mo un fac­tor que in­cre­men­ta el ries­go. se pu­do de­tec­tar un pro­fun­do de­ seo de mo­ rir. El mal diag­nós­ti­co del ries­go sui­ci­da du­ran­te la en­tre­vis­ta mé­ di­ ca. És­ te fue el ca­ so de Mar­ ce­ la: una tía ma­ ter­ na se ha­ bía sui­ ci­ da­ do cin­ co años atrás con una mez­ cla de psi­ co­ fár­ ma­ cos. se sen­ tía in­ ca­ paz de fa­ bri­ car un plan pa­ra ma­tar­se. De­sea­ba que su­ce­die­ra al­go aje­no a ella que pro­vo­ca­ra su muer­te.

Eje III. DIAG­NÓS­TI­CO Y TRA­TA­MIEN­TO “La me­lan­co­lía se sin­gu­la­ri­za en lo aní­mi­co por una de­sa­ zón pro­fun­da­men­te do­li­da (I)*. ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y aca­dé­mi­cas). – Las di­men­sio­nes diag­nós­ti­cas des­de el pun­ to de vis­ ta psi­ co­ di­ná­mi­co son: * Los ítem en nú­me­ros ro­ma­nos en­tre pa­rén­te­sis. 4-3. Eva­lua­ción de la ac­ti­vi­dad glo­bal: me­jo­ra­mien­to en las áreas psi­co­so­cia­les y la­bo­ra­les.fa­mi­lia­res con­ti­nen­tes. Pro­ble­mas fa­mi­lia­res y psi­co­so­cia­les: pro­ble­mas re­la­ti­vos al gru­po pri­ma­rio de apo­yo (pa­dres. mo­de­ra­do. Tras­tor­nos men­ta­les prin­ci­pa­les: tras­tor­no de­pre­si­vo ma­yor. re­mi­ten al DSM-IV. En­fer­me­da­des mé­di­cas: obe­si­dad. Eje V. la pér­ di­ da de la ca­ pa­ ci­ dad de amar (II). “Qui­zás el fu­tu­ro nos en­se­ñe a in­fluir en for­ma di­rec­ta. lue­go del tra­ta­mien­to. Tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad: tras­tor­no de la per­so­ na­li­dad por evi­ta­ción. por me­dio de sus­tan­cias quí­mi­cas es­pe­cí­fi­cas. so­bre los vo­lú­me­nes de ener­gía y sus dis­tri­bu­cio­nes den­tro del apa­ ra­to aní­mi­co” (10). Eje IV. Eje II. con sín­to­mas me­lan­có­li­cos. una can­ce­la­ción del in­te­ rés por el mun­ do ex­ te­ rior (V). En es­ te ca­ so el diag­nós­ti­co des­de el DSM-IV es: – – – – Eje I. ni ga­ran­tías pa­ra po­der efec­tuar un tra­ta­mien­to am­bu­la­to­rio ade­cua­do. se in­di­ca­rá la in­ter­na­ción psi­quiá­tri­ca. 183 . la in­ hi­ bi­ ción de to­ da pro­ duc­ ti­ vi­ dad y una re­ba­ja en el sen­ti­mien­to de sí que se ex­te­rio­ri­za en au­to­ rre­pro­ches y au­to­de­ni­gra­cio­nes (VII-VIII) y se ex­tre­ma has­ta una de­li­ran­te ex­pec­ta­ti­va de cas­ti­go (IX)” (6).

es­tu­diar. ¿Pa­ra qué ha­ blar? Es­ to no con­ du­ ce a na­ da. Tam­bién en el pro­ce­so te­ra­ Figura 37. con con­ti­nen­cia fa­mi­liar do­mi­ci­lia­ria. des­vi­ta­li­za­ción. Tra­ba­jar. se­ro­to­ni­nér­gi­ca y del eje lím­bi­co-hi­po­ta­lá­mi­cohi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal. cuan­do el abor­da­je te­ra­péu­ti­co ele­gi­do es in­ter­dis­ci­pli­na­rio. En la ac­tua­li­dad se ha com­pro­ba­do que. Es im­ po­ si­ ble sa­ lir de es­ ta fuer­za que suc­cio­na ha­cia la iner­cia. – De­fen­sas: de­ses­ti­ma­ción del su­per­yó. el sin sen­ti­do se cons­ti­tu­ye en nú­cleo cen­tral. la pro­por­ción de pa­cien­tes sin re­cu­rren­cia es no­ta­ble­men­te ma­yor (figura 37) (13). – Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les: oral se­cun­da­ria. Disminución de la recurrencia depresiva con tratamiento interdisciplinario péu­ti­co. au­to­rre­ pro­ches.– Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas: de­li­rio de in­sig­ni­fi­can­cia. – Nú­cleo tó­xi­co: des­re­gu­la­ción en la neu­ro­trans­mi­sión no­ra­ dre­nér­gi­ca. – Co­mor­bi­li­dad: bu­li­mia sin me­ca­nis­mos com­pen­sa­to­rios. Mar­ce­la fue tra­ta­da con an­ti­de­pre­si­vos In­hi­bi­do­res de la Re­cap­ta­ción de Se­ro­to­ni­na (IRSS) en do­sis y tiem­po su­fi­cien­te. – Fi­ja­cio­nes yoi­cas: yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do. Marcela se re­sis­te a re­cor­dar. ves­tir­ 184 .

dul­ces co­ci­ na­dos y de­vo­ra­dos por ellas. ya que el mun­ do ex­ ter­ no era leí­ do por es­ ta ma­dre co­mo agre­si­vo y pe­li­gro­so. que jus­ti­fi­can el pro­ fun­ do de­ sam­ pa­ ro de la ma­ dre. Mar­ce­la cre­ció pe­ga­da a su ma­dre. don­de era ab­so­lu­ta­men­te im­pen­sa­ble la po­si­bi­li­dad de una fal­ta. Y aho­ra los gas­tos del tra­ta­mien­to. En­ci­ma que soy una ba­su­ ra. Con una pri­ ma de su mis­ ma edad po­ día com­ par­ tir un mun­ do de sue­ ños. ana­li­zar­se. Tor­tas. Es es­te el ar­gu­men­to que sos­tie­ne la “bue­na in­ten­cio­na­li­dad ma­ter­na”. Des­de que ella re­cuer­da. Mi pa­dre ha­ce sa­cri­fi­cios pa­ra po­der man­te­ner­me eco­nó­mi­ca­men­te. En una eta­pa más avan­za­da del tra­ta­mien­to re­cor­da­rá que só­ lo exis­ tía un cir­ cui­ to que es­ ca­ pa­ ba a es­ ta ma­ triz. sin que en su imaginación surja alguna posibilidad de fractura a este sistema. Así se lle­ na­ ban las ho­ ras de es­ ta pa­ re­ ja ma­ dre-hi­ ja. en va­lo­res. La co­mi­da era ele­men­to cen­ tral de es­ ta co­ mu­ nión. Los va­ cíos eran lle­ na­ dos por tar­ des en­te­ras de pre­pa­ra­ción cu­li­na­ria. Pre­ser­var y pro­ te­ger se cons­ti­tu­yen en su ideo­lo­gía. man­dar­ me a la ca­pi­tal a es­tu­diar. Por las ma­ña­nas: “de ca­ sa al co­ le­ gio y del co­ le­ gio a ca­ sa”. Pa­raí­so au­toa­bas­te­ce­dor. En rea­li­dad. Se­ría me­jor no ha­ber na­ci­do”.se. “por ra­ zo­ nes la­ bo­ ra­ les”. que ha­ ce que Mar­ ce­ la no ten­ga otra al­ter­na­ti­va que ubi­car­se co­mo pro­vee­do­ra del bie­ nes­tar ma­ter­no. com­prar­me co­sas. Es­po­rá­di­ca­men­te se reu­nían en una ha­bi­ta­ción que es­ta­ ba ubi­ ca­ da en la par­ te tra­ se­ ra de la ca­ sa de la tía y a la que se te­ nía ac­ ce­ so a tra­ vés de un am­ plio jar­ dín. te­le­vi­sión y en­cie­rro”. Allí eran “gran­ 185 . co­mi­da. trai­go pro­ble­mas. nun­ca me­re­cí lo que hi­cie­ron por mí. La vi­ da de es­ ta hi­ ja se cons­ ti­ tu­ yó en rea­ se­ gu­ ro de la iden­ ti­ dad de su ma­ dre. ma­si­tas. Sus her­ ma­ nos ha­ cían su vi­ da y ella acom­ pa­ ña­ ba a su ma­ dre. Por las tar­ des: “ma­te. no tie­nen ra­zón de ser. su pa­ dre vi­ vió en otra ciu­ dad. Dar­me gus­tos. Mar­ce­la di­ce: “Mi fa­mi­lia es­tá preo­cu­pa­da. ba­ñar­se. ni de cum­ plea­ ños. Na­ da de ami­ gas. Así cre­ ce Mar­ ce­ la. Los pa­ seos que­ da­ ban cir­ cuns­ cri­ tos a lar­ gas ca­mi­na­tas por las ca­lles pue­ble­ri­nas.

en el afán de que Mar­ ce­la fa­bri­que su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal. Su ma­ dre “sa­ be“ a qué ho­ ra “de­ be” sa­ lir y re­ gre­ sar. Es­ te mun­ do que­da­ba en­ce­rra­do. su pri­ma. No pue­de es­ca­par a ella. la an­gus­tia de Mar­ce­la se va in­cre­men­tan­do has­ta que se con­vier­te en in­to­le­ra­ble. 186 . Se con­tro­lan mu­tua­men­te las ac­ti­vi­da­des y los ho­ra­ rios. re­la­ta­rá acer­ca de la ho­mó­lo­ga y pro­ fun­ da “de­ pre­ sión” ac­ tual de su pri­ ma. na­da po­día pe­ne­trar en su ca­ sa. De él. la sien­ te co­ mo un mu­ ro que la con­tie­ne. Es en­ ton­ ces cuan­ do abre la puer­ ta de la he­ la­ de­ ra jun­ to con su bo­ ca. se po­ nían za­ pa­ tos de ta­ co al­ to. o eran las in­ te­ gran­ tes de un con­ jun­ to de mú­ si­ ca. Mar­ ce­ la sien­ te que es arro­ ja­ da a Bue­ nos Ai­ res. Si por al­gún mo­ti­vo el lla­ma­do no se pro­du­ce. cir­cuns­cri­to. Du­ran­te los días há­ bi­ les. Pe­ro el des­pren­di­mien­ to due­ le. La con­ vi­ ven­ cia con sus her­ma­nos es acep­ta­da con re­sig­na­ción. Es el pa­ dre quien lo pro­ pi­ cia. Mu­chas ve­ces pen­só que el úni­co ca­mi­no era re­ tor­ nar. ni ju­gar. que la em­pu­ja a que­dar­se en Bue­nos Ai­res. En Bue­nos Ai­res la obe­si­dad au­men­ta. “De la fa­ cul­ tad a ca­ sa y de ca­ sa a la fa­ cul­ tad”. Uno de ellos re­ tor­ na a su pue­ blo na­ tal. La he­la­de­ra siem­pre de­be es­tar lle­na. Su ho­mó­lo­ga.des se­ ño­ ras”. La in­ va­ de. pe­ ro. de 3 a 4 ve­ ces por día. El en­ cuen­ tro con su so­le­dad en el de­par­ta­men­to va­cío. No se po­ dían mos­ trar las uñas pin­ ta­ das. Es­ tu­ dia y no le va mal. Mu­ chas ve­ ces al ir­ se a dor­ mir sien­ te en su es­ pal­ da una mi­ra­da pe­ne­tran­te y pro­fun­da. De he­cho. A los 18 años. Pe­ ro hay al­ go en ella. no sa­ be qué es. Mar­ ce­ la se que­ da so­ la y al po­ co tiem­ po en­ tra en es­ ta pro­fun­da de­pre­sión. ha­ bla por te­ lé­ fo­ no con su ma­ dre. lo in­te­lec­tual se mues­ tra co­ mo un área pre­ ser­ va­ da. Sus her­ ma­ nos se gra­ dúan. al mis­ mo tiem­ po. En mu­chas oca­sio­nes. Lue­ go de es­ tos ata­ ques de vo­ ra­ ci­ dad se sien­ te peor. la ma­dre se las in­ ge­ nia pa­ ra que los do­ min­ gos. el otro eli­ ge co­ mo lu­ gar de re­ si­ den­ cia otra ciu­ dad de la pro­ vin­ cia. cuan­ do re­ tor­ na al de­ par­ ta­men­to ca­pi­ta­li­no. que se pin­ ta­ ban. ni can­ tar. y lo úni­ co que le ate­ núa el ma­ les­ tar es caer en un pro­ fun­ do sue­ ño. pre­ci­pi­ta y per­pe­túa los atra­co­nes ali­men­ti­cios. en­cuen­tre el bol­so ates­ta­do de ga­lle­ti­tas y go­lo­si­nas: “La co­mi­da me da ener­gía pa­ra so­bre­vi­vir”. Si Mar­ce­la no pue­de rea­li­zar sus pro­pias com­pras pa­ra “apro­vi­sio­nar­se”.

y de 187 . Mar­ce­la avan­za len­ta­men­te en el ca­mi­no que la con­du­ce a po­ der fa­ bri­ car una sa­ li­ da de la con­ tra­ dic­ ción en la que se sos­ tie­ne su tras­tor­no. cui­ da­ da y aten­ di­ da por la ma­ dre. Freud di­ce: La me­lan­co­lía. re­ to­ mar la co­mu­nión su­pues­ta­men­te per­di­da. Los otros no la adi­ vi­ nan. Lo con­si­de­ra ab­sur­do e in­ fan­ til. cu­ya de­fi­ni­ción con­cep­tual es fluc­tuan­te aún en la psi­quia­tría des­crip­ti­va. es­pe­ran­do un or­den de re­ci­pro­ci­ dad que nun­ca ad­vie­ne. “Soy una sen­ti­men­tal y eso no sir­ ve. la co­que­te­ría. Me ilu­ sio­ no con una pa­ re­ ja. Es­ tá to­ do el día ti­ ra­ da en su ca­ ma de in­ fan­ cia. vi­ vo co­ mo una pe­ lí­ cu­ la cu­ yo ar­ gu­ men­ to es una his­ to­ ria de amor. co­ mo son las de­ más per­so­nas. la pa­ re­ ja. és­ ta es tu vi­da’ ”.vol­ vió. nun­ca pi­de na­da a cam­bio”. Si su ma­ dre es­ cu­ cha su voz. Es­ to la lle­va a rei­te­rar in­can­sa­ble­men­te su eno­jo por en­tre­gar­se in­con­di­cio­nal­men­te a otros. Los atra­ co­nes han de­sa­pa­re­ci­do y man­tie­ne un pe­so que la sa­tis­fa­ce me­dia­na­men­te. El nú­cleo de su tras­tor­no se en­cuen­tra aho­ra fo­ca­ li­za­do en una po­si­ble re­la­ción de pa­re­ja. Di­ ce que de­ be­ ría ser más rea­ lis­ ta. Mar­ce­la de­ni­gra su mun­do in­ter­no. sa­ be in­ me­ dia­ ta­ men­ te si ella es­ tá mal y le da la so­ lu­ ción: vi­ vir con ella. Se re­ ci­ bió y tie­ ne un buen tra­ ba­ jo. Mar­ ce­ la pu­ do re­ to­ mar la fa­ cul­ tad. “Mi ma­dre es di­fe­ren­te. Se mo­les­ta por­que la fa­cul­tad. Eso no es la rea­ li­ dad”. Se re­ sis­ te a pa­ gar el pre­ cio por una fal­ ta que la con­ du­ ci­ ría a ser la due­ ña de su pro­ pia exis­ ten­ cia. és­ tos son tus hi­ jos. Sus há­bi­tos ali­men­ta­rios se han mo­di­fi­ca­do ra­di­cal­men­te. co­ mer con ella. son co­ sas que otras tie­ nen. Me gus­ ta­ ría que me di­ je­ ran ‘és­ te es tu ma­ ri­ do. “Yo no ten­ go mi pro­ pio ma­ nual de vi­ da. Sus des­va­lo­ri­za­cio­nes y au­to­rre­pro­ches son fluc­tuan­tes. se pre­sen­ta en múl­ti­ples for­mas clí­ ni­cas. Eso no es pa­ ra ella. Tar­da­ rá bas­ tan­ te tiem­ po en po­ der con­ cluir que su ma­ dre pi­ de na­ da más ni na­ da me­ nos que la vi­ da de ella. En el cur­ so de es­ tos seis años de tra­ ta­ mien­ to. El sen­ ti­ do de su pro­ pia exis­ ten­ cia siem­ pre es­ tá en otro. En Due­lo y me­lan­co­lía. cu­ya sín­te­sis en una uni­dad no pa­re­ce cer­ti­fi­ca­da. Em­pie­za a fas­ti­diar­se por no po­der apro­ piar­se de su vi­da.

Por eso re­nun­cia­mos de an­te­ma­no a pre­ten­der va­li­dez uni­ver­sal pa­ra nues­tras con­clu­sio­nes y nos con­so­la­mos con es­ta re­fle­xión: da­dos nues­tros me­dios pre­sen­tes de in­ves­ti­ga­ ción. se­gún el pre­su­pues­to res­pec­ti­vo del neu­ro­trans­mi­sor que es­tu­vie­se en hi­po­fun­ción. en rea­li­ dad. di­fí­cil­men­te po­dría­mos ha­llar al­go que no fue­ra tí­pi­co. pe­se a múl­ti­ples crí­ti­cas de ti­po me­to­do­ló­gi­co. 4-4. En un pri­ mer mo­ men­ to se su­ pu­ so que en la de­ pre­ sión exis­ tía un dé­fi­cit fun­cio­nal de no­ra­dre­na­li­na y en la ma­ nía. la di­vi­sión en­tre de­pre­sio­nes no­ra­dre­nér­gi­cas y/o se­ro­to­ni­nér­gi­cas. abar­ca­ría a to­das las afec­cio­nes: tan­to los so­má­ti­cas co­mo las psi­có­ge­nas. en la me­ di­ da en que su des­ crip­ción clí­ni­ca ac­ce­de­ría a una va­li­dez uni­ver­sal y. EL NÚ­CLEO TÓ­XI­CO EN LA ME­LAN­CO­LÍA Se en­cuen­tra vin­cu­la­do a un dre­na­je ener­gé­ti­co. al­gu­nas su­gie­ren afec­cio­nes más so­má­ti­cas que psi­có­ge­ nas. Qui­ zás Freud no pu­ do pre­ ver que es­ te lí­ mi­ te por él plan­ tea­ do se­ ría bo­ rra­ do por la his­ to­ ria. nues­tro ma­te­rial es­tá res­trin­gi­do a un pe­que­ño nú­me­ro de ca­sos cu­ya na­tu­ra­le­za psi­có­ge­na era in­du­ bi­ta­ble. que in­ten­tó sa­lir del en­fo­que cuan­ti­ta­ti­vo (de­ma­sia­da o es­ca­sa no­ra­dre­na­li­na). A fi­nes de la dé­ca­da del se­ten­ta se ha­bía per­fi­la­do. En con­se­cuen­cia.ellas. la di­fe­ren­cia­ción freu­dia­na se des­di­bu­ja. La 188 . Pa­ra la psi­co­neu­ro­bio­lo­gía exis­ten di­fe­ren­tes teo­rías que dan cuen­ta del tras­tor­no neu­ro­quí­mi­co en la de­pre­sión. al me­ nos pa­ ra un gru­ po más pe­ que­ ño de ellas (6). Pres­ cin­ dien­ do de las im­ pre­ sio­ nes que se ofre­ cen a cual­ quier ob­ser­va­dor. Lue­ go se de­ sa­ rro­ lló la teo­ ría de la des­re­gu­la­ción no­ra­dre­nér­gi­ca. si­ no pa­ ra una cla­ se ín­ te­ gra de afec­ cio­ nes. se­ro­to­ni­nér­gi­co y al eje lím­bi­co-hi­po­ta­lá­mi­co-hi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal. El tras­tor­no neu­ro­quí­mi­co in­vo­lu­cra a los sis­te­mas de trans­mi­sión no­ra­dre­nér­gi­co. cu­ya per­cep­ción en­dop­sí­qui­ca co­rres­pon­de al do­lor. ya que am­bas ver­tien­tes se en­cuen­tran pre­sen­tes en la me­lan­co­lía. pa­ra en­trar en una pers­pec­ti­va sis­té­mi­ca. un ex­ ce­ so.

una vez de­sa­pa­re­ci­dos los es­tí­mu­los de­pre­só­ge­nos. se pro­du­ce una me­nor amor­ti­gua­ción de la li­be­ra­ción de NA y una es­ca­sa ca­pa­ci­dad pa­ra re­tor­nar a sus ni­ve­les ba­sa­ les. En la vul­ne­ra­bi­li­dad a la de­pre­sión es­ta­ría in­vo­lu­cra­da una ines­ta­bi­li­dad del sis­te­ma (hi­po­sen­si­bi­li­dad de los re­cep­to­ res pre-si­náp­ti­cos al­fa-2). En la de­pre­sión exis­te una dis­mi­nu­ción de la sen­si­bi­li­dad de es­te re­cep­tor pre-si­náp­ti­co. prin­ci­pal con­cen­tra­ción de neu­ro­nas no­ra­dre­nér­gi­cas. Ca­pa­ci­dad en la que se sa­be in­ter­vie­ne el lo­cus coe­ru­ leus. en lu­gar de es­tar au­men­ta­do o dis­mi­nui­do. si­no en su re­gu­la­ción. etc. 189 . en las vi­ ven­ cias de pla­ cer. an­te es­tí­mu­los do­lo­ro­sos. en la res­pues­ta al es­ trés. Por el con­ tra­ rio. irre­le­van­te en su­je­tos nor­ma­les. el ejer­ ci­ cio fí­si­co. en los de­ pri­ mi­ dos que en los con­ tro­ les. res­pues­tas ina­pro­pia­das a los es­tí­ mu­los y de­sin­cro­ni­za­ción con re­la­ción a los bio­rrit­mos. por lo que la can­ ti­ dad de in­su­li­na de for­ma ais­la­da no pue­de dar cuen­ta de la fi­sio­pa­to­ge­ nia. Cier­to ti­po de re­cep­to­res pre-si­náp­ti­cos in­hi­be nor­mal­men­ te la li­ be­ ra­ ción de no­ ra­ dre­ na­ li­ na (NA). con es­ca­sa ca­pa­ci­dad de dis­cri­mi­na­ ción. si­no que pue­de en­con­ trar­ se tam­ bién nor­ mal o au­ men­ ta­ da. no en más ni en me­nos. lo cual es una res­ pues­ ta re­gu­la­to­ria an­te la con­cen­tra­ción cre­cien­te de NA en la si­nap­sis. en la que la in­ su­ li­ ne­ mia no es­tá ne­ce­sa­ria­men­te dis­mi­nui­da. Fren­te a de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­ los. con ma­yo­res fluc­tua­cio­nes y va­ria­cio­nes dia­rias. no es de­fi­ni­to­ria pa­ra el diag­nós­ti­co. La res­pues­ta del sis­te­ma no­ra­dre­nér­gi­co a los es­tí­mu­los am­bien­ta­les se pue­de ha­cer me­nos se­lec­ti­va: la NA plas­má­ti­ca au­men­ta me­nos. Las im­pli­can­cias de es­te mo­de­lo son es­pe­cu­la­ti­vas: el sis­ te­ma no­ra­dre­nér­gi­co in­ter­ven­dría en las res­pues­tas afec­ti­vas a los es­tí­mu­los am­bien­ta­les sig­ni­fi­ca­ti­vos. que re­pre­sen­ta el 70 % del me­ta­bo­lis­mo cen­tral de la no­ra­dre­na­li­na). El me­to­xi­fe­nil­gli­col (MO­PEG. De allí que una so­la de­ter­mi­na­ción.di­ná­mi­ca no­ra­dre­nér­gi­ca po­dría per­tur­bar­se. en un pa­cien­te de­pre­si­vo. Su mo­de­ lo se­ ría si­ mi­ lar al de la dia­ be­ tes de ti­ po II. La des­re­gu­la­ción im­pli­ca­ría al­ta va­ria­bi­li­dad. ten­dría una ex­cre­ción errá­ti­ca. au­men­ta el mon­to de ex­cre­ción uri­na­ria del MO­PEG en pa­cien­tes con de­pre­sión ma­yor. pro­duc­to del pro­ce­so de li­be­ra­ción. ines­ta­bi­li­dad.

in­ci­di­rían en la dis­fun­ cio­na­li­dad del eje. 190 . La sol­tu­ra de aso­cia­cio­nes es siem­pre “do­lien­te”. es­ta sus­tan­cia in­ter­vie­ne en la re­gu­la­ción de una se­ rie de fun­ cio­ nes que se en­ cuen­ tran al­ te­ ra­ das en la de­ pre­ sión: ape­ti­to. Es­ta úl­ti­ma que­da li­bre pa­ra ac­tuar. etc. De he­cho. 4-5. rom­pien­do las li­ga­du­ras aso­cia­ti­vas que se hu­bie­ran pro­du­ci­do has­ta ese mo­men­to. áni­mo. lo que a su vez tien­ de a in­ cre­ men­ tar los dis­ pa­ ros a la ma­ ne­ ra de un feed­back po­si­ti­vo. que vin­cu­la­ban los me­ca­nis­mos de re­gu­la­ción bio­ ló­gi­ca del es­trés a la per­tur­ba­ción de­pre­si­va. Hay su­ po­ si­ cio­ nes des­ de ha­ ce tiem­ po de que par­ te de la pa­ to­ ge­ nia de la de­ pre­ sión pue­ de te­ ner que ver con al­te­ra­cio­nes en la neu­ro­trans­mi­sión de la se­ro­to­ni­na o 5-hi­dro­xi­trip­ta­mi­na (5-HT). sue­ño. ac­ti­vi­dad se­xual. Las pér­di­das o si­tua­cio­nes rei­te­ra­das de es­trés agu­do. El eje lím­bi­co-hi­po­ta­lá­mi­co-hi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal es fo­ co de mu­cha es­pe­cu­la­ción. con una dis­mi­nu­ción se­cun­da­ria de la can­ti­dad de NA por im­ pul­ so.Los es­tí­mu­los de­pre­só­ge­nos ge­ne­ra­rían un au­men­to de la fre­cuen­cia de dis­pa­ro de las cé­lu­las no­ra­dre­nér­gi­cas del lo­cus coe­ru­leus. A par­tir de 1980 co­men­za­ron a apa­re­cer mo­de­los teó­ri­cos in­te­gra­dos. A los fac­to­res he­re­ di­ta­rios de­be­mos agre­gar la im­por­tan­cia de las vi­ven­cias in­fan­ti­les co­mo de­ter­mi­nan­tes de la dis­fun­ción no­ra­dre­nér­gi­ca y se­ro­to­ni­nér­gi­ca. Mu­ chos de los sín­ to­ mas bio­ ló­ gi­ cos de la de­ pre­ sión se ase­ me­ jan a una res­ pues­ ta cró­ ni­ ca de es­ trés que no en­ cuen­ tra con­tra­rre­gu­la­ción. lo cual pro­du­ce do­lor. LAS RUP­TU­RAS LI­BI­DI­NA­LES Las neu­ro­nas aso­cia­das tie­nen que li­brar su ex­ci­ta­ción. so­bre to­do por­que la hi­per­cor­ti­so­le­mia es uno de los ha­llaz­gos bio­ló­gi­cos más cons­tan­tes en el epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor. Las evi­den­cias dis­po­ni­bles apun­tan a que la ma­yo­ría de los tra­ta­mien­tos es­tu­dia­dos com­par­te la pro­pie­dad de fa­ci­li­tar la trans­mi­sión se­ro­to­ni­nér­gi­ca. Es­ta pér­di­da li­bi­di­nal de­ja de neu­tra­li­zar la pul­sión de muer­te ori­gi­na­ria. en la épo­ca del de­sa­rro­llo.

). En el es­que­ma se­xual de es­te ma­nus­cri­to.S. de una pér­di­da pro­du­ci­da den­tro de la vi­da pul­sio­nal. es pro­ba­ble­men­te ca­rac­te­rís­ti­co de la me­lan­co­lía gra­ve co­mún ge­nui­na de re­tor­no pe­rió­di­co. qué es lo que de­ter­mi­na la pér­di­da li­bi­di­nal (figura 38). “La me­lan­ co­ lía con­ sis­ ti­ ría en el due­ lo por la pér­ di­ da de la li­ bi­ do” (4). en que se sus­ pen­ de la pro­ duc­ ción de la ex­ ci­ ta­ ción se­xual so­má­ti­ca (s.S). Se tra­ta de la “año­ran­za de al­go per­di­do”. o de la me­lan­co­lía cí­cli­ca. Freud in­ten­ta ex­pli­car las con­ di­ cio­ nes ba­ jo las cua­ les. Aquí exis­ten dos po­si­bi­li­da­des: 1) cuan­ do la pro­ duc­ ción de ex­ci­ta­ción se­xual so­má­ti­ca (s. El pri­ mer ca­ so. don­de pe­río­dos de acre­cen­ta­mien­to y de Figura 38. Diagrama de la sexualidad 191 .Freud con­si­de­ra al due­lo co­mo el afec­to que co­rres­pon­de a la me­lan­co­lía. el gru­ po se­ xual psí­ qui­ co es des­ po­ ja­ do de su mag­ ni­ tud de ex­ ci­ ta­ ción. Es de­ cir.S. y 2) cuan­do la ten­ sión se­ xual es des­ via­ da del gru­ po se­ xual psí­ qui­ co (ps.) dis­mi­nu­ye o ce­sa.

de­ter­mi­ne el em­po­bre­ci­mien­to per­ma­nen­te de es­ta úl­ti­ma y.. con el fin de re­ mar­ car la exis­ ten­ cia de tres vías se­ xua­ les. pues ella for­ ma par­ te del cir­ cui­ to que en­ glo­ ba el ob­ je­ to y con­ tor­ nea el ór­ ga­ no ter­ mi­ nal sin ser sa­li­da (11) Fi­nal­men­te. no dis­ mi­ nu­ ye. S): és­ta es la me­lan­co­lía neu­ras­té­ni­ca. pe­ro la anes­te­ sia es un sig­ no o una pre­ pa­ ra­ ción res­ pec­ to de la me­ lan­ co­ lía. así. y así es­ to re­ cu­ bre el ca­ so de la me­ lan­ co­ lía de an­ gus­ tia. Es­te úl­ti­mo re­sul­ta de la edu­ca­ción y de la trans­for­ma­ción de los es­tí­mu­los so­má­ti­cos se­xua­les en 192 . La ac­ción de los edu­ca­do­res tie­ne por re­sul­ta­do cam­biar los es­tí­mu­los so­má­ti­co-se­xua­les en es­tí­mu­los psí­qui­cos. pre­ su­ po­ ne que la s. La pri­ me­ ra (ten­ sión se­ xual) es pu­ ra­ men­te or­gá­ni­ca y se­xual. en el que la ten­ sión se­ xual es des­ via­ da del ps. Green agre­ ga un gru­po psí­qui­co a se­cas. La se­gun­da (con­duc­ción de las sen­sa­ cio­nes vo­lup­tuo­sas) es por­ta­do­ra de cier­ta ga­ma afec­ti­va.S.S. se em­ plee di­ ver­ sa­ men­ te (en la fron­ te­ ra en­ tre lo so­ má­ ti­ co y lo psí­ qui­ co). en el he­ cho de que pa­ ra Freud exis­ te só­ lo el gru­ po psí­ qui­ co se­ xual. una for­ma mix­ta de neu­ro­sis de an­gus­tia y me­lan­co­lía. se re­la­cio­na con el pla­cer y ter­mi­na en el gru­po psí­qui­co se­xual: Es­ ta vía es psí­ qui­ ca y se­ xual. la anes­te­sia ata­ñe a la fal­ta de vo­lup­tuo­si­dad. con ello. Pe­ ro és­ ta es la con­ di­ ción de la an­ gus­ tia.sus­ pen­ sión de la pro­ duc­ ción al­ ter­ nan unos con otros. la ter­ce­ra vía es la más in­te­re­san­te.S). El se­ gun­ do ca­ so. un de­bi­li­ta­mien­to del gru­po se­xual psí­qui­co (ps.S. que van a in­fluen­ ciar al gru­ po psí­ qui­ co se­ xual. La me­lan­co­lía ata­ñe a la fal­ta de ex­ci­ta­ción se­xual so­má­ti­ca. en tan­ to que la pro­ duc­ ción de s. ade­ más se pue­de su­po­ner que una mas­tur­ba­ción ex­ce­si­va (que se­gún la teo­ría co­rres­pon­dien­te con­du­ce a un ex­ce­si­vo ali­ge­ra­mien­to del ór­ ga­ no ter­ mi­ nal (E) y. Green re­ to­ ma el es­ que­ ma. co­mo por la fal­ta de ex­ci­ta­ción (4). so­bre el ob­je­to. a un ín­ fi­ mo ni­ vel de es­ tí­ mu­ lo en él) lle­ gue a afec­ tar la pro­ duc­ ción de la ex­ ci­ ta­ ción se­ xual so­ má­ ti­ca (s. Green no es­ tá de acuer­ do con Stra­ chey. pe­ ro lle­ van su ac­ ción más allá. pues el gru­ po psí­ qui­ co se de­ bi­ li­ ta tan­ to por la fal­ ta de vo­ lup­ tuo­si­dad.

. si­no tam­bién por­que el ob­je­to es­tá 193 . de la par­ te del ob­ je­ to. Es­ta vía. no so­la­men­te por el he­cho de la iden­ti­fi­ca­ ción con el ob­je­to per­di­do. por el su­je­to mis­mo.. pue­de ha­cer to­pe a la he­mo­rra­gia (es de­cir. és­te se cum­ ple de to­ das for­ mas. En el ca­so nor­mal. Pe­ ro bas­ ta con que el ob­je­to es­té per­di­do pa­ra que to­do el sis­te­ma se en­cuen­tre de­se­qui­li­bra­do. pri­va­da por la edu­ca­ción de su apor­ta­ción ener­gé­ti­ca de se­xua­li­dad di­rec­ta y cru­da.es­tí­mu­los psí­qui­cos que cam­bian la ex­ci­ta­ción en de­seo. so­li­ci­ta en con­tra­par­ti­da. por una ac­ ti­ tud de se­ duc­ ción y de atrac­ ción. en for­ ma con­tun­den­te. Se mues­ tran aquí. una pér­di­da ener­gé­ti­ca li­bi­di­nal (11). Es aquí don­ de el ros­ tro ma­ ter­ no. Jú­ bi­ lo que de­ no­ ta “el reen­ cuen­ tro de la li­ bi­ do con el yo por la me­dia­ción del ob­je­to” (14). En el ca­ so que ella no fun­ cio­ ne co­ mo fuen­ te de reem­ pla­ zo. el ries­ go es que el des­ cen­ so ener­ gé­ ti­ co se trans­ for­ me en va­ cío li­bi­di­nal. pues es­ta pér­di­da ob­je­tal en­tra­ña por vía de con­se­cuen­cia. las dos ca­ras de la mo­ne­da me­lan­có­li­ca: la­men­to amar­go del ob­je­to per­di­do. en la me­di­da en que se ofre­ ce pa­ ra que el ni­ ño reen­ cuen­ tre en él un es­ ta­ doyo... Cuan­do se pro­du­ce una dis­mi­nu­ción ener­gé­ti­ca. pue­de fun­cio­nar co­mo con­train­ves­ti­du­ra). Green se re­fie­re a la me­lan­co­lía en los si­guien­tes tér­mi­nos: No es sor­pre­si­vo que la pér­di­da de ob­je­to en­tra­ñe es­te em­po­ bre­ci­mien­to del yo. del ac­to es­pe­cí­fi­co [. por vía del otro.. el com­ple­men­to ne­ce­sa­rio pa­ra que la des­car­ga del ac­to es­pe­cí­fi­co pue­da in­ter­ve­nir [. Es así co­ mo el ob­ je­ to se­ xual del otro fun­ cio­ na co­ mo fuen­ te de reem­pla­zo de la ex­tin­ción ener­gé­ti­ca de­bi­da a la edu­ca­ción [.. És­te es el mo­men­to cons­ti­tu­ti­vo en que li­bi­do yoi­ca y li­bi­do de ob­ je­ to no son di­ fe­ ren­ cia­ bles. apor­tan­do ni­ve­les ener­gé­ti­cos que fre­nan el dre­ na­ je ori­ gi­ na­ rio.] La ten­sión es­tá en­ton­ces man­te­ni­da a un ni­vel ba­jo y la li­bi­do se ve pri­va­da de la fuer­za ne­ce­sa­ria pa­ra el cum­pli­mien­to.]. La men­cio­na­da fuen­te de reem­pla­zo fun­cio­na como neu­tra­li­za­dor. en fun­ ción de su ex­pre­sión afec­ti­va. con­fun­di­do con la pér­di­da en el do­mi­nio de las ne­ce­si­da­des pul­sio­na­les.]. la ma­dre fun­cio­na co­mo com­ple­men­to que im­pi­de la ex­tin­ción ex­ci­ta­to­ ria.

so­bre las mag­ni­tu­des con­ti­guas de ex­ci­ta­ción. di­gá­mos­lo así. mien­ tras que en la me­ lan­ co­ lía el agu­ je­ ro es­ tá en lo psí­ qui­ co (4). en es­ te ca­ so. es el ni­ño el que que­da en “po­si­ción me­lan­có­li­ca”. que se ma­ni­fies­ta en las otras pul­sio­nes y ope­ra­cio­nes. Sin em­ bar­ go. se for­ ma. Si el gru­po psí­ qui­co pier­de muy in­ten­sa­men­te mag­ni­tud de ex­ci­ta­ción. El do­ lor con­ sis­ te en la irrup­ ción de gran­ des Q (can­ ti­ da­ des) ha­ cia psi (ψ). Freud se re­fie­re al do­lor co­mo fra­ca­so de los dis­po­si­ti­vos pro­tec­to­res fren­te a las can­ti­da­des exó­ge­nas. que tie­ne un efec­to de suc­ción. rom­pien­do las li­ga­du­ras aso­cia­ti­vas que se hu­bie­ran pro­du­ci­ do has­ta ese mo­men­to... cuan­do él es fuen­te de reem­pla­zo de las fa­llas nar­ci­sis­tas ma­ter­nas. en la me­ lan­ co­ lía no se tra­ ta de una cir­ cu­ la­ ción si­ mé­ tri­ ca. [. de aco­pio dis­po­ni­ble. Es­ta úl­ti­ma que­da li­bre pa­ra ac­tuar. Co­mo in­hi­bi­ ción.. na­ce un em­po­bre­ci­mien­to de ex­ci­ta­ción. un re­ co­ gi­ mien­ to den­ tro de lo psí­ qui­ co. co­mo tras­pa­sa­das por el ra­yo. por el he­cho de que la ex­ci­ta­ción se­xual so­má­ti­ca.]. es­te re­co­gi­mien­to tie­ne el mis­mo efec­to de una he­ri­da. Es­ta pér­di­da li­bi­di­nal de­ja de neu­tra­li­zar la pul­sión de muer­te ori­gi­na­ria. la me­lan­co­lía es la “in­hi­bi­ción psí­qui­ca con em­po­bre­ci­mien­to pul­sio­nal. la fa­ lla tie­ ne su ori­ gen en la fal­ ta de la ubi­ ca­ ción asi­ mé­ tri­ ca ma­ ter­ na. Freud con­ti­núa: Me­dian­te una he­mo­rra­gia in­ter­na. En rea­ li­ dad. La sol­tu­ra de aso­cia­cio­nes es siem­pre “do­lien­te”. por así de­ cir.] el do­ lor de­ ja co­ mo se­ cue­ la en psi (ψ) unas fa­ci­li­ta­cio­nes du­ra­de­ras.car­ga­do den­tro del cam­po nar­ci­sís­ti­co. Las neu­ ro­ nas psi (ψ) se trans­ for­ man.. 194 . Pa­ra Freud. Las neu­ro­nas aso­cia­das tie­nen que li­brar su ex­ci­ta­ción. En la neu­ras­te­nia se ge­ne­ra un em­po­bre­ci­mien­to to­tal­men­te si­mi­lar. lo cual pro­du­ce do­lor. y do­lor por ello”. aná­lo­ga­men­te al do­lor [. es­pe­ran­do “tan só­lo” el jú­bi­lo de és­te. en la me­ di­ da en que ella no pue­de sos­te­ner­se co­mo fuen­te de reem­pla­zo res­pec­to de su be­bé. se es­ca­pa co­mo por un agu­je­ro. en pa­ sa­ de­ ras. Él se ali­men­ta del nar­ ci­ sis­ mo del su­ je­ to así co­ mo él nu­ tre a es­ te úl­ ti­ mo (11). Por el con­tra­rio.

.. El yo se va­ cía. im­po­si­ble de pro­ce­sar.]. en con­ se­ cuen­ cia.unas fa­ci­li­ta­cio­nes que po­si­ble­men­te can­ce­lan por com­ple­to la re­sis­ten­cia de las ba­rre­ras de con­tac­to y es­ta­ble­cen ahí un ca­ mi­ no de con­ duc­ ción co­ mo el exis­ ten­ te en fi (φ) (pa­sa­de­ro) (5). de to­ das par­ tes.. To­ da la ener­ gía es­ tá allí re­ con­ cen­ tra­ da y fo­ ca­ li­ za­ da en un pun­ to pre­ ci­ so del yo. has­ta con­cen­trar­se ex­clu­si­va­men­te en un so­lo pun­to en el yo [.]. en una ima­ gen psí­qui­ca. des­de es­te lu­gar de la pe­ri­fe­ria aflu­yen al apa­ra­to aní­mi­co cen­tral ex­ci­ta­cio­nes con­ti­nuas. una in­ves­ti­du­ra ener­gé­ti­ ca de ni­vel co­rres­pon­dien­te. Se pro­du­ce una enor­me con­train­ ves­ ti­ du­ ra.. El com­ple­jo me­lan­có­li­co se com­por­ta co­mo una he­ri­da abier­ta.. 195 . El do­ lor es efec­ to de la per­ fo­ ra­ ción de la pro­tec­ción an­ties­tí­mu­lo en un área cir­cuns­cri­ta. en dre­na­je sin lí­mi­te. de suer­te que el re­sul­ta­do es una ex­ten­sa pa­rá­li­sis o re­ba­ja­mien­to de cual­quier otra ope­ra­ción psí­qui­ca (8). que atrae ha­ cia sí.. De to­das par­tes es mo­vi­li­za­da la ener­gía de in­ves­ti­du­ra a fin de crear. el do­lor psí­qui­co es: [. se cons­ti­ tu­ye en do­lor per­pe­tuo. se po­ nen en ac­ ción los me­ dios de de­ fen­ sa. co­mo las que por lo re­gu­lar só­lo po­drían ve­nir­le del in­te­rior del apa­ra­to.] la ex­ pre­ sión de lo que el yo ha­ ce pa­ ra de­ fen­ der­ se con­ tra el trau­ ma [. Es­ta pér­di­da li­bi­di­nal.. se va­ cía de to­ da sus­ tan­ cia.]. en el en­tor­no del pun­to de in­tru­sión. co­ mo si to­ da la ener­ gía psí­ qui­ ca. es­ta he­mo­rra­gia in­ter­na. ener­ gía de in­ ves­ ti­ du­ ra y va­cía al yo has­ta el em­po­bre­ci­mien­to to­tal (6). Y en­ton­ces. en fa­ vor de la cual se em­ po­ bre­ cen to­ dos los otros sis­te­mas psí­qui­cos. El trau­ma pro­du­ce una per­tur­ba­ción im­por­tan­te de la eco­ no­ mía del or­ ga­ nis­ mo y. en la ima­gen psí­qui­ca del ob­je­to de­sa­pa­re­ci­do (19). la cor­ po­ ral y aque­ lla li­ ga­ da a los otros ob­je­tos de amor fue­se arre­ba­ta­da por una as­pi­ra­ción re­pen­ti­ na. Pa­ra Na­sio. ¿Qué pun­ to del yo? La re­ pre­ sen­ ta­ ción men­ tal del ob­ je­ to o de la per­ so­ na hoy per­ di­ da [..

