You are on page 1of 2

<Sección>Turismo <autor/fuente> Heer, Hernán <título> No voy en tren, <nota>

No voy en avión, sólo en Bus y es un bajón…

El sistema de transporte argentino es muestra de herencia colonial, la cual quedó impresa en el espacio geográfico desde la configuración de las antiguas rutas de expoliación, trazadas allá por el siglo XVIII. En aquel entonces las rutas confluían en la capital del Virreinato del Río de la Plata, la actual ciudad de Buenos Aires. Esos caminos eran los denominados caminos reales, por los que transitaban las carretas con las materias primas que abastecían el mercado interno y externo, las carnes trasladadas en tropillas en pie y los ejércitos en momentos de guerras de independencia o fratricidas. Las rutas actuales (constituidas sobre la antigua traza colonial) siguen dibujando un abanico, hacia los distintos puntos cardinales y confluyen en la ciudad de Buenos Aires. Con posterioridad al período colonial, sobrevino el coloniaje económico inglés que dejó su impronta en la traza del tendido férreo nacional. Este describe en el territorio el mismo dibujo de las rutas y también confluye en la ciudad capital. Este tipo de traza no es casual si se tiene en cuenta que es una ciudad es portuaria desde donde salía casi la totalidad de las exportaciones de la época, y que, obviamente, quienes tenían el control del mercado eran nuestros dominadores, primero los españoles y luego los ingleses. El mismo diseño de los caminos se mantuvo a lo largo de centurias y hoy sigue vigente, a tal punto que nuestra mentalidad de colonizados ha perpetuado esta idea hasta los tiempos modernos. Hoy en día, todos los vuelos internacionales y de cabotajes (vuelos internos) centralizan sus vuelos en los aeropuertos Ministro Pistarini de Ezeiza cercano a la ciudad capital y en el Jorge Newbery inserto en la ciudad autónoma de Buenos Aires. Hace poco más de un año se intentó modificar su dinámica operativa, pero sin cambios significativos en los servicios. Esta distribución de rutas aéreas, ferroviarias y automotoras ponen de manifiesto no sólo la estructura dominante de naciones extranjeras sobre estas tierras, sino también lo poco federales de las mismas, dejando entrever el centralismo de Buenos Aires aún en nuestros días. Esta estructura en los medios de transporte ha provocado que nuestro país tenga una deficiencia estructural por la falta de conectividad y articulación necesaria del sistema de transporte de carga y pasajeros. En el caso del transporte de carga, sería interesante la articulación entre camiones y ferrocarril, desde los centros acopiadores o productores a las estaciones ferroviarias donde se cargarían directamente los containers o acoplados de los camiones y desde allí, vía tren a los centros de consumos o exportadores. De esta manera se disminuiría el traslado masivo de camiones a grandísimas distancias, su traslado sería solo local o regional, evitando de esta manera riesgos de accidentes, abaratando costos de fletes, y disminuyendo la contaminación ambiental, ya que solo una locomotora gasta en combustible por pasajero tres veces menos y elimina a la atmósfera la misma proporción anterior de dióxido de carbono. En cuanto a los transportes de pasajeros, y por ende de turistas, no está exenta de las deficiencias antes mencionadas. En el caso del transporte aéreo, como se mencionó antes, hay una concentración masiva de los vuelos en Buenos Aires, hay una excepción implementada por Aerolíneas argentinas denominada Corredor Norte- Sur un recorriendo circular por argentina tocando los aeropuertos de los más importantes centros turísticos del país (Iguazú-Salta-Mendoza y Bariloche), otro de los casos es la desregulación de los aeropuertos, esto quiere decir que, por ejemplo, si estoy en Puerto Iguazú y quiero viajar a Madrid, debo tomar un vuelo a Buenos Aires, hacer un traslado desde Aeropuerto J. Newbery (Aeroparque) al Aeropuerto Ministro Pistarini (Ezeiza) y desde ahí tomar el vuelo a Madrid. Esta situación se repite aun modificando los destinos internacionales y nacionales, en cualquiera de los sentidos entrando o saliendo de Argentina. Otro de los temas a tener en cuenta es el costo del transporte aéreo, hay que convenir que si bien por comodidad y rapidez debería ser un tanto más oneroso no está al alcance de la mayor parte de la población, es más de cada diez habitante uno ha viajado en avión, siendo generoso con la estadística. En el caso del bus, es el más popular transporte de pasajeros de nuestro país, lo contrario sucede en los países más desarrollados, donde prevalecen el avión y el tren, el orden de importancia depende de la extensión del país y la estructura de transportes. En el caso argentino el ómnibus de media y larga distancia, también denominado servicio interurbano, es el máximo exponente en el transporte de pasajeros puesto que transportó, según la Secretaría de Turismo, en el año 2007 unos 80 millones de pasajeros, lo cual lo convierte en el medio de transporte más masivo de los que cuenta el

