You are on page 1of 3

Finocchio S.

(1994), Nueva Escuela, Ministerio de Cultura y Educación, 1994 Somos testigos de cambios acelerados, del fin de una época y del comienzo de otra. La caída del muro de Berlín, la desintegración del bloque soviético, el desarme acelerado, la irrupción de nuevas formas de racismo, la democratización de América latina son claras referencias de las transformaciones del presente. ¿Qué historia permite comprender la complejidad del mundo en que vivimos ? Una historia de procesos. Una historia que evite las presentaciones estáticas, una historia que da cuenta de los cambios y movimientos que caracterizan la vida de los hombres. Una historia que explique, por ejemplo, los procesos de democratización de la vida política, los procesos de irrupción de los medios de comunicación en la vida cotidiana, los procesos de industrialización. Una historia que integre a los diferentes protagonistas, los que ya tienen un lugar en la historia, los conocidos y los que han estado al margen, las mujeres de todos los continentes, las poblaciones indígenas de América y los trabajadores que llegaron a las grandes ciudades del país atraídos por el crecimiento de las industrias. Una historia que preste atención a los distintos tipos de problemas. Por ejemplo, para explicar un problema cultural acuciante de la sociedad europea contemporánea como el racismo es necesario seguramente recurrir a explicaciones multicausales que lo relacionen con fenómenos de nivel económico como el desempleo o sociales como las migraciones o la concentración urbana. Una historia que interrogue el pasado desde el presente. Desde un presente que constituye una franja temporal de límites imprecisos a través del cual experiencias sociales o individuales mejoran, arrastran y modifican el pasado y se proyectan hacia el futuro. Establecer una relación significativa entre el pasado,

la arquitectura. sus escuelas. indagar. los documentos oficiales permiten ejemplificar. por la presencia de diferentes grupos que mantienen sus instituciones. un tercer cambio es ampliar los procedimientos que permiten comprender la historia. ya que las distintas personas. Con la memorización no basta.presemnte y futuro es una de las principales finalidades de la enseñanza de la historia. los filmes. como una mezcla de gente diferente que originó una sociedad distinta a la anterior. Necesitamos en consecuencia enriquecer. modificar. algunos interpretan la sociedad argentina que se comenzó a construir a partir de fines del siglo pasado como un “crisol de razas”. Los periódicos. formular hipótesis. las obras literarias o artísticas ayudan también a indagar en el pasado. no única y dogmática. analizar. sus hospitales. construir instrumentos . sus causas culturales más allá de su relativa integración. Otros interpretan que la sociedad argentina se caracteriza por su pluralismo cultural. los objetos. desarrollar la capacidad de análisis y de síntesis. es necesario también plantear preguntas. Es decir. los testimonios orales. desde diferentes consideraciones pueden analizarla e interpretarla. ¿Cómo podría la enseñanza de la historia ayudar a comprender el mundo en que vivimos? Uno de los principales cambios es pensar la historia desde una perspectiva múltiple. Por ejemplo. ¿Para qué enseñar Historia en el mundo en que vivimos? Los cambios tan profundos que se producen en el mundo contemporáneo nos impactan y nos plantean la necesidad de comprenderlo. No solo los tratados. reconstruir un proceso o hecho histórico. Finalmente. Otro de los caminos es trabajar con una amplia gama de fuentes. las leyes.

Es también desarrollar una conciencia histórica que permita reconocernos como parte de una Historia que se inició hace mucho tiempo y en la cual ocupamos un lugar que nos permite actuar y proyectarnos consciente y efectivamente en la sociedad en que vivimos. Pero comprender y explicar no es el fin último de la enseñanza de la Historia. .intelectuales y conceptualizaciones acerca del pasado que nos permitan comprender y explicar las transformaciones presentes.