Por lo tan­to el ros­tro ma­ter­no es es­pe­jo fun­da­men­tal­men­te por un ras­ go. no de te­ ner [..]. co­mo dre­na­je del ser. “La me­ lan­ co­ lía es un due­ lo por la pér­ di­ da no del ob­je­to. co­mo de­sa­pa­ri­ción. El re­ ti­ ro li­bi­di­nal co­rres­pon­de­ría a la pér­di­da del sec­tor de la re­pre­sen­ ta­ ción-co­ sa.. Pe­ ro. Mal­ davsky se­ ña­ la que es el yo-pla­ cer el que to­ ma el co­ man­ do en el pro­ ce­ so de due­ lo y el que tie­ ne po­ der so­ bre las in­ ves­ ti­du­ras y de­sin­ves­ti­du­ras de las re­pre­sen­ta­cio­nes-co­sa. es de­ cir. se pier­ de ese sec­ tor re­ pre­ sen­ tan­ te de la rea­ li­ dad con el cual el yo se iden­ ti­ fi­ ca [. El ros­ tro son­ rien­ te ma­ ter­ no es­ tá au­ sen­ te. en que re­pre­sen­ta­ciónco­sa y re­pre­sen­ta­ción-yo son in­dis­cer­ni­bles. pe­ro re­sul­ta ine­fi­caz pa­ra el des­li­gue li­bi­di­nal. la separación del objeto es sentida co­mo des­ga­rro. No se tra­ ta aquí de per­ der un otro que se tie­ ne. en que el yo se reen­ cuen­ tra vi­sual­men­te. si­no del su­je­to” (1). re­ gre­ si­ va. si­ no de per­ der­ se en otro. cuan­ do sos­ tie­ ne que el due­ lo es efec­ to del exa­ men de rea­ li­ dad. co­rre­la­ti­va­men­te tam­po­co el ob­je­to co­mo di­fe­ ren­ te de ella mis­ ma. y por lo tan­ to no se cons­ti­tu­ye co­mo con­train­ves­ti­du­ra pa­ra de­te­ner la he­mo­ rra­ gia in­ ter­ na. La ener­gía suc­cio­na­da no se ve­hi­cu­li­za ha­cia los cir­cui­tos re­pre­sen­ta­cio­ na­les que de­bie­ran tra­mi­tar la pér­di­da. Freud lo su­ bra­ ya. su yo no se ha eri­ gi­ do co­ mo pri­ mer ob­je­to de amor.La re­pre­sen­ta­ción psí­qui­ca con­ser­va­da en sus as­pec­tos es­truc­tu­ra­les es so­brein­ves­ti­da en el pro­ce­so de due­lo nor­mal.]. Por lo tan­ to. En el ca­so de la me­lan­co­lía es­te pro­ce­so se ha­lla exa­cer­ba­do. la ex­ pre­ sión afec­ ti­ va. Es­te ca­mi­no pro­yec­ti­vo pue­de re­co­rrer­se en for­ ma in­ ver­ sa. con­ sis­ ten­ te en la ima­ gen en que el yo reen­ cuen­ tra la uni­ dad de sus es­ ta­ dos afec­ ti­ vos. Ella es­tá an­cla­da en el mo­men­to cons­ti­tu­ti­vo del nar­ci­sis­mo. ya que con el ob­ je­ to el vín­ cu­ lo amo­ ro­ so es de ser. que obli­ ga a se­ pa­ rar­ se del ob­ je­ to por­ que él ya no exis­ te más. en aque­ llos ca­ sos en que fal­ ta la co­ rres­ pon­den­cia en­tre la ex­pre­sión fa­cial ma­ter­na y el es­ta­do pul­sio­ 196 .. ¿qué ocu­ rre con Mar­ ce­ la res­ pec­ to de su do­ lor de exis­ tir? ¿Cuál es su pér­ di­ da? Su yo se ha va­ cia­ do y su su­ fri­ mien­ to de­no­ta la per­cep­ción en­dop­sí­qui­ca del va­cia­mien­to. En Mar­ ce­ la. po­nien­do en jue­go una tra­mi­ta­ción len­ta y pau­la­ti­na de la pér­ di­ da..

el re­ qui­ si­ to de la iden­ ti­ fi­ ca­ ción im­ po­ ne en el ni­ ño la exi­gen­cia de re­du­cir la di­fe­ren­cia y ade­cuar los es­ta­dos eco­nó­mi­cos y cua­li­ta­ti­vos (afec­ti­vos) pro­ pios a la ex­ pre­ sión ma­ ter­ na [.. La pre­sen­cia ma­ter­na no con­fi­gu­ró la cons­ truc­ ción del sen­ ti­ mien­ to de sí de su hi­ ja..]. El ros­tro ma­ter­no son­rien­te se cons­ti­ tu­ye en con­fir­ma­ción de los pro­pios es­ta­dos pul­sio­na­les. lí­mi­te al dre­na­je.nal y afec­ ti­ vo del ni­ ño. no im­ por­ ta cuál. En es­ te ca­ so. si­no que re­tor­na sin me­dia­ción po­si­ble. Al no haber au­ tén­ ti­ cas car­ gas de ob­ je­ to. si­ no que in­ ten­ tó y. ya que en la me­ lan­ co­lía el objeto se cons­ti­tu­ye den­tro del cam­po nar­ci­sis­ta. el su­per­yo no ad­vie­ne efec­to del re­ti­ro de car­gas de ob­je­to. el su­ per­ yó se ha de­sar­ti­cu­la­do co­mo con­se­cuen­cia del re­ti­ro li­bi­di­nal y se eri­ge ava­sa­llan­te co­mo “pu­ro cul­ti­vo de pul­sión de muer­te”. aún lo ha­ ce. ha ocu­ rri­ do un fra­ca­so de la pro­yec­ción y un for­za­mien­to de un pro­ce­so in­tro­ yec­ti­vo sus­ti­tu­ti­vo. Mu­ chos años an­ tes de ha­ blar del su­ per­ yó (1894). Mar­ce­la fue ubi­ca­da his­tó­ri­ca­men­te co­mo ob­je­to pa­ra que otro fue­ra su­je­to. En la me­ lan­ co­ lía. a tra­vés de la con­fluen­cia de las zo­ nas eró­ ge­ nas. Marcela sien­ te que la pre­ sen­ cia de su ma­ dre da al­ gún sen­ ti­ do a su exis­ ten­ cia. en no-amor por par­ te del su­ per­ yó. El yo só­ lo pue­ de vi­ vir si es ama­ do por el su­ per­ yó. En efec­ to. La cul­pa se cons­ti­tu­ye en des­co­no­ci­ mien­ to. cris­ta­li­za­ción del sen­ti­mien­to de sí. co­mo con­se­cuen­cia del cual el ni­ño asu­me el mis­ mo es­ ta­ do afec­ ti­ vo que atri­ bu­ ye a su ma­ dre (14). Freud ilus­ tra la au­ sen­ cia de es­ te amor a tra­vés del aban­do­no de los po­de­res pro­tec­to­res del des­ti­no que con­du­ce al sui­ci­dio. co­mo he­re­de­ro de las car­gas li­bi­di­na­les de ob­je­ to. La apa­ ri­ ción del nue­ vo ac­ to psí­ qui­ co (7) cie­ rra el cir­ cui­ to de la iden­ti­fi­ca­ción pri­ma­ria. es re­gu­la­dor de los es­ta­dos afec­ti­vos. lle­na­do li­bi­di­nal del yo. Es allí don­ de el pri­ vi­ le­ gio de lo vi­ sual otor­ ga con­sis­ten­cia al pro­ce­so. sos­ te­ ner el pro­ pio. Freud re­ cal­ ca que los me­ lan­ có­ li­ cos tie­ nen una gran año­ ran­ za por el amor en su for­ ma psí­ qui­ ca: “una ten­ sión psí­ qui­ ca de amor” (3). de la mis­ma ma­ne­ra que an­ tes lo fue el ros­ tro ma­ ter­ no. Qui­zá sea es­ta au­sen­cia de ro­ deo a tra­ vés del ob­ je­ to otro de los ele­ men­ tos a te­ ner en cuen­ ta pa­ ra ex­ pli­ car su cruel­ dad. El efec­to es jú­bi­lo. 197 . El su­per­yó.

Es en la me­lan­co­lía don­de la in­de­fen­sión hu­ma­na mues­tra su ca­ren­cia pri­mor­dial con re­la­ción a un or­den de vi­ta­li­dad que de­be cons­truir­se. En una ver­tien­te.Es­ta pre­ca­ria ener­gía li­bi­di­nal man­tie­ne al sis­te­ma en de­li­ca­do equi­li­brio. Nues­tro ob­je­ti­vo que­da cir­cuns­cri­to al cir­cui­to eco­nó­mi­ co y a las con­fi­gu­ra­cio­nes afec­ti­vas. La rup­ tu­ ra de­ ja li­ bre a la pul­ sión de muer­ te que en­ ton­ ces quie­bra las lá­bi­les li­ga­du­ras re­pre­sen­ta­cio­na­les. És­ta no de­be con­ si­ de­ rar­ se en tér­ mi­ nos fác­ ti­ cos. a las fa­ llas con re­ la­ ción a la iden­ ti­ fi­ ca­ ción pri­ ma­ria. quien se nu­tre con la li­ bi­ do de la pa­ cien­ te (14). La se­pa­ra­ción ge­ne­ra el des­ga­rro. la co­di­fi­ca­rá co­mo “aqué­lla”. El ca­rác­ter ori­gi­na­rio de es­ta úl­ti­ma mar­ca la ne­ce­si­dad de su neu­tra­li­za­ción. no es és­ta la con­di­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra un bro­te me­lan­có­li­co. En la otra ver­tien­te. co­mo con­di­ción im­pres­cin­di­ble pa­ra la cons­ ti­tu­ción sub­je­ti­va. La pa­cien­te se de­pri­me. 198 . Cual­quier cir­cuns­tan­cia que se le pue­ da ase­me­jar. vin­cu­la­das al pre­do­mi­nio de la pul­ sión de muer­ te. No nos he­mos de­te­ni­do a ana­li­zar los com­ple­jos me­ca­nis­ mos in­trap­sí­qui­cos de la me­lan­co­lía. la he­mo­rra­gia in­ter­na pa­re­ce in­sal­va­ble y la muer­te se pre­sen­ta co­mo des­ti­no. “La co­mi­da me da ener­gía pa­ra so­bre­vi­vir”. Al­ go cam­ bia a par­ tir del pri­ mer bro­ te de­ pre­ si­ vo a ni­ vel sub­ ce­lu­lar. a los ca­rac­te­res par­ti­cu­la­res de la elec­ción nar­ci­ sis­ ta de ob­ je­ to. eri­gien­do den­tro de Mar­ce­la un va­cia­mien­to que al­can­za a la au­to­con­ ser­va­ción. aún es­tan­do fí­si­ca­men­te con su ma­ dre. vin­cu­la­dos a la re­la­ción yo-su­per­yó. De aquí en más no le se­ rá ne­ ce­ sa­ rio el “even­to trau­má­ti­co”. que des­car­ga co­mo “ga­ti­llo” so­bre esa es­truc­tu­ra. Se tra­ ta de un cor­ te. no pa­rar de co­mer co­mo in­cor­po­ ra­ción-de­vo­ra­ción es el re­cur­so al que ape­la. en el or­ den de lo psí­ qui­ co. pa­ra fre­nar el dre­na­je li­bi­di­nal. que pue­ de o no es­ tar de­ ter­ mi­ na­ do por cau­ sas ex­ter­nas. A par­tir de es­te mo­men­to el sis­te­ma neu­ro­nal res­pon­de con un ti­ po es­ pe­ cial de des­ car­ ga. Si bien es cier­ to que el de­ sen­ la­ ce de su tras­ tor­ no. se pro­du­ce a pos­te­rio­ri de una si­ tua­ ción “real” de se­ pa­ ra­ ción. És­te es siem­pre con­se­cuen­cia de al­gún fac­tor am­bien­ tal ex­ter­no. Es­te dre­na­je li­bi­di­nal es sen­ti­do por Mar­ce­la co­mo pér­di­da pro­pia y al mis­mo tiem­po co­mo acre­cen­ta­mien­to ener­gé­ti­co en el otro.

La pla­cen­ta ma­ter­na es un pri­mer do­ble. que de­ter­mi­ na el pre­do­mi­nio con­ser­va­dor (re­gre­so a lo iner­te) de la pul­sión de muer­ te (8). que el tra­ta­mien­to an­ti­de­pre­si­vo pue­de lo­grar a ni­vel de las si­nap­sis neu­ro­na­les. Con ella se ma­te­ria­li­za una fu­sión de ti­po fí­si­coquí­mi­co. La son­ri­sa ma­ter­na es la ma­ni­fes­ta­ción ex­ter­na de un pro­ce­so in­trap­sí­qui­co. fun­da­men­tal­men­ te eco­nó­mi­co. La au­sen­cia de apor­tes li­bi­di­na­les ma­ter­nos de­ja li­bre a la pul­sión de muer­te. En la me­lan­co­lía. de los es­ta­dos pul­sio­na­les vi­ta­les de su be­bé. si­no que pue­den lo­grar una re­gu­la­ción en el lar­go pla­zo. la me­lan­co­lía nos plan­tea una no-cons­ti­tu­ción o una de­sor­ga­ni­za­ción pro­gre­si­va de la pul­sión de vi­da. co­di­fi­car y al­ber­gar la in­for­ma­ción quí­mi­ca (sus­tra­to de los pro­ce­sos psí­qui­cos). La ener­ gía se pier­ de co­ mo por un agu­ je­ ro en lo psí­ qui­ co. fa­vo­re­ce la re­gu­la­ ción en la neu­ro­trans­mi­sión. el cual co­ rres­ pon­ de a la con­ fir­ ma­ ción. crean­do un cam­po pro­pi­cio pa­ra 199 . su efec­to se­rá un va­cia­mien­to yoi­co sen­ti­do co­mo in­so­por­ta­ble. Ello fue po­si­ble al com­pro­bar­se me­ca­nis­mos de mo­du­la­ción: por los trans­mi­so­res in­vo­lu­cra­dos en la de­pre­sión. És­ta tie­ne por ob­je­to pro­ce­sar. la au­sen­cia de di­fe­ren­cias fa­vo­re­ce el de­sa­rro­llo de un sis­te­ma tó­xi­co-quí­mi­co que di­fi­cul­ta la com­ ple­ji­za­ción psí­qui­ca. pa­ra con­ ser­ var­ la en los ADN-ARN pre­ sen­ tes en los nú­ cleos de las cé­lu­las ner­vio­sas. Si la po­si­ción ma­ter­na (cris­ta­li­za­da en el ros­tro son­rien­te) no pue­de cons­ti­tuir­se co­mo con­train­ves­ti­du­ra que fre­ne es­ta he­mo­rra­gia in­ter­na. Si el or­ den de lo vi­ vo ad­ vie­ ne en fun­ ción del apor­ te de di­ fe­ ren­cias. cu­ya per­cep­ción en­dop­sí­qui­ca co­rres­ pon­de al do­lor. por par­ te de la ma­ dre. El res­ta­ble­ci­mien­to de los cir­cui­tos re­cién men­cio­na­dos a tra­vés de la uti­li­za­ción de psi­co­fár­ma­cos. por cam­bios en el eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-su­ pra­rre­nal y por la trans­crip­ción ge­né­ti­ca. Di­cho sis­te­ma co­rres­pon­de a una des­re­gu­ la­ ción de to­ da la ca­ de­ na de men­ sa­ je­ ros de la trans­ mi­ sión neu­ ro­nal. Pa­ sa­ ron más de vein­ te años pa­ ra po­ der afir­ mar que los an­ ti­ de­ pre­ si­ vos no só­ lo ac­ túan en el corto plazo (ma­ yor o me­ nor can­ti­dad de neu­ro­trans­mi­so­res).El nú­cleo tó­xi­co en la me­lan­co­lía se en­cuen­tra vin­cu­la­do a un dre­na­je ener­gé­ti­co. ope­ran­ do de acuer­ do con el prin­ ci­ pio de iner­ cia.

He­mo­rra­gia que de­no­ta la no-cons­ti­tu­ción del sen­ti­mien­to de la pro­pia exis­ten­cia. el va­cia­mien­to. o dre­na­je ab­so­lu­to que ubi­ca­rá al “su­je­to” por fue­ra de quien de­bie­ra ser­lo. tra­ba­ja y se au­toa­bas­te­ce. de­ter­mi­na­rán el fu­tu­ro iden­ti­fi­ca­to­rio. el an­ti­de­pre­si­vo ha­ce to­pe (co­mo de­bió ha­ber­lo he­cho la con­train­ves­ti­du­ra ma­ter­na) a un dre­ na­ je que es­ tá más allá de las pa­ la­ bras.la tra­mi­ta­ción ver­bal. com­ pa­ ra­ do con el 9 % de los que con­ ti­ nua­ ron su to­ ma de me­ di­ ca­ ción. Pe­ro lo más im­por­tan­te qui­zá que­de con­den­sa­do en una fra­se que ella mis­ma ha cons­trui­do: “Hoy pue­ do dar­ me cuen­ ta de que mi do­lor de­ses­pe­ra­do y mi su­fri­mien­to no te­nían que ver con co­sas de mi vi­ da. La “re­caí­da” (rea­pa­ri­ción del mis­mo epi­so­dio. Su efec­ to es un almacenamiento ener­gé­ti­co que fre­na la en­do­per­cep­ción del va­cia­mien­to y fa­vo­re­ce la bús­que­da de la pro­pia sub­je­ti­vi­dad. Es en es­tos mo­men­tos pri­mor­dia­les don­de el jú­bi­lo o su an­ti­té­ti­co. Ellos eran el efec­ to de no te­ ner vi­ da”. DU­RA­CIÓN DEL TRA­TA­MIEN­TO En pa­cien­tes de­pre­si­vos me­di­ca­dos du­ran­te tres años asin­to­má­ti­cos. ha­ ce fre­ no a la he­ mo­ rra­ gia. De es­ta ma­ne­ra. Su es­ta­do aní­ mi­co es es­ta­ble. Es en el vín­cu­lo pri­ma­rio don­de la mi­ra­da con­fir­ma­to­ria de la ma­ dre a la iden­ ti­ dad de su be­ bé. du­ran­te el tra­ta­mien­to an­ti­de­pre­si­vo) y la “re­cu­rren­cia” (apa­ri­ción de un nue­vo epi­so­dio) de­be­rán ser evi­ta­das. 4-6. Mar­ce­la si­gue hoy to­man­do su me­di­ca­ción. Se ha en­con­tra­do un im­por­tan­te gra­do de con­sen­so acer­ca de la ne­ce­si­dad de la fár­ma­co-pro­fi­la­xis en la de­pre­sión re­cu­rren­te. El de­te­rio­ro men­tal que éstas pue­den pro­du­cir to­da­vía no es de­mos­tra­ble por los es­tu­ 200 . en los que se dis­con­ti­nua­ron los an­ti­de­pre­si­vos por un pe­río­do que se ex­ten­dió dos años. Los te­ra­peu­tas y pa­cien­tes de­ben ha­cer­se a la idea de que en de­ter­mi­na­dos pa­tro­nes evo­lu­ti­vos la du­ra­ción del tra­ta­mien­to se­rá po­si­ble­men­te de por vi­da. So­bre­car­ga nar­ci­sis­ta en la cons­ti­tu­ción de es­te nue­vo ac­to psí­qui­co (el yo). tie­ne ami­gos. la re­cu­rren­cia (apa­ri­ción de un nue­vo epi­so­dio) fue del 67 % en el gru­ po que to­ ma­ ba pla­ ce­ bo.

acen­tua­dos ries­gos sui­ci­das. – el tra­ta­mien­to de con­ti­nua­ción. 201 . se de­ mos­ tró que lue­ go de la re­ mi­ sión ini­ cial. al­tos ín­di­ces de re­cu­rren­cia. du­ran­te un lap­so de quin­ce años.dios de neu­roi­má­ge­nes. el fin del úl­ti­mo es im­pe­dir la re­cu­rren­cia. El tra­ta­mien­to del epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor tie­ne tres pe­río­dos bien de­fi­ni­dos: – el tra­ta­mien­to agu­do. pe­ro sí en cam­bio por las ca­rac­te­rís­ti­ cas del dis­cur­so y el es­ca­so tra­ba­jo ela­bo­ra­ti­vo que de­sa­rro­lla el pa­cien­te. por lo tan­to. El 77 % de los que pre­sen­ta­ron re­cu­rren­cias no es­ta­ban me­di­ca­dos con an­ti­de­pre­ si­ vos en el mes an­ te­ rior al epi­ so­ dio y el 23 % de los res­ tan­ tes lo es­ ta­ ba en ba­ jas do­ sis. lo­grar la re­cu­pe­ra­ción. ma­ yo­ res de 50 años des­ de el primer epi­ so­ dio. el se­gun­do tie­ne por ob­je­ti­vo evi­tar la re­caí­da y. y – el tra­ta­mien­to de la pre­ven­ción de la re­cu­rren­cia. el 85 % pre­ sen­ tó re­ cu­ rren­ cia. ¿Du­ran­te cuán­to tiem­po de­be man­te­ner­se el tra­ta­mien­to? Se ha pro­ pues­ to que los can­ di­ da­ tos a tra­ ta­ mien­ to de por vi­ da sean aque­llos que pre­sen­ten: – – – – – – tres o más epi­ so­ dios. – epi­so­dios de­pre­si­vos pre­vios de du­ra­ción pro­lon­ga­da. ma­ yo­ res de 40 años des­ de el segundo epi­ so­ dio. En un es­tu­dio rea­li­za­do re­cien­te­men­te. El pri­me­ro bus­ca ob­te­ner la re­mi­sión. en el cual se con­tro­ la­ron 430 pa­cien­tes de­pre­si­vos. – sus­pen­sión del tra­ta­mien­to an­ti­de­pre­si­vo. epi­so­dios in­ca­pa­ci­tan­tes. El es­ tu­ dio de­ mues­ tra que los pre­ dic­ to­res sig­ni­fi­ca­ti­vos de re­cu­rren­cia son (18): – mu­je­res sol­te­ras. La de­ pre­ sión del 90 % de los re­ cu­ rren­ tes fue de ti­ po uni­ po­ lar y só­ lo el 10 % fue bi­ po­ lar.

Las do­ sis a lar­ go pla­ zo. son las mis­ mas que re­ sul­ tan efec­ ti­ vas en el tra­ ta­ mien­ to agu­ do (figura 39). se es­pe­ra con in­te­rés el es­tu­dio de las pro­pie­da­des an­ti­ rre­cu­rren­cia­les de los nue­vos fár­ma­cos co­mo así tam­bién la po­ten­cia­li­za­ción con otros me­di­ca­men­tos. las ca­rac­te­rís­ti­cas de to­le­ran­cia de ca­da fár­ma­co ad­quie­ren mu­cho ma­yor re­le­van­cia. En es­te sen­ ti­do. que pro­ te­ gen tan­ to de las re­ caí­ das co­ mo de las re­ cu­ rren­ cias. Al te­ner que man­te­ner du­ran­te mu­cho tiem­po las do­sis co­mo si fue­ran de “ata­que”. Figura 39. en ca­sos de re­sis­ten­ cia. Duración del tratamiento psicofarmacológico antidepresivo EPISODIO DEPRESIVO Primero Agudo Continuar Discontinuar DURACIÓN DOSIS 6-8 semanas (hasta asintomático) 4-5 meses (hasta normalidad) 4-5 meses (sin recaídas) Mantener dosis completa Mantener dosis completa Disminuir 25% semanalmente Mantener dosis completa Mantener dosis completa Segundo 4-5 años Tercero Indefinida (¿¿De por vida??) 202 .

Mo­ller. to­ mo I. OC. 1993. Ei­sen­berg. Nueva York.. sín­to­ma y an­gus­tia. E. y col. 5. ¿Có­mo se ge­ne­ra la an­gus­tia?”. Freud. 10. J. Ja­ cobs. Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry.: Más allá del prin­ ci­ pio de pla­ cer. en Stoff. S. 1992. 13. I.: In­hi­bi­ción. J. Freud. Ke­ ller. Me­lan­co­lía”. Pai­dós. 11. en Moi­zes­zo­wicz. en Frag­men­tos de la co­rres­ pon­den­cia con Fliess. Freud. 1975.: Es­truc­tu­ras nar­ci­sis­tas.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁ­FI­CAS 1. S. OC. R. OC. Pai­dós. H. 1988. 4. D. Bue­nos Ai­res. A.: “Es­tu­dio so­bre psio­co­bio­lo­gía del com­por­ta­mien­to im­pul­si­vo-vio­len­to y ni­ve­les de co­les­te­rol sé­ri­co”. 1988.: “At­tem­pe­ted Sui­ci­de: Ef­fi­cacy of Dif­fe­rent Af­ter­ca­re stra­te­gies”. to­ mo XIV. Bue­nos Ai­res. 15. S. y Mann. Kup­fer. An­ nals of the New York Aca­ demy of Scien­ ces. to­ mo XVIII. D. 1998. 1998.: “Re­ cu­ rren­ ce Af­ ter Re­co­very from Ma­yor De­pres­si­ve Di­sor­der Du­ring 15 years of Ob­ser­va­tio­nal Fo­llow-up”.: “Ma­na­ge­ment of re­cu­rrent de­pres­sion”.. Freud.: In­tro­duc­ción del nar­ci­sis­mo. 6): 58-59. OC. A. 1998. Te­sis. J. R. to­ mo XXIII.. 1990. Bue­nos Ai­res. 5 (supl. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. Jour­nal of Cli­ni­cal Psy­chiatry. K.: “Sui­ ci­de: A Four-Path­way Cli­ni­cal. Green. Freud.: “Ma­nus­cri­to E. Mue­ ller. J. L.: “Me­lan­co­lía: una lo­cu­ra éti­ca”. to­ mo I. S. en Frag­ men­tos de la co­rres­pon­den­cia con Fliess. Frie­der. 1986. J.Bio­che­mi­cal Mo­del“. Freud. Freud. Moi­zes­zo­wicz. 6. y Brons­tein. M.: La con­cep­ción psi­coa­na­lí­ti­ca del afec­to. P. The Neu­ro­bio­logy of Sui­ci­de. 18. Psi­co­far­ma­co­lo­ gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. OC. Leon. to­mo I. 54 (supl. 2): 29-33. J. In­ter­na­tio­nal Cli­ni­cal Psy­chop­har­ma­co­logy. 16.. 3. Kra­ vitz. Faw­ cett. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. Gua­la.. en Obras Com­ple­tas (OC). D. Cons­ti­tu­ción y trans­for­ma­ cio­nes. Mal­davsky... Uni­ ver­ si­ dad de San Luis. S.: “Pro­ yec­ to de psi­ co­ lo­ gía”. 1986. 836. Freud. Bue­nos Ai­res. 7. J. y Fogg. S. B. M. 1997. 12. to­ mo XIV. OC. J. S. M. J. A. D. nº 187. y Za­ra­tie­gui. 2. 14. Bue­nos Ai­res. C. Si­ glo XXI. S. Ac­tua­li­dad Psi­co­ló­ gi­ca.: “Due­ lo y me­ lan­ co­ lía”..: “An­ti­de­pre­si­vos”. 156: 203 . 8. en Moi­zes­zo­wicz. Amo­rror­tu. Busch. to­ mo XX. S. Fa­cul­tad de Cien­ cias Hu­ ma­ nas. Amo­rror­tu. T. 1986.: “Tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co de la ur­gen­cia psi­quiá­tri­ca”. H. 1990.. 1986. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­ gi­cas. 9.. vol. 1992. Moi­zes­zo­wicz. OC.: Es­que­ma del psi­coa­ná­li­sis. 17. 1988.: “Ma­nus­cri­to G.

1997. J. en Stoff.1000-1006. An­ nals of the New York Aca­ demy of Scien­ ces. The Neu­ro­bio­logy of Sui­ci­de. 51 (supl. 204 . 1997. y Mann. Jour­nal of Cli­ni­cal Psy­chiatry. Pai­dós. Ja­ mi­ son. R. The Neu­ro­bio­logy of Sui­ci­de.: “La me­lan­co­lía en la psi­quia­tría clá­si­ca”. J. J. 836. S. 6): 51-59. L. Nue­va York. R. J. D.: “¿Qué es el do­ lor psí­ qui­ co?”. 1999. Ac­tua­li­dad Psi­co­ló­gi­ca.: “Ef­ fect of Lit­ hium Main­te­nan­ce on Sui­ci­dal Be­ha­vior in Ma­yor Mood Di­sor­ders”. Ton­ do. 21. 836. 1998. D. M. J. Bue­nos Ai­res.: “Ge­ne­tics of sui­ci­de”. K. G. M. 1997. en La de­pre­sión y el re­ver­so de la psi­quia­tría. y Bal­ des­ sa­ ri­ ni. y Sar­chia­po­ne. 19. A. E.. Tha­se. 1990. nº 258. Nue­va York. An­ nals of the New York Aca­ demy of Scien­ ces. Tend­larz. M. y Mann. D. Roy. vol.: “Re­lap­se and Re­cu­rren­ce in Uni­po­lar Ma­yor De­pre­ sion: Short-term and Long-term Ap­ proa­ ches”. Na­ sio. 23.. 20. en Stoff. Ry­lan­der. J.. M. vol. 22..

Son pa­la­bras suel­tas: in­sight. del­ ga­ da y muy bo­ ni­ ta. ya que el in­ter­lo­cu­tor es ine­xis­ten­te pa­ra Lau­ra. Una bre­ve re­se­ña bio­grá­fi­ca del crea­dor del psi­coa­ná­li­sis. se sien­ ta y cru­za las pier­nas en po­si­ción de Bu­da. Su to­no es pre­po­ten­te. Re­ pi­ te el tér­ mi­ no ju­ dío y su equi­ va­len­te en in­glés. Tra­tar de cor­tar es­ta ava­lan­ cha de pa­la­bras se tor­na im­po­si­ble. Es­tá con­fu­sa y ex­ci­ta­da. tam­bién en in­glés. es al­ ta. ver­bo­rrá­gi­ca. to­das ellas se en­tre­mez­clan en un gran des­plie­gue ca­tár­ti­co. Des­pués de la en­tre­vis­ta diag­nós­ti­ca se in­di­ca un tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co y su de­ri­va­ción pa­ra una psi­co­te­ra­pia. De­sa­rro­lla al­go acer­ca de una teo­ría del ju­daís­mo a gran ve­lo­ci­dad.1. acom­pa­ña su fo­to­gra­fía. Se di­ ri­ ge al di­ ván. No es­ cu­ cha las pre­gun­tas y si­gue ha­blan­do sin pa­rar. HISTORIA CLÍNICA Lau­ra lle­ga a la con­sul­ta psi­quiá­tri­ca acom­pa­ña­da por su pa­dre. 205 . Las pri­me­ras en­tre­vis­tas se de­sa­rro­lla­ron con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas.5. apo­yan­do la es­pal­da con­ tra la pa­ red. in­quie­ta y con cier­ta agi­ta­ción psi­co­mo­triz. don­ de re­sal­tan las si­guien­tes pa­la­bras: Je­wish Vien­na. vi­das pa­sa­das. Fren­ te a ella hay un pós­ ter de Freud. Tie­ne 29 años. ju­dío. Lau­ra en­tra al con­sul­to­rio de la te­ra­peu­ta. Al mis­mo tiem­po se mues­tra ale­gre y des­preo­cu­pa­da. al­ter­nan­do pa­la­ bras y sin cons­ truir fra­ ses. Lau­ra tra­du­ce au­to­má­ti­ca y ve­loz­men­te. TRASTORNO BIPOLAR 5. He­ri­ta­ge and Mis­sion. con in­ter­cep­ta­cio­nes del pen­sa­ mien­ to que no se al­ can­ zan a com­ pren­ der.

di­ cien­ do que la tra­ ta a Lau­ ra co­ mo ton­ ta. La fa­mi­lia po­nía en jue­go dis­cu­sio­ nes sin fo­ co y sin cau­ sa. Era ne­ce­sa­rio una ac­ ti­ tud fir­ me y se­ gu­ ra pa­ ra que la con­ sig­ na de ha­ blar uno por vez fue­ra res­pe­ta­da. pe­ro aún “son ami­gos y man­tie­nen con­tac­to eco­nó­mi­co”. en­tre Lau­ra y su her­ma­na ma­yor. Ata­ques que a ve­ces eran de bron­ ca y otras ve­ ces de an­ gus­ tia. Su dis­cur­so ha­ce pre­gun­ta con re­la­ción a qué de­be ha­cer pa­ra fa­vo­re­cer la cu­ra­ción de Lau­ ra. En al­ gu­ nas opor­ tu­ 206 . en­tre­vis­tas con la fa­mi­lia y acom­pa­ña­mien­to te­ra­péu­ti­co. Lau­ra en­ton­ces se tran­qui­li­za­ba has­ta el pró­xi­mo ata­que. ob­ser­van­do. pau­sa­da­men­te. Es­ te tér­ mi­ no se re­pe­ti­rá en nu­me­ro­sas en­tre­vis­tas fa­mi­lia­res y tam­bién en el tra­ta­mien­to in­di­vi­dual. se en­tre­cru­za­ban en­tre la pa­re­ja pa­ren­tal. Lau­ ra vi­ ve con su ma­ dre y sus dos her­ ma­ nas. La ma­má de Lau­ra des­cri­be as­pec­tos de la his­to­ ria de su hi­ ja: –De chi­ qui­ ta siem­ pre fue in­ quie­ ta. es­cu­chán­do­lo. psi­co­te­ra­pia in­di­vi­dual. Va­ne­sa. per­ma­ ne­cía en si­len­cio.La es­tra­te­gia de tra­ta­mien­to in­clu­yó la uti­li­za­ción de psi­co­fár­ma­cos. Su llan­ to de­ no­ ta do­ lor e im­ po­ ten­ cia fren­ te a la pro­ ble­má­ti­ca. Sus pa­ dres se se­ pa­ ra­ ron cuan­ do te­ nía 14 años. Len­ta­men­te su con­no­ta­ción se irá acla­ran­do y que­da­rá sig­ni­fi­ca­da por un tra­tar al otro con tran­qui­li­dad. El cir­ cui­ to fa­ mi­ liar re­ pe­ tía lo que ha­bía apa­re­ci­do en Lau­ra du­ran­te la pri­mer en­tre­vis­ta: in­ter­lo­cu­tor ine­xis­ten­te. No pue­ do es­ tar co­ rrién­ do­ la pa­ ra que to­ me la me­di­ca­ción y se que­de tran­qui­la. se mues­tra de­seo­sa de ubi­car­se allí don­de pue­da ayu­dar a su hi­ja. Las in­ter­ven­cio­nes pro­cu­ra­ban ha­cer cor­te a una si­tua­ ción en la que las vo­ ces de los di­ fe­ ren­ tes miem­ bros de la fa­mi­lia se su­per­po­nían mu­tua­men­te. Ella es “la del me­ dio”. La me­nor. Era la que­ja ma­ter­na la que in­va­día el es­pa­cio ana­lí­ti­co: –¿Qué ha­go con es­ta chi­ca y su ace­le­ra­ción? Yo tra­ba­jo to­ do el día. Las acu­ sa­ cio­ nes y los re­ pro­ ches iban y ve­nían. Los se­ña­la­mien­tos se di­ri­gían a mar­car las se­rias di­fi­cul­ta­des que te­nían pa­ra es­cu­char­se a sí mis­ mos y a los otros. Su pa­ dre vol­ vió a for­ mar pa­ re­ ja con una mu­ jer a la que Lau­ ra no le tie­ne apre­cio al­gu­no. Las en­tre­vis­tas fa­mi­lia­res des­ple­ga­ban un cli­ma ace­le­ra­ do. Cri­ti­ca in­sis­ten­te­men­te a la acom­pa­ñan­te te­ra­péu­ti­ca. La ma­ má de Lau­ ra no pue­ de con­ te­ ner lo que es­ tá ocu­ rrien­do. Lo úni­ co que se me ocu­ rría pa­ra cal­mar­la era abra­zar­la fuer­te. Sin em­bar­go.

Lla­ma­ron a su pa­dre. el dis­cur­so co­mien­za a en­len­te­cer­se. Se de­ ci­ de que Lau­ ra va­ ya a vi­ vir a la ca­ sa de su pa­ dre. Es co­ mo si hu­ bie­ ra pe­ ne­ tra­ do en lo más ín­ ti­ mo de mi ser. Ha­ bía he­cho un cur­so de “te­ra­pia al­ter­na­ti­va”: una es­pe­cie de “tra­ ta­mien­to gru­pal”. pa­ra que esa capacidad fue­ ra des­ per­ ta­ da. 207 . su ma­dre la con­tem­pla­ba ató­ni­ta. Ella se ha­bía da­do cuen­ta que tam­bién po­seía es­ta ca­pa­ci­dad. Con­fun­di­das sus imá­ge­nes y sus pa­ la­ bras. de fren­te a un es­pe­jo. Pe­ro de­bía en­tre­gar­se al “maes­tro”. to­ma­dos de la ma­no. Si bien en el dis­cur­so ma­ni­fies­to de es­tas se­sio­nes fa­mi­ lia­res hay ver­ba­li­za­cio­nes vio­len­tas. pe­ro a ve­ces me ago­ta­ba y la de­ja­ba llo­rar. pro­fun­do “co­no­ce­dor del al­ma hu­ma­na”. Yo tra­ta­ba a to­da cos­ta de en­ten­der lo que pa­sa­ba. ale­gre y al mis­mo tiem­po vio­len­ta. Ex­ci­ta­da. mi­rán­do­se. pa­ra sí mis­ma y so­bre to­do pa­ra los otros. Su fa­mi­lia de­no­ta preo­ cu­pa­ción y an­gus­tia por el pro­ble­ma. —Pa­ re­ ce que pe­ ne­ trar en vos y des­ po­ jar­ te es lo mis­ mo. Se mues­tran lá­bi­les e in­con­sis­ten­tes. ha­bía co­no­ci­do el vér­ti­go.ni­da­des llo­ra­ba tan­to que se aho­ga­ba. Así es co­ mo se ena­ mo­ ra per­di­da­men­te de él y Ro­ber­to (“el su­per­hom­bre”. Tam­ po­ co aquí hay un mar­ co fa­ mi­ liar que la sos­ ten­ ga. Lau­ ra re­ la­ ta y al mis­ mo tiem­ po se pre­ gun­ ta si su pa­dre que­ría cal­mar­la o man­te­ner re­la­cio­nes se­xua­les con ella. En otros mo­men­tos se eno­ja­ba sin mo­ti­vo. Lau­ra pue­de en­ton­ces co­men­zar a re­la­tar el ini­ cio de una vo­ rá­ gi­ ne que aún no per­ ci­ be co­ mo tal. Lau­ra re­la­ta el em­be­le­sa­mien­to de am­bos. di­ri­gi­do por un “maes­tro”. Él me co­ no­ ce más que na­ die. En el tra­ta­mien­to in­di­vi­dual. Pu­do re­cor­dar có­mo la no­che an­te­rior a la con­sul­ta psi­ quiá­tri­ca ha­bía re­gre­sa­do de una de las tan­tas reu­nio­nes gru­pa­les y no po­día con­ci­liar el sue­ño. Pe­ro la mu­ca­ma y la acom­pa­ñan­te com­po­nen un equi­po que co­mien­za a mos­trar­se pro­pi­cia­to­rio. pe­ro no pue­den im­ple­ men­tar re­cur­sos que fun­cio­nen co­mo mar­co de con­ten­ción. –¿Quién es Ro­ber­to? –Un ser ma­ ra­ vi­ llo­ so. ellas de­no­tan más la im­po­ten­cia pa­ra con­te­ner la si­tua­ción que una au­tén­ti­ca ca­ ren­ cia afec­ ti­ va. co­mo a ve­ces lo lla­ma) co­rres­pon­de a es­te amor. Lau­ra pue­de co­men­zar a re­cor­tar la fi­gu­ra del “maes­tro”. En es­po­rá­di­cos y ma­ra­vi­llo­sos en­cuen­tros ín­ti­mos. A lo me­ jor tan­ to que de­ jé de ser yo.

—Sí. —Eso es pa­ ra ellos. un in­ter­lo­cu­tor exis­ten­te. en trans­fe­ren­cia. eso quie­ ro de­ cir que es­ toy en­ fer­ ma. No le que­ da­ ba tiem­ po ni fuer­ zas pa­ ra ha­ cer sus co­ sas. To­da­vía no es po­si­ble en­trar en es­te te­rre­no. ni pa­ ra 208 . —Fue ale­gría. el pro­ce­so te­ra­péu­ti­co (to­mar la me­di­ca­ción y rea­li­zar la psi­co­te­ra­pia) pa­re­ce que­dar ubi­ca­dos del la­do de la de­man­da fa­mi­liar de vol­ver­la a la “nor­ma­li­dad”. Él me ha­ ce sen­ tir que exis­ to y yo le doy mi ser. re­co­no­ci­da. pe­ro hay so­bre to­do des­con­fian­za. Hay un pseu­do­rre­co­no­ci­mien­to de su des­bor­de. El ne­go­cio la “suc­cio­na­ba” más y más. —Cos­to ca­ro pa­ra ser re­co­no­ci­da. —Bue­no. y al mis­ mo tiem­ po el que pue­ de apo­ de­ rar­ se de uno. la cul­ pa es de mis ami­ gas “ano­ ré­ xi­ cas”. —¿Por qué? —Si ha­ go die­ ta. Las fre­ cuen­ tes de­ pre­ sio­ nes de su pa­ dre la obli­ ga­ ban a res­pon­sa­bi­li­zar­se y a res­pon­der a si­tua­cio­nes ca­da vez más com­ple­jas. Es­ta úl­ti­ma di­ri­gi­da al equi­po te­ra­péu­ti­co. Se ha­cía car­go con una ener­gía des­me­su­ra­da. Has­ ta el mo­ men­ to de la eclo­ sión de su tras­ tor­ no. Se per­ci­be que aún no hay. —No pa­re­cés muy con­ven­ci­da. el que es­cu­cha. Ade­ más no es nue­vo. —¿Y vos qué pen­ sas? —Que de­ben te­ner ra­zón. Si yo no fun­ cio­ no co­ mo la fa­ mi­ lia quie­ re.—Es que me en­ tre­ gué to­ tal­ men­ te. Lau­ ra tra­ba­ja­ba en la em­pre­sa de su pa­dre y es­tu­dia­ba el tra­duc­ to­ra­do pú­bli­co de in­glés. —Es co­ mo un true­ que. cuan­do ella se sien­te “per­fec­ta­men­te nor­mal”. —Esa es la pa­la­bra. so­bre el cual Lau­ra des­pla­za las de­man­das que ha su­ fri­ do por par­ te de su pro­ pia fa­ mi­ lia. —Tu fa­ mi­ lia di­ ce que Ro­ ber­ to es res­ pon­ sa­ ble de lo que te pa­só. es­cu­cha­da. Pa­ra Lau­ra. me pa­sé de re­vo­lu­cio­nes. —“Maes­tro” es en­ton­ces el que re­co­no­ce. Si es­ toy ale­ gre co­ mo es­ tos días. Le di to­ do. Con­ tra­ dic­ ción de ba­ se que Lau­ ra aún no pue­ de en­ fren­ tar. la cul­ pa es de Ro­ ber­ to por­ que es­ta­mos ena­mo­ra­dos.

agre­ si­vo y al­co­hó­li­co. Al­go si­mi­lar ocu­ rre con re­ la­ ción a la em­ pre­ sa fa­ mi­ liar. los “fa­bri­ca” a tra­vés del re­cur­so tó­xi­co. Su ma­dre es ca­tó­li­ca y bas­tan­te res­pe­tuo­sa de los pre­ cep­ tos re­ li­ gio­ sos. en di­ver­sas opor­tu­ni­da­des. qui­ tar­ le los za­ pa­ tos y acos­ tar­ lo en la ca­ ma. que pro­ te­ja. ge­ne­ro­so y da­dor. el tó­xi­co (en es­te ca­so el al­co­hol) pro­du­ce una sa­li­da ma­nía­ca del tras­tor­no de­pre­si­ vo. sus lap­sus. a tra­vés de in­nu­me­ra­bles anéc­do­tas. Por un la­ do. El dis­cur­so se va ha­cien­do rít­mi­co. a par­ tir de su tras­ tor­ no y de su aban­do­no del tra­ba­jo. Su pa­dre ha si­do tra­ta­do. Pue­ de co­ men­ zar a di­ men­ sio­ nar a esa ni­ ña que ella fue. su pa­dre en­tra­rá en un caos eco­nó­mi­ co. im­pul­si­vo. Lau­ra des­cri­be sus an­he­los de pa­ re­ ja. Se no­ ta en el dis­ cur­ so de Lau­ ra una bús­que­da que re­mi­te a una pre­gun­ta. el ju­ daís­ mo se pre­sen­ta co­mo in­te­rro­gan­te. las de­pre­sio­nes y el al­co­ho­ lis­ mo pa­ ter­ no no son aún su­ fi­ cien­ tes pa­ ra que­ brar la ima­ gen de su­per­hom­bre que Lau­ra tie­ne de su pro­ge­ni­tor. Lau­ ra es hi­ ja de un ma­ tri­ mo­ nio mix­ to. re­la­cio­na­da con la iden­ ti­ dad en una do­ ble ver­ tien­ te. que es­cu­che. Lau­ra des­cri­be. aun­que 209 . Tar­ da­ rá bas­ tan­ te tiem­ po en po­ der re­ co­ no­ cer en ese ideal por ella cons­trui­do. Lau­ra pue­de co­ men­ zar a traer re­ cuer­ dos de su his­ to­ ria que en­ la­ za con si­tua­cio­nes ac­tua­les. la lle­ ga­ da a ca­ sa de su pa­ dre ebrio y su es­ fuer­ zo por ayu­ dar­ lo a en­ trar.es­tu­diar. Im­pac­ta no­tar que ape­nas han trans­cu­rri­do po­cas se­ma­nas de tra­ta­mien­to y su len­gua­je neu­ró­ti­co se des­plie­ga en la psi­co­te­ra­pia. Lau­ra pue­de po­ner en jue­go sus fan­tas­mas. El de­ seo de un hom­ bre que sea hom­ bre. La ma­yo­ría de ellos re­mi­ten a un pa­dre po­de­ro­so. A tra­vés de la fi­gu­ra de Ro­ber­to. por su me­lan­co­lía y por al­co­ho­lis­mo. su pro­pio es­fuer­zo de­no­da­do por en­cu­brir las fa­llas pa­ter­nas. si bien el pa­ dre de Lau­ ra no pre­ sen­ ta los vai­ve­nes tí­pi­cos de la pa­to­lo­gía. de­pre­si­vo en otros mo­men­tos. Ha­cía va­rios me­ses que no ren­día nin­gu­na ma­te­ria en la fa­cul­tad. Sin em­bar­go. Su pa­ dre es ju­ dío no-prac­ti­can­te y da­ría la im­pre­sión de que in­ten­ta re­ne­gar de su con­di­ción. Si bien él no pa­de­ce ex­pre­ sa­men­te de un tras­tor­no bi­po­lar. obli­ ga­ da a ha­cer­se car­go de las “tra­ve­su­ras pa­ter­nas”. pe­ro tam­bién hi­pe­rac­ti­vo por pe­río­dos. sus sue­ños. Ya lo ha­bía he­cho. Por lo tan­ to. que re­co­noz­ca. ya que ella cons­ ta­ ta­ rá más ade­ lan­ te que. A me­di­da que avan­za el tra­ta­mien­to.