no cumple con el traslado de pasajeros.000 pertenecen a la zona metropolitana y suburbana de la ciudad de Buenos Aires. hoy sólo se utilizan ente 6 y 7 mil. con más espacio. disminuyendo la contaminación. la gente los elige no solo por el costo. descendiendo la cantidad de vehículos en ruta evitando el caos y disminuyendo las tasas de accidentes en ruta. mientras que el gobierno provincial rionegrino decidió no reabrirlo. el de excursión. En la actualidad los ferrocarriles se sustentan a partir de pequeños arrestos individuales de empresas. Esto provocó millones de desocupados. el estado y configuración de las rutas debería ser el menos importante. hoy sigue corriendo solo en Chubut y cubriendo una necesidad más turística que social. pueblos aislados o “fantasmas”. que transita entre Chubut y Río Negro. Un caso particular y vergonzoso para nuestro país es el del ferrocarril. <recuadro> <epígrafe> . ya que son los de menores recursos. Es así como por ejemplo el ferrocarril conocido popularmente como “La Trochita”.país. Con la excusa de que los servicios ferroviarios de media y larga distancia. El porqué de esta afirmación es simple. la función y servicio que cumplían y deben cumplir deja en la boca el amargo sabor de lo perdido. de las cuales 1. sin importar el tiempo que tarden en llegar a destino o los contratiempos que puedan tener. con un circuito turístico cerrado. <subnota> El sistema de transporte argentino. de vías que recorrían el país. trasladando mayor cantidad de pasajeros por viaje. en algunos casos borrados literalmente de la geografía argentina. sino por la condición de ingreso de quienes son transportados. Con este fin social hoy circulan muy pocos y con servicios mediocres. sino también por el placer que provoca viajar a través del país de una manera más distendida. aun en tren si se invirtiese en una red moderna. Esta agonía y muerte del ferrocarril de larga distancia no es otra cosa que la consecuencia de la asesina década del ´90 que con sus garras de privatizaciones y desaparición del estado nacional promulgaron el acta de sentencia de muerte. entre la herencia colonial y los problemas del hoy. libertad y seguridad que en cualquier otro transporte. tanto de carga como de pasajeros daban pérdida se decide privatizar las líneas ferroviarias y en el interior del país se pasan bajo la tutela de los gobiernos provinciales los tramos que por ellas transitan. y familias que no pudieron reunirse durante muchos años por ser este el medio más económico. Los pocos servicios que aún circulan lo hacen con gran afluencia de pasajeros. Pero estos. fue desarticulada durante la década del 90. década de la desarticulación y privatización. de los 35. mucho más económicos que otros transportes.000 km. lo cual a aquel que ha sabido del esplendor que han tenido los ferrocarriles en otros tiempos. Han quedado algunos trenes con fines turísticos como el antes mencionado en Chubut. organizaciones amantes del ferrocarril y muy poco del estado. ida y vuelta al mismo punto. si bien la traza que este tiene desde el siglo XVII. También se podría tardar menos tiempo. por falta de mantenimiento. el avión y tren deberían ser los más utilizados ya que pueden abarcar grandes extensiones de forma más segura. Además cubre grandes extensiones territoriales. junto con otros de menor importancia solo cumplen con un fin turístico. Los tendidos férreos fueron desarticulados. esta en un 80%. La masividad del sistema de transporte interurbano no sólo aparece por la proporción del pasaje que transporta. el del Fin del Mundo en Tierra del Fuego o el C-14 conocido popularmente como el “Tren de las Nubes” en Salta.