You are on page 1of 3

Cazando La Bendición Con Diligencia

Escrito por Apóstol German Ponce Domingo 14 de Octubre de 2012 13:52

Proverbios 12:27 RV 1960 El indolente ni aun asará lo que ha cazado; pero haber precioso del hombre es la diligencia.

Si algo tenía Salomón, era la sabiduría y de pronto al ver en su contorno, puede notar que las actitudes que se manifiestan en nuestra vida, es por lo que dejamos que nos influencie, de tal manera que si en algún momento alguien no es diligente en su trabajo, no encontrará satisfacción para llevar a culminar aquello por lo que se ha sacrificado; pero el diligente es perseverante en lo que hace hasta que lo culmina. Podría ser que en nuestra vida cristiana nos hayamos esforzado por muchos años haciendo todo lo que nos dijera nuestra cobertura; pero lamentablemente llega el momento de la prueba y nos podría desesperar porque las cosas no están saliendo como nosotros esperamos y eso nos hace movernos de lugar; pero resulta que el que viene atrás, quizá a ocupar nuestro lugar; puede quedarse con la bendición que Dios había destinado para nuestra vida, y nosotros perdimos la oportunidad por haber sabido cazar la presa de nuestra bendición.

 

{gallery}05_galerias/2012/octubre/02_14102012{/gallery}

Mateo 19:21-22 LBLA Jesús le dijo: Si quieres ser perfecto, ve y vende lo que posees y da a los pobres, y tendrás tesoro en los cielos; y ven, sígueme. Pero al oír el joven estas palabras, se fue triste, porque era dueño de muchos bienes.

El que es diligente es bendecido por Dios en todo momento y cuando llega el momento en que el Espíritu Santo le habla para que ofrende al pobre, obedece; por eso es que nosotros debemos dar lo mejor que podamos sin esperar nada a cambio porque el bien que le hagamos al necesitado, es como si a Jesús le estuviéramos dando. El rico al que se refieren los versículos anteriores, se entristeció aunque Jesús estaba diciéndole claramente que en los cielos era pobre y que al cambiar su situación terrenal, cambiaria en los cielos también; pero al joven no le importó seguir en su error de vida, aunque se había esforzado para estar cerca de Jesús, el último momento no lo supo aprovechar porque en el momento cuando se le pudieron abrir los cielos, lo desaprovechó. Lo que nosotros demos a los pobres, tendrá su respectiva recompensa porque el que al pobre da, a Jehová presta y El nos bendecirá en el mejor momento que Dios así lo haya destinado.

1/3

Jesús le dijo: Tú mismo lo has dicho. Por eso es que cuando lleguemos a la Iglesia. tuvo la revelación frente a él y no supo aprovechar la visitación de Dios. era el que estaba frente a él. como lo hizo Jacob." Sin diligencia. tuvo su presa enfrente y no se lo comió. no tuvo oídos para oír. Y el sumo sacerdote le dijo: Te conjuro por el Dios viviente que nos digas si tú eres el Cristo. Génesis 27:7 LBLA "Tráeme caza y prepárame un buen guisado para que coma y te bendiga en presencia del SEÑOR antes de mi muerte. le dijo: ¿No respondes nada? ¿Qué testifican éstos contra ti? Mas Jesús callaba. la cual sería activada al momento de llevar su presa. nos lo pueden quitar para dárselo a otro que pueda dar fruto. Jacob sabía la repercusión de las bendiciones por eso luchó con el ángel toda la noche y al final le dice que no lo soltaría si no lo bendecía. aunque el ángel le preguntó qué era lo que él hacía para poderlo bendecir adecuadamente. se esforzó al grado que engañó a su hermano y al final alcanzó su bendición. esa es la bendición que nosotros debemos buscar. porque no es por títulos humanos religiosos que entraremos al cielo. difícilmente podremos cazar la presa. cazar y comernos la presa. tanto los biológicos como los espirituales. la bendición de nuestros padres. os digo que desde ahora veréis AL HIJO DEL HOMBRE SENTADO A LA DIESTRA DEL PODER. sin embargo. alcanzamos la presa adecuada de nuestra bendición. levantándose. El sacerdote tuvo al Cordero de Dios frente a él. debemos aprovechar todo el momento y cazar la presa de la revelación de la palabra. había una bendición esperando por Jacob. cazar la profecía. sin embargo no supo aprovecharlo. sin embargo. sino por la sangre del Cordero de Dios. se lo preguntó porque no estaba seguro. pero así como vemos en el versículo anterior. tuvo la presa de la salvación que lo podía llevar a otro nivel de dimensión espiritual y no lo supo aprovechar. cazar todo lo que Dios nos desea entregar para que prosperemos en todo. el Hijo de Dios. aunque los dones son regalos de Dios. Eso significa que cuando confesamos lo que somos. no podremos aprovechar la bendición de Dios. lo que Jacob buscaba era la bendición eterna.Cazando La Bendición Con Diligencia Escrito por Apóstol German Ponce Domingo 14 de Octubre de 2012 13:52 Mateo 26:62-64 LBLA Entonces el sumo sacerdote. la bendición de Dios porque si Dios nos bendice con algo y no lo ponemos en práctica. Jacob no quería la herencia material que sus padres tuvieran en ese momento. no lo aprovechamos. el Hijo de Dios al que estuvieron buscando o esperando por muchos años por los estudios que llevaban. y VINIENDO SOBRE LAS NUBES DEL CIELO. aunque Jesús le respondió. Jacob sabía la repercusión que podía alcanzar cuando su padre Isaac lo bendijera. 2/3 . por eso es que nosotros debemos esforzarnos por alcanzar algunas bendiciones.

Cazando La Bendición Con Diligencia Escrito por Apóstol German Ponce Domingo 14 de Octubre de 2012 13:52 Jeremías 46:17 RVA Allí gritaron: '¡El faraón. 3/3 . Faraón no supo aprovechar el momento cuando tuvo en su casa a Moisés y cuando finalmente salió de Egipto el pueblo de Dios. pero antes de eso. al grado que con levantar la vara. Moisés llevaba la unción de Dios. el Cordero fue asado pero tenemos que comerlo para que alcancemos la bendición completa. Hoy nosotros tenemos enfrente la bendición de Dios para comerla entera. Faraón tuvo las plagas y Moisés era la presa que tenía que comerse Faraón como un antídoto pero no supo aprovechar el momento de su bendición. rey de Egipto. solamente debemos presentarnos delante de Dios doblegados para obedecer Su voluntad y que de esa podamos cazar la bendición que Dios ha tenido preparada para nuestra vida hoy. si en algún momento las pruebas han llegado a nuestra vida. es sólo ruido! ¡Dejó pasar la oportunidad!' Tenemos que aprovechar todas las oportunidades que Dios nos presenta en cada momento que nos permite estar en Su presencia. él abrió el mar para que el pueblo pasara por en medio.