Ac­tual­men­te se dis­tin­guen seis ti­pos di­fe­ren­tes. La ima­ gen cor­ po­ ral ha si­ do un pro­ ble­ ma a lo lar­ go de su vi­ da. más tran­qui­la pue­de des­ple­gar un dis­cur­so re­la­cio­na­do a sus orí­ge­nes y su con­di­ción re­li­gio­sa. el diag­nós­ti­co des­de el DSM-IV es: – Eje I. El tra­ta­mien­to trans­cu­rre y Lau­ra co­mien­za a en­len­te­ cer­ se más y más. si lo ha­ce con ma­ni­fes­ta­cio­nes hi­po­ma­nía­cas. se au­to­rre­pro­cha por traer tan­tos pro­ble­mas a su fa­ mi­ lia. Se des­va­lo­ri­za. sin fuer­ zas. No quie­ re le­ van­ tar­ se de la ca­ma. la ma­ ter­ ni­ dad. ya que se sien­ te del­ ga­ da y có­mo­da. con ma­nía. Cuan­do se pre­sen­ta con sín­to­mas de eu­fo­ria psi­có­ti­ca. Si bien en es­ ta eta­ pa no lo es.frag­men­ta­ria y ma­nía­ca­men­te en su en­tre­vis­ta ini­cial. tris­ te. To­do el dis­cur­so flo­ri­do que co­men­za­ba a ins­ta­lar­se se eva­po­ra. la ten­den­cia es a cla­si­fi­car­lo co­mo cam­bios en la per­so­na­li­dad. Su ma­ dre es obe­ sa y Lau­ ra se mues­ tra eno­ ja­da fren­te a es­ta ima­gen ma­ter­na to­tal­men­te aje­na a la se­duc­ción y a la sen­sua­li­dad. Ca­bal­ga en­tre ma­dre y pa­dre. la si­lue­ta. pue­de con­fun­dir­se con un de­li­rio agu­do. Se pre­sen­ta el tí­pi­co de­li­rio de in­sig­ni­fi­ can­cia tan ca­ro a la de­pre­sión. És­ te es el mo­ ti­ vo que mu­ chas ve­ ces la ha em­ pu­ ja­ do a to­mar pas­ti­llas pa­ra adel­ga­zar. 5-2. La otra ver­ tien­ te se re­ la­ cio­ na con la iden­ ti­ dad en el te­ rre­ no de la se­xua­li­dad. No se ba­ña. La in­te­rro­ga­ción so­bre la fe­mi­nei­dad se ma­te­ria­li­za en el dis­cur­so a tra­vés de la pa­re­ja. No le en­cuen­tra sen­ti­do a su dis­cur­so. Se sien­ te des­ ga­ na­ da. Ella ca­bal­ga en­tre la cruz que por­ ta en su pe­ cho y el de­ seo de res­ ca­ tar las tra­ di­ cio­nes ju­dai­cas. En es­ te ca­ so. Lau­ra no quie­re ha­blar. Co­mien­za a te­ner atra­co­nes ali­men­ta­ rios y a en­gor­dar. Tras­tor­no bi­po­lar I gra­ve con sín­to­mas 210 . Tras­tor­nos men­ta­les prin­ci­pa­les: epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor. ha pa­sa­do por pe­río­dos de in­ges­ta ex­ce­si­va y obe­ si­ dad. Aho­ ra. DIAG­NÓS­TI­CO El tras­tor­no bi­po­lar con­fi­gu­ra un cua­dro clí­ni­co de com­ple­jo diag­nós­ti­co. por no ser útil a na­ die.

70 % al cuar­ to año y 90 % a los cin­ co años. – Eje II. am­ bos pre­ sen­ tan la en­fer­me­dad. To­dos ellos con­tri­bu­yen a la ex­pre­sión an­ti­ ci­pa­da de la car­ga ge­né­ti­ca. – De­fen­sas: Re­pre­sión. El tras­tor­no bi­po­lar re­pre­sen­ta el 50 % de los tras­tor­nos afec­ ti­ vos y pue­ den pa­ de­ cer­ lo el 15-20 % de los hi­ jos. se­ro­to­ni­nér­gi­ca. lue­go del tra­ta­mien­to. El ries­go ge­né­ti­co as­cien­de del 20 al 65-80 %. Eva­lua­ción de la ac­ti­vi­dad glo­bal: me­jo­ra­mien­to en las áreas psi­co­so­cia­les y la­bo­ra­les. – Eje III. es del 50 % en el pri­ mer año. Pro­ble­mas fa­mi­lia­res y psi­co­so­cia­les: pro­ble­mas re­la­ti­vos al gru­po pri­ma­rio de apo­yo (pa­dres. La po­si­bi­li­dad de re­cu­rren­cia de la en­fer­me­dad. los trau­má­ti­cos y el con­su­mo de sus­tan­cias (en par­ti­cu­lar al­co­hol y co­caí­na). in­ter­cep­ta­cio­nes. cuan­ do en lu­ gar de un pro­ ge­ ni­ tor. ver­bo­rra­gia. ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y aca­dé­mi­cas). – Eje V. – Co­mor­bi­li­dad: tras­tor­nos ali­men­ta­rios. – Nú­cleo tó­xi­co: des­re­gu­la­ción en la neu­ro­trans­mi­sión no­ra­ dre­nér­gi­ca. si uno de los pa­dres lo ma­ni­fies­ta. del eje lím­bi­co-hi­po­tá­lamo-hi­ pó­fi­so-su­pra­rre­nal y erro­res en la trans­crip­ción ge­né­ti­ca cro­mo­so­mal. En­fer­me­da­des mé­di­cas: tras­tor­nos ali­men­ta­rios.psi­có­ti­cos. Es­tos úl­ti­mos po­drían ase­me­jar­se al fe­nó­me­no de 211 . no así los si­guien­tes. Tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad: tras­tor­no his­trió­ni­co de la per­so­na­li­dad. Las di­men­sio­nes diag­nós­ti­cas des­de el pun­ to de vis­ ta psi­ co­ di­ná­mi­co son: – Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas: des­va­lo­ri­za­ción. pe­ro el pri­mer epi­so­dio en par­ti­cu­ lar es el que ne­ ce­ si­ ta de un es­ tre­ sor im­ por­ tan­ te. – Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les: fá­li­ca. sin tra­ ta­ mien­ to. – Fi­ja­cio­nes yoi­cas: yo real de­fi­ni­ti­vo. Son agra­ van­ tes pa­ ra la ma­ ni­ fes­ ta­ ción de la en­ fer­ me­ dad e in­ clu­ so pa­ ra la pre­ co­ ci­ dad de su apa­ ri­ción (res­pec­to de la de sus an­te­ce­so­res). au­to­rre­pro­ches. – Eje IV. los fac­to­res es­tre­san­ tes. ace­le­ra­ción del pen­sa­mien­to.

ex­pan­si­ble o irri­ta­ble. El de­te­rio­ro es gra­ve y pue­de ha­ber sín­to­mas psi­có­ti­cos. ver­bo­rra­gia. cam­biar la in­for­ma­ción de la cé­lu­la a ni­vel de la trans­crip­ción ge­né­ti­ca.kind­ling. Epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor. tie­ne la mis­ma in­ten­si­dad que to­dos los an­te­rio­res. Se ha po­di­do com­pro­bar un po­li­mor­fis­mo ge­né­ti­co (va­rian­te ge­né­ti­ca he­re­da­ble que no pue­de ser ex­pli­ca­da por sim­ples mu­ta­cio­nes re­cu­rren­tes) en los pa­cien­tes bi­po­la­res. que con­sis­te en la re­pe­ti­ción de es­tí­mu­los su­bli­mi­na­ les que pro­du­cen una des­car­ga. El epi­so­dio ma­nía­co se ca­rac­te­ri­za por un es­ta­do de áni­mo ele­va­do. dis­mi­nu­ción de la ne­ce­si­dad de dor­mir. En el epi­ so­ dio mix­ to se cum­ plen. fu­ga de ideas. – Ti­po II. si se to­ ma de ma­ ne­ ra per­ma­nen­te. El li­tio lo­gra in­hi­ bir la ac­ ción de es­ ta en­ zi­ ma per­ mi­ tien­ do. En cual­quie­ra de los dos se im­po­ne un tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ ló­gi­co. que de­sen­ca­de­na la reac­ción. con sín­to­mas co­mo gran­dio­si­ dad. con ma­nía (DSM-IV: Tras­ tor­no bi­po­lar I). El epi­so­dio hi­po­ma­nía­co se di­ fe­ ren­ cia del ma­ nía­ co en que los sín­ to­ mas no son tan gra­ ves. 212 . si­gue es­ti­mu­lan­do la neu­ro­na post-si­náp­ ti­ca. ca­ si a dia­ rio. los cri­ te­ rios de de­pre­sión y ma­nía. don­de se co­di­fi­ca una al­te­ra­ción de la en­zi­ma en­car­ga­da de la des­truc­ción del ino­si­tol-tri­fos­fa­to. Tam­bién exis­te un po­li­mor­fis­mo ge­né­ti­co en la pro­teí­na que co­di­fi­ca a la ti­ro­si­na-hi­dro­xi­la­sa. Epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor. lo que oca­ sio­na un au­men­to de la ex­ci­ta­ción neu­ro­nal. por lo que no se lle­ ga a hos­ pi­ ta­ li­ zar al pa­ cien­ te. que ac­ tuan­ do sin un feed­back in­hi­bi­to­rio. con hi­po­ma­nía (DSM-IV: Tras­tor­no bi­po­lar II). dis­trac­ción e hi­pe­rac­ti­vi­dad. no pro­vo­ca un de­te­rio­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo y no hay pro­duc­ti­vi­dad psi­ có­ ti­ ca. Ac­tual­men­te se dis­tin­guen los si­guien­tes seis ti­pos de tras­ tor­no bi­po­lar: – Ti­po I. pu­dien­do ser si­mul­tá­neos. Nor­ mal­men­te el au­men­to de es­tos neu­ro­trans­mi­so­res pro­du­ce una dis­ mi­ nu­ ción de la ac­ ción de la en­ zi­ ma. El re­for­za­mien­to ubi­ca­do en úl­ti­mo tér­mi­no. que es la en­car­ga­da de con­ ver­tir la ti­ro­si­na de la die­ta en adre­na­li­na y se­ro­to­ni­na. en los cro­ mo­so­mas 8 y 18.

epi­so­dio ma­nía­co úni­co). de­pre­si­vos o mix­tos en pa­cien­tes bi­po­la­res. – Ti­po VI. con sín­to­mas de­pre­si­vos e hi­po­ma­nía­cos fre­cuen­tes (DSM-IV: Tras­tor­no ci­clo­tí­mi­co). TRA­TA­MIEN­TO El epi­so­dio ma­nía­co y el hi­po­ma­nía­co. pro­pues­ to in­ter­na­cio­nal­men­te. Cre­yen­do que el 213 . se le in­di­có a Lau­ra an­ti­ci­clan­tes (car­bo­na­to de li­tio) y un an­tip­si­có­ti­co con­ven­cio­nal (tri­fluo­pe­ra­zi­na) (8. la es­cu­cha psi­co­te­ra­péu­ti­ca de­be es­tar aten­ta al ca­rác­ter par­ti­cu­lar de ca­da dis­cur­so. De acuer­do al al­go­rit­mo psi­co­far­ma­co­te­ra­péu­ti­co. In­yec­tó ori­na de pa­cien­tes psi­quiá­tri­cos en cer­dos de Gui­nea. Per­so­na­li­dad ci­clo­tí­mi­ca. y que no in­cre­men­tan la fre­cuen­cia o se­ve­ ri­ dad de al­ gu­ no de los sub­ ti­ pos que pue­ den apa­ re­ cer en el cur­ so del tras­tor­no. hi­po­ma­nía­cos. Epi­so­dio ma­nía­co e hi­po­ma­nía­co in­du­ci­do por dro­ gas o an­ti­de­pre­si­vos (DSM-IV: Tras­tor­no del es­ta­do de áni­ mo in­du­ci­do por dro­gas). con agi­ta­ción e in­som­nio. John Ca­de (1912-1980). 5-3. se in­te­re­só en la po­si­ble etio­lo­gía me­ta­bó­li­ca de las en­fer­me­da­des men­ta­les. – Ti­po V. En 1949. en la me­di­da en que es­te úl­ ti­ mo es guía en la di­ rec­ ción de la cu­ ra. ob­ser­vó la apa­ ri­ ción de cam­ bios conductuales y psi­ có­ ti­ cos en sus com­ pa­ ñe­ros de re­clu­sión. pa­ra el tra­ta­mien­to del tras­tor­no bi­po­ lar de ti­po I con sin­to­ma­to­lo­gía psi­có­ti­ca. – Ti­po IV. Las dro­gas es­ta­bi­li­za­do­ras del áni­mo o an­ti­ci­clan­tes son aque­llas que dis­mi­nu­yen la fre­cuen­cia y/o in­ten­si­dad de los epi­so­dios ma­nía­cos. con his­to­ria fa­mi­liar de tras­tor­no bi­po­lar (DSM-IV: Tras­tor­no de­pre­si­vo ma­yor). Re­gu­la­dos de es­ta for­ma los cir­cui­tos neu­ro­quí­mi­cos. aun­que sean le­ves. con la es­pe­ran­za de iden­ti­fi­car el ori­gen de es­tos tras­tor­nos. 9).– Ti­po III. Epi­so­dio de­pre­si­vo ma­yor. Epi­so­dio ma­nía­co sin de­pre­sión (DSM-IV: Tras­tor­ no bi­po­lar I. un psi­quia­tra aus­tra­lia­no pri­sio­ne­ ro de gue­rra du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. de­ben ser tra­ta­dos siem­pre con fár­ma­cos an­ti­ma­nía­cos.

pa­ro­xe­ti­na. es­ta­dís­ti­ca­men­te. Com­pro­bó sus efec­tos le­tár­gi­cos y tran­qui­li­zan­tes en los ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción uti­li­za­dos. etc. Al­gu­nos au­to­res su­gie­ren que exis­te una re­la­ción en­tre el efec­to an­tia­gre­si­vo del li­tio y los ni­ve­les in­cre­men­ta­dos de se­ro­to­ni­na (8). se de­ci­dió sus­pen­der el an­tip­si­có­ti­co agre­gar un an­ti­ci­clan­te com­bi­na­do con un an­ti­de­pre­si­vo. pro­tei­no­qui­ na­sa C y fac­to­res de trans­crip­ción). pre­sen­ta me­nos switch ha­ cia la ma­ nía) (2). que ac­ túa a ni­ vel del “cen­ tro de la re­ com­ pen­ sa”. fe­nó­me­no que se re­vier­te con la ad­mi­nis­tra­ción cró­ni­ca del li­tio. cloi­mi­pra­mi­na. son su­fi­cien­tes pa­ra el diag­nós­ti­co de ci­cla­do rá­pi­do. Las me­di­das psi­co­te­ra­peú­ti­cas con­sis­tie­ron en es­cu­char los cir­cui­tos psí­qui­cos de­trás de los vai­ve­nes afec­ti­vos. aso­cia­dos a un an­ti­de­pre­si­vo. Cua­tro o más epi­ so­ dios de ma­ nía. ser­tra­li­na. Se acon­se­ja en pa­cien­tes de­pre­si­vos que pa­de­cen de tras­ tor­ nos bi­ po­ la­ res el uso de uno o dos an­ ti­ ci­ clan­ tes (li­ tio y/o an­ ti­ con­vul­si­van­tes).). El li­ tio ac­ tua­ ría a tra­ vés de dos me­ ca­ nis­ mos: 1) por ac­ cio­ nes ió­ni­cas di­rec­tas. por su pre­ coz cam­ bio a una fa­se de­pre­si­va. au­men­ta la sín­te­sis de se­ro­to­ ni­na. La re­mi­sión de los sín­ to­ mas o el pa­ sa­ je a un epi­ so­ dio con po­ la­ ri­ dad opues­ ta de­li­mi­ta un epi­so­dio de otro (9). 2) por efec­tos so­bre di­fe­ren­tes vías de trans­ duc­ción y trans­crip­ción in­tra­ce­lu­lar (pro­teí­na G. Los an­ti­de­pre­ si­vos de elec­ción son los in­hi­bi­do­res de la re­cap­ta­ción de se­ro­ to­ni­na (IRSS: ci­ta­lo­pram. es­tu­dió las sa­ les de li­ tio. res­guar­do do­mi­ci­lia­rio y en­tre­vis­tas fa­mi­lia­res. En cam­bio. El me­ta­bo­lis­mo se en­cuen­tra in­cre­men­ta­do. Da­da la al­ta pro­ba­bi­li­dad de que Lau­ra pre­sen­te un tras­ tor­no bi­po­lar de ci­cla­do rá­pi­do. los clá­si­cos tri­cí­cli­cos (imi­pra­mi­na. con dis­ mi­nu­ción de los de­pó­si­tos. ami­trip­ti­li­ na. que se com­por­tan co­mo in­hi­bi­do­res mix­tos (múl­ti­ples o “su­cios”). etc. de la re­cap­ta­ción de se­ro­to­ni­na y 214 .) o in­hi­bi­do­res la re­cap­ta­ción de do­pa­mi­na (IRDS: bu­pro­ pión. evi­ tan­ do la com­pul­sión a fu­mar y es el que. Ini­cial­men­te se pro­du­ce un in­cre­men­to de la cap­ta­ción del trip­tó­fa­no en la si­nap­sis. Lue­go. fluo­xe­ti­na.áci­do úri­co era el res­pon­sa­ble de sín­to­mas ma­nía­cos. de­ pre­ sión o mix­ tos en el año pre­ vio. por ser és­ tas las más so­ lu­ bles de las sa­ les del áci­do úri­co.

Su pro­ble­má­ti­ca cor­po­ral. apor­ tar di­ ne­ ro a la ca­ sa ma­ ter­ na. con­tes­ta­ta­ria. Ella to­ do lo pue­ de. has­ta ha­cer­los de­sa­pa­re­cer. Ella ne­ce­si­ta ine­xo­ra­ble­men­te cu­brir las de­fi­cien­ cias de los otros. su si­lue­ta y el vín­cu­lo con los hom­bres cons­ti­tu­yen sus ejes te­má­ti­cos por ex­ce­len­cia. Si hay 215 . pue­den pre­ci­pi­tar de ma­ne­ra más rá­pi­da el ci­cla­je (switch) del tras­tor­no. Se sien­ te fea y gor­ da. pro­pi­cian­do la con­ti­nui­dad de su psi­co­te­ra­pia. Mien­tras de­sa­pa­re­ce de la vi­da. Lau­ra des­plie­ga un dis­cur­so po­bla­do de re­cuer­dos y de sue­ ños. no hay lu­ gar pa­ ra la pre­ gun­ ta. con el fin de evi­ tar la re­caí­da en un nue­vo ci­clo. en el in­ ten­ to de ha­ cer una ca­ tar­ sis te­ le­ fó­ ni­ca. su mun­do fan­tas­má­ti­co y sus pre­ gun­tas vuel­ven a po­ner­se en jue­go. la aso­cia­ción li­bre. Re­ gu­ la­ dos sus ci­ clos. el rit­ mo ace­ le­ ra­ do la ubi­ ca en una po­ si­ ción de com­ ple­ tud y triun­ fo que le ha­ cen sen­ tir que se lle­ va el mun­ do por de­ lan­ te. pa­ gar los es­ tu­ dios de su her­ ma­ na me­nor. etc. En las eta­pas de­pre­si­vas la to­ma sin pro­ble­mas. En am­ bas fa­ ses. Se ubi­ca co­mo por­ta­do­ra de una ver­dad ab­so­lu­ta acer­ca de la vi­ da. Du­ran­te los ci­clos de­pre­si­vos. De­ sea vol­ ver a ayu­ dar a su pa­ dre en la em­ pre­ sa pa­ ra “sal­ var­ la”.no­ra­dre­na­li­na. no la to­ ma o mien­ te. El au­men­to de la do­sis del an­ti­ci­clan­te y la in­cor­po­ra­ción del an­ti­de­pre­si­vo re­du­jo en Lau­ra los vai­ve­nes y ci­clos de sus es­ta­dos de áni­mo. En las fa­ ses ma­ nía­ cas. En el pe­ río­ do ma­nía­co su sub­je­ti­vi­dad de­sa­pa­re­ce de la es­ce­na en el afán de cu­brir al otro. Lle­ga tar­de. co­ mo ella lo lla­ ma. Es que en esos mo­ men­ tos. su au­sen­cia se ma­te­ria­li­za en un no po­ der ser pa­ ra el otro. En el de­pre­si­vo. tam­bién lo ha­ce del aná­li­ sis. Tie­ ne éxi­ to con los hom­ bres. se sien­ te atrac­ ti­ va. la nie­ ga. pi­de cam­bios de ho­ra­rio in­sis­ten­te­men­te o lla­ma los fi­ nes de se­ ma­ na. Du­ran­te ese pe­río­do mues­tra una no­ta­ble am­bi­va­len­cia res­pec­to de la me­di­ca­ción. Ellas de­be­rán ser dis­ con­ ti­ nua­ das ape­ nas lo­ gra­ da la me­ jo­ ría. en el afán de­ses­pe­ra­do de en­con­trar “el vér­ti­ go”. Quie­bra el en­cua­dre en for­ma per­ma­nen­te. del­ga­da. fal­ta a se­sión. la trans­ fe­ren­cia. Las do­ sis de los an­ ti­ de­ pre­ si­ vos de­ ben ser igua­ les a las uti­ li­za­das en la de­pre­sión ma­yor uni­po­lar. el sen­ti­ mien­ to de inu­ ti­ li­ dad la inun­ da.

“Un su­per­hom­bre” que le per­mi­ta des­can­sar del es­fuer­zo que siem­ pre ha he­ cho pa­ ra cons­ truir­ lo. bus­ ca en sus hi­ jas am­ pa­ ro y pro­ tec­ ción. que se ma­te­ria­li­zan en eno­jos y re­pro­ches. His­tó­ri­ca­men­te su ma­dre se di­ri­gió a su pa­dre pa­ra pe­dir di­ ne­ ro o ha­ cer re­ cla­ mos. Ha in­cur­sio­na­do en el mun­ do de las mo­ de­ los y de lo fas­hion. se di­ ri­ gió a sus hi­ jas en una ac­ ti­ tud in­fan­til don­de ne­ce­si­ta­ba la pro­tec­ción y la con­ten­ción. Cuan­ do el pa­ dre se de­ pri­ me. en el afán de que el re­ cur­ so tó­ xi­ co. De lo con­ tra­ rio se al­ co­ ho­ li­ za. Su ero­ ge­ nei­dad au­sen­te se ve­hi­cu­li­za en des­car­gas ex­ci­ta­to­rias. su del­ ga­ dez. don­de el de­no­mi­na­dor co­ mún es el sos­ tén ejer­ ci­ do por ella. Una ima­ gen que. al mis­ mo tiem­ po le di­ bu­ ja cier­ tos ras­ gos que la sub­ yu­ gan: “su ro­ pa. El tí­ tu­ lo de mu­ jer lo por­ tan cier­tos per­fi­les fe­me­ni­nos que ella des­cri­be. Es­tá de­ses­pe­ra­da por en­con­trar un hom­bre que la ame y la con­ten­ga in­con­di­cio­nal­men­te. re­cha­ zan­ do los as­ pec­ tos sub­ je­ ti­ vos de ca­ da una de ellas. y agre­ga a es­tos atri­bu­tos la per­ma­nen­te de­fe­ren­cia ha­cia su pa­dre. aun­ que no dé res­ pues­ta ab­so­lu­ta. Si bien di­ce “no so­ por­ tar” a la es­ po­ sa de su pa­ dre. In­ sis­ te en sus re­ la­ tos la des­ crip­ ción de vín­cu­los afec­ti­vos pre­té­ri­tos.al­ go que aquí ha­ ce pre­ gun­ ta es el enig­ ma de la fe­ mi­ nei­ dad y el lu­ gar que és­ te ocu­ pa en su his­ to­ ria. Tam­bién su her­ma­na ma­yor se si­túa co­mo po­see­do­ra de una res­pues­ta al enig­ma de la fe­mi­nei­dad. pe­ ro en la mis­ ma lí­ nea. Su­fre de “mal de amo­res”. Lau­ ra cir­ cu­ la en­ tre es­ tos dos ex­ tre­ mos que no son más que 216 . ob­ tu­ re el do­lor de exis­tir. A tra­ vés de su her­ ma­ na y de la es­ po­ sa de su pa­ dre tra­ ta de bus­ car a la mu­ jer que de­ ve­ le el enig­ ma que la cons­ ti­ tu­ ye. pue­da pre­gun­tar­se lo mis­mo que ella se pre­ gun­ta. Lau­ra ubi­ca a su ma­dre en po­si­ción an­ta­gó­ni­ca a la ima­gen de mu­ jer: “Siem­ pre es­ tá preo­ cu­ pa­ da por el or­ den en la ca­ sa y si hay su­fi­cien­te co­mi­da en la he­la­de­ra. ni por su si­lue­ta”. su fi­ne­za”. La de­pre­sión pa­ter­na se ubi­ ca en otra se­ rie. Pa­ re­ ce deam­bu­lar de­ses­pe­ra­da bus­can­do una ima­gen que pue­da ha­ cer eco a su pre­ gun­ ta. No se in­te­re­sa por su as­pec­to. Tam­bién quie­re apos­ tar a en­ con­ trar allí la cla­ ve a su in­ te­ rro­ ga­ ción.

– a la mo­noa­mi­no­xi­da­sa (que de­gra­da las ami­nas bió­ge­nas). Se pue­de con­si­de­rar co­mo “nú­cleo tó­xi­co” a la am­pli­fi­ca­ción de se­ña­les (ge­ne­ral­men­te dis­tor­sio­na­das). – al in­cre­men­to de los dis­pa­ros de los se­gun­dos men­sa­je­ros (de­ri­va­dos del gua­no­sina-tri­fos­fa­to. Cum­ple en­ton­ces “el pa­pel de aquel gra­ no de are­ na que el mo­ lus­ co ha en­ vuel­ to con las ca­pas de ma­dre­per­la” (4). – a la al­te­ra­ción de la en­zi­ma trip­tó­fa­no-hi­dro­xi­la­sa (que con­vier­te el trit­pó­fa­no en se­ro­to­ni­na). Las hi­pó­te­sis in­vo­lu­cran: – al me­ta­bo­lis­mo de la se­ro­to­ni­na. en un “na­da pue­do”. es­te po­der se ma­te­ria­ li­ za en una com­ ple­ tud to­ tal de ella y de las fi­ gu­ ras pa­ ren­ ta­ les a las que ella pro­ vee pa­ ra lo­ grar­ lo. Éste ocu­ pa ese lu­ gar de “nú­ cleo y de eta­ pa pre­ via del sín­ to­ma psi­co­neu­ró­ti­co”. Si la ma­nía im­pli­ca “to­do lo pue­do”. que pue­den trans­cri­bir­se al nú­cleo neu­ro­nal y per­ma­ne­cer en­ton­ces co­mo un sis­te­ma fi­jo. 5-4. me­dia­das por neu­ro­trans­mi­so­res es­pe­cí­fi­cos. Los es­tu­dios neu­ro­bio­ló­gi­cos tra­tan de en­ten­der el porqué de la vul­ne­ra­bi­li­dad y la re­cu­rren­cia de los epi­so­dios. la de­ pre­ sión se ubi­ ca en las an­tí­po­das. El se­gun­do men­sa­je­ro IP-3 (ino­si­tol-tri­fos­fa­to) pro­du­ce la 217 . 11. Cu­ brir la ca­ ren­ cia ma­ ter­ na y pa­ ter­ na. 18. pa­ ra que ellos es­ tén bien. GTP). pa­ ra que no se la­ men­ ten y so­ bre to­ do pa­ ra que no re­ pro­ chen. cris­ta­li­za­do en la inu­ti­li­dad ab­so­lu­ta por no po­der cu­brir la fal­ta y la cul­pa con­co­mi­tan­te por ello. Se han de­mos­tra­do di­fe­ren­tes al­te­ra­cio­nes en los cro­mo­so­mas 5. pa­ ra que no se de­ pri­ man. 21 y X de es­ tos pa­ cien­ tes (figura 40). – a las al­ te­ ra­ cio­ nes en la bom­ ba de so­ dio (AT­Pa­sa).uno. ANÁ­LI­SIS NEU­RO­BIO­LÓ­GI­CO-PSI­CO­PA­TO­LÓ­GI­CO El tras­tor­no bi­po­lar se pre­sen­ta co­mo nú­cleo tó­xi­co.

la pro­ teí­ na G pro­ du­ ce a tra­ vés del AMP y del GMP cí­cli­co di­fe­ren­tes efec­tos ce­lu­la­res en nu­me­ro­sos ór­ga­nos: el es­ tí­ mu­ lo de la hormona luteotrófica so­ bre el ova­ rio au­ men­ ta la pro­duc­ción de es­tró­ge­no y pro­ges­te­ro­na. Ro­xa­na B. Hipermetabolismo en cíngula anterior. Ma­ nuel Gui­ rao. Hipometabolismo relativo de los ganglios basales derechos. in­du­cien­do cam­bios en el pro­ce­so ex­ci­ta­to­rio neu­ro­nal (8). es­ti­mu­la­ción di­rec­ta o in­di­rec­ta de las pro­tei­no­qui­na­sas (PK). Tomografía por emisión de positrones (PET) de un paciente de 16 años. pro­du­ce me­nos AMP cí­cli­co y ter­mi­na con el efec­to re­la­jan­te del mús­cu­lo li­so in­tes­ ti­nal y bron­quial. con un trastrono maníaco.Figura 40. Hipermetabolismo frontal dorsolateral. El cal­cio es el prin­ci­pal ca­tión in­vo­lu­cra­do en los fe­nó­me­nos de trans­mi­sión de in­for­ma­ción in­tra­ce­lu­lar. De es­ ta for­ ma. Hipometabolismo relativo izquierdo. 218 . sin tratamiento psicofarmacológico ni psicoterapéutico. 2 1 4 5 3 6 1) 2) 3) 4) 5) 6) Hipermetabolismo en corteza prefrontal derecha. Es ne­ce­sa­rio pa­ra la ac­ti­va­ción de dis­tin­tas en­zi­mas. el es­tí­mu­lo de la adre­na­li­na so­bre el re­cep­tor al­fa-adre­nér­gi­co. Dra. Hipermetabolismo de los ganglios basales izquierdos (especiamente núcleo caudado izquierdo). La pro­teí­na G am­pli­fi­ca se­ña­les de­bi­do a que una so­la mo­lé­cu­la de pro­teí­na G es ca­paz de ac­ti­var a nu­me­ro­sas mo­lé­ cu­las de ade­ni­la­to­ci­cla­sa y pro­du­cir gran can­ti­dad de AMP cí­cli­co (se­gun­do men­sa­je­ro). hi­per­po­la­ri­za la mem­bra­na (cie­rra los ca­na­les de po­ta­sio). Gen­ti­le­za del Ins­ti­tu­to de Sa­lud Men­tal y Es­cue­la de Me­di­ci­na Nu­clear de Men­do­za. Ga­lea­ no y Dr.

la neu­ro­sis his­té­ri­ca. És­ta que­da in­ter­cep­ta­da só­lo cuan­do se po­nen en jue­go las irrup­cio­nes abrup­tas del nú­cleo tó­xi­co. figura 12). dis­mi­nu­yen­do la for­ma­ción de ino­si­tol. En el ca­pí­tu­lo 4. has­ta cier­to pun­to. e in­te­rrum­pien­do de es­ta ma­ne­ra el pro­ce­so de trans­mi­sión de la in­for­ma­ción. si bien se es­ tá en pre­ sen­ cia de un nú­ cleo tó­ xi­ co se­me­jan­te (en re­la­ción al ex­tre­mo de­pre­si­vo de su tras­tor­no bi­po­lar). tan ca­ ro a es­ te tras­ tor­ no. Es­te me­ca­nis­mo far­ma­co­ló­gi­co ha si­do pos­tu­la­do co­mo una de las pro­ba­bles ac­cio­nes es­ta­bi­li­za­do­ras del áni­mo. de las pro­tei­no­qui­na­sas (se­gun­dos men­sa­je­ros) y de los fac­to­res de trans­crip­ción ce­lu­lar (ter­ce­ros men­sa­je­ros) (capítulo 1. la per­cep­ción en­dop­sí­ qui­ ca de éste por par­ te de la pa­ cien­ te y la fi­ ja­ ción tí­ pi­ ca que co­rres­pon­de a la me­lan­co­lía (an­cla­je en el mo­men­to cons­ti­tu­ti­ vo del nar­ci­sis­mo. la his­to­ria clí­ni­ca de Mar­ce­la per­mi­tió ac­ce­der a la com­pren­sión del nú­cleo tó­xi­co de es­ta pa­to­lo­gía. cris­ta­li­ za­do en he­mo­rra­gia in­ter­na sin con­train­ves­ti­du­ra ma­ter­na que la fre­ ne (sin un ros­ tro son­ rien­ te que ga­ ran­ ti­ ce los pro­ pios es­ta­dos pul­sio­na­les).El car­bo­na­to de li­tio in­ hi­ be las en­ zi­ mas que ac­ túan so­ bre el IP-3. Allí se in­sis­tió en el due­ lo por la pér­ di­ da de li­ bi­ do. Pe­ro el apor­te li­bi­di­nal ma­ter­no 219 . que co­rres­pon­de a las ca­pas te­ji­das his­ tó­ri­ca­men­te en tor­no a ese gra­no de are­na. cuan­do sus vai­ve­ nes cuan­ti­ta­ti­vos pue­den ser re­gu­la­dos. La he­ ren­ cia mar­ ca el pre­ do­ mi­ nio de fa­ llas a ni­ vel de la trans­mi­sión neu­ro­quí­mi­ca que el vín­cu­lo pri­ma­rio no ha po­di­ do neu­tra­li­zar por com­ple­to. Se hi­zo re­fe­ren­cia al do­lor. En Lau­ ra. des­ti­na­do a me­lan­co­lía. So­bre el nú­cleo tó­xi­co es­pe­cí­fi­co se des­plie­ga en el aná­li­sis. en el cual re­pre­sen­ta­ción-co­sa y re­pre­sen­ta­ ción-yo son in­dis­cer­ni­bles). La dis­mi­nu­ción del ino­si­tol blo­quea la hi­per­fun­ción de la trans­mi­sión de se­ña­les am­pli­fi­ca­das y dis­tor­sio­na­das de la pro­teí­na G. a tra­vés del ca­mi­no del do­lor. Se pu­do des­cu­brir el va­cia­mien­to yoi­co. El ca­rác­ter ori­gi­na­rio de la pul­ sión de muer­te pu­do ser neu­tra­li­za­do pro­pi­cian­do la cons­ti­tu­ ción sub­je­ti­va. Es­ te he­ cho es com­ pro­ ba­ ble a tra­ vés de la for­ ma que ad­ quie­ re su po­si­cio­na­mien­to res­pec­to del aná­li­sis. las vi­ci­si­tu­des his­tó­ri­cas han po­di­do. ha­cer to­pe al dre­na­je.

En Lau­ra sus cir­cui­tos de­pre­si­vos no se ins­ta­lan so­bre una in­sig­ni­fi­can­cia yoi­ca con va­lor mo­ral. In­ clu­ so. mien­ tras que en la ma­ nía lo ha do­ mi­ na­ do o lo ha he­ cho a un la­do” (5). que in­ten­ta re­du­cir el tras­tor­no cuan­ti­ta­ti­vo a su mí­ni­ma ex­pre­ sión. in­fe­rio­ri­dad so­cial. no­ta­re­mos que en la fa­ se ma­ nía­ ca. si­no fun­da­men­tal­men­te so­ bre la au­ sen­ cia de atri­ bu­ tos de un yo cons­ ti­ tui­ do. es­te “com­ple­jo” re­mi­te a su ubi­ca­ción par­ti­cu­lar en la es­truc­tu­ra fa­mi­liar y se re­pi­te en el vín­cu­lo con Ro­ber­to. otro que es el hom­ bre al que no pue­ de se­ du­ cir por su gor­du­ra o su feal­dad. Se pue­de com­pren­der es­te tras­tor­no cí­cli­co des­de dos ca­mi­ nos. só­ lo el em­po­bre­ci­mien­to ocu­pa un lu­gar pri­vi­le­gia­do en­tre sus te­mo­res o ase­ve­ra­cio­nes” (5). Otro que que­ da re­ pre­ sen­ ta­ do por su fa­ mi­ lia a la que “no pue­ de ayu­ dar”. y am­bas afec­cio­nes pug­nan con el mis­mo ‘com­ple­ jo’. tan­ to co­ mo en el de­ pre­ si­ va. al que el yo pro­ba­ble­men­te su­cum­be en la me­lan­co­lía. feal­dad. se des­ plie­ gan los fan­ tas­ mas de una fal­ ta que ella de­ be cu­ brir en el otro. ra­ra vez son ob­ je­ to de esa apre­ cia­ ción que el en­ fer­ mo ha­ ce de sí mis­ mo. La pa­re­ja pa­ren­tal au­to­ri­za a que Lau­ra se iden­ti­fi­que con lo que a ellos les fal­ta. En Lau­ra. Yo le doy mi ser y él me ha­ ce sen­ tir que exis­ to”. Con­ tra­ dic­ ción que hoy sí pue­ de des­ ple­ gar­ se en el tra­ ta­mien­to. “Es co­ mo un true­ que. En au­sen­cia de ma­ni­fes­ta­cio­nes cí­cli­cas.ha pro­pi­cia­do un en­tra­ma­do afec­ti­vo y re­pre­sen­ta­cio­nal. El pri­me­ro de ellos co­rres­pon­de a la des­crip­ción freu­dia­na en la que la dis­ po­ si­ ción a con­ traer la pa­ to­ lo­ gía re­ mi­ te al ti­ po 220 . Freud di­ ce: “la ma­ nía no tie­ ne un con­ te­ ni­ do di­ ver­ so de la me­lan­co­lía. Freud re­cal­ca el de­sa­gra­do mo­ral que sien­te el me­lan­có­li­co res­ pec­ to de su pro­ pio yo: “por en­ ci­ ma de otras ta­ chas: que­ bran­ to fí­si­co. de­bi­li­dad. Fal­ ta de cua­li­da­des que la ha­gan sen­tir­se re­co­no­ci­da por el otro. Es­ce­ni­fi­ca­ción y re­cu­bri­mien­to que me­ta­ fo­ri­za la his­te­ria. La cua­li­fi­ca­ción ac­túa so­bre la re­gu­la­ción neu­ro­nal pro­ pi­cian­do el en­gen­dra­mien­to pul­sio­nal. Lau­ra po­ne en jue­ go una tra­ ma que sos­ tie­ ne el cir­ cui­ to de su de­ seo. si nos de­te­ne­mos a es­cu­char aten­ta­men­te su dis­cur­so.

Aquí el ejem­plo pa­ra­dig­má­ti­co es el de Mar­ ce­la. El se­ gun­ do ca­ mi­ no se abre a par­ tir de la com­ pa­ ra­ ción y la di­fe­ren­cia que Freud es­ta­ble­ce en­tre la iden­ti­fi­ca­ción his­té­ri­ca y la nar­ci­sis­ta: Pe­ro te­ne­mos de­re­cho a di­fe­ren­ciar la iden­ti­fi­ca­ción nar­ci­sis­ta de la his­té­ri­ca por­que en la pri­me­ra se re­sig­na la in­ves­ti­du­ra de ob­je­to. Ha­blar de fan­ta­sía y re­pre­sión ya nos se­ña­la el ca­mi­no. Aquí el sín­to­ma ad­quie­re lo que lo de­fi­ne: su ca­rác­ter de sím­bo­lo. tam­ bién en la neu­ro­sis de trans­fe­ren­cia la iden­ti­fi­ca­ción ex­pre­sa una co­mu­ni­dad que pue­de sig­ni­fi­car amor. se ha con­ for­ ma­ do un yo y la neu­ ro­ sis mues­ tra cla­ ra­ men­ te 221 . la in­ves­ti­du­ra li­bi­di­nal aban­do­na el ob­je­ to pa­ra re­ti­rar­se al yo: “Aque­lla acu­mu­la­ción de in­ves­ti­du­ra an­tes li­ga­da que se li­be­ra al tér­mi­no del tra­ba­jo me­lan­có­li­co y po­si­bi­li­ta la ma­nía tie­ne que es­tar en tra­ba­zón es­tre­cha con la re­gre­sión de la li­bi­do al nar­ci­sis­mo” (5). La fan­tas­má­ti­ca in­cons­cien­te sub­ya­ce al con­flic­to re­pri­mi­do. des­cri­to an­te­rior­men­te. La iden­ti­fi­ca­ción nar­ ci­ sis­ ta es la más ori­ gi­ na­ ria y nos abre la com­ pren­ sión de la his­té­ri­ca. en quien la pér­di­da “ob­je­tal”. me­nos es­tu­dia­da (5). mien­tras que en la se­gun­da és­ta per­sis­te y ex­te­rio­ ri­za un efec­to que ha­bi­tual­men­te es­tá cir­cuns­crip­to a cier­tas ac­cio­nes e iner­va­cio­nes sin­gu­la­res. en­tra­ña una pér­di­da ener­gé­ti­ca li­bi­di­nal y en con­se­cuen­cia un va­cia­mien­to yoi­co. No hay fuen­te de reem­pla­zo que ope­re co­mo neu­tra­li­za­dor. De cual­quier mo­do. En la me­lan­co­lía. pro­pi­cian­do la cris­ta­li­za­ción del sen­ti­mien­to de sí y la cons­ ti­ tu­ ción del yo co­ mo pri­ mer ob­ je­ to de amor. Se han es­truc­tu­ra­do zo­nas eró­ge­nas.nar­ci­sis­ta de elec­ción de ob­je­to: “re­gre­sión des­de la in­ves­ti­du­ra de ob­je­to has­ta la fa­se oral de la li­bi­do que per­te­ne­ce to­da­vía al nar­ci­sis­mo” (5). La in­ves­ti­du­ra de ob­je­to per­sis­te en la his­te­ria a ni­vel fan­ tas­má­ti­co. La his­to­ria de Lau­ra le ha per­mi­ti­do po­ner en jue­go cir­cui­tos afec­ti­vos y re­pre­sen­ta­cio­na­les. Hay aquí dis­cri­mi­na­ción en­tre re­pre­sen­ta­ción-co­sa y re­pre­ sen­ta­ción-yo. lo cual per­mi­te la con­ser­va­ción del sen­ti­mien­to de sí. la pul­sión mues­tra su do­ble ver­tien­te (afec­ti­va y re­pre­sen­ta­cio­ nal).

Só­lo en al­gu­nos de ellos la his­to­ria y las vi­ci­si­tu­des pul­sio­na­les han po­di­do neu­ tra­li­zar las fa­llas en la neu­ro­trans­mi­sión. Mar­ce­la. En aque­ llos pa­ cien­ tes en que es­ to úl­ ti­ mo no ocu­ rre se cum­ plen los re­ qui­ si­ tos de un tras­ tor­ no nar­ ci­ sis­ ta. siem­pre des­pla­za­ble so­bre ob­je­tos rea­les o ima­gi­na­rios. su­fre los vai­ve­nes de su tras­ tor­ no. En Lau­ra. su­fre por ello. en la me­ di­ da en que ella es guía del ca­ mi­ no a ele­ gir en la di­ rec­ ción de la cu­ ra. co­ mo así tam­ bién la que co­rres­pon­de a la mo­du­la­ción de la neu­ro­trans­mi­sión. Así. por el con­ tra­ rio. Es nues­ tra es­ cu­ cha la que de­ be es­ tar aten­ ta al ca­ rác­ ter par­ ti­ cu­ lar de ca­ da dis­ cur­ so. Si bien la fa­ mi­ lia ma­ ni­ fies­ ta en su fun­ cio­ na­ mien­to al­gu­nos ca­rac­te­res de la pa­to­lo­gía (ace­le­ra­ción. den­ tro de la cual los dos ele­men­tos que la com­po­nen (fac­to­res he­re­di­ta­rios + vi­ven­ cias in­ fan­ ti­ les). de­sa­rro­ lla­da por la mo­der­na neu­ro­bio­lo­gía. mar­ca­da por la he­ren­cia bio­ló­gi­ca. pro­pi­cian­do el trán­ si­to por un ca­mi­no neu­ró­ti­co. Lau­ra. Su in­clu­sión co­mo neu­ ro­sis de trans­fe­ren­cia que­da es­ta­ble­ci­da por el ca­rác­ter de la li­bi­do. la ecua­ción etio­ló­gi­ca mar­ca las vi­ci­si­tu­des y la in­te­rre­la­ción en­tre as­pec­tos com­ple­men­ta­rios que se de­ter­mi­nan mu­tua­ men­te. e in­ten­ta. En nu­me­ro­sas opor­tu­ni­da­des he­mos si­do tes­ti­gos de otros pa­cien­tes que su­fren un tras­tor­no bi­po­lar.el aflo­ra­mien­to de un con­flic­to edí­pi­co. por el con­tra­rio. la pér­ di­ da del ob­ je­ to im­ pli­ ca el dre­ na­ je yoi­ co o. des­vi­ta­ li­za­ción. la bús­que­da de apor­tes li­bi­di­na­les que fre­nen el pro­ce­so. En am­bas se re­mar­ca la pre­ sen­ cia de un or­ de­ na­ mien­ to en la se­ rie. ha pa­de­ci­do en su his­to­ria una exa­cer­ba­ción o qui­zás la crea­ción de tras­tor­nos en la neu­ro­trans­mi­sión co­mo efec­to de los ca­rac­te­res de las tem­pra­nas re­la­cio­nes ma­dre-hi­ja. En el ca­ pí­ tu­ lo 1 se des­ ta­ có el va­ lor de la ecua­ ción etio­ ló­ gi­ ca que Freud plan­ tea pa­ ra la neu­ ro­ sis. En éste. El ca­rác­ter he­re­di­ta­rio del tras­tor­no de Lau­ra en­cuen­tra 222 . se pre­ sen­ tan de tal mo­ do que uno au­ men­ ta cuan­do el otro dis­mi­nu­ye. las fa­llas he­re­di­ta­rias en la neu­ro­trans­mi­sión (que pro­vie­nen de la lí­nea pa­ter­na) se han vis­to neu­tra­li­za­das por el ca­rác­ter par­ti­cu­lar del vín­cu­lo pri­ma­rio. el triun­fo ma­nía­co mues­tra la ine­xis­ten­cia ab­so­lu­ta de la pér­di­ da. des­re­gu­la­ción). co­mo pue­de.

Es­ta úl­ti­ma es al­ta­men­te in­fluen­cia­ble por el “me­dio”. de acuer­do con ca­rac­te­rís­ti­cas has­ta hoy des­ co­no­ci­das. hay otra (epi­ge­né­ti­ca) que es­tá su­pe­di­ta­da a fac­to­res de trans­crip­ ción. trans­mi­ti­do de una ma­ne­ra do­mi­nan­te y li­ga­do es­ta­dís­ti­ca­men­te más a las ma­dres que a los pa­dres bi­po­la­res. per­sis­te el re­ma­nen­te que el cir­cui­to afec­ti­vo y re­pre­sen­ta­cio­nal no pue­den tra­mi­tar. La “pa­la­bra”. apa­re­cien­do de for­ma más pre­coz y se­ve­ ra. Es pro­ba­ble que es­tos có­di­gos pue­dan ser mo­di­fi­ca­dos por fac­to­res que aún se des­co­no­cen. De ma­ne­ra si­mi­lar. cuan­do se com­pa­ra­ron fa­mi­lias de bi­po­ la­res. lo­gran un cier­to to­pe a la des­re­gu­la­ción cuan­ti­ta­ti­va. la trans­mi­sión he­re­di­ta­ria pue­de mo­di­fi­car­se ya que el de­sa­rro­llo de la en­fer­me­dad pue­de au­men­tar o dis­mi­ nuir su gra­ve­dad. La ley de an­ti­ci­pa­ción. aso­cia­ción y ma­peo ge­né­ti­co). re­com­bi­na­ción ge­né­ti­ca. A tra­vés de lo dis­tin­tos es­tu­dios ge­né­ti­cos rea­li­za­dos en fa­mi­lias de en­fer­mos bi­po­la­res (po­li­mor­fis­mo. pu­dien­do pro­du­cir mo­di­fi­ca­cio­nes. que de­pen­den de di­ver­sos fac­to­res “am­bien­ta­les”. Se de­ bía a que se pro­ du­ cía un alar­ ga­ mien­to (em­peo­ra­mien­to) por­que las ca­de­nas de tri­nu­cleó­ti­dos que co­di­fi­ca­ban a es­ta en­fer­me­dad se iban alar­gan­do pau­la­ti­ na­men­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción. los “trau­ma­tis­mos psí­qui­ 223 . Más ade­lan­te se pu­do com­pro­bar que ello “an­ti­ci­pa­ba” la en­fer­ me­ dad en ge­ ne­ ra­ cio­ nes. Si bien exis­ te una for­ ma fi­ ja de trans­ mi­ sión ge­ né­ ti­ ca. es­ tá ba­ sa­ da en los ni­ ños que pa­ de­ cen una dis­ tro­ fia mio­ tó­ ni­ca con­gé­ni­ta: los abue­los de es­tos ni­ños te­nían una ma­yor fre­cuen­cia de ca­ta­ra­tas ocu­la­res sin pa­de­cer la en­fer­me­dad. sig­ni­fi­ca­ti­va en cier­tas fa­mi­lias que pa­de­cían del tras­tor­no. se­ gún la cual las en­ fer­ me­ da­ des psi­ quiá­tri­cas pue­den em­peo­rar cuan­do son trans­mi­ti­das de ge­ne­ ra­ción en ge­ne­ra­ción. Sin em­bar­go. con la con­si­guien­te pre­ co­ci­dad de apa­ri­ción de la dis­tro­fia.lí­mi­te en su his­to­ria a tra­vés de los apor­tes li­bi­di­na­les ma­ter­ nos. que pro­pi­cian­do un cam­po fan­tas­má­ti­co. Es allí don­de el psi­co­fár­ma­co vie­ne a re­gu­lar un rit­mo. Aquí tam­bién se de­mos­tró el alar­ga­mien­to de la ca­de­na de tri­nu­cleó­ti­dos en la co­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca. se ob­ser­vó una an­ti­ci­pa­ción en la edad. que­dan po­cas du­das de que el tras­tor­no es he­re­di­ta­rio. De to­das for­mas.

12. 6. 18. (¿Ha­ brá ele­ gi­ do la cu­ ra “por el amor”?) Hoy Lau­ ra me en­ vía un e-mail. re­cu­brien­do así al tras­tor­no bi­po­lar neu­ro­bio­ló­gi­co. 224 . El es­tu­dio del li­ga­men­to ge­né­ti­co o lin­ka­ge per­mi­te la de­tec­ción de los ge­nes in­vo­lu­cra­dos en el de­sa­rro­llo de la en­fer­ me­dad. 10). re­to­ma la ac­ti­vi­dad que le apa­sio­na: el idio­ma. las “no­ xas am­ bien­ ta­ les”. que se con­ ca­ te­ nan a tra­ vés de un de­sa­rro­llo in­di­vi­dual. se­ gún la dis­ tan­ cia a la que se en­ cuen­ tran en­ tre ellos. Lau­ra.cos”. su ac­ti­vi­dad la­bo­ral em­pie­za a de­sa­rro­llar­se con bue­nos re­sul­ta­ dos. pue­den ejer­cer mo­di­fi­ca­cio­nes aún in­sos­ pe­cha­das en es­te ti­po de tras­tor­no. don­ de me cuen­ ta de su bie­ nes­ tar y de sus pro­gre­sos. Si bien no quie­ re re­ to­ mar sus es­ tu­ dios. Co­no­ce a un hom­bre y se ena­mo­ra. El ob­je­ti­vo es­tu­vo des­ti­na­do a su­bra­yar la for­ma en que un tras­tor­no en la neu­ro­trans­mi­sión obs­ta­cu­ li­za la apa­ri­ción de una es­truc­tu­ra. Lo­ci es el si­ tio ocu­ pa­ do en el cro­ mo­ so­ ma. En el ca­ so de Lau­ ra. era sig­ni­fi­ca­ti­va­men­ te me­ nor que el 50 %. De­ci­de co­men­zar a dar cla­ ses de in­ glés. No se han des­cri­to en es­ta pre­sen­ta­ción los me­ca­nis­mos tí­pi­cos de la his­te­ria. re­gu­la­da. lo­ca­li­za­dos en el mis­mo cro­mo­so­ma. Aún no pue­ de ha­ cer­ lo por mo­ ti­ vos eco­nó­mi­cos. Quie­ re ir­ se a vi­ vir so­ la. pe­ro pue­de co­men­zar a pla­ni­fi­car­lo. Las ano­ ma­lías bio­mo­le­cu­la­res fue­ron de­tec­ta­das cuan­do se com­pro­bó que la pro­por­ción de re­com­bi­na­cio­nes ob­ser­va­das en­tre dos lo­ci. Los cro­mo­so­mas in­vo­lu­cra­dos en los cua­les se han de­tec­ta­ do ano­ ma­ lías son el 5. 16. am­bos de­ci­den pro­bar for­tu­ na en el ex­ te­ rior. 21 y X (7. las ca­ rac­ te­ rís­ ti­ cas de su his­ to­ ria per­ mi­tie­ron la cons­ti­tu­ción de una neu­ro­sis. Si­gue to­man­do el li­tio y ha de­ci­di­do rei­ni­ciar su psi­co­te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca con un pro­fe­sio­nal del país en que re­si­de. por un sis­ te­ ma de ale­ los. 11. Al tiem­po. que se re­ com­ bi­ nan en el pro­ ce­ so de di­ vi­ sión ce­ lu­ lar.

. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. Bue­nos Ai­res..: “The Ex­pert Con­sen­sus for Trea­ting De­pres­sion in Bi­po­lar Di­sor­der”. G.. Sjo­holt.: “Car­bo­na­to de li­tio”. S. Moi­zes­zo­wicz.. J.. J. y col. A.: “Un­ders­tan­ding Ma­nic-de­pres­si­ve Ill­ness”. S. 1998. Ar­chi­ves Ge­ne­ral Psy­chiatry. y Do­ra­do G. y Do­ no­ van S. 1996. Kahn. Do­ cherty.Ino­si­tol-Mo­nop­hasp­ha­ta­se Ge­ne (IM­PA). F. Bue­nos Ai­res. 4. 8. 9. Pai­ dós.. 1997. The Ex­pert Con­sen­sus Guid­li­ne Se­ries”. Freud.. F. OC. 5. Ge­no­mics. 1984. McIn­nis. Freud.: “Ge­no­mic Struc­tu­re and Ch­ro­mo­so­ mal Lo­ca­li­ta­zion of Hu­man Myo. y col. P. 1986. 7.: “As­so­cia­tion Bet­ween the Trip­top­ han Hi­droxy­la­se gen and ma­nic-de­pres­si­ve Ill­ness”. 1998.. A.. Good­win. 225 . to­ mo XIV. A. Do­ cherty. 59 (supl. M. K. Fran­ ces.: “Trea­ ting of Bi­ po­ lar Di­sor­der.: “An­ti­con­vul­si­van­tes y otros an­ti­ci­ clan­tes”.: “Re­cent Ad­van­ces in the Ge­ne­tics of Bi­po­lar Di­sor­ der”. 45: 113-122. A. J. G. Psy­chia­tric An­nals.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁ­FI­CAS 1. en Moi­zes­zo­wicz. Car­ pen­ ter. P. D. Fran­ ces. Be­lli­vier. en Obras Com­ple­tas (OC).. 27: 482-488. to­mo XVI. J. y Kahn. 1998. Mol­ven. Le­vo­yer. 1997.: “24a Con­fe­ren­cia: El es­ta­do neu­ró­ti­co co­mún”. Jour­nal of Cli­ni­cal Psy­chiatry. y Monc­zor. 2. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. 3. A. J. D. Amo­rror­tu. Moi­zes­zo­wicz. Ar­chi­ ves of Ge­ne­ral Psy­chiatry. G. 12A): 5-88. Psi­co­far­ma­co­lo­gía Psi­co­di­ná­mi­ca IV.. Hand­larz. 1998. 55: 23-25. 1998. M. 4): 73-79. L. 10.: “Due­ lo y me­ lan­ co­ lía”.. J. F. 57 (supl. 6. Jour­ nal of Cli­ ni­cal Psy­chiatry. M. en Moi­zes­zo­wicz. Es­tra­te­ gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. 55: 33-37. Bue­nos Ai­res. Pai­dós.

226 .

Im­ pac­ ta esa ima­ gen ema­ cia­ da (43 kg de pe­ so. La con­ sul­ ta mo­ti­vó la pres­crip­ción de psi­co­fár­ma­cos y el co­mien­zo de un pro­ce­so psi­co­te­ra­péu­ti­co en for­ma in­me­dia­ta: Los pa­ dres afir­ man que “Ma­ria­na se ha en­ca­pri­cha­do con que no quie­ re co­ mer más. —Es el con­ sul­ to­ rio de la psi­ có­ lo­ ga que te va a ayu­ dar —res­ pon­de sua­ve­men­te. ca­si ate­mo­ri­za­do. al re­gre­so de su hi­ ja de un via­ je con sus com­ pa­ ñe­ ros de es­ tu­ dio. No pa­ ra de gri­ tar.63 m de es­ta­tu­ra) que se lle­va el mun­do por de­lan­te. Su pa­dre de­ci­dió rea­li­zar una con­sul­ta psi­quiá­tri­ca.6. HIS­TO­RIA CLÍ­NI­CA Ma­ ria­ na tie­ ne 21 años y ha­ ce cua­ tro que co­ men­ zó su tra­ ta­ mien­ to. deam­bu­la por el con­sul­to­ rio: —¿Qué es es­ te lu­ gar. na­da de na­ da! ¡No hay que co­ mer na­ da! —gri­ ta Ma­ ria­ na. El ini­ cio del mis­ mo no fue efec­ to de su de­ man­ da. 1. el pa­dre —¡Los psi­có­lo­gos no sa­ben na­da. de gol­ pear y de em­ pu­ jar a sus pa­ dres. ya ha­ ce tres días que no prue­ ba bo­ca­do”. dón­ de me han traí­ do? —vo­ ci­ fe­ ra Ma­riana. TRASTORNO ESQUIZOAFECTIVO 6-1. An­te la in­di­ca­ción de sen­tar­se y re­la­tar lo que su­ce­de. 227 . La en­tra­da de Ma­ria­na al con­sul­to­rio es un tor­be­lli­no. na­da de psi­có­lo­gos.

La vio­len­cia si­gue en au­men­to y Ma­ria­na es in­ter­na­da. ha­cer cir­cu­lar un lí­mi­te y re­cor­tar lu­ga­res. la ma­ dre ha­ bla: 228 . Usted no la co­ no­ ce. el pa­ dre asien­ te. Es im­po­si­ble po­ner or­den. De es­ ta for­ ma mues­tra la au­sen­cia del sen­ti­mien­to de fi­lia­ción. Ella siem­ pre fue así. Es muy ca­ pri­ cho­ sa. Se in­ di­ ca a los pa­ dres que se re­ ti­ ren de la en­ tre­ vis­ ta y que de­jen a Ma­ria­na con la te­ra­peu­ta a so­las. Muer­ de a sus pa­ dres con vo­ ra­ ci­ dad.Ma­ria­na mi­ra de ma­ne­ra arro­gan­te des­de su sor­pren­den­te del­ga­dez. Ob­ser­va el bal­cón con in­sis­ten­cia. que di­ ce: “No. si­ no tan só­ lo en con­ vi­ ven­ cia con un mu­ cha­ cho (boy) y una se­ño­ra (miss). Ma­ dre: —Es que us­ ted no la co­ no­ ce. La ma­dre son­ríe en for­ma iró­ni­ca: Ma­ria­na: —¡Psi­có­lo­ga ta­ra­da! Te­ra­peu­ta: —Qui­zá gri­tas tan­to por­que sen­tís que no te es­cu­chan. Se afe­ rra de­ ses­ pe­ ra­ da al bra­ zo de su ma­ dre. Re­sul­ta im­po­si­ble el es­ta­ble­ci­mien­to de un en­cua­dre. deam­ bu­ la y se gol­ pea la ca­be­za. Ma­ria­na arre­me­te nue­va­men­te gol­pean­do las pa­re­des. Ese ins­ tan­ te de quie­ tud es ava­ sa­ lla­ do por la ma­ dre. Se que­ da quie­ ta y mi­ ra sor­ pren­ di­ da. ter­ ca”. “¡Has­ta mo­rir no pa­ro! ¡Boy. Ma­ ria­ na: —¡Voy a mo­ rir! —gri­ ta. En las en­ tre­ vis­ tas con los pa­ dres. No se sien­te hi­ ja. Te­ra­peu­ta: —Cuán­tas co­sas te fas­ti­dian y te las que­rés sa­car de en­ci­ma: la ro­pa. miss. ne­ce­si­to ve­ne­no!” Con es­ tos nom­ bres de­ sig­ na en in­ glés a sus pa­ dres. El “bas­ ta” del pa­ dre es ape­nas un su­su­rro. la co­mi­da! Ma­ria­na se de­tie­ne un mo­men­to. Es­ ta fra­ se re­ sue­ na co­ mo un eco de lo que Ma­ ria­ na aca­ ba de de­cir (es ca­si co­mo si re­pi­tie­ra “psi­có­lo­ga ta­ra­da”). El sa­bo­ta­je fa­mi­liar pro­vo­ca la im­po­ten­cia te­ra­péu­ti­ca. Es ne­ce­ sa­rio ago­tar las ins­tan­cias pa­ra po­der en­cua­drar un diá­lo­go. Lo muer­ de y co­mien­za a ti­ro­near­se de la ro­pa. que no te en­tien­den.

ha­cía cur­sos de mo­de­lo. Es­tu­dia­ba en el se­cun­da­rio. Yo en ca­ sa lim­ pio to­ do el día. acom­pa­ña­ mi­ne­to te­ra­péu­ti­co y Ma­ria­na de­sa­rro­lló al­gu­nas ac­ti­vi­da­ des de clí­ ni­ ca de día. In­ten­ta asir su pan­za que se es­ca­mo­tea en­tre sus de­ dos. Es el tem­pe­ra­men­to. si no ar­ ma unos es­ cán­ da­ los… Es una chi­ ca muy ac­ti­va. El pa­ dre no pa­ re­ ce es­ tar de acuer­do. pe­ro aún es­tá pre­sen­te. que no pa­ ra­ ba de ha­ blar. La ma­dre in­ sis­ te con que “ella siem­ pre quie­ re ga­ nar”. La au­ sen­ cia de an­gus­tia ma­ter­na se per­ci­be in­clu­so en lo que se re­fie­re al es­ ta­ do fí­ si­ co de su hi­ ja. su vio­len­cia ha dis­mi­nui­do. no pa­re­ce ha­ber re­gis­tro (so­ bre to­ do en la ma­ dre) de la mag­ ni­ tud de éstos. El tra­ ba­ jo con Ma­ ria­ na es ar­ duo y len­ to. En eso se pa­ re­ ce a mí (son­ ríe). Ha re­cu­pe­ra­do al­go de pe­so y es­to la en­co­le­ri­za. pe­ro aso­ma tí­mi­da­men­te su dis­cre­pan­cia. Quie­re adel­ga­zar y adel­ga­zar. En ca­sa siem­pre fue agre­si­va cuan­do no ha­ cía­ mos lo que ella que­ ría”. Ella no pue­ de es­ tar sin ha­ cer na­ da. se acues­ ta con él en la ca­ma.“Siem­ pre fue muy ca­ pri­ cho­ sa. con el afán de ex­ hi­ bir una gor­ du­ ra que só­ lo pa­ ra el otro es inexis­ten­te. Se rea­li­zó. Du­ran­te la in­ter­na­ción. Cuan­do es­to es se­ña­la­ do. Yo le di­ je que era así. pe­ ro eso sí. Hay un es­ ti­ lo de mi­ni­mi­za­ción de la pro­ble­má­ti­ca. las en­tre­vis­tas per­so­na­les se com­ple­men­ta­ron con las de fa­mi­lia. La vi­da no tie­ne sen­ti­do. gim­ na­ sia. Al sa­lir de la in­ter­na­ción. Pe­ ro es muy re­ bel­ de. Be­ sa a su pa­ dre con in­ sis­ ten­ cia. no me pi­ dan que sal­ ga. De chi­ ca era muy in­ quie­ ta. Es abu­rri­da. La “vi­ ta­ li­ dad” só­ lo apa­ re­ ce en el or­ den de la vio­len­cia. en el in­ ten­ to de ge­ ne­ rar la reac­ ción de sus pa­ dres. No ha­ bla. abre las ven­ta­nas del de­par­ta­men­to y gri­ta obs­ce­ni­da­ 229 . le pe­ lliz­ ca el pe­ ne. Las se­sio­ nes aplas­ tan. En ella po­ ne en jue­ go ac­ ti­ tu­ des pro­ vo­ ca­ ti­ vas. Me acuer­ do que la maes­ tra me lla­ mó pa­ ra de­ cir­ me que ca­ mi­ na­ ba por el au­ la to­ do el tiem­ po. an­ do de aquí pa­ ra allá. la res­ pues­ ta ma­ ter­ na es que lo que le ocu­ rre ac­ tual­ men­ te a Ma­ ria­ na es un ca­ pri­ cho más. El re­la­to de anéc­do­tas vin­cu­la­das a los des­bor­des de Ma­ria­na se re­pi­te. És­ta se ma­ni­fies­ta aho­ra y ex­clu­si­va­men­te den­tro de su ca­ sa. No me gus­ ta. Sin em­bar­go. ya que Ma­ ria­ na pe­ sa 10 kg me­ nos que su pe­so teó­ri­co. Ella siem­ pre es­ tá con el te­ ma de la die­ta. no tie­ ne in­te­re­ses. Hay que ha­ cer lo que ella quie­ re. in­ glés.

hi­per­ten­ sión esen­cial emo­cio­nal. Al po­co tiem­po de­be aban­do­nar el cur­so e in­sis­te en que pa­ra ju­gar con ni­ños no es ne­ce­sa­rio es­tu­diar. Tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad: tras­tor­no es­qui­zoi­de de la per­so­na­li­dad. 230 . Así se con­ fir­ma que “to­do se pue­de”. Afir­ ma que irá con la con­ di­ ción de dor­ mir en la ca­ ma con su ma­ dre. Tras­tor­no de la con­duc­ta ali­men­ta­ria. Pe­ se a sus fal­ tas de asis­ ten­ cia al co­ le­ gio se­cun­da­rio le otor­gan el cer­ti­fi­ca­do de ba­chi­ller. To­ do se pue­ de. – Eje II. El pa­ dre asien­ te. pe­ ro la con­ train­ di­ ca­ ción te­ ra­ péu­ ti­ ca pro­ vo­ ca por pri­ me­ ra vez el llan­ to y la acep­ ta­ ción de Ma­ ria­ na. Con un “voy a apro­bar igual”. – Eje III. Tras­tor­nos men­ta­les prin­ci­pa­les: tras­tor­no es­qui­zoa­ fec­ti­vo. – Eje IV. no hay con­ ten­ ción ni lí­ mi­ tes pa­ ra es­tos im­pul­sos. has­ta ob­te­ner un tí­tu­lo aun ha­bien­do que­da­do li­bre. quie­re de­mos­trar nue­va­men­te su om­ni­po­ten­cia. in­con­gruen­tes con el es­ta­do de áni­mo. El to­do “se pue­de” se ma­ni­fies­ta en los ám­bi­ tos fa­mi­lia­res. Do­ci­li­ dad y si­len­cio en el con­sul­to­rio. En es­ te ca­ so el diag­nós­ti­co des­de el DSM-IV es: – Eje I. Es así co­mo tran­si­ta bue­na par­te del tra­ta­mien­to. 6-2. Agre­si­vi­dad y ex­plo­sio­nes en su ca­ sa.des. Quie­re es­tu­diar pa­ra tra­ba­jar co­mo maes­tra jar­di­ne­ra. de­li­rios. DIAG­NÓS­TI­CO Pa­ra el DSM-IV el tras­tor­no es­qui­zoa­fec­ti­vo es un sín­dro­me con ras­gos de­pre­si­vos y/o ma­nía­cos que se de­sa­rro­llan en for­ma si­mul­tá­nea con preo­cu­pa­cio­nes. En­fer­me­da­des mé­di­cas: hi­po­ti­roi­dis­mo. Ma­ria­na im­po­ne la ma­ne­ra de sa­lir de va­ca­ cio­ nes. ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les y aca­dé­mi­cas). alu­ci­na­cio­nes o sín­to­mas ne­ga­ti­vos (an­he­do­nia. pe­ro al ren­dir sus pri­ me­ ros exá­ me­ nes en­ tre­ ga las ho­ jas en blan­ co. Pro­ble­mas fa­mi­lia­res y psi­co­so­cia­les: pro­ble­mas re­la­ti­vos al gru­po pri­ma­rio de apo­yo (pa­dres. alo­gia. ti­po bi­po­lar. apa­tía). Pue­de cur­sar en un ins­ti­tu­to es­pe­cia­li­za­do.

Las di­men­sio­nes diag­nós­ti­cas des­de el pun­ to de vis­ ta psi­ co­ di­ná­mi­co son: – Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas: de­pre­sión. en el tras­tor­no es­qui­zoa­fec­ti­vo las alteraciones son de apa­ri­ción brus­ca y ca­si siem­pre en for­ma si­mul­tá­nea con sín­to­mas de la es­fe­ra afec­ti­ va. – Nú­cleo tó­xi­co: des­re­gu­la­ción en la neu­ro­trans­mi­sión do­pa­ mi­nér­gi­ca (hi­pe­rac­ti­vi­dad me­so­lím­bi­ca. los pe­río­dos asin­to­má­ti­cos pue­den ser pro­lon­ga­dos. ya sea des­de el in­te­rior o el ex­te­ rior. – Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les: oral pri­ma­ria.– Eje V. im­pul­si­vi­dad. ano­re­ xia. Eva­lua­ción de la ac­ti­vi­dad glo­bal: me­jo­ra­mien­to en las áreas psi­co­so­cia­les y la­bo­ra­les. que la ubi­ quen den­ tro de un tras­ tor­ no bi­ po­ lar. hi­poac­ti­vi­dad me­so­cor­ti­cal). – Co­mor­bi­li­dad: hi­po­ti­roi­dis­mo. – Fi­ja­cio­nes yoi­cas: fa­ llas a ni­ vel de la cons­ ti­ tu­ ción del yo pla­ cer pu­ri­fi­ca­do. en don­de las al­te­ra­cio­nes psi­có­ti­cas son de len­ta y gra­dual ins­ta­la­ción. – De­fen­sas: de­ses­ti­ma­ción. se­ro­to­ni­nér­gi­ca. bu­li­mia sin me­ca­nis­mos com­pen­sa­to­rios. Es­tos com­po­nen­tes psi­có­ti­cos y afec­ti­vos se van in­ter­ca­lan­ do en el trans­ cur­ so de la en­ fer­ me­ dad. De ma­ne­ra si­mi­lar a los tras­tor­nos afec­ti­vos. A di­fe­ren­cia de la es­qui­zo­fre­nia. siem­pre y cuan­do se ejer­za una con­duc­ta pro­fi­lác­ti­ca so­bre los as­pec­tos psí­qui­cos y neu­ro­bio­ló­gi­cos que se con­si­de­ren de vul­ ne­ra­bi­li­dad pa­ra el en­fer­mo. hi­per­ten­sión. del eje lím­ bi­co-hi­po­ta­lá­mi­co-hi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal. Des­men­ti­da. 231 . Con un tra­ ta­ mien­ to apro­pia­do. En los an­te­ce­den­tes fa­mi­lia­res in­me­dia­tos só­lo es po­si­ble de­tec­tar en­fer­me­da­des afec­ti­vas o es­qui­zoa­fec­ti­vas. no­ra­dre­nér­gi­ca. el pri­mer epi­ so­dio re­co­no­ce ge­ne­ral­men­te cau­sas pre­ci­pi­tan­tes: la vul­ne­ra­bi­ li­dad psi­co-bio­ló­gi­ca del pa­cien­te no pue­de pro­ce­sar con sus de­fen­sas yoi­cas el ni­vel de so­bre­car­ga es­tre­só­ge­na al que fue so­me­ti­do su apa­ra­to psí­qui­co. sin lle­gar a ser de ca­rac­te­rís­ti­cas hi­po­ma­nía­cas o ma­nía­cas fran­ cas. lue­go del tra­ta­mien­to.

de los an­ti­ci­clan­tes y de los an­ti­de­ pre­si­vos. Si bien no se pue­de con­si­de­rar a la en­fer­me­dad es­qui­zoa­fec­ti­va co­mo una en­fer­me­dad de ca­rac­te­rís­ti­cas cí­cli­cas –co­mo la en­fer­ me­dad ma­nía­co-de­pre­si­va tí­pi­ca–. que se pue­ den pre­sen­tar en el trans­cur­so de la en­fer­me­dad. la uti­li­dad de los psi­co­fár­ma­ cos an­tip­si­có­ti­cos atí­pi­cos. don­de el pen­sar in­cons­cien­te y el len­gua­je se pre­sen­ten co­mo ac­ti­vi­dad pri­vi­le­ gia­da pa­ra tra­mi­tar los pro­ce­sos cuan­ti­ta­ti­vos. La vio­len­cia ini­cial y la im­pul­si­vi­dad bu­lí­mi­ca son des­car­gas ma­si­vas. La efec­ti­vi­dad te­ra­péu­ti­ca de los an­ti­ma­nía­cos-an­ti­ci­clan­ tes en la en­fer­me­dad bi­po­lar y en el tras­tor­no es­qui­zoa­fec­ti­vo. Es­ta hi­po­fun­ción en la cor­te­za fron­tal (que es el sus­tra­to ana­tó­mi­co por ex­ce­len­cia de los pro­ce­sa­mien­tos psí­qui­cos) blo­quea la po­si­bi­li­dad de ge­ne­rar una red o sis­te­ma. mo­dos de ali­viar al apa­ra­to psí­qui­co. de­ter­mi­nó la se­pa­ra­ción diag­nós­ti­ca en­ tre es­ te úl­ ti­ mo y el es­qui­zo­fré­ni­co tí­pi­co. En la es­qui­zo­fre­nia. con­se­cuen­cia. la em­pa­ren­ta ine­vi­ta­ble­men­te con di­cho tras­tor­no. de ma­ne­ra si­mi­lar a lo que su­ce­de des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­quí­mi­co en los tras­tor­nos de­pre­si­vos ma­yo­res (ca­pí­tu­lo 4). Es­tos diag­nós­ti­cos di­fe­ren­cia­les son de fun­da­men­tal im­por­ tan­cia pa­ra es­ta­ble­cer el tra­ta­mien­to y el pro­nós­ti­co. en ac­ti­tu­des ma­nía­cas y agre­ si­vas. una hi­poac­ti­vi­dad do­pa­mi­nér­gi­ca me­so­cor­ti­cal. El tras­ tor­no es­quio­za­fec­ti­vo tie­ne un pro­nós­ti­co más fa­vo­ra­ble que el 232 . En Ma­ria­na las des­car­gas en­dó­ge­nas son ve­hi­cu­li­za­das a tra­ vés del sín­ dro­ me de hi­ per­ ten­ sión y de los tras­ tor­ nos de la ac­ti­vi­dad hor­mo­nal (¿cau­sa. El ex­ce­si­vo fun­cio­na­mien­to do­pa­mi­nér­gi­co me­so­lím­bi­co se ma­te­ria­li­za en la hi­pe­rac­ti­vi­dad. re­quie­ren de una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción pa­ra re­co­no­cer sus orí­ge­nes. o si­mul­ta­nei­dad?). el car­bo­na­to de li­tio (an­ti­ma­nía­co) no es de uti­li­dad. Las al­te­ra­cio­nes en la neu­ro­trans­mi­sión pro­du­cen sus efec­ tos so­bre el eje cor­ti­co-hi­po­tá­la­mo. los si­ guien­ tes. Tam­bién com­par­te la com­bi­na­ción de las hi­pó­te­sis neu­ro­ bio­ló­gi­cas de la es­qui­zo­fre­nia y la de los tras­tor­nos afec­ti­vos: exis­te una hi­pe­rac­ti­vi­dad do­pa­mi­nér­gi­ca me­so­lím­bi­ca.A di­ fe­ ren­ cia del pri­ mer epi­ so­ dio. Ellas son in­ten­tos de ex­pul­sar en for­ma ac­ti­va lo pa­si­va­ men­te su­fri­do.hi­po­fi­sa­rio. don­de los ni­ve­les de glu­ta­ma­to y se­ro­to­ni­na se en­cuen­tran des­re­gu­la­dos.

Se uti­li­za­ron pa­ra ello an­tip­si­có­ti­cos y an­tiim­pul­si­vos. pue­den ser con­fun­di­das con de­pre­sión. Pro­du­cen una in­hi­bi­ción so­bre los sín­to­mas agre­si­vos y de ex­ci­ta­ción psi­co­mo­triz. En el pro­ce­so psi­co­te­ra­péu­ti­co. en­fer­me­dad ma­nía­co-de­ pre­si­va). Es­tos nú­cleos de neu­ro­nas do­pa­mi­nér­gi­cas con­tro­lan la pos­tu­ra y los mo­vi­mien­tos in­vo­lun­ta­rios. 6-3. pu­ta­men. Las ac­cio­nes alu­ci­no­lí­ti­ca y an­ti­de­li­ran­te apa­re­cen de ma­ne­ra gra­dual po­cos días des­pués de la ad­mi­nis­tra­ción de los neu­ro­lép­ti­cos.de la en­fer­me­dad es­qui­zo­fré­ni­ca. Por su an­ta­go­nis­mo so­bre los re­cep­to­res his­ta­mi­nér­gi­cos tien­den a nor­ma­li­zar las per­tur­ba­cio­nes del sue­ño y a pro­du­cir un au­men­to del ape­ti­to. Los an­tip­si­có­ti­cos po­seen ac­cio­nes se­dan­tes de­ bi­ do a su an­ta­go­nis­mo so­bre los re­cep­to­res do­pa­mi­nér­gi­cos y al­fa-adre­ nér­gi­cos. es­pe­cial­men­te cuan­do al cua­dro se agre­ga ca­ta­to­nía. la iner­ cia y la in­ di­ fe­ ren­ cia. TRA­TA­MIEN­TO La se­ da­ ción y el con­ trol de los im­ pul­ sos fue­ ron los ob­je­ti­vos de la psi­co­far­ma­co­te­ra­pia du­ran­te el pe­río­do de in­ter­na­ción. glo­bus pa­lli­dus. Los neu­ro­lép­ti­cos o an­tip­si­có­ti­cos más in­ci­si­vos. co­mo el ha­lo­pe­ri­dol. que pro­ du­ ce en al­gu­nos pa­cien­tes. La som­no­len­cia es ma­yor al co­mien­zo del tra­ta­ mien­ to. La apa­ tía. por su an­ ta­ go­nis­mo es­pe­cí­fi­co so­bre la neu­ro­trans­mi­sión do­pa­mi­nér­gi­ca. y me­nos fa­vo­ra­ble que el de los tras­tor­nos afec­ti­vos (de­pre­sión. Es­ta pro­pie­dad apa­re­ce clí­ni­ca­men­te co­mo una len­ti­ fi­ca­ción del pen­sa­mien­to y una dis­mi­nu­ción del com­por­ta­mien­ to ope­ra­ti­vo. no cau­san som­no­len­cia ni la hip­ no­sis ge­ne­ra­da por otras dro­gas. sis­te­ ma ni­groes­tria­do). Se las atri­bu­ye al blo­queo do­pa­mi­nér­gi­co so­bre los gan­glios ba­sa­les (cau­da­do. Por lo 233 . la di­rec­ción de la cu­ra se orien­tó a pro­pi­ciar la cons­truc­ción de cir­cui­tos psí­qui­cos que hi­cie­ran to­pe a las des­car­gas cuan­ti­ta­ti­vas. y de­be rea­li­zar­se un diag­nós­ti­co di­fe­ren­cial a par­tir de un exa­ men ex­haus­ti­vo.

etc. Cuan­do exis­ten otras pro­pie­da­des neu­ro­far­ma­co­ló­gi­cas. en cam­bio. los atí­pi­cos ofre­cen ma­yo­res ven­ta­jas. Los neu­ro­lép­ti­cos in­hi­ben clá­si­ca­men­te las ac­cio­nes de la apo­mor­fi­na (es­ti­mu­lan­te di­rec­to de los re­cep­ to­res do­pa­mí­ni­cos). A es­ta ac­ción se la lla­ma­ba “im­preg­na­ción neu­ro­lép­ti­ca”.tan­to. por lo que se los ha de­ no­ mi­ na­ do “an­tip­si­có­ti­cos atí­pi­cos” (clo­ za­pi­na. pro­du­ce efec­tos neu­ro­ló­ gi­cos (si­mi­la­res a los par­kin­so­nis­mos). pen­ sa­mien­tos de­sor­ga­ni­za­dos). Los de­no­mi­na­dos efec­tos an­tip­si­có­ti­cos co­rres­pon­den a la de­sa­pa­ ri­ción de los sín­to­mas pro­duc­ti­vos (alu­ci­na­cio­nes. ris­pe­ri­do­na. de­li­rios. al po­ der es­ ti­ mu­lar neu­ro­quí­mi­ca­men­te las es­truc­tu­ras lím­bi­cas. etcétera). etcétera) Tam­bién pre­sen­tan una ac­ción an­tie­mé­ti­ca de­bi­do al an­ta­ go­nis­mo que ejer­cen so­bre los re­cep­to­res do­pa­mi­nér­gi­cos de la zo­na ga­ti­llo del vó­mi­to. La in­hi­bi­ción so­bre la apo­mor­fi­na y la an­fe­ta­mi­na es lo que ca­rac­te­ri­za quí­mi­ca­men­te a los neu­ro­lép­ti­cos tí­pi­cos. Los neu­ro­lép­ti­cos ac­túan so­bre las emo­cio­nes. Ello pro­ du­ce una ac­ción in­hi­bi­to­ria so­bre el nú­cleo amig­da­li­no y los tu­bér­cu­los ol­fa­to­rios. em­bo­ta­mien­to afec­ti­vo.) se re­la­cio­nan con una me­nor ac­ti­vi­dad do­pa­mí­ni­ca fron­tal. exis­ten fár­ma­cos que no po­seen es­tos efec­tos. En la ac­tua­li­dad. de la an­fe­ta­mi­na y co­caí­na (es­ti­mu­lan­tes in­ di­ rec­ tos) y de la ca­ feí­ na (que es un in­ hi­ bi­ dor de la fos­ fo­ dies­ te­ra­sa. de­li­rios). ex­tra­pi­ra­mi­da­lis­mos. Los sín­to­mas ne­ga­ti­vos (alo­gia. que­tia­pi­na. ca­pí­tu­lo 1). se los de­no­mi­ na atí­pi­cos. que el de neu­ro­lép­ti­co que re­mi­te más a las ac­cio­nes neu­ro­ló­gi­cas (se­da­ción sin anes­ te­sia. So­bre es­tos sín­to­mas. apa­tía. La clo­za­pi­na (an­tip­si­có­ti­co atí­pi­co) pro­du­ce un au­men­to del 234 . Es pre­fe­ri­ble el tér­mi­no an­tip­si­có­ ti­co (que alu­ de a su ac­ ción te­ ra­ péu­ ti­ ca). olan­za­pi­na. se vin­cu­lan con al­tos ni­ve­les de do­pa­mi­na en el área sub­cor­ti­ cal. an­he­do­nia. Los sín­to­mas po­si­ti­vos (alu­ci­na­cio­nes. el blo­queo de di­chos re­cep­to­res. So­bre es­tos tras­tor­nos los con­ven­cio­na­les o tí­pi­cos son más efec­ti­vos. Con­tro­lan así los efec­tos in­duc­to­res de las náu­ seas y los vó­ mi­ tos. que im­pi­de la de­gra­da­ción del AMP cí­cli­co es­ti­mu­la­do por la do­pa­mi­na) (cua­dro 27.

Su efi­ca­cia en los epi­so­dios ma­nía­cos es si­ mi­ lar a la del li­ tio. Con re­la­ción a su ac­ción pro­fi­lác­ti­ca. – in­hi­be el efec­to kind­ling en amíg­da­la. es que de­ be con­ tro­ lar­ se la fór­ mu­la he­ma­to­ló­gi­ca leu­co­ci­ta­ria. ya que a ve­ces pue­de apa­re­cer una dis­mi­nu­ción de los gló­bu­los blan­cos. pe­ ro es su­ pe­ rior a és­ te en epi­ so­ dios mix­ tos o ci­clos rá­pi­dos. cri­sis de pá­ni­co. dis­mi­nu­ye la fre­cuen­cia e in­ten­si­dad de los ci­clos. que se pro­du­ce a los 5 y 235 . La ac­ción an­ti­ma­nía­ca es­ta­ría más re­la­cio­na­da con la dis­ mi­nu­ción de las frac­cio­nes ci­to­só­li­cas y de mem­bra­na de la pro­tei­no­qui­na­sa C (ter­cer men­sa­je­ro).ape­ti­to. co­mo mi­gra­ña. so­bre to­do en pa­cien­tes per­tur­ba­dos que pre­sen­tan una ele­va­da im­pul­si­vi­ dad-vo­ra­ci­dad. El val­proa­to de so­dio (an­ti­cí­cli­co-an­tiim­pul­si­vo) de­mos­tró ser efec­ti­vo en la ma­nía agu­da. Una vez lo­gra­da la me­jo­ría sin­to­má­ti­ca. co­mo mo­no­te­ra­pia. En Ma­ria­na se com­bi­nó el an­tip­si­có­ti­co con un an­tiim­pul­si­ vo (uti­li­za­do co­mo an­ti­ci­clan­te en la en­fer­me­dad ma­nía­co-de­ pre­si­va). Es de uti­li­dad en el tras­tor­no es­qui­zoa­fec­ti­vo y en sín­to­mas co­mór­bi­ dos con la en­fer­me­dad bi­po­lar. – dis­mi­nu­ye la li­be­ra­ción de glu­ta­ma­to y as­par­ta­to. Es­te efec­to se­cun­da­rio es a ve­ces de di­fí­cil con­trol. Sin em­bar­go. y en pa­cien­tes re­sis­ten­tes o in­to­le­ran­tes al li­tio. Otro efec­to se­cun­da­rio es­pe­cí­fi­co de es­te psi­co­fár­ma­co. los por­cen­ta­jes de éxi­to son me­no­res en la fa­se agu­da. bu­li­mia y tras­tor­no por dé­fi­cit de aten­ción con hi­pe­rac­ti­vi­dad. es con­ ve­nien­te rea­li­zar un ré­gi­men die­té­ti­co y ejer­ci­cios fí­si­cos ade­ cua­dos. Es­te úl­ti­mo lo­gró dis­mi­nuir el com­po­nen­te afec­ti­vo del tras­tor­no. Las ac­cio­nes del áci­do val­proi­co que ex­pli­ca­rían su ac­ción an­tiim­pul­si­va son las si­guien­tes: – po­ten­cia la trans­mi­sión ga­baér­gi­ca au­men­tan­do la sín­te­sis del GA­BA y su li­be­ra­ción. en la fa­se pro­fi­lác­ti­ca o en los ci­cli­za­do­res rá­pi­dos. en los es­tu­dios com­pa­ra­ti­vos con pla­ce­bo y car­bo­na­to de li­tio. y que mo­ les­ ta a los pa­ cien­ tes. con una ten­den­cia a in­cre­men­tar el pe­so cor­po­ral. – dis­mi­nu­ye la de­gra­da­ción del GA­BA y sen­si­bi­li­za sus re­cep­ to­res post-si­náp­ti­cos.

Más tar­de los es­cu­pe pa­ra con­ti­nuar po­nién­do­ se en la bo­ ca ocho o nue­ ve pas­ ti­ llas. se­da­ción). por lo cual se de­ be­ rá rea­ li­ zar un con­trol con he­pa­to­gra­mas se­ria­dos. En el tér­mi­no de dos años au­ men­ ta 35 kg de pe­ so. “por­que no en­gor­da”. que lue­go es­tam­pa­rá con­tra su ca­ra. – ci­cli­za­do­res rá­pi­dos. pe­ro uti­li­za un re­ci­ pien­te gi­gan­te. Ma­ria­na no pue­de pa­rar su hi­pe­ro­re­xia. Los efec­tos gas­troin­tes­ti­ na­les pue­den dis­mi­nuir­se ad­mi­nis­tran­do la dro­ga des­pués de las co­mi­das o con abun­dan­te lí­qui­do. Quie­ re ir al sec­ tor de co­ mi­ das de un su­ per­ mer­ ca­ do. por lo cual el val­ proa­ to ten­ dría un co­ mien­ zo rá­ pi­ do de su ac­ ción an­ti­ma­nía­ca. que es­ tá ubi­ca­do a una cua­dra de don­de rea­li­za su psi­co­te­ra­pia. Es­ tá obe­ sa y con­ cu­ rre a las se­ sio­ nes con pa­ que­ tes de chi­ cles y ca­ra­me­los. náu­seas. al­te­ra­cio­nes gas­troin­tes­ti­na­les (ano­re­xia. En ge­ne­ral. – his­to­ria de ac­ce­sos ma­nía­cos. don­de exis­ta in­to­le­ran­cia o re­sis­ten­cia a me­di­ca­cio­nes de ti­po es­tán­dar. Los efec­tos ad­ver­sos pue­den in­cluir sín­to­mas neu­ro­ló­gi­cos (tem­blor. Co­ me con la bo­ ca abier­ ta mos­tran­do su in­can­sa­ble vo­ra­ci­dad. Lo ha­ ce de ma­ ne­ ra os­ ten­ to­ sa. se de­be prio­ri­zar su ad­mi­nis­tra­ción en: – tras­tor­nos afec­ti­vos con sín­to­mas psi­có­ti­cos.3 días res­pec­ti­va­men­te de su ad­mi­nis­tra­ción por vía oral. Se pue­ den in­ di­ car su­ ple­ men­ tos de se­le­nium o zinc. La se­da­ción pue­de dis­mi­nuir­se si se in­cre­ men­tan las do­sis pau­la­ti­na­men­te. Es ca­paz de mas­car va­rios chi­cles de ma­ne­ra si­mul­tá­nea. y la más al­ta se ad­mi­nis­tra por la no­ che. vó­mi­tos. – en­fer­mos con tras­tor­nos afec­ti­vos que pre­sen­ten sín­dro­mes ce­re­bra­les or­gá­ni­cos. Co­me en­sa­la­da de fru­tas. Al­gu­nas mu­je­res se que­ jan de la caí­ da del ca­ be­ llo. ha­cien­do glo­bos gi­gan­tes. a tal pun­to que mien­tras ca­mi­na des­pa­rra­ma y se le caen tro­ zos de fru­ ta. dis­pep­sia y dia­rrea) y en al­gu­nos ca­sos ele­ va­ ción de las tran­ sa­ mi­ na­ sas. – pa­cien­tes con cua­dros mix­tos re­sis­ten­tes. pe­se a los con­ti­ nuos re­gí­me­nes ali­men­ti­cios que se le pro­po­nen. exhi­ 236 .

in­clu­so cuan­do se en­cuen­tran sa­tis­fe­chos por una co­mi­da pre­via.: —Co­més po­qui­to. fe­ni­la­la­ni­na. Es­to ele­va la re­la­ción plas­ma­/trip­tó­fa­no (por con­si­ guien­te. se in­ten­ta un au­men­to de la se­ro­to­ni­na pa­ra pro­du­cir una dis­mi­nu­ción de la im­pul­si­vi­dad y del ape­ti­to. que com­pi­ten con el trip­tó­fa­no. se agre­ga un an­ti­de­pre­si­vo del ti­po IRSS (ser­tra­li­na). que pro­du­ce pér­di­da de la in­hi­bi­ción nor­mal se­ro­to­ni­nér­gi­ca de la cap­ta­ción de hi­dra­tos de car­bo­no y se ma­ni­fies­ta por el atra­cón de co­mi­da con con­te­ni­dos muy al­tos de car­bo­hi­dra­tos. La sa­cie­dad y la ter­mi­na­ción de los epi­so­dios bu­lí­mi­cos pue­den es­tar aso­cia­dos al au­men­to de los ni­ve­les ce­re­bra­les de se­ro­to­ni­na: has­ta que no se al­can­za es­te in­cre­men­to de se­ro­to­ni­na en el ce­re­bro.bien­do su in­cor­po­ra­ción. mos­tran­do sin os­ten­ta­ción y sin se­ña­lar con pa­la­bras la ac­ción. T.: —¿Siem­pre ne­ce­si­tás lle­nar­te? Du­ran­te es­te lap­so. la se­ro­to­ni­ na (5-HT) pa­ re­ ce oca­ sio­ nar un efec­ to con­ tra­ rio. me­dia­ti­za­do por la in­su­li­na. Ade­más del efec­to an­ti­de­pre­si­vo. El con­su­mo de hi­dra­tos de car­bo­no pro­du­ce una caí­da de los ni­ve­les plas­má­ti­cos de ami­noá­ci­dos neu­tros (ti­ro­si­na. Asi­mis­mo. Se pue­de su­po­ner que exis­te una des­re­gu­la­ción de se­ro­to­ni­na en pa­cien­tes con bu­li­mia. sin que des­bor­de. iso­leu­ci­na). el trip­tó­fa­no ce­re­bral). pa­ra ser cap­ta­do por el ce­re­bro. leu­ci­na. va­li­na. con la con­ si­ guien­te re­duc­ción pre­fe­ren­cial de la in­ges­ta de hi­dra­tos de car­bo­no. en el sen­ti­do de una ac­ti­ vi­dad re­du­ci­da. a la me­di­ca­ción an­tip­si­có­ti­ca atí­pi­ca (clo­za­pi­ na) y a la an­tiim­pul­si­va (val­proa­to de so­dio). no se lle­ga a per­ci­bir la sen­sa­ción de sa­cie­dad. ni­ve­les ba­jos de se­ro­to­ni­na se co­rre­la­cio­nan ne­ga­ti­va­men­te con la fre­cuen­cia y la in­ten­si­dad de los ata­ques 237 . Así co­mo la no­ra­dre­na­li­na li­be­ra­da en el hi­po­tá­la­mo es­ti­ mu­la en los ani­ma­les a con­su­mir ali­men­tos. M. La te­ ra­ peu­ ta to­ ma la mis­ ma co­ mi­ da que ella en un re­ ci­ pien­te pe­que­ño. que rá­pi­da­men­te ace­le­ra la sín­te­sis de se­ro­to­ni­na y la li­be­ra. con un au­men­ to pre­fe­ren­te de la in­ges­ta de hi­dra­tos de car­bo­no.

el es­ ta­ do de áni­ mo. Ni­ve­les ele­va­dos de 5-HT in­du­cen sen­sa­cio­ nes cre­ cien­ tes de sa­ cie­ dad. Con la en­tra­da de trip­tó­fa­no por los ali­men­tos. Es­tu­dios re­cien­tes en el LCR de­mos­tra­ron ni­ve­les ba­jos de se­ro­to­ni­na y do­pa­mi­na en pa­cien­tes bu­lí­mi­cos. Es­to lle­va­ría al ata­que com­pul­si­vo ali­men­ta­rio y a la pur­ga pos­te­rior. ya que ac­tua­ría co­mo la se­ro­to­ni­na. co­ mo el dor­ mir. lo cual pro­vo­ca­ría una ma­yor vul­ne­ra­bi­ li­ dad al con­ trol de los im­ pul­ sos (por dis­ mi­ nu­ ción de la se­ ro­ to­ ni­na). ma­yor fre­cuen­cia de ata­ques. fluo­xe­ti­na. ple­ ni­ tud y pro­ du­ cen el ce­ se de la ali­men­ta­ción. el ham­ bre y la sa­cie­dad.com­pul­si­vos a co­mer: a me­nor se­ro­to­ni­na. La cor­te­za ór­bi­to-fron­tal se re­la­cio­na con la ca­li­dad del im­pul­so: el hi­per­me­ta­bo­lis­mo con un au­men­to de las ob­se­sio­ nes. Dis­mi­nu­ye el con­trol so­bre la sa­cie­dad. obli­ gan­ do así al or­ga­nis­mo a ini­ciar nue­va­men­te otro ac­to im­pul­si­vo. flu­vo­xa­mi­na. Du­ran­te la die­ta ha­bría una mar­ca­da dis­mi­nu­ción del in­gre­so de trip­tó­fa­no. ser­tra­li­na) pue­de es­tar me­dia­ti­za­do por es­te me­ca­nis­mo. El efec­to an­ti-bu­lí­mi­co de los IRSS (ci­ta­lo­pram. de­pen­dien­te del trip­tó­fa­no. La co­le­cis­to­qui­ni­na. fa­vo­re­ cien­do el fin del in­gre­so ali­men­ta­rio (stop-bin­ge). El des­cen­so de do­pa­mi­na po­dría re­la­cio­ nar­se con la bús­que­da del lla­ma­do he­do­nis­mo ali­men­ta­rio de los pa­cien­tes bu­lí­mi­cos (co­ne­xión de di­fe­ren­tes sa­bo­res y com­ bi­na­cio­nes ali­men­ta­rias pla­cen­te­ras). sin al­can­zar ni­ve­les de sa­cie­dad. Se han en­con­tra­do di­fe­ren­cias en el me­ta­bo­lis­mo de la glu­ co­sa ce­re­bral en pa­cien­tes bu­lí­mi­cos: hi­po­me­ta­bo­lis­mo en la re­gión pre­fron­tal an­te­rior de­re­cha e hi­per­me­ta­bo­lis­mo bi­la­te­ ral en la re­ gión tem­ po­ ral. la se­ro­to­ni­na li­be­ra­da dis­mi­nui­ría su pool. que con­tro­la a la do­pa­mi­na. se en­cuen­ tra dis­mi­nui­da en pa­cien­tes bu­lí­mi­cos. De es­te mo­do. 238 . se re­no­va­ría en ca­da pe­río­do un nue­vo ci­clo die­ta-com­ pul­sión-pur­ga. La se­ro­to­ni­na y los di­fe­ren­tes sub­ti­pos de re­cep­to­res es­tán es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­dos con la re­gu­la­ción de de­ter­mi­na­dos ci­ clos de con­ duc­ ta. pa­ro­xe­ti­na. mien­tras que el hi­po­me­ta­bo­lis­mo es­ta­ría re­la­cio­na­do con un au­men­to de los im­pul­sos ali­men­ta­rios (bin­ge) en pa­cien­tes bu­lí­mi­cos (des­car­ga com­por­ta­men­tal).

en el que hay que es­ ta­ ble­ cer un or­ den ca­ da tres ju­ ga­ das. que pue­da pro­po­ner­se con es­tos ma­te­ria­les. La pa­la­bra “no­vio” re­mi­te a una pre­sen­cia ma­te­rial que per­mi­te con­cre­tar cier­tos acon­te­ci­mien­tos (fies­ta. Hay po­cas pa­la­bras. “Mi­ ro y ca­ mi­ no. que me lo tie­ ne que con­ se­ guir. con car­tas (es­co­ba de quin­ce. lee vos”. con tra­mas pa­ra ado­les­cen­tes. di­ce: “Es­ te ti­ po es­ tá lo­ co. en las que se pue­ de per­ der o ga­ nar pun­ tos) per­ mi­ ten con­ te­ ner y de­li­mi­tar su gra­ve dis­gre­ga­ción de pen­sa­mien­tos. ves­ti­do blan­ co. y en una re­gión hi­po­ta­lá­mi­ca ven­tro me­dial re­la­cio­na­da con la sa­cie­dad (fin de la in­ges­ta). y el úni­co mo­men­to di­fe­ren­te lo cons­ti­tu­ye el triun­fo. es re­cha­za­da. mo­nó­to­no. no lle­ na el va­ cío de su exis­ ten­ cia 239 . pa­re­cie­ra co­men­zar a in­te­re­sar­se. No hay me­ tá­ fo­ ra. co­mo res­pues­ta a pre­gun­tas con­cre­tas que se le efec­túan. no me gus­ ta. en ge­ne­ral. Só­ lo los jue­ gos de azar. Yo creo en lo que veo. En sus se­sio­nes se des­plie­gan tam­bién ele­men­tos del tra­ta­ mien­to pa­ra ni­ños: po­see una ca­ja. tam­bién son re­ cha­ za­ dos: “Yo no quie­ ro leer. don­de su­man quin­ce pun­tos en ca­da ju­ga­da.Los sis­te­mas de con­trol ali­men­ta­rio es­tán di­vi­di­dos en una re­gión hi­po­ta­lá­mi­ca la­te­ral res­pon­sa­ble de la in­cor­po­ra­ción de ali­men­tos (in­ges­ta). ca­ sa nue­ va). pa­ra acu­mu­lar­los y po­der ga­nar) o con da­dos (ge­ne­ra­ la. Las re­vis­tas y li­bros. Cuan­do lee El prin­ci­pi­to. Afe­rra­da a un dis­cur­so ac­ tual y fác­ ti­ co. de­ter­mi­na­do por el azar. La res­ pues­ ta crea­ ti­ va es nu­ la. Cual­quier ac­ti­vi­dad nue­va. Ma­ria­na re­la­ta só­lo al­gu­nas anéc­do­tas do­més­ti­cas y. no hay ima­ gi­ na­ rio que se pue­ da asir. El jue­go es me­cá­ni­co. Aho­ ra quie­ ro un no­ vio. Al tiem­po. Lo esen­ cial es vi­ si­ ble a los ojos. Mi her­ ma­ na con­ si­ guió uno”. con va­ria­dos ma­te­ria­les que pue­ de uti­ li­ zar si así lo de­ sea. Le di­ je a Miss (se­ ño­ ra). No com­ pren­ de las tra­ mas.” La ima­ gen en la pan­ ta­ lla só­ lo la re­ tie­ ne por se­ gun­ dos. El mi­rar te­le­vi­sión va acom­pa­ña­do de un in­ten­so deam­bu­ lar por la ca­ sa. Por su­ pues­ to. Mien­tras come. ni el do­ ble sen­ ti­ do. no hay chis­ te. ya que no hay pi­ car­ día al­ gu­ na de un su­ je­ to im­ pli­ ca­ do en una tra­ma lú­di­ca. mi­ ro y ca­ mi­ no.

cuan­ do era chi­ ca y llo­ ra­ ba. no co­ me. Or­ den sin frac­ tu­ ras o hian­ cias. nun­ca le fal­tó na­da”. al afir­ mar “que siem­ pre se le dio lo que pi­ dió. por­que con to­do es­to es­toy per­fec­ta”. úni­ co. su pa­dre en­tra en un im­por­tan­te pro­ ce­ so de­ pre­ si­ vo. El ca­ mi­ no de una cir­ cu­la­ción afec­ti­va es blo­quea­do.y no im­ por­ ta quién sea él. Fal­ta­ría reem­ pla­ zar el ver­ bo es­ tar por el ser. en rea­li­dad. no se ba­ ña. Nun­ca una sig­ni­fi­ca­ción di­fe­ren­te de la del pla­no de una es­ tric­ ta rea­ li­ dad. La ma­ dre di­ ce: “Me tie­ nen har­ ta. La res­ pues­ ta que ob­ tie­ ne de es­ tos dos ami­ gos (pa­ dres) es el acon­te­ci­mien­to. Yo de­ bo ser muy sa­na. La ma­ dre. Su fal­ ta de an­ gus­ tia ac­ tual fren­ te a lo que le ocu­ rre a su hi­ ja (ya que pa­ ra es­ ta ma­ dre no se tra­ ta de pa­ de­ ci­ mien­ to) no es más que la re­ pe­ ti­ ción de lo que ha ocu­ rri­ do siem­pre: la au­sen­cia de Ma­ria­na co­mo su­je­to. tra­ba­ja­rá y trae­rá el di­ne­ro pa­ra man­te­ner­la. que exis­ te pa­ ra ella. Im­po­si­ble cam­ biar de re­gis­tro. pe­día exis­tir pa­ra otro. yo la de­ ja­ ba. por una res­pues­ta co­mo­ “Ma­ ria­ na es muy aris­ ca. No se le­ van­ ta de la ca­ ma. El pe­di­do es la po­si­bi­li­dad de que al­guien anu­le su sen­sa­ción de muer­te. Du­ran­te la psi­co­te­ra­pia se tra­ta de re­cons­truir una his­to­ria a tra­vés de al­gu­nas en­tre­vis­tas con los pa­dres. la ma­te­ria­li­dad del re­ga­lo. com­ ple­ to y ab­ so­ lu­ to. Mu­cha lim­pie­za. La ma­dre des­cri­be sin di­fi­cul­tad al­gu­na un pa­sa­do don­de la co­mi­da por ex­ce­so o por de­fec­to ocu­pa un lu­gar cen­tral. re­du­cién­do­ lo a un or­ den de ne­ ce­ si­ dad. No ha he­ cho otra co­ sa en su vi­ da y le re­sul­ta im­pen­sa­ble la ne­ga­ción a sus re­cla­mos. Ella. Du­ran­te el tra­ta­mien­to. no hay lí­mi­te pa­ra cual­ quier ti­ po de exi­ gen­ cia. ca­da vez que el “mo­tor” de al­ gu­ na de sus hi­ jas no fun­ cio­ na­ ba bien. or­den y con­sul­tas mé­di­cas. Siem­pre que ha pe­ di­ do. no va a tra­ ba­ jar. a tra­ vés del cual no pue­de pe­ne­trar pre­gun­ta al­gu­na. ser sig­ni­fi­ca­da por otro. sim­ ple­ men­ te es al­ guien que ocu­ pa­ rá el lu­ gar del boy (mu­cha­cho). pa­ ra dar cuen­ ta de es­ te 240 . pi­de ser (5). es la fór­mu­la. le han da­ do la li­ te­ ra­ li­ dad de sus exi­ gen­ cias. Es su tem­pe­ra­men­to”. Ma­ria­na pi­de de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Pi­de na­cer. “Pi­do. lue­go exis­to”. el va­cío del de­seo pa­ren­tal. anu­la un cir­cui­to ima­gi­na­rio.

tam­ po­ co hay re­ gis­ tro de su fi­ lia­ ción.cir­cui­to com­ple­to. pa­ san al ideal del “po­ der má­ gi­ co” de los psi­co­fár­ma­cos que po­drán so­lu­cio­nar to­dos sus con­flic­tos. Miss es una se­ ño­ ra que de­sem­pe­ña ta­reas do­més­ti­cas. no se no­ve­lan. su gri­ to. Es­toy can­sa­do de se­pa­rar­las cuan­do pe­lean. y se atre­ ve a plan­ tear en una reu­ nión con su es­ po­ sa lo si­ guien­ te: “Así co­mo no pue­do lu­char con­tra Ma­ria­na. Así se pue­ den to­ car los ge­ ni­ ta­ les del otro se­ xo. El gru­po se mues­tra im­po­ten­te pa­ra ubi­car una pan­ta­lla que fre­ne la irrup­ción cuan­ti­ta­ti­va. Las dos tie­ nen un ca­ rác­ ter tre­ men­do. Mi­re el ras­ gu­ ño que tie­ ne en la ca­ ra. ya sea la que se di­ri­ge ha­cia el in­te­rior del apa­ra­to psí­qui­co (de­pre­sión) o al ex­te­rior (im­pul­si­vi­dad). La se­xua­li­dad se ma­ni­fies­ ta en su cru­ da rea­ li­ dad bio­ ló­ gi­ ca. en el cual la om­ni­po­ten­cia de Ma­ria­na es el re­fle­jo de la om­ni­po­ten­cia ma­ter­na. Lue­ go de unos me­ ses me­ jo­ ra no­ ta­ ble­ men­ te. que no ocu­pa lu­gar de re­fe­ren­cia ni de asi­me­tría al­gu­na pa­ra ella. His­to­ria que re­mi­te só­lo a su ca­rác­ter de acon­te­ci­mien­to. sin dis­ cri­ mi­ nar que son los del pa­ dre. que cri­ti­ca. ni di­fe­ren­cias. No hay dis­tan­cias. en la me­ di­ da en que no es de­seo pa­ra otro. Del des­co­no­ci­mien­to to­tal de que exis­tían me­di­ca­men­tos pa­ra el con­ trol de la depresión. su vio­ len­ cia. El boy es sus­ cep­ ti­ ble de ser al mis­ mo tiem­ po el no­ vio bue­ no y tra­ ba­ ja­dor. por­ que no hay sue­ ño. de­nun­cian su des­ga­rra­mien­to y la ex­clu­sión de to­da po­si­bi­li­ dad de na­ cer a su pro­ pio de­ seo. que ha­bla con las ve­ci­nas. Qui­ zá su lla­ ma­ do. y que es una bue­na in­for­man­te de la rea­li­dad bio­grá­fi­ ca. Ma­ ria­ na no ocu­ pa nin­ gún lu­ gar en el sue­ ño ma­ ter­ no. No hay re­cu­bri­mien­to sim­bó­li­co. tam­po­co lo pue­ do ha­ cer con mi se­ ño­ ra. ¿Por qué nos lla­ ma boy y miss?” Ma­ria­na pue­de em­pe­zar a ha­blar. 241 . ni des­pla­za­mien­tos. La de­man­da fa­mi­liar mar­ca la im­pres­cin­di­bi­li­dad de una me­di­ca­ción que lo­gre me­jo­rar la de­pre­sión del pa­dre. El pa­dre es tra­ta­do con an­ti­de­pre­si­vos y psi­co­te­ra­pia. És­ tos no se en­ gar­ zan en una red es­ truc­ tu­ ral que les otor­ gue sig­ni­fi­ca­ción. Por lo tan­ to. Boy es un jo­ ven o un ami­ go.

Al re­gre­sar de su via­je es­tá del­ga­da. En­su­cia­ba lo que ma­má lim­pia­ba. se ha­ce in­so­por­ta­ble y de­be de­sa­pa­re­cer. las chi­ cas sa­ lían con ellos. ra­ras”. Me pe­ lea­ ba con mi her­ma­na. Es­ta creen­cia ab­so­lu­ta en una re­don­dez im­pla­ca­ble de­no­ta la au­sen­cia de un ori­gen ba­sa­do en la sen­so­ria­li­dad. so­ bre la cual de­ be­ ría re­caer la in­ves­ti­du­ra nar­ci­sis­ta. T. que co­ mo tal de­ be des­ truir­ se. cuer­po ma­te­rial de­for­me. de­ter­mi­na que él mis­mo pue­da ver­se en una di­men­sión acor­de al prin­ ci­ pio de rea­ li­ dad. ex­ ce­ de los mar­ cos del es­pe­jo.: —¿Qué té pa­ sa a vos con la mal­ dad? M. Des­ pués de un año de tra­ta­mien­to se ini­cian re­la­tos vin­cu­la­dos a las tra­mas no­ve­ les­cas te­le­vi­si­vas. El gru­ po de va­ ro­ nes se em­ bo­ rra­ cha­ ba. Le in­te­re­sa la mal­dad de al­gu­nos per­so­na­jes. Ma­ ria­ na se ve a sí mis­ ma co­ mo es vis­ ta: mo­tor que no fun­cio­na. Que una ma­ dre pue­ da ver a su hi­ jo en un cir­ cui­ to li­ bi­ di­ nal. Gri­ta­ba por 242 . To­do pa­re­ce ha­ber co­men­za­do an­tes de su via­je de egre­sa­dos a Ba­ri­lo­che. Ma­ria­na pue­de re­cor­dar: “Mis ojos mi­ ra­ ban mal. Ma­ria­na sien­ te que esa ima­ gen ocu­ pa to­ do el es­ pa­ cio. Me que­ da­ ba so­ la. si­len­cio­sa y muy in­tro­ ver­ti­da. Exis­te aquí un cuer­ po y no su re­ pre­ sen­ ta­ ción.Se in­ten­ta ha­cer his­to­ria de los acon­te­ci­mien­tos que de­sen­ ca­de­na­ron su cri­sis.: —¿Por qué? M. ¿có­ mo lo­ grar que la pre­ sen­ cia fác­ ti­ ca de lo vi­ si­ ble. Te­ nía mie­do. su tras­tor­no apa­re­ce más ní­ti­da­men­te a tra­vés de la cons­truc­ción alu­ci­na­to­ria de su pro­pia ima­gen im­pre­sio­nan­te­men­te vo­lu­mi­no­sa. Pe­ ro. Pa­sa­do el mo­men­to de re­trac­ción. se trans­ for­ me en au­ sen­ cia que per­ mi­ta la in­te­rro­ga­ción? Ma­ ria­ na co­ mien­ za a ha­ blar po­ co a po­ co. T.: —Bue­no… —pa­re­ce que­dar sor­pren­di­da al no en­con­ trar fun­da­men­tos pa­ra es­tos ca­li­fi­ca­ti­vos— Ha­cía lío y só­lo co­ mía pos­ tres con dul­ ce de le­ che y ga­ lle­ ti­ tas. Im­po­si­bi­li­dad ra­di­cal de pro­yec­tar una re­pre­sen­ta­ción del cuer­po en una ima­ gen vi­sual.: —Yo an­ tes era muy ma­ la y ca­ pri­ cho­ sa. Veía las co­sas dis­tin­tas. Tam­bién aquí el vín­cu­lo pri­ma­rio ad­quie­re no­to­rie­dad.

A me­di­da que el tra­ta­ mien­ to avan­ za. con el ob­je­ti­vo de ar­mar una co­lec­ción.cual­ quier co­ sa. nu­me­rar paí­ses que co­no­ce. co­lec­cio­nar bo­te­lli­tas. Siem­ pre me di­ je­ ron que era ma­ la y lo­ ca —lo di­ ce mur­ mu­ rán­do­lo–.: —Que­dar­se quie­ta —se ríe—. Ha­ bla de ello y se sor­ pren­ de a sí mis­ ma. si­ no de abrir un es­ pa­ cio pa­ra que Ma­ria­na in­te­rro­gue.: —¿Por qué no los po­ dés com­ prar vos? M. Via­ jar. cu­bier­tos y pla­tos de los ser­ vi­ cios de co­ mi­ da de los avio­ nes. Poldy Bird es so­ña­do­ra. con gra­ba­cio­nes pa­ra ado­les­cen­tes).: —Me gus­ ta que vos los com­ pres y los lea­ mos en el con­sul­to­rio. Apa­re­cen de­seos de co­ci­nar y afir­ma que lo sa­ be ha­ cer.: —¿ Y vos. que en­tre­ga al pro­ fe­ sio­ nal.: —To­dos. pa­ ra que le com­ pre ejem­ pla­ res de Poldy Bird (au­to­ra de re­la­tos pa­ra ado­les­cen­tes). Co­mien­ za a es­ cu­ char mú­ si­ ca en su ca­ sa y a via­ jar so­ la (con el walk­ man. Só­lo su­su­rra al­go del ver y del acu­mu­lar. Yo an­tes es­ta­ba lo­ca. exi­ gi­ dos co­ mo tro­ feos 243 . lo re­ co­ no­ ce y sur­ ge la po­si­bi­li­dad de ha­cer un cur­so de de­co­ra­ción de tor­tas. co­ mien­ za a traer fo­ tos y una agen­ da que ador­ na con cal­co­ma­nías. T. Me por­ ta­ ba muy mal. Igual que la pa­ la­ bra no­ vio. cuan­ do se da cuen­ ta de que des­ co­ no­ ce el te­ ma. T. Acu­mu­lar per­fu­mes com­pra­ dos en los ae­ro­puer­tos. la pa­ la­ bra via­ je se con­ ge­ la en el dis­ cur­ so. Ver ciu­da­ des.: —¿Quié­nes lo di­je­ron? M. T. Con­si­gue pa­ra ca­da se­sión di­ne­ro. Quie­ re li­ bros de la te­ ra­ peu­ ta o que sea ella la en­ car­ ga­ da de ad­qui­rir­los. T.: —Yo ten­ go un sue­ ño. Re­gu­la­dos los ni­ve­les cuan­ti­ta­ti­vos a tra­vés de los psi­co­fár­ ma­cos. Aquí no se tra­ ta de un ma­ ter­ na­ je. te­ nés sue­ ños? M. No hay na­ da en el or­ den de la sig­ ni­ fi­ ca­ ción que la sos­ten­ga. Ma­ria­na adel­ga­za y su­pe­ra los efec­tos se­cun­da­rios (au­men­to del ape­ti­to) de la me­di­ca­ción.: —¿Qué es por­ tar­ se bien? M.

Pi­ de que se la ubi­ que en al­ gún lu­ gar del con­ sul­ to­ rio. Sus cir­cui­tos de­li­ran­ tes no se han pre­ sen­ ta­ do más y su es­ ta­ do afec­ ti­ vo se man­ tie­ ne equi­li­bra­do. apa­re­ce nue­va­men­te al­gu­na sin­to­ma­to­lo­gía que orien­te ha­cia al­gún ti­po de re­cu­rren­cia de la en­fer­me­dad. a tra­ vés del cual su­ po­ ne en el otro al­ gu­ na con­ je­ tu­ ra. PSI­CO­NEU­RO­BIO­LO­GÍA Y PSI­CO­PA­TO­LO­GÍA DEL TRAS­TOR­NO ES­QUI­ZOA­FEC­TI­VO Las se­ries com­ple­men­ta­rias com­bi­nan fac­to­res cons­ti­tu­cio­na­les y ca­rac­te­res par­ti­cu­la­res del vín­cu­lo 244 .a la aza­fa­ta. El pe­so es nor­mal y es­ta­ble. se ini­ cia una gra­ dual sus­ pen­ sión del tra­ ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co. du­ran­te los me­ses de re­duc­ción de las do­sis. La evo­lu­ción po­drá es­ta­ble­cer si cier­tas cues­tio­nes de su vi­ da. 6-4. de ser con­ je­ tu­ ra pa­ ra otro. aun­ que la es­truc­tu­ra de és­tos qui­zás no co­rres­pon­dan a lo que me­tap­si­ co­ló­gi­ca­men­te se de­fi­ne co­mo tal. Lue­ go de tres años. El tras­tor­no hi­per­ten­si­vo es­tá con­tro­la­do sin me­di­ca­ ción. así se la pue­ de re­ cor­ dar cuan­ do no es­ tá. Ma­ria­na tie­ne hoy in­te­rés por la vi­da. Hoy Ma­ ria­ na tie­ ne lo que ella lla­ ma de­ seos. Se tra­ta de pes­qui­sar si. La po­si­bi­li­dad de trans­fe­ren­cia ha abier­to un res­ qui­ cio. más no lo esen­ cial. de es­ tar en la ca­ be­ za de otro. Sien­ te la ne­ ce­ si­ dad de exis­ tir pa­ ra otro. Re­pen­ti­na­men­te em­pie­za a in­te­re­sar­se por la vi­da pri­va­da de la te­ra­peu­ta e in­te­rro­ga so­bre lo fa­mi­liar (quie­re sa­ber sí tie­ ne ma­ ri­ do. Quie­re con­ti­nuar con sus se­sio­nes. Tie­ne no­vio y bus­ca tra­ba­jo. Son re­lle­nos cir­cuns­cri­tos que in­ten­tan dar ca­bi­da a una au­sen­cia. El tra­ta­mien­to in­ter­dis­ci­pli­na­rio ha per­mi­ti­ do que Ma­ria­na tran­si­te por los des­fi­la­de­ros de su an­ti-prin­ci­ pi­to. pue­ den lle­ gar al­ gún día a “ser in­ vi­ si­ bles a sus ojos” (11). Au­sen­cia de un su­je­to que de­ bió cons­ ti­ tuir­ se co­ mo efec­ to de un otro que lo iden­ ti­ fi­ ca­ ra co­mo hu­ma­no. Es la pri­ me­ ra vez que Ma­ ria­ na pre­gun­ta. hi­ jos. por­que di­ce que a tra­ vés de ellas pue­ de co­ no­ cer­ se ca­ da día más. etcétera). A la se­ sión si­ guien­ te trae una fo­ to de ella.

Las fa­llas a ni­vel de lo or­gá­ni­co se ma­ni­fies­tan por dos al­te­ra­cio­nes: hi­per­ ten­sión ar­te­rial e hi­po­fun­cio­na­mien­to ti­roi­deo (tras­tor­nos a ni­ vel de la cons­ ti­ tu­ ción del yo real pri­ mi­ ti­ vo). Es­tos me­ca­nis­mos in­ten­tan pro­te­ger al apa­ra­to de un acú­mu­lo de ex­ci­ta­cio­nes. Con re­ la­ ción a su cuer­po es pu­ra ma­te­ria­li­dad. Es­to pro­du­ ce la fa­ lla sus­ tan­ cial de su tras­ tor­ no psí­ qui­ co. au­di­ti­vo. En cuan­ to a las fa­llas a ni­vel de su cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va. agre­si­vi­dad). En es­tos mo­men­tos se da. bu­li­mia. que cir­cu­la en­ tre la ma­ nía y la de­ pre­ sión. – vin­cu­la­do a su es­ta­do afec­ti­vo de ti­po cí­cli­co. Ellos son ex­ pre­ sio­ nes fác­ ti­ cas y li­ te­ ra­ les que dan cuen­ ta de una ca­ ren­ cia en el or­den de la li­bi­di­ni­za­ción. La com­ple­ji­dad de la pro­ble­má­ti­ca de Ma­ria­na re­mi­te a la su­per­po­si­ción de tres tras­tor­nos: – en re­ la­ ción con su cuer­ po. y és­te les atri­bu­ye un ori­gen en un ob­je­to an­he­la­do.. a ni­ vel de la cons­ti­tu­ción del yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do..] Es que el ob­ je­ to es in­ ves­ ti­ do 245 .pri­ma­rio. No po­see mol­ des don­de reen­con­trar una ima­gen vía pro­yec­ción. ce­nes­té­si­co. – a ni­vel de su cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va. in­ves­ti­do co­mo ideal. se evi­den­cian en las di­fi­cul­ta­des pa­ra la crea­ción de ni­ve­les ima­gi­na­rios y sim­bó­li­cos. una con­den­sa­ción en­tre el mo­de­lo y el yo. [. de ca­rác­ter ol­fa­to­rio. pues. Es­ tos mol­ des son imá­ ge­ nes pa­ ra la iden­ti­fi­ca­ción del Yo. Ma­ria­na es un cuer­po que “pa­re­ce pa­ti­nar en va­cío al­re­de­dor del nar­ci­sis­mo” (5). en el que el Yo se reen­ cuen­ tra. que pro­du­cen des­car­gas en­dó­ge­nas y exó­ge­nas (im­pul­si­vi­dad. que dan una cua­li­dad es­pe­cí­fi­ca al nú­cleo tó­xi­co. vi­sual. Pa­ra Mal­davsky: Es­tos mol­des eró­ge­nos de­vuel­ven al ni­ño una ima­gen pro­yec­ ta­da de sí. iden­ti­fi­ca­do con la ima­ gen pro­ ve­ nien­ te de aquél. tan­to en re­la­ción con su ima­gen cor­ po­ral co­mo con su dis­cur­so. És­te se ca­rac­te­ri­za por una des­re­gu­la­ción de las vías do­pa­mi­nér­gi­cas y se­ro­to­ni­nér­gi­cas.

(7). Las fa­llas en es­tos pro­ce­sos iden­ti­fi­ca­to­rios de­ter­mi­nan la im­po­si­bi­li­dad de cons­ti­tuir las po­si­cio­nes ma­dre y pa­dre co­mo idea­les. La per­ ma­ nen­ cia de un cli­ma afec­ti­vo de re­co­no­ci­mien­to por par­te de la ma­dre es re­qui­si­to pa­ra ela­bo­rar el dra­ma plan­tea­do por la de­vo­ra­ción. Ella ríe cuan­ do re­ co­ no­ ce en el ros­ tro del otro un sig­ no que de­ mues­ tre que es­ tá vi­vo. En es­te mo­men­to. la zo­na do­mi­nan­te. sin di­fe­ren­cias (7).tam­ bién co­ mo mo­ de­ lo. Es es­ ta con­ ti­ nui­ dad de rê­ve­rie la que pro­ pi­ cia la trans­ for­ ma­ ción de la ora­ li­ dad in­ cor­ po­ra­ti­va en un pro­ce­so de ti­po iden­ti­fi­ca­to­rio. por el ca­ mi­ no de la iden­ ti­ fi­ ca­ ción pri­ma­ria. en cuan­to al va­lor psí­ qui­ co de la ero­ ge­ nei­ dad. afir­ ma: “Por la des­ car­ ga so­ bre el ca­mi­no de la al­te­ra­ción in­te­rior un in­di­vi­duo ex­pe­ri­men­ta­do ad­vier­te el es­ta­do del ni­ño” (2). es de­ cir. ya que el es­pe­jo de­vuel­ve una vo­lup­tuo­sa y vo­lu­mi­no­sa re­don­dez que Ma­ria­na in­ten­ta des­truir a tra­vés de la ano­re­xia. el Yo es­ta­ble­ce un vín­cu­lo con sus pro­pios pro­ce­sos pul­sio­na­les. un de­ sa­ rro­ llo de afec­ to del or­ den de la con­ vic­ ción en cuan­ to a su ser. co­ mo el lu­ gar en el que el Yo en­ cuen­ tra no só­lo una sa­tis­fac­ción de sus ne­ce­si­da­des. miss (se­ ño­ ra) y Ma­ ria­ na (hi­ ja). El in­ten­to iden­ti­fi­ca­to­rio tra­ta de pro­du­cir­se con una ima­gen alu­ci­na­to­ria. son tres pie­ zas con­ fun­di­das de un en­gra­na­je sin po­si­cio­nes. Me­dian­te la pro­yec­ción de la ero­ge­nei­dad en la sen­so­ria­li­dad. si­no ade­más un sen­ ti­ mien­ to de sí. en­tre la ex­ci­ta­ción en­dó­ ge­na y la ac­ción es­pe­cí­fi­ca que pro­vie­ne del au­xi­lio aje­no. Si la cons­ti­tu­ción del yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do im­pli­ca la iden­ti­ fi­ca­ción con una ima­gen to­ma­da co­mo mo­de­lo. en la cual pue­da en­con­trar re­fle­ja­do el cuer­po pro­pio. a par­tir de la con­fi­gu­ra­ción de una rea­li­dad sen­so­rial. el or­den de lo pla­cen­ te­ro se ins­ta­la a par­tir del en­cuen­tro. en Ma­ria­na es­te pro­ce­so fa­lla. Ma­ria­na las­ti­ma a su ma­ dre y le gus­ ta que reac­ cio­ ne an­ te el do­ lor. Es­te in­ten­to es de­vas­ta­dor. y la iden­ti­fi­ca­ción con la ima­gen pro­ve­nien­te de és­te. en el Pro­yec­to. que pue­ de lle­ var a des­ truir el ob­ je­ to. Ex­pe­ri­men­ta­do im­ pli­ ca la crea­ ción de un es­pa­cio de con­je­tu­ra por par­te del in­di­vi­duo au­xi­lia­ 246 . Des­de la ex­pe­rien­cia de sa­tis­fac­ción. Freud. don­de se con­fi­gu­ra un mo­de­lo. es la oral. Boy (jo­ven).

a sa­ber. an­ te el cual se mo­ de­ la y an­ ti­ ci­ pa la for­ ma pro­pia. po­ ne en jue­ go la ma­ ra­ vi­ llo­ sa transformación ima­gi­na­ria. en cam­bio otras per­cep­cio­nes vi­sua­les coin­ci­di­rán en el su­je­to con el re­cuer­do de im­pre­sio­nes vi­sua­les pro­pias. Un ob­je­to co­mo es­te –di­ce Freud– es si­mul­tá­nea­men­te. es por­ que la con­ je­ tu­ ra que la hu­bie­ra in­clui­do en la di­men­sión ima­gi­na­ria es­tá au­sen­te: “Fal­tó la ma­dre se­duc­to­ra de la fan­ta­sía ori­gi­na­ria” (5). És­te es el mo­men­to de la iden­ti­fi­ca­ción pri­ma­ria. el pri­mer ob­je­to de sa­tis­fac­ción. por­que és­ta se ha­lla au­sen­te. El ni­ ño es­ tá en otro que ga­ ran­ ti­ za su ser. por el ro­deo a tra­ vés del ob­ je­ to. Es­ ta eta­ pa co­ rres­ pon­ de a la fa­ se oral. 247 . al de­ cir de Freud. en un to­do se­me­jan­tes. el pri­mer ob­je­to hos­til. de su cuer­po pro­pio (2). Ha­brá en­ton­ces un re­co­no­ci­mien­to de lo pro­pio. en la cual la car­ ga de ob­je­to y la iden­ti­fi­ca­ción no se dis­tin­guen en­tre sí. ya que pa­ ra él só­ lo es po­ si­ ble en­ ten­ der a su hi­ ja des­ de el úni­ co re­ gis­ tro que exis­te: el de la ma­te­ria­li­dad. así co­mo el úni­co po­der au­xi­lia­dor: So­bre el pró­ji­mo en­ton­ces. “Ya no creo más en mi neu­ ró­ ti­ ca” (3). Aper­tu­ra y na­ci­mien­to del su­je­to psí­qui­co. Con­je­ tu­ra que des­bor­da el pla­no ali­men­ta­rio real. por la con­ je­ tu­ ra. pa­ra ubi­car­se en el or­den de la sig­ni­fi­ca­ción. don­de el sín­to­ma mues­tra el re­cu­bri­ mien­ to de lo fác­ ti­ co. Si Ma­ ria­ na no en­ cuen­ tra su pro­ pio es­ ta­ do a tra­ vés del ob­ je­ to y. por lo tan­ to. apren­de el ser hu­ma­no a dis­cer­nir. En Ma­ ria­ na no hay in­ te­ rés por el se­ cre­ to. An­tí­po­das del des­cu­bri­ mien­to psi­coa­na­lí­ti­co. Es que los com­ ple­ jos de per­ cep­ ción que par­ ten de es­ te pró­ ji­ mo se­ rán en par­ te nue­ vos e in­ com­ pa­ ra­ bles (sus ras­ gos en el ám­ bi­ to vi­sual).dor acer­ca del sen­tir an­he­lan­te y me­nes­te­ro­so del be­bé. Ma­ ria­ na se sien­ te co­ mo un cuer­ po que fue arro­ ja­ do en es­ te mun­ do. no le en­ cuen­ tra sen­ ti­ do a la vi­ da. sien­ te su no ser. El ob­ je­ to que se brin­ de a la per­ cep­ ción de­ be ser pa­ re­ ci­ do al su­je­to. El otro au­ xi­ lia­ dor en es­te ca­so no pro­po­ne fi­su­ra ni in­te­rro­ga­ción al­gu­na. que Freud des­cri­be co­mo “la for­ma más pri­mi­ti­va de la­zo afec­ti­vo con un ob­je­to” (4). en el lu­ gar del ideal. un pró­ji­mo.

que per­mi­ta or­ga­ni­ zar el or­ den de lo re­ pri­ mi­ do [. tie­ ne que ha­ ber un res­ qui­ cio. Su fun­cio­na­ mien­ to psí­ qui­ co di­ fie­ re de aquel que ope­ ra en el de­ seo. por­ que no hay na­da pa­ra re­pri­mir (1). No pue­de ubi­car­se co­mo pan­ta­lla pro­tec­to­ra an­ties­tí­mu­lo de las ex­ci­ta­cio­nes en­dó­ge­nas de su hi­ja.]. su pro­pia es­fin­ge. pa­ra ca­da cual. inau­gu­ra­do a par­tir del enig­ma que plan­tea.. ge­ne­ran­do en Ma­ria­na un cir­cui­to de es­ta­sis de ten­sio­nes. Pa­ ra que el ni­ ño es­ truc­ tu­ re una pre­ gun­ ta. Por lo tan­ to. La ma­dre de Ma­ria­na se cons­ti­tu­ye en es­tí­mu­lo es­tre­sor por ex­ce­len­cia. que Ma­ria­na pa­re­ce ha­ber pa­de­ci­do des­de su tem­pra­na in­fan­cia. El abor­da­je múl­ti­ple es ne­ce­sa­rio cuan­do co­mo en es­te ca­so se rea­li­za el diag­nós­ti­co de una pa­to­lo­gía mix­ta. Hay en es­te ca­so una hi­per­pre­sen­cia ma­ter­na im­preg­na­da de una su­til vio­len­cia. el apa­ ra­ to que­ da de­ gra­ da­ do en su fun­ cio­ na­ mien­ to y re­ mi­ ti­ do a un or­ den de neu­ ro­ nas y ener­ gía. con la su­per­ po­si­ción de es­tos tres tras­tor­nos: el or­gá­ni­co (cuer­po). En Ma­ria­na no hay cu­rio­si­dad. no se ha or­ga­ni­za­do nun­ca la po­si­bi­li­dad de un se­cre­to (de un enig­ma). Si es­to no ocu­rre. La au­sen­cia de cua­li­fi­ca­ción ma­ter­na (fal­ta de la con­je­tu­ra) im­po­si­bi­li­ta que se cons­ti­tu­ya el to­pe a las des­car­gas en­dó­ge­ nas. por don­ de la in­ ti­ mi­dad ma­ter­na se trans­for­me en al­te­ri­dad.. 248 . Por el con­tra­rio. ya que des­de la in­dis­ cri­mi­na­ción ma­ter­na mis­ma. ya no es­ ta­ mos en­ ton­ ces en el or­ den de lo re­ pri­ mi­ do. En és­ te la pul­sión ins­crita en el in­cons­cien­te tran­si­ta un cir­cui­to in­te­ rro­ga­ti­vo. a los sue­ños. ni pre­gun­ta.Di­ce Sil­via Bleich­mar: No se cons­ti­tu­ye un es­pa­cio di­fe­ren­cial. La me­tá­fo­ra es fun­dan­te del in­cons­cien­te. ella apor­ta las pro­pias. a las teo­ rías se­xua­les in­fan­ti­les. Es­te es­pa­cio re­pre­sen­ta­cio­nal sos­tie­ne una in­te­ rro­ ga­ ción pa­ ra el ni­ ño que da­ rá lu­ gar a la fan­ ta­ sía. Es­te fac­tor pro­du­ce una des­re­gu­la­ción. las fa­llas en la es­truc­tu­ra­ción de la re­pre­sen­ta­ción-cuer­po (cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va) y el es­ta­do ma­nía­co-de­pre­si­vo cí­cli­co. a los re­cuer­dos en­cu­bri­ do­res. con im­por­tan­tes tras­tor­nos a ni­vel de la neu­ro­trans­mi­sión. en el in­ten­to de de­ve­lar­la.

que ac­ túan so­ bre el AD­ N/ARN en la trans­ mi­ sión del flu­jo in­for­ma­ti­vo neu­ro­nal a lo lar­go del tiem­po. en el afán de cum­ plir el prin­ ci­ pio de iner­ cia. vin­cu­la­da a su es­ta­do afec­ ti­ vo de ti­ po cí­ cli­ co (que cir­ cu­ la en­ tre la ma­ nía y la de­ pre­ sión). o con­ser­van­do su ge­no­ti­po. se di­ri­gió a con­tro­lar la des­re­gu­la­ción emo­cio­nal con an­ti­ci­clan­tes (des­re­gu­la­ción ga­baér­gi­ca). La te­ra­péu­ti­ca psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca tie­ne por ob­je­ti­vo man­ te­ner las res­pues­tas neu­ro­quí­mi­cas ade­cua­das a lar­go pla­zo. La uti­li­za­ción de éstos per­mi­tió dis­mi­nuir los ries­gos de los efec­tos ad­ver­sos neu­ro­ló­gi­cos de los con­ven­cio­na­ les o tí­pi­cos. que da ori­gen a las pro­teí­nas en­car­ga­das de al­ma­ce­nar o trans­mi­tir la in­for­ma­ción en el or­ga­nis­mo). Una vez su­pe­ra­da la agre­si­vi­dad y las con­duc­tas bi­za­rras du­ran­te un tiem­po fue ne­ce­sa­ria la ad­mi­nis­tra­ción de an­ti­de­pre­si­vos de ti­po IRSS. La des­re­gu­la­ción do­pa­mi­nér­gi­ca in­ clu­ yó el uso de neu­ro­lép­ ti­cos atí­pi­cos. se pu­ so en jue­ go una pan­ ta­ lla pro­ tec­ to­ ra fren­ te a los es­tí­mu­los en­dó­ge­nos pro­pi­cian­do el es­pa­cio pa­ra el pro­ce­sa­ mien­to psí­qui­co. De es­ta ma­ne­ra la cé­lu­la al­te­ra el blue print (an­te­ pro­yec­to ori­gi­nal). Los pro­ce­sos de­pre­si­vos gra­ves o las es­ti­mu­la­cio­nes am­bien­ ta­les fuer­te­men­te es­tre­so­ras pue­den mo­di­fi­car las ca­de­na del AD­N/ARN. pro­du­ce cam­bios fun­cio­na­les. De es­ta for­ ma.que exi­ ge la pues­ ta en jue­ go de des­ car­ gas en­ dó­ ge­ nas y exó­ ge­ nas. La re­gu­la­ción en la neu­ro­trans­mi­sión. pa­ra con­tro­lar los sín­to­mas de­li­ran­tes y de ex­ci­ta­ ción psi­có­ti­ca. pa­ ra evi­ tar que el apa­ ra­ to se vea inun­ da­ do por intensas ex­ci­ta­cio­nes. 249 . ya sea en el pro­ce­so nu­ clear de la trans­ crip­ ción (ADN a ARNm) o ci­ to­ só­ li­ co de la tra­duc­ción (sín­te­sis pro­tei­ca. per­mi­te co­rre­gir fac­to­ res pro­ tei­ cos. ya que la po­ si­ bi­ li­ dad de pa­ sa­ je al de cons­ tan­ cia y lue­ go al de pla­ cer se en­cuen­tra blo­quea­da por los ca­rac­te­res par­ti­cu­la­res del vín­cu­ lo pri­ma­rio. pa­ra me­jo­rar los sín­to­mas de­pre­si­ vos y de im­pul­si­vi­dad bu­lí­mi­ca (des­re­gu­la­ción se­ro­to­ni­nér­gi­ca). Se pro­du­cen re­pe­ti­cio­nes rei­te­ra­das de va­cia­ mien­ to. La es­tra­te­gia psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca. El es­trés pue­de pro­du­cir al­te­ra­ción del c-fos. que ten­dría di­rec­ta re­per­cu­sión en el flu­jo in­for­ma­ti­vo.

in­duc­ción a mo­di­fi­ca­cio­nes in­mu­no­ló­gi­cas. ya que tie­ne una in­ca­pa­ci­dad pa­ra “apren­der” (cam­biar su có­di­go ge­né­ti­co). Otros pa­cien­tes res­pon­den y apren­den. Si exis­te una “re­sis­ten­cia bio­ló­gi­ca” (im­po­si­bi­li­dad ge­né­ti­ ca). los efec­ tos clí­ ni­ cos apa­ re­cen en for­ma de tras­tor­nos de­pre­si­vos re­cu­rren­tes.Si se tra­ ta de una cé­ lu­ la neu­ ro­ nal. la neu­ro­na ne­ce­si­ta re­ci­bir per­ma­nen­te­men­ te el es­tí­mu­lo. ata­ques de pá­ni­co. És­tos tie­nen una res­pues­ta psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca más exi­to­sa. 250 . etc. De es­ta for­ma. no re­caen. es­ta­dos de im­pul­si­vi­dad per­ma­nen­te. És­te es el gru­po de pa­cien­tes a quie­nes es ne­ce­sa­rio ex­pli­car­les por qué lo más sen­sa­to es ad­mi­nis­trar la me­di­ca­ción psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca por lar­gos pe­río­ dos: res­pon­de pe­ro no apren­de. la cé­lu­la res­pon­de al es­tí­mu­lo en­via­do. por el li­gan­do exó­ge­no (psi­co­fár­ma­co). Una vez que ce­sa el es­tí­mu­lo. pe­ro no apren­de la nue­va in­for­ma­ción por­que la trans­crip­ción es blo­quea­da en al­gu­na fa­se del pro­ce­so. Si al en­ fer­ mo se le sus­ pen­ de la me­ di­ ca­ ción y re­ cae. se ex­tin­gue el efec­to te­ra­péu­ti­co. y con­se­cuen­te­men­te la ac­ción no se man­ten­drá en el tiem­ po. No so­lo res­pon­den. no se pro­du­ci­rá el efec­to del neu­roa­pren­di­za­je y neu­ro­plas­ ti­ci­dad. si­no que una vez que pa­sa un tiem­po su­fi­cien­te asin­to­má­ti­co y se sus­pen­de la me­di­ca­ción.

: Es­truc­tu­ras nar­ci­sis­tas. Saint Exu­pery. 1998. 4. H. Bue­nos Ai­res. 1986. Mo­ller. D. Amo­rror­tu. R. 2. Psi­co­far­ma­co­lo­ gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. S. to­ mo I. S.. A.: Psi­ co­ lo­ gía de las ma­ sas y aná­ li­ sis del yo. Bue­ nos Ai­res. 11. 1993. Bleich­mar. 6): 58-59. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. en Moi­zes­zo­wicz. A.: Frag­men­tos de la co­rres­pon­den­cia con Fliess. Del mi­ to a la his­to­ria. y Brons­tein. to­mo I. Moi­zes­zo­wicz. en Obras Com­ple­tas (OC). S. 1992. J. Bue­nos Ai­res.: “An­ti­de­pre­si­vos”. J. Uni­ ver­ si­ dad de San Luis.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁ­FI­CAS 1. 1986. 3. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas. J. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­ gi­cas. Gua­la.: “Es­tu­dio so­bre psio­co­bio­lo­gía del com­por­ta­mien­to im­pul­si­vo-vio­len­to y ni­ve­les de co­les­te­rol sé­ri­co”. y Za­ra­tie­gui. OC. Mal­davsky. 1998. Freud. Frie­der. Fa­cul­tad de Cien­ cias Hu­ ma­ nas. Amo­rror­tu.: “Tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co de la ur­gen­cia psi­quiá­tri­ca”. 7... OC. 1980.: La fun­ ción del fa­ lo en la lo­ cu­ ra Bue­nos Ai­res.: En los orí­ ge­ nes del su­ je­ to psí­ qui­ co. Freud. 10. Bue­nos Ai­res. Freud. Moi­zes­zo­wicz. Eme­cé. en Moi­zes­zo­wicz. S. 251 . J. Pai­dós. J. Go­di­no Ca­bas. Amo­rror­tu. 1986. 1998. 6. 5 (supl. In­ter­na­tio­nal Cli­ni­cal Psy­chop­har­ma­co­logy. S. P. Bue­nos Ai­res.: “At­tem­pe­ted Sui­ci­de: Ef­fi­cacy of Dif­fe­rent Af­ter­ca­re Stra­te­gies”. Trieb. 1991. to­ mo XVIII. Pai­dós.: “Pro­yec­to de psi­co­lo­gía”. 8. Bue­nos Ai­res. Cons­ti­tu­ción y trans­for­ma­ cio­nes. 1988.: El prin­ci­pi­to. R. 9. 5. Te­sis.

.

La de­ri­va­ción pa­ra ini­ciar un tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ti­co la sor­pren­de. por­ que co­ mo ella mis­ ma di­ ce: “Soy muy obe­ 253 . Fue bue­na alum­na y ob­tu­vo un ex­ce­len­te pro­me­dio al fi­nal de su ca­rre­ra. si­no al sos­te­ni­mien­to del lu­gar ob­te­ni­do. a la que no en­ tien­ de. Si bien ha­ bla de su de­ sa­ zón. pe­ ro acep­ ta. el dis­ cur­ so del la­ men­ to se con­ta­mi­na con su ex­ce­len­te ca­pa­ci­ta­ción pro­fe­sio­nal y con su al­to ren­di­mien­to la­bo­ral. Su di­fi­cul­tad no se vin­cu­la a la bús­que­da de tra­ba­jo. Su tí­tu­lo uni­ver­ si­ta­rio se vin­cu­la al área in­for­má­ti­ca. La om­ni­po­ten­cia cir­cu­la en el ám­bi­to in­te­lec­tual. Ha per­di­do va­rios tra­ba­jos por­que no tie­ne fuer­zas pa­ra le­van­tar­se de la ca­ma. TRASTORNO FRONTERIZO O BORDERLINE 7-1. Tam­bién en su “pre­sen­ta­ción” en el con­sul­to­rio se “co­mer­cia­ li­ za” a ella mis­ ma co­ mo buen pro­ duc­ to an­ te quien la es­ cu­ cha. ni tam­ po­ co mues­tra de­seos de en­ten­der.7. Su de­ci­sión de ha­cer una con­sul­ta psi­quiá­tri­ca tu­vo co­mo úni­co ob­je­ti­vo la ob­ten­ción de una me­di­ca­ción que le per­mi­ta ir a tra­ba­jar pa­ra ga­nar di­ne­ro. Su abul­ta­do cu­rrí­cu­lo y el “mar­ke­ting” que ha­ce de sí mis­ma le per­mi­ten ac­ce­der al área la­bo­ral sin pro­ble­mas. fal­ta o lle­ga tar­de. lo que le per­ mi­ tió ser nom­ bra­ da co­ mo ayu­ dan­ te en una de las cá­ te­ dras uni­ver­si­ta­rias. HIS­TO­RIA CLÍ­NI­CA Agus­ti­na con­sul­ta por lo que ella lla­ma “su de­pre­sión”. Ella re­la­cio­na es­ tos es­ ta­ dos con su abu­ lia.

Agus­ti­na di­ce: “Él quie­re sa­car ta­ja­da de la re­la­ción”. vi­si­ta neu­ró­lo­gos. es­te úl­ti­mo de­sa­pa­re­ce de su vi­da sin avi­so. Re­ la­ ta que su ma­ dre es una per­ so­ na muy ner­ vio­ sa que. Agus­ ti­ na tie­ ne 28 años. La co­mi­da cons­ti­tu­ye otro ám­bi­to pro­ble­má­ti­co. con­ten­ción. des­de que ella re­cuer­da. Agus­ti­na di­ce: “Ella le lle­ na la ca­ be­ za a mi pa­ pá. Des­pués de una con­ver­sa­ción “pri­va­da” en­tre su pa­dre y su no­vio. Di­ ce que su ira no es más que la res­ pues­ ta a la hos­ ti­ li­ 254 .dien­te”. Es­ ta par­ ti­ da la voy a ga­ nar yo. De aquí na­ die me mue­ ve”. El ám­bi­to te­ra­péu­ti­co se des­plie­ga en un eje ne­ta­men­te in­te­rro­ga­ti­vo. A es­te po­ten­cial des­po­jo del cual po­dría ser víc­ti­ma. de des­po­jar­lo de di­ne­ro a su pa­dre. ali­men­tos. con el ob­je­ti­vo de no pa­de­cer abu­rri­mien­to. La pa­re­ja que tie­ne ac­tual­men­te (un hom­bre vein­ti­cin­co años ma­yor que ella) tam­po­co es­tá exen­ta de es­tos ca­li­fi­ca­ti­vos. res­pon­de con agre­si­vi­ dad. “una ge­ren­ta co­pio­na” (que imi­ta su ro­pa y su es­ti­lo per­so­nal). Pe­ ro no lo van a con­ se­ guir. El cir­cui­to fa­mi­liar es­tá inun­da­do de dis­cu­sio­nes vio­len­ tas. Su pa­dre siem­ pre se hi­ zo car­ go de la en­ fer­ me­ dad de su es­ po­ sa y tam­ bién de la de su sue­ gra. Ellos quie­ ren que yo tra­ ba­ je y me man­ ten­ ga pa­ ra que me va­ ya. Di­ce ha­cer die­tas. com­pa­ñía. y él se de­ ja lle­ var. Re­ cuer­ da que ha­ ce seis años se ha­ bía ena­ mo­ ra­ do de un mu­cha­cho. de ven­ta­je­ra. las cuales dan cuen­ta de un co­mún de­no­mi­na­dor que Agus­ti­na aún no per­ ci­be. so­ bre to­ do en­ tre ella y su ma­ dre. Un “je­fe apro­ve­cha­dor”. Di­rá fren­te a es­te epi­ so­ dio que es una de las tan­ tas co­ sas que le han qui­ ta­ do. És­ ta le cri­ ti­ ca su pe­ re­ za. su ca­ rác­ ter agre­ si­ vo y la acu­ sa de la­ dro­ na de co­ mi­ da. La pre­gun­ta es tác­ti­ca pa­ra ge­ne­rar un es­pa­ cio que sea tam­bién pre­gun­ta des­de Agus­ti­na. Su ma­ dre re­ cla­ ma cons­ tan­ te­ men­ te cui­da­dos. Se pro­du­ce un gran es­cán­da­lo fa­mi­liar cuan­do se en­te­ran que ha man­te­ni­do re­la­cio­nes se­xua­les con él. La te­má­ti­ca cen­tral se vin­cu­la a las “per­so­na­li­da­des” de quie­nes la ro­dean. pe­ro en­gor­da igual. Es hi­ ja úni­ ca y vi­ ve con sus pa­ dres. Du­ran­te es­ta pri­me­ra eta­pa los es­ca­sos re­cuer­dos con­vi­ ven con el re­ la­ to de si­ tua­ cio­ nes ac­ tua­ les. “un com­pa­ñe­ ro de tra­ba­jo que quie­re se­rru­char­le el pi­so”. Du­ran­te el cur­so del tra­ta­ mien­to con­fe­sa­rá sus arre­ba­tos de vo­ra­ci­dad.

atra­co­nes ali­men­ta­rios. ho­mo­se­ xua­ les e in­ clu­ so de a tres. Si bien es­te dis­cur­so ha­ce sos­pe­char una lec­tu­ra pa­ra­noi­ ca. Pa­ra­do­jal­men­te es­te úl­ti­mo se en­cuen­tra con­ser­va­do (4). que es ab­so­lu­ta­men­te im­pres­cin­di­ble apli­car en “la sel­va en la que vi­vi­mos”. ba­ jar­ se y pa­ to­ tear a al­ gún otro con­ duc­ tor. pe­leas ca­lle­je­ras don­de es ca­paz de fre­ nar el au­ to. Ven­ gan­za y bron­ca que aún no en­cuen­tran des­plie­gue re­pre­sen­ ta­ cio­ nal. Ape­go des­me­su­ra­do y ata­que vio­len­to se cons­ti­tu­yen en el cir­cui­to que es­truc­tu­ra sus re­la­cio­nes. que Agus­ti­na no per­ci­be co­mo ta­les. hi­pe­rac­ti­vi­dad la­bo­ral. que irrum­pe y que se re­troa­li­men­ta per­ma­nen­te­men­te a tra­ vés de las res­ pues­ tas de los otros. Cho­ ques de au­to a re­pe­ti­ción. Tam­po­co hay re­gis­tro de sus me­ca­nis­mos im­pul­si­vos: com­pras des­me­su­ra­das. No con­tro­la sus im­pul­sos. sin que im­por­te el se­xo que por­te. Ella no pue­ de dar mo­ ti­ vos ni ra­ zo­ nes que. no del jui­cio de rea­li­dad. pue­dan dar cuen­ta de un sen­tir que arra­sa. Agus­ti­na no se im­pli­ca. En sus vín­cu­los se no­ta au­sen­cia de pro­ fun­di­dad (tal co­mo ocu­rre en el tra­ta­mien­to) y es­ca­sa em­pa­tía.dad del otro. pro­vo­ca­ción de pe­leas. Es­ta for­ma de co­nec­tar­se tam­bién se jue­ga en la trans­fe­ren­cia. hay aquí un tras­ tor­ no del sen­ ti­ do de la rea­ li­ dad. des­ de su sub­je­ti­vi­dad. ni le in­te­re­sa ha­cer­lo. Agus­ti­na ha te­ni­do ex­pe­rien­cias he­te­ro­se­xua­les. Va­ rios son los epi­ so­ dios en los que se pre­ sen­ tan si­ tua­ cio­ nes de des­con­trol. Ella sos­ tie­ ne que lo im­ por­ tan­ te de la se­ xua­ li­ dad se vin­ cu­ la a un sen­ tir. La son­ ri­ sa o in­ clu­ so las ri­ sas só­ lo se pre­ sen­ tan cuan­ do sub­ ya­ cen a ellas cier­ tas ideas iró­ni­cas o el en­cuen­tro fan­tas­má­ti­co con es­tra­te­gias des­ ti­ na­ das a ser más hos­ til que el otro. Su re­ la­ to y sus ges­ tos son rí­ gi­ dos. To­das es­tas con­duc­tas son sus­ten­ta­das por lo que ella lla­ma ar­gu­men­ ta­cio­nes “ló­gi­cas y co­he­ren­tes”. La psi­co­te­ra­pia atra­vie­sa por mo­men­tos en que sus in­sis­ten­tes lla­ma­dos te­le­fó­ni­cos o sus in­ten­tos de pro­lon­gar la du­ra­ción de las se­sio­nes de­no­tan una ne­ce­si­ 255 . vio­len­ta. La fun­da­men­ta­ción que ella uti­li­za pa­ra sos­te­ner es­tos ac­tos res­pon­de a un co­mún de­no­mi­na­dor: el de­seo de ha­cer jus­ti­ cia a tra­vés de una ac­ti­tud rei­vin­di­ca­to­ria. a un con­ tac­ to con el otro. Su bron­ca es vi­vi­da ex­clu­si­va­ men­te co­mo la ne­ce­si­dad de po­ner en jue­go su sa­ga­ci­dad.

Es­ to es un sa­ ca­ de­ ro de pla­ ta. Sien­ te bron­ ca por­ que “no le han da­ do”. El doc­tor y vos.: —A su her­ ma­ no. Ma­ má lo obli­ gó a pe­ lear­ se con él. T. (“Te de­jé plan­ta­da. Qui­ zás es­ to te per­ mi­ ta es­ tar siem­ pre eno­ ja­ da con los otros. Agus­ti­na pue­de co­men­zar a des­ple­gar un dis­cur­so don­de su ira y sus im­pul­sos en­cuen­tran so­por­te re­pre­sen­ta­cio­nal. Yo no voy a re­ nun­ ciar a mi lu­ gar. Si pa­ pá la hu­ bie­ ra man­ da­ do al dia­ blo a ma­ má. no lo sé. Con­ser­vó el tra­ba­jo. Las cir­cuns­tan­ cias an­ti­té­ti­cas se pre­sen­tan en sus lle­ga­das tar­de.: —¿Quié­nes em­pie­zan? A par­ tir de aquí y des­ pués de un año de tra­ ta­ mien­ to. él no hu­ bie­ ra per­ di­ do to­ do lo que per­ dió. Él per­ dió to­ do. Agus­ ti­ na sien­ te que es su ma­ dre quien en­ tra en com­ pe­ ten­ cia con ella por re­ cla­ mos de aten­ ción y cui­ da­ do. Ella no va a ob­ te­ ner lo que quie­ re. Pe­ ro creo que lo que me fal­ ta es una fa­ mi­ lia. en sus au­sen­cias. T. siem­ pre es­ tán tran­ qui­ los y ar­ mo­ nio­ sos. Es una bue­ na “pos­tu­ra” pa­ra te­ner pa­cien­tes”. Pa­ só lo mis­ mo con sus ami­ gos.”) Es­tas úl­ti­mas ac­ti­tu­des son el efec­to de la lec­tu­ra que ella ha­ ce de su tra­ ta­ mien­ to.: —Eso es lo que yo no quie­ ro.dad de in­con­di­cio­na­li­dad por par­te del otro. en rea­ li­ dad.: —Siem­ pre te­ nés ga­ nas de que los de­ más se eno­ jen con vos. T. Lo pa­ ga mi pa­ dre.: —¿Qué no te han da­ do? A. que no son más que la re­ pe­ ti­ ción de una nue­ va ven­ gan­ za. A. Su pa­ dre 256 .: —Es que. T. A. Él tie­ne que pa­gar las equi­vo­ca­cio­nes que co­me­tió.: —Es que los de­ más son los que em­ pie­ zan. T.: —¿Qué per­ dió? A. Pe­ ro no me im­ por­ ta. Agus­ti­na di­ce: “Las pas­ti­llas no me ha­cen na­da.: —Per­dió afec­tos. El “soy muy obe­ dien­ te” de un prin­ci­pio se mues­tra en con­tra­dic­ción con las con­duc­tas con­ tes­ ta­ ta­ rias que des­ plie­ ga. Acá ha­ bla­ mos y ha­ bla­ mos. Que me pier­ da a mí –se an­ gus­ tia por pri­ me­ ra vez–. Lo úni­ co que pu­do con­ser­var fue su tra­ba­jo. y no sir­ ve pa­ ra na­ da. aun­ que sea de 3 x 3.

Comien­ za a ha­ blar de su su­ fri­ mien­ to. Ne­ce­ si­ to sa­ ber quién soy”. Pe­ ro cuan­ do la ne­ na cre­ ció. un de­re­cho: el de hi­jo. con­ tra los cua­ les hay que lu­ char pa­ra rei­vin­di­car un lu­gar. Agus­ti­na con­vo­ca a su pa­dre al lu­ gar de aval de su pro­ pia vi­ da. el pi­ja­ma y el te­le­vi­sor vuel­ven a ser sus com­pa­ñe­ros. el cir­cui­to trans­fe­ ren­cial pa­re­ce cam­biar de sig­no. siem­ pre hay un otro que se cons­ti­tu­ye en re­fe­ren­cia im­pres­cin­di­ble de su pro­pia exis­ten­cia. Sus pa­dres se cons­ ti­ tu­ yen en ene­ mi­ gos. La hos­ti­li­dad de­cre­ce. La pre­ gun­ ta se ha ins­ ta­ la­ do pa­ ra ella y se­rán sus ni­ve­les de com­ple­ji­za­ción psí­qui­ca los que mar­ ca­rán el ca­mi­no de sus po­si­bi­li­da­des de sub­je­ti­va­ción. Pa­re­cie­ra que es­te pa­rén­te­sis pu­so en fun­cio­na­mien­to un de­seo de im­pli­car­se.tu­ vo dos hi­ jas: su ma­ dre y ella mis­ ma. 257 . La ri­ va­ li­ dad con es­ ta “her­ma­na ma­yor” ha si­do siem­pre des­car­na­da. un ju­gue­te pa­ra que se en­tre­tu­vie­ra. A me­di­da que el tra­ta­mien­to avan­za. Pue­de sos­te­ner un tra­ba­jo du­ran­te tres me­ses. Agus­ti­na es nue­va­men­te arro­ja­da. Si­mul­tá­nea­men­te in­te­ rrum­pe la me­di­ca­ción y su psi­co­te­ra­pia. Le re­ga­ló una mu­ñe­qui­ta pa­ra que la­va­ ra y plan­ cha­ ra. La ha­bi­ta­ción. la ca­ma. Has­ta le otor­gó una hi­ji­ta. que la com­pren­den. Des­pués de dos me­ses lla­ma pa­ra re­to­mar el tra­ta­mien­to. Pe­ ro ella sien­ te que él se es­ ca­ pa si­ gi­ lo­ sa­ men­ te de es­ ta fun­ ción y allí la ra­ bia se le tor­ na in­so­por­ta­ble. Ella sien­ te que su pa­ dre siem­ pre le dio to­ do a es­ ta her­ ma­na “dís­co­la”. Es­ te ti­ po de la­ zo se des­ li­ za ha­ cia otros vín­ cu­ los: su ma­ dri­ na y una ami­ ga se cons­ti­tu­yen en per­so­nas “con­fia­bles”. Por odio o por bús­ que­ da de amor. en la me­di­da en que sien­te que la es­cu­chan. No sa­ le y se atra­ ca con co­ mi­ da. ya que en la pri­me­ra en­tre­vis­ta de es­ta se­gun­da eta­pa di­ce: “Ya no pue­do vi­vir más así. Con es­ ta fra­ se se pre­ ci­ pi­ ta una nue­ va eta­ pa de su aná­ li­ sis. se le aca­ bó la di­ ver­ sión. Ne­ce­si­to en­ten­der es­ta bron­ca des­co­mu­nal y es­ta de­pen­den­cia. Fi­nal­men­te la des­pi­den. Al no pa­ gar sus tar­ je­ tas de cré­ di­ to o al ne­ ce­ si­ tar un ga­ran­te pa­ra com­prar un au­to.

Tras­tor­nos men­ta­les prin­ci­pa­les: tras­tor­no lí­mi­te o bor­der­li­ne de la per­so­na­li­dad (diag­nós­ti­co prin­ci­pal). En­fer­me­da­des mé­di­cas: hi­po­ti­roi­dis­mo. idea­ción pa­ra­noi­ de. En es­ te ca­ so. lue­go del tra­ta­mien­to. den­ tro de los tras­ tor­ nos de la per­so­na­li­dad. Las di­men­sio­nes diag­nós­ti­cas des­de el pun­ to de vis­ ta psi­ co­ di­ná­mi­co son: – Ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas: ira ina­pro­pia­da. – Eje V. su ubi­ca­ción no­so­grá­fi­ca ha da­do lu­gar a nu­me­ro­sas con­tro­ver­sias. es ne­ce­sa­rio des­cri­bir. – Eje II. Kern­berg se­ña­la: 258 . fa­lla en los sis­te­ mas in­hi­bi­to­rios. anal pri­ma­ria.7-2. des­re­gu­la­ción se­ro­to­ni­nér­gi­ca. Pro­ble­mas fa­mi­lia­res y psi­co­so­cia­les: pro­ble­mas re­la­ti­vos al gru­po pri­ma­rio de apo­yo (pa­dres. el diag­nós­ti­co des­de el DSM-IV es: – Eje I. – Nú­cleo tó­xi­co: hi­per­sen­si­bi­li­dad de re­cep­to­res ca­te­co­la­mi­ nér­gi­cos. las ma­ni­fes­ta­cio­nes clí­ni­cas de es­te de­sor­den psí­qui­co. – De­fen­sas: des­men­ti­da. – Fi­ja­cio­nes li­bi­di­na­les: oral se­cun­da­ria. Pa­ra com­pren­der el tras­tor­no de Agus­ti­na. DIAG­NÓS­TI­CO Des­de la psi­quia­tría. – Co­mor­bi­li­dad: Hi­po­ti­roi­dis­mo. en la re­gión del trau­ma ce­re­bral (RTC). sen­ti­mien­tos cró­ni­cos de va­cío. – Eje III. en pri­me­ra ins­tan­cia. Des­de el psi­coa­ná­li­sis. – Fi­ja­cio­nes yoi­cas: yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do. En el DSM-IV se lo agru­ pa en el eje II. el tras­tor­no fron­te­ri­zo aún no es con­si­de­ra­do co­mo una en­fer­me­dad. tras­tor­nos ali­men­ta­rios. Tras­tor­nos de la per­so­na­li­dad: tras­tor­no pa­ra­noi­de de la per­so­na­li­dad. ines­ta­bi­li­dad afec­ti­va. Eva­lua­ción de la ac­ti­vi­dad glo­bal: es­ta­bi­li­za­ción con le­ves me­jo­rías in­ter­mi­ten­tes en áreas psi­co­so­cia­les y la­bo­ ra­les. – Eje IV. ac­ti­vi­da­des la­bo­ra­les).

La ra­bia se pre­sen­ta co­mo afec­to esen­cial.. La vi­da emo­cio­nal ca­re­ce de pro­fun­di­dad. Sue­len aban­do­nar el tra­ta­mien­to ape­nas co­mien­zan a sen­tir­se de­pen­dien­tes de 259 . pe­ro la in­ten­sa des­con­fian­za que ex­pe­ri­men­tan res­pec­to de los de­más les im­pi­de crear la­zos. ten­den­cias pa­ra­noi­des o hi­po­con­ dría­cas. La dis­mi­nu­ción del to­no vi­tal es ver­ba­li­za­da a tra­ vés de sen­ti­mien­tos de va­cío y pro­fun­da so­le­dad. es­pe­cí­fi­ca y es­ta­ble. sín­to­mas ob­se­si­vo-com­pul­ si­vos (ego­sin­tó­ni­cos). acom­ pa­ña­dos mu­chas ve­ces de lo­gros la­bo­ra­les sor­pren­den­tes. Se tra­ta de su­je­tos que pre­sen­tan com­pli­ca­cio­nes. Las ca­rac­te­rís­ti­cas esen­cia­les del tras­tor­no se vin­cu­lan a: an­sie­dad flo­tan­te y di­fu­sa. Ma­ni­fies­tan des­car­gas in­dis­cri­ mi­ na­ das de agre­ sión ha­ cia el mun­ do ex­ ter­ no y ha­ cia el pro­ pio cuer­po. Al­re­de­dor de los años se­sen­ta. Las in­ves­ti­ga­cio­nes psi­co­ló­gi­cas (abu­sos trau­má­ti­cos in­fan­ ti­les). es­tos pa­cien­tes sue­len te­ner al­tos ni­ve­les in­te­lec­tua­les.. ten­den­cias se­xua­les per­ver­so-po­li­mor­fas.[el término] or­ga­ni­za­ción fron­te­ri­za de la per­so­na­li­dad es el que me­jor des­cri­be a los pa­cien­tes que pre­sen­tan una or­ga­ni­za­ción pa­to­ló­gi­ca de la per­so­na­li­dad. que apa­ren­ta­ban ser nor­ma­les. pe­ro el pa­cien­te uti­li­za una se­rie de con­si­de­ra­cio­nes “ra­zo­na­bles” pa­ra fun­da­men­tar sus ac­tos. fo­bias múl­ti­ples (que po­nen de ma­ni­fies­to ten­den­cias pa­ra­noi­des). con ca­rac­te­rís­ti­cas nar­ci­sís­ti­cas y cu­yos me­ca­nis­mos no eran neu­ró­ti­cos pe­ro tam­po­co psi­có­ti­cos. En ge­ne­ral. las neu­ro­quí­mi­cas (des­re­gu­la­ción no­ra­dre­nér­gi­ca-se­ro­ to­ni­nér­gi­ca) y las rea­li­za­das por imá­ge­nes (hi­po­flu­jos cór­ti­cotem­po­ra­les iz­quier­dos) van con­fi­gu­ran­do es­te tras­tor­no co­mo una es­truc­tu­ra. la te­ra­pia psi­coa­na­lí­ti­ca fra­ ca­sa­ba con un ti­po es­pe­cial de pa­cien­tes.] Es­tos pa­cien­tes pre­sen­tan al ini­cio del tra­ta­mien­to lo que su­per­ fi­cial­men­te pa­re­ce ser una tí­pi­ca sin­to­ma­to­lo­gía neu­ró­ti­ca (4). tan­to en el ar­ma­do de las cons­ truc­cio­nes diag­nós­ti­cas co­mo pa­ra con­se­guir un mar­co psi­co­te­ ra­péu­ti­co y psi­co­far­ma­co­ló­gi­co ade­cua­do. Sien­ten que de­pen­den afec­ti­va­men­te de los otros. la prue­ba de rea­li­dad es­tá pre­sen­te. y no un es­ta­ do tran­ si­ to­ rio que fluc­ túa en­ tre la neu­ ro­ sis y la psi­ co­ sis [. La de­pre­sión no pre­sen­ta el ca­rác­ter cul­po­so y rui­do­so de la me­lan­co­lía.

EL NÚ­CLEO TÓ­XI­CO EN EL PA­CIEN­TE BOR­DER­LI­NE A se­ me­ jan­ za de lo que ocu­ rre en los tras­ tor­ nos por an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da o por es­trés postrau­má­ti­co. es más rá­pi­da que la de las vías córtico-sub­cor­ti­ca­les res­pon­sa­bles de la eva­lua­ción res­tric­ti­va de la res­pues­ta.) tie­nen una ve­lo­ci­dad in­tra­xó­ni­ca (me­tros por se­gun­do) muy su­ pe­ rior a las vías que co­ mu­ ni­ can con las áreas ra­ cio­ na­ les (fron­tal y cór­ti­co-sub­cor­ti­cal). nú­cleo pa­ra­gi­gan­to ce­lu­la­ris. Lo mis­mo su­ce­de en la an­sie­dad ge­ne­ra­li­za­da y cró­ni­ca.éste. sin po­der in­hi­bir los es­ta­lli­dos emo­cio­na­les. Las vías que co­ mu­ ni­ can es­ tas áreas emo­ cio­ na­ les (área teg­ men­tal ven­tral. 7-3. que tra­ ba­ jan de ma­ ne­ ra con­ jun­ ta y a las que se las ha res­pon­sa­bi­li­za­do de las ex­pe­rien­cias emo­cio­na­les. por par­te de la cor­te­za fron­tal (ra­cio­nal). exis­te una in­ca­pa­ci­dad pa­ra in­hi­bir las con­duc­tas pa­to­ló­gi­cas. etc. el pa­cien­te bor­der­li­ne es­tá bioe­léc­tri­ca y neu­ro­quí­mi­ca­men­te pre­dis­pues­to a reac­cio­nar. Los cir­cui­tos lím­bi­cos (emo­cio­na­bi­li­dad) fun­cio­nan en for­ma más rá­pi­da. en si­tua­cio­nes de gran ten­ sión emo­ cio­ nal o ba­ jo el con­ su­ mo de al­ co­ hol y/o de sus­tan­cias adic­ti­vas. amíg­da­la. en las áreas lím­bi­cas y cen­trotem­ po­ ra­ les (es de­ cir. del cín­ gu­ lo pa­ ra aba­ jo y pa­ ra atrás). co­ mo tam­ bién cual­ quier re­ la­ ción en la que se pre­ sen­ te con­tac­to emo­cio­nal y en la que pue­dan sen­tir­se in­vo­lu­cra­dos. que es el en­car­ga­do del fre­no in­hi­bi­to­rio 260 . Exis­te en­ton­ces una des­re­gu­la­ción tem­po­ral en­tre el nú­cleo sep­tal-hi­po­cam­pal. se las de­no­mi­na sis­te­ma lím­bi­co (cua­dro 13. en apa­rien­cia neu­ró­ti­cos. La in­va­sión del ce­re­bro de­re­cho o ce­re­bro do­mi­nan­te so­bre el ce­re­bro ra­cio­nal dis­mi­nu­ye la ve­lo­ci­dad de co­mu­ni­ca­ción con otras áreas cor­ti­ca­les: la ve­lo­ci­dad in­tra­xó­ni­ca por las que se des­pla­za el im­pul­so ner­vio­so. ca­pí­tu­lo 1). A es­ tas vías. con un apren­di­za­je y neu­ro­plas­ti­ci­dad neu­ro­quí­mi­ca in­de­pen­dien­te y abe­rran­te. se des­com­pen­san an­te exi­gen­cias nor­ma­les de la vi­da co­ti­dia­na. Es­tos pa­cien­tes. De es­ta ma­ne­ra.

que es el que da el in­put al eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-su­pra­rre­nal (HPA). de es­ta for­ma. que per­mi­ti­rá el abor­da­je psi­co­far­ma­co­ló­gi­co más ade­cua­do. Ha­bría que di­fe­ren­ciar al pa­cien­te fron­te­ri­zo en tres sub­ti­pos: – depresivo – impulsivo – esquizoide. – Exis­te un des­po­bla­mien­to de los si­tios de re­cep­ción de se­ro­ 261 . Ca­da sub­ti­po no ex­clu­ye de ma­ne­ra ter­mi­nan­te sín­to­mas o sig­ nos de los otros. du­ rar ho­ ras o días. y el nú­ cleo pa­ ra­ ven­ tri­ cu­ la­ ris. Se se­ña­la a la im­pul­si­vi­dad y a la ines­ta­bi­li­dad co­mo sín­to­ ma blan­ co o tar­get del pa­ cien­ te fron­ te­ ri­ zo. Es­tos pa­cien­tes tam­bién pre­sen­tan una des­re­gu­la­ción se­ro­ to­ni­nér­gi­ca.del im­ pul­ so. Ello obe­de­ce a que no exis­te hi­poac­ti­vi­dad no­ra­ dre­nér­gi­ca. Fun­cio­nan con una in­con­ti­nen­cia emo­cio­nal cró­ni­ca. Ello se de­ be a que es­ tos pa­ cien­ tes tie­ nen “un rui­ do in­ ter­ no muy al­ to”. – La se­ñal pue­de ser dé­bil: po­ca se­ro­to­ni­na. los es­ta­dos de­pre­si­vos pue­den ser cí­ cli­ cos y fu­ ga­ ces. si­no una hi­per­sen­si­bi­li­dad de los re­cep­to­res no­ra­dre­nér­gi­cos (de­mos­tra­da a tra­vés del es­tu­dio de los re­cep­to­res al­fa-2-adre­ nér­gi­cos) que con­vier­te al pa­cien­te en al­ta­men­te reac­ti­vo y fre­cuen­te­men­te ines­ta­ble. pe­ ro muy ra­ ra vez se­ ma­ nas o me­ses. – La se­ñal es “su­cia”: es­tá des­com­pen­sa­da en re­la­ción con otros neu­ro­trans­mi­so­res y pro­du­ce un dis­ba­lan­ce en el cross talk (es de­cir. que no es más que una hi­per­sen­si­bi­li­dad a las se­ña­les re­ci­bi­das (de su mun­do in­ter­no o ex­ter­no). se es­ta­ble­ce un cir­cui­to de in­con­ti­nen­cia-ines­ta­bi­li­dadfrus­tra­ción-de­pre­sión. que pro­du­ce de­pre­sión se­cun­da­ria y. ni des­re­gu­la­ción de la “co­rrien­te in­for­ma­ti­va”. Tam­bién pre­sen­tan sín­to­mas es­qui­zoi­ des. En el pa­cien­te bor­der­li­ne. una co­mu­ni­ca­ción cru­za­da en­tre dos re­cep­to­res di­fe­ren­tes). a la amíg­ da­la y al lo­cus coe­ru­leus. la clasificación in­ ten­ ta des­ ta­ car que ca­ da uno po­see su iden­ti­dad psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­ca de ras­go es­pe­cí­fi­co.

En la ac­tua­li­dad. lle­ gan­ do al­ gu­ nos au­ to­ res a men­ cio­ nar el 67 % de abu­ sos se­ xua­ les y el 62 % de abu­ sos do­ més­ ti­ cos (3. El uso ade­cua­do de neu­ro­lép­ti­cos y an­ti­con­vul­si­ van­tes re­du­ce la vul­ne­ra­bi­li­dad del sín­dro­me (6). de bre­ves ex­pe­rien­cias alu­ci­na­to­rias. fun­cio­na de ma­ne­ra si­mi­lar a un su­je­to con un tras­tor­no por es­trés post-trau­má­ti­co cró­ni­co (PTSD). etc. pe­ro aso­cia­do a pa­to­lo­gía bor­der­li­ne au­ men­ ta al 20 %. ame­na­zas) y se­xua­les (cuanto más tem­ pra­ nos son. fren­te a es­tí­mu­los in­tras­cen­den­tes. acom­pa­ña­do de de­sor­ga­ni­za­ción del pen­sa­mien­to. don­de su trau­ma bio­ló­gi­co co­men­zó en la eta­pa in­fan­til con los abu­sos fí­si­cos. Se ha des­cri­to el sín­ dro­me de epi­lep­sia del ló­bu­lo tem­po­ral en pa­cien­tes con his­to­ ria de abu­ so (Brief Tem­po­ral Lo­be Epi­so­die. el ries­go es­ti­ma­do es de 5 %. se afir­ma que los abu­sos trau­má­ti­cos in­fan­ti­les es­ta­rían li­ga­dos a es­ta pa­to­lo­gía. en la cri­ sis de pá­ ni­ co. Di­fe­ren­tes es­tu­ dios re­por­tan en­tre los an­te­ce­den­tes has­ta un 81 % de his­to­ria de abu­ sos. Se pue­de com­pren­der así. que pue­de du­rar des­de mi­nu­ tos has­ta al­gu­nas ho­ras. has­ ta en un 77 %. de des­rea­li­za­ción. 10). la per­so­na­li­dad fron­te­ri­za (eje II del DSM-IV) po­ ten­ cia el ries­ go pa­ ra la ma­ yo­ ría de otros diag­ nós­ ti­ cos del eje I: por ejem­ plo. des­de el pun­to de vis­ta psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­co. au­to­ma­tis­mos. Se se­ña­la la al­ta in­ci­den­cia del abu­so de sus­tan­cias adic­ti­ 262 . Los abu­sos ver­ba­les. En re­la­ción con el ries­go sui­ci­da. que se tra­ du­ ce con un au­ men­ to de la vio­ len­ cia a ni­ vel clí­ ni­ co. que es­tán di­rec­ta­ men­te aso­cia­das a sín­to­mas di­so­cia­ti­vos. que es­ta­ría de­ter­mi­na­da por un dis­ba­lan­ce de la su­per­sen­si­bi­li­dad no­ra­ dre­nér­gi­ca y se­ro­to­ni­nér­gi­ca. Se se­ña­la que el abu­so per­sis­ten­te pue­de pro­du­cir mo­di­fi­ ca­cio­nes de la ci­toar­qui­tec­tu­ra neu­ro­nal. Es­ta des­re­gu­la­ción se­ro­to­ni­nér­gi­ca oca­sio­na una dis­ mi­ nu­ ción en el con­ trol de los im­ pul­ sos. ira in­con­te­ni­ble y des­con­trol im­pul­si­vo-vio­len­to. BTLE). con dis­tur­bios vi­sua­les. más de­ te­ rio­ ran­ tes resultan) pro­ du­cen al­te­ra­cio­nes so­bre el sis­te­ma lím­bi­co. fí­si­cos (gol­pi­zas. la hi­pe­rreac­ción. El pa­cien­te fron­te­ri­zo im­pul­si­vo. Se ca­rac­te­ri­za por ata­ques de fu­ria. ver­ba­les o se­xua­les.to­ni­na.

aso­cia­dos a vio­len­cia. Exis­ te una re­ duc­ ción pre-si­ náp­ ti­ ca de 5-HT. que son nor­ ma­ les en la vi­ da de otros su­ je­ tos. es­ te ha­ llaz­ go se re­ pi­ te en los es­ tu­ dios de 5-HT en pla­ que­ tas. en un gru­ po de pa­ cien­ tes que pre­ sen­ ta­ ban un al­ to gra­do de im­pul­si­vi­dad con sín­to­mas es­qui­zoi­des. con un au­ men­ to de la sen­si­bi­li­dad de los re­cep­to­res. mien­tras que los hom­bres uti­li­zan for­mas di­rec­tas de agre­sión. El mo­ni­to­reo de es­ tos ín­ di­ ces pue­ de ser de uti­ li­ dad pa­ ra la va­ lo­ ra­ ción de la vul­ne­ra­bi­li­dad psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­ca. Exis­te una re­la­ción in­ver­sa en­tre agre­si­vi­dad y ca­pa­ci­dad de cap­ta­ción de se­ro­to­ni­na por su re­cep­tor es­pe­cí­fi­co. Los es­tu­dios efec­tua­dos con los re­cep­to­res al­fa-2 no­ra­dre­nér­gi­cos. El 20-30 % de los pa­ cien­ tes pre­ sen­ tan una prue­ba de in­hi­ bi­ción a la de­xa­me­ta­so­na po­si­ti­va o no su­pre­so­ra (aun­ que ésta po­dría es­tar aso­cia­da a de­sór­de­nes afec­ti­vos) (ca­pí­tu­lo 4-2).vas co­mo re­cur­so de­fen­si­vo fren­te a la ex­pe­rien­cia per­ma­nen­te de va­cío in­te­rior. figura 8). dis­mi­nu­yen di­cha sen­si­bi­li­dad. bu­fo­te­ni­na y ac­ti­vi­dad me­ti­lan­te en san­ gre). en di­ chos in­di­vi­duos se de­sen­ca­de­na la cri­sis. en lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo. en­tre pa­cien­tes bor­der­li­nes y gru­ pos vio­ len­ 263 . por tal mo­ti­vo se des­ cui­dó el as­pec­to psi­co­bio­ló­gi­co. Se ha en­con­tra­do au­men­to de los ni­ve­les de de­ri­va­dos in­dó­ li­cos (di­me­tril­trip­ta­mi­na. An­te si­tua­cio­nes es­tre­san­ tes. me­ta­bo­li­to de la 5-HT). En es­te gru­po apa­re­ce tam­bién con re­sul­ta­do po­si­ti­vo el test de la Es­ti­mu­la­ción a la hor­mo­na li­be­ra­do­ra de ti­ro­tro­fi­na (TRH) (ca­pí­tu­lo 4-2) (6). crí­me­nes o a al­tos ni­ve­les de sui­ci­da­bi­li­ dad. Du­ran­te mu­cho tiem­po se con­si­de­ró es­ta pa­to­lo­gía co­mo un tras­tor­no del ca­rác­ter. Se ha po­di­do de­mos­trar que los an­ti­de­pre­si­vos de ti­po IRSS. La in­di­ca­ción psi­co­far­ma­co­ló­ gi­ca apro­pia­da po­drá ac­tuar de ma­ne­ra pro­fi­lác­ti­ca. Tam­bién se en­con­tra­ron va­lo­res ba­jos de 5-hi­dro­xiin­do­la­cé­ti­ co (5-HIAA. y co­mo con­se­cuen­cia de­cre­ce la im­pul­si­vi­dad y agre­si­vi­dad en es­te ti­po de pa­cien­tes. Las mu­ je­ res son más pro­ pen­ sas a la vio­ len­ cia ver­ bal e in­ di­ rec­ta. Es es­te el mo­men­to en el que se pue­de abor­tar la mis­ma. al au­men­tar los ni­ve­les de se­ro­to­ni­na en la si­nap­sis. Se en­con­ tró un au­ men­ to de los re­ cep­ to­ res de ti­ po 5-HT 2 (ca­ pí­ tu­ lo 1.

Se­ría lí­ci­to com­ pa­ rar­ lo con el to­ no mus­ cu­ lar (que se de­ fi­ ne co­ mo un es­ ta­ do de se­mi-con­trac­ción per­ma­nen­te del mús­cu­lo). Es im­por­tan­te te­ner en cuen­ta to­da es­ta in­for­ma­ción. re­ve­la­ron una dis­mi­nu­ ción de la mor­ta­li­dad car­dio­vas­cu­lar y un au­men­to de la im­pul­si­vi­dad sui­ci­da (1. En re­ la­ ción al electroencefalograma. la se­ro­to­ni­na y el co­les­te­rol. En to­mo­gra­fía po­si­ tró­ni­ca o fo­tó­ni­ca. 2). Así. Se ha­ce im­pres­cin­di­ble te­ner en cuen­ta es­tu­dios re­cien­tes que de­mues­tran una im­por­tan­te re­la­ción en­tre los ni­ve­les de co­les­te­rol y la im­pul­si­vi­dad. sin pa­to­lo­gía fron­te­ri­za (ex com­ba­tien­tes de Viet­nam) fue­ ron si­mi­la­res. Re­cien­te­men­te se des­cri­bió la pre­sen­cia de un to­no ce­lu­lar de­pen­dien­te de los ni­ve­les de co­les­te­rol. ya que per­mi­te lo­grar un me­jor diag­nós­ti­co. con una pers­pec­ti­va te­ra­ péu­ti­ca psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca más es­pe­cí­fi­ca. al des­cen­so del co­les­te­rol se lo re­la­cio­na con: – – – – – el em­peo­ra­mien­to del áni­mo el au­men­to de la vio­len­cia el sui­ci­dio con­su­ma­do las muer­tes vio­len­tas (ac­ci­den­tes o crí­me­nes) el au­men­to de los ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res de ti­po he­mo­rrá­gi­co. fron­tal-dor­sal y tem­po­ral. Es­te “to­no” es­ta­ría con­tro­la­do por la cor­te­za fron­tal me­dia es­tria­tal (Me­dial Es­tria­tal Fron­tal Cor­tex. aun­ que no sea ca­te­gó­ri­ca de fran­ca pa­to­lo­gía (“blan­da”). Es­te to­no es­ta­ría re­la­ cio­na­do con la ca­pa­ci­dad de res­pues­ta ce­lu­lar. apa­re­cen en un gru­po hi­po­flu­jos en las re­gio­nes iz­quier­das: fron­tal. y en el diag­ nós­ ti­ co por neu­ roi­ má­ ge­ nes un 39 % mos­ tró al­gún ti­po de al­te­ra­ción en la re­so­nan­cia o la to­mo­gra­fía com­ pu­ta­da (agran­da­mien­tos ven­tri­cu­la­res). 264 . por las neu­ ro­ nas pi­ ra­ mi­da­les. MEF).000 su­ je­ tos con un se­ gui­ mien­ to du­ ran­ te 12 años.tos. El to­no ce­lu­lar mar­ca­ría la res­pues­ta ins­tan­tá­nea de la ac­ción neu­ro­nal. que pre­ sen­ta­ban ni­ve­les ba­jos de co­les­te­rol. 46 % fue­ ron anor­ ma­ les (27 % de pa­to­lo­gía fo­cal y 19 % con al­te­ra­cio­nes ines­pe­cí­fi­ cas). Es­tu­dios de una po­bla­ción de 700.

Por con­si­guien­te. Es­ta ele­va­ción de los ni­ve­les de co­les­te­rol to­tal se acom­pa­ñan en su ac­ción an­tiim­pul­si­va y an­ti­con­vul­si­va de la ac­ti­va­ción de los re­cep­to­res pa­ra el neu­ro­trans­mi­sor in­hi­bi­to­rio gam­maami­no­bu­tí­ri­co (GA­BA) pe­ri­fé­ri­co.El gru­po de su­je­tos in­tro­ver­ti­dos no vio­len­tos pre­sen­ta to­no ce­lu­lar ba­jo. En cam­bio. por ac­ ción de la in­ hi­ bi­ ción de una li­ pa­ sa pro­ tei­ ca. Al es­ti­mu­lar la in­su­li­na dis­mi­nu­ye la pro­duc­ción de las li­po­pro­teí­nas de ba­ja den­si­dad (co­ les­ te­ rol LDL) en el hí­ ga­ do. un des­cen­so del co­les­te­rol ten­dría una dis­mi­ nu­ción de la res­pues­ta glo­bal a los psi­co­fár­ma­cos. pa­san al ac­to rá­pi­da­men­te y son con­su­mi­do­res de sus­tan­cias adic­ti­vas. las con­duc­tas agre­si­vas. lí­pi­dos y pro­teí­nas de mem­bra­na que man­tie­nen su per­mea­bi­li­dad. Es­tos úl­ti­mos res­pon­den a un psi­co­ti­po de su­je­tos irri­ta­bles: se eno­jan. Se es­ ti­ mu­ lan de es­ ta for­ ma. Se pu­do cons­ta­tar que los efec­tos an­tiim­pul­si­vos del an­ti­ con­vul­si­vo-an­ti­ci­clan­te car­ba­ma­ze­pi­na de­pen­den tam­bién del au­men­to de co­les­te­rol to­tal que pro­du­ce la car­ba­ma­ze­pi­na. de­be­rán ser uti­li­za­dos con pre­cau­ción en 265 . Ello de­pen­de de un equi­li­brio ade­cua­do de áci­dos gra­sos. La dis­mi­nu­ción del co­les­te­rol es­ta­ría im­pli­ca­da en el au­men­ to de la re­cap­ta­ción de los neu­ro­trans­mi­so­res pre-si­náp­ti­cos. El con­su­mo de al­co­hol agra­va la si­tua­ción al pro­vo­car hi­po­ glu­ce­mia y des­cen­so del co­les­te­rol. pre­sen­ta dis­mi­nu­ción del co­les­te­rol y del pool de se­ro­to­ni­na. y por vía in­ di­ rec­ta. Por con­si­guien­te. en sus fa­mi­lia­res y en per­so­na­li­da­des de ti­po aso­cial (9). po­ ten­ tes y rá­ pi­ dos en lo­ grar el des­ cen­so del co­les­te­rol. pa­ra pa­sar al in­te­rior de la cé­lu­la. De es­ta for­ma ha­bría una re­la­ción en­tre co­les­te­rol. de ca­rac­te­rís­ti­cas vio­len­tas. Pa­ra que la neu­ro­trans­mi­sión psi­co­far­ma­co­ló­gi­ca ten­ga efi­ ca­cia. re­cep­tor pre-si­ náp­ti­co y au­men­to de la in­hi­bi­ción de li­be­ra­ción de se­ro­to­ni­na. co­les­te­rol y pool se­ro­to­ni­nér­gi­co nor­mal o au­men­ ta­do con in­hi­bi­ción del sis­te­ma MEF. co­mo los usa­ dos en la ac­ tua­ li­ dad. fun­da­men­tal­men­te de be­bi­das al­co­hó­li­cas. el gru­po ex­tra­ver­ti­do con hi­per­to­no neu­ral. Tam­bién se ha­lla­ron ba­jos ni­ve­ les de co­les­te­rol en su­je­tos en­car­ce­la­dos. los fár­ma­cos hi­po­co­les­te­ri­ni­zan­tes. el psi­co­fár­ma­co se de­be aco­plar so­bre la su­per­fi­cie de la mem­bra­na ce­lu­lar.

Es en es­ta eta­pa cuan­do se pro­du­ce la uni­fi­ca­ción de las zo­ nas eró­ ge­ nas y el na­ ci­ mien­ to del yo co­ mo pri­ mer ob­ je­ to de amor. Agus­ti­na cir­cu­la en­tre el sub­ti­po de­pre­si­vo e im­pul­si­vo. men­cio­na­dos en el apar­ta­do an­te­rior. im­pul­si­ vi­dad y/o vio­len­cia. Es­tos ex­tre­mos emo­cio­ na­les son la con­se­cuen­cia de un mo­men­to par­ti­cu­lar en la cons­ti­tu­ción sub­je­ti­va: la iden­ti­fi­ca­ción pri­ma­ria. a ni­ vel del yo pla­ cer pu­ ri­ fi­ ca­ do y en la me­ di­ da 266 . pe­ro aún no pue­de ser pro­fe­ri­da (5). la pa­la­bra se en­cuen­tra ins­cri­ta en el apa­ra­to psí­qui­co. re­la­cio­na­da con me­ca­nis­mos pro­pios de la eta­pa oral. so­ bre las cua­ les el yo tie­ ne do­ mi­ nio. Es en es­ ta eta­ pa cuan­ do se pro­ du­ ce la uni­ fi­ ca­ ción de las zo­nas eró­ge­nas y el na­ci­mien­to del yo co­mo pri­mer ob­je­to de amor. En el ca­ so de los afec­ tos. Por lo tan­ to. Es­to úl­ ti­ mo es de vi­ tal im­ por­ tan­ cia. En es­tos mo­men­tos. ANÁ­LI­SIS PSI­CO­PA­TO­LÓ­GI­CO El tras­tor­no fron­te­ri­zo de la per­so­na­li­dad se ubi­ca en el mo­men­to es­truc­tu­ran­te del yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do. 7-4. Ro­tem­berg se­ña­la que: El su­je­to bor­der pa­re­ce ha­ber que­da­do trau­má­ti­ca­men­te de­te­ ni­do en el tiem­po en el cual la cons­ti­tu­ción iden­ti­fi­ca­to­ria.los pa­cien­tes que pre­sen­ten his­to­ria de ries­go sui­ci­da. El yo só­lo pue­de in­hi­ bir­los ope­ran­do so­bre las re­pre­sen­ta­cio­nes que los acom­pa­ñan (5). ase­gu­ran una ma­triz bá­si­ca que le per­mi­te ul­te­rior­men­te re­co­no­cer­se co­ mo tal (8). Agus­ti­na se en­cuen­tra ane­ga­da en el mo­men­to es­truc­tu­ran­te del yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do. ya que el yo ac­ túa de di­ fe­ ren­ tes ma­ne­ras so­bre los dos re­pre­sen­tan­tes pul­sio­na­les (re­pre­sen­ta­ ción y afec­ tos). Las re­pre­sen­ta­cio­nes in­cons­cien­tes ac­ce­den a la con­cien­cia a tra­ vés de las hue­ llas pre­ cons­ cien­ tes. és­ tos se des­ car­ gan in­de­pen­dien­te­men­te del pre­cons­cien­te.

ella se nu­ tre de su hi­ ja. Por el con­ tra­ rio. Ellas son: pla­cen­te­ras (go­ce) y dis­pla­cen­te­ras (có­le­ra y de­ses­pe­ra­ción). a tra­ vés de la cual se dre­ na la ener­ gía. La ma­dre no pue­de fun­cio­nar al mo­do de con­train­ves­ti­du­ra que fre­ ne es­ ta pér­ di­ da. Se vin­cu­lan. La au­sen­cia de neu­tra­li­za­ción ma­ter­na im­pi­de la crea­ción de rit­mos pro­pi­cia­to­ rios de ma­ ti­ ces afec­ ti­ vos. con­te­nién­do­lo en sí mis­ma o de­vol­vién­do­lo al ni­ño. los de­sa­rro­llos de afec­to que ca­rac­te­ri­zan es­te mo­men­to no pue­den ser in­hi­bi­ dos por el su­ je­ to. Es­ ta ta­ rea que­ da a car­ go de quien ejer­ za la asis­ten­cia aje­na. La pa­cien­te re­ci­cla en sus re­la­cio­nes el do­ble cir­ cui­ to de víc­ ti­ ma del apro­ ve­ cha­ mien­ to de los otros y de avi­ dez por ob­ te­ ner del otro el ser. El go­ ce es­ tá au­ sen­ te. La se­gun­da fun­cio­na co­ mo una he­ ri­ da abier­ ta.en que las pa­la­bras no pue­den ser pro­fe­ri­das. a la po­si­bi­li­ dad de en­cuen­tro o de­sen­cuen­tro con el an­he­lo de sub­je­ti­va­ ción (iden­ti­fi­ca­ción pri­ma­ria) (5). Es­te mo­men­to cons­ti­tu­ti­vo im­pli­ca la pues­ta en jue­go del jui­cio de atri­bu­ción. Las emo­cio­nes que ca­rac­te­ri­zan al yo pla­cer pu­ri­fi­ca­do son la con­ se­ cuen­ cia de afec­ tos sur­ gi­ dos en un yo ex­ te­ rior (ideal) que. es la per­ so­ na que ejer­ ce la fun­ ción ma­ ter­ na quien de­ be ubi­ car­ se pa­ra re­ci­bir lo pro­yec­ta­do. Agus­ti­na no ha re­ci­bi­do del mo­de­lo la con­fir­ma­ción de su exis­ten­cia y. se trans­ mi­ ten al pri­me­ro. res­pec­ti­va­men­te. La pri­me­ra vin­cu­la­da al fra­ca­so en la ex­pul­sión de lo dis­pla­cen­te­ro. cam­bia­do de sig­no (de dis­pla­cen­te­ro en pla­cen­te­ro). Las áreas emo­cio­ na­les tie­nen una ele­va­da ve­lo­ci­dad in­tra­xó­ni­ca. ya que el jú­ bi­ lo por la pro­ pia sub­ je­ ti­ va­ ción se vio frus­ tra­ do por la ca­ ren­ cia de una fi­gu­ra ma­ter­na que ga­ran­ti­za­ra su exis­ten­cia. por lo tan­to. La acu­sa de usur­pa­ do­ra y de la­dro­na. ve­hi­cu­li­za a tra­vés de emo­cio­nes no in­hi­bi­bles la frus­tra­ción que ello im­pli­ca. Es­ ta úl­ ti­ ma sien­ te que es­ tá vi­ va só­ lo en los mo­ men­ tos de 267 . Éste es­ta­ble­ce que to­do lo pla­cen­te­ro coin­ ci­de con el yo y lo dis­pla­cen­te­ro es ex­pul­sa­do. Es en es­tas irrup­cio­nes afec­ti­vas don­de se des­plie­ga el nú­cleo tó­xi­co que ca­rac­te­ri­za a es­ta pa­to­lo­gía. a tra­ vés del ca­ mi­ no de la iden­ ti­ fi­ ca­ ción. En es­te cir­cui­to. Ella se de­ba­ te en­tre su có­le­ra y su de­ses­pe­ra­ción. Su ma­ dre de­ po­ si­ ta en ella la avi­ dez vin­cu­la­da a su pro­pia ca­ren­cia nar­ci­sis­ta.

pe­ ro del cual di­ ce que la han echa­ do.. Es su ma­ dre quien la ha de­sa­tri­bui­do. es­ ta ma­ triz ori­ gi­ nal. so­bre to­do de ser arro­ ja­ do.. de atro­pe­llo. Su avi­dez ali­men­ta­ria de­no­ta la de­ses­pe­ra­ción por lle­nar un va­cío...ira que le per­ mi­ ten sa­ lir de su le­ tar­ go. una ima­gen [. me­dian­te un do­ble­ga­mien­to vio­len­to. un te­so­ro. co­mo per­pe­tua­ción del trau­ ma. La asis­ten­cia aje­na au­sen­te en su di­men­sión hu­ma­ni­zan­te im­po­si­bi­li­tó la in­hi­bi­ción de es­tos de­sa­rro­llos de afec­to (de­ses­ 268 . Agus­ti­na in­ten­ta com­pen­sar. el ma­so­quis­mo eró­ge­no anal pri­ma­rio. a tra­vés de sus atra­co­ nes. gra­cias al cual se en­cuen­tra con­ si­go mis­mo” (5). Es su fu­ ria rei­ vin­ di­ ca­ to­ ria la que le da ener­ gía. Pe­ro a éste se de­be agre­gar. que se vuel­ ve lo­ ca. cons­ ti­ tu­ yen la cris­ta­li­za­ción de es­te ti­po de ma­so­quis­mo. [. aque­ llo que sien­ te que le han ro­ ba­ do. de caer fue­ ra de la mi­ ra­ da del otro (5). Se obs­ ti­ na.. Agus­ ti­ na se ha en­car­ga­do de re­pe­tir en sí mis­ma. a tra­ vés de su vio­ len­ cia. lu­gar que im­pli­ca el otor­ga­mien­to del ser.] un su­je­to ex­te­rior go­za to­man­do al cuer­po del pa­cien­te co­mo ob­je­to de in­tro­yec­ción. en la que se sus­ trae una som­ bra. En ca­ da en­ cuen­ tro rei­ te­ ra el do­ lor y la ira por es­ ta frus­ tra­ ción.] un su­je­to ex­te­rior ex­trae del cuer­po del pa­cien­te.. La es­ce­ni­fi­ca­ción de bús­que­da-re­cha­zo-rei­vin­di­ca­ción ha es­ ta­ do siem­ pre pre­ sen­ te a lo lar­ go de su vi­ da. Mal­davsky se­ña­la: [. de mor­ der el pol­ vo de la de­ rro­ ta. En los mo­ men­ tos de de­ ses­ pe­ ra­ ción sien­ te que se de­ sin­ te­ gra. ex­pul­sán­do­la del cir­cui­to de la sub­je­ti­vi­dad e in­cor­po­rán­do­la pa­ra be­ne­fi­cio de su pro­pia ne­ce­si­dad. Es­tas re­pe­ti­cio­nes son las es­ce­ni­fi­ca­cio­nes del ma­so­quis­mo oral se­cun­da­rio.] [Aquí el pa­cien­te se sien­te] ob­je­to de in­jus­ti­cias. La de­ ses­ pe­ ra­ ción co­ mo afec­ to y la fan­ ta­ sía de ser ob­ je­ to de una de­ vo­ ra­ ción. en con­ quis­ tar un lu­ gar que le per­ te­ ne­ ce. en el ca­so de Agus­ti­na. Los otros siem­ pre son con­ vo­ ca­ dos a un lu­gar im­po­si­ble. En re­la­ción con es­te ti­po de ma­so­quis­mo.

Es­te úl­ti­mo só­lo es­tá pre­sen­te con re­la­ción a una ló­gi­ca abro­cha­da a la rea­li­dad. en el afán de evi­tar la con­ cien­ cia de su pro­ pia ira. por lo tan­ to. Es­te as­pec­to fue vi­si­ ble en el cur­ so del tra­ ta­ mien­ to cuan­ do Agus­ ti­ na tra­ ta de tra­ mi­tar sus im­pul­sos a tra­vés de una fun­da­men­ta­ción “ra­zo­na­ ble”. En la me­ di­ da en que el apa­ ra­ to psí­ qui­ co no pue­ de “con­ te­ ner” la emo­ción do­mi­nan­te. im­ pi­ dió la cir­ cu­ la­ ción de emo­ cio­nes ma­ti­za­das. pe­ ro en la cual no que­ da im­ pli­ ca­ da. Se­gún Kern­berg: 269 .. En él es­ tá pre­ sen­ te el afán de pro­ yec­ tar la pul­ sión de muer­te al ex­te­rior.pe­ ra­ ción y có­ le­ ra) y. o gen­te que tra­ta de ayu­dar­los sin la me­nor hos­ti­li­dad. di­ce: [. La ira de la pa­ cien­ te es un in­ ten­ to per­ ma­ nen­ te de ex­ pul­ sar­ las.] la ra­ bia es el más pre­ va­ len­ te y pa­ tog­ no­ mó­ ni­ co afec­ to en los bor­der­li­ne. Es­te ti­po de pa­cien­tes po­see ex­pe­rien­cias de frus­tra­ción ex­tre­ma e in­ten­sa agre­ sión en los pri­ me­ ros años de vi­ da (4). de he­ cho el mun­ do en­ te­ ro (7). Es la rea­ li­ dad ex­ te­ rior la cul­ pa­ ble de su in­ ca­ pa­ ci­ dad de ser. pe­ro se des­va­ne­ce cuan­do se in­ten­ta vin­cu­lar­lo al pro­ce­sa­mien­to de ava­ta­res sub­je­ti­vos. Har­to­co­lis. Se tra­ ta de una des­ car­ ga ego­ sin­ tó­ ni­ ca. La ra­ bia del bor­der­li­ne es des­ple­ga­da dra­má­ti­ca­ men­te en tor­men­tas tem­pe­ra­men­ta­les y ex­plo­sio­nes irra­cio­na­ les e im­ pre­ dic­ ti­ bles. La ma­ dre de Agus­ ti­ na ha de­po­si­ta­do en su hi­ja sus pro­pias des­car­gas cuan­ti­ta­ti­ vas. en la que su sen­ ti­ do tie­ne una lá­bil fun­da­men­ta­ción rei­vin­di­ca­to­ria. ci­ta­do por Paz Ca­rri­llo. car­ ga­ das de odio. en la me­di­da en que ori­gi­na­ria­men­te no fue neu­tra­li­za­da. Es­ta ra­bia tie­ne una om­ni­po­ten­te y des­truc­ti­va cua­li­dad. la pa­cien­te in­ten­ta des­truir cual­ quier ti­po de co­mu­ni­ca­ción te­ra­péu­ti­ca. Es­ta agre­sión de­po­si­ta­da “en el afue­ra” pro­vo­ca una dis­tor­ sión pa­ra­noi­de de las tem­pra­nas imá­ge­nes pa­ren­ta­les.. ha­ cia ob­ je­ tos de amor. Es­tos ca­rac­te­res del vín­cu­lo pri­ma­rio im­po­ si­bi­li­ta­ron la ela­bo­ra­ción de ex­pe­rien­cias emo­cio­na­les y con­se­ cuen­te­men­te el de­sa­rro­llo de un pen­sa­mien­to abs­trac­to. que se ha­ ce más vi­ si­ ble cuan­ do el pa­ cien­ te se vuel­ ve con­ tra gen­ te que ni lo co­ no­ ce.

270 .En vir­tud de la pro­yec­ción de im­pul­sos pre­do­mi­nan­te­men­te sá­di­co-ora­les. el des­pi­do la­bo­ral que­da ubi­ca­do co­mo po­si­ble ilu­sión de ser alo­ja­da en el cir­cui­to de­sean­te pa­ren­tal. Ella es fac­tor tró­fi­co. És­ te se ma­ ni­ fies­ ta en la an­ gus­ tia de ser ex­ pul­ sa­ da de su ca­ sa. a quie­nes el ni­ño ex­pe­ri­men­ta co­mo gru­po uni­do (4). no pre­sen­ta di­fi­cul­ta­ des. le per­mi­te “co­mu­ni­car­se” con la com­ pu­ ta­ do­ ra sin pro­ ble­ mas. Su psi­quis­mo pue­de po­ner en jue­go frag­men­tos con cier­ta ca­pa­ci­dad de abs­trac­ción. vin­cu­la­do al área in­for­má­ti­ca. Agus­ti­na fue ubi­ca­da al ser­vi­cio de la pu­ri­fi­ca­ción del nú­cleo tó­xi­co ma­ter­no. És­te. Arro­ja­da fue­ra del es­pa­cio ma­ter­no. Los ele­va­dos ni­ve­ les de des­car­gas cuan­ti­ta­ti­vas de las que ha si­do ob­je­to im­po­ si­bi­li­tan el pro­ce­sa­mien­to psí­qui­co. se es­truc­tu­ra co­mo una obs­ti­na­ción pa­ra lo­grar el de­re­cho que le co­rres­pon­de. la ma­dre es vis­ta co­mo po­ten­cial­men­te pe­li­gro­sa y el odio ha­cia ella se ha­ce ex­ten­si­vo a am­bos pa­dres. aun­ que esos otros sean. una ame­ na­ za pe­li­gro­sa. al mis­ mo tiem­ po. Ella sien­ te que só­ lo a tra­ vés de los otros pue­ de so­ bre­ vi­ vir co­ mo su­ je­ to. só­lo re­la­cio­na­dos con el tra­ba­jo. Agus­ti­na vi­ve en la per­pe­tui­dad de un trau­ma: el de­sa­lo­jo. No tra­ba­jar. el de los ob­je­tos rea­les. pe­ro tam­bién sá­di­co-ana­les. Es­tas irrum­pen cuan­do el con­tac­to hu­ma­no apa­re­ce y la obli­ga a re­pe­tir su ra­bia por el da­ño tem­pra­na­men­te su­fri­do. Es que en­ tre la má­ qui­ na y ella exis­te una cir­cu­la­ción de in­for­ma­ción de­sa­fec­ti­vi­za­da. no pro­pi­ciar su pro­pia in­de­ pen­den­cia eco­nó­mi­ca. El mun­do con­cre­to.

7-5. – ate­nuar la ci­cli­za­ción del áni­mo. 271 . – prevenir mi­cro o ma­cro epi­so­dios psi­có­ti­cos – dis­mi­nuir la agre­si­vi­dad pa­ra sí o pa­ra ter­ce­ros. Es con­ve­nien­te in­di­car el uso con­ti­nuo de an­tip­si­có­ti­cos y/o an­ti­con­vul­si­van­tes en do­sis muy ba­jas. sin es­ta­ble­cer un vín­cu­lo de de­pen­den­cia con el pa­cien­te.TRA­TA­MIEN­TO PSI­CO­FAR­MA­CO­LÓ­GI­CO Y PSI­CO­TE­RA­PÉU­TI­CO El tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co es siem­pre ne­ce­sa­rio. don­de los ni­ve­les de ac­tua­ción per­so­nal o de in­duc­ción psi­co­pá­ti­ca son muy ele­va­dos. ya que ésta pro­vo­ca­rá el aban­do­no in­me­dia­to de la psi­co­te­ra­pia. pa­ra des­pués tra­tar de la ma­ne­ra más ade­cua­da los com­po­nen­tes de­pre­si­vos. La prio­ ri­ dad de­ be ser el con­ trol de la im­pul­si­vi­dad. la ela­bo­ra­ción psí­qui­ca se tor­na im­po­si­ ble y se pro­du­ce un aban­do­no del tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ ti­co). has­ta que se es­ta­blez­ca la ad­he­ren­cia al tra­ta­mien­to. Se evitará sólo si no existe nin­ gu­ na po­ si­ bi­ li­ dad de mo­ ni­ to­ reo. La in­di­ca­ción del tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co es ne­ce­sa­ ria pa­ra: – dis­mi­nuir los sín­to­mas an­sio­sos y de de­sor­ga­ni­za­ción yoi­ca (de no exis­ tir la me­ di­ ca­ ción co­ mo mo­ do de in­ hi­ bir las ex­ plo­ sio­nes emo­cio­na­les. co­mo pan­ta­lla pro­tec­to­ra. Los psi­co­fár­ma­cos más usa­dos son: – neu­ro­lép­ti­cos – an­ti­de­pre­si­vos – an­ti­ma­nía­cos o an­ti­ci­clan­tes (an­ti­con­vul­si­van­tes y car­bo­ na­ to de li­ tio) – ben­zo­dia­ze­pi­nas de al­ta po­ten­cia. El tra­ta­mien­to psi­co­te­ra­péu­ti­co de­be­rá apuntar a lo­grar en un co­mien­zo una trans­fe­ren­cia ade­cua­da.

272 . Ello fa­vo­re­ce la re­gu­la­ción de sus es­ta­dos emo­cio­na­les y pro­pi­cia el tra­ba­jo de pen­sa­mien­to en la psi­co­ te­ra­pia. don­de no exis­ta con­ti­nen­cia que ad­mi­nis­tre la me­di­ca­ción. Se pro­du­ce un equi­li­brio en la neu­ro­trans­mi­sión. En la se­gun­da par­te del tra­ta­mien­to. cuan­ do ten­ gan du­ das de su efec­ti­vi­dad. el en­fer­mo y/o la fa­mi­lia con­si­de­ ren a la me­di­ca­ción co­mo la úni­ca he­rra­mien­ta del tra­ba­jo con el pa­ cien­ te o. so­bre to­do res­pec­to de la trans­fe­ren­cia. En Agus­ti­na. Es por ello que el tra­ba­jo psi­co­te­ra­péu­ ti­co se pu­so a prue­ba. Agus­ti­na fue me­di­ca­da con an­ti­de­pre­si­vos de ti­po IRSS (fluo­xe­ti­na 40 mg­/día). y clo­na­ze­pan (apro­xi­ma­da­men­te. – an­te con­di­cio­nes te­ra­péu­ti­cas ne­ga­ti­vas o de re­cha­zo. ya que es el otro hu­ ma­ no el que des­ pier­ ta en ella su des­ re­ gu­ la­ción cuan­ti­ta­ti­va. – cuan­do el psi­co­te­ra­peu­ta. an­te la im­po­si­bi­li­ dad de efec­tuar una in­ter­na­ción pre­ven­ti­va. las si­tua­cio­nes “nor­ma­les” de la vi­da co­ti­dia­ na que dis­ pa­ ra­ ban su ira o su de­ pre­ sión siem­ pre se vin­ cu­ la­ ron al “con­tac­to hu­ma­no”. el psi­co­fár­ma­co se tor­na im­pres­cin­di­ble. Agustina co­mien­za a to­mar su me­di­ca­ción sis­te­má­ti­ca­men­te. En la me­ di­ da en que los sen­ ti­ mien­ tos irrup­ ti­ vos no en­ cuen­ tran to­pe en el cir­cui­to dis­cur­si­vo. – cuando se lo uti­li­ce co­mo reem­pla­zan­te. Es­tos psi­co­fár­ma­cos neu­tra­li­za­ron las irrup­cio­nes cuan­ti­ta­ ti­vas que la pa­cien­te re­pro­du­cía sin ce­sar. pa­ra el de­sa­rro­llo de la psi­co­te­ra­pia. an­ti­cli­can­tes (val­proa­to de so­dio 500 mg­/día). por el con­ tra­ rio.De la mis­ma for­ma es­ta­rá con­train­di­ca­do: – cuando exis­tan ame­na­zas sui­ci­das o pa­ra­sui­ci­das. 2mg­/día de acuer­do a su de­man­da sin­to­má­ti­ca). lo que per­mi­te la re­duc­ción del nú­cleo tó­xi­co a su mí­ni­ma ex­pre­sión.

53: 324327. Bue­ nos Ai­res. D. vo­lu­men XII. Ar­chi­ves Ge­ne­ral Psy­chiatry 56: 660-606. Jonhson.. Co­ hen. Kern­berg. J. en Moi­zes­zo­wicz. 1979.: “Se­rum cho­les­te­rol con­cen­tra­tions in pa­ra­sui­ci­de”. 1995. J. 6. re­vis­ta de AP­de­BA. 10. y col.: “Tra­ta­mien­to psi­co­far­ma­co­ló­gi­co del tras­tor­no lí­mi­te. J. H. 1993. G. C. 152: 3-20. 1990. K. Tei­ cher. Ar­chi­ves Ge­ne­ral Psy­chiatry. 310: 1632-1636. Paz Ca­rri­llo. 1998. 8. 1999. 273 . Pai­dós. 3. vo­lu­men XII. 1995. Go­lier. P. Amo­rror­tu. 9. Bue­nos Ai­res. Moi­zes­zo­wicz. Pai­dós.: “Des­men­ti­da y es­truc­tu­ra bor­der­li­ne”. en Pa­cien­tes bor­der­li­ne. Cons­ti­tu­ción y trans­for­ma­ cio­nes. 1990. 7. : “Low se­rum cho­les­te­rol le­vel and at­temp­ted sui­ci­de”. 18: 121-129. Ro­tem­berg. S. 5. y Gua­la. 2.: “Child­ hood abu­ se and lim­ bic sys­ tem ra­ tings in adult psy­chia­tric out­pa­tients”. Ame­ri­can Jour­nal of Psy­chiatry. J..: Es­truc­tu­ras nar­ci­sis­tas. M. O. en Pa­cien­ tes bor­der­li­ne. F. Con­fluen­cias y con­fron­ta­cio­nes. Bue­nos Ai­res. 1988. Virk­ku­nen. re­vis­ta de AP­de­BA. Jour­nal Psy­chiatry Neu­ros­cien­ces. Mal­davsky. 1996.: “Con­trol de emo­cio­nes e im­pul­sos en pa­cien­tes bor­der­li­ne”.: De­sór­de­nes fron­te­ri­zos y nar­ci­sis­mo pa­to­ló­gi­co. fron­te­ri­zo o bor­der­li­ne de la per­so­na­li­dad”. Con­fluen­cias y con­fron­ta­cio­ nes.RE­FE­REN­CIAS BI­BLIO­GRÁ­FI­CAS 1.: “A pros­pec­ti­ve fo­llow up study of al­co­ho­lic vio­lent of­fen­ders and fi­re set­ters”. Bri­tish Me­di­cal Jour­nal.. Brown J. Es­tra­te­gias te­ra­péu­ti­cas y psi­co­neu­ro­bio­ló­gi­cas.: “Child­ hood mal­ treat­ ment in­crea­ses risk for per­so­na­lity di­sor­ders du­ring early adult­hood”. Ga­lle­ra­ni. Psi­co­far­ma­co­lo­gía psi­co­di­ná­mi­ca IV. H. 4.

.

de apren­di­za­je. de ma­ne­ra con­jun­ta con las hor­mo­nas de la neu­ro­hi­pó­fi­sis (oci­to­ci­na y an­ti­diu­ré­ti­ca). del hi­po­tá­la­mo lím­bi­co. por al­gu­nos psi­co­fár­ma­cos (por ejem­ plo: an­ti­de­pre­si­vos tri­cí­cli­cos) en la ve­ji­ga o en las glán­du­ las se­cre­to­rias in­tes­ti­na­les. es de fun­da­men­tal im­por­tan­cia en el pro­ce­so de la au­to­rre­gual­ción del es­trés. al unir­ se el re­ cep­ tor con un li­ gan­ do. 275 . pue­de oca­sio­nar re­ten­ción uri­ na­ria y cons­ti­pa­ción. en la pla­ ca neu­ ro­ mus­ cu­ lar. La ACTH in­ter­vie­ne en los pro­ce­sos de me­mo­ria. en el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral y au­tó­no­mo. En pa­cien­tes es­qui­zo­fré­ni­cos y bor­der­li­ne so­me­ti­ dos a si­tua­cio­nes es­tre­san­tes. Ade­más. Un au­men­to pue­de in­di­car una al­ta vul­ne­ra­ bi­li­dad clí­ni­ca en com­pa­ra­ción con pa­cien­tes que no la po­seen.GLOSARIO DE TÉRMINOS Y ABREVIATURAS EN PSICOFARMACOLOGÍA Ace­til­co­li­na. Es un pro­ce­di­mien­to pa­ra de­ter­mi­nar el in­cre­men­to de la ac­ti­vi­dad de la N-me­ til­trans­fe­ra­sa. ACTH. su au­men­to se aso­cia a un re­cru­de­ci­mien­to de la pa­to­lo­gía psi­có­ti­ca. El blo­ queo de uno de sus re­ cep­ to­res (mus­ca­rí­ni­co). y en el pe­ri­fé­ri­co. En­zi­ma que ca­ta­li­za la con­ver­sión de ATP en AMP cí­ cli­ co. La hor­mo­na adre­no­cor­ti­co­tró­fi­ca hi­po­fi­sa­ria es un pép­ti­do li­be­ra­do en la hi­pó­fi­sis an­te­rior por la es­ti­mu­la­ción de la Hor­mo­na Li­be­ra­do­ra de adre­no­cor­ti­co­tro­fi­na (CRH). Ac­ti­vi­dad N-me­ti­lan­te en san­gre. Ade­nil­ci­cla­sa. Neu­ro­trans­mi­sor in­vo­lu­cra­do en la me­mo­ria.

ti­ro­si­na. Sis­ te­ ma de vías axó­ ni­ cas ha­ cia den­ tro del SN que iner­van a una de­ter­mi­na­da es­truc­tu­ra. Ago­nis­ta. Véa­se ben­zo­dia­ze­pi­nas. Es la es­ti­mu­la­ción de un re­cep­tor por un li­gan­do. vías. Amíg­da­la. Es el blo­ queo de la ac­ ción de to­ do ti­ po de ago­ nis­tas. a un gru­ po car­ bo­ xi­ lo y a una ca­ de­ na de ra­ di­ ca­les va­ria­bles (áci­do glu­tá­mi­co. Es­te pro­ce­so de ac­ti­va­ción exis­te en múl­ti­ples lu­ga­res de in­for­ma­ción bio­mo­le­cu­lar (fac­to­res de trans­crip­ción. fe­ni­la­la­ni­na. si­tua­da en el ló­bu­lo tem­po­ral. Se en­cuen­tran alo­ja­dos en los cro­mo­so­ mas den­tro del nú­cleo neu­ro­nal. en­zi­mas. Es ne­ce­sa­ria la pre­sen­cia de un ago­nis­ta pa­ra que el an­ta­go­ nis­ta blo­quee su ac­ción. Acumulación de neu­ ro­ nas en for­ ma de al­ men­ dra. Por sí mis­mo un an­ta­go­nis­ta no tie­ne ac­ti­vi­dad. Es un se­gun­do men­sa­je­ro ac­ti­va­do por los re­cep­to­res de mem­bra­ na. que co­ mien­ za con la ac­ ti­ va­ ción de la pro­ teí­ na G. áci­do de­so­xi­rri­bo­nu­clei­co. Neu­ro­trans­mi­sor ener­gé­ti­co for­ma­do a par­tir del ATP.ADN. Am­plia­men­te co­nec­ta­do con el sis­te­ma lím­bi­co. An­ta­go­nis­ta. pro­lon­gan­do los efec­tos del AMPc. AMPc. Es­tá for­ma­do por dos ca­de­nas de nu­cleó­ti­dos dispuestos al­re­de­dor de un mis­mo eje (do­ble hé­li­ce). in­for­ma­ción nu­clear. la uni­ dad ca­ ta­ lí­ti­ca y los se­gun­dos men­sa­je­ros. Ca­ da una de las va­len­cias del car­bo­no es­tá uni­da a un gru­po ami­no (con­tie­ ne ni­ tró­ ge­ no). etc. en­car­ga­das de la fos­fo­ri­la­ción oxi­da­ti­va de las pro­teí­ nas. etcé­ tera). re­cep­to­res pro­tei­cos. teo­fi­li­na) in­hi­ben la fos­fo­ dies­te­ra­sa. ade­no­si­na-mo­no­fos­fa­to cí­cli­co. Afe­ren­tes. Con­tie­nen to­da la in­for­ma­ ción ge­né­ti­ca pa­ra la sín­te­sis de las pro­teí­nas ce­lu­la­res. Cons­ti­tu­yen­te bá­si­co de las pro­teí­nas. Ami­noá­ci­do. Lue­ go de es­ ta ac­ ción con­ ti­ núa una se­ rie de reac­ cio­ nes. por la en­zi­ma ade­nil­ ci­cla­sa e inac­ti­va­do por la en­zi­ma fos­fo­dies­te­ra­sa. Las me­til­xan­ti­nas (ca­feí­na. An­sio­lí­ti­cos. Tie­ne la ca­pa­ci­dad de ha­cer reac­cio­nar al com­ple­jo de la pro­teí­na G y es­ti­mu­lar las pro­tei­no­qui­na­sas ci­to­plas­má­ti­ cas. el apren­di­za­je y las emo­cio­nes. re­la­cio­na­do con la me­mo­ria. 276 . Es­tá for­ ma­ do por un áto­ mo cen­ tral de car­ bo­ no.).

an­ti­ci­clan­tes. por fac­ to­ res de la mo­ di­ fi­ ca­ ción de la pro­ teí­ na G120ma­cró­fa­go. en­ tre otras. an­ti­de­li­ran­tes. Psi­co­fár­ma­cos con efec­tos clí­ni­cos so­bre el áni­mo. ARN. neu­ro­ló­gi­cas y en­do­cri­no­ló­gi­cas. zu­clo­pen­ti­xol) y so­bre la do­pa­mi­na y se­ro­to­ni­na (atí­pi­cos o neu­ro­lép­ti­cos no con­ ven­cio­na­les: xlo­za­pi­na. tri­fluo­pe­ra­zi­na. Apop­to­sis. Pue­den ser cla­si­fi­ca­dos por sus ac­cio­nes en: de­sin­hi­bi­to­rios. zi­pra­si­do­na). de­pre­si­vos o mix­tos en los en­fer­mos con tras­tor­nos bi­po­la­res del áni­mo: car­bo­ na­to de li­tio. que­tia­pi­ na. Se for­man ve­sí­cu­las apop­tó­si­cas ce­lu­la­res que fi­nal­men­te son fa­go­ci­ta­das. Tie­nen ac­ción blo­quean­te de la do­pa­mi­na (tí­pi­cos o neu­ro­lép­ti­cos con­ven­ cio­na­les: ha­lo­pe­ri­dol. ca­rac­te­ri­za­do por la con­den­sa­ción de la cro­ma­ti­na y la frag­ men­ ta­ ción en va­ rios pun­ tos del ADN por una en­ do­ nu­clea­sa. la­mo­tri­gi­na). alu­ci­no­lí­ti­cas. por sus me­ca­nis­mos far­ma­co­ló­gi­cos pre­do­mi­nan­tes so­bre la re­gu­la­ ción de la neu­ro­trans­mi­sión de se­ro­to­ni­na. An­ti­ma­nía­cos. an­ti­con­vul­si­van­tes (car­ba­ma­ze­pi­na. Es­tá for­ma­do por una ca­de­na de 277 . áci­do ri­bo­nu­clei­co.An­ti­ci­clan­tes. Tri­cí­cli­ cos. Psi­co­fár­ma­cos lla­ma­dos “es­ta­ bi­li­za­do­res del áni­mo” por­que dis­mi­nu­yen la fre­cuen­cia y/o in­ten­si­dad de los epi­so­dios ma­nía­cos. IR­ NA. se­dan­tes o mix­tos. Po­seen ac­cio­nes se­dan­tes. la se­da­ción y el dor­mir. la sín­ te­ sis de tri­ gli­ cé­ ri­dos y ga­lac­to­ce­re­bró­si­dos. En la ac­tua­li­dad se acuer­da que. Es un pro­gra­ma de muer­te ce­lu­lar. Véase an­ti­ma­nía­cos. Tie­ ne co­ mo fun­ ción. clo­na­ze­pam. IMAO. An­tip­si­có­ti­cos. se­xua­les. re­gu­la­do ge­né­ ti­ca­men­te. neu­ro­lép­ti­cos. An­ti­de­pre­si­vos. se ha­ ce re­ fe­ ren­ cia a la muer­ te ce­lu­lar co­mo pro­duc­to del pro­ce­so de­ge­ne­ra­ti­vo de las pro­teí­ nas TAU. Psi­co­fár­ma­cos que se ca­rac­ te­ri­zan por ac­tuar so­bre es­truc­tu­ras ce­re­bra­les (cor­te­za fron­tal. que pro­du­ce fa­go­ci­ta­ción ce­lu­lar abe­rran­te. ris­pe­ri­do­na. olan­za­pi­na. IR­ MA. val­proa­ to. IRSS. sis­te­ma lím­bi­co y gan­glios ba­sa­les). de no­ra­dre­na­li­ na y de do­ pa­ mi­ na y por la im­ por­ tan­ cia de sus efec­ tos ad­ver­sos (an­ti­co­li­nér­gi­cos. Es­truc­tu­ra re­ti­cu­lar alo­ja­da en el ci­to­plas­ ma neu­ro­nal en­tre el re­tí­cu­lo y la mem­bra­na ci­to­plas­má­ti­ ca. cir­cu­la­to­rios). etc. cuan­ do se ha­ bla de apop­to­sis. Apa­ra­to de Gol­gi.

Mo­lé­cu­la con un al­to con­te­ni­do en fós­fo­ro que al­ma­ce­na ener­gía. Ba­rre­ra he­ma­toen­ce­fá­li­ca. El 80 % del ARN se en­ cuen­ tra alo­ ja­ do en los ri­bo­so­mas den­tro del ci­to­plas­ma neu­ro­nal. y el res­ tan­te es­tá cons­ti­tui­do por el ARN de trans­fe­ren­cia. sis­te­ma ner­vio­so (SNA). 278 . ARNm. Au­tó­no­mo. que iner­va a ór­ga­nos in­ter­nos. Se li­gan a re­cep­to­res de mem­bra­na. que pro­vo­ can un au­ men­ to del flu­ jo ió­ ni­ co de clo­ ro oca­ sio­ nan­ do una in­hi­bi­ción de la trans­mi­sión si­náp­ti­ca. pa­ra­ sim­pá­ti­co y en­té­ri­co. Au­to­rre­cep­tor. El 5 % es el ARN men­sa­je­ro si­tua­do den­tro del nú­cleo y ci­to­plas­ma. en­car­ga­ do de trans­por­tar ami­noá­ci­dos pa­ra el en­sam­bla­do de pro­teí­ nas. ade­no­si­na-tri­fos­fa­to. Re­ cep­ tor de mem­ bra­ na en el axón pre-si­ náp­ ti­co. Par­ te del sis­ te­ ma ner­ vio­so pe­ri­fé­ri­co (SNP). Áci­do nu­clei­co en­car­ga­do del trans­por­te de la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca pro­ce­ den­te del nú­cleo ce­lu­lar. Ben­zo­dia­ze­pi­nas. se­gún la can­ti­dad del neu­ro­trans­mi­sor li­be­ra­do por di­cha ter­mi­nal. As­tro­ci­to.nu­ cleó­ ti­ dos. an­tie­pi­lép­ti­cas y re­la­jan­tes mus­cu­la­res (dia­ze­pam. áci­do ri­bo­nu­clei­co men­sa­je­ro. bro­ma­ ze­pam. Psi­co­fár­ma­cos con ac­cio­nes an­sio­lí­ti­cas. que pue­de ser es­ti­mu­la­do o in­hi­bi­do. Su hi­dró­li­sis pro­du­ce la ade­no­si­na-di­fos­fa­to (ADP) y la mo­no­fos­fa­to (AMP). lo­ra­ze­pam). Se con­vier­te nue­va­men­te en ATP de de­pó­si­to en la mi­to­con­ dria. pa­ra la for­ma­ción de las pro­teí­nas en el ci­to­plas­ma. clo­na­ze­pam. Por­ción del cuer­po neu­ro­nal es­pe­cia­li­za­do en trans­mi­tir el po­ ten­ cial de ac­ ción ha­ cia fue­ ra del so­ ma. Axón. va­sos san­guí­neos y glán­du­las de se­cre­ción (ha­bi­tual­men­te co­no­ci­ do co­mo el “sis­te­ma vis­ce­ral”). Cé­ lu­ la glial que ac­ túa co­ mo so­ por­ te de neu­ ro­ nas y re­gu­la el flui­do quí­mi­co en­tre ellas y los va­sos san­guí­neos. ATP. ne­ce­sa­ rios pa­ra ca­si to­das las reac­cio­nes bio­quí­mi­cas neu­ro­na­les. cu­yo neu­ro­trans­mi­sor es el GA­BA. Sis­te­ma for­ma­do por el en­do­te­ lio de los va­sos san­guí­neos ce­re­bra­les y los as­tro­ci­tos que res­tri­gen y fil­tran el in­gre­so de las sus­tan­cias al sis­te­ma ner­vio­so. Se di­vi­de en sim­pá­ti­co.

El Brief Tem­po­ral Lo­be Epi­lepsy es un término que des­cre un sín­dro­me ca­rac­te­rís­ti­co de pa­cien­tes que pre­sen­ tan pe­que­ños sig­nos epi­lep­ti­for­mes. pe­ro en una mí­ni­ma ex­pre­sión de tiem­po. el crack. Ocu­rre con ma­yor fre­cuen­cia en pa­cien­tes con tras­tor­no lí­mi­te o bor­der­li­ne de la per­so­na­li­dad. que es­ te ti­ po de pa­ cien­ tes pre­ sen­ ta fren­ te a un su­ce­so le­ve o mo­de­ra­da­men­te frus­tran­te. Con­lle­va to­da la car­ga ge­né­ti­ca e in­clu­ye des­de las for­mas mí­ ni­ mas de vi­ da has­ ta el ser hu­ ma­ no. Es un trián­gu­lo es­tra­té­gi­co de fun­ción neu­roa­na­tó­mi­ca que re­gu­la los pro­ce­sos de an­sie­dad cró­ni­ ca y del es­ trés post-trau­ má­ ti­ co. Neu­ro­na que po­see dos pro­lon­ga­cio­nes (en la re­ti­na co­nec­tan el fo­to­re­cep­tor con la cé­lu­la gan­glio­nar). tam­bién se com­por­tan co­mo pro­ teí­nas re­pre­so­ras. no­ra­dre­na­li­na. con un rá­ pi­ do re­ gre­ so a la cal­ ma. pro­ vo­ can sus efec­ tos dro­gas co­mo la co­caí­na. Es­to ex­pli­ca­ría las reac­cio­nes de fu­ria es­pon­tá­nea –con una fuer­ te des­ car­ ga de vio­ len­ cia–. Tie­nen la pro­pie­dad de lec­tu­ra del men­ sa­ je. BTC. Es la si­gla co­no­ci­da del Brain Trau­ma Cen­ter (cen­tro de trau­ma ce­re­bral). CA1/3. la amíg­ da­la y el lo­cus coe­ru­leus. Pue­ den acep­ tar o re­ pri­ mir la in­ for­ ma­ ción. Es la si­gla co­no­ci­da del Brain Re­guard Re­gion. BTLE. El c-fos y el 279 . adre­na­li­na y do­pa­ mi­na. Nú­cleos neu­ro­na­les lo­ca­li­za­dos a ni­vel del as­ta de Am­mon en el hi­po­cam­po re­la­cio­na­dos con la me­mo­ria Ca­te­co­la­mi­nas. Es el po­ lo nu­ clear de la in­for­ma­ción ce­lu­lar y su mo­di­fi­ca­ción po­dría te­ner efec­ tos mi­la­gro­sos o dra­má­ti­cos. de­pen­dien­do de si so­bre él ac­túa un es­ti­mu­lo be­ne­fi­cio­so o uno no­ci­vo. Cé­lu­la bi­po­lar. etc. po­ta­sio). Es el an­te­pro­yec­to ce­lu­lar con­te­ni­do en el ADN. Es­ tá for­ ma­ do por tres su­bes­truc­tu­ras: el eje hi­po­tá­la­mo-hi­pó­fi­so-adre­nal. c-fos/c-jun. las an­fe­ta­mi­nas. Ca­tión.Blue print. Ion car­ga­do po­si­ti­va­men­te (so­dio. Si bien son pro­toon­co­ge­nes que par­ti­ci­pan en el pro­ce­so de trans­crip­ción. Es el área don­ de ade­ más de otros es­ tí­ mu­ los. que se pro­pa­gan con una má­xi­ma in­ten­si­dad. Se po­ dría de­ cir que es el cen­tro ce­re­bral de la re­com­pen­sa. Nom­bre que agru­pa a los neu­ro­trans­mi­so­res (pri­me­ros men­sa­je­ros). BRR.

las emo­ cio­ nes. Ci­to­sol. Las áreas de in­ves­ti­ga­ción son: apop­to­sis. Co­mu­ni­ca­ción bi­di­rec­cio­nal. las ini­ cia­ti­vas y los im­pul­sos y de­sin­hi­be las con­duc­tas adap­ta­ti­ vas so­cia­les y a las que con­tro­lan al sis­te­ma au­tó­no­mo (hi­per­sa­li­va­ción. Me­dio in­ter­no de la es­truc­ tu­ra ci­to­plas­má­ti­ca que con­tie­ne los fi­la­men­tos y los ri­bo­so­ mas. Tam­ bién se pue­den mo­di­fi­car en pa­cien­tes con tras­tor­nos por es­trés post-trau­má­ti­co Se lo lla­ mó Jun co­ mo abre­ via­ tu­ ra de ju-na­ na (17 en ja­ po­ nés) por ser el 17° en un gru­ po de 30 vi­ rus de sar­ co­ mas de aves. jun­ to con la cor­te­za ór­bi­to-fron­tal. Con es­te tér­mi­no se de­no­mi­ nan dos pro­ce­sos de in­te­rac­ción: 1) El es­tu­dio de la in­te­rre­la­ción men­te-ce­re­bro-es­tí­mu­lo. Su abla­ ción en mo­ nos y se­ res hu­ ma­ nos in­ hi­ be la agre­ sión. las pro­yec­cio­nes axó­ni­cas des­de la amíg­da­la. pue­den tam­bién com­por­tar­se co­mo ele­men­tos re­pre­so­ res y ve­ri­fi­ca­do­res de la se­ñal re­ci­bi­da. Su ob­ je­ to de es­ tu­ dio es la re­ per­ cu­ sión de la bio­ lo­ gía en el pro­ ce­ so de pen­ sa­ mien­ to y emo­ ción por un la­ do. Es­te pro­ce­so es el ob­je­to de es­tu­dio de la 280 . Co­di­fi­ca una fos­fo­pro­teí­na que fun­ cio­na­ría co­mo men­sa­je­ro en el pro­ce­so de trans­duc­ción. Cis. es­tra­ti­fi­ca­ ción y re­co­no­ci­mien­to de di­fe­ren­tes cir­cui­tos re­la­cio­na­dos con tras­tor­nos psi­quiá­tri­cos. 2) El es­tu­dio de co­mu­ni­ca­ción bi­di­rec­cio­nal co­mo el pro­ce­so de in­te­rac­ción en­tre el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co y el sis­te­ma ner­vio­so cen­tral.c-jun pue­den mo­di­fi­car­se en con­di­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les en ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio so­me­ti­dos a es­trés cró­ni­co. Par­te in­te­gran­te del sis­te­ma lím­bi­co que re­ci­be. por el otro. Los cis si bien par­ti­ci­pan del pro­ce­so de trans­crip­ ción. El c-fos se ex­pre­sa rá­pi­da­men­te co­mo res­pues­ta a los fac­to­res de cre­ci­mien­to. di­la­ta­ción de las pu­pi­las). ma­triz ci­to­plas­má­ti­ca. ci­toar­qui­tec­tu­ra. au­men­to de la pre­sión ar­te­rial. Es­te cir­cui­to es ne­ce­sa­rio pa­ra la per­ cep­ ción cons­ cien­ te de las emo­ cio­ nes. Cín­gu­lo. y la ac­ ción del pro­ ce­ so men­ tal y del me­ dio am­ bien­ tal so­ bre el es­ ta­ do bio­ ló­ gi­ co y es­ truc­ tu­ ral del ce­ re­ bro. Son si­ tios de li­ ga­ du­ ra que pue­ den ser en­ con­ tra­ dos en los ge­nes.

que in­for­ma acer­ca de la co­mu­ni­ca­ción cru­za­da que exis­ te en­ tre dos se­ ña­ les pri­ ma­ rias que lle­ gan a dos re­cep­to­res di­fe­ren­tes. por el con­ tra­ rio. Con­tie­ne las áreas mo­to­ras y sen­si­ti­vas. Es­truc­tu­ra alo­ja­da en el nú­cleo que con­tie­ne to­da la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca en las mo­lé­cu­las de ADN. Cross talk. Fun­ cio­ na co­ mo un ter­ cer men­sa­je­ro. aba­jo-arri­ba y entrecruza­ miento de in­for­ma­ción en­tre las di­fe­ren­tes lí­neas del in­for­ ma­tion flow. CRH. lo que le ocu­ rra a un re­cep­tor afec­ta­rá a su re­cep­tor ve­ci­no. 281 . Hoy se co­ no­ ce que exis­ te una co­mu­ni­ca­ción afue­ra-aden­tro. Es­ to ha­ ce pen­ sar que los re­ cep­ to­ res no fun­ cio­ nan ais­ la­ da­ men­ te si­ no que. CREB. Se la di­vi­de en cua­tro ló­bu­ los: fron­tal. Par­ te de la re­ gión cen­ tral de la neu­ ro­na que con­tie­ne el nú­cleo. An­tes se pen­sa­ba que los ca­mi­nos de co­mu­ni­ca­ción eran só­lo ver­ti­ca­les en di­rec­ción de aden­troafue­ ra o de arri­ ba-aba­ jo. Es una pro­ teí­ na que se li­ ga a una de­ ter­ mi­ na­ da por­ ción del ADN pa­ ra lo­ grar el pro­ ce­ so de trans­ crip­ ción del ARN. pa­rie­tal. Cro­mo­so­ma. Den­dri­ta. el re­cep­tor y la se­ñal pri­ma­ria.psi­co-bio-in­mu­no-on­co­lo­gía. Com­pren­de las neu­ro­nas (sus­tan­cia gris) de los he­mis­fe­rios ce­re­bra­les. Se lla­ ma así a dos ti­ po de pro­ ce­ sos: 1) Al pro­ce­so de re­troa­li­men­ta­ción o feed­back en­ tre los se­gun­dos men­sa­je­ros. 2) Al pro­ce­so de in­te­rac­ción ho­ri­zon­tal en­tre dos se­ña­les pri­ ma­ rias que ac­ túan en for­ ma de feed­back ho­ri­zon­tal en­tre di­fe­ren­tes se­ña­les que lle­gan a di­fe­ren­tes re­cep­to­res. tam­ bién co­no­ci­do co­mo pro­ce­so de feed­back ver­ti­cal. Des­po­la­ri­za­ción. Cy­clic Res­pon­se Ele­ment Bin­ding. so­ma. Par­te re­cep­ti­va del cuer­po neu­ro­nal que re­ci­be la trans­mi­sión si­náp­ti­ca. Hor­mo­na Li­be­ra­do­ra de Adre­no­cor­ti­co­tro­fi­na. Cor­te­za ce­re­bral. tem­po­ral y oc­ci­pi­tal. De­cre­men­to del po­ten­cial ne­ga­ti­vo de la mem­bra­na. Cuer­po ce­lu­lar. Se po­ dría de­ cir que el cross talk es un des­cu­bri­mien­to re­cien­te. Véa­se ACTH. que per­mi­te ge­ne­rar un nue­vo po­ten­cial de ac­ción (hi­per­po­la­ri­za­ción ex­ci­ta­to­ria).

Do­pa­mi­na. TFIIA. Efe­ren­tes. pa­ ra que ac­túe la ARN-po­li­me­ra­sa II. Es un gru­ po de ci­ to­ qui­ nas que tie­ nen la ca­pa­ci­dad de es­ti­mu­lar el cre­ci­mien­to y pro­li­fe­ra­ción ce­lu­lar (fac­tor de cre­ci­mien­to epi­dér­mi­co. Tie­ne efec­tos so­bre el com­por­ta­mien­to y en la es­qui­zo­fre­nia. DM­PEA. etc. Sus nú­cleos neu­ro­na­les más im­por­tan­tes se ha­llan en el área teg­men­tal ven­ tral y en la sus­ tan­ cia ni­ gra. Fos­fo­ri­la­ción oxi­da­ti­va. Brain De­ri­ved Neu­ro­top­hic Fac­tor). TFIIB. que iner­van una de­ter­mi­na­da es­truc­tu­ra.DAG. fac­tor neu­ro­tró­fi­ co ce­re­bral (BDNF. Al dis­ mi­ nuir la ac­ ción de la MAO se pro­ du­ ce la for­ma­ción de es­te com­pues­to anó­ma­lo que se pue­de ob­ser­var en la ori­na de pa­cien­tes es­qui­zo­fré­ni­cos. Se sin­te­ti­za del ami­noá­ci­do ti­ro­si­na. Trans­mi­sor de­ri­va­do de la do­ pa­ mi­ na. Ex­pre­sión ge­né­ti­ca. Pro­ce­so de pro­duc­ción de ATP a 282 . vías. Los fac­to­res de trans­crip­ción ba­sa­les más co­no­ ci­ dos son el TFIID. que ini­cia la trans­crip­ción del ARNm. Fac­to­res de cre­ci­mien­to. lím­bi­co y cor­ti­cal. For­ma de trans­mi­sión pa­ra trans­cri­bir la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca a tra­vés del ARN men­sa­je­ro. Fac­tor de cre­ci­mien­to neu­ro­nal. El blo­queo de su re­cep­tor por al­gu­nos psi­co­fár­ma­cos (por ejem­plo: neu­ro­lép­ti­cos con­ven­cio­na­les) en los gan­glios ba­sa­les del ce­re­bro y en el hi­po­tá­la­mo pue­de oca­sio­nar sín­to­mas de ti­po par­kin­so­nia­no y ga­lac­to­rrea. DO­PA. Véa­se IP-3. etc. Fac­to­res de trans­crip­ción. de don­ de sus ha­ ces se pro­ yec­tan a di­fe­ren­tes par­tes de los sis­te­mas hi­po­ta­lá­mi­co. Pre­cur­sor de la do­pa­mi­na. a tra­ vés de la po­ li­ me­ ra­ sa II del ADN y el co­ mien­ zo de la trans­crip­ción del ARNm. Pro­teí­na que pro­mue­ve el cre­ci­mien­to neu­ro­nal. El TFIID es una pro­ teí­ na pre­ sen­ te en ca­ si to­ das las cé­ lu­ las. Neu­ro­trans­mi­sor ca­te­co­la­mi­nér­gi­co (pri­mer men­ sa­je­ro). Son pro­teí­nas com­ple­jas en­car­ ga­ das de ac­ ti­ var la se­ cuen­ cia del pro­ mo­ tor del gen. que al al­ te­ rar la for­ ma rec­ ti­ lí­ nea de la cro­ ma­ ti­ na del pro­ mo­ tor y cur­ var­ la a 100° per­ mi­ te la du­ pli­ ca­ ción. Sis­te­ma de vías axó­ni­cas ha­cia fue­ra del sis­te­ma ner­vio­so. TAF: TBP as­so­cia­ ted fac­tor). dia­cil­gli­ce­rol. Es­ tá uni­ do a la TA­ TA box (TBP: TA­TA bin­ding Pro­tein. di­me­to­xi­fe­ni­le­ti­la­mi­na.

par­tir de la ener­gía li­be­ra­da du­ran­te el pro­ce­so oxi­da­ti­vo de los ali­ men­ tos, lle­ va­ do a ca­ bo en la mi­ to­ con­ dria. En pre­ sen­ cia de oxí­ge­no la oxi­da­ción de la glu­co­sa pro­du­ce mo­lé­cu­las de ener­ gía de ATP. Full blown. Gol­pe rei­te­ra­do o re­pe­ti­do. El con­cep­to neu­ro­bio­ ló­gi­co que lo de­fi­ne es un mi­croes­tí­mu­lo con ca­pa­ci­dad de pro­du­cir mo­di­fi­ca­ción de la me­mo­ria ce­lu­lar, que pue­de ser tan­to en fa­se agu­da co­mo cró­ni­ca. GA­BA, Áci­do Ga­mma-Ami­no­bu­tí­ri­co. Neu­ro­trans­mi­sor que se ori­gi­na a par­tir del glu­ta­ma­to (pri­mer men­sa­je­ro). Tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas in­hi­bi­to­rias. Es­tá pre­sen­te en neu­ro­ nas y cé­ lu­ las de la glia. In­ ter­ vie­ ne en la mo­ tri­ ci­ dad ex­ tra­ pi­ra­mi­dal y fun­cio­nes cog­ni­ti­vas. Las ben­zo­dia­ze­pi­nas se fi­jan a re­cep­to­res de ti­po ga­baér­gi­co, pro­du­cien­do efec­tos an­sio­lí­ti­cos, hip­nó­ti­cos, se­da­ti­vos y an­ti­con­vul­si­van­tes. Gan­glios au­tó­no­mos. Gan­glios pe­ri­fé­ri­cos lo­ca­li­za­dos en las ca­de­nas pa­ra­ver­te­bra­les, por fue­ra de la mé­du­la es­pi­nal. Per­te­ne­cen al sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo (sim­pá­ti­co y pa­ra­sim­pá­ti­co). Gan­glios ba­sa­les. Gru­ po de cé­ lu­ las aso­ cia­ das en la par­ te cen­tral de los he­mis­fe­rios ce­re­bra­les, que re­gu­lan las con­ duc­tas mo­tri­ces. In­clu­yen al pu­ta­men, el glo­bo pá­li­do y la sus­tan­cia ni­gra. Gen. Seg­men­to de ADN que al­ma­ce­na la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca. Glo­bo pá­li­do, glo­bus pa­lli­dus. Par­te de los gan­glios ba­sa­les que re­gu­la los mo­vi­mien­tos. Glu­ta­ma­to. Neu­ro­trans­mi­sor con ca­rac­te­rís­ti­cas ex­ci­ta­to­rias (pri­mer men­sa­je­ro). Ac­túa so­bre los re­cep­to­res de NM­DA (N-me­til-D-as­par­ta­to). Fa­ci­li­ta la en­tra­da del cal­cio a la cé­lu­la y el fe­nó­me­no de po­ten­cia­ción a lar­go pla­zo, que con­ tri­bu­ye a las fi­ja­cio­nes mné­mi­cas. GMPc, gua­no­si­na-mo­no­fos­fa­to cí­cli­co. Neu­ro­trans­mi­sor ener­gé­ti­co (se­gun­do men­sa­je­ro for­ma­do por la ac­ción de la en­zi­ma gua­ni­la­to-ci­cla­sa so­bre el gua­no­sina-tri­fos­fa­to, GTP). GTP. Véa­se GMPc. Gy­rus pa­ra­hi­po­cam­pal. Par­te in­te­gran­te del hi­po­cam­po (sis­te­ma lím­bi­co) ubi­ca­do en el ló­bu­lo tem­po­ral. Tie­ne

283

es­tre­cha re­la­ción con el cín­gu­lo y la cor­te­za ce­re­bral pa­ra el pro­ce­sa­mien­to de las emo­cio­nes y la me­mo­ria. La en­ce­fa­li­ tis pro­ du­ ci­ da por el vi­ rus de la ra­ bia, que se alo­ ja en el hi­po­cam­po, pro­du­ce ata­ques de ira y te­rror. Hip­nó­ti­cos. Psi­co­fár­ma­cos que in­du­cen sue­ño y que pue­den ac­ tuar so­ bre el pe­ río­ do no-REM y/o REM de las eta­ pas del dor­mir. Per­te­ne­cen a di­fe­ren­tes gru­pos far­ma­co­ló­gi­cos: ben­ zo­dia­ze­pi­nas (mi­da­zo­lam, flu­ni­tra­ze­pam); imi­da­zo­pi­ri­di­nas (zol­pi­dem); ci­clo­pi­rro­lo­nas (zo­pi­clo­na); neu­ro­lép­ti­cos se­da­ti­ vos (le­vo­me­pro­ma­zi­na); an­ti­de­pre­si­vos se­da­ti­vos (mian­se­ ri­na). Hi­po­cam­po. Es­truc­tu­ra si­tua­da en los ló­bu­los tem­po­ra­les de los he­mis­fe­rios ce­re­bra­les, re­la­cio­na­da con el apren­di­za­je y la me­mo­ria. Hi­po­tá­la­mo. Par­te ven­tral del dien­cé­fa­lo que re­gu­la el sis­te­ ma ner­vio­so au­tó­no­mo y la hi­pó­fi­sis. HPA. Con es­ta si­gla se co­no­ce al eje hi­po­tá­la­mo-pi­tui­ta­rioadre­nal (eje cór­ti­co-lím­bi­co-hi­po­tá­la­mo-hi­po­fi­so-su­pra­rre­ nal). Es el eje más es­ tu­ dia­ do en los de­ sór­ de­ nes afec­ ti­ vos y por es­ trés. La ac­ ti­ va­ ción de es­ te eje en los pa­ cien­ tes con vul­ne­ra­bi­li­dad psi­có­ti­ca pue­de pro­du­cir un au­men­to del vo­lu­men de ac­ti­vi­dad N-me­ti­lan­te so­bre la su­pra­rre­nal, de­sen­ca­de­nan­do pro­ce­sos psi­có­ti­cos. IMAO, in­hi­bi­do­res de la mo­noa­mi­noo­xi­da­sa AB. Psi­co­ fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos que im­pi­den la des­truc­ción de las ca­te­co­la­mi­nas (re­cap­ta­das por la neu­ro­na pre-si­náp­ti­ca), por blo­quear la ac­ción de la en­zi­ma mo­noa­mi­noo­xi­da­sa de ti­po A y B in­tra­ce­lu­lar. Pue­den pro­du­cir cri­sis hi­per­ten­si­ vas (“fe­nó­me­no del que­so”), por la in­ges­ta de ti­ra­mi­na no de­gra­da­da, con­te­ni­da en los ali­men­tos (tra­nil­ci­pro­mi­na). IP-3, ino­si­tol-tri­fos­fa­to. Se sin­te­ti­za a par­tir de la ac­ti­va­ción de la en­zi­ma fos­fo­li­pa­sa de la mem­bra­na so­bre el com­ple­jo de pro­teí­na G-gua­no­si­na-tri­fos­fa­to (GTP). Jun­to con el dia­ cil­gli­ce­rol (DAG) se con­vier­ten en se­gun­dos men­sa­je­ros al li­be­rar cal­cio de los de­pó­si­tos in­tra­ce­lu­la­res. In­ter­leu­qui­nas. Se lla­ ma así a un con­ jun­ to de fac­ to­ res pro­ tei­cos pro­du­ci­dos por ma­cró­fa­gos y lin­fo­ci­tos T. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de in­ter­leu­qui­nas: in­ter­leu­qui­na 1 (IL-1),

284

di­ vi­ di­ da en dos sub­ ti­ pos, las ti­ po al­ fa y las ti­ po be­ ta. Es pro­ du­ci­da por ma­cró­fa­gos que in­du­cen la pro­li­fe­ra­ción de otro ti­po de in­ter­leu­qui­na, lla­ma­da in­ter­leu­qui­na 2 (IL-2). La vía de pro­ duc­ ción que uti­ li­ za son los lin­ fo­ ci­ tos. Se pue­ den tam­ bién de­ no­ mi­ nar por la si­ gla que in­ di­ ca su ac­ ción. Así la IL-1, co­mo otras in­ter­leu­qui­nas, es co­no­ci­da co­mo LAF (fac­ tor ac­ti­va­dor de lin­fo­ci­tos), y es­tá re­la­cio­na­da con los pro­ce­ sos in­fla­ma­to­rios. La in­ ter­ leu­ qui­ na 2 (IL-2) pro­ vie­ ne de la IL-1, pa­ ra su fun­ cio­na­mi­ne­to es ne­ce­sa­ria una ac­ti­va­ción de an­tí­ge­no o ni­tró­ge­no. Es­tá re­la­cio­na­da con el fac­tor de cre­ci­mien­to de los lin­fo­ci­tos T y con la pro­duc­ción de in­ter­fe­rón. Tie­ne una ac­ción an­ti­tu­mo­ral pa­ra tu­mo­res só­li­dos. La in­ter­leu­qui­na 3 (IL-3) es el fac­tor es­ti­mu­la­dor prin­ci­pal de las cé­ lu­ las ma­ dre de la me­ du­ la ósea. Ac­ ti­ va el pro­ ce­ so de di­fe­ren­cia­ción ce­lu­lar pa­ra cé­lu­las eri­tro­poié­ti­cas, mas­to­ci­ tos, gra­nu­lo­ci­tos y ma­cró­fa­gos. A ni­vel neu­ro­bio­ló­gi­co, for­man par­te de lo que se co­no­ce co­mo el es­tu­dio de la co­mu­ni­ca­ción bi­di­rec­cio­nal. Las ac­cio­nes de las in­ter­leu­qui­nas es­tán aso­cia­das a di­ver­ sos fac­to­res co­mo son: in­te­rac­cio­nes psi­co­far­ma­co­ló­gi­cas con an­ti­de­pre­si­vos, in­te­rac­cio­nes neu­roin­mu­no­bio­ló­gi­cas (vía in­mu­no­neu­ro­pép­ti­dos), reac­cio­nes de in­hi­bi­ción en la de­pre­sión (due­lo, es­trés), li­be­ra­ción de CRH (por ac­ti­va­ción de la IL-6), in­hi­bi­ción y/o es­ti­mu­la­ción en las di­fe­ren­tes fa­ses del pro­ce­so de la es­qui­zo­fre­nia, re­la­ción de las in­te­ rac­cio­nes psi­co­far­ma­co­ló­gi­cas, ac­ción so­bre fac­to­res de cre­ ci­mien­to tu­mo­ral o fac­to­res de ne­cro­sis tu­mo­ral, etc. IR­MA, in­hi­bi­do­res re­ver­si­bles de la mo­noa­mi­noo­xi­da­ sa A. Psi­co­fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos que im­pi­den la des­ truc­ción de las ca­te­co­la­mi­nas (re­cap­ta­das por la neu­ro­na pre-si­náp­ti­ca), por blo­quear la ac­ción de la en­zi­ma mo­noa­ mi­noo­xi­da­sa de ti­po A in­tra­ce­lu­lar. Al no ac­tuar so­bre la MAO, de ti­ po B, es im­ pro­ ba­ ble la pro­ duc­ ción de cri­ sis hi­per­ten­si­vas (“fe­nó­me­no del que­so”), de­bi­do a la in­ges­ta de la ti­ra­mi­na no de­gra­da­da, con­te­ni­da en los ali­men­tos (mo­clo­be­mi­da). IRDS, in­hi­bi­do­res se­lec­ti­vos de la re­cap­ta­ción de do­pa­

285

mi­na. Psi­co­fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos que ac­túan so­bre la re­gu­la­ción de la do­pa­mi­na (bu­pro­pion, ami­nep­ti­no). IR­NA, in­hi­bi­do­res se­lec­ti­vos de la re­cap­ta­ción de no­ra­ dre­na­li­na. Psi­co­fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos que ac­túan so­bre la re­gu­la­ción de la no­ra­dre­na­li­na (de­si­mi­pra­mi­na, re­bo­xe­ ti­na). IRSS, in­hi­bi­do­res se­lec­ti­vos de la re­cap­ta­ción de se­ro­ to­ni­na. Psi­co­fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos que ac­túan so­bre la re­gu­la­ción de la se­ro­to­ni­na (ci­ta­lo­pram, fluo­xe­ti­na, flu­vo­xa­ mi­na, pa­ro­xe­ti­na, ser­tra­li­na). IRS­S/IR­NA. Psi­co­fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos de ac­cio­nes com­bi­ na­das (ven­la­fa­xi­na, ne­fa­zo­do­ne, mian­se­ri­na). Kind­ling. Ac­ti­va­ción de ti­po es­pon­tá­nea (con­vul­sio­nes), pro­ du­ci­da por una des­car­ga to­tal, pro­vo­ca­da, lue­go de re­for­za­ mien­tos con­ti­nuos su­bli­mi­na­les (que no cau­sa­ban con­vul­ sio­nes). El kind­ling pue­de ser in­hi­bi­do por los bar­bi­tú­ri­cos, las ben­zo­dia­ze­pi­nas, y de­sen­ca­de­na­do por es­tí­mu­los co­mo el al­co­hol, la co­caí­na, la an­fe­ta­mi­na, etc. Lím­bi­co, sis­te­ma (ló­bu­lo de Bro­ca, 1878; cir­cui­to de Pa­pez, 1937). Cor­te­za ce­re­bral fi­lo­ge­né­ti­ca­men­te pri­mi­ti­ va, que re­ la­ cio­ na a las emo­ cio­ nes con la cor­ te­ za ce­ re­ bral y el hi­po­tá­la­mo, pre­sen­te en to­dos los ma­mí­fe­ros (del la­tín lim­bus, bor­de). Es una es­truc­tu­ra con di­fe­ren­tes re­gio­nes, que ro­dea a los he­mis­fe­rios ce­re­bra­les: el cín­gu­lo, el gy­rus pa­ra­hi­po­cam­pal, el hi­po­cam­po y la amíg­da­la. Con sus pro­ yec­ cio­ nes, se co­ nec­ ta en­ tre sí y con la cor­ te­ za fron­ tal. Se lo re­la­cio­na con la me­mo­ria, el apren­di­za­je y las emo­cio­nes. Lo­cus coe­ru­leus. Nú­cleo neu­ro­nal de cé­lu­las no­ra­dre­nér­gi­ cas ubi­ca­do en la pro­tu­be­ran­cia, cu­yos axo­nes se ex­tien­den a nu­me­ro­sas es­truc­tu­ras ce­re­bra­les y al sis­te­ma ner­vio­so au­tó­no­mo. Cuan­do su des­car­ga es­tá au­men­ta­da, pro­vo­ca la clá­si­ca sin­to­ma­to­lo­gía pre­sen­te en la cri­sis de pá­ni­co. LTP. Véase potenciación de largo plazo. MAO, monoaminooxidasa. Enzima encargada de la degra­ dación de los neurotransmisores dopamina y noradrenalina alojados por fuera de las vesículas sinápticas. MEF. Es la si­gla co­no­ci­da pa­ra el área me­dial-es­tria­tal-fron­ tal. Es­te área es­tá in­vo­lu­cra­da en los pro­ce­sos de for­ma­ción

286

del to­no ce­lu­lar. Es­tá re­gu­la­da por las cé­lu­las CA1, pi­ra­mi­ da­les-do­pa-hi­po­cam­pal. Tam­bién es­tá re­la­cio­na­da con el dé­fi­cit cog­ni­ti­vo en las es­qui­zo­fre­nias ti­po II. Mem­bra­na ci­to­plas­má­ti­ca. Es la mem­ bra­ na que aís­ la la cé­lu­la del me­dio cir­cun­dan­te. Es­tá com­pues­ta por una do­ble ca­pa de lí­pi­dos y pro­teí­nas. Pue­de in­cor­po­rar (en­do­ci­ to­sis) o se­cre­tar (exo­ci­to­sis) ma­cro­mo­lé­cu­las. Los po­los li­pí­ di­cos to­man “con­tac­to” con la so­lu­ción acuo­sa ex­tra­ce­lu­lar, en tan­to que las co­las hi­dro­car­bo­na­das se di­ri­gen ha­cia el in­te­rior de la do­ble ca­pa bi­li­pí­di­ca, per­mi­tien­do así que las es­truc­tu­ras ce­lu­la­res se di­fe­ren­cien del me­dio am­bien­te. Mi­to­con­dria. Or­ga­noi­de lo­ca­li­za­do en el ci­to­plas­ma ce­lu­lar en­car­ga­do de la res­pi­ra­ción ce­lu­lar y de la for­ma­ción de los com­pues­tos de ener­gía de ATP, ob­te­ni­do por la oxi­da­ción de los ali­men­tos. NA. Véase noradrenalina. Neu­ro­lép­ti­cos. Véa­se an­tip­si­có­ti­cos. NM­DA, N-me­til-D-as­par­ta­to. Re­cep­tor del neu­ro­trans­mi­sor ex­ci­ta­ta­to­rio glu­ta­ma­to, que fa­ci­li­ta la di­fu­sión de los io­nes so­dio, po­ta­sio y cal­cio. No­ra­dre­na­li­na, NA. Neu­ro­trans­mi­sor ca­te­co­la­mi­nér­gi­co que se sin­te­ti­za del ami­noá­ci­do ti­ro­si­na. La en­zi­ma do­pa­mi­nabe­ta hi­dro­xi­la­sa con­vier­te la do­pa­mi­na en no­ra­dre­na­li­na. Se pro­du­ce en la mé­du­la su­pra­rre­nal y en el lo­cus coe­ru­leus en el SNC. Es des­ trui­ da en el es­ pa­ cio in­ ter­ si­ náp­ ti­ co por la co­me­til-trans­fe­ra­sa lue­go de ser re­cap­ta­da por la mo­noa­mi­ noo­xi­da­sa in­tra­ce­lu­lar. Se al­ma­ce­na en las ve­sí­cu­las pre-­si­ náp­ ti­ cas en for­ ma de com­ ple­ jo con el ATP. Su li­ be­ ra­ ción es con­tro­la­da por un au­to­rre­cep­tor pre-si­náp­ti­co (al­fa-2). Se re­la­cio­na con los me­ca­nis­mos de aler­ta, es­trés y cog­ni­ción (la di­fe­ren­cia en­tre la en­fer­me­dad de Par­kin­son con o sin de­men­cia es­tá de­ter­mi­na­da por la atro­fia del lo­cus coe­ru­ leus). El blo­queo de su re­cep­tor por al­gu­nos psi­co­fár­ma­cos (por ejem­plo: an­ti­de­pre­si­vos) me­jo­ra el áni­mo y el ni­vel de aler­ta. Nó­du­lo de Ran­vier. Es­pa­cio en­tre dos vai­nas de mie­li­na, don­de el axón en­tra en con­tac­to con el lí­qui­do ex­tra­ce­lu­lar, per­mi­tien­do la pro­pa­ga­ción del po­ten­cial de ac­ción por

287

Es­truc­tu­ra de cé­lu­las se­ro­to­ni­nér­gi­cas ubi­ ca­ das en el ce­ re­ bro me­ dio. en­car­ga­do de la neu­ro­trans­mi­sión rá­pi­da in­tra­ce­lu­lar que oca­sio­na el fe­nó­me­no de po­ten­cia­ ción a lar­ go pla­ zo de la me­ mo­ ria. Pér­di­da ce­lu­lar. No-REM. Es la uni­dad es­truc­tu­ral de los áci­dos nu­clei­cos. Fun­cio­na co­mo so­por­te de la re­ten­ción de me­mo­ria. un azú­car (ri­bo­sa) y unio­ nes fos­ fó­ ri­ cas de al­ ta ener­ gía (con una unión AMP. Véase tomografía por emisión de positrones. fos­fa­ti­di­li­no­si­tol-bi­fos­fa­to. Se ca­rac­te­ri­za por on­das len­tas y pau­sa­das elec­troen­ce­fa­lo­grá­fi­cas. La pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na es­ta vin­cu­la­da a su ac­ti­vi­dad pro-hip­nó­ti­ca. con dos ADP y con tres ATP). Exis­te en la mem­bra­na ce­lu­lar. pa­ra el ARN de: ade­ ni­na. Nu­cleó­ti­do. Nú­cleo del Ra­fe. Po­ten­cia­ción de lar­go pla­zo. Es­ tá for­ ma­ do por la unión de una ba­ se ni­ tro­ ge­ na­ da (pa­ ra el ADN de: ci­to­si­na. gua­ni­na. PET. que es el fac­tor que ini­cia la pro­pa­ga­ción y pro­duc­ción de se­gun­dos men­sa­je­ ros: ino­si­tol-tri­fos­fa­to (IP-3) y el dia­cil­gli­ce­rol (DAG). ci­to­si­na). Au­men­to de las res­pues­ tas post-si­náp­ti­cas lue­go de es­ti­mu­la­cio­nes pre-si­náp­ti­cas con­ti­nuas y de al­ta fre­cuen­cia. Véase proteinoquinasas. Nú­cleo cau­da­do. Se re­ fie­ re a la pér­ di­ da de la fun­ ción ce­ lu­ lar pro­du­ci­da por el full blown. El ca­ so tí­ pi­ co es la pér­ di­ da de las fun­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de las neu­ro­nas de di­fe­ren­tes áreas del ce­ re­ bro en pa­ cien­ tes con el tras­ tor­ no por es­ trés postrau­má­ti­co. PK. cu­ yos axo­ nes se pro­ yec­ tan al ce­re­bro y a la mé­du­la es­pi­nal. De­pen­de de los neu­ro­trans­mi­so­res 288 . Neu­ro­trans­mi­sor ga­seo­so sin­te­ti­za­do a par­tir del ami­noá­ci­do ar­gi­ni­na. A ni­ vel del mús­ cu­ lo li­ so del en­do­te­lio vas­cu­lar pro­du­ce va­so­di­la­ta­ción por ac­ti­va­ ción de la en­zi­ma gua­ni­la­to-ci­cla­sa que con­vier­te el GTP en GMP cí­cli­co. Es hi­dro­li­za­do por una fos­fo­li­pa­sa C. Eta­pa de sue­ño pro­fun­do (I-IV). Óxi­do ní­tri­co. PIP-2. ura­ci­lo. Par­ te de los gan­ glios ba­ sa­ les que re­ gu­ la los mo­vi­mien­tos.me­dio de la di­fe­ren­cia de vol­ta­je pro­du­ci­do por el in­ter­cam­ bio de io­ nes. ti­mi­na. LTP. pi­ri­mi­di­na.

17 y 19. es­ti­mu­lan­do u or­ga­ni­zan­do la se­ñal. Pro­teí­na G. En es­te ca­so se pro­du­ce una con­so­li­da­ción de me­mo­ria neu­ro­bio­ló­gi­ca. por ejem­ plo.glu­ta­ma­to (io­nes de cal­cio) y óxi­do ní­tri­co. To­das ellas re­gu­lan pro­ce­sos de se­ña­les in­tra­ ce­lu­la­res in­hi­bien­do. mo­vi­li­zan­ do los de­pó­si­tos cál­ci­cos. Ac­túan co­mo una adua­na nu­clear pro­tec­to­ra del blue print. Per­te­ne­ce a la fa­mi­lia de los nu­cleó­ti­dos de gua­ni­ na. a su vez ca­ da una de ellas se vuel­ve a sub­di­vi­dir en otras su­bu­ni­da­des. el re­cep­tor pa­ra la hor­mo­na ti­roi­ 289 . be­ ta y ga­ ma. Pue­den ser ac­ti­va­das por se­ña­les ex­tra­ce­lu­la­res y ac­ti­var se­gun­dos men­sa­je­ros co­mo son el DAG y el IP-3. Pro­tei­no­qui­na­sas. Es una pro­teí­na de mem­bra­na sub­di­vi­di­da en uni­ da­ des al­ fa. In­ ter­ vie­ nen en nu­ me­ ro­ sos pro­ce­sos ce­lu­la­res: trans­duc­ción y se­cre­ción hor­mo­nal. Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de pro­teí­nas G: ac­ti­va­do­ras e in­hi­bi­do­ras. Tam­bién pue­de ser útil pa­ra cam­bios que se pro­du­cen por un ade­cua­do ti­po de res­pues­ta psi­co­far­ma­co­ ló­gi­ca (“res­pon­de y apren­de”). Co­di­fi­can nu­me­ro­sas pro­teí­ nas im­ por­ tan­ tes co­ mo son. PK. Su se­pa­ra­ción fun­cio­nal per­mi­te que los li­gan­dos atra­vie­sen la mem­bra­na ce­lu­lar. co­di­fi­ca­ das en los cro­ mo­ so­ mas 16. a tra­vés de li­ga­du­ras de fos­fa­tos. Po­ten­cial de ac­ción. La ac­ti­va­ción de la pro­teí­na G. Jun). Es un con­jun­to de pro­teí­nas y sis­te­mas que ve­ri­fi­can cuál es el ti­po de se­ñal re­ci­bi­da. Pro­toon­co­ge­nes. Ac­túan en la uni­dad ca­ta­lí­ti­ca so­bre los fe­nó­me­nos de fos­ fo­ri­la­ción ha­cia los se­gun­dos y ter­ce­ros men­sa­je­ros. Es­tas pro­teí­ nas pue­den ser en­ga­ña­das por al­gu­nos es­tí­mu­los no­ci­vos. Se trans­ mi­ te a lo lar­ go de los axo­ nes por to­ do el sis­ te­ ma ner­ vio­so. Fluc­tua­ción del mi­cro­vol­ta­je pro­du­ci­do por la aper­ tu­ ra y el cie­ rre rá­ pi­ do de los ca­ na­ les ió­ ni­ cos. Pro­teí­nas re­pre­so­ras. Son en­zi­mas in­tra­ce­lu­la­res. los fac­ to­ res de cre­ ci­mien­to. pro­du­ce la rup­tu­ra de es­ta unión de las su­bu­ni­da­des. pro­teí­nas nu­clea­res que ac­túan co­mo fac­to­res de trans­crip­ción (Fos. El es­trés in­con­ tro­la­ble pro­du­ce po­ten­cia­ción a lar­go pla­zo so­bre re­gio­nes de alar­ ma ce­ re­ bral co­ mo son el lo­ cus coe­ ru­ leus y la amíg­ da­la. Son ge­nes que co­di­fi­can pro­teí­nas que con­ tro­lan la pro­li­fe­ra­ción ce­lu­lar.

al ser so­ me­ ti­ dos a las in­ fluen­ cias de un cam­ po mag­ né­ ti­ co. Véase re­so­nan­cia mag­né­ti­ca nu­clear ce­re­bral. sue­ños y ato­nía mus­cu­lar. RMN. si­ tua­ do en el ci­ to­ sol. el 8 % en las pla­ que­ tas y só­ lo el 2 % en el SNC. no tie­ne au­to­rre­ gu­ la­ ción. Si­tio es­pe­cia­li­za­do que per­mi­te la co­mu­ni­ca­ción 290 .dea. co­mo los tu­mo­res y los in­far­tos. LH). ACTH. de acuer­do a la co­di­fi­ca­ción trans­mi­ti­da por el ARN men­sa­ jero. Es­ti­mu­la­dos por una ra­dio­fre­cuen­cia. Re­so­nan­cia mag­né­ti­ca nu­clear ce­re­bral. don­de los áto­mos de hi­dró­ge­no del ce­re­bro se orien­tan en un de­ter­mi­na­do sen­ti­ do. don­de re­gu­la la se­cre­ción de di­fe­ren­ tes hor­mo­nas (li­be­ra oci­to­ci­na. Sus ac­cio­nes es­tán re­la­cio­na­ das con el afec­ to. se­gún la den­si­dad de hi­dró­ge­ nos li­bres que los ro­dee. Se­dan­tes. Par­tí­cu­las lo­ca­li­za­das en el ci­to­sol com­pues­tas de ARN y pro­teí­nas en­car­ga­das de la sín­te­sis de pro­teí­nas. Véase ben­zo­dia­ze­pi­nas y neu­ro­lép­ti­cos Se­ro­to­ni­na. Téc­ni­ca pa­ra vi­sua­li­zar imá­ge­nes ce­re­bra­les. RMN. etc. Po­da de bro­tes den­drí­ti­cos abe­rran­tes. la sa­ cie­ dad y la se­ xua­ li­ dad en­ tre las más im­por­tan­tes. Si­nap­sis. Pru­ning. Tie­ne múl­ti­ples ac­cio­nes. 5-HT. Cuan­do los proo­ton­co­ge­nes se trans­cri­ben de ma­ne­ra abe­ rran­te se con­vier­ten en on­co­ge­nes (mu­chos vi­rus son por­ta­ do­res de on­co­ge­nes). ca­da te­ji­do emi­te on­das de “re­so­nan­cia-ecos”. ca­rac­te­ri­za­da por on­das de ba­jo vol­ta­je y de al­ta fre­cuen­cia elec­troen­ce­fa­lo­ grá­fi­ca. A di­fe­ren­cia de la NA. Neu­ro­trans­mi­sor que se sin­te­ti­za del ami­ noá­ci­do trip­tó­fa­no. Eta­pa del sue­ño cer­ca­na a la vi­gi­lia. REM. Los te­ji­dos pa­to­ló­gi­cos. que apa­re­ce des­ de los pri­ me­ ros mo­ men­ tos de la vi­ da y que evi­ ta el pro­ ce­so de si­nap­sis re­dun­dan­tes. Ri­bo­so­ma. pro­lac­ti­na. lo que pro­du­ce que la se­ñal sea in­ten­sa. ta­qui­car­ dia. el es­ trés. po­seen un al­to con­te­ni­do acuo­so (hi­dró­ge­no li­bre). Se pro­ du­ ce en los nú­ cleos de Ra­ fe y sus pro­ yec­ cio­ nes lle­ gan a la cor­ te­ za ce­ re­ bral y al hi­po­tá­la­mo. Más del 90 % se en­ cuen­ tra en el in­ tes­ ti­ no. se­gún el ti­po de re­cep­to­res (5-HT 1 al 7) que po­sea ca­da cé­lu­la. Apa­re­cen mo­vi­mien­tos ocu­la­res rá­pi­dos.

mé­du­la. La ro­ ta­ ción del tu­ bo emi­sor de las ra­dia­cio­nes se ha­ce de ma­ne­ra con­jun­ta con los de­ tec­ to­ res que cap­ tan la emi­ sión de las se­ ña­ les ra­ diac­ ti­vas.en­tre dos neu­ro­nas. Su de­no­mi­na­ción se de­be a que po­seen tres ani­llos ben­cé­ni­cos. Tri­cí­cli­cos. Téc­ni­ca pa­ra vi­sua­li­zar el me­ta­bo­lis­mo neu­ro­nal ce­re­bral. Par­te ex­ter­na de la glán­du­la su­pra­ rre­nal que li­be­ra cor­ti­sol cuan­do es es­ti­mu­la­da por el ACTH de la hi­pó­fi­sis. con la re­ti­ na y la mé­du­la es­pi­nal. TAC.). Es una ca­ja de nu­cleó­ti­dos de ti­po ti­mi­na-ade­ni­na. SPECT. TAC. de allí su nom­ bre: T-A-T-A. Véase to­mo­gra­fía axial ce­re­bral com­pu­ta­da. Véase tomografía por emisión de fotón único. Téc­ni­ca pa­ra 291 . mi­dien­do se­mi­cuan­ti­ta­ti­va­men­te el flu­jo san­guí­neo ce­re­bral. To­mo­gra­fía por emi­sión de fo­tón úni­co. Su­pra­rre­nal. Com­bi­ na la to­mo­gra­fía com­pu­ta­da con la cap­ta­ción cen­te­llo­grá­fi­ ca en tres di­men­sio­nes. que se en­ cuen­ tran 25-35 ba­ ses aba­ jo del si­ tio de trans­ crip­ ción. Par­te in­ter­na de la glán­du­la su­pra­ rre­nal que li­be­ra no­ra­dre­na­li­na cuan­do es es­ti­mu­la­da por las fi­bras pre­gan­glio­na­res ace­til­co­li­nér­gi­cas. sus­tan­cia blan­ ca. san­ gre. Com­pren­de el ce­re­bro. SPECT. Di­chas imá­ge­nes se ob­ser­van por la ate­nua­ción de los fo­to­nes que pro­du­cen las di­fe­ren­tes es­truc­turas ce­re­bra­les (lí­qui­do ce­fa­lo­rra­quí­deo. Ac­túan so­bre la neu­ ro­trans­mi­sión se­ro­to­ni­nér­gi­ca. etc. To­mo­gra­fía axial ce­re­bral com­pu­ta­da. cor­te­za. de­si­mi­pra­mi­na). Pue­den ser quí­mi­cas o eléc­tri­cas. PET. TA­ TA box. Psi­co­fár­ma­cos an­ti­de­pre­si­vos. por un de­tec­tor ro­ta­to­rio que per­mi­ te cap­tar las emi­sio­nes gam­ma de ra­dioi­só­to­pos li­po­fí­li­cos. To­mo­gra­fía por emi­sión de po­si­tro­nes. Sis­te­ma ner­vio­so cen­tral. ami­trip­ti­li­na. y a tra­ vés de los fac­ to­ res de trans­crip­ción y de las po­li­me­ra­sas I y II son res­pon­sa­bles de la trans­crip­ción ge­né­ti­ca. Téc­ni­ca pa­ra vi­sua­li­zar por me­dio de un sis­te­ma in­for­má­ti­co las imá­ge­ nes ce­re­bra­les re­cons­ti­tui­das. sus­ tan­ cia gris. con di­fe­ren­tes ter­mi­na­cio­nes en sus ra­di­ca­les li­bres. Su­pra­rre­nal. que atra­vie­san la ba­rre­ra he­ma­toen­ce­fá­li­ca. no­ra­dre­nér­gi­ca y ace­til­co­li­ nér­gi­ca (imi­pra­mi­na.

Se co­pian las se­ cuen­ cias de las ba­ ses de ca­ da nu­ cleó­ ti­ do. 292 . Pro­ ce­ so de sín­ te­ sis del ARN. Pro­ce­so que en­sam­bla los ami­noá­ci­dos pa­ra for­ mar una de­ter­mi­na­da pro­teí­na. Los ami­ noá­ci­dos son trans­por­ta­dos por el ARN de trans­fe­ren­cia. y un to­no ce­lu­lar hi­per­sen­si­ble pa­ ra el su­je­to con ex­tro­ver­sión y vio­len­cia. que ha efec­tua­do el pro­ce­so de trans­crip­ción den­tro del nú­cleo ce­lu­lar. que com­ bi­na la to­mo­gra­fía com­pu­ta­da con la cap­ta­ción cen­te­llo­grá­ fi­ca de la ra­diac­ti­vi­dad emi­ti­da por sus­tan­cias pro­duc­to­ras de po­si­tro­nes. El to­ no ce­ lu­ lar es el es­ ta­ do de una neu­ ro­ na en su ca­pa­ci­dad de res­pues­ta al me­dio. La sín­te­sis se lle­va a ca­bo en los ri­ bo­ so­ mas del ci­ to­ plas­ ma. El tro­ zo de ADN “co­pia­do” se con­vier­te en el ARN men­sa­je­ro. El or­ den de la se­ cuen­ cia es pro­por­cio­na­do por el ARN men­sa­je­ro.vi­sua­li­zar el me­ta­bo­lis­mo in­tra­neu­ro­nal ce­re­bral. Trans­crip­ción. a par­ tir de una de las dos hé­ li­ ces del ADN que per­ mi­ te “co­ piar” la in­ for­ ma­ ción ge­né­ti­ca con­te­ni­da en los nu­cleó­ti­dos ori­gi­na­les del ADN nu­ clear. que emi­ gra des­de el nú­cleo al ci­to­plas­ma ce­lu­lar pa­ra ini­ciar el pro­ce­so de sín­te­sis pro­tei­ca (tra­duc­ción). En la re­gu­la­ción del to­no ce­lu­lar par­ti­ci­pan la se­ro­to­ni­na y el co­les­te­rol. To­no ce­lu­lar. que son las en­car­ga­das de “cur­ var” la hé­li­ce e ini­ciar el “co­pia­do” en de­ter­mi­na­das por­cio­ nes es­pe­cí­fi­cas de ADN (pro­mo­ter o pro­mo­to­res). En la ac­tua­li­dad se su­po­ne que exis­te un to­no ce­lu­lar nor­mal o dé­bil pa­ ra el su­je­to no vio­len­to. Los fac­ to­ res de trans­ crip­ ción ac­ ti­ van a las en­zi­mas ARN-po­li­me­ra­sas. Tra­duc­ción.

293